bandera 2

 

16. Servicios de Salud Ocupacional

Editores de capítulos:  Igor A. Fedotov, Marianne Saux y Jorma Rantanen


 

Índice del contenido

Figuras y Tablas

Estándares, Principios y Enfoques en los Servicios de Salud Ocupacional
Jorma Rantanen e Igor A. Fedotov

Servicios y práctica de salud ocupacional
Georges H. Coppée

Inspección médica de los lugares de trabajo y de los trabajadores en Francia
Marianne Saux

Servicios de Salud Ocupacional en Pequeñas Empresas
Jorma Rantanen y Leon J. Warshaw

Seguro de Accidentes y Servicios de Salud Ocupacional en Alemania
Wilfried Coenen y Edith Perlebach

Servicios de Salud Ocupacional en los Estados Unidos: Introducción
Sharon L. Morris y Peter Orris

Agencias gubernamentales de salud ocupacional en los Estados Unidos
Sharon L. Morris y Linda Rosenstock

Servicios corporativos de salud ocupacional en los Estados Unidos: servicios prestados internamente
William B. Bunn y Robert J. McCunney

Contrato de Servicios de Salud Ocupacional en los Estados Unidos
centavo higgins

Actividades basadas en sindicatos en los Estados Unidos
Lamont Byrd

Servicios de salud ocupacional con base académica en los Estados Unidos
Decano B. Baker

Servicios de Salud Ocupacional en Japón
ken takahashi

Protección Laboral en la Federación Rusa: Ley y Práctica
Nikolái F. Izmerov e Igor A. Fedotov

La práctica del servicio de salud ocupacional en la República Popular China
zhi su

Seguridad y salud en el trabajo en la República Checa
Vladimir Bencko y Daniela Pelclová

Practicar la salud ocupacional en la India
TK Joshi

Mesas

Haga clic en un enlace a continuación para ver la tabla en el contexto del artículo.

1.  Principios para la práctica de la salud ocupacional
2.  Médicos con conocimientos especialistas en occ. medicina
3.  Atención por servicios médicos del trabajo externos
4.  Fuerza laboral sindicalizada de EE. UU.
5.  Requisitos mínimos, sanidad vegetal
6.  Exámenes periódicos de exposiciones al polvo.   
7.  Exámenes físicos de riesgos laborales
8.  Resultados del monitoreo ambiental
9.  Silicosis y exposición, mina de tungsteno Yiao Gang Xian
10. Silicosis en la empresa Ansham Steel

Figuras

Apunte a una miniatura para ver el título de la figura, haga clic para ver la figura en el contexto del artículo.

OHS100F1OHS162T1OHS162T2OHS130F4OHS130F5OHS130F6OHS130F7OHS140F1OHS140F2OHS140F3


Haga clic para volver a la parte superior de la página

Este artículo se basa en las normas, principios y enfoques consagrados en el Convenio de la OIT sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 161) y la Recomendación que lo acompaña (núm. 171); Convenio de la OIT sobre seguridad y salud en el trabajo, 1981 (núm. 155) y la recomendación que lo acompaña (núm. 164); y el Documento de Trabajo de la Duodécima Sesión del Comité Mixto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional, 5-7 de abril de 1995.

El Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo (núm. 161) de la OIT define los “servicios de salud en el trabajo” como servicios a los que se ha confiado funciones esencialmente preventivas y responsables de asesorar al empleador, a los trabajadores y a sus representantes en la empresa sobre los requisitos para establecer y mantener un entorno seguro y saludable. entorno de trabajo que facilite una salud física y mental óptima en relación con el trabajo y la adaptación del trabajo a las capacidades de los trabajadores en función de su estado de salud física y mental.

Por prestación de servicios de salud en el trabajo se entiende la realización de actividades en el lugar de trabajo con el objetivo de proteger y promover la seguridad, la salud y el bienestar de los trabajadores, así como mejorar las condiciones y el medio ambiente de trabajo. Estos servicios son prestados por profesionales de la salud en el trabajo que actúan individualmente o como parte de unidades de servicios especiales de la empresa o de servicios externos.

La práctica de la salud en el trabajo es más amplia y consiste no sólo en las actividades realizadas por el servicio de salud en el trabajo. Es una actividad multidisciplinar y multisectorial en la que participan además de los profesionales de la seguridad y salud en el trabajo, otros especialistas tanto de la empresa como del exterior, así como las autoridades competentes, los empresarios, los trabajadores y sus representantes. Tal participación requiere un sistema bien desarrollado y bien coordinado en el lugar de trabajo. La infraestructura necesaria debe comprender todos los sistemas administrativos, organizativos y operativos necesarios para llevar a cabo con éxito la práctica de salud ocupacional y asegurar su desarrollo sistemático y mejora continua.

La infraestructura más elaborada para la práctica de la salud en el trabajo se describe en el Convenio sobre seguridad y salud en el trabajo, 1981 (núm. 155) y el Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 161) de la OIT. El establecimiento de servicios de salud en el trabajo según los modelos preconizados por el Convenio núm. 161 y la Recomendación núm. 171 que lo acompaña es una de las opciones. Sin embargo, es evidente que los servicios de salud ocupacional más avanzados están en concordancia con los instrumentos de la OIT. Se pueden utilizar otro tipo de infraestructuras. La medicina del trabajo, la higiene del trabajo y la seguridad en el trabajo pueden practicarse por separado o juntas dentro del mismo servicio de salud en el trabajo. El servicio de salud en el trabajo puede ser una sola entidad integrada o un compuesto de diferentes unidades de salud y seguridad en el trabajo unidas por una preocupación común por la salud y el bienestar de los trabajadores.

Disponibilidad de Servicios de Salud Ocupacional

Los servicios de salud ocupacional están desigualmente distribuidos en el mundo (OMS 1995b). En la Región de Europa, aproximadamente la mitad de la población activa sigue sin cobertura de servicios competentes de salud en el trabajo; la variación entre países es muy amplia, con cifras de cobertura que oscilan entre el 5% y el 90% de la plantilla. Los países de Europa central y oriental que ahora están en transición tienen problemas para prestar servicios debido a la reorganización de sus actividades económicas y la fragmentación de las grandes industrias centralizadas en unidades más pequeñas.

En otros continentes se encuentran cifras de cobertura más bajas. Solo unos pocos países (Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia, Israel) muestran cifras de cobertura comparables a las de Europa occidental. En las regiones en desarrollo típicas, la cobertura de los servicios de salud de los empleados oscila entre el 5 % y el 10 % en el mejor de los casos, y los servicios se encuentran principalmente en empresas manufactureras, mientras que algunos sectores de la industria, la agricultura, los trabajadores por cuenta propia, las empresas en pequeña escala y el sector informal sector por lo general no están cubiertos en absoluto. Incluso en países donde las tasas de cobertura son altas, existen brechas, con empresas de pequeña escala, ciertos trabajadores móviles, la construcción, la agricultura y los trabajadores por cuenta propia que están desatendidos.

Por lo tanto, existe una necesidad universal de aumentar la cobertura de los trabajadores por los servicios de salud ocupacional en todo el mundo. En varios países, los programas de intervención para aumentar la cobertura han demostrado que es posible mejorar sustancialmente la disponibilidad de servicios de salud ocupacional en un tiempo relativamente corto ya un costo razonable. Se ha descubierto que tales intervenciones mejoran tanto el acceso de los trabajadores a los servicios como la rentabilidad de los servicios prestados.

Impacto político de los instrumentos internacionales

La llamada reforma del entorno laboral que tuvo lugar en la mayoría de los países industrializados en las décadas de 1970 y 1980 vio la producción de importantes instrumentos y directrices internacionales. Reflejaron las respuestas de las políticas de salud en el trabajo a las nuevas necesidades de la vida laboral y el logro de un consenso internacional sobre el desarrollo de la seguridad y la salud en el trabajo.

El Programa Internacional para la Mejora de las Condiciones y el Medio Ambiente de Trabajo (PIACT) fue lanzado por la OIT en 1976 (Mejora de las Condiciones y el Medio Ambiente de Trabajo: Un Programa Internacional (PIACT) 1984; 71.ª Sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo 1985). El Convenio sobre seguridad y salud en el trabajo de la OIT, 1981 (núm. 155), con la recomendación que lo acompaña (núm. 164), y el Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 161) de la OIT y la recomendación que lo acompaña (núm. 171), ampliaron el impacto de la OIT en el desarrollo de la seguridad y la salud en el trabajo. Al 31 de mayo de 1995, se habían registrado 40 ratificaciones de estos Convenios, pero su impacto práctico fue mucho mayor que el número de ratificaciones, ya que muchos países habían aplicado los principios consagrados en estos instrumentos, aunque no habían podido ratificarlos.

Simultáneamente, la Estrategia Global Salud para Todos en el Año 2000 (HFA) de la OMS (1981), lanzada por primera vez en 1979, fue seguida en la década de 1980 por la introducción e implementación de estrategias HFA regionales y nacionales en las que la salud de los trabajadores constituía una parte esencial. En 1987, la OMS lanzó un Programa de Acción para la Salud de los Trabajadores, y en 1994 los Centros Colaboradores de la OMS en Salud Ocupacional desarrollaron la Estrategia Global de Salud Ocupacional para Todos (1995), que fue aprobada por el Consejo Ejecutivo de la OMS (EB97.R6) y adoptado por unanimidad por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 1996 (WHA 49.12).

Las características más importantes del consenso internacional sobre seguridad y salud en el trabajo son:

  • un enfoque en la salud y la seguridad en el trabajo para todos los trabajadores, independientemente del sector de la economía, el tipo de empleo (trabajador asalariado o autónomo), el tamaño de la empresa o empresa (industria, sector público, servicios, agricultura, etc.) )
  • la responsabilidad de los gobiernos para el establecimiento de infraestructuras apropiadas para la práctica de la salud ocupacional a través de la legislación, los convenios colectivos o cualquier otro mecanismo aceptable para el gobierno después de consultar con las organizaciones representativas de los empleadores y los trabajadores
  • la responsabilidad de los gobiernos en el desarrollo e implementación de políticas de seguridad y salud en el trabajo en colaboración tripartita con las organizaciones de empleadores y de trabajadores
  • la responsabilidad principal del empleador por la prestación de servicios de salud en el trabajo a nivel de empresa, que debe involucrar a profesionales de la salud en el trabajo competentes para implementar las disposiciones estipuladas por la legislación nacional o los convenios colectivos
  • la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y el control de riesgos en el lugar de trabajo, así como el desarrollo de un ambiente de trabajo y trabajo propicio para la salud de los trabajadores son el objetivo principal de los servicios de salud ocupacional.

 

La Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en Río de Janeiro en 1993 abordó varios aspectos del medio ambiente humano que tienen relevancia para la salud ocupacional (OMS 1993). Su Agenda 21 contiene elementos sobre la prestación de servicios a los trabajadores desatendidos y la garantía de la seguridad química en el lugar de trabajo. La Declaración de Río enfatizó el derecho de los pueblos a llevar “vidas saludables y productivas en armonía con la naturaleza”, lo que requeriría que el trabajo y el entorno laboral cumplan con ciertos estándares mínimos de salud y seguridad.

Esos instrumentos y programas internacionales estimularon directa o indirectamente la inclusión de la prestación de servicios de salud en el trabajo en los programas nacionales de Salud para Todos en el Año 2000 y otros programas nacionales de desarrollo. Así, los instrumentos internacionales han servido como lineamientos para el desarrollo de legislación y programas nacionales.

Un papel significativo en el desarrollo global de la salud ocupacional ha sido desempeñado por el Comité Mixto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional, el cual, en sus doce reuniones celebradas desde 1950, ha hecho importantes contribuciones para la definición de conceptos y su transferencia al ámbito nacional y local. practicas

Estructuras legislativas para la práctica de la salud ocupacional

La mayoría de los países tienen leyes que rigen la provisión de servicios de salud ocupacional, pero la estructura de la legislación, su contenido y los trabajadores cubiertos por ella varían ampliamente (Rantanen 1990; OMS 1989c). Las leyes más tradicionales consideran los servicios de salud en el trabajo como un grupo de actividades especializadas y separadas, como la atención de la salud en el trabajo, los servicios de seguridad e higiene en el trabajo, los programas de promoción de la salud en el lugar de trabajo, etc. En muchos países, en lugar de estipular lo que podría considerarse como programas, la legislación estipula la responsabilidad de los empleadores de proporcionar evaluaciones de riesgos para la salud, exámenes de salud de los trabajadores u otras actividades individuales relacionadas con la salud y la seguridad de los trabajadores.

Las leyes más recientes que reflejan lineamientos internacionales como los contenidos en el Convenio de la OIT sobre los Servicios de Salud en el Trabajo (núm. 161) consideran el servicio de salud en el trabajo como un equipo integrado, integral y multidisciplinario que contiene todos los elementos necesarios para mejorar la salud en el trabajo, mejorar del entorno de trabajo, la promoción de la salud de los trabajadores y el desarrollo general de los aspectos estructurales y de gestión del lugar de trabajo necesarios para la salud y la seguridad.

La legislación suele delegar la autoridad para establecer, implementar e inspeccionar los servicios de salud ocupacional en ministerios u organismos como los de Trabajo, Salud o Seguridad Social (OMS 1990).

Hay dos tipos principales de legislación que regulan los servicios de salud en el trabajo:

Uno considera el servicio de salud ocupacional como una infraestructura de servicio multidisciplinario integrado y estipula los objetivos, actividades, obligaciones y derechos de los diversos socios, las condiciones de operación, así como las calificaciones de su personal. Los ejemplos incluyen la Directiva Marco de la Unión Europea No. 89/391/EEC sobre Seguridad y Salud Ocupacional (CEC 1989; Neal y Wright 1992), la Ley holandesa ARBO (Kroon y Overeynder 1991) y la Ley finlandesa sobre Servicios de Salud Ocupacional (Traducción de la Ley de Salud en el Trabajo y el Decreto del Consejo de Estado N° 1009 de 1979). Hay pocos ejemplos de organización de sistemas de servicios de salud en el trabajo en el mundo industrializado que estén de acuerdo con este tipo de legislación, pero se espera que su número crezca con la implementación progresiva de la Directiva Marco de la Unión Europea (89/391/ CEE).

El otro tipo de legislación se encuentra en la mayoría de los países industrializados y está más fragmentada. En lugar de un acto único que estipula el servicio de salud en el trabajo como una entidad, se trata de una serie de leyes que simplemente obligan a los empleadores a realizar ciertas actividades. Estos pueden estipularse de manera bastante específica o simplemente en general, dejando abiertas las cuestiones de su organización y condiciones de operación (OMS 1989c). En muchos países en desarrollo, esta legislación es aplicable solo a los principales sectores industriales, mientras que un gran número de otros sectores, así como la agricultura, las pequeñas empresas y el sector informal, siguen sin estar cubiertos.

Durante la década de 1980, especialmente en los países industrializados, los acontecimientos sociales y demográficos, como el envejecimiento de la población activa, el aumento de las pensiones de invalidez y el ausentismo por enfermedad, y la dificultad para controlar los presupuestos de la seguridad social, llevaron a algunas reformas interesantes de los sistemas nacionales de salud en el trabajo. Estos se centraron en la prevención de la discapacidad tanto a corto como a largo plazo, la preservación de la capacidad laboral, en particular de los trabajadores de mayor edad, y la reducción de la jubilación anticipada.

Por ejemplo, la enmienda de la ley ARBO holandesa (Kroon y Overeynder 1991) junto con otras tres leyes sociales dirigidas a la prevención de la discapacidad a corto y largo plazo estipularon nuevos requisitos importantes para los servicios de seguridad y salud ocupacional a nivel de planta. Ellos incluyeron:

  • requisitos mínimos de procedimientos, directrices e instalaciones
  • requisitos mínimos para el número, composición y competencia de los equipos de servicios de salud ocupacional, incluidos especialistas tales como médicos con competencia en salud ocupacional, expertos superiores en seguridad, higienistas ocupacionales y consultores de gestión
  • requisitos que especifican la organización de los servicios y sus actividades
  • requisitos de sistemas de aseguramiento de la calidad, incluidas las auditorías apropiadas
  • requisito de que los especialistas que trabajen en el servicio estén certificados por las autoridades competentes y que el propio servicio esté certificado sobre la base de una auditoría externa.

 

Este nuevo sistema se implementará gradualmente y debería estar maduro antes de que finalice la década de 1990.

Las modificaciones de la Ley finlandesa sobre los servicios de salud en el trabajo de 1991 y 1994 introdujeron el mantenimiento de la capacidad laboral, en particular de los trabajadores de edad avanzada, como un nuevo elemento en las actividades preventivas de los servicios de salud en el trabajo basadas en la legislación. Implementado a través de la estrecha colaboración de todos los actores en el lugar de trabajo (dirección, trabajadores, servicios de seguridad y salud), implica la mejora y adaptación del trabajo, el entorno y el equipo de trabajo al trabajador, mejorando y manteniendo la capacidad de trabajo física y mental del trabajador. trabajador, y hacer que la organización del trabajo sea más propicia para mantener la capacidad de trabajo del trabajador. Actualmente, los esfuerzos se están dirigiendo al desarrollo y evaluación de métodos prácticos para lograr estos objetivos.

La adopción en 1987 del Acta Única Europea dio un nuevo impulso a las medidas de salud y seguridad en el trabajo adoptadas por las Comunidades Europeas. Esta fue la primera vez que la salud y la seguridad en el trabajo se incluyeron directamente en el Tratado CEE de 1957 y se hizo a través del nuevo artículo 118a. De gran importancia para el nivel de protección es que las directivas adoptadas por los Estados miembros en virtud del artículo 118a establecen requisitos mínimos en materia de salud y seguridad en el trabajo. De acuerdo con este principio, los Estados miembros deben elevar su nivel de protección si es inferior a los requisitos mínimos establecidos por las directivas. Más allá de esto, tienen derecho y se les anima a mantener e introducir medidas de protección más estrictas que las exigidas por las directivas.

Junio ​​de 1989 vio la adopción de la primera y probablemente la más importante Directiva que establece los requisitos mínimos relativos a la salud y la seguridad en el trabajo en virtud del artículo 118a: Directiva marco 89/391/CEE sobre la introducción de medidas para fomentar la mejora de la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo. Es la estrategia central en materia de salud y seguridad sobre la que se construirán todas las directivas posteriores. La Directiva marco se complementará con directivas individuales que cubran áreas específicas y también establece el marco general para futuras directivas relacionadas con ella.

La Directiva Marco 89/391/EEC contiene muchas características de los Convenios de la OIT Nos. 155 y 161 que los 15 países de la Unión Europea implementarán en sus leyes y prácticas nacionales. Las principales disposiciones que son relevantes para la práctica de la salud ocupacional incluyen:

  • el desarrollo de una política de prevención general coherente a nivel de empresa que abarque el entorno de trabajo, la tecnología, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo y las relaciones sociales
  • responsabilidad del empresario de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo, incluida la prevención de riesgos laborales, la información y formación, así como la provisión de la organización del trabajo, las medidas de control y los medios necesarios que la salud en el trabajo las actividades deben llevarse a cabo en colaboración entre empleadores y trabajadores
  • que los trabajadores deben recibir una vigilancia de la salud adecuada a los riesgos para la salud que corren en el trabajo
  • que los trabajadores tienen derecho a recibir toda la información necesaria sobre los riesgos para la seguridad y la salud, así como sobre las medidas preventivas y de protección, tanto de la empresa en general como de cada tipo de puesto de trabajo y práctica laboral
  • que la planificación e introducción de nuevas tecnologías debería estar sujeta a consulta con los trabajadores y/o sus representantes, en lo que se refiere a la elección del equipo, las condiciones de trabajo y el entorno laboral para la seguridad y la salud de los trabajadores
  • que los principios generales de la prevención deben incluir la eliminación de los riesgos laborales; evaluación de peligros que no se pueden evitar; combatir los riesgos en la fuente; adaptar el trabajo al individuo, especialmente en lo que se refiere al diseño de los lugares de trabajo, la elección del equipo y los métodos de trabajo y producción; adaptarse al progreso técnico; sustitución de sustancias peligrosas por otras no peligrosas o menos peligrosas; dar prioridad a las medidas de protección colectivas sobre las medidas de protección individuales; dando instrucciones apropiadas a los trabajadores.

 

Durante los últimos años, se ha introducido una gran cantidad de legislación de la Unión Europea, incluyendo una serie de directivas individuales basadas en los principios formulados en la Directiva Marco, algunas que complementan las que habían sido objeto de medidas técnicas de armonización en preparación, y otras que abarcan aspectos específicos. riesgos y sectores de alto riesgo. Ejemplos del primer grupo son las directivas relativas a los requisitos mínimos de seguridad y salud para el lugar de trabajo, para el uso de equipos de trabajo por parte de los trabajadores en el trabajo, para el uso de equipos de protección personal, para la manipulación manual de cargas, para el trabajo con equipos de pantalla de visualización , para la provisión de señales de seguridad y salud en el trabajo, y la implementación de los requisitos mínimos de seguridad y salud en obras de construcción temporales o móviles. El segundo grupo incluye directivas tales como la protección de los trabajadores frente a los riesgos relacionados con la exposición al monómero de cloruro de vinilo, el plomo metálico y sus compuestos iónicos, el amianto en el trabajo, los carcinógenos en el trabajo, los agentes biológicos en el trabajo, la protección de los trabajadores mediante la prohibición de ciertos agentes especificados y/o ciertas actividades laborales, y algunas otras (Neal y Wright 1992; EC 1994).

Recientemente se han hecho propuestas para la adopción de otras directivas (a saber, las directivas sobre agentes físicos, agentes químicos, actividades de transporte y lugares de trabajo, y equipos de trabajo) con el fin de consolidar algunas directivas existentes y racionalizar el enfoque general de la seguridad y la salud de los trabajadores en estos campos (EC 1994).

Muchos elementos nuevos en la legislación y las prácticas nacionales responden a los problemas emergentes de la vida laboral actual y contienen disposiciones para un mayor desarrollo de las infraestructuras de salud en el trabajo. Esto se refiere especialmente a la programación, a nivel nacional y empresarial, de actividades más integrales con respecto a los aspectos psicosociales, organizativos y de capacidad laboral y un énfasis particular en el principio de participación. También prevén la aplicación de sistemas de gestión de la calidad, la auditoría y la certificación tanto de la competencia de los expertos como de los servicios para cumplir los requisitos de la legislación en materia de seguridad y salud en el trabajo. Por lo tanto, tales leyes nacionales, al absorber el contenido sustantivo de los instrumentos de la OIT, sin importar si los instrumentos están ratificados o no, conducen a la implementación gradual de los objetivos y principios consagrados en los Convenios de la OIT Nos. 155 y 161 y en la OMS. Estrategia HFA.

Objetivos de la Práctica de la Salud Ocupacional

Los objetivos de la práctica de la salud ocupacional que fueron definidos originalmente en 1950 por el Comité Conjunto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional establecieron que:

La salud en el trabajo debería tener como objetivo la promoción y el mantenimiento del más alto grado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las ocupaciones; la prevención entre los trabajadores de las alteraciones de la salud causadas por sus condiciones de trabajo; la protección de los trabajadores en su empleo contra los riesgos resultantes de factores adversos para la salud; la colocación y mantenimiento del trabajador en un ambiente ocupacional adaptado a sus capacidades fisiológicas y psicológicas; y, para resumir: la adaptación del trabajo al hombre y de cada hombre a su puesto.

En 1959, sobre la base de las discusiones del comité tripartito especial de la OIT (que representa a los gobiernos, los empleadores y los trabajadores), la cuadragésima tercera reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó la Recomendación núm. 112 (OIT 1959) que definió un servicio de salud en el trabajo como un servicio establecido en o cerca de un lugar de trabajo con el propósito de:

  • Proteger a los trabajadores contra cualquier riesgo para la salud que pueda derivarse de su trabajo o de las condiciones en que se lleva a cabo.
  • contribuyendo al ajuste físico y mental de los trabajadores, en particular mediante la adaptación del trabajo a los trabajadores y su asignación a los trabajos para los que son aptos
  • contribuir al establecimiento y mantenimiento del más alto grado posible de bienestar físico y mental de los trabajadores.

 

En 1985, la OIT adoptó nuevos instrumentos internacionales —el Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo (núm. 161) y la recomendación que lo acompaña (núm. 171) (OIT 1985a, 1985b)— que definían los servicios de salud en el trabajo como servicios encargados de funciones esencialmente preventivas y responsables para asesorar al empleador, los trabajadores y sus representantes en la empresa sobre: ​​los requisitos para establecer y mantener un entorno de trabajo seguro y saludable que facilite una salud física y mental óptima en relación con el trabajo; y la adecuación del trabajo a las capacidades de los trabajadores en función de su estado de salud física y mental.

En 1980, el Grupo de Trabajo de la OMS/Euro sobre Evaluación de los Servicios de Salud Ocupacional e Higiene Industrial (OMS 1982) definió el objetivo final de dichos servicios como “promover condiciones en el trabajo que garanticen el más alto grado de calidad de vida laboral mediante la protección de la salud de los trabajadores”. , mejorando su bienestar físico, mental y social, y previniendo enfermedades y accidentes”.

La extensa encuesta de los servicios de salud ocupacional en los 32 países de la Región Europea realizada en 1985 por la Oficina Regional de la OMS para Europa (Rantanen 1990) identificó los siguientes principios como objetivos de la práctica de la salud ocupacional:

  • proteger la salud de los trabajadores contra los riesgos en el trabajo (principio de protección y prevención)
  • adaptar el trabajo y el entorno laboral a las capacidades de los trabajadores (el principio de adaptación)
  • mejorar el bienestar físico, mental y social de los trabajadores (el principio de promoción de la salud)
  • minimizar las consecuencias de los riesgos laborales, accidentes y lesiones, y enfermedades ocupacionales y relacionadas con el trabajo (principio de curación y rehabilitación)
  • la prestación de servicios generales de atención de la salud a los trabajadores y sus familias, tanto curativos como preventivos, en el lugar de trabajo o en establecimientos cercanos (principio general de atención primaria de la salud).

 

Dichos principios aún pueden considerarse relevantes con respecto a los nuevos desarrollos en las políticas y la legislación de los países. Por otra parte, la formulación de los objetivos de la práctica de la salud en el trabajo tal como se encuentran en las leyes nacionales recientes y el desarrollo de nuevas necesidades para la vida laboral parecen enfatizar las siguientes tendencias (OMS 1995a, 1995b; Rantanen, Lehtinen y Mikheev 1994):

  • El alcance de la salud ocupacional se está ampliando para cubrir no solo la salud y la seguridad, sino también el bienestar psicológico y social y la capacidad de llevar una vida social y económicamente productiva.
  • La gama completa de objetivos se extiende más allá del alcance de los temas tradicionales de salud y seguridad en el trabajo.
  • Los nuevos principios van más allá de la mera prevención y control de los efectos adversos para la salud y seguridad de los trabajadores hacia la promoción positiva de la salud, la mejora del medio ambiente laboral y la organización del trabajo.

 

Así, ciertamente existe una tendencia a ampliar el alcance de los objetivos de la práctica de la salud ocupacional hacia nuevos tipos de cuestiones que implican consecuencias sociales y económicas para los trabajadores.

Funciones y actividades de los servicios de salud en el trabajo

Para proteger y promover la salud de los trabajadores, un servicio de salud en el trabajo debe satisfacer las necesidades especiales de la empresa a la que sirve y de los trabajadores empleados en ella. Dada la enorme variedad y alcance de las actividades económicas industriales, manufactureras, comerciales, agrícolas y de otro tipo, no es posible establecer un programa detallado de actividad o modelo de organización y condiciones de funcionamiento para un servicio de salud en el trabajo que debería ser adecuado para todos. empresas y en todas las circunstancias. Según el Convenio sobre seguridad y salud en el trabajo de la OIT (núm. 155) y el Convenio sobre servicios de salud en el trabajo de la OIT (núm. 161), la responsabilidad principal por la salud y la seguridad de los trabajadores recae en los empleadores. Las funciones de un servicio de salud en el trabajo son proteger y promover la salud de los trabajadores, mejorar las condiciones de trabajo y el entorno laboral y mantener la salud de la empresa en su conjunto proporcionando servicios de salud en el trabajo a los trabajadores y asesoramiento experto al empleador sobre cómo lograr los más altos estándares posibles de salud y seguridad en interés de la comunidad laboral particular de la que forma parte.

El Convenio núm. 161 de la OIT y la Recomendación núm. 171 que lo acompaña contemplan los servicios de salud en el trabajo como multidisciplinarios, integrales y, aunque esencialmente preventivos, también permiten llevar a cabo actividades curativas. Los documentos de la OMS que solicitan servicios para pequeñas empresas, trabajadores autónomos y agrícolas fomentan la prestación de servicios por parte de las unidades de atención primaria de salud (Rantanen, Lehtinen y Mikheev 1994). Los documentos descritos anteriormente y las leyes y programas nacionales recomiendan una implementación gradual para que las actividades de salud ocupacional puedan ajustarse a las necesidades nacionales y locales ya las circunstancias predominantes.

Idealmente, un servicio de salud ocupacional debería establecer y actuar de acuerdo con un programa de actividades adaptado a las necesidades de la empresa donde opera. Sus funciones deben ser adecuadas y adecuadas a los riesgos laborales y de salud de la empresa a la que sirve, con especial atención a los problemas propios de la rama de actividad económica de que se trate. Las siguientes representan las funciones básicas y las actividades más típicas de un servicio de salud ocupacional.

Orientación preliminar a la empresa.

Si no se han prestado servicios de salud en el trabajo anteriormente o cuando se contrata a nuevos miembros del personal del servicio de salud en el trabajo, se necesita una orientación preliminar sobre la situación de seguridad y salud en el trabajo de la empresa. Esto implica los siguientes pasos:

  • El análisis del tipo de producción indicará los tipos de peligros típicos de la actividad económica, el trabajo o la ocupación que, por lo tanto, se puede esperar encontrar en la empresa y puede ayudar a identificar aquellos que pueden requerir una atención especial.
  • La revisión de los problemas que hayan sido identificados por los profesionales de la salud ocupacional, la gerencia, los trabajadores u otros especialistas, y las medidas de salud ocupacional que se hayan realizado previamente en el lugar de trabajo, indicarán la percepción de los problemas por parte de la empresa. Esto debería incluir el examen de informes de actividades de salud y seguridad ocupacional, medidas de higiene industrial, datos de monitoreo biológico, etc.
  • La revisión de las características de la fuerza laboral (es decir, números por edad, sexo, origen étnico, relaciones familiares, clasificaciones ocupacionales, historial laboral y, si están disponibles, problemas de salud relacionados) ayudará a identificar grupos vulnerables y aquellos con necesidades especiales.
  • Deberían examinarse los datos disponibles sobre enfermedades y accidentes del trabajo y ausentismo por enfermedad agrupados, si es posible, por departamento, ocupación y tipo de trabajo, factores causales y tipo de lesión o enfermedad.
  • Se necesitan datos sobre métodos de trabajo, sustancias químicas manipuladas en el trabajo, mediciones de exposición recientes y el número de trabajadores expuestos a peligros especiales para identificar los problemas prioritarios.
  • Debería explorarse el conocimiento de los trabajadores sobre los problemas de salud en el trabajo, el alcance de su formación en medidas de emergencia y primeros auxilios, y las perspectivas de un comité de seguridad y salud en el trabajo eficaz.
  • Finalmente, los planes pendientes para cambios en los sistemas de producción, instalación de nuevas instalaciones, maquinaria y equipo, introducción de nuevos materiales y cambios en la organización del trabajo deben examinarse como base para cambiar la práctica de salud ocupacional en el futuro.

 

Vigilancia del entorno de trabajo

La calidad del entorno de trabajo mediante el cumplimiento de las normas de seguridad y salud debe garantizarse mediante la vigilancia en el lugar de trabajo. Según el Convenio No. 161 de la OIT, la vigilancia del medio ambiente de trabajo es una de las principales tareas de los servicios de salud ocupacional.

Sobre la base de la información obtenida a través de la orientación preliminar a la empresa, se realiza una encuesta de recorrido en el lugar de trabajo, preferiblemente por un equipo multidisciplinario de salud ocupacional complementado con representantes de los empleadores y los trabajadores. Esto debe incluir entrevistas con gerentes, capataces y trabajadores. Cuando sea necesario, se pueden realizar controles especiales de seguridad, higiene, ergonomía o psicológicos.

Hay listas de verificación y pautas especiales disponibles y se recomiendan para dichas encuestas. Las observaciones pueden indicar la necesidad de mediciones o verificaciones específicas que deben ser realizadas por especialistas en higiene ocupacional, ergonomía, toxicología, ingeniería de seguridad o psicología que pueden ser miembros del equipo de salud ocupacional de la empresa o pueden tener que ser contratados externamente. Tales mediciones o controles especiales pueden estar fuera del alcance de los recursos de las pequeñas empresas, que tendrían que depender de las observaciones realizadas durante la encuesta complementadas con datos cualitativos o, en el mejor de los casos, también con datos semicuantitativos.

Como lista de verificación básica para la identificación de riesgos potenciales para la salud, puede recomendarse la Lista de enfermedades profesionales (enmendada en 1980) anexa al Convenio de la OIT sobre prestaciones por accidentes del trabajo, 1964 (núm. 121). Enumera las principales causas conocidas de enfermedades profesionales y, aunque su objetivo principal es proporcionar orientación para la compensación de enfermedades profesionales, también puede servir para su prevención. Los peligros no mencionados en la lista se pueden agregar de acuerdo con las condiciones nacionales o locales.

El alcance de la vigilancia del medio ambiente de trabajo definido por la Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo de la OIT (núm. 171) es el siguiente:

  • identificación y evaluación de los factores ambientales que pueden afectar la salud de los trabajadores
  • evaluación de las condiciones de higiene en el trabajo y de los factores en la organización del trabajo que pueden dar lugar a riesgos para la salud de los trabajadores
  • evaluación de equipos de protección individual y colectivos
  • evaluación en su caso, mediante métodos de seguimiento válidos y generalmente aceptados, de la exposición de los trabajadores a agentes peligrosos
  • evaluación de los sistemas de control diseñados para eliminar o reducir la exposición.

 

Como resultado de la encuesta de recorrido, se debe preparar un inventario de peligros, identificando cada peligro inherente a la empresa. Este inventario es necesario para estimar un potencial de exposición y sugerir medidas de control. A los fines de este inventario y para facilitar el diseño, la implementación y la evaluación de los controles, los peligros deben clasificarse en forma cruzada por los riesgos que presentan para la salud de los trabajadores con resultados agudos o crónicos y por tipo de peligro (es decir, químico, físico, biológico, psicológica o ergonómica).

El siguiente paso es una evaluación cuantitativa de la exposición, que es necesaria para una evaluación más exacta de los peligros para la salud. Consiste en medir la intensidad o concentración, la variación en el tiempo, la duración total de la exposición, así como el número de trabajadores expuestos. La medición y evaluación de la exposición suelen estar a cargo de higienistas ocupacionales, ergonomistas y especialistas en control de lesiones. Se basan en los principios de la vigilancia ambiental y deben incluir, cuando sea necesario, la vigilancia ambiental para recopilar datos sobre la exposición en un entorno de trabajo determinado y la vigilancia de la exposición personal de un trabajador individual o de un grupo de trabajadores (p. ej., expuestos a peligros específicos). . La medición de la exposición es necesaria siempre que se sospeche o sea razonablemente predecible la existencia de peligros, y debe basarse en el inventario de peligros completo combinado con una evaluación de las prácticas laborales. El conocimiento de los efectos potenciales causados ​​por cada peligro debe usarse para establecer prioridades para la intervención.

La evaluación de los riesgos para la salud en el lugar de trabajo debe realizarse considerando el panorama completo de las exposiciones en comparación con los estándares de exposición ocupacional establecidos. Dichos estándares se expresan en términos de niveles permisibles y límites de exposición y se establecen a través de numerosos estudios científicos que correlacionan la exposición con los efectos producidos en la salud. Algunos de ellos se han convertido en estándares estatales y son legalmente exigibles de acuerdo con la legislación y la práctica nacionales. Algunos ejemplos son las concentraciones máximas permitidas (MAK en Alemania, MAC en los países de Europa del Este) y los límites de exposición permitidos (PEL, Estados Unidos). Hay PEL para unas 600 sustancias químicas que se encuentran comúnmente en el lugar de trabajo. También hay límites en la exposición promedio ponderada en el tiempo, límites de exposición a corto plazo (STEL), techos y para algunas condiciones difíciles que pueden resultar en absorción por la piel.

La vigilancia en el ambiente de trabajo incluye monitorear tanto las exposiciones peligrosas como los resultados para la salud. Si la exposición a los peligros es excesiva, debe controlarse independientemente del resultado y debe evaluarse la salud de los trabajadores expuestos. La exposición se considera excesiva si se acerca o supera los límites establecidos como los mencionados anteriormente.

La vigilancia del ambiente de trabajo brinda información sobre las necesidades de salud ocupacional de la empresa e indica las prioridades para las acciones preventivas y de control. La mayoría de los instrumentos que orientan los servicios de salud ocupacional enfatizan la necesidad de realizar la vigilancia antes de iniciar los servicios, periódicamente durante el curso de las actividades y siempre cuando se hayan producido cambios sustanciales en el trabajo o el ambiente de trabajo.

Los resultados obtenidos proporcionan los datos necesarios para estimar si las acciones preventivas frente a los riesgos para la salud son efectivas, así como si los trabajadores son colocados en puestos de trabajo adecuados a sus capacidades. Estos datos también son utilizados por el servicio de salud ocupacional para garantizar que se mantenga una protección confiable contra las exposiciones y para formular consejos sobre cómo implementar controles para mejorar el entorno laboral. Además, la información acumulada se utiliza para encuestas epidemiológicas, para la revisión de los niveles de exposición permisibles, así como para la evaluación de la eficacia de las medidas de control de ingeniería y otros métodos de varios programas preventivos.

Informar al empleador, la dirección de la empresa y los trabajadores sobre los riesgos para la salud en el trabajo

A medida que se obtiene información sobre los riesgos potenciales para la salud en el lugar de trabajo, se debe comunicar a los responsables de implementar las medidas preventivas y de control, así como a los trabajadores expuestos a estos riesgos. La información debe ser lo más precisa y cuantitativa posible, describiendo las medidas preventivas que se están tomando y explicando qué deben hacer los trabajadores para asegurar su eficacia.

La Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo de la OIT, 1985 (núm. 171) establece que, de conformidad con la legislación y la práctica nacionales, los datos resultantes de la vigilancia del entorno de trabajo deberían registrarse de manera adecuada y estar a disposición del empleador, los trabajadores y los demás. sus representantes, o al comité de seguridad y salud, cuando exista. Estos datos deben utilizarse de forma confidencial únicamente para proporcionar orientación y asesoramiento sobre medidas para mejorar el entorno de trabajo y la seguridad y salud de los trabajadores. La autoridad competente también debe tener acceso a estos datos. Pueden ser comunicados a terceros por el servicio de salud en el trabajo sólo con el acuerdo del empleador y los trabajadores. Los trabajadores afectados deberían ser informados de manera adecuada y adecuada de los resultados de la vigilancia y deberían tener derecho a solicitar la vigilancia del entorno de trabajo.

Evaluación de riesgos para la salud

Para evaluar los riesgos para la salud ocupacional, la información de la vigilancia del entorno laboral se combina con información de otras fuentes, como la investigación epidemiológica sobre ocupaciones y exposiciones particulares, valores de referencia como los límites de exposición ocupacional y las estadísticas disponibles. Los datos cualitativos (p. ej., si la sustancia es cancerígena) y, cuando sea posible, cuantitativos (p. ej., cuál es el grado de exposición) pueden demostrar que los trabajadores enfrentan riesgos para la salud e indicar la necesidad de medidas preventivas y de control.

Los pasos en una evaluación de riesgos para la salud ocupacional incluyen:

  • identificación de riesgos para la salud en el trabajo (realizada como resultado de la vigilancia del entorno de trabajo)
  • análisis de cómo el peligro puede afectar al trabajador (vías de entrada y tipo de exposición, valores límite umbral, relaciones dosis-respuesta, efectos adversos para la salud que puede causar, etc.)
  • identificación de los trabajadores o grupo de trabajadores expuestos a peligros específicos
  • identificación de individuos y grupos con vulnerabilidades especiales
  • evaluación de las medidas disponibles de prevención y control de peligros
  • sacar conclusiones y documentar los resultados de la evaluación
  • revisión periódica y, si es necesario, reevaluación.

 

Vigilancia de la salud de los trabajadores

Debido a las limitaciones de naturaleza tecnológica y económica, a menudo no es posible eliminar todos los riesgos para la salud en el lugar de trabajo. Es en estas circunstancias que la vigilancia de la salud de los trabajadores juega un papel importante. Comprende muchas formas de evaluación médica de los efectos sobre la salud desarrollados como resultado de la exposición de los trabajadores a los riesgos para la salud en el trabajo.

Los principales objetivos de los exámenes de salud son evaluar la aptitud de un trabajador para realizar determinados trabajos, evaluar cualquier deterioro de la salud que pueda estar relacionado con la exposición a agentes nocivos inherentes al proceso de trabajo e identificar casos de enfermedades profesionales de conformidad con legislación nacional.

Los exámenes de salud no pueden proteger a los trabajadores contra los riesgos para la salud y no pueden sustituir las medidas de control apropiadas, que tienen la primera prioridad en la jerarquía de acciones. Los exámenes de salud ayudan a identificar las condiciones que pueden hacer que un trabajador sea más susceptible a los efectos de los agentes peligrosos o detectar signos tempranos de deterioro de la salud causado por estos agentes. Deben realizarse en paralelo con la vigilancia del entorno de trabajo, que proporciona información sobre la posible exposición en el lugar de trabajo y es utilizada por los profesionales de la salud en el trabajo para evaluar los resultados obtenidos a través de la vigilancia de la salud de los trabajadores expuestos.

La vigilancia de la salud de los trabajadores puede ser pasiva y activa

En caso de vigilancia pasiva de la salud, los trabajadores enfermos o afectados deben consultar a profesionales de la salud en el trabajo. La vigilancia pasiva generalmente detecta solo enfermedades sintomáticas y requiere que los profesionales de la salud ocupacional puedan diferenciar los efectos de las exposiciones ocupacionales de los efectos similares de las exposiciones no ocupacionales.

En caso de vigilancia activa de la salud, los profesionales de la salud en el trabajo seleccionan y examinan a los trabajadores que corren un alto riesgo de sufrir enfermedades o lesiones relacionadas con el trabajo. Puede llevarse a cabo bajo muchas formas, incluyendo exámenes médicos periódicos para todos los trabajadores, exámenes médicos para trabajadores expuestos a peligros específicos para la salud, detección y control biológico de grupos seleccionados de trabajadores. Las formas específicas de vigilancia de la salud dependen en gran medida de los posibles efectos en la salud resultantes de una exposición ocupacional particular. La vigilancia activa es más apropiada para los trabajadores con antecedentes de exposiciones múltiples y aquellos con mayor riesgo de enfermedad o lesión.

Los detalles sobre la vigilancia de la salud se encuentran en el Convenio No. 161 y la Recomendación No. 171 de la OIT. Estos instrumentos especifican que la vigilancia de la salud de los trabajadores debe incluir, en los casos y bajo las condiciones que determine la autoridad competente, todas las evaluaciones necesarias para proteger la salud de los trabajadores. salud de los trabajadores, que puede incluir:

  • evaluación de la salud de los trabajadores antes de su asignación a tareas específicas que puedan implicar un peligro para su salud o la de los demás
  • evaluación de la salud a intervalos periódicos durante el empleo que implica la exposición a un peligro particular para la salud
  • evaluación de la salud en la reanudación del trabajo después de una ausencia prolongada por motivos de salud, con el fin de determinar posibles causas ocupacionales, recomendar acciones apropiadas para proteger a los trabajadores y determinar la idoneidad de los trabajadores para el trabajo y las necesidades de asignación y rehabilitación
  • evaluación de la salud en y después de la terminación de la asignación que involucre peligros que puedan causar o contribuir al deterioro de la salud en el futuro.

 

La evaluación del estado de salud de los trabajadores es de suma importancia cuando se inicia la práctica de la salud ocupacional, cuando se reclutan nuevos trabajadores, cuando se adoptan nuevas prácticas de trabajo, cuando se introducen nuevas tecnologías, cuando se identifican exposiciones especiales y cuando los trabajadores individuales muestran características de salud. que necesitan seguimiento. Varios países tienen reglamentos o directrices especiales que especifican cuándo y cómo se deben realizar los exámenes de salud. Los exámenes de salud deben monitorearse y desarrollarse continuamente para identificar los efectos en la salud relacionados con el trabajo en su etapa más temprana de desarrollo.

Exámenes de salud previos a la asignación (previos al empleo)

Este tipo de evaluación de la salud se realiza antes de la inserción laboral de los trabajadores o de su asignación a tareas específicas que puedan suponer un peligro para su salud o la de los demás. El propósito de esta evaluación de salud es determinar si una persona está física y psicológicamente apta para realizar un trabajo en particular y asegurar que su colocación en ese trabajo no represente un peligro para su salud o la salud de otros trabajadores. . En la mayoría de los casos, será suficiente una revisión del historial médico, un examen físico general y pruebas de laboratorio de rutina (p. ej., hemograma simple y análisis de orina), pero en algunos casos la presencia de un problema de salud o los requisitos inusuales de un trabajo en particular serán suficientes. requieren extensos exámenes funcionales o pruebas de diagnóstico.

Hay una serie de problemas de salud que pueden hacer que un determinado trabajo sea peligroso para el trabajador o suponga un riesgo para el público o para otros trabajadores. Por estas razones, puede ser necesario, por ejemplo, excluir a los trabajadores con hipertensión no controlada o diabetes inestable de ciertos trabajos peligrosos (p. ej., pilotos de aire y mar, conductores de vehículos de servicio público y pesados, conductores de grúas). El daltonismo puede justificar la exclusión de trabajos que requieran discriminación de colores por motivos de seguridad (p. ej., lectura de señales de tráfico). En trabajos que exigen un alto nivel de condición física general, como el buceo en aguas profundas, la lucha contra incendios, el servicio policial y el pilotaje de aeronaves, solo serían aceptables los trabajadores capaces de cumplir con los requisitos de desempeño. También se debe considerar la posibilidad de que las enfermedades crónicas puedan verse agravadas por las exposiciones involucradas en un trabajo en particular. Por lo tanto, es esencial que el examinador tenga un conocimiento detallado del puesto y del entorno laboral y que sea consciente de que las descripciones estandarizadas del puesto pueden ser demasiado superficiales o incluso engañosas.

Después de terminar una evaluación de salud prescrita, el médico del trabajo debe comunicar los resultados por escrito tanto al trabajador como al empleador. Estas conclusiones comunicadas al empleador no deben contener información de carácter médico. Deben contener una conclusión sobre la idoneidad de la persona examinada para el trabajo propuesto o realizado y especificar los tipos de trabajos y las condiciones de trabajo que están médicamente contraindicados, ya sea de forma temporal o permanente.

El examen médico previo al empleo es importante para la posterior historia ocupacional del trabajador, ya que proporciona la información clínica y datos de laboratorio necesarios sobre el estado de salud del trabajador al momento de ingresar al empleo. También representa una línea de base indispensable para la evaluación posterior de cualquier cambio en el estado de salud que pueda ocurrir más adelante.

Exámenes de salud periódicos

Estos se realizan a intervalos periódicos durante el empleo, lo que implica la exposición a peligros potenciales que no podrían eliminarse por completo mediante medidas preventivas y de control. El propósito de los exámenes de salud periódicos es monitorear la salud de los trabajadores durante el curso de su empleo. Su objetivo es verificar la aptitud de los trabajadores en relación con sus puestos de trabajo y detectar lo antes posible cualquier síntoma de mala salud que pueda deberse al trabajo. A menudo se complementan con otros exámenes de acuerdo con la naturaleza de los peligros observados.

Sus objetivos incluyen:

  • identificar lo antes posible cualquier efecto adverso para la salud causado por las prácticas laborales o la exposición a peligros potenciales
  • detectar la posible aparición de una enfermedad profesional
  • verificar si la salud de un trabajador especialmente vulnerable o con una enfermedad crónica se ve afectada negativamente por el trabajo o el entorno laboral
  • monitorear la exposición personal con la ayuda del monitoreo biológico
  • comprobar la eficacia de las medidas preventivas y de control
  • identificar los posibles efectos en la salud de los cambios en las prácticas de trabajo, la tecnología o las sustancias utilizadas en la empresa.

 

Estos objetivos determinarán la frecuencia, el contenido y los métodos de los exámenes periódicos de salud, que podrán realizarse con una frecuencia de uno a tres meses o cada pocos años, según la naturaleza de la exposición, la respuesta biológica esperada, las oportunidades de prevención medidas y la viabilidad del método de examen. Pueden ser integrales o limitarse a unas pocas pruebas o determinaciones. Directrices especiales sobre el propósito, la frecuencia, el contenido y la metodología de estos exámenes están disponibles en varios países.

Exámenes de salud para el regreso al trabajo

Este tipo de evaluación de salud es necesaria para autorizar la reanudación del trabajo después de una larga ausencia por motivos de salud. Este examen de salud determina la idoneidad de los trabajadores para el trabajo, recomienda acciones apropiadas para protegerlos contra futuras exposiciones e identifica si existe la necesidad de una reasignación o una rehabilitación especial.

Asimismo, cuando un trabajador cambia de trabajo, el médico del trabajo está obligado a certificar que el trabajador está apto para desempeñar las nuevas funciones. El objetivo del examen, la necesidad y el uso de los resultados determinan su contenido y métodos y el contexto en el que se realiza.

Exámenes generales de salud

En muchas empresas, los exámenes generales de salud pueden ser realizados por el servicio de salud en el trabajo. Por lo general, son voluntarios y pueden estar disponibles para toda la fuerza laboral o solo para ciertos grupos determinados por la edad, la duración del empleo, el estado en la organización, etc. Pueden ser integrales o limitarse a exámenes de detección de enfermedades o riesgos para la salud en particular. Sus objetivos determinan su frecuencia, contenidos y métodos utilizados.

Exámenes de salud después de la terminación del servicio

Este tipo de evaluación de la salud se realiza después de la terminación de la asignación que involucra riesgos que podrían causar o contribuir a un deterioro de la salud en el futuro. El propósito de esta evaluación de salud es hacer una evaluación final de la salud de los trabajadores, compararla con exámenes médicos anteriores y evaluar cómo las asignaciones de trabajo anteriores pueden haber afectado su salud.

Observaciones generales

Las observaciones generales que se resumen a continuación se aplican a todos los tipos de exámenes de salud.

Los exámenes de salud de los trabajadores deberían ser realizados por personal profesionalmente calificado y capacitado en salud ocupacional. Estos profesionales de la salud deberían estar familiarizados con las exposiciones en el trabajo, los requisitos físicos y otras condiciones de trabajo en la empresa y tener experiencia en el uso de técnicas e instrumentos de examen médico apropiados, así como en el mantenimiento correcto de formularios de registro.

El examen de salud no es un sustituto de la acción para prevenir o controlar las exposiciones peligrosas en el ambiente de trabajo. Si la prevención ha tenido éxito, se necesitan menos exámenes.

Todos los datos recopilados en relación con los exámenes de salud son confidenciales y deben ser registrados por el servicio de salud ocupacional en un archivo de salud confidencial personal. Los datos personales relacionados con las evaluaciones de la salud pueden comunicarse a terceros solo con el consentimiento informado del trabajador en cuestión. Cuando el trabajador desea que los datos sean enviados a un médico personal, otorga un permiso formal para ello.

Las conclusiones sobre la idoneidad de un trabajador para un trabajo en particular o sobre los efectos del trabajo en la salud deben comunicarse al empleador en una forma que no viole el principio de confidencialidad de los datos personales de salud.

El uso de exámenes de salud y sus resultados para cualquier tipo de discriminación contra los trabajadores no puede tolerarse y debe prohibirse estrictamente.

Iniciativas de medidas preventivas y de control

Los servicios de salud en el trabajo son responsables no solo de la identificación y evaluación de los riesgos potenciales para la salud de los trabajadores, sino también de brindar asesoramiento sobre las medidas preventivas y de control que ayudarán a evitar los riesgos.

Después de analizar los resultados de la vigilancia del medio ambiente de trabajo, incluido, cuando sea necesario, el control de la exposición personal de los trabajadores, y los resultados de la vigilancia de la salud de los trabajadores, incluidos, cuando sea necesario, los resultados del control biológico, los servicios de salud en el trabajo deberían estar en condiciones de evaluar las posibles conexiones entre la exposición a los riesgos laborales y los perjuicios para la salud resultantes y proponer medidas de control apropiadas para proteger la salud de los trabajadores. Estas medidas se recomiendan junto con otros servicios técnicos de la empresa previa consulta a la dirección de la empresa, los empleadores, los trabajadores o sus representantes.

Las medidas de control deberían ser adecuadas para evitar la exposición innecesaria durante las condiciones normales de funcionamiento, así como durante accidentes y emergencias. También deben tenerse en cuenta las modificaciones previstas en los procesos de trabajo y las recomendaciones deben poder adaptarse a las necesidades futuras.

Las medidas de control de los riesgos para la salud se utilizan para eliminar la exposición ocupacional, minimizarla o, en cualquier caso, reducirla a los límites permisibles. Incluyen principalmente ingeniería, controles de ingeniería en el ambiente de trabajo, cambios en tecnología, sustancias y materiales y como medidas preventivas secundarias, controles de comportamiento humano, equipo de protección personal, control integrado y otros.

La formulación de recomendaciones para las medidas de control es un proceso complicado que incluye el análisis de la información sobre los riesgos para la salud existentes en la empresa y la consideración de los requisitos y necesidades de seguridad y salud en el trabajo. Para el análisis de factibilidad y costos versus beneficios, se debe considerar el hecho de que las inversiones realizadas en salud y seguridad pueden recuperarse durante largos períodos en el futuro, pero no necesariamente de inmediato.

Los instrumentos de la OIT incluyen el requisito de que los empleadores, los trabajadores y sus representantes deben cooperar y participar en la implementación de tales recomendaciones. Suelen ser discutidos por el comité de seguridad y salud en las grandes empresas, o en las empresas más pequeñas por los representantes de los empleadores y los trabajadores. Es importante documentar las recomendaciones propuestas para que pueda haber un seguimiento de su implementación. Tal documentación debe enfatizar la responsabilidad de la gerencia por las acciones preventivas y de control en la empresa.

Rol asesor

Los servicios de salud en el trabajo tienen una importante tarea que realizar al brindar asesoramiento a la dirección de la empresa, a los empleadores, a los trabajadores ya los comités de salud y seguridad en sus capacidades tanto colectivas como individuales. Esto debe reconocerse y utilizarse en los procesos de toma de decisiones, ya que a menudo sucede que los profesionales de la salud en el trabajo no participan directamente en la toma de decisiones.

El Convenio (núm. 161) y la Recomendación (núm. 171) sobre los servicios de salud en el trabajo de la OIT promueven la función consultiva de los profesionales de la salud en el trabajo en la empresa. Para promover la adecuación del trabajo a los trabajadores y mejorar las condiciones y el medio ambiente de trabajo, los servicios de salud en el trabajo deben actuar como asesores en materia de salud, higiene, ergonomía, equipos de protección colectiva e individual de los empleadores, los trabajadores y sus representantes en la empresa, y al comité de seguridad y salud, debiendo colaborar con otros servicios que ya operan como asesores en estos campos. Deben asesorar sobre la planificación y organización del trabajo, el diseño de los lugares de trabajo, sobre la elección, el mantenimiento y el estado de la maquinaria y otros equipos, así como sobre las sustancias y materiales utilizados en la empresa. También deben participar en el desarrollo de programas para la mejora de las prácticas de trabajo, así como en la prueba y evaluación de los aspectos de salud de los nuevos equipos.

Los servicios de salud en el trabajo deberían proporcionar a los trabajadores asesoramiento personal sobre su salud en relación con el trabajo.

Otra tarea importante es brindar asesoramiento e información relacionada con la integración de los trabajadores que han sido víctimas de accidentes de trabajo o enfermedades laborales con el fin de ayudarlos en su rápida rehabilitación, proteger su capacidad laboral, reducir el ausentismo y restablecer un buen clima psicosocial en la empresa. .

Las actividades de educación y formación están íntimamente ligadas a la labor de asesoramiento que los profesionales de la salud en el trabajo realizan frente a los empleadores y trabajadores. Son de particular importancia cuando se prevea la modificación de instalaciones existentes o la introducción de nuevos equipos, o cuando pueda haber cambios en la disposición de los lugares de trabajo, puestos de trabajo y en la organización del trabajo. Tales actividades tienen una ventaja cuando se inician en el momento adecuado porque permiten una mejor consideración de los factores humanos y los principios ergonómicos en la mejora de las condiciones y el medio ambiente de trabajo.

Los servicios de asesoramiento técnico en el lugar de trabajo constituyen una importante función preventiva de los servicios de salud en el trabajo. Deberían dar prioridad a la concienciación sobre los riesgos laborales ya la implicación de los empresarios y trabajadores en el control de los riesgos y la mejora del entorno laboral.

Servicios de primeros auxilios y preparación para emergencias

La organización de primeros auxilios y tratamientos de emergencia es una responsabilidad tradicional de los servicios de salud en el trabajo. El Convenio núm. 161 y la Recomendación núm. 171 de la OIT estipulan que el servicio de salud en el trabajo debe proporcionar primeros auxilios y tratamiento de emergencia en caso de accidente o indisposición de los trabajadores en el lugar de trabajo y debe colaborar en la organización de los primeros auxilios.

Esto cubre la preparación para accidentes y condiciones de salud agudas en trabajadores individuales, así como la preparación para la respuesta en colaboración con otros servicios de emergencia en casos de accidentes graves que afecten a toda la empresa. La formación en primeros auxilios es un deber primordial de los servicios de salud en el trabajo, y el personal de estos servicios se encuentra entre los primeros en responder.

El servicio de salud ocupacional debe hacer los arreglos preliminares apropiados para los servicios de ambulancia y con las unidades comunitarias de bomberos, policía y rescate y los hospitales locales para evitar retrasos y confusiones que puedan amenazar la supervivencia de los trabajadores gravemente heridos o afectados. Estos arreglos, complementados con simulacros cuando sea factible, son particularmente importantes en la preparación para emergencias importantes como incendios, explosiones, emisiones tóxicas y otras catástrofes que pueden involucrar a muchas personas en la empresa, así como en el vecindario y pueden resultar en un número de víctimas. .

Atención de la salud en el trabajo, servicios generales de salud preventiva y curativa

Los servicios de salud ocupacional pueden participar en el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de lesiones y enfermedades ocupacionales. El conocimiento de las enfermedades y lesiones profesionales, junto con el conocimiento del puesto de trabajo, el entorno laboral y las exposiciones ocupacionales presentes en el lugar de trabajo, permite a los profesionales de la salud ocupacional desempeñar un papel clave en la gestión de los problemas de salud relacionados con el trabajo.

Según el alcance de las actividades y según lo exija la legislación nacional o según la práctica nacional, los servicios de salud en el trabajo se dividen en tres categorías principales:

  • servicios de salud en el trabajo con funciones esencialmente preventivas, que incluyen principalmente visitas al lugar de trabajo, exámenes de salud y prestación de primeros auxilios
  • servicios de salud en el trabajo con funciones preventivas complementados con servicios curativos selectivos y de atención general de la salud
  • servicios de salud en el trabajo con una amplia gama de actividades, tanto preventivas como curativas y de rehabilitación integrales.

 

La Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo de la OIT (núm. 171) promueve la prestación de servicios curativos y de atención general de la salud como funciones de los servicios de salud en el trabajo cuando se consideren apropiados. Sobre la base de la legislación y la práctica nacionales, el servicio de salud en el trabajo puede emprender o participar en una o más de las siguientes actividades curativas con respecto a las enfermedades profesionales:

  • trato de los trabajadores que no han dejado de trabajar o que han reanudado el trabajo después de una ausencia
  • tratamiento de los trabajadores con enfermedades profesionales o problemas de salud agravados por el trabajo
  • tratamiento de las víctimas de accidentes de trabajo y lesiones
  • aspectos médicos de la reeducación y rehabilitación profesional.

 

La prestación de servicios generales de atención de la salud preventiva y curativa incluye la prevención y el tratamiento de enfermedades no profesionales y otros servicios de atención primaria de la salud pertinentes. Por lo general, los servicios generales de atención médica preventiva incluyen inmunizaciones, atención de la maternidad y el niño, higiene general y servicios sanitarios, mientras que los servicios generales de atención médica curativa incluyen la práctica convencional a nivel de médico general. Aquí, la Recomendación OIT No. 171 prescribe que el servicio de salud ocupacional puede, teniendo en cuenta la organización de la medicina preventiva a nivel nacional, cumplir las siguientes funciones:

  • llevar a cabo inmunizaciones con respecto a los riesgos biológicos en el entorno de trabajo
  • participar en campañas dirigidas a la protección de la salud de los trabajadores
  • colaborar con las autoridades sanitarias en el marco de los programas de salud pública.

 

Los servicios de salud en el trabajo establecidos por grandes empresas, así como los que operan en áreas remotas o médicamente subatendidas, pueden ser llamados para brindar atención médica general no ocupacional no solo para los trabajadores sino también para sus familias. La extensión de tales servicios depende de la infraestructura de los servicios de salud en la comunidad y de la capacidad de las empresas. Cuando las empresas industriales se establecen en zonas poco desarrolladas, puede incluso ser conveniente proporcionar dichos servicios junto con la atención de la salud en el trabajo.

En algunos países, los servicios de salud ocupacional brindan tratamiento ambulatorio durante las horas de trabajo que normalmente es brindado por un médico general. Por lo general, se trata de formas simples de tratamiento, o puede ser una atención médica más completa si la empresa tiene un acuerdo con la seguridad social u otras instituciones de seguros que reembolsan el costo del tratamiento de los trabajadores.

Rehabilitación

La participación de los servicios de salud ocupacional es particularmente crucial para orientar la rehabilitación de los trabajadores y su regreso al trabajo. Esto es cada vez más importante debido a la gran cantidad de accidentes laborales en los países en desarrollo y al envejecimiento de la población activa en las sociedades industrializadas. Los servicios de rehabilitación suelen ser proporcionados por unidades externas que pueden ser independientes o basadas en hospitales y cuentan con especialistas en rehabilitación, terapeutas ocupacionales, consejeros vocacionales, etc.

Hay algunos aspectos importantes relacionados con la participación de los servicios de salud en el trabajo en la rehabilitación de los trabajadores lesionados.

En primer lugar, el servicio de salud en el trabajo puede desempeñar un papel importante para asegurarse de que los trabajadores que se recuperan de una lesión o enfermedad sean remitidos a ellos con prontitud. Es muy preferible, cuando sea factible, que un trabajador regrese a su lugar de trabajo original, y es una función importante del servicio de salud ocupacional mantener contacto durante el período de incapacidad con los responsables del tratamiento durante las etapas agudas. para identificar el momento en que se puede prever la vuelta al trabajo.

En segundo lugar, el servicio de salud ocupacional puede facilitar un pronto regreso al trabajo colaborando con la unidad de rehabilitación en la planificación. Su conocimiento del trabajo y del entorno laboral será útil para explorar las posibilidades de modificar el trabajo original (p. ej., cambios en la asignación de trabajo, horario limitado, períodos de descanso, equipo especial, etc.) o disponer un sustituto temporal alternativo.

Finalmente, al seguir el progreso del trabajador, el servicio de salud ocupacional puede mantener informada a la gerencia sobre la duración probable de la ausencia o la capacidad limitada, o el alcance de cualquier discapacidad residual, de modo que se puedan hacer arreglos para el personal alternativo con un impacto mínimo en los programas de producción. Por otro lado, el servicio de salud ocupacional mantiene un vínculo con los trabajadores y muchas veces con sus familias, facilitando y preparando mejor su regreso al trabajo.

Adaptación del trabajo a los trabajadores

Para facilitar la adaptación del trabajo a los trabajadores y mejorar las condiciones y el ambiente de trabajo, los servicios de salud ocupacional deben asesorar al empleador, a los trabajadores y al comité de seguridad y salud de la empresa en materia de salud ocupacional, higiene ocupacional y ergonomía. Las recomendaciones pueden incluir modificaciones del trabajo, el equipo y el ambiente de trabajo que permitirán que el trabajador se desempeñe de manera efectiva y segura. Esto puede implicar la reducción de la carga de trabajo físico para un trabajador de edad avanzada, la provisión de equipo especial para los trabajadores con discapacidades sensoriales o locomotoras o la adaptación del equipo o las prácticas laborales a las dimensiones antropométricas del trabajador. Las adaptaciones pueden ser requeridas temporalmente en el caso de trabajadores que se recuperan de una lesión o enfermedad. Varios países cuentan con disposiciones legales que exigen adaptaciones en el lugar de trabajo.

Protección de grupos vulnerables

El servicio de salud ocupacional es responsable de las recomendaciones que protegerán a los grupos vulnerables de trabajadores, como aquellos con hipersensibilidad o enfermedades crónicas y aquellos con ciertas discapacidades. Esto puede incluir la selección de un trabajo que minimice los efectos adversos, la provisión de equipos especiales o dispositivos de protección, la prescripción de licencia por enfermedad, etc. Las recomendaciones deben ser factibles a la luz de las circunstancias en un lugar de trabajo en particular, y se puede exigir a los trabajadores que realicen una capacitación especial en prácticas laborales apropiadas y el uso de equipo de protección personal.

Información, educación y formación

Los servicios de salud en el trabajo deberían desempeñar un papel activo proporcionando información pertinente y organizando la educación y la formación en relación con el trabajo.

El Convenio (núm. 161) y la Recomendación (núm. 171) sobre los servicios de salud en el trabajo de la OIT prevén la participación de los servicios de salud en el trabajo en el diseño y la ejecución de programas de información, educación y formación en el campo de la seguridad y la salud en el trabajo para el personal de la empresa. Deben participar en la formación progresiva y continua de todos los trabajadores de la empresa que contribuyan a la seguridad y salud en el trabajo.

Los profesionales de la salud en el trabajo pueden ayudar a aumentar la conciencia de los trabajadores sobre los riesgos laborales a los que están expuestos, discutir con ellos los riesgos para la salud existentes y asesorar a los trabajadores sobre la protección de su salud, incluidas las medidas de protección y el uso adecuado del equipo de protección personal. Cada contacto con los trabajadores ofrece la oportunidad de proporcionar información útil y fomentar un comportamiento saludable en el lugar de trabajo.

Los servicios de salud en el trabajo deberían proporcionar toda la información sobre los riesgos laborales presentes en la empresa, así como sobre las normas de seguridad y salud pertinentes a la situación local. Esta información debe estar escrita en un lenguaje comprensible para los trabajadores. Debe proporcionarse periódicamente y especialmente cuando se introducen nuevas sustancias o equipos o se realizan cambios en el entorno de trabajo.

La educación y la formación pueden desempeñar un papel clave en la mejora de las condiciones y el entorno de trabajo. Los esfuerzos para mejorar la seguridad, la salud y el bienestar en el trabajo a menudo se ven sustancialmente limitados debido a la falta de concienciación, experiencia técnica y conocimientos. La educación y la formación en campos específicos de la seguridad y la salud en el trabajo y las condiciones de trabajo pueden facilitar tanto el diagnóstico de problemas como la implementación de soluciones y, por lo tanto, pueden ayudar a superar estas limitaciones.

Los Convenios de la OIT Nos. 155 y 161 y las Recomendaciones que los acompañan enfatizan el papel clave de la educación y la formación en la empresa. La formación es fundamental para cumplir con las obligaciones tanto de los empresarios como de los trabajadores. Los empleadores son responsables de la organización de la formación en seguridad y salud en el trabajo en la planta, y los trabajadores y sus representantes en la empresa deberían cooperar plenamente con ellos a este respecto.

La formación en seguridad y salud en el trabajo debería organizarse como parte integral de los esfuerzos generales para mejorar las condiciones y el medio ambiente de trabajo, y los servicios de salud en el trabajo deberían desempeñar un papel importante a este respecto. Debe apuntar a resolver varios problemas que afectan el bienestar físico y mental de los trabajadores y debe abordar la adaptación a la tecnología y el equipo, la mejora del entorno de trabajo, la ergonomía, la organización del tiempo de trabajo, la organización del trabajo, el contenido del trabajo y el bienestar de los trabajadores.

Actividades de promoción de la salud

Existe cierta tendencia, particularmente en América del Norte, a incorporar actividades de promoción del bienestar en forma de programas de salud ocupacional. Sin embargo, estos programas son esencialmente programas generales de promoción de la salud que pueden incluir elementos tales como educación para la salud, manejo del estrés y evaluación de riesgos para la salud. Por lo general, tienen como objetivo cambiar las prácticas de salud personal, como el abuso de alcohol y drogas, el tabaquismo, la dieta y el ejercicio físico, con miras a mejorar el estado de salud general y reducir el ausentismo. Aunque se supone que tales programas mejoran la productividad y reducen los costos de atención médica, hasta el momento no se han evaluado adecuadamente. Estos programas, diseñados como programas de promoción de la salud, aunque valiosos como tales, no se suelen considerar como programas de salud ocupacional, sino como servicios de salud pública prestados en el lugar de trabajo, porque concentran la atención y los recursos en los hábitos de salud personal en lugar de en la protección de los trabajadores contra los riesgos laborales. peligros.

Debe reconocerse que la implementación de programas de promoción de la salud es un factor importante que contribuye a la mejora de la salud de los trabajadores en la empresa. En algunos países, la “promoción de la salud en el lugar de trabajo” se considera una disciplina aparte y la llevan a cabo grupos completamente independientes de trabajadores de la salud distintos de los profesionales de la salud en el trabajo. En este caso, sus actividades deben coordinarse con las actividades del servicio de salud ocupacional, cuyo personal puede asegurar su pertinencia, viabilidad y efecto sostenible. La participación de los servicios de salud ocupacional en la realización de programas de promoción de la salud no debe limitar el desempeño de sus funciones principales como servicios de salud especializados creados para proteger a los trabajadores contra exposiciones nocivas y condiciones de trabajo insalubres en el lugar de trabajo.

Un desarrollo muy reciente en algunos países (por ejemplo, los Países Bajos, Finlandia) es el establecimiento de actividades de promoción de la salud ocupacional dentro de los servicios de salud ocupacional. Dichas actividades tienen como objetivo la promoción y el mantenimiento de la capacidad laboral de los trabajadores mediante acciones de prevención y promoción tempranas dirigidas a los trabajadores y su salud, al entorno laboral y a la organización del trabajo. Los resultados de tales actividades son altamente positivos.

Recopilación de datos y mantenimiento de registros

Es importante que todos los contactos médicos, las evaluaciones, las evaluaciones y las encuestas estén debidamente documentados y que los registros se almacenen de manera segura para que, si es necesario para los exámenes de salud de seguimiento, con fines legales o de investigación, puedan recuperarse años e incluso décadas después.

La Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo de la OIT (núm. 171) establece que los servicios de salud en el trabajo deben registrar los datos sobre la salud de los trabajadores en archivos personales confidenciales. Estos archivos también deben contener información sobre los trabajos realizados por los trabajadores, sobre la exposición a los riesgos ocupacionales involucrados en su trabajo y sobre los resultados de cualquier evaluación de la exposición de los trabajadores a estos riesgos. Los datos personales relacionados con las evaluaciones de la salud pueden comunicarse a terceros solo con el consentimiento informado del trabajador en cuestión.

Las condiciones y el tiempo durante los cuales deben conservarse, comunicarse o transferirse los registros que contengan datos sobre la salud de los trabajadores, y las medidas necesarias para mantener su confidencialidad, especialmente cuando estos datos están informatizados, suelen estar prescritos por las leyes o reglamentos nacionales o por las autoridades competentes. autoridad, y se rige por lineamientos éticos reconocidos.

Investigación

De acuerdo con la Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo de la OIT (núm. 171), los servicios de salud en el trabajo, en consulta con los representantes de los empleadores y de los trabajadores, deberían contribuir a la investigación dentro de los límites de sus recursos participando en estudios en la empresa o en los centros pertinentes. rama de actividad económica (por ejemplo, para recopilar datos con fines epidemiológicos o participar en programas nacionales de investigación). Por lo tanto, los médicos ocupacionales involucrados en la implementación de proyectos de investigación estarán obligados por las consideraciones éticas aplicadas a tales proyectos por la Asociación Médica Mundial (WMA) y el Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS). La investigación en el entorno laboral puede involucrar a "voluntarios" sanos, y el servicio de salud ocupacional debería informarles completamente sobre el propósito y la naturaleza de la investigación. Cada participante debe dar su consentimiento individual a la participación en el proyecto. No basta el consentimiento colectivo prestado por el sindicato de trabajadores en la empresa. Los trabajadores deben sentirse libres de retirarse de la investigación en cualquier momento y el servicio de salud ocupacional debe ser responsable de que no sean sometidos a presiones indebidas para permanecer dentro del proyecto en contra de su voluntad.

Enlace y Comunicaciones

Un buen servicio de salud en el trabajo está necesariamente implicado en comunicaciones de muchos tipos.

Colaboración interna

El servicio de salud ocupacional es parte integral del aparato productivo de la empresa. Deberá coordinar estrechamente sus actividades con las de higiene en el trabajo, seguridad en el trabajo, educación sanitaria y promoción de la salud y otros servicios directamente relacionados con la salud de los trabajadores, cuando éstos operen por separado. Además, debe colaborar con todos los servicios en la operación de la empresa: administración de personal, finanzas, relaciones con los empleados, planificación y diseño, ingeniería de producción, mantenimiento de plantas, etc. No debería haber obstáculos para comunicarse con cualquier departamento de la empresa cuando se trate de cuestiones relacionadas con la salud y la seguridad de los trabajadores. Al mismo tiempo, el servicio de salud en el trabajo debe responder a las necesidades y ser sensible a las limitaciones de todos los demás departamentos. Y, si no le reporta al más alto ejecutivo, debe tener el privilegio de acceso directo a la alta dirección en los casos en que se niegue la consideración adecuada de recomendaciones importantes relacionadas con la salud de los trabajadores.

Para funcionar con eficacia, el servicio de salud en el trabajo necesita el apoyo de la dirección de la empresa, el empleador, los trabajadores y sus representantes. Los instrumentos de la OIT (OIT 1981a, 1981b, 1985a, 1985b) requieren que el empleador y los trabajadores cooperen y participen en la implementación de las medidas organizativas y de otro tipo relacionadas con los servicios de salud en el trabajo sobre una base equitativa.

El empleador debería colaborar con el servicio de salud en el trabajo para lograr sus objetivos, en particular mediante:

  • proporcionar información general sobre salud y seguridad en el trabajo en la empresa
  • Proporcionar información sobre cualquier factor conocido o sospechado que pueda afectar la salud de los trabajadores.
  • dotar al servicio de salud ocupacional de los recursos adecuados en cuanto a instalaciones, equipos y suministros, y personal calificado
  • proporcionar la autoridad adecuada para permitir que el servicio de salud en el trabajo desempeñe sus funciones
  • permitir el libre acceso a todas las partes e instalaciones de la empresa (incluidas las plantas separadas y las unidades de campo) y proporcionar información sobre los planes de cambios en los equipos y suministros de producción, así como los procesos de trabajo y la organización del trabajo, de modo que se puedan tomar medidas preventivas antes de que los trabajadores estén expuestos a cualquier peligro potencial
  • dar pronta consideración a las recomendaciones formuladas por el servicio de salud en el trabajo para el control de los riesgos laborales y la protección de la salud de los trabajadores, y velar por su aplicación
  • salvaguardar la independencia profesional de los profesionales de la salud en el trabajo, fomentando y, cuando sea posible, subvencionando su educación y formación continua.

 

Cuando se requiera un programa especial a nivel de planta para actividades de salud ocupacional, la colaboración entre el empleador y el servicio de salud ocupacional es crucial en la preparación de dicho programa y el informe de actividades.

Los servicios de salud en el trabajo se establecen para proteger y promover la salud de los trabajadores mediante la prevención de lesiones laborales y enfermedades profesionales. Muchas funciones de los servicios de salud en el trabajo no pueden llevarse a cabo sin la cooperación de los trabajadores. Según los instrumentos de la OIT, los trabajadores y sus organizaciones deberían cooperar con los servicios de salud en el trabajo y brindar apoyo a estos servicios en el desempeño de sus funciones (OIT, 1981a, 1981b, 1985a, 1985b). Los trabajadores deberían cooperar con los servicios de salud en el trabajo, en particular:

  • informar al servicio de salud en el trabajo sobre cualquier factor conocido o sospechado en el trabajo y el entorno laboral que pueda tener efectos adversos en su salud
  • ayudar al personal de salud ocupacional en el desempeño de sus funciones en el lugar de trabajo
  • participar en exámenes de salud, encuestas y otras actividades realizadas por el servicio de salud ocupacional
  • Obedecer las normas y reglamentos de salud y seguridad.
  • mantener el equipo de seguridad y los dispositivos de protección personal, así como los suministros de primeros auxilios y el equipo de emergencia, y aprender a usarlos correctamente
  • participar en ejercicios de formación en educación sanitaria y seguridad en el lugar de trabajo
  • informar sobre la eficacia de las medidas de seguridad y salud en el trabajo
  • participar en la organización, planificación, ejecución y evaluación de las actividades de los servicios de salud en el trabajo.

 

Los instrumentos de la OIT recomiendan la colaboración entre los empleadores y los trabajadores en materia de seguridad y salud en el trabajo (OIT 1981a, 1981b, 1985a, 1985b). Esta colaboración se lleva a cabo en el comité de seguridad y salud en el trabajo de las empresas, que está integrado por los representantes de los trabajadores y del empleador y constituye un foro de discusión de las cuestiones relativas a la seguridad y salud en el trabajo. El establecimiento de tal comité puede estar prescrito por la legislación o los convenios colectivos en las empresas con 50 o más trabajadores. En las empresas más pequeñas, sus funciones están destinadas a ser cumplidas mediante discusiones menos formales entre los delegados de seguridad de los trabajadores y el empleador.

El comité tiene una amplia gama de funciones (OIT 1981b) que pueden incluir:

  • participar en las decisiones relativas al establecimiento, organización, dotación de personal y funcionamiento del servicio de salud en el trabajo
  • contribuir al programa de salud y seguridad ocupacional de la empresa
  • proporcionar apoyo al servicio de salud en el trabajo en el desempeño de sus funciones
  • participar en la evaluación de las actividades del servicio de salud ocupacional y contribuir a sus informes presentados a los organismos de subvención, la dirección de la empresa y las autoridades externas
  • facilitar la comunicación de información sobre cuestiones de seguridad y salud en el trabajo entre los diferentes servicios de la empresa
  • Proporcionar un foro para discusiones y decisiones sobre acciones de colaboración en la empresa en materia de seguridad y salud en el trabajo.
  • evaluar el estado general de la seguridad y salud en el trabajo en la empresa.

 

El principio de la participación de los trabajadores en las decisiones relativas a su propia salud y seguridad, sobre los cambios en los puestos y entornos de trabajo, y sobre las actividades de seguridad y salud se destaca en directrices recientes sobre la práctica de la salud en el trabajo. También exige que los trabajadores tengan acceso a la información sobre las actividades de la empresa en materia de seguridad y salud en el trabajo y sobre cualquier peligro potencial para la salud que puedan encontrar en el lugar de trabajo. En consecuencia, el principio del “derecho a saber” y los principios de transparencia han sido establecidos o reforzados por la legislación de muchos países.

Colaboración externa

Los servicios de salud en el trabajo deberían establecer relaciones estrechas con los servicios e instituciones externos. Las más importantes son las relaciones con el sistema de atención de la salud pública del país en su conjunto y las instituciones e instalaciones de las comunidades locales. Esto comienza en el nivel de las unidades de atención primaria de la salud y se extiende al nivel de los servicios especializados basados ​​en hospitales, algunos de los cuales también pueden brindar servicios de salud ocupacional. Tales relaciones son importantes cuando es necesario derivar a los trabajadores a servicios de salud especializados para la evaluación y el tratamiento adecuados de las lesiones y enfermedades profesionales, y también para brindar oportunidades para mitigar los posibles efectos adversos de los problemas de salud no ocupacionales en la asistencia y el desempeño laboral. La colaboración con los servicios de salud pública y de salud ambiental es importante. Invitar a los médicos generales y otros profesionales de la salud a visitar el servicio de salud ocupacional y familiarizarse con las demandas que las ocupaciones imponen a sus pacientes o los peligros a los que están expuestos no solo ayudará a establecer relaciones amistosas, sino que también brindará la oportunidad de sensibilizarlos. a los detalles de los problemas de salud ocupacional que normalmente serían ignorados en su trato a los trabajadores a quienes brindan servicios generales de atención médica.

Los institutos de rehabilitación son socios colaboradores frecuentes, particularmente en el caso de trabajadores con minusvalías o discapacidades crónicas que pueden requerir esfuerzos especiales para mejorar y mantener sus capacidades laborales. Dicha colaboración es especialmente importante para recomendar modificaciones laborales temporales que acelerarán y facilitarán el regreso al trabajo de personas que se recuperan de lesiones o enfermedades graves, con etiología ocupacional o no ocupacional.

Las organizaciones de respuesta a emergencias y los proveedores de primeros auxilios, como los servicios de ambulancia, las clínicas de emergencia y para pacientes ambulatorios de los hospitales, los centros de control de envenenamiento, la policía y las brigadas de bomberos, y las organizaciones de rescate cívico pueden garantizar el tratamiento expedito de lesiones y enfermedades agudas y ayudar en la planificación y respuesta a los principales emergencias

Los vínculos apropiados con las instituciones de seguro social y de salud pueden facilitar la administración de los beneficios y el funcionamiento del sistema de compensación para trabajadores.

Las autoridades competentes en materia de seguridad y salud y las inspecciones del trabajo son socios colaboradores clave para los servicios de salud en el trabajo. Además de acelerar las inspecciones formales, las relaciones apropiadas pueden brindar apoyo para las actividades internas de seguridad y salud ocupacional y ofrecer oportunidades para contribuir a la formulación de reglamentos y métodos de aplicación.

La participación en sociedades profesionales y en actividades de institutos de educación/formación y universidades es valiosa para organizar la educación continua de los miembros del personal profesional. Idealmente, el tiempo y los gastos deben ser subsidiados por la empresa. Además, los contactos colegiados con profesionales de la salud en el trabajo que prestan servicios a otras empresas pueden proporcionar información y puntos de vista estratégicos y pueden conducir a asociaciones para la recopilación e investigación de datos significativos.

Los tipos de colaboración descritos anteriormente deben iniciarse desde el comienzo mismo del funcionamiento del servicio de salud en el trabajo y continuarse y ampliarse según corresponda. No sólo pueden facilitar el logro de los objetivos del servicio de salud en el trabajo, sino que también pueden contribuir a los esfuerzos de relaciones públicas y con la comunidad de la empresa.

Infraestructuras para Servicios de Salud Ocupacional

Las infraestructuras para la prestación de servicios de salud en el trabajo no están suficientemente desarrolladas en la mayor parte del mundo, incluidos los países desarrollados y en desarrollo. La necesidad de servicios de salud ocupacional es particularmente aguda en los países en desarrollo y recientemente industrializados, que contienen ocho de cada diez trabajadores del mundo. Si se organizan de manera adecuada y eficaz, dichos servicios contribuirían significativamente no solo a la salud de los trabajadores, sino también al desarrollo socioeconómico general, la productividad, la salud ambiental y el bienestar de los países, las comunidades y las familias (OMS 1995b; Jeyaratnam y Chía 1994). Los servicios de salud ocupacional efectivos no solo pueden reducir el ausentismo por enfermedad evitable y la incapacidad laboral, sino también ayudar a controlar los costos de la atención médica y la seguridad social. Por tanto, el desarrollo de los servicios de salud en el trabajo que abarquen a todos los trabajadores está plenamente justificado tanto desde el punto de vista de la salud de los trabajadores como de la economía.

Las infraestructuras para la provisión de servicios de salud ocupacional deben permitir la implementación efectiva de las actividades necesarias para alcanzar los objetivos de la salud ocupacional (OIT 1985a, 1985b; Rantanen, Lehtinen y Mikheev 1994; OMS 1989b). Para permitir la flexibilidad necesaria, el artículo 7 del Convenio núm. 161 de la OIT establece que los servicios de salud en el trabajo pueden organizarse como un servicio para una sola empresa o como un servicio común a varias empresas. O, de conformidad con las condiciones y prácticas nacionales, los servicios de salud en el trabajo pueden ser organizados por las empresas o grupos de empresas interesadas, las autoridades públicas o los servicios oficiales, las instituciones de seguridad social, cualquier otro organismo autorizado por la autoridad competente, o cualquier combinación de los anteriores. .

Algunos países tienen reglamentos que relacionan la organización de los servicios de salud en el trabajo con el tamaño de la empresa. Por ejemplo, las empresas más grandes deben establecer su propio servicio de salud ocupacional en la planta, mientras que las empresas medianas y pequeñas deben unirse a los servicios grupales. Por regla general, la legislación permite flexibilidad en la elección de modelos estructurales de servicios de salud en el trabajo a fin de satisfacer las condiciones y prácticas locales.

Modelos de Servicios de Salud Ocupacional

Para satisfacer las necesidades de salud en el trabajo de las empresas, que varían mucho en cuanto al tipo de industria, tamaño, tipo de actividad, estructura, etc., se han desarrollado varios modelos diferentes de servicios de salud en el trabajo (Rantanen, Lehtinen y Mikheev 1994; OMS 1989). En los países en desarrollo y recientemente industrializados, por ejemplo, donde la atención médica para la población en general puede ser deficiente, el servicio de salud ocupacional también puede brindar atención primaria de salud no ocupacional a los empleados y sus familias. Esto también se ha implementado con éxito en Finlandia, Suecia e Italia (Rantanen 1990; OMS 1990). Por otro lado, el alto nivel de cobertura de los trabajadores en Finlandia ha sido posible gracias a la organización de centros de salud municipales (unidades de APS) que brindan servicios de salud ocupacional a trabajadores de pequeñas empresas, trabajadores por cuenta propia e incluso pequeños lugares de trabajo operados por grandes empresas. que se encuentran dispersos por todo el país.

Modelo en planta (in-company)

Muchas grandes empresas industriales y no industriales, tanto del sector público como del privado, cuentan con un servicio de salud ocupacional completo e integrado en sus instalaciones que no solo brinda una gama completa de servicios de salud ocupacional, sino que también puede brindar servicios de salud no ocupacional a los trabajadores y sus familias, y pueden realizar investigaciones. Estas unidades suelen contar con personal multidisciplinario que puede incluir no solo médicos y enfermeras ocupacionales, sino también higienistas ocupacionales, ergonomistas, toxicólogos, fisiólogos ocupacionales, técnicos de laboratorio y rayos X, y posiblemente fisioterapeutas, trabajadores sociales, educadores en salud, consejeros y psicólogos industriales. Los servicios de higiene y seguridad en el trabajo pueden ser proporcionados por el personal del servicio de salud en el trabajo o por unidades separadas de la empresa. Estas unidades multidisciplinarias generalmente solo las ofrecen empresas grandes (a menudo multinacionales) y la calidad de sus servicios y el impacto en la salud y la seguridad son muy convincentes.

Las empresas más pequeñas pueden tener una unidad en la planta a cargo de una o más enfermeras de salud ocupacional y un médico ocupacional a tiempo parcial que visita la unidad durante varias horas al día o varias veces a la semana. Una variante es la unidad atendida por una o más enfermeras de salud ocupacional con un médico "de guardia" que visita la unidad solo cuando se lo convoca y generalmente proporciona "órdenes permanentes" que autorizan a la enfermera a realizar procedimientos y dispensar medicamentos que normalmente son prerrogativa. de médicos autorizados únicamente. En algunos casos en los Estados Unidos e Inglaterra, estas unidades son operadas y supervisadas por un contratista externo, como un hospital local o una organización empresarial privada.

Debido a varias razones, el personal de salud ocupacional a veces puede separarse cada vez más de la estructura operativa central de la empresa y, como resultado, la gama de servicios que brinda tiende a reducirse a primeros auxilios y tratamiento de lesiones y enfermedades profesionales agudas. y la realización de exámenes médicos de rutina. Los médicos a tiempo parcial y en particular los de guardia a menudo no adquieren la familiaridad necesaria con los detalles de los tipos de trabajos que se realizan o el entorno de trabajo, y es posible que no tengan suficiente contacto con los gerentes y el comité de seguridad o que no tengan suficiente autoridad para recomendar las medidas preventivas adecuadas.

Como parte de las reducciones en la fuerza laboral observadas en tiempos de recesión, algunas grandes empresas están reduciendo sus servicios de salud ocupacional y, en algunos casos, eliminándolos por completo. Esto último puede ocurrir cuando una empresa con un servicio de salud ocupacional establecido es adquirida por una empresa que no lo había mantenido. En tales casos, la empresa puede contratar recursos externos para operar las instalaciones de la planta y emplear consultores ad hoc para proporcionar servicios especializados tales como higiene ocupacional, toxicología e ingeniería de seguridad. Algunas empresas optan por contratar a un experto en salud ocupacional y ambiental para que actúe como director o gerente médico interno para coordinar los servicios de los proveedores externos, monitorear su desempeño y brindar asesoramiento a la alta dirección sobre asuntos relacionados con la salud y la seguridad de los empleados. y preocupaciones ambientales.

Modelo de grupo o interempresarial

El uso compartido de los servicios de salud en el trabajo por parte de grupos de pequeñas o medianas empresas se ha utilizado ampliamente en países industrializados como Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca, los Países Bajos, Francia y Bélgica. Esto permite que las empresas que son individualmente demasiado pequeñas para tener sus propios servicios disfruten de las ventajas de un servicio integral bien equipado y bien dotado de personal. El Plan Slough, organizado hace algunas décadas en una comunidad industrial de Inglaterra, fue pionero en este tipo de arreglo. En la década de 1980, se descubrió que los interesantes experimentos con centros regionales de salud ocupacional organizados en Suecia eran factibles y particularmente útiles para las medianas empresas, y algunos países, como Dinamarca, se han esforzado por aumentar el tamaño de las unidades compartidas para permitirles proporcionar una gama más amplia de servicios en lugar de dividirlos en unidades monodisciplinarias más pequeñas.

Una desventaja frecuente del modelo de grupo en comparación con el modelo en planta de las empresas más grandes es la distancia entre el lugar de trabajo y el servicio de salud ocupacional. Esto es importante no solo en los casos que requieren primeros auxilios para lesiones más graves (a veces es más prudente enviar estos casos directamente a un hospital local, sin pasar por la unidad de salud ocupacional), sino porque generalmente se pierde más tiempo cuando los trabajadores se ven obligados a ausentarse. las instalaciones cuando busquen servicios de salud durante las horas de trabajo. Otro problema surge cuando las empresas participantes no pueden aportar fondos suficientes para sostener la unidad que se ve obligada a cerrar cuando ya no están disponibles las subvenciones gubernamentales o de fundaciones privadas que pueden haber subvencionado su puesta en marcha.

Modelo orientado a la industria (específico de la rama)

Una variante del modelo de grupo es el uso conjunto de un servicio de salud en el trabajo por varias empresas de la misma industria, comercio o actividad económica. La construcción, la alimentación, la agricultura, la banca y los seguros son ejemplos de sectores que han realizado este tipo de arreglos en Europa; tales modelos se encuentran en Suecia, los Países Bajos y Francia. La ventaja de este modelo es la oportunidad que tiene el servicio de salud en el trabajo de concentrarse en la industria en particular y acumular competencia especial para abordar sus problemas. Tal modelo para la industria de la construcción en Suecia brinda servicios multidisciplinarios sofisticados y de alta calidad para todo el país y ha sido capaz de realizar investigaciones y desarrollar programas que abordan problemas específicos de esa industria.

Clínicas ambulatorias de hospitales

Las clínicas ambulatorias de los hospitales y las salas de emergencia tradicionalmente han brindado servicios a los trabajadores lesionados o enfermos que buscan atención. Una desventaja notable es la falta de familiaridad con las enfermedades profesionales por parte del personal habitual y los médicos tratantes. En algunos casos, como se señaló anteriormente, los servicios de salud ocupacional han hecho arreglos con hospitales locales para brindar ciertos servicios especializados y llenar el vacío, ya sea colaborando en la atención o educando al personal del hospital sobre los tipos de casos que se les pueden derivar.

Más recientemente, los hospitales han comenzado a operar clínicas o servicios especiales de salud ocupacional que se comparan favorablemente con los grandes servicios en planta o grupales descritos anteriormente. Cuentan con médicos especializados en salud ocupacional que también pueden realizar investigaciones relacionadas con los tipos de problemas que ven. En Suecia, por ejemplo, hay ocho clínicas regionales de medicina del trabajo, varias de las cuales están afiliadas a una universidad o facultad de medicina, cada una de las cuales presta servicios a empresas en varias comunidades. Varios tienen una unidad especial para atender a las pequeñas empresas.

Una diferencia significativa entre los servicios colectivos y la actividad hospitalaria es que, en el caso de los primeros, las empresas participantes suelen compartir la propiedad del servicio de salud en el trabajo y tienen la autoridad para tomar decisiones sobre cómo funciona, mientras que la segunda funciona como un policlínico privado o público que tiene una relación proveedor-cliente con las empresas clientes. Esto limita, por ejemplo, la medida en que la participación y la colaboración entre empleadores y trabajadores pueden influir en el funcionamiento de la unidad.

centros de salud privados

El modelo de centro de salud privado es una unidad generalmente organizada por un grupo de médicos (puede ser organizada por una organización empresarial privada que emplea a los médicos) para brindar varios tipos de servicios de salud ambulatorios y, a veces, también hospitalarios. Los centros más grandes a menudo cuentan con un personal multidisciplinario y pueden ofrecer servicios de higiene ocupacional y fisioterapia, mientras que las unidades más pequeñas generalmente solo brindan servicios médicos. Al igual que en el modelo de clínica hospitalaria, la relación proveedor-cliente con las empresas participantes puede dificultar la implementación del principio de participación del empleador y el trabajador en la formulación de políticas y procedimientos.

En algunos países, los centros de salud privados han sido criticados por estar demasiado orientados a los servicios clínicos curativos proporcionados por los médicos. Tal crítica se justifica en el caso de centros más pequeños donde los servicios son prestados por médicos generales en lugar de profesionales de la salud con experiencia en la práctica de la salud ocupacional.

Unidades de atención primaria de salud

Las unidades de atención primaria de la salud suelen estar organizadas por autoridades municipales u otras autoridades locales o por el servicio nacional de salud, y suelen proporcionar tanto servicios preventivos como atención primaria de la salud. Este es el modelo fuertemente recomendado por la OMS como medio de prestación de servicios a las pequeñas empresas y, en particular, a las empresas agrícolas, el sector informal y los trabajadores por cuenta propia. Dado que los médicos generales y las enfermeras generalmente carecen de especialización y experiencia en salud ocupacional, el éxito de este modelo depende de manera crítica de cuánta capacitación en salud ocupacional y medicina ocupacional se pueda organizar para los profesionales de la salud.

Una ventaja de este modelo es su buena cobertura del país y su ubicación en las comunidades donde trabajan y viven las personas a las que sirve. Esta es una ventaja particular en el servicio a los trabajadores agrícolas y trabajadores por cuenta propia.

Una debilidad es su concentración en los servicios generales de salud curativa y el tratamiento de emergencias con una capacidad limitada para llevar a cabo la vigilancia del entorno laboral y para instituir las medidas preventivas necesarias en el lugar de trabajo. Sin embargo, la experiencia en Finlandia, donde las grandes unidades de atención primaria de la salud emplean equipos de especialistas capacitados para brindar servicios de salud en el trabajo, es muy positiva. En el área de Shanghái de China se han ensayado nuevos modelos interesantes para la prestación de servicios de salud en el trabajo por parte de las unidades de atención primaria de la salud.

modelo de seguridad social

En Israel, México, España y algunos países africanos, por ejemplo, los servicios de salud ocupacional son proporcionados por unidades especiales organizadas y operadas por el sistema de seguridad social. En Israel, este modelo es esencialmente similar en estructura y funcionamiento al modelo de grupo, mientras que en otros lugares suele estar más orientado a la atención médica curativa. La característica específica de este modelo es que es operado por la organización responsable de la compensación de los trabajadores por lesiones y enfermedades profesionales. Si bien se brindan servicios curativos y de rehabilitación, el énfasis en el control de los costos de la seguridad social ha llevado a que se dé prioridad a los servicios preventivos.

Selección de un modelo de servicios de salud en el trabajo

La decisión principal de contar o no con un servicio de salud en el trabajo puede estar determinada por la ley, por un contrato obrero-patronal o por las preocupaciones de la dirección sobre la salud y la seguridad de los empleados. Mientras que muchas empresas están motivadas a tomar una decisión positiva por la conciencia del valor de un servicio de salud ocupacional para mantener su aparato productivo, otras están impulsadas por consideraciones económicas como el control de los costos de las prestaciones de compensación de los trabajadores, el ausentismo por enfermedad y la discapacidad evitables, la jubilación anticipada por motivos de salud, sanciones reglamentarias, litigios, etc.

El modelo de prestación de servicios de salud ocupacional puede estar dictado por leyes o reglamentos que pueden ser generales o aplicables sólo a ciertas industrias. Este suele ser el caso del modelo de seguridad social, en el que las empresas clientes no tienen otra opción.

En la mayoría de los casos, el modelo seleccionado está determinado por factores tales como el tamaño de la fuerza laboral y sus características demográficas, los tipos de trabajo que realizan y los peligros que enfrentan en el lugar de trabajo, la ubicación de los lugares de trabajo, el tipo y la calidad de los servicios de salud disponibles en la comunidad y, quizás lo más importante, la riqueza de la empresa y su capacidad para proporcionar el apoyo financiero necesario. A veces, una empresa lanzará una unidad mínima y ampliará y expandirá sus actividades a medida que demuestre su valía y gane la aceptación de los trabajadores. Hasta ahora sólo se han realizado unos pocos estudios comparativos sobre el funcionamiento de varios modelos de servicios de salud en el trabajo en diferentes situaciones.

Servicios de higiene ocupacional

Los instrumentos y lineamientos internacionales recomiendan fuertemente la inclusión de los servicios de higiene ocupacional en el servicio multidisciplinario de salud ocupacional. En algunos países, sin embargo, la higiene ocupacional se lleva a cabo tradicionalmente como una actividad separada e independiente. En tales circunstancias, es necesaria la colaboración con otros servicios implicados en actividades de seguridad y salud en el trabajo.

Servicios de seguridad

Los servicios de seguridad se llevan a cabo tradicionalmente como una actividad separada, ya sea por oficiales de seguridad o ingenieros de seguridad que son empleados de la empresa (OIT 1981a; Bird y Germain 1990) o mediante algún tipo de acuerdo de consultoría. En el servicio de seguridad en la planta, el oficial de seguridad suele ser también el principal responsable de la seguridad en la empresa y representa al empleador en tales asuntos. Nuevamente, la tendencia moderna es integrar la seguridad junto con la higiene ocupacional y la salud ocupacional y otros servicios involucrados en las actividades de salud ocupacional para formar una entidad multidisciplinaria.

Cuando las actividades de seguridad se lleven a cabo en paralelo con las de salud ocupacional e higiene ocupacional, la colaboración es necesaria particularmente en lo que se refiere a la identificación de peligros de accidentes, evaluación de riesgos, planificación e implementación de medidas preventivas y de control, educación y capacitación de gerentes, supervisores y trabajadores, y la recogida, mantenimiento y registro de los registros de accidentes, y el funcionamiento de las medidas de control que se establezcan.

Dotación del Servicio de Salud Ocupacional

Tradicionalmente, el servicio de salud ocupacional cuenta con un médico de salud ocupacional únicamente, o un médico y una enfermera que, quizás con la adición de un higienista industrial, pueden ser designados como el personal "básico". Sin embargo, las disposiciones más recientes exigen que, siempre que sea posible, el personal de salud en el trabajo sea de composición multidisciplinaria.

El personal puede ampliarse a un equipo multidisciplinario completo según el modelo del servicio, la naturaleza de la industria y los tipos de trabajo involucrados, la disponibilidad de los diversos especialistas o de programas para capacitarlos, y el alcance de los recursos financieros disponibles. recursos. Cuando no forman parte del personal, los puestos de personal suplementario pueden ser ocupados por servicios de apoyo externos (OMS 1989a, 1989b). Pueden incluir ingenieros de seguridad, especialistas en salud mental (p. ej., psicólogos, consejeros), fisiólogos del trabajo, ergonomistas, fisioterapeutas, toxicólogos, epidemiólogos y educadores de la salud. La mayoría de ellos rara vez se incluyen en el personal de tiempo completo del servicio de salud ocupacional y están involucrados a tiempo parcial o "según sea necesario" (Rantanen 1990).

Dado que las necesidades cuantitativas de personal de salud en el trabajo varían mucho según la empresa de que se trate, el modelo de organización y los servicios prestados por el servicio de salud en el trabajo, así como según la disponibilidad de servicios de apoyo y paralelos, no es posible ser categórico sobre la tamaño numérico del personal (Rantanen 1990; Rantanen, Lehtinen y Mikheev 1994). Por ejemplo, 3,000 trabajadores en una gran empresa requieren menos personal del que se necesitaría para proporcionar una gama similar de servicios para 300 lugares de trabajo con 10 empleados cada uno. Se ha observado, sin embargo, que actualmente en Europa la proporción habitual es un médico y dos enfermeras para atender de 2,000 a 3,000 trabajadores. La variación es amplia, oscilando entre 1 por 500 y 1 por 5,000. En algunos países, las decisiones sobre la dotación de personal del servicio de salud en el trabajo las toma el empleador sobre la base de los tipos y el volumen de los servicios prestados, mientras que en varios países la legislación estipula el número y la composición del personal de salud en el trabajo. Por ejemplo, la legislación reciente en los Países Bajos requiere que el equipo de salud ocupacional esté compuesto al menos por un médico, un higienista, un ingeniero de seguridad y un experto en relaciones laborales/organizacionales (Ministerial Order on the Certification of SHW Services and Expertise Requirements for SHW Servicios 1993).

Muchos países han formulado criterios de competencia oficiales o semioficiales para los médicos y enfermeras del trabajo, pero no se han establecido los de las demás disciplinas. Los nuevos principios de la Unión Europea requieren la confirmación de la competencia de todos los especialistas en salud ocupacional, y algunos países han establecido sistemas de certificación para ellos (CEC 1989; Orden Ministerial sobre la Certificación de los Servicios de SHW y Requisitos de Experiencia para los Servicios de SHW 1993).

Los currículos de formación para especialistas en salud ocupacional no están bien desarrollados, aparte de los de médicos ocupacionales, enfermeras y, en algunos países, higienistas ocupacionales (Rantanen 1990). Se ha fomentado el establecimiento de planes de estudios en todos los niveles para todas las categorías de especialistas, incluidos los programas de educación básica, de posgrado y continua. También se considera conveniente incluir elementos de formación en salud ocupacional a nivel de educación básica, no solo en las facultades de medicina sino también en otras instituciones como universidades técnicas, facultades de ciencias, etc. Además de la formación científica y las habilidades prácticas necesarias para la práctica de la salud ocupacional, la capacitación debe incluir el desarrollo de actitudes apropiadas hacia la protección de la salud de los trabajadores. La formación en colaboración con especialistas de otras disciplinas permitiría un enfoque multidisciplinar. También se considera necesaria la formación en colaboración con las autoridades competentes y los empresarios.

La identidad profesional de los especialistas en salud ocupacional debe ser apoyada de manera equitativa entre las diversas disciplinas. El fortalecimiento de su independencia profesional es crucial para el desempeño eficiente de sus funciones y puede aumentar el interés de otros profesionales de la salud en el desarrollo de carreras de por vida en salud ocupacional. Es importante que se reorganicen los currículos de capacitación mientras los países desarrollan nuevos criterios de competencia y certificación para los especialistas en salud ocupacional.

Infraestructuras para Servicios de Apoyo

La mayoría de las empresas no pueden permitirse el servicio integral multidisciplinario de salud en el trabajo necesario para sus programas de salud y seguridad en el trabajo. Además de los servicios básicos proporcionados a la empresa, el propio servicio de salud ocupacional puede necesitar experiencia técnica en áreas tales como (Kroon y Overeynder 1991; CEC 1989; Rantanen, Lehtinen y Mikheev 1994):

  • higiene ocupacional (medición y análisis)
  • ergonomía
  • información y asesoramiento sobre nuevos problemas y enfoques para su solución
  • desarrollo organizacional
  • psicologia y manejo del estres
  • nuevos desarrollos en medidas y equipos de control
  • apoyo a la investigación.

 

Los países han utilizado diferentes enfoques para la organización de tales servicios. Por ejemplo, Finlandia tiene un Instituto de Salud Ocupacional con seis institutos regionales para brindar apoyo de expertos para los servicios de salud ocupacional de primera línea. La mayoría de los países industrializados tienen un instituto nacional de este tipo o una estructura comparable con servicios de investigación, formación, información y consulta como funciones principales; son raros en los países en desarrollo. Cuando no exista tal instituto, estos servicios pueden ser proporcionados por grupos de investigación universitarios, instituciones de seguridad social, sistemas nacionales de servicios de salud, autoridades gubernamentales de salud y seguridad en el trabajo y consultores privados.

Las experiencias de los países industrializados han demostrado la conveniencia de crear en cada país en vías de industrialización y de desarrollo reciente un centro especial para la investigación y el desarrollo de la salud en el trabajo que pueda:

  • proporcionar apoyo para el desarrollo, la evaluación y el seguimiento de políticas
  • proporcionar apoyo científico continuo para establecer estándares y límites de exposición ocupacional
  • desarrollar e implementar criterios para evaluar la competencia en las diversas disciplinas de salud ocupacional
  • proporcionar y promover la creación de programas educativos y de capacitación para aumentar el número y la competencia de los especialistas en salud ocupacional
  • Proporcionar información y asesoramiento sobre asuntos de salud ocupacional no solo a quienes están en el campo, sino también a gerentes, sindicatos, agencias gubernamentales y al público en general.
  • realizar o encargar las investigaciones necesarias en materia de seguridad y salud en el trabajo.

 

Cuando un instituto individual no puede proporcionar todos los servicios necesarios, es posible que se necesite una red entre varias unidades de servicio, como universidades, instituciones de investigación y otras organizaciones similares.

Financiamiento de los Servicios de Salud Ocupacional

De acuerdo con los instrumentos de la OIT, la responsabilidad principal de financiar los servicios de seguridad y salud en el trabajo recae en el empleador, sin cargo alguno para los trabajadores. En algunos países, sin embargo, hay modificaciones de estos principios. Por ejemplo, los costos de la prestación de servicios de salud ocupacional pueden ser sustancialmente subsidiados por la institución de seguridad social. Un ejemplo de ello es Finlandia, donde la responsabilidad financiera principal recae en el empleador, pero el 50% de los costos serán reembolsados ​​por la institución de seguro social siempre que haya evidencia de cumplimiento con las normas de salud y seguridad en el trabajo y el comité de seguridad y salud en el trabajo. de la empresa confirma que los servicios de salud ocupacional se han prestado adecuadamente.

En la mayoría de los países, tales sistemas nacionales de reembolso están disponibles. En el modelo de centro de salud comunitario para la prestación de servicios de salud ocupacional, los costos de puesta en marcha de las instalaciones, el equipo y el personal los cubre la comunidad, pero los costos operativos se cubren mediante el cobro de tarifas a los empleadores y a los trabajadores por cuenta propia.

Los sistemas de reembolso o subsidio tienen por objeto fomentar la disponibilidad de servicios para empresas con limitaciones económicas y, en particular, para empresas de pequeña escala que rara vez pueden disponer de los recursos adecuados. La eficacia de dicho sistema queda demostrada por la experiencia de Suecia en la década de 1980, en la que la asignación de sumas sustanciales de financiamiento gubernamental para subsidiar el servicio de salud ocupacional para las empresas en general y en particular para las empresas de pequeña escala aumentó la proporción de trabajadores cubiertos de 60% a más del 80%.

Sistemas de Calidad y Evaluación de Servicios de Salud Ocupacional

El servicio de salud en el trabajo debería evaluar continuamente por sí mismo sus objetivos, actividades y resultados obtenidos en materia de protección de la salud de los trabajadores y mejora del medio ambiente de trabajo. Muchas empresas tienen arreglos para auditorías independientes periódicas realizadas por especialistas en la organización o por consultores externos. En algunos países, existen mecanismos gubernamentales o privados para la recertificación periódica basados ​​en protocolos formales de auditoría. En algunas empresas, las encuestas periódicas a los empleados proporcionan indicaciones útiles sobre la consideración de los trabajadores por el servicio de salud en el trabajo y su satisfacción con los servicios que presta. Para que sea verdaderamente valioso, debe haber una retroalimentación de los resultados de dichas encuestas para los empleados participantes, y evidencia de que se están tomando las medidas adecuadas para abordar cualquier problema que revelen.

Muchos de los países industrializados (p. ej., los Países Bajos y Finlandia) han iniciado el uso de las normas de la serie ISO 9000 en el desarrollo de sistemas de calidad para los servicios de salud en general, así como para los servicios de salud ocupacional. Esto es particularmente apropiado porque muchas empresas clientes están aplicando dichos estándares a sus procesos de producción. Algunas empresas que han incluido sus servicios de salud ocupacional en la aplicación de la Gestión de Calidad Total (también conocida como Mejora Continua de la Calidad) en todas sus organizaciones han reportado una experiencia positiva en términos de calidad mejorada y operación más fluida de los servicios.

En la práctica, la aplicación de un programa de mejora continua de la calidad implica que cada departamento o unidad de la empresa analice sus funciones y desempeño, e instituya los cambios necesarios para llevar su calidad a un nivel óptimo. El servicio de salud en el trabajo no sólo debe ser un participante dispuesto en este esfuerzo, sino que debe estar disponible para asegurar que las consideraciones de salud y seguridad de los trabajadores no se pasen por alto en este proceso.

La evaluación de la calidad de los servicios de salud en el trabajo no sólo responde a los intereses de los empleadores, los trabajadores y las autoridades competentes, sino también a los intereses de los proveedores de los servicios. Se han desarrollado varios esquemas para dicha evaluación en varios países. A efectos prácticos, la autoevaluación por parte del propio personal del servicio de salud en el trabajo puede ser la más práctica, en particular cuando existe un comité de seguridad y salud para evaluar los resultados de dicha evaluación.

Existe un interés creciente por examinar los aspectos económicos de los servicios de seguridad y salud en el trabajo y validar su rentabilidad, pero todavía se han publicado pocos estudios de este tipo.

Desarrollo escalonado de los servicios de salud en el trabajo

El Convenio de la OIT sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 161) y la Recomendación que lo acompaña (núm. 171) alientan a los países a desarrollar progresivamente servicios de salud en el trabajo para todos los trabajadores, en todas las ramas de la actividad económica y en todas las empresas, incluidas las del sector público. sector y los miembros de las cooperativas de producción. Algunos países ya han desarrollado servicios bien organizados basados ​​en disposiciones estipuladas por su legislación.

Comenzando con los servicios establecidos, hay tres estrategias para un mayor desarrollo: ampliar el espectro completo de actividades para cubrir más empresas y más trabajadores; expandir el contenido de los servicios de salud ocupacional ofreciendo solo servicios básicos; y expansión gradual tanto del contenido como de la cobertura.

Se han discutido las actividades mínimas que debe realizar un servicio de salud en el trabajo. En algunos países, se limitan a exámenes de salud realizados por médicos especialmente autorizados. En 1989, la Consulta Europea/OMS sobre Servicios de Salud en el Trabajo (OMS 1989b) propuso que el mínimo debería comprender las siguientes actividades básicas:

  • evaluación de las necesidades de salud ocupacional
  • acciones preventivas y de control dirigidas al ambiente de trabajo
  • actividades preventivas dirigidas al trabajador
  • actividades curativas limitadas a primeros auxilios, diagnóstico de enfermedades profesionales, rehabilitación en el regreso al trabajo
  • seguimiento y evaluación de las estadísticas de lesiones y enfermedades profesionales.

 

En la práctica, existe una gran cantidad de lugares de trabajo en todo el mundo que aún no han podido brindar ningún servicio a sus trabajadores. En consecuencia, el primer paso para un programa nacional puede limitarse simplemente a establecer servicios de salud ocupacional que brinden estas actividades básicas a quienes más las necesitan.

Perspectivas futuras para el desarrollo de los servicios de salud en el trabajo

El futuro desarrollo de los servicios de salud en el trabajo depende de una serie de factores del mundo del trabajo y también de las economías y políticas nacionales. Las tendencias más importantes en los países industrializados incluyen el envejecimiento de la fuerza laboral, el aumento de los patrones de empleo y los horarios de trabajo irregulares, el trabajo a distancia (teletrabajo), los lugares de trabajo móviles y el aumento constante de las pequeñas empresas y los trabajadores por cuenta propia. Se introducen nuevas tecnologías, se utilizan nuevas sustancias y materiales y aparecen nuevas formas de organización del trabajo. Hay presión para aumentar simultáneamente la productividad y la calidad, lo que da como resultado la necesidad de mantener una fuerte motivación para el trabajo frente al ritmo creciente de cambio, y la necesidad de aprender nuevas prácticas y métodos de trabajo crece rápidamente.

Si bien las medidas para combatir los riesgos laborales tradicionales han tenido éxito, particularmente en los países industrializados, es poco probable que estos riesgos desaparezcan por completo en un futuro cercano y seguirán representando un peligro, aunque para poblaciones más pequeñas de trabajadores. Los problemas psicológicos y psicosociales se están convirtiendo en riesgos ocupacionales dominantes. La globalización de la economía mundial, la regionalización y el crecimiento de las economías y empresas multinacionales están creando una fuerza de trabajo internacionalmente móvil y dando como resultado la exportación de riesgos laborales a áreas en las que las regulaciones y restricciones protectoras son débiles o inexistentes.

En respuesta a estas tendencias, la Segunda Reunión de los Centros Colaboradores de la OMS en Salud Ocupacional (la Red de 52 Institutos Nacionales de Salud Ocupacional) celebrada en octubre de 1994 desarrolló la Estrategia Mundial sobre Salud Ocupacional para Todos con particular relevancia para el desarrollo futuro de la salud ocupacional. práctica. Con respecto al desarrollo ulterior de los servicios de salud en el trabajo, en el futuro deberán abordarse las siguientes cuestiones emergentes:

  • desarrollo universal de la salud ocupacional para todos a fin de igualar las condiciones de trabajo y salud en todas partes del mundo
  • desarrollar mejores métodos predictivos para evaluar por adelantado los riesgos para la salud de las exposiciones y proporcionar criterios de salud y seguridad para planificadores, diseñadores e ingenieros industriales
  • mejorar la integración de los servicios de salud ocupacional con otros servicios de la empresa
  • desarrollar sistemas mejorados para proporcionar servicios de salud ocupacional a pequeñas empresas, trabajadores agrícolas y trabajadores por cuenta propia
  • acelerar y mejorar la evaluación de los peligros potenciales introducidos por nuevas tecnologías, materiales y sustancias
  • fortalecer las estrategias y metodologías aplicables en el tratamiento de los aspectos psicosociales del trabajo, con especial atención al control de los riesgos y la prevención de sus efectos adversos
  • mejorar la capacidad para prevenir y controlar los trastornos musculoesqueléticos, las lesiones por esfuerzo acumulativo y el estrés laboral
  • aumentar la atención a las necesidades de los trabajadores que envejecen y mejorar los métodos para su adaptación al trabajo y el mantenimiento de las capacidades laborales
  • desarrollar y mejorar programas para mantener las capacidades laborales de los desempleados y facilitar su reempleo
  • aumentar el número y la competencia de los profesionales en muchas disciplinas relacionadas con la salud y la seguridad en el trabajo y reconocer la necesidad de involucrar disciplinas nuevas como la ciencia de la organización del trabajo, la gestión de la calidad y la economía de la salud.

 

En resumen, los servicios de salud ocupacional enfrentarán desafíos formidables durante la próxima década y más allá, además de las presiones económicas, políticas y sociales inherentes a las cambiantes configuraciones nacionales e industriales. Incluyen los problemas de salud ocupacional relacionados con las nuevas tecnologías de la información y la automatización, las nuevas sustancias químicas y las nuevas formas de energía física, los peligros de las nuevas biotecnologías, la reubicación y la transferencia internacional de tecnologías peligrosas, el envejecimiento de la fuerza laboral, los problemas especiales de estos grupos vulnerables como los enfermos crónicos y los discapacitados, así como el paro y los desplazamientos forzados por la búsqueda de empleo, y la aparición de nuevas enfermedades hasta ahora no reconocidas que pueden afectar a la población activa.

Conclusiones

Las infraestructuras de salud en el trabajo no están suficientemente desarrolladas para satisfacer las necesidades de los trabajadores en todas partes del mundo. La necesidad de servicios eficaces de salud en el trabajo está aumentando en lugar de disminuir. Los instrumentos de la OIT sobre los servicios de salud en el trabajo y las estrategias paralelas de la OMS brindan una base válida para el desarrollo significativo de los servicios de salud en el trabajo, y deberían ser utilizados por cada país, ya que establece objetivos de política para garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores en el país.

Los países en desarrollo y recientemente industrializados contienen aproximadamente 8 de cada 10 de los trabajadores del mundo, y no más del 5 al 10% de esta población activa tiene acceso a servicios de salud ocupacional adecuados. En muchos países industrializados esta proporción se eleva a no más del 20 al 50%. Si tales servicios pudieran organizarse y proporcionarse para todos los trabajadores, no solo influirían favorablemente en la salud de los trabajadores, sino que también tendrían una influencia positiva en el bienestar y la situación económica de los países, sus comunidades y toda su población. Esto también ayudaría a controlar los costos del ausentismo por enfermedad y la discapacidad evitables y frenar la escalada de los costos de la atención médica y la seguridad social.

Se dispone de directrices internacionales para políticas y programas de salud ocupacional eficaces, pero no se aplican suficientemente a nivel nacional y local. Debe fomentarse la colaboración entre los países y las organizaciones internacionales y entre los propios países para proporcionar el apoyo financiero, técnico y profesional necesario para aumentar el acceso a los servicios de salud en el trabajo.

La gama y cantidad de servicios de salud en el trabajo que necesita una empresa varían mucho según las condiciones del país y la comunidad, la naturaleza de la industria y los procesos y materiales utilizados, así como las características de la mano de obra. Los servicios preventivos deben tener la máxima prioridad y debe garantizarse un nivel aceptable de calidad.

Hay una variedad de modelos disponibles para organizar los servicios de salud ocupacional y crear las infraestructuras asociadas. La elección debe estar determinada por las características de la empresa, los recursos disponibles en términos de finanzas, instalaciones, personal calificado, los tipos de problemas anticipados y lo que está disponible en la comunidad. Se necesita más investigación sobre la idoneidad de varios modelos en diferentes situaciones.

Proporcionar servicios de salud en el trabajo de alta calidad a menudo requiere la participación de una amplia gama de disciplinas psicosociales, de salud y seguridad en el trabajo, de salud general. El servicio ideal está formado por un equipo multidisciplinar en el que están representadas varias de estas especialidades. Sin embargo, incluso estos servicios deben recurrir a fuentes externas cuando se requieren especialistas que se utilizan con poca frecuencia. Para satisfacer la creciente necesidad de tales especialistas, se debe contratar, capacitar y proporcionar la especialización en salud ocupacional necesaria para una eficacia óptima en el mundo del trabajo. Debe fomentarse la colaboración internacional en la recopilación de la información disponible y el diseño de su aplicación en diversas circunstancias, y debe promoverse ampliamente su difusión a través de redes ya establecidas.

Las actividades de investigación en salud ocupacional se han centrado tradicionalmente en áreas como la toxicología, la epidemiología y el diagnóstico y tratamiento de problemas de salud. Se necesita más investigación sobre la efectividad de varios modelos y mecanismos para brindar servicios de salud ocupacional, sobre su costo-efectividad y su adaptabilidad a diferentes circunstancias.

Hay una serie de metas y objetivos de los servicios de salud ocupacional, algunos de los cuales pueden necesitar ser reconsiderados debido al mundo laboral en constante cambio. Estos deben ser examinados y revisados ​​por los organismos internacionales más autorizados a la luz de los problemas nuevos y emergentes de salud y seguridad en el trabajo y las nuevas formas de promover y proteger la salud de los trabajadores.

Los convenios y recomendaciones sobre salud y seguridad en el trabajo de la OIT, los enfoques y las normas incorporados en ellos, las estrategias y resoluciones de la OMS, así como los programas internacionales de ambas organizaciones, constituyen una base sólida para el trabajo nacional y una amplia cooperación internacional en el desarrollo y mejoramiento de la salud ocupacional. servicios y prácticas de salud. Dichos instrumentos y su debida implementación son particularmente necesarios en todo el mundo en tiempos de vida laboral que cambia rápidamente; en implementación de nuevas tecnologías; y bajo el riesgo creciente de anteponer los objetivos económicos y materiales a corto plazo a los valores de seguridad y salud.

 

Atrás

Viernes, febrero 11 2011 20: 05

Servicios y práctica de salud ocupacional

Infraestructuras, Práctica y Enfoques en Salud Ocupacional

Si bien se ha avanzado mucho desde la década de 1980 hacia un enfoque integral de la salud en el trabajo en el que se persigue la protección y promoción de la salud de los trabajadores junto con el mantenimiento y la promoción de su capacidad de trabajo, con especial énfasis en el establecimiento y mantenimiento de un entorno seguro y ambiente de trabajo saludable para todos, hay mucho espacio para la discusión sobre la manera en que se implementa realmente la salud ocupacional. La expresion practica de salud ocupacional se utiliza actualmente para cubrir todo el espectro de actividades realizadas por empleadores, trabajadores y sus organizaciones, diseñadores y arquitectos, fabricantes y proveedores, legisladores y parlamentarios, inspectores del trabajo y de la salud, analistas del trabajo y especialistas en organización del trabajo, organizaciones de normalización, universidades e instituciones de investigación para proteger la salud y promover la seguridad y la salud en el trabajo.

La expresion practica de salud ocupacional incluye la contribución de los profesionales de la salud ocupacional, pero no se limita a su práctica de la salud ocupacional.

A menudo se produce confusión porque el término servicios de salud ocupacional puede usarse para denotar:

  • La provisión de servicios de salud ocupacional (es decir, la contribución de los profesionales de la salud en el trabajo a la seguridad y la salud en el trabajo)
  • los arreglos organizacionales institucionalizados para proporcionar dichos servicios (es decir, el servicios de salud ocupacional que forman parte de la infraestructura para proteger y promover la salud de los trabajadores).

 

Para superar esta dificultad y varias otras causas comunes de malentendidos, se utilizó la siguiente redacción para el segundo punto de la agenda de la Duodécima Sesión del Comité Conjunto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional: “Infraestructuras para la práctica de la salud ocupacional: opciones y modelos para políticas nacionales, enfoques, estrategias y programas de atención primaria de salud, y funciones de los servicios de salud en el trabajo” (1995b) con el siguiente entendimiento de los términos:

  • practica de salud ocupacional comprende las actividades de todos aquellos que contribuyen a la protección y promoción de la salud de los trabajadores ya la mejora de las condiciones y el medio ambiente de trabajo; estos términos no deben entenderse como meramente la práctica de los profesionales de la salud ocupacional.
  • Enfoques de salud ocupacional incorpora una serie de principios y enfoques para orientar la acción, como el principio general de atención primaria de la salud defendido por la OMS y la mejora de las condiciones y el entorno de trabajo defendido por la OIT.
  • Infraestructuras para la práctica de la salud ocupacional significa los arreglos organizativos para implementar una política nacional y llevar a cabo acciones a nivel de empresa; las infraestructuras pueden adoptar la forma de servicios de salud en el trabajo "institucionalizados" e incluir muchos otros organismos, como los institutos nacionales de seguridad y salud en el trabajo.

 

El uso de las palabras clave. infraestructuras, práctica y enfoques permite a los diversos actores y socios en la prevención desempeñar sus roles individuales en sus respectivos campos de competencia y también actuar de manera conjunta.

Servicios de salud ocupacional contribuir a la práctica de salud ocupacional, el cual es intrínsecamente multidisciplinario e intersectorial e involucra a otros especialistas dentro y fuera de la empresa, además de los profesionales de seguridad y salud en el trabajo, así como a las autoridades gubernamentales correspondientes, los empleadores, los trabajadores y sus representantes. Desde el punto de vista funcional, los servicios de salud en el trabajo deben considerarse tanto parte de las infraestructuras de salud a nivel nacional como de las infraestructuras que existen para la aplicación de la legislación pertinente sobre seguridad y salud en el trabajo. Es una decisión nacional determinar si dichos servicios deben estar bajo la supervisión del ministerio de trabajo, el ministerio de salud, las instituciones de seguridad social, un comité nacional tripartito u otros organismos.

Existe un gran número de modelos de servicios de salud en el trabajo. Uno de ellos cuenta con el respaldo de un amplio consenso a nivel internacional: el modelo propuesto por el Convenio (núm. 161) y la Recomendación (núm. 171) sobre los servicios de salud en el trabajo de la OIT adoptados por la Conferencia Internacional del Trabajo en 1985. Los países deberían considerar este modelo como un objetivo hacia el cual se debe avanzar, teniendo en cuenta, por supuesto, las diferencias locales y la disponibilidad de personal especializado y recursos financieros. Debería adoptarse una política nacional para desarrollar progresivamente servicios de salud en el trabajo para todos los trabajadores, teniendo en cuenta los riesgos específicos de las empresas. Dicha política debería formularse, aplicarse y revisarse periódicamente a la luz de las condiciones y prácticas nacionales en consulta con las organizaciones de empleadores y de trabajadores más representativas. Deberían establecerse planes que indiquen las medidas que se tomarán cuando los servicios de salud en el trabajo no puedan establecerse inmediatamente para todas las empresas.

Cooperación multidisciplinar y colaboración intersectorial: una perspectiva de conjunto

La OIT y la OMS tienen una definición común de salud en el trabajo (véase el recuadro), que fue adoptada por el Comité Mixto OIT/OMS sobre Salud en el Trabajo en su primera reunión (1950) y revisada en su duodécima reunión (1995).

Los gobiernos, en colaboración con las organizaciones de empleadores y de trabajadores y las organizaciones profesionales interesadas, deberían diseñar políticas, programas y planes de acción adecuados y apropiados para el desarrollo de la salud ocupacional con contenido multidisciplinario y una cobertura integral. En cada país, el alcance y el contenido de los programas deben adaptarse a las necesidades nacionales, deben tener en cuenta las condiciones locales y deben incorporarse a los planes nacionales de desarrollo. El Comité Conjunto OIT/OMS enfatizó que los principios consagrados en los Convenios de la OIT No. 155 y No. 161 y las Recomendaciones que los acompañan, así como las resoluciones, directrices y enfoques de la OMS relacionados con la salud ocupacional, brindan una guía universalmente aceptada para el diseño de tales políticas y programas (Comité Conjunto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional 1992).

 


 

Definición de salud ocupacional adoptada por el Joint
Comité de Salud Ocupacional de la OIT/OMS (1950)

La salud en el trabajo debería tener como objetivo la promoción y el mantenimiento del más alto grado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las ocupaciones; la prevención entre los trabajadores de las alteraciones de la salud causadas por sus condiciones de trabajo; la protección de los trabajadores en su empleo contra los riesgos resultantes de factores adversos para la salud; la colocación y mantenimiento del trabajador en un ambiente ocupacional adecuado a sus capacidades fisiológicas y psicológicas y; en resumen: la adaptación del trabajo al hombre y de cada hombre a su puesto.

El enfoque principal de la salud ocupacional se centra en tres objetivos diferentes: (i) el mantenimiento y la promoción de la salud y la capacidad de trabajo de los trabajadores; (ii) la mejora del entorno de trabajo y el trabajo para que sean conducentes a la seguridad y la salud y (iii) el desarrollo de organizaciones laborales y culturas laborales en una dirección que apoye la salud y la seguridad en el trabajo y, al hacerlo, también promueva un clima social positivo y funcionamiento y puede aumentar la productividad de las empresas. El concepto de cultura laboral pretende en este contexto significar un reflejo de los sistemas de valores esenciales adoptados por la empresa en cuestión. Tal cultura se refleja en la práctica en los sistemas de gestión, política de personal, principios de participación, políticas de formación y gestión de la calidad de la empresa.

 


 

Hay características similares entre la estrategia de la OIT para la mejora de las condiciones y el medio ambiente de trabajo y el principio general de atención primaria de salud de la OMS. Ambos se basan en consideraciones técnicas, éticas y sociales similares y ambos:

  • apuntar a todos los interesados, trabajadores o público
  • definir políticas, estrategias y medios de acción
  • insistir en la responsabilidad de cada empleador por la salud y la seguridad de los trabajadores en su empleo
  • enfatizar la prevención primaria y el control del riesgo en la fuente
  • dar especial importancia a la información, la educación sanitaria y la formación
  • indicar la necesidad de desarrollar una práctica de salud ocupacional que sea fácilmente accesible para todos y esté disponible en el lugar de trabajo
  • reconocer el lugar central de la participación, la participación comunitaria en los programas de salud, la participación intersectorial y la participación de los trabajadores en la mejora de las condiciones y el medio ambiente de trabajo
  • destacar las interacciones entre salud, medio ambiente y desarrollo, así como entre seguridad y salud en el trabajo y empleo productivo.

 

El enfoque principal de la actividad de la OIT ha sido la provisión de directrices internacionales y un marco legal para el desarrollo de políticas e infraestructuras de salud ocupacional sobre una base tripartita (incluidos gobiernos, empleadores y trabajadores) y el apoyo práctico para acciones de mejora en el lugar de trabajo. mientras que la OMS se ha concentrado en la provisión de antecedentes científicos, metodologías, apoyo técnico y en la capacitación de personal de salud y personal relacionado para la salud ocupacional (Comité Conjunto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional 1992).

Cooperación multidisciplinar

Para la OMS, Salud ocupacional incluye la seguridad en el trabajo. La higiene se conceptualiza como dirigida a la prevención de enfermedades mientras que la seguridad se piensa como la disciplina que previene lesiones corporales por accidentes. Para la OIT, seguridad y salud en el trabajo se considera como una disciplina que tiene como objetivo la prevención de las lesiones laborales (tanto enfermedades profesionales como accidentes) y la mejora de las condiciones de trabajo y del medio ambiente. Los términos seguridad en el trabajo, salud ocupacional, medicina ocupacional, higiene ocupacional y enfermeria de salud ocupacional se utilizan para reconocer la contribución de diferentes profesiones (por ejemplo, ingenieros, médicos, enfermeras, higienistas) y en reconocimiento del hecho de que la organización de la seguridad y salud en el trabajo a nivel de empresa muy a menudo comprende servicios separados de seguridad y salud en el trabajo, así como comités de seguridad y salud.

Hasta cierto punto, seguridad en el trabajo y la prevención primaria están más directamente ligadas a la tecnología que se utiliza, al proceso de producción y a la gestión diaria que Salud ocupacional, que se centra más en las relaciones entre el trabajo y la salud, en particular en la vigilancia del medio ambiente de trabajo y de la salud de los trabajadores (prevención secundaria), así como en los factores humanos y aspectos ergonómicos. Además, a nivel de empresa, los ingenieros son una presencia necesaria y son parte integral de la línea de gestión (ingenieros de producción, mantenimiento, técnicos, etc.), mientras que la salud e higiene ocupacional requiere la intervención de especialistas en el campo de la salud que no necesitan estar presentes para el funcionamiento de la empresa, pero pueden ser consultores o pertenecer a un servicio externo de salud ocupacional.

Cualesquiera que sean los arreglos organizativos y la terminología que se utilicen, lo más importante es que los profesionales de la seguridad y la salud en el trabajo trabajen en equipo. No necesariamente tienen que estar en la misma unidad o servicio, aunque esto puede ser deseable cuando sea apropiado. El énfasis no debe estar en la estructura de los servicios sino en la ejecución de sus funciones a nivel empresarial de manera sólida (desde un punto de vista científico, técnico y ético). El énfasis debe estar en la cooperación y coordinación en la elaboración e implementación de un programa de acción, así como en el desarrollo de conceptos unificadores, como “culturas de trabajo” (cultura de seguridad, cultura de protección laboral, cultura corporativa) que conducen a la seguridad y la salud en el trabajo y la “mejora continua de la calidad” de las condiciones y el medio ambiente de trabajo.

En 1992, el Comité Conjunto OIT/OMS enfatizó que el alcance de la salud ocupacional es muy amplio (como se muestra en el cuadro 1), abarcando disciplinas tales como medicina ocupacional, enfermería ocupacional, higiene ocupacional, seguridad ocupacional, ergonomía, ingeniería, toxicología, medio ambiente. higiene, psicología del trabajo y gestión de personal. La colaboración y participación de empleadores y trabajadores en los programas de salud ocupacional es un requisito previo esencial para una práctica exitosa de la salud ocupacional.

Tabla 1. Seis principios y tres niveles para una buena práctica de salud ocupacional

 

Principios

Niveles

Prevención

Protección

Adaptación

Promoción

Mitigación

Individuos (diversidad)

Prevención de accidentes

Higiene industrial

Los 1920s

Medicina industrial

Equipo de protección personal

Los 1930s

Organización científica del trabajo.

Analisis de trabajo

Los 1950s

Programas de asistencia al empleado

Los 1950s

Compensación de tratamiento

Los 1910s

Grupos (grupos expuestos, necesidades especiales)

Ambiente de trabajo seguro y saludable

Seguridad incorporada

Los 1970s

Medicina Ocupacional

Protección de Maquinaria

Los 1940s

Ergonomía incluido el diseño

Los 1950s

Programas de promoción de la salud de los trabajadores

Los 1980s

Planificación y preparación para emergencias

Los 1970s

La sociedad y todos los trabajadores
(principio general de la atención primaria de salud)

Tecnologías de control

Gestión de la salud ambiental

Los 1970s

Salud Ambiental

Epidemiología

Cuidado de salud preventiva

Los 1960s

Tecnologías apropiadas

Protección de los consumidores

Los 1970s

Programas de educación y promoción de la salud

Los 1970s

Curativo

seguro de salud,
Rehabilitación

Los 1920s

Nota: Los tiempos (1910, 1920, etc.) son arbitrarios. Las fechas se dan simplemente para dar una idea de la escala de tiempo para el desarrollo progresivo de un enfoque integral en salud ocupacional. Las fechas variarán de un país a otro y pueden indicar el comienzo o el pleno desarrollo de una disciplina o la aparición de nuevos términos o enfoques para una práctica que se ha llevado a cabo durante muchos años. Este cuadro no pretende delinear disciplinas exactas involucradas en el proceso sino presentar de manera concisa sus relaciones en el marco de un enfoque multidisciplinario y de cooperación intersectorial, hacia un ambiente de trabajo seguro y saludable y salud para todos, con un enfoque participativo y el objetivo de nuevas formas de desarrollo que deben ser equitativas para ser sostenibles.

 

La definición de un objetivo común es una de las soluciones para evitar la trampa de una excesiva compartimentación de las disciplinas. Esta compartimentación de las disciplinas a veces puede ser una ventaja, ya que permite un análisis profundo y especializado de los problemas. A menudo puede ser un factor negativo, porque impide el desarrollo de un enfoque multidisciplinario. Existe la necesidad de desarrollar conceptos unificadores que abran campos de cooperación. La nueva definición de salud ocupacional adoptada por el Comité Conjunto en 1995 cumple este propósito.

A veces puede haber discusiones acaloradas sobre si la salud ocupacional es una disciplina en sí misma, o es parte de la protección laboral, de la salud ambiental o de la salud pública. Cuando el problema es más que académico e involucra decisiones tales como qué organización o ministerio es competente para áreas temáticas específicas, el resultado puede tener consecuencias significativas con respecto a la asignación de fondos y la distribución de recursos disponibles en forma de experiencia y equipo.

Una de las soluciones a tal problema es abogar por enfoques convergentes basados ​​en los mismos valores con un objetivo común. El enfoque de la OMS sobre la atención primaria de la salud y el enfoque de la OIT de mejorar las condiciones y el medio ambiente de trabajo pueden cumplir este propósito. Con valores comunes de equidad, solidaridad, salud y justicia social en mente, estos enfoques pueden traducirse en estrategias (la estrategia de salud ocupacional para todos de la OMS) y programas (el Programa Internacional para la Mejora de las Condiciones y el Medio Ambiente de Trabajo de la OIT), así como como en planes de acción y actividades implementadas o realizadas a nivel empresarial, nacional e internacional por todos los socios en la prevención, protección y promoción de la salud de los trabajadores, de forma independiente o conjunta.

Hay otras posibilidades. La Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) propone el “concepto de prevención” como un camino dorado hacia la seguridad social para abordar la “seguridad en todo el mundo” en el trabajo y en el hogar, en la carretera y durante el tiempo libre. La Comisión Internacional de Salud Ocupacional (ICOH) está desarrollando un enfoque de ética en salud ocupacional y cataliza un acercamiento y una fertilización cruzada entre la salud ocupacional y la salud ambiental. Se puede observar una tendencia similar en muchos países donde, por ejemplo, las asociaciones profesionales ahora reúnen a especialistas en salud ocupacional y salud ambiental.

Colaboración intersectorial

En 1984, la Conferencia Internacional del Trabajo anual de la OIT adoptó una resolución sobre la mejora de las condiciones y el medio ambiente de trabajo que incorpora el concepto de que la mejora de las condiciones y el medio ambiente de trabajo es un elemento esencial para la promoción de la justicia social. Hizo hincapié en que la mejora de las condiciones y el medio ambiente de trabajo son una contribución positiva al desarrollo nacional y representan una medida del éxito de cualquier política económica y social. Enunciaba tres principios fundamentales:

  • El trabajo debe realizarse en un entorno seguro y saludable.
  • Las condiciones de trabajo deben ser compatibles con el bienestar y la dignidad humana de los trabajadores.
  • El trabajo debe ofrecer posibilidades reales de realización personal, autorrealización y servicio a la sociedad.

 

Durante la década de 1980 se produjo un cambio del concepto de desarrollo hacia el concepto de “desarrollo sostenible”, que incluye “el derecho a una vida sana y productiva en armonía con la naturaleza” tal como se indica en el primer principio de la Declaración de Río (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo—UNCED 1992). El objetivo de un medio ambiente seguro y saludable se ha convertido así en una parte integral del concepto de desarrollo sostenible, que también implica equilibrar la protección del medio ambiente con la generación de oportunidades de empleo, mejores medios de vida y salud para todos. Tanto la salud ambiental como la salud ocupacional contribuyen a que el desarrollo sea sostenible, equitativo y sólido no sólo desde el punto de vista económico sino también humano, social y ético. Este cambio de paradigma se ilustra en la figura 1.

Figura 1. Un enfoque multidisciplinario hacia un desarrollo sostenible y equitativo

OHS100F1

El propósito de esta figura es ilustrar la interacción entre la salud ocupacional y la salud ambiental y su contribución de apoyo mutuo para un desarrollo sostenible. Identifica un área que representa la integración de los objetivos económicos y sociales que pueden alcanzarse teniendo en cuenta al mismo tiempo el medio ambiente, el empleo y la salud.

La Comisión de Salud y Medio Ambiente de la OMS ha reconocido además que “el tipo de desarrollo necesario para salvaguardar la salud y el bienestar dependerá de muchas condiciones, incluido el respeto por el medio ambiente, mientras que el desarrollo sin tener en cuenta el medio ambiente inevitablemente resultará en un deterioro de la salud humana”. (OMS 1992). En la misma línea, la salud ocupacional debe ser reconocida como un “valor agregado”, es decir, una contribución positiva al desarrollo nacional y una condición de su sostenibilidad.

De particular importancia para el trabajo de la OIT y la OMS son la Declaración y el Programa de Acción adoptados por la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social celebrada en Copenhague en 1995. La Declaración compromete a las naciones del mundo a perseguir la meta de un desarrollo pleno, productivo y el empleo libremente elegido como prioridad básica de sus políticas económicas y sociales. La Cumbre indicó claramente que el objetivo no debe ser crear cualquier tipo de empleo, sino empleos de calidad que salvaguarden los derechos e intereses básicos de los trabajadores. Dejó en claro que la creación de empleos de buena calidad debe incluir medidas para lograr un ambiente de trabajo saludable y seguro, para eliminar los riesgos ambientales para la salud y brindar seguridad y salud ocupacional. Esta es una indicación de que el futuro de la salud ocupacional bien puede ser una asociación activa para conciliar el empleo, la salud y el medio ambiente hacia un desarrollo equitativo y sostenible.

El enfoque de la atención primaria de la salud hace hincapié en la equidad social, la asequibilidad y la accesibilidad, la participación y la participación de la comunidad, como señaló el Comité Conjunto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional en 1995. Estos valores morales y éticos básicos son comunes a la OIT y la OMS. El enfoque de atención primaria de salud es innovador porque aplica valores sociales a la atención de salud preventiva y curativa. Esta complementariedad no siempre ha sido claramente entendida; a veces la confusión se debe a la interpretación de palabras comunes, lo que ha llevado a un grado de malentendido al discutir las funciones y actividades reales que deben realizar la OIT y la OMS, que son complementarias y se apoyan mutuamente.

Puede considerarse que la atención primaria de salud se basa en los principios de equidad social, autosuficiencia y desarrollo comunitario. También puede considerarse como una estrategia para reorientar los sistemas de salud, con el fin de promover la participación individual y comunitaria y la colaboración entre todos los sectores relacionados con la salud. Un principio general debería ser que la atención primaria de salud debería incorporar un componente de salud ocupacional y los servicios especializados de salud ocupacional deberían aplicar el principio general de atención primaria de salud, independientemente del modelo estructural vigente.

Hay muchos socios en la prevención, que comparten la filosofía tanto de la OIT como de la OMS, que deberían brindar los insumos necesarios para implementar una buena práctica laboral. El Comité Conjunto OIT/OMS ha indicado que la OIT y la OMS deberían promover un enfoque inclusivo de la salud ocupacional en sus países miembros. Si se utiliza este enfoque, la salud ocupacional puede verse como un tema multidisciplinario e integrado. Bajo esta luz, las actividades de diferentes organizaciones y ministerios no serán competitivas ni contradictorias, sino que serán complementarias y de apoyo mutuo, trabajando hacia un desarrollo equitativo y sostenible. El énfasis debe estar en objetivos comunes, conceptos unificados y valores básicos.

Como señaló el Comité Conjunto OIT/OMS en 1995, existe la necesidad de desarrollar indicadores de salud ocupacional para la promoción y el seguimiento de la progresión hacia la salud y el desarrollo sostenible. Las formas de desarrollo que ponen en peligro la salud no pueden reclamar la calidad de ser equitativas o sostenibles. Los indicadores hacia la “sostenibilidad” incluyen necesariamente indicadores de salud, ya que UNCED enfatizó que el compromiso de “proteger y promover la salud humana” es un principio fundamental para el desarrollo sostenible (Agenda 21, Capítulo 6). La OMS ha asumido un papel de liderazgo en el desarrollo tanto del concepto como del uso de indicadores de salud ambiental, algunos de los cuales se refieren a la salud y el entorno laboral.

Se espera que la OMS y la OIT desarrollen indicadores de salud ocupacional que puedan ayudar a los países en la evaluación, tanto retrospectiva como prospectiva, de su práctica de salud ocupacional, y ayudarlos a monitorear el progreso realizado hacia los objetivos establecidos por las políticas nacionales sobre seguridad ocupacional. la salud en el trabajo y el medio ambiente de trabajo. El desarrollo de dichos indicadores centrados en las interacciones entre el trabajo y la salud también podría ayudar a los servicios de salud ocupacional a evaluar y orientar sus programas y actividades para mejorar las condiciones y el entorno de trabajo (es decir, monitorear la eficiencia y la forma en que llevan a cabo sus funciones).

Normas y orientación

Los convenios y recomendaciones de la OIT sobre seguridad y salud en el trabajo definen los derechos de los trabajadores y asignan deberes y responsabilidades a las autoridades competentes, a los empleadores y a los trabajadores en el campo de la seguridad y la salud en el trabajo. Los Convenios y Recomendaciones de la OIT adoptados por la Conferencia Internacional del Trabajo, tomados en su conjunto, constituyen el Código Internacional del Trabajo que define las normas mínimas en el campo laboral.

La política de la OIT en materia de salud y seguridad en el trabajo está contenida esencialmente en dos convenios internacionales y las recomendaciones que los acompañan. El Convenio de la OIT sobre seguridad y salud en el trabajo (núm. 155) y su Recomendación (núm. 164), de 1981, prevén la adopción de una política nacional de seguridad y salud en el trabajo a nivel nacional y describen las acciones necesarias a nivel nacional y a nivel nacional. empresas para promover la seguridad y la salud en el trabajo y mejorar el entorno de trabajo. El Convenio de la OIT sobre los servicios de salud en el trabajo (núm. 161) y su Recomendación (núm. 171), de 1985, prevén el establecimiento de servicios de salud en el trabajo que contribuirán a la aplicación de la política de seguridad y salud en el trabajo y desempeñarán sus funciones a nivel Nivel de Empresa.

Estos instrumentos contemplan un abordaje integral de la salud ocupacional que incluye la prevención primaria, secundaria y terciaria y es consistente con los principios generales de la atención primaria de salud. Indican la manera en que idealmente se debe brindar atención de salud ocupacional a las poblaciones trabajadoras y proponen un modelo que canaliza hacia el lugar de trabajo las actividades organizadas que requieren personal experto para catalizar una interacción entre varias disciplinas para promover la cooperación entre todos los socios en la prevención. . Estos instrumentos también proporcionan un marco organizativo en el que los profesionales de la salud en el trabajo pueden prestar servicios de calidad de manera eficiente para garantizar la protección y promoción de la salud de los trabajadores y contribuir a la salud de las empresas.

Clave

El Convenio núm. 161 define servicios de salud ocupacional como servicios dedicados a funciones esencialmente preventivas y responsables de asesorar a los empleadores, trabajadores y sus representantes en la empresa sobre los requisitos para establecer y mantener un entorno de trabajo seguro y saludable que optimice la salud física y mental en relación con el trabajo y sobre la adaptación del trabajo a las capacidades de los trabajadores, tomando en consideración su estado de salud física y mental.

El Convenio especifica que los servicios de salud en el trabajo deberían incluir aquellas de las siguientes funciones que sean adecuadas y apropiadas a los riesgos laborales en el lugar de trabajo:

  • identificación y evaluación de los riesgos derivados de los peligros para la salud en el lugar de trabajo
  • Vigilancia de los factores del entorno de trabajo y de las prácticas laborales que puedan afectar a la salud de los trabajadores, incluidas las instalaciones sanitarias, los comedores y las viviendas cuando el empleador proporcione estas instalaciones.
  • asesoramiento sobre la planificación y organización del trabajo, incluido el diseño de los lugares de trabajo, sobre la elección, el mantenimiento y el estado de la maquinaria y otros equipos y sobre las sustancias utilizadas en el trabajo
  • participación en el desarrollo de programas para la mejora de las prácticas de trabajo, así como pruebas y evaluación de los aspectos de salud de los nuevos equipos
  • asesoramiento en salud, seguridad e higiene en el trabajo y en ergonomía y equipos de protección individual y colectiva
  • vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con el trabajo
  • promover la adaptación del trabajo al trabajador
  • contribuir a las medidas de readaptación profesional
  • colaborar en la información, formación y educación en los campos de la salud e higiene en el trabajo y la ergonomía
  • organización de primeros auxilios y tratamiento de emergencia
  • participando en análisis de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

 

El Convenio y la Recomendación de la OIT son muy flexibles con respecto a las formas de organización de los servicios de salud en el trabajo. El establecimiento de servicios de salud en el trabajo puede hacerse por leyes o reglamentos, por convenios colectivos o de cualquier otra forma aprobada por la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones representativas de los empleadores y trabajadores interesados. Los servicios de salud en el trabajo pueden organizarse como un servicio para una sola empresa o como un servicio común a varias empresas. En la medida de lo posible, los servicios de salud en el trabajo deberían estar situados cerca del lugar de trabajo o deberían organizarse para garantizar su correcto funcionamiento en el lugar de trabajo. Pueden ser organizados por las empresas interesadas, por las autoridades públicas o servicios oficiales, por las instituciones de seguridad social, por cualquier otro organismo autorizado por las autoridades o, de hecho, por una combinación de cualquiera de ellos. Esto ofrece un alto grado de flexibilidad e, incluso en el mismo país, se pueden utilizar varios o todos estos métodos, según las condiciones y prácticas locales.

La flexibilidad del Convenio demuestra que el espíritu de los instrumentos de la OIT sobre los servicios de salud en el trabajo es hacer más hincapié en sus objetivos que en las normas administrativas para alcanzarlos. Es importante garantizar la salud ocupacional a todos los trabajadores, o al menos avanzar hacia este objetivo. Este progreso suele lograrse gradualmente, pero es necesario avanzar hacia el logro de estos objetivos y movilizar recursos de la manera más eficiente para este fin.

Existen varios métodos de financiación de la salud en el trabajo. En muchos países, la obligación de establecer y mantener servicios de salud en el trabajo recae en los empleadores. En otros países forman parte de esquemas nacionales de salud o servicios de salud pública. La dotación de personal, la financiación y la formación del personal no se detallan en el Convenio sino que son enfoques nacionales individuales.

Existen muchos ejemplos de servicios de salud en el trabajo establecidos por instituciones de seguridad social o financiados por planes especiales de seguro de los trabajadores. En ocasiones, su financiamiento se rige por un arreglo acordado entre el ministerio de trabajo y el ministerio de salud o por las instituciones de seguridad social. En algunos países, los sindicatos dirigen los servicios de salud en el trabajo. También existen arreglos especiales en los que una institución central u organismo tripartito recauda los fondos de los empleadores y luego los desembolsa para brindar atención médica en el trabajo o los distribuye para financiar el funcionamiento de los servicios de salud en el trabajo.

Las fuentes de financiación de los servicios de salud en el trabajo también pueden variar según sus actividades. Por ejemplo, cuando tienen actividades curativas, la seguridad social puede contribuir a su financiación. Si los servicios de salud en el trabajo participan en programas de salud pública y en actividades de promoción de la salud o de investigación, es posible que se encuentren o estén disponibles otras fuentes de financiación. La financiación dependerá no sólo del modelo estructural elegido para organizar los servicios de salud laboral, sino también del valor que la sociedad conceda a la protección y promoción de la salud y de su voluntad de invertir en salud laboral y en prevención de riesgos laborales.

Condiciones de Operación

Se hace especial hincapié en las condiciones de funcionamiento de los servicios de salud en el trabajo. No sólo es necesario que los servicios de salud en el trabajo ejecuten una serie de tareas, sino que es igualmente importante que estas tareas se realicen de manera adecuada, teniendo en cuenta los aspectos técnicos y éticos.

Hay algunos requisitos básicos con respecto al funcionamiento de los servicios de salud en el trabajo que se detallan en el Convenio de la OIT, y especialmente en la Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo. Estos se pueden resumir de la siguiente manera:

  • El personal de los servicios de salud en el trabajo debería estar calificado y gozar de plena independencia profesional.
  • Debe garantizarse la confidencialidad.
  • Los trabajadores deben ser informados de las actividades de los servicios y de los resultados de sus evaluaciones de salud.
  • Los empleadores, los trabajadores y sus representantes deberían participar en la operación de los servicios y en el diseño de sus programas.

 

Cada vez se tienen más en cuenta las dimensiones éticas de la salud en el trabajo y se hace hincapié en la necesidad de una evaluación continua y de calidad de los servicios de salud en el trabajo. No sólo es necesario determinar qué se debe hacer, sino también con qué fin y en qué condiciones. La Recomendación de la OIT sobre los servicios de salud en el trabajo (núm. 171) introdujo un primer conjunto de principios a este respecto. El Código Internacional de Ética para Profesionales de la Salud Ocupacional adoptado por la Comisión Internacional de Salud Ocupacional (ICOH 1992) proporciona más orientación.

En 1995, el Comité Conjunto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional enfatizó que “la garantía de calidad de los servicios debe ser una parte integral del desarrollo de los servicios de salud ocupacional. No es ético dar un servicio de mala calidad”. El Código de Ética de ICOH prescribe que “los profesionales de la salud ocupacional deben instituir un programa de auditoría profesional de sus propias actividades para garantizar que se hayan establecido estándares apropiados, que se cumplan y que las deficiencias, si las hubiere, se detecten y corrijan”. .

Objetivos y valores comunes

El papel de los servicios de salud en el trabajo institucionalizados debe verse dentro del marco más amplio de las políticas e infraestructuras sanitarias y sociales. Las funciones de los servicios de salud en el trabajo contribuyen a la aplicación de las políticas nacionales sobre seguridad y salud en el trabajo y medio ambiente de trabajo propugnadas por el Convenio (núm. 155) y la Recomendación (núm. 164) de 1981 sobre seguridad y salud en el trabajo de la OIT. Salud en el trabajo Los servicios contribuyen también a la consecución de los objetivos plasmados en la estrategia “Salud para Todos” preconizada por la OMS como política de equidad, solidaridad y salud.

Hay signos de una tendencia creciente a movilizar experiencia y recursos en el marco de acuerdos de redes y empresas conjuntas. A nivel internacional, tal es ya el caso de la seguridad química, donde existe un mecanismo interinstitucional para la seguridad química: el Programa Interinstitucional para la Gestión Racional de los Productos Químicos (IOMC). Hay muchos otros campos en los que están surgiendo o podrían desarrollarse nuevas formas flexibles de cooperación internacional entre países y organizaciones internacionales, como la protección radiológica y la seguridad biológica.

Los arreglos en red abren nuevos campos de cooperación que pueden adaptarse de manera flexible al tema que se va a abordar, como el estrés laboral, la coordinación de la investigación o la actualización de este Enciclopedia. El énfasis se pone en las interacciones y ya no en la compartimentación vertical de las disciplinas. El concepto de liderazgo da paso a la asociación activa. La creación de redes internacionales para la seguridad y la salud en el trabajo se está desarrollando rápidamente y podría seguir desarrollándose sobre la base de las estructuras existentes que podrían estar interconectadas. Las funciones de la OIT y la OMS bien pueden ser iniciar redes internacionales diseñadas para satisfacer las necesidades y demandas de sus mandantes y alcanzar el objetivo común de proteger a las personas en el trabajo.

Los valores sociales y éticos acordados por la comunidad internacional están incorporados en los Convenios y Recomendaciones de la OIT, así como en la política de la OMS sobre “Salud para Todos”. Desde la década de 1980 el concepto de desarrollo sostenible ha ido emergiendo progresivamente y, tras la Conferencia de Río y la Cumbre Social de Copenhague, ahora tiene en cuenta las interrelaciones entre empleo, salud y medio ambiente. El objetivo común de un entorno de trabajo seguro y saludable para todos reforzará la determinación de todos los que participan en la seguridad y salud en el trabajo para servir mejor a la salud de los trabajadores y contribuir a un desarrollo sostenible y equitativo para todos. Uno de los principales desafíos en salud ocupacional bien puede ser resolver el conflicto entre valores como el derecho a la salud y el derecho al trabajo a nivel individual y de todos los trabajadores, con el objetivo de proteger la salud y permitir el empleo.

 

Atrás

Historia

En la década de 1930, la aplicación en Francia de ciertas cláusulas del código laboral relativas a la higiene en el trabajo demostró el valor de proporcionar a los inspectores del lugar de trabajo acceso a médicos consultores.

Las leyes de 17 de julio de 1937 y 10 de mayo de 1946 (artículos L 611-7 y R 611-4) facultaron al Departamento de Inspección del Trabajo para ordenar intervenciones médicas temporales. Con el tiempo, estas intervenciones, originalmente concebidas como intermitentes, se convirtieron en actividades continuas complementarias y realizadas simultáneamente con la inspección del lugar de trabajo.

A la promulgación de la ley de 11 de octubre de 1946 sobre medicina del trabajo siguió pronto el establecimiento de un marco técnico permanente para la inspección médica de los lugares de trabajo y de los trabajadores. El decreto de 16 de enero de 1947 estableció el marco, las escalas salariales, el estatuto y las funciones de los inspectores médicos de los lugares de trabajo y de los trabajadores.

Sin embargo, desde 1947, el desarrollo técnico en esta área ha sido irregular y esporádico, y el número de inspectores médicos a veces no ha estado a la altura del número de tareas de inspección; esto último también se ha aplicado a las inspecciones de los lugares de trabajo. Así, mientras los departamentos médicos creados de conformidad con la ley del 11 de octubre de 1946 aumentaron en prevalencia e importancia, el número de inspectores médicos se redujo gradualmente de 44, el número inicialmente previsto en 1947, a 21. Estas tendencias contradictorias explican en parte algunas de las las críticas que ha tenido que afrontar el sistema de medicina del trabajo.

Sin embargo, desde 1970, y particularmente desde 1975, se ha realizado un esfuerzo importante para crear un Departamento de Inspección Médica del Trabajo capaz de dar respuesta a las necesidades de los aproximadamente 6,000 médicos que atienden a más de 12 millones de trabajadores. En 1980, se asignaron a los servicios de inspección 39 puestos remunerados, de los cuales 36 fueron efectivamente ocupados. En 1995 había 43 puestos disponibles. El Plan de Acción Prioritario Número 12 del VII Plan prevé 45 inspectores médicos; esto llevará los niveles de personal a los niveles previstos originalmente en 1947.

Al mismo tiempo que los funcionarios franceses reconocían la necesidad de establecer un departamento de inspección especializado responsable de la aplicación de las directivas legislativas y reglamentarias relativas a la higiene y la medicina en el trabajo, en otros países se llegaban a conclusiones idénticas. En respuesta a este creciente consenso, la OIT, en colaboración con la OMS, convocó un coloquio internacional sobre la inspección médica de los lugares de trabajo, en Ginebra en 1963. Entre los resultados destacados del coloquio estuvo la definición de las responsabilidades, deberes y conocimientos y los requisitos de formación de los inspectores médicos, y las técnicas y métodos de inspección médica.

Organización general

La oficina central del Departamento de Inspección Médica Laboral y del Trabajador es parte del Departamento de Relaciones Industriales y reporta directamente al Director Regional de Relaciones Industriales e Inspección Médica. El Director Regional, a su vez, forma parte del Consejo Regional de Trabajo y Empleo y reporta directamente al Director Regional de Trabajo y Empleo. El número de profesionales y trabajadores en Francia en 1995 era:

  • 12.5 millones de trabajadores beneficiados con cobertura general
  • 6,337 médicos, de los cuales 2,500 son de tiempo completo
  • 4,000 enfermeras
  • 1,500 departamentos médicos
  • El 90% de los trabajadores son seguidos por los servicios médicos sectoriales.

 

El número de inspectores médicos en cada región depende del número de puestos de medicina ocupacional asalariados en esa región. En general, cada inspector médico regional debe ser responsable de aproximadamente 300,000 trabajadores. Sin embargo, esta regla general está sujeta a modificaciones en cualquier dirección, según el tamaño y la geografía de cada región.

Misión

Aunque muchas de sus cláusulas ya no son pertinentes o han caducado, es útil, sin embargo, revisar las responsabilidades de los inspectores médicos prescritas por el citado decreto de 16 de enero de 1947.

El médico a cargo del departamento es responsable, entre otras cosas, de la coordinación de todos los problemas médicos en los distintos departamentos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Sus funciones pueden ser prorrogadas por decreto.

El Inspector Médico de Lugares de Trabajo y Trabajadores:

    1. mantener, con los Comités Técnicos de las Cajas de Ahorro y Crédito de la Seguridad Social, contacto directo y permanente con el Departamento de Inspección de Trabajo, y velar por la aplicación de la legislación relativa a la higiene del trabajo y la protección de la salud de los trabajadores
    2. realizar, de forma permanente, actividades destinadas a proteger la salud de los trabajadores en el lugar de trabajo; estas actividades comprenderán, entre otras, la supervisión de los Servicios de Medicina del Trabajo establecidos en virtud de la ley de 11 de octubre de 1946
    3. supervisar, en estrecha colaboración con los departamentos psicotécnicos, los exámenes médicos destinados a determinar la aptitud para el trabajo de los trabajadores, y reclasificar y derivar a los trabajadores temporalmente incapacitados para el trabajo o con discapacidad física a centros de rehabilitación
    4. Supervisar, en colaboración con los Comités Técnicos de las Cajas de Crédito de la Seguridad Social, la elaboración, compilación y explotación de estadísticas sobre las características fisiopatológicas de la mano de obra.

           

          El Inspector Médico de Trabajo comunicará a los Comités Técnicos de las Cajas de Crédito de la Seguridad Social la información que posea sobre el riesgo de enfermedades y accidentes de trabajo en las distintas empresas. La nota de 15 de septiembre de 1976 relativa a la organización de los Departamentos de Relaciones Laborales asigna al Departamento de Inspección Médica del Trabajo y de los Trabajadores las siguientes responsabilidades:

          • la investigación de los aspectos técnicos de la medicina del trabajo, la patología, la fisiología del trabajo y la ergonomía
          • la investigación de cuestiones relacionadas con la protección de la salud de los trabajadores y las condiciones de trabajo
          • la investigación de los aspectos médicos del trabajo
          • el seguimiento del progreso en medicina, fisiología y ergonomía
          • la coordinación de la recopilación de información regional.

           

          La gestión de los inspectores médicos implica:

          • la coordinación de los inspectores médicos regionales
          • la elaboración y aplicación de informes, estudios técnicos e investigaciones realizadas a nivel regional o transregional y, en última instancia, de grupos de trabajo especializados
          • la organización de reuniones que brinden a los miembros del Departamento de Inspección Médica Laboral y del Lugar de Trabajo la oportunidad de comparar experiencias y definir enfoques coherentes para nuevos problemas
          • la elaboración de procedimientos de contratación y formación de inspectores médicos de los lugares de trabajo y de los trabajadores
          • la educación continua de todos los inspectores médicos regionales.

           

          Además de estas actividades básicas, el Departamento de Inspección Médica del Lugar de Trabajo y de los Trabajadores también colabora con los departamentos de relaciones laborales y recursos humanos en todos los casos relacionados con aspectos médicos del trabajo (especialmente aquellos que involucran a trabajadores discapacitados, candidatos a educación continua y solicitantes de empleo) y es responsable para gestionar, coordinar, reclutar y capacitar a los inspectores médicos regionales y asegurar su educación técnica continua. Finalmente, la oficina central del Departamento también realiza actividades de consultoría y es el representante oficial del gobierno en asuntos relacionados con la medicina del trabajo.

          Los Departamentos centrales o regionales de Inspección Médica del Trabajo y de los Trabajadores del Departamento de Trabajo pueden ser llamados a intervenir cuando otros departamentos gubernamentales sin sus propios servicios de inspección médica (en particular, el Departamento de Salud y Seguridad Social) se enfrentan a problemas relacionados con la prevención. o corrección de riesgos de salud ocupacional; estos departamentos del Departamento de Trabajo también pueden ayudar en el establecimiento de un departamento de prevención médica. Excepto en los casos en que la parte solicitante sea otro servicio gubernamental de inspección del trabajo, la función del Departamento suele limitarse a una función consultiva.

          Del 7 al 10 de junio de 1994, casi 1,500 personas asistieron a la XIII Revistas nacionales de medicina del trabajo (el 23 Congreso Nacional de Medicina del Trabajo) organizado por la Société et l'Institut de médecine du travail et d'ergonomie de Franche-Comté (Sociedad e Instituto de Medicina del Trabajo y Ergonomía de Franche-Comté). Se discutieron los siguientes temas:

          • neurotoxicidad de la exposición a disolventes de bajo nivel
          • la salud y la precariedad de la salud y el trabajo
          • estrés y tensión del trabajo contemporáneo: el papel del médico ocupacional.

           

          El Departamento es el representante del gobierno en las agencias o instituciones medicosociales, científicas y profesionales en el campo de la medicina del trabajo. Estos incluyen el Conseil National de l'Ordre des Médecins (el Consejo Nacional de la Orden de Médicos), le Haut Comité d'Études et d'Information contre l'alcoolisme (la Alta Comisión para la Investigación e Información sobre Alcoholismo) y varias instituciones universitarias y científicas. Además, el Departamento central de Inspección Médica Laboral y del Lugar de Trabajo es llamado con frecuencia para presentar la posición del gobierno francés sobre cuestiones médicas a la Comunidad Económica Europea, la OMS y la OIT. Similares competencias tienen las Direcciones Territoriales, de acuerdo con la Circular DRT nº 18-79, de 6 de julio de 1979, sobre el papel de la cooperación entre los inspectores de trabajo y los médicos inspectores de los lugares de trabajo en la prevención de riesgos laborales. La circular identifica las actividades de orientación, información, supervisión, gestión e intervención que se realizarán, en su caso, en colaboración con las direcciones autonómicas, departamentales o locales de inspección del trabajo.

          Aunque tanto los inspectores del lugar de trabajo como los inspectores médicos comparten objetivos comunes (la prevención de riesgos para la salud en el trabajo), sus intervenciones específicas pueden diferir, según la experiencia técnica requerida. Otras circunstancias pueden, en cambio, requerir su colaboración.

          Propuesta de nueva circular

          Una circular en preparación reitera y actualiza las cláusulas de la circular de 6 de julio de 1979. Cabe señalar que el 1 de enero de 1995, los Departamentos de Formación Ocupacional asumieron las responsabilidades de los Departamentos de Trabajo y Empleo autonómicos. Por lo tanto, debe revisarse la función, el papel y la misión de los inspectores médicos de los lugares de trabajo.

          En resumen, podemos decir que hacia 1980, los departamentos de inspección médica habían recuperado, a todos los efectos, el papel y las funciones que originalmente se les había previsto en el período 1946-47. El próximo paso más probable en la inspección médica es aumentar el énfasis en la promoción, la gestión y la investigación en los lugares de trabajo. Esta evolución, cabe señalar, es paralela a la de la propia medicina del trabajo. Tras un largo período de desarrollo e implementación que ya puede considerarse prácticamente finalizado, la medicina del trabajo debe emprender ahora una nueva era de mejora cualitativa y avance científico.

           

          Atrás

          La cobertura de los trabajadores en pequeñas empresas (SSE) es quizás el desafío más abrumador para los sistemas de prestación de servicios de salud ocupacional. En la mayoría de los países, las pequeñas y medianas empresas comprenden la gran mayoría de las empresas comerciales e industriales, alcanzando hasta el 90% en algunos de los países en desarrollo y recientemente industrializados, y se encuentran en todos los sectores de la economía. Emplean en promedio a casi el 40% de la fuerza laboral en los países industrializados pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y hasta el 60% de la fuerza laboral en los países en desarrollo y recientemente industrializados. Aunque sus trabajadores están expuestos a una gama de peligros tal vez aún mayor que sus contrapartes en las grandes empresas (Reverente 1992; Hasle et al. 1986), por lo general tienen poco o ningún acceso a los servicios modernos de salud y seguridad en el trabajo.

          Definición de empresas de pequeña escala

          Las empresas se clasifican como de pequeña escala sobre la base de características tales como el tamaño de su inversión de capital, el monto de sus ingresos anuales o el número de empleados. Dependiendo del contexto, el número de la última categoría ha oscilado entre uno y 500 empleados. En este artículo, el término SSE se aplicará a las empresas que tengan 50 empleados o menos, la definición más aceptada (OIT 1986).

          Las pequeñas y medianas empresas están ganando importancia en las economías nacionales. Son intensivos en empleo, flexibles para adaptarse a situaciones de mercado que cambian rápidamente y brindan oportunidades de trabajo para muchos que de otro modo estarían desempleados. Sus requisitos de capital suelen ser bajos y pueden producir bienes y servicios cerca del consumidor o cliente.

          También presentan desventajas. Su vida útil es a menudo breve, lo que dificulta el control de sus actividades y, con frecuencia, sus pequeños márgenes de beneficio se logran únicamente a expensas de sus trabajadores (que a menudo también son sus propietarios) en términos de horas e intensidad de las cargas de trabajo y exposición a riesgos laborales. riesgos de salud.

          La fuerza laboral de las pequeñas y medianas empresas

          La fuerza laboral de las pymes se caracteriza por su diversidad. En muchos casos, comprende tanto al gerente como a los miembros de su familia. Las pequeñas y medianas empresas brindan acceso al mundo laboral a los jóvenes y actividades significativas a los trabajadores mayores y despedidos que han sido separados de empresas más grandes. Como resultado, a menudo exponen a grupos vulnerables como niños, mujeres embarazadas y ancianos a riesgos de salud ocupacional. Además, dado que muchas SSE se llevan a cabo en el hogar o cerca de él, a menudo exponen a los miembros de la familia y vecinos a los peligros físicos y químicos de sus lugares de trabajo y presentan problemas de salud pública a través de la contaminación del aire o el agua o de los alimentos cultivados cerca de las instalaciones.

          El nivel educativo y el estatus socioeconómico de los trabajadores de la ESS varían ampliamente, pero a menudo son más bajos que los promedios de toda la fuerza laboral. De particular relevancia es el hecho de que sus dueños/gerentes pueden haber tenido poca formación en operación y gestión y menos aún en el reconocimiento, prevención y control de riesgos de salud ocupacional. Incluso cuando se ponen a disposición los recursos educativos apropiados, a menudo carecen del tiempo, la energía y los recursos financieros para utilizarlos.

          Riesgos Laborales en las Pymes y el Estado de Salud de sus Trabajadores

          Como todos los demás aspectos de las pequeñas y medianas empresas, sus condiciones de trabajo varían mucho según la naturaleza general de la empresa, el tipo de producción, la propiedad y la ubicación. En general, los riesgos para la salud y la seguridad en el trabajo son muy parecidos a los que se encuentran en las empresas más grandes, pero, como se señaló anteriormente, la exposición a ellos suele ser considerablemente mayor que en las grandes empresas. Ocasionalmente, sin embargo, las condiciones de trabajo en las pequeñas y medianas empresas pueden ser mucho mejores que las de las empresas más grandes con un tipo de producción similar (Paoli 1992).

          Aunque se han informado muy pocos estudios, no sorprende que las encuestas sobre la salud de los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas en países industrializados como Finlandia (Huuskonen y Rantala 1985) y Alemania (Hauss 1992) hayan revelado una incidencia relativamente alta de problemas de salud, muchos de los cuales estaban asociados a una menor capacidad de trabajo y/o tenían un origen relacionado con el trabajo. En las pequeñas y medianas empresas de los países en desarrollo se ha informado de una prevalencia aún mayor de enfermedades profesionales y problemas de salud relacionados con el trabajo (Reverente 1992).

          Obstáculos a los servicios de salud ocupacional para las pequeñas y medianas empresas

          Existen formidables barreras estructurales, económicas y psicológicas para la provisión de servicios de salud ocupacional a las pequeñas y medianas empresas. Incluyen lo siguiente:

            1. Tradicionalmente, la legislación sobre seguridad y salud en el trabajo de la mayoría de los países ha eximido a las SSE y, por lo general, solo se aplica a las industrias manufactureras. El “sector informal” (esto incluiría, digamos, a los trabajadores por cuenta propia) y la agricultura no estaban cubiertos. Incluso donde la legislación tenía una cobertura más amplia, no era aplicable a las empresas con un número reducido de empleados: 500 empleados era el límite inferior habitual. Recientemente, algunos países (p. ej., Francia, Bélgica y los países nórdicos) han promulgado leyes que exigen la prestación de servicios de salud en el trabajo para todas las empresas, independientemente del tamaño o sector de la economía (Rantanen 1990).
            2. Los SSE, tal como se definen para este artículo, son demasiado pequeños para justificar un servicio de salud ocupacional en la planta. Su gran diversidad en cuanto al tipo de industria y métodos de producción, así como el estilo de organización y operación, junto con el hecho de que están distribuidos en amplias áreas geográficas, dificulta la organización de servicios de salud ocupacional que satisfagan todas sus necesidades.
            3. Las barreras económicas son sustanciales. Muchas pequeñas y medianas empresas están al borde de la supervivencia y simplemente no pueden permitirse ninguna adición a sus costos operativos a pesar de que pueden prometer ahorros significativos en el futuro. Además, es posible que no puedan pagar la educación y la capacitación en el reconocimiento, la prevención y el control de peligros para sus propietarios/gerentes, y mucho menos para sus empleados. Algunos países han abordado el problema económico brindando subsidios de agencias gubernamentales o instituciones de seguridad social (Rantanen 1994), o han incluido servicios de salud ocupacional en programas que promueven el desarrollo económico y social general de las pequeñas y medianas empresas (Kogi, Phoon y Thurman 1988).
            4. Incluso cuando las restricciones financieras no son inhibidoras, a menudo los propietarios/gerentes de las pequeñas empresas no están dispuestos a dedicar el tiempo y la energía necesarios para adquirir la comprensión básica necesaria de las relaciones entre el trabajo y la salud. Sin embargo, una vez adquiridas, las SSE pueden tener mucho éxito al aplicar la información y las habilidades en sus lugares de trabajo (Niemi y Notkola 1991; Niemi et al. 1991).
            5. Las empresas del sector informal y la pequeña agricultura rara vez se registran, y sus vínculos formales con los organismos oficiales pueden ser débiles o inexistentes. Las actividades realizadas como negocio pueden ser difíciles de distinguir de aquellas que involucran el hogar y la familia privados. Como resultado, puede haber preocupaciones sobre la privacidad y la resistencia a las intervenciones de “forasteros”. Las SSE a menudo se resisten a involucrarse en asociaciones comerciales y organizaciones comunitarias, y quizás en la mayoría de los casos sus empleados no son miembros de sindicatos. Para superar tales barreras, algunos países han utilizado organizaciones de extensión para la distribución de información, la creación de espacios especiales de capacitación para los SSE por parte de las agencias oficiales de seguridad y salud en el trabajo y la adopción del modelo de atención primaria para la prestación de servicios de salud en el trabajo ( Jeyaratnam 1992).
            6. Muchas SSE están ubicadas en comunidades que brindan fácil acceso a servicios de atención primaria y de emergencia. Sin embargo, la falta de conocimiento y experiencia de los médicos y enfermeras con respecto a los riesgos laborales y sus efectos a menudo resulta en la falta de reconocimiento de las enfermedades profesionales y, probablemente más importante, la pérdida de oportunidades para implementar las medidas necesarias de prevención y control.

                       

                      Instrumentos internacionales que cubren los servicios de seguridad y salud en el trabajo

                      En algunos países, las actividades de seguridad y salud en el trabajo están bajo la jurisdicción de los ministerios de trabajo y están reguladas por una autoridad especial de seguridad y salud en el trabajo; en otros, esta responsabilidad es compartida por sus ministerios de trabajo, salud y/o asuntos sociales. En algunos países, como Italia, las normas que rigen los servicios de salud en el trabajo están incorporadas en la legislación sanitaria o, como en Finlandia, en una ley especial. En Estados Unidos e Inglaterra, la provisión de servicios de salud ocupacional es voluntaria, mientras que en Suecia, entre otros, alguna vez estuvo regulada por convenio colectivo.

                      El Convenio sobre seguridad y salud en el trabajo de la OIT (núm. 155) (OIT 1981a) requiere que los gobiernos organicen una política de seguridad y salud en el trabajo que sea aplicable a todas las empresas en todos los sectores de la economía y que debe ser implementada por una autoridad competente. Este Convenio estipula las responsabilidades de las autoridades, los empleadores y los trabajadores y, complementado por la Recomendación núm. 164 concomitante, define las actividades clave de seguridad y salud en el trabajo de todos los actores relevantes tanto a nivel nacional como local.

                      La OIT los complementó en 1985 con el Convenio internacional núm. 161 y la Recomendación núm. 171 sobre los servicios de salud en el trabajo. Estos contienen disposiciones sobre diseño de políticas, administración, inspección y colaboración de los servicios de salud ocupacional, actividades de los equipos de seguridad y salud ocupacional, condiciones de operación y responsabilidades de empleadores y trabajadores, y además ofrecen lineamientos para organizar los servicios de salud ocupacional a nivel de la empresa. Si bien no especifican las SSE, se desarrollaron teniendo esto en cuenta, ya que no se establecieron límites de tamaño para los servicios de salud ocupacional y se enfatizó la flexibilidad necesaria en su organización.

                      Desafortunadamente, la ratificación de estos instrumentos de la OIT ha sido limitada, particularmente en los países en desarrollo. Sobre la base de la experiencia de los países industrializados, es probable que sin acciones especiales y el apoyo de las autoridades gubernamentales, la implementación de los principios de la OIT no se lleve a cabo en las pequeñas y medianas empresas.

                      La OMS se ha mostrado activa en la promoción del desarrollo de los servicios de salud en el trabajo. El examen de los requisitos legales se llevó a cabo en una consulta en 1989 (OMS 1989a), y la sede de la OMS ha publicado una serie de unos 20 documentos técnicos sobre diversos aspectos de los servicios de salud en el trabajo. En 1985 y nuevamente en 1992, la Oficina Regional de la OMS en Europa realizó e informó encuestas sobre los servicios de salud ocupacional en Europa, mientras que la Organización Panamericana de la Salud designó 1992 como un año especial para la salud ocupacional al promover actividades de salud ocupacional en general y realizar un programa especial en Centro y Sudamérica.

                      La Unión Europea ha emitido 16 directivas en materia de seguridad y salud en el trabajo, la más importante de las cuales es la Directiva 391/1989, que se ha denominado “Directiva marco” (CEC 1989). Estos contienen disposiciones para medidas específicas, como exigir a los empleadores que organicen evaluaciones de riesgos para la salud de diferentes instalaciones técnicas o que proporcionen exámenes de salud a los trabajadores expuestos a riesgos especiales. También cubren la protección de los trabajadores contra riesgos físicos, químicos y biológicos, incluida la manipulación de cargas pesadas y el trabajo en unidades de visualización de video.

                      Si bien todos estos instrumentos y esfuerzos internacionales se desarrollaron pensando en las pequeñas y medianas empresas, el hecho es que la mayoría de sus disposiciones son prácticas solo para empresas más grandes. Quedan por desarrollar modelos efectivos para organizar un nivel similar de servicios de salud ocupacional para las pequeñas y medianas empresas.

                      Organización de los servicios de salud en el trabajo para las pequeñas y medianas empresas

                      Como se señaló anteriormente, su pequeño tamaño, dispersión geográfica y gran variación en los tipos y condiciones de trabajo, junto con grandes limitaciones en recursos económicos y humanos, dificultan la organización eficiente de los servicios de salud ocupacional para las pequeñas y medianas empresas. Solo algunos de los diversos modelos para la prestación de servicios de salud en el trabajo descritos en detalle en este capítulo son adaptables a las pequeñas y medianas empresas.

                      Quizás las únicas excepciones sean las SSE que son unidades operativas dispersas de grandes empresas. Estos generalmente se rigen por políticas establecidas para toda la organización, participan en actividades educativas y de capacitación a nivel de toda la empresa y tienen acceso a un equipo multidisciplinario de especialistas en salud ocupacional ubicado en un servicio central de salud ocupacional que generalmente tiene su sede en la sede de la empresa. empresa. Un factor importante en el éxito de este modelo es que todos los costos de las actividades de seguridad y salud en el trabajo estén cubiertos por la unidad central de salud en el trabajo o el presupuesto general de la empresa. Cuando, como es cada vez más común, los costos se asignan al presupuesto operativo de la SSE, puede resultar difícil obtener la plena cooperación de su gerente local, cuyo desempeño puede juzgarse sobre la base de la rentabilidad de esa empresa en particular.

                      Los servicios grupales organizados conjuntamente por varias pequeñas o medianas empresas se han implementado con éxito en varios países europeos: Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca, los Países Bajos y Francia. En algunos otros países se han experimentado con la ayuda de subsidios gubernamentales o fundaciones privadas, pero no han sobrevivido después de la terminación de los subsidios.

                      Una modificación interesante del modelo de servicio grupal es el servicio orientado a sucursales, que brinda servicios a un gran número de empresas que operan todas en el mismo tipo de industria, como la construcción, la silvicultura, la agricultura, la industria alimentaria, etc. El modelo permite que las unidades de servicio se especialicen en los problemas propios del ramo y así acumular alta competencia en el sector que atienden. Un ejemplo famoso de este modelo es el sueco Bygghälsan, que proporciona servicios para las industrias de la construcción.

                      Una excepción notable es el arreglo organizado por un sindicato cuyos miembros están empleados en pequeñas empresas muy dispersas en una sola industria (por ejemplo, trabajadores de la salud, cortadores de carne, oficinistas y trabajadores de la confección). Normalmente organizados en virtud de un convenio colectivo, se financian con las contribuciones de los empleadores, pero normalmente están regidos por una junta compuesta por representantes tanto de los empleadores como de los trabajadores. Algunos operan centros de salud locales que brindan una amplia gama de servicios clínicos primarios y especializados no solo para los trabajadores sino también para las personas a su cargo.

                      En algunos casos, los servicios de salud en el trabajo están a cargo de consultorios ambulatorios de hospitales, centros de salud privados y centros comunitarios de atención primaria. Tienden a centrarse en el tratamiento de lesiones y enfermedades agudas relacionadas con el trabajo y, a excepción quizás de los exámenes médicos de rutina, brindan pocos servicios preventivos. Su personal a menudo tiene un bajo nivel de sofisticación en seguridad y salud en el trabajo, y el hecho de que generalmente se les paga sobre la base de una tarifa por servicio no proporciona un gran incentivo para su participación en la vigilancia, prevención y control de riesgos en el lugar de trabajo.

                      Una desventaja particular de estos arreglos de “servicios externos” es que el cliente o la relación de cliente con quienes los utilizan generalmente impide la participación y colaboración de empleadores y trabajadores en la planificación y seguimiento de estos servicios que están estipulados en los Convenios de la OIT y otras normas internacionales. instrumentos creados para orientar los servicios de seguridad y salud en el trabajo.

                      Otra variante es el “modelo de seguridad social”, en el que los servicios de salud en el trabajo son prestados por la misma organización que se hace cargo del costo de las indemnizaciones por enfermedades y lesiones profesionales. Esto facilita la disponibilidad de recursos para financiar los servicios en los que, si bien se destacan los servicios curativos y de rehabilitación, muchas veces se priorizan los servicios preventivos.

                      Un extenso estudio realizado en Finlandia (Kalimo et al. 1989), uno de los pocos intentos de evaluar los servicios de salud ocupacional, mostró que los centros de salud municipales y privados eran los principales proveedores de servicios de salud ocupacional para las pequeñas y medianas empresas, seguidos por los centros grupales o compartidos. Cuanto más pequeña era la empresa, más probable era que utilizara el centro de salud municipal; hasta el 70% de las Pymes de uno a cinco trabajadores fueron atendidas por los centros de salud municipales. Los hallazgos significativos del estudio incluyeron la verificación del valor de las visitas al lugar de trabajo por parte del personal de los centros que atienden a las SSE para obtener conocimiento (1) de las condiciones de trabajo y los problemas particulares de salud ocupacional de las empresas clientes, y (2) de la necesidad proporcionarles una formación especial en materia de seguridad y salud en el trabajo antes de emprender la prestación de los servicios.

                      Tipos de actividades de los servicios de salud en el trabajo para las pequeñas y medianas empresas

                      Los servicios de salud ocupacional diseñados para las pequeñas y medianas empresas varían ampliamente de acuerdo con las leyes y prácticas nacionales, los tipos de trabajo y entornos laborales involucrados, las características y el estado de salud de los trabajadores y la disponibilidad de recursos (tanto en términos de la capacidad de las pequeñas empresas para pagar los servicios de salud ocupacional y la disponibilidad de instalaciones y personal de salud en la localidad). Sobre la base de los instrumentos internacionales citados anteriormente y seminarios y consultas regionales, se ha desarrollado una lista de actividades para los servicios integrales de salud ocupacional (Rantanen 1989; OMS 1989a, 1989b). De esos informes se pueden extraer una serie de actividades clave que siempre deben encontrarse en un programa de servicios de salud ocupacional y que son relevantes para las pequeñas y medianas empresas. Incluyen por ejemplo:

                      Evaluación de las necesidades de salud ocupacional de la empresa

                      • análisis preliminar de las actividades de la empresa e identificación de los peligros para la salud y la seguridad comunes a dichos lugares de trabajo
                      • inspección y vigilancia del lugar de trabajo para identificar y cuantificar los peligros realmente presentes en la empresa en particular
                      • evaluación del alcance de los riesgos que presentan y clasificación de los mismos por orden de urgencia y prioridad
                      • repetir la evaluación de peligros cada vez que haya cambios en los métodos de producción, equipos y materiales.

                       

                      Actividades de prevención y control en el lugar de trabajo

                      • comunicación de los resultados de la evaluación a los propietarios/gerentes y a los representantes de los trabajadores
                      • identificación de las medidas de prevención y control que se necesitan y están disponibles, asignándoles prioridad relativa en términos de urgencia y factibilidad
                      • supervisar su instalación e implementación
                      • monitorear su efectividad continua.

                       

                      Actividades preventivas orientadas a los trabajadores

                      • evaluación y vigilancia del estado de salud de los trabajadores mediante exámenes previos a la colocación, selección y exámenes periódicos que pueden ser tanto generales como centrados en los efectos biológicos de peligros particulares a los que los trabajadores pueden haber estado expuestos
                      • adaptación del puesto de trabajo, del puesto de trabajo y del entorno laboral para promover la salud y la seguridad permanentes de los trabajadores, con especial atención a grupos tan vulnerables como los más jóvenes, los ancianos y las personas con enfermedades y discapacidades adquiridas
                      • Brindar a los trabajadores educación sanitaria y capacitación en prácticas laborales adecuadas.
                      • proporcionando educación y capacitación para propietarios/gerentes y supervisores que inculcarán la conciencia de las necesidades de salud de los trabajadores y la motivación para iniciar medidas de prevención y control apropiadas.

                       

                      Actividades curativas

                      • proporcionar u organizar la prestación de los servicios de diagnóstico, terapéuticos y de rehabilitación apropiados para lesiones y enfermedades ocupacionales
                      • proporcionar o disponer una rehabilitación temprana para evitar una discapacidad evitable y alentar y supervisar los ajustes en el trabajo que permitirán el regreso temprano al trabajo
                      • brindar educación y capacitación (y capacitación periódica) en primeros auxilios y procedimientos de emergencia
                      • establecer procedimientos y realizar simulacros de capacitación para hacer frente a emergencias importantes, como derrames, incendios, explosiones, etc.
                      • proporcionar o disponer la participación de los trabajadores en programas que promuevan la salud y el bienestar general.

                       

                      Mantenimiento de registros y evaluación

                      • elaborar y conservar registros apropiados sobre accidentes del trabajo, lesiones y enfermedades profesionales y, si es posible, sobre exposiciones; evaluar el estado general de salud y seguridad de la empresa sobre la base de dichos datos
                      • Supervisar la eficacia de las medidas de prevención y control de peligros.

                       

                      Implícita en la lista anterior de actividades básicas está la disponibilidad adecuada de asesoramiento y consultas en especialidades de salud y seguridad ocupacional como higiene ocupacional, ergonomía, fisiología del trabajo, ingeniería de seguridad, psiquiatría y psicología ocupacional, etc. No es probable que dichos especialistas estén representados en el personal de las instalaciones que brindan servicios de salud ocupacional a las pequeñas y medianas empresas, pero, cuando se necesitan, generalmente pueden ser proporcionados por agencias gubernamentales, universidades y recursos privados de consultoría.

                      Debido a su falta de sofisticación y tiempo, los propietarios/gerentes de las SSE se ven obligados a confiar más en los proveedores de equipos de seguridad para la eficacia y confiabilidad de sus productos, y en los proveedores de productos químicos y otros materiales de producción para obtener información completa y clara. (por ejemplo, hojas de datos) sobre los peligros que pueden presentar y cómo se pueden prevenir o controlar. Por lo tanto, es importante que existan leyes y reglamentos nacionales que cubran el etiquetado adecuado, la calidad y confiabilidad del producto, y la provisión de información de fácil comprensión (en el idioma local) sobre el uso y mantenimiento del equipo, así como el uso y almacenamiento del producto. Como respaldo, las organizaciones comerciales y comunitarias de las que las SSE suelen ser miembros deben incluir información sobre la prevención y el control de exposiciones potencialmente peligrosas en sus boletines y otras comunicaciones.

                      Conclusiones

                      A pesar de su importancia para la economía nacional y su papel como empleador de la mayoría de la fuerza laboral del país, las pequeñas y medianas empresas, los trabajadores por cuenta propia y la agricultura son sectores que suelen estar desatendidos por los servicios de salud ocupacional. El Convenio No. 161 y la Recomendación No. 171 de la OIT brindan pautas relevantes para el desarrollo de dichos servicios para las pequeñas y medianas empresas y deben ser ratificados e implementados por todos los países. Los gobiernos nacionales deben desarrollar los mecanismos legales, administrativos y financieros necesarios para proporcionar a todos los lugares de trabajo servicios de seguridad y salud en el trabajo que identifiquen, prevengan y controlen de manera efectiva las exposiciones a peligros potenciales y promuevan la mejora y el mantenimiento de niveles óptimos de estado de salud y bienestar. y la capacidad productiva de todos los trabajadores. Debería alentarse la colaboración a nivel internacional, regional y subregional, como la proporcionada por la OIT y la OMS, para fomentar el intercambio de información y experiencia, el desarrollo de normas y directrices apropiadas y la realización de programas de formación e investigación pertinentes.

                      Las SSE pueden, en muchos casos, ser reacias a buscar activamente los servicios de las unidades de salud ocupacional, aunque puedan ser los mejores beneficiarios de dichos servicios. Teniendo esto en cuenta, algunos gobiernos e instituciones, particularmente en los países nórdicos, han adoptado una nueva estrategia iniciando intervenciones a gran escala para el establecimiento o desarrollo de servicios. Por ejemplo, el Instituto Finlandés de Salud Ocupacional implementa actualmente un Programa de Acción para 600 SSE que emplean a 16,000 XNUMX trabajadores, destinado al desarrollo de servicios de salud ocupacional, mantenimiento de la capacidad laboral, prevención de riesgos ambientales en el vecindario y mejora de la competencia de SSE en el trabajo. salud y seguridad.

                       

                      Atrás

                      Todo empleador está obligado contractualmente a tomar precauciones para garantizar la seguridad de sus empleados. Las normas y reglamentos relacionados con el trabajo a los que se debe prestar atención son necesariamente tan variados como los peligros presentes en el lugar de trabajo. Por ello, la Ley de Seguridad en el Trabajo (ASiG) de la República Federal de Alemania incluye entre los deberes de los empleadores la obligación legal de consultar a profesionales especialistas en materia de seguridad en el trabajo. Esto significa que el empleador está obligado a nombrar no solo personal especializado (en particular para soluciones técnicas) sino también médicos de empresa para los aspectos médicos de la seguridad en el trabajo.

                      La Ley de Seguridad del Trabajo está en vigor desde diciembre de 1973. Había en la RFA en ese momento sólo unos 500 médicos formados en lo que se denominaba medicina del trabajo. El sistema de seguro obligatorio de accidentes ha jugado un papel decisivo en el desarrollo y construcción del sistema actual, mediante el cual la medicina del trabajo se ha implantado en las empresas en la persona de los médicos de empresa.

                      Sistema Dual de Seguridad y Salud en el Trabajo en la República Federal de Alemania

                      Como una de las cinco ramas del seguro social, el sistema de seguro obligatorio de accidentes da prioridad a la tarea de tomar todas las medidas apropiadas para asegurar la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales a través de la detección y eliminación de riesgos para la salud relacionados con el trabajo. Para cumplir con este mandato legal, los legisladores han otorgado amplias facultades a un sistema autónomo de seguro de accidentes para promulgar sus propias normas y reglamentos que concretan y configuran las precauciones preventivas necesarias. Por esta razón, el sistema de seguro de accidentes obligatorio ha asumido, dentro de los límites del derecho público existente, el papel de determinar cuándo un empleador está obligado a contratar a un médico de empresa, qué calificaciones de expertos en medicina laboral puede exigir el empleador de la empresa médico y cuánto tiempo el empleador puede estimar que el médico tendrá que dedicar al cuidado de sus empleados.

                      El primer borrador de este reglamento de prevención de accidentes data de 1978. En ese momento, el número de médicos disponibles con experiencia en medicina laboral no parecía suficiente para brindar a todas las empresas la atención de los médicos de empresa. Por lo tanto, se tomó la decisión en un primer momento de establecer condiciones concretas para las empresas más grandes. En ese momento, sin duda, las empresas pertenecientes a la gran industria a menudo ya habían hecho sus propios arreglos para médicos de empresa, arreglos que ya cumplían o incluso excedían los requisitos establecidos en las normas de prevención de accidentes.

                      Empleo de un médico de empresa

                      Las horas asignadas en las empresas para el cuidado de los empleados -llamadas tiempos de asignación—son establecidos por el sistema de seguro de accidentes obligatorio. El conocimiento de que disponían las aseguradoras sobre los riesgos para la salud existentes en los distintos ramos sirvió de base para el cálculo de los tiempos de asignación. La clasificación de las empresas con respecto a las aseguradoras particulares y la evaluación de los posibles riesgos para la salud realizadas por ellas fueron, por lo tanto, la base para la asignación de un médico de empresa.

                      Dado que la atención que brindan los médicos de empresa es una medida de seguridad laboral, el empleador debe cubrir los costos de asignación de dichos médicos. El número de empleados dentro de cada una de las varias áreas de peligro multiplicado por el tiempo asignado para el cuidado determina la suma de los gastos financieros. El resultado es una gama de diferentes formas de atención, ya que se puede pagar, dependiendo del tamaño de la empresa, ya sea contratar a un médico o médicos a tiempo completo, es decir, como propios de la empresa, o a tiempo parcial, con servicios prestados. por horas. Esta variedad de requisitos ha dado lugar a una variedad de formas organizativas en las que se ofrecen los servicios de medicina del trabajo.

                      Los deberes de un médico de empresa

                      En principio, se debe hacer una distinción, por razones legales, entre las disposiciones que realizan las empresas para brindar atención a los empleados y la labor que realizan los médicos del sistema público de salud encargados de la atención médica general de la población.

                      Para diferenciar claramente de qué servicios de medicina del trabajo son responsables los empresarios, que se dan en la figura 1, la Ley de Seguridad en el Trabajo ya tiene anclado en la ley un catálogo de deberes de los médicos de empresa. El médico de empresa no está sujeto a las órdenes del patrón en el cumplimiento de estas tareas; aún así, los médicos de empresa han tenido que luchar contra la imagen de médico de oficio hasta el día de hoy.

                      Figura 1. Funciones de los médicos del trabajo empleados por empresas en Alemania

                      OHS162T1

                      Una de las funciones esenciales del médico de empresa es el reconocimiento médico laboral de los trabajadores. Este examen puede ser necesario según las características específicas de una determinada empresa, si existen condiciones de trabajo particulares que llevan al médico de empresa a ofrecer, por su propia voluntad, un examen a los empleados involucrados. Sin embargo, no puede obligar a un empleado a dejarse examinar por él, sino que debe convencerlo a través de la confianza.

                      Chequeos Especiales Preventivos en Medicina del Trabajo

                      Existe, además de este tipo de examen, el chequeo preventivo especial, en el que el empleador espera legalmente la participación del trabajador. Estos controles preventivos especiales culminan con la emisión de un certificado médico, en el que el médico examinador certifica que, con base en el examen realizado, no tiene objeción para que el trabajador se desempeñe en el lugar de trabajo de que se trate. El empleador podrá asignar al trabajador una sola vez por cada certificado que expida.

                      Los chequeos preventivos especiales en medicina ocupacional están legalmente prescritos si la exposición a materiales peligrosos particulares ocurre en el lugar de trabajo o si actividades peligrosas particulares pertenecen a la práctica laboral y dichos riesgos para la salud no pueden excluirse mediante las precauciones de seguridad ocupacional apropiadas. Solo en circunstancias excepcionales, como es el caso, por ejemplo, de los controles de protección radiológica, el requisito legal de que se realice un examen se complementa con normas legales sobre a qué debe prestar atención el médico que realiza el examen, qué métodos debe aplicar, qué criterios debe usar para interpretar el resultado del examen y qué criterios debe aplicar para juzgar el estado de salud con respecto a las asignaciones de trabajo.

                      Es por eso que en 1972 el asociaciones comerciales, integrada por asociaciones gremiales comerciales que brindan el seguro de accidentes para el comercio y la industria, autorizó a un comité de expertos a elaborar recomendaciones acordes a los médicos que trabajan en medicina del trabajo. Estas recomendaciones existen desde hace más de 20 años. Él asociaciones comerciales Las Directrices para Chequeos Preventivos Especiales, enumeradas en la figura 2, ahora muestran un total de 43 procedimientos de examen para los diversos peligros para la salud que pueden contrarrestarse, sobre la base de los conocimientos actuales, con medidas médicas de precaución apropiadas para prevenir el desarrollo de enfermedades.

                      Figura 2. Información resumida sobre los servicios externos de Berufgenossenschaften en la industria de la construcción alemana

                      OHS162T2

                      El asociaciones comerciales deducir el mandato de poner a disposición tales recomendaciones de su deber de tomar todas las medidas apropiadas para prevenir la aparición de enfermedades profesionales. La presente Guía de Controles Especiales Preventivos es un trabajo de referencia en el campo de la medicina del trabajo. Encuentran aplicación en todas las esferas de actividad, no solo en empresas en la esfera del comercio y la industria.

                      En relación con la provisión de tales recomendaciones médicas ocupacionales, el asociaciones comerciales también tomó medidas desde el principio para garantizar que, en las empresas que carecían de su propio médico de empresa, el empleador estaría obligado a organizar estos chequeos preventivos. Sujeto a ciertos requisitos básicos que tienen que ver principalmente con el conocimiento especializado del médico, pero también con las instalaciones disponibles en su práctica, incluso los médicos sin experiencia en medicina laboral pueden adquirir la autoridad para ofrecer a las empresas sus servicios en la realización de chequeos preventivos. supeditado a una política administrada por el asociaciones comerciales. Esta fue la condición previa para la disponibilidad actual del total de 13,000 médicos autorizados en Alemania que realizan los 3.8 millones de chequeos preventivos que se realizan anualmente.

                      Fue la provisión de un número suficiente de médicos lo que también permitió legalmente exigir que los empleadores iniciaran estos controles preventivos especiales con total independencia de si la empresa emplea o no un médico preparado para realizar tales controles. De esta manera, se hizo posible utilizar el sistema de seguro de accidentes obligatorio para garantizar la aplicación de ciertas medidas de protección de la salud en el trabajo, incluso a nivel de pequeñas empresas. Las normas legales pertinentes se encuentran en la Ordenanza sobre Sustancias Peligrosas y, de manera integral, en el reglamento de prevención de accidentes, que regula los derechos y deberes del empleador y del empleado examinado y la función del médico colegiado.

                      Atención brindada por médicos de la compañía

                      Las estadísticas publicadas anualmente por la Junta Federal de Médicos (Asociación Médica Federal) muestran que para el año 1994 más de 11,500 médicos cumplen los requisitos, en forma de conocimientos especializados en medicina industrial, para ser médicos de empresa (ver cuadro 1). En la República Federal de Alemania, la organización Standesvertretung en representación de la profesión médica regula de forma autónoma qué requisitos deben reunir los médicos en materia de estudios y posterior desarrollo profesional antes de poder ejercer su profesión en un determinado campo de la medicina.

                      Tabla 1. Médicos con conocimientos especializados en medicina del trabajo

                       

                      Número*

                      Porcentaje*

                      Designación de campo "medicina del trabajo"

                      3,776

                      31.4

                      Designación adicional "medicina corporativa"

                      5,732

                      47.6

                      Conocimientos de especialista en medicina del trabajo.
                      de acuerdo con otras calificaciones

                      2,526

                      21.0

                      Total

                      12,034

                      100

                      * Al 31 de diciembre de 1995.

                      El cumplimiento de estos requisitos previos para la actividad de un médico de empresa representa el logro de la designación de campo "medicina del trabajo" o de la designación adicional "medicina corporativa", es decir, cuatro años de estudios adicionales después de la licencia para ejercer con el fin de ejercer exclusivamente como médico de trabajo, o tres años de estudios complementarios, después de los cuales sólo se permite la actividad como médico de empresa en la medida en que esté relacionada con la actividad médica en otro campo (por ejemplo, como internista). Los médicos tienden a preferir la segunda variante. Esto significa, sin embargo, que ellos mismos ven el énfasis principal de su trabajo profesional como médicos en un campo clásico de actividad médica, no en la práctica médica ocupacional.

                      Para estos médicos, la medicina del trabajo tiene el significado de una fuente auxiliar de ingresos. Esto explica, al mismo tiempo, que el elemento médico del reconocimiento médico siga dominando el ejercicio práctico de la profesión de médico de empresa, aunque el propio legislador y el propio régimen obligatorio de seguros de accidentes insistan en la inspección de empresas y el asesoramiento médico a empresarios y trabajadores. .

                      Además, todavía existe un grupo de médicos que, habiendo adquirido conocimientos especializados en medicina del trabajo en años anteriores, cumplían diferentes requisitos en ese momento. De especial importancia a este respecto son las normas que los médicos de la antigua República Democrática Alemana debían cumplir para poder ejercer como médicos de empresa.

                      Organización de la atención brindada por los médicos de la empresa

                      En principio, corresponde al empleador elegir libremente un médico de empresa para la empresa entre los que ofrecen servicios de medicina del trabajo. Dado que esta oferta aún no estaba disponible tras el establecimiento, a principios de la década de 1970, de las condiciones previas legales pertinentes, el sistema de seguro de accidentes obligatorio tomó la iniciativa en la regulación de la economía de mercado de la oferta y la demanda.

                      El asociaciones comerciales de la industria de la construcción instituyeron sus propios servicios de medicina del trabajo mediante la contratación de médicos con conocimientos especializados en medicina del trabajo para que atendieran, como médicos de empresa, a las empresas afiliadas a ellos. A través de sus estatutos, el asociaciones comerciales dispusieron que cada una de sus empresas fuera atendida por su propio servicio de medicina del trabajo. Los costos incurridos se distribuyeron entre todas las empresas a través de formas apropiadas de financiamiento. Un resumen de la información relativa a los servicios médicos del trabajo externos de la asociaciones comerciales de la industria de la construcción se da en la tabla 2.

                      Cuadro 2. Atención médica empresarial prestada por servicios médicos del trabajo externos, 1994

                       

                      Médicos que brindan atención como ocupación principal

                      Médicos que brindan atención como ocupación secundaria

                      Centros

                      Empleados atendidos

                      ARGE Bau1

                      221

                       

                      83 móvil: 46

                       

                      BAD2

                      485

                      72

                      175 móvil: 7

                      1.64 millones de

                      NIC3

                      183

                       

                      58

                      500,000

                      TÜV4

                         

                      72

                       

                      AMD Wurzburgo5

                      60-70

                       

                      30-35

                       

                      1 ARGE Bau = Comunidad de Trabajadores de la Berufgenossenschaften de Asociaciones Comerciales de la Industria de la Construcción.
                      2 BAD = Servicio Médico del Trabajo de la Berufgenossenschaften.
                      3 IAS = Instituto de Medicina Social y del Trabajo.
                      4 TÜV = Asociación de Control Técnico.
                      5 AMD Würzburg = Servicio Médico Ocupacional de la Berufgenossenschaften.

                       

                      El asociaciones comerciales para la industria marítima y que para el envío nacional también fundaron sus propios servicios de medicina ocupacional para sus negocios. Es característico de todos ellos que la idiosincrasia de las empresas de su ramo -empresas no estacionarias con especiales requisitos vocacionales- fue un factor decisivo para que tomaran la iniciativa de aclarar a sus empresas la necesidad de médicos de empresa.

                      Consideraciones similares ocasionaron el resto asociaciones comerciales unirse en una confederación para fundar el Servicio Médico del Trabajo de la asociaciones comerciales (MALO). Esta organización de servicios, que ofrece sus servicios a todas las empresas del mercado, fue posible en una etapa temprana gracias a la garantía financiera proporcionada por la asociaciones comerciales estar presente en toda la zona de la República Federal de Alemania. Su amplia cobertura, en lo que respecta a la representación, estaba destinada a garantizar que incluso aquellas empresas ubicadas en los estados federales, o estados de actividad económica relativamente baja, de la República Federal tuvieran acceso a un médico de empresa en su área. Este principio se ha mantenido hasta la actualidad. El BAD es considerado, en tanto, el mayor proveedor de servicios de medicina del trabajo. Sin embargo, se ve obligado por la economía de mercado a afirmarse frente a la competencia de otros proveedores, particularmente dentro de las aglomeraciones urbanas, manteniendo un alto nivel de calidad en lo que ofrece.

                      Los servicios de medicina laboral de la Asociación de Control Técnico (TÜV) y del Instituto de Medicina Social y del Trabajo (IAS) son el segundo y tercer proveedor transregional más grande. Además, existen numerosas empresas más pequeñas, regionalmente activas, en todos los Estados Federados de Alemania.

                      Cooperación con Otros Proveedores de Servicios en Salud y Seguridad Ocupacional

                      La Ley de Seguridad en el Trabajo, como fundamento jurídico de la atención a las empresas por parte de los médicos de empresa, prevé también la supervisión profesional de la seguridad en el trabajo, en particular para garantizar que los aspectos de seguridad en el trabajo sean manejados por personal instruido en precauciones técnicas. Mientras tanto, los requisitos de la práctica industrial han cambiado hasta tal punto que el conocimiento técnico sobre cuestiones de seguridad laboral ahora debe complementarse cada vez más con la familiaridad con las cuestiones de toxicología de los materiales utilizados. Además, las cuestiones de la organización ergonómica de las condiciones de trabajo y de los efectos fisiológicos de los agentes biológicos juegan un papel cada vez mayor en las evaluaciones de las tensiones en un lugar de trabajo.

                      Los conocimientos necesarios sólo pueden adquirirse mediante la cooperación interdisciplinar de expertos en el ámbito de la salud y la seguridad en el trabajo. Por lo tanto, el sistema de seguro de accidentes obligatorio apoya particularmente el desarrollo de formas de organización que tengan en cuenta tal cooperación interdisciplinaria en la etapa organizativa, y crea dentro de su propia estructura las condiciones previas para esta cooperación mediante el rediseño de sus departamentos administrativos de manera adecuada. Lo que antes se denominaba Servicio de Inspección Técnica del seguro de accidentes obligatorio se convierte en un campo de la prevención, en el que no sólo ingenieros técnicos, sino también químicos, biólogos y, cada vez más, médicos colaboran en el diseño de soluciones a problemas de seguridad laboral.

                      Este es uno de los requisitos previos indispensables para crear una base para el tipo de organización de la cooperación interdisciplinaria, dentro de las empresas y entre las organizaciones de servicios de tecnología de seguridad y los médicos de empresa, requerida para la solución eficiente de los problemas inmediatos de salud y seguridad en el trabajo.

                      Además, se debe avanzar en la supervisión en materia de tecnología de seguridad, en todas las empresas, tanto como la supervisión por médicos de empresa. Los especialistas en seguridad deben ser empleados por las empresas sobre la misma base legal, la Ley de Seguridad Ocupacional, o el personal debidamente capacitado afiliado a la industria debe ser proporcionado por las propias empresas. Al igual que en el caso de la supervisión de los médicos de empresa, la normativa de prevención de accidentes, Especialistas en Seguridad Laboral (VBG 122), ha formulado los requisitos según los cuales las empresas deben emplear especialistas en seguridad. También en el caso de la supervisión técnica de seguridad de las empresas, estos requisitos toman todas las precauciones necesarias para incorporar a cada una de las 2.6 millones de empresas que actualmente componen la economía comercial, así como a las del sector público.

                      Alrededor de dos millones de estas empresas tienen menos de 20 empleados y están clasificadas como pequeñas industrias. Con la supervisión total de todas las empresas, es decir, incluidas las empresas cada vez más pequeñas, el sistema de seguro obligatorio de accidentes crea por sí mismo una plataforma para el establecimiento de la salud y la seguridad en el trabajo en todas las áreas.

                       

                      Atrás

                      Historia

                      Los servicios de salud ocupacional en los Estados Unidos siempre han estado divididos en función y control. La medida en que el gobierno en cualquier nivel debe establecer reglas que afecten las condiciones de trabajo ha sido un tema de controversia constante. Además, ha habido una tensión incómoda entre los gobiernos estatal y federal acerca de quién debería asumir la responsabilidad principal de los servicios preventivos basándose principalmente en las leyes que rigen la seguridad y la salud en el lugar de trabajo. La compensación monetaria por lesiones y enfermedades en el lugar de trabajo ha sido principalmente responsabilidad de las compañías de seguros privadas, y la educación sobre seguridad y salud, con cambios recientes, se ha dejado en gran medida a los sindicatos y corporaciones.

                      Fue a nivel estatal donde tuvo lugar el primer esfuerzo gubernamental para regular las condiciones de trabajo. Las leyes de salud y seguridad ocupacional comenzaron a ser promulgadas por los estados en el siglo XIX cuando los niveles crecientes de producción industrial comenzaron a ir acompañados de altas tasas de accidentes. Pensilvania promulgó la primera ley de inspección de minas de carbón en 1800 y Massachusetts fue el primer estado en aprobar una ley de inspección de fábricas en 1869.

                      Para 1900, los estados más industrializados tenían algunas leyes que regulaban algunos riesgos en el lugar de trabajo. A principios del siglo XX, Nueva York y Wisconsin lideraron la nación en el desarrollo de programas de seguridad y salud en el trabajo más completos.

                      La mayoría de los estados adoptaron leyes de compensación para trabajadores que exigen un seguro privado sin culpa entre 1910 y 1920. Algunos estados, como Washington, brindan un sistema administrado por el estado que permite la recopilación de datos y la orientación de los objetivos de investigación. Las leyes de compensación variaban mucho de un estado a otro, por lo general no se aplicaban bien y excluían a muchos trabajadores, como los trabajadores agrícolas, de la cobertura. Solo los trabajadores ferroviarios, portuarios y portuarios, y los empleados federales tienen sistemas nacionales de compensación para trabajadores.

                      En las primeras décadas del siglo XX, el papel federal en materia de seguridad y salud en el trabajo se limitaba en gran medida a la investigación y la consulta. En 1910 se estableció la Oficina Federal de Minas en el Departamento del Interior para investigar accidentes; consultar con la industria; realizar investigaciones sobre seguridad y producción; y brindar capacitación en prevención de accidentes, primeros auxilios y rescate en minas. La Oficina de Higiene y Saneamiento Industrial se creó en el Servicio de Salud Pública en 1914 para realizar investigaciones y ayudar a los estados a resolver problemas de seguridad y salud en el trabajo. Estaba ubicado en Pittsburgh debido a su estrecha asociación con la Oficina de Minas y su enfoque en lesiones y enfermedades en las industrias minera y siderúrgica.

                      En 1913 se estableció un Departamento de Trabajo separado; la Oficina de Normas Laborales y el Consejo de Seguridad Interdepartamental se organizaron en 1934. En 1936, el Departamento de Trabajo comenzó a asumir un papel regulador bajo la Ley de Contratos Públicos de Walsh-Healey, que requería que ciertos contratistas federales cumplieran con los estándares mínimos de seguridad y salud. La aplicación de estas normas a menudo la realizaban los estados con diversos grados de eficacia, en virtud de acuerdos de cooperación con el Departamento de Trabajo. Hubo muchos que sintieron que este mosaico de leyes estatales y federales no era efectivo para prevenir lesiones y enfermedades en el lugar de trabajo.

                      la era moderna

                      Las primeras leyes federales integrales de seguridad y salud en el trabajo se aprobaron en 1969 y 1970. En noviembre de 1968, una explosión en Farmington, West Virginia, mató a 78 mineros del carbón, lo que impulsó las demandas de los mineros de una legislación federal más estricta. En 1969, se aprobó la Ley Federal de Salud y Seguridad de las Minas de Carbón, que establece normas obligatorias de salud y seguridad para las minas subterráneas de carbón. La Ley Federal de Seguridad y Salud en las Minas de 1977 combinó y amplió la Ley de Minas de Carbón de 1969 con otras leyes mineras anteriores y creó la Administración de Seguridad y Salud en las Minas (MSHA) para establecer y hacer cumplir los estándares de seguridad y salud para todas las minas en los Estados Unidos.

                      No fue un solo desastre, sino un aumento constante en las tasas de lesiones durante la década de 1960 lo que ayudó a impulsar la aprobación de la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional de 1970. Una conciencia ambiental emergente y una década de legislación progresista aseguraron la nueva ley general. La ley cubre la mayoría de los lugares de trabajo en los Estados Unidos. Estableció la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) en el Departamento de Trabajo para establecer y hacer cumplir las normas federales de seguridad y salud en el lugar de trabajo. La ley no era una ruptura total con el pasado, ya que contenía un mecanismo mediante el cual los estados podían administrar sus propios programas de OSHA. La Ley también estableció el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH), en lo que ahora es el Departamento de Salud y Servicios Humanos, para realizar investigaciones, capacitar a profesionales de seguridad y salud y desarrollar normas recomendadas de seguridad y salud.

                      Actualmente, en los Estados Unidos, los servicios de seguridad y salud en el trabajo son responsabilidad dividida de varios sectores diferentes. En las grandes empresas, los servicios de tratamiento, prevención y educación son prestados principalmente por los departamentos médicos corporativos. En las empresas más pequeñas, estos servicios suelen ser proporcionados por hospitales, clínicas o consultorios médicos.

                      Las evaluaciones toxicológicas y médicas independientes son proporcionadas por médicos individuales, así como por clínicas académicas y del sector público. Por último, las entidades gubernamentales se encargan de la aplicación, la financiación de la investigación, la educación y el establecimiento de normas exigidas por las leyes de seguridad y salud en el trabajo.

                      Este complejo sistema se describe en los siguientes artículos. Dres. Bunn y McCunney de Mobil Oil Corporation y el Instituto de Tecnología de Massachusetts, respectivamente, informan sobre servicios corporativos. Penny Higgins, RN, BS, de Northwest Community Healthcare en Arlington Heights, Illinois, describe los programas basados ​​en hospitales. Las actividades clínicas académicas son revisadas por Dean Baker, MD, MPH, Director del Centro de Salud Ambiental y Ocupacional de la Universidad de California en Irvine. La Dra. Linda Rosenstock, Directora del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional, y Sharon L. Morris, Presidenta Asistente de Alcance Comunitario del Departamento de Salud Ambiental de la Universidad de Washington, resumen las actividades gubernamentales a nivel federal, estatal y local. LaMont Byrd, Director de Salud y Seguridad de la International Brotherhood of Teamsters, AFL-CIO, describe las diversas actividades que su oficina ofrece a los miembros de este sindicato internacional.

                      Esta división de responsabilidades en salud ocupacional a menudo conduce a la superposición y, en el caso de la compensación de los trabajadores, a requisitos y servicios inconsistentes. Este enfoque pluralista es tanto la fortaleza como la debilidad del sistema en los Estados Unidos. Promueve múltiples enfoques a los problemas, pero puede confundir a todos menos al usuario más sofisticado. Es un sistema que a menudo está en constante cambio, con el equilibrio de poder moviéndose de un lado a otro entre los actores clave: la industria privada, los sindicatos y los gobiernos estatales o federales.

                       

                      Atrás

                      La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA)

                      Propósito y organización

                      OSHA se creó para alentar a los empleadores y trabajadores a reducir los riesgos en el lugar de trabajo e implementar programas efectivos de seguridad y salud. Esto se logra estableciendo y haciendo cumplir normas, monitoreando el desempeño de los programas estatales de OSHA, requiriendo que los empleadores mantengan registros de lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo, brindando capacitación en seguridad y salud para empleadores y empleados e investigando las quejas de los trabajadores que afirman haber sido discriminados. en contra por reportar peligros para la seguridad o la salud.

                      OSHA está dirigida por un Subsecretario de Trabajo para la Seguridad y Salud Ocupacional, quien reporta al Secretario de Trabajo. La sede de OSHA está en Washington, DC, con diez oficinas regionales y alrededor de 85 oficinas de área. Aproximadamente la mitad de los estados administran sus propios programas estatales de seguridad y salud, y la OSHA federal es responsable de la aplicación en los estados sin programas estatales aprobados. La Ley de Seguridad y Salud Ocupacional también requiere que cada agencia del gobierno federal mantenga un programa de seguridad y salud consistente con los estándares de OSHA.

                      programa y servicios

                      Las normas forman la base del programa de cumplimiento de OSHA, y establecen los requisitos que los empleadores deben cumplir para cumplir. Los estándares propuestos se publican en el Registro Federal con oportunidades para comentarios públicos y audiencias. Los estándares finales también se publican en el Registro Federal y pueden ser impugnados en un Tribunal de Apelaciones de EE. UU.

                      En las áreas donde OSHA no ha establecido un estándar, los empleadores deben cumplir con la cláusula de deber general de la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional, que establece que cada empleador debe proporcionar “un lugar de trabajo que esté libre de peligros reconocidos que estén causando o puedan causar causar la muerte o daño físico grave a sus empleados”.

                      OSHA tiene derecho a ingresar al lugar de trabajo para determinar si un empleador cumple con los requisitos de la Ley. OSHA otorga máxima prioridad a la investigación de situaciones de peligro inminente, catástrofes y accidentes fatales, quejas de empleados e inspecciones programadas en industrias altamente peligrosas.

                      Si el empleador se niega a ingresar, se le puede solicitar al inspector que obtenga una orden de registro de un juez de distrito o un magistrado de los EE. UU. Tanto los representantes de los trabajadores como los de los empleadores tienen derecho a acompañar a los inspectores de OSHA en sus visitas a la planta. El inspector emite citaciones y propone sanciones por cualquier infracción encontrada durante la inspección y establece un plazo para corregirlas.

                      El empleador puede impugnar la citación ante la Comisión de Revisión de Salud y Seguridad Ocupacional, un organismo independiente establecido para escuchar las objeciones a las citaciones de OSHA y las multas propuestas. El empleador también puede apelar una decisión desfavorable de la Comisión de Revisión ante un tribunal federal.

                      La asistencia de consulta está disponible sin costo para los empleadores que estén de acuerdo en corregir cualquier peligro grave identificado por el consultor. Se puede brindar asistencia para desarrollar programas de seguridad y salud y capacitar a los trabajadores. Este servicio, que está dirigido a los empleadores más pequeños, está financiado en gran parte por OSHA y es proporcionado por agencias gubernamentales estatales o universidades.

                      OSHA tiene un programa de protección voluntaria (VPP), que exime a los lugares de trabajo de las inspecciones programadas si cumplen con ciertos criterios y aceptan desarrollar sus propios programas integrales de seguridad y salud. Dichos lugares de trabajo deben tener índices de accidentes más bajos que el promedio y programas de seguridad escritos, poner a disposición de OSHA registros de lesiones y exposición y notificar a los trabajadores sobre sus derechos.

                      para Familias

                      En 1995, el presupuesto de OSHA era de $312 millones, con unos 2,300 empleados. Estos recursos están destinados a brindar cobertura a más de 90 millones de trabajadores en todo Estados Unidos.

                      Programas estatales de OSHA

                      Propósito y organización

                      La Ley de Salud y Seguridad Ocupacional de 1970 otorgó a los gobiernos estatales la opción de regular la seguridad y salud en el trabajo.

                      Los estados llevan a cabo sus propios programas para establecer y hacer cumplir las normas de seguridad y salud mediante la presentación de un plan estatal a OSHA para su aprobación. El plan estatal detalla cómo el estado propone establecer y hacer cumplir estándares que sean "al menos tan efectivos" como los de OSHA y asumir jurisdicción sobre los empleados públicos estatales, municipales y otros (no federales) a quienes la propia OSHA no cubre. En estos estados, el gobierno federal renuncia a las responsabilidades normativas directas y, en cambio, proporciona financiación parcial a los programas estatales y supervisa las actividades estatales para que se ajusten a las normas nacionales.

                      programa y servicios

                      Aproximadamente la mitad de los estados han optado por administrar sus propios programas. Otros dos estados, Nueva York y Connecticut, han optado por mantener la jurisdicción federal en sus estados, pero agregar un sistema estatal de seguridad y salud en el lugar de trabajo que brinde protección a los empleados públicos.

                      Los programas estatales de OSHA permiten que los estados adapten los recursos y enfoquen los esfuerzos regulatorios para satisfacer las necesidades especiales de sus estados. Por ejemplo, la tala se realiza de manera diferente en el este y el oeste de los Estados Unidos. Carolina del Norte, que ejecuta su propio programa OSHA, pudo orientar sus programas de regulaciones, divulgación, capacitación y aplicación de la tala para abordar las necesidades de seguridad y salud de los madereros en ese estado.

                      El estado de Washington, que tiene una gran base económica agrícola, desarrolló requisitos de seguridad agrícola que superan los mínimos nacionales obligatorios y tradujo la información de seguridad al español para satisfacer las necesidades de los trabajadores agrícolas de habla hispana.

                      Además de desarrollar programas que satisfagan sus necesidades especiales, los estados pueden desarrollar programas y promulgar reglamentos para los cuales quizás no haya suficiente apoyo a nivel federal. California, Utah, Vermont y Washington tienen restricciones sobre la exposición al humo de tabaco ambiental en el lugar de trabajo; El estado de Washington y Oregón requieren que cada empleador desarrolle planes de prevención de lesiones y enfermedades específicos para el lugar de trabajo; El estándar de Utah para la perforación de petróleo y gas y la fabricación de explosivos excede los estándares federales de OSHA.

                      Se permite que los programas estatales lleven a cabo programas de consulta que brinden asistencia gratuita a los empleadores para identificar y corregir los peligros en el lugar de trabajo. Estas consultas, que se realizan únicamente a pedido del empleador, se mantienen separadas de los programas de cumplimiento.

                      para Familias

                      En 1993, los programas administrados por el estado tenían un total de alrededor de 1,170 funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, según la Asociación del Plan Estatal de Salud y Seguridad Ocupacional. Además, tenían alrededor de 300 consultores de seguridad y salud y cerca de 60 coordinadores de capacitación y educación. La mayoría de estos programas se encuentran en los departamentos de trabajo estatales.

                      Administración de Seguridad y Salud en Minas (MSHA)

                      Propósito y organización

                      La Administración de Salud y Seguridad Minera (MSHA) establece y hace cumplir estándares para reducir lesiones, enfermedades y muertes en minas y operaciones de procesamiento de minerales, independientemente del tamaño, la cantidad de empleados o el método de extracción. MSHA debe inspeccionar cada mina subterránea al menos cuatro veces al año y cada mina de superficie al menos dos veces al año.

                      Además de los programas de cumplimiento, la Ley de Seguridad y Salud en las Minas requiere que la agencia establezca normas sobre capacitación en seguridad y salud para los mineros, actualice y fortalezca las leyes de seguridad y salud en las minas y fomente la participación de los mineros y sus representantes en actividades de seguridad. MSHA también trabaja con los operadores de la mina para resolver problemas de seguridad y salud a través de programas de educación y capacitación y el desarrollo de controles de ingeniería para reducir las lesiones.

                      Al igual que OSHA, MSHA está dirigida por un Subsecretario de Trabajo. Las actividades de seguridad y salud en las minas de carbón se administran a través de diez oficinas de distrito en las regiones mineras del carbón. Las actividades de seguridad y salud en las minas metálicas y no metálicas se administran a través de seis oficinas distritales en las zonas mineras del país.

                      Varias oficinas de personal que asisten en la administración de las responsabilidades de la agencia están ubicadas en la sede en Arlington, Virginia. Estos incluyen la Oficina de Normas, Regulaciones y Variaciones; la Oficina de Tasaciones; la dirección de Soporte Técnico; y la Oficina de Políticas del Programa. Además, la Oficina de Política y Desarrollo Educativo supervisa el programa de capacitación de la agencia en la Academia Nacional de Salud y Seguridad Minera en Beckley, West Virginia, que es la institución más grande del mundo dedicada por completo a la capacitación en seguridad y salud minera.

                      programa y servicios

                      Las muertes y lesiones en la minería han disminuido significativamente durante los últimos cien años. De 1880 a 1910, miles de mineros del carbón fueron asesinados, y 3,242 murieron solo en 1907. Un gran número de mineros también fueron asesinados en otros tipos de minas. El número promedio de muertes en la minería ha disminuido a lo largo de los años a menos de 100 por año en la actualidad.

                      MSHA hace cumplir las disposiciones de la ley de minas que requieren que los operadores de minas tengan un plan de capacitación de seguridad y salud aprobado que proporciona 40 horas de capacitación básica para los nuevos mineros subterráneos, 24 horas de capacitación para los nuevos mineros de superficie, 8 horas de capacitación anual de actualización para todos los mineros y Capacitación en tareas relacionadas con la seguridad para mineros asignados a nuevos trabajos. La Academia Nacional de Salud y Seguridad Minera ofrece una amplia variedad de cursos de seguridad y salud. MSHA ofrece programas especiales de capacitación para gerentes y trabajadores en operaciones mineras pequeñas. Los materiales de capacitación de MSHA, que incluyen cintas de video, películas, publicaciones y materiales técnicos, están disponibles en la Academia y en las oficinas del distrito.

                      para Familias

                      En 1995, MSHA tenía un presupuesto de unos 200 millones de dólares y unos 2,500 empleados. Estos recursos fueron los encargados de garantizar la salud y seguridad de unos 113,000 mineros del carbón y 197,000 mineros en minas metálicas y no metálicas.

                      El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH)

                      Propósito y organización

                      El Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) es la agencia federal responsable de realizar investigaciones sobre lesiones y enfermedades ocupacionales y transmitir las normas recomendadas a OSHA. NIOSH financia programas de educación para profesionales de la seguridad y la salud en el trabajo a través de los Centros de Recursos Educativos (ERC) y proyectos de capacitación en universidades de todo Estados Unidos. Bajo la Ley Federal de Seguridad y Salud en las Minas de 1977, NIOSH también realiza investigaciones y evaluaciones de peligros para la salud, y recomienda estándares de salud en las minas a la Administración de Seguridad y Salud en las Minas.

                      El Director de NIOSH depende del Director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos. La sede de NIOSH está en Washington, DC, con oficinas administrativas en Atlanta, Georgia y laboratorios en Cincinnati, Ohio y Morgantown, West Virginia.

                      programa y servicios

                      La investigación de NIOSH se lleva a cabo tanto en el campo como en el laboratorio. Los programas de vigilancia identifican la ocurrencia de lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo. Estos incluyen la recopilación de datos dirigidos a condiciones específicas, como niveles altos de plomo en sangre en adultos o lesiones entre trabajadores adolescentes. NIOSH también vincula los datos recopilados por los estados y otras agencias federales para que sea cada vez más práctico obtener una imagen nacional de los efectos de los riesgos laborales.

                      La investigación de campo se lleva a cabo en los lugares de trabajo de los Estados Unidos. Estos estudios permiten identificar peligros, evaluar el alcance de las exposiciones y determinar la eficacia de las medidas preventivas. El derecho de entrada al lugar de trabajo es esencial para que el Instituto pueda realizar esta investigación. Esta investigación de campo da como resultado artículos en la literatura científica, así como recomendaciones para prevenir riesgos en lugares de trabajo específicos.

                      Al trabajar con los departamentos de salud estatales, NIOSH investiga muertes en el trabajo por causas específicas, incluidas electrocuciones, caídas, incidentes relacionados con máquinas y accidentes de entrada a espacios confinados. NIOSH tiene un programa especial para ayudar a las pequeñas empresas mediante el desarrollo de tecnologías económicas y efectivas para controlar las exposiciones peligrosas en la fuente.

                      NIOSH realiza investigaciones de laboratorio para estudiar los peligros en el lugar de trabajo bajo condiciones controladas. Esta investigación ayuda a NIOSH a determinar las causas y los mecanismos de las enfermedades y lesiones en el lugar de trabajo, desarrollar herramientas para medir y monitorear las exposiciones y desarrollar y evaluar la tecnología de control y el equipo de protección personal.

                      Alrededor del 17% del presupuesto de NIOSH se dedica a financiar actividades de servicios. Muchas de estas actividades de servicio también se basan en la investigación, como el programa de evaluación de riesgos para la salud. NIOSH realiza cientos de evaluaciones de peligros para la salud cada año cuando lo solicitan los empleadores, los trabajadores o las agencias federales y estatales. Después de evaluar el lugar de trabajo, NIOSH brinda a los trabajadores y empleadores recomendaciones para reducir las exposiciones.

                      NIOSH también responde a las solicitudes de información a través de un número de teléfono gratuito. A través de este número, las personas que llamen pueden obtener información sobre seguridad y salud ocupacional, solicitar una evaluación de riesgos para la salud u obtener una publicación de NIOSH. La página de inicio de NIOSH en la World Wide Web también es una buena fuente de información sobre NIOSH.

                      NIOSH mantiene una serie de bases de datos, incluida NIOSHTIC, una base de datos bibliográfica de literatura sobre seguridad y salud ocupacional, y el Registro de Efectos Tóxicos de Sustancias Químicas (RTECS), que es un compendio de datos toxicológicos extraídos de la literatura científica que cumple con el mandato de NIOSH. para “enumerar todas las sustancias tóxicas conocidas y las concentraciones en las que se sabe que se produce toxicidad”.

                      NIOSH también prueba los respiradores y certifica que cumplen con los estándares nacionales establecidos. Esto ayuda a los empleadores y trabajadores a elegir el respirador más apropiado para entornos peligrosos específicos.

                      NIOSH financia programas en universidades de los Estados Unidos para capacitar a médicos de medicina ocupacional, enfermeras de salud ocupacional, higienistas industriales y profesionales de la seguridad. NIOSH también financia programas para introducir la seguridad y la salud en las escuelas comerciales, de ingeniería y vocacionales. Estos programas, que son ERC multidisciplinarios o becas de capacitación para proyectos de una sola disciplina, han hecho una contribución significativa al desarrollo de la salud ocupacional como disciplina y a satisfacer la necesidad de profesionales calificados en seguridad y salud.

                      para Familias

                      NIOSH tenía alrededor de 900 empleados y un presupuesto de $133 millones en 1995. NIOSH es la única agencia federal con la responsabilidad legal de realizar investigaciones sobre seguridad y salud ocupacional y capacitación profesional.

                      El futuro de los programas de seguridad y salud en el trabajo

                      El futuro de estos programas federales de salud y seguridad ocupacional en los Estados Unidos está muy en duda en el clima anti-regulatorio de la década de 1990. Continúa habiendo propuestas serias del Congreso que cambiarían drásticamente la forma en que operan estos programas.

                      Una propuesta requeriría que las agencias reguladoras se centren más en la educación y la consulta y menos en el establecimiento y cumplimiento de normas. Otro establecería requisitos para análisis de costo-beneficio complejos que deben realizarse antes de que se puedan establecer estándares. NIOSH ha sido amenazado con la abolición o fusión con OSHA. Y todas estas agencias han sido objeto de reducciones presupuestarias.

                      Si se promulgan, estas propuestas disminuirían en gran medida el papel federal en la realización de investigaciones y en el establecimiento y cumplimiento de normas uniformes de seguridad y salud en el trabajo en todo Estados Unidos.

                       

                       

                      Atrás

                      Los programas médicos industriales varían tanto en contenido como en estructura. Es una concepción común que los programas médicos industriales son apoyados solo por grandes corporaciones y son lo suficientemente completos como para evaluar a todos los trabajadores en busca de todos los posibles efectos adversos. Sin embargo, los programas implementados por las industrias varían considerablemente en su alcance. Algunos programas solo ofrecen exámenes previos a la colocación, mientras que otros ofrecen vigilancia médica total, promoción de la salud y otros servicios especiales. Además, las estructuras de los programas difieren entre sí, al igual que los miembros de los equipos de seguridad y salud. Algunos programas contratan a un médico externo para que preste servicios médicos, mientras que otros tienen una unidad de salud en el sitio atendida por médicos y personal de enfermería y respaldada por un personal de higienistas industriales, ingenieros, toxicólogos y epidemiólogos. Los deberes y la responsabilidad de estos miembros del equipo de seguridad y salud variarán según la industria y el riesgo involucrado.

                      Motivación para programas médicos industriales

                      El seguimiento médico de los trabajadores está motivado por múltiples factores. En primer lugar, existe la preocupación por la seguridad y salud general del empleado. Segundo, un beneficio monetario resulta de un esfuerzo de vigilancia a través de una mayor productividad del empleado y menores costos de atención médica. En tercer lugar, es obligatorio cumplir con la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA), con los requisitos de igualdad de oportunidades de empleo (EEO), la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) y otras pautas legales. Finalmente, existe el espectro de litigios civiles y penales si no se establecen programas adecuados o si se determina que son inadecuados (McCunney 1995; Bunn 1985).

                      Tipos de Servicios y Programas de Salud Ocupacional

                      Los servicios de salud ocupacional se determinan a través de una evaluación de necesidades. Los factores que afectan qué tipo de servicio de salud ocupacional se utilizará incluyen los riesgos potenciales de las operaciones normales, la demografía de la fuerza laboral y el interés de la gerencia en la salud ocupacional. Los servicios de salud dependen del tipo de industria, de los peligros físicos, químicos o biológicos presentes y de los métodos utilizados para prevenir la exposición, así como de las normas, reglamentos y resoluciones gubernamentales y de la industria.

                      Las tareas importantes de los servicios generales de salud incluyen las siguientes:

                      • evaluación de la capacidad de los empleados para realizar sus tareas asignadas de manera segura (a través de evaluaciones previas a la colocación)
                      • reconocimiento de síntomas y signos tempranos de efectos en la salud relacionados con el trabajo e intervención apropiada (los exámenes de vigilancia médica pueden revelarlos)
                      • provisión de tratamiento y rehabilitación para lesiones y enfermedades ocupacionales y trastornos no ocupacionales que afectan el desempeño laboral (lesiones relacionadas con el trabajo)
                      • promoción y mantenimiento de la salud de los empleados (bienestar)
                      • evaluación de la capacidad de una persona para trabajar a la luz de un trastorno médico crónico (en tal caso, se requiere un examen médico independiente)
                      • supervisión de políticas y programas relacionados con la seguridad y salud en el trabajo.

                       

                      Ubicación de las Instalaciones de Servicios de Salud

                      Instalaciones in situ

                      Hoy en día, la prestación de servicios de salud en el trabajo se realiza cada vez más a través de contratistas e instalaciones médicas locales. Sin embargo, los servicios in situ formados por los empleadores fueron el enfoque tradicional adoptado por la industria. En entornos con un número considerable de empleados o ciertos riesgos para la salud, los servicios in situ son rentables y brindan servicios de alta calidad. El alcance de estos programas varía considerablemente, desde apoyo de enfermería a tiempo parcial hasta un centro médico con personal completo y médicos a tiempo completo.

                      La necesidad de un servicio médico en el lugar generalmente está determinada por la naturaleza del negocio de la empresa y los peligros potenciales para la salud presentes en el lugar de trabajo. Por ejemplo, una empresa que utiliza benceno como materia prima o ingrediente en su proceso de fabricación probablemente necesitará un programa de vigilancia médica. Además, muchas otras sustancias químicas manipuladas o producidas por la misma planta pueden ser tóxicas. En estas circunstancias, puede ser económicamente factible y médicamente aconsejable brindar servicios médicos en el lugar. Algunos servicios in situ brindan apoyo de enfermería ocupacional durante el horario de trabajo diurno y también pueden cubrir el segundo y tercer turno o los fines de semana.

                      Los servicios in situ deben realizarse en áreas de la planta compatibles con la práctica de la medicina. El centro médico debe tener una ubicación central para que todos los empleados puedan acceder a él. Se deben considerar las necesidades de calefacción y refrigeración para permitir el uso más económico de la instalación. Una regla general que se ha utilizado para asignar espacio de piso a una unidad médica interna es un pie cuadrado por empleado para unidades que atienden hasta 1,000 empleados; esta cifra probablemente debería incluir un mínimo de 300 pies cuadrados. Los especialistas han descrito el costo del espacio y varias consideraciones de diseño relevantes (McCunney 1995; Felton 1976).

                      Para algunas instalaciones de fabricación ubicadas en áreas rurales o remotas, los servicios pueden brindarse de manera útil en una camioneta móvil. Si tal instalación está disponible, se pueden hacer las siguientes recomendaciones:

                      • Se debe brindar asistencia a las empresas cuyos servicios médicos internos no están completamente equipados para hacer frente a los programas de vigilancia médica que requieren el uso de equipos especiales, como audiómetros, espirómetros o máquinas de rayos X.
                      • Los programas de vigilancia médica deben estar disponibles en áreas geográficas remotas, especialmente para garantizar la uniformidad en los datos recopilados para estudios epidemiológicos. Por ejemplo, para mejorar la precisión científica de un estudio de trastornos pulmonares ocupacionales, se debe usar un espirómetro similar y la preparación de radiografías de tórax debe realizarse de acuerdo con los estándares internacionales apropiados, como los de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
                      • Los datos de diferentes sitios deben coordinarse para ingresarlos en un programa de software de computadora.

                       

                      Sin embargo, una empresa que depende de un servicio de furgonetas móviles aún necesitará un médico para realizar exámenes previos a la colocación y garantizar la calidad de los servicios prestados por la empresa de furgonetas móviles.

                      Servicios que se prestan con mayor frecuencia en las instalaciones internas

                      Una evaluación in situ es esencial para determinar el tipo de servicios de salud apropiados para un establecimiento. Los servicios más comunes que se brindan en el entorno de salud ocupacional son las evaluaciones previas a la colocación, la evaluación de lesiones o enfermedades relacionadas con el trabajo y los exámenes de vigilancia médica.

                      Evaluaciones previas a la colocación

                      El examen previo a la colocación se realiza después de que a una persona se le ha hecho una oferta condicional de trabajo. La ADA usa pre-empleo para significar que la persona debe ser contratada si pasa el examen físico.

                      El examen previo a la colocación debe realizarse prestando atención a las funciones del trabajo, incluidos los requisitos físicos y cognitivos (para sensibilidad de seguridad) y la posible exposición a materiales peligrosos. El contenido del examen depende del puesto y de la evaluación del lugar de trabajo. Por ejemplo, los trabajos que requieren el uso de equipo de protección personal, como un respirador, a menudo incluyen un estudio de función pulmonar (prueba de respiración) como parte del examen previo a la colocación. Las personas involucradas en las actividades del Departamento de Transporte de los EE. UU. (DOT, por sus siglas en inglés) generalmente requieren pruebas de detección de drogas en la orina. Para evitar errores tanto en el contenido como en el contexto del examen, es recomendable desarrollar protocolos estándar en los que la empresa y el médico examinador estén de acuerdo.

                      Después del examen, el médico proporciona una opinión escrita sobre la idoneidad de la persona para realizar el trabajo sin riesgos para la salud o la seguridad de sí mismo o de los demás. En circunstancias normales, la información médica no debe divulgarse en este formulario, sino simplemente la idoneidad para el trabajo. Esta forma de comunicación puede ser un formulario estándar que luego debe colocarse en el archivo del empleado. Sin embargo, los registros médicos específicos permanecen en el establecimiento de salud y son mantenidos únicamente por un médico o una enfermera.

                      Lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo

                      La atención médica inmediata y de calidad es esencial para el empleado que sufre una lesión relacionada con el trabajo o una enfermedad ocupacional. La unidad médica o el médico contratado debe tratar a los empleados que se lesionan en el trabajo o que experimentan síntomas relacionados con el trabajo. El servicio médico de la empresa tiene un papel importante que desempeñar en la gestión de los costes de compensación de los trabajadores, especialmente en la realización de evaluaciones de reincorporación al trabajo tras una ausencia por enfermedad o lesión. Una función importante del profesional médico es la coordinación de los servicios de rehabilitación de tales ausentes para asegurar un regreso al trabajo sin problemas. Los programas de rehabilitación más efectivos hacen uso de tareas modificadas o asignaciones alternativas.

                      Una tarea importante del asesor médico de la empresa es determinar la relación entre la exposición a agentes peligrosos y la enfermedad, lesión o discapacidad. En algunos estados, el empleado puede elegir a su médico tratante, mientras que en otros estados el empleador puede ordenar o al menos sugerir una evaluación por parte de un médico o centro de atención médica específico. El empleador generalmente tiene el derecho de especificar un médico para realizar un examen de "segunda opinión", especialmente en el contexto de una recuperación prolongada o un trastorno médico grave.

                      La enfermera o el médico asesora a la gerencia sobre el registro de lesiones y enfermedades ocupacionales de acuerdo con los requisitos de mantenimiento de registros de OSHA, y debe estar familiarizado con las pautas de OSHA y de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). La gerencia debe asegurarse de que el proveedor de atención médica esté completamente familiarizado con estas pautas.

                      Exámenes de vigilancia médica

                      Algunos estándares de OSHA requieren exámenes de vigilancia médica para la exposición a algunas sustancias (asbesto, plomo, etc.) y se recomiendan de acuerdo con las buenas prácticas médicas para la exposición a otras, como solventes, metales y polvos como la sílice. Los empleadores deben hacer que estos exámenes, cuando lo exijan las normas de OSHA, estén disponibles sin costo alguno para los empleados. Aunque el empleado puede negarse a participar en un examen, el empleador puede especificar que el examen es una condición de empleo.

                      El propósito de la vigilancia médica es prevenir enfermedades relacionadas con el trabajo mediante el reconocimiento temprano de problemas, como resultados de laboratorio anormales que pueden estar asociados con las primeras etapas de una enfermedad. A continuación, se vuelve a evaluar al empleado en intervalos posteriores. La coherencia en el seguimiento médico de las anomalías descubiertas durante los exámenes de vigilancia médica es esencial. Aunque la gerencia debe ser informada de cualquier trastorno médico relacionado con el trabajo, las condiciones médicas que no surjan del lugar de trabajo deben permanecer confidenciales y ser tratadas por el médico de familia. En todos los casos, los empleados deben ser informados de sus resultados (McCunney 1995; Bunn 1985, 1995; Felton 1976).

                      Consulta de gestión

                      Aunque el médico y la enfermera de salud ocupacional son reconocidos más fácilmente por sus habilidades médicas prácticas, también pueden ofrecer importantes consejos médicos a cualquier empresa. El profesional de la salud puede desarrollar procedimientos y prácticas para programas médicos que incluyan la promoción de la salud, la detección y capacitación del abuso de sustancias y el mantenimiento de registros médicos.

                      Para las instalaciones con un programa médico interno, es necesaria una política para el manejo de desechos médicos y actividades relacionadas de acuerdo con el estándar de patógenos transmitidos por la sangre de OSHA. La capacitación con respecto a ciertos estándares de OSHA, como el Estándar de comunicación de peligros, el Estándar de OSHA sobre el acceso a la exposición y los registros médicos y los requisitos de mantenimiento de registros de OSHA, es un ingrediente esencial para un programa bien administrado.

                      Se deben desarrollar procedimientos de respuesta de emergencia para cualquier instalación que tenga un mayor riesgo de desastre natural o que manipule, use o fabrique materiales potencialmente peligrosos, de acuerdo con la Enmienda de Reautorización de la Ley Superfund (SARA). Los principios de respuesta a emergencias médicas y manejo de desastres deben incorporarse, con la ayuda del médico de la empresa, en cualquier plan de respuesta a emergencias del sitio. Dado que los procedimientos de emergencia diferirán según el peligro, el médico y la enfermera deben estar preparados para manejar tanto los peligros físicos, como los que ocurren en un accidente de radiación, como los peligros químicos.

                      Promoción de la salud

                      Los programas de promoción de la salud y bienestar para educar a las personas sobre los efectos adversos para la salud de ciertos estilos de vida (como el tabaquismo, la mala alimentación y la falta de ejercicio) son cada vez más comunes en la industria. Aunque no son esenciales para un programa de salud ocupacional, estos servicios pueden ser valiosos para los empleados.

                      Se recomienda la incorporación de planes de promoción del bienestar y la salud en el programa médico siempre que sea factible. Los objetivos de dicho programa son una fuerza laboral productiva y consciente de la salud. Los costos de atención médica pueden reducirse como resultado de iniciativas de promoción de la salud.

                      Programas de detección de abuso de sustancias

                      En los últimos años, especialmente desde que el Departamento de Transporte de los EE. UU. (DOT) dictaminó sobre pruebas de drogas (1988), muchas organizaciones han desarrollado programas de pruebas de drogas. En la industria química y otras industrias manufactureras, el tipo más común de prueba de drogas en orina se realiza en la evaluación previa a la colocación. Las normas del DOT sobre las pruebas de drogas para camiones interestatales, operaciones de transmisión de gas (oleoductos) y las industrias ferroviaria, de la guardia costera y de aviación son considerablemente más amplias e incluyen pruebas periódicas "por causa", es decir, por motivos de sospecha de abuso de sustancias. Los médicos participan en los programas de detección de drogas mediante la revisión de los resultados para garantizar que se eliminen las razones distintas del uso de drogas ilícitas para las personas con pruebas positivas. Deben garantizar la integridad del proceso de prueba y confirmar cualquier prueba positiva con el empleado antes de entregar los resultados a la gerencia. Un programa de asistencia al empleado y una política uniforme de la empresa son esenciales.

                      Registros médicos

                      Los registros médicos son documentos confidenciales que deben ser mantenidos por un médico o enfermera ocupacional y almacenados de tal manera que se proteja su confidencialidad. Algunos registros, como una carta que indique la aptitud de una persona para usar el respirador, deben mantenerse en el sitio en caso de una auditoría reglamentaria. Sin embargo, los resultados de pruebas médicas específicas deben excluirse de tales archivos. El acceso a dichos registros debe limitarse al profesional de la salud, al empleado y a otras personas designadas por el empleado. En algunos casos, como la presentación de un reclamo de compensación para trabajadores, se renuncia a la confidencialidad. El estándar de OSHA Acceso a la exposición de los empleados y registros médicos (29 CFR 1910.120) requiere que los empleados sean informados anualmente de su derecho de acceso a sus registros médicos y de la ubicación de dichos registros.

                      La confidencialidad de los registros médicos debe preservarse de acuerdo con las pautas legales, éticas y reglamentarias. Se debe informar a los empleados cuándo se divulgará la información médica a la gerencia. Idealmente, se le pedirá a un empleado que firme un formulario médico que autorice la divulgación de cierta información médica, incluidas pruebas de laboratorio o material de diagnóstico.

                      El primer artículo en el Colegio Americano de Medicina Ocupacional y Ambiental Código de ética requiere que “los médicos deben otorgar la máxima prioridad a la salud y la seguridad de las personas tanto en el lugar de trabajo como en el medio ambiente”. En la práctica de la medicina ocupacional, tanto el empleador como el empleado se benefician si los médicos son imparciales y objetivos y aplican principios médicos, científicos y humanitarios sólidos.

                      Programas Internacionales

                      En la medicina ambiental y ocupacional internacional, los médicos que trabajan para las industrias estadounidenses tendrán no solo las responsabilidades tradicionales de los médicos ambientales y ocupacionales, sino que también tendrán importantes responsabilidades de gestión clínica. La responsabilidad del departamento médico incluirá la atención clínica de los empleados y comúnmente de los cónyuges e hijos de los empleados. Los sirvientes, la familia extensa y la comunidad a menudo se incluyen en las responsabilidades clínicas. Además, el médico ocupacional también tendrá responsabilidades en los programas ocupacionales relacionados con las exposiciones y los riesgos en el lugar de trabajo. Los programas de vigilancia médica, así como los exámenes previos al empleo y periódicos son componentes críticos del programa.

                      Diseñar programas apropiados de promoción y prevención de la salud también es una responsabilidad importante. En el ámbito internacional, estos programas de prevención incluirán temas además de los relacionados con el estilo de vida comúnmente considerados en los Estados Unidos o Europa occidental. Las enfermedades infecciosas requieren un enfoque sistemático para la vacunación y la quimioprofilaxis necesarias. Los programas educativos para la prevención deben incluir atención a los patógenos transmitidos por los alimentos, el agua y la sangre y al saneamiento general. Los programas de prevención de accidentes deben ser considerados en vista del alto riesgo de muertes relacionadas con el tránsito en muchos países en desarrollo. Los temas especiales, como la evacuación y la atención de emergencia, deben recibir un escrutinio detallado y deben implementarse los programas apropiados. La exposición ambiental a peligros químicos, biológicos y físicos a menudo aumenta en los países en desarrollo. Los programas de prevención ambiental se basan en planes educativos de múltiples etapas con pruebas biológicas indicadas. Los programas clínicos a desarrollar a nivel internacional pueden incluir el manejo de pacientes hospitalizados, ambulatorios, de emergencia y de cuidados intensivos de expatriados y empleados nacionales.

                      Un programa complementario para los médicos ocupacionales internacionales es la medicina del viajero. La seguridad de los viajeros rotativos de corta duración o residentes extranjeros requiere un conocimiento especial de las vacunas indicadas y otras medidas preventivas a nivel mundial. Además de las vacunas recomendadas, es imperativo conocer los requisitos médicos para las visas. Muchos países exigen pruebas serológicas o radiografías de tórax, y algunos países pueden tener en cuenta cualquier condición médica significativa en la decisión de emitir una visa de trabajo o como requisito de residencia.

                      La asistencia al empleado y los programas marítimos y de aviación también se incluyen comúnmente dentro de las responsabilidades del médico ocupacional internacional. La planificación de emergencias y la provisión de medicamentos apropiados y capacitación en su uso son temas desafiantes para las embarcaciones marítimas y aéreas. El apoyo psicológico tanto de los empleados expatriados como nacionales suele ser deseable y/o necesario. Los programas de asistencia al empleado pueden extenderse a los expatriados y brindar apoyo especial a los miembros de la familia. Los programas de drogas y alcohol deben considerarse dentro del contexto social del país dado (Bunn 1995).

                      Conclusión

                      En conclusión, el alcance y la organización de los programas corporativos de salud ocupacional pueden variar ampliamente. Sin embargo, si se analizan e implementan adecuadamente, estos programas son rentables, protegen a la empresa de responsabilidades legales y promueven la salud ocupacional y general de la fuerza laboral.

                       

                      Atrás

                      Fijar

                      Los empleadores en los Estados Unidos han brindado atención médica durante mucho tiempo a los trabajadores lesionados mediante el uso de médicos privados, clínicas, centros de atención inmediata y departamentos de emergencia de hospitales. En su mayor parte, esta atención ha sido esporádica y rara vez coordinada, ya que solo las corporaciones más grandes pueden brindar servicios de salud ocupacional internos.

                      Una encuesta reciente de 22,457 empresas de menos de 5,000 empleados en un área suburbana de Chicago encontró que el 93% tenía menos de 50 empleados y solo el 1% empleaba a más de 250 empleados. De este grupo, el 52% utilizó un proveedor específico para sus lesiones laborales, el 24% no utilizó un proveedor específico y otro 24% permitió que el empleado buscara su propio proveedor. Solo el 1% de las empresas utilizó un director médico para brindar atención. Estas empresas constituyen el 99% de todos los empleadores en el área encuestada, lo que representa más de 524,000 empleados (Sistemas Nacionales de Salud 1992).

                      Desde la aprobación de la ley que creó la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional en 1970, y con los cambios concomitantes en el financiamiento de la atención médica que han tenido lugar desde entonces, el enfoque y las prioridades de la atención han cambiado. Los costos de seguro para la compensación de los trabajadores y la atención médica grupal aumentaron del 14 al 26% anual desde 1988 hasta 1991 (BNA 1991). En 1990, los costos de atención médica representaron la porción más grande de los $53 mil millones gastados en los Estados Unidos en beneficios de compensación para trabajadores, y en 1995, se espera que los beneficios médicos alcancen el 50% de un precio total de $100 mil millones para la compensación para trabajadores. costos (Resnick 1992).

                      Los costos de las primas varían según el estado debido a las diferentes regulaciones de compensación para trabajadores. Él Carta de Washington de Kiplinger del 9 de septiembre de 1994 establece: “En Montana, los contratistas pagan un promedio de $35.29 en seguros de compensación por cada $100 de nómina. En Florida, cuesta $ 21.99. Illinois, $ 19.48. La misma cobertura cuesta $5.55 en Indiana o $9.55 en Carolina del Sur”. A medida que ha evolucionado la necesidad de atención económica de compensación para trabajadores, los empleadores exigen más asistencia de sus proveedores de atención médica.

                      La mayor parte de esta atención médica la brindan instalaciones médicas de propiedad independiente. Los empleadores pueden contratar esta atención, desarrollar una relación con un proveedor o asegurarla según sea necesario. La mayor parte de la atención se presta sobre la base de una tarifa por servicio, y los comienzos de la capitación y la contratación directa surgieron durante la segunda mitad de la década de 1990.

                      Tipos de servicios

                      Los empleadores exigen universalmente que los servicios de salud ocupacional incluyan el tratamiento agudo de lesiones y enfermedades tales como esguinces, torceduras, lesiones en la espalda y en los ojos y laceraciones. Estos constituyen la mayoría de los casos agudos vistos en un programa de salud ocupacional.

                      A menudo, se solicitan exámenes que se realizan antes de la colocación o después de una oferta de trabajo, para determinar la capacidad de los posibles empleados para realizar con seguridad el trabajo requerido sin lesionarse a sí mismos ni a los demás. Estos exámenes deben evaluarse de manera consistente con la ley de los EE. UU., tal como se establece en la Ley de Estadounidenses con Discapacidades. Esta ley prohíbe la discriminación en la contratación basada en una discapacidad que no impida que una persona realice las funciones esenciales del posible trabajo. Además, se espera que el empleador haga una “adaptación razonable” a un empleado discapacitado (EEOC y Departamento de Justicia 1991).

                      Aunque la ley lo requiere solo para ciertas categorías de trabajo, las pruebas de abuso de sustancias para drogas y/o alcohol ahora las realiza el 98% de las compañías Fortune 200 en los Estados Unidos. Estas pruebas pueden incluir mediciones de orina, sangre y aliento para niveles de drogas ilícitas o alcohol (BNA 1994).

                      Además, un empleador puede requerir servicios especializados, como pruebas de vigilancia médica exigidas por OSHA, por ejemplo, exámenes de aptitud del respirador, basados ​​en la capacidad física y la función pulmonar de un trabajador, que evalúan la capacidad del trabajador para usar un respirador con seguridad; Exámenes de asbesto y otras pruebas de exposición química, diseñados para evaluar el estado de salud de un individuo con respecto a la posible exposición y los efectos a largo plazo de un agente dado en la salud general de la persona.

                      Con el fin de evaluar el estado de salud de los empleados clave, algunas empresas contratan exámenes físicos para sus ejecutivos. Estos exámenes son generalmente de naturaleza preventiva y ofrecen una amplia evaluación de la salud, que incluye pruebas de laboratorio, radiografías, pruebas de esfuerzo cardíaco, detección de cáncer y asesoramiento sobre el estilo de vida. La frecuencia de estos exámenes a menudo se basa en la edad más que en el tipo de trabajo.

                      Los municipios a menudo contratan exámenes físicos periódicos para evaluar el estado de salud de los oficiales de bomberos y policías, quienes generalmente son evaluados para medir su capacidad física para manejar situaciones físicamente estresantes y para determinar si se han producido exposiciones en el lugar de trabajo.

                      Un empleador también puede contratar servicios de rehabilitación, que incluyen fisioterapia, endurecimiento laboral, evaluaciones ergonómicas en el lugar de trabajo, así como terapias vocacionales y ocupacionales.

                      Más recientemente, como beneficio para los empleados y en un esfuerzo por reducir los costos de atención médica, los empleadores están contratando programas de bienestar. Estos programas educativos y de detección orientados a la prevención buscan evaluar la salud para que se puedan ofrecer intervenciones apropiadas para modificar los estilos de vida que contribuyen a la enfermedad. Los programas incluyen pruebas de colesterol, evaluaciones de riesgos para la salud, dejar de fumar, manejo del estrés y educación nutricional.

                      Se están desarrollando programas en todas las áreas del cuidado de la salud para satisfacer las necesidades de los empleados. El programa de asistencia al empleado (EAP, por sus siglas en inglés) es otro programa desarrollado recientemente para proporcionar servicios de asesoramiento y derivación a empleados con problemas de abuso de sustancias, emocionales, familiares y/o financieros que los empleadores han determinado que tienen un efecto en la capacidad del empleado para ser productivo.

                      Un servicio que es relativamente nuevo en la salud ocupacional es la gestión de casos. Este servicio, generalmente proporcionado por enfermeras o personal administrativo supervisado por enfermeras, ha reducido efectivamente los costos al tiempo que garantiza una atención de calidad adecuada para el trabajador lesionado. Las compañías de seguros han brindado durante mucho tiempo la gestión de los costos de las reclamaciones (los dólares gastados en casos de compensación laboral) en un momento en que el trabajador lesionado ha estado fuera del trabajo durante un período de tiempo específico o cuando se ha alcanzado una cierta cantidad en dólares. La gestión de casos es un proceso más proactivo y concurrente que se puede aplicar desde el primer día de la lesión. Los administradores de casos dirigen al paciente al nivel de atención adecuado, interactúan con el médico tratante para determinar qué tipos de trabajo modificado el paciente es médicamente capaz de realizar y trabajan con el empleador para asegurarse de que el paciente esté realizando un trabajo que no empeore la lesión. El enfoque del administrador de casos es devolver al empleado a un mínimo de tareas modificadas lo más rápido posible, así como identificar médicos de buena calidad cuyos resultados beneficiarán mejor al paciente.

                      Los proveedores

                      Los servicios están disponibles a través de una variedad de proveedores con diversos grados de experiencia. El consultorio del médico privado puede ofrecer exámenes previos a la colocación y pruebas de abuso de sustancias, así como seguimiento de lesiones agudas. El consultorio del médico generalmente requiere citas y tiene un horario de servicio limitado. Si existen las capacidades, el médico privado también puede ofrecer exámenes ejecutivos o puede derivar al paciente a un hospital cercano para realizar pruebas exhaustivas de laboratorio, radiografías y esfuerzo.

                      La clínica industrial generalmente ofrece atención aguda de lesiones (incluida la atención de seguimiento), exámenes previos a la colocación y pruebas de abuso de sustancias. A menudo tienen capacidades de rayos X y de laboratorio y pueden tener médicos con experiencia en la evaluación del lugar de trabajo. Una vez más, sus horas generalmente se limitan al horario comercial, por lo que los empleadores con operaciones de segundo y tercer turno pueden necesitar utilizar un departamento de emergencia durante las noches y los fines de semana. La clínica industrial rara vez trata al paciente privado, y generalmente se la percibe como el “médico de la empresa”, ya que normalmente se hacen arreglos para facturar directamente al empleador oa la compañía de seguros de la empresa.

                      Los centros de atención inmediata son otro lugar de entrega alternativo. Estas instalaciones son proveedores de atención médica general sin cita previa y no requieren citas. Estas instalaciones generalmente están equipadas con rayos X y capacidades de laboratorio y médicos con experiencia en medicina de emergencia, medicina interna o medicina familiar. El tipo de cliente va desde el paciente pediátrico hasta el adulto con dolor de garganta. Además de la atención de lesiones agudas y el seguimiento menor de los empleados lesionados, estas instalaciones pueden realizar exámenes físicos previos a la colocación y pruebas de abuso de sustancias. Aquellas instalaciones que han desarrollado un componente de salud ocupacional a menudo brindan exámenes periódicos y evaluaciones ordenadas por OSHA, y pueden tener relaciones contractuales con proveedores adicionales para servicios que ellos mismos no ofrecen.

                      La sala de urgencias de un hospital es a menudo el lugar de elección para el tratamiento de lesiones agudas y, en general, ha sido capaz de hacer poco más en términos de servicios de salud ocupacional. Este ha sido el caso a pesar de que el hospital ha tenido los recursos para proporcionar la mayoría de los servicios requeridos con la excepción de aquellos ofrecidos por médicos con experiencia en medicina ocupacional. Sin embargo, un departamento de emergencias por sí solo carece de la atención administrada y la experiencia en el regreso al trabajo que ahora exige la industria.

                      Programas Hospitalarios

                      Las administraciones de los hospitales se han dado cuenta de que no solo tienen los recursos y la tecnología disponibles, sino que la compensación de los trabajadores fue uno de los últimos programas de "seguro" que pagaría tarifas por el servicio, lo que aumentaría los ingresos afectados por los acuerdos de descuento que se hicieron con el seguro de atención administrada. empresas como HMO y PPO. Estas compañías de atención administrada, así como los programas de Medicare y Medicaid financiados con fondos federales y estatales para la atención médica general, han exigido estadías más cortas y han impuesto un sistema de pago basado en la “agrupación relacionada con el diagnóstico” (DRG). Estos esquemas han obligado a los hospitales a reducir costos al buscar una mejor coordinación de la atención y nuevos productos que generen ingresos. Surgieron temores de que los costos se transfieran de la atención administrada de salud grupal a la compensación para trabajadores; en muchos casos, estos temores estaban bien fundados, con costos para el tratamiento de una lesión en la espalda bajo la compensación de trabajadores de dos a tres veces el costo bajo los planes de salud grupales. Un estudio del Departamento de Trabajo e Industria de Minnesota de 1990 informó que los costos del tratamiento de esguinces y distensiones eran 1.95 veces mayores, y los de las lesiones de espalda 2.3 veces mayores, con la indemnización laboral que con los planes de seguro de salud colectivos (Zaldman 1990).

                      Han evolucionado varios modelos diferentes de parto hospitalario. Estos incluyen la clínica propiedad del hospital (ya sea dentro o fuera del campus), el departamento de emergencias, la "vía rápida" (departamento de emergencias no agudas) y los servicios de salud ocupacional administrados administrativamente. La American Hospital Association informó que Ryan Associates y Occupational Health Research habían estudiado 119 programas de salud ocupacional en los Estados Unidos (Newkirk 1993). Encontraron que:

                      • El 25.2% eran de urgencias hospitalarias
                      • El 24.4% se basaron en el departamento de hospital que no es de emergencia.
                      • El 28.6% eran clínicas hospitalarias independientes.
                      • 10.9% eran clínicas independientes de propiedad independiente
                      • El 10.9% eran otro tipo de programas.

                       

                      Todos estos programas evaluaron los costos sobre la base de una tarifa por servicio y ofrecieron una variedad de servicios que, además del tratamiento de trabajadores gravemente lesionados, incluyeron exámenes previos a la colocación, pruebas de drogas y alcohol, rehabilitación, consultoría en el lugar de trabajo, requisitos de OSHA. vigilancia médica, exámenes físicos ejecutivos y programas de bienestar. Además, algunos ofrecían programas de asistencia al empleado, enfermería in situ, RCP, primeros auxilios y gestión de casos.

                      Más a menudo hoy en día, los programas de salud ocupacional de los hospitales están agregando un modelo de enfermería de gestión de casos. Dentro de un modelo de este tipo que incorpore la gestión médica integrada, los costos totales de compensación de los trabajadores se pueden reducir en un 50%, lo que es un incentivo significativo para que el empleador utilice proveedores que brinden este servicio (Tweed 1994). Estas reducciones de costos son generadas por un fuerte enfoque en la necesidad de un regreso temprano al trabajo y de consultas sobre programas de trabajo modificados. Las enfermeras trabajan con los especialistas para ayudar a definir el trabajo médicamente aceptable que un empleado lesionado puede realizar de manera segura y con restricciones.

                      En la mayoría de los estados, los trabajadores de EE. UU. reciben dos tercios de su salario mientras reciben compensación de trabajadores temporales por discapacidad total. Cuando regresan al trabajo modificado, continúan brindando un servicio a sus empleadores y mantienen su autoestima a través del trabajo. Los trabajadores que han estado fuera del trabajo seis o más semanas con frecuencia nunca regresan a su pleno empleo y, a menudo, se ven obligados a realizar trabajos peor remunerados y menos calificados.

                      El objetivo final de un programa de salud ocupacional basado en un hospital es permitir que los pacientes accedan al hospital para recibir tratamiento por lesiones laborales y continuar con el hospital como su principal proveedor de todos los servicios de atención médica. A medida que los Estados Unidos avanzan hacia un sistema de atención de la salud capitado, la cantidad de vidas cubiertas que atiende un hospital se convierte en el principal indicador del éxito.

                      Bajo esta forma capitada de financiamiento de atención médica, los empleadores pagan una tasa per cápita a los proveedores por todos los servicios de atención médica que puedan necesitar sus empleados y sus dependientes. Si las personas cubiertas por dicho plan se mantienen saludables, entonces el proveedor puede obtener ganancias. Si las vidas cubiertas son grandes usuarios de los servicios, es posible que el proveedor no obtenga suficientes ingresos de las primas para cubrir los costos de la atención y, por lo tanto, puede perder dinero. Varios estados de los Estados Unidos están avanzando hacia la capitación para el seguro de salud grupal y algunos están probando una cobertura de 24 horas para toda la atención médica, incluidos los beneficios médicos de compensación para trabajadores. Los hospitales ya no juzgarán el éxito en el censo de pacientes, sino en una proporción de vidas cubiertas a costos.

                      Los programas integrales de salud ocupacional basados ​​en hospitales están diseñados para satisfacer la necesidad de un programa integral de medicina ocupacional de alta calidad para la comunidad industrial y corporativa. El diseño se basa en la premisa de que la atención de lesiones y los exámenes físicos previos a la colocación son importantes, pero por sí solos no constituyen un programa de medicina ocupacional. Un hospital que atiende a muchas empresas puede permitirse un médico de medicina ocupacional para supervisar los servicios médicos y, por lo tanto, se puede obtener un enfoque ocupacional más amplio, lo que permite consultas de toxicología, evaluaciones del lugar de trabajo y exámenes exigidos por OSHA para contaminantes tales como asbesto o plomo y para equipos como respiradores, además de los servicios habituales de tratamiento de lesiones laborales, exámenes físicos y detección de drogas. Los hospitales también cuentan con los recursos necesarios para proporcionar una base de datos computarizada y un sistema de gestión de casos.

                      Al proporcionar a los empleadores un único centro de servicio completo para las necesidades de atención médica de sus empleados, el programa de salud ocupacional puede garantizar mejor que el empleado reciba atención médica compasiva y de calidad en el entorno más apropiado, al mismo tiempo que reduce los costos para el empleador. Los proveedores de salud ocupacional pueden monitorear las tendencias dentro de una empresa o industria y hacer recomendaciones para reducir los accidentes en el lugar de trabajo y mejorar la seguridad.

                      Un programa integral de salud ocupacional basado en el hospital permite que el pequeño empleador comparta los servicios de un departamento médico corporativo. Dicho programa proporciona prevención y bienestar, así como un servicio de cuidados intensivos, y permite un enfoque más definido en la promoción de la salud para los trabajadores estadounidenses y sus familias.

                       

                      Atrás

                      En 1995, la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo de EE. UU. publicó un informe que indica que 18.8 millones de trabajadores, o aproximadamente el 16% de la fuerza laboral de los Estados Unidos, son miembros de sindicatos o trabajadores que no informan afiliación sindical pero están cubiertos por un sindicato. contrato (Departamento de Trabajo de los Estados Unidos 1995). La Tabla 1 se basa en este informe para caracterizar la fuerza laboral sindicalizada por industria. La mayoría de estos trabajadores están representados por sindicatos afiliados a la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), que comprende 86 sindicatos nacionales e internacionales (Statistical Abstract of the United States 1994). Los sindicatos suelen estar organizados en sedes internacionales o nacionales, oficinas regionales y de distrito y sindicatos locales.

                      Tabla 1. Distribución en 1994 de la fuerza laboral sindicalizada de EE. UU. según la industria

                      Ocupación
                      o industria

                      Total empleados

                      miembros de sindicatos*

                      Representado por sindicatos**

                         

                      Empleado

                      Total (%)

                      Empleado

                      Total (%)

                      Salario agrícola
                      y trabajadores asalariados

                      1,487

                      34

                      2.3

                      42

                      2.8

                      Trabajadores asalariados privados no agrícolas

                      88,163

                      9,620

                      10.9

                      10,612

                      12

                      Minería

                      652

                      102

                      15.7

                      111

                      17.1

                      Construcción

                      4,866

                      916

                      18.8

                      966

                      19.9

                      Elaboración

                      19,267

                      3,514

                      18.2

                      3,787

                      19.7

                      Productos duraderos

                      11,285

                      2,153

                      19.1

                      2,327

                      20.6

                      Bienes no duraderos

                      7,983

                      1,361

                      17

                      1,460

                      18.3

                      Transporte y servicios públicos

                      6,512

                      1,848

                      28.4

                      1,997

                      30.7

                      Transporte

                      3,925

                      1,090

                      27.8

                      1,152

                      29.3

                      Comunicaciones y servicios públicos

                      2,587

                      758

                      29.3

                      846

                      32.7

                      Comercio mayorista y minorista

                      22,319

                      1,379

                      6.2

                      1,524

                      6.8

                      Comercio al por mayor

                      3,991

                      260

                      6.5

                      289

                      7.2

                      Comercio al por menor

                      18,328

                      1,120

                      6.1

                      1,236

                      6.7

                      Finanzas, seguros y bienes inmuebles.

                      6,897

                      156

                      2.3

                      215

                      3.1

                      Servicios

                      27,649

                      1,704

                      6.2

                      2,012

                      7.3

                      Trabajadores del gobierno

                      18,339

                      7,094

                      38.7

                      8,195

                      44.7

                      Los datos se refieren a los miembros de un sindicato o de una asociación de empleados similar a un sindicato.
                      ** Los datos se refieren a miembros de un sindicato o asociación de empleados similar a un sindicato, así como a trabajadores que no reportan afiliación sindical pero cuyos trabajos están cubiertos por un sindicato o un contrato de asociación de empleados.

                      Nota: Los datos se refieren al empleo único o principal de los trabajadores a tiempo completo o parcial. Quedan excluidos los trabajadores por cuenta propia cuyas empresas estén constituidas aunque técnicamente califiquen como trabajadores asalariados. Los datos de 1994 no son directamente comparables con los datos de 1993 y años anteriores. Para obtener información adicional, consulte "Revisiones en la encuesta de población actual vigente en enero de 1994", en la edición de febrero de 1994 de Empleo e ingresos.

                       

                      Los sindicatos brindan servicios integrales de seguridad y salud a los trabajadores afiliados a sindicatos. Mediante el desarrollo de acuerdos de negociación colectiva y la prestación de servicios técnicos y relacionados, los sindicatos abordan las necesidades y preocupaciones de sus miembros.

                      A nivel nacional e internacional, los dirigentes sindicales y los miembros del personal (profesionales de seguridad y salud, abogados, cabilderos y otros) trabajan para influir en los funcionarios electos para que aprueben leyes y normas de seguridad y salud que protejan a los trabajadores. Los representantes sindicales también desarrollan y negocian acuerdos de negociación colectiva con los empleadores que contienen un lenguaje contractual de seguridad y salud legalmente vinculante.

                      Los sindicatos aseguran que los trabajadores tengan entornos de trabajo seguros y saludables a través de acuerdos de negociación colectiva. Idealmente, estos acuerdos también brindan a los trabajadores un medio para abordar problemas de seguridad y salud o para resolver disputas de seguridad y salud que puedan surgir en el lugar de trabajo.

                      Asistencia Técnica

                      En la oficina central, los sindicatos a menudo emplean o contratan higienistas industriales profesionales, ergonomistas, médicos ocupacionales, ingenieros y otros profesionales de la seguridad y la salud para brindar asistencia técnica a los trabajadores. Estos profesionales brindan servicios tales como la realización de investigaciones de quejas; llevar a cabo evaluaciones de seguridad y salud en el lugar de trabajo; e interpretar y traducir datos de monitoreo ambiental, resultados médicos y otra información técnica a un lenguaje comprensible para el trabajador promedio.

                      Las investigaciones de quejas de seguridad y salud son realizadas de manera rutinaria por consultores o personal profesional del sindicato. Trabajando en conjunto con los representantes designados de los empleados del sindicato local afectado, estos profesionales abordan temas como la exposición de los trabajadores a peligros químicos o físicos, enfermedades y lesiones musculoesqueléticas y el incumplimiento de las normas de seguridad y salud aplicables.

                      Además, los sindicatos pueden involucrarse en investigaciones de accidentes en situaciones en las que los empleados afectados disputan los resultados de la investigación del empleador.

                      Los representantes sindicales pueden usar la información obtenida durante tales investigaciones para resolver quejas de seguridad y salud trabajando con el empleador a través del proceso de negociación colectiva. Los sindicatos pueden utilizar el procedimiento de quejas o el lenguaje específico del contrato de seguridad y salud para proteger a los trabajadores. Sin embargo, el sindicato puede optar por comunicarse con una agencia reguladora federal o estatal si el empleador no cumple con las leyes, normas o reglamentos establecidos.

                      Profesionales de salud y seguridad sindicales y/o representantes sindicales designados capacitados en el lugar de trabajo, por ejemplo, miembros del comité de seguridad y salud del sindicato local o delegados sindicales, realizan encuestas en el lugar de trabajo para evaluar el entorno laboral en busca de peligros.

                      Durante las encuestas, se evalúan los procesos de fabricación u otras operaciones dentro del sitio de trabajo. Los registros de seguridad y salud (por ejemplo, registros OSHA 200, informes de accidentes del Departamento de Transporte (DOT), resultados de monitoreo ambiental y programas escritos) se revisan para determinar el cumplimiento de los acuerdos de negociación colectiva y las normas y reglamentos gubernamentales. Los resultados de las encuestas se documentan y cualquier problema se resuelve a través de negociaciones colectivas o comunicándose con una agencia reguladora gubernamental.

                      Los propios trabajadores a menudo solicitan información e informes técnicos o reglamentarios, por ejemplo, hojas informativas sobre productos químicos, resultados de monitoreo ambiental, resultados de monitoreo biológico o normas federales o estatales de seguridad y salud. Debido a la naturaleza técnica de esta información, el trabajador puede necesitar ayuda para comprender el tema y cómo se aplica a su lugar de trabajo. El personal de salud y seguridad sindicalizado puede ayudar a los trabajadores a comprender la información técnica. La forma en que se proporciona la asistencia depende de las necesidades del trabajador.

                      Los sindicatos también sirven como cámara de compensación para atención médica especializada o asistencia para uso en audiencias de compensación de trabajadores. Los sindicatos normalmente mantienen listas de los nombres y direcciones de médicos independientes acreditados a quienes se puede derivar al trabajador, si es necesario.

                      Actividades legislativas y normativas

                      La participación activa en la elaboración de normas gubernamentales de seguridad y salud es una preocupación muy importante de los sindicatos; alientan a sus miembros a involucrarse en actividades legislativas y de elaboración de normas de seguridad y salud en diversos niveles.

                      Los sindicatos tratan de influir en los políticos para que propongan leyes que establezcan normas adecuadas de seguridad y salud en el lugar de trabajo; para responder a las normas de seguridad y salud propuestas presentadas por las agencias reguladoras gubernamentales; influir en la forma en que las agencias reguladoras gubernamentales hacen cumplir las normas de seguridad y salud en el lugar de trabajo; o para organizar el apoyo a las agencias reguladoras gubernamentales sujetas a reducciones presupuestarias o cambios operativos por parte del Congreso de los Estados Unidos.

                      Los cabilderos sindicales, los profesionales técnicos, los trabajadores de investigación y los miembros del personal legal son el personal principal involucrado en estas actividades. Estos miembros del personal son responsables de recopilar, analizar y organizar los datos necesarios para desarrollar una posición sindical sobre las actividades legislativas o normativas. También hacen los contactos necesarios con agencias o individuos para asegurar que la posición del sindicato sea presentada a los funcionarios electos.

                      Los miembros del personal de seguridad y salud del sindicato pueden encontrar un problema de seguridad y salud que afecte a los trabajadores pero que no esté regulado por una agencia gubernamental. En este caso, el sindicato puede desarrollar comentarios escritos y/o testimonios orales para presentarlos durante las audiencias públicas. La intención de los comentarios o testimonios es educar a los funcionarios pertinentes y alentarlos a redactar leyes para resolver el problema.

                      Las agencias que hacen cumplir las normas de seguridad y salud son, en ocasiones, objeto de reducciones presupuestarias. A menudo, estos recortes presupuestarios se consideran adversos para la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo. Los sindicatos desarrollan e implementan estrategias para prevenir tales reducciones. Esto puede lograrse trabajando con cabilderos sindicales para educar a los funcionarios legislativos y de otro tipo sobre los efectos adversos que las reducciones tendrán en los trabajadores. Además, existen “esfuerzos de base” que incluyen organizar y movilizar a los trabajadores para que escriban cartas a sus funcionarios electos destacando su oposición a los recortes propuestos.

                      Además, los sindicatos están muy involucrados en la preparación y entrega de comentarios escritos y testimonios orales en respuesta a las normas de seguridad y salud propuestas promulgadas por las agencias reguladoras federales y estatales. Es de vital importancia que los trabajadores tengan oportunidades para una participación significativa en el proceso de elaboración de normas. Los sindicatos son los medios que los trabajadores pueden utilizar para participar plenamente en el proceso de elaboración de normas.

                      Acuerdos colectivos de negociacion

                      El contrato colectivo de trabajo es la principal herramienta utilizada por los sindicatos para implementar servicios a los miembros. Los sindicatos utilizan la experiencia técnica de higienistas industriales, ergonomistas, ingenieros, médicos ocupacionales y otros profesionales de la seguridad y la salud para recopilar y analizar información sobre seguridad y salud a fin de preparar a los representantes sindicales responsables de negociar los convenios colectivos.

                      Los sindicatos utilizan los convenios colectivos como documentos legales y vinculantes para brindar protección de seguridad y salud ocupacional a los trabajadores. Los objetivos principales de los acuerdos son brindar protección a los trabajadores que no están cubiertos por las normas y reglamentos federales o estatales de seguridad y salud en el lugar de trabajo, o brindar protección a los trabajadores más allá de las normas mínimas estatales y federales.

                      Para prepararse para la negociación, los sindicatos recopilan información para documentar los problemas de seguridad y salud que afectan a los miembros. Esto se puede lograr realizando encuestas a los miembros, trabajando con el personal técnico y/o consultores para identificar los peligros en el lugar de trabajo, revisando la información relacionada con las quejas o investigaciones de seguridad y salud que se hayan realizado, y revisando y evaluando los datos de compensación para trabajadores, el monitoreo ambiental encuestas o registros de lesiones y enfermedades.

                      En las etapas finales de preparación para la negociación, el comité de negociación prioriza los problemas de seguridad y salud y considera soluciones viables para los problemas.

                      Educación y Capacitación de los Trabajadores

                      Los sindicatos tienen un papel muy importante en la provisión de capacitación y educación en seguridad y salud a sus miembros.

                      El tipo de capacitación brindada varía desde derechos básicos de seguridad en el lugar de trabajo (p. ej., comunicación de peligros) hasta capacitación extensiva específica de la industria, como la que se brinda a los trabajadores que participan en proyectos de remediación de desechos peligrosos. Esta capacitación es de vital importancia para los trabajadores que trabajan en entornos laborales que cambian rápidamente.

                      La capacitación de los trabajadores proporcionada por los sindicatos generalmente se financia a través de las cuotas de los miembros, las subvenciones federales y estatales y los fondos de capacitación establecidos por los empleadores según lo negociado en los convenios colectivos. Los cursos de capacitación y educación de los trabajadores son desarrollados por personal profesional y consultores junto con una gran cantidad de información de los trabajadores. A menudo, se ofrecen cursos de capacitación de capacitadores para permitir la capacitación entre pares.

                      Esfuerzos de investigación

                      Los sindicatos trabajan con instituciones como universidades y agencias gubernamentales para realizar investigaciones específicas sobre seguridad y salud en el trabajo. Los esfuerzos de investigación generalmente son financiados por el sindicato o los empleadores o mediante subvenciones estatales o federales.

                      Los sindicatos usan los resultados de los estudios en el proceso de elaboración de normas de seguridad y salud para negociar el lenguaje del contrato a fin de eliminar o reducir significativamente los peligros en el lugar de trabajo o, alternativamente, desarrollar intervenciones para eliminar o reducir significativamente el riesgo excesivo para los miembros del sindicato, por ejemplo. por ejemplo, para proporcionar cursos para dejar de fumar entre los trabajadores expuestos al asbesto. Además, los resultados de la investigación pueden usarse para desarrollar o modificar varios tipos de equipos que se usan en el trabajo.

                      Los servicios de seguridad y salud en el trabajo que brindan los sindicatos son principalmente de carácter preventivo y requieren el esfuerzo conjunto de profesionales técnicos, médicos del trabajo, abogados, cabilderos y sindicalistas. Al brindar estos servicios, los sindicatos pueden garantizar de manera efectiva la seguridad y la salud de sus miembros y de otros trabajadores en el lugar de trabajo.

                       

                      Atrás

                      Página 1 de 2

                      " EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

                      Contenido