bandera 16

 

93. Construcción

Editores de capítulos: Knut Ringen, Jane L. Seegal y James L. Weeks


 

Índice del contenido

Tablas y Figuras

Salud, Prevención y Gestión

Peligros para la salud y la seguridad en la industria de la construcción
James L. Semanas

Riesgos para la salud de los trabajos de construcción subterráneos
Bohuslav Malek

Servicios de Salud Preventiva en la Construcción
pekkaroto

Reglamentos de salud y seguridad: la experiencia de los Países Bajos
Lee Akkers

Factores organizacionales que afectan la salud y la seguridad
Doug J. McVittie

Integrando la Prevención y la Gestión de la Calidad
Rodolfo Scholbeck

Principales sectores y sus peligros

Sectores principales
jeffrey hinksman

Tipos de proyectos y sus peligros asociados
jeffrey hinksman

Trincheras
jack l mickle

Herramientas, Equipos y Materiales

Herramientas
Scott P Schneider

Equipos, Maquinaria y Material
Hans Goran Linder

Grúas
Francisco Hardy

Ascensores, escaleras mecánicas y montacargas
J. Staal y John Quackenbush

Cemento y Concreto
L. Prodan y G. Bachofen

     Estudios de Caso: Prevención de Dermatosis Ocupacional entre Trabajadores Expuestos a Polvo de Cemento
     pekkaroto

Asfalto
John Finklea

Grava
James L. Semanas

Mesas

Haga clic en un enlace a continuación para ver la tabla en el contexto del artículo.

  1. Ocupaciones de construcción seleccionadas
  2. Peligros principales que se encuentran en los oficios de construcción calificados
  3. Ocupaciones que exceden las tasas estandarizadas de mortalidad e incidencia
  4. Valor de los proyectos de construcción en Canadá, 1993
  5. Contratistas en proyectos industriales/comerciales/institucionales
  6. Espacio libre para voltaje normal cerca de líneas eléctricas de alto voltaje

Figuras

Apunte a una miniatura para ver el título de la figura, haga clic para ver la figura en el contexto del artículo.

CCE010F2CCE010F1CCE010F3CCE060F1CCE075F1CCE075F2CCE075F3CCE075F4CCE091F4CCE091F2CCE093F1CCE093F2CCE093F3CCE093F4CCE093F5CCE095F1


Haga clic para volver a la parte superior de la página

Los trabajadores de la construcción construyen, reparan, mantienen, renuevan, modifican y derriban casas, edificios de oficinas, templos, fábricas, hospitales, carreteras, puentes, túneles, estadios, muelles, aeropuertos y más. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) clasifica la industria de la construcción como empresas gubernamentales y del sector privado que construyen edificios para vivienda o con fines comerciales y obras públicas como carreteras, puentes, túneles, represas o aeropuertos. En los Estados Unidos y algunos otros países, los trabajadores de la construcción también limpian sitios de desechos peligrosos.

La construcción como proporción del producto interno bruto varía ampliamente en los países industrializados. Es alrededor del 4% del PIB en los Estados Unidos, el 6.5% en Alemania y el 17% en Japón. En la mayoría de los países, los empleadores tienen relativamente pocos empleados a tiempo completo. Muchas empresas se especializan en oficios especializados (electricidad, plomería o colocación de azulejos, por ejemplo) y trabajan como subcontratistas.

La Fuerza Laboral de la Construcción

Una gran parte de los trabajadores de la construcción son trabajadores no calificados; otros se clasifican en cualquiera de varios oficios especializados (ver tabla 1). Los trabajadores de la construcción representan entre el 5 y el 10 % de la mano de obra en los países industrializados. En todo el mundo, más del 90% de los trabajadores de la construcción son hombres. En algunos países en desarrollo, la proporción de mujeres es mayor y tienden a concentrarse en ocupaciones no calificadas. En algunos países, el trabajo se deja a los trabajadores migrantes, y en otros, la industria proporciona empleo relativamente bien remunerado y una vía hacia la seguridad financiera. Para muchos, el trabajo de construcción no calificado es la entrada a la fuerza laboral remunerada en la construcción u otras industrias.

 


Tabla 1. Ocupaciones de la Construcción Seleccionadas.
Caldereros
Albañiles, acabadores de hormigón y albañiles
Carpinteros
Electricistas
Constructores de ascensores
Vidrieros
Trabajadores de remoción de materiales peligrosos (p. ej., asbesto, plomo, vertederos tóxicos)
Instaladores de suelos (incluido terrazo), moquetas
Instaladores de paneles de yeso y techos (incluidas losas de techo)
Trabajadores de aislamiento (mecánico y de piso, techo y pared)
Trabajadores del hierro y el acero (refuerzo y estructural)
Trabajadores
Trabajadores de mantenimiento
Millwrights
Ingenieros operativos (conductores de grúas y otros trabajadores de mantenimiento de equipos pesados)
Pintores, yeseros y empapeladores
Fontaneros y fontaneros
Techadores y tejas
Trabajadores de chapa
Trabajadores de túneles

Organización del Trabajo e Inestabilidad Laboral

Los proyectos de construcción, especialmente los grandes, son complejos y dinámicos. Varios empleadores pueden trabajar en un sitio simultáneamente, y la combinación de contratistas cambia con las fases del proyecto; por ejemplo, el contratista general está presente en todo momento, excavando primero los contratistas, luego los carpinteros, electricistas y plomeros, seguidos por los acabadores de pisos, pintores y paisajistas. Y a medida que se desarrolla el trabajo, por ejemplo, cuando se levantan las paredes de un edificio, cuando cambia el clima o cuando avanza un túnel, las condiciones ambientales, como la ventilación y la temperatura, también cambian.

Los trabajadores de la construcción generalmente se contratan de un proyecto a otro y pueden pasar solo unas pocas semanas o meses en cualquier proyecto. Hay consecuencias tanto para los trabajadores como para los proyectos de trabajo. Los trabajadores deben entablar y rehacer relaciones laborales productivas y seguras con otros trabajadores a quienes quizás no conozcan, y esto puede afectar la seguridad en el lugar de trabajo. Y en el transcurso del año, los trabajadores de la construcción pueden tener varios empleadores y menos del pleno empleo. Es posible que trabajen un promedio de solo 1,500 horas al año, mientras que los trabajadores de la industria manufacturera, por ejemplo, tienen más probabilidades de trabajar 40 horas a la semana y 2,000 horas al año. Para compensar el tiempo de inactividad, muchos trabajadores de la construcción tienen otros trabajos, y están expuestos a otros riesgos para la salud o la seguridad, fuera de la construcción.

Para un proyecto en particular, hay cambios frecuentes en el número de trabajadores y la composición de la fuerza laboral en cualquier sitio. Este cambio resulta tanto de la necesidad de diferentes oficios calificados en diferentes fases de un proyecto de trabajo como de la alta rotación de trabajadores de la construcción, particularmente trabajadores no calificados. En cualquier momento, un proyecto puede incluir una gran proporción de trabajadores sin experiencia, temporales y transitorios que pueden no hablar con fluidez el idioma común. Aunque el trabajo de construcción a menudo debe realizarse en equipos, es difícil desarrollar un trabajo en equipo eficaz y seguro en tales condiciones.

Al igual que la fuerza de trabajo, el universo de los contratistas de la construcción está marcado por una alta rotación y consiste principalmente en pequeñas operaciones. De los 1.9 millones de contratistas de construcción en los Estados Unidos identificados por el Censo de 1990, solo el 28% había any Empleados de tiempo completo. Solo 136,000 (7%) tenían 10 o más empleados. El grado de participación de los contratistas en las organizaciones comerciales varía según el país. En los Estados Unidos, solo participa entre el 10 y el 15% de los contratistas; en algunos países europeos, esta proporción es mayor pero aún involucra a menos de la mitad de los contratistas. Esto hace que sea difícil identificar a los contratistas e informarles de sus derechos y responsabilidades en virtud de la legislación o normativa pertinente sobre salud y seguridad o cualquier otra.

Como en otras industrias, una proporción cada vez mayor de contratistas en los Estados Unidos y Europa consiste en trabajadores individuales contratados como contratistas independientes por contratistas principales o subcontratistas que emplean trabajadores. Por lo general, un contratista empleador no brinda a los subcontratistas beneficios de salud, cobertura de compensación para trabajadores, seguro de desempleo, beneficios de pensión u otros beneficios. Los contratistas principales tampoco tienen ninguna obligación con los subcontratistas en virtud de las normas de salud y seguridad; estas reglamentaciones rigen los derechos y responsabilidades que se aplican a sus propios empleados. Este arreglo otorga cierta independencia a las personas que contratan sus servicios, pero a costa de eliminar una amplia gama de beneficios. También libera a los contratistas empleados de la obligación de proporcionar los beneficios obligatorios a las personas que son contratistas. Este acuerdo privado subvierte la política pública y ha sido impugnado con éxito en los tribunales, pero persiste y puede convertirse en un problema mayor para la salud y la seguridad de los trabajadores en el trabajo, independientemente de su relación laboral. La Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. (BLS, por sus siglas en inglés) estima que el 9% de la fuerza laboral de EE. UU. trabaja por cuenta propia, pero en la construcción hasta el 25% de los trabajadores son contratistas independientes que trabajan por cuenta propia.

Peligros para la salud en los sitios de construcción

Los trabajadores de la construcción están expuestos a una amplia variedad de riesgos para la salud en el trabajo. La exposición difiere de oficio a oficio, de trabajo a trabajo, por día, incluso por hora. La exposición a cualquier peligro es típicamente intermitente y de corta duración, pero es probable que vuelva a ocurrir. Un trabajador no sólo puede encontrarse con la peligros primarios de su propio trabajo, pero también puede ser expuesto como un espectador a los peligros producidos por quienes trabajan cerca o contra el viento. Este patrón de exposición es consecuencia de tener muchos empleadores con trabajos de duración relativamente corta y trabajando junto a trabajadores en otros oficios que generan otros peligros. La gravedad de cada peligro depende de la concentración y la duración de la exposición para ese trabajo en particular. Las exposiciones de los transeúntes se pueden aproximar si se conoce el oficio de los trabajadores cercanos. Los peligros presentes para los trabajadores en oficios particulares se enumeran en la tabla 2.

 


Tabla 2. Riesgos principales encontrados en oficios de construcción calificados. 

 

Cada oficio se enumera a continuación con una indicación de los peligros principales a los que podría estar expuesto un trabajador en ese oficio. La exposición puede ocurrir tanto a los supervisores como a los asalariados. Los peligros que son comunes a casi todas las construcciones (calor, factores de riesgo de trastornos musculoesqueléticos y estrés) no se enumeran.

Las clasificaciones de los oficios de la construcción que se utilizan aquí son las que se utilizan en los Estados Unidos. Incluye los oficios de la construcción clasificados en el sistema de Clasificación Ocupacional Estándar desarrollado por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. Este sistema clasifica los oficios por las principales habilidades inherentes al oficio.

Ocupaciones

Peligros

Albañiles

Dermatitis por cemento, posturas incómodas, cargas pesadas

canteros

Dermatitis por cemento, posturas incómodas, cargas pesadas

Colocadores de baldosas duras

Vapor de agentes adhesivos, dermatitis, posturas incómodas

Carpinteros

Polvo de madera, cargas pesadas, movimiento repetitivo

Instaladores de paneles de yeso

Polvo de yeso, caminar sobre zancos, cargas pesadas, posturas incómodas

Electricistas

Metales pesados ​​en humos de soldadura, posturas incómodas, cargas pesadas, polvo de asbesto

Instaladores y reparadores de energía eléctrica

Metales pesados ​​en humos de soldadura, cargas pesadas, polvo de amianto

Pintor

Vapores de disolventes, metales tóxicos en pigmentos, aditivos para pinturas

colgadores de papel

Vapores de pegamento, posturas incómodas

Yeseros

Dermatitis, posturas incómodas

Plomeros

Humos y partículas de plomo, humos de soldadura

Pipefitters

Humos y partículas de plomo, humos de soldadura, polvo de amianto

Steamfitters

Humos de soldadura, polvo de amianto

Capas de alfombra

Traumatismo de rodilla, posturas incómodas, cola y vapor de cola

Instaladores de baldosas blandas

Agentes de unión

Terminadores de hormigón y terrazo

Posturas incómodas

Vidrieros

Posturas incómodas

Trabajadores de aislamiento

Amianto, fibras sintéticas, posturas incómodas

Operadores de equipos de pavimentación, pavimentación y apisonamiento

Emisiones de asfalto, gases de escape de motores de gasolina y diesel, calor

Operadores de equipos de tendido de vías y rieles

polvo de sílice, calor

Techadores

Alquitrán para techos, calor, trabajos en altura

Instaladores de ductos de chapa

Posturas incómodas, cargas pesadas, ruido

Instaladores de estructuras metálicas

Posturas incómodas, cargas pesadas, trabajos en altura

Soldadoras

Emisiones de soldadura

soldadores

Humos metálicos, plomo, cadmio

Perforadores, tierra, roca

Polvo de sílice, vibraciones en todo el cuerpo, ruido

Operadores de martillo neumático

Ruido, vibración de todo el cuerpo, polvo de sílice

Operadores de hincado de pilotes

Ruido, vibración de todo el cuerpo

Operadores de polipastos y cabrestantes

Ruido, aceite lubricante

Operadores de grúas y torres

estrés, aislamiento

Operadores de máquinas de excavación y carga

Polvo de sílice, histoplasmosis, vibración de cuerpo entero, estrés por calor, ruido

Operadores de motoniveladoras, topadoras y traíllas

Polvo de sílice, vibración de cuerpo entero, ruido de calor

Trabajadores de la construcción de carreteras y calles

Emisiones de asfalto, calor, escape de motores diesel

Operadores de equipos de camiones y tractores

Vibración de cuerpo entero, escape de motor diesel

Trabajadores de demolición

Amianto, plomo, polvo, ruido

Trabajadores de residuos peligrosos

Calor, estrés

 


 

Peligros de la construcción

Como en otros trabajos, los peligros para los trabajadores de la construcción suelen ser de cuatro clases: químicos, físicos, biológicos y sociales.

Peligros químicos

Los peligros químicos a menudo se transportan por el aire y pueden aparecer como polvos, humos, neblinas, vapores o gases; por lo tanto, la exposición generalmente ocurre por inhalación, aunque algunos peligros en el aire pueden asentarse y absorberse a través de la piel intacta (p. ej., pesticidas y algunos solventes orgánicos). Los peligros químicos también ocurren en estado líquido o semilíquido (p. ej., pegamentos o adhesivos, alquitrán) o como polvos (p. ej., cemento seco). El contacto de la piel con productos químicos en este estado puede ocurrir además de la posible inhalación del vapor, lo que resulta en envenenamiento sistémico o dermatitis de contacto. Los productos químicos también se pueden ingerir con alimentos o agua, o se pueden inhalar al fumar.

Varias enfermedades se han relacionado con los oficios de la construcción, entre ellas:

  • silicosis entre chorreadores de arena, constructores de túneles y operadores de perforadoras de roca
  • asbestosis (y otras enfermedades causadas por el asbesto) entre los trabajadores de aislamiento de asbesto, instaladores de tuberías de vapor, trabajadores de demolición de edificios y otros
  • bronquitis entre soldadores
  • alergias en la piel entre albañiles y otros que trabajan con cemento
  • trastornos neurológicos entre pintores y otras personas expuestas a solventes orgánicos y plomo.

 

Se han encontrado tasas elevadas de mortalidad por cáncer de pulmón y del árbol respiratorio entre los trabajadores de aislamiento de asbesto, techadores, soldadores y algunos carpinteros. El envenenamiento por plomo ocurre entre los trabajadores de rehabilitación de puentes y los pintores, y el estrés por calor (por usar trajes protectores de cuerpo completo) entre los trabajadores de limpieza de desechos peligrosos y los techadores. El dedo blanco (síndrome de Raynaud) aparece entre algunos operadores de martillos neumáticos y otros trabajadores que utilizan taladros vibratorios (p. ej., taladros de tope entre los tuneleros).

El alcoholismo y otras enfermedades relacionadas con el alcohol son más frecuentes de lo esperado entre los trabajadores de la construcción. No se han identificado causas ocupacionales específicas, pero es posible que esté relacionado con el estrés resultante de la falta de control sobre las perspectivas de empleo, las fuertes demandas laborales o el aislamiento social debido a relaciones laborales inestables.

Peligros físicos

Los riesgos físicos están presentes en todos los proyectos de construcción. Estos peligros incluyen ruido, calor y frío, radiación, vibración y presión barométrica. El trabajo de construcción a menudo debe realizarse en condiciones de calor o frío extremos, con viento, lluvia, nieve o niebla, o de noche. Se encuentran radiaciones ionizantes y no ionizantes, al igual que presiones barométricas extremas.

Las máquinas que han transformado la construcción en una actividad cada vez más mecanizada también la han vuelto cada vez más ruidosa. Las fuentes de ruido son motores de todo tipo (p. ej., en vehículos, compresores de aire y grúas), cabrestantes, pistolas remachadoras, pistolas de clavos, pistolas de pintura, martillos neumáticos, sierras eléctricas, lijadoras, rebajadoras, cepilladoras, explosivos y muchos más. El ruido está presente en los proyectos de demolición por la propia actividad de demolición. Afecta no solo a la persona que opera una máquina que hace ruido, sino a todos los que están cerca y no solo causa pérdida de audición inducida por el ruido, sino que también enmascara otros sonidos que son importantes para la comunicación y la seguridad.

Los martillos neumáticos, muchas herramientas manuales y máquinas de movimiento de tierra y otras máquinas móviles grandes también someten a los trabajadores a vibraciones segmentarias y de todo el cuerpo.

Los peligros de calor y frío surgen principalmente porque una gran parte del trabajo de construcción se lleva a cabo mientras se está expuesto a la intemperie, la principal fuente de peligros de calor y frío. Los techadores están expuestos al sol, a menudo sin protección, y con frecuencia deben calentar ollas de alquitrán, por lo que reciben fuertes cargas de calor radiante y convectivo además del calor metabólico del trabajo físico. Los operadores de equipos pesados ​​pueden sentarse junto a un motor caliente y trabajar en una cabina cerrada con ventanas y sin ventilación. Los que trabajan en una cabina abierta sin techo no tienen protección contra el sol. Los trabajadores con equipo de protección, como el que se necesita para la eliminación de desechos peligrosos, pueden generar calor metabólico a partir del trabajo físico duro y obtener poco alivio, ya que pueden estar en un traje hermético. La escasez de agua potable o sombra también contribuye al estrés por calor. Los trabajadores de la construcción también trabajan en condiciones especialmente frías durante el invierno, con peligro de congelación e hipotermia y riesgo de resbalones en el hielo.

Las principales fuentes de radiación ultravioleta (UV) no ionizante son el sol y la soldadura por arco eléctrico. La exposición a la radiación ionizante es menos común, pero puede ocurrir con la inspección de soldaduras por rayos X, por ejemplo, o puede ocurrir con instrumentos como medidores de flujo que usan isótopos radiactivos. Los láseres son cada vez más comunes y pueden causar lesiones, especialmente en los ojos, si se intercepta el rayo.

Quienes trabajan bajo el agua o en túneles presurizados, en cajones o como buzos están expuestos a altas presiones barométricas. Dichos trabajadores corren el riesgo de desarrollar una variedad de condiciones asociadas con la alta presión: enfermedad por descompresión, narcosis por gas inerte, necrosis ósea aséptica y otros trastornos.

Las distensiones y los esguinces se encuentran entre las lesiones más comunes entre los trabajadores de la construcción. Estos y muchos trastornos musculoesqueléticos incapacitantes crónicos (como la tendinitis, el síndrome del túnel carpiano y el dolor lumbar) ocurren como resultado de una lesión traumática, movimientos forzados repetitivos, posturas incómodas o sobreesfuerzo (consulte la figura 1). Las caídas debidas a bases inestables, huecos sin protección y resbalones de andamios (ver figura 2) y escaleras son muy comunes. 

Figura 1. Transporte sin ropa de trabajo adecuada y equipo de protección.

CCE010F2

Figura 2. Andamios inseguros en Katmandú, Nepal, 1974 

CCE010F1

 Jane Seegal

Riesgos biológicos

Los peligros biológicos se presentan por exposición a microorganismos infecciosos, a sustancias tóxicas de origen biológico o ataques de animales. Los trabajadores de excavación, por ejemplo, pueden desarrollar histoplasmosis, una infección del pulmón causada por un hongo común del suelo. Dado que hay un cambio constante en la composición de la fuerza laboral en cualquier proyecto, los trabajadores individuales entran en contacto con otros trabajadores y, como consecuencia, pueden infectarse con enfermedades contagiosas, como influenza o tuberculosis, por ejemplo. Los trabajadores también pueden estar en riesgo de contraer malaria, fiebre amarilla o enfermedad de Lyme si el trabajo se realiza en áreas donde prevalecen estos organismos y sus insectos vectores.

Las sustancias tóxicas de origen vegetal provienen de la hiedra venenosa, el roble venenoso, el zumaque venenoso y las ortigas, todos los cuales pueden causar erupciones en la piel. Algunos polvos de madera son cancerígenos y otros (p. ej., el cedro rojo occidental) son alergénicos.

Los ataques de animales son raros, pero pueden ocurrir siempre que un proyecto de construcción los perturbe o invada su hábitat. Esto podría incluir avispas, avispones, hormigas de fuego, serpientes y muchos otros. Los trabajadores submarinos pueden estar en riesgo de ser atacados por tiburones u otros peces.

Riesgos sociales

Los riesgos sociales surgen de la organización social de la industria. El empleo es intermitente y cambia constantemente, y el control sobre muchos aspectos del empleo es limitado porque la actividad de construcción depende de muchos factores sobre los cuales los trabajadores de la construcción no tienen control, como el estado de una economía o el clima. Debido a los mismos factores, puede haber una intensa presión para volverse más productivo. Debido a que la fuerza laboral cambia constantemente, y con ella las horas y la ubicación del trabajo, y muchos proyectos requieren vivir en campamentos de trabajo lejos del hogar y la familia, los trabajadores de la construcción pueden carecer de redes estables y confiables de apoyo social. Las características del trabajo de construcción, como la gran carga de trabajo, el control limitado y el apoyo social limitado, son los mismos factores asociados con el aumento del estrés en otras industrias. Estos peligros no son exclusivos de ningún oficio, sino que son comunes a todos los trabajadores de la construcción de una forma u otra.

Evaluación de la exposición

La evaluación de la exposición primaria o de los espectadores requiere conocer las tareas que se realizan y la composición de los ingredientes y subproductos asociados con cada trabajo o tarea. Este conocimiento generalmente existe en alguna parte (p. ej., hojas de datos de seguridad de materiales, MSDS), pero es posible que no esté disponible en el lugar de trabajo. Con la tecnología informática y de comunicaciones en continua evolución, es relativamente fácil obtener dicha información y ponerla a disposición.

Control de Riesgos Laborales

Medir y evaluar la exposición a los riesgos laborales requiere considerar la forma novedosa en que los trabajadores de la construcción están expuestos. Las medidas de higiene industrial convencionales y los límites de exposición se basan en promedios ponderados en el tiempo de 8 horas. Pero dado que las exposiciones en la construcción suelen ser breves, intermitentes, variadas pero con probabilidad de repetirse, tales medidas y límites de exposición no son tan útiles como en otros trabajos. La medición de la exposición se puede basar en tareas en lugar de turnos. Con este enfoque, se pueden identificar tareas separadas y caracterizar los peligros para cada una. Una tarea es una actividad limitada, como soldar, soldar, lijar paneles de yeso, pintar, instalar tuberías, etc. Dado que las exposiciones se caracterizan por tareas, debería ser posible desarrollar un perfil de exposición para un trabajador individual con conocimiento de las tareas que realizó o estuvo lo suficientemente cerca como para estar expuesto. A medida que aumenta el conocimiento de la exposición basada en tareas, se pueden desarrollar controles basados ​​en tareas.

La exposición varía con la concentración del peligro y la frecuencia y duración de la tarea. Como enfoque general para el control de peligros, es posible reducir la exposición reduciendo la concentración o la duración o frecuencia de la tarea. Dado que la exposición en la construcción ya es intermitente, los controles administrativos que se basan en la reducción de la frecuencia o la duración de la exposición son menos prácticos que en otras industrias. En consecuencia, la forma más eficaz de reducir la exposición es reducir la concentración de peligros. Otros aspectos importantes del control de la exposición incluyen provisiones para comer e instalaciones sanitarias y educación y capacitación.

Disminución de la concentración de exposición

Para reducir la concentración de exposición, es útil tener en cuenta la fuente, el entorno en el que se produce un peligro y los trabajadores que están expuestos. Como regla general, cuanto más cerca estén los controles de una fuente, más eficientes y efectivos serán. Se pueden utilizar tres tipos generales de controles para reducir la concentración de riesgos laborales. Estos son, de más a menos efectivos:

  • controles de ingeniería en la fuente
  • controles ambientales que eliminan el peligro del medio ambiente
  • protección personal proporcionada al trabajador.

Controles de ingeniería

Los peligros se originan en una fuente. La forma más eficiente de proteger a los trabajadores de los peligros es cambiar la fuente primaria con algún tipo de cambio de ingeniería. Por ejemplo, se puede sustituir una sustancia menos peligrosa por otra más peligrosa. Las fibras vítreas sintéticas no respirables se pueden sustituir por asbesto, y el agua se puede sustituir por disolventes orgánicos en las pinturas. De manera similar, los abrasivos sin sílice pueden reemplazar la arena en el chorreado abrasivo (también conocido como chorreado con arena). O se puede cambiar radicalmente un proceso, por ejemplo, reemplazando los martillos neumáticos por martillos de impacto que generan menos ruido y vibraciones. Si el aserrado o la perforación generan polvos nocivos, partículas o ruido, estos procesos se pueden realizar mediante corte de cizalla o punzonado. Las mejoras tecnológicas están reduciendo los riesgos de algunos problemas musculoesqueléticos y otros problemas de salud. Muchos de los cambios son sencillos; por ejemplo, un destornillador de dos manos con un mango más largo aumenta la torsión sobre el objeto y reduce la tensión en las muñecas.

Controles ambientales

Los controles ambientales se utilizan para eliminar una sustancia peligrosa del medio ambiente, si la sustancia está en el aire, o para proteger la fuente, si es un peligro físico. La ventilación de escape local (LEV) se puede usar en un trabajo en particular con un conducto de ventilación y una campana para capturar los humos, vapores o polvo. Sin embargo, dado que la ubicación de las tareas que emiten materiales tóxicos cambia, y debido a que la estructura en sí misma cambia, cualquier LEV tendría que ser móvil y flexible para adaptarse a estos cambios. Colectores de polvo móviles montados en camiones con ventiladores y filtros, fuentes de energía independientes, conductos flexibles y suministros de agua móviles se han utilizado en muchos sitios de trabajo para proporcionar LEV para una variedad de procesos que generan riesgos.

El método simple y efectivo para controlar la exposición a peligros físicos radiantes (ruido, radiación ultravioleta (UV) de la soldadura por arco, calor radiante infrarrojo (IR) de objetos calientes) es protegerlos con algún material apropiado. Las láminas de madera contrachapada protegen la radiación IR y UV, y el material que absorbe y refleja el sonido brindará cierta protección contra las fuentes de ruido.

Las principales fuentes de estrés por calor son el clima y el trabajo físico duro. Los efectos adversos del estrés por calor pueden evitarse mediante la reducción de la carga de trabajo, el suministro de agua y descansos adecuados a la sombra y, posiblemente, el trabajo nocturno.

Protección personal

Cuando los controles de ingeniería o los cambios en las prácticas laborales no protegen adecuadamente a los trabajadores, es posible que los trabajadores deban usar equipo de protección personal (EPP) (consulte la figura 3). Para que dicho equipo sea efectivo, los trabajadores deben estar capacitados en su uso, y el equipo debe ajustarse correctamente y ser inspeccionado y mantenido. Además, si otras personas que se encuentran en las inmediaciones pueden estar expuestas al peligro, se les debe proteger o impedir que ingresen al área. 

Figura 3. Trabajador de la construcción en Nairobi, Kenia, sin protección para los pies ni casco

CCE010F3

El uso de algunos controles personales puede crear problemas. Por ejemplo, los trabajadores de la construcción a menudo actúan en equipo y, por lo tanto, tienen que comunicarse entre sí, pero los respiradores interfieren con la comunicación. Y el equipo de protección de cuerpo completo puede contribuir al estrés por calor porque es pesado y porque no se permite que el calor corporal se disipe.

Tener equipo de protección sin conocer sus limitaciones también puede dar a los trabajadores o empleadores la ilusión de que los trabajadores están protegidos cuando, con ciertas condiciones de exposición, no lo están. Por ejemplo, actualmente no hay guantes disponibles que protejan por más de 2 horas contra el cloruro de metileno, un ingrediente común en los decapantes de pintura. Y hay pocos datos sobre si los guantes protegen contra mezclas de solventes como las que contienen acetona y tolueno o metanol y xileno. El nivel de protección depende de cómo se use el guante. Además, los guantes generalmente se prueban con un químico a la vez y rara vez durante más de 8 horas.

Comedor e instalaciones sanitarias

La falta de instalaciones sanitarias y para comer también puede conducir a una mayor exposición. A menudo, los trabajadores no pueden lavarse antes de las comidas y deben comer en la zona de trabajo, lo que significa que, sin darse cuenta, pueden tragar sustancias tóxicas transferidas de sus manos a la comida o los cigarrillos. La falta de vestuarios en un lugar de trabajo puede resultar en el transporte de contaminantes desde el lugar de trabajo hasta el hogar del trabajador.

Lesiones y Enfermedades en la Construcción

Heridas fatales

Debido a que la construcción involucra una gran proporción de la fuerza laboral, las muertes en la construcción también afectan a una gran población. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la construcción representa del 5 al 6 % de la fuerza laboral, pero representa el 15 % de las muertes relacionadas con el trabajo, más que cualquier otro sector. El sector de la construcción en Japón es el 10% de la fuerza laboral pero tiene el 42% de las muertes relacionadas con el trabajo; en Suecia, los números son 6% y 13%, respectivamente.

Las lesiones fatales más comunes entre los trabajadores de la construcción en los Estados Unidos son caídas (30 %), accidentes de transporte (26 %), contacto con objetos o equipos (p. ej., golpeados por un objeto o atrapados en maquinaria o materiales) (19 %) y exposición a sustancias nocivas (18%), la mayoría de las cuales (75%) son electrocuciones por contacto con cableado eléctrico, líneas eléctricas aéreas o maquinaria eléctrica o herramientas manuales. Estos cuatro tipos de eventos representan casi todas las lesiones fatales (93%) entre los trabajadores de la construcción en los Estados Unidos (Pollack et al. 1996).

Entre los oficios en los EE. UU., la tasa de lesiones fatales es más alta entre los trabajadores del acero estructural (118 muertes por 100,000 1992 trabajadores equivalentes a tiempo completo para 1993–17 en comparación con una tasa de 100,000 por 70 200 para otros oficios combinados) y el 55 % de los trabajadores del acero estructural las muertes de los trabajadores se debieron a caídas. Los trabajadores experimentaron la mayor cantidad de muertes, con un promedio anual de alrededor de XNUMX. En general, la tasa de muertes fue más alta para los trabajadores de XNUMX años o más.

La proporción de muertes por evento difirió para cada comercio. Para los supervisores, las caídas y los accidentes de transporte representaron alrededor del 60 % de todas las muertes. Para los carpinteros, pintores, techadores y trabajadores del acero estructural, las caídas fueron las más comunes, representando el 50, 55, 70 y 69 % de todas las muertes en esos oficios, respectivamente. Para los ingenieros operativos y los operadores de máquinas de excavación, los accidentes de transporte fueron las causas más comunes, representando el 48 y el 65 % de las muertes en esos oficios, respectivamente. La mayoría de estos estaban asociados con camiones de volteo. Las muertes por zanjas con pendientes o apuntalamientos inadecuados continúan siendo una de las principales causas de muertes (McVittie 1995). Los principales peligros en los oficios especializados se enumeran en la tabla 2.

Un estudio de trabajadores de la construcción suecos no encontró una alta tasa general de mortalidad relacionada con el trabajo, pero sí encontró altas tasas de mortalidad por condiciones particulares (ver tabla 3).

Tabla 3. Ocupaciones de la construcción con tasas de mortalidad estandarizadas (SMR) y tasas de incidencia estandarizadas (SIR) en exceso para causas seleccionadas.

Ocupación

SMR significativamente más altos

SIR significativamente más altos

Albañiles

-

tumor peritoneal

trabajadores del hormigón

Todas las causas,* todos los cánceres,* cáncer de estómago, muerte violenta,* caídas accidentales

Cáncer de labio, cáncer de estómago y laringe,*a cáncer de pulmón b 

Conductores de grúas

Muerte violenta*

-

Drivers

Todas las causas,* cardiovasculares*

Cáncer de labio

Aislantes

Todas las causas,* cáncer de pulmón, neumoconiosis, muerte violenta*

Tumor peritoneal, cáncer de pulmón

Operadores de máquinas

Cardiovasculares*, otros accidentes

-

Plomeros

Todos los tipos de cáncer,* cáncer de pulmón, neumoconiosis

Todos los cánceres, tumor pleural, cáncer de pulmón

trabajadores de la roca

Todas las causas,* cardiovasculares,*

-

Trabajadores de chapa

Todos los tipos de cáncer,* cáncer de pulmón, caídas accidentales

Todos los cánceres, cáncer de pulmón

Carpinteros/ebanistas

-

Cáncer de nariz y senos nasales

  * Los cánceres o las causas de muerte son significativamente más altos en comparación con todos los demás grupos ocupacionales combinados. “Otros accidentes” incluye lesiones típicas relacionadas con el trabajo.

a  El riesgo relativo de cáncer de laringe entre los trabajadores del hormigón, en comparación con los carpinteros, es 3 veces mayor.

 b  El riesgo relativo de cáncer de pulmón entre los trabajadores del hormigón, en comparación con los carpinteros, es casi el doble.

  Fuente: Engholm y Englund 1995.

Lesiones incapacitantes o con pérdida de tiempo

En los Estados Unidos y Canadá, las causas más comunes de lesiones con pérdida de tiempo son el sobreesfuerzo; ser golpeado por un objeto; cae a un nivel inferior; y resbalones, tropiezos y caídas en el mismo nivel. La categoría más común de lesiones son las distensiones y los esguinces, algunos de los cuales se convierten en fuentes de dolor crónico y deterioro. Las actividades más frecuentemente asociadas con lesiones con tiempo perdido son la manipulación e instalación manual de materiales (p. ej., instalación de paneles de yeso, tuberías o conductos de ventilación). Las lesiones que ocurren durante el tránsito (p. ej., caminar, escalar, descender) también son comunes. Detrás de muchas de estas lesiones está el problema de la limpieza. Muchos resbalones, tropiezos y caídas son causados ​​por caminar sobre escombros de construcción.

Costos de lesiones y enfermedades

Las lesiones y enfermedades ocupacionales en la construcción son muy costosas. Las estimaciones del costo de las lesiones en la construcción en los EE. UU. oscilan entre $ 10 mil millones y $ 40 mil millones anuales (Meridian Research 1994); a 20 millones de dólares, el costo por trabajador de la construcción sería de 3,500 dólares estadounidenses al año. Las primas de compensación para trabajadores de tres oficios (carpinteros, albañiles y trabajadores del hierro estructural) promediaron el 28.6% de la nómina a nivel nacional a mediados de 1994 (Powers 1994). Las tarifas de las primas varían enormemente, según el comercio y la jurisdicción. El costo promedio de la prima es varias veces mayor que en la mayoría de los países industrializados, donde las primas del seguro de accidentes de trabajo oscilan entre el 3% y el 6% de la nómina. Además de la compensación para trabajadores, existen primas de seguro de responsabilidad civil y otros costos indirectos, incluida la reducción de la eficiencia del equipo de trabajo, la limpieza (por un derrumbe o colapso, por ejemplo) o las horas extras necesarias por una lesión. Dichos costos indirectos pueden ser varias veces la indemnización de los trabajadores.

Gestión para la Construcción de Obras Seguras

Los programas de seguridad efectivos tienen varias características en común. Se manifiestan en todas las organizaciones, desde las oficinas más altas de un contratista general hasta los gerentes de proyectos, supervisores, funcionarios sindicales y trabajadores en el trabajo. Los códigos de práctica se implementan y evalúan concienzudamente. Se calculan los costos de lesiones y enfermedades y se mide el desempeño; los que lo hacen bien son recompensados, los que no lo hacen son penalizados. La seguridad es una parte integral de los contratos y subcontratos. Todos, gerentes, supervisores y trabajadores, reciben capacitación y reentrenamiento general, específico del sitio y relevante para el sitio. Los trabajadores sin experiencia reciben capacitación en el trabajo de parte de trabajadores experimentados. En proyectos donde se implementan tales medidas, las tasas de lesiones son significativamente más bajas que en sitios comparables.

Prevención de accidentes y lesiones

Las entidades de la industria con índices de lesiones más bajos comparten varias características comunes: tienen un objetivo claramente definido declaración de política que se aplica en toda la organización, desde la alta dirección hasta el sitio del proyecto. Esta declaración de política se refiere a un código de práctica específico que describe, en detalle, los peligros y su control para las ocupaciones y tareas pertinentes en un sitio. Las responsabilidades están claramente asignadas. y se establecen los estándares de desempeño. Los incumplimientos de estas normas se investigan y se imponen las sanciones correspondientes. Cumplir o superar los estándares es recompensado. Un sistema de contabilidad se utiliza que muestra los costos de cada lesión o accidente y los beneficios de la prevención de lesiones. Los empleados o sus representantes están involucrados para establecer y administrar un programa de prevención de lesiones. La participación ocurre a menudo en la formación de un comité mixto de trabajo o de gestión de los trabajadores. Los exámenes físicos se realizan para determinar la aptitud de los trabajadores para el trabajo y la asignación de trabajo.. Estos exámenes se brindan cuando se emplea por primera vez y cuando se regresa de una discapacidad u otro despido.

Los peligros son identificados, analizados y controlados. siguiendo las clases de peligros discutidos en otros artículos de este capítulo. Todo el lugar de trabajo se inspecciona periódicamente y se registran los resultados. El equipo se inspecciona para garantizar su funcionamiento seguro (por ejemplo, frenos de vehículos, alarmas, protecciones, etc.). Los peligros de lesiones incluyen aquellos asociados con los tipos más comunes de lesiones con tiempo perdido: caídas desde alturas o al mismo nivel, levantamiento u otras formas de manipulación manual de materiales, riesgo de electrocución, riesgo de lesiones asociado con vehículos de carretera o todoterreno. , derrumbes de trincheras y otros. Los peligros para la salud incluirían partículas suspendidas en el aire (como sílice, amianto, fibras vítreas sintéticas, partículas de diésel), gases y vapores (como monóxido de carbono, vapor de disolvente, escape de motores), peligros físicos (como ruido, calor, presión hiperbárica) y otros, como el estrés.

Se hacen preparativos para situaciones de emergencia. y se realizan simulacros de emergencia según sea necesario. Los preparativos incluirían la asignación de responsabilidades, la provisión de primeros auxilios y atención médica inmediata en el sitio, la comunicación en el sitio y con otros fuera del sitio (como ambulancias, miembros de la familia, oficinas en el hogar y sindicatos), transporte, designación de atención médica instalaciones, asegurando y estabilizando el ambiente donde ocurrió la emergencia, identificando testigos y documentando eventos. Según sea necesario, la preparación para emergencias también cubriría los medios de escape de un peligro no controlado, como un incendio o una inundación.

Los accidentes y lesiones son investigados y registrados.. El propósito de los informes es identificar las causas que podrían haberse controlado para que, en el futuro, se puedan prevenir hechos similares. Los informes deben organizarse con un sistema de mantenimiento de registros estandarizado para facilitar mejor el análisis y la prevención. Para facilitar la comparación de las tasas de lesiones de una situación a otra, es útil identificar la población pertinente de trabajadores dentro de la cual ocurrió una lesión y sus horas trabajadas, a fin de calcular una tasa de lesiones (es decir, el número de lesiones por hora trabajada). o el número de horas trabajadas entre lesiones).

Trabajadores y supervisores reciben capacitación y educación en seguridad. Esta educación consiste en la enseñanza de principios generales de seguridad y salud, está integrada en la formación de tareas, es específica para cada lugar de trabajo y contempla los procedimientos a seguir en caso de accidente o lesión. La educación y capacitación de trabajadores y supervisores es una parte esencial de cualquier esfuerzo para prevenir lesiones y enfermedades. Algunas empresas y sindicatos han proporcionado formación sobre prácticas y procedimientos de trabajo seguro en muchos países. Estos procedimientos incluyen el bloqueo y etiquetado de las fuentes de energía eléctrica durante los procedimientos de mantenimiento, el uso de cuerdas mientras se trabaja en alturas, el apuntalamiento de zanjas, el suministro de superficies seguras para caminar, etc. También es importante brindar capacitación específica del sitio, que cubra las características únicas del sitio de trabajo, como los medios de entrada y salida. La capacitación debe incluir instrucción sobre sustancias peligrosas. El desempeño o la capacitación práctica, que demuestra que uno conoce las prácticas seguras, es mucho mejor para inculcar un comportamiento seguro que la instrucción en el aula y el examen escrito.

En los Estados Unidos, la ley federal exige la capacitación sobre ciertas sustancias peligrosas. La misma preocupación en Alemania condujo al desarrollo del programa Gefahrstoff-Informationssystem der Berufsgenossenschaften der Bauwirtschaft, o GISBAU. GISBAU trabaja con los fabricantes para determinar el contenido de todas las sustancias utilizadas en las obras de construcción. Igualmente importante, el programa proporciona la información en un formato que se adapta a las diferentes necesidades del personal, los administradores y los trabajadores de la salud. La información está disponible a través de programas de capacitación, en forma impresa y en terminales de computadora en los lugares de trabajo. GISBAU da consejos sobre cómo sustituir algunas sustancias peligrosas y explica cómo manejar otras de forma segura. (Ver el capítulo Uso, almacenamiento y transporte de productos químicos..)

Información sobre peligros químicos, físicos y otros peligros para la salud está disponible en el lugar de trabajo en los idiomas que usan los trabajadores. Si los trabajadores van a trabajar inteligentemente en el trabajo, deben tener la información necesaria para decidir qué hacer en situaciones específicas.

Y, finalmente, los contratos entre contratistas y subcontratistas deben incluir elementos de seguridad. Las disposiciones podrían incluir el establecimiento de una organización de seguridad unificada en sitios de trabajo de múltiples empleadores, requisitos de desempeño y recompensas y sanciones.

 

Atrás

Peligros

Los trabajos de construcción subterránea incluyen la excavación de túneles para carreteras, autopistas y vías férreas y el tendido de tuberías para alcantarillado, agua caliente, vapor, conductos eléctricos, líneas telefónicas. Los peligros en este trabajo incluyen trabajo físico duro, polvo de sílice cristalina, polvo de cemento, ruido, vibración, escape de motores diesel, vapores químicos, radón y atmósferas con deficiencia de oxígeno. Ocasionalmente, este trabajo debe realizarse en un entorno presurizado. Los trabajadores subterráneos corren el riesgo de sufrir lesiones graves y, a menudo, mortales. Algunos peligros son los mismos que los de la construcción en la superficie, pero se amplifican al trabajar en un entorno confinado. Otros peligros son exclusivos del trabajo subterráneo. Estos incluyen ser golpeado por maquinaria especializada o ser electrocutado, ser enterrado por caídas o derrumbes de techos y ser asfixiado o lesionado por incendios o explosiones. Las operaciones de excavación de túneles pueden encontrarse con embalses inesperados de agua, lo que puede provocar inundaciones y ahogamientos.

La construcción de túneles requiere un gran esfuerzo físico. El gasto energético durante el trabajo manual suele ser de 200 a 350 W, con gran parte de carga estática de los músculos. La frecuencia cardíaca durante el trabajo con taladros de aire comprimido y martillos neumáticos alcanza de 150 a 160 por minuto. El trabajo se realiza a menudo en condiciones microclimáticas frías y húmedas desfavorables, a veces en posturas de trabajo engorrosas. Suele combinarse con la exposición a otros factores de riesgo que dependen de las condiciones geológicas locales y del tipo de tecnología utilizada. Esta gran carga de trabajo puede ser una contribución importante al estrés por calor.

La necesidad de mano de obra pesada puede reducirse mediante la mecanización. Pero la mecanización trae sus propios peligros. Las máquinas móviles grandes y potentes en un entorno confinado presentan riesgos de lesiones graves para las personas que trabajan cerca, que pueden ser golpeadas o aplastadas. La maquinaria subterránea también puede generar polvo, ruido, vibración y escape de diesel. La mecanización también genera menos puestos de trabajo, lo que reduce el número de personas expuestas, pero a expensas del desempleo y todos los problemas que lo acompañan.

La sílice cristalina (también conocida como sílice libre y cuarzo) se encuentra naturalmente en muchos tipos diferentes de rocas. La arenisca es prácticamente sílice pura; el granito puede contener 75%; esquisto, 30%; y pizarra, 10%. La piedra caliza, el mármol y la sal están, a efectos prácticos, completamente libres de sílice. Teniendo en cuenta que la sílice es omnipresente en la corteza terrestre, se deben tomar y analizar muestras de polvo al menos al comienzo de un trabajo subterráneo y siempre que cambie el tipo de roca a medida que avanza el trabajo.

El polvo de sílice respirable se genera cada vez que se tritura, perfora, muele o pulveriza roca que contiene sílice. Las principales fuentes de polvo de sílice en el aire son los taladros de aire comprimido y los martillos neumáticos. El trabajo con estas herramientas ocurre con mayor frecuencia en la parte delantera del túnel y, por lo tanto, los trabajadores en estas áreas están más expuestos. La tecnología de supresión de polvo debe aplicarse en todos los casos.

Las voladuras generan no solo escombros voladores, sino también polvo y óxidos de nitrógeno. Para evitar una exposición excesiva, el procedimiento habitual es evitar el reingreso al área afectada hasta que se hayan despejado el polvo y los gases. Un procedimiento común es detonar al final del último turno de trabajo del día y limpiar los escombros durante el próximo turno.

El polvo de cemento se genera cuando se mezcla el cemento. Este polvo irrita las vías respiratorias y las mucosas en altas concentraciones, pero no se han observado efectos crónicos. Sin embargo, cuando se deposita en la piel y se mezcla con el sudor, el polvo de cemento puede causar dermatosis. Cuando se rocía hormigón húmedo en el lugar, también puede causar dermatosis.

El ruido puede ser importante en los trabajos de construcción subterráneos. Las fuentes principales incluyen martillos y taladros neumáticos, motores diesel y ventiladores. Dado que el entorno de trabajo subterráneo está confinado, también hay un ruido reverberante considerable. Los niveles máximos de ruido pueden superar los 115 dBA, con una exposición al ruido promedio ponderada en el tiempo equivalente a 105 dBA. La tecnología de reducción de ruido está disponible para la mayoría de los equipos y debe aplicarse.

Los trabajadores de la construcción subterránea también pueden estar expuestos a la vibración de todo el cuerpo de la maquinaria móvil y a la vibración mano-brazo de los martillos y taladros neumáticos. Los niveles de aceleración transmitidos a las manos por las herramientas neumáticas pueden alcanzar unos 150 dB (comparable a 10 m/s2). Los efectos nocivos de la vibración mano-brazo pueden verse agravados por un entorno de trabajo frío y húmedo.

Si el suelo está muy saturado de agua o si la construcción se lleva a cabo bajo el agua, es posible que se deba presurizar el entorno de trabajo para evitar la entrada de agua. Para trabajos submarinos, se utilizan cajones. Cuando los trabajadores en un entorno hiperbárico de este tipo hacen una transición demasiado rápida a la presión de aire normal, corren el riesgo de sufrir la enfermedad por descompresión y trastornos relacionados. Dado que la absorción de la mayoría de los gases y vapores tóxicos depende de su presión parcial, se pueden absorber más a mayor presión. Diez ppm de monóxido de carbono (CO) a 2 atmósferas de presión, por ejemplo, tendrán el efecto de 20 ppm de CO a 1 atmósfera.

Los productos químicos se utilizan en la construcción subterránea en una variedad de formas. Por ejemplo, las capas de roca insuficientemente coherentes pueden estabilizarse con una infusión de resina de urea formaldehído, espuma de poliuretano o mezclas de vidrio soluble de sodio con formamida o con acetato de etilo y butilo. En consecuencia, se pueden encontrar vapores de formaldehído, amoníaco, alcohol etílico o butílico o diisocianatos en la atmósfera del túnel durante la aplicación. Después de la aplicación, estos contaminantes pueden escapar al túnel desde las paredes circundantes y, por lo tanto, puede ser difícil controlar por completo sus concentraciones, incluso con ventilación mecánica intensiva.

El radón se encuentra de forma natural en algunas rocas y puede filtrarse al entorno de trabajo, donde se descompondrá en otros isótopos radiactivos. Algunos de estos son emisores alfa que pueden inhalarse y aumentar el riesgo de cáncer de pulmón.

Los túneles construidos en áreas habitadas también pueden contaminarse con sustancias de las tuberías circundantes. El agua, el gas para calefacción y cocina, el fuel oil, la gasolina, etc., pueden filtrarse en un túnel o, si las tuberías que transportan estas sustancias se rompen durante la excavación, pueden escapar al entorno de trabajo.

La construcción de pozos verticales con tecnología minera plantea problemas de salud similares a los de la excavación de túneles. En terrenos donde hay sustancias orgánicas presentes, se pueden esperar productos de descomposición microbiológica.

Los trabajos de mantenimiento en túneles destinados al tráfico se diferencian de trabajos similares en superficie principalmente en la dificultad de instalar equipos de seguridad y control, por ejemplo, ventilación para soldadura por arco eléctrico; esto puede influir en la calidad de las medidas de seguridad. Los trabajos en túneles en los que están presentes tuberías para agua caliente o vapor están asociados a una gran carga térmica, exigiendo un régimen especial de trabajo y descansos.

La deficiencia de oxígeno puede ocurrir en los túneles porque el oxígeno es desplazado por otros gases o porque es consumido por microbios o por la oxidación de piritas. Los microbios también pueden liberar metano o etano, que no solo desplazan el oxígeno sino que, en una concentración suficiente, pueden crear el riesgo de explosión. El dióxido de carbono (comúnmente llamado blackdamp en Europa) también es generado por la contaminación microbiana. Las atmósferas de los espacios cerrados durante mucho tiempo pueden contener mayoritariamente nitrógeno, prácticamente nada de oxígeno y entre un 5 y un 15 % de dióxido de carbono.

Blackdamp penetra en el pozo desde el terreno circundante debido a los cambios en la presión atmosférica. La composición del aire en el pozo puede cambiar muy rápidamente; puede ser normal por la mañana, pero tener deficiencia de oxígeno por la tarde.

Prevención

La prevención de la exposición al polvo debe implementarse en primer lugar por medios técnicos, tales como perforación húmeda (y/o perforación con LEV), humectación del material antes de que sea arrastrado y cargado para el transporte, LEV de máquinas mineras y mecánicas. Ventilación de túneles. Las medidas de control técnico pueden no ser suficientes para reducir la concentración de polvo respirable a un nivel aceptable en algunas operaciones tecnológicas (p. ej., durante la perforación y, a veces, también en el caso de perforación húmeda), y por lo tanto puede ser necesario complementar la protección del trabajadores involucrados en tales operaciones mediante el uso de respiradores.

La eficacia de las medidas de control técnico debe verificarse mediante el control de la concentración de polvo en el aire. En el caso del polvo fibrogénico, es necesario organizar el programa de monitoreo de tal manera que permita el registro de la exposición de los trabajadores individuales. Los datos de exposición individual, junto con los datos sobre la salud de cada trabajador, son necesarios para la evaluación del riesgo de neumoconiosis en condiciones de trabajo particulares, así como para la evaluación de la eficacia de las medidas de control a largo plazo. Por último, pero no menos importante, el registro individual de la exposición es necesario para evaluar la capacidad de los trabajadores individuales para continuar en sus puestos de trabajo.

Debido a la naturaleza del trabajo subterráneo, la protección contra el ruido depende principalmente de la protección personal de los oídos. La protección eficaz contra las vibraciones, por otro lado, solo se puede lograr eliminando o disminuyendo la vibración mediante la mecanización de operaciones riesgosas. El EPP no es efectivo. De manera similar, el riesgo de enfermedades debido a la sobrecarga física de las extremidades superiores solo puede reducirse mediante la mecanización.

La exposición a sustancias químicas puede verse influida por la selección de la tecnología adecuada (p. ej., debe eliminarse el uso de resinas de formaldehído y formamida), un buen mantenimiento (p. ej., de los motores diésel) y una ventilación adecuada. Las precauciones de organización y régimen de trabajo son a veces muy eficaces, especialmente en el caso de la prevención de dermatosis.

El trabajo en espacios subterráneos en los que se desconoce la composición del aire exige un estricto cumplimiento de las normas de seguridad. No se debe permitir entrar en dichos espacios sin aparatos de respiración aislantes. El trabajo debe ser realizado únicamente por un grupo de al menos tres personas: un trabajador en el espacio subterráneo, con equipo de respiración y arnés de seguridad, los demás afuera con una cuerda para asegurar al trabajador interior. En caso de accidente es necesario actuar rápidamente. Muchas vidas se han perdido en los esfuerzos por salvar a la víctima de un accidente cuando se descuidó la seguridad del rescatista.

Los exámenes médicos preventivos previos a la colocación, periódicos y posteriores al empleo son una parte necesaria de las precauciones de salud y seguridad para los trabajadores en los túneles. La frecuencia de los exámenes periódicos y el tipo y alcance de los exámenes especiales (rayos X, funciones pulmonares, audiometría, etc.) deben determinarse individualmente para cada lugar de trabajo y para cada trabajo de acuerdo con las condiciones de trabajo.

Antes de iniciar el trabajo subterráneo, se debe inspeccionar el sitio y se deben tomar muestras de suelo para planificar la excavación. Una vez que el trabajo está en marcha, el sitio de trabajo debe inspeccionarse diariamente para evitar caídas o derrumbes del techo. El lugar de trabajo de los trabajadores solitarios debe inspeccionarse al menos dos veces por turno. El equipo de supresión de incendios debe colocarse estratégicamente en todo el sitio de trabajo subterráneo.

 

Atrás

Miércoles, marzo de 09 2011 20: 12

Servicios de Salud Preventiva en la Construcción

La industria de la construcción representa del 5 al 15% de la economía nacional de la mayoría de los países y suele ser una de las tres industrias que tienen la tasa más alta de riesgos de lesiones relacionadas con el trabajo. Los siguientes riesgos crónicos para la salud en el trabajo son generalizados (Comisión de las Comunidades Europeas 1993):

  • Los trastornos musculoesqueléticos, la pérdida auditiva ocupacional, la dermatitis y los trastornos pulmonares son las enfermedades ocupacionales más comunes.
  • Se ha observado un mayor riesgo de carcinomas de las vías respiratorias y mesotelioma causados ​​por la exposición al asbesto en todos los países donde se dispone de estadísticas de mortalidad y morbilidad ocupacional.
  • Los trastornos resultantes de una nutrición inadecuada, el tabaquismo o el uso de alcohol y drogas están asociados especialmente con los trabajadores migrantes, una parte sustancial del empleo en la construcción en muchos países.

 

Los servicios de salud preventiva para los trabajadores de la construcción deben planificarse con estos riesgos como prioridades.

Tipos de Servicios de Salud Ocupacional

Los servicios de salud en el trabajo para los trabajadores de la construcción constan de tres modelos principales:

  1. servicios especializados para trabajadores de la construcción
  2. atención de la salud en el trabajo para los trabajadores de la construcción prestada por proveedores de servicios de salud en el trabajo de base amplia
  3. servicios de salud prestados voluntariamente por el empleador.

 

Los servicios especializados son los más efectivos pero también los más costosos en términos de costos directos. Las experiencias de Suecia indican que las tasas más bajas de lesiones en las obras de construcción en todo el mundo y un riesgo muy bajo de enfermedades profesionales entre los trabajadores de la construcción se asocian con un amplio trabajo preventivo a través de sistemas de servicios especializados. En el modelo sueco, llamado Bygghälsan, se han combinado la prevención técnica y médica. Bygghälsan opera a través de centros regionales y unidades móviles. Sin embargo, durante la grave recesión económica de finales de la década de 1980, Bygghälsan redujo drásticamente sus actividades de servicios de salud.

En los países que cuentan con legislación sobre salud ocupacional, las empresas constructoras suelen comprar los servicios de salud necesarios a las empresas que prestan servicios a las industrias en general. En tales casos, es importante la formación del personal de salud en el trabajo. Sin un conocimiento especial de las circunstancias que rodean la construcción, el personal médico no puede proporcionar programas de salud ocupacional preventivos efectivos para las empresas constructoras.

Algunas grandes empresas multinacionales cuentan con programas de seguridad y salud en el trabajo bien desarrollados que forman parte de la cultura de la empresa. Los cálculos de costo-beneficio han demostrado que estas actividades son económicamente rentables. Hoy en día, los programas de seguridad laboral están incluidos en la gestión de calidad de la mayoría de las empresas internacionales.

clínicas de salud móviles

Dado que las obras de construcción suelen estar situadas lejos de los proveedores de servicios de salud establecidos, es posible que se necesiten unidades móviles de servicios de salud. Prácticamente todos los países que cuentan con servicios de salud ocupacional especializados para trabajadores de la construcción utilizan unidades móviles para la prestación de los servicios. La ventaja de la unidad móvil es el ahorro de tiempo de trabajo al llevar los servicios a los lugares de trabajo. Los centros de salud móviles están contenidos en un autobús o remolque especialmente equipado y son especialmente adecuados para todo tipo de procedimientos de detección, como exámenes de salud periódicos. Los servicios móviles deben tener cuidado de coordinar con anticipación la colaboración con los proveedores locales de servicios de salud para garantizar la evaluación y el tratamiento de seguimiento de los trabajadores cuyos resultados de las pruebas sugieran un problema de salud.

El equipo estándar para una unidad móvil incluye un laboratorio básico con un espirómetro y un audiómetro, una sala de entrevistas y equipo de rayos x, cuando sea necesario. Lo mejor es diseñar las unidades modulares como espacios de usos múltiples para que puedan usarse para diferentes tipos de proyectos. La experiencia finlandesa indica que las unidades móviles también son adecuadas para estudios epidemiológicos, que pueden incorporarse a los programas de salud en el trabajo, si se planifican adecuadamente con antelación.

Contenido de los servicios preventivos de salud en el trabajo

La identificación del riesgo en las obras de construcción debe orientar la actividad médica, aunque ésta es secundaria a la prevención mediante un adecuado diseño, ingeniería y organización del trabajo. La identificación de riesgos requiere un enfoque multidisciplinario; esto requiere una estrecha colaboración entre el personal de salud en el trabajo y la empresa. Una encuesta sistemática de riesgos en el lugar de trabajo utilizando listas de verificación estandarizadas es una opción.

Los exámenes de salud periódicos y previos al empleo generalmente se realizan de acuerdo con los requisitos establecidos por la legislación o la orientación proporcionada por las autoridades. El contenido del examen depende del historial de exposición de cada trabajador. Los contratos de trabajo cortos y la rotación frecuente de la fuerza laboral de la construcción pueden resultar en exámenes de salud "perdidos" o "inadecuados", la falta de seguimiento de los hallazgos o la duplicación injustificada de exámenes de salud. Por lo tanto, se recomiendan exámenes periódicos estándar regulares para todos los trabajadores. Un examen de salud estándar debe contener: un historial de exposición; antecedentes de síntomas y enfermedades con especial énfasis en enfermedades musculoesqueléticas y alérgicas; un examen físico básico; y pruebas de audiometría, visión, espirometría y presión arterial. Los exámenes también deben proporcionar educación sanitaria e información sobre cómo evitar los riesgos laborales que se sabe que son comunes.

Vigilancia y Prevención de Problemas Clave Relacionados con la Construcción

Trastornos musculoesqueléticos y su prevención.

Los trastornos musculoesqueléticos tienen múltiples orígenes. El estilo de vida, la susceptibilidad hereditaria y el envejecimiento, combinados con un esfuerzo físico inadecuado y lesiones menores, son factores de riesgo comúnmente aceptados para los trastornos musculoesqueléticos. Los tipos de problemas musculoesqueléticos tienen diferentes patrones de exposición en diferentes profesiones de la construcción.

No existe una prueba confiable para predecir el riesgo de un individuo de adquirir un trastorno musculoesquelético. La prevención médica de los trastornos musculoesqueléticos se basa en la orientación en materia ergonómica y estilos de vida. Los exámenes previos a la colocación y periódicos se pueden utilizar para este propósito. Las pruebas de fuerza no específicas y las radiografías de rutina del sistema esquelético no tienen un valor específico para la prevención. En su lugar, la detección temprana de los síntomas y un historial laboral detallado de los síntomas musculoesqueléticos pueden utilizarse como base para el asesoramiento médico. Se ha demostrado que es eficaz un programa que realiza encuestas periódicas de síntomas para identificar los factores de trabajo que se pueden cambiar.

A menudo, los trabajadores que han estado expuestos a cargas físicas pesadas o tensión piensan que el trabajo los mantiene en forma. Varios estudios han demostrado que esto no es así. Por lo tanto, es importante que, en el contexto de los exámenes de salud, los examinados sean informados sobre las formas adecuadas de mantener su condición física. Fumar también se ha asociado con la degeneración del disco lumbar y el dolor lumbar. Por lo tanto, la información y la terapia contra el tabaquismo también deben incluirse en los exámenes de salud periódicos (Proyecto de educación sobre riesgos laborales y tabaco 1993).

Pérdida de audición inducida por ruido ocupacional

La prevalencia de la pérdida auditiva inducida por el ruido varía entre las ocupaciones de la construcción, según los niveles y la duración de la exposición. En 1974, menos del 20 % de los trabajadores de la construcción suecos de 41 años tenían una audición normal en ambos oídos. La implementación de un programa integral de conservación de la audición aumentó la proporción en ese grupo de edad con audición normal a casi el 40% a fines de la década de 1980. Las estadísticas de Columbia Británica, Canadá, muestran que los trabajadores de la construcción generalmente sufren una pérdida significativa de la audición después de trabajar más de 15 años en los oficios (Schneider et al. 1995). Se cree que algunos factores aumentan la susceptibilidad a la pérdida auditiva ocupacional (p. ej., neuropatía diabética, hipercolesterolemia y exposición a ciertos solventes ototóxicos). La vibración de todo el cuerpo y el tabaquismo pueden tener un efecto aditivo.

Un programa a gran escala para la conservación de la audición es recomendable para la industria de la construcción. Este tipo de programa requiere no solo la colaboración a nivel del lugar de trabajo, sino también una legislación de apoyo. Los programas de conservación de la audición deben ser específicos en los contratos de trabajo.

La pérdida auditiva ocupacional es reversible en los primeros 3 o 4 años después de la exposición inicial. La detección temprana de la pérdida auditiva brindará oportunidades para la prevención. Se recomienda realizar pruebas periódicas para detectar los cambios lo antes posible y motivar a los trabajadores a protegerse. Al momento de la prueba, los trabajadores expuestos deben ser educados en los principios de protección personal, así como el mantenimiento y uso adecuado de los dispositivos de protección.

Dermatitis ocupacional

La dermatitis ocupacional se previene principalmente con medidas higiénicas. El manejo adecuado del cemento húmedo y la protección de la piel son efectivos para promover la higiene. Durante los exámenes de salud, es importante recalcar la importancia de evitar el contacto de la piel con el cemento húmedo.

Enfermedades pulmonares ocupacionales

Se pueden encontrar asbestosis, silicosis, asma ocupacional y bronquitis ocupacional entre los trabajadores de la construcción, dependiendo de sus exposiciones laborales anteriores (Instituto finlandés de salud ocupacional 1987).

No existe un método médico para prevenir el desarrollo de carcinomas después de que alguien haya estado suficientemente expuesto al asbesto. Las radiografías de tórax regulares, cada tres años, son la recomendación más común para la vigilancia médica; existe cierta evidencia de que la detección con rayos X mejora el resultado en el cáncer de pulmón (Strauss, Gleanson y Sugarbaker 1995). La información sobre espirometría y antitabaco suele incluirse en el examen de salud periódico. No se dispone de pruebas de diagnóstico para el diagnóstico precoz de tumores malignos relacionados con el amianto.

Los tumores malignos y otras enfermedades pulmonares relacionadas con la exposición al asbesto están ampliamente infradiagnosticadas. Por lo tanto, muchos trabajadores de la construcción elegibles para compensación siguen sin beneficios. A fines de la década de 1980 y principios de la de 1990, Finlandia llevó a cabo una evaluación a nivel nacional de los trabajadores expuestos al asbesto. El cribado reveló que sólo un tercio de los trabajadores con enfermedades relacionadas con el amianto y que tenían acceso a los servicios de salud en el trabajo habían sido diagnosticados antes (Instituto finlandés de salud en el trabajo 1994).

Necesidades especiales de los trabajadores migrantes

Dependiendo del sitio de construcción, el contexto social, las condiciones sanitarias y el clima pueden presentar riesgos importantes para los trabajadores de la construcción. Los trabajadores migrantes a menudo sufren problemas psicosociales. Tienen un mayor riesgo de lesiones relacionadas con el trabajo que los trabajadores nativos. Debe tenerse en cuenta su riesgo de portar enfermedades infecciosas, como el VIH/SIDA, la tuberculosis y las enfermedades parasitarias. La malaria y otras enfermedades tropicales son problemas para los trabajadores en áreas donde son endémicas.

En muchos grandes proyectos de construcción, se utiliza mano de obra extranjera. Se debe realizar un examen médico previo a la colocación en el país de origen. Además, la propagación de enfermedades contagiosas debe evitarse mediante programas de vacunación adecuados. En los países anfitriones, se debe organizar una formación profesional adecuada, educación sobre salud y seguridad y vivienda. Los trabajadores migrantes deben tener el mismo acceso a la atención médica y la seguridad social que los trabajadores nativos (El Batawi 1992).

Además de prevenir dolencias relacionadas con la construcción, el profesional de la salud debe trabajar para promover cambios positivos en el estilo de vida, lo que puede mejorar la salud de un trabajador en general. Evitar el alcohol y el tabaco son los temas más importantes y fructíferos para la promoción de la salud de los trabajadores de la construcción. Se ha estimado que un fumador le cuesta al empleador entre un 20 y un 30% más que un trabajador que no fuma. Las inversiones en campañas contra el tabaquismo se pagan no solo a corto plazo, con menores riesgos de accidentes y bajas por enfermedad más breves, sino también a largo plazo, con menores riesgos de enfermedades cardiovasculares, pulmonares y cáncer. Además, el humo del tabaco tiene efectos multiplicadores dañinos con la mayoría de los polvos, especialmente con el asbesto.

Beneficios económicos

Es difícil probar algún beneficio económico directo de los servicios de salud ocupacional para una empresa constructora individual, especialmente si la empresa es pequeña. Los cálculos indirectos de costo-beneficio muestran, sin embargo, que la prevención de accidentes y la promoción de la salud son económicamente beneficiosas. Los cálculos de costo-beneficio de las inversiones en programas preventivos están disponibles para que las empresas los utilicen internamente. (Para un modelo usado extensamente en Escandinavia, vea Oxenburg 1991.)

 

Atrás

Implementación de la directiva de la CE Normas Mínimas de Seguridad y Salud en las Obras de Construcción Temporales y Móviles tipifica las normas legales emanadas de los Países Bajos y de la Unión Europea. Su objetivo es mejorar las condiciones de trabajo, combatir la discapacidad y reducir el absentismo por enfermedad. En los Países Bajos, estas regulaciones para la industria de la construcción están expresadas en la Resolución de Arbouw, Capítulo 2, Sección 5.

Como suele ser el caso, la legislación parece estar siguiendo los cambios sociales que comenzaron en 1986, cuando las organizaciones de empleadores y empleados se unieron para establecer la Fundación Arbouw para brindar servicios a las empresas constructoras en ingeniería civil y construcción de servicios públicos, movimiento de tierras, construcción de carreteras y construcción de agua y los sectores de terminación de la industria. Por lo tanto, las nuevas regulaciones apenas son un problema para las empresas responsables que ya están comprometidas con la implementación de consideraciones de salud y seguridad. Sin embargo, el hecho de que estos principios sean a menudo muy difíciles de poner en práctica ha llevado a su incumplimiento y competencia desleal y, en consecuencia, a la necesidad de normas legales.

Regulaciones legales

Las normas legales se enfocan en medidas preventivas antes de que se inicie el proyecto de construcción y durante su ejecución. Esto producirá el mayor beneficio a largo plazo.

La Ley de Salud y Seguridad estipula que las evaluaciones de riesgos deben abordar no solo los derivados de materiales, preparados, herramientas, equipos, etc., sino también aquellos que involucran a grupos especiales de trabajadores (por ejemplo, mujeres embarazadas, trabajadores jóvenes y ancianos y personas con discapacidades). ).

Los empleadores están obligados a contar con evaluaciones de riesgo por escrito e inventarios elaborados por expertos certificados, que pueden ser empleados o contratistas externos. El documento debe incluir recomendaciones para eliminar o limitar los riesgos y también debe estipular las fases del trabajo cuando se requerirán especialistas calificados. Algunas empresas constructoras han desarrollado su propio enfoque para la evaluación, la Investigación General de Negocios y el Inventario y Evaluación de Riesgos (ABRIE), que se ha convertido en el prototipo para la industria.

La Ley de Salud y Seguridad obliga a los empleadores a ofrecer un examen de salud periódico a sus empleados. El propósito es identificar problemas de salud que pueden hacer que ciertos trabajos sean especialmente peligrosos para algunos trabajadores a menos que se tomen ciertas precauciones. Este requisito se hace eco de los diversos convenios colectivos de trabajo en la industria de la construcción que durante años han requerido a los empleadores que brinden a los empleados una atención integral de salud ocupacional, incluidos los exámenes médicos periódicos. La Fundación Arbouw tiene contratado con la Federación de Centros de Atención a la Seguridad y Salud en el Trabajo para la prestación de estos servicios. A lo largo de los años, se ha acumulado una gran cantidad de información valiosa que ha contribuido a mejorar la calidad de los inventarios y evaluaciones de riesgos.

Política de Absentismo

La Ley de Salud y Seguridad también requiere que los empleadores tengan una política de ausentismo que incluye una estipulación de que se contratarán expertos en este campo para monitorear y asesorar a los empleados discapacitados.

Responsabilidad Conjunta

Muchos riesgos para la salud y la seguridad pueden atribuirse a deficiencias en las opciones de construcción y organización oa una mala planificación del trabajo al establecer un proyecto. Para obviar esto, los patrones, los trabajadores y el gobierno acordaron en 1989 un pacto de condiciones de trabajo. Entre otras cosas, especificaba la cooperación entre clientes y contratistas y entre contratistas y subcontratistas. Esto ha resultado en un código de conducta que sirve como modelo para la implementación de la directiva europea sobre obras de construcción temporales y móviles.

Como parte del convenio, Arbouw formuló límites para la exposición a sustancias y materiales peligrosos, junto con pautas para la aplicación en diversas operaciones de construcción.

Bajo el liderazgo de Arbouw, el Sindicato de Trabajadores de la Construcción y de la Madera de FNV, el Sindicato de la Industria de FNV y la Asociación de Lana Mineral, Benelux, acordaron un contrato que requería el desarrollo de productos de lana de vidrio y lana mineral con menos emisión de polvo, el desarrollo de los métodos de producción más seguros posibles para lana de vidrio y lana mineral, formulación y promoción de métodos de trabajo para el uso más seguro de estos productos y realización de las investigaciones necesarias para establecer límites seguros de exposición a los mismos. El límite de exposición para fibras respirables se fijó en 2/cm3 aunque un límite de 1/cm3 se consideraba factible. También acordaron eliminar el uso de materias primas y secundarias que son riesgos para la salud, utilizando como criterio los límites de exposición formulados por Arbouw. El desempeño bajo este acuerdo será monitoreado hasta que expire el 1 de enero de 1999.

Calidad del proceso de construcción

La implementación de la directiva de la CE no está aislada, sino que es una parte integral de las políticas de salud y seguridad de la empresa, junto con las políticas de calidad y medio ambiente. La política de seguridad y salud es parte fundamental de la política de calidad de las empresas. Las leyes y reglamentos serán aplicables únicamente si los empleadores y empleados de la industria de la construcción han desempeñado un papel en su desarrollo. El gobierno ha dictado el desarrollo de un plan modelo de salud y seguridad que sea factible y se pueda hacer cumplir para evitar la competencia desleal de las empresas que lo ignoran o lo subvierten.

 

Atrás

Diversidad de Proyectos y Actividades Laborales

Muchas personas ajenas a la industria de la construcción desconocen la diversidad y el grado de especialización del trabajo realizado por la industria, aunque ven partes de él todos los días. Además de los retrasos en el tráfico causados ​​por la invasión de caminos y excavaciones en las calles, el público está frecuentemente expuesto a la construcción de edificios, subdivisiones y, ocasionalmente, a la demolición de estructuras. Lo que está oculto a la vista, en la mayoría de los casos, es la gran cantidad de trabajo especializado realizado como parte de un proyecto de construcción "nuevo" o como parte del mantenimiento de reparaciones en curso asociado con casi todo lo construido en el pasado.

La lista de actividades es muy diversa, desde trabajos de electricidad, fontanería, calefacción y ventilación, pintura, techado y solado hasta trabajos muy especializados como la instalación o reparación de puertas basculantes, montaje de maquinaria pesada, aplicación de ignifugantes, trabajos de refrigeración e instalación o prueba de comunicaciones. sistemas

El valor de la construcción puede medirse parcialmente por el valor de los permisos de construcción. La Tabla 1 muestra el valor de la construcción en Canadá en 1993.

Cuadro 1. Valor de los proyectos de construcción en Canadá, 1993 (basado en el valor de los permisos de construcción emitidos en 1993).

tipo de proyecto

Valor ($ Cdn)

% del total

Edificios residenciales (casas, apartamentos)

38,432,467,000

40.7

Edificios industriales (fábricas, plantas mineras)

2,594,152,000

2.8

Edificios comerciales (oficinas, tiendas, comercios, etc.)

11,146,469,000

11.8

Edificios institucionales (escuelas, hospitales)

6,205,352,000

6.6

Otros edificios (aeropuertos, estaciones de autobuses, granjas, etc.)

2,936,757,000

3.1

Instalaciones marítimas (muelles, dragados)

575,865,000

0.6

Caminos y carreteras

6,799,688,000

7.2

Sistemas de agua y alcantarillado

3,025,810,000

3.2

Presas y riego

333,736,000

0.3

Energía eléctrica (térmica/nuclear/hidráulica)

7,644,985,000

8.1

Ferrocarril, teléfono y telégrafo

3,069,782,000

3.2

Gas y petróleo (refinerías, oleoductos)

8,080,664,000

8.6

Otras construcciones de ingeniería (puentes, túneles, etc.)

3,565,534,000

3.8

Precio

94,411,261,000

100

Fuente: Estadísticas de Canadá 1993.

Los aspectos de salud y seguridad del trabajo dependen en gran medida de la naturaleza del proyecto. Cada tipo de proyecto y cada actividad laboral presenta diferentes peligros y soluciones. A menudo, la gravedad, el alcance o el tamaño del problema también están relacionados con el tamaño del proyecto.

Relaciones Cliente-Contratista

Los clientes son las personas físicas, sociedades, corporaciones o autoridades públicas para quienes se lleva a cabo la construcción. La gran mayoría de la construcción se realiza bajo acuerdos contractuales entre clientes y contratistas. Un cliente puede seleccionar un contratista en función del desempeño anterior oa través de un agente, como un arquitecto o un ingeniero. En otros casos, podrá decidir ofrecer el proyecto mediante publicidad y licitación. Los métodos utilizados y la propia actitud del cliente hacia la salud y la seguridad pueden tener un efecto profundo en el desempeño de la salud y la seguridad del proyecto.

Por ejemplo, si un cliente elige “precalificar” a los contratistas para asegurarse de que cumplan con ciertos criterios, entonces este proceso excluye a los contratistas sin experiencia, aquellos que no hayan tenido un desempeño satisfactorio y aquellos que no tengan el personal calificado requerido para el proyecto. Si bien el desempeño en salud y seguridad no ha sido previamente una de las calificaciones comunes buscadas o consideradas por los clientes, está ganando uso, principalmente con grandes clientes industriales y con agencias gubernamentales que compran servicios de construcción.

Algunos clientes promueven la seguridad mucho más que otros. En algunos casos, esto se debe al riesgo de daño a sus instalaciones existentes cuando se contratan contratistas para realizar el mantenimiento o ampliar las instalaciones del cliente. Las empresas petroquímicas en particular dejan en claro que el desempeño de la seguridad del contratista es una condición clave del contrato.

Por el contrario, aquellas empresas que eligen ofrecer su proyecto a través de un proceso de licitación abierta no calificado para obtener el precio más bajo a menudo terminan con contratistas que pueden no estar calificados para realizar el trabajo o que toman atajos para ahorrar tiempo y materiales. Esto puede tener un efecto adverso en el desempeño de la salud y la seguridad.

Relaciones contratista-contratista

Muchas personas que no están familiarizadas con la naturaleza de los arreglos contractuales comunes en la construcción suponen que un contratista realiza toda o al menos la mayor parte de la construcción de la mayoría de los edificios. Por ejemplo, si se está construyendo una nueva torre de oficinas, un complejo deportivo u otro proyecto de gran visibilidad, el contratista general suele colocar letreros y, a menudo, banderas de la empresa para indicar su presencia y crear la impresión de que se trata de “su proyecto”. Hace años, esta impresión puede haber sido relativamente precisa, ya que algunos contratistas generales en realidad se comprometieron a realizar partes sustanciales del proyecto con sus propias fuerzas contratadas directamente. Sin embargo, desde mediados de la década de 1970, muchos, si no la mayoría, de los contratistas generales han asumido una función de gestión de proyectos más grande, con la gran mayoría del trabajo subcontratado a una red de subcontratistas, cada uno de los cuales tiene habilidades especiales en un aspecto particular del proyecto. (Ver tabla 2)


Tabla 2. Contratistas/subcontratistas en proyectos industriales/comerciales/institucionales típicos

Gerente de proyecto/contratista general
Contratista de excavación
Contratista de encofrados
contratista de acero de refuerzo
contratista de acero estructural
Contratista eléctrico
Contratista de plomería
contratista de paneles de yeso
Contratista de pintura
Contratista de acristalamiento
Contratista de albañilería
Contratista de trabajos de carpintería/ebanistería
Contratista de pisos
Contratista de calefacción/ventilación/aire acondicionado
Contratista de techos
Contratista de paisajismo


Como resultado, el contratista general en realidad podría tener menos personal en el sitio que cualquiera de los varios subcontratistas del proyecto. En algunos casos, el contratista principal no tiene mano de obra directamente involucrada en las actividades de construcción, pero administra el trabajo de los subcontratistas. En la mayoría de los proyectos importantes del sector industrial, comercial e institucional (ICI), hay varias capas de subcontratistas. Por lo general, el nivel principal de subcontratistas tiene contratos con el contratista general. No obstante, estos subcontratistas podrán subcontratar parte de su trabajo a otros subcontratistas más pequeños o más especializados.

La influencia que esta red de contratistas puede tener sobre la salud y la seguridad se vuelve bastante obvia cuando se compara con un lugar de trabajo fijo como una fábrica o un molino. En un lugar de trabajo típico de la industria fija, solo hay una entidad de gestión, el empleador. El empleador es el único responsable del lugar de trabajo, las líneas de mando y comunicación son simples y directas, y solo se aplica una filosofía corporativa. En un proyecto de construcción, puede haber diez o más entidades empleadoras (que representan al contratista general ya los subcontratistas habituales), y las líneas de comunicación y autoridad tienden a ser más complejas, indirectas y con frecuencia confusas.

La atención prestada a la salud y la seguridad por parte de la persona o empresa a cargo puede influir en el desempeño de la salud y la seguridad de los demás. Si el contratista general ha otorgado un alto grado de importancia a la salud y la seguridad, esto puede tener una influencia positiva en el desempeño de la salud y la seguridad de los subcontratistas en el proyecto. Lo contrario también es cierto.

Además, el desempeño general de salud y seguridad del sitio puede verse afectado negativamente por el desempeño de un subcontratista (p. ej., si un subcontratista tiene una limpieza deficiente y deja un desorden mientras sus fuerzas avanzan en el proyecto, puede crear problemas para todos los demás subcontratistas en el sitio).

Los esfuerzos regulatorios relacionados con la salud y la seguridad son generalmente más difíciles de introducir y administrar en estos lugares de trabajo con múltiples empleadores. Puede ser difícil determinar qué empleador es responsable de qué peligros o soluciones, y cualquier control administrativo que parezca eminentemente factible en un lugar de trabajo de un solo empleador puede necesitar una modificación significativa para que sea factible en un proyecto de construcción de múltiples empleadores. Por ejemplo, la información sobre los materiales peligrosos utilizados en un proyecto de construcción debe comunicarse a quienes trabajan con los materiales o cerca de ellos, y los trabajadores deben recibir la capacitación adecuada. En un lugar de trabajo fijo con un solo empleador, todo el material y la información que lo acompaña se obtiene, controla y comunica mucho más fácilmente, mientras que en un proyecto de construcción, cualquiera de los diversos subcontratistas puede traer materiales peligrosos de los cuales el contratista general no tiene conocimiento Además, los trabajadores empleados por un subcontratista que usa cierto material pueden haber recibido capacitación, pero el equipo que trabaja para otro subcontratista en la misma área pero haciendo algo completamente diferente puede no saber nada sobre el material y, sin embargo, podría correr tanto riesgo como aquellos que usan el mismo. materia directamente.

Otro factor que surge con respecto a las relaciones contratista-contratista se relaciona con el proceso de licitación. Un subcontratista que hace una oferta demasiado baja puede tomar atajos que comprometan la salud y la seguridad. En estos casos, el contratista general debe asegurarse de que los subcontratistas se adhieran a las normas, especificaciones y estatutos relacionados con la salud y la seguridad. No es raro que en proyectos en los que todos han hecho una oferta muy baja se observen problemas continuos de salud y seguridad junto con un traspaso excesivo de responsabilidad, hasta que las autoridades reguladoras intervienen para imponer una solución.

Otro problema se relaciona con la programación del trabajo y el impacto que esto puede tener en la salud y la seguridad. Con varios subcontratistas diferentes en el sitio al mismo tiempo, los intereses en competencia pueden crear problemas. Cada contratista quiere hacer su trabajo lo más rápido posible. Cuando dos o más contratistas quieren ocupar el mismo espacio, o cuando uno tiene que realizar un trabajo por encima de otro, pueden surgir problemas. Este suele ser un problema mucho más común en la construcción que en la industria fija, donde los principales intereses en competencia tienden a involucrar solo operaciones versus mantenimiento.

Relaciones empleador-empleado

Los diversos empleadores en un proyecto en particular pueden tener relaciones algo diferentes con sus empleados que las comunes en la mayoría de los lugares de trabajo industriales fijos. Por ejemplo, los trabajadores sindicalizados en una planta de fabricación tienden a pertenecer a un solo sindicato. Cuando el empleador necesita trabajadores adicionales, los entrevista y los contrata y los nuevos empleados se unen al sindicato. Cuando hay ex trabajadores sindicalizados en cesantía, generalmente son recontratados en base a la antigüedad.

En la parte sindicalizada de la industria de la construcción, se utiliza un sistema completamente diferente. Los empleadores forman asociaciones colectivas que luego celebran acuerdos con los sindicatos de la construcción y la construcción. La mayoría de los empleados de contratación directa no asalariados en la industria trabajan a través de su sindicato. Cuando, por ejemplo, un contratista necesita cinco carpinteros adicionales en un proyecto, llama al Sindicato de Carpinteros local y solicita cinco carpinteros para que se presenten a trabajar en el proyecto en un día determinado. El sindicato notificaría a los cinco miembros en la parte superior de la lista de empleo que deben presentarse en el proyecto para trabajar para la empresa en particular. Dependiendo de las disposiciones del convenio colectivo entre los empleadores y el sindicato, el contratista puede “contratar por nombre” o seleccionar a algunos de estos trabajadores. Si no hay miembros del sindicato disponibles para llenar la convocatoria de empleo, el empleador puede contratar trabajadores temporales que se unirían al sindicato, o el sindicato puede traer trabajadores calificados de otras localidades para ayudar a llenar la demanda.

En situaciones no sindicalizadas, los empleadores utilizan diferentes procesos para obtener personal adicional. Las listas de empleos anteriores, los centros locales de empleo, el boca a boca y la publicidad en los periódicos locales son los principales métodos utilizados.

No es raro que los trabajadores sean empleados por varios empleadores diferentes en el transcurso de un año. La duración del empleo varía según la naturaleza del proyecto y la cantidad de trabajo a realizar. Esto impone una gran carga administrativa a los contratistas de la construcción en comparación con sus contrapartes de la industria fija (por ejemplo, mantenimiento de registros de impuestos sobre la renta, compensación de trabajadores, seguro de desempleo, cuotas sindicales, pensiones, licencias y otros asuntos regulatorios o contractuales).

Esta situación presenta algunos desafíos únicos en comparación con el lugar de trabajo típico de la industria fija. La formación y las cualificaciones no solo deben estar normalizadas, sino que deben trasladarse de un trabajo o sector a otro. Estos temas importantes afectan a la industria de la construcción mucho más profundamente que a las industrias fijas. Los empleadores de la construcción esperan que los trabajadores vengan al proyecto con ciertas habilidades y capacidades. En la mayoría de los oficios, esto se logra mediante un programa integral de aprendizaje. Si un contratista llama a cinco carpinteros, espera ver cinco carpinteros calificados en el proyecto el día que se necesitan. Si las normas de salud y seguridad requieren capacitación especial, el empleador debe poder acceder a un grupo de trabajadores con esta capacitación, ya que es posible que la capacitación no esté disponible en el momento en que el trabajo está programado para comenzar. Un ejemplo de esto es el Programa de Trabajador Certificado requerido en proyectos de construcción más grandes en Ontario, Canadá, que implica tener comités conjuntos de salud y seguridad. Dado que esta formación actualmente no forma parte del programa de aprendizaje, hubo que poner en marcha sistemas de formación alternativos para crear una reserva de trabajadores formados.

Con un énfasis creciente en la capacitación especializada o al menos en la confirmación del nivel de habilidad, los programas de capacitación llevados a cabo en conjunto con los sindicatos de la construcción y la construcción probablemente crecerán en importancia, número y variedad.

Relaciones intersindicales

La estructura del trabajo organizado refleja la forma en que los contratistas se han especializado dentro de la industria. En un proyecto de construcción típico, cinco o más oficios pueden estar representados en el sitio al mismo tiempo. Esto involucra muchos de los mismos problemas planteados por múltiples empleadores. No solo hay intereses contrapuestos con los que lidiar, sino que las líneas de autoridad y comunicación son más complejas y, a veces, borrosas en comparación con un lugar de trabajo de un solo empleador y un solo sindicato. Esto influye en muchos aspectos de la salud y la seguridad. Por ejemplo, ¿qué trabajador de qué sindicato representará a todos los trabajadores en el proyecto si existe un requisito reglamentario para un representante de salud y seguridad? ¿Quién se forma en qué y por quién?

En el caso de la rehabilitación y reincorporación de trabajadores lesionados, las opciones para los trabajadores calificados de la construcción son mucho más limitadas que las de sus contrapartes de la industria fija. Por ejemplo, un trabajador lesionado en una fábrica puede regresar a algún otro trabajo en ese lugar de trabajo sin cruzar límites jurisdiccionales importantes entre un sindicato y otro, porque normalmente solo hay un sindicato en la fábrica. En la construcción, cada oficio tiene una jurisdicción claramente definida sobre los tipos de trabajo que pueden realizar sus miembros. Esto limita en gran medida las opciones para los trabajadores lesionados que tal vez no puedan realizar sus funciones laborales normales antes de la lesión pero que, sin embargo, podrían realizar algún otro trabajo relacionado en ese lugar de trabajo.

Ocasionalmente, surgen disputas jurisdiccionales sobre qué sindicato debe realizar ciertos tipos de trabajo que tienen implicaciones de salud y seguridad. Los ejemplos incluyen la construcción de andamios, la operación de camiones grúa, la remoción de amianto y el aparejo. Las regulaciones en estas áreas deben considerar las preocupaciones jurisdiccionales, especialmente con respecto a la concesión de licencias y la capacitación.

La naturaleza dinámica de la construcción

Los lugares de trabajo de la construcción son, en muchos aspectos, bastante diferentes de la industria fija. No solo son diferentes, sino que tienden a cambiar constantemente. A diferencia de una fábrica que opera en un lugar determinado día tras día, con el mismo equipo, los mismos trabajadores, los mismos procesos y, en general, las mismas condiciones, los proyectos de construcción evolucionan y cambian día a día. Se levantan muros, llegan nuevos trabajadores de diferentes oficios, cambian los materiales, cambian los empleadores a medida que completan sus partes del trabajo y la mayoría de los proyectos se ven afectados en cierta medida solo por los cambios en el clima.

Cuando se completa un proyecto, los trabajadores y los empleadores pasan a otros proyectos para comenzar de nuevo. Esto indica la naturaleza dinámica de la industria. Algunos empleadores trabajan en varias ciudades, provincias, estados o incluso países diferentes. De manera similar, muchos trabajadores de la construcción calificados se mueven con el trabajo. Estos factores influyen en muchos aspectos de la salud y la seguridad, incluida la compensación de los trabajadores, las normas de salud y seguridad, la medición del desempeño y la capacitación.

Resumen

La industria de la construcción se presenta con unas condiciones muy diferentes a las de la industria fija. Estas condiciones deben considerarse cuando se contemplan estrategias de control y pueden ayudar a explicar por qué las cosas se hacen de manera diferente en la industria de la construcción. Las soluciones desarrolladas con el aporte de los trabajadores de la construcción y la administración de la construcción, que conocen estas condiciones y cómo tratarlas de manera efectiva, ofrecen la mejor oportunidad para mejorar el desempeño en salud y seguridad.

 

Atrás

Mejora de la salud y la seguridad en el trabajo

Las empresas constructoras están adoptando cada vez más la sistemas de gestión de la calidad establecidos por la Organización Internacional de Normalización (ISO), como la serie ISO 9000 y las normas posteriores que se han basado en ella. Aunque no se especifican recomendaciones sobre seguridad y salud en el trabajo en este conjunto de normas, existen razones convincentes para incluir medidas preventivas al implementar un sistema de gestión como el requerido por la norma ISO 9000.

Los reglamentos de salud y seguridad en el trabajo están redactados e implementados y se adaptan continuamente al progreso tecnológico, así como a las nuevas técnicas de seguridad y a los avances en medicina del trabajo. Sin embargo, con demasiada frecuencia no se siguen, ya sea deliberadamente o por ignorancia. Cuando esto ocurre, los modelos para la gestión de la seguridad, como la serie ISO 9000, ayudan a integrar la estructura y el contenido de las medidas preventivas en la gestión. Las ventajas de un enfoque tan completo son obvias.

La gestión integrada significa que las normas de seguridad y salud en el trabajo ya no se miran de forma aislada, sino que adquieren relevancia a partir de las secciones correspondientes de un manual de gestión de la calidad, así como en los procesos e instrucciones de trabajo, creando así un sistema totalmente integrado. Este enfoque integral puede mejorar las posibilidades de una mayor atención a las medidas de prevención de accidentes en la práctica diaria de la construcción y, por lo tanto, reducir el número de accidentes y lesiones en el lugar de trabajo. La difusión de un manual que integre los procedimientos de seguridad y salud ocupacional en los procesos que describe es crucial para este proceso.

Los nuevos métodos de gestión están orientados a acercar a las personas al centro de los procesos. Los compañeros de trabajo se están involucrando más activamente. La información, la comunicación y la cooperación se promueven a través de las barreras jerárquicas. La reducción de las ausencias por enfermedad o accidente laboral potencia la implantación de los principios de gestión de la calidad en la construcción.

Con el desarrollo de nuevos métodos y equipos de construcción, los requisitos de seguridad aumentan constantemente en número. La creciente preocupación por la protección del medio ambiente hace que el problema sea aún más complejo. Hacer frente a las demandas de la prevención moderna es difícil sin las normas adecuadas y una articulación dirigida centralmente del proceso y las instrucciones de trabajo. Por lo tanto, en el sistema de gestión de la calidad se deben escribir divisiones claras de responsabilidad y una coordinación eficaz para el plan de prevención.

Mejorando la Competitividad

La documentación de la existencia de un sistema de gestión de la seguridad en el trabajo es cada vez más necesaria cuando los contratistas presentan ofertas de trabajo, y su eficacia se ha convertido en uno de los criterios para la adjudicación de un contrato.

La presión de la competencia internacional podría volverse aún mayor en el futuro. Parece prudente, por tanto, integrar medidas preventivas en el sistema de gestión de la calidad ahora, en lugar de esperar y verse obligado por la creciente presión competitiva a hacerlo más tarde, cuando la presión del tiempo y los costes de personal y financiación serán mucho mayores. Además, un beneficio no despreciable de un sistema integrado de prevención/gestión de la calidad es que contar con un programa tan bien documentado probablemente reduzca los costos de cobertura, no solo para la compensación de los trabajadores, sino también para la responsabilidad del producto.

Administracion de COMPAÑIA

La dirección de la empresa debe estar comprometida con la integración de la seguridad y salud en el trabajo en el sistema de gestión. Los objetivos que especifican el contenido y el marco de tiempo de este esfuerzo deben definirse e incluirse en la declaración básica de la política de la empresa. Deben ponerse a disposición los recursos necesarios y asignarse el personal adecuado para lograr los objetivos del proyecto. En las empresas constructoras grandes y medianas se requiere generalmente personal de seguridad especializado. En las empresas más pequeñas, el empleador debe asumir la responsabilidad de los aspectos preventivos del sistema de gestión de la calidad.

Una revisión periódica de la gestión de la empresa cierra el círculo. Las experiencias colectivas en la utilización del sistema integrado de prevención/gestión de la calidad deben ser examinadas y evaluadas, y la dirección de la empresa debe formular planes para la revisión y la revisión posterior.

Evaluando resultados

La evaluación de resultados del sistema de gestión de la seguridad en el trabajo implantado es el segundo paso en la integración de las medidas preventivas y la gestión de la calidad.

Las fechas, tipos, frecuencia, causas y costos de los accidentes deben compilarse, analizarse y compartirse con todos aquellos en la empresa con responsabilidades relevantes. Dicho análisis permite a la empresa establecer prioridades en la formulación o modificación de procesos e instrucciones de trabajo. También deja claro hasta qué punto la experiencia en seguridad y salud en el trabajo afecta a todas las divisiones y todos los procesos de la empresa constructora. Por ello, la definición de la interfaz entre los procesos de la empresa y los aspectos preventivos cobra gran importancia. Durante la preparación de la oferta, se pueden calcular con precisión los recursos en tiempo y dinero necesarios para las medidas preventivas integrales, como las incurridas en la limpieza de escombros.

Al comprar materiales de construcción, se debe prestar atención a la disponibilidad de sustitutos de materiales potencialmente peligrosos. Desde el comienzo de un proyecto, se debe asignar la responsabilidad de la seguridad y salud en el trabajo para los aspectos particulares y cada fase del proyecto de construcción. La necesidad y disponibilidad de capacitación especial en salud y seguridad ocupacional, así como los riesgos relativos de lesiones y enfermedades, deben ser consideraciones apremiantes en la adopción de procesos de construcción particulares. Estas condiciones deben reconocerse desde el principio para que se puedan seleccionar trabajadores adecuadamente calificados y los cursos de instrucción se puedan organizar de manera oportuna.

Las responsabilidades y autoridades del personal asignado a la seguridad y cómo encajan en el trabajo diario deben documentarse por escrito y cotejarse con las descripciones de tareas en el sitio. El personal de seguridad en el trabajo de la empresa constructora debe figurar en su organigrama, el cual, junto con una clara matriz de responsabilidades y diagramas esquemáticos de flujo de procesos, debe figurar en el manual de gestión de la calidad.

Un ejemplo de Alemania

En la práctica, existen cuatro procedimientos formales y sus combinaciones para integrar la seguridad y salud en el trabajo en un sistema de gestión de la calidad que se han implementado en Alemania:

  1. Se desarrollan un manual de gestión de la calidad y un manual de gestión de la seguridad ocupacional por separado. Cada uno tiene sus propios procedimientos e instrucciones de trabajo.. En casos extremos, esto crea soluciones organizacionales insulares e ineficaces, que requieren el doble de trabajo y en la práctica no logran los resultados deseados.
  2. Se inserta una sección adicional en el manual de gestión de la calidad con el título “Salud y seguridad en el trabajo”. Todas las declaraciones sobre seguridad y salud en el trabajo se organizan en esta sección. Este camino es elegido por algunas empresas constructoras. Ubicar un problema de salud y seguridad en una sección separada bien puede resaltar la importancia de la prevención, pero conlleva el riesgo de ser ignorado como una “quinta rueda” y sirve más como una evidencia de intención que como un comando para la acción apropiada.
  3. Todos los aspectos de la seguridad y salud en el trabajo se integran directamente en el sistema de gestión de la calidad.. Esta es la implementación más sistemática de la idea básica de integración. La estructuración integrada y flexible de los modelos de presentación de la norma alemana DIN EN ISO 9001-9003 permite tal inclusión.
  4. La Organización Comercial de Construcción Subterránea (Berufs-genossenschaft) favorece una integración modular. Este concepto se explica a continuación.

 

Integración en la Gestión de la Calidad

Una vez finalizada la evaluación, a más tardar, los responsables del proyecto de construcción deben ponerse en contacto con los responsables de la gestión de la calidad y decidir los pasos para la integración real de la seguridad laboral en el sistema de gestión. Un trabajo preparatorio integral debería facilitar el establecimiento de prioridades comunes durante el trabajo que prometen los mejores resultados preventivos.

Las demandas de prevención que surgen de la evaluación se dividen en primer lugar en aquellas que pueden categorizarse según los procesos propios de la empresa y aquellas que deben ser consideradas separadamente por ser más generalizadas, más integrales o de carácter tan especial que exigen consideración separada. La siguiente pregunta puede ser de ayuda en esta categorización: ¿Dónde es más probable que el lector interesado del manual (por ejemplo, el “cliente” o el trabajador) busque la política preventiva relevante, la sección de un capítulo dedicada a un proceso específico para la empresa, o en un apartado especial de seguridad y salud en el trabajo? Por lo tanto, parece que una instrucción procesal especializada en el transporte de materiales peligrosos tendría más sentido en casi todas las empresas constructoras si se incluyera en la sección sobre manipulación, almacenamiento, embalaje, conservación y envío.

Coordinación e implementación

Después de esta categorización formal debe venir la coordinación lingüística para garantizar una fácil lectura (esto significa presentación en el idioma o idiomas apropiados y en términos fácilmente comprensibles para las personas con niveles educativos característicos de la fuerza laboral en particular). Finalmente, los documentos finales deben ser visados ​​formalmente por la alta dirección de la empresa. En este momento, sería útil dar a conocer la trascendencia de los procedimientos e instrucciones de trabajo modificados o recién implantados en boletines de empresa, círculos de seguridad, memorandos y cualquier otro medio disponible, y promover su aplicación.

Auditorias Generales

Para evaluar la efectividad de las instrucciones, se pueden preparar preguntas apropiadas para incluirlas en las auditorías generales. De esta manera, la coherencia de los procesos de trabajo y las consideraciones de seguridad y salud en el trabajo quedan inequívocamente claras para el trabajador. La experiencia ha demostrado que los trabajadores pueden sorprenderse al principio cuando un equipo de auditoría en el sitio de construcción en su división particular rutinariamente hace preguntas sobre la prevención de accidentes como cuestión de rutina. El consiguiente aumento de la atención que la plantilla presta a la seguridad y la salud confirma el valor de la integración de la prevención en el programa de gestión de la calidad.

 

Atrás

Miércoles, marzo de 09 2011 20: 47

Sectores principales

El término industria de la construcción se utiliza en todo el mundo para cubrir lo que es una colección de industrias con prácticas muy diferentes, reunidas temporalmente en el sitio de un edificio o un trabajo de ingeniería civil. La escala de operaciones varía desde un solo trabajador que realiza un trabajo que dura solo unos minutos (p. ej., reemplazar una teja del techo con un equipo que consiste en un martillo y clavos y posiblemente una escalera) hasta grandes proyectos de construcción e ingeniería civil que duran muchos años y que involucran a cientos de personas. diferentes contratistas, cada uno con su propia experiencia, planta y equipo. Sin embargo, a pesar de la enorme variación en escala y complejidad de las operaciones, los principales sectores de la industria de la construcción tienen mucho en común. Siempre hay un cliente (conocido a veces como el propietario) y un contratista; a excepción de los trabajos más pequeños, habrá un diseñador, ya sea arquitecto o ingeniero, y si el proyecto involucra una variedad de habilidades, inevitablemente requerirá contratistas adicionales que trabajen como subcontratistas del contratista principal (ver también el artículo “Factores organizacionales afectando la salud y la seguridad” en este capítulo). Si bien los edificios domésticos o agrícolas de pequeña escala pueden construirse sobre la base de un acuerdo informal entre el cliente y el constructor, la gran mayoría de los trabajos de construcción e ingeniería civil se llevarán a cabo según los términos de un contrato formal entre el cliente y el contratista. Este contrato establecerá los detalles de la estructura u otro trabajo que el contratista debe proporcionar, la fecha en que se construirá y el precio. Los contratos pueden contener mucho más que el trabajo, el tiempo y el precio, pero esos son los elementos esenciales.

Las dos grandes categorías de proyectos de construcción son edificio y ingeniería civil.. La construcción se aplica a proyectos que involucran casas, oficinas, tiendas, fábricas, escuelas, hospitales, estaciones eléctricas y ferroviarias, iglesias, etc., todo ese tipo de estructuras que en el lenguaje cotidiano describimos como "edificios". ingeniería civil se aplica a todas las demás estructuras construidas en nuestro entorno, incluidas carreteras, túneles, puentes, vías férreas, presas, canales y muelles. Hay estructuras que parecen caer en ambas categorías; un aeropuerto involucra edificios extensos, así como ingeniería civil en la creación del aeródromo propiamente dicho; un muelle puede implicar edificios de almacén, así como la excavación del muelle y el levantamiento de las paredes del muelle.

Sea cual sea el tipo de estructura, tanto la edificación como la ingeniería civil implican determinados procesos, como la construcción o el montaje de la estructura, su puesta en servicio, mantenimiento, reparación, reforma y, en última instancia, su demolición. Este ciclo de procesos ocurre independientemente del tipo de estructura.

Pequeños Contratistas y Trabajadores por Cuenta Propia

Si bien existen variaciones de un país a otro, la construcción suele ser una industria de pequeños empleadores. Tanto como el 70 al 80% de los contratistas emplean a menos de 20 trabajadores. Esto se debe a que muchos contratistas comienzan como un solo comerciante que trabaja solo en trabajos de pequeña escala, probablemente domésticos. A medida que su negocio se expande, estos comerciantes comienzan a emplear a algunos trabajadores. La carga de trabajo en la construcción rara vez es consistente o predecible, ya que algunos trabajos terminan y otros comienzan en diferentes momentos. Hay una necesidad en la industria de poder mover grupos de trabajadores con habilidades particulares de un trabajo a otro según lo requiera el trabajo. Los pequeños contratistas cumplen este papel.

Junto a los pequeños contratistas existe una población de trabajadores por cuenta propia. Al igual que la agricultura, la construcción tiene una proporción muy alta de trabajadores por cuenta propia. Estos también suelen ser comerciantes, como carpinteros, pintores, electricistas, fontaneros y albañiles. Pueden encontrar un lugar en el trabajo doméstico a pequeña escala o como parte de la fuerza laboral en trabajos más grandes. En el período de auge de la construcción de fines de la década de 1980, hubo un aumento de trabajadores que afirmaban ser trabajadores por cuenta propia. Esto se debió en parte a los incentivos fiscales para las personas afectadas y al uso por parte de los contratistas de los llamados autónomos que eran más baratos que los empleados. Los contratistas no se enfrentaban al mismo nivel de costos de seguridad social, no estaban obligados a capacitar a los trabajadores por cuenta propia y podían deshacerse de ellos más fácilmente al final de los trabajos.

La presencia en la construcción de tantos pequeños contratistas y personas que trabajan por cuenta propia tiende a actuar en contra de la gestión eficaz de la salud y la seguridad para el trabajo en general y, con una fuerza laboral tan transitoria, sin duda hace que sea más difícil brindar una capacitación adecuada en seguridad. El análisis de accidentes fatales en el Reino Unido durante un período de 3 años mostró que aproximadamente la mitad de los accidentes fatales ocurrieron a trabajadores que habían estado en el sitio durante una semana o menos. Los primeros días en cualquier obra son especialmente peligrosos para los trabajadores de la construcción porque, por muy experimentados que sean como comerciantes, cada obra es una experiencia única.

Sectores Público y Privado

Los contratistas pueden ser parte del sector público (por ejemplo, el departamento de obras de una ciudad o consejo de distrito) o son parte del sector privado. Estos departamentos de obras públicas solían realizar una cantidad considerable de mantenimiento, especialmente en viviendas, escuelas y carreteras. Recientemente ha habido un movimiento para alentar una mayor competencia en dicho trabajo, en parte como resultado de las presiones por una mejor relación calidad-precio. Esto ha llevado, en primer lugar, a una reducción del tamaño de los departamentos de obras públicas, incluso a su desaparición total en algunos lugares, ya la introducción de la licitación pública obligatoria. Los trabajos que anteriormente realizaban los departamentos de obras públicas ahora los realizan contratistas del sector privado en condiciones severas de "ganancia de licitación más baja". En su necesidad de reducir costos, los contratistas pueden verse tentados a reducir lo que se considera gastos generales, como seguridad y capacitación.

La distinción entre los sectores público y privado también puede aplicarse a los clientes. El gobierno central y local (junto con el transporte y los servicios públicos si están bajo el control del gobierno central o local) pueden ser todos clientes para la construcción. Como tales, generalmente se pensaría que están en el sector público. Por lo general, se consideraría que el transporte y los servicios públicos administrados por corporaciones pertenecen al sector privado. El hecho de que un cliente pertenezca al sector público a veces influye en las actitudes hacia la inclusión de algunos elementos de seguridad o capacitación en el costo del trabajo de construcción. Recientemente, los clientes de los sectores público y privado se han enfrentado a limitaciones similares en lo que respecta a la licitación competitiva.

Trabajar a través de las fronteras nacionales

Un aspecto de los contratos del sector público de creciente importancia es la necesidad de invitar a licitar más allá de las fronteras nacionales. En la Unión Europea, por ejemplo, los contratos a gran escala por encima del valor establecido en las Directivas deben anunciarse dentro de la Unión para que los contratistas de todos los países miembros puedan presentar ofertas. El efecto de esto es alentar a los contratistas a trabajar a través de las fronteras nacionales. Luego se les exige que trabajen de acuerdo con las leyes locales nacionales de salud y seguridad. Uno de los objetivos de la Unión Europea es armonizar los estándares entre los estados miembros en las leyes de salud y seguridad y su aplicación. Los grandes contratistas que trabajan en partes del mundo sujetas a regímenes similares deben, por lo tanto, estar familiarizados con las normas de salud y seguridad en aquellos países donde realizan el trabajo.

Diseñadores

En los edificios, el diseñador suele ser un arquitecto, aunque en viviendas domésticas a pequeña escala, los contratistas a veces proporcionan la experiencia en diseño que sea necesaria. Si el edificio es grande o complejo, puede haber arquitectos que se ocupen del diseño del esquema general, así como ingenieros estructurales que se ocupen del diseño, por ejemplo, del marco, e ingenieros especialistas que participen en el diseño de los servicios. El arquitecto del edificio se asegurará de que se proporcione suficiente espacio en los lugares correctos de la estructura para permitir la instalación de plantas y servicios. Los diseñadores especialistas se preocuparán de garantizar que la planta y los servicios estén diseñados para operar según el estándar requerido cuando se instalen en la estructura en los lugares proporcionados por el arquitecto.

En ingeniería civil, es más probable que el liderazgo en el diseño lo tome un ingeniero civil o estructural, aunque en trabajos de alto perfil donde el impacto visual puede ser un factor importante, un arquitecto puede tener un papel importante en el equipo de diseño. En la construcción de túneles, vías férreas y carreteras, es probable que los ingenieros civiles o estructurales tomen la delantera en el diseño.

El papel del desarrollador es tratar de mejorar la utilización de la tierra o los edificios y beneficiarse de esa mejora. Algunos desarrolladores simplemente venden los terrenos o edificios mejorados y no tienen más interés; otros pueden retener la propiedad de la tierra o incluso de los edificios y cosechar un interés continuo en forma de rentas que son mayores que antes de las mejoras.

La habilidad del desarrollador es identificar sitios ya sea como terrenos vacíos o edificios infrautilizados y obsoletos donde la aplicación de habilidades de construcción mejorará su valor. El desarrollador puede usar sus propias finanzas, pero tal vez con más frecuencia ejerza más habilidades para identificar y reunir otras fuentes de financiación. Los desarrolladores no son un fenómeno moderno; la expansión de las ciudades en los últimos 200 años le debe mucho a los desarrolladores. Los promotores pueden ser ellos mismos clientes del trabajo de construcción, o pueden simplemente actuar como agentes de otras partes que proporcionan financiación.

Tipos de contrato

En el contrato tradicional, el cliente hace arreglos para que un diseñador prepare un diseño y especificaciones completos. Luego, el cliente invita a los contratistas a licitar u ofertar para realizar el trabajo de acuerdo con el diseño. El papel del contratista se limita en gran medida a la construcción propiamente dicha. La participación del contratista en cuestiones de diseño o especificación es entonces principalmente una cuestión de buscar cambios que hagan más fácil o más eficiente la construcción, para mejorar la “construibilidad”.

El otro arreglo común en la construcción es el contrato de diseño y construcción. El cliente requiere un edificio (quizás un bloque de oficinas o desarrollo comercial) pero no tiene ideas firmes sobre aspectos detallados de su diseño que no sean el tamaño del sitio, el número de personas que se alojarán o la escala de actividades que se llevarán a cabo en él. Luego, el cliente invita a presentar ofertas de diseñadores o contratistas para presentar propuestas de diseño y construcción. Los contratistas que trabajan en diseño y construcción tienen su propia organización de diseño o tienen vínculos estrechos con un diseñador externo que trabajará para ellos en el trabajo. El diseño y la construcción pueden implicar dos etapas en el diseño: una etapa inicial en la que un diseñador prepara un esquema general que luego se licita; y una segunda etapa en la que el contratista exitoso de diseño y construcción llevará a cabo un diseño adicional de los aspectos detallados del trabajo.

Mantenimiento y emergencia Los contratos cubren una amplia variedad de arreglos entre clientes y contratistas y representan una proporción significativa del trabajo de la industria de la construcción. Por lo general, se ejecutan por un período fijo, requieren que el contratista realice ciertos tipos de trabajo o que trabajen en forma de "cancelación" (es decir, trabajo que el cliente llama al contratista para que haga). Los contratos de emergencia son muy utilizados por las autoridades públicas que tienen la responsabilidad de prestar un servicio público que no debe interrumpirse; Las agencias gubernamentales, los servicios públicos y los sistemas de transporte hacen un amplio uso de ellos. Los operadores de fábricas, particularmente aquellas con procesos continuos como los petroquímicos, también hacen un amplio uso de los contratos de emergencia para hacer frente a los problemas en sus instalaciones. Una vez celebrado dicho contrato, el contratista se compromete a poner a disposición trabajadores e instalaciones adecuados para realizar el trabajo, a menudo con muy poca antelación (por ejemplo, en el caso de contratos de emergencia). La ventaja para el cliente es que él o ella no necesita retener a los trabajadores en nómina o tener plantas y equipos que solo pueden usarse ocasionalmente para hacer frente a mantenimiento y emergencias.

El precio de los contratos de mantenimiento y emergencia puede basarse en una suma fija anual, o en función del tiempo dedicado a realizar el trabajo, o alguna combinación.

Quizás el ejemplo más común conocido públicamente de tales contratistas es el mantenimiento de carreteras y las reparaciones de emergencia de tuberías principales de gas o suministros de energía que han fallado o dañado accidentalmente.

Cualquiera que sea la forma de contrato, surgen las mismas posibilidades para que los clientes y los diseñadores influyan en la salud y la seguridad de los contratistas mediante decisiones tomadas en la etapa inicial del trabajo. El diseño y la construcción tal vez permitan un vínculo más estrecho entre el diseñador y el contratista en materia de salud y seguridad.

Precio

El precio es siempre un elemento en un contrato. Puede ser simplemente una suma única por el costo de hacer el trabajo, como construir una casa. Incluso con una sola suma global, el cliente puede tener que pagar parte del precio antes de que comience el trabajo, para que el contratista pueda comprar los materiales. Sin embargo, el precio puede ser sobre la base de un costo incrementado, donde el contratista debe recuperar sus costos más una cantidad o porcentaje acordado de utilidad. Este arreglo tiende a funcionar en desventaja para el cliente, ya que no hay ningún incentivo para que el contratista mantenga bajos los costos. El precio también puede tener bonificaciones y penalizaciones asociadas, de modo que el contratista recibirá más dinero si, por ejemplo, el trabajo se completa antes del tiempo acordado. Cualquiera que sea la forma que adopte el precio del trabajo, es habitual que los pagos se realicen por etapas a medida que avanza el trabajo, ya sea al completar ciertas partes del trabajo en fechas acordadas o sobre la base de algún método acordado para medir el trabajo. Al final de la construcción propiamente dicha, es común que los clientes retengan una proporción acordada del precio hasta que se hayan solucionado los "obstáculos" o se haya encargado la estructura.

Durante el curso del trabajo, el contratista puede encontrar problemas que no fueron previstos cuando se hizo el contrato con el cliente. Estos pueden requerir cambios en el diseño, el método de construcción o los materiales. Por lo general, tales cambios generarán costos adicionales para el contratista, quien luego busca recuperarse del cliente sobre la base de que estos elementos se convierten en "variaciones" acordadas del contrato original. A veces, la recuperación del costo de las variaciones puede marcar la diferencia para el contratista entre hacer el trabajo con ganancias o pérdidas.

El precio de los contratos puede afectar a la salud y la seguridad si en la oferta del contratista se prevén disposiciones inadecuadas para cubrir los costes de acceso seguro, equipos de elevación, etc. Esto se vuelve aún más difícil cuando, en un intento de asegurarse de que los contratistas obtengan una buena relación calidad-precio, los clientes aplican una vigorosa política de licitación competitiva. Los gobiernos y las autoridades locales aplican políticas de licitación competitiva a sus propios contratos y, de hecho, puede haber leyes que exijan que los contratos se adjudiquen únicamente sobre la base de licitaciones competitivas. En tal clima, siempre existe el riesgo de que la salud y la seguridad de los trabajadores de la construcción se vean afectadas. Al reducir los costos, los clientes pueden resistirse a una reducción en el estándar de los materiales y métodos de construcción, pero al mismo tiempo desconocen por completo que al aceptar la oferta más baja, aceptaron métodos de trabajo que tienen más probabilidades de poner en peligro a los trabajadores de la construcción. Incluso en una situación de licitación competitiva, los contratistas que presenten ofertas deben dejar claro al cliente que su oferta cubre adecuadamente el costo de salud y seguridad involucrado en sus propuestas.

Los desarrolladores pueden influir en la salud y la seguridad en la construcción de manera similar a los clientes, en primer lugar, utilizando contratistas que sean competentes en salud y seguridad y arquitectos que tengan en cuenta la salud y la seguridad en sus diseños, y en segundo lugar, al no aceptar automáticamente las ofertas más bajas. Los desarrolladores generalmente quieren estar asociados solo con desarrollos exitosos, y una medida del éxito deben ser proyectos en los que no haya problemas importantes de salud y seguridad durante el proceso de construcción.

Normas de construcción y planificación

En el caso de los edificios, ya sean de vivienda, comerciales o industriales, los proyectos están sujetos a leyes de planificación que dictan dónde pueden tener lugar ciertos tipos de desarrollo (por ejemplo, que no se puede construir una fábrica entre casas). Las leyes de planificación pueden ser muy específicas sobre la apariencia, los materiales y el tamaño de los edificios. Por lo general, las áreas identificadas como zonas industriales son los únicos lugares donde se pueden erigir edificios de fábrica.

A menudo, también existen reglamentos de construcción o normas similares que especifican con detalles precisos muchos aspectos del diseño y las especificaciones de los edificios, por ejemplo, el grosor de las paredes y las vigas, la profundidad de los cimientos, las características de aislamiento, el tamaño de las ventanas y las habitaciones, la disposición de las instalaciones eléctricas. cableado y puesta a tierra, diseño de fontanería y tuberías y muchas otras cuestiones. Estos estándares deben ser seguidos por clientes, diseñadores, especificadores y contratistas. Limitan sus opciones pero al mismo tiempo se aseguran de que los edificios se construyan con un estándar aceptable. Por lo tanto, las leyes de planificación y los reglamentos de construcción afectan el diseño de los edificios y su costo.

Vivienda

Los proyectos de edificación de viviendas pueden consistir en una sola casa o en grandes urbanizaciones de viviendas unifamiliares o pisos. El cliente puede ser cada cabeza de familia individual, que normalmente será responsable del mantenimiento de su propia casa. El contratista generalmente seguirá siendo responsable de corregir los defectos en la construcción durante un período de meses después de que se termine la construcción. Sin embargo, si el proyecto es para muchas casas, el cliente puede ser un organismo público, ya sea del gobierno local o nacional, con la responsabilidad de proporcionar viviendas. También hay grandes organismos privados como asociaciones de vivienda para quienes se pueden construir varias casas. Los organismos públicos o privados con responsabilidades en la provisión de viviendas generalmente alquilan las casas terminadas a los ocupantes, reteniendo también un mayor o menor grado de responsabilidad por el mantenimiento. Los proyectos de construcción que implican bloques de pisos suelen tener un cliente para el bloque en su conjunto, que luego alquila pisos individuales en régimen de arrendamiento. En esta situación, el propietario del bloque tiene la responsabilidad de realizar el mantenimiento, pero pasa el costo a los inquilinos. En algunos países, la propiedad de los apartamentos individuales en un bloque puede recaer en los ocupantes de cada apartamento. Tiene que haber algún arreglo, a veces a través de un contratista de administración de fincas, mediante el cual se pueda llevar a cabo el mantenimiento y aumentar los costos necesarios entre los ocupantes.

A menudo, las casas se construyen sobre una base especulativa, por parte de un desarrollador. Es posible que los clientes u ocupantes específicos de esas casas no hayan sido identificados al principio, pero llegan a la escena después de que ha comenzado la construcción y compran o alquilan la propiedad como cualquier otro artículo. Las casas suelen estar equipadas con servicios de electricidad, plomería, drenaje y sistemas de calefacción; también se puede instalar un suministro de gas. A veces, en un intento por reducir los costos, las casas solo se terminan parcialmente, dejando que el comprador instale algunos de los accesorios y pinte o decore el edificio.

Edificios comerciales

Los edificios comerciales incluyen oficinas, fábricas, escuelas, hospitales, tiendas, una lista casi interminable de diferentes tipos de edificios. En la mayoría de los casos, estos edificios se construyen para un cliente en particular. Sin embargo, las oficinas y las tiendas a menudo se construyen sobre una base especulativa como la vivienda, con la esperanza de atraer compradores o inquilinos. Algunos clientes requieren que una oficina o tienda se acondicione totalmente según sus necesidades, pero muy a menudo el contrato es por la estructura y los servicios principales, y el cliente se encarga de equipar las instalaciones con contratistas especialistas en oficinas y acondicionamiento de tiendas.

Los hospitales y las escuelas se construyen para clientes que tienen una idea clara de lo que quieren exactamente, y los clientes a menudo brindan información sobre el diseño del proyecto. La planta y el equipo en los hospitales pueden costar más que la estructura e involucrar una gran cantidad de diseño que debe satisfacer estándares médicos estrictos. El gobierno nacional o local también puede desempeñar un papel en el diseño de las escuelas al establecer requisitos muy detallados sobre estándares y equipos de espacio como parte de su papel más amplio en la educación. Los gobiernos nacionales suelen tener normas muy detalladas sobre lo que es aceptable en los edificios y plantas de los hospitales. El acondicionamiento de hospitales y edificios de complejidad similar es una forma de trabajo de construcción que suelen realizar subcontratistas especializados. Dichos contratistas no solo requieren conocimientos de salud y seguridad en la construcción en general, sino que también necesitan experiencia para garantizar que sus operaciones no afecten negativamente las propias actividades del hospital.

Construcción industrial

La edificación o construcción industrial implica el uso de técnicas de producción en masa de la industria manufacturera para producir partes de edificios. El último ejemplo es el ladrillo de la casa, pero normalmente la expresión se aplica a la construcción con piezas o unidades de hormigón que se ensamblan en el sitio. La construcción industrial se expandió rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial para satisfacer la demanda de viviendas baratas y se encuentra más comúnmente en urbanizaciones masivas. En condiciones de fábrica, es posible producir en masa unidades de colada que sean consistentemente precisas de una manera que sería prácticamente imposible en condiciones normales del sitio.

A veces, las unidades para la construcción industrial se fabrican fuera del sitio de construcción en fábricas que pueden abastecer un área amplia; a veces, cuando el desarrollo individual es en sí mismo muy grande, se instala una fábrica en el sitio para atender ese único sitio.

Las unidades diseñadas para la construcción industrial deben tener una estructura lo suficientemente fuerte como para resistir el movimiento, la elevación y el descenso; deben incorporar puntos de anclaje o ranuras para permitir la conexión segura de los aparejos de elevación, y también deben incluir orejetas o rebajes apropiados para permitir que las unidades encajen entre sí con facilidad y fuerza. La construcción industrial exige plantas para transportar y levantar unidades a su posición y espacio y arreglos para almacenar unidades de manera segura cuando se entregan en el sitio, de modo que las unidades no se dañen y los trabajadores no sufran lesiones. Esta técnica de construcción tiende a producir edificios visualmente poco atractivos, pero a gran escala es barata; Se puede ensamblar una habitación completa a partir de seis unidades de fundición con aberturas de ventanas y puertas en su lugar.

Se utilizan técnicas similares para producir unidades de hormigón para estructuras de ingeniería civil como autopistas elevadas y revestimientos de túneles.

Proyectos llave en mano

Algunos clientes de edificios industriales o comerciales que contienen plantas complejas extensas simplemente desean ingresar a una instalación que estará en funcionamiento desde su primer día en las instalaciones. Los laboratorios se construyen y equipan a veces sobre esta base. Tal arreglo es un proyecto "llave en mano", y aquí el contratista se asegurará de que todos los aspectos de la planta y los servicios estén completamente operativos antes de entregar el proyecto. El trabajo se puede realizar bajo un contrato de diseño y construcción de modo que, en efecto, el contratista llave en mano se ocupa de todo, desde el diseño hasta la puesta en marcha.

Ingeniería Civil y Construcción Pesada

La obra civil que más conoce el público es la obra en carreteras. Algunos trabajos de carreteras son la creación de nuevos caminos en terrenos vírgenes, pero gran parte es la extensión y reparación de carreteras existentes. Los contratos para el trabajo de carreteras suelen ser para agencias gubernamentales estatales o locales, pero a veces las carreteras permanecen bajo el control de los contratistas durante algunos años después de su finalización, tiempo durante el cual se les permite cobrar peajes. Si las estructuras de ingeniería civil están siendo financiadas por el gobierno, tanto el diseño como la construcción real estarán sujetos a un alto grado de supervisión por parte de los funcionarios en nombre del gobierno. Los contratos para la construcción de carreteras generalmente se otorgan a los contratistas sobre la base de que un contratista es responsable de una sección de tantos kilómetros de la carretera. Habrá un contratista principal para cada sección; pero la construcción de carreteras implica una serie de habilidades, y el contratista principal puede subcontratar a empresas especializadas aspectos del trabajo como el trabajo con acero, hormigón, encofrado y pavimentación. La construcción de carreteras también se lleva a cabo a veces bajo acuerdos de contrato de gestión, donde una consultoría de ingeniería civil proporcionará la gestión del trabajo, y todo el trabajo lo realizarán subcontratistas. Dicho contratista de gestión también puede haber estado involucrado en el diseño de la carretera.

La construcción de carreteras requiere la creación de una superficie cuyas pendientes sean adecuadas para el tipo de tráfico que la utilizará. En un terreno generalmente llano, la creación de los cimientos de la carretera puede implicar el movimiento de tierras, es decir, mover la tierra de los cortes para crear terraplenes, construir puentes a través de los ríos y abrir túneles a través de las laderas de las montañas donde no es posible sortear la obstrucción. Donde los costos de mano de obra son más altos, tales operaciones se llevan a cabo usando plantas accionadas mecánicamente, como excavadoras, traíllas, cargadoras y camiones. Donde los costos de mano de obra son más bajos, estos procesos pueden ser realizados manualmente por un gran número de trabajadores que utilizan herramientas manuales. Cualesquiera que sean los métodos reales adoptados, la construcción de carreteras requiere altos estándares de inspección de rutas y planificación del trabajo.

El mantenimiento de carreteras requiere con frecuencia que las carreteras permanezcan en uso mientras se realizan reparaciones o mejoras en parte de la carretera. Por lo tanto, existe una interfaz peligrosa entre el movimiento del tráfico y las operaciones de construcción que hace que una buena planificación y gestión del trabajo sea aún más importante. A menudo, existen estándares nacionales para la señalización y el cono de las obras viales y los requisitos en cuanto a la cantidad de separación que debe haber entre la construcción y el tráfico, lo que puede ser difícil de lograr en un área confinada. El control del tráfico que se acerca a las obras viales suele ser responsabilidad de la policía local, pero requiere un enlace cuidadoso entre ellos y los contratistas. El mantenimiento de las carreteras genera atascos de tráfico y, en consecuencia, los contratistas se ven presionados a terminar los trabajos rápidamente; a veces hay bonificaciones por terminar antes y penalizaciones por terminar tarde. Las presiones financieras no deben socavar la seguridad en lo que es un trabajo muy peligroso.

La pavimentación de las carreteras puede incluir hormigón, piedra o asfalto. Esto requiere un tren logístico sustancial para garantizar que las cantidades requeridas de materiales de pavimentación estén en el lugar en las condiciones adecuadas para garantizar que la pavimentación se lleve a cabo sin interrupción. Tarmacadam requiere una planta esparcidora de propósito especial que mantenga el material de superficie plástico mientras lo esparce. Cuando el trabajo sea de repavimentación, se requerirá una planta que incluya picos y trituradores para que la superficie existente se rompa y elimine. Por lo general, se aplica un acabado final a las superficies de las carreteras que implica el uso de rodillos de gran potencia.

La creación de cortes y túneles puede requerir el uso de explosivos y luego arreglos para mover el lodo desplazado por la voladura. Los lados de los cortes pueden requerir soportes permanentes para evitar deslizamientos de tierra o caídas de tierra sobre el camino terminado.

Las carreteras elevadas a menudo requieren estructuras similares a los puentes, especialmente si la sección elevada pasa por un área urbana cuando el espacio es limitado. Las carreteras elevadas a menudo se construyen con secciones de hormigón armado fundido que se moldean in situ o fundido en un área de fabricación y luego desplazado a la posición requerida en el sitio. La obra requerirá maquinaria de elevación de gran capacidad para levantar perfiles colados, encofrados y armaduras.

Los arreglos de soporte temporales o "cimbras" para soportar secciones de carreteras elevadas o puentes mientras se colocan en posición deben diseñarse para tener en cuenta las cargas desiguales impuestas por el hormigón a medida que se vierte. El diseño de la cimbra es tan importante como el diseño de la estructura propiamente dicha.

Puentes

Los puentes en áreas remotas pueden ser construcciones simples de madera. Más comúnmente, los puentes de hoy en día son de hormigón armado o acero. También pueden estar revestidos de ladrillo o piedra. Si el puente debe atravesar un desnivel considerable, ya sea sobre el agua o no, su diseño requerirá diseñadores especializados. Con los materiales actuales, la resistencia del tramo o del arco del puente no se logra con material en masa, que simplemente sería demasiado pesado, sino con un diseño hábil. El contratista principal para un trabajo de construcción de puentes suele ser un gran contratista general de ingeniería civil con experiencia en gestión y planta. Sin embargo, los subcontratistas especializados pueden ocuparse de los aspectos principales del trabajo, como el montaje del trabajo de acero para formar el tramo o la fundición o la colocación de secciones fundidas del tramo en su lugar. Si el puente está sobre el agua, es posible que uno o ambos estribos que soportan los extremos del puente deban construirse en el agua, lo que implica pilotes, ataguías, hormigón en masa o trabajo de piedra. Un nuevo puente puede ser parte de un nuevo sistema de carreteras, y es posible que se deban construir caminos de acceso, posiblemente elevados.

Un buen diseño es especialmente importante en la construcción de puentes, de modo que la estructura sea lo suficientemente fuerte para soportar las cargas que se le imponen durante el uso y para garantizar que no requiera mantenimiento o reparación con demasiada frecuencia. La apariencia de un puente suele ser un factor muy importante y, de nuevo, un buen diseño puede equilibrar las demandas en conflicto de la ingeniería de sonido y la estética. Durante el diseño debe tenerse en cuenta la provisión de medios seguros de acceso para el mantenimiento de los puentes.

túneles

Los túneles son una forma especializada de ingeniería civil. Varían en tamaño desde el Túnel del Canal, con más de 100 km de perforaciones de 6 a 8 m de diámetro, hasta minitúneles cuyas perforaciones son demasiado pequeñas para que entren los trabajadores y que son creados por máquinas lanzadas desde pozos de acceso y controladas desde el superficie. En áreas urbanas, los túneles pueden ser la única forma de proporcionar o mejorar las rutas de transporte o de proporcionar instalaciones de agua y drenaje. La ruta propuesta para el túnel requiere un estudio lo más detallado posible para confirmar el tipo de suelo en el que se ubicará el túnel y si habrá agua subterránea. La naturaleza del suelo, la presencia de agua subterránea y el uso final del túnel influyen en la elección del método de excavación.

Si el suelo es consistente, como la arcilla calcárea debajo del Canal de la Mancha, entonces es posible excavar con máquinas. Si no se encuentran altas presiones de agua subterránea durante el estudio previo a la construcción, generalmente no es necesario presurizar las instalaciones para evitar la entrada de agua. Si no se puede evitar trabajar con aire comprimido, esto aumenta considerablemente los costos porque se deben proporcionar esclusas de aire, se debe permitir que los trabajadores tengan tiempo para descomprimirse y se puede dificultar el acceso a los trabajos para la planta y los materiales. Se puede excavar un túnel grande para una carretera o vía férrea en un terreno consistente que no sea de roca dura utilizando una máquina perforadora de túneles (TBM) de cara completa. Este es realmente un tren de diferentes máquinas conectadas entre sí y avanzando sobre rieles por su propia fuerza. La cara frontal es un cabezal de corte circular que gira y retroalimenta los escombros a través de la tuneladora. Detrás del cabezal de corte hay varias secciones de la tuneladora que colocan los segmentos de los anillos de revestimiento del túnel en posición alrededor de la superficie del túnel, inyectan lechada detrás de los anillos de revestimiento y, en un espacio muy reducido, proporcionan toda la maquinaria para manipular y colocar los segmentos de los anillos. (cada uno con un peso de algunas toneladas), retira los escombros, lleva lechada y segmentos adicionales hacia adelante y alberga motores eléctricos y bombas hidráulicas para accionar el cabezal de corte y los mecanismos de colocación de segmentos.

Un túnel en suelo que no sea de roca dura y que no sea lo suficientemente consistente para usar una tuneladora, puede excavarse usando equipo como rozadoras que muerden la cara del encabezado. Los escombros que caen de la rozadora al suelo del túnel deben ser recogidos por excavadoras y retirados por camión. Esta técnica permite la excavación de túneles que no son de sección circular. El suelo en el que se excava un túnel de este tipo no suele tener la resistencia suficiente para que permanezca sin revestimiento; sin algún tipo de revestimiento puede haber caídas desde el techo y las paredes. El túnel puede estar revestido con hormigón líquido rociado sobre una malla de acero mantenida en posición mediante pernos de roca (el "método de túneles de Nuevo Austria") o con hormigón colado.

Si el túnel es en roca dura, el avance se realizará mediante voladuras, utilizando explosivos colocados en pozos de tiro perforados en la pared de roca. El truco aquí es usar el mínimo de voladura para lograr una caída de roca en la posición y tamaño requeridos, facilitando así la remoción del despojo. En trabajos más grandes, se utilizarán múltiples perforadoras montadas sobre bases con orugas junto con excavadoras y cargadores para eliminar los escombros. Los túneles de roca dura a menudo simplemente se recortan para proporcionar una superficie uniforme, pero luego no se recubren más. Si la superficie de la roca sigue siendo friable con riesgo de que se caigan piezas, se aplicará un revestimiento, generalmente algún tipo de hormigón proyectado o vaciado.

Cualquiera que sea el método de construcción adoptado para el túnel, el suministro efectivo de materiales de excavación y la remoción de escombros son vitales para el progreso exitoso del trabajo. Los trabajos de túneles grandes pueden requerir extensos sistemas de rieles de construcción de vía estrecha para brindar apoyo logístico.

Presas

Las presas contienen invariablemente grandes cantidades de tierra o roca para proporcionar masa para resistir la presión del agua detrás de ellas; algunas presas también están recubiertas de mampostería o de hormigón armado. Dependiendo de la longitud de la presa, su construcción a menudo requiere movimientos de tierra a gran escala. Las represas tienden a construirse en lugares remotos dictados por la necesidad de garantizar que el agua esté disponible en una posición donde sea técnicamente posible restringir el flujo del río. Por lo tanto, es posible que se deban construir caminos temporales antes de que comience la construcción de la represa para llevar la planta, los materiales y el personal al sitio. Los trabajadores en proyectos de represas pueden estar tan lejos de sus hogares que deben proporcionarse alojamientos completos junto con las instalaciones habituales del sitio de construcción. Es necesario desviar el río del sitio de las obras, y es posible que se haya creado una ataguía y un cauce temporal.

Una presa construida simplemente con tierra o roca que se ha movido requerirá una planta de excavación y raspado a gran escala, así como camiones. Si el muro de la presa está revestido de mampostería o de hormigón colado, será necesario el empleo de grúas de gran altura o largo alcance capaces de depositar mampostería, encofrados, armaduras y hormigón en los lugares adecuados. Será necesario un suministro continuo de hormigón de buena calidad y una planta mezcladora de hormigón junto a las obras de la presa, con el hormigón manipulado en lotes por grúa o bombeado al lugar de trabajo.

Canales y muelles

La construcción y reparación de canales y muelles contienen algunos aspectos de otros trabajos que se han descrito, como obras viales, túneles y puentes. Es particularmente importante en la construcción de canales que la topografía sea del más alto nivel antes de que comience el trabajo, especialmente en lo que respecta a los niveles y para garantizar que el material que ha tenido que excavarse pueda usarse económicamente en otra parte del trabajo. De hecho, los primeros ingenieros ferroviarios debían mucho a la experiencia de los constructores de canales un siglo antes. El canal requerirá una fuente para su agua y aprovechará una fuente natural como un río o lago o creará una artificial en forma de reservorio. La excavación de los muelles puede comenzar en tierra firme, pero tarde o temprano tiene que conectarse con un río, un canal, el mar u otro muelle.

La construcción de canales y muelles requiere excavadoras y cargadores para abrir el terreno. Los escombros se pueden retirar con camiones o se puede utilizar el transporte por agua. En ocasiones, los muelles se desarrollan en terrenos que tienen una larga historia de uso industrial. Los desechos industriales pueden haber escapado a ese suelo durante muchos años, y los desechos extraídos al excavar o ampliar los muelles estarán muy contaminados. Es probable que el trabajo de reparación de un canal o muelle deba realizarse mientras se mantienen en uso las partes adyacentes del sistema. Es posible que las obras deban depender de ataguías para su protección. La falla de una ataguía durante la ampliación de los muelles de Newport en Gales en los primeros años de este siglo resultó en casi 100 muertes.

Es probable que los clientes de canales y muelles sean autoridades públicas. Sin embargo, a veces se construyen muelles para corporaciones junto a sus principales plantas de producción o para clientes corporativos para manejar un tipo particular de bienes entrantes o salientes (por ejemplo, automóviles). La reparación y renovación de canales es hoy en día a menudo para la industria del ocio. Al igual que las represas, la construcción de canales y muelles puede estar en situaciones muy remotas, lo que requiere la provisión de instalaciones para los trabajadores más allá de las de un sitio de construcción normal.

Ferrocarriles

Históricamente, la construcción de ferrocarriles o ferrocarriles se produjo después de los canales y antes de las principales carreteras. Los clientes de los contratos de construcción ferroviaria pueden ser los propios operadores ferroviarios o agencias gubernamentales, si los ferrocarriles están financiados por el gobierno. Al igual que con las carreteras, el diseño de un ferrocarril que sea económico y seguro de construir y operar depende de una buena topografía previa. En general, las locomotoras no funcionan de manera efectiva en pendientes pronunciadas y, por lo tanto, quienes diseñan el diseño de la vía se preocupan por evitar cambios de nivel, rodear o atravesar obstáculos en lugar de pasarlos.

Los diseñadores de vías férreas están sujetos a dos restricciones exclusivas de la industria: primero, las curvas en el diseño de las vías generalmente deben ajustarse a radios muy grandes (de lo contrario, los trenes no pueden sortearlas); en segundo lugar, todas las estructuras conectadas con el ferrocarril, sus arcos de puente, túneles y estaciones, deben ser capaces de acomodar el sobre de las locomotoras y material rodante más grandes que utilizarán la vía. La envolvente es la silueta del material rodante más espacio libre para permitir el paso seguro a través de puentes, túneles, etc.

Los contratistas involucrados en la construcción y reparación de vías férreas requieren la planta de construcción habitual y arreglos logísticos efectivos para garantizar que las vías férreas y el balasto, así como los materiales de construcción, estén siempre disponibles en lo que pueden ser ubicaciones remotas. Los contratistas podrán utilizar la vía que acaban de poner para el paso de trenes que abastezcan las obras. Los contratistas involucrados en el mantenimiento de los ferrocarriles operativos existentes deben asegurarse de que su trabajo no interfiera con las operaciones del ferrocarril y ponga en peligro a los trabajadores o al público.

Aeropuertos

La rápida expansión del transporte aéreo desde mediados del siglo XX ha dado como resultado una de las formas de construcción más grandes y complejas: la construcción y ampliación de aeropuertos.

Los clientes para la construcción de aeropuertos suelen ser gobiernos a nivel nacional o local o agencias que representan al gobierno. Algunos aeropuertos se construyen para las principales ciudades. Los aeropuertos rara vez son para clientes privados, como corporaciones comerciales.

La planificación del trabajo a veces se hace más difícil debido a las limitaciones ambientales que se han impuesto al proyecto en relación con el ruido y la contaminación. Los aeropuertos requieren mucho espacio, y si están ubicados en áreas más densamente pobladas, la creación de pistas y espacio para edificios terminales y estacionamientos puede requerir la restauración de terrenos abandonados o difíciles. La construcción de un aeropuerto implica la nivelación de un área grande, lo que puede requerir el movimiento de tierras e incluso la recuperación de terrenos, y luego la construcción de una amplia variedad de edificios, a menudo muy grandes, incluidos hangares, talleres de mantenimiento, torres de control e instalaciones de almacenamiento de combustible, así como edificios terminales. y estacionamiento

Si el aeropuerto se está construyendo sobre suelo blando, los edificios pueden requerir cimientos pilotados. Las pistas reales requieren buenos cimientos; El material duro que soporta las capas superficiales de hormigón o asfalto debe compactarse en gran medida. La planta utilizada en la construcción del aeropuerto es similar en escala y tipo a la utilizada en los principales proyectos de carreteras, excepto que se concentra en un área limitada en lugar de en las muchas millas de una carretera.

El mantenimiento del aeropuerto es un tipo de trabajo particularmente difícil en el que la repavimentación de las pistas debe integrarse con la operación continua del aeropuerto. Por lo general, al contratista se le permite un número acordado de horas durante la noche en las que puede trabajar en una pista que está temporalmente fuera de uso. Toda la planta, los materiales y la mano de obra del contratista deben ser retirados de las pistas, preparados para trasladarse inmediatamente al lugar de trabajo a la hora de inicio acordada. El contratista deberá terminar su trabajo y salir nuevamente de las pistas a la hora acordada para que puedan reanudarse los vuelos. Mientras trabaja en la pista, el contratista no debe impedir ni poner en peligro el movimiento de aeronaves en otras pistas.

 

Atrás

Miércoles, marzo de 09 2011 20: 58

Tipos de proyectos y sus peligros asociados

Todos los nuevos edificios y estructuras de ingeniería civil pasan por el mismo ciclo de concepción o diseño, trabajos preliminares, construcción o montaje (incluido el techo de un edificio), acabado y provisión de servicios públicos y puesta en servicio final antes de entrar en uso. En el transcurso de los años, los edificios o estructuras que alguna vez fueron nuevos requieren mantenimiento, incluido el repintado y la limpieza; es probable que se renueven actualizándolos, modificándolos o reparándolos para corregir daños causados ​​por el clima o un accidente; y finalmente habrá que demolerlos para dar paso a una instalación más moderna o porque ya no sea necesario su uso. Esto es cierto para las casas; también es cierto para estructuras grandes y complejas como centrales eléctricas y puentes. Cada etapa de la vida de un edificio o estructura de ingeniería civil presenta peligros, algunos de los cuales son comunes a todos los trabajos de construcción (como el riesgo de caídas) o únicos para el tipo particular de proyecto (como el riesgo de colapso de excavaciones durante preparación de cimentaciones tanto en edificación como en obra civil).

Para cada tipo de proyecto (y, de hecho, cada etapa dentro de un proyecto) es posible pronosticar cuáles serán los principales peligros para la seguridad de los trabajadores de la construcción. El riesgo de caídas es común a todos los proyectos de construcción, incluso a nivel del suelo. Esto está respaldado por la evidencia de los datos de accidentes que muestran que hasta la mitad de los accidentes fatales de los trabajadores de la construcción involucran caídas.

Nuevas facilidades

Concepción (diseño)

Los peligros físicos para quienes participan en el diseño de nuevas instalaciones surgen normalmente de las visitas de personal profesional para realizar estudios. Las visitas del personal no acompañado a sitios desconocidos o abandonados pueden exponerlos a riesgos de acceso peligroso, aberturas y excavaciones sin vigilancia y, en un edificio, a cableado y equipos eléctricos en condiciones peligrosas. Si el estudio requiere el ingreso a habitaciones o excavaciones que han estado cerradas por algún tiempo, existe el riesgo de ser superado por niveles reducidos de dióxido de carbono o oxígeno. Todos los peligros aumentan si se realizan visitas a un sitio sin iluminación después del anochecer o si el visitante solitario no tiene forma de comunicarse con los demás y pedir ayuda. Como regla general, no se debe exigir al personal profesional que visite los sitios donde estarán solos. No deben visitar después del anochecer a menos que el sitio esté bien iluminado. No deben ingresar a espacios cerrados a menos que estos hayan sido probados y se haya demostrado que son seguros. Por último, deben estar en comunicación con su base o tener un medio efectivo para obtener ayuda.

La concepción o el diseño propiamente dicho deberían desempeñar un papel importante para influir en la seguridad cuando los contratistas están trabajando en el sitio. Se debe esperar que los diseñadores, ya sean arquitectos o ingenieros civiles, sean más que meros productores de dibujos. Al crear su diseño, deben, debido a su capacitación y experiencia, tener una idea de cómo es probable que los contratistas tengan que trabajar para poner el diseño en práctica. Su competencia debe ser tal que puedan identificar a los contratistas los peligros que surgirán de esos métodos de trabajo. Los diseñadores deben tratar de "eliminar" los peligros que surgen de su diseño, haciendo que la estructura sea más "construible" en lo que respecta a la salud y la seguridad y, cuando sea posible, sustituyendo materiales más seguros en las especificaciones. Deben mejorar el acceso para el mantenimiento en la etapa de diseño y reducir la necesidad de que los trabajadores de mantenimiento corran riesgos al incorporar características o materiales que requerirán una atención menos frecuente durante la vida útil del edificio.

En general, los diseñadores pueden descartar peligros solo hasta cierto punto; normalmente habrá riesgos residuales significativos que los contratistas deberán tener en cuenta al diseñar sus propios sistemas de trabajo seguros. Los diseñadores deben proporcionar a los contratistas información sobre estos peligros para que estos últimos puedan tener en cuenta tanto los peligros como los procedimientos de seguridad necesarios, en primer lugar, al presentar ofertas para el trabajo y, en segundo lugar, al desarrollar sus sistemas de trabajo para realizar el trabajo de manera segura.

La importancia de especificar materiales con mejores propiedades de salud y seguridad tiende a subestimarse cuando se considera la seguridad por diseño. Los diseñadores y especificadores deben considerar si hay materiales disponibles con mejores propiedades tóxicas o estructurales o que se puedan usar o mantener de manera más segura. Esto requiere que los diseñadores piensen en los materiales que se utilizarán y decidan si seguir la práctica anterior protegerá adecuadamente a los trabajadores de la construcción. A menudo, el costo es el factor determinante en la elección de los materiales. Sin embargo, los clientes y diseñadores deben darse cuenta de que, si bien los materiales con mejores propiedades tóxicas o estructurales pueden tener un costo inicial más alto, a menudo generan ahorros mucho mayores durante la vida útil del edificio porque los trabajadores de construcción y mantenimiento requieren acceso o equipo de protección menos costoso.

Excavación

Por lo general, el primer trabajo que se realiza en el sitio después de las inspecciones del sitio y el diseño del sitio una vez que se ha adjudicado el contrato (suponiendo que no haya necesidad de demolición o limpieza del sitio) es el trabajo preliminar para los cimientos. En el caso de viviendas domésticas, es improbable que las zapatas requieran excavaciones mayores de medio metro y pueden excavarse a mano. Para bloques de viviendas, edificios comerciales e industriales y algunas obras de ingeniería civil, es posible que los cimientos deban estar varios metros por debajo del nivel del suelo. Esto requerirá la excavación de zanjas en las que habrá que trabajar para poner o levantar los cimientos. Es probable que se caven zanjas de más de 1 m de profundidad con máquinas como excavadoras. También se realizan excavaciones para permitir el tendido de cables y tuberías. Los contratistas a menudo usan excavadoras especiales capaces de cavar excavaciones profundas pero estrechas. Si los trabajadores tienen que ingresar a estas excavaciones, los peligros son esencialmente los mismos que los que se encuentran en las excavaciones para cimientos. Sin embargo, en las excavaciones o zanjas para cables y tuberías suele haber más margen para adoptar métodos de trabajo que no requieran que los trabajadores entren en la excavación.

El trabajo en excavaciones de más de 1 m de profundidad requiere una planificación y supervisión especialmente cuidadosas. El peligro es el riesgo de ser golpeado por tierra y escombros cuando el suelo se derrumba a lo largo del costado de la excavación. El terreno es notoriamente impredecible; lo que parece firme puede deslizarse por la lluvia, las heladas o las vibraciones de otras actividades de construcción cercanas. Lo que parece arcilla firme y rígida se seca y se agrieta cuando se expone al aire o se ablanda y resbala después de la lluvia. Un metro cúbico de tierra pesa más de 1 tonelada; un trabajador golpeado por una pequeña caída del suelo corre el riesgo de fracturarse las extremidades, los órganos internos aplastados y la asfixia. Debido a la importancia vital para la seguridad de seleccionar un método adecuado de soporte para los lados de la excavación, antes de que comience el trabajo, una persona con experiencia en trabajos de excavación segura debe inspeccionar el terreno para establecer el tipo y condición del terreno, especialmente la presencia de agua.

Soporte para costados de zanja

Soporte de doble cara. No es seguro depender de cortar o "golpear" los lados de la excavación hasta un ángulo seguro. Si el suelo es arena mojada o limo, el ángulo seguro de talud sería tan bajo como 5 a 10° por encima de la horizontal y, por lo general, no hay suficiente espacio en el sitio para una excavación tan amplia. El método más común de brindar seguridad para el trabajo en excavaciones es sostener ambos lados de la zanja a través de puntales. Con apoyo de doble cara, las cargas del suelo en un lado son resistidas por cargas similares que actúan a través de puntales entre los lados opuestos. Se debe utilizar madera de buena calidad para proporcionar elementos verticales del sistema de soporte, conocido como tableros de polarización. Los tableros de pilotaje se clavan en el suelo tan pronto como comienza la excavación; las tablas están de borde a borde y, por lo tanto, proporcionan una pared de madera. Esto se hace en cada lado de la excavación. A medida que la excavación se profundiza, las tablas de pilotaje se introducen en el suelo antes de la excavación. Cuando la excavación es de un metro de profundidad, se coloca una fila de tablas horizontales (conocidas como caminando or Gales) se coloca contra los tableros de pilotaje y luego se mantiene en posición mediante puntales de madera o metal encajados entre las vigas opuestas a intervalos regulares. A medida que avanza la excavación, las tablas de pilotaje se hunden más en el suelo con sus riostras y puntales, y será necesario crear una segunda fila de riostras y puntales si la profundidad de la excavación es superior a 1.2 m. De hecho, una excavación de 6 m podría requerir hasta cuatro filas de rieles.

Los métodos estándar de soporte de madera no son adecuados si la excavación es más profunda de 6 m o si el suelo contiene agua. En estas situaciones, se requieren otros tipos de soporte para los lados de las excavaciones, como láminas verticales de acero para zanjas, estrechamente espaciadas con travesaños horizontales de madera y puntales metálicos ajustables, o tablestacas de acero a gran escala. Ambos métodos tienen la ventaja de que las planchas de zanja o las tablestacas se pueden hincar con una máquina antes de que comience la excavación propiamente dicha. Además, las planchas para zanjas y las tablestacas pueden retirarse al final del trabajo y reutilizarse. Los sistemas de apoyo para excavaciones de más de 6 m de profundidad o en suelos acuíferos deben diseñarse a medida; las soluciones estándar no serán adecuadas.

Soporte de un solo lado. Una excavación de forma rectangular y demasiado grande para que los métodos de soporte descritos anteriormente sean practicables puede tener uno o más de sus lados sostenidos por una fila de tablas para pilotes o láminas de trinchera. Estos mismos están sostenidos primero por una o más filas de rieles horizontales que luego se mantienen en su lugar mediante rastrillos en ángulo hacia un punto de anclaje o soporte fuerte.

Otros sistemas. Es posible utilizar cajas fabricadas en acero de ancho ajustable que se pueden bajar en las excavaciones y dentro de las cuales se puede trabajar con seguridad. También es posible utilizar sistemas de marcos de rieles patentados, mediante los cuales se baja un marco horizontal a la excavación entre las tablas de pilotaje o las láminas de zanja; el marco de larguero es forzado a separarse y aplica presión para mantener las tablas de pilotaje en posición vertical por la acción de puntales hidráulicos a lo largo del marco que pueden ser bombeados desde una posición segura fuera de la excavación.

Capacitación y supervisión. Cualquiera que sea el método de apoyo que se adopte, el trabajo debe ser realizado por trabajadores capacitados bajo la supervisión de una persona experimentada. La excavación y sus soportes deben inspeccionarse todos los días y después de cada ocasión en que hayan sido dañados o desplazados (p. ej., después de una fuerte lluvia). La única suposición que se puede hacer con respecto a la seguridad y el trabajo en las excavaciones es que todo el terreno puede fallar y, por lo tanto, nunca se debe realizar ningún trabajo con trabajadores en una excavación sin soporte de más de 1 m de profundidad. Ver también el artículo “Zanjas” en este capítulo.

Superestructura

Montaje de la parte principal del edificio o estructura de ingeniería civil (la superestructura) tiene lugar después de la finalización de la fundación. Esta parte del proyecto suele requerir trabajos en altura sobre el suelo. La mayor causa individual de accidentes mortales y con lesiones graves son las caídas desde alturas o al mismo nivel.

trabajo de escalera

Incluso si el trabajo es simplemente construir una casa, el número de trabajadores involucrados, la cantidad de materiales de construcción a manejar y, en etapas posteriores, las alturas a las que se deberá realizar el trabajo, requieren más que simples escaleras para acceder y lugares de trabajo seguros.

Existen limitaciones en el tipo de trabajo que se puede realizar de manera segura desde las escaleras. El trabajo a más de 10 m sobre el suelo suele estar fuera del alcance seguro de las escaleras; las escaleras largas se vuelven peligrosas de manejar. Hay limitaciones en el alcance de los trabajadores en las escaleras, así como en la cantidad de equipos y materiales que pueden transportar con seguridad; el esfuerzo físico de pararse en los peldaños de una escalera limita el tiempo que pueden dedicar a ese trabajo. Las escaleras son útiles para realizar trabajos ligeros y de corta duración dentro del alcance seguro de la escalera; típicamente, inspección y reparación y pintura de pequeñas áreas de la superficie del edificio. Las escaleras también brindan acceso en andamios, en excavaciones y en estructuras donde aún no se ha proporcionado un acceso más permanente.

Será necesario el uso de plataformas temporales de trabajo, siendo el andamio el más habitual. Si el trabajo es un bloque de viviendas de varias plantas, un edificio de oficinas o una estructura como un puente, se necesitarán andamios de diversos grados de complejidad, según la escala del trabajo.

Andamios

Los andamios consisten en armazones de acero o madera de fácil montaje sobre los que se pueden colocar plataformas de trabajo. Los andamios pueden ser fijos o móviles. Los andamios fijos, es decir, los que se montan a lo largo de un edificio o estructura, son independientes o poner registro. El andamio independiente tiene montantes o estándares a lo largo de ambos lados de sus plataformas y es capaz de permanecer en posición vertical sin apoyo del edificio. El andamio putlog tiene estándares a lo largo de los bordes exteriores de sus plataformas de trabajo, pero el lado interior está soportado por el propio edificio, con partes del marco del andamio, los putlogs, que tienen extremos aplanados que se colocan entre hileras de ladrillos para ganar soporte. Incluso el andamio independiente debe estar rígidamente "atado" o asegurado a la estructura a intervalos regulares si hay plataformas de trabajo de más de 6 m o si el andamio está cubierto para protección contra la intemperie, lo que aumenta las cargas de viento.

Las plataformas de trabajo sobre andamios consisten en tablas de madera de buena calidad colocadas de manera que estén niveladas y ambos extremos estén debidamente apoyados; serán necesarios soportes intermedios si la madera puede combarse debido a la carga de personas o materiales. Las plataformas nunca deben tener menos de 600 mm de ancho si se usan para acceso y trabajo o 800 mm si se usan también para materiales. Cuando exista riesgo de caída de más de 2 m, el borde exterior y los extremos de una plataforma de trabajo deberían estar protegidos por una barandilla rígida, asegurada a los estándares a una altura de entre 0.91 y 1.15 m por encima de la plataforma. Para evitar que los materiales se caigan de la plataforma, se debe proporcionar un rodapié que se eleve al menos 150 mm por encima de la plataforma a lo largo de su borde exterior, nuevamente asegurado a los estándares. Si es necesario quitar las barandillas y los rodapiés para permitir el paso de materiales, se deben reemplazar lo antes posible.

Los andamios deben estar en posición vertical y debidamente apoyados en sus bases sobre placas de base y, si es necesario, sobre madera. El acceso dentro de los andamios fijos de un nivel de plataforma de trabajo a otro se realiza normalmente mediante escaleras. Estos deben mantenerse correctamente, asegurarse en la parte superior e inferior y extenderse al menos 1.05 m por encima de la plataforma.

Los principales peligros en el uso de andamios (caídas de personas o materiales) generalmente surgen de deficiencias en la forma en que se monta el andamio por primera vez (p. ej., falta una pieza, como una barandilla) o en la forma en que se usa incorrectamente (p. ej., , por estar sobrecargado) o adaptado durante el curso del trabajo para algún propósito que no es adecuado (por ejemplo, se agregan láminas para protección contra la intemperie sin amarres adecuados al edificio). Los tableros de madera para plataformas de andamios se desplazan o se rompen; las escaleras no están aseguradas en la parte superior e inferior. La lista de cosas que pueden salir mal si los andamios no son levantados por personas experimentadas bajo la supervisión adecuada es casi ilimitada. Los propios andamiadores corren un riesgo particular de caídas durante el montaje y desmontaje de andamios, ya que a menudo se ven obligados a trabajar en altura, en posiciones expuestas sin plataformas de trabajo adecuadas (ver figura 1).

Figura 1. Montaje de andamios en una obra de construcción en Ginebra, Suiza, sin la protección adecuada. 

CCE060F1

Andamios de torre. Los andamios de torre son fijos o móviles, con una plataforma de trabajo en la parte superior y una escalera de acceso dentro del marco de la torre. El andamio de la torre móvil está sobre ruedas. Tales torres se vuelven fácilmente inestables y deben estar sujetas a limitaciones de altura; para el andamio de torre fija, la altura no debe ser más de 3.5 veces la dimensión más corta de la base; para móviles, el ratio se reduce a 3 veces. La estabilidad de los andamios de torre debe incrementarse mediante el uso de estabilizadores. No se debe permitir que los trabajadores se suban a la parte superior de los andamios de torres móviles mientras se mueve el andamio o si las ruedas no están bloqueadas.

El peligro principal de los andamios de torre es que se vuelquen y arrojen a las personas de la plataforma; esto puede deberse a que la torre es demasiado alta para su base, a la falta de uso de estabilizadores o ruedas de bloqueo o al uso inadecuado del andamio, quizás por sobrecargarlo.

Andamios colgados y suspendidos. La otra categoría principal de andamios son los que se cuelgan o suspenden. El andamio colgante es esencialmente una plataforma de trabajo que cuelga de cables metálicos o tubos de andamio desde una estructura elevada como un puente. El andamio suspendido vuelve a ser una plataforma o cuna de trabajo, suspendida por cables de acero, pero en este caso se puede subir y bajar. A menudo se proporciona a los contratistas de mantenimiento y pintura, a veces como parte del equipo del edificio terminado.

En cualquier caso, el edificio o estructura debe ser capaz de soportar la plataforma colgada o suspendida, los arreglos de suspensión deben ser lo suficientemente fuertes y la plataforma en sí debe ser lo suficientemente robusta para transportar la carga prevista de personas y materiales con protecciones laterales o barandas para evitar que se caigan. Para la plataforma suspendida, debe haber al menos tres vueltas de cable en los tambores del cabrestante en la posición más baja de la plataforma. Cuando no existan medidas para evitar que la plataforma suspendida se caiga en caso de que falle una cuerda, los trabajadores que utilicen la plataforma deben usar un arnés de seguridad y una cuerda sujeta a un punto de anclaje seguro en el edificio. Las personas que utilicen tales plataformas deben estar capacitadas y tener experiencia en su uso.

El peligro principal de los andamios colgados o suspendidos es la falla de los arreglos de soporte, ya sea de la estructura misma o de las cuerdas o tubos de los que cuelga la plataforma. Esto puede deberse a un montaje o instalación incorrectos del andamio colgado o suspendido oa una sobrecarga u otro uso indebido. La falla de los andamios suspendidos ha resultado en múltiples muertes y puede poner en peligro al público.

Todos los andamios y escaleras deben ser inspeccionados por una persona competente al menos una vez por semana y antes de volver a usarse después de que las condiciones climáticas puedan haberlos dañado. No se deben usar escaleras que tengan estilos agrietados o peldaños rotos. Los andamiadores que montan y desmontan andamios deben recibir capacitación y experiencia específicas para garantizar su propia seguridad y la seguridad de otras personas que puedan usar los andamios. Los andamios a menudo son proporcionados por un contratista, quizás el principal, para uso de todos los contratistas. En esta situación, los comerciantes pueden modificar o desplazar partes de los andamios para facilitar su propio trabajo, sin restaurar el andamio después ni darse cuenta del peligro que han creado. Es importante que los arreglos para la coordinación de la salud y la seguridad en todo el sitio aborden de manera efectiva la acción de un oficio sobre la seguridad de otro.

Equipo de acceso motorizado

En algunos trabajos, tanto durante la construcción como durante el mantenimiento, puede ser más práctico utilizar equipos de acceso motorizados que andamios en sus diversas formas. Proporcionar acceso a la parte inferior del techo de una fábrica que se está recubriendo o acceso al exterior de algunas ventanas en un edificio puede ser más seguro y económico que montar andamios en toda la estructura. El equipo de acceso motorizado viene en una variedad de formas de fabricantes, por ejemplo, plataformas que se pueden subir y bajar verticalmente por acción hidráulica o la apertura y cierre de gatos de tijera y brazos articulados accionados hidráulicamente con una plataforma o jaula de trabajo en el extremo de el brazo, comúnmente llamado recolectores de cerezas. Dicho equipo es generalmente móvil y se puede mover al lugar donde se requiere y ponerlo en uso en cuestión de momentos. El uso seguro del equipo de acceso motorizado requiere que el trabajo esté dentro de las especificaciones de la máquina descritas por el fabricante (es decir, el equipo no debe sobrepasarse ni sobrecargarse).

El equipo de acceso motorizado requiere un piso firme y nivelado sobre el cual operar; puede ser necesario colocar estabilizadores para asegurarse de que la máquina no vuelque. Los trabajadores en la plataforma de trabajo deben tener acceso a los controles operativos. Los trabajadores deben estar capacitados en el uso seguro de dicho equipo. Los equipos de acceso motorizados que se operan y mantienen correctamente pueden proporcionar un acceso seguro donde puede ser prácticamente imposible proporcionar andamios, por ejemplo, durante las primeras etapas de construcción de un marco de acero o para proporcionar acceso a los constructores de acero a los puntos de conexión entre columnas y vigas. .

Montaje de acero

La superestructura de los edificios y las estructuras de ingeniería civil a menudo implica la construcción de marcos de acero sustanciales, a veces de gran altura. Si bien la responsabilidad de garantizar un acceso seguro para los constructores de acero que ensamblan estos marcos recae principalmente en la gerencia de los contratistas de construcción en acero, los diseñadores del trabajo en acero pueden facilitar su difícil trabajo. Los diseñadores deben asegurarse de que los patrones de los orificios para los pernos sean simples y faciliten la inserción fácil de los pernos; el patrón de juntas y orificios para pernos debe ser lo más uniforme posible en todo el marco; Deben colocarse apoyos o soportes sobre las columnas en las uniones con las vigas, de modo que los extremos de las vigas puedan descansar quietos mientras los constructores de acero insertan los pernos. En la medida de lo posible, el diseño debe garantizar que las escaleras de acceso formen parte del marco inicial para que los constructores de acero tengan que depender menos de escaleras y vigas para el acceso.

Además, el diseño debe permitir la perforación de orificios en lugares adecuados de las columnas durante la fabricación y antes de que el acero se entregue en el sitio, lo que permitirá asegurar los cables de acero tensos, a los cuales los montadores de acero que usen arneses de seguridad pueden asegurar sus líneas de funcionamiento. El objetivo debe ser colocar placas de piso en estructuras de acero lo antes posible, para reducir la cantidad de tiempo que los constructores de acero tienen que depender de líneas de seguridad y arneses o escaleras. Si el marco de acero tiene que permanecer abierto y sin pisos mientras la construcción continúa a niveles más altos, entonces las redes de seguridad deben colgarse debajo de los distintos niveles de trabajo. En la medida de lo posible, el diseño de la estructura de acero y las prácticas de trabajo de los montadores de acero deben minimizar la medida en que los trabajadores tienen que "caminar sobre acero".

trabajo de techo

Mientras que levantar las paredes es una etapa importante y peligrosa en la construcción de un edificio, poner el techo en su lugar es igualmente importante y presenta riesgos especiales. Los techos son planos o inclinados. Con techos planos, el peligro principal es que las personas o los materiales caigan por el borde o por las aberturas del techo. Los techos planos generalmente se construyen con madera, hormigón colado o losas. Los techos planos deben estar sellados contra la entrada de agua y se utilizan diversos materiales, incluidos betún y fieltro. Todos los materiales necesarios para el techo deben elevarse hasta el nivel requerido, lo que puede requerir montacargas o grúas si el edificio es alto o las cantidades de recubrimiento y sellador son considerables. Es posible que sea necesario calentar el betún para ayudar a esparcir y sellar; esto puede implicar llevar al techo un cilindro de gas y un crisol. Los trabajadores del techo y las personas que se encuentran debajo pueden quemarse con el betún calentado y se pueden iniciar incendios que involucren la estructura del techo.

El riesgo de caídas se puede prevenir en techos planos erigiendo protección temporal en los bordes en forma de barandillas de dimensiones similares a las barandillas de los andamios. Si el edificio todavía está rodeado por andamios externos, estos se pueden extender hasta el nivel del techo para brindar protección en los bordes a los trabajadores del techo. Las caídas por las aberturas de los techos planos pueden evitarse cubriéndolas o, si tienen que permanecer abiertas, erigiendo barandillas a su alrededor.

Los techos inclinados se encuentran más comúnmente en casas y edificios más pequeños. La inclinación del techo se logra erigiendo un marco de madera al que se une la cubierta exterior del techo, generalmente tejas de arcilla u hormigón. La inclinación del techo puede exceder los 45 por encima de la horizontal, pero incluso una inclinación menos profunda presenta peligros cuando está mojado. Para evitar que los trabajadores del techo se caigan mientras colocan los listones, el fieltro y las tejas, se deben usar escaleras de techo. Si la escalera del techo no se puede asegurar o apoyar en su extremo inferior, debe tener una cumbrera de hierro diseñada adecuadamente que se enganche sobre las tejas de la cumbrera. Cuando haya dudas sobre la resistencia de las tejas de la cumbrera, la escalera debe asegurarse mediante una cuerda desde su peldaño superior, sobre las tejas de la cumbrera y hacia abajo hasta un punto de anclaje fuerte.

Los materiales para techos frágiles se utilizan tanto en techos inclinados como curvos o de barril. Algunas claraboyas están hechas de materiales frágiles. Los materiales típicos incluyen láminas de fibrocemento, plástico, aglomerado tratado y lana de madera. Debido a que los trabajadores del techo con frecuencia pasan a través de las láminas que acaban de colocar, se requiere un acceso seguro al lugar donde se colocarán las láminas y una posición segura desde la cual hacerlo. Esto suele tener la forma de una serie de escaleras de techo. Los materiales de techado frágiles presentan un peligro aún mayor para los trabajadores de mantenimiento, quienes pueden no ser conscientes de su naturaleza frágil. Los diseñadores y arquitectos pueden mejorar la seguridad de los trabajadores de techos al no especificar materiales frágiles en primer lugar.

La colocación de techos, incluso los techos planos, puede ser peligrosa con fuertes vientos o fuertes lluvias. Los materiales como las láminas, que normalmente son seguros de manejar, se vuelven peligrosos en ese clima. El trabajo inseguro del techo no solo pone en peligro a los trabajadores del techo, sino que también presenta peligros para el público que se encuentra debajo. La construcción de techos nuevos es peligrosa, pero, en todo caso, el mantenimiento de los techos es aún más peligroso.

Renovación

La renovación incluye tanto el mantenimiento de la estructura como los cambios en ella durante su vida útil. El mantenimiento (incluida la limpieza y el repintado de carpintería u otras superficies exteriores, el rejuntado de cemento y las reparaciones de las paredes y el techo) presenta peligros de caídas similares a los del montaje de la estructura debido a la necesidad de acceder a las partes altas de la estructura. De hecho, los peligros pueden ser mayores porque durante los trabajos de mantenimiento más pequeños y de corta duración, existe la tentación de reducir los costos en la provisión de equipos de acceso seguro, por ejemplo, tratando de hacer desde una escalera lo que solo se puede hacer de manera segura desde un andamio. . Esto es especialmente cierto en el trabajo de techos, donde el reemplazo de una teja puede tomar solo unos minutos, pero aún existe la posibilidad de que un trabajador se caiga y muera.

Mantenimiento y limpieza

Los diseñadores, especialmente los arquitectos, pueden mejorar la seguridad de los trabajadores de mantenimiento y limpieza teniendo en cuenta en sus diseños y especificaciones la necesidad de un acceso seguro a los techos, a las salas de máquinas, a las ventanas y a otras posiciones expuestas en el exterior de la estructura. Evitar la necesidad de acceso es la mejor solución, seguida de un acceso seguro permanente como parte de la estructura, tal vez escaleras o una pasarela con barandillas o una plataforma de acceso motorizada colgada permanentemente del techo. La situación menos satisfactoria para el personal de mantenimiento es cuando un andamio similar al que se usó para erigir el edificio es la única forma de proporcionar un acceso seguro. Esto será un problema menor para trabajos de renovación importantes y de mayor duración, pero en trabajos de corta duración, el costo del andamiaje completo es tal que existe la tentación de tomar atajos y utilizar equipos de acceso motorizados móviles o andamios de torre donde no son adecuados. o inadecuado.

Si la renovación implica un revestimiento importante del edificio o una limpieza total con chorro de agua a alta presión o productos químicos, el andamiaje total puede ser la única respuesta que no solo protegerá a los trabajadores sino que también permitirá colgar láminas para proteger al público cercano. La protección de los trabajadores involucrados en la limpieza con chorros de agua a alta presión incluye ropa, botas y guantes impermeables, y una pantalla facial o gafas para proteger los ojos. La limpieza que involucre productos químicos como ácidos requerirá ropa protectora similar pero resistente a los ácidos. Si se usan abrasivos para limpiar la estructura, se debe usar una sustancia libre de sílice. Dado que el uso de abrasivos generará polvo que puede ser nocivo, los trabajadores deben usar equipo respiratorio aprobado. El repintado de las ventanas de un edificio alto de oficinas o un bloque de pisos no se puede hacer de forma segura desde escaleras, aunque esto suele ser posible en viviendas domésticas. Será necesario proporcionar andamios o colgar andamios suspendidos como cunas del techo, asegurándose de que los puntos de suspensión sean adecuados.

El mantenimiento y la limpieza de estructuras de ingeniería civil, como puentes, chimeneas altas o mástiles, pueden implicar trabajar a tales alturas o en tales posiciones (p. ej., sobre el agua) que prohíban la construcción de un andamio normal. En la medida de lo posible, el trabajo debe realizarse desde un andamio fijo colgado o en voladizo de la estructura. Cuando esto no sea posible, el trabajo debe realizarse desde una cuna debidamente suspendida. Los puentes modernos a menudo tienen sus propias cunas como parte de la estructura permanente; estos deben revisarse completamente antes de usarse para un trabajo de mantenimiento. Las estructuras de ingeniería civil a menudo están expuestas a la intemperie, y no se debe permitir el trabajo con vientos fuertes o lluvia intensa.

Limpieza de ventanas

La limpieza de ventanas presenta sus propios peligros, especialmente cuando se realiza desde el suelo en escaleras, o con arreglos improvisados ​​para acceder a edificios más altos. La limpieza de ventanas generalmente no se considera parte del proceso de construcción y, sin embargo, es una operación generalizada que puede poner en peligro tanto a los limpiadores de ventanas como al público. Sin embargo, la seguridad en la limpieza de ventanas está influenciada por una parte del diseño del proceso de construcción. Si los arquitectos no tienen en cuenta la necesidad de un acceso seguro o, alternativamente, no especifican ventanas de un diseño que se pueda limpiar desde el interior, entonces el trabajo del contratista de limpieza de ventanas será mucho más peligroso. Si bien el diseño de la necesidad de limpieza de ventanas externas o la instalación de equipos de acceso adecuados como parte del diseño original puede costar inicialmente más, debería haber ahorros considerables durante la vida útil del edificio en costos de mantenimiento y una reducción de los riesgos.

Rehabilitación

La renovación es un aspecto importante y peligroso de la renovación. Tiene lugar cuando, por ejemplo, se deja en su lugar la estructura esencial del edificio o puente, pero se reparan o reemplazan otras partes. Por lo general, en las viviendas domésticas, la renovación implica quitar las ventanas, posiblemente los pisos y las escaleras, junto con el cableado y la plomería, y reemplazarlos con elementos nuevos y, por lo general, mejorados. En un edificio de oficinas comerciales, la renovación involucra ventanas y posiblemente pisos, pero también es probable que implique quitar y reemplazar el revestimiento de un edificio enmarcado, instalar nuevos equipos de calefacción y ventilación y ascensores o cambiar completamente el cableado.

En estructuras de ingeniería civil como puentes, la renovación puede implicar desmantelar la estructura hasta dejarla en su marco básico, fortalecerla, renovar partes y reemplazar la calzada y cualquier revestimiento.

La remodelación presenta los peligros habituales para los trabajadores de la construcción: caída y caída de materiales. El peligro se hace más difícil de controlar cuando los locales permanecen ocupados durante la remodelación, como suele ser el caso en locales domésticos como bloques de pisos, cuando simplemente no se dispone de alojamiento alternativo para los ocupantes de la casa. En esa situación, los ocupantes, especialmente los niños, enfrentan los mismos peligros que los trabajadores de la construcción. Puede haber peligros desde los cables de alimentación hasta las herramientas portátiles, como sierras y taladros, necesarios durante la renovación. Es importante que el trabajo se planee cuidadosamente para minimizar los riesgos tanto para los trabajadores como para el público; estos últimos necesitan saber qué sucederá y cuándo. Se debe impedir el acceso a las habitaciones, escaleras o balcones donde se vaya a realizar el trabajo. Es posible que las entradas a los bloques de pisos deban protegerse con ventiladores para proteger a las personas de la caída de materiales. Al finalizar el turno de trabajo, las escaleras y andamios deben retirarse o cerrarse de manera que no permita que los niños se suban a ellos y se pongan en peligro. Del mismo modo, las pinturas, los cilindros de gas y las herramientas eléctricas deben retirarse o almacenarse de manera segura.

En los edificios comerciales ocupados donde se están renovando los servicios, no debería ser posible abrir las puertas de los ascensores. Si la renovación interfiere con el equipo contra incendios y de emergencia, se deben hacer arreglos especiales para advertir tanto a los ocupantes como a los trabajadores si se produce un incendio. La renovación de locales domésticos y comerciales puede requerir la eliminación de materiales que contengan amianto. Esto presenta importantes riesgos para la salud de los trabajadores y los ocupantes cuando regresan. Dicha remoción de amianto debe ser realizada únicamente por contratistas especialmente capacitados y equipados. El área donde se retira el asbesto deberá aislarse de otras partes del edificio. Antes de que los ocupantes regresen a las áreas de las que se quitó el asbesto, se debe monitorear la atmósfera en esas habitaciones y evaluar los resultados para garantizar que los niveles de fibra de asbesto en el aire estén por debajo de los niveles permitidos.

Por lo general, la forma más segura de llevar a cabo la renovación es excluir totalmente a los ocupantes y miembros del público; sin embargo, esto a veces simplemente no es practicable.

Departamento de Servicios Públicos

El suministro de servicios públicos en los edificios, como electricidad, gas, agua y telecomunicaciones, suele estar a cargo de subcontratistas especializados. Los principales peligros son las caídas debido al acceso deficiente, el polvo y los humos de la perforación y el corte y las descargas eléctricas o incendios de los servicios eléctricos y de gas. Los peligros son los mismos en las casas, solo que en menor escala. El trabajo es más fácil para los contratistas si el arquitecto ha hecho la asignación adecuada al diseñar la estructura para acomodar los servicios públicos. Requieren espacio para conductos y canales en paredes y pisos, además de suficiente espacio adicional para que los instaladores operen de manera efectiva y segura. Se aplican consideraciones similares al mantenimiento de los servicios públicos después de que el edificio se haya puesto en uso. La atención adecuada a los detalles de conductos, canales y aberturas en el diseño inicial de la estructura debe significar que estos se moldean o se construyen en la estructura. Entonces no será necesario que los trabajadores de la construcción eliminen canales y conductos o abran agujeros con herramientas eléctricas, que crean grandes cantidades de polvo dañino. Si se proporciona el espacio adecuado para los conductos y equipos de calefacción y aire acondicionado, el trabajo de los instaladores es más fácil y seguro porque entonces es posible trabajar desde posiciones seguras en lugar de, por ejemplo, pararse sobre tablas encajadas en el interior de los conductos verticales. . Si la iluminación y el cableado tienen que instalarse por encima de la cabeza en habitaciones con techos altos, los contratistas pueden necesitar andamios o andamios de torre además de escaleras.

La instalación de los servicios públicos debe ajustarse a las normas locales reconocidas. Estos deberían, por ejemplo, cubrir todos los aspectos de seguridad de las instalaciones eléctricas y de gas para que los contratistas no tengan dudas sobre los estándares requeridos para el cableado, aislamiento, puesta a tierra (masa), fusibles, aislamiento y, para gas, protección para tuberías, aislamiento, ventilación adecuada y colocación de dispositivos de seguridad por falla de llama y pérdida de presión. El hecho de que los contratistas no se ocupen adecuadamente de estos detalles en la instalación o el mantenimiento de los servicios públicos creará peligros tanto para sus propios trabajadores como para los ocupantes del edificio.

Acabado interior

Si la estructura es de ladrillo u hormigón, el acabado interior puede requerir un enyesado inicial para proporcionar una superficie que pueda pintarse. El enyesado es un oficio artesanal tradicional. Los peligros principales son la tensión severa en la espalda y los brazos al manipular material en bolsas y placas de yeso y luego el propio proceso de enyesado, especialmente cuando el enyesador está trabajando por encima de la cabeza. Después del enlucido, las superficies pueden pintarse. El peligro aquí proviene de los vapores emitidos por diluyentes o solventes y, a veces, por la pintura misma. Si es posible, se deben usar pinturas a base de agua. Si es necesario utilizar pinturas a base de solventes, las habitaciones deben estar bien ventiladas, si es necesario mediante el uso de ventiladores. Si los materiales utilizados son tóxicos y no se puede lograr una ventilación adecuada, se debe usar protección respiratoria y de otro tipo.

En ocasiones, el acabado interior puede requerir la fijación de revestimientos o revestimientos a las paredes. Si esto involucra el uso de pistolas de cartuchos para asegurar los paneles a los montantes de madera, el peligro surgirá principalmente de la forma en que se opera la pistola. Los clavos con cartucho pueden dispararse fácilmente a través de paredes y tabiques o pueden rebotar al golpear algo duro. Los contratistas deben planificar este trabajo cuidadosamente, si es necesario excluyendo a otras personas de las inmediaciones.

El acabado puede requerir la fijación de baldosas o losas de varios materiales a paredes y pisos. El corte de grandes cantidades de baldosas de cerámica o losas de piedra con cortadores eléctricos genera una gran cantidad de polvo y debe hacerse en húmedo o en un área cerrada. El principal peligro con las losetas, incluidas las losetas de moqueta, surge de la necesidad de pegarlas en su lugar. Los adhesivos utilizados son a base de solventes y emiten vapores que son dañinos y, en un espacio cerrado, pueden ser inflamables. Desafortunadamente, esas tejas se arrodillan sobre el punto donde se desprenden los vapores. Se deben utilizar adhesivos a base de agua. Cuando se deban usar adhesivos a base de solventes, las habitaciones deben estar bien ventiladas (asistidas por ventilador), la cantidad de adhesivos que se traigan a la sala de trabajo debe mantenerse al mínimo y los tambores deben trasvasarse a latas más pequeñas utilizadas por los instaladores fuera de la sala de trabajo.

Si el acabado requiere instalaciones de materiales de aislamiento acústico o térmico, como suele ser el caso en bloques de viviendas y edificios comerciales, estos pueden ser en forma de láminas o losas que se cortan, bloques que se colocan y fijan entre sí o a un superficie por un cemento o en forma húmeda que se rocía. Los peligros incluyen la exposición al polvo que puede irritar y ser dañino. No se deben utilizar materiales que contengan amianto. Si se utilizan fibras minerales artificiales, se debe usar protección respiratoria y ropa protectora para evitar la irritación de la piel.

Peligros de incendio en el acabado de interiores

Muchas de las operaciones de acabado en un edificio implican el uso de materiales que aumentan considerablemente el riesgo de incendio. La estructura básica puede ser de acero, hormigón y ladrillo relativamente no inflamables. Sin embargo, los oficios de acabado introducen madera, posiblemente papel, pinturas y disolventes.

Al mismo tiempo que se realizan los acabados interiores, se pueden realizar trabajos en las inmediaciones con herramientas eléctricas, o se pueden instalar los servicios eléctricos. Casi siempre hay una fuente de ignición para vapores inflamables y materiales utilizados en el acabado. Se han iniciado muchos incendios muy costosos durante el acabado, poniendo en riesgo a los trabajadores y, por lo general, dañando no solo el acabado del edificio sino también su estructura principal. Un edificio en proceso de terminación es un recinto en el que posiblemente cientos de trabajadores estén utilizando materiales inflamables. El contratista principal debe asegurarse de que se hagan los arreglos adecuados para proporcionar y proteger los medios de escape, mantener las rutas de acceso libres de obstrucciones, reducir la cantidad de materiales inflamables almacenados y en uso dentro del edificio, advertir a los contratistas sobre incendios y, cuando sea necesario, evacuar el edificio.

Acabado exterior

Algunos de los materiales utilizados en el acabado interno también se pueden usar en el exterior, pero el acabado exterior generalmente se relaciona con el revestimiento, el sellado y la pintura. Las capas de cemento en el trabajo con ladrillos y bloques generalmente se “apuntan” o terminan a medida que se colocan los ladrillos o bloques y no requieren más atención. El exterior de las paredes puede ser de cemento que se va a pintar o tener una aplicación de una capa de piedras pequeñas, como en estuco o estuco. El acabado exterior, como el trabajo de construcción en general, se realiza al aire libre y está sujeto a los efectos del clima. Con mucho, el mayor peligro es el riesgo de caída, a menudo aumentado por las dificultades en el manejo de componentes y materiales. El uso de pinturas, selladores y adhesivos que contienen disolventes es un problema menor que en el acabado interior porque la ventilación natural evita la acumulación de concentraciones de vapor nocivas o inflamables.

Una vez más, los diseñadores pueden influir en la seguridad del acabado exterior especificando paneles de revestimiento que se puedan manipular con seguridad (es decir, que no sean demasiado pesados ​​ni grandes) y haciendo arreglos para que el revestimiento se pueda realizar desde posiciones seguras. Los marcos o pisos del edificio deben estar diseñados para incorporar características como orejetas o huecos que permitan un fácil aterrizaje de los paneles de revestimiento, especialmente cuando se colocan en posición con grúa o montacargas. La especificación de materiales como plásticos para marcos de ventanas y fascias elimina la necesidad de pintar y volver a pintar y reduce el mantenimiento posterior. Esto beneficia la seguridad tanto de los trabajadores de la construcción como de los ocupantes de la casa o piso.

Jardinería.

El paisajismo a gran escala puede implicar movimientos de tierra similares a los que se utilizan en las obras de carreteras y canales. Puede requerir excavaciones profundas para instalar drenajes; es posible que se deban enlosar u hormigonar áreas extensas; es posible que haya que mover las rocas. Finalmente, el cliente puede desear crear la impresión de un desarrollo maduro y bien establecido, de modo que se planten árboles completamente desarrollados. Todo esto requiere excavación, excavación y carga. A menudo también requiere una capacidad de elevación considerable.

Los contratistas de paisajismo suelen ser especialistas que no dedican gran parte de su tiempo a trabajar como parte de los contratos de construcción. El contratista principal debe asegurarse de que los contratistas de paisajismo lleguen al sitio en el momento adecuado (no necesariamente hacia el final del contrato). Es mejor llevar a cabo una excavación importante y el tendido de tuberías al principio de la vida del proyecto, cuando se está realizando un trabajo similar para los cimientos del edificio. El paisajismo no debe socavar ni poner en peligro el edificio ni sobrecargar la estructura amontonando tierra sobre o contra él y sus dependencias de manera peligrosa. Si se va a retirar la capa superior del suelo y luego volver a colocarla en su lugar, se deberá proporcionar suficiente espacio para amontonarlo de manera segura.

El paisajismo también puede ser necesario en instalaciones industriales y servicios públicos por razones ambientales y de seguridad. Alrededor de una planta petroquímica puede ser necesario nivelar el suelo o proporcionar una dirección particular de pendiente, posiblemente cubriendo el suelo con grava u hormigón para evitar el crecimiento de la vegetación. Por otro lado, si el paisajismo alrededor de las instalaciones industriales tiene por objeto mejorar la apariencia o razones ambientales (p. ej., reducir el ruido u ocultar una planta antiestética), puede requerir terraplenes y la construcción de pantallas o la plantación de árboles. Las carreteras y vías férreas de hoy deben incluir características que reduzcan el ruido si están cerca de áreas urbanas u oculten las operaciones si están en áreas ambientalmente sensibles. El paisajismo no es solo una ocurrencia tardía, ya que además de mejorar la apariencia del edificio o planta, puede, dependiendo de la naturaleza del desarrollo, preservar el medio ambiente y mejorar la seguridad en general. Por lo tanto, debe diseñarse y planificarse como parte integral del proyecto.

Demolición

La demolición es quizás la operación de construcción más peligrosa. Tiene todos los peligros de trabajar en altura y ser golpeado por materiales que caen, pero se realiza en una estructura que se ha debilitado ya sea como parte de la demolición, o como resultado de tormentas, daños producidos por inundaciones, incendios, explosiones. o simple desgaste. Los peligros durante la demolición son caídas, ser golpeado o enterrado en material que cae o por el colapso no intencional de la estructura, ruido y polvo. Uno de los problemas prácticos para garantizar la salud y la seguridad durante la demolición es que puede proceder muy rápidamente; con equipo moderno se puede demoler mucho en un par de días.

Hay tres formas principales de demoler una estructura: derribarla poco a poco; derribarlo o empujarlo hacia abajo; o derribarlo usando explosivos. La elección del método está dictada por la condición de la estructura, su entorno, las razones de la demolición y el costo. El uso de explosivos normalmente no será posible cuando haya otros edificios cerca. La demolición debe planificarse con el mismo cuidado que cualquier otro proceso de construcción. La estructura que se va a demoler se debe inspeccionar minuciosamente y se deben obtener todos los planos, de modo que el contratista de demolición disponga de la mayor cantidad de información posible sobre la naturaleza de la estructura, su método de construcción y los materiales. El asbesto se encuentra comúnmente en edificios y otras estructuras que se van a demoler y requiere contratistas que sean especialistas en su manejo.

La planificación del proceso de demolición debe garantizar que la estructura no esté sobrecargada o cargada de manera desigual con escombros y que haya aberturas adecuadas para verter los escombros para una remoción segura. Si se va a debilitar la estructura cortando partes del armazón (especialmente hormigón armado u otros tipos de estructuras sometidas a grandes esfuerzos) o quitando partes de un edificio, como pisos o paredes internas, esto no debe debilitar tanto la estructura que pueda derrumbarse. inesperadamente. Los escombros y los materiales de desecho deben planificarse para que caigan de tal manera que puedan retirarse o guardarse de manera segura y adecuada; a veces, el costo de un trabajo de demolición depende de la recuperación de chatarra o componentes valiosos.

Si la estructura se va a demoler por partes (es decir, se va a desmontar poco a poco), sin utilizar picos y cortadores accionados por control remoto, los trabajadores inevitablemente tendrán que hacer el trabajo utilizando herramientas manuales o accionadas manualmente. Esto significa que es posible que tengan que trabajar en alturas en las caras expuestas o sobre las aberturas creadas para permitir que caigan los escombros. En consecuencia, serán necesarias plataformas de trabajo de andamios temporales. La estabilidad de dichos andamios no debe verse en peligro por la remoción de partes de la estructura o la caída de escombros. Si las escaleras ya no están disponibles para que las usen los trabajadores porque la abertura de la escalera se está usando para vertedero de escombros, se necesitarán escaleras externas o andamios.

La remoción de puntas, chapiteles u otras características altas en la parte superior de los edificios a veces es realizada de manera más segura por trabajadores que operan desde baldes diseñados adecuadamente colgados del gancho de seguridad de una grúa.

En la demolición por partes, el método más seguro es derribar el edificio en una secuencia opuesta a la forma en que se levantó. Los escombros deben retirarse regularmente para que los lugares de trabajo y el acceso no se obstruyan.

Si la estructura se va a empujar, halar o derribar, por lo general se debilita previamente, con los peligros correspondientes. A veces se derriba quitando pisos y paredes internas, sujetando cables metálicos a puntos fuertes en las partes superiores del edificio y utilizando una excavadora u otra máquina pesada para tirar del cable metálico. Existe un peligro real de los cables de acero voladores si se rompen debido a una sobrecarga o falla del punto de anclaje en el edificio. Esta técnica no es adecuada para edificios muy altos. Empujar, nuevamente después del debilitamiento previo, implica el uso de plantas pesadas, como empujadores o cucharas montadas sobre orugas. Las cabinas de dichos equipos deben estar protegidas para evitar que los conductores sufran lesiones por la caída de escombros. No se debe permitir que el sitio quede tan obstruido por los escombros caídos como para crear inestabilidad para la máquina utilizada para tirar o empujar el edificio hacia abajo.

bailando

La forma más común de demolición (y si se hace correctamente, en muchos sentidos, la más segura) es el “balón”, utilizando una bola de acero o concreto suspendida de un gancho en una grúa con un brazo lo suficientemente fuerte como para soportar las tensiones especiales impuestas por el bamboleo. . El brazo se mueve lateralmente y la bola se balancea contra la pared que se va a demoler. El peligro principal es atrapar la pelota en la estructura o los escombros y luego tratar de sacarla levantando el gancho de la grúa. Esto sobrecarga enormemente la grúa y el cable de la grúa o el brazo pueden fallar. Puede ser necesario que un trabajador suba hasta donde está encajada la bola y la libere. Sin embargo, esto no debe hacerse si existe el riesgo de que esa parte del edificio se derrumbe sobre el trabajador. Otro peligro asociado con los operadores de grúas menos calificados es el de cepillarse con demasiada fuerza, de modo que accidentalmente se derriben partes no deseadas del edificio.

explosivos

La demolición con explosivos se puede realizar de manera segura, pero debe planificarse cuidadosamente y llevarse a cabo solo por trabajadores experimentados bajo supervisión competente. A diferencia de los explosivos militares, el propósito de las voladuras para demoler un edificio no es reducir totalmente el edificio a un montón de escombros. La forma segura de hacerlo es, después del debilitamiento previo, no usar más explosivo que el que derribará la estructura de manera segura para que los escombros puedan retirarse de manera segura y recuperarse la chatarra. Los contratistas que realicen voladuras deben inspeccionar la estructura, obtener planos y tanta información como sea posible sobre su método de construcción y materiales. Solo con esta información es posible determinar si la voladura es apropiada en primer lugar, dónde se deben colocar las cargas, cuánto explosivo se debe usar, qué pasos pueden ser necesarios para evitar la expulsión de escombros y qué tipo de zonas de separación se requerirán. alrededor del sitio para proteger a los trabajadores y al público. Si hay varias cargas explosivas, el disparo eléctrico con detonadores suele ser más práctico, pero los sistemas eléctricos pueden fallar y, en trabajos más sencillos, el uso del cordón detonador puede ser más práctico y seguro. Los aspectos de las voladuras que requieren una cuidadosa planificación preliminar son lo que se debe hacer si hay un fallo de encendido o si la estructura no cae según lo planeado y queda suspendida en un peligroso estado de inestabilidad. Si el trabajo está cerca de viviendas, carreteras o desarrollos industriales, se debe advertir a las personas en el área; la policía local suele participar en la limpieza del área y detener el tráfico de peatones y vehículos.

Las estructuras altas, como las torres de televisión o las torres de refrigeración, se pueden derribar con explosivos, siempre que se hayan debilitado previamente para que caigan de forma segura.

Los trabajadores de demolición están expuestos a altos niveles de ruido debido a maquinaria y herramientas ruidosas, escombros que caen o explosiones de explosivos. Por lo general, se requerirá protección auditiva. El polvo se produce en grandes cantidades a medida que se demuelen los edificios. Una inspección preliminar debe determinar si hay presencia de plomo o asbesto y dónde; si es posible, estos deben ser retirados antes del inicio de la demolición. Incluso en ausencia de peligros tan notables, el polvo de la demolición a menudo es irritante, si no dañino, y se debe usar una máscara contra el polvo aprobada si el área de trabajo no se puede mantener húmeda para controlar el polvo.

La demolición es a la vez sucia y ardua, y se debe proporcionar un alto nivel de instalaciones de bienestar, incluidos baños, lavabos, guardarropas para la ropa normal y la ropa de trabajo y un lugar para refugiarse y comer.

Desmantelamiento

El desmantelamiento difiere de la demolición en que parte de la estructura o, más comúnmente, una gran pieza de maquinaria o equipo se desmonta y se retira del sitio. Por ejemplo, la eliminación de una parte o la totalidad de una caldera de una casa de máquinas para reemplazarla, o el reemplazo de un tramo de puente de vigas de acero es desmantelamiento en lugar de demolición. Los trabajadores involucrados en el desmantelamiento tienden a realizar una gran cantidad de trabajos de corte de acero con oxiacetileno o gas, ya sea para quitar partes de la estructura o para debilitarla. Pueden usar explosivos para derribar un elemento del equipo. Utilizan maquinaria de elevación pesada para retirar grandes vigas o piezas de maquinaria.

En general, los trabajadores que participan en tales actividades se enfrentan a los mismos peligros de caídas, cosas que les caen encima, ruido, polvo y sustancias nocivas que se encuentran en la demolición propiamente dicha. Los contratistas que llevan a cabo el desmantelamiento requieren un sólido conocimiento de las estructuras para garantizar que se desarmen en una secuencia que no provoque un colapso repentino e inesperado de la estructura principal.

trabajo sobre el agua

El trabajo sobre y junto al agua, como en la construcción y mantenimiento de puentes, en muelles y trabajos de defensa marítima y fluvial, presenta riesgos especiales. El peligro puede aumentar si el agua está fluyendo o marea, a diferencia de si está quieta; el rápido movimiento del agua hace que sea más difícil rescatar a las personas que caen. Caerse en el agua presenta el peligro de ahogamiento (incluso en aguas bastante poco profundas si la persona se lesiona en la caída, así como hipotermia si el agua está fría e infección si está fría). contaminado).

La primera precaución es evitar que los trabajadores se caigan asegurándose de que haya pasillos adecuados y lugares de trabajo con barandillas. No se debe permitir que se mojen y resbalen. Si las pasarelas no son posibles, como quizás en las primeras etapas de la construcción en acero, los trabajadores deben usar arneses y cuerdas atadas a puntos de anclaje seguros. Estos deben complementarse con redes de seguridad colgadas debajo de la posición de trabajo. Deberían proporcionarse escaleras y cabos de agarre para ayudar a los trabajadores caídos a salir del agua, como, por ejemplo, en los bordes de los muelles y las defensas marítimas. Mientras los trabajadores no estén en una plataforma con tablones de protección adecuados o estén viajando hacia y desde su lugar de trabajo, deben usar dispositivos de flotación. Los aros salvavidas y las líneas de rescate deberían colocarse a intervalos regulares a lo largo del borde del agua.

El trabajo en muelles, mantenimiento de ríos y defensas marítimas a menudo implica el uso de barcazas para transportar plataformas de pilotaje y excavadoras para retirar los escombros dragados. Tales barcazas son equivalentes a plataformas de trabajo y deberían tener barandillas protectoras, aros salvavidas y cuerdas de rescate y agarre adecuadas. El acceso seguro desde la orilla, el muelle o el lado del río debe proporcionarse en forma de pasarelas o pasarelas con barandillas. Esto debe disponerse de manera que se ajuste de manera segura con los niveles cambiantes de las mareas.

Los botes de rescate deben estar disponibles, equipados con cuerdas de agarre y con aros salvavidas y líneas de rescate a bordo. Si el agua está fría o fluye, los botes deben contar con personal continuo, y deben estar propulsados ​​y listos para llevar a cabo una misión de rescate de inmediato. Si el agua está contaminada con efluentes industriales o aguas residuales, se deben hacer arreglos para transportar a quienes caigan en esas aguas a un centro médico u hospital para recibir tratamiento inmediato. El agua en áreas urbanas puede estar contaminada con orina de ratas, que pueden infectar abrasiones abiertas en la piel y causar la enfermedad de Weil.

El trabajo sobre el agua a menudo se lleva a cabo en lugares que están sujetos a fuertes vientos, lluvia torrencial o condiciones de formación de hielo. Estos aumentan el riesgo de caídas y pérdida de calor. El clima severo puede hacer que sea necesario detener el trabajo, incluso en medio de un turno; para evitar una pérdida excesiva de calor, puede ser necesario complementar la ropa protectora normal para clima húmedo o frío con ropa interior térmica.

trabajo submarino

BUCEO Y ACTIVIDADES

El buceo es una forma especializada de trabajar bajo el agua. Los peligros que enfrentan los buzos son el ahogamiento, la enfermedad por descompresión (o las "curvas"), la hipotermia por el frío y quedar atrapados bajo el agua. Es posible que se requiera bucear durante la construcción o el mantenimiento de muelles, defensas marítimas y fluviales y en muelles y estribos de puentes. A menudo se requiere en aguas donde la visibilidad es escasa o en lugares donde existe el riesgo de que el buzo y su equipo se enreden. El buceo se puede realizar desde tierra firme o desde una embarcación. Si el trabajo requiere solo un buzo, entonces, como mínimo, se requerirá un equipo de tres por seguridad. El equipo está formado por el buzo en el agua, un buzo de reserva completamente equipado listo para ingresar al agua de inmediato en caso de emergencia y un supervisor de buceo a cargo. El supervisor de buceo debe estar en la posición segura en tierra o en el bote desde el cual se realizará el buceo.

Las inmersiones a profundidades inferiores a 50 m generalmente las llevan a cabo buzos que usan trajes húmedos (es decir, trajes que no excluyen el agua) y usan un aparato de respiración subacuático autónomo con una máscara facial abierta (es decir, equipo de buceo SCUBA). A profundidades superiores a 50 m o en aguas muy frías, será necesario que los buzos usen trajes calentados por un suministro de agua caliente bombeada y máscaras de buceo cerradas, y equipo para respirar no aire comprimido sino aire más una mezcla de gases. (es decir, buceo con mezcla de gases). Los buzos deben usar una línea de seguridad adecuada y poder comunicarse con la superficie y en particular con su supervisor de buceo. El contratista de buceo debe informar a los servicios de emergencia locales que se va a realizar un buceo.

Tanto los buzos como el equipo requieren examen y prueba. Los buzos deben estar entrenados según un estándar nacional o internacional reconocido, en primer lugar y siempre para el buceo con aire y en segundo lugar para el buceo con mezcla de gases, si se va a llevar a cabo. Se les debe exigir que proporcionen pruebas escritas de la finalización satisfactoria de un curso de formación de buzos. Los buzos deben someterse a un examen médico anual con un médico con experiencia en medicina hiperbárica. Cada buzo debe tener un libro de registro personal en el que se mantenga un registro de los exámenes físicos y de sus inmersiones. Si un buzo ha sido suspendido de bucear como resultado del examen físico, esto también debe registrarse en el libro de registro. A un buzo suspendido no se le debe permitir bucear o actuar como buzo de reserva. Su supervisor de buceo debe preguntar a los buzos si se encuentran bien, especialmente si tienen alguna enfermedad respiratoria, antes de que se les permita bucear. El equipo de buceo, trajes, cinturones, cuerdas, máscaras y cilindros y válvulas deben revisarse todos los días antes de su uso.

Los buzos deben demostrar el funcionamiento satisfactorio del cilindro y las válvulas de demanda a su supervisor de buceo.

En caso de accidente u otras razones por el ascenso repentino de un buzo a la superficie, él o ella puede experimentar las curvas o correr el riesgo de sufrirlas y requerir ser recomprimido. Por esta razón, es deseable que se localice el paradero de una cámara de descompresión médica o de otro tipo adecuada para buzos antes de que comience el buceo. Los encargados de la cámara deben ser alertados del hecho de que se está realizando un buceo. Debe haber arreglos disponibles para el transporte rápido de buzos que requieran descompresión.

Debido a su capacitación y equipo, además de todo el respaldo necesario para la seguridad, el uso de buzos es muy costoso y, sin embargo, la cantidad de tiempo que realmente trabajan en el lecho del río puede ser limitada. Por estas razones, existe la tentación de que los contratistas de buceo usen buzos aficionados o sin entrenamiento o un equipo de buceo que es deficiente en número y equipo. Solo se deben utilizar contratistas de buceo acreditados para el buceo en la construcción, y se debe tener especial cuidado con la selección de buzos que afirmen haber sido capacitados en otros países donde los estándares pueden ser más bajos.

cajones

Los cajones son más bien como grandes cacerolas invertidas cuyos bordes descansan sobre el lecho del puerto o del río. A veces se utilizan cajones abiertos que, como su nombre indica, tienen la parte superior abierta. Se utilizan en tierra para hundir un eje en suelo blando. El borde inferior del cajón se afila, los trabajadores excavan dentro del cajón y se hunde en el suelo a medida que se retira la tierra, creando así el pozo. Se utilizan cajones abiertos similares en aguas poco profundas, pero su profundidad se puede ampliar agregando secciones en la parte superior a medida que el cajón se hunde en el lecho del río o del puerto. Los cajones abiertos dependen del bombeo para controlar la entrada de agua y suelo en la base del cajón. Para trabajos más profundos habrá que utilizar un cajón cerrado. Se bombea aire comprimido para desplazar el agua, y los trabajadores pueden ingresar a través de una esclusa de aire, generalmente en la parte superior, y bajar para trabajar en el aire en esa cama. Los trabajadores pueden trabajar bajo el agua pero están libres de las limitaciones de usar equipo de buceo y la visibilidad es mucho mejor. Los peligros en los trabajos con cajones “neumáticos” son las curvas y, como en todos los tipos de cajones, incluido el cajón abierto más simple, ahogarse si entra agua en el cajón por cualquier falla estructural o pérdida de presión de aire. Debido al riesgo de entrada de agua, se debe disponer en todo momento de medios de escape como escaleras hasta el punto de entrada, tanto en cajones abiertos como neumáticos.

Los cajones deben inspeccionarse diariamente antes de que sean utilizados por alguien competente y con experiencia en el trabajo con cajones. Los cajones se pueden subir y bajar como unidades individuales mediante equipos de elevación pesados, o se pueden construir a partir de componentes en el agua. La construcción de cajones debe estar bajo la supervisión de una persona igualmente competente.

Túneles bajo el agua

La excavación de túneles, cuando se lleva a cabo en suelo poroso bajo el agua, puede necesitar aire comprimido. La conducción de túneles para los sistemas de transporte público en los centros de las ciudades debajo de los ríos es una práctica generalizada, debido a la falta de espacio sobre el suelo y las consideraciones ambientales. El trabajo con aire comprimido será lo más limitado posible debido a su peligrosidad e ineficiencia.

Los túneles debajo del agua en suelos porosos se revestirán con anillos de hormigón o hierro fundido y se les inyectará lechada. Pero en el rumbo real donde se está excavando el túnel y en el tramo corto donde se colocan los anillos del túnel, no habrá una superficie suficientemente impermeable para que el trabajo avance sin algún medio para impedir la entrada de agua. El trabajo con aire comprimido todavía se puede usar para la cabeza del túnel y la colocación del anillo o segmento como parte del proceso de conducción y revestimiento del túnel. Los trabajadores involucrados en la conducción del cabezal (es decir, en una tuneladora operando el cabezal de corte giratorio) o utilizando herramientas manuales, y aquellos que operan equipos de colocación de segmentos y anillos, deberán pasar por una esclusa de aire. El resto del túnel, ahora revestido, no requerirá compresión y, por lo tanto, será más fácil el tránsito de personal y materiales.

Los tuneleros que tienen que trabajar con aire comprimido se enfrentan al mismo peligro de las curvas que los buzos y los trabajadores de cajones. La esclusa de aire que da acceso a los trabajos de aire comprimido debe complementarse con una segunda esclusa de aire por la que pasen los trabajadores al final del turno que se va a descomprimir. Si solo hay una esclusa de aire, esto puede crear cuellos de botella y también ser peligroso. Los peligros surgen si los trabajadores no se descomprimen con la suficiente lentitud al final de su turno o si la falta de capacidad de la esclusa de aire impide la entrada de equipos vitales al trabajo bajo presión. Las esclusas de aire y las cámaras de descompresión deben estar bajo la supervisión de una persona competente con experiencia en túneles de aire comprimido y descompresión adecuada.

 

Atrás

Viernes, enero 14 2011 15: 52

Trincheras

Las trincheras son espacios confinados que generalmente se excavan para enterrar servicios públicos o para colocar cimientos. Las zanjas son normalmente más profundas que anchas, medidas en el fondo, y normalmente tienen menos de 6 m de profundidad; también se les conoce como excavaciones superficiales. Un espacio confinado se define como un espacio lo suficientemente grande para que un trabajador entre y realice su trabajo, tiene medios limitados de entrada y salida y no está diseñado para una ocupación continua. Se deben proporcionar varias escaleras para permitir que los trabajadores escapen de la zanja.

Por lo general, las trincheras están abiertas solo durante minutos u horas. Las paredes de cualquier trinchera eventualmente colapsarán; es simplemente una cuestión de tiempo. La estabilidad aparente a corto plazo es una tentación para un contratista de enviar trabajadores a una trinchera peligrosa con la esperanza de un progreso rápido y una ganancia financiera. Pueden producirse la muerte o lesiones graves y mutilaciones.

Además de estar expuestos a la posibilidad de que las paredes de la zanja se derrumben, los trabajadores en las zanjas pueden sufrir daños o morir si se sumergen en agua o aguas residuales, la exposición a gases peligrosos u oxígeno reducido, caídas, caída de equipos o materiales, contacto con cables eléctricos cortados y rescate inadecuado.

Los derrumbes representan al menos el 2.5% de las muertes anuales relacionadas con el trabajo en los Estados Unidos, por ejemplo. La edad promedio de los trabajadores que mueren en las trincheras en los EE. UU. es de 33 años. A menudo, un joven queda atrapado en un derrumbe y otros trabajadores intentan rescatarlo. Con intentos fallidos de rescate, la mayoría de los muertos son posibles rescatadores. Se debe contactar de inmediato a los equipos de emergencia capacitados en el rescate de zanjas en caso de un derrumbe.

Las inspecciones de rutina de las paredes de las zanjas y los sistemas de protección de los trabajadores son esenciales. Las inspecciones deben realizarse diariamente antes del inicio del trabajo y después de cualquier evento, como tormentas, vibraciones o tuberías rotas, que puedan aumentar los riesgos. Las siguientes son descripciones de los peligros y cómo prevenirlos.

Colapso de la pared de la trinchera

La principal causa de muerte relacionada con la excavación de zanjas es el derrumbe de las paredes de las zanjas, que pueden aplastar o asfixiar a los trabajadores.

Las paredes de la zanja pueden debilitarse por actividades al aire libre pero cerca de una zanja. No se deben colocar cargas pesadas en el borde de la pared. Las zanjas no se deben cavar cerca de estructuras, como edificios o vías férreas, porque la apertura de zanjas puede socavar las estructuras y debilitar los cimientos, provocando así el colapso de las estructuras y las paredes de la zanja. Se debe buscar asistencia de ingeniería competente en las etapas de planificación. No se debe permitir que los vehículos se acerquen demasiado a los lados de una zanja; deben colocarse troncos de detención o bermas de suelo para evitar que los vehículos lo hagan.

Tipos de suelo y medio ambiente.

La selección adecuada de un sistema de protección del trabajador depende del suelo y las condiciones ambientales. La resistencia del suelo, la presencia de agua y la vibración de equipos o fuentes cercanas afectan la estabilidad de las paredes de la zanja. Los suelos previamente excavados nunca recuperan su fuerza. La acumulación de agua en una zanja, independientemente de la profundidad, señala la situación más peligrosa.

Se debe clasificar el suelo y evaluar la escena de la construcción antes de seleccionar un sistema de protección para los trabajadores adecuado. Un plan de seguridad y salud del proyecto debe abordar condiciones y peligros únicos relacionados con el proyecto.

Los suelos se pueden dividir en dos grupos principales: cohesivos y granulares. Los suelos cohesivos contienen un mínimo de 35% de arcilla y no se rompen cuando se enrollan en hilos de 50 mm de largo y 3 mm de diámetro y se sujetan por un extremo. Con suelos cohesivos, las paredes de las zanjas permanecerán verticales por cortos períodos de tiempo. Estos suelos son responsables de tantas muertes por derrumbes como cualquier otro suelo, porque el suelo parece estable y con frecuencia no se toman precauciones.

Los suelos granulares consisten en limo, arena, grava o material más grande. Estos suelos exhiben una aparente cohesión cuando están mojados (el efecto de castillo de arena); cuanto más fina es la partícula, mayor es la cohesión aparente. Sin embargo, cuando se sumergen o se secan, los suelos granulares más gruesos colapsarán inmediatamente a un ángulo estable, de 30 a 45°, dependiendo de la angulosidad o redondez de sus partículas.

protección del trabajador

En pendiente previene la falla de la zanja al eliminar el peso (del suelo) que puede conducir a la inestabilidad de la zanja. La inclinación, incluida la formación de bancos (inclinación realizada en una serie de pasos), requiere una abertura amplia en la parte superior de una zanja. El ángulo de una pendiente depende del suelo y el entorno, pero las pendientes van desde 0.75 horizontal: 1 vertical hasta 1.5 horizontal: 1 vertical. La pendiente de 1.5 horizontal: 1 vertical se retranquea 1.5 m de cada lado en la parte superior por cada metro de profundidad. Incluso la más mínima pendiente es beneficiosa. Sin embargo, los requisitos de ancho de las pendientes a menudo hacen que este enfoque sea impracticable en los sitios de construcción.

Puntales se puede utilizar para todas las condiciones. Un apuntalamiento consta de un montante a cada lado de una zanja, con arriostramientos en el medio (ver figura 1). Los apuntalamientos ayudan a prevenir el colapso de la pared de la zanja al ejercer fuerzas hacia afuera sobre la pared de la zanja. saltar orillas constan de montantes verticales y tirantes cruzados con suelo arqueado entre ellos; se utilizan en arcillas, los suelos más cohesivos. Los puntales no deben estar separados más de 2 m entre sí. Se pueden lograr mayores distancias entre las riostras cruzadas usando columnas (o vigas) para sostener los montantes en su lugar (ver figura 2). Cerrar láminas se utiliza en suelos granulares y cohesivos más débiles; las paredes de la zanja están completamente cubiertas con láminas (ver figura 3). Las láminas pueden ser de madera, metal o fibra de vidrio; Las láminas de acero para trincheras son comunes. Sábanas ajustadas se usa cuando se encuentra agua que fluye o se filtra. Las láminas herméticas evitan que el agua se erosione y traiga partículas de tierra a la zanja. Un sistema de apuntalamiento siempre debe mantenerse apretado contra el suelo para evitar el colapso. Los tirantes pueden ser de madera o de tornillos, gatos hidráulicos o neumáticos. Gales puede ser de madera o de metal. 

Figura 1. Los apuntalamientos consisten en montantes a cada lado de una zanja con tirantes cruzados en el medio

CCE075F1

Figura 2. Gales mantiene los montantes en su lugar, lo que permite una mayor distancia entre las crucetas 

CCE075F2

Figura 3. La lámina cerrada se utiliza en suelos granulares. 

CCE075F3

escudos, o cajas de trinchera, son grandes dispositivos de protección personal; no previenen el derrumbe de la pared de la zanja sino que protegen a los trabajadores que están adentro. Los escudos generalmente están hechos de acero o aluminio y su tamaño varía comúnmente de aproximadamente 1 m a 3 m de alto y 2 a 7 m de largo; muchos otros tamaños están disponibles. Los escudos se pueden apilar uno encima del otro (figura 4). Los sistemas de protección deben estar en su lugar contra los movimientos peligrosos de los escudos en caso de que se derrumbe la pared de una zanja. Una forma es rellenar ambos lados de un escudo. 

Figura 4. Los escudos protegen a los trabajadores del derrumbe de la pared de la zanja 

CCE075F4

Están disponibles nuevos productos que combinan las cualidades de una orilla y un escudo; algunos dispositivos se pueden usar en terrenos particularmente peligrosos. Las unidades de apuntalamiento-escudo se pueden usar como escudos estáticos o pueden actuar como puntales ejerciendo fuerzas hidráulicas o mecánicas sobre la pared de la zanja. Las unidades más pequeñas son particularmente útiles cuando se reparan roturas en tuberías de servicios públicos en las calles de la ciudad. Las unidades masivas con paneles protectores se pueden forzar hacia el suelo por medios mecánicos o hidráulicos. Luego se excava el suelo desde el interior del escudo.

Ahogo

Se recomiendan varios pasos para evitar que el agua o las aguas residuales lo engullan en una zanja. Primero, se debe contactar a los servicios públicos conocidos antes de excavar para saber dónde se encuentran las tuberías de agua (y otras). En segundo lugar, deben cerrarse las válvulas de agua que alimentan las tuberías a la zanja. Deben evitarse los derrumbes que rompan la red de agua o provoquen acumulaciones de agua o aguas residuales. Todas las tuberías de servicios públicos y otros equipos de servicios públicos deben tener soporte.

Gases y humos mortales y oxígeno insuficiente

Las atmósferas nocivas pueden provocar la muerte o lesiones de los trabajadores como resultado de la falta de oxígeno, incendios, explosiones o exposiciones tóxicas. Todas las atmósferas de zanja donde se presenten o se sospeche condiciones anormales deben ser analizadas. Esto es especialmente cierto alrededor de basura enterrada, bóvedas, tanques de combustible, bocas de acceso, pantanos, procesadores químicos y otras instalaciones que pueden liberar gases o humos letales o agotar el oxígeno en el aire. Los escapes de los equipos de construcción deben dispersarse.

La calidad del aire debe determinarse con instrumentos desde el exterior de la zanja. Esto se puede hacer bajando un medidor o su sonda en la zanja. El aire en las zanjas debe probarse en el siguiente orden. En primer lugar, el oxígeno debe estar entre 19.5 y 23.5 %. En segundo lugar, la inflamabilidad o explosividad no debe superar el 10 % de los límites inferiores de inflamabilidad o explosividad (LFL o LEL). En tercer lugar, los niveles de sustancias potencialmente tóxicas, como el sulfuro de hidrógeno, deben compararse con la información publicada. (En los EE. UU., una fuente es el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional Guía de bolsillo sobre riesgos químicos, que da, límites de exposición permisibles (PEL)). Si el ambiente es normal, los trabajadores pueden entrar. La ventilación puede corregir una atmósfera anormal, pero el monitoreo debe continuar. Las alcantarillas y espacios similares donde el aire cambia constantemente generalmente requieren (o deberían requerir) un procedimiento de permiso de entrada. Los procedimientos de entrada de permisos requieren equipo completo y un equipo de tres personas: un supervisor, un asistente y un entrante.

Caídas y otros peligros

Las caídas dentro y dentro de las zanjas se pueden prevenir al proporcionar medios seguros y frecuentes para entrar y salir de una zanja, pasarelas o puentes seguros donde se permite o se requiere que los trabajadores o el equipo crucen las zanjas y barreras adecuadas para evitar que se acerquen otros trabajadores o transeúntes o equipos. una trinchera

La caída de equipos o materiales puede causar la muerte o lesiones por golpes en la cabeza y el cuerpo, aplastamiento y asfixia. La pila de escombros debe mantenerse al menos a 0.6 m del borde de una zanja, debe proporcionarse una barrera que evite que la tierra y el material rocoso rueden hacia la zanja. También se debe evitar que todos los demás materiales, como las tuberías, caigan o rueden en una zanja. No se debe permitir que los trabajadores trabajen debajo de cargas suspendidas o cargas manejadas por equipos de excavación.

Todos los servicios públicos deben marcarse antes de excavar para evitar electrocuciones o quemaduras graves causadas por el contacto con líneas eléctricas activas. Los brazos de equipos no deben operarse cerca de líneas eléctricas aéreas; si es necesario, las líneas aéreas deben conectarse a tierra o eliminarse.

A menudo, una muerte o lesión grave en una zanja se ve agravada por un intento de rescate mal pensado. La víctima y los rescatistas pueden quedar atrapados y abrumados por gases mortales, humos o falta de oxígeno; ahogue; o mutilados por máquinas o cuerdas de rescate. Estas tragedias agravadas se pueden prevenir siguiendo un plan de seguridad y salud. Los equipos tales como medidores de prueba de aire, bombas de agua y ventiladores deben estar bien mantenidos, correctamente ensamblados y disponibles en el trabajo. La gerencia debe capacitar y exigir a los trabajadores que sigan prácticas de trabajo seguras y usen todo el equipo de protección personal necesario.

 

Atrás

Viernes, enero 14 2011 16: 05

Herramientas

Las herramientas son especialmente importantes en los trabajos de construcción. Se utilizan principalmente para unir cosas (p. ej., martillos y pistolas de clavos) o para desarmarlas (p. ej., martillos neumáticos y sierras). Las herramientas a menudo se clasifican como herramientas manuales y herramientas eléctricas. Las herramientas manuales incluyen todas las herramientas sin motor, como martillos y alicates. Las herramientas eléctricas se dividen en clases, dependiendo de la fuente de energía: herramientas eléctricas (accionadas por electricidad), herramientas neumáticas (accionadas por aire comprimido), herramientas de combustible líquido (generalmente accionadas por gasolina), herramientas accionadas por pólvora (generalmente accionadas por un explosivo y operado como una pistola) y herramientas hidráulicas (impulsadas por la presión de un líquido). Cada tipo presenta algunos problemas de seguridad únicos.

Herramientas de mano incluyen una amplia gama de herramientas, desde hachas hasta llaves. El peligro principal de las herramientas manuales es ser golpeado por la herramienta o por una pieza del material en el que se está trabajando. Las lesiones oculares son muy comunes por el uso de herramientas manuales, ya que un trozo de madera o metal puede salir volando y alojarse en el ojo. Algunos de los principales problemas son el uso de la herramienta incorrecta para el trabajo o una herramienta que no se ha mantenido adecuadamente. El tamaño de la herramienta es importante: algunas mujeres y hombres con manos relativamente pequeñas tienen dificultad con herramientas grandes. Las herramientas desafiladas pueden hacer que el trabajo sea mucho más difícil, requieran más fuerza y ​​provoquen más lesiones. Un cincel con una cabeza en forma de hongo podría romperse con el impacto y lanzar fragmentos por los aires. También es importante tener la superficie de trabajo adecuada. Cortar material en un ángulo incómodo puede provocar la pérdida del equilibrio y lesiones. Además, las herramientas manuales pueden producir chispas que pueden provocar explosiones si el trabajo se realiza alrededor de líquidos o vapores inflamables. En tales casos, se necesitan herramientas resistentes a las chispas, como las de latón o aluminio.

Herramientas eléctricas, en general, son más peligrosas que las herramientas manuales, porque se aumenta la potencia de la herramienta. Los mayores peligros de las herramientas eléctricas son el arranque accidental y el deslizamiento o la pérdida del equilibrio durante el uso. La fuente de energía en sí misma puede causar lesiones o la muerte, por ejemplo, por electrocución con herramientas eléctricas o explosiones de gasolina de herramientas de combustible líquido. La mayoría de las herramientas eléctricas tienen un protector para proteger las partes móviles mientras la herramienta no está en funcionamiento. Estos protectores deben estar en buen estado de funcionamiento y no ser anulados. Una sierra circular portátil, por ejemplo, debe tener una protección superior que cubra la mitad superior de la hoja y una protección inferior retráctil que cubra los dientes mientras la sierra no esté funcionando. La protección retráctil debería volver automáticamente a cubrir la mitad inferior de la hoja cuando la herramienta termine de funcionar. Las herramientas eléctricas a menudo también tienen interruptores de seguridad que apagan la herramienta tan pronto como se suelta un interruptor. Otras herramientas tienen pestillos que deben activarse antes de que la herramienta pueda funcionar. Un ejemplo es una herramienta de sujeción que debe presionarse contra la superficie con cierta cantidad de presión antes de que se dispare.

Uno de los principales peligros de herramientas eléctricas es el riesgo de electrocución. Un cable deshilachado o una herramienta que no tiene conexión a tierra (que dirige el circuito eléctrico a tierra en caso de emergencia) puede provocar que la electricidad corra por el cuerpo y la muerte por electrocución. Esto se puede evitar utilizando herramientas con doble aislamiento (cables aislados en una carcasa aislada), herramientas conectadas a tierra e interruptores de circuito de falla a tierra (que detectarán una fuga de electricidad de un cable y apagarán automáticamente la herramienta); nunca usando herramientas eléctricas en lugares húmedos o mojados; y usando guantes aislantes y calzado de seguridad. Los cables de alimentación deben protegerse contra abusos y daños.

Otros tipos de herramientas eléctricas incluyen herramientas motorizadas con ruedas abrasivas, como ruedas para esmerilar, cortar o pulir, que presentan el riesgo de que salgan fragmentos voladores de la rueda. La rueda debe probarse para asegurarse de que no esté agrietada y no se deshaga durante el uso. Debe girar libremente sobre su eje. El usuario nunca debe pararse directamente frente a la rueda durante el arranque, en caso de que se rompa. La protección de los ojos es esencial cuando se utilizan estas herramientas.

Herramientas neumáticas incluyen astilladoras, taladros, martillos y lijadoras. Algunas herramientas neumáticas disparan sujetadores a alta velocidad y presión en las superficies y, como resultado, presentan el riesgo de disparar sujetadores contra el usuario u otras personas. Si el objeto que se sujeta es delgado, el sujetador puede atravesarlo y golpear a alguien a distancia. Estas herramientas también pueden ser ruidosas y causar pérdida de audición. Las mangueras de aire deben estar bien conectadas antes de su uso para evitar que se desconecten y se muevan. Las mangueras de aire también deben protegerse contra abusos y daños. Las pistolas de aire comprimido nunca deben apuntarse a nadie ni a uno mismo. Se debe requerir protección para los ojos, la cara y los oídos. Los usuarios de martillos neumáticos también deben usar protección para los pies en caso de que se caigan estas herramientas pesadas.

Herramientas a gasolina presentan riesgos de explosión de combustible, particularmente durante el llenado. Deben llenarse solo después de haberlos cerrado y dejado que se enfríen. Se debe proporcionar una ventilación adecuada si se llenan en un espacio cerrado. Usar estas herramientas en un espacio cerrado también puede causar problemas debido a la exposición al monóxido de carbono.

Herramientas accionadas por pólvora son como armas cargadas y deben ser operadas únicamente por personal especialmente capacitado. Nunca deben cargarse hasta inmediatamente antes de su uso y nunca deben dejarse cargados y desatendidos. Disparar requiere dos movimientos: colocar la herramienta en posición y apretar el gatillo. Las herramientas accionadas por pólvora deben requerir al menos 5 libras (2.3 kg) de presión contra la superficie antes de que puedan dispararse. Estas herramientas no deben utilizarse en atmósferas explosivas. Nunca deben apuntarse a nadie y deben inspeccionarse antes de cada uso. Estas herramientas deben tener un escudo de seguridad al final de la boca para evitar la liberación de fragmentos voladores durante el disparo. Las herramientas defectuosas deben ponerse fuera de servicio inmediatamente y etiquetarse o bloquearse para asegurarse de que nadie más las use hasta que se reparen. Las herramientas de sujeción accionadas por pólvora no deben dispararse contra material donde el sujetador podría atravesar y golpear a alguien, ni deben usarse cerca de un borde donde el material podría astillarse y romperse.

Herramientas hidráulicas deben usar un fluido resistente al fuego y operarse bajo presiones seguras. Un gato debe tener un mecanismo de seguridad para evitar que se eleve demasiado y debe mostrar su límite de carga de manera prominente. Los gatos deben instalarse en una superficie nivelada, centrados, apoyarse contra una superficie nivelada y aplicar la fuerza de manera uniforme para que se utilicen de manera segura.

En general, las herramientas deben inspeccionarse antes de su uso, deben mantenerse en buen estado, operarse de acuerdo con las instrucciones del fabricante y operarse con sistemas de seguridad (p. ej., protecciones). Los usuarios deben tener EPP adecuado, como anteojos de seguridad.

Las herramientas pueden presentar otros dos peligros que a menudo se pasan por alto: vibraciones, torceduras y torceduras. Las herramientas eléctricas presentan un riesgo de vibración considerable para los trabajadores. El ejemplo más conocido es la vibración de la motosierra, que puede provocar la enfermedad del “dedo blanco”, en la que se dañan los nervios y los vasos sanguíneos de las manos. Otras herramientas eléctricas pueden presentar exposiciones peligrosas a vibraciones para los trabajadores de la construcción. En la medida de lo posible, los trabajadores y contratistas deben comprar herramientas donde la vibración se haya amortiguado o reducido; No se ha demostrado que los guantes antivibración resuelvan este problema.

Las herramientas mal diseñadas también pueden contribuir a la fatiga debido a posturas o agarres incómodos, lo que, a su vez, también puede provocar accidentes. Muchas herramientas no están diseñadas para ser utilizadas por trabajadores zurdos o personas con manos pequeñas. El uso de guantes puede dificultar el agarre adecuado de una herramienta y requiere un agarre más firme de las herramientas eléctricas, lo que puede provocar una fatiga excesiva. El uso de herramientas por parte de los trabajadores de la construcción para trabajos repetitivos también puede provocar trastornos traumáticos acumulativos, como el síndrome del túnel carpiano o la tendinitis. Usar la herramienta adecuada para el trabajo y elegir herramientas con las mejores características de diseño que se sientan más cómodas en la mano mientras se trabaja puede ayudar a evitar estos problemas.

 

Atrás

Página 1 de 2

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido