Jueves, febrero 17 2011 22: 30

Agentes Neurotóxicos Químicos

Valora este artículo
(6 votos)

Definición de neurotoxicidad

Neurotoxicidad se refiere a la capacidad de inducir efectos adversos en el sistema nervioso central, los nervios periféricos o los órganos sensoriales. Se considera que una sustancia química es neurotóxica si es capaz de inducir un patrón constante de disfunción neural o un cambio en la química o la estructura del sistema nervioso.

La neurotoxicidad generalmente se manifiesta como un continuo de síntomas y efectos, que dependen de la naturaleza de la sustancia química, la dosis, la duración de la exposición y las características del individuo expuesto. La gravedad de los efectos observados, así como la evidencia de neurotoxicidad, aumenta hasta los niveles 1 a 6, que se muestran en la Tabla 1. La exposición a corto plazo o en dosis bajas a un químico neurotóxico puede provocar síntomas subjetivos como dolor de cabeza y mareos, pero el efecto suele ser reversible. Al aumentar la dosis, pueden aparecer cambios neurológicos y eventualmente se generan cambios morfológicos irreversibles. El grado de anormalidad necesario para implicar la neurotoxicidad de un agente químico es un tema controvertido. De acuerdo con la definición, se considera un patrón consistente de disfunción neural o cambio en la química o estructura del sistema nervioso si hay evidencia bien documentada de efectos persistentes en el nivel 3, 4, 5 o 6 en la Tabla 1. Estos niveles reflejan el peso de la evidencia proporcionada por diferentes signos de neurotoxicidad. Las sustancias neurotóxicas incluyen elementos naturales como el plomo, el mercurio y el manganeso; compuestos biológicos como la tetrodotoxina (del pez globo, un manjar japonés) y el ácido domoico (de mejillones contaminados); y compuestos sintéticos que incluyen muchos pesticidas, solventes industriales y monómeros.

Tabla 1. Agrupación de efectos neurotóxicos para reflejar su fuerza relativa para establecer la neurotoxicidad

Nivel

Agrupamiento

Explicación/Ejemplos

6

Cambios morfológicos

Los cambios morfológicos incluyen muerte celular y axonopatía, así como cambios morfológicos subcelulares.

5

Cambios neurológicos

El cambio neurológico abarca hallazgos anormales en exámenes neurológicos en individuos individuales.

4

Cambios fisiológicos/comportamentales

Los cambios fisiológicos/comportamentales comprenden hallazgos experimentales en grupos de animales o humanos, como cambios en los potenciales evocados y EEG, o cambios en las pruebas psicológicas y conductuales.

3

Cambios bioquímicos

Los cambios bioquímicos cubren cambios en parámetros bioquímicos relevantes (p. ej., nivel de transmisor, contenido de proteína GFA (proteína ácida fibrilar glial) o actividades enzimáticas).

21

Síntomas subjetivos irreversibles

Síntomas subjetivos. No hay evidencia de anormalidad en el examen neurológico, psicológico u otro examen médico.

11

Síntomas subjetivos reversibles

Síntomas subjetivos. No hay evidencia de anormalidad en el examen neurológico, psicológico u otro examen médico.

1 Solo humanos
Fuente: Modificado de Simonsen et al. 1994.

En los Estados Unidos se comercializan entre 50,000 100,000 y 1,000 1,600 productos químicos, y cada año se someten a evaluación entre 750 y 1985 nuevos productos químicos. Se sospecha que más de XNUMX productos químicos y varias clases o grupos de compuestos químicos son neurotóxicos (O'Donoghue XNUMX), pero nunca se han probado las propiedades neurotóxicas de la mayoría de los productos químicos. La mayoría de los productos químicos neurotóxicos conocidos disponibles en la actualidad han sido identificados por informes de casos o por accidentes.

Aunque los productos químicos neurotóxicos a menudo se producen para cumplir con usos específicos, la exposición puede provenir de varias fuentes: uso en casas particulares, en la agricultura y en las industrias, o del agua potable contaminada, etc. Se corrigieron las ideas preconcebidas a priori sobre qué compuestos neurotóxicos se espera que se encuentren en qué ocupaciones, por lo tanto, deben considerarse con precaución, y las siguientes citas deben considerarse como posibles ejemplos que incluyen algunos de los químicos neurotóxicos más comunes (Arlien-Søborg 1992; O 'Donoghue 1985; Spencer y Schaumburg 1980; OMS 1978).

Síntomas de neurotoxicidad

El sistema nervioso generalmente reacciona de manera bastante estereotipada a la exposición a sustancias neurotóxicas. Figura 1. A continuación se indican algunos síndromes típicos.

Figura 1. Efectos neurológicos y conductuales de la exposición a sustancias químicas neurotóxicas.

NER030T2

Polineuropatía

Esto es causado por el deterioro de la función nerviosa motora y sensorial que conduce a la debilidad de los músculos, con paresia generalmente más pronunciada en la periferia de las extremidades superiores e inferiores (manos y pies). Puede ocurrir parestesia previa o simultánea (hormigueo o entumecimiento en los dedos de manos y pies). Esto puede provocar dificultades para caminar o en la coordinación fina de manos y dedos. Los metales pesados, los solventes y los pesticidas, entre otros productos químicos, pueden provocar dicha discapacidad, aunque el mecanismo tóxico de estos compuestos sea totalmente diferente.

Encefalopatía

Esto es causado por un deterioro difuso del cerebro y puede resultar en fatiga; deterioro del aprendizaje, la memoria y la capacidad de concentración; ansiedad, depresión, aumento de la irritabilidad e inestabilidad emocional. Dichos síntomas pueden indicar un trastorno cerebral degenerativo difuso temprano, así como una encefalopatía tóxica crónica ocupacional. A menudo, el aumento de la frecuencia de los dolores de cabeza, los mareos, los cambios en el patrón de sueño y la reducción de la actividad sexual también pueden estar presentes desde las primeras etapas de la enfermedad. Dichos síntomas pueden desarrollarse después de una exposición prolongada y de bajo nivel a varios productos químicos diferentes, como solventes, metales pesados ​​o sulfuro de hidrógeno, y también se observan en varios trastornos demenciales no relacionados con el trabajo. En algunos casos se pueden observar síntomas neurológicos más específicos (p. ej., parkinsonismo con temblor, rigidez de los músculos y ralentización de los movimientos, o síntomas cerebelosos como temblor y coordinación reducida de los movimientos de las manos y la marcha). Dichos cuadros clínicos se pueden ver después de la exposición a algunos químicos específicos como el manganeso o MPTP (1-metil-4-fenil-1,2,3,6-tetrahidropiridina) en la primera condición y tolueno o mercurio en la segunda.

Gases

Una amplia variedad de productos químicos con estructuras químicas totalmente diferentes son gases a temperatura normal y se ha demostrado que son neurotóxicos Tabla 3. Algunos de ellos son extremadamente tóxicos incluso en dosis muy pequeñas, e incluso se han utilizado como gases de guerra (fosgeno y cianuro); otros requieren dosis altas durante períodos más prolongados para producir síntomas (p. ej., dióxido de carbono). Algunos se usan para anestesia general (p. ej., óxido nitroso); otros se utilizan ampliamente en la industria y en agentes utilizados para la desinfección (p. ej., formaldehído). El primero puede inducir cambios irreversibles en el sistema nervioso después de una exposición repetida de bajo nivel, el segundo aparentemente produce solo síntomas agudos. La exposición en habitaciones pequeñas con mala ventilación es particularmente peligrosa. Algunos de los gases son inodoros, lo que los hace particularmente peligrosos (p. ej., monóxido de carbono). Como se muestra en la Tabla 2, algunos gases son constituyentes importantes en la producción industrial, mientras que otros son el resultado de una combustión incompleta o completa (p. ej., CO y CO2 respectivamente). Esto se ve en minería, acerías, centrales eléctricas, etc., pero también se puede ver en casas privadas con ventilación insuficiente. Esencial para el tratamiento es detener una mayor exposición y proporcionar aire fresco u oxígeno y, en casos graves, ventilación artificial.

Tabla 2. Gases asociados con efectos neurotóxicos

Química

Ejemplos de fuente de exposición

Industrias seleccionadas en riesgo

Efectos1

Dióxido de carbono (CO2 )

Soldadura; fermentación; fabricación, almacenamiento y uso de hielo seco

industria metalúrgica; minería; cervecerías

M: Vasos dilatados

A: Dolor de cabeza; disnea; temblor; pérdida de consciencia

C: Apenas

El monóxido de carbono (CO)

Reparación de autos; soldadura; fusión de metales; conductores; bomberos

industria metalúrgica; minería; transportación; central eléctrica

M: Privación de oxígeno

A: Dolor de cabeza; somnolencia; pérdida de consciencia

Sulfuro de hidrógeno (H2S)

Fumigación de invernadero; estiércol; pescadores; descarga de pescado; manejo de alcantarillado

Agricultura; pesca; trabajo de alcantarillado

M: Bloqueo del metabolismo oxidativo

A: Pérdida de consciencia

C: Encefalopatía

Cianuro (HCN)

electrosoldadura; tratamiento superficial galvánico con níquel; cobre y plata; fumigación de barcos, casas alimentos y suelo en invernaderos

industria metalúrgica; industria química; guardería; minería; fábrica de gas

M: Bloqueo de enzimas respiratorias

A: Disnea; caída de la presión arterial; convulsiones; pérdida de consciencia; muerte

C: encefalopatía; ataxia; neuropatía (p. ej., después de comer cavasava)

Incapacidad laboral incierta

Óxido nitroso (N2O)

Anestesia general durante la operación; narcosis ligera en el cuidado dental y el parto

Hospitales (anestesia); dentistas; Partera

M: Cambio agudo en la membrana de las células nerviosas; degeneración de las células nerviosas después de una exposición prolongada

A: mareos; somnolencia; pérdida de consciencia

C: Entumecimiento de los dedos de manos y pies; coordinación reducida; encefalopatía

1 M: mecanismo; A: efectos agudos; C: efectos crónicos.
Neuropatía: disfunción de las fibras nerviosas periféricas motoras y sensoriales.
Encefalopatía: disfunción cerebral debida a un deterioro generalizado del cerebro.
Ataxia: alteración de la coordinación motora.

 

Metales

Por regla general, la toxicidad de los metales aumenta con el aumento del peso atómico, siendo el plomo y el mercurio particularmente tóxicos. Los metales generalmente se encuentran en la naturaleza en bajas concentraciones, pero en ciertas industrias se utilizan en grandes cantidades (ver Tabla 3) y pueden generar riesgo laboral para los trabajadores. Además, se encuentran cantidades considerables de metales en las aguas residuales y pueden generar un riesgo ambiental para los residentes cercanos a las plantas, pero también a mayores distancias. A menudo, los metales (o, por ejemplo, los compuestos orgánicos de mercurio) se incorporan a la cadena alimentaria y se acumulan en peces, aves y animales, lo que representa un riesgo para los consumidores. La toxicidad y la forma en que el organismo manipula los metales puede depender de la estructura química. Los metales puros pueden absorberse por inhalación o contacto con la piel de vapor (mercurio) y/o partículas pequeñas (plomo), o por vía oral (plomo). Compuestos inorgánicos de mercurio (p. ej., HgCl2) se absorben principalmente por vía oral, mientras que los compuestos orgánicos metálicos (p. ej., tetraetilo de plomo) se absorben principalmente por inhalación o por contacto con la piel. La carga corporal puede reflejarse hasta cierto punto en la concentración de metal en la sangre o la orina. Esta es la base para el control biológico. En el tratamiento debe recordarse que especialmente el plomo se libera muy lentamente de los depósitos en el cuerpo. La cantidad de plomo en los huesos normalmente se reducirá solo un 50% en 10 años. Esta liberación puede acelerarse mediante el uso de agentes quelantes: BAL (dimercapto-1-propanol), Ca-EDTA o penicilamina.

Tabla 3. Metales y sus compuestos inorgánicos asociados a neurotoxicidad

Química

Ejemplos de fuente de exposición

Industrias seleccionadas en riesgo

Efectos1

Lidera

Derritiendo; soldadura; molienda; reparar; acristalamiento; plastificante

trabajos en metal; minería; plantas de acumuladores; reparación de autos; astilleros; trabajadores del vidrio; cerámica; cerámica; el plastico

M: Deterioro del metabolismo oxidativo de las células nerviosas y la glía

A: Dolor abdominal; dolor de cabeza; encefalopatía; convulsiones

C: encefalopatía; polineuropatía, incluida la mano caída

Elemental de Mercurio

Electrólisis; instrumentos eléctricos (giroscopio; manómetro; termómetro; batería; bombilla eléctrica; tubos, etc.); relleno de amalgama

plantas de cloro-álcali; minería; electrónica; odontología; producción de polímeros; industria del papel y la pulpa

M: Deterioro en múltiples sitios en las células nerviosas

A: inflamación pulmonar; dolor de cabeza; deterioro del habla

C: Inflamación de las encías; pérdida de apetito; encefalopatía; incluyendo temblor; irritabilidad

calomelano Hg2Cl2

 

Laboratorios

A: Baja toxicidad aguda efectos tóxicos crónicos, ver arriba

Sublimar HgCl2

Sistema

hospitales; clínicas; laboratorios

M: Degeneración renal aguda tubular y glomerular. Muy tóxico incluso en pequeñas dosis orales, letal hasta 30 mg/kg de peso

C: Véase más arriba.

Magnesio

Fusión (aleación de acero); corte; soldadura en acero; pilas secas

minería de manganeso; producción de acero y aluminio; industria metalúrgica; producción de baterías; industria química; fábrica de ladrillos

M: Frecuencia no conocida, posibles cambios en la dopamina y las catecolaminas en los ganglios basales en el centro del cerebro

A: Disforia

C: Encefalopatía incluyendo parkinsonismo; psicosis; pérdida de apetito; irritabilidad; dolor de cabeza; debilidad

Aluminio

Metalurgia; molienda; pulido

Industria del metal

M: Desconocido

C: Posiblemente encefalopatía

1 M: mecanismo; A: efectos agudos; C: efectos crónicos.
Neuropatía: disfunción de las fibras nerviosas periféricas motoras y sensoriales.
Encefalopatía: disfunción cerebral debida a un deterioro generalizado del cerebro.

 

Monómeros

Los monómeros constituyen un grupo amplio y heterogéneo de productos químicos reactivos utilizados para la síntesis química y la producción de polímeros, resinas y plásticos. Los monómeros comprenden compuestos aromáticos polihalogenados tales como p-clorobenceno y 1,2,4-triclorobenceno; disolventes orgánicos insaturados como estireno y viniltolueno, acrilamida y compuestos relacionados, fenoles, ɛ-caprolactama y ζ-aminobutirolactama. Algunos de los monómeros neurotóxicos ampliamente utilizados y su efecto sobre el sistema nervioso se enumeran en la Tabla 3. La exposición ocupacional a los monómeros neurotóxicos puede tener lugar en las industrias que fabrican, transportan y utilizan productos químicos y productos plásticos. Durante la manipulación de polímeros que contienen monómeros restantes y durante el moldeado en astilleros y en clínicas dentales, tiene lugar una exposición sustancial a monómeros neurotóxicos. Tras la exposición a estos monómeros, la absorción puede tener lugar durante la inhalación (p. ej., disulfuro de carbono y estireno) o por contacto con la piel (p. ej., acrilamida). Dado que los monómeros son un grupo heterogéneo de productos químicos, es probable que existan varios mecanismos diferentes de toxicidad. Esto se refleja en las diferencias en los síntomas (Tabla 4).

Tabla 4. Monómeros neurotóxicos

Compuesto

Ejemplos de fuente de exposición

Industrias seleccionadas en riesgo

Efectos1

acrilamida

Empleados expuestos al monómero

Producción de polímeros; operaciones de tunelización y perforación

M: Transporte axonal alterado

C: polineuropatía; mareo; temblor y ataxia

Acrilonitrilo

Accidentes en laboratorios e industrias; fumigacion de casas

Producción de polímeros y caucho; síntesis química

A: hiperexcitabilidad; salivación; vómitos; cianosis; ataxia; respiración dificultosa

Disulfuro de carbono

Producción de caucho y rayón viscosa.

Industrias de caucho y rayón viscosa

M: Es probable que se deteriore el transporte axonal y la actividad enzimática

C: Neuropatía periférica; encefalopatía; dolor de cabeza; vértigo; trastornos gastrointestinales

Estireno

Producción de plásticos reforzados con vidrio; fabricación y transporte de monómeros; uso de resinas y revestimientos que contienen estireno

Industria química; producción de fibra de vidrio; industria de polímeros

M: Desconocido

A: depresión del sistema nervioso central; dolor de cabeza

C: polineuropatía; encefalopatía; pérdida de la audición

Viniltolueno

Producción de resina; compuestos insecticidas

Industria química y de polímeros

C: polineuropatía; velocidad de conducción nerviosa motora reducida

1 M: mecanismo; A: efectos agudos; C: efectos crónicos.
Neuropatía: disfunción de las fibras nerviosas periféricas motoras y sensoriales.
Encefalopatía: disfunción cerebral debida a un deterioro generalizado del cerebro.
Ataxia: alteración de la coordinación motora.

 

Disolventes orgánicos

Disolventes orgánicos es una designación común para un gran grupo de más de 200 compuestos químicos lipofílicos capaces de disolver grasas, aceites, ceras, resinas, caucho, asfalto, filamentos de celulosa y materiales plásticos. Suelen ser fluidos a temperatura ambiente con puntos de ebullición por debajo de 200 a 250°C, y se evaporan fácilmente. Se absorben principalmente a través de los pulmones, pero algunos también pueden penetrar en la piel. Por su lipofilia se distribuyen a órganos ricos en grasa. Por lo tanto, se encuentran altas concentraciones en la grasa corporal, la médula ósea, el hígado y el cerebro, que también pueden actuar como reservorios de solventes. El coeficiente de partición octanol/agua puede indicar si se esperan altas concentraciones en el cerebro. El mecanismo de toxicidad aún no se conoce, pero se han previsto varias posibilidades: bloquear enzimas importantes en la descomposición metabólica de la glucosa y, por lo tanto, reducir la energía disponible para el procesamiento neuronal; reduciendo la formación de energía en las mitocondrias; cambiar las membranas neuronales, lo que conduce a un deterioro de la función de los canales iónicos; Enlentecimiento del flujo axonal. El cloruro de metileno se metaboliza a CO, que bloquea el transporte de oxígeno en la sangre. Grandes grupos de trabajadores en una gran variedad de profesiones están expuestos diariamente o al menos con frecuencia (ver Tabla 5). En algunos países, el consumo de solventes orgánicos ha disminuido en algunas ocupaciones debido a mejoras higiénicas y sustitución (p. ej., pintores de casas, trabajadores de la industria gráfica, trabajadores del metal), mientras que en otras ocupaciones el patrón de exposición ha cambiado pero la cantidad total de solventes orgánicos se ha mantenido sin cambios. Por ejemplo, el tricloroetileno ha sido reemplazado por 1,1,1-tricloroetano y freón. Por lo tanto, los disolventes siguen siendo un problema higiénico importante en muchos lugares de trabajo. Las personas corren un riesgo particular cuando se exponen en habitaciones pequeñas con poca ventilación y con altas temperaturas, lo que aumenta la evaporación. El trabajo físico aumenta la captación pulmonar de disolventes. En varios países (en particular, los países nórdicos), se ha otorgado compensación a los trabajadores que han desarrollado encefalopatía tóxica crónica luego de una exposición prolongada y de bajo nivel a solventes.

Tabla 5. Disolventes orgánicos asociados a neurotoxicidad

Química

Ejemplos de fuente de exposición

Industrias seleccionadas en riesgo

Efectos1

Hidrocarburos clorados: tricloroetileno;

1,1,1-tricloroetano; tetracloroetileno

desengrasado; galvanoplastia; pintura; impresión; limpieza; anestesia general y ligera

industria metalúrgica; industria gráfica; industria electrónica; tintorerías; anestesistas

M: Desconocido

A: Síntomas prenarcóticos

C: encefalopatía; polineuropatía; afección del trigémino (TRI); pérdida de la audición

Cloruro de metileno

Extracción, incluida la extracción de cafeína; removedor de pintura

Industria de alimentos; pintores; industria grafica

M: Metabolismo ® CO

A: Síntomas prenarcóticos; coma

C: Encefalopatía

Cloruro de metilo

fabricacion y reparacion de heladeras

Producción de refrigeradores; industria del caucho; industria del plastico

M: Desconocido

A: Síntomas prenarcóticos; pérdida de consciencia; muerte

C: Encefalopatía

tolueno

Impresión; limpieza; desengrasado; galvanoplastia; pintura; pintura con pistola

industria gráfica; industria electrónica

M: Desconocido

A: Síntomas prenarcóticos

C: encefalopatía; disfunción cerebelosa; polineuropatía; pérdida de la audición; disturbio visual

xileno

Impresión; síntesis de anhídrido ftálico; pintura; procedimientos de laboratorio de histología

industria gráfica; industria del plástico; laboratorios de histología

M: Desconocido

A: Síntomas prenarcóticos

C: encefalopatía; disturbio visual; pérdida de la audición

Estireno

Polimerización; moldura

Industria del plástico; producción de fibra de vidrio

M: Desconocido

A: Síntomas prenarcóticos

C: encefalopatía; polineuropatía; pérdida de la audición

Hexacarbonos: n-hexano;

metilbutilcetona (MBK);

metiletilcetona (MEK)

pegado; impresión; revestimiento de plástico; pintura; extracción

industria del cuero y del calzado; industria gráfica; pintor; laboratorios

M: Deterioro del transporte axonal

A: prenarcótico

C: polineuropatía; encefalopatía

Disolventes varios: freón 113

Producción y reparación de frigoríficos; Limpieza en seco; desengrasante

Producción de refrigeradores; industria metalúrgica; industria electrónica; Limpieza en seco

M: Desconocido

A: Síntomas prenarcóticos leves

C: Encefalopatía

Éter dietílico; halotano

Anestésicos generales (enfermeras; médicos)

hospitales; clínicas

M: Desconocido

A: Síntomas prenarcóticos

C: Encefalopatía

Disulfuro de carbono

Ver monómeros

Ver monómeros

Ver monómeros

Mezclas: white spirit y thinner

Pintura; desengrasado; limpieza; impresión; impregnación; tratamiento de superficies

industria metalúrgica; industria gráfica; industria de la madera; pintores

M: Desconocido

A: Síntomas prenarcóticos

C: Encefalopatía

 1 M: mecanismo; A: efectos agudos; C: efectos crónicos.

Neuropatía: disfunción de las fibras nerviosas periféricas motoras y sensoriales.
Encefalopatía: disfunción cerebral debido a un deterioro generalizado del cerebro

 

Los pesticidas

Los pesticidas se utiliza como un término genérico para cualquier producto químico diseñado para matar grupos de plantas o animales que son un peligro para la salud humana o pueden causar pérdidas económicas. Incluye insecticidas, fungicidas, rodenticidas, fumigantes y herbicidas. Aproximadamente 5 mil millones de libras de productos pesticidas compuestos por más de 600 ingredientes pesticidas activos se usan anualmente en la agricultura en todo el mundo. Los plaguicidas organofosforados, carbamatos y organoclorados junto con los piretroides, los herbicidas clorofenoxi y los compuestos orgánicos metálicos utilizados como fungicidas tienen propiedades neurotóxicas (Cuadro 6). Entre los muchos químicos diferentes que se usan como rodenticidas, algunos (p. ej., estricnina, fosfuro de zinc y talio) también son neurotóxicos. La exposición ocupacional a los pesticidas neurotóxicos se asocia principalmente con el trabajo agrícola, como el manejo de pesticidas y el trabajo con cultivos tratados, pero los exterminadores, los empleados que fabrican y formulan pesticidas, los trabajadores de carreteras y ferrocarriles, así como los trabajadores de invernaderos, silvicultura y viveros pueden tener un riesgo sustancial de estar expuesto a pesticidas neurotóxicos también. Los niños, que constituyen una proporción significativa de la mano de obra agrícola, son especialmente vulnerables porque su sistema nervioso no está completamente desarrollado. Los efectos agudos de los plaguicidas generalmente están bien descritos y, a menudo, se observan efectos duraderos tras la exposición repetida o la exposición a una sola dosis alta (Tabla 6), pero el efecto de la exposición subclínica repetida es incierto.

Tabla 6. Clases de pesticidas neurotóxicos comunes, exposición, efectos y síntomas asociados

Compuesto

Ejemplos de fuente de exposición

Industrias seleccionadas en riesgo

Efectos1

Compuestos organofosforados: Beomil; Demetón; diclorvos; paratión de etilo; mevinfos; fosfolano; terbufos; malatión

Manejo; tratamiento de cultivos; trabajar con cultivos tratados; trabajador portuario

Agricultura; silvicultura; químico; jardinería

M: Inhibición de la acetilcolinesterasa

A: Hiperactividad; parálisis neuromuscular; discapacidad visual; dificultad para respirar; inquietud; debilidad; vómitos; convulsiones

Carbamatos: Aldicarb; carbarilo; carbofurano; Propoxur

   

M: Axonopatía por neurotoxicidad retardada2

C: polineuropatía; entumecimiento y hormigueo en los pies; debilidad muscular; alteración sensorial; parálisis

Organoclorados: Aldrin; dieldrín; DDT; endrín; heptacloro; lindano; metoxicloro; mirex; toxafeno

Consultar más arriba

Consultar más arriba

A: Excitabilidad; detención; mareo; dolor de cabeza; confusión; pérdida del equilibrio; debilidad; ataxia; temblores; convulsiones; coma

C: Encefalopatía

Piretroides

Consultar más arriba

Consultar más arriba

M: Alteración del flujo de iones de sodio a través de la membrana celular nerviosa

A: Disparo repetido de la célula nerviosa; temblor; convulsión

2,4-D

Herbicida

Agricultura

C: Polineuropatía

Hidróxido de trietilestaño

Tratamiento de superficies; manipulación de madera tratada

Madera y productos de madera

A: Dolor de cabeza; debilidad; parálisis; alteraciones visuales

C: polineuropatía; efectos del SNC

Bromuro de metilo

Fumigar

invernaderos; insecticida; fabricación de refrigeradores

M: Desconocido

A: Trastornos visuales y del habla; delirio; convulsión

C: Encefalopatía

1 M: mecanismo; A: efectos agudos; C: efectos crónicos.
Neuropatía: disfunción de las fibras nerviosas periféricas motoras y sensoriales.
Encefalopatía: disfunción cerebral debida a un deterioro generalizado del cerebro.
Ataxia: alteración de la coordinación motora.
2 Principalmente fosfatos o fosfonatos.

 

Otros productos químicos

Varios productos químicos diferentes que no encajan en los grupos mencionados anteriormente también poseen neurotoxicidad. Algunos de estos se utilizan como pesticidas pero también en diferentes procesos industriales. Algunos tienen efectos neurotóxicos agudos y crónicos bien documentados; otros tienen efectos agudos obvios, pero los efectos crónicos están mal examinados. En la Tabla 7 se enumeran ejemplos de estos productos químicos, sus usos y efectos.

Tabla 7. Otras sustancias químicas asociadas con neurotoxicidad

Química

Ejemplos de fuente de exposición

Industrias seleccionadas en riesgo

Efectos1

Ácido bórico

Soldadura; flujos; preservación

Metal; vaso

A: Delirio; convulsión

C: Depresión del SNC.

El disulfiram

Farmacéutica

Caucho

C: Fatiga; neuropatía periférica; somnolencia

Hexaclorofeno

Jabones antibacterianos

Química

C: edema del SNC; daño a los nervios periféricos

Hydrazine

Agentes reductores

Químico; Ejército

A: Excitación; pérdida de apetito; temblor; convulsión

Fenol/Cresol

Antisépticos

Plástica; resinas; químico; hospitales; laboratorios

M: Desnaturaliza proteínas y enzimas.

A: Pérdida de reflejos; debilidad; temblor; transpiración; coma

C: pérdida de apetito; perturbación mental; zumbido en los oídos

Piridina

Desnaturalización de etanol

Químico; textil

A: depresión del SNC; Depresión mental; fatiga; pérdida de apetito

C: Irritabilidad; trastornos del sueño; polineuropatía; visión doble

Plomo tetraetilo

Aditivo de gasolina

Químico; transporte

C: Irritabilidad; debilidad; temblor; dificultades de visión

Arsina

baterías; insecticida; derritiendo

Fundición; cristalería; cerámica; fabricación de papel

M: Deterioro de la función enzimática

A: Sensación reducida; paresia; convulsión; coma

C: Deterioro motor; ataxia; pérdida del sentido de la vibración; polineuropatía

Litio

aditivo de aceite; farmacéutico

Petroquímico

C.A: pérdida de apetito; zumbido en los oídos; visión borrosa; temblor; ataxia

Selenio

Derritiendo; producción de rectificadores; vulcanización; aceites de corte; antioxidante

Electrónico; obras de vidrio; industria metalúrgica; industria del caucho

A: Delirio; anosmia

C: Olor a ajo; polineuropatía; nerviosismo

talio

Rodenticida

Vaso; productos de vidrio

A: pérdida de apetito; cansancio; somnolencia; sabor metálico; entumecimiento; ataxia

Telurio

Derritiendo; producción de caucho; Catalizador

Metal; químico; caucho; electrónico

A: Dolor de cabeza; somnolencia; neuropatía

C: Olor a ajo; sabor metálico; parkinsonismo; depresión

Vanadio

Fusión

Minería; producción de acero; industria química

A: pérdida de apetito; zumbido en los oídos; somnolencia, temblor

C: Depresión; temblor; ceguera

1 M: mecanismo; A: efectos agudos; C: efectos crónicos.
Neuropatía: disfunción de las fibras nerviosas periféricas motoras y sensoriales.
Encefalopatía: disfunción cerebral debida a un deterioro generalizado del cerebro.
Ataxia: alteración de la coordinación motora

 

Atrás

Leer 27338 veces Última modificación el martes, 11 Octubre 2011 20: 41

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias del sistema nervioso

Amaducci, L, C Arfaioli, D Inzitari y M Marchi. 1982. Esclerosis múltiple entre los trabajadores del calzado y del cuero: una encuesta epidemiológica en Florencia. Acta Neurol Scand 65:94-103.

Ira, KW. 1990. Investigación neuroconductual en el lugar de trabajo: resultado, métodos sensibles, baterías de prueba y la transición de los datos de laboratorio a la salud humana. Neurotoxicología 11:629-720.

Anger, WK, MG Cassitto, Y Liang, R Amador, J Hooisma, DW Chrislip, D Mergler, M Keifer y J Hörtnagel. 1993. Comparación del rendimiento de tres continentes en la batería de pruebas básicas neuroconductuales recomendada por la OMS (NCTB). Medio Ambiente Res 62:125-147.

Arlien-Søborg, P. 1992. Neurotoxicidad por solventes. Boca Ratón: CRC Press.
Armon, C, LT Kurland, JR Daube y PC O'Brian. 1991. Correlatos epidemiológicos de la esclerosis lateral amiotrófica esporádica. Neurología 41:1077-1084.

Axelson, O. 1996. ¿Hacia dónde vamos en neuroepidemiología ocupacional? Scand J Work Environ Health 22: 81-83.

Axelson, O, M Hane y C Hogstedt. 1976. Un estudio de casos y referencias sobre trastornos neuropsiquiátricos entre trabajadores expuestos a solventes. Scand J Work Environ Health 2:14-20.

Bowler, R, D Mergler, S Rauch, R Harrison y J Cone. 1991. Trastorno afectivo y de personalidad entre mujeres ex trabajadoras de microelectrónica. J Clin Psiquiatría 47:41-52.

Brackbill, RM, N Maizlish y T Fischbach. 1990. Riesgo de discapacidad neuropsiquiátrica entre pintores en los Estados Unidos. Scand J Work Environ Health 16:182-188.

Campbell, AMG, ER Williams y D Barltrop. 1970. Enfermedad de las neuronas motoras y exposición al plomo. J Neurol Neurocirugía Psiquiatría 33:877-885.

Cherry, NM, FP Labrèche y JC McDonald. 1992. Daño cerebral orgánico y exposición ocupacional a solventes. Br J Ind Med 49:776-781.

Chio, A, A Tribolo y D Schiffer. 1989. Enfermedad de las neuronas motoras y exposición al pegamento. Lanceta 2:921.

Cooper, JR, FE Bloom y RT Roth. 1986. Las bases bioquímicas de la neurofarmacología. Nueva York: Universidad de Oxford. Presionar.

Dehart, RL. 1992. Sensibilidad química múltiple: ¿qué es? Múltiples sensibilidades químicas. Anexo a: Marcadores biológicos en inmunotoxicología. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

Feldman, RG. 1990. Efectos de toxinas y agentes físicos sobre el sistema nervioso. En Neurología en la práctica clínica, editado por WG Bradley, RB Daroff, GM Fenichel y CD Marsden. Stoneham, Misa: Butterworth.

Feldman, RG y LD Quenzer. 1984. Fundamentos de Neuropsicofarmacología. Sunderland, Mass: Sinauer Associates.

Flodin, U, B Söderfeldt, H Noorlind-Brage, M Fredriksson y O Axelson. 1988. Esclerosis múltiple, solventes y mascotas: un estudio de casos y referencias. Arco Neurol 45:620-623.

Fratiglioni L, A Ahlbom, M Viitanen y B Winblad. 1993. Factores de riesgo para la enfermedad de Alzheimer de inicio tardío: un estudio de casos y controles basado en la población. Ann Neurol 33:258-66.

Goldsmith, JR, Y Herishanu, JM Abarbanel y Z Weinbaum. 1990. La agrupación de la enfermedad de Parkinson apunta a la etiología ambiental. Arco Salud Ambiental 45:88-94.

Graves, AB, CM van Duijn, V Chandra, L Fratiglioni, A Heyman, AF Jorm, et al. 1991. Exposición ocupacional a solventes y plomo como factores de riesgo para la enfermedad de Alzheimer: un nuevo análisis colaborativo de estudios de casos y controles. Int J Epidemiol 20 Supl. 2:58-61.

Grönning, M, G Albrektsen, G Kvåle, B Moen, JA Aarli y H Nyland. 1993. Disolventes orgánicos y esclerosis múltiple. Acta Neurol Scand 88:247-250.

Gunnarsson, LG, L Bodin, B Söderfeldt y O Axelson. 1992. Un estudio de casos y controles de la enfermedad de la neurona motora: su relación con la heredabilidad y las exposiciones ocupacionales, particularmente a los solventes. Br J Ind Med 49:791-798.

Hänninen, H y K Lindstrom. 1979. Batería de Pruebas Neuroconductuales del Instituto de Salud Ocupacional. Helsinki: Instituto de Salud Ocupacional.

Hagberg, M, H Morgenstem y M Kelsh. 1992. Impacto de las ocupaciones y tareas laborales en la prevalencia del síndrome del túnel carpiano. Scand J Work Environ Health 18:337-345.

Hart, DE. 1988. Toxicología neuropsicológica: identificación y evaluación de síndromes neurotóxicos humanos. Nueva York: Pergamon Press.

Hawkes, CH, JB Cavanagh y AJ Fox. 1989. Enfermedad de la neurona motora: ¿un trastorno secundario a la exposición a disolventes? Lanceta 1:73-76.

Howard, JK. 1979. Una encuesta clínica de trabajadores de formulación de paraquat. Br J Ind Med 36:220-223.

Hutchinson, LJ, RW Amsler, JA Lybarger y W Chappell. 1992. Baterías de prueba de comportamiento neurológico para uso en estudios de campo de salud ambiental. Atlanta: Agencia para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades (ATSDR).

Johnson, BL. 1987. Prevención de Enfermedades Neurotóxicas en Poblaciones Trabajadoras. Chichester: Wiley.

Kandel, ER, HH Schwartz y TM Kessel. 1991. Principios de Ciencias Neurales. Nueva York: Elsevier.

Kukull, WA, EB Larson, JD Bowen, WC McCormick, L Teri, ML Pfanschmidt, et al. 1995. La exposición a solventes como factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer: un estudio de casos y controles. Am J Epidemiol 141:1059-1071.

Landtblom, AM, U Flodin, M Karlsson, S Pålhagen, O Axelson y B Söderfeldt. 1993. Esclerosis múltiple y exposición a solventes, radiaciones ionizantes y animales. Scand J Work Environ Health 19:399-404.

Landtblom, AM, U Flodin, B Söderfeldt, C Wolfson y O Axelson. 1996. Disolventes orgánicos y esclerosis múltiple: una síntesis de la evidencia del cemento. Epidemiología 7: 429-433.

Maizlish, D y O Feo. 1994. Alteraciones neuropsicológicas en trabajadores expuestos a neurotóxicos. Salud de los Trabajadores 2:5-34.

Mergler, D. 1995. Neurofisiología conductual: Medidas cuantitativas de toxicidad sensorial. En Neurotoxicología: enfoques y métodos, editado por L Chang y W Slikker. Nueva York: Prensa Académica.

O'Donoghue, JL. 1985. Neurotoxicidad de productos químicos industriales y comerciales. vol. I y II. Boca Ratón: CRC Press.

Sassine, MP, D Mergler, F Larribe y S Bélanger. 1996. Détérioration de la santé mentale chez des travailleurs exposés au styrène. Rev epidmiol med soc santé publ 44:14-24.

Semchuk, KM, EJ Love y RG Lee. 1992. Enfermedad de Parkinson y exposición al trabajo agrícola y pesticidas químicos. Neurología 42:1328-1335.

Seppäläinen, AMH. 1988. Enfoques neurofisiológicos para la detección de neurotoxicidad temprana en humanos. Crit Rev Toxicol 14:245-297.

Sienko, DG, JD Davis, JA Taylor y BR Brooks. 1990. Esclerosis lateral amiotrófica: un estudio de casos y controles después de la detección de un grupo en una pequeña comunidad de Wisconsin. Arco Neurol 47:38-41.

Simonsen, L, H Johnsen, SP Lund, E Matikainen, U Midtgård y A Wennberg. 1994. Evaluación de datos de neurotoxicidad: un enfoque metodológico para la clasificación de sustancias químicas neurotóxicas. Scand J Work Environ Health 20:1-12.

Sobel, E, Z Davanipour, R Sulkava, T Erkinjuntti, J Wikström, VW Henderson, et al. 1995. Ocupaciones con exposición a campos electromagnéticos: Un posible factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer. Am J Epidemiol 142:515-524.

Spencer, PS y HH Schaumburg. 1980. Neurotoxicología Experimental y Clínica. Baltimore: Williams & Wilkins.

Tanner, CM. 1989. El papel de las toxinas ambientales en la etiología de la enfermedad de Parkinson. Tendencias Neurosci 12:49-54.

Urie, RL. 1992. Protección personal contra la exposición a materiales peligrosos. En Toxicología de materiales peligrosos: Principios clínicos de salud ambiental, editado por JB Sullivan y GR Krieger. Baltimore: Williams & Wilkins.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1978. Principios y métodos para evaluar la toxicidad de los productos químicos, Parte 1 y 2. EHC, No. 6, Parte 1 y 2. Ginebra: OMS.

Organización Mundial de la Salud y Consejo Nórdico de Ministros. 1985. Efectos crónicos de solventes orgánicos en el sistema nervioso central y criterios de diagnóstico. EHC, No. 5. Ginebra: OMS.

Zayed, J, G Ducic, G Campanella, JC Panisset, P André, H Masson, et al. 1990. Facteurs environnementaux dans l'étiologie de la maladie de Parkinson. Can J Neurol Sci 17:286-291.