bandera 4

 

32. Sistemas de Registro y Vigilancia

Redactor del capítulo:  Steven D Stellman

 


 

Índice del contenido 

Tablas y Figuras

Sistemas de Vigilancia y Notificación de Enfermedades Profesionales
Steven B Markowitz

Vigilancia de Riesgos Laborales
David H. Wegman y Steven D. Stellman

Vigilancia en países en desarrollo
David Koh y Kee-Seng Chia

Desarrollo y Aplicación de un Sistema de Clasificación de Lesiones y Enfermedades Ocupacionales
Elyce Biddle

Análisis de riesgo de lesiones y enfermedades no fatales en el lugar de trabajo
John W.Ruser

Estudio de caso: Protección de los trabajadores y estadísticas sobre accidentes y enfermedades profesionales - HVBG, Alemania
Martin Butz y Burkhard Hoffman

Estudio de caso: Wismut: revisión de la exposición al uranio
Heinz Otten y Horst Schulz

Estrategias y técnicas de medición para la evaluación de la exposición ocupacional en epidemiología
Frank Bochmann y Helmut Blome

Estudio de caso: Encuestas de salud ocupacional en China

Mesas

Haga clic en un enlace a continuación para ver la tabla en el contexto del artículo.

1. Angiosarcoma del hígado - registro mundial

2. Enfermedad ocupacional, EE. UU., 1986 versus 1992

3. Muertes en EE. UU. por neumoconiosis y mesotelioma pleural

4. Ejemplo de lista de enfermedades profesionales de declaración obligatoria

5. Estructura del código de notificación de enfermedades y lesiones, EE. UU.

6. Lesiones y enfermedades ocupacionales no fatales, EE. UU. 1993

7. Riesgo de lesiones y enfermedades profesionales

8. Riesgo relativo para condiciones de movimiento repetitivo

9. Accidentes de trabajo, Alemania, 1981-93

10. Rectificadoras en accidentes metalúrgicos, Alemania, 1984-93

11. Enfermedad profesional, Alemania, 1980-93

12. Enfermedades infecciosas, Alemania, 1980-93

13. Exposición a la radiación en las minas de Wismut

14. Enfermedades profesionales en las minas de uranio de Wismut 1952-90

Figuras

Apunte a una miniatura para ver el título de la figura, haga clic para ver la figura en el contexto del artículo.

REC60F1AREC060F2REC100F1REC100T1REC100T2


Haga clic para volver a la parte superior de la página

La vigilancia de enfermedades y lesiones profesionales implica el seguimiento sistemático de los eventos de salud en las poblaciones trabajadoras con el fin de prevenir y controlar los riesgos laborales y sus enfermedades y lesiones asociadas. La vigilancia de enfermedades y lesiones ocupacionales tiene cuatro componentes esenciales (Baker, Melius y Millar 1988; Baker 1986).

  1. Recopilar información sobre casos de enfermedades y lesiones profesionales.
  2. Destilar y analizar los datos.
  3. Difundir datos organizados a las partes necesarias, incluidos trabajadores, sindicatos, empleadores, agencias gubernamentales y el público.
  4. Intervenir sobre la base de datos para alterar los factores que produjeron estos eventos de salud.

La vigilancia en salud ocupacional se ha descrito de manera más concisa como contar, evaluar y actuar (Landrigan 1989).

La vigilancia comúnmente se refiere a dos amplios conjuntos de actividades en salud ocupacional. Vigilancia de la salud pública se refiere a las actividades realizadas por los gobiernos federal, estatal o local dentro de sus respectivas jurisdicciones para monitorear y dar seguimiento a las enfermedades y lesiones ocupacionales. Este tipo de vigilancia se basa en una población, es decir, el público trabajador. Los eventos registrados son diagnósticos sospechados o establecidos de enfermedades y lesiones ocupacionales. Este artículo examinará estas actividades.

Vigilancia médica se refiere a la aplicación de exámenes y procedimientos médicos a trabajadores individuales que pueden estar en riesgo de morbilidad ocupacional, para determinar si un trastorno ocupacional puede estar presente. La vigilancia médica generalmente tiene un alcance amplio y representa el primer paso para determinar la presencia de un problema relacionado con el trabajo. Si un individuo o una población está expuesto a una toxina con efectos conocidos, y si las pruebas y los procedimientos están muy dirigidos a detectar la presencia probable de uno o más efectos en estas personas, entonces esta actividad de vigilancia se describe más acertadamente como exámenes médicos (Halperin y Frazier 1985). Un programa de vigilancia médica aplica pruebas y procedimientos a un grupo de trabajadores con exposiciones comunes con el propósito de identificar individuos que puedan tener enfermedades ocupacionales y con el propósito de detectar patrones de enfermedad que puedan ser producidos por exposiciones ocupacionales entre los participantes del programa. Dicho programa generalmente se lleva a cabo bajo los auspicios del empleador o sindicato del individuo.

Funciones de la Vigilancia de la Salud Ocupacional

El objetivo principal de la vigilancia de la salud en el trabajo es identificar la incidencia y la prevalencia de las enfermedades y lesiones profesionales conocidas. La recopilación de datos epidemiológicos descriptivos sobre la incidencia y la prevalencia de estas enfermedades sobre una base precisa y completa es un requisito previo esencial para establecer un enfoque racional para el control de las enfermedades y lesiones profesionales. La evaluación de la naturaleza, magnitud y distribución de las enfermedades y lesiones profesionales en cualquier área geográfica requiere una sólida base de datos epidemiológicos. Sólo a través de una evaluación epidemiológica de las dimensiones de la enfermedad profesional se puede evaluar razonablemente su importancia en relación con otros problemas de salud pública, su demanda de recursos y la urgencia del establecimiento de normas legales. En segundo lugar, la recopilación de datos de incidencia y prevalencia permite el análisis de las tendencias de las enfermedades y lesiones profesionales entre diferentes grupos, en diferentes lugares y durante diferentes períodos de tiempo. Detectar tales tendencias es útil para determinar las prioridades y estrategias de control e investigación, y para evaluar la efectividad de cualquier intervención emprendida (Baker, Melius y Millar 1988).

Una segunda función amplia de la vigilancia de la salud ocupacional es identificar casos individuales de enfermedades y lesiones ocupacionales para encontrar y evaluar a otras personas de los mismos lugares de trabajo que puedan estar en riesgo de enfermedades y lesiones similares. Además, este proceso permite el inicio de actividades de control para mejorar las condiciones peligrosas asociadas con la causalidad del caso índice (Baker, Melius y Millar 1988; Baker, Honchar y Fine 1989). Un caso índice de enfermedad o lesión ocupacional se define como el primer individuo enfermo o lesionado de un lugar de trabajo determinado que recibe atención médica y, por lo tanto, llamar la atención sobre la existencia de un peligro en el lugar de trabajo y una población adicional en el lugar de trabajo en riesgo. Otro propósito de la identificación de casos puede ser asegurar que el individuo afectado reciba un seguimiento clínico apropiado, una consideración importante en vista de la escasez de especialistas clínicos en medicina ocupacional (Markowitz et al. 1989; Castorino y Rosenstock 1992).

Finalmente, la vigilancia de la salud ocupacional es un medio importante para descubrir nuevas asociaciones entre los agentes ocupacionales y las enfermedades que los acompañan, ya que se desconoce la toxicidad potencial de la mayoría de los productos químicos utilizados en el lugar de trabajo. El descubrimiento de enfermedades raras, patrones de enfermedades comunes o asociaciones sospechosas de exposición-enfermedad a través de actividades de vigilancia en el lugar de trabajo puede proporcionar pistas vitales para una evaluación científica más concluyente del problema y la posible verificación de nuevas enfermedades profesionales.

Obstáculos para el reconocimiento de las enfermedades profesionales

Varios factores importantes socavan la capacidad de los sistemas de vigilancia y notificación de enfermedades profesionales para cumplir las funciones citadas anteriormente. En primer lugar, el reconocimiento de la causa o causas subyacentes de cualquier enfermedad es la condición sine qua non para registrar y notificar las enfermedades profesionales. Sin embargo, en un modelo médico tradicional que enfatiza la atención sintomática y curativa, la identificación y eliminación de la causa subyacente de la enfermedad puede no ser una prioridad. Además, los proveedores de atención médica a menudo no están adecuadamente capacitados para sospechar que el trabajo es la causa de la enfermedad (Rosenstock 1981) y no obtienen de forma rutinaria los antecedentes de exposición ocupacional de sus pacientes (Institute of Medicine 1988). Esto no debería sorprender, dado que en los Estados Unidos, el estudiante de medicina promedio recibe solo seis horas de capacitación en medicina ocupacional durante los cuatro años de la facultad de medicina (Burstein y Levy 1994).

Ciertos rasgos característicos de la enfermedad profesional exacerban la dificultad de reconocer las enfermedades profesionales. Con pocas excepciones, en particular, el angiosarcoma hepático, el mesotelioma maligno y las neumoconiosis, la mayoría de las enfermedades que pueden ser causadas por exposiciones ocupacionales también tienen causas no ocupacionales. Esta inespecificidad dificulta la determinación de la contribución ocupacional a la ocurrencia de la enfermedad. De hecho, la interacción de las exposiciones ocupacionales con otros factores de riesgo puede aumentar considerablemente el riesgo de enfermedad, como ocurre con la exposición al amianto y el tabaquismo. Para las enfermedades profesionales crónicas, como el cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas, suele existir un largo período de latencia entre el inicio de la exposición laboral y la presentación de la enfermedad clínica. Por ejemplo, el mesotelioma maligno normalmente tiene una latencia de 35 años o más. Un trabajador así afectado bien puede haberse jubilado, disminuyendo aún más la sospecha del médico sobre posibles etiologías ocupacionales.

Otra causa del escaso reconocimiento generalizado de las enfermedades profesionales es que la mayoría de los productos químicos en el comercio nunca han sido evaluados con respecto a su toxicidad potencial. Un estudio realizado por el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos en la década de 1980 no encontró información disponible sobre la toxicidad de aproximadamente el 80% de las 60,000 sustancias químicas de uso comercial. Incluso para aquellos grupos de sustancias que están más estrictamente regulados y sobre los cuales se dispone de la mayor cantidad de información (medicamentos y aditivos alimentarios), se dispone de información razonablemente completa sobre posibles efectos adversos solo para una minoría de agentes (NRC 1984).

Los trabajadores pueden tener una capacidad limitada para proporcionar un informe preciso de sus exposiciones tóxicas. A pesar de algunas mejoras en países como los Estados Unidos en la década de 1980, muchos trabajadores no están informados de la naturaleza peligrosa de los materiales con los que trabajan. Incluso cuando se proporciona dicha información, puede ser difícil recordar el grado de exposición a múltiples agentes en una variedad de trabajos durante una carrera laboral. Como resultado, incluso los proveedores de atención médica que están motivados para obtener información ocupacional de sus pacientes pueden no ser capaces de hacerlo.

Los empleadores pueden ser una excelente fuente de información sobre las exposiciones ocupacionales y la aparición de enfermedades relacionadas con el trabajo. Sin embargo, muchos empleadores no tienen la experiencia para evaluar el alcance de la exposición en el lugar de trabajo o para determinar si una enfermedad está relacionada con el trabajo. Además, los desincentivos financieros para encontrar que una enfermedad es de origen ocupacional pueden desanimar a los empleadores a usar dicha información de manera adecuada. El posible conflicto de intereses entre la salud financiera del empleador y la salud física y mental del trabajador representa un obstáculo importante para mejorar la vigilancia de las enfermedades profesionales.

Registros y otras Fuentes de Datos Específicos de Enfermedades Profesionales

Registros internacionales

Los registros internacionales de enfermedades profesionales son un avance emocionante en la salud ocupacional. El beneficio obvio de estos registros es la capacidad de realizar grandes estudios, lo que permitiría determinar el riesgo de enfermedades raras. Durante la década de 1980 se iniciaron dos registros de este tipo para enfermedades profesionales.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) estableció el Registro Internacional de Personas Expuestas a Herbicidas Fenoxi y Contaminantes en 1984 (IARC 1990). Hasta 1990, había inscrito a 18,972 trabajadores de 19 cohortes en diez países. Por definición, todos los afiliados trabajaban en industrias relacionadas con herbicidas fenoxi y/o clorofenoles, principalmente en industrias de fabricación/formulación o como aplicadores. Se han realizado estimaciones de exposición para las cohortes participantes (Kauppinen et al. 1993), pero aún no se han publicado los análisis de la incidencia y mortalidad del cáncer.

Bennett de ICI Chemicals and Polymers Limited en Inglaterra está coordinando un registro internacional de casos de angiosarcoma del hígado (ASL). La exposición ocupacional al cloruro de vinilo es la única causa conocida de angiosarcoma hepático. Los casos son informados por un grupo voluntario de científicos de empresas productoras de cloruro de vinilo, agencias gubernamentales y universidades. A partir de 1990, se informaron al registro 157 casos de ASL con fechas de diagnóstico entre 1951 y 1990 de 11 países o regiones. La Tabla 1 también muestra que la mayoría de los casos registrados se informaron en países donde las instalaciones comenzaron a fabricar cloruro de polivinilo antes de 1950. El registro ha registrado seis grupos de diez o más casos de ASL en instalaciones de América del Norte y Europa (Bennett 1990).

Tabla 1. Número de casos de angiosarcoma de hígado en el registro mundial por país y año de primera producción de cloruro de vinilo

País / Región

Número de PVC
productor
instalaciones

Año de inicio de la producción de PVC

Numero de casos
de angiosarcoma
del hígado

Estados Unidos de America

50

(¿1939?)

39

Canadá

5

(1943)

13

Alemania Occidental

10

(1931)

37

Francia

8

(1939)

28

Reino Unido

7

(1940)

16

Otra Europa Occidental

28

(1938)

15

Europa Oriental

23

(antes de 1939)

6

Japón

36

(1950)

3

Central y
América del Sur

22

(1953)

0

Australia

3

(1950)

0

Oriente Medio

1

(1987)

0

Precio

193

 

157

Fuente: Bennett, B. Registro Mundial de Casos de Angiosarcoma de Hígado (ASL)
debido al monómero de cloruro de vinilo
, Enero 1, 1990.

Encuestas gubernamentales

A veces, los empleadores están legalmente obligados a registrar las lesiones y enfermedades ocupacionales que ocurren en sus instalaciones. Al igual que otra información basada en el lugar de trabajo, como el número de empleados, los salarios y las horas extraordinarias, los organismos gubernamentales pueden recopilar sistemáticamente datos sobre lesiones y enfermedades con el fin de supervisar los resultados de salud relacionados con el trabajo.

En los Estados Unidos, la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos ha realizado la Encuesta Anual de Accidentes y Enfermedades Profesionales (Encuesta Anual BLS) desde 1972 según lo exige la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional (BLS 1993b). El objetivo de la encuesta es obtener el número y las tasas de enfermedades y lesiones registradas por los empleadores privados como de origen ocupacional (BLS 1986). La Encuesta Anual de BLS excluye a los empleados de granjas con menos de 11 empleados, los trabajadores por cuenta propia y los empleados de los gobiernos federal, estatal y local. Para el año más reciente disponible, 1992, la encuesta refleja los datos del cuestionario obtenidos de una muestra aleatoria estratificada de aproximadamente 250,000 establecimientos del sector privado en los Estados Unidos (BLS 1994).

El cuestionario de la encuesta BLS completado por el empleador se deriva de un registro escrito de lesiones y enfermedades ocupacionales que la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA 200 Log) requiere que los empleadores mantengan. Aunque OSHA ordena que el empleador mantenga el Registro 200 para que lo examine un inspector de OSHA a pedido, no requiere que los empleadores informen rutinariamente el contenido del registro a OSHA, excepto para la muestra de empleadores incluida en la Encuesta anual de BLS (BLS 1986).

Algunas debilidades bien reconocidas limitan severamente la capacidad de la encuesta BLS para proporcionar un recuento completo y preciso de las enfermedades ocupacionales en los Estados Unidos (Pollack y Keimig 1987). Los datos son derivados del empleador. Cualquier enfermedad que el empleado no informe al empleador como relacionada con el trabajo no será informada por el empleador en la encuesta anual. Entre los trabajadores activos, tal falta de notificación puede deberse al temor de las consecuencias para el empleado. Otro obstáculo importante para la presentación de informes es que el médico del empleado no diagnostica que la enfermedad está relacionada con el trabajo, especialmente las enfermedades crónicas. Las enfermedades ocupacionales que ocurren entre los trabajadores jubilados no están sujetas al requisito de informe de BLS. De hecho, es poco probable que el empleador esté al tanto de la aparición de una enfermedad relacionada con el trabajo en un jubilado. Dado que es probable que muchos casos de enfermedades profesionales crónicas con latencia prolongada, incluidos el cáncer y las enfermedades pulmonares, comiencen después de la jubilación, una gran proporción de estos casos no se incluiría en los datos recopilados por el BLS. Estas limitaciones fueron reconocidas por BLS en un informe reciente sobre su encuesta anual (BLS 1993a). En respuesta a las recomendaciones de la Academia Nacional de Ciencias, la BLS rediseñó e implementó una nueva encuesta anual en 1992.

De acuerdo con la Encuesta Anual de BLS de 1992, hubo 457,400 enfermedades ocupacionales en la industria privada en los Estados Unidos (BLS 1994). Esto representó un aumento del 24%, o 89,100 casos, sobre las 368,300 enfermedades registradas en la Encuesta Anual BLS de 1991. La incidencia de nuevas enfermedades profesionales fue de 60.0 por 10,000 trabajadores en 1992.

Los trastornos asociados con traumatismos repetidos, como el síndrome del túnel carpiano, la tendinitis de la muñeca y el codo y la pérdida de audición, dominan las enfermedades profesionales registradas en la encuesta anual de BLS y lo han hecho desde 1987 (tabla 2). En 1992, representaron el 62% de todos los casos de enfermedad registrados en la encuesta anual. Otras categorías importantes de enfermedades son los trastornos de la piel, las enfermedades pulmonares y los trastornos asociados con traumatismos físicos.

Tabla 2. Número de casos nuevos de enfermedad ocupacional por categoría de enfermedad - Encuesta Anual de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, 1986 versus 1992.

Categoría de enfermedad

1986

1992

% Cambio 1986–1992

Enfermedades de la piel

41,900

62,900

+ 50.1%

Enfermedades por polvo de los pulmones.

3,200

2,800

12.5%

Afecciones respiratorias por agentes tóxicos

12,300

23,500

+ 91.1%

Envenenamientos

4,300

7,000

+ 62.8%

Trastornos por agentes físicos

9,200

22,200

+ 141.3%

Trastornos asociados con trauma repetido

45,500

281,800

+ 519.3%

Todas las demás enfermedades profesionales

20,400

57,300

+ 180.9%

Precio

136,900

457,400

+ 234.4%

Total excluyendo trauma repetido

91,300

175,600

+ 92.3%

Empleo promedio anual en el sector privado, Estados Unidos

83,291,200

90,459,600

+ 8.7%

Fuentes: Lesiones y enfermedades ocupacionales en los Estados Unidos por industria, 1991.
US Departamento de Trabajo, Oficina de Estadísticas Laborales, mayo de 1993. Datos no publicados,
Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, Oficina de Estadísticas Laborales, diciembre de 1994.

Aunque los trastornos asociados con traumatismos repetidos representan claramente la mayor proporción del aumento de casos de enfermedades profesionales, también hubo un aumento del 50% en la incidencia registrada en enfermedades profesionales distintas de las debidas a traumatismos repetidos en los seis años entre 1986 y 1992 , durante el cual el empleo en los Estados Unidos aumentó solo un 8.7%.

Estos aumentos en el número y las tasas de enfermedades ocupacionales registradas por los empleadores e informadas al BLS en los últimos años en los Estados Unidos son notables. El rápido cambio en el registro de enfermedades ocupacionales en los Estados Unidos se debe a un cambio en la ocurrencia subyacente de la enfermedad ya un cambio en el reconocimiento y notificación de estas condiciones. En comparación, durante el mismo período de tiempo, de 1986 a 1991, la tasa de accidentes de trabajo por cada 100 trabajadores a tiempo completo registrada por el BLS pasó de 7.7 en 1986 a 7.9 en 1991, un incremento de apenas 2.6%. El número de muertes registradas en el lugar de trabajo tampoco ha aumentado dramáticamente en la primera mitad de la década de 1990.

Vigilancia basada en el empleador

Además de la encuesta BLS, muchos empleadores de EE. UU. llevan a cabo una vigilancia médica de su fuerza laboral y, por lo tanto, generan una gran cantidad de información médica que es relevante para la vigilancia de enfermedades ocupacionales. Estos programas de vigilancia se llevan a cabo con numerosos propósitos: cumplir con las reglamentaciones de OSHA; mantener una fuerza laboral saludable a través de la detección y tratamiento de trastornos no ocupacionales; para garantizar que el empleado esté apto para realizar las tareas del trabajo, incluida la necesidad de usar un respirador; y realizar vigilancia epidemiológica para descubrir patrones de exposición y enfermedad. Estas actividades utilizan recursos considerables y podrían contribuir de manera importante a la vigilancia de las enfermedades profesionales en el ámbito de la salud pública. Sin embargo, dado que estos datos no son uniformes, tienen una calidad incierta y son en gran medida inaccesibles fuera de las empresas en las que se recopilan, su explotación en la vigilancia de la salud en el trabajo se ha realizado de forma limitada (Baker, Melius y Millar 1988).

OSHA también requiere que los empleadores realicen pruebas de vigilancia médica seleccionadas para los trabajadores expuestos a un número limitado de agentes tóxicos. Además, para catorce carcinógenos de vejiga y pulmón bien reconocidos, OSHA requiere un examen físico e historial médico y ocupacional. Los datos recopilados bajo estas disposiciones de OSHA no se informan rutinariamente a las agencias gubernamentales u otros bancos de datos centralizados y no son accesibles para los propósitos de los sistemas de informes de enfermedades ocupacionales.

Vigilancia de los empleados públicos

Los sistemas de notificación de enfermedades profesionales pueden diferir para los empleados públicos y privados. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la encuesta anual de enfermedades y lesiones ocupacionales realizada por el Departamento de Trabajo federal (Encuesta Anual BLS) excluye a los empleados públicos. Estos trabajadores son, sin embargo, una parte importante de la fuerza laboral, representando aproximadamente el 17% (18.4 millones de trabajadores) de la fuerza laboral total en 1991. Más de las tres cuartas partes de estos trabajadores están empleados por gobiernos estatales y locales.

En los Estados Unidos, los datos sobre enfermedades ocupacionales entre los empleados federales son recopilados por el Programa Federal de Compensación para Trabajadores Ocupacionales. En 1993, hubo 15,500 indemnizaciones por enfermedades profesionales a trabajadores federales, lo que arroja una tasa de 51.7 casos de enfermedades profesionales por cada 10,000 trabajadores a tiempo completo (Slighter 1994). A nivel estatal y local, las tasas y el número de enfermedades debidas a la ocupación están disponibles para estados seleccionados. Un estudio reciente de empleados estatales y locales en Nueva Jersey, un importante estado industrial, documentó 1,700 enfermedades ocupacionales entre empleados estatales y locales en 1990, arrojando una incidencia de 50 por cada 10,000 1993 trabajadores del sector público (Roche XNUMX). En particular, las tasas de enfermedad ocupacional entre los trabajadores públicos federales y no federales son notablemente congruentes con las tasas de dicha enfermedad entre los trabajadores del sector privado según lo registrado en la Encuesta anual de BLS. La distribución de la enfermedad por tipo difiere para los trabajadores públicos versus privados, como consecuencia del diferente tipo de trabajo que realiza cada sector.

Informes de compensación para trabajadores

Los sistemas de compensación para trabajadores proporcionan una herramienta de vigilancia intuitivamente atractiva en salud ocupacional, porque la determinación de la relación laboral de la enfermedad en tales casos presumiblemente ha sido revisada por expertos. Las condiciones de salud que son agudas y fácilmente reconocibles en origen son registradas con frecuencia por los sistemas de compensación para trabajadores. Los ejemplos incluyen envenenamientos, inhalación aguda de toxinas respiratorias y dermatitis.

Desafortunadamente, el uso de registros de compensación para trabajadores como una fuente creíble de datos de vigilancia está sujeto a severas limitaciones, que incluyen la falta de estandarización de los requisitos de elegibilidad, la deficiencia de definiciones de casos estándar, los desincentivos para que los trabajadores y empleadores presenten reclamos, la falta de reconocimiento médico de enfermedades profesionales crónicas con largos períodos de latencia y el habitual desfase de varios años entre la presentación inicial y la resolución de un siniestro. El efecto neto de estas limitaciones es que existe un subregistro significativo de enfermedades profesionales por parte de los sistemas de compensación para trabajadores.

Por lo tanto, en un estudio realizado por Selikoff a principios de la década de 1980, menos de un tercio de los aisladores estadounidenses que estaban discapacitados por enfermedades relacionadas con el asbesto, incluida la asbestosis y el cáncer, incluso habían solicitado beneficios de compensación para trabajadores, y muchos menos tuvieron éxito en su afirmaciones (Selikoff 1982). De manera similar, un estudio del Departamento de Trabajo de los EE. UU. de trabajadores que reportaron discapacidad por enfermedad ocupacional encontró que menos del 5% de estos trabajadores recibían beneficios de compensación laboral (USDOL 1980). Un estudio más reciente en el estado de Nueva York encontró que el número de personas admitidas en hospitales por neumoconiosis superó ampliamente a las personas a las que se les otorgaron recientemente beneficios de compensación para trabajadores durante un período de tiempo similar (Markowitz et al. 1989). Dado que los sistemas de compensación para trabajadores registran eventos de salud simples, como dermatitis y lesiones musculoesqueléticas, mucho más fácilmente que enfermedades complejas de larga latencia, el uso de dichos datos conduce a una imagen sesgada de la verdadera incidencia y distribución de las enfermedades profesionales.

Informes de laboratorio

Los laboratorios clínicos pueden ser una excelente fuente de información sobre los niveles excesivos de toxinas seleccionadas en los fluidos corporales. Las ventajas de esta fuente son los informes oportunos, los programas de control de calidad ya implementados y el apalancamiento para el cumplimiento proporcionado por la concesión de licencias a dichos laboratorios por parte de las agencias gubernamentales. En los Estados Unidos, numerosos estados requieren que los laboratorios clínicos informen los resultados de categorías seleccionadas de muestras a los departamentos de salud estatales. Los agentes ocupacionales sujetos a este requisito de notificación son el plomo, el arsénico, el cadmio y el mercurio, así como las sustancias que reflejan la exposición a pesticidas (Markowitz 1992).

En los Estados Unidos, el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) comenzó a recopilar los resultados de las pruebas de plomo en sangre de adultos en el programa de Vigilancia y Epidemiología de Plomo en Sangre de Adultos en 1992 (Chowdhury, Fowler y Mycroft 1994). A finales de 1993, 20 estados, que representaban el 60% de la población de EE. UU., informaban a NIOSH sobre niveles elevados de plomo en sangre, y otros 10 estados estaban desarrollando la capacidad de recopilar y notificar datos de plomo en sangre. En 1993, había 11,240 adultos con niveles de plomo en la sangre que igualaban o excedían los 25 microgramos por decilitro de sangre en los 20 estados informantes. La gran mayoría de estas personas con niveles elevados de plomo en la sangre (más del 90 %) estuvieron expuestas al plomo en el lugar de trabajo. Más de una cuarta parte (3,199) de estas personas tenían niveles de plomo en sangre superiores o iguales a 40 ug/dl, el umbral en el que la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. requiere acciones para proteger a los trabajadores de la exposición al plomo en el trabajo.

La notificación de niveles elevados de toxinas al departamento de salud del estado puede ser seguida por una investigación de salud pública. Las entrevistas confidenciales de seguimiento con las personas afectadas permiten la identificación oportuna de los lugares de trabajo donde ocurrió la exposición, la categorización del caso por ocupación e industria, la estimación del número de otros trabajadores en el lugar de trabajo potencialmente expuestos al plomo y la garantía de seguimiento médico (Baser y Marion 1990). Las visitas al lugar de trabajo van seguidas de recomendaciones de acciones voluntarias para reducir la exposición o pueden conducir a la presentación de informes a las autoridades con poderes de aplicación legal.

informes de medicos

En un intento por replicar la estrategia utilizada con éxito para el seguimiento y control de enfermedades infecciosas, un número cada vez mayor de estados de los Estados Unidos requieren que los médicos notifiquen una o más enfermedades ocupacionales (Freund, Seligman y Chorba 1989). A partir de 1988, 32 estados requerían el informe de enfermedades ocupacionales, aunque estos incluían diez estados donde solo se debe informar una enfermedad ocupacional, generalmente envenenamiento por plomo o pesticidas. En otros estados, como Alaska y Maryland, todas las enfermedades ocupacionales son de notificación obligatoria. En la mayoría de los estados, los casos informados se usan solo para contar la cantidad de personas en el estado afectadas por la enfermedad. En sólo un tercio de los estados con requisitos de declaración de enfermedades, el informe de un caso de enfermedad profesional da lugar a actividades de seguimiento, como la inspección del lugar de trabajo (Muldoon, Wintermeyer y Eure 1987).

A pesar de la evidencia de un creciente interés reciente, se reconoce ampliamente que la notificación médica de enfermedades profesionales a las autoridades gubernamentales estatales correspondientes es inadecuada (Pollack y Keimig 1987; Wegman y Froines 1985). Incluso en California, donde existe un sistema de informes médicos desde hace varios años (Doctor's First Report of Occupational Illness and Injury) y se registraron casi 50,000 1988 enfermedades ocupacionales en 1989, el cumplimiento de los informes por parte de los médicos se considera incompleto (BLS XNUMX) .

Una innovación prometedora en la vigilancia de la salud ocupacional en los Estados Unidos es el surgimiento del concepto de proveedor centinela, parte de una iniciativa emprendida por NIOSH llamada Sentinel Event Notification System for Occupational Risks (SENSOR). Un proveedor centinela es un médico u otro proveedor o centro de atención médica que probablemente brinde atención a los trabajadores con trastornos ocupacionales debido a la especialidad o ubicación geográfica del proveedor.

Dado que los proveedores centinela representan un pequeño subconjunto de todos los proveedores de atención de la salud, los departamentos de salud pueden organizar de manera factible un sistema activo de notificación de enfermedades ocupacionales realizando actividades de divulgación, ofreciendo educación y brindando retroalimentación oportuna a los proveedores centinela. En un informe reciente de tres estados que participan en el programa SENSOR, los informes médicos de asma ocupacional aumentaron considerablemente después de que los departamentos de salud estatales desarrollaran programas educativos y de divulgación concertados para identificar y reclutar proveedores centinela (Matte, Hoffman y Rosenman 1990).

Instalaciones clínicas especializadas en salud ocupacional

Un nuevo recurso emergente para la vigilancia de la salud ocupacional ha sido el desarrollo de centros clínicos de salud ocupacional que son independientes del lugar de trabajo y que se especializan en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades ocupacionales. Varias docenas de tales instalaciones existen actualmente en los Estados Unidos. Estos centros clínicos pueden desempeñar varias funciones en la mejora de la vigilancia de la salud ocupacional (Welch 1989). En primer lugar, las clínicas pueden desempeñar un papel principal en la búsqueda de casos, es decir, la identificación de eventos de salud ocupacional centinela, ya que representan una fuente organizacional única de experiencia en medicina ocupacional clínica. En segundo lugar, los centros clínicos de salud ocupacional pueden servir como laboratorio para el desarrollo y perfeccionamiento de definiciones de casos de vigilancia para enfermedades ocupacionales. Tercero, las clínicas de salud ocupacional pueden servir como un recurso clínico primario de referencia para el diagnóstico y evaluación de los trabajadores que están empleados en un lugar de trabajo donde se ha identificado un caso índice de enfermedad ocupacional.

Las clínicas de salud ocupacional se han organizado en una asociación nacional en los Estados Unidos (la Asociación de Clínicas Ambientales y Ocupacionales) para mejorar su visibilidad y colaborar en investigaciones e investigaciones clínicas (Welch 1989). En algunos estados, como Nueva York, el departamento de salud del estado ha organizado una red estatal de centros clínicos que recibe financiamiento estable de un recargo en las primas de compensación para trabajadores (Markowitz et al. 1989). Los centros clínicos del estado de Nueva York han colaborado en el desarrollo de sistemas de información, protocolos clínicos y educación profesional y están comenzando a generar datos sustanciales sobre el número de casos de enfermedades ocupacionales en el estado.

Uso de Estadísticas Vitales y Otros Datos Generales de Salud

Certificados de defunción

El certificado de defunción es un instrumento potencialmente muy útil para la vigilancia de enfermedades profesionales en muchos países del mundo. La mayoría de los países tienen registros de defunción. La uniformidad y la comparabilidad se promueven mediante el uso común de la Clasificación Internacional de Enfermedades para identificar la causa de muerte. Además, muchas jurisdicciones incluyen información en los certificados de defunción sobre la ocupación y la industria del difunto. Una limitación importante en el uso de certificados de defunción para la vigilancia de enfermedades ocupacionales es la falta de relaciones únicas entre exposiciones ocupacionales y causas específicas de muerte.

El uso de datos de mortalidad para la vigilancia de enfermedades ocupacionales es más importante para enfermedades que son causadas únicamente por exposiciones ocupacionales. Estos incluyen las neumoconiosis y un tipo de cáncer, el mesotelioma maligno de la pleura. La Tabla 3 muestra el número de muertes atribuidas a estos diagnósticos como causa básica de muerte y como una de las múltiples causas de muerte enumeradas en el certificado de defunción en los Estados Unidos. La causa básica de muerte se considera la causa principal de muerte, mientras que la lista de causas múltiples incluye todas las condiciones que se consideran importantes para contribuir a la muerte.

Tabla 3. Muertes por neumoconiosis y mesotelioma maligno de pleura Causa subyacente y causas múltiples, Estados Unidos, 1990 y 1991

Código CIE-9

Causa de la muerte

Números de muertes

 

Causa subyacente 1991

Múltiples causas 1990

500

Neumoconiosis de los mineros del carbón

693

1,990

501

Asbestosis

269

948

502

Silicosis

153

308

503 - 505

Otras neumoconiosis

122

450

 

Subtotal

1,237

3,696

163.0, 163.1, 163.9 y

mesotelioma pleura maligno

452

553

 

Precio

1,689

4,249

Fuente: Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Estados Unidos.

En 1991, hubo 1,237 muertes debidas a enfermedades pulmonares por polvo como causa subyacente, incluidas 693 muertes debidas a neumoconiosis de trabajadores del carbón y 269 muertes debidas a asbestosis. Para el mesotelioma maligno, hubo un total de 452 muertes por mesotelioma pleural. No es posible identificar el número de muertes por mesotelioma maligno del peritoneo, también causado por la exposición ocupacional al asbesto, ya que los códigos de la Clasificación Internacional de Enfermedades no son específicos para el mesotelioma maligno de este sitio.

La Tabla 3 también muestra el número de muertes en los Estados Unidos en 1990 debido a neumoconiosis y mesotelioma maligno de la pleura cuando aparecen como una de las múltiples causas de muerte en el certificado de defunción. Para las neumoconiosis, el total donde aparecen como una de múltiples causas es importante, ya que las neumoconiosis a menudo coexisten con otras enfermedades pulmonares crónicas.

Un tema importante es hasta qué punto las neumoconiosis pueden estar infradiagnosticadas y, por lo tanto, no estar presentes en los certificados de defunción. El análisis más extenso del subdiagnóstico de una neumoconiosis ha sido realizado entre los aisladores en los Estados Unidos y Canadá por Selikoff y colegas (Selikoff, Hammond y Seidman 1979; Selikoff y Seidman 1991). Entre 1977 y 1986, hubo 123 muertes de aisladores atribuidas a la asbestosis en los certificados de defunción. Cuando los investigadores revisaron los expedientes médicos, las radiografías de tórax y la patología tisular cuando estaban disponibles, atribuyeron 259 de las muertes de aisladores ocurridas en estos años a la asbestosis. Por lo tanto, más de la mitad de las muertes por neumoconiosis se pasaron por alto en este grupo conocido por tener una fuerte exposición al asbesto. Desafortunadamente, no hay un número suficiente de otros estudios sobre el infradiagnóstico de neumoconiosis en los certificados de defunción para permitir una corrección confiable de las estadísticas de mortalidad.

Las muertes por causas que no son específicas de las exposiciones ocupacionales también se han utilizado como parte de la vigilancia de enfermedades ocupacionales cuando la ocupación o la industria de los difuntos se registra en los certificados de defunción. El análisis de estos datos en un área geográfica específica durante un período de tiempo seleccionado puede arrojar tasas y proporciones de enfermedad por causa para diferentes ocupaciones e industrias. El papel de los factores no ocupacionales en las muertes examinadas no puede ser definido por este enfoque. Sin embargo, las diferencias en las tasas de enfermedad en diferentes ocupaciones e industrias sugieren que los factores ocupacionales pueden ser importantes y brindan pistas para estudios más detallados. Otras ventajas de este enfoque incluyen la capacidad de estudiar ocupaciones que generalmente se distribuyen entre muchos lugares de trabajo (p. ej., cocineros o tintoreros), el uso de datos recopilados de forma rutinaria, un tamaño de muestra grande, gastos relativamente bajos y un importante resultado de salud (Baker , Melius y Millar 1988; Dubrow, Sestito y Lalich 1987; Melius, Sestito y Seligman 1989).

Estos estudios de mortalidad laboral se han publicado durante las últimas décadas en Canadá (Gallagher et al. 1989), Gran Bretaña (Registrar General 1986) y Estados Unidos (Guralnick 1962, 1963a y 1963b). En años recientes, Milham utilizó este enfoque para examinar la distribución ocupacional de todos los hombres que murieron entre 1950 y 1979 en el estado de Washington en los Estados Unidos. Comparó la proporción de todas las muertes por cualquier causa específica para un grupo ocupacional con la proporción relevante para todas las ocupaciones. De este modo se obtienen índices de mortalidad proporcional (Milham 1983). Como ejemplo del rendimiento de este enfoque, Milham señaló que 10 de 11 ocupaciones con probable exposición a campos eléctricos y magnéticos mostraron una elevación en la tasa de mortalidad proporcional por leucemia (Milham 1982). Este fue uno de los primeros estudios de la relación entre la exposición ocupacional a la radiación electromagnética y el cáncer y ha sido seguido por numerosos estudios que han corroborado el hallazgo original (Pearce et al. 1985; McDowell 1983; Linet, Malker y McLaughlin 1988) .

Como resultado de un esfuerzo cooperativo entre NIOSH, el Instituto Nacional del Cáncer y el Centro Nacional de Estadísticas de Salud durante la década de 1980, se han publicado recientemente análisis de los patrones de mortalidad por ocupación e industria entre 1984 y 1988 en 24 estados de los Estados Unidos. (Robinson y col. 1995). Estos estudios evaluaron 1.7 millones de muertes. Confirmaron varias relaciones bien conocidas entre exposición y enfermedad e informaron nuevas asociaciones entre ocupaciones seleccionadas y causas específicas de muerte. Los autores enfatizan que los estudios de mortalidad ocupacional pueden ser útiles para desarrollar nuevas pistas para estudios posteriores, evaluar los resultados de otros estudios e identificar oportunidades para la promoción de la salud.

Más recientemente, Figgs y sus colegas del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. utilizaron esta base de datos de mortalidad ocupacional de 24 estados para examinar las asociaciones ocupacionales con el linfoma no Hodgkin (LNH) (Figgs, Dosemeci y Blair 1995). Un análisis de casos y controles que involucró aproximadamente 24,000 muertes por LNH ocurridas entre 1984 y 1989 confirmó previamente el exceso de riesgo demostrado de LNH entre agricultores, mecánicos, soldadores, reparadores, operadores de máquinas y una serie de ocupaciones de cuello blanco.

Datos de alta hospitalaria

Los diagnósticos de pacientes hospitalizados representan una excelente fuente de datos para la vigilancia de las enfermedades profesionales. Estudios recientes en varios estados de los Estados Unidos muestran que los datos de alta hospitalaria pueden ser más sensibles que los registros de compensación de los trabajadores y los datos de las estadísticas vitales para detectar casos de enfermedades que son específicas de los entornos laborales, como las neumoconiosis (Markowitz et al. 1989; Rosenmann 1988). En el estado de Nueva York, por ejemplo, un promedio anual de 1,049 personas fueron hospitalizadas por neumoconiosis a mediados de la década de 1980, en comparación con 193 casos de compensación laboral recientemente adjudicados y 95 muertes registradas por estas enfermedades cada año durante un intervalo de tiempo similar (Markowitz et al. al. 1989).

Además de proporcionar un recuento más preciso del número de personas enfermas de enfermedades profesionales graves seleccionadas, los datos de alta hospitalaria pueden ser objeto de un seguimiento útil para detectar y modificar las condiciones del lugar de trabajo que causaron la enfermedad. Por lo tanto, Rosenman evaluó los lugares de trabajo en Nueva Jersey donde las personas que fueron hospitalizadas por silicosis habían trabajado anteriormente y descubrió que la mayoría de estos lugares de trabajo nunca habían realizado muestreos de sílice en el aire, nunca habían sido inspeccionados por la autoridad reguladora federal (OSHA) y no realizaron vigilancia médica para la detección de silicosis (Rosenman 1988).

Las ventajas de utilizar los datos de alta hospitalaria para la vigilancia de las enfermedades profesionales son su disponibilidad, bajo costo, sensibilidad relativa a las enfermedades graves y precisión razonable. Las desventajas importantes incluyen la falta de información sobre la ocupación y la industria y el control de calidad incierto (Melius, Sestito y Seligman 1989; Rosenman 1988). Además, solo se incluirán en la base de datos las personas con enfermedades lo suficientemente graves como para requerir hospitalización y, por lo tanto, no pueden reflejar el espectro completo de morbilidad asociada con las enfermedades profesionales. No obstante, es probable que los datos de alta hospitalaria se utilicen cada vez más en la vigilancia de la salud en el trabajo en los próximos años.

Encuestas nacionales

Las encuestas especiales de vigilancia realizadas a nivel nacional o regional pueden ser la fuente de información más detallada que la que se puede obtener mediante el uso de registros vitales de rutina. En los Estados Unidos, el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) realiza dos encuestas nacionales de salud periódicas relevantes para la vigilancia de la salud ocupacional: la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud (NHIS) y la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES). La Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud es una encuesta nacional de hogares diseñada para obtener estimaciones de la prevalencia de condiciones de salud de una muestra representativa de hogares que reflejan la población civil no institucionalizada de los Estados Unidos (USDHHS 1980). Una limitación principal de esta encuesta es su dependencia de los autoinformes de las condiciones de salud. Los datos ocupacionales e industriales de las personas participantes se han utilizado en la última década para evaluar las tasas de discapacidad por ocupación e industria (USDHHS 1980), evaluar la prevalencia del tabaquismo por ocupación (Brackbill, Frazier y Shilling 1988) y registrar las opiniones de los trabajadores sobre los riesgos laborales a los que se enfrentan (Shilling y Brackbill 1987).

Con la asistencia de NIOSH, se incluyó un suplemento de salud ocupacional (NHIS-OHS) en 1988 para obtener estimaciones basadas en la población de la prevalencia de condiciones seleccionadas que pueden estar asociadas con el trabajo (USDHHS 1993). En 50,000 se tomaron muestras de aproximadamente 1988 27,408 hogares y se entrevistó a XNUMX XNUMX personas actualmente empleadas. Entre las condiciones de salud abordadas por el NHIS-OHS se encuentran las lesiones relacionadas con el trabajo, las condiciones dermatológicas, los trastornos de trauma acumulativo, la irritación de los ojos, la nariz y la garganta, la pérdida auditiva y el dolor lumbar.

En el primer análisis completo del NHIS-OHS, Tanaka y colegas de NIOSH estimaron que la prevalencia nacional del síndrome del túnel carpiano relacionado con el trabajo en 1988 fue de 356,000 1995 casos (Tanaka et al. 675,000). De las 50 12 personas estimadas con dolor prolongado en la mano y síndrome del túnel carpiano diagnosticado médicamente, más del XNUMX % informó que su proveedor de atención médica había declarado que su afección en la muñeca se debió a las actividades laborales. Esta estimación no incluye a los trabajadores que no habían trabajado en los XNUMX meses anteriores a la encuesta y que pueden haber quedado discapacitados debido al síndrome del túnel carpiano relacionado con el trabajo.

A diferencia del NHIS, el NHANES evalúa directamente la salud de una muestra probabilística de 30,000 40,000 a 1970 1988 personas en los Estados Unidos mediante la realización de exámenes físicos y pruebas de laboratorio, además de recopilar información del cuestionario. El NHANES se realizó dos veces en la década de 1970 y la más reciente en 1988. El NHANES II, que se realizó a fines de la década de 1994, recopiló información limitada sobre indicadores de exposición al plomo y pesticidas seleccionados. Iniciado en XNUMX, el NHANES III recolectó datos adicionales sobre exposiciones y enfermedades ocupacionales, especialmente sobre enfermedades respiratorias y neurológicas de origen ocupacional (USDHHS XNUMX).

Resumen

Los sistemas de vigilancia y notificación de enfermedades profesionales han mejorado significativamente desde mediados de la década de 1980. El registro de enfermedades es mejor para enfermedades exclusivas o prácticamente exclusivas de causas ocupacionales, como las neumoconiosis y el mesotelioma maligno. La identificación y notificación de otras enfermedades ocupacionales depende de la capacidad de relacionar las exposiciones ocupacionales con los resultados de salud. Muchas fuentes de datos permiten la vigilancia de las enfermedades profesionales, aunque todas tienen deficiencias importantes en cuanto a calidad, exhaustividad y precisión. Los obstáculos importantes para mejorar la notificación de enfermedades profesionales incluyen la falta de interés en la prevención en la atención de la salud, la capacitación inadecuada de los profesionales de la salud en salud ocupacional y los conflictos inherentes entre empleadores y trabajadores en el reconocimiento de enfermedades relacionadas con el trabajo. A pesar de estos factores, es probable que los avances en la notificación y vigilancia de enfermedades profesionales continúen en el futuro.

 

Atrás

Jueves, 17 Marzo 2011 18: 09

Vigilancia de Riesgos Laborales

La vigilancia de peligros es el proceso de evaluar la distribución y las tendencias seculares en los niveles de uso y exposición de peligros responsables de enfermedades y lesiones (Wegman 1992). En un contexto de salud pública, la vigilancia de peligros identifica procesos de trabajo o trabajadores individuales expuestos a altos niveles de peligros específicos en industrias y categorías laborales particulares. Dado que la vigilancia de peligros no está dirigida a eventos de enfermedad, su uso para guiar la intervención de salud pública generalmente requiere que se haya establecido previamente una relación clara entre exposición y resultado. Entonces, la vigilancia puede justificarse asumiendo que la reducción de la exposición resultará en una reducción de la enfermedad. El uso adecuado de los datos de vigilancia de riesgos permite una intervención oportuna, lo que permite la prevención de enfermedades profesionales. Por lo tanto, su beneficio más significativo es la eliminación de la necesidad de esperar a que ocurra una enfermedad evidente o incluso la muerte antes de tomar medidas para proteger a los trabajadores.

Existen al menos otras cinco ventajas de la vigilancia de peligros que complementan las que ofrece la vigilancia de enfermedades. En primer lugar, la identificación de eventos peligrosos suele ser mucho más fácil que la identificación de eventos de enfermedades profesionales, en particular para enfermedades como el cáncer que tienen largos períodos de latencia. En segundo lugar, centrarse en los peligros (en lugar de las enfermedades) tiene la ventaja de dirigir la atención a las exposiciones que, en última instancia, deben controlarse. Por ejemplo, la vigilancia del cáncer de pulmón podría centrarse en las tasas de los trabajadores del asbesto. Sin embargo, una proporción considerable de cáncer de pulmón en esta población podría deberse al consumo de cigarrillos, ya sea independientemente de la exposición al asbesto o interactuando con ella, por lo que es posible que sea necesario estudiar a un gran número de trabajadores para detectar una pequeña cantidad de cánceres relacionados con el asbesto. Por otro lado, la vigilancia de la exposición al asbesto podría brindar información sobre los niveles y patrones de exposición (empleos, procesos o industrias) donde existe el control de exposición más deficiente. Entonces, incluso sin un recuento real de los casos de cáncer de pulmón, se implementarían adecuadamente los esfuerzos para reducir o eliminar la exposición.

Tercero, dado que no todas las exposiciones resultan en enfermedades, los eventos peligrosos ocurren con una frecuencia mucho mayor que los eventos de enfermedades, lo que brinda la oportunidad de observar un patrón emergente o cambiar con el tiempo más fácilmente que con la vigilancia de enfermedades. Relacionada con esta ventaja está la oportunidad de hacer un mayor uso de los eventos centinela. Un peligro centinela puede ser simplemente la presencia de una exposición (p. ej., berilio), como se indica a través de la medición directa en el lugar de trabajo; la presencia de una exposición excesiva, según lo indicado a través del control de biomarcadores (p. ej., niveles elevados de plomo en la sangre); o un informe de un accidente (por ejemplo, un derrame químico).

Una cuarta ventaja de la vigilancia de los peligros es que los datos recopilados con este fin no infringen la privacidad de una persona. No se pone en riesgo la confidencialidad de las historias clínicas y se evita la posibilidad de estigmatizar a un individuo con una etiqueta de enfermedad. Esto es particularmente importante en entornos industriales donde el trabajo de una persona puede estar en peligro o un posible reclamo de compensación puede afectar la elección de opciones de diagnóstico por parte del médico.

Finalmente, la vigilancia de peligros puede aprovechar los sistemas diseñados para otros fines. Ejemplos de recopilación continua de información sobre peligros que ya existe incluyen registros de uso de sustancias tóxicas o descargas de materiales peligrosos, registros de sustancias peligrosas específicas e información recopilada por agencias reguladoras para uso en cumplimiento. En muchos aspectos, el higienista industrial en ejercicio ya está bastante familiarizado con los usos de vigilancia de los datos de exposición.

Los datos de vigilancia de peligros pueden complementar la vigilancia de enfermedades tanto para la investigación para establecer o confirmar una asociación entre peligro y enfermedad, así como para aplicaciones de salud pública, y los datos recopilados en cualquiera de los casos pueden usarse para determinar la necesidad de remediación. Los datos de vigilancia nacional cumplen diferentes funciones (como podría desarrollarse utilizando los datos del Sistema de Información de Gestión Integrada de la OSHA de EE. el enfoque y el análisis son posibles.

Los datos nacionales pueden ser extremadamente importantes para orientar las inspecciones para la actividad de cumplimiento o para determinar cuál es la distribución probable de los riesgos que darán lugar a demandas específicas de servicios médicos para una región. Sin embargo, la vigilancia de peligros a nivel de planta proporciona los detalles necesarios para un examen detallado de las tendencias a lo largo del tiempo. A veces se produce una tendencia independientemente de los cambios en los controles, sino más bien en respuesta a cambios en los productos que no serían evidentes en los datos agrupados por regiones. Tanto los enfoques a nivel nacional como a nivel de planta pueden ser útiles para determinar si existe la necesidad de estudios científicos planificados o de programas educativos para los trabajadores y la gerencia.

Al combinar los datos de vigilancia de riesgos de las inspecciones de rutina en una amplia gama de industrias aparentemente no relacionadas, a veces es posible identificar grupos de trabajadores para los que, de otro modo, se pasaría por alto una exposición intensa. Por ejemplo, el análisis de las concentraciones de plomo en el aire determinadas en las inspecciones de cumplimiento de OSHA de 1979 a 1985 identificó 52 industrias en las que se superó el límite de exposición permisible (PEL) en más de un tercio de las inspecciones (Froines et al. 1990). Estas industrias incluían fundición primaria y secundaria, fabricación de baterías, fabricación de pigmentos y fundiciones de latón/bronce. Como todas estas son industrias con una exposición históricamente alta al plomo, las exposiciones excesivas indicaron un control deficiente de los peligros conocidos. Sin embargo, algunos de estos lugares de trabajo son bastante pequeños, como las operaciones de fundición secundaria de plomo, y es poco probable que los gerentes u operadores individuales de la planta realicen un muestreo de exposición sistemático y, por lo tanto, podrían no estar al tanto de los problemas graves de exposición al plomo en sus propios lugares de trabajo. En contraste con los altos niveles de exposición ambiental al plomo que podrían haberse esperado en estas industrias básicas de plomo, también se observó que más de un tercio de las plantas en la encuesta en las que se excedieron los PEL resultaron de operaciones de pintura en una amplia variedad de configuraciones generales de la industria. Se sabe que los pintores de acero estructural corren el riesgo de exposición al plomo, pero se ha prestado poca atención a las industrias que emplean pintores en pequeñas operaciones de pintura de maquinaria o piezas de maquinaria. Estos trabajadores están en riesgo de exposiciones peligrosas, sin embargo, a menudo no se les considera trabajadores con plomo porque están en una industria que no es una industria basada en plomo. En cierto sentido, esta encuesta reveló evidencia de un riesgo que se conocía pero se había olvidado hasta que se identificó mediante el análisis de estos datos de vigilancia.

Objetivos de la vigilancia de peligros

Los programas de vigilancia de peligros pueden tener una variedad de objetivos y estructuras. En primer lugar, permiten centrarse en las acciones de intervención y ayudan a evaluar los programas existentes ya planificar otros nuevos. El uso cuidadoso de la información de vigilancia de peligros puede conducir a la detección temprana de fallas en el sistema y llamar la atención sobre la necesidad de mejorar los controles o las reparaciones antes de que realmente se experimenten exposiciones excesivas o enfermedades. Los datos de tales esfuerzos también pueden proporcionar evidencia de la necesidad de una regulación nueva o revisada para un peligro específico. En segundo lugar, los datos de vigilancia se pueden incorporar a las proyecciones de enfermedades futuras para permitir la planificación tanto del cumplimiento como del uso de recursos médicos. Tercero, usando metodologías de exposición estandarizadas, los trabajadores en varios niveles organizacionales y gubernamentales pueden producir datos que permitan enfocarse en una nación, una ciudad, una industria, una planta o incluso un trabajo. Con esta flexibilidad, la vigilancia puede orientarse, ajustarse según sea necesario y refinarse a medida que se disponga de nueva información o se resuelvan viejos problemas o aparezcan otros nuevos. Finalmente, los datos de vigilancia de peligros deberían resultar valiosos en la planificación de estudios epidemiológicos mediante la identificación de áreas donde dichos estudios serían más fructíferos.

Ejemplos de vigilancia de peligros

Registro de carcinógenos—Finlandia. En 1979, Finlandia comenzó a exigir informes nacionales sobre el uso de 50 carcinógenos diferentes en la industria. Las tendencias durante los primeros siete años de vigilancia se informaron en 1988 (Alho, Kauppinen y Sundquist 1988). Más de dos tercios de los trabajadores expuestos a carcinógenos trabajaban con solo tres tipos de carcinógenos: cromatos, níquel y compuestos inorgánicos o asbesto. La vigilancia de peligros reveló que un número sorprendentemente pequeño de compuestos representaba la mayoría de las exposiciones a carcinógenos, lo que mejoró en gran medida el enfoque de los esfuerzos para reducir el uso de tóxicos, así como los esfuerzos para controlar la exposición.

Otro uso importante del registro fue la evaluación de las razones por las que los listados “salieron” del sistema, es decir, por qué el uso de un carcinógeno se informó una vez pero no en encuestas posteriores. El veinte por ciento de las salidas se debieron a una exposición continua pero no declarada. Esto condujo a la educación, así como a la retroalimentación de las industrias de informes sobre el valor de los informes precisos. Treinta y ocho por ciento salió porque la exposición había cesado, y entre ellos, más de la mitad salió debido a la sustitución por un no cancerígeno. Es posible que los resultados de los informes del sistema de vigilancia hayan estimulado la sustitución. La mayoría de las salidas restantes se debieron a la eliminación de exposiciones mediante controles de ingeniería, cambios en el proceso o una disminución considerable en el uso o el tiempo de exposición. Solo el 5% de las salidas se debieron al uso de equipo de protección personal. Este ejemplo muestra cómo un registro de exposición puede proporcionar un rico recurso para comprender el uso de carcinógenos y para rastrear el cambio en el uso a lo largo del tiempo.

Encuesta Nacional de Exposición Ocupacional (NOES). El NIOSH de EE. UU. llevó a cabo dos Encuestas Nacionales de Exposición Ocupacional (NOES) con diez años de diferencia para estimar la cantidad de trabajadores y lugares de trabajo potencialmente expuestos a cada uno de una amplia variedad de peligros. Se prepararon mapas nacionales y estatales que muestran los elementos encuestados, como el patrón de exposición de los trabajadores y del lugar de trabajo al formaldehído (Frazier, Lalich y Pedersen 1983). La superposición de estos mapas con mapas de mortalidad por causas específicas (p. ej., cáncer de senos nasales) brinda la oportunidad de realizar exámenes ecológicos simples diseñados para generar hipótesis que luego pueden investigarse mediante un estudio epidemiológico apropiado.

También se han examinado los cambios entre las dos encuestas, por ejemplo, las proporciones de instalaciones en las que hubo exposiciones potenciales a ruido continuo sin controles de funcionamiento (Seta y Sundin 1984). Cuando se examinó por industria, se observaron pocos cambios para los contratistas generales de construcción (92.5 % a 88.4 %), mientras que se observó una disminución notable en productos químicos y productos afines (88.8 % a 38.0 %) y servicios de reparación diversos (81.1 % a 21.2 %). ). Las posibles explicaciones incluyeron la aprobación de la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional, acuerdos de negociación colectiva, preocupaciones con la responsabilidad legal y una mayor conciencia de los empleados.

Medidas de inspección (exposición) (OSHA). La OSHA de EE. UU. ha estado inspeccionando los lugares de trabajo para evaluar la idoneidad de los controles de exposición durante más de veinte años. Durante la mayor parte de ese tiempo, los datos se han colocado en una base de datos, el Sistema Integrado de Información de Gestión (OSHA/IMIS). Las tendencias seculares generales en casos seleccionados han sido examinadas para 1979 a 1987. Para el asbesto, hay buena evidencia de controles en gran parte exitosos. Por el contrario, mientras que la cantidad de muestras recolectadas para exposiciones a sílice y plomo disminuyó durante esos años, ambas sustancias continuaron mostrando una cantidad sustancial de sobreexposiciones. Los datos también mostraron que, a pesar de la reducción del número de inspecciones, la proporción de inspecciones en las que se excedieron los límites de exposición permaneció esencialmente constante. Tales datos podrían ser muy instructivos para OSHA al planificar estrategias de cumplimiento para sílice y plomo.

Otro uso de la base de datos de inspección del lugar de trabajo ha sido un examen cuantitativo de los niveles de exposición a la sílice para nueve industrias y trabajos dentro de esas industrias (Froines, Wegman y Dellenbaugh 1986). Los límites de exposición se superaron en diversos grados, desde el 14 % (fundiciones de aluminio) hasta el 73 % (cerámicas). Dentro de las alfarerías, se examinaron trabajos específicos y la proporción en la que se excedieron los límites de exposición osciló entre el 0 % (obreros) y el 69 % (trabajadores de deslizaderos). El grado en que las muestras excedieron el límite de exposición varió según el trabajo. Para los trabajadores de las rampas, las exposiciones excesivas fueron, en promedio, el doble del límite de exposición, mientras que los rociadores de deslizamiento/esmalte tuvieron un exceso de exposición promedio de más de ocho veces el límite. Este nivel de detalle debería resultar valioso para la gerencia y los trabajadores empleados en las alfarerías, así como para las agencias gubernamentales responsables de regular las exposiciones ocupacionales.

Resumen

Este artículo identificó el propósito de la vigilancia de peligros, describió sus beneficios y algunas de sus limitaciones y ofreció varios ejemplos en los que proporcionó información útil sobre salud pública. Sin embargo, la vigilancia de peligros no debe reemplazar la vigilancia de enfermedades para enfermedades no infecciosas. En 1977, un grupo de trabajo de NIOSH enfatizó la interdependencia relativa de los dos tipos principales de vigilancia, afirmando:

La vigilancia de los peligros y las enfermedades no puede llevarse a cabo de forma aislada. La caracterización exitosa de los peligros asociados con diferentes industrias u ocupaciones, junto con la información médica y toxicológica relacionada con los peligros, puede sugerir industrias o grupos ocupacionales apropiados para la vigilancia epidemiológica (Craft et al. 1977).

 

Atrás

Jueves, 17 Marzo 2011 18: 11

Vigilancia en países en desarrollo

Se estima que más del 80% de la población mundial vive en los países en desarrollo de África, Oriente Medio, Asia y América del Sur y Central. Los países en desarrollo a menudo tienen desventajas financieras y muchos tienen economías principalmente rurales y agrícolas. Sin embargo, son muy diferentes en muchos aspectos, con diversas aspiraciones, sistemas políticos y distintas etapas de crecimiento industrial. El estado de salud entre las personas en los países en desarrollo es generalmente más bajo que en los países desarrollados, como lo reflejan las tasas de mortalidad infantil más altas y la esperanza de vida más baja.

Varios factores contribuyen a la necesidad de vigilancia de la seguridad y la salud en el trabajo en los países en desarrollo. Primero, muchos de estos países se están industrializando rápidamente. En cuanto al tamaño de los establecimientos industriales, muchas de las nuevas industrias son industrias de pequeña escala. En tales situaciones, las instalaciones de seguridad y salud suelen ser muy limitadas o inexistentes. Además, los países en desarrollo suelen ser los destinatarios de la transferencia de tecnología de los países desarrollados. Algunas de las industrias más peligrosas, que tienen dificultades para operar en países con leyes de salud ocupacional más estrictas y mejor aplicadas, pueden ser “exportadas” a países en desarrollo.

En segundo lugar, con respecto a la fuerza laboral, el nivel de educación de los trabajadores en los países en desarrollo suele ser más bajo, y los trabajadores pueden no estar capacitados en prácticas de trabajo seguras. El trabajo infantil suele ser más frecuente en los países en desarrollo. Estos grupos son relativamente más vulnerables a los riesgos para la salud en el trabajo. Además de estas consideraciones, generalmente existe un nivel de salud preexistente más bajo entre los trabajadores de los países en desarrollo.

Estos factores garantizarían que, en todo el mundo, los trabajadores de los países en desarrollo se encuentren entre los más vulnerables y los que enfrentan el mayor riesgo de peligros para la salud en el trabajo.

Los efectos en la salud ocupacional son diferentes de los observados en los países desarrollados

Es importante obtener datos sobre los efectos en la salud para la prevención y la priorización de enfoques para resolver los problemas de salud ocupacional. Sin embargo, la mayoría de los datos de morbilidad disponibles pueden no ser aplicables a los países en desarrollo, ya que se originan en los países desarrollados.

En los países en desarrollo, la naturaleza de los efectos en la salud ocupacional de los riesgos en el lugar de trabajo puede ser diferente de la de los países desarrollados. Las enfermedades ocupacionales manifiestas, como las intoxicaciones químicas y las neumoconiosis, que son causadas por la exposición a altos niveles de toxinas en el lugar de trabajo, todavía se encuentran en cantidades significativas en los países en desarrollo, mientras que estos problemas pueden haberse reducido sustancialmente en los países desarrollados.

Por ejemplo, en el caso del envenenamiento por plaguicidas, los efectos agudos en la salud e incluso las muertes por altas exposiciones son una preocupación inmediata mayor en los países agrícolas en desarrollo, en comparación con los efectos a largo plazo en la salud de la exposición a dosis bajas de plaguicidas, que podría ser un problema más grave. tema importante en los países desarrollados. De hecho, la carga de morbilidad de la intoxicación aguda por plaguicidas en algunos países en desarrollo, como Sri Lanka, puede incluso superar la de los problemas tradicionales de salud pública como la difteria, la tos ferina y el tétanos.

Por lo tanto, se requiere cierta vigilancia de la morbilidad de salud ocupacional de los países en desarrollo. La información sería útil para la evaluación de la magnitud del problema, la priorización de planes para enfrentar los problemas, la asignación de recursos y la posterior evaluación del impacto de las intervenciones.

Lamentablemente, esta información de vigilancia suele faltar en los países en desarrollo. Debe reconocerse que los programas de vigilancia en los países desarrollados pueden ser inapropiados para los países en desarrollo, y tales sistemas probablemente no puedan adoptarse en su totalidad para los países en desarrollo debido a los diversos problemas que pueden impedir las actividades de vigilancia.

Problemas de vigilancia en los países en desarrollo

Si bien existe la necesidad de vigilancia de los problemas de seguridad y salud en el trabajo en los países en desarrollo, la implementación real de la vigilancia a menudo está plagada de dificultades.

Las dificultades pueden surgir debido a un control deficiente del desarrollo industrial, la ausencia o una infraestructura inadecuadamente desarrollada para la legislación y los servicios de salud ocupacional, profesionales de salud ocupacional insuficientemente capacitados, servicios de salud limitados y sistemas de notificación de salud deficientes. Con mucha frecuencia, la información sobre la fuerza laboral y la población en general puede ser insuficiente o insuficiente.

Otro problema importante es que en muchos países en desarrollo, la salud ocupacional no recibe una alta prioridad en los programas nacionales de desarrollo.

Actividades de Vigilancia de la Seguridad y Salud en el Trabajo

La vigilancia de la seguridad y la salud en el trabajo puede implicar actividades como el control de sucesos peligrosos en el trabajo, lesiones laborales y muertes en el trabajo. También incluye la vigilancia de enfermedades profesionales y la vigilancia del medio ambiente de trabajo. Probablemente sea más fácil recopilar información sobre lesiones laborales y muertes accidentales en el trabajo, ya que tales eventos se definen y reconocen con bastante facilidad. En cambio, la vigilancia del estado de salud de la población activa, incluidas las enfermedades profesionales y el estado del entorno laboral, es más difícil.

Por lo tanto, el resto de este artículo se ocupará principalmente del tema de la vigilancia de las enfermedades profesionales. Los principios y enfoques que se analizan pueden aplicarse a la vigilancia de las lesiones y muertes en el trabajo, que también son causas muy importantes de morbilidad y mortalidad entre los trabajadores de los países en desarrollo.

La vigilancia de la salud de los trabajadores en los países en desarrollo no debe limitarse únicamente a las enfermedades profesionales, sino también a las enfermedades generales de la población activa. Esto se debe a que los principales problemas de salud entre los trabajadores en algunos países en desarrollo de África y Asia pueden no ser ocupacionales, sino que pueden incluir otras enfermedades generales, como enfermedades infecciosas, por ejemplo, tuberculosis o enfermedades de transmisión sexual. La información recogida sería entonces útil para la planificación y asignación de recursos sanitarios para la promoción de la salud de la población trabajadora.

Algunos enfoques para superar los problemas de la vigilancia

¿Qué tipos de vigilancia de la salud en el trabajo son apropiados en los países en desarrollo? En general, un sistema con mecanismos simples, que emplee la tecnología disponible y apropiada, sería el más adecuado para los países en desarrollo. Dicho sistema también debería tener en cuenta los tipos de industrias y riesgos laborales que son importantes en el país.

Utilización de los recursos existentes

Tal sistema puede utilizar los recursos existentes tales como la atención primaria de salud y los servicios de salud ambiental. Por ejemplo, las actividades de vigilancia de la salud en el trabajo pueden integrarse en las funciones actuales del personal de atención primaria de la salud, los inspectores de salud pública y los ingenieros ambientales.

Para que esto suceda, primero se debe capacitar al personal de atención primaria de salud y de salud pública para que reconozca enfermedades que puedan estar relacionadas con el trabajo, e incluso para realizar evaluaciones simples de lugares de trabajo insatisfactorios en términos de seguridad y salud en el trabajo. Por supuesto, dicho personal debe recibir una formación adecuada y apropiada para realizar estas tareas.

Los datos sobre las condiciones de trabajo y las enfermedades derivadas de las actividades laborales pueden cotejarse mientras dichas personas realizan su trabajo habitual en la comunidad. La información recopilada puede ser canalizada a los centros regionales y, en última instancia, a una agencia central responsable del seguimiento de las condiciones de trabajo y la morbilidad en salud ocupacional que también se encarga de actuar sobre estos problemas.

Registro de fábricas y procesos de trabajo

Podría iniciarse un registro de fábricas y procesos de trabajo, a diferencia de un registro de enfermedades. Este registro obtendría información de la etapa de registro de todas las fábricas, incluidos los procesos de trabajo y los materiales utilizados. La información debe actualizarse periódicamente cuando se introducen nuevos procesos de trabajo o materiales. Cuando, de hecho, tal registro sea requerido por la legislación nacional, debe hacerse cumplir de manera integral.

Sin embargo, para las industrias de pequeña escala, dicho registro a menudo se pasa por alto. Las encuestas de campo simples y las evaluaciones de los tipos de industria y el estado de las condiciones de trabajo podrían proporcionar información básica. Las personas que podrían realizar valoraciones tan sencillas podrían volver a ser el personal de atención primaria de salud y de salud pública.

Donde tal registro está en operación efectiva, también existe la necesidad de una actualización periódica de los datos. Esto podría ser obligatorio para todas las fábricas registradas. Alternativamente, puede ser deseable solicitar una actualización de las fábricas en varias industrias de alto riesgo.

Notificación de enfermedades profesionales

Podría introducirse legislación para la notificación de trastornos de salud ocupacional seleccionados. Sería importante dar a conocer y educar a la gente sobre este asunto antes de la implementación de la ley. Primero deben resolverse cuestiones tales como qué enfermedades deben notificarse y quiénes deben ser las personas responsables de la notificación. Por ejemplo, en un país en desarrollo como Singapur, los médicos que sospechan las enfermedades profesionales enumeradas en la tabla 1 deben notificar al Ministerio de Trabajo. Dicha lista debe adaptarse a los tipos de industria de un país y revisarse y actualizarse periódicamente. Además, las personas responsables de la notificación deben estar capacitadas para reconocer, o al menos sospechar, la ocurrencia de las enfermedades.

Cuadro 1. Ejemplo de lista de enfermedades profesionales de declaración obligatoria

envenenamiento por anilina

Dermatitis industrial

Ántrax

Envenenamiento por plomo

envenenamiento por arsénico

angiosarcoma hepático

Asbestosis

envenenamiento por manganeso

Barotrauma

envenenamiento por mercurio

envenenamiento por berilio

Mesotelioma

Bisinosis

Sordera inducida por ruido

Envenenamiento por cadmio

Asma ocupacional

Envenenamiento por disulfuro de carbono

Envenenamiento por fósforo

Ulceración de cromo

Silicosis

Envenenamiento crónico por benceno

Anemia tóxica

enfermedad del aire comprimido

Hepatitis tóxica

 

Se necesita una acción continua de seguimiento y aplicación para garantizar el éxito de dichos sistemas de notificación. De lo contrario, una gran subregistro limitaría su utilidad. Por ejemplo, el asma ocupacional se hizo notificable y compensable por primera vez en Singapur en 1985. También se estableció una clínica de enfermedades pulmonares ocupacionales. A pesar de estos esfuerzos, se confirmaron un total de solo 17 casos de asma ocupacional. Esto puede contrastarse con los datos de Finlandia, donde se notificaron 179 casos de asma ocupacional sólo en 1984. La población de Finlandia de 5 millones es solo el doble de la de Singapur. Este gran subregistro del asma ocupacional probablemente se deba a la dificultad para diagnosticar la afección. Muchos médicos no están familiarizados con las causas y características del asma ocupacional. Por lo tanto, incluso con la implementación de la notificación obligatoria, es importante continuar educando a los profesionales de la salud, los empleadores y los empleados.

Cuando se implementa inicialmente el sistema de notificación, se puede realizar una evaluación más precisa de la prevalencia de la enfermedad profesional. Por ejemplo, el número de notificaciones de pérdida de audición inducida por el ruido en Singapur se multiplicó por seis después de que se introdujeron los exámenes médicos obligatorios para todos los trabajadores expuestos al ruido. Posteriormente, si la notificación es bastante completa y precisa, y si se pudo obtener una población de denominador satisfactoria, incluso puede ser posible estimar la incidencia de la afección y su riesgo relativo.

Al igual que en muchos sistemas de notificación y vigilancia, el papel importante de la notificación es alertar a las autoridades sobre casos índice en el lugar de trabajo. Se requieren más investigaciones e intervenciones en el lugar de trabajo, si es necesario, como actividades de seguimiento. De lo contrario, los esfuerzos de notificación serían en vano.

Otras fuentes de informacion

La información de salud hospitalaria y ambulatoria a menudo se subutiliza en la vigilancia de los problemas de salud ocupacional en un país en desarrollo. Los hospitales y las clínicas ambulatorias pueden y deben incorporarse al sistema de notificación de enfermedades específicas, como intoxicaciones agudas y lesiones relacionadas con el trabajo. Los datos de estas fuentes también darían una idea de los problemas de salud comunes entre los trabajadores y pueden utilizarse para la planificación de actividades de promoción de la salud en el lugar de trabajo.

Toda esta información generalmente se recopila de forma rutinaria y se requieren pocos recursos adicionales para enviar los datos a las autoridades de seguridad y salud ocupacional en un país en desarrollo.

Otra posible fuente de información serían las clínicas o tribunales de compensación. Finalmente, si los recursos están disponibles, también se podrían iniciar algunas clínicas regionales de referencia de medicina ocupacional. Estas clínicas podrían contar con profesionales de la salud ocupacional más calificados e investigarían cualquier sospecha de enfermedad relacionada con el trabajo.

También se debe utilizar la información de los registros de enfermedades existentes. En muchas ciudades grandes de países en desarrollo, existen registros de cáncer. Aunque la historia ocupacional obtenida de estos registros puede no ser completa y precisa, es útil para el seguimiento preliminar de amplios grupos ocupacionales. Los datos de tales registros serán aún más valiosos si los registros de trabajadores expuestos a peligros específicos están disponibles para la comparación cruzada.

El papel del enlace de datos

Si bien esto puede sonar atractivo y se ha empleado con cierto éxito en algunos países desarrollados, este enfoque puede no ser apropiado o ni siquiera posible en los países en desarrollo en la actualidad. Esto se debe a que la infraestructura requerida para dicho sistema a menudo no está disponible en los países en desarrollo. Por ejemplo, los registros de enfermedades y los registros de lugares de trabajo pueden no estar disponibles o, si existen, pueden no estar informatizados y enlazados fácilmente.

Ayuda de organismos internacionales

Las agencias internacionales como la Organización Internacional del Trabajo, la Organización Mundial de la Salud y organismos como la Comisión Internacional de Salud Ocupacional pueden contribuir con su experiencia y conocimientos para superar los problemas comunes de vigilancia de la salud y la seguridad en el trabajo en un país. Además, se pueden desarrollar u ofrecer cursos de capacitación y oportunidades de capacitación para personas de atención primaria.

El intercambio de información de países regionales con industrias similares y problemas de salud ocupacional también suele ser útil.

Resumen

Los servicios de seguridad y salud en el trabajo son importantes en los países en desarrollo. Esto es así especialmente en vista de la rápida industrialización de la economía, la población laboral vulnerable y los peligros para la salud mal controlados que se enfrentan en el trabajo.

En el desarrollo y la prestación de servicios de salud ocupacional en estos países, es importante contar con algún tipo de vigilancia de la mala salud ocupacional. Esto es necesario para la justificación, planificación y priorización de la legislación y los servicios de salud ocupacional, y la evaluación del resultado de estas medidas.

Si bien existen sistemas de vigilancia en los países desarrollados, es posible que dichos sistemas no siempre sean apropiados para los países en desarrollo. Los sistemas de vigilancia en los países en desarrollo deben tener en cuenta el tipo de industria y los peligros que son importantes en el país. Los mecanismos de vigilancia simples, que emplean la tecnología disponible y apropiada, suelen ser las mejores opciones para los países en desarrollo.

 

Atrás

Los sistemas de vigilancia de lesiones y enfermedades laborales constituyen un recurso fundamental para la gestión y reducción de las lesiones y enfermedades profesionales. Proporcionan datos esenciales que pueden utilizarse para identificar problemas en el lugar de trabajo, desarrollar estrategias correctivas y, por lo tanto, prevenir futuras lesiones y enfermedades. Para lograr estos objetivos de manera efectiva, se deben construir sistemas de vigilancia que capturen las características de las lesiones en el lugar de trabajo con un detalle considerable. Para ser de máximo valor, dicho sistema debería ser capaz de proporcionar respuestas a preguntas tales como qué lugares de trabajo son los más peligrosos, qué lesiones producen la mayor pérdida de tiempo de trabajo e incluso qué parte del cuerpo se lesiona con mayor frecuencia.

Este artículo describe el desarrollo de un sistema de clasificación exhaustivo por parte de la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (BLS). El sistema fue desarrollado para satisfacer las necesidades de una variedad de grupos: analistas de políticas estatales y federales, investigadores de seguridad y salud, empleadores, organizaciones de empleados, profesionales de la seguridad, la industria de seguros y otros involucrados en la promoción de la seguridad y la salud en el lugar de trabajo.

Antecedentes

Durante varios años, el BLS ha recopilado tres tipos básicos de información sobre una lesión o enfermedad ocupacional:

  • industria, ubicación geográfica del incidente y cualquier pérdida de días de trabajo asociada
  • características del empleado afectado, como edad, género y ocupación
  • cómo ocurrió el incidente o exposición, los objetos o sustancias involucradas, la naturaleza de la lesión o enfermedad y la parte del cuerpo afectada.

 

El sistema de clasificación anterior, aunque útil, era algo limitado y no satisfacía completamente las necesidades descritas anteriormente. En 1989 se decidió que era necesaria una revisión del sistema existente para que se adaptara mejor a las necesidades de los diversos usuarios.

El sistema de clasificación

Un grupo de trabajo de BLS se organizó en septiembre de 1989 para establecer los requisitos para un sistema que “describiría con precisión la naturaleza del problema de seguridad y salud ocupacional” (OSHA 1970). Este equipo trabajó en consulta con especialistas en seguridad y salud de los sectores público y privado, con el objetivo de desarrollar un sistema de clasificación renovado y ampliado.

Se establecieron varios criterios que rigen las estructuras de códigos individuales. El sistema debe tener un arreglo jerárquico para permitir la máxima flexibilidad para los usuarios variados de datos sobre lesiones y enfermedades ocupacionales. El sistema debe ser, en la medida de lo posible, compatible con la Clasificación Internacional de Enfermedades, 9ª Revisión, Modificación Clínica (ICD-9-CM) de la OMS (1977). El sistema debe satisfacer las necesidades de otras agencias gubernamentales involucradas en el campo de la seguridad y la salud. Finalmente, el sistema debe responder a las diferentes características de los casos fatales y no fatales.

Los borradores de las estructuras de clasificación de las características del caso se produjeron y publicaron para comentarios en 1989 y nuevamente en 1990. El sistema incluía la naturaleza de la lesión o enfermedad, la parte del cuerpo afectada, la fuente de la lesión o enfermedad, las estructuras de eventos o exposición y la fuente secundaria. Se recibieron e incorporaron comentarios del personal de la oficina, agencias estatales, la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional, la Administración de Normas de Empleo y NIOSH, después de lo cual el sistema estuvo listo para una prueba en el sitio.

Se realizaron pruebas piloto de las estructuras para la recopilación de datos de lesiones y enfermedades no fatales, así como la aplicación operativa en el Censo de Lesiones Ocupacionales Fatales, en cuatro estados. Los resultados de las pruebas se analizaron y las revisiones se completaron en el otoño de 1991.

La versión final de 1992 del sistema de clasificación consta de cinco estructuras de código de características de caso, una estructura de código ocupacional y una estructura de código de industria. El Manual de Clasificación Industrial Estándar se utiliza para clasificar la industria (OMB 1987), y el Índice Alfabético de Ocupaciones de la Oficina del Censo para codificar la ocupación (Oficina del Censo 1992). El Sistema de Clasificación de Enfermedades y Lesiones Ocupacionales de BLS (1992) se utiliza para codificar las siguientes cinco características:

  • naturaleza de la lesión o enfermedad
  • parte del cuerpo afectada
  • evento o exposición
  • fuente de lesión o enfermedad
  • fuente secundaria de lesión o enfermedad.

Además de los códigos numéricos que representan condiciones o circunstancias específicas, cada estructura de código incluye ayudas para asistir en la identificación y selección del código adecuado. Estas ayudas incluyen: definiciones, reglas de selección, párrafos descriptivos, listados alfabéticos y criterios de edición para cada una de las estructuras. Las reglas de selección ofrecen orientación para elegir uniformemente el código apropiado cuando son posibles dos o más selecciones de código. Los párrafos descriptivos brindan información adicional sobre los códigos, como lo que se incluye o excluye en un código en particular. Por ejemplo, el código de ojo incluye el globo ocular, el cristalino, la retina y las pestañas. Los listados alfabéticos se pueden utilizar para encontrar rápidamente el código numérico de una característica específica, como terminología médica o maquinaria especializada. Finalmente, los criterios de edición son herramientas de garantía de calidad que se pueden usar para determinar qué combinaciones de códigos son incorrectas antes de la selección final.

Naturaleza de los códigos de lesión o enfermedad

La naturaleza de la lesión o enfermedad la estructura del código describe la principal característica física de la lesión o enfermedad del trabajador. Este código sirve como base para todas las demás clasificaciones de casos. Una vez que se ha identificado la naturaleza de la lesión o enfermedad, las cuatro clasificaciones restantes representan las circunstancias asociadas con ese resultado en particular. La estructura de clasificación de la naturaleza de las lesiones o enfermedades contiene siete divisiones:

  • lesiones traumáticas y trastornos
  • enfermedades o trastornos sistémicos
  • enfermedades infecciosas y parasitarias
  • neoplasias, tumores y cancer
  • síntomas, signos y condiciones mal definidas
  • otras condiciones o trastornos
  • múltiples enfermedades, condiciones o trastornos.

 

Antes de finalizar esta estructura, se evaluaron dos sistemas de clasificación similares para su posible adopción o emulación. Debido a que el estándar Z16.2 (ANSI 1963) del American National Standards Institute (ANSI) se desarrolló para su uso en la prevención de accidentes, no contiene una cantidad suficiente de categorías de enfermedades para que muchas agencias cumplan con sus misiones.

El ICD-9-CM, diseñado para clasificar la información de morbilidad y mortalidad y utilizado por una gran parte de la comunidad médica, proporciona los códigos detallados necesarios para las enfermedades. Sin embargo, el conocimiento técnico y los requisitos de capacitación para los usuarios y compiladores de estas estadísticas hicieron que este sistema fuera prohibitivo.

La estructura final a la que se llegó es un híbrido que combina el método de aplicación y las reglas de selección del ANSI Z16.2 con la organización divisional básica del ICD-9-CM. Con pocas excepciones, las divisiones en la estructura BLS se pueden asignar directamente al ICD-9-CM. Por ejemplo, la división BLS que identifica enfermedades infecciosas y parasitarias se asigna directamente al Capítulo 1, Enfermedades infecciosas y parasitarias, de la ICD-9-CM.

La primera división en la estructura de la naturaleza de la lesión o enfermedad del SVB clasifica las lesiones y trastornos traumáticos, los efectos de agentes externos y las intoxicaciones, y corresponde al capítulo 17 de la CIE-9-CM. Los resultados en esta división son generalmente el resultado de un solo incidente, evento o exposición, e incluyen condiciones tales como fracturas, contusiones, cortes y quemaduras. En el ámbito laboral, esta división representa la gran mayoría de los casos notificados.

Varias situaciones requirieron una consideración cuidadosa al establecer reglas para seleccionar códigos en esta división. La revisión de los casos de fatalidad reveló dificultades para codificar ciertos tipos de lesiones fatales. Por ejemplo, las fracturas fatales generalmente involucran daño mortal directo o indirecto a un órgano vital, como el cerebro o la columna vertebral. Se requirieron categorías de codificación e instrucciones específicas para anotar el daño mortal asociado con este tipo de lesiones.

Las heridas de bala constituyen una categoría separada con instrucciones especiales para aquellos casos en los que dichas heridas también resultaron en amputaciones o parálisis. De acuerdo con la filosofía general de codificar las lesiones más graves, la parálisis y las amputaciones tienen prioridad sobre los daños menos graves causados ​​por una herida de bala.

Las respuestas a las preguntas en los formularios de informes del empleador sobre lo que le sucedió al trabajador lesionado o enfermo no siempre describen adecuadamente la lesión o enfermedad. Si el documento fuente indica solamente que el empleado “se lastimó la espalda”, no es apropiado asumir que se trata de un esguince, distensión, dorsopatía o cualquier otra condición específica. Para resolver el problema, se establecieron códigos individuales para descripciones no específicas de lesiones o enfermedades como "dolor", "dolor" y "dolor".

Finalmente, esta división cuenta con una sección de códigos para clasificar las combinaciones de condiciones más frecuentes que resultan de un mismo incidente. Por ejemplo, un trabajador puede sufrir rasguños y magulladuras por un solo incidente.

Cinco de las divisiones restantes de esta estructura de clasificación se dedicaron a la identificación de enfermedades y trastornos profesionales. Estas secciones presentan códigos para condiciones específicas que son de gran interés para la comunidad de seguridad y salud. En los últimos años, un número creciente de enfermedades y trastornos se han relacionado con el entorno laboral, pero rara vez estaban representados en las estructuras de clasificación existentes. La estructura tiene una lista muy ampliada de enfermedades y trastornos específicos, como el síndrome del túnel carpiano, la enfermedad del legionario, la tendinitis y la tuberculosis.

Parte del cuerpo afectada

La parte del cuerpo afectada La estructura de clasificación especifica la parte del cuerpo que se vio directamente afectada por la lesión o enfermedad. Cuando se vincula con el naturaleza de la lesión o enfermedad código, proporciona una imagen más completa del daño sufrido: dedo amputado, cáncer de pulmón, mandíbula fracturada. Esta estructura consta de ocho divisiones:

  • cabeza
  • cuello, incluida la garganta
  • tronco
  • extremidades superiores
  • extremidades inferiores
  • sistemas del cuerpo
  • varias partes del cuerpo
  • otras partes del cuerpo.

 

Surgieron tres problemas durante la evaluación de las opciones de rediseño para esta pieza teóricamente simple y directa del sistema de clasificación. El primero fue el mérito de codificar la ubicación externa (brazo, tronco, pierna) de la lesión o enfermedad versus el sitio interno afectado (corazón, pulmones, cerebro).

Los resultados de las pruebas indicaron que codificar la parte interna del cuerpo afectada era apropiado para enfermedades y trastornos, pero extremadamente confuso cuando se aplicaba a muchas lesiones traumáticas, como cortes o contusiones. El BLS desarrolló una política de codificación de la ubicación externa para la mayoría de las lesiones traumáticas y de codificación de las ubicaciones internas, cuando corresponda, para las enfermedades.

El segundo tema fue cómo manejar las enfermedades que afectan a más de un sistema del cuerpo simultáneamente. Por ejemplo, la hipotermia, una condición de temperatura corporal baja debido a la exposición al frío, puede afectar los sistemas nervioso y endocrino. Debido a que es difícil para el personal no médico determinar cuál es la opción adecuada, esto podría llevar a una gran cantidad de tiempo de investigación sin una resolución clara. Por lo tanto, el sistema BLS se diseñó con una sola entrada, sistemas corporales, que categoriza uno o más sistemas corporales.

Agregar detalles para identificar combinaciones típicas de partes en las extremidades superiores y las extremidades inferiores fue la tercera mejora importante de esta estructura de código. Estas combinaciones, como mano y muñeca, demostraron ser compatibles con los documentos originales.

Evento o exposición

La estructura del código de evento o exposición describe la forma en que se infligió o produjo la lesión o enfermedad. Las siguientes ocho divisiones se crearon para identificar el método principal de lesión o exposición a una sustancia o situación dañina:

  • contacto con objetos y equipos
  • caídas
  • reacción y esfuerzo corporal
  • exposición a sustancias o ambientes nocivos
  • accidentes de transporte
  • incendios y explosiones
  • agresiones y actos violentos
  • otros eventos o exposiciones.

Los incidentes que producen lesiones se componen frecuentemente de una serie de eventos. Para ilustrar, considere lo que ocurre en un accidente de tráfico: un automóvil golpea una barandilla, cruza la franja central y choca con un camión. El conductor tiene varias lesiones al golpear partes del automóvil y ser golpeado por vidrios rotos. Si los microeventos, como golpear el parabrisas o ser golpeado por vidrios voladores, estuvieran codificados, el hecho general de que la persona tuvo un accidente de tráfico podría pasarse por alto.

En estas instancias de eventos múltiples, el BLS designó varias ocurrencias para que se consideren eventos primarios y tengan prioridad sobre otros microeventos asociados con ellos. Estos eventos principales incluyeron:

  • agresiones y actos violentos
  • accidentes de transporte
  • incendios
  • explosiones

También se estableció un orden de precedencia dentro de estos grupos porque con frecuencia se superponen; por ejemplo, un accidente de carretera puede implicar un incendio. Este orden de precedencia es el orden en que aparecen en la lista anterior. A las agresiones y actos violentos se les asignó la primera prioridad. Los códigos dentro de esta división generalmente describen el tipo de violencia, mientras que el arma se aborda en el código fuente. Le siguen en precedencia los accidentes de transporte, seguidos de incendios y explosiones.

Estos dos últimos eventos, incendios y explosiones, se combinan en una sola división. Debido a que los dos a menudo ocurren simultáneamente, se tuvo que establecer un orden de precedencia entre los dos. De acuerdo con la Clasificación Suplementaria de Causas Externas de la CIE-9, se dio prioridad a los incendios sobre las explosiones (USPHS 1989).

La selección de códigos para su inclusión en esta estructura estuvo influenciada por la aparición de trastornos de no contacto que están asociados con las actividades y la ergonomía del trabajo. Estos casos suelen implicar daños en los nervios, músculos o ligamentos provocados por el esfuerzo, el movimiento repetitivo e incluso movimientos corporales simples, como cuando la espalda del trabajador "se sale" al estirarse para recoger un artículo. Ahora se reconoce ampliamente que el síndrome del túnel carpiano está ligado a acciones repetitivas, como ingresar teclas, escribir a máquina, cortar e incluso operar una caja registradora. La división de reacción y esfuerzo corporal identifica estos incidentes sin contacto o sin impacto.

La división de eventos “exposición a sustancias o ambientes nocivos” distingue el método específico de exposición a sustancias tóxicas o nocivas: inhalación, contacto con la piel, ingestión o inyección. Se desarrolló una categoría separada para identificar la transmisión de un agente infeccioso a través de un pinchazo de aguja. También se incluyen en esta división otros incidentes sin impacto en los que el trabajador resultó dañado por la energía eléctrica o por las condiciones ambientales, como el frío extremo.

El contacto con objetos y equipos y las caídas son las divisiones que captarán la mayoría de los eventos de impacto que lesionan a los trabajadores.

Origen de la lesión o enfermedad.

El código de clasificación de fuente de lesión o enfermedad identifica el objeto, sustancia, movimiento corporal o exposición que produjo o infligió directamente la lesión o enfermedad. Si un trabajador sufre un corte en la cabeza por la caída de un ladrillo, el ladrillo es la fuente de la lesión. Existe una relación directa entre la fuente y la naturaleza de la lesión o enfermedad. Si un trabajador resbala con aceite y cae al suelo, rompiéndose un codo, la fractura se produce al golpear el suelo, por lo que el suelo es fuente de lesión. Este sistema de códigos contiene diez divisiones:

  • quimicos y productos quimicos
  • contenedores
  • muebles y accesorios
  • maquinaria
  • partes y materiales
  • personas, plantas, animales y minerales
  • estructuras y superficies
  • herramientas, instrumentos y equipos
  • vehículos
  • otras fuentes.

Las definiciones generales y los conceptos de codificación para la nueva estructura de clasificación de fuentes BLS se transfirieron del sistema de clasificación ANSI Z16.2. Sin embargo, la tarea de desarrollar una lista de códigos más completa y jerárquica fue inicialmente desalentadora, ya que prácticamente cualquier artículo o sustancia en el mundo puede calificar como fuente de lesión o enfermedad. No solo todo en el mundo puede calificar como fuente, sino también piezas o partes de todo en el mundo. Para aumentar la dificultad, todos los candidatos para la inclusión en los códigos fuente debían agruparse en solo diez categorías divisionales.

El examen de datos históricos sobre lesiones y enfermedades laborales identificó áreas donde la estructura del código anterior era inadecuada o estaba desactualizada. Las secciones de maquinaria y herramientas necesitaban ampliación y actualización. No había código para las computadoras. La tecnología más nueva había dejado obsoleta la lista de herramientas eléctricas, y muchos elementos enumerados como herramientas sin motor ahora casi siempre lo eran: destornilladores, martillos, etc. Hubo una demanda de los usuarios para ampliar y actualizar la lista de productos químicos en la nueva estructura. La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de EE. UU. solicitó detalles más amplios para una variedad de artículos, incluidos varios tipos de andamios, montacargas y máquinas de construcción y explotación forestal.

El aspecto más difícil de desarrollar la estructura fuente fue organizar los elementos necesarios para su inclusión en distintas divisiones y grupos dentro de la división. Para aumentar la dificultad, las categorías del código fuente tenían que ser mutuamente excluyentes. Pero independientemente de las categorías que se desarrollaron, había muchos elementos que encajaban lógicamente en dos o más divisiones. Por ejemplo, hubo acuerdo general en que debería haber categorías separadas para vehículos y máquinas. Sin embargo, los revisores no estuvieron de acuerdo sobre si ciertos equipos, como pavimentadoras o montacargas, pertenecían a máquinas o vehículos.

Otra área de debate se desarrolló sobre cómo agrupar las máquinas dentro de la división de maquinaria. Las opciones incluían asociar máquinas con un proceso o una industria (por ejemplo, máquinas agrícolas o de jardín), agrupándolas por función (máquinas de impresión, maquinaria de calefacción y refrigeración) o por tipo de objeto procesado (máquinas para trabajar metales, trabajar la madera). Incapaz de encontrar una solución única que funcionara para todos los tipos de máquinas, el BLS se comprometió con una lista que usa una función industrial para algunos grupos (máquinas agrícolas, máquinas de construcción y madereras), una función general para otros grupos (máquinas de manejo de materiales, máquinas de oficina máquinas) y algunos grupos funcionales específicos de materiales (metalurgia, carpintería). Cuando existía la posibilidad de superposición, como una máquina para trabajar la madera utilizada para trabajos de construcción, la estructura definía la categoría a la que pertenecía, para mantener los códigos mutuamente excluyentes.

Se agregaron códigos especiales para capturar información sobre lesiones y enfermedades que ocurren en la industria del cuidado de la salud, que se ha convertido en uno de los sectores de empleo más grandes en los Estados Unidos y uno con serios problemas de seguridad y salud. Como ejemplo, muchas de las agencias estatales participantes recomendaron la inclusión de un código para pacientes y residentes de centros de atención médica, ya que las enfermeras y los auxiliares de salud pueden lesionarse al tratar de levantar, mover o atender a sus pacientes.

Fuente secundaria de lesión o enfermedad.

El BLS y otros usuarios de datos reconocieron que la estructura de clasificación de fuentes de lesiones y enfermedades ocupacionales captura el objeto que produjo la lesión o enfermedad, pero a veces no logra identificar otros contribuyentes importantes al evento. En el sistema anterior, por ejemplo, si un trabajador era golpeado por un trozo de madera que salía disparado de una sierra atascada, la madera era la fuente de la lesión; se perdió el hecho de que se trataba de una sierra eléctrica. Si un trabajador fue quemado por el fuego, la llama fue seleccionada como fuente de lesión; tampoco se pudo identificar la fuente del fuego.

Para compensar esta posible pérdida de información, el BLS desarrolló una fuente secundaria de lesión o enfermedad que “identifica el objeto, sustancia o persona que generó la fuente o lesión o enfermedad o que contribuyó al evento o exposición”. Dentro de las reglas específicas de selección de este código, el énfasis está en identificar las máquinas, herramientas, equipos u otras sustancias generadoras de energía (como líquidos inflamables) que no están identificadas a través de la clasificación de fuentes. En el primer ejemplo mencionado anteriormente, la sierra eléctrica sería la fuente secundaria, ya que tiró el trozo de madera. En el último ejemplo, la sustancia que se encendió (grasa, gasolina, etc.) se nombraría como fuente secundaria.

Requisitos de implementación: revisión, verificación y validación

Establecer un sistema de clasificación integral es solo un paso para garantizar que la información precisa sobre lesiones y enfermedades en el lugar de trabajo se capture y esté disponible para su uso. Es importante que los trabajadores en el campo entiendan cómo aplicar el sistema de codificación de manera precisa, uniforme y de acuerdo con el diseño del sistema.

El primer paso en el aseguramiento de la calidad fue capacitar a fondo a quienes asignarán los códigos del sistema de clasificación. Se desarrollaron cursos para principiantes, intermedios y avanzados para ayudar en las técnicas de codificación uniformes. Se encargó a un pequeño grupo de capacitadores la impartición de estos cursos al personal interesado en todo Estados Unidos.

Se diseñaron controles de edición electrónicos para ayudar en el proceso de revisión, verificación y validación de las características del caso y las estimaciones demográficas. Se identificaron los criterios de lo que se puede y no se puede combinar y se implementó un sistema automatizado para identificar esas combinaciones como errores. Este sistema tiene más de 550 grupos de verificación cruzada que verifican que los datos entrantes cumplan con los controles de calidad. Por ejemplo, un caso que identifique que el síndrome del túnel carpiano afecta la rodilla se considerará un error. Este sistema automatizado también identifica códigos no válidos, es decir, códigos que no existen en la estructura de clasificación.

Claramente, estos controles de edición no pueden ser lo suficientemente estrictos para capturar todos los datos sospechosos. Se debe examinar la razonabilidad general de los datos. Por ejemplo, durante los años de recopilación de datos similares para la parte del cuerpo, casi el 25 % de los casos mencionaron la espalda como el área afectada. Esto le dio al personal de revisión un punto de referencia para validar los datos. Una revisión de las tabulaciones cruzadas para la sensibilidad general también da una idea de qué tan bien se aplicó el sistema de clasificación. Finalmente, se deben validar los eventos raros especiales, como la tuberculosis relacionada con el trabajo. Un elemento importante de un sistema de validación completo podría implicar volver a ponerse en contacto con el empleador para garantizar la precisión del documento fuente, aunque esto requiere recursos adicionales.

Ejemplos

En la tabla 1 se muestran ejemplos seleccionados de cada uno de los cuatro sistemas de codificación de clasificación de enfermedades y lesiones para ilustrar el nivel de detalle y la riqueza resultante del sistema final. El poder del sistema como un todo se demuestra en la tabla 2, que muestra una variedad de características que se tabularon para un conjunto de tipos de lesiones relacionadas: caídas. Además de las caídas totales, los datos se subdividen en caídas al mismo nivel, caídas a un nivel inferior y saltos a un nivel inferior. Se puede ver, por ejemplo, que las caídas eran más probables para los trabajadores de 25 a 34 años de edad, para los operadores, fabricantes y obreros, para los trabajadores de las industrias manufactureras y para los trabajadores con menos de cinco años de servicio en su puesto actual. empleador (datos no mostrados). El accidente se asoció con mayor frecuencia con el trabajo en un piso o superficie del suelo, y la lesión subsiguiente probablemente fue un esguince o distensión que afectó la espalda, lo que provocó que el trabajador pasara más de un mes fuera del trabajo.

 


Tabla 1. Código de la naturaleza de la lesión o enfermedad—Ejemplos

 

Código de la naturaleza de la lesión o enfermedad-Ejemplos

0* Lesiones Traumáticas y Trastornos

08* Lesiones y trastornos traumáticos múltiples

080 Lesiones y trastornos traumáticos múltiples, no especificados

081 Cortes, abrasiones, contusiones

082 Esguinces y contusiones

083 Fracturas y quemaduras

084 Fracturas y otras lesiones

085 Quemaduras y otras lesiones

086 Lesiones intracraneales y lesiones de órganos internos

089 Otras combinaciones de lesiones y trastornos traumáticos, ncop

Código de evento o exposición-Ejemplos

1 * caídas

11* Caída al nivel inferior

113 Caída de escalera

114 Caída de material apilado o apilado

115* Caída desde techo

1150 Caída de tejado, no especificada

1151 Caída a través de la abertura del techo existente

1152 Caída a través de la superficie del techo

1153 Caída a través del tragaluz

1154 Caída desde el borde del techo

1159 Caída de techo, ncop

116 Caída desde andamio, puesta en escena

117 Caída desde vigas de construcción u otro acero estructural

118 Caída desde vehículo estacionado

119 Caída a nivel inferior, ncop

Fuente del código de lesión o enfermedad-Ejemplos

7*Herramientas, instrumentos y equipos

72* Herramientas manuales

722* Herramientas manuales de corte, motorizadas

7220 Herramientas manuales de corte, motorizadas, no especificadas

7221 Motosierras, motorizadas

7222 Cinceles motorizados

7223 Cuchillas, motorizadas

7224 Sierras motorizadas, excepto motosierras

7229 Herramientas manuales de corte, motorizadas, ncop

723* Herramientas de mano para golpear y clavar, motorizadas

7230 Herramientas manuales de percusión, motorizadas, no especificadas

7231 Martillos motorizados

7232 Martillos neumáticos, motorizados

7233 Punzones, motorizados

Parte del cuerpo afectada código-Ejemplos

2 * maletero

23* Espalda, incluida la columna vertebral, médula espinal

230 Espalda, incluida la columna vertebral, médula espinal, no especificada

231 región lumbar

232 Región torácica

233 región sacra

234 región coccígea

238 Múltiples regiones traseras

239 Espalda, incluida la columna vertebral, médula espinal, ncop

* = títulos de división, grupo principal o grupo; nec = no clasificado en otra parte.


 

Tabla 2. Número y porcentaje de lesiones y enfermedades ocupacionales no fatales con días fuera del trabajo que involucran caídas, por trabajador seleccionado y características del caso, EE. UU. 19931

Característica

Todos los eventos

todas las caídas

Caída al nivel inferior

Saltar al nivel inferior

Caer en el mismo nivel

 

Número

%

Número

%

Número

%

Número

%

Número

%

Precio

2,252,591

100.0

370,112

100.0

111,266

100.0

9,433

100.0

244,115

100.0

Sexo:

Hombre

1,490,418

66.2

219,199

59.2

84,868

76.3

8,697

92.2

121,903

49.9

Mujer

735,570

32.7

148,041

40.0

25,700

23.1

645

6.8

120,156

49.2

Años:

14 a 15 años

889

0.0

246

0.1

118

0.1

-

-

84

0.0

16 a 19 años

95,791

4.3

15,908

4.3

3,170

2.8

260

2.8

12,253

5.0

20 a 24 años

319,708

14.2

43,543

11.8

12,840

11.5

1,380

14.6

28,763

11.8

25 a 34 años

724,355

32.2

104,244

28.2

34,191

30.7

3,641

38.6

64,374

26.4

35 a 44 años

566,429

25.1

87,516

23.6

27,880

25.1

2,361

25.0

56,042

23.0

45 a 54 años

323,503

14.4

64,214

17.3

18,665

16.8

1,191

12.6

43,729

17.9

55 a 64 años

148,249

6.6

37,792

10.2

9,886

8.9

470

5.0

27,034

11.1

65 años y más

21,604

1.0

8,062

2.2

1,511

1.4

24

0.3

6,457

2.6

Ocupación:

gerencial y profesional

123,596

5.5

26,391

7.1

6,364

5.7

269

2.9

19,338

7.9

Soporte técnico, comercial y administrativo

344,402

15.3

67,253

18.2

16,485

14.8

853

9.0

49,227

20.2

Servicio

414,135

18.4

85,004

23.0

13,512

12.1

574

6.1

70,121

28.7

Agricultura, silvicultura y pesca

59,050

2.6

9,979

2.7

4,197

3.8

356

3.8

5,245

2.1

Producción de precisión, artesanía y reparación.

366,112

16.3

57,254

15.5

27,805

25.0

1,887

20.0

26,577

10.9

Operadores, fabricantes y trabajadores

925,515

41.1

122,005

33.0

42,074

37.8

5,431

57.6

72,286

29.6

Naturaleza de las lesiones, enfermedad:

Esguinces, torceduras

959,163

42.6

133,538

36.1

38,636

34.7

5,558

58.9

87,152

35.7

Fracturas

136,478

6.1

55,335

15.0

21,052

18.9

1,247

13.2

32,425

13.3

Cortes, laceraciones pinchazos

202,464

9.0

10,431

2.8

2,350

2.1

111

1.2

7,774

3.2

Moretones, contusiones

211,179

9.4

66,627

18.0

17,173

15.4

705

7.5

48,062

19.7

Múltiples heridas

73,181

3.2

32,281

8.7

11,313

10.2

372

3.9

20,295

8.3

con fracturas

13,379

0.6

4,893

1.3

2,554

2.3

26

0.3

2,250

0.9

con esguinces

26,969

1.2

15,991

4.3

4,463

4.0

116

1.2

11,309

4.6

Dolor, Dolor

127,555

5.7

20,855

5.6

5,614

5.0

529

5.6

14,442

5.9

El dolor de espalda

58,385

2.6

8,421

2.3

2,587

2.3

214

2.3

5,520

2.3

Todos los demás

411,799

18.3

50,604

13.7

15,012

13.5

897

9.5

33,655

13.8

Parte del cuerpo afectada:

Cabeza

155,504

6.9

13,880

3.8

2,994

2.7

61

0.6

10,705

4.4

Ojo

88,329

3.9

314

0.1

50

0.0

11

0.1

237

0.1

Cuello

40,704

1.8

3,205

0.9

1,097

1.0

81

0.9

1,996

0.8

El maletero

869,447

38.6

118,369

32.0

33,984

30.5

1,921

20.4

80,796

33.1

Atrás

615,010

27.3

72,290

19.5

20,325

18.3

1,523

16.1

49,461

20.3

Hombro

105,881

4.7

16,186

4.4

4,700

4.2

89

0.9

11,154

4.6

Origen de la enfermedad por lesión:

productos químicos, productos químicos

43,411

1.9

22

0.0

-

-

-

-

16

0.0

Contenedores

330,285

14.7

7,133

1.9

994

0.9

224

2.4

5,763

2.4

Muebles y Accesorios

88,813

3.9

7,338

2.0

881

0.8

104

1.1

6,229

2.6

Maquinaria

154,083

6.8

4,981

1.3

729

0.7

128

14

4,035

1.7

Partes y materiales

249,077

11.1

6,185

1.7

1,016

0.9

255

2.7

4,793

2.0

Movimiento o posición del trabajador

331,994

14.7

-

-

-

-

-

-

-

-

Piso, superficies de tierra

340,159

15.1

318,176

86.0

98,207

88.3

7,705

81.7

208,765

85.5

Herramientas manuales

105,478

4.7

727

0.2

77

0.1

41

0.4

600

0.2

Vehículos

157,360

7.0

9,789

2.6

3,049

2.7

553

5.9

6,084

2.5

paciente de salud

99,390

4.4

177

0.0

43

0.0

8

0.1

90

0.0

Todos los demás

83,813

3.7

15,584

4.2

6,263

5.6

414

4.4

7,741

3.2

División de la industria:

La agricultura, la silvicultura y la pesca2

44,826

2.0

8,096

2.2

3,636

3.3

301

3.2

3,985

1.6

Minería3

21,090

0.9

3,763

1.0

1,757

1.6

102

1.1

1,874

0.8

Construcción

204,769

9.1

41,787

11.3

23,748

21.3

1,821

19.3

15,464

6.3

Elaboración

583,841

25.9

63,566

17.2

17,693

15.9

2,161

22.9

42,790

17.5

Transporte y servicios públicos3

232,999

10.3

38,452

10.4

14,095

12.7

1,797

19.0

21,757

8.9

Comercio al por mayor

160,934

7.1

22,677

6.1

8,119

7.3

1,180

12.5

12,859

5.3

Comercio al por menor

408,590

18.1

78,800

21.3

15,945

14.3

1,052

11.1

60,906

24.9

Finanzas, seguros y bienes raíces

60,159

2.7

14,769

4.0

5,353

4.8

112

1.2

9,167

3.8

Servicio

535,386

23.8

98,201

26.5

20,920

18.8

907

9.6

75,313

30.9

Número de días fuera del trabajo:

Casos que implican 1 día

366,054

16.3

48,550

13.1

12,450

11.2

1,136

12.0

34,319

14.1

Casos de 2 días

291,760

13.0

42,912

11.6

11,934

10.7

1,153

12.2

29,197

12.0

Casos que implican 3-5 días

467,001

20.7

72,156

19.5

20,167

18.1

1,770

18.8

49,329

20.2

Casos que implican 6-10 días

301,941

13.4

45,375

12.3

13,240

11.9

1,267

13.4

30,171

12.4

Casos que implican 11-20 días

256,319

11.4

44,228

11.9

13,182

11.8

1,072

11.4

29,411

12.0

Casos que implican 21-30 días

142,301

6.3

25,884

7.0

8,557

7.7

654

6.9

16,359

6.7

Casos que involucran 31 o más días

427,215

19.0

91,008

24.6

31,737

28.5

2,381

25.2

55,329

22.7

Mediana de días fuera del trabajo

6 días

 

7 días

 

10 días

 

8 días

 

7 días

 

 1 Los casos de días de baja incluyen aquellos que resultan en días de baja con o sin actividad laboral restringida.

2 Excluye fincas con menos de 11 empleados.

3 Los datos que se ajustan a las definiciones de OSHA para operadores mineros en minería de carbón, metales y no metales y para empleadores en transporte ferroviario son proporcionados a BLS por la Administración de Salud y Seguridad Minera, Departamento de Trabajo de EE. UU.; la Administración Federal de Ferrocarriles y el Departamento de Transporte de los Estados Unidos. Los contratistas mineros independientes están excluidos de las industrias mineras de carbón, metales y no metales.

NOTA: Debido al redondeo y la exclusión de datos de respuestas no clasificables, es posible que los datos no sumen los totales. Los guiones indican datos que no cumplen con las pautas de publicación. Las estimaciones de la encuesta sobre lesiones y enfermedades ocupacionales se basan en una muestra de empleadores seleccionada científicamente. La muestra utilizada fue una de muchas muestras posibles, cada una de las cuales podría haber producido estimaciones diferentes. El error estándar relativo es una medida de la variación en las estimaciones de la muestra entre todas las muestras posibles que podrían haberse seleccionado. Los errores estándar relativos porcentuales para las estimaciones incluidas aquí oscilan entre menos del 1 por ciento y el 58 por ciento.
Encuesta de Lesiones y Enfermedades Ocupacionales, Oficina de Estadísticas Laborales, Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, abril de 1995.


 

Está claro que datos como estos pueden tener un impacto importante en el desarrollo de programas para la prevención de accidentes y enfermedades relacionadas con el trabajo. Aun así, no indican qué ocupaciones o industrias son las más peligrosas, ya que algunas ocupaciones muy peligrosas pueden tener un número reducido de trabajadores. La determinación de los niveles de riesgo asociados con ocupaciones e industrias particulares se explica en el artículo adjunto "Análisis de riesgos de lesiones y enfermedades no fatales en el lugar de trabajo".

 

Atrás

La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos clasifica de manera rutinaria las lesiones y enfermedades no fatales en el lugar de trabajo según las características de los trabajadores y los casos, utilizando datos de la Encuesta de lesiones y enfermedades ocupacionales de los Estados Unidos. Si bien estos recuentos identifican grupos de trabajadores que experimentan un gran número de lesiones en el lugar de trabajo, no miden el riesgo. Por lo tanto, un grupo en particular puede sufrir muchas lesiones en el lugar de trabajo simplemente debido a la gran cantidad de trabajadores en ese grupo, y no porque los trabajos realizados sean especialmente peligrosos.

Para cuantificar el riesgo real, los datos sobre lesiones en el lugar de trabajo deben relacionarse con una medida de exposición al riesgo, como el número de horas trabajadas, una medida de suministro de mano de obra que puede estar disponible en otras encuestas. La tasa de lesiones laborales no fatales para un grupo de trabajadores se puede calcular dividiendo la cantidad de lesiones registradas para ese grupo por la cantidad de horas trabajadas durante el mismo período de tiempo. La tasa así obtenida representa el riesgo de lesión por hora de trabajo:

Una forma conveniente de comparar el riesgo de lesión entre varios grupos de trabajadores es calcular el riesgo relativo:

El grupo de referencia puede ser un grupo especial de trabajadores, como todos los trabajadores de especialidad gerencial y profesional. Alternativamente, podría consistir en todos los trabajadores. En cualquier caso, el riesgo relativo (RR) corresponde a la razón de tasas comúnmente utilizada en estudios epidemiológicos (Rothman 1986). Es algebraicamente equivalente al porcentaje de todas las lesiones que le ocurren al grupo especial dividido por el porcentaje de horas contabilizadas por el grupo especial. Cuando el RR es superior a 1.0, indica que los miembros del grupo seleccionado tienen más probabilidades de sufrir lesiones que los miembros del grupo de referencia; cuando el RR es inferior a 1.0, indica que, en promedio, los miembros de este grupo experimentan menos lesiones por hora.

Las siguientes tablas muestran cómo los índices de riesgo relativo para diferentes grupos de trabajadores pueden identificar a aquellos con mayor riesgo de lesiones en el lugar de trabajo. Los datos de lesiones son de 1993 Estudio de las lesiones y enfermedades ocupacionales (BLS 1993b) y medir el número de lesiones y enfermedades con días fuera del trabajo. El cálculo se basa en estimaciones de horas anuales trabajadas tomadas de los archivos de microdatos de la Oficina de Encuestas de Población Actual de la Oficina del Censo de EE. UU. para 1993, que se obtiene de las encuestas de hogares (Oficina del Censo 1993).

La Tabla 1 presenta datos por ocupación sobre la proporción de lesiones en el lugar de trabajo, la proporción de horas trabajadas y su relación, que es el RR para lesiones y enfermedades con días de baja. Se toma como grupo de referencia “Todas las ocupaciones de la industria privada no agrícola” con trabajadores de 15 años o más, que comprende el 100%. A modo de ejemplo, el grupo “Operadores, fabricantes y trabajadores” experimentó el 41.64% de todas las lesiones y enfermedades, pero aportó solo el 18.37% del total de horas trabajadas por la población de referencia. Por lo tanto, el RR para “Operadores, fabricantes y trabajadores” es 41.64/18.37 = 2.3. En otras palabras, los trabajadores en este grupo de ocupaciones tienen en promedio 2.3 veces la tasa de lesiones/enfermedades de todos los trabajadores de la industria privada no agrícola combinados. Además, tienen aproximadamente 11 veces más probabilidades de sufrir una lesión grave que los empleados en una especialidad gerencial o profesional.

Tabla 1. Riesgo de lesiones y enfermedades profesionales

Ocupación

Porcentaje1

Home
de riesgo relativo

 

Casos de lesiones y enfermedades

Horas trabajadas

 

Todas las ocupaciones de la industria privada no agrícola

100.00

100.00

1.0

Especialidad directiva y profesional

5.59

24.27

0.2

ejecutivo, administrativo y gerencial

2.48

13.64

0.2

especialidad profesional

3.12

10.62

0.3

Soporte técnico, comercial y administrativo

15.58

32.19

0.5

Técnicos y soporte relacionado

2.72

3.84

0.7

Ocupaciones de ventas

5.98

13.10

0.5

Apoyo administrativo, incluido el administrativo

6.87

15.24

0.5

Ocupaciones de servicio2  

18.73

11.22

1.7

Servicio de proteccion3

0.76

0.76

1.0

Ocupaciones de servicio, excepto servicio de protección

17.97

10.46

1.7

Ocupaciones agrícolas, forestales y pesqueras4

1.90

0.92

2.1

Producción de precisión, artesanía y reparación.

16.55

13.03

1.3

Mecánicos y reparadores

6.30

4.54

1.4

Construcción / Comercio

6.00

4.05

1.5

Ocupaciones extractivas

0.32

0.20

1.6

Ocupaciones de producción de precisión

3.93

4.24

0.9

Operadores, fabricantes y trabajadores

41.64

18.37

2.3

Operadores de máquinas, ensambladores e inspectores

15.32

8.62

1.8

Ocupaciones de transporte y movimiento de materiales

9.90

5.16

1.9

Manipuladores, limpiadores de equipos, ayudantes y trabajadores

16.42

4.59

3.6

1 Porcentaje de lesiones y enfermedades, horas trabajadas e índice de riesgo relativo de lesiones y enfermedades ocupacionales con días fuera del trabajo, por ocupación, empleados de la industria privada no agrícola de EE. UU. de 15 años o más, 1993.
2 Excluye trabajadores domésticos privados y trabajadores de servicios de protección en el sector público
3 Excluye a los trabajadores de servicios de protección en el sector público
4 Excluye a los trabajadores en las industrias de producción agrícola.
Fuentes: Encuesta BLS sobre lesiones y enfermedades ocupacionales, 1993; Encuesta de Población Actual, 1993.

 

Los diversos grupos ocupacionales pueden clasificarse según el grado de riesgo simplemente comparando sus índices RR. El RR más alto de la tabla (3.6) está asociado con “manipuladores, limpiadores de equipos, ayudantes y peones”, mientras que el grupo con el riesgo más bajo son los trabajadores especializados gerenciales y profesionales (RR = 0.2). Se pueden hacer interpretaciones más refinadas. Si bien la tabla sugiere que los trabajadores con niveles más bajos de habilidades están en trabajos con mayores riesgos de lesiones y enfermedades, incluso entre las ocupaciones manuales, la tasa de lesiones y enfermedades es más alta para los operadores, fabricantes y trabajadores menos calificados en comparación con la producción de precisión, la artesanía. y trabajadores de reparación.

En la discusión anterior, los RR se han basado en todas las lesiones y enfermedades con días fuera del trabajo, ya que estos datos han estado fácilmente disponibles y comprendidos durante mucho tiempo. Usando la estructura de codificación extensa y recientemente desarrollada de la Encuesta de lesiones y enfermedades ocupacionales, los investigadores ahora pueden examinar lesiones y enfermedades específicas en detalle.

Como ejemplo, la tabla 2 muestra el RR para el mismo conjunto de agrupaciones de ocupación, pero restringido al único resultado "Condiciones de movimiento repetitivo" (código de evento 23) con días sin trabajar, por ocupación y género. Las condiciones de movimiento repetitivo incluyen el síndrome del túnel carpiano, la tendinitis y ciertas distensiones y esguinces. El grupo más afectado por este tipo de lesiones es claramente el de las mujeres operadoras de máquinas, ensambladoras e inspectoras (RR = 7.3), seguido de las mujeres manipuladoras, limpiadoras de equipos, ayudantes y peones (RR = 7.1).

Tabla 2. Índice de riesgo relativo para condiciones de movimiento repetitivo con días fuera del trabajo, por ocupación y género, empleados de la industria privada no agrícola de EE. UU. de 15 años o más, 1993

Ocupación

Todo

Hombre

Mujer

Todas las ocupaciones de la industria privada no agrícola

1.0

0.6

1.5

Especialidad directiva y profesional

0.2

0.1

0.3

ejecutivo, administrativo y gerencial

0.2

0.0

0.3

especialidad profesional

0.2

0.1

0.3

Soporte técnico, comercial y administrativo

0.8

0.3

1.1

Técnicos y soporte relacionado

0.6

0.3

0.8

Ocupaciones de ventas

0.3

0.1

0.6

Apoyo administrativo, incluido el administrativo

1.2

0.7

1.4

Ocupaciones de servicio1

0.7

0.3

0.9

Servicio de proteccion2

0.1

0.1

0.4

Ocupaciones de servicio, excepto servicio de protección

0.7

0.4

0.9

Ocupaciones agrícolas, forestales y pesqueras3

0.8

0.6

1.8

Producción de precisión, artesanía y reparación.

1.0

0.7

4.2

Mecánicos y reparadores

0.7

0.6

2.4

Construcción / Comercio

0.6

0.6

-

Ocupaciones extractivas

0.1

0.1

-

Ocupaciones de producción de precisión

1.8

1.0

4.6

Operadores, fabricantes y trabajadores

2.7

1.4

6.9

Operadores de máquinas, ensambladores e inspectores

4.1

2.3

7.3

Ocupaciones de transporte y movimiento de materiales

0.5

0.5

1.6

Manipuladores, limpiadores de equipos, ayudantes y trabajadores

2.4

1.4

7.1

1 Excluye trabajadores domésticos privados y trabajadores de servicios de protección en el sector público
2 Excluye a los trabajadores de servicios de protección en el sector público
3 Excluye a los trabajadores en las industrias de producción agrícola.
Nota: Guiones largos: indican que los datos no cumplen con las pautas de publicación.
Fuente: Calculado a partir de la Encuesta de lesiones y enfermedades ocupacionales de BLS, 1993, y la Encuesta de población actual, 1993.

 

La tabla muestra diferencias sorprendentes en el riesgo de condiciones de movimiento repetitivo que dependen del género del trabajador. En general, una mujer tiene 2.5 veces más probabilidades que un hombre de perder el trabajo debido a una enfermedad por movimientos repetitivos (2.5 = 1.5/0.6). Sin embargo, esta diferencia no refleja simplemente una diferencia en las ocupaciones de hombres y mujeres. Las mujeres corren un mayor riesgo en todos los principales grupos ocupacionales, así como en los grupos ocupacionales menos agregados informados en la tabla. Su riesgo en relación con los hombres es especialmente alto en las ocupaciones de ventas y de cuello azul. Las mujeres tienen seis veces más probabilidades que los hombres de perder tiempo de trabajo debido a lesiones por movimientos repetitivos en ocupaciones de ventas y producción de precisión, artesanía y reparación.

 

Atrás

Las Berufsgenossenschaften alemanas (BG)

Bajo el sistema de seguridad social en Alemania, el seguro de accidentes obligatorio cubre los resultados de los accidentes en el trabajo y los accidentes en el camino hacia y desde el trabajo, así como las enfermedades profesionales. Este seguro obligatorio de accidentes se organiza en tres áreas:

  • seguro de accidentes laborales (representado por los BG)
  • seguro de accidentes agricolas
  • seguro de accidentes propio del sector público.

 

Los 35 Berufsgenossenschaften (BG) cubren las diversas ramas de la economía industrial en Alemania. Son responsables de 39 millones de empleados asegurados en 2.6 millones de empresas. Está asegurada toda persona en un puesto de trabajo, servicio o formación, independientemente de su edad, sexo o nivel de ingresos. Su organización paraguas es la Federación Central de Berufsgenossenschaften (HVBG).

Por ley, el BG es responsable de utilizar todos los medios apropiados para prevenir accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, proporcionar primeros auxilios efectivos y una rehabilitación médica, ocupacional y social óptima, y ​​pagar beneficios a los heridos y enfermos, y a los sobrevivientes. Por lo tanto, la prevención, la rehabilitación y la compensación están bajo un mismo techo.

Las primas para financiar estos beneficios son pagadas exclusivamente por los empleadores. En 1993, todos los empresarios industriales pagaban una media de 1.44 DM a la BG por cada 100 DM de salario, o sea, el 1.44 %. En total, las primas ascendieron a 16 80 millones de marcos alemanes (mil millones de dólares estadounidenses utilizados, mil millones), de los cuales aproximadamente el XNUMX % se gastó en rehabilitación y pensiones. El resto se utilizó principalmente para programas de prevención.

Protección de la seguridad y la salud en el trabajo

El empleador es responsable de la salud y la seguridad del empleado en el trabajo. El alcance legal de esta responsabilidad es fijado por el gobierno en leyes y ordenanzas, y en los reglamentos laborales protectores de las BG industriales, que completan y concretan el derecho laboral protector gubernamental para cada rama de la industria. El sistema de prevención de los BGs destaca por su orientación a la práctica real, su constante adaptación a las necesidades de la industria y al estado de la tecnología, así como por su eficaz apoyo al empresario y al trabajador.

Las funciones de prevención de los BG, que son realizadas principalmente por el Servicio de Inspección Técnica (TAD) del BG y el Servicio de Medicina del Trabajo (AMD), incluyen:

  • asesorar y motivar al empleador
  • Supervisar las medidas de protección ocupacional industrial.
  • atencion medica ocupacional
  • informar y formar al personal de la empresa
  • Comprobación de seguridad en aparatos y equipos.
  • iniciar, realizar y financiar la investigación.

 

La responsabilidad de implementar la protección ocupacional industrial recae en el empleador, quien está legalmente obligado a contratar personal debidamente calificado para ayudar en la protección ocupacional. Se trata de especialistas en seguridad laboral (oficiales de seguridad, técnicos de seguridad e ingenieros de seguridad) y médicos de empresa. En empresas con más de 20 empleados, se debe contratar uno o más delegados de seguridad. El alcance de la responsabilidad de la empresa para los especialistas en seguridad laboral y los médicos de empresa está establecido por las normas de las asociaciones comerciales que son específicas para la rama de la industria y el grado de peligrosidad. En las empresas en las que se contrate un especialista en seguridad en el trabajo o un médico de empresa, el empleador debe organizar un comité de seguridad en el trabajo, integrado por un representante de la empresa, dos representantes de los trabajadores, el médico de empresa y los especialistas en seguridad en el trabajo y los representantes de seguridad. El personal de primeros auxilios, cuya formación está dirigida por el BG, también pertenece a la organización de seguridad laboral de la empresa.

La atención médica ocupacional tiene un significado especial. Cada empleado que está en riesgo de un tipo específico de amenaza para la salud en el lugar de trabajo es examinado de manera uniforme y los resultados del examen se evalúan de acuerdo con las pautas establecidas. En 1993 se realizaron aproximadamente cuatro millones de exámenes médicos preventivos ocupacionales por médicos especialmente autorizados. Se determinaron problemas de salud duraderos en menos del 1% de los exámenes.

Los empleados que trabajan con materiales peligrosos/cancerígenos también tienen derecho a ser examinados médicamente incluso después de que se haya completado la actividad peligrosa. Los BG han establecido servicios para poder examinar a estos empleados. Ahora hay tres servicios de este tipo:

  • Servicio Organizativo de Exámenes Continuos (ODIN)
  • Servicio de registro central para empleados expuestos al polvo de amianto (ZA)
  • Oficina Central de Atención de Wismut (ZeBWis).

 

Los tres servicios atendieron a aproximadamente 600,000 personas en 1993. La recopilación de datos de exámenes ayuda en la atención individual y también ayuda a mejorar la investigación científica para la detección temprana de casos de cáncer.

Estadísticas de Accidentes de Trabajo

Objetivo. El objetivo principal de recopilar estadísticas sobre accidentes en el lugar de trabajo es mejorar la seguridad en el lugar de trabajo evaluando e interpretando los datos sobre la ocurrencia de accidentes. Estos datos se recopilan a partir de informes sobre accidentes de trabajo; Del 5% al ​​10% de los accidentes (aproximadamente 100,000 accidentes) son investigados cada año por los Servicios de Inspección Técnica de los BG.

Responsabilidad de informar de los empleadores. Todo empleador está obligado a informar un accidente de trabajo a su BG responsable dentro de los tres días si el accidente resulta en una incapacidad para trabajar durante tres días calendario o causa la muerte del asegurado ("accidente de trabajo legalmente notificable"). Esto incluye accidentes yendo o viniendo del trabajo. Los accidentes que solo causen daños a la propiedad o impidan que la persona lesionada trabaje por menos de tres días no tienen que ser reportados. Para los accidentes de trabajo notificables, el empleador presenta un formulario de "Notificación de accidente" (figura 1). El tiempo fuera del trabajo es el factor significativo a efectos de notificación, independientemente de la gravedad de la lesión. Los accidentes que parecen inofensivos deben informarse si la persona lesionada no puede trabajar durante más de tres días. Este requisito de tres días facilita la presentación de reclamos posteriores. No presentar un informe de accidente, o hacerlo fuera de plazo, constituye una violación de las normas que puede ser sancionada por el BG con una multa monetaria de hasta 5,000 marcos alemanes.

Figura 1. Ejemplo de formulario de notificación de accidentes

REC60F1A

Notificación por el médico tratante. Para optimizar la rehabilitación médica y determinar cuánto tiempo el empleado no puede trabajar, la persona lesionada recibe tratamiento de un médico especialista seleccionado para este trabajo. El médico es pagado por la BG industrial responsable. Por lo tanto, el BG también recibe notificación de lesiones en el lugar de trabajo notificables por parte del médico si el empleador no ha presentado (sin demora) un informe de accidente. El BG puede entonces solicitar al empleador que presente una notificación de accidente de trabajo. Este sistema de notificación dual (empleador y médico) asegura al BG tener conocimiento de la práctica totalidad de los accidentes laborales notificables.

Utilizando la información del parte de notificación de accidente y del parte médico, el BG comprueba si el accidente es, en el sentido legal, un accidente de trabajo dentro de su competencia jurisdiccional. Sobre la base del diagnóstico médico, el BG puede, si es necesario, proceder de inmediato para garantizar un tratamiento óptimo.

Una descripción correcta y completa de las circunstancias del accidente es especialmente importante para la prevención. Esto permite al Servicio de Inspección Técnica de BG sacar conclusiones sobre maquinaria y equipos defectuosos que requieren una acción inmediata para evitar accidentes similares. En el caso de accidentes de trabajo graves o mortales, las normas exigen que el empleador notifique inmediatamente al BG. Estos hechos son investigados inmediatamente por los expertos en seguridad laboral de BG.

Al calcular la prima de una empresa, el BG tiene en cuenta el número y el costo de los accidentes de trabajo que se han producido en esta empresa. En el cálculo se utiliza un procedimiento de bonus/malus establecido por la ley, y una parte de la prima de la empresa está determinada por la tendencia de accidentes de la empresa. Esto puede conducir a una prima más alta o más baja, creando así incentivos financieros para que los empleadores mantengan lugares de trabajo seguros.

Colaboración de los representantes de los trabajadores y de los representantes de seguridad. Cualquier informe de accidente también debe ser firmado por el consejo de trabajadores (Betriebsrat) y por los representantes de seguridad (si existen). Esta norma tiene por objeto informar al consejo de trabajadores ya los delegados de seguridad de la situación general de siniestralidad de la empresa, a fin de que puedan ejercer efectivamente sus derechos de colaboración en materia de seguridad en el trabajo.

Recopilación de estadísticas de accidentes de trabajo. Sobre la base de la información que recibe el BG sobre un accidente de trabajo del parte del accidente y del informe del médico, las cuentas se traducen a números de código estadístico. La codificación cubre tres áreas, entre otras:

  • descripción del lesionado (edad, sexo, trabajo)
  • descripción de la lesión (ubicación de la lesión, tipo de lesión)
  • descripción del accidente (ubicación, objeto causante del accidente y circunstancias del accidente).

 

La codificación la realizan especialistas en datos altamente capacitados que están familiarizados con la organización de las industrias de BG, utilizando una lista de códigos de accidentes y lesiones que contiene más de 10,000 entradas. Con el fin de lograr estadísticas de la más alta calidad, las clasificaciones se revisan periódicamente para, por ejemplo, adaptarlas a los nuevos desarrollos tecnológicos. Además, el personal de codificación se vuelve a capacitar periódicamente y los datos están sujetos a pruebas formales, lógicas y sensibles al contenido.

Usos de las estadísticas de accidentes de trabajo

Una tarea importante de estas estadísticas es describir las circunstancias del accidente en el lugar de trabajo. tabla 1 describe las tendencias en los accidentes de trabajo notificables, los nuevos casos de pensión por accidente y los accidentes de trabajo mortales entre 1981 y 1993. La columna 3 (“Nuevos casos de pensión”) muestra los casos en los que, debido a la gravedad del accidente, el pago de una pensión fue realizado por primera vez por el BG industriales en el año dado.

Tabla 1. Ocurrencias de accidentes de trabajo, Alemania, 1981-93

Año

Accidentes laborales

 

Accidentes reportables

Nuevos casos de pensiones

Muertes

1981

1,397,976

40,056

1,689

1982

1,228,317

39,478

1,492

1983

1,144,814

35,119

1,406

1984

1,153,321

34,749

1,319

1985

1,166,468

34,431

1,204

1986

1,212,064

33,737

1,069

1987

1,211,517

32,537

1,057

1988

1,234,634

32,256

1,130

1989

1,262,374

30,840

1,098

1990

1,331,395

30,142

1,086

1991

1,587,177

30,612

1,062

1992

1,622,732

32,932

1,310

1993

1,510,745

35,553

1,414

Fuente: Federación Central de Berufsgenossenschaften (HVBG), Alemania.

Para juzgar el riesgo de accidente promedio de un asegurado, el número de accidentes de trabajo se divide por el tiempo real trabajado, para producir una tasa de accidentes. La tasa por millón de horas trabajadas se utiliza para la comparación a nivel internacional y entre años. La figura 2 muestra cómo varió esta tasa entre 1981 y 1993.

Figura 2. Frecuencia de accidentes de trabajo

REC060F2

Estadísticas de accidentes específicas de la industria. Además de describir las tendencias generales, las estadísticas del lugar de trabajo se pueden desglosar por industria. Por ejemplo, uno podría preguntar, “¿Cuántos accidentes laborales con pulidoras portátiles en el oficio metalúrgico hubo en los últimos años; cómo y dónde tuvieron lugar; ¿Y qué lesiones resultaron? Dichos análisis pueden ser útiles para muchas personas e instituciones, como ministerios gubernamentales, funcionarios de supervisión, institutos de investigación, universidades, empresas y expertos en seguridad en el lugar de trabajo (tabla 2).

Tabla 2. Accidentes de trabajo con amoladoras portátiles en metalurgia, Alemania, 1984-93

Año

Accidentes reportables

Nuevas pensiones de accidentes

1984

9,709

79

1985

10,560

62

1986

11,505

76

1987

11,852

75

1988

12,436

79

1989

12,895

76

1990

12,971

78

1991

19,511

70

1992

17,180

54

1993

17,890

70

Fuente: Federación Central de Berufsgenossenschaften (HVBG), Alemania.

Por ejemplo, la tabla 2 muestra que los accidentes de trabajo notificables con amoladoras portátiles en metalmecánica aumentaron continuamente desde mediados de la década de 1980 hasta 1990. De 1990 a 1991 se observa un aumento considerable en las cifras de accidentes. Se trata de un artefacto resultante de la inclusión, a partir de 1991, de figuras que engloban las nuevas fronteras de la Alemania reunificada. (Las cifras anteriores cubren solo la República Federal de Alemania).

Otros datos recopilados de los informes de accidentes revelan que no todos los accidentes con rectificadoras portátiles metalmecánicas ocurren principalmente en empresas de la industria metalmecánica. Las amoladoras portátiles, que por supuesto se utilizan a menudo como amoladoras angulares para cortar tubos, barras de hierro y otros objetos, se emplean con frecuencia en las obras de construcción. Así, casi un tercio de los accidentes se concentran en empresas del sector de la construcción. Trabajar con amoladoras portátiles en la metalurgia da como resultado principalmente lesiones en la cabeza y las manos. Las lesiones en la cabeza más comunes afectan los ojos y el área alrededor de los ojos, que se lesionan por pedazos rotos, astillas y chispas. La herramienta tiene una muela abrasiva que gira rápidamente y se producen lesiones en las manos cuando la persona que usa la máquina portátil pierde el control de la misma. El alto número de lesiones oculares demuestra que la importancia y la obligación de usar gafas de seguridad mientras se muele metal con esta máquina portátil debe enfatizarse dentro de las empresas.

Comparación de las tasas de accidentes dentro y entre industrias. Aunque en 1993 hubo casi 18,000 accidentes laborales con amoladoras portátiles en la industria metalúrgica, en comparación con sólo 2,800 accidentes laborales con sierras eléctricas manuales en la industria metalúrgica, no se puede concluir automáticamente que esta maquinaria represente un mayor riesgo para los trabajadores metalúrgicos. Para evaluar el riesgo de accidentes para industrias específicas, primero se debe relacionar el número de accidentes con una medida de exposición al peligro, como las horas trabajadas (ver “Análisis de riesgos de lesiones y enfermedades no fatales en el lugar de trabajo” [REC05AE]). Sin embargo, esta información no siempre está disponible. Por lo tanto, se deriva una tasa sustituta como la proporción que hacen los accidentes graves de todos los accidentes notificables. La comparación de las proporciones de lesiones graves de las amoladoras portátiles en metalurgia y las sierras circulares portátiles en carpintería demuestra que las sierras circulares portátiles tienen una tasa de accidentes graves diez veces mayor que las amoladoras portátiles. Para priorizar las medidas de seguridad en el lugar de trabajo, este es un hallazgo importante. Este tipo de análisis comparativo de riesgos es un componente importante de una estrategia general de prevención de accidentes industriales.

Estadísticas de Enfermedades Profesionales

Definición e informes

En Alemania, una enfermedad profesional se define legalmente como una enfermedad cuya causa puede atribuirse a la actividad profesional de la persona afectada. Existe una lista oficial de enfermedades profesionales. Por lo tanto, evaluar si una enfermedad constituye una enfermedad profesional es una cuestión tanto médica como legal y se remite por derecho público a la BG. Si se sospecha de una enfermedad profesional, no es suficiente probar que el trabajador sufre, por ejemplo, un eccema. Se requieren conocimientos adicionales sobre las sustancias utilizadas en el trabajo y su potencial para dañar la piel.

Recopilación de estadísticas de enfermedades profesionales. Dado que los BG son responsables de indemnizar a los trabajadores con enfermedades profesionales, así como de brindar rehabilitación y prevención, tienen un interés considerable en la aplicación de las estadísticas derivadas de los informes de enfermedades profesionales. Estas aplicaciones incluyen la orientación de medidas preventivas sobre la base de industrias y ocupaciones de alto riesgo identificadas, y también proporcionar sus hallazgos al público, la comunidad científica y las autoridades políticas.

Para apoyar estas actividades, los BG introdujeron en 1975 un conjunto de estadísticas de enfermedades profesionales, que contienen datos sobre cada informe de enfermedad profesional y su determinación final, ya sea reconocida o denegada, incluidas las razones de la decisión a nivel de caso individual. Esta base de datos contiene datos anónimos sobre:

  • la persona, como sexo, año de nacimiento, nacionalidad
  • diagnóstico
  • exposiciones peligrosas
  • la decisión legal, incluido el resultado del reclamo, la determinación de la discapacidad y cualquier otra acción tomada por los BG.

 

Resultados de las estadísticas de enfermedades profesionales. Una función importante de las estadísticas de enfermedades profesionales es hacer un seguimiento de la aparición de enfermedades profesionales a lo largo del tiempo. La Tabla 3 muestra las notificaciones de sospecha de enfermedad profesional, el número de casos de enfermedades profesionales reconocidos en general y el pago de pensiones, así como el número de casos fatales entre 1980 y 1993. Debe advertirse que estos datos no son fáciles de interpretar, ya que las definiciones y los criterios difieren ampliamente. Además, durante este período de tiempo, el número de enfermedades profesionales designadas oficialmente aumentó de 55 a 64. Además, las cifras de 1991 abarcan las nuevas fronteras de la Alemania reunificada, mientras que las anteriores cubren solo la República Federal de Alemania.

Cuadro 3. Incidencias de enfermedades profesionales, Alemania, 1980-93

Año

Notificaciones
de sospecha de enfermedad profesional

Casos reconocidos de enfermedades profesionales

de aquellos con
pensión

Muertes por enfermedades profesionales

1980

40,866

12,046

5,613

1,932

1981

38,303

12,187

5,460

1,788

1982

33,137

11,522

4,951

1,783

1983

30,716

9,934

4,229

1,557

1984

31,235

8,195

3,805

1,558

1985

32,844

6,869

3,439

1,299

1986

39,706

7,317

3,317

1,548

1987

42,625

7,275

3,321

1,455

1988

46,280

7,367

3,660

1,363

1989

48,975

9,051

3,941

1,281

1990

51,105

9,363

4,008

1,391

1991

61,156

10,479

4,570

1,317

1992

73,568

12,227

5,201

1,570

1993

92,058

17,833

5,668

2,040

Fuente: Federación Central de Berufsgenossenschaften (HVBG), Alemania.

Ejemplo: enfermedades infecciosas. La Tabla 4 muestra la disminución en el número de casos reconocidos de enfermedades infecciosas durante el período de 1980 a 1993. Destaca específicamente la hepatitis viral, para la cual se puede ver claramente que se desarrolló una tendencia fuertemente decreciente desde aproximadamente mediados de la década de 1980 en Alemania, cuando se aplicaron inoculaciones preventivas a los empleados de riesgo del servicio de salud. Por lo tanto, las estadísticas de enfermedades profesionales pueden servir no solo para encontrar altas tasas de enfermedades, sino también para documentar los éxitos de las medidas de protección. Por supuesto, las disminuciones en las tasas de enfermedad pueden tener otras explicaciones. En Alemania, por ejemplo, la reducción del número de casos de silicosis durante las dos últimas décadas se debe principalmente a la disminución del número de puestos de trabajo en la minería.

Cuadro 4. Enfermedades infecciosas reconocidas como enfermedades profesionales, Alemania, 1980-93

Año

Total de casos reconocidos

De esos: hepatitis viral

1980

1173

857

1981

883

736

1982

786

663

1983

891

717

1984

678

519

1985

417

320

1986

376

281

1987

224

152

1988

319

173

1989

303

185

1990

269

126

1991

224

121

1992

282

128

1993

319

149

Fuente: Federación Central de Berufsgenossenschaften (HVBG), Alemania.

Fuentes de información

La HVBG, como organización paraguas de las BG, centraliza las estadísticas comunes y produce análisis y folletos. Además, la HVBG ve la información estadística como un aspecto de la información general que debe estar disponible para llevar a cabo la amplia gama de responsabilidades obligatorias del sistema de seguro de accidentes. Por ello, en 1978 se constituyó el Sistema Central de Información de las BG (ZIGUV), que elabora literatura relevante y la pone a disposición de las BG.

La seguridad en el lugar de trabajo como un enfoque interdisciplinario e integral requiere un acceso óptimo a la información. Los BG en Alemania han tomado resueltamente este camino y, por lo tanto, han hecho una contribución considerable al sistema eficiente de seguridad en el lugar de trabajo en Alemania.

 

Atrás

Desarrollo historico

Las montañas Erz han sido explotadas desde el siglo XII y, a partir de 1470, la extracción de plata hizo que la zona adquiriera prominencia. Alrededor del año 1500 aparecieron en los escritos de Agrícola los primeros informes de una enfermedad específica entre los mineros. En 1879, esta enfermedad fue reconocida por Haerting y Hesse como cáncer de pulmón, pero en ese momento no estaba claro qué lo causaba. En 1925 se añadió el “cáncer de pulmón de Schneeberg” a la lista de enfermedades profesionales.

El material del que Marie Curie aisló los elementos radio y polonio provino del montón de escoria de Joachimstal (Jachymov) en Bohemia. En 1936, las mediciones de radón de Rajewsky cerca de Schneeberg confirmaron la conexión ya asumida entre el radón en los pozos mineros y el cáncer de pulmón.

En 1945, la Unión Soviética intensificó su programa de investigación de armas atómicas. La búsqueda de uranio se extendió a las montañas Erz, ya que las condiciones para la minería eran mejores allí que en los depósitos soviéticos. Después de las investigaciones iniciales, toda el área quedó bajo la administración militar soviética y se declaró zona restringida.

Desde 1946 hasta 1990, la empresa soviética Wismut (SAG), más tarde la empresa soviético-alemana Wismut (SDAG), llevó a cabo la extracción de uranio en Turingia y Sajonia (figura 1). En ese momento, la Unión Soviética estaba bajo presión para obtener suficientes cantidades de uranio para construir la primera bomba atómica soviética. No se disponía del equipo adecuado, por lo que lograr el nivel necesario de producción de uranio solo fue posible haciendo caso omiso de las medidas de seguridad. Las condiciones de trabajo eran especialmente malas en los años 1946 a 1954. Según un informe de salud de SAG Wismut, 1,281 mineros sufrieron accidentes fatales y 20,000 sufrieron lesiones u otros efectos perjudiciales para su salud solo en la segunda mitad de 1949.

Figura 1. Áreas mineras de SDAG Wismut en Alemania Oriental

REC100F1

En la Alemania de la posguerra, la Unión Soviética consideró la extracción de uranio como una forma de reparación. Se movilizaron presos, reclutas y “voluntarios”, pero al principio apenas había personal calificado. En total, Wismut empleaba entre 400,000 y 500,000 personas (figura 2).

Figura 2. Empleados de Wismut 1946-90

REC100T1

Las malas condiciones de trabajo, la falta de tecnología adecuada y la intensa presión laboral provocaron un número extremadamente alto de accidentes y enfermedades. Las condiciones de trabajo mejoraron gradualmente a partir de 1953, cuando comenzó la participación alemana en la empresa soviética.

La perforación en seco, que produjo altos niveles de polvo, se empleó desde 1946 hasta 1955. No había ventilación artificial disponible, lo que resultó en altas concentraciones de radón. Además, la salud de los trabajadores se vio afectada negativamente por el trabajo extremadamente pesado debido a la falta de equipo, la falta de equipo de seguridad y los largos turnos de trabajo (200 horas por mes).

Figura 3. Registros de exposición del antiguo SDAG Wismut

REC100T2

El nivel de exposición varió con el tiempo y de eje a eje. La medición sistemática de la exposición también se produjo en diferentes fases, como se muestra en la figura 3. Las exposiciones a la radiación ionizante (mostradas en Meses de nivel de trabajo (WLM)) solo se pueden dar de forma muy aproximada (tabla 1). Hoy en día, las comparaciones con situaciones de exposición a la radiación en otros países, las mediciones realizadas en condiciones experimentales y las evaluaciones de registros escritos permiten una declaración más precisa del nivel de exposición.

Tabla 1. Estimaciones de exposición a la radiación (nivel de trabajo meses/año) en las minas de Wismut

Año

WLM/Año

1946-1955

30-300

1956-1960

10-100

1961-1965

5-50

1966-1970

3-25

1971-1975

2-10

1976-1989

1-4

 

Además de la exposición intensiva al polvo de roca, estaban presentes otros factores relevantes para las enfermedades, como el polvo de uranio, el arsénico, el asbesto y las emisiones de explosivos. Hubo efectos físicos del ruido, vibraciones mano-brazo y vibraciones de todo el cuerpo. En estas condiciones, las silicosis y los carcinomas bronquiales relacionados con la radiación dominan el registro de enfermedades profesionales desde 1952 hasta 1990 (tabla 2).

Tabla 2. Resumen completo de enfermedades profesionales conocidas en las minas de uranio de Wismut, 1952-90

 

Número de lista BKVO 1

número absoluto

%

Enfermedades por cuarzo

40

14,733

47.8

Tumores malignos o pretumores por radiaciones ionizantes

92

5,276

17.1

Enfermedades debidas a vibraciones corporales parciales

54

-

-

Enfermedades de tendones y articulaciones de las extremidades

71-72

4,950

16.0

Deterioro de la audición debido al ruido.

50

4,664

15.1

Enfermedades de la piel

80

601

1.9

Otro

-

628

2.1

Precio

 

30,852

100

1 Clasificación de enfermedades profesionales de la antigua RDA.
Fuente: Informes anuales del sistema de salud de Wismut.

 

Si bien con el tiempo los servicios de salud de SAG/SDAG Wismut brindaron niveles crecientes de atención integral a los mineros, incluidos exámenes médicos anuales, los efectos en la salud de la extracción del mineral no se analizaron sistemáticamente. Las condiciones de producción y trabajo se mantuvieron estrictamente en secreto; las empresas Wismut eran autónomas y organizativamente eran un "estado dentro de un estado".

La magnitud total de los eventos se conoció solo en 1989-90 con el fin de la República Democrática Alemana (RDA). En diciembre de 1990 se interrumpió la extracción de uranio en Alemania. Desde 1991, las Berufsgenossenschaften (prevención, registro e indemnización de asociaciones industriales y comerciales), como aseguradora legal de accidentes, han sido responsables de registrar e indemnizar todos los accidentes y enfermedades profesionales relacionados con la antigua operación de Wismut. Esto significa que las asociaciones son responsables de brindar a las personas afectadas la mejor atención médica posible y de recopilar toda la información relevante sobre salud y seguridad en el trabajo.

En 1990, aproximadamente 600 reclamos por carcinoma bronquial aún estaban pendientes con el sistema de seguro social de Wismut; unos 1,700 casos de cáncer de pulmón habían sido rechazados en años anteriores. Desde 1991, estos reclamos han sido perseguidos o reabiertos por las Berufsgenossenschaften responsables. Sobre la base de proyecciones científicas (Jacobi, Henrichs y Barclay 1992; Wichmann, Brüske-Hohlfeld y Mohner 1995), se estima que en los próximos diez años se reconocerán entre 200 y 300 casos de carcinomas bronquiales por año como resultado del trabajo. en Wismut.

El presente: después del cambio

Las condiciones de producción y de trabajo en SDAG Wismut dejaron su huella tanto en los empleados como en el medio ambiente de Turingia y Sajonia. De acuerdo con la ley de la República Federal de Alemania, el gobierno federal asumió la responsabilidad de limpiar el medio ambiente en la región afectada. Los costes de estas actividades para el período 1991-2005 se han estimado en 13 XNUMX millones de marcos alemanes.

Después de que la RDA se uniera a la República Federal de Alemania en 1990, las Berufsgenossenschaften, como aseguradoras legales de accidentes, se hicieron responsables de gestionar las enfermedades profesionales en la antigua RDA. A la luz de las condiciones particulares en Wismut, Berufsgenossenschaften decidió formar una unidad especial para manejar la seguridad y salud ocupacional para el complejo de Wismut. En la medida de lo posible, respetando las normas legales que protegen la privacidad de los datos personales, Berufsgenossenschaften obtuvo registros sobre las condiciones de trabajo anteriores. Así, cuando la empresa se disolviera por razones económicas, no se perderían todas las pruebas que pudieran servir para fundamentar las reclamaciones de los empleados en caso de enfermedad. La “Oficina Central de Atención de Wismut” (ZeBWis) fue establecida por la Federación el 1 de enero de 1992 y es responsable del tratamiento médico ocupacional, la detección temprana y la rehabilitación.

Del objetivo de ZeBWis de brindar atención médica ocupacional adecuada a los ex empleados de la minería de uranio, surgieron cuatro tareas esenciales de vigilancia de la salud:

  • organización de exámenes de detección masivos para el diagnóstico y tratamiento tempranos de enfermedades
  • documentar los resultados del cribado y vincularlos con los datos de los procedimientos de detección de enfermedades profesionales
  • analizando científicamente los datos
  • apoyo a la investigación sobre la detección precoz y el tratamiento de enfermedades.

 

Los trabajadores expuestos se someten a exámenes de detección para garantizar un diagnóstico temprano siempre que sea posible. Los aspectos éticos, científicos y económicos de tales procedimientos de detección requieren una discusión exhaustiva que está más allá del alcance de este artículo.

Se elaboró ​​un programa de medicina ocupacional, basado en los bien fundados principios de la asociación comercial para exámenes médicos ocupacionales especiales. Integrados en esto estaban los métodos de examen conocidos de la minería y la protección radiológica. Los componentes del programa se derivan de los principales agentes de exposición: polvo, radiación y otros materiales peligrosos.

La vigilancia médica continua de los ex empleados de Wismut está dirigida principalmente a la detección temprana y el tratamiento de los carcinomas bronquiales resultantes de la exposición a la radiación u otros materiales cancerígenos. Mientras que las conexiones entre la radiación ionizante y los cánceres de pulmón están probadas con certeza adecuada, los efectos sobre la salud de la exposición a la radiación a dosis bajas a largo plazo se han investigado menos. El conocimiento actual se basa en extrapolaciones de datos de sobrevivientes de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, así como en datos obtenidos de otros estudios internacionales de mineros de uranio.

La situación en Turingia y Sajonia es excepcional, ya que significativamente más personas se sometieron a una gama mucho más amplia de exposiciones. Por lo tanto, se puede obtener una gran cantidad de conocimiento científico a partir de esta experiencia. El grado en que la radiación funciona de forma sinérgica con la exposición a carcinógenos como el arsénico, el asbesto o las emisiones de motores diésel que causan cáncer de pulmón debe examinarse científicamente utilizando datos recién obtenidos. La detección temprana de carcinomas bronquiales a través de la introducción de técnicas de examen de última generación debería ser una parte importante de la investigación científica prospectiva.

Datos disponibles del sistema de salud de Wismut

En respuesta a los accidentes extremos y los problemas de salud a los que se enfrentó, Wismut estableció su propio servicio de salud, que proporcionaba, entre otras cosas, exámenes médicos anuales, incluidas radiografías de tórax. En años posteriores se crearon unidades adicionales de examen de enfermedades profesionales. Dado que el servicio de salud de Wismut se hizo cargo no solo de la medicina ocupacional, sino también de la atención médica completa para los empleados y sus dependientes, en 1990 SDAG Wismut había recopilado información de salud integral sobre muchos empleados anteriores y actuales de Wismut. Además de la información completa sobre los exámenes médicos ocupacionales y un archivo completo de enfermedades profesionales, existe un archivo completo de rayos X con más de 792,000 rayos X.

En Stollberg, el sistema de salud de Wismut contaba con un departamento central de patología en el que se recolectaba material histológico y patológico completo de los mineros, así como de los habitantes de la zona. En 1994, este material se entregó al Centro Alemán de Investigación del Cáncer (DKFZ) en Heidelberg para su custodia e investigación. Una parte de los registros del antiguo sistema de salud pasó primero al sistema de seguro de accidentes obligatorio. Para este propósito, ZeBWis estableció un archivo temporal en Shaft 371 en Hartenstein (Sajonia).

Estos registros se utilizan para procesar reclamos de seguros, para preparar y administrar atención médica ocupacional y para estudios científicos. Además de ser utilizados por Berufsgenossenschaften, los registros están disponibles para expertos y médicos autorizados en el contexto de su trabajo clínico y la gestión de cada ex empleado.

El núcleo de estos archivos está formado por los expedientes completos de enfermedades profesionales (45,000) que se tomaron, junto con los correspondientes expedientes de seguimiento de enfermedades profesionales (28,000), los expedientes de seguimiento de personas expuestas al polvo (200,000), así como registros documentales con los resultados de los exámenes de aptitud y seguimiento médico laboral. Además, los registros de autopsia de Stollberg Pathology se conservan en este archivo de ZeBWis.

Estos últimos registros, así como los archivos de seguimiento de enfermedades profesionales, se han preparado mientras tanto para el procesamiento de datos. Ambas formas de documentación se utilizarán para extraer datos para un estudio epidemiológico integral de 60,000 personas realizado por el ministerio federal de medio ambiente.

Además de los datos sobre la exposición al radón y sus derivados, los registros sobre la exposición de los antiguos empleados a otros agentes son de especial interés para Berufsgenossenschaften. Por lo tanto, la Wismut GmbH actual tiene resultados de medición disponibles para su visualización, en forma de lista, desde principios de la década de 1970 hasta el presente para polvos silicogénicos, polvos de amianto, polvos de metales pesados, polvos de madera, polvos de explosivos, vapores tóxicos, humos de soldadura, motores diesel emisiones, ruido, vibraciones corporales parciales y totales y trabajo físico pesado. Para los años 1987 a 1990 las mediciones individuales están archivadas en medios electrónicos.

Esta es información importante para el análisis retrospectivo de las exposiciones en las operaciones de extracción de uranio de Wismut. También constituye la base para la construcción de una matriz de exposición laboral que asigna exposiciones a tareas con fines de investigación.

Para completar la imagen, se almacenan más registros en el departamento que protege los datos de salud en Wismut GmbH, que incluyen: archivos de pacientes de antiguos pacientes ambulatorios, informes de accidentes de la empresa anterior y de inspecciones de seguridad laboral, registros médicos clínicos ocupacionales, exposición biológica exámenes médicos, rehabilitación médica ocupacional e informes de enfermedades neoplásicas.

Sin embargo, no todos los archivos de Wismut, principalmente los archivos en papel, fueron diseñados para una evaluación centralizada. Así, con la disolución de SDAG Wismut el 31 de diciembre de 1990 y la disolución del sistema de salud de la empresa Wismut, se planteó la pregunta de qué hacer con estos registros únicos.

Digresión: incorporación de las existencias

La primera tarea de ZeBWis fue definir las personas que trabajaban bajo tierra o en las plantas de preparación y determinar su ubicación actual. Las explotaciones comprenden unas 300,000 personas. Pocos de los registros de la empresa estaban en un formato que pudiera utilizarse en el procesamiento de datos. Por lo tanto, era necesario recorrer el tedioso camino de ver una tarjeta a la vez. Se tuvieron que recopilar los archivos de tarjetas de casi 20 ubicaciones.

El siguiente paso fue recopilar las estadísticas vitales y las direcciones de estas personas. La información de los registros antiguos de personal y salarios no fue útil para esto. Las direcciones antiguas a menudo ya no eran válidas, en parte porque se llevó a cabo un cambio de nombre general de calles, plazas y caminos después de la firma del tratado de unificación. El Registro Central de Habitantes de la antigua RDA tampoco fue útil, ya que en ese momento la información ya no estaba completa.

Finalmente, fue posible encontrar a estas personas con la ayuda de la Asociación de Compañías de Seguros de Pensiones de Alemania, a través de la cual se recopilaron las direcciones de casi 150,000 personas para comunicar la oferta de atención médica ocupacional gratuita.

Para dar al médico examinador una impresión de los peligros y la exposición a los que estaba sujeto el paciente a partir de los llamados antecedentes laborales o laborales, se construyó una matriz de exposición laboral.

Atención médica ocupacional

Aproximadamente 125 médicos ocupacionales especialmente capacitados con experiencia en el diagnóstico de enfermedades causadas por el polvo y la radiación fueron reclutados para los exámenes. Trabajan bajo la dirección de ZeBWis y están repartidos por toda la República Federal para garantizar que las personas afectadas puedan obtener el examen indicado cerca de su lugar de residencia actual. Debido a la formación intensiva de los médicos participantes, se realizan exámenes estándar de alta calidad en todos los lugares de examen. Al distribuir formularios de documentación uniformes con anticipación, se garantiza que toda la información relevante se recopile de acuerdo con los estándares establecidos y se ingrese en los centros de datos de ZeBWis. Al optimizar la cantidad de archivos, cada médico examinador realiza una cantidad adecuada de exámenes cada año y, por lo tanto, mantiene la práctica y la experiencia en el programa de exámenes. Mediante el intercambio regular de información y la educación continua, los médicos siempre tienen acceso a información actualizada. Todos los médicos examinadores tienen experiencia en la evaluación de radiografías de tórax de acuerdo con las pautas de la OIT de 1980 (Organización Internacional del Trabajo 1980).

El grupo de datos, que está creciendo como resultado de los exámenes en curso, está orientado a familiarizar a los médicos y expertos en evaluación de riesgos en el programa de detección de enfermedades profesionales con hallazgos preliminares relevantes. Además, proporciona una base para abordar síntomas o enfermedades específicas que aparecen en situaciones de riesgo definidas.

El futuro de las

Comparando el número de personas que trabajaban para Wismut bajo tierra y/o en plantas de preparación con el número de personas que trabajaban en la extracción de uranio en el mundo occidental, es evidente que, incluso con grandes lagunas, los datos disponibles presentan una base extraordinaria para obtener nueva comprensión científica. Mientras que el resumen de 1994 de Lubin et al. (1994) sobre el riesgo de cáncer de pulmón cubrió aproximadamente 60,000 2,700 personas afectadas y alrededor de 11 300,000 casos de cáncer de pulmón en 6,500 estudios, los datos de unos XNUMX XNUMX ex empleados de Wismut ahora están disponibles. Al menos XNUMX han muerto hasta la fecha de cáncer de pulmón causado por la radiación. Además, Wismut nunca recopiló información sobre la exposición de un gran número de personas expuestas a radiaciones ionizantes u otros agentes.

La información más precisa posible sobre la exposición es necesaria para un diagnóstico óptimo de enfermedades profesionales, así como para la investigación científica. Esto se tiene en cuenta en dos proyectos de investigación patrocinados o llevados a cabo por Berufsgenossenschaften. Se preparó una matriz de exposición laboral mediante la consolidación de las mediciones disponibles del sitio, el análisis de datos geológicos, el uso de información sobre cifras de producción y, en algunos casos, la reconstrucción de las condiciones de trabajo en los primeros años de Wismut. Los datos de este tipo son un requisito previo para desarrollar una mejor comprensión, a través de estudios de cohortes o estudios de casos y controles, de la naturaleza y el alcance de las enfermedades que resultan de la extracción de uranio. La comprensión del efecto de las dosis de radiación de bajo nivel y a largo plazo y los efectos acumulativos de la radiación, el polvo y otros materiales cancerígenos también podría mejorarse de esta manera. Actualmente se están iniciando o planificando estudios al respecto. Con la ayuda de especímenes biológicos que se recolectaron en los antiguos laboratorios de patología de Wismut, también se puede obtener conocimiento científico sobre el tipo de cáncer de pulmón y también sobre los efectos interactivos entre los polvos silicógenos y la radiación, así como otros materiales cancerígenos peligrosos que se inhalan o ingerido Dichos planes están siendo perseguidos en este momento por el DKFZ. Actualmente se está colaborando en este tema entre las instalaciones de investigación alemanas y otros grupos de investigación como el NIOSH de EE. UU. y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI). Los grupos de trabajo correspondientes en países como la República Checa, Francia y Canadá también están cooperando en el estudio de los datos de exposición.

No se sabe bien hasta qué punto se pueden desarrollar tumores malignos distintos del cáncer de pulmón a partir de la exposición a la radiación durante la extracción de mineral de uranio. A pedido de las asociaciones comerciales, se desarrolló un modelo de esto (Jacobi y Roth 1995) para establecer bajo qué condiciones los cánceres de boca y garganta, hígado, riñones, piel o huesos pueden ser causados ​​por condiciones de trabajo como las de Wismut. .

 

Atrás

Otros artículos de este capítulo presentan los principios generales de la vigilancia médica de las enfermedades profesionales y la vigilancia de la exposición. Este artículo describe algunos principios de los métodos epidemiológicos que pueden utilizarse para satisfacer las necesidades de vigilancia. La aplicación de estos métodos debe tener en cuenta los principios básicos de la medición física, así como la práctica estándar de recopilación de datos epidemiológicos.

La epidemiología puede cuantificar la asociación entre la exposición ocupacional y no ocupacional a factores estresantes químico-físicos o el comportamiento y los resultados de la enfermedad y, por lo tanto, puede proporcionar información para desarrollar intervenciones y programas de prevención (Coenen 1981; Coenen y Engels 1993). La disponibilidad de datos y el acceso a los registros del personal y del lugar de trabajo suelen dictar el diseño de dichos estudios. En las circunstancias más favorables, las exposiciones pueden determinarse mediante medidas de higiene industrial que se llevan a cabo en un taller o fábrica en funcionamiento, y se utilizan exámenes médicos directos de los trabajadores para determinar los posibles efectos sobre la salud. Dichas evaluaciones se pueden realizar prospectivamente durante un período de meses o años para estimar los riesgos de enfermedades como el cáncer. Sin embargo, es más frecuente que las exposiciones pasadas deban reconstruirse históricamente, proyectando hacia atrás desde los niveles actuales o utilizando mediciones registradas en el pasado, lo que puede no satisfacer completamente las necesidades de información. Este artículo presenta algunas pautas y limitaciones para las estrategias de medición y la documentación que afectan la evaluación epidemiológica de los riesgos para la salud en el lugar de trabajo.

Medidas

Siempre que sea posible, las mediciones deben ser cuantitativas, en lugar de cualitativas, porque los datos cuantitativos están sujetos a técnicas estadísticas más poderosas. Los datos observables se clasifican comúnmente como nominales, ordinales, de intervalo y de razón. Los datos de nivel nominal son descriptores cualitativos que diferencian solo tipos, como diferentes departamentos dentro de una fábrica o diferentes industrias. Las variables ordinales se pueden ordenar de "bajo" a "alto" sin transmitir más relaciones cuantitativas. Un ejemplo es “expuesto” versus “no expuesto”, o clasificar el historial de tabaquismo como no fumador (= 0), fumador leve (= 1), fumador medio (= 2) y fumador empedernido (= 3). Cuanto mayor sea el valor numérico, mayor será la intensidad de fumar. La mayoría de los valores de medición se expresan como escalas de relación o de intervalo, en las que una concentración de 30 mg/m3 es el doble de la concentración de 15 mg/m3. Las variables de razón poseen un cero absoluto (como la edad) mientras que las variables de intervalo (como el coeficiente intelectual) no.

estrategia de medición

La estrategia de medición tiene en cuenta la información sobre el sitio de medición, las condiciones del entorno (p. ej., humedad, presión del aire) durante la medición, la duración de la medición y la técnica de medición (Hansen y Whitehead 1988; Ott 1993).

Los requisitos legales a menudo dictan la medición de promedios ponderados en el tiempo (TWA) de ocho horas de los niveles de sustancias peligrosas. Sin embargo, no todas las personas trabajan turnos de ocho horas todo el tiempo y los niveles de exposición pueden fluctuar durante el turno. Un valor medido para el trabajo de una persona podría considerarse representativo de un valor de turno de ocho horas si la duración de la exposición es superior a seis horas durante el turno. Como criterio práctico, debe buscarse una duración del muestreo de al menos dos horas. Con intervalos de tiempo demasiado cortos, el muestreo en un período de tiempo puede mostrar concentraciones más altas o más bajas, sobreestimando o subestimando así la concentración durante el turno (Rappaport 1991). Por lo tanto, puede ser útil combinar varias mediciones o mediciones durante varios turnos en un solo promedio ponderado en el tiempo, o usar mediciones repetidas con duraciones de muestreo más cortas.

Validez de la medida

Los datos de vigilancia deben satisfacer criterios bien establecidos. La técnica de medición no debe influir en los resultados durante el proceso de medición (reactividad). Además, la medición debe ser objetiva, fiable y válida. Los resultados no deben verse influenciados ni por la técnica de medición utilizada (objetividad de ejecución) ni por la lectura o documentación del técnico de medición (objetividad de evaluación). Los mismos valores de medición deben obtenerse en las mismas condiciones (confiabilidad); debe medirse lo que se pretende (validez) y las interacciones con otras sustancias o exposiciones no deben influir indebidamente en los resultados.

Calidad de los datos de exposición

Fuentes de datos. Un principio básico de la epidemiología es que las mediciones realizadas a nivel individual son preferibles a las realizadas a nivel grupal. Así, la calidad de los datos de vigilancia epidemiológica disminuye en el siguiente orden:

    1. mediciones directas tomadas de personas; información sobre los niveles de exposición y la progresión del tiempo
    2. mediciones directas tomadas de grupos; información sobre los niveles de exposición actuales para grupos específicos de trabajadores (a veces expresados ​​como matrices de exposición laboral) y su variación a lo largo del tiempo
    3. mediciones resumidas o reconstruidas para individuos; estimación de exposición a partir de registros de la empresa, listas de compras, descripciones de líneas de productos, entrevistas con empleados
    4. mediciones resumidas o reconstruidas para grupos; estimación histórica de índices de exposición basados ​​en grupos.

           

          En principio, siempre debe buscarse la determinación más precisa de la exposición, utilizando valores de medición documentados a lo largo del tiempo. Desafortunadamente, las exposiciones medidas indirectamente o reconstruidas históricamente son a menudo los únicos datos disponibles para estimar las relaciones exposición-resultado, aunque existen desviaciones considerables entre las exposiciones medidas y los valores de exposición reconstruidos a partir de registros y entrevistas de la empresa (Ahrens et al. 1994; Burdorf 1995). La calidad de los datos disminuye en el orden de medición de exposición, índice de exposición relacionado con la actividad, información de la empresa, entrevistas a empleados.

          Escalas de exposición. La necesidad de datos de seguimiento cuantitativos en la vigilancia y la epidemiología va mucho más allá de los estrictos requisitos legales de los valores umbral. El objetivo de una investigación epidemiológica es determinar las relaciones dosis-efecto, teniendo en cuenta las posibles variables de confusión. Se debe utilizar la información más precisa posible, que en general sólo se puede expresar con un nivel de escala alto (por ejemplo, nivel de escala de razón). La separación en valores de umbral más grandes o más pequeños, o la codificación en fracciones de valores de umbral (p. ej., 1/10, 1/4, 1/2 valor de umbral) como se hace a veces, se basa esencialmente en datos medidos en una escala ordinal estadísticamente más débil.

          Requisitos de documentación. Además de la información sobre las concentraciones y el material y el tiempo de medición, se deben documentar las condiciones de medición externas. Esto debe incluir una descripción del equipo utilizado, la técnica de medición, el motivo de la medición y otros detalles técnicos relevantes. El propósito de dicha documentación es asegurar la uniformidad de las mediciones a lo largo del tiempo y de un estudio a otro, y permitir comparaciones entre estudios.

          Los datos de exposición y resultados de salud recopilados para individuos generalmente están sujetos a leyes de privacidad que varían de un país a otro. La documentación de la exposición y las condiciones de salud deben cumplir con dichas leyes.

          Requisitos epidemiológicos

          Los estudios epidemiológicos se esfuerzan por establecer un vínculo causal entre la exposición y la enfermedad. En esta sección se consideran algunos aspectos de las medidas de vigilancia que afectan esta evaluación epidemiológica del riesgo.

          Tipo de enfermedad. Un punto de partida común para los estudios epidemiológicos es la observación clínica del repunte de una determinada enfermedad en una empresa o área de actividad. Surgen hipótesis sobre posibles factores causales biológicos, químicos o físicos. Dependiendo de la disponibilidad de datos, estos factores (exposiciones) se estudian mediante un diseño retrospectivo o prospectivo. El tiempo entre el comienzo de la exposición y el inicio de la enfermedad (latencia) también afecta el diseño del estudio. El rango de latencia puede ser considerable. Las infecciones por ciertos enterovirus tienen tiempos de latencia/incubación de 2 a 3 horas, mientras que para los cánceres son típicas latencias de 20 a 30 años. Por lo tanto, los datos de exposición para un estudio de cáncer deben cubrir un período de tiempo considerablemente más largo que para un brote de enfermedad infecciosa. Las exposiciones que comenzaron en un pasado distante pueden continuar hasta el inicio de la enfermedad. Otras enfermedades asociadas con la edad, como las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares, pueden aparecer en el grupo expuesto después de que comience el estudio y deben tratarse como causas competidoras. También es posible que las personas clasificadas como “no enfermas” sean simplemente personas que aún no han manifestado enfermedad clínica. Por lo tanto, se debe mantener la vigilancia médica continua de las poblaciones expuestas.

          Poder estatico. Como se indicó anteriormente, las mediciones deben expresarse en un nivel de datos tan alto (nivel de escala de razón) como sea posible para optimizar el poder estadístico para producir resultados estadísticamente significativos. A su vez, la potencia se ve afectada por el tamaño de la población total del estudio, la prevalencia de la exposición en esa población, la tasa de fondo de la enfermedad y la magnitud del riesgo de la enfermedad causada por la exposición en estudio.

          Clasificación de enfermedades obligatoria. Hay varios sistemas disponibles para codificar diagnósticos médicos. Los más comunes son ICD-9 (Clasificación Internacional de Enfermedades) y SNOMED (Nomenclatura Sistemática de Medicina). ICD-O (oncología) es una particularización de ICD para codificar cánceres. La documentación de codificación ICD es legalmente obligatoria en muchos sistemas de salud en todo el mundo, especialmente en los países occidentales. Sin embargo, la codificación SNOMED también puede codificar posibles factores causales y condiciones externas. Muchos países han desarrollado sistemas de codificación especializados para clasificar lesiones y enfermedades que también incluyen las circunstancias del accidente o la exposición. (Consulte los artículos “Estudio de caso: Protección de los trabajadores y estadísticas sobre accidentes y enfermedades profesionales: HVBG, Alemania” y “Desarrollo y aplicación de un sistema de clasificación de lesiones y enfermedades profesionales”, en otra parte de este capítulo).

          Las mediciones que se realizan con fines científicos no están sujetas a los requisitos legales que se aplican a las actividades de vigilancia obligatorias, como la determinación de si se han excedido los límites de umbral en un lugar de trabajo determinado. Es útil examinar las mediciones y los registros de exposición de forma que se comprueben posibles desviaciones. (Ver, por ejemplo, el artículo “Vigilancia de riesgos laborales” en este mismo capítulo).

          Tratamiento de exposiciones mixtas. Las enfermedades a menudo tienen varias causas. Por lo tanto, es necesario registrar de la forma más completa posible los factores causales sospechosos (exposiciones/factores de confusión) para poder distinguir los efectos de los agentes peligrosos sospechosos entre sí y de los efectos de otros factores contribuyentes o de confusión, como el consumo de cigarrillos. de fumar. Las exposiciones ocupacionales a menudo son mixtas (p. ej., mezclas de disolventes; humos de soldadura como el níquel y el cadmio; y en minería, polvo fino, cuarzo y radón). Los factores de riesgo adicionales para el cáncer incluyen el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, la mala nutrición y la edad. Además de las exposiciones químicas, las exposiciones a estresores físicos (vibraciones, ruido, campos electromagnéticos) son posibles desencadenantes de enfermedades y deben considerarse como posibles factores causales en los estudios epidemiológicos.

          Las exposiciones a múltiples agentes o factores estresantes pueden producir efectos de interacción, en los que el efecto de una exposición se magnifica o reduce por otra que ocurre simultáneamente. Un ejemplo típico es el vínculo entre el asbesto y el cáncer de pulmón, que es muchas veces más pronunciado entre los fumadores. Un ejemplo de la combinación de exposiciones químicas y físicas es la esclerodermia sistémica progresiva (PSS), que probablemente sea causada por una exposición combinada a vibraciones, mezclas de solventes y polvo de cuarzo.

          Consideración del sesgo. El sesgo es un error sistemático al clasificar a las personas en los grupos “expuestos/no expuestos” o “enfermos/no enfermos”. Deben distinguirse dos tipos de sesgo: sesgo de observación (información) y sesgo de selección. Con el sesgo de observación (información), se pueden usar diferentes criterios para clasificar a los sujetos en los grupos enfermos/no enfermos. A veces se crea cuando el objetivo de un estudio incluye personas empleadas en ocupaciones que se sabe que son peligrosas y que pueden estar ya bajo una mayor vigilancia médica en relación con una población de comparación.

          En el sesgo de selección deben distinguirse dos posibilidades. Los estudios de casos y controles comienzan separando a las personas con la enfermedad de interés de las que no tienen esa enfermedad, luego examinan las diferencias en la exposición entre estos dos grupos; los estudios de cohortes determinan las tasas de enfermedad en grupos con diferentes exposiciones. En cualquier tipo de estudio, existe un sesgo de selección cuando la información sobre la exposición afecta la clasificación de los sujetos como enfermos o no enfermos, o cuando la información sobre el estado de la enfermedad afecta la clasificación de los sujetos como expuestos o no expuestos. Un ejemplo común de sesgo de selección en los estudios de cohortes es el “efecto del trabajador sano”, que se encuentra cuando se comparan las tasas de enfermedad en los trabajadores expuestos con las de la población general. Esto puede resultar en una subestimación del riesgo de enfermedad porque las poblaciones de trabajo a menudo se seleccionan de la población general sobre la base de una buena salud continua, con frecuencia basada en el examen médico, mientras que la población general incluye a los enfermos y débiles.

          factores de confusión. La confusión es el fenómeno por el cual una tercera variable (el confusor) altera la estimación de una asociación entre un supuesto factor antecedente y una enfermedad. Puede ocurrir cuando la selección de sujetos (casos y controles en un estudio de casos y controles o expuestos y no expuestos en un estudio de cohortes) depende de alguna manera de la tercera variable, posiblemente de forma desconocida para el investigador. Las variables asociadas únicamente con la exposición o la enfermedad no son factores de confusión. Para ser un factor de confusión, una variable debe cumplir tres condiciones:

          • Debe ser un factor de riesgo para la enfermedad.
          • Debe estar asociado con la exposición en la población de estudio.
          • No debe estar en la vía causal de la exposición a la enfermedad.

           

          Antes de recopilar datos para un estudio, a veces es imposible predecir si una variable es o no un posible factor de confusión. Una variable que se ha tratado como un factor de confusión en un estudio anterior podría no estar asociada con la exposición en un nuevo estudio dentro de una población diferente y, por lo tanto, no sería un factor de confusión en el nuevo estudio. Por ejemplo, si todos los sujetos son iguales con respecto a una variable (p. ej., sexo), entonces esa variable no puede ser un factor de confusión en ese estudio en particular. La confusión por una variable en particular puede tenerse en cuenta ("controlarse") solo si la variable se mide junto con los resultados de la exposición y la enfermedad. El control estadístico de la confusión se puede realizar de manera cruda mediante la estratificación por la variable de confusión o, más precisamente, mediante la regresión u otras técnicas multivariadas.

          Resumen

          Los requisitos de estrategia de medición, tecnología de medición y documentación para lugares de trabajo industriales a veces se definen legalmente en términos de vigilancia del valor límite umbral. Las normas de protección de datos también se aplican a la protección de secretos empresariales y datos personales. Estos requisitos exigen resultados de medición y condiciones de medición comparables y una tecnología de medición objetiva, válida y fiable. Los requisitos adicionales propuestos por la epidemiología se refieren a la representatividad de las mediciones ya la posibilidad de establecer vínculos entre las exposiciones de las personas y los resultados de salud posteriores. Las mediciones pueden ser representativas de ciertas tareas, es decir, pueden reflejar la exposición típica durante ciertas actividades o en ramas específicas o la exposición típica de grupos definidos de personas. Sería deseable tener datos de medición directamente atribuidos a los sujetos del estudio. Esto haría necesario incluir en la documentación de la medición información sobre las personas que trabajan en el lugar de trabajo en cuestión durante la medición o establecer un registro que permita dicha atribución directa. Los datos epidemiológicos recopilados a nivel individual suelen ser preferibles a los obtenidos a nivel de grupo.

           

          Atrás

          Para comprender la magnitud de los problemas de salud ocupacional en China, el Ministerio de Salud Pública (MOPH) ha organizado una serie de encuestas a nivel nacional, incluidas las siguientes:

          • una encuesta sobre exposiciones ocupacionales a benceno, plomo, mercurio, TNT y organofosforados (1979-81)
          • una investigación epidemiológica retrospectiva sobre cánceres ocupacionales en trabajadores expuestos a ocho químicos (1983-85)
          • una encuesta epidemiológica sobre neumoconiosis (1952-86)
          • una encuesta sobre los problemas de salud ocupacional de las pequeñas industrias y las estrategias de intervención pertinentes (1984-85, 1990-92).

           

          Los resultados de estas encuestas han servido como una base muy importante para formular políticas y regulaciones nacionales. Al mismo tiempo, el Ministerio de Salud Pública ha establecido un sistema nacional de información sobre salud ocupacional. El Informe Anual de la Situación Nacional de la Salud Ocupacional se publica desde 1983. Los datos son compilados y analizados por el Centro Nacional de Informes de Salud Ocupacional (NCOHR) y luego informados al MOPH. Hay oficinas de informes locales en Institutos de Salud Ocupacional (OHI) o Estaciones de Prevención de Epidemias de Salud (HEPS) en todos los niveles, desde el condado hasta la provincia. El informe sigue un procedimiento de "abajo hacia arriba" anualmente, pero, si ocurrió un accidente de envenenamiento agudo que involucró tres o más casos de envenenamiento o una muerte, debe informarse al OHI local y también directamente al MOPH dentro de las 24 horas. las instituciones médicas de contacto primario. La información que se debe reportar cada año incluye lo siguiente: nuevos casos registrados de enfermedades profesionales indemnizables, los resultados de los exámenes de salud de los trabajadores y el monitoreo de los ambientes de trabajo (MOPH 1991). Actualmente, China está promoviendo la informatización del sistema de información y su red informática. Actualmente se extiende desde el centro nacional hasta las oficinas provinciales.

           

          Atrás

          " EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

          Contenido