bandera 3

 

Ejemplos regionales y nacionales

En la actualidad, la Unión Europea (UE) ejerce una gran influencia en las leyes y políticas de salud y seguridad en todo el mundo. En 1995, la Unión estaba compuesta por los siguientes Estados miembros: Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y Reino Unido. Probablemente se expandirá en los próximos años.

La precursora de la Unión, la Comunidad Europea, fue creada en la década de 1950 por tres tratados: el Tratado de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) firmado en París en 1951, y la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA). ) Tratados firmados en Roma en 1957. La Unión Europea se formó con la entrada en vigor del Tratado de Maastricht (concluido en 1989) el 1 de enero de 1992.

La Comunidad tiene cuatro instituciones, a saber, la Comisión, el Consejo, el Parlamento y el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas. Obtienen sus poderes de los tratados.

Las Estructuras

La Comisión

La Comisión es el órgano ejecutivo de la Comunidad. Es responsable de iniciar, proponer e implementar la política comunitaria, y si un Estado miembro no cumple con sus obligaciones en virtud de los tratados, la Comisión puede emprender acciones contra ese Estado miembro ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

Está integrado por diecisiete miembros designados por los gobiernos de los Estados miembros por un período renovable de cuatro años. Cada Comisario es responsable de una cartera y tiene autoridad sobre una o más Direcciones Generales. Una de esas direcciones generales, la DG V, se ocupa del empleo, las relaciones laborales y los asuntos sociales, y es desde esta dirección general (DG V/F) desde donde se inician y proponen las políticas de salud y seguridad y salud pública. La Comisión cuenta con la asistencia de la Comisión Consultiva sobre Seguridad, Higiene y Protección de la Salud en el Trabajo y la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo en su función normativa y legislativa en materia de salud y seguridad.

Comité Consultivo de Seguridad, Higiene y Protección de la Salud en el Trabajo

El Comité Consultivo se creó en 1974 y está presidido por el Comisario responsable de la Dirección General de Empleo, Relaciones Laborales y Asuntos Sociales. Consta de 96 miembros de pleno derecho: dos representantes de cada gobierno, sindicatos y organizaciones de empleadores de cada Estado miembro.

El papel del Comité Consultivo es “ayudar a la Comisión en la preparación y ejecución de actividades en los campos de la seguridad, la higiene y la protección de la salud en el trabajo”. Por su constitución y composición, el Comité Consultivo es mucho más importante y proactivo de lo que sugiere su título, por lo que, a lo largo de los años, ha tenido una influencia significativa en el desarrollo de políticas estratégicas, actuando junto con el Parlamento Europeo y el Consejo Económico y Social. Comité Social. Más específicamente, el Comité es responsable de los siguientes asuntos dentro de su marco general de referencia:

  • llevar a cabo intercambios de puntos de vista y experiencias con respecto a las reglamentaciones existentes o previstas
  • contribuir al desarrollo de un enfoque común de los problemas existentes en los ámbitos de la seguridad, la higiene y la protección de la salud en el trabajo y a la elección de las prioridades comunitarias, así como de las medidas necesarias para aplicarlas
  • llamar la atención de la Comisión sobre áreas en las que existe una necesidad aparente de adquirir nuevos conocimientos y de llevar a cabo proyectos educativos y de investigación apropiados
  • definir, en el marco de los programas de acción comunitarios, y en colaboración con la Comisión de Seguridad y Salud en las Minas, (i) los criterios y objetivos de la campaña contra el riesgo de accidentes de trabajo y los riesgos para la salud dentro de la empresa; y (ii) métodos que permitan a las empresas y sus empleados evaluar y mejorar el nivel de protección
  • contribuir a mantener informadas a las administraciones nacionales, los sindicatos y las organizaciones empresariales sobre las medidas comunitarias para facilitar su cooperación y fomentar las iniciativas promovidas por ellos con el fin de intercambiar experiencias y establecer códigos de conducta
  • presentar dictámenes sobre propuestas de directivas y sobre todas las medidas propuestas por la Comisión que sean pertinentes para la salud y la seguridad en el trabajo.

 

Además de estas funciones, el Comité elabora un informe anual, que la Comisión remite luego al Consejo, al Parlamento y al Comité Económico y Social.

La Fundación de Dublín

La Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, con sede en Dublín, se constituyó en 1975 como organismo comunitario especializado y autónomo. La Fundación se dedica principalmente a la investigación aplicada en las áreas de política social, aplicación de nuevas tecnologías y mejora y protección del medio ambiente, con el objetivo de identificar, afrontar y prevenir problemas en el entorno laboral.

Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo

El Consejo Europeo ha establecido recientemente la Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Lugar de Trabajo en Bilbao, España, que se encarga de recopilar y difundir información en su sector de actividades. También organizará cursos de formación, prestará apoyo técnico y científico a la Comisión y establecerá estrechos vínculos con organismos nacionales especializados. La agencia también organizará un sistema de red con vistas a intercambiar información y experiencias entre los Estados miembros.

El Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo ejerce un papel consultivo cada vez más importante durante el proceso legislativo de la Comunidad, controla una parte del presupuesto de la Comunidad conjuntamente con el Consejo, aprueba los Acuerdos de Asociación de la Comunidad con terceros países y los tratados para la adhesión de nuevos Estados miembros, y es el órgano de gobierno de la Comunidad. organismo supervisor

El Comité Económico y Social

El Comité Económico y Social es un órgano asesor y consultivo que debe dar su opinión sobre una serie de cuestiones sociales y profesionales, incluida la salud y la seguridad en el trabajo. El Comité atrae a sus miembros de tres grupos principales: empleadores, trabajadores y un grupo independiente compuesto por miembros con un amplio espectro de intereses, incluidos los profesionales, los negocios, la agricultura, el movimiento cooperativo y los asuntos del consumidor.

Instrumentos legales

Hay cuatro instrumentos principales a disposición del legislador comunitario. El artículo 189 del Tratado CEE modificado dispone que “Para el desempeño de su cometido y de conformidad con las disposiciones del presente Tratado, el Parlamento Europeo, actuando conjuntamente con el Consejo y la Comisión, dictará reglamentos y directivas, adoptará decisiones, tomará recomendaciones o emitir opiniones”.

Regulación

Se establece que “Un reglamento tendrá aplicación general. Será obligatorio en todos sus elementos y directamente aplicable en cada Estado miembro.” Los reglamentos son directamente aplicables en los Estados miembros. No hay necesidad de una mayor implementación. De hecho, no está permitido que las legislaturas los consideren con ese fin. En el campo de la seguridad y salud en el trabajo, las normativas son escasas y las que se han realizado son de carácter administrativo.

Directivas y decisiones

Se establece que “Una directiva será vinculante, en cuanto al resultado que se pretenda lograr, para cada Estado miembro al que se dirija, pero dejará a las autoridades nacionales la elección de la forma y los métodos”. Las directivas son instrucciones a los Estados miembros para que promulguen leyes a fin de lograr un resultado final. En la práctica, las directivas se utilizan principalmente para lograr la armonización o aproximación de las leyes nacionales de conformidad con el artículo 100. Por lo tanto, son los instrumentos más apropiados y comúnmente utilizados en materia de seguridad y salud en el trabajo. En relación con las decisiones, se establece que “Una decisión será obligatoria en todos sus elementos para aquellos a quienes se dirija”.

Recomendaciones y opiniones

Las recomendaciones y opiniones no tienen fuerza vinculante, pero son indicativas de las posiciones políticas.

Educativa

Las Comunidades Europeas tomaron la decisión a mediados de la década de 1980 de seguir adelante con medidas de armonización en el campo de la salud y la seguridad. Se han aducido varias razones para explicar la creciente importancia de esta área, de las cuales cuatro pueden considerarse significativas.

Primero, se dice que las normas comunes de salud y seguridad ayudan a la integración económica, ya que los productos no pueden circular libremente dentro de la Comunidad si los precios de artículos similares difieren en varios Estados miembros debido a los costos variables de salud y seguridad impuestos a las empresas. En segundo lugar, 10 millones de personas al año son víctimas y 8,000 personas al año mueren a causa de accidentes laborales (de una plantilla que ascendía a 138 millones de personas en 1994). Estas nefastas estadísticas dan lugar a una factura estimada de 26,000 millones de ecus pagada anualmente en indemnizaciones por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, mientras que sólo en Gran Bretaña la Oficina Nacional de Auditoría en su Informe sobre el cumplimiento de la salud y la seguridad en el lugar de trabajo estimó que el coste de los accidentes para la industria y el contribuyente es de 10 XNUMX millones de libras esterlinas al año. Se argumenta que una reducción de los costes humanos, sociales y económicos de los accidentes y la mala salud de esta mano de obra no solo supondrá un gran ahorro económico, sino que también supondrá un aumento significativo de la calidad de vida de toda la Comunidad . En tercer lugar, se dice que la introducción de prácticas laborales más eficientes trae consigo una mayor productividad, menores costos operativos y mejores relaciones laborales.

Finalmente, se argumenta que la regulación de determinados riesgos, como los derivados de explosiones masivas, debería armonizarse a nivel supranacional por la magnitud de los costes de los recursos y (un eco del primer motivo esbozado anteriormente) porque cualquier disparidad en la el fondo y la aplicación de tales disposiciones producen distorsiones de la competencia y afectan los precios de los productos.

Este programa recibió un gran impulso gracias a la campaña organizada por la Comisión en colaboración con los doce Estados miembros en el Año Europeo de la Salud y la Seguridad, que tuvo lugar durante el período de 12 meses que comenzó el 1 de marzo de 1992. Esta campaña pretendía llegar a los el conjunto de la población activa de la Comunidad, con especial atención a las industrias de alto riesgo y a las pequeñas y medianas empresas.

Cada uno de los tratados fundacionales sentó las bases para nuevas leyes de salud y seguridad. El Tratado CEE, por ejemplo, contiene dos disposiciones que, al menos en parte, están dedicadas a la promoción de la salud y la seguridad, a saber, los artículos 117 y 118.

Carta Comunitaria de los Derechos Sociales Fundamentales de los Trabajadores

Para afrontar el reto, la Comisión propuso en 1987 un amplio programa de medidas que el Consejo adoptó al año siguiente. Este programa contenía una serie de medidas de seguridad y salud agrupadas bajo los epígrafes de seguridad y ergonomía, salud e higiene, información y formación, iniciativas relativas a las pequeñas y medianas empresas y diálogo social. Un impulso añadido a estas políticas lo proporcionó la Carta Comunitaria de los Derechos Sociales Fundamentales de los Trabajadores, adoptada en Estrasburgo en diciembre de 1989 por 11 de los 12 Estados miembros (Reino Unido se abstuvo).

La Carta Social, tal como se acordó en diciembre de 1989, cubre 12 categorías de “derechos sociales fundamentales”, entre los que se encuentran varios de relevancia práctica aquí:

  • Mejora de las condiciones de vida y de trabajo. Debe haber una mejora en las condiciones de trabajo, particularmente en términos de límites en el tiempo de trabajo. se hace especial mención a la necesidad de mejorar las condiciones de los trabajadores con contratos a tiempo parcial o estacionales, etc.
  • Protección social. Los trabajadores, incluidos los desempleados, deberían recibir una protección social adecuada y prestaciones de seguridad social.
  • Información, consulta y participación de los trabajadores. Esto debería aplicarse especialmente en empresas multinacionales y en particular en momentos de reestructuración, despidos o la introducción de nueva tecnología.
  • Protección de la salud y seguridad en el lugar de trabajo.
  • Protección de niños y adolescentes. La edad mínima para el empleo no debe ser inferior a la edad mínima para dejar la escuela y, en cualquier caso, no debe ser inferior a 15 años. Debe limitarse el horario de trabajo de los menores de 18 años y, en general, no deben trabajar de noche.
  • Personas mayores. Los trabajadores deben tener garantizados los recursos que les proporcionen un nivel de vida decente al jubilarse. Otros deben tener recursos suficientes y asistencia médica y social adecuada.
  • Personas discapacitadas. Todas las personas con discapacidad deben tener ayuda adicional para la integración social y profesional.

 

Los Estados miembros se responsabilizan de acuerdo con las prácticas nacionales para garantizar los derechos de la Carta y aplicar las medidas necesarias, y se pide a la Comisión que presente propuestas en áreas de su competencia.

Desde 1989, ha quedado claro que dentro de la Comunidad en su conjunto hay mucho apoyo a la Carta Social. Sin duda, los Estados miembros están ansiosos por demostrar que los trabajadores, los niños y los trabajadores mayores deberían beneficiarse de la Comunidad al igual que los accionistas y los directivos.

La Directiva Marco de 1989

Los principios del programa de salud y seguridad de la Comisión se establecieron en otra “Directiva marco” (89/391/EEC) sobre la introducción de medidas para fomentar mejoras en la seguridad y salud de los trabajadores en el trabajo. Esto supone un importante paso adelante con respecto al enfoque observado en la anterior "Directiva marco" de 1980. En particular, la Directiva de 1989, al aprobar y adoptar el enfoque de "autoevaluación", también buscaba establecer una variedad de deberes básicos, especialmente para el empleador. Además, la promoción del “diálogo social” en el campo de la salud y la seguridad en el trabajo se incorporó explícitamente en disposiciones detalladas de la Directiva de 1989, introduciendo importantes requisitos de información, consulta y participación para los trabajadores y sus representantes en el lugar de trabajo. Esta Directiva de 1989 exigía su cumplimiento antes del 31 de diciembre de 1992.

La Directiva contiene principios generales reiterados relativos, en particular, a la prevención de riesgos laborales, la protección de la seguridad y la salud y la información, consulta y formación de los trabajadores y sus representantes, así como principios relativos a la aplicación de tales medidas. Esta medida constituyó un primer intento de proporcionar un complemento global a las directivas de armonización técnica destinadas a completar el mercado interior. La Directiva de 1989 también incorporó dentro de su ámbito de aplicación las disposiciones de la Directiva marco de 1980 sobre los riesgos derivados del uso en el trabajo de agentes químicos, físicos y biológicos. Es paralelo al Convenio de la OIT sobre seguridad y salud en el trabajo, 1981 (núm. 155) y la recomendación que lo acompaña (núm. 161).

Los objetivos generales de la Directiva de 1989 pueden resumirse como sigue:

  • humanización del ambiente de trabajo
  • prevención de accidentes y protección de la salud en el lugar de trabajo
  • fomentar la información, el diálogo y la participación equilibrada en materia de seguridad y salud mediante procedimientos e instrumentos
  • promover en toda la Comunidad el desarrollo armonioso de las actividades económicas, una expansión continua y equilibrada y una elevación acelerada del nivel de vida
  • Fomentar la creciente participación de la dirección y los trabajadores en las decisiones e iniciativas.
  • establecer el mismo nivel de protección de la salud para los trabajadores en todas las empresas, incluidas las pequeñas y medianas empresas, y cumplir los requisitos del mercado único del Acta Única Europea de 1986; y
  • la sustitución progresiva de la legislación nacional por la legislación comunitaria.

 

Los deberes generales del empleador incluyen deberes de concienciación, deberes de actuación directa para garantizar la seguridad y la salud, deberes de planificación estratégica para evitar riesgos para la seguridad y la salud, deberes de formación y dirección de la mano de obra, deberes de información, consulta e implicación de los mano de obra, y deberes de registro y notificación.

La Directiva preveía garantías similares para las pequeñas y medianas empresas. Se afirma, por ejemplo, que el tamaño de la empresa y/o establecimiento es un asunto relevante en relación con la determinación de la suficiencia de recursos para abordar la organización de medidas de protección y prevención. También es un factor a tener en cuenta en relación con las obligaciones en materia de primeros auxilios, extinción de incendios y evacuación de trabajadores. Además, la Directiva incluía la facultad de imponer requisitos diferenciales a las empresas de distintos tamaños en lo que respecta a la documentación que debe proporcionarse. Finalmente, en relación con el suministro de información, se establece que las medidas nacionales “podrán tener en cuenta, entre otras cosas, el tamaño de la empresa y/o establecimiento”.

Bajo el paraguas de la Directiva de 1989, también se han adoptado una serie de directivas individuales. En particular, se han adoptado directivas "hijas" sobre requisitos mínimos de seguridad y salud para el lugar de trabajo, para el uso de equipos de trabajo, para el uso de equipos de protección personal, para la manipulación manual de cargas y para el trabajo con equipos de visualización.

También se han adoptado las siguientes Directivas:

  • Directiva del Consejo de 20 de diciembre de 1993 relativa a los requisitos mínimos de seguridad y salud para el trabajo a bordo de los buques pesqueros (93/103/CEE)
  • Directiva del Consejo de 12 de octubre de 1993 por la que se modifica la Directiva 90/679/CEE sobre la protección de los trabajadores frente a los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos en el trabajo (93/88/CEE)
  • Directiva del Consejo del 3 de diciembre de 1992 sobre los requisitos mínimos para mejorar la seguridad y la protección de la salud de los trabajadores en las industrias de extracción de minerales de superficie y subterráneas (92/104/EEC)
  • Directiva del Consejo del 3 de noviembre de 1992 sobre los requisitos mínimos para mejorar la seguridad y la protección de la salud de los trabajadores en las industrias de extracción de minerales que involucran perforación (92/91/EEC)
  • Directiva del Consejo de 19 de octubre de 1992 relativa a la introducción de medidas para fomentar la mejora de la seguridad y la salud en el trabajo de las trabajadoras embarazadas y las trabajadoras que hayan dado a luz recientemente o que estén en periodo de lactancia (92/85/CEE)
  • Directiva del Consejo del 24 de junio de 1992 sobre los requisitos mínimos para la provisión de señales de seguridad y/o salud en el trabajo (92/58/EEC)
  • Directiva del Consejo del 24 de junio de 1992 sobre la implementación de los requisitos mínimos de seguridad y salud en las obras de construcción temporales o móviles (92/57/EEC)
  • Directiva del Consejo del 31 de marzo de 1992 sobre los requisitos mínimos de seguridad y salud para mejorar el tratamiento médico a bordo de los buques (92/29/EEC)
  • Directiva del Consejo de 23 de abril de 1990 sobre el uso confinado de microorganismos modificados genéticamente. (90/219/ CEE)

 

Desde la aprobación del Tratado de Maastricht, se han aprobado otras medidas, a saber: una recomendación sobre una lista europea de enfermedades industriales; una directiva sobre el amianto; una directiva sobre señalización de seguridad y salud en el lugar de trabajo; una directiva sobre asistencia médica a bordo de los buques; directivas sobre protección de la salud y la seguridad en las industrias extractivas; y una directiva que introduce medidas para promover mejoras en las condiciones de viaje de los trabajadores con discapacidad motora.

El mercado único

El artículo 100 original ha sido sustituido por una nueva disposición en el Tratado de la Unión Europea. El nuevo artículo 100 garantiza que el Parlamento Europeo y el Comité Económico y Social deben ser consultados en todos los casos y no simplemente cuando la implementación de una directiva implique la modificación de la legislación en uno o más Estados miembros.

 

Atrás

La seguridad y salud en el trabajo de los trabajadores ha sido un aspecto importante de la legislación establecida en forma de la Ley del Trabajo promulgada en julio de 1994. Para instar a las empresas a entrar en el sistema de mercado y, mientras tanto, proteger los derechos de los trabajadores, profundizar las reformas en el sistema de contratos laborales y distribución de salarios y en la seguridad social han sido prioridades importantes en la agenda del gobierno. Establecer un paraguas de bienestar uniforme para todos los trabajadores, independientemente de la propiedad de las empresas, es una de las metas, que también incluye la cobertura de desempleo, los sistemas de pensiones de jubilación y los seguros de compensación por enfermedades y lesiones profesionales. La Ley del Trabajo exige que todos los empleadores paguen una contribución de seguridad social para sus trabajadores. Parte de la legislación, el proyecto de Ley de Prevención y Control de Enfermedades Profesionales, será un área del Derecho del Trabajo a la que se ha dedicado mayor atención para regular el comportamiento y definir las responsabilidades de los empresarios en el control de los riesgos laborales, mientras que en al mismo tiempo otorgando más derechos a los trabajadores en la protección de su propia salud.

Cooperación entre las agencias gubernamentales y la Federación Nacional de Sindicatos de China en la formulación de políticas y la aplicación de la legislación

El Ministerio de Salud Pública (MOPH), el Ministerio de Trabajo (MOL) y la Federación de Sindicatos de China (ACFTU) tienen una larga historia de cooperación. Muchas políticas y actividades importantes han resultado de sus esfuerzos conjuntos.

La actual división de responsabilidades entre el MOPH y el MOL en materia de seguridad y salud en el trabajo es la siguiente:

  • Desde el punto de vista de la medicina preventiva, el MOPH vela por la higiene industrial y la salud ocupacional, ejerciendo la inspección sanitaria nacional.
  • El MOL se centra en la ingeniería del control de riesgos laborales y en la organización del trabajo, así como en la supervisión de la seguridad y salud en el trabajo y la aplicación de la inspección laboral nacional (figura 1) (MOPH y MOL 1986).

 

Figura 1. Organización gubernamental y división de responsabilidades en materia de seguridad y salud en el trabajo

ISL140F1

Es difícil trazar una línea entre las responsabilidades del MOPH y el MOL. Se espera que una mayor cooperación se centre en mejorar la aplicación de las normas de seguridad y salud en el trabajo.

La ACFTU se ha involucrado cada vez más en la salvaguardia de los derechos de los trabajadores. Una de las tareas importantes de la ACFTU es promover el establecimiento de sindicatos en empresas con fondos extranjeros. Solo el 12% de las empresas financiadas en el extranjero han establecido sindicatos.

 

Atrás

Comparación de las Bases Filosóficas del Máximo Admisible Concentraciones (MAC) y Valores Límite Umbral (TLV)

El rápido desarrollo de la química y el amplio uso de productos químicos requieren estudios toxicológicos específicos y evaluación de peligros con respecto a los efectos combinados y a largo plazo de las sustancias químicas. El establecimiento de normas para los productos químicos en el entorno de trabajo está a cargo de higienistas ocupacionales en muchos países del mundo. La experiencia en la materia se ha acumulado en organismos internacionales y multilaterales como la Organización Internacional del Trabajo, la Organización Mundial de la Salud, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y la Unión Europea.

Los científicos rusos y estadounidenses han hecho mucho en este campo. En 1922 se iniciaron estudios en Rusia para establecer estándares para productos químicos en el aire de áreas de trabajo interiores y se adoptó el primer valor de concentración máxima permisible (MAC) para gas que contiene azufre. Para 1930 solo se establecieron 12 valores MAC, mientras que para 1960 su número llegó a 181.

La Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH) comenzó su trabajo en 1938, y la primera lista de valores límite umbral (TLV) se publicó en 1946 para 144 sustancias. Los TLV deben ser interpretados y utilizados únicamente por especialistas en este campo. Si se ha incluido un TLV en los estándares de seguridad (los llamados estándares de consenso nacional) y los estándares federales, se vuelve legal.

En la actualidad, se han adoptado más de 1,500 valores MAC para el aire del lugar de trabajo en Rusia. En los Estados Unidos se han recomendado más de 550 TLV para sustancias químicas.

El análisis de los estándares de higiene realizados en 1980–81 mostró que 220 productos químicos de la lista MAC (Rusia) y la lista TLV (Estados Unidos) tenían las siguientes diferencias: se encontraron diferencias de dos a cinco veces en 48 sustancias (22%), 42 las sustancias tenían diferencias de cinco a diez veces, y el 69 % de las sustancias (31 %) tenían diferencias de más de diez veces. El diez por ciento de los TLV recomendados eran 50 veces más altos que los valores MAC para las mismas sustancias. Los valores MAC, a su vez, fueron superiores a los TLV para 16 sustancias.

La mayor divergencia de estándares ocurre en la clase de hidrocarburos clorados. El análisis de la lista TLV adoptada en 1989–90 mostró una tendencia hacia una reducción de los TLV recomendados anteriormente en comparación con los valores MAC para hidrocarburos clorados y algunos solventes. Las diferencias entre los TLV y los MAC para la mayoría de los aerosoles metálicos, metaloides y sus compuestos fueron insignificantes. Las divergencias para los gases irritantes también fueron leves. Los TLV para plomo, manganeso y telurio comparados con sus análogos MAC discreparon 15, 16 y 10 veces, respectivamente. Las diferencias para el aldehído acético y el formaldehído fueron las más extremas: 36 y 6 veces, respectivamente. En general, los valores MAC adoptados en Rusia son más bajos que los TLV recomendados en los Estados Unidos.

Estas divergencias se explican por los principios utilizados en el desarrollo de normas higiénicas en los dos países y por la forma en que estas normas se aplican para proteger la salud de los trabajadores.

Un MAC es un estándar de higiene utilizado en Rusia para indicar una concentración de una sustancia nociva en el aire del lugar de trabajo que no causará, en el curso del trabajo durante ocho horas diarias o durante cualquier otro período de tiempo (pero no más de 41 horas por semana a lo largo de la vida laboral de un individuo), cualquier enfermedad o desviación en el estado de salud detectable por los métodos de investigación disponibles, durante la vida laboral o durante la vida posterior de las generaciones presentes y futuras. Por lo tanto, el concepto utilizado para definir el MAC no permite ningún efecto adverso sobre un trabajador o su descendencia. El MAC es una concentración segura.

Un TLV es la concentración (en el aire) de un material al que most los trabajadores pueden estar expuestos diariamente sin efectos adversos. Estos valores son establecidos (y revisados ​​anualmente) por la ACGIH y son concentraciones ponderadas en el tiempo para una jornada laboral de siete u ocho horas y una semana laboral de 40 horas. Para la mayoría de los materiales, el valor puede superarse, hasta cierto punto, siempre que existan períodos compensatorios de exposición por debajo del valor durante la jornada laboral (o en algunos casos, la semana). Para algunos materiales (principalmente aquellos que producen una respuesta rápida), el límite se da como una concentración máxima (es decir, una concentración máxima permitida) que nunca debe excederse. La ACGIH establece que los TLV deben usarse como guías en el control de los riesgos para la salud y no son líneas finas entre concentraciones seguras y peligrosas, ni son un índice relativo de toxicidad.

La definición TLV también contiene el principio de inadmisibilidad del impacto dañino. Sin embargo, no cubre a toda la población activa, y se admite que un pequeño porcentaje de trabajadores puede manifestar cambios de salud o incluso patologías ocupacionales. Por lo tanto, los TLV no son seguros para todos los trabajadores.

Según los expertos de la OIT y la OMS, estas divergencias son el resultado de diferentes enfoques científicos de una serie de factores interrelacionados, incluida la definición de un efecto adverso para la salud. Por lo tanto, diferentes enfoques iniciales para el control de los peligros químicos conducen a diferentes principios metodológicos, cuyos puntos esenciales se presentan a continuación.

Los principios fundamentales para establecer estándares de higiene para sustancias peligrosas en el aire de los lugares de trabajo en Rusia en comparación con los de los Estados Unidos se resumen en la tabla 1. De especial importancia es el concepto teórico del umbral, la diferencia básica entre el ruso y el estadounidense. especialistas que subyace en sus enfoques para establecer estándares. Rusia acepta el concepto de un umbral para todos los tipos de efectos peligrosos de las sustancias químicas.

Tabla 1. Una comparación de algunas bases ideológicas para los estándares rusos y estadounidenses.

Rusia (MAC)

Estados Unidos (TLV)

Umbral de la naturaleza de todo tipo de efectos adversos. Se evalúan cambios de factores específicos e inespecíficos respecto a los criterios de impacto nocivo.

No se reconoce el umbral para mutágenos y algunos carcinógenos. Se evalúan los cambios de factores específicos y no específicos en función de la relación “dosis-efecto” y “dosis-respuesta”.

Prioridad de los factores médicos y biológicos sobre los criterios tecnológicos y económicos.

Predominan criterios tecnológicos y económicos.

Evaluación toxicológica prospectiva e interpretación de normas antes de la comercialización de productos químicos.

Establecimiento retrospectivo de normas.

 

Sin embargo, el reconocimiento de un umbral para algunos tipos de efectos requiere la distinción entre efectos perjudiciales y no perjudiciales producidos por sustancias químicas. En consecuencia, el umbral de efectos nocivos para la salud establecido en Rusia es la concentración mínima (dosis) de una sustancia química que provoca cambios más allá de los límites de las respuestas adaptativas fisiológicas o produce patologías latentes (temporalmente compensadas). Además, se utilizan varios criterios estadísticos, metabólicos y toxicocinéticos de los efectos adversos de los productos químicos para diferenciar entre los procesos de adaptación fisiológica y compensación patológica. En los Estados Unidos se han sugerido cambios patomorfológicos y síntomas narcóticos del deterioro más temprano para la identificación de efectos dañinos y no dañinos. Significa que se han elegido métodos más sensibles para la evaluación de la toxicidad en Rusia que en los Estados Unidos. Esto, por lo tanto, explica los niveles generalmente más bajos de MAC en comparación con los TLV. Cuando los criterios de detección de efectos nocivos y no nocivos de los productos químicos son cercanos o prácticamente coinciden, como en el caso de los gases irritantes, las diferencias de estándares no son tan significativas.

La evolución de la toxicología ha puesto en práctica nuevos métodos para la identificación de cambios menores en los tejidos. Estos son la inducción de enzimas en el tejido hepático reticular endoplástico liso y la hipertrofia hepática reversible. Estos cambios pueden aparecer después de la exposición a bajas concentraciones de muchas sustancias químicas. Algunos investigadores las consideran reacciones adaptativas, mientras que otros las interpretan como deficiencias tempranas. Hoy en día, una de las tareas más difíciles de la toxicología es obtener datos que muestren si las alteraciones enzimáticas, los trastornos del sistema nervioso y los cambios en las respuestas conductuales son el resultado de funciones fisiológicas deterioradas. Esto permitiría predecir deficiencias más graves y/o irreversibles en caso de exposición prolongada a sustancias peligrosas.

Se pone especial énfasis en las diferencias en la sensibilidad de los métodos utilizados para el establecimiento de MAC y TLV. Se ha descubierto que métodos muy sensibles de reflejos condicionados aplicados a estudios del sistema nervioso en Rusia son la causa principal de las divergencias entre los MAC y los TLV. Sin embargo, el uso de este método en el proceso de normalización higiénica no es obligatorio. Numerosos métodos de diferentes sensibilidades se utilizan normalmente para el desarrollo de un estándar de higiene.

Un gran número de estudios realizados en los Estados Unidos en relación con el establecimiento de límites de exposición tienen como objetivo examinar la transformación de los compuestos industriales en el cuerpo humano (vías de exposición, circulación, metabolismo, eliminación, etc.). Los métodos de análisis químico utilizados para establecer los valores de TLV y MAC también provocan divergencias debido a sus diferentes selectividades, precisiones y sensibilidades. Un elemento importante que OSHA suele tener en cuenta en el proceso de estandarización en los Estados Unidos es la "accesibilidad técnica" de una norma por parte de la industria. Como resultado, se recomiendan algunos estándares sobre la base de las concentraciones más bajas existentes actualmente.

Los valores MAC en Rusia se establecen sobre la base de la prevalencia de las características médico-biológicas, mientras que la posibilidad tecnológica de alcanzar un estándar prácticamente se ignora. Esto explica en parte los valores MAC más bajos para algunas sustancias químicas.

En Rusia, los valores MAC se evalúan en estudios toxicológicos antes de que se autorice el uso industrial de una sustancia. Se establece un nivel tentativo de exposición segura durante la síntesis de laboratorio de una sustancia química. El valor MAC se establece después de experimentos con animales, en la etapa de diseño del proceso industrial. La corrección del valor MAC se realiza después de la evaluación de las condiciones de trabajo y la salud de los trabajadores cuando la sustancia se utiliza en la industria. La mayoría de los niveles seguros de exposición en Rusia se han recomendado después de experimentos con animales.

En los Estados Unidos se establece un estándar final después de que una sustancia química ha sido introducida en la industria, porque los valores de los niveles permisibles de exposición se basan en la evaluación de la salud. Mientras se mantengan las diferencias de principio entre los MAC y los TLV, es poco probable que se espere la convergencia de estos estándares en un futuro próximo. Sin embargo, existe una tendencia a la reducción de algunos TLV que hace que esto no sea tan imposible como parece.

 

Atrás

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido