bandera 1

Riesgos físicos, químicos y biológicos

 

Martes, febrero 15 2011 20: 58

Factores físicos

ruido

La pérdida de audición debida al ruido en el lugar de trabajo ha sido reconocida como una enfermedad profesional durante muchos años. Las enfermedades cardiovasculares están en el centro de la discusión sobre los posibles efectos extraaurales crónicos del ruido. Se han realizado estudios epidemiológicos tanto en el campo del ruido en el lugar de trabajo (con indicadores de ruido de alto nivel) como en el campo del ruido ambiental (con indicadores de bajo nivel de ruido). Los mejores estudios hasta la fecha se realizaron sobre la relación entre la exposición al ruido y la presión arterial alta. En numerosos estudios nuevos, los investigadores del ruido evaluaron los resultados de investigación disponibles y resumieron el estado actual del conocimiento (Kristensen 1994; Schwarze y Thompson 1993; van Dijk 1990).

Los estudios muestran que el factor de riesgo del ruido para las enfermedades del sistema cardiovascular es menos significativo que los factores de riesgo conductuales como el tabaquismo, la mala nutrición o la inactividad física (Aro y Hasan 1987; Jegaden et al. 1986; Kornhuber y Lisson 1981).

Los resultados de los estudios epidemiológicos no permiten ninguna respuesta definitiva sobre los efectos adversos para la salud cardiovascular de la exposición crónica al ruido ambiental o laboral. El conocimiento experimental sobre los efectos del estrés hormonal y los cambios en la vasoconstricción periférica, por un lado, y la observación, por otro, de que un alto nivel de ruido laboral > 85 dBA) favorece el desarrollo de hipertensión, nos permite incluir el ruido como un factor no -estímulo de estrés específico en un modelo de riesgo multifactorial para enfermedades cardiovasculares, lo que garantiza una alta plausibilidad biológica.

En la investigación moderna sobre el estrés se avanza en la opinión de que, aunque los aumentos de la presión arterial durante el trabajo están relacionados con la exposición al ruido, el nivel de presión arterial per se depende de un conjunto complejo de personalidad y factores ambientales (Theorell et al. 1987). La personalidad y los factores ambientales juegan un papel íntimo en la determinación de la carga total de estrés en el lugar de trabajo.

Por esta razón, parece aún más urgente estudiar el efecto de las cargas múltiples en el lugar de trabajo y aclarar los efectos cruzados, en su mayoría desconocidos hasta ahora, entre factores exógenos que influyen combinados y diversas características endógenas de riesgo.

Estudios experimentales

En la actualidad, se acepta generalmente que la exposición al ruido es un factor de estrés psicofísico. Numerosos estudios experimentales en animales y sujetos humanos permiten extender la hipótesis sobre el mecanismo patológico del ruido al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Hay una imagen relativamente uniforme con respecto a las reacciones periféricas agudas a los estímulos de ruido. Los estímulos de ruido claramente causan vasoconstricción periférica, medible como una disminución en la amplitud del pulso del dedo y la temperatura de la piel y un aumento en la presión arterial sistólica y diastólica. Casi todos los estudios confirman un aumento de la frecuencia cardíaca (Carter 1988; Fisher y Tucker 1991; Michalak, Ising y Rebentisch 1990; Millar y Steels 1990; Schwarze y Thompson 1993; Thompson 1993). El grado de estas reacciones se ve modificado por factores como el tipo de ruido que se produce, la edad, el sexo, el estado de salud, el estado nervioso y las características personales (Harrison y Kelly 1989; Parrot et al. 1992; Petiot et al. 1988).

Una gran cantidad de investigaciones se ocupan de los efectos del ruido en el metabolismo y los niveles hormonales. La exposición a ruidos fuertes casi siempre produce cambios bastante rápidos, como la cortisona en sangre, el monofosfato de adenosina cíclico (CAMP), el colesterol y ciertas fracciones de lipoproteínas, glucosa, fracciones de proteínas, hormonas (p. ej., ACTH, prolactina), adrenalina y noradrenalina. Se pueden encontrar niveles elevados de catecolaminas en la orina. Todo esto muestra claramente que los estímulos de ruido por debajo del nivel de sordera al ruido pueden conducir a la hiperactividad del sistema de la corteza suprarrenal hipofisaria (Ising y Kruppa 1993; Rebentisch, Lange-Asschenfeld e Ising 1994).

Se ha demostrado que la exposición crónica a ruidos fuertes produce una reducción del contenido de magnesio en suero, eritrocitos y otros tejidos, como el miocardio (Altura et al. 1992), pero los resultados de los estudios son contradictorios (Altura 1993; Schwarze y Thompson 1993). ).

El efecto del ruido en el lugar de trabajo sobre la presión arterial es equívoco. Una serie de estudios epidemiológicos, que en su mayoría fueron diseñados como estudios transversales, indican que los empleados con exposición prolongada a ruidos fuertes muestran valores de presión arterial sistólica y/o diastólica más altos que aquellos que trabajan en condiciones menos ruidosas. Sin embargo, en el contrapeso hay estudios que encontraron muy poca o ninguna asociación estadística entre la exposición al ruido a largo plazo y el aumento de la presión arterial o la hipertensión (Schwarze y Thompson 1993; Thompson 1993; van Dijk 1990). Los estudios que incluyen la pérdida de audición como sustituto del ruido muestran resultados variados. En cualquier caso, la pérdida de audición no es un indicador biológico adecuado para la exposición al ruido (Kristensen 1989; van Dijk 1990). Cada vez hay más indicios de que el ruido y los factores de riesgo (presión arterial elevada, nivel de colesterol sérico elevado (Pillsburg 1986) y tabaquismo (Baron et al. 1987)) tienen un efecto sinérgico en el desarrollo de la audición inducida por el ruido. pérdida. Es difícil diferenciar entre la pérdida auditiva del ruido y la pérdida auditiva de otros factores. En los estudios (Talbott et al. 1990; van Dijk, Veerbeck y de Vries 1987), no se encontró relación entre la exposición al ruido y la presión arterial alta, mientras que la pérdida auditiva y la presión arterial alta tienen una correlación positiva después de la corrección de los factores de riesgo habituales. , especialmente la edad y el peso corporal. Los riesgos relativos de presión arterial alta oscilan entre 1 y 3.1 en comparaciones de exposición a ruidos fuertes y menos fuertes. Los estudios con metodología cualitativamente superior reportan una relación menor. Las diferencias entre las medias de los grupos de presión arterial son relativamente estrechas, con valores entre 0 y 10 mm Hg.

Un gran estudio epidemiológico de trabajadoras textiles en China (Zhao, Liu y Zhang 1991) juega un papel clave en la investigación del efecto del ruido. Zhao comprobó una relación dosis-efecto entre los niveles de ruido y la presión arterial entre las trabajadoras industriales que estuvieron sujetas a diversas exposiciones al ruido durante muchos años. Usando un modelo logístico aditivo, los factores “uso indicado de sal de cocina”, “antecedentes familiares de presión arterial alta” y “nivel de ruido” (0.05) se correlacionaron significativamente con la probabilidad de presión arterial alta. Los autores consideraron que no había factores de confusión debido al sobrepeso. Sin embargo, el factor del nivel de ruido constituía la mitad del riesgo de hipertensión de los dos primeros factores mencionados. Un aumento en el nivel de ruido de 70 a 100 dBA aumentó el riesgo de presión arterial alta en un factor de 2.5. La cuantificación del riesgo de hipertensión mediante el uso de niveles más altos de exposición al ruido fue posible en este estudio solo porque no se usó la protección auditiva ofrecida. Este estudio examinó a mujeres no fumadoras de 35 ± 8 años de edad, por lo que, según los resultados de v. Eiff (1993), el riesgo de hipertensión relacionado con el ruido entre los hombres podría ser significativamente mayor.

La protección auditiva se prescribe en los países industrializados occidentales para niveles de ruido superiores a 85-90 dBA. Muchos estudios llevados a cabo en estos países no demostraron un riesgo claro con tales niveles de ruido, por lo que se puede concluir de Gierke y Harris (1990) que limitar el nivel de ruido a los límites establecidos evita la mayoría de los efectos extraaurales.

Trabajo físico pesado

Los efectos de la “falta de movimiento” como factor de riesgo de enfermedad cardiovascular y de la actividad física como promotora de la salud fueron aclarados en publicaciones clásicas como las de Morris, Paffenbarger y sus colaboradores en las décadas de 1950 y 1960, y en numerosos estudios epidemiológicos (Berlín y Colditz 1990; Powell et al. 1987). En estudios previos, no se pudo demostrar una relación directa de causa y efecto entre la falta de movimiento y la tasa de enfermedad cardiovascular o mortalidad. Los estudios epidemiológicos, sin embargo, apuntan a los efectos positivos y protectores de la actividad física en la reducción de diversas enfermedades crónicas, incluidas la enfermedad coronaria, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus no insulinodependiente, la osteoporosis y el cáncer de colon, así como la ansiedad y la depresión. La conexión entre la inactividad física y el riesgo de enfermedad coronaria se ha observado en numerosos países y grupos de población. El riesgo relativo de enfermedad coronaria entre personas inactivas en comparación con personas activas varía entre 1.5 y 3.0; con los estudios que utilizan una metodología cualitativamente más alta mostrando una relación más alta. Este mayor riesgo es comparable al encontrado para la hipercolesterolemia, la hipertensión y el tabaquismo (Berlin y Colditz 1990; Centers for Disease Control and Prevention 1993; Kristensen 1994; Powell et al. 1987).

La actividad física regular en el tiempo libre parece reducir el riesgo de enfermedad coronaria a través de varios mecanismos fisiológicos y metabólicos. Los estudios experimentales han demostrado que con el entrenamiento de movimiento regular, los factores de riesgo conocidos y otros factores relacionados con la salud se ven influenciados positivamente. Da como resultado, por ejemplo, un aumento en el nivel de colesterol HDL y una disminución en el nivel de triglicéridos séricos y la presión arterial (Bouchard, Shepard y Stephens 1994; Pate et al. 1995).

Una serie de estudios epidemiológicos, impulsada por los estudios de Morris et al. sobre el riesgo coronario entre conductores y conductores de autobuses de Londres (Morris, Heady y Raffle 1956; Morris et al. 1966), y el estudio de Paffenbarger et al. (1970) entre trabajadores portuarios estadounidenses, observaron la relación entre el nivel de dificultad del trabajo físico y la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Sobre la base de estudios anteriores de los años 1950 y 1960, la idea predominante era que la actividad física en el trabajo podría tener un cierto efecto protector sobre el corazón. El mayor riesgo relativo de enfermedades cardiovasculares se encontró en personas con trabajos físicamente inactivos (por ejemplo, trabajos sentados) en comparación con las personas que realizan un trabajo físico pesado. Pero estudios más recientes no han encontrado diferencias en la frecuencia de enfermedad coronaria entre grupos ocupacionales activos e inactivos o incluso han encontrado una mayor prevalencia e incidencia de factores de riesgo cardiovascular y enfermedades cardiovasculares entre trabajadores pesados ​​(Ilmarinen 1989; Kannel et al. 1986; Kristensen 1994). ; Suurnäkki et al. 1987). Se pueden dar varias razones para explicar la contradicción entre el efecto promotor de la salud de las actividades físicas en el tiempo libre sobre la morbilidad cardiovascular y la falta de este efecto con el trabajo físico intenso:

    • Los procesos de selección primarios y secundarios (efecto trabajador sano) pueden conducir a serias distorsiones en los estudios epidemiológicos médicos ocupacionales.
    • La relación encontrada entre el trabajo físico y la aparición de enfermedades cardiovasculares puede verse influenciada por una serie de variables de confusión (como el estatus social, la educación, los factores de riesgo conductuales).
    • La evaluación de la carga física, a menudo únicamente sobre la base de las descripciones de los puestos, debe considerarse un método inadecuado.

         

        El desarrollo social y tecnológico desde la década de 1970 ha significado que solo quedan unos pocos trabajos con "actividad física dinámica". La actividad física en el lugar de trabajo moderno a menudo significa levantar o cargar objetos pesados ​​y una alta proporción de trabajo muscular estático. Por lo tanto, no es de extrañar que la actividad física en ocupaciones de este tipo carezca de un criterio esencial para el efecto protector coronario: una intensidad, duración y frecuencia suficientes para optimizar la carga física en los grandes grupos musculares. El trabajo físico es, en general, intensivo, pero tiene un menor efecto de entrenamiento sobre el sistema cardiovascular. La combinación de trabajo pesado, físicamente exigente y alta actividad física en el tiempo libre podría establecer la situación más favorable con respecto al perfil de factores de riesgo cardiovascular y la aparición de CC (Saltin 1992).

        Los resultados de los estudios hasta la fecha tampoco son consistentes en la cuestión de si el trabajo físico intenso está relacionado con la aparición de hipertensión arterial.

        El trabajo físicamente exigente está relacionado con los cambios en la presión arterial. En el trabajo dinámico que utiliza grandes masas musculares, el suministro y la demanda de sangre están en equilibrio. En el trabajo dinámico que requiere masas musculares pequeñas y medianas, el corazón puede producir más sangre de la necesaria para el trabajo físico total y el resultado puede ser un aumento considerable de la presión arterial sistólica y diastólica (Frauendorf et al. 1986).

        Incluso con el esfuerzo físico-mental combinado o el esfuerzo físico bajo los efectos del ruido, se observa un aumento sustancial en la presión arterial y la frecuencia cardíaca en un cierto porcentaje (aproximadamente el 30%) de las personas (Frauendorf, Kobryn y Gelbrich 1992; Frauendorf et al. 1995).

        Actualmente no hay estudios disponibles sobre los efectos crónicos de este aumento de la actividad circulatoria en el trabajo muscular local, con o sin ruido o tensión mental.

        En dos estudios independientes publicados recientemente, por investigadores estadounidenses y alemanes (Mittleman et al. 1993; Willich et al. 1993), se planteó la cuestión de si el trabajo físico intenso puede desencadenar un infarto agudo de miocardio. En los estudios, de 1,228 y 1,194 personas con infarto agudo de miocardio respectivamente, se comparó el esfuerzo físico una hora antes del infarto con la situación 25 horas antes. Se calcularon los siguientes riesgos relativos para la aparición de un infarto de miocardio dentro de la primera hora de esfuerzo físico intenso en comparación con actividad ligera o reposo: 5.9 (IC 95%: 4.6-7.7) en los americanos y 2.1 (IC 95%: 1.6- 3.1) en el estudio alemán. El riesgo era mayor para las personas que no estaban en forma. Sin embargo, una observación limitante importante es que el fuerte esfuerzo físico se produjo una hora antes del infarto en sólo el 4.4 y el 7.1% de los pacientes con infarto, respectivamente.

        Estos estudios involucran preguntas sobre la importancia del esfuerzo físico o el aumento de la producción de catecolaminas inducido por el estrés en el suministro de sangre coronaria, en el desencadenamiento de espasmos coronarios, o un efecto nocivo inmediato de las catecolaminas en los receptores beta adrenérgicos de la membrana del músculo cardíaco como causa. de la manifestación del infarto o muerte cardiaca aguda. Se puede suponer que tales resultados no se obtendrán con un sistema de vasos coronarios saludable y un miocardio intacto (Fritze y Müller 1995).

        Las observaciones dejan en claro que las afirmaciones sobre las posibles relaciones causales entre el trabajo físico pesado y los efectos sobre la morbilidad cardiovascular no son fáciles de corroborar. El problema de este tipo de investigación radica claramente en la dificultad de medir y evaluar el “trabajo duro” y de excluir las preselecciones (efecto trabajador sano). Se necesitan estudios prospectivos de cohortes sobre los efectos crónicos de formas seleccionadas de trabajo físico y también sobre los efectos del estrés combinado físico-mental o por ruido en áreas funcionales seleccionadas del sistema cardiovascular.

        Es paradójico que el resultado de reducir el trabajo muscular dinámico pesado, hasta ahora recibido como una mejora significativa en el nivel de tensión en el lugar de trabajo moderno, posiblemente resulte en un problema de salud nuevo e importante en la sociedad industrial moderna. Desde la perspectiva de la medicina del trabajo, se podría concluir que la tensión física estática en el sistema músculo-esquelético con falta de movimiento presenta un riesgo para la salud mucho mayor de lo que se suponía anteriormente, según los resultados de los estudios realizados hasta la fecha.

        Cuando no se puedan evitar esfuerzos monótonos inadecuados, se debe alentar el contrapeso con actividades deportivas de tiempo libre de duración comparable (p. ej., natación, ciclismo, caminatas y tenis).

        Calor y frio

        Se cree que la exposición al calor o al frío extremos influye en la morbilidad cardiovascular (Kristensen 1989; Kristensen 1994). Los efectos agudos de las altas temperaturas exteriores o el frío en el sistema circulatorio están bien documentados. Se observó un aumento de la mortalidad como resultado de enfermedades cardiovasculares, principalmente ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, a bajas temperaturas (menos de +10 °C) en el invierno en países de latitudes septentrionales (Curwen 1991; Douglas, Allan y Rawles 1991; Kristensen 1994). ; Kunst, Looman y Mackenbach 1993). Pan, Li y Tsai (1995) encontraron una impresionante relación en forma de U entre la temperatura exterior y las tasas de mortalidad por cardiopatía coronaria y accidentes cerebrovasculares en Taiwán, un país subtropical, con un gradiente descendente similar entre +10°C y +29°C y un fuerte aumento a partir de entonces a más de +32°C. La temperatura a la que se observó la mortalidad cardiovascular más baja es más alta en Taiwán que en países con climas más fríos. Kunst, Looman y Mackenbach encontraron en los Países Bajos una relación en forma de V entre la mortalidad total y la temperatura exterior, con la mortalidad más baja a 17 °C. La mayoría de las muertes relacionadas con el frío ocurrieron en personas con enfermedades cardiovasculares, y la mayoría de las muertes relacionadas con el calor se asociaron con enfermedades del tracto respiratorio. Los estudios de los Estados Unidos (Rogot y Padgett 1976) y otros países (Wyndham y Fellingham 1978) muestran una relación similar en forma de U, con la mortalidad más baja por ataque cardíaco y accidente cerebrovascular a temperaturas exteriores de alrededor de 25 a 27 °C.

        Todavía no está claro cómo deben interpretarse estos resultados. Algunos autores han concluido que posiblemente existe una relación causal entre el estrés térmico y la patogenia de las enfermedades cardiovasculares (Curwen y Devis 1988; Curwen 1991; Douglas, Allan y Rawles 1991; Khaw 1995; Kunst, Looman y Mackenbach 1993; Rogot y Padgett 1976; Wyndham y Fellingham 1978). Esta hipótesis fue apoyada por Khaw en las siguientes observaciones:

          • La temperatura demostró ser el predictor agudo (día a día) más fuerte para la mortalidad cardiovascular bajo los parámetros que se manejaron de manera diferente, como los cambios ambientales estacionales y factores como la contaminación del aire, la exposición a la luz solar, la incidencia de la gripe y la nutrición. Esto habla en contra de la suposición de que la temperatura actúa solo como una variable sustituta de otras condiciones ambientales perjudiciales.
          • La consistencia de la conexión en varios países y grupos de población, a lo largo del tiempo y en diferentes grupos de edad, es además convincente.
          • Los datos de la investigación clínica y de laboratorio sugieren varios mecanismos patogénicos biológicamente plausibles, incluidos los efectos del cambio de temperatura en la hemostasia, la viscosidad de la sangre, los niveles de lípidos, el sistema nervioso simpático y la vasoconstricción (Clark y Edholm 1985; Gordon, Hyde y Trost 1988; Keatinge et al. 1986). ; Lloyd 1991; Neild et al. 1994; Stout y Grawford 1991; Woodhouse, Khaw y Plummer 1993b; Woodhouse et al. 1994).

               

              La exposición al frío aumenta la presión arterial, la viscosidad de la sangre y la frecuencia cardíaca (Kunst, Looman y Mackenbach 1993; Tanaka, Konno y Hashimoto 1989; Kawahara et al. 1989). Los estudios realizados por Stout y Grawford (1991) y Woodhouse y colaboradores (1993; 1994) muestran que los fibrinógenos, el factor de coagulación sanguínea VIIc y los lípidos eran más altos entre las personas mayores durante el invierno.

              Se encontró un aumento en la viscosidad de la sangre y el colesterol sérico con la exposición a altas temperaturas (Clark y Edholm 1985; Gordon, Hyde y Trost 1988; Keatinge et al. 1986). Según Woodhouse, Khaw y Plummer (1993a), existe una fuerte correlación inversa entre la presión arterial y la temperatura.

              Todavía no está clara la cuestión decisiva de si la exposición a largo plazo al frío o al calor da como resultado un mayor riesgo duradero de enfermedad cardiovascular, o si la exposición al calor o al frío aumenta el riesgo de una manifestación aguda de enfermedades cardiovasculares (p. ej., un ataque al corazón, una accidente cerebrovascular) en relación con la exposición real (el “efecto desencadenante”). Kristensen (1989) concluye que se confirma la hipótesis de un aumento agudo del riesgo de complicaciones por enfermedad cardiovascular en personas con enfermedad orgánica subyacente, mientras que la hipótesis de un efecto crónico del calor o el frío no se puede confirmar ni rechazar.

              Hay poca o ninguna evidencia epidemiológica que apoye la hipótesis de que el riesgo de enfermedad cardiovascular es mayor en poblaciones con una exposición ocupacional a largo plazo a altas temperaturas (Dukes-Dobos 1981). Dos estudios transversales recientes se centraron en trabajadores metalúrgicos en Brasil (Kloetzel et al. 1973) y una fábrica de vidrio en Canadá (Wojtczak-Jaroszowa y Jarosz 1986). Ambos estudios encontraron una prevalencia significativamente mayor de hipertensión entre las personas sujetas a altas temperaturas, que aumentó con la duración del trabajo en caliente. Podrían excluirse las supuestas influencias de la edad o la nutrición. Lebedeva, Alimova y Efendiev (1991) estudiaron la mortalidad entre los trabajadores de una empresa metalúrgica y encontraron un alto riesgo de mortalidad entre las personas expuestas al calor por encima de los límites legales. Las cifras fueron estadísticamente significativas para enfermedades de la sangre, hipertensión arterial, cardiopatía isquémica y enfermedades de las vías respiratorias. Karnaukh et al. (1990) informan de un aumento de la incidencia de cardiopatía isquémica, presión arterial alta y hemorroides entre los trabajadores que realizan trabajos de fundición en caliente. El diseño de este estudio no se conoce. Salvaje et al. (1995) evaluaron las tasas de mortalidad entre 1977 y 1987 en un estudio de cohorte de mineros de potasa franceses. La mortalidad por cardiopatía isquémica fue mayor para los mineros subterráneos que para los trabajadores de superficie (riesgo relativo = 1.6). Entre las personas que fueron separadas de la empresa por razones de salud, la mortalidad por cardiopatía isquémica fue cinco veces mayor en el grupo expuesto en comparación con los trabajadores de superficie. Un estudio de mortalidad de cohorte en los Estados Unidos mostró una mortalidad cardiovascular un 10% menor para los trabajadores expuestos al calor en comparación con el grupo de control no expuesto. En cualquier caso, entre aquellos trabajadores que estuvieron en trabajos expuestos al calor por menos de seis meses, la mortalidad cardiovascular fue relativamente alta (Redmond, Gustin y Kamon 1975; Redmond et al. 1979). Resultados comparables fueron citados por Moulin et al. (1993) en un estudio de cohorte de trabajadores siderúrgicos franceses. Estos resultados se atribuyeron a un posible efecto de trabajador saludable entre los trabajadores expuestos al calor.

              No se conocen estudios epidemiológicos de trabajadores expuestos al frío (p. ej., trabajadores de hieleras, mataderos o pesca). Cabe mencionar que el estrés por frío no es sólo una función de la temperatura. Los efectos descritos en la literatura parecen estar influenciados por una combinación de factores como la actividad muscular, la vestimenta, la humedad, las corrientes de aire y posiblemente las malas condiciones de vida. Los lugares de trabajo con exposición al frío deben prestar especial atención a la vestimenta adecuada y evitar corrientes de aire (Kristensen 1994).

              Vibración

              Estrés vibratorio mano-brazo

              Se sabe desde hace mucho tiempo y está bien documentado que las vibraciones transmitidas a las manos por herramientas vibratorias pueden causar trastornos vasculares periféricos además de daños en el sistema muscular y esquelético, y trastornos de la función nerviosa periférica en el área mano-brazo (Dupuis et al. 1993). ; Pelmear, Taylor y Wasserman 1992). La “enfermedad del dedo blanco”, descrita por primera vez por Raynaud, aparece con tasas de prevalencia más altas entre las poblaciones expuestas y es reconocida como una enfermedad profesional en muchos países.

              El fenómeno de Raynaud se caracteriza por un ataque con fusión vasoespástica reducida de todos o algunos dedos, a excepción de los pulgares, acompañado de alteraciones de la sensibilidad en los dedos afectados, sensación de frío, palidez y parestesia. Terminada la exposición, se reanuda la circulación, acompañada de una hiperemia dolorosa.

              Se supone que los factores endógenos (p. ej., en el sentido de un fenómeno de Raynaud primario), así como las exposiciones exógenas, pueden ser considerados responsables de la aparición de un síndrome vasoespástico relacionado con vibraciones (VVS). El riesgo es claramente mayor con vibraciones de máquinas con frecuencias más altas (20 a más de 800 Hz) que con máquinas que producen vibraciones de baja frecuencia. La cantidad de tensión estática (fuerza de agarre y presión) parece ser un factor contribuyente. La importancia relativa del frío, el ruido y otros factores estresantes físicos y psicológicos, y el consumo excesivo de nicotina aún no está clara en el desarrollo del fenómeno de Raynaud.

              El fenómeno de Raynaud se basa patogenéticamente en un trastorno vasomotor. A pesar de una gran cantidad de estudios sobre exámenes funcionales, no invasivos (termografía, pletismografía, capilaroscopia, prueba de frío) e invasivos (biopsia, arteriografía), la fisiopatología del fenómeno de Raynaud relacionado con la vibración aún no está clara. Aún no está claro si la vibración causa daño directamente a la musculatura vascular (una "falla local"), si es una vasoconstricción como resultado de la hiperactividad simpática, o si ambos factores son necesarios (Gemne 1994; Gemne 1992). ).

              El síndrome del martillo hipotenar relacionado con el trabajo (HHS) debe distinguirse en el diagnóstico diferencial del fenómeno de Raynaud causado por vibraciones. Patogenéticamente, se trata de un daño traumático crónico de la arteria cubital (lesión de la íntima con trombosis posterior) en el área del curso superficial por encima del hueso unciforme. (os hamatum). El HHS es causado por efectos mecánicos a largo plazo en forma de presión o golpes externos, o por tensión repentina en forma de vibraciones mecánicas parciales del cuerpo (a menudo combinadas con presión persistente y los efectos de impactos). Por esta razón, HHS puede ocurrir como una complicación o en relación con un VVS (Kaji et al. 1993; Marshall y Bilderling 1984).

              Además de los efectos vasculares periféricos tempranos y, para la exposición contra la vibración mano-brazo, específicos, de particular interés científico son los llamados cambios crónicos no específicos de las regulaciones autónomas de los sistemas de órganos, por ejemplo, del sistema cardiovascular, tal vez provocado por la vibración (Gemne y Taylor 1983). Los pocos estudios experimentales y epidemiológicos de los posibles efectos crónicos de la vibración mano-brazo no arrojan resultados claros que confirmen la hipótesis de posibles trastornos de la función endocrina y cardiovascular relacionados con la vibración de los procesos metabólicos, las funciones cardíacas o la presión arterial (Färkkilä, Pyykkö y Heinonen 1990; Virokannas 1990), además de que la actividad del sistema adrenérgico aumenta con la exposición a la vibración (Bovenzi 1990; Olsen 1990). Esto se aplica a la vibración sola o en combinación con otros factores de tensión como el ruido o el frío.

              Estrés vibratorio de todo el cuerpo

              Si las vibraciones mecánicas de todo el cuerpo tienen un efecto sobre el sistema cardiovascular, entonces una serie de parámetros como la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el gasto cardíaco, el electrocardiograma, el pletismograma y ciertos parámetros metabólicos deben mostrar las reacciones correspondientes. Las conclusiones al respecto se dificultan por la razón metodológica de que estas cuantificaciones de circulación no reaccionan específicamente a las vibraciones, sino que también pueden verse influenciadas por otros factores simultáneos. Los aumentos en la frecuencia cardíaca son aparentes solo bajo cargas de vibración muy pesadas; la influencia sobre los valores de presión arterial no muestra resultados sistemáticos y los cambios electrocardiográficos (ECG) no son significativamente diferenciables.

              Los trastornos circulatorios periféricos resultantes de la vasoconstricción se han investigado menos y parecen más débiles y de menor duración que los de las vibraciones mano-brazo, que se caracterizan por un efecto sobre la fuerza de agarre de los dedos (Dupuis y Zerlett 1986).

              En la mayoría de los estudios se encontró que los efectos agudos de las vibraciones de todo el cuerpo sobre el sistema cardiovascular de los conductores de vehículos eran relativamente débiles y temporales (Dupius y Christ 1966; Griffin 1990).

              Wikström, Kjellberg y Landström (1994), en un resumen completo, citaron ocho estudios epidemiológicos de 1976 a 1984 que examinaron la conexión entre las vibraciones de todo el cuerpo y las enfermedades y trastornos cardiovasculares. Solo dos de estos estudios encontraron una mayor prevalencia de tales enfermedades en el grupo expuesto a las vibraciones, pero ninguno interpretó esto como el efecto de las vibraciones de todo el cuerpo.

              Está ampliamente aceptada la opinión de que los cambios en las funciones fisiológicas a través de las vibraciones de todo el cuerpo tienen un efecto muy limitado en el sistema cardiovascular. Las causas y los mecanismos de la reacción del sistema cardiovascular a las vibraciones de todo el cuerpo aún no se conocen suficientemente. En la actualidad no hay base para suponer que las vibraciones de todo el cuerpo per se contribuyen al riesgo de enfermedades del sistema cardiovascular. Pero debe prestarse atención al hecho de que este factor se combina muy a menudo con la exposición al ruido, la inactividad (trabajo sentado) y el trabajo por turnos.

              Radiación ionizante, campos electromagnéticos, radio y microondas, ultra e infrasonido

              Muchos estudios de casos y algunos estudios epidemiológicos han llamado la atención sobre la posibilidad de que la radiación ionizante, introducida para tratar el cáncer u otras enfermedades, pueda promover el desarrollo de la arteriosclerosis y, por lo tanto, aumentar el riesgo de cardiopatía coronaria y también de otras enfermedades cardiovasculares (Kristensen 1989; Kristensen 1994). No se dispone de estudios sobre la incidencia de enfermedades cardiovasculares en grupos ocupacionales expuestos a radiaciones ionizantes.

              Kristensen (1989) informa sobre tres estudios epidemiológicos de principios de la década de 1980 sobre la conexión entre las enfermedades cardiovasculares y la exposición a campos electromagnéticos. Los resultados son contradictorios. En las décadas de 1980 y 1990, los posibles efectos de los campos eléctricos y magnéticos en la salud humana atrajeron cada vez más la atención de los especialistas en medicina ocupacional y ambiental. Los estudios epidemiológicos parcialmente contradictorios que buscaban correlaciones entre la exposición ocupacional y/o ambiental a campos eléctricos y magnéticos débiles de baja frecuencia, por un lado, y la aparición de trastornos de salud por el otro, despertaron una atención considerable. En el primer plano de los numerosos estudios experimentales y epidemiológicos se destacan posibles efectos a largo plazo como carcinogenicidad, teratogenicidad, efectos sobre el sistema inmunológico u hormonal, sobre la reproducción (con especial atención a los abortos espontáneos y defectos), como así como a la “hipersensibilidad a la electricidad” y reacciones conductuales neuropsicológicas. El posible riesgo cardiovascular no se discute actualmente (Gamberale 1990; Knave 1994).

              Ciertos efectos inmediatos de los campos magnéticos de baja frecuencia sobre el organismo que han sido científicamente documentados a través de in vitro y in vivo a este respecto, deben mencionarse los exámenes de intensidades de campo bajas a altas (UNEP/WHO/IRPA 1984; UNEP/WHO/IRPA 1987). En el campo magnético, como en el torrente sanguíneo o durante la contracción del corazón, los portadores cargados conducen a la inducción de corrientes y campos eléctricos. Por lo tanto, el voltaje eléctrico que se crea en un fuerte campo magnético estático sobre la aorta cerca del corazón durante la actividad coronaria puede ascender a 30 mV con un espesor de flujo de 2 Tesla (T), y se detectaron valores de inducción superiores a 0.1 T en el ECG. Pero no se encontraron efectos sobre la presión arterial, por ejemplo. Los campos magnéticos que cambian con el tiempo (campos magnéticos intermitentes) inducen campos de remolinos eléctricos en objetos biológicos que pueden, por ejemplo, despertar las células nerviosas y musculares del cuerpo. No aparece ningún efecto determinado con campos eléctricos o corrientes inducidas por debajo de 1 mA/m2. Se reportan efectos visuales (inducidos con magnetofosfeno) y nerviosos a 10 a 100 mA/m2. Las fibrilaciones extrasistólicas y de las cavidades cardíacas aparecen a más de 1 A/m2. De acuerdo con los datos actualmente disponibles, no se espera una amenaza directa para la salud por la exposición a corto plazo de todo el cuerpo hasta 2 T (UNEP/WHO/IRPA 1987). Sin embargo, el umbral de peligro para los efectos indirectos (p. ej., de la acción de la fuerza del campo magnético sobre materiales ferromagnéticos) es más bajo que el de los efectos directos. Por lo tanto, se requieren medidas de precaución para las personas con implantes ferromagnéticos (marcapasos unipolares, clips de aneurisma magnetizables, hemoclips, piezas de válvulas cardíacas artificiales, otros implantes eléctricos y también fragmentos metálicos). El umbral de peligro para los implantes ferromagnéticos comienza en 50 a 100 mT. El riesgo es que puedan producirse lesiones o hemorragias a causa de la migración o los movimientos de pivote, y que las capacidades funcionales (p. ej., de válvulas cardíacas, marcapasos, etc.) puedan verse afectadas. En instalaciones de investigación e industria con fuertes campos magnéticos, algunos autores recomiendan exámenes de vigilancia médica para personas con enfermedades cardiovasculares, incluida la presión arterial alta, en trabajos donde el campo magnético supera las 2 T (Bernhardt 1986; Bernhardt 1988). La exposición de todo el cuerpo a 5 T puede provocar efectos magnetoelectrodinámicos e hidrodinámicos en el sistema circulatorio, y se debe asumir que la exposición a corto plazo de todo el cuerpo a 5 T causa riesgos para la salud, especialmente para las personas con enfermedades cardiovasculares, incluida la presión arterial alta. (Bernhardt 1988; PNUMA/OMS/IRPA 1987).

              Los estudios que examinan los diversos efectos de la radio y las microondas no han encontrado efectos perjudiciales para la salud. La posibilidad de efectos cardiovasculares por ultrasonido (rango de frecuencia entre 16 kHz y 1 GHz) e infrasonido (rango de frecuencia >20 kHz) se analiza en la literatura, pero la evidencia empírica es muy escasa (Kristensen 1994).

               

              Atrás

              Martes, febrero 15 2011 21: 26

              Material químico peligroso

              A pesar de numerosos estudios, el papel de los factores químicos en la causa de las enfermedades cardiovasculares aún se discute, pero probablemente sea pequeño. El cálculo del papel etiológico de los factores ocupacionales químicos para las enfermedades cardiovasculares en la población danesa dio como resultado un valor inferior al 1% (Kristensen 1994). Para algunos materiales, como el disulfuro de carbono y los compuestos de nitrógeno orgánico, generalmente se reconoce el efecto sobre el sistema cardiovascular (Kristensen 1994). El plomo parece afectar la presión arterial y la morbilidad cerebrovascular. El monóxido de carbono (Weir y Fabiano 1982) sin duda tiene efectos agudos, especialmente al provocar angina de pecho en isquemia preexistente, pero probablemente no aumenta el riesgo de arteriosclerosis subyacente, como se sospechó durante mucho tiempo. Otros materiales como el cadmio, el cobalto, el arsénico, el antimonio, el berilio, los fosfatos orgánicos y los solventes están en discusión, pero aún no están suficientemente documentados. Kristensen (1989, 1994) ofrece un panorama crítico. En la Tabla 1 se puede encontrar una selección de actividades relevantes y ramas industriales.

              Tabla 1. Selección de actividades y ramas industriales que pueden estar asociadas a riesgos cardiovasculares

              Material Peligroso

              Rama ocupacional afectada/uso

              Disulfuro de carbono (CS2 )

              Fabricación de rayón y fibras sintéticas, caucho,
              industrias de fósforos, explosivos y celulosa
              Utilizado como solvente en la fabricación de
              productos farmacéuticos, cosméticos e insecticidas

              Compuestos nitro orgánicos

              Fabricación de explosivos y municiones,
              industria farmacéutica

              El monóxido de carbono (CO)

              Empleados en grandes industrias de combustión
              instalaciones (altos hornos, hornos de coque) Fabricación y utilización de mezclas de gases
              que contienen CO (instalaciones de gas productor)
              Reparación de gasoductos
              Trabajadores de fundición, bomberos, mecánicos de automóviles
              (en espacios mal ventilados)
              Exposiciones a accidentes (gases de explosiones,
              incendios en la construcción de túneles o trabajos subterráneos)

              Lidera

              Fundición de mineral de plomo y materias primas secundarias
              materiales que contienen plomo
              Industria metalúrgica (producción de diversas aleaciones),
              cortar y soldar metales que contengan plomo
              o materiales revestidos con revestimientos que contengan
              Lead
              Fábricas de baterías
              Industrias de cerámica y porcelana (producción
              de esmaltes emplomados)
              Producción de vidrio emplomado
              Industria de pinturas, aplicación y remoción de
              pinturas con plomo

              Hidrocarburos, hidrocarburos halogenados

              Disolventes (pinturas, lacas)
              Adhesivos (industrias del calzado, del caucho)
              Agentes de limpieza y desengrasado
              Materiales básicos para síntesis químicas.
              Refrigerantes
              Medicina (narcóticos)
              Exposición al cloruro de metilo en actividades que utilizan
              Disolventes

               

              Los datos de exposición y efecto de estudios importantes para el disulfuro de carbono (CS2), monóxido de carbono (CO) y nitroglicerina se dan en la sección química del Enciclopedia. Esta lista deja en claro que los problemas de inclusión, las exposiciones combinadas, la consideración variable de los factores de composición, los tamaños cambiantes de los objetivos y las estrategias de evaluación juegan un papel considerable en los hallazgos, por lo que persisten las incertidumbres en las conclusiones de estos estudios epidemiológicos.

              En tales situaciones, las concepciones y el conocimiento patogénicos claros pueden respaldar las conexiones sospechosas y, por lo tanto, contribuir a derivar y corroborar las consecuencias, incluidas las medidas preventivas. Los efectos del disulfuro de carbono son conocidos sobre el metabolismo de los lípidos y los carbohidratos, sobre el funcionamiento de la tiroides (desencadenando hipotiroidismo) y sobre el metabolismo de la coagulación (promoviendo la agregación de trombocitos, inhibiendo la actividad del plasminógeno y la plasmina). Los cambios en la presión arterial, como la hipertensión, se deben principalmente a cambios vasculares en el riñón, aún no se ha excluido con certeza un vínculo causal directo con la presión arterial alta debido al disulfuro de carbono, y se sospecha un efecto tóxico directo (reversible) en el miocardio o una interferencia con el metabolismo de las catecolaminas. Un exitoso estudio de intervención de 15 años (Nurminen y Hernberg 1985) documenta la reversibilidad del efecto sobre el corazón: una reducción en la exposición fue seguida casi inmediatamente por una disminución en la mortalidad cardiovascular. Además de los efectos cardiotóxicos claramente directos, entre quienes están expuestos se han comprobado cambios arterioscleróticos en el cerebro, el ojo, los riñones y la vasculatura coronaria que pueden considerarse la base de encefalopatías, aneurismas en el área de la retina, nefropatías y cardiopatía isquémica crónica. a CS2. Los componentes relacionados con la etnia y la nutrición interfieren en el mecanismo patológico; esto quedó claro en los estudios comparativos de trabajadores de rayón viscoso finlandeses y japoneses. En Japón se encontraron cambios vasculares en el área de la retina, mientras que en Finlandia dominaron los efectos cardiovasculares. Se observaron cambios aneurismáticos en la vasculatura retiniana a concentraciones de disulfuro de carbono inferiores a 3 ppm (Fajen, Albright y Leffingwell 1981). La reducción de la exposición a 10 ppm redujo claramente la mortalidad cardiovascular. Esto no aclara definitivamente si los efectos cardiotóxicos están definitivamente excluidos a dosis inferiores a 10 ppm.

              Los efectos tóxicos agudos de los nitratos orgánicos implican el ensanchamiento de los conductos deferentes, acompañado de una disminución de la presión arterial, aumento del ritmo cardíaco, eritema irregular (rubefacción), mareos ortostáticos y dolores de cabeza. Dado que la vida media del nitrato orgánico es corta, las dolencias desaparecen pronto. Normalmente, no se esperan serias consideraciones de salud con una intoxicación aguda. El llamado síndrome de abstinencia aparece cuando se interrumpe la exposición de los trabajadores con exposición prolongada a nitrato orgánico, con un período de latencia de 36 a 72 horas. Esto incluye dolencias que van desde la angina de pecho hasta el infarto agudo de miocardio y casos de muerte súbita. En las muertes investigadas, a menudo no se documentaron cambios escleróticos coronarios. Por lo tanto, se sospecha que la causa es “vasoespasmo de rebote”. Cuando se elimina el efecto de ensanchamiento de los conductos deferentes del nitrato, se produce un aumento autorregulador de la resistencia en los conductos deferentes, incluidas las arterias coronarias, lo que produce los resultados mencionados anteriormente. En ciertos estudios epidemiológicos, las asociaciones sospechosas entre la duración y la intensidad de la exposición al nitrato orgánico y la cardiopatía isquémica se consideran inciertas y carecen de plausibilidad patogénica.

              En cuanto al plomo, el plomo metálico en forma de polvo, las sales de plomo divalente y los compuestos orgánicos de plomo son toxicológicamente importantes. El plomo ataca el mecanismo contráctil de las células del músculo vasa y provoca espasmos vasculares, que se consideran causas de una serie de síntomas de intoxicación por plomo. Entre estos está la hipertensión temporal que aparece con el cólico por plomo. La presión arterial alta duradera por intoxicación crónica por plomo puede explicarse por vasoespasmos y cambios renales. En estudios epidemiológicos se ha observado una asociación con tiempos de exposición más prolongados entre la exposición al plomo y el aumento de la presión arterial, así como una mayor incidencia de enfermedades cerebrovasculares, mientras que hubo poca evidencia de un aumento de las enfermedades cardiovasculares.

              Los datos epidemiológicos y las investigaciones patogenéticas realizadas hasta la fecha no han arrojado resultados claros sobre la toxicidad cardiovascular de otros metales como el cadmio, el cobalto y el arsénico. Sin embargo, se considera cierta la hipótesis de que los hidrocarburos halogenados actúan como irritantes miocárdicos. El mecanismo desencadenante de la arritmia que en ocasiones pone en peligro la vida debido a estos materiales presumiblemente proviene de la sensibilidad del miocardio a la epinefrina, que funciona como un transportador natural para el sistema nervioso autónomo. Todavía se discute si existe un efecto cardíaco directo, como contractilidad reducida, supresión de los centros de formación de impulsos, transmisión de impulsos o deterioro de los reflejos como resultado de la irrigación en la región de las vías respiratorias superiores. El potencial sensibilizante de los hidrocarburos aparentemente depende del grado de halogenación y del tipo de halógeno contenido, mientras que se supone que los hidrocarburos sustituidos con cloro tienen un efecto sensibilizante más fuerte que los compuestos de fluoruro. El efecto miocárdico máximo de los hidrocarburos que contienen cloro se produce en torno a los cuatro átomos de cloro por molécula. Los hidrocarburos no sustituidos de cadena corta tienen una toxicidad mayor que los de cadena más larga. Se sabe poco sobre la dosis desencadenante de la arritmia de las sustancias individuales, ya que los informes sobre humanos son predominantemente descripciones de casos con exposición a altas concentraciones (exposición accidental y "olfateo"). Según Reinhardt et al. (1971), el benceno, el heptano, el cloroformo y el tricloroetileno son especialmente sensibilizantes, mientras que el tetracloruro de carbono y el halotano tienen un efecto arritmogénico menor.

              Los efectos tóxicos del monóxido de carbono resultan de la hipoxemia tisular, que resulta del aumento de la formación de CO-Hb (el CO tiene una afinidad 200 veces mayor por la hemoglobina que el oxígeno) y la consiguiente liberación reducida de oxígeno a los tejidos. Además de los nervios, el corazón es uno de los órganos que reacciona de manera especialmente crítica ante dicha hipoxemia. Las dolencias cardíacas agudas resultantes se han examinado y descrito repetidamente según el tiempo de exposición, la frecuencia respiratoria, la edad y las enfermedades previas. Mientras que entre sujetos sanos, los efectos cardiovasculares aparecen por primera vez en concentraciones de CO-Hb de 35 a 40%, las dolencias de angina de pecho podrían producirse experimentalmente en pacientes con cardiopatía isquémica que ya tienen concentraciones de CO-Hb entre 2 y 5% durante la exposición física (Kleinman et al. al. 1989; Hinderliter et al. 1989). Se observaron infartos mortales entre aquellos con afecciones previas con CO-Hb al 20% (Atkins y Baker 1985).

              Los efectos de la exposición a largo plazo con bajas concentraciones de CO aún están sujetos a controversia. Mientras que los estudios experimentales en animales posiblemente mostraron un efecto aterogénico a través de la hipoxia de las paredes de los conductos deferentes o por el efecto directo del CO sobre la pared de los conductos deferentes (aumento de la permeabilidad vascular), las características de flujo de la sangre (reforzamiento de la agregación de trombocitos) o el metabolismo de los lípidos, la falta la prueba correspondiente para los humanos. El aumento de la mortalidad cardiovascular entre los trabajadores de los túneles (SMR 1.35, 95% CI 1.09-1.68) puede explicarse más probablemente por la exposición aguda que por los efectos crónicos del CO (Stern et al. 1988). El papel del CO en los efectos cardiovasculares del tabaquismo tampoco está claro.

               

              Atrás

              Martes, febrero 15 2011 21: 29

              Peligros biológicos

              “Un material biológico peligroso puede definirse como un material biológico capaz de autorreplicarse que puede causar efectos nocivos en otros organismos, especialmente en los seres humanos” (American Industrial Hygiene Association 1986).

              Las bacterias, los virus, los hongos y los protozoos se encuentran entre los materiales biológicos peligrosos que pueden dañar el sistema cardiovascular a través del contacto intencional (introducción de materiales biológicos relacionados con la tecnología) o no intencional (contaminación de materiales de trabajo no relacionada con la tecnología). Las endotoxinas y las micotoxinas pueden desempeñar un papel además del potencial infeccioso del microorganismo. Ellos mismos pueden ser una causa o un factor contribuyente en el desarrollo de una enfermedad.

              El sistema cardiovascular puede reaccionar como una complicación de una infección con participación de un órgano localizado: vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos), endocarditis (inflamación del endocardio, principalmente por bacterias, pero también por hongos y protozoos; la forma aguda puede seguir a infecciones sépticas). ocurrencia; forma subaguda con generalización de una infección), miocarditis (inflamación del músculo cardíaco, causada por bacterias, virus y protozoos), pericarditis (inflamación del pericardio, generalmente acompaña a la miocarditis) o pancarditis (aparición simultánea de endocarditis, miocarditis y pericarditis)—o ser arrastrado en su conjunto a una enfermedad general sistémica (sepsis, shock séptico o tóxico).

              La participación del corazón puede aparecer durante o después de la infección real. Como mecanismos patogénicos se debe considerar la colonización directa por gérmenes o procesos tóxicos o alérgicos. Además del tipo y la virulencia del patógeno, la eficacia del sistema inmunitario influye en cómo reacciona el corazón ante una infección. Las heridas infectadas por gérmenes pueden inducir una mio o endocarditis con, por ejemplo, estreptococos y estafilococos. Esto puede afectar a prácticamente todos los grupos ocupacionales después de un accidente de trabajo.

              El noventa por ciento de todos los casos de endocarditis rastreados pueden atribuirse a estreptococos o estafilococos, pero solo una pequeña parte de estos a infecciones relacionadas con accidentes.

              La Tabla 1 ofrece una descripción general de las posibles enfermedades infecciosas relacionadas con el trabajo que afectan el sistema cardiovascular.

              Tabla 1. Resumen de posibles enfermedades infecciosas relacionadas con el trabajo que afectan el sistema cardiovascular

              Enfermedades

              Efecto sobre el corazón

              Ocurrencia/frecuencia de efectos sobre el corazón en caso de enfermedad

              Grupos de riesgo laboral

              SIDA / VIH

              Miocarditis, Endocarditis, Pericarditis

              42% (Blanc et al. 1990); infecciones oportunistas sino también por el propio virus del VIH como miocarditis linfocítica (Beschorner et al. 1990)

              Personal en los servicios de salud y bienestar

              La aspergilosis

              Endocarditis

              Raro; entre aquellos con sistema inmunológico debilitado

              Agricultores

              Brucelosis

              Endocarditis, Miocarditis

              Raro (Groß, Jahn y Schölmerich 1970; Schulz y Stobbe 1981)

              Trabajadores de la industria cárnica y ganadera, ganaderos, veterinarios

              La enfermedad de Chagas

              Miocarditis

              Datos variables: 20% en Argentina (Acha y Szyfres 1980); 69% en Chile (Arribada et al. 1990); 67% (Higuchi et al. 1990); enfermedad de Chagas crónica siempre con miocarditis (Gross, Jahn y Schölmerich 1970)

              Viajeros de negocios a América Central y del Sur

              virus coxsackie

              Miocarditis, Pericarditis

              5% a 15% con virus Coxsackie-B (Reindell y Roskamm 1977)

              Personal de los servicios de salud y bienestar, trabajadores de alcantarillado

              Citomegalia

              Miocarditis, Pericarditis

              Extremadamente raro, especialmente entre aquellos con el sistema inmunológico debilitado

              Personal que trabaja con niños (especialmente niños pequeños), en departamentos de diálisis y trasplantes

              Difteria

              Miocarditis, Endocarditis

              Con difteria localizada 10 a 20%, más común con D. progresiva (Gross, Jahn y Schölmerich 1970), especialmente con desarrollo tóxico

              Personal que trabaja con niños y en los servicios de salud

              Equinococosis

              Miocarditis

              Raro (Riecker 1988)

              Trabajadores forestales

              Infecciones por el virus de Epstein-Barr

              Miocarditis, Pericarditis

              Raro; especialmente entre aquellos con un sistema inmunológico defectuoso

              Personal de salud y bienestar

              Erisipeloide

              Endocarditis

              Datos variados desde raros (Gross, Jahn y Schölmerich 1970; Riecker 1988) hasta 30% (Azofra et al. 1991)

              Trabajadores en empacadoras de carne, procesamiento de pescado, pescadores, veterinarios

              filariasia

              Miocarditis

              Raro (Riecker 1988)

              Viajeros de negocios en áreas endémicas

              Tifus entre otras rickettsiosis (excluida la fiebre Q)

              Miocarditis, vasculitis de vasa pequeños

              Los datos varían según el patógeno directo, la toxicidad o la reducción de la resistencia durante la resolución de la fiebre

              Viajeros de negocios en áreas endémicas

              Meningoencefalitis de principios de verano

              Miocarditis

              Raro (Sundermann 1987)

              Trabajadores forestales, jardineros

              Fiebre amarilla

              Daño tóxico a vasa (Gross, Jahn y Schölmerich 1970), Miocarditis

              Raro; con casos graves

              Viajeros de negocios en áreas endémicas

              Fiebre hemorrágica (Ebola, Marburg, Lassa, Dengue, etc.)

              Miocarditis y hemorragias endocárdicas por hemorragia general, insuficiencia cardiovascular

              no hay información disponible

              Empleados de los servicios de salud en áreas afectadas y en laboratorios especiales, y trabajadores en la crianza de animales

              Influenza

              Miocarditis, Hemorragias

              Datos que varían de raros a frecuentes (Schulz y Stobbe 1981)

              empleados del servicio de salud

              Hepatitis

              Miocarditis (Gross, Willensand Zeldis 1981; Schulzand Stobbe 1981)

              Raro (Schulz y Stobbe 1981)

              Empleados de salud y bienestar, trabajadores de alcantarillado y aguas residuales

              Legionelosis

              Pericarditis, miocarditis, endocarditis

              Si ocurre, probablemente sea raro (Gross, Willens y Zeldis 1981)

              Personal de mantenimiento en aire acondicionado, humidificadores, hidromasajes, personal de enfermería

              Leishmaniasis

              Miocarditis (Reindell y Roskamm 1977)

              Con leishmaniasis visceral

              Viajeros de negocios a zonas endémicas

              Leptospirosis (forma ictérica)

              Miocarditis

              Infección por patógenos tóxicos o directos (Schulz y Stobbe 1981)

              Trabajadores de alcantarillado y aguas residuales, trabajadores de mataderos

              listerelosis

              Endocarditis

              Muy raras (listeriosis cutánea predominante como enfermedad profesional)

              Granjeros, veterinarios, trabajadores de procesamiento de carne

              La enfermedad de Lyme

              En estadio 2: Miocarditis Pancarditis En estadio 3: Carditis crónica

              8% (Mrowietz 1991) o 13% (Shadick et al. 1994)

              Trabajadores forestales

              Malaria

              Miocarditis

              Relativamente frecuente con paludismo tropical (Sundermann 1987); infección directa de los capilares

              Viajeros de negocios en áreas endémicas

              Sarampión

              Miocarditis, Pericarditis

              Rare

              Personal en servicio de salud y que trabaja con niños

              Enfermedad de pies y boca

              Miocarditis

              Muy raro

              Agricultores, trabajadores de la cría de animales (especialmente con animales de pezuña hendida)

              Paperas

              Miocarditis

              Raro—menos del 0.2-0.4% (Hofmann 1993)

              Personal en servicio de salud y que trabaja con niños

              Infecciones por micoplasma-neumonía

              Miocarditis, Pericarditis

              Rare

              Empleados de los servicios de salud y bienestar

              Ornitosis/Psitacosis

              Miocarditis, Endocarditis

              Raro (Kaufmann y Potter 1986; Schulz y Stobbe 1981)

              Criadores de aves ornamentales y aves de corral, trabajadores de tiendas de mascotas, veterinarios

              paratifus

              Miocarditis intersticial

              Especialmente entre mayores y muy enfermos como daño tóxico.

              Trabajadores de ayuda al desarrollo en zonas tropicales y subtropicales

              Poliomielitis

              Miocarditis

              Frecuente en casos graves en la primera y segunda semana

              empleados del servicio de salud

              Fiebre Q

              Miocarditis, Endocarditis, Pericarditis

              Posible hasta los 20 años después de la enfermedad aguda (Behymer y Riemann 1989); datos desde raros (Schulz y Stobbe 1981; Sundermann 1987) hasta 7.2% (Conolly et al. 1990); más frecuente (68%) entre la fiebre Q crónica con sistema inmunitario débil o enfermedad cardíaca preexistente (Brouqui et al. 1993)

              Trabajadores de la cría de animales, veterinarios, granjeros, posiblemente también trabajadores de mataderos y lecheros

              Rubéola

              Miocarditis, Pericarditis

              Rare

              Empleados de servicios de salud y cuidado de niños.

              Fiebre recurrente

              Miocarditis

              no hay información disponible

              Viajeros de negocios y trabajadores de servicios de salud en trópicos y subtrópicos

              Escarlatina y otras infecciones estreptocócicas

              Miocarditis, Endocarditis

              Del 1 al 2.5% fiebre reumática como complicación (Dökert 1981), luego del 30 al 80% carditis (Sundermann 1987); 43 a 91% (al-Eissa 1991)

              Personal en servicio de salud y que trabaja con niños

              Enfermedad del sueño

              Miocarditis

              Rare

              Viajeros de negocios a África entre los paralelos 20° Sur y Norte

              Toxoplasmosis

              Miocarditis

              Raro, especialmente entre aquellos con sistemas inmunológicos débiles.

              Personas con contacto ocupacional con animales.

              Tuberculosis

              Miocarditis, Pericarditis

              Miocarditis especialmente junto con tuberculosis miliar, pericarditis con alta prevalencia de tuberculosis al 25%, de lo contrario al 7% (Sundermann 1987)

              empleados del servicio de salud

              Tifus abdominal

              Miocarditis

              Tóxico; 8% (Bavdekar et al. 1991)

              Trabajadores de ayuda al desarrollo, personal de laboratorios microbiológicos (especialmente laboratorios de heces)

              Varicela, herpes zoster

              Miocarditis

              Rare

              Empleados en el servicio de salud y que trabajan con niños.

               

              Atrás

              " EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

              Contenido

              Referencias del sistema cardiovascular

              Acha, P y B Szyfres. 1980. Zoonosis y enfermedades transmisibles comunes al hombre ya los animales. Washington, DC: Oficina Regional de la OMS.

              al-Eissa, YA. 1991. Fiebre reumática aguda durante la niñez en Arabia Saudita. Ann Trop Paediat 11(3):225-231.

              Alfredsson, L, R Karasek y T Theorell. 1982. Riesgo de infarto de miocardio y entorno de trabajo psicosocial: un análisis de la fuerza laboral sueca masculina. Soc Sci Med 16:463-467.

              Alfredsson, L, CL Spetz y T Theorell. 1985. Tipo de ocupación y hospitalización en el futuro cercano por infarto de miocardio (IM) y algunos otros diagnósticos. Int J Epidemiol 14:378-388.

              Altura, BM. 1993. Efectos extraaurales de la exposición crónica al ruido sobre la presión sanguínea, la microcirculación y los electrolitos en ratas: Modulación por Mg2+. En Lärm und Krankheit [Ruido y enfermedad], editado por H Ising y B Kruppa. Stuttgart: Gustav Fischer.

              Altura, BM, BT Altura, A Gebrewold, H Ising y T Gunther. 1992. Hipertensión inducida por ruido y magnesio en ratas: relación con la microcirculación y el calcio. J Appl Physiol 72:194-202.

              Asociación Estadounidense de Higiene Industrial (AIHA). 1986. Riesgos biológicos—Manual de referencia. Akron, Ohio: AIHA.

              Arribada, A, W Apt, X Aguilera, A Solari, and J Sandoval. 1990. Cardiopatía Chagas en la Primera Región de Chile. Estudio clínico, epidemiológico y parasitológico. Revista Médica de Chile 118(8):846-854.

              Aro, S y J Hasan. 1987. Clase ocupacional, estrés psicosocial y morbilidad. Ann Clin Res. 19:62-68.

              Atkins, EH y EL Baker. 1985. Exacerbación de la enfermedad arterial coronaria por exposición ocupacional al monóxido de carbono: Informe de dos muertes y revisión de la literatura. Am J Ind Med 7:73-79.

              Azofra, J, R Torres, JL Gómez Garcés, M Górgolas, ML Fernández Guerrero, and M Jiménez Casado. 1991. Endocarditis por erysipelothrix rhusiopathiae. Estudio de debidos casos y revisión de la literatura [Endocarditis por erysipelothrix rhusiopathiae. Estudio de dos casos y revisión de la literatura. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 9(2):102-105.

              Baron, JA, JM Peters, DH Garabrant, L Bernstein y R Krebsbach. 1987. Fumar como factor de riesgo en la pérdida de audición inducida por ruido. J Ocupa Med 29:741-745.

              Bavdekar, A, M Chaudhari, S Bhave y A Pandit. 1991. Ciprofloxacino en la fiebre tifoidea. Ind J Pediatr 58(3):335-339.

              Behymer, D y HP Riemann. 1989. Infección por Coxiella burnetii (fiebre Q). J Am Vet Med Assoc 194:764-767.

              Berlín, JA y GA Colditz. 1990. Un metanálisis de la actividad física en la prevención de la enfermedad coronaria. Am J Epidemiol 132:612-628.

              Bernhardt, JH. 1986. Efectos biológicos de campos magnéticos estáticos y de frecuencia extremadamente baja. Múnich: MMV Medizin Verlag.

              —. 1988. El establecimiento de límites dependientes de la frecuencia para campos eléctricos y magnéticos y evaluación de efectos indirectos. Radiat Environ Biophys 27: 1-27.

              Beschorner, WE, K Baughman, RP Turnicky, GM Hutchins, SA Rowe, AL Kavanaugh-McHugh, DL Suresch y A Herskowitz. 1990. Patología e inmunopatología de la miocarditis asociada al VIH. Am J Pathol 137(6):1365-1371.

              Blanc, P, P Hoffman, JF Michaels, E Bernard, H Vinti, P Morand y R Loubiere. 1990. Compromiso cardíaco en portadores del virus de la inmunodeficiencia humana. Informe de 38 casos. Annales de cardiologie et d'angiologie 39(9):519-525.

              Bouchard, C, RJ Shephard y T Stephens. 1994. Actividad Física, Condición Física y Salud. Champaign, Ill: Cinética humana.

              Bovenzi, M. 1990. Estimulación autonómica y actividad refleja cardiovascular en el síndrome de vibración mano-brazo. Kurume Med J 37:85-94.

              Briazgounov, IP. 1988. El papel de la actividad física en la prevención y tratamiento de enfermedades no transmisibles. Estadística Mundial de la Salud Q 41:242-250.

              Brouqui, P, HT Dupont, M Drancourt, Y Berland, J Etienne, C Leport, F Goldstein, P Massip, M Micoud, A Bertrand 1993. Fiebre Q crónica. Noventa y dos casos de Francia, incluidos 27 casos sin endocarditis. Arco Int Med 153 (5): 642-648.

              Brusis, OA y H Weber-Falkensammer (eds). 1986. Handbuch der Koronargruppenbetreuung
              [Manual de atención grupal coronaria]. Erlangen: Perimed.

              Carter, NL. 1988. Respuesta de la frecuencia cardíaca y la presión arterial en tripulaciones de artillería mediana. Med J Austral 149:185-189.

              Centros de Control y Prevención de Enfermedades. 1993. Enfoque de salud pública: actividad física y prevención de enfermedades coronarias. Morb Mortal Weekly Rep 42: 669-672.

              Clark, RP y OG Edholm. 1985. El Hombre y su Ambiente Termal. Londres: Edward Arnold.

              Conolly, JH, PV Coyle, AA Adgey, HJ O'Neill y DM Simpson. 1990. Fiebre Q clínica en Irlanda del Norte 1962-1989. Ulster Med J 59(2):137-144.

              Curwen, M. 1991. Exceso de mortalidad invernal: ¿un fenómeno británico? Tendencias de salud 22:169-175.
              Curwen, M y T Devis. 1988. Mortalidad invernal, temperatura e influenza: ¿Ha cambiado la relación en los últimos años? Tendencias de población 54:17-20.

              DeBacker, G, M Kornitzer, H Peters y M Dramaix. 1984. Relación entre ritmo de trabajo y factores de riesgo coronario. Eur Heart J 5 Supl. 1:307.

              DeBacker, G, M Kornitzer, M Dramix, H Peeters y F Kittel. 1987. Horas de trabajo irregulares y niveles de lípidos en hombres. En Expanding Horizons in Atherosclerosis Research, editado por G Schlierf y H Mörl. Berlín: Springer.

              Dökert, B. 1981. Grundlagen der Infektionskrankheiten für medizinische Berufe [Fundamentos de las enfermedades infecciosas para la profesión médica]. Berlín: Volk und Wissen.

              Douglas, AS, TM Allan y JM Rawles. 1991. Composición de la estacionalidad de la enfermedad. Scott Med J 36:76-82.

              Dukes-Dobos, FN. 1981. Peligros de la exposición al calor. Scand J Work Environ Health 7:73.

              Dupuis, H y W Cristo. 1966. Sobre el comportamiento vibratorio del estómago bajo la influencia de la vibración sinusoidal y estocástica. Int J Appl Physiol Occup Physiol 22:149-166.

              Dupuis, H y G Zerlett. 1986. Los efectos de la vibración de todo el cuerpo. Berlín: Springer.

              Dupuis, H, E Christ, DJ Sandover, W Taylor y A Okada. 1993. Actas de la 6ª Conferencia Internacional sobre Vibración Mano-Brazo, Bonn, República Federal de Alemania, 19-22 de mayo de 1992. Essen: Druckzentrum Sutter & Partner.

              Edwards, FC, RI McCallum y PJ Taylor. 1988. Aptitud para el trabajo: los aspectos médicos. Oxford: Universidad de Oxford. Presionar.

              Eiff, AW v. 1993. Aspectos seleccionados de las respuestas cardiovasculares al estrés agudo. Lärm und Krankheit [Ruido y enfermedad], editado por H Ising y B Kruppa. Stuttgart: Gustav Fischer.

              Fajen, J, B Albright y SS Leffingwell. 1981. Una encuesta transversal de higiene médica e industrial de trabajadores expuestos al disulfuro de carbono. Scand J Work Environ Health 7 Supl. 4:20-27.

              Färkkilä, M, I Pyykkö y E Heinonen. 1990. El estrés por vibración y el sistema nervioso autónomo. Kurume Med J 37:53-60.

              Fisher, LD y DC Tucker. 1991. La exposición al ruido de los chorros de aire aumenta rápidamente la presión arterial en ratas jóvenes hipertensas al límite. J Hipertensión 9:275-282.

              Frauendorf, H, U Kobryn y W Gelbrich. 1992. [Reacciones circulatorias a las tensiones físicas de los efectos del ruido relevantes para la medicina del trabajo (en alemán)]. En Arbeitsmedizinische Aspekte der Arbeits (-zeit) organization [Aspectos médicos ocupacionales de la organización del lugar de trabajo y del tiempo de trabajo], editado por R Kreutz y C Piekarski. Stuttgart: Gentner.

              Frauendorf, H, U Kobryn, W Gelbrich, B Hoffman y U Erdmann. 1986. [Exámenes ergométricos de los diferentes grupos musculares y sus efectos sobre la frecuencia de los latidos del corazón y la presión arterial (en alemán).] Zeitschrift für klinische Medizin 41:343-346.

              Frauendorf, H, G Caffier, G Kaul y M Wawrzinoszek. 1995. Modelluntersuchung zur Erfassung und Bewertung der Wirkung kombinierter physischer und psychischer Belastungen auf Funktionen des Herz-Kreislauf-Systems (Schlußbericht) [Investigación modelo sobre la consideración y evaluación de los efectos de tensiones físicas y psíquicas combinadas en las funciones del sistema cardiovascular
              (Reporte final)]. Bremerhaven: Wirtschaftsverlag NW.

              Fritze, E y KM Müller. 1995. Herztod und akuter Myokardinfarkt nach psychischen oder physischen Belastungen—Kausalitätsfragen und Versicherungsrecht. Versicherungsmedizin 47:143-147.

              Gamberale, F. 1990. Efectos fisiológicos y psicológicos de la exposición a campos magnéticos y de frecuencia extremadamente baja en humanos. Scand J Work Environ Health 16 Supl. 1:51-54.

              Gemne, G. 1992. Fisiopatología y patogenia de los trastornos en trabajadores que utilizan herramientas vibratorias portátiles. En Vibración mano-brazo: una guía completa para profesionales de la salud ocupacional, editado por PL Pelmear, W Taylor y DE Wasserman. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.
              —. 1994. ¿Dónde está la frontera de la investigación para la vibración mano-brazo? Scand J Work Environ Health 20, edición especial: 90-99.

              Gemne, G y W Taylor. 1983. Vibración mano-brazo y el sistema nervioso autónomo central. Actas del Simposio Internacional, Londres, 1983. J Número especial de Low Freq Noise Vib.

              Gierke, HE y CS Harris. 1990. Sobre la asociación potencial entre la exposición al ruido y las enfermedades cardiovasculares. En Noise As a Public Health Problem, editado por B Berglund y T Lindvall. Estocolmo: Consejo Sueco para la Investigación de la Construcción.

              Glantz, SA y WW Parmley. 1995. Tabaquismo pasivo y enfermedades del corazón. JAMA 273:1047-1053.

              Glasgow, RE, JR Terborg, JF Hollis, HH Severson y MB Shawn. 1995. Take Heart: resultados de la fase inicial de un programa de bienestar en el lugar de trabajo. Am J Public Health 85: 209-216.

              Gomel, M, B Oldenberg, JM Sumpson y N Owen. 1993. Reducción del riesgo cardiovascular en el lugar de trabajo: un ensayo aleatorio de evaluación de riesgos para la salud, educación, asesoramiento e incentivos. Am J Public Health 83:1231-1238.

              Gordon, DJ, J Hyde y DC Trost. 1988. Variación estacional cíclica en los niveles de lípidos y lipoproteínas en plasma: grupo de placebo del ensayo de prevención primaria coronaria de las clínicas de investigación de lípidos. J Clin Epidemiol 41:679-689.

              Griffin, MJ, 1990. Manual de vibración humana. Londres: académico.

              Gross, R, D Jahn y P Schölmerich (eds). 1970. Lehrbuch der Inneren Medizin [Libro de texto de medicina interna]. Stuttgart: Schattauer.

              Gross, D, H Willens y St Zeldis. 1981. Miocarditis en la enfermedad del legionario. Cofre 79(2):232-234.

              Halhuber, C y K Traencker (eds). 1986. Die Koronare Herzkrankheit—eine Herausforderung an Politik und Gesellschaft [Enfermedad coronaria: un desafío político y social]. Erlangen: Perimed.

              Härenstam, A, T Theorell, K Orth-Gomer, UB Palm y AL Unden. 1987. Trabajo por turnos, latitud de decisión y actividad ectópica ventricular: un estudio de electrocardiogramas de 24 horas en personal penitenciario sueco. Estrés laboral 1:341-350.

              Harris, JS. 1994. Promoción de la salud en el lugar de trabajo. En Medicina del Trabajo, editado por C Zenz. San Luis: Mosby.

              Harrison, DW y PLKelly. 1989. Diferencias de edad en el rendimiento cardiovascular y cognitivo en condiciones de ruido. Habilidades motoras y perceptivas 69:547-554.

              Heinemann, L. 1993. MONICA Libro de datos de Alemania Oriental. Berlín: ZEG.

              Helmert, U, S Shea y U Maschewsky-Schneider. 1995. Cambios en la clase social y los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares en Alemania Occidental 1984-1991. Eur J Pub Health 5:103-108.

              Heuchert, G y G Enderlein. 1994. Registros ocupacionales en Alemania: diversidad en enfoque y disposición. En Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud Ocupacional. Bremerhaven: Wirtschaftsverlag NW.
              Higuchi, M de L, CF DeMorais, NV Sambiase, AC Pereira-Barretto, G Bellotti, and F Pileggi. 1990. Criterios histopatológicos de miocarditis: un estudio basado en corazón normal, corazón chagásico y miocardiopatía dilatada. Japan Circul J 54(4):391-400.

              Hinderliter, AL, AF Adams, CJ Price, MC Herbst, G Koch y DS Sheps. 1989. Efectos de la exposición a niveles bajos de monóxido de carbono sobre las arritmias ventriculares inducidas por el ejercicio y en reposo en pacientes con enfermedad de las arterias coronarias y sin ectopia basal. Arch Environ Health 44(2):89-93.

              Hofmann, F (editor). 1993. Infektiologie—Diagnostik Therapie Prophylaxe—Handbuch und Atlas für Klinik und Praxis [Infectología—Profilaxis de terapia diagnóstica—Manual y atlas para la clínica y la práctica]. Landsberg: Ecomed.

              Ilmarinen, J. 1989. Trabajo y salud cardiovascular: Punto de vista de la fisiología ocupacional. Ann Med 21:209-214.

              Ising, H y B Kruppa. 1993. Lärm und Krankheit [Ruido y enfermedad]. Actas del Simposio Internacional “Ruido y Enfermedad”, Berlín, 26-28 de septiembre de 1991. Stuttgart: Gustav Fischer.

              Janssen, H. 1991. Zur Frage der Effektivität und Effizienz betrieblicher Gesundheitsförderung—Ergebnisse einer Literatur recherche [Sobre la cuestión de la eficacia y eficiencia de la investigación en salud empresarial—Resultados de una búsqueda bibliográfica]. Zeitschrift für Präventivmedizin und Gesundheitsförderung 3:1-7.

              Jegaden, D, C LeFuart, Y Marie, and P Piquemal. 1986. Contribución al estudio de la relación soplo-hipertensión artérielle a propósito de 455 marinos de comercio de 40 a 55 años. Arch mal prof (París) 47:15-20.

              Kaji, H, H Honma, M Usui, Y Yasuno y K Saito. 1993. Análisis de 24 casos de síndrome de martillo hipotenar observados entre trabajadores expuestos a vibraciones. En Proceedings of 6th International Conference on Hand-Arm-Vibration, editado por H Dupuis, E Christ, DJ Sandover, W Taylor y A Okade. Essen: Druckzentrum Sutter.

              Kannel, WB, A Belanger, R D'Agostino y yo Israel. 1986. Actividad física y demanda física en el trabajo y riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte: El Estudio Framingham. Am Heart J 112:820-825.

              Karasek, RA y T Theorell. 1990. Trabajo Saludable. Nueva York: Libros básicos.

              Karnaukh, NG, GA Petrow, CG Mazai, MN Zubko y ER Doroklin. 1990. [La pérdida temporal de la capacidad de trabajo en los trabajadores de los talleres calientes de la industria metalúrgica debido a enfermedades de los órganos circulatorios (en ruso)]. Vracebnoe delo 7:103-106.

              Kaufmann, AF y ME Potter. 1986. Psitacosis. Enfermedades Respiratorias Ocupacionales, editado por JA Merchant. Publicación No. 86-102. Washington, DC: NIOSH.

              Kawahara, J, H Sano, H Fukuzaki, H Saito y J Hirouchi. 1989. Efectos agudos de la exposición al frío sobre la presión arterial, la función plaquetaria y la actividad nerviosa simpática en humanos. Am J Hipertensión 2:724-726.

              Keatinge, WR, SRW Coleshaw, JC Eaton et al. 1986. Aumento del recuento de plaquetas y glóbulos rojos, viscosidad de la sangre y niveles de colesterol en plasma durante el estrés por calor y mortalidad por trombosis coronaria y cerebral. Soy J Med 81: 795-800.

              Kaw, KT. 1995. Temperatura y mortalidad cardiovascular. Lanceta 345: 337-338.

              Kleinman, MT, DM Davidson, RB Vandagriff, VJ Caiozzo y JL Whittenberger. 1989. Efectos de la exposición a corto plazo al monóxido de carbono en sujetos con enfermedad arterial coronaria. Arch Environ Health 44(6):361-369.

              Kloetzel, K, AE de Andrale, J Falleiros, JC Pacheco. 1973. Relación entre hipertensión y exposición prolongada al calor. J Occup Med 15: 878-880.

              Knave, B. 1994. Campos eléctricos y magnéticos y resultados de salud: una descripción general. Scand J Work Environ Health 20, edición especial: 78-89.

              Knutsson, A. 1989. Relaciones entre triglicéridos séricos y gamma-glutamiltransferasa entre trabajadores por turnos y jornaleros. J Int Med 226:337-339.

              Knutsson, A, T Åkerstedt, BG Jonsson y K Orth-Gomer. 1986. Mayor riesgo de cardiopatía isquémica en trabajadores por turnos. Lanceta 2:89-92.

              Kornhuber, HH y G Lisson. 1981. Bluthochdruck—sind Industriestressoren, Lärm oder Akkordarbeit wichtige Ursachen? Deutsche medizinische Wochenschrift 106:1733-1736.

              Kristensen, TS. 1989. Enfermedades cardiovasculares y ambiente de trabajo. Scand J Work Environ Health 15:245-264.

              —. 1994. Enfermedad cardiovascular y ambiente laboral. En Encyclopedia of Environmental Control Technology, editado por PN Cheremisinoff. Houston: Golfo.

              —. 1995. El modelo de demanda-control-apoyo: Desafíos metodológicos para la investigación futura. Medicina del Estrés 11:17-26.

              Kunst, AE, CWN Looman y JP Mackenbach. 1993. Temperatura del aire exterior y mortalidad en los Países Bajos: un análisis de series temporales. Am J Epidemiol 137:331-341.

              Landsbergis, PA, SJ Schurman, BA Israel, PL Schnall, MK Hugentobler, J Cahill y D Baker. 1993. Estrés laboral y enfermedades del corazón: Evidencia y estrategias para la prevención. Nuevas Soluciones :42-58.

              Lavie, P, N Chillag, R Epstein, O Tzischinsky, R Givon, S Fuchs y B Shahal. 1989. Trastorno del sueño en trabajadores por turnos: como marcador del síndrome de mala adaptación. Estrés laboral 3:33-40.

              Lebedeva, NV, ST Alimova y FB Efendiev. 1991. [Estudio de la mortalidad entre los trabajadores expuestos al microclima de calefacción (en ruso)]. Gigiena truda i professionalnye zabolevanija 10:12-15.

              Lennernäs, M, T Åkerstedt y L Hambraeus. 1994. Alimentación nocturna y colesterol sérico de trabajadores de tres turnos. Scand J Work Environ Health 20:401-406.

              Levi, L. 1972. Estrés y angustia en respuesta a estímulos psicosociales. Acta Med Scand Supl. 528.

              —. 1983. Estrés y cardiopatía coronaria: causas, mecanismos y prevención. Ley Nerv Súper 25:122-128.

              Lloyd, EL. 1991. El papel del frío en la cardiopatía isquémica: una revisión. Salud Pública 105:205-215.

              Mannebach, H. 1989. [¿Han mejorado los últimos 10 años las posibilidades de prevenir la enfermedad coronaria? (en alemán)]. J Prev Med Health Res 1:41-48.

              Marmot, M y T Theorell. 1991. Clase social y enfermedad cardiovascular: La contribución del trabajo. En The Psychosocial Work Environment, editado por TV Johnson y G Johannson. Amityville: Baywood.

              Marshall, M y P Bilderling. 1984. [El síndrome Hypothenar-Hammer e importante diagnóstico diferencial sobre la enfermedad del dedo blanco relacionada con las vibraciones (en alemán)]. En Neurotoxizität von Arbeitsstoffen. Kausalitätsprobleme beim Berufskrebs. Vibración. [Neurotoxicidad por sustancias en el lugar de trabajo. Problemas de causalidad con el cáncer ocupacional], editado por H Konietzko y F Schuckmann. Stuttgart: Gentner.

              Michalak, R, H Ising y E Rebentisch. 1990. Efectos circulatorios agudos del ruido de vuelos militares a baja altitud. Int Arch Occup Environ Health 62:365-372.

              Mielck, A. 1994. Krankheit und soziale Ungleichheit. Opladen: Leske y Budrich.

              Millar, K y MJ Steels. 1990. Vasoconstricción periférica sostenida mientras se trabaja en un ruido intenso continuo. Aviat Space Environ Med 61:695-698.

              Mittleman, MA, M Maclure, GH Tofler, JB Sherwood, RJ Goldberg y JE Muller. 1993. Activación del infarto agudo de miocardio por esfuerzo físico intenso. New Engl J Med 329: 1677-1683.
              Morris, JN, JA Heady y PAB Raffle. 1956. Physique of London busmen: Epidemiología de los uniformes. Lanceta 2:569-570.

              Morris, JN, A Kagan, DC Pattison, MJ Gardner y PAB Raffle. 1966. Incidencia y predicción de cardiopatía isquémica en autobuses londinenses. Lanceta 2:553-559.

              Moulin, JJ, P Wild, B Mantout, M Fournier-Betz, JM Mur y G Smagghe. 1993. Mortalidad por cáncer de pulmón y enfermedades cardiovasculares entre los trabajadores de la producción de acero inoxidable. Control de causas de cáncer 4:75-81.

              Mrowietz, U. 1991. Klinik und Therapie der Lyme-Borreliose. Informationen über Infektionen [Clínica y Terapia de Lyme-Borreliosis. Información sobre infecciones—Conferencia científica, Bonn, 28 y 29 de junio de 1990]. Basilea: Editiones Roches.

              Murza, G y U Laaser. 1990, 1992. Hab ein Herz für Dein Herz [Ten un corazón para tu corazón]. Gesundheitsförderung [Investigación en salud]. vol. 2 y 4. Bielefeld: IDIS.

              Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. 1981. Control de la presión arterial en el entorno laboral, Universidad de Michigan. Washington, DC: Imprenta del Gobierno de los Estados Unidos.

              Neild, PJ, P Syndercombe-Court, WR Keatinge, GC Donaldson, M Mattock y M Caunce. 1994. Aumentos inducidos por el frío en el recuento de eritrocitos, colesterol plasmático y fibrinógeno plasmático de personas mayores sin un aumento comparable de proteína C o factor X. Clin Sci Mol Med 86:43-48.

              Nurminen, M y S Hernberg. 1985. Efectos de la intervención sobre la mortalidad cardiovascular de los trabajadores expuestos al disulfuro de carbono: un seguimiento de 15 años. Brit J Ind Med 42:32-35.

              Olsen, N. 1990. Hiperreactividad del sistema nervioso simpático central en el dedo blanco inducido por vibración. Kurume Med J 37:109-116.

              Olsen, N y TS Kristensen. 1991. Impacto del entorno laboral en las enfermedades cardiovasculares en Dinamarca. J Epidemiol Salud Comunitaria 45:4-10.

              Orth-Gomer, K. 1983. Intervención sobre los factores de riesgo coronario mediante la adaptación de un horario de trabajo por turnos a la ritmicidad biológica. Psychosom Med 45:407-415.

              Paffenbarger, RS, ME Laughlin, AS Gima y RA Black. 1970. Actividad laboral de los estibadores en relación con la muerte por enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular. New Engl J Med 282: 1109-1114.

              Pan, WH, LA Li y MJ Tsai. 1995. Temperaturas extremas y mortalidad por enfermedad coronaria e infarto cerebral en ancianos chinos. Lanceta 345:353-355.

              Parrot, J, JC Petiot, JP Lobreau y HJ Smolik. 1992. Efectos cardiovasculares del ruido impulsivo, el ruido del tráfico y el ruido rosa intermitente en LAeq=75 dB, en función del sexo, la edad y el nivel de ansiedad: un estudio comparativo. Int Arch Occup Environ Health 63:477-484;485-493.

              Pate, RR, M Pratt, SN Blair, WL Haskell, et al. 1995. Actividad física y salud pública. Una recomendación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y el Colegio Americano de Medicina Deportiva. JAMA 273:402-407.

              Pelmear, PL, W Taylor y DE Wasserman (eds). 1992. Vibración mano-brazo: una guía completa para profesionales de la salud ocupacional. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

              Petiot, JC, J Parrot, JP Lobreau y JH Smolik. 1988. Diferencias individuales en las respuestas cardiovasculares al ruido intermitente en mujeres humanas. Int J Psychofisiol 6:99-109;111-123.

              Pillsburg, HC. 1986. Hipertensión, hiperlipoproteinemia, exposición crónica al ruido: ¿Existe sinergismo en la patología coclear? Laringoscopio 96:1112-1138.

              Powell, KE, PD Thompson, CJ Caspersen y JS Kendrick. 1987. La actividad física y la incidencia de la enfermedad coronaria. Ann Rev Pub. Salud 8:253-287.

              Rebentisch, E, H Lange-Asschenfeld y H Ising (eds). 1994. Gesundheitsgefahren durch Lärm: Kenntnisstand der Wirkungen von arbeitslärm, Umweltlärm und lanter Musik [Peligros para la salud derivados del ruido: estado del conocimiento de los efectos del ruido en el lugar de trabajo, el ruido ambiental y la música alta]. Múnich: MMV, Medizin Verlag.

              Redmond, CK, J Gustin y E Kamon. 1975. Experiencia de mortalidad a largo plazo de los trabajadores del acero: VIII. Patrones de mortalidad de los trabajadores siderúrgicos de hogar abierto. J Ocupa Med 17:40-43.

              Redmond, CK, JJ Emes, S Mazumdar, PC Magee y E Kamon. 1979. Mortalidad de trabajadores siderúrgicos empleados en trabajos calientes. J Medio Ambiente Pathol Toxicol 2:75-96.

              Reindell, H y H Roskamm (eds). 1977. Herzkrankheiten: Patofisiología, Diagnóstico, Terapia
              [Enfermedades del Corazón: Fisiopatología, Diagnóstico, Terapia]. Berlín: Springer.

              Riecker, G (editor). 1988. Therapie innerer Krankheiten [Terapia de las Enfermedades Internas]. Berlín: Springer.

              Rogot, E y SJ Padgett. 1976. Asociaciones de mortalidad coronaria y por accidente cerebrovascular con temperatura y nevadas en áreas seleccionadas de los Estados Unidos 1962-1966. Am J Epidemiol 103:565-575.

              Romon, M, MC Nuttens, C Fievet, P Pot, JM Bard, D Furon y JC Fruchart. 1992. Aumento de los niveles de triglicéridos en trabajadores por turnos. Am J Med 93:259-262.

              Rutenfranz, J, P Knauth y D Angersbach. 1981. Problemas de investigación del trabajo por turnos. En Biological Rhythms, Sleep and Shift Work, editado por LC Johnson, DI Tepas, WP Colquhoun y MJ Colligan. Nueva York: Espectro.

              Saltin, B. 1992. Estilo de vida sedentario: un riesgo para la salud subestimado. J Int Med 232:467-469.
              Schnall, PL, PA Landsbergis y D Baker. 1994. Tensión laboral y enfermedad cardiovascular. Ann Rev Pub Health 15: 381-411.

              Schulz, FH y H Stobbe (eds). 1981. Grundlagen und Klinik innerer Erkrankungen [Fundamentos y Clínica de Enfermedades Internas]. vol. tercero Berlín: Volk and Gesundheit.

              Schwarze, S y SJ Thompson. 1993. Investigación sobre los efectos fisiológicos no auditivos del ruido desde 1988: revisión y perspectivas. En Bruit et Santé [El ruido y el hombre '93: el ruido como problema de salud pública], editado por M Vallet. Arcueil: Inst. National de recherche sur les transports et leur securité.

              Siegrist, J. 1995. Crisis Sociales y Salud (en alemán). Göttingen: Hogrefe.

              Shadick, NA, CB Phillips, EL Logigian, AC Steere, RF Kaplan, VP Berardi, PH Duray, MG Larson, EA Wright, KS Ginsburg, JN Katz y MH Liang. 1994. Los resultados clínicos a largo plazo de la enfermedad de Lyme: un estudio de cohorte retrospectivo basado en la población. Ann Intern Med 121: 560-567.

              Stern, FB, WE Halperin, RW Hornung, VL Ringenburg y CS McCammon. 1988. Mortalidad por enfermedades cardíacas entre los oficiales de puentes y túneles expuestos al monóxido de carbono. Am J Epidemiol 128(6):1276-1288.

              Stout, RW y V Grawford. 1991. Variaciones estacionales en las concentraciones de fibrinógeno entre personas mayores. Lanceta 338:9-13.

              Sundermann, A (editor). 1987. Lehrbuch der Inneren Medizin [Libro de texto de medicina interna]. Jena: Gustav Fischer.

              Suurnäkki, T, J Ilmarinen, G Wägar, E Järvinen y K Landau. 1987. Enfermedades cardiovasculares de los empleados municipales y factores de estrés ocupacional en Finlandia. Int Arch Occup Environ Health 59:107-114.

              Talbott, E, PC Findlay, LH Kuller, LA Lenkner, KA Matthews, RA Day y EK Ishii. 1990. Pérdida de audición inducida por ruido: un posible marcador de presión arterial alta en poblaciones de mayor edad expuestas al ruido. J Ocupa Med 32:690-697.

              Tanaka, S, A Konno, A Hashimoto. 1989. La influencia de las bajas temperaturas en la progresión de la hipertensión: un estudio epidemiológico. J Hipertensión 7 Supl. 1:549-551.

              Theorell, T. 1993. Aspectos médicos y psicológicos de las intervenciones laborales. Int Rev Ind Organ Psychol 8: 173-192.

              Theorell, T, G Ahlberg-Hulten, L Alfredsson, A Perski y F Sigala. 1987. Bullers Effekter Pa Människor. Stress Research Reports, No. 195. Estocolmo: Instituto Nacional de Factores Psicosociales y Salud.

              Theorell, T, A Perski, K Orth-Gomér, U de Faire. 1991. Los efectos del esfuerzo de la vuelta al trabajo sobre el riesgo de muerte cardiaca tras un primer infarto de miocardio antes de los 45 años. Int J Cardiol 30: 61-67.

              Thompson, SJ. 1993. Revisión: Efectos extraaurales en la salud de la exposición crónica al ruido en humanos. En Lärm und Krankheit [Ruido y enfermedad], editado por H Ising y B Kruppa. Stuttgart: Gustav Fischer.

              Tüchsen, F. 1993. Horas de trabajo y cardiopatía isquémica en hombres daneses: un estudio de hospitalización de cohorte de 4 años. Int J Epidemiol 22:215-221.

              Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Organización Mundial de la Salud (OMS) y Asociación Internacional de Protección Radiológica (IRPA). 1984. Campos de frecuencia extremadamente baja (ELF). Criterios de Salud Ambiental, No. 35. Ginebra: OMS.

              —. 1987. Campos magnéticos. Criterios de Salud Ambiental, No. 69. Ginebra: OMS.

              van Dijk, FJH. 1990. Investigación epidemiológica sobre los efectos no auditivos de la exposición al ruido ocupacional. Environ Int 16 (edición especial): 405-409.

              van Dijk, FJH, JHA Verbeek y FF de Vries. 1987. Efectos no auditivos del ruido ocupacional en la industria. V. Un estudio de campo en un astillero. Int Arch Occup Environ Health 59:55-62;133-145.

              Virokannas, H. 1990. Reflejos cardiovasculares en trabajadores expuestos a vibraciones mano-brazo. Kurume Med J 37:101-107.

              Weir, FW y VL Fabiano. 1982. Reevaluación del papel del monóxido de carbono en la producción o agravamiento de procesos de enfermedades cardiovasculares. J Occup Med 24(7):519-525

              Wells, AJ. 1994. Tabaquismo pasivo como causa de enfermedades del corazón. JAMA 24:546-554.

              Wielgosz, AT. 1993. La disminución de la salud cardiovascular en los países en desarrollo. Estadística Mundial de la Salud Q 46:90-150.

              Wikström, BO, A Kjellberg y U Landström. 1994. Efectos sobre la salud de la exposición ocupacional a largo plazo a vibraciones de todo el cuerpo: una revisión. Int J Ind Erg 14:273-292.

              Wild, P, JJ Moulin, FX Ley y P Schaffer. 1995. Mortalidad por enfermedades cardiovasculares entre mineros de potasa expuestos al calor. Epidemiología 6:243-247.

              Willich, SN, M Lewis, H Löwel, HR Arntz, F Schubert y R Schröder. 1993. El esfuerzo físico como desencadenante del infarto agudo de miocardio. New Engl J Med 329: 1684-1690.

              Wojtczak-Jaroszowa, J y D Jarosz. 1986. Problemas de salud, enfermedades y accidentes de los trabajadores empleados en ambientes con temperaturas elevadas. Canad J Pub Salud 77: 132-135.

              Woodhouse, PR, KT Khaw y M Plummer. 1993a. Variación estacional de la presión arterial en relación con la temperatura en hombres y mujeres mayores. J Hipertensión 11:1267-1274.

              —. 1993b. Variación estacional de los lípidos en una población anciana. Edad Envejecimiento 22:273-278.

              Woodhouse, PR, KT Khaw, TW Meade, Y Stirling y M Plummer. 1994. Variaciones estacionales del fibrinógeno plasmático y la actividad del factor VII en los ancianos: Infecciones invernales y muerte por enfermedad cardiovascular. Lanceta 343:435-439.

              Proyecto MONICA de la Organización Mundial de la Salud. 1988. Variación geográfica de los principales factores de riesgo de enfermedad coronaria en hombres y mujeres de 35 a 64 años. Estadística Mundial de la Salud Q 41:115-140.

              —. 1994. Infarto de miocardio y muertes coronarias en el proyecto MONICA de la Organización Mundial de la Salud. Procedimientos de registro, tasas de eventos y letalidad en 38 poblaciones de 21 países de cuatro continentes. Circulación 90:583-612.

              Organización Mundial de la Salud (OMS). 1973. Informe de un Comité de Expertos de la OMS sobre Vigilancia Ambiental y Sanitaria en Salud Ocupacional. Serie de Informes Técnicos, No. 535. Ginebra: OMS.

              —. 1975. Clasificación Internacional de Enfermedades, 9ª Revisión. Ginebra: OMS

              —. 1985. Identificación y control de enfermedades relacionadas con el trabajo. Serie de Informes Técnicos, No. 714. Ginebra: OMS.

              —. 1994a. Factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares: nuevas áreas de investigación. Serie de Informes Técnicos, No. 841. Ginebra: OMS.

              —. 1994b. Anuario de Estadísticas Sanitarias Mundiales 1993. Ginebra: OMS.

              Wyndham, CH y SA Fellingham. 1978. Clima y enfermedad. S Afr Med J 53:1051-1061.

              Zhao, Y, S Liu y S Zhang. 1994. Efectos de la exposición al ruido a corto plazo sobre la frecuencia cardíaca y el segmento ST del ECG en ratas macho. En Peligros para la salud derivados del ruido: Estado del conocimiento de los efectos del ruido en el lugar de trabajo, el ruido ambiental y la música alta, editado por E Rebentisch, H Lange-Asschenfeld y H Ising. Múnich: MMV, Medizin Verlag.