Jueves, febrero 17 2011 23: 19

Manifestaciones de intoxicación aguda y crónica temprana

Valora este artículo
(Vote 1)

El conocimiento actual de las manifestaciones a corto y largo plazo de la exposición a sustancias neurotóxicas proviene de estudios experimentales en animales y estudios de cámara humana, estudios epidemiológicos de trabajadores activos y jubilados y/o enfermos, estudios e informes clínicos, así como desastres a gran escala. , como los ocurridos en Bhopal, tras una fuga de isocianato de metilo, y en Minamata, por envenenamiento con metilmercurio.

La exposición a sustancias neurotóxicas puede producir efectos inmediatos (agudos) y/o efectos a largo plazo (crónicos). En ambos casos, los efectos pueden ser reversibles y desaparecer con el tiempo tras la reducción o el cese de la exposición, o resultar en daños permanentes e irreversibles. La gravedad del deterioro agudo y crónico del sistema nervioso depende de la dosis de exposición, que incluye tanto la cantidad como la duración de la exposición. Al igual que el alcohol y las drogas recreativas, muchas sustancias neurotóxicas pueden ser inicialmente excitatorias, produciendo una sensación de bienestar o euforia y/o acelerando las funciones motoras; a medida que la dosis aumenta en cantidad o en tiempo, estas mismas neurotoxinas deprimen el sistema nervioso. De hecho, la narcosis (un estado de estupor o insensibilidad) es inducida por un gran número de sustancias neurotóxicas, que alteran la mente y deprimen el sistema nervioso central.

Intoxicación aguda

Los efectos agudos reflejan la respuesta inmediata a la sustancia química. La gravedad de los síntomas y los trastornos resultantes depende de la cantidad que llegue al sistema nervioso. Con exposiciones leves, los efectos agudos son leves y transitorios y desaparecen cuando cesa la exposición. Dolor de cabeza, cansancio, mareos, dificultad para concentrarse, sensación de embriaguez, euforia, irritabilidad, mareos y reflejos lentos son los tipos de síntomas experimentados durante la exposición a sustancias químicas neurotóxicas. Aunque estos síntomas son reversibles, cuando la exposición se repite día tras día, los síntomas también reaparecen. Además, dado que la sustancia neurotóxica no se elimina inmediatamente del cuerpo, los síntomas pueden persistir después del trabajo. Los síntomas informados en una estación de trabajo en particular son un buen reflejo de la interferencia química con el sistema nervioso y deben considerarse una señal de advertencia de una posible sobreexposición; deben iniciarse medidas preventivas para reducir los niveles de exposición.

Si la exposición es muy alta, como puede ocurrir con derrames, fugas, explosiones y otros accidentes, los síntomas y signos de intoxicación son debilitantes (dolor de cabeza intenso, confusión mental, náuseas, mareos, falta de coordinación, visión borrosa, pérdida del conocimiento); si la exposición es lo suficientemente alta, los efectos pueden ser duraderos y posiblemente provocar coma y la muerte.

Los trastornos agudos relacionados con los pesticidas son una ocurrencia común entre los trabajadores agrícolas en los países productores de alimentos, donde se usan grandes cantidades de sustancias tóxicas como insecticidas, fungicidas, nematicidas y herbicidas. Los organofosforados, carbamatos, organoclorados, piretro, piretrina, paraquat y diquat se encuentran entre las principales categorías de plaguicidas; sin embargo, hay miles de formulaciones de pesticidas que contienen cientos de ingredientes activos diferentes. Algunos pesticidas, como el maneb, contienen manganeso, mientras que otros se disuelven en solventes orgánicos. Además de los síntomas mencionados anteriormente, la intoxicación aguda por organofosforados y carbamatos puede ir acompañada de salivación, incontinencia, convulsiones, espasmos musculares, diarrea, alteraciones visuales, así como dificultades respiratorias y frecuencia cardíaca acelerada; estos son el resultado de un exceso del neurotransmisor acetilcolina, que ocurre cuando estas sustancias atacan una sustancia química llamada colinesterasa. La colinesterasa sanguínea disminuye proporcionalmente al grado de intoxicación aguda por organofosforados o carbamatos.

Con algunas sustancias, como los pesticidas organofosforados y el monóxido de carbono, las exposiciones agudas de alto nivel pueden producir un deterioro retardado de ciertas partes del sistema nervioso. Para los primeros, pueden presentarse entumecimiento y hormigueo, debilidad y desequilibrio unas semanas después de la exposición, mientras que para los segundos puede producirse un deterioro neurológico tardío, con síntomas de confusión mental, ataxia, incoordinación motora y paresia. Los episodios agudos repetidos de niveles elevados de monóxido de carbono se han asociado con parkinsonismo en etapas posteriores de la vida. Es posible que las altas exposiciones a ciertas sustancias químicas neurotóxicas puedan estar asociadas con un mayor riesgo de trastornos neurodegenerativos más adelante en la vida.

Envenenamiento Crónico

El reconocimiento de los peligros de los productos químicos neurotóxicos ha llevado a muchos países a reducir los niveles de exposición permisibles. Sin embargo, para la mayoría de los productos químicos, aún se desconoce el nivel en el que no se producirán efectos adversos durante la exposición a largo plazo. La exposición repetida a niveles bajos o medios de sustancias neurotóxicas durante muchos meses o años puede alterar las funciones del sistema nervioso de manera insidiosa y progresiva. La interferencia continua con los procesos moleculares y celulares hace que las funciones neurofisiológicas y psicológicas sufran alteraciones lentas, que en las primeras etapas pueden pasar desapercibidas, ya que existen grandes reservas en el circuito del sistema nervioso y el daño puede, en las primeras etapas, compensarse con nuevos aprendizajes.

Por tanto, la lesión inicial del sistema nervioso no se acompaña necesariamente de trastornos funcionales y puede ser reversible. Sin embargo, a medida que el daño progresa, los síntomas y signos, a menudo de naturaleza inespecífica, se hacen evidentes y las personas pueden buscar atención médica. Finalmente, el deterioro puede volverse tan severo que se manifieste un claro síndrome clínico, generalmente irreversible.

La figura 1 esquematiza el continuo de deterioro de la salud asociado a la exposición a sustancias neurotóxicas. La progresión de la disfunción neurotóxica depende tanto de la duración como de la concentración de la exposición (dosis), y puede verse influida por otros factores del lugar de trabajo, el estado de salud individual y la susceptibilidad, así como el estilo de vida, en particular el consumo de alcohol y la exposición a sustancias neurotóxicas utilizadas en pasatiempos, como colas aplicadas en el montaje de muebles o construcción de maquetas de plástico, pinturas y decapantes.

Figura 1. Deterioro de la salud en un continuo con dosis crecientes

NER040F1

Se adoptan diferentes estrategias para la identificación de enfermedades relacionadas con neurotoxinas entre trabajadores individuales y para la vigilancia del deterioro temprano del sistema nervioso entre trabajadores activos. El diagnóstico clínico se basa en una constelación de signos y síntomas, junto con el historial médico y de exposición de un individuo; deben descartarse sistemáticamente etiologías distintas de la exposición. Para la vigilancia de la disfunción temprana entre los trabajadores activos, el retrato grupal de la disfunción es importante. Muy a menudo, el patrón de disfunción observado para el grupo será similar al patrón de deterioro clínicamente observado en la enfermedad. Es algo así como sumar alteraciones tempranas y leves para producir una imagen de lo que le está sucediendo al sistema nervioso. El patrón o perfil de la respuesta temprana general proporciona una indicación de la especificidad y el tipo de acción de la sustancia o mezcla neurotóxica particular. En lugares de trabajo con exposición potencial a sustancias neurotóxicas, la vigilancia de la salud de grupos de trabajadores puede resultar especialmente útil para la prevención y actuación en el lugar de trabajo con el fin de evitar el desarrollo de enfermedades más graves (ver Figura 2). Los estudios de lugares de trabajo realizados en todo el mundo, con trabajadores activos expuestos a sustancias neurotóxicas específicas o a mezclas de varios productos químicos, han proporcionado información valiosa sobre las manifestaciones tempranas de disfunción del sistema nervioso en grupos de trabajadores expuestos.

Figura 2. Prevención de la neurotoxicidad en el trabajo.

NER090F1

Primeros síntomas de intoxicación crónica

Los estados de ánimo alterados suelen ser los primeros síntomas de los cambios iniciales en el funcionamiento del sistema nervioso. La irritabilidad, la euforia, los cambios de humor repentinos, el cansancio excesivo, los sentimientos de hostilidad, la ansiedad, la depresión y la tensión se encuentran entre los estados de ánimo más frecuentemente asociados con las exposiciones neurotóxicas. Otros síntomas incluyen problemas de memoria, dificultades de concentración, dolores de cabeza, visión borrosa, sensación de embriaguez, mareos, lentitud, sensación de hormigueo en manos o pies, pérdida de libido, etc. Aunque en las primeras etapas estos síntomas no suelen ser lo suficientemente graves como para interferir con el trabajo, reflejan una disminución del bienestar y afectan la capacidad de disfrutar plenamente de las relaciones familiares y sociales. A menudo, debido a la naturaleza no específica de estos síntomas, los trabajadores, los empleadores y los profesionales de la salud en el trabajo tienden a ignorarlos y buscan causas distintas a la exposición en el lugar de trabajo. De hecho, tales síntomas pueden contribuir o agravar una situación personal ya difícil.

En los lugares de trabajo donde se utilizan sustancias neurotóxicas, los trabajadores, empleadores y personal de seguridad y salud en el trabajo deben estar particularmente atentos a la sintomatología de intoxicación temprana, indicativa de vulnerabilidad del sistema nervioso a la exposición. Se han desarrollado cuestionarios de síntomas para estudios en el lugar de trabajo y vigilancia de lugares de trabajo donde se usan sustancias neurotóxicas. La Tabla 1 contiene un ejemplo de dicho cuestionario.

 


Tabla 1. Lista de verificación de síntomas crónicos

 

Síntomas experimentados en el último mes

1. ¿Se ha cansado más fácilmente de lo esperado para el tipo de actividad que realiza?

2. ¿Se ha sentido mareado o mareado?

3. ¿Ha tenido dificultad para concentrarse?

4. ¿Ha estado confundido o desorientado?

5. ¿Ha tenido problemas para recordar cosas?

6. ¿Tus familiares han notado que tienes problemas para recordar cosas?

7. ¿Ha tenido que tomar notas para recordar cosas?

8. ¿Le ha resultado difícil entender el significado de los periódicos?

9. ¿Se ha sentido irritable?

10. ¿Se ha sentido deprimido?

11. ¿Ha tenido palpitaciones del corazón incluso cuando no se está esforzando?

12. ¿Ha tenido una convulsión?

13. ¿Ha estado durmiendo con más frecuencia de lo habitual para usted?

14. ¿Ha tenido dificultad para conciliar el sueño?

15. ¿Le ha molestado la falta de coordinación o la pérdida del equilibrio?

16. ¿Ha tenido alguna pérdida de fuerza muscular en las piernas o los pies?

17. ¿Ha tenido alguna pérdida de fuerza muscular en sus brazos o manos?

18. ¿Ha tenido dificultad para mover los dedos o agarrar cosas?

19. ¿Ha tenido entumecimiento de las manos y hormigueo en los dedos durante más de un día?

20. ¿Ha tenido entumecimiento en las manos y hormigueo en los dedos de los pies durante más de un día?

21. ¿Ha tenido dolores de cabeza al menos una vez a la semana?

22. ¿Ha tenido dificultades para conducir a casa desde el trabajo porque se sintió mareado o cansado?

23. ¿Se ha sentido “colocado” por los productos químicos utilizados en el trabajo?

24. ¿Ha tenido menor tolerancia al alcohol (tarda menos en emborracharse)?

Fuente: Tomado de Johnson 1987.


 

Cambios motores, sensoriales y cognitivos tempranos en el envenenamiento crónico

Con el aumento de la exposición, se pueden observar cambios en las funciones motoras, sensoriales y cognitivas en trabajadores expuestos a sustancias neurotóxicas, que no presentan evidencia clínica de anormalidad. Dado que el sistema nervioso es complejo y ciertas áreas son vulnerables a sustancias químicas específicas, mientras que otras son sensibles a la acción de una gran cantidad de agentes tóxicos, una amplia gama de funciones del sistema nervioso pueden verse afectadas por un solo agente tóxico o una mezcla de agentes tóxicos. neurotoxinas. Tiempo de reacción, coordinación mano-ojo, memoria a corto plazo, memoria visual y auditiva, atención y vigilancia, destreza manual, vocabulario, cambio de atención, fuerza de agarre, velocidad motora, firmeza de la mano, estado de ánimo, visión del color, percepción vibrotáctil, audición y olfato se encuentran entre las muchas funciones que se ha demostrado que son alteradas por diferentes sustancias neurotóxicas.

Se ha proporcionado información importante sobre el tipo de déficits tempranos que resultan de la exposición al comparar el desempeño entre trabajadores expuestos y no expuestos y con respecto al grado de exposición. Anger (1990) brinda una excelente revisión de la investigación neuroconductual en el lugar de trabajo hasta 1989. La Tabla 2, adaptada de este artículo, brinda un ejemplo del tipo de déficit neurofuncional que se ha observado consistentemente en grupos de trabajadores activos expuestos a algunos de los más sustancias neurotóxicas comunes.

Tabla 2. Efectos neurofuncionales consistentes de la exposición en el lugar de trabajo a algunas de las principales sustancias neurotóxicas

 

Disolventes orgánicos mixtos

disulfuro de carbono

Estireno

Organofos-
destinos

Lidera

Mercurio

Acquisition

+

 

 

+

 

Afectar

+

 

+

 

+

 

Categorización

+

 

 

 

 

 

Codificación

+

+

 

 

+

+

visión de color

+

 

+

 

 

 

Cambio de concepto

+

 

 

 

 

 

Distracción

 

 

 

 

+

 

Intelligence

+

+

 

+

+

+

Salud Cerebral

+

+

+

+

+

+

Coordinación motriz

+

+

+

 

+

+

La velocidad del motor

+

+

+

 

+

+

Sensibilidad al contraste visual cercano

+

 

 

 

 

 

Umbral de percepción del olor

+

 

 

 

 

 

Identificación de olores

+

 

 

 

+

 

Personalidad

+

+

 

 

 

+

Relaciones espaciales

+

+

 

 

+

 

Umbral vibrotáctil

+

 

 

+

 

+

Vigilancia

+

+

 

 

+

 

Campo visual

 

 

 

 

+

+

Vocabulario

 

 

 

 

+

 

Fuente: Adaptado de Anger 1990.

Aunque en esta etapa en el continuo del bienestar a la enfermedad, la pérdida no está en el rango clínicamente anormal, puede haber consecuencias relacionadas con la salud asociadas con tales cambios. Por ejemplo, la disminución de la vigilancia y la reducción de los reflejos pueden poner a los trabajadores en mayor peligro de sufrir accidentes. El olfato se utiliza para identificar fugas y saturación de la máscara (apertura del cartucho), y la pérdida aguda o crónica del olfato hace que uno sea menos apto para identificar una situación potencialmente peligrosa. Los cambios de humor pueden interferir con las relaciones interpersonales en el trabajo, socialmente y en el hogar. Estas etapas iniciales de deterioro del sistema nervioso, que se pueden observar examinando grupos de trabajadores expuestos y comparándolos con trabajadores no expuestos o con respecto a su grado de exposición, reflejan una disminución del bienestar y pueden predecir el riesgo de enfermedades neurológicas más graves. problemas en el futuro.

Salud mental en intoxicaciones crónicas

Los trastornos neuropsiquiátricos se han atribuido durante mucho tiempo a la exposición a sustancias neurotóxicas. Las descripciones clínicas van desde trastornos afectivos, incluidas la ansiedad y la depresión, hasta manifestaciones de comportamiento psicótico y alucinaciones. La exposición aguda de alto nivel a muchos metales pesados, solventes orgánicos y pesticidas puede producir delirio. Se ha descrito la “locura por manganeso” en personas expuestas a largo plazo al manganeso, y el conocido síndrome del “sombrerero loco” resulta de la intoxicación por mercurio. La encefalopatía tóxica tipo 2a, caracterizada por un cambio sostenido en la personalidad que implica fatiga, labilidad emocional, control de los impulsos y estado de ánimo y motivación general, se ha asociado con la exposición a disolventes orgánicos. Cada vez hay más evidencia de estudios clínicos y de población de que los trastornos de personalidad persisten en el tiempo, mucho después de que cesa la exposición, aunque otros tipos de deterioro pueden mejorar.

En el continuo del bienestar a la enfermedad, los cambios de humor, la irritabilidad y el cansancio excesivo suelen ser los primeros indicios de sobreexposición a sustancias neurotóxicas. Aunque los síntomas neuropsiquiátricos se examinan de forma rutinaria en los estudios en el lugar de trabajo, rara vez se presentan como un problema de salud mental con posibles consecuencias en el bienestar mental y social. Por ejemplo, los cambios en el estado de salud mental afectan el comportamiento de uno, contribuyendo a relaciones interpersonales difíciles y desacuerdos en el hogar; estos a su vez pueden agravar el estado mental. En lugares de trabajo con programas de ayuda para empleados, diseñados para ayudar a los empleados con problemas personales, la ignorancia de los posibles efectos en la salud mental de la exposición a sustancias neurotóxicas puede conducir a que el tratamiento se ocupe de los efectos en lugar de la causa. Es interesante notar que entre los muchos brotes informados de "histeria colectiva" o enfermedad psicógena, las industrias con exposición a sustancias neurotóxicas están sobrerrepresentadas. Es posible que estas sustancias, que en su mayor parte no se midieron, contribuyeron a los síntomas informados.

Las manifestaciones de salud mental de la exposición a neurotoxinas pueden ser similares a las que son causadas por factores estresantes psicosociales asociados con una mala organización del trabajo, así como reacciones psicológicas a accidentes, sucesos muy estresantes e intoxicaciones graves, denominado trastorno de estrés postraumático (como se analiza en otra parte de este artículo). Enciclopedia). Una buena comprensión de la relación entre los problemas de salud mental y las condiciones de trabajo es importante para iniciar acciones preventivas y curativas adecuadas.

Consideraciones generales en la evaluación de la disfunción neurotóxica temprana

Al evaluar la disfunción temprana del sistema nervioso entre los trabajadores activos, se deben tener en cuenta una serie de factores. En primer lugar, muchas de las funciones neuropsicológicas y neurofisiológicas que se examinan disminuyen con la edad; algunos están influenciados por la cultura o el nivel educativo. Estos factores deben tenerse en cuenta al considerar la relación entre la exposición y las alteraciones del sistema nervioso. Esto se puede hacer comparando grupos con un estatus sociodemográfico similar o usando métodos estadísticos de ajuste. Sin embargo, hay ciertas trampas que deben evitarse. Por ejemplo, los trabajadores mayores pueden tener un historial laboral más prolongado y se ha sugerido que algunas sustancias neurotóxicas pueden acelerar el envejecimiento. La segregación laboral puede confinar a los trabajadores, las mujeres y las minorías con poca educación en trabajos con mayor exposición. En segundo lugar, el consumo de alcohol, tabaco y drogas, que contienen sustancias neurotóxicas, también pueden afectar los síntomas y el rendimiento. Una buena comprensión del lugar de trabajo es importante para desentrañar los diferentes factores que contribuyen a la disfunción del sistema nervioso y la implementación de medidas preventivas.

 

Atrás

Leer 11082 veces Última modificación el martes, 11 Octubre 2011 20: 41

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias del sistema nervioso

Amaducci, L, C Arfaioli, D Inzitari y M Marchi. 1982. Esclerosis múltiple entre los trabajadores del calzado y del cuero: una encuesta epidemiológica en Florencia. Acta Neurol Scand 65:94-103.

Ira, KW. 1990. Investigación neuroconductual en el lugar de trabajo: resultado, métodos sensibles, baterías de prueba y la transición de los datos de laboratorio a la salud humana. Neurotoxicología 11:629-720.

Anger, WK, MG Cassitto, Y Liang, R Amador, J Hooisma, DW Chrislip, D Mergler, M Keifer y J Hörtnagel. 1993. Comparación del rendimiento de tres continentes en la batería de pruebas básicas neuroconductuales recomendada por la OMS (NCTB). Medio Ambiente Res 62:125-147.

Arlien-Søborg, P. 1992. Neurotoxicidad por solventes. Boca Ratón: CRC Press.
Armon, C, LT Kurland, JR Daube y PC O'Brian. 1991. Correlatos epidemiológicos de la esclerosis lateral amiotrófica esporádica. Neurología 41:1077-1084.

Axelson, O. 1996. ¿Hacia dónde vamos en neuroepidemiología ocupacional? Scand J Work Environ Health 22: 81-83.

Axelson, O, M Hane y C Hogstedt. 1976. Un estudio de casos y referencias sobre trastornos neuropsiquiátricos entre trabajadores expuestos a solventes. Scand J Work Environ Health 2:14-20.

Bowler, R, D Mergler, S Rauch, R Harrison y J Cone. 1991. Trastorno afectivo y de personalidad entre mujeres ex trabajadoras de microelectrónica. J Clin Psiquiatría 47:41-52.

Brackbill, RM, N Maizlish y T Fischbach. 1990. Riesgo de discapacidad neuropsiquiátrica entre pintores en los Estados Unidos. Scand J Work Environ Health 16:182-188.

Campbell, AMG, ER Williams y D Barltrop. 1970. Enfermedad de las neuronas motoras y exposición al plomo. J Neurol Neurocirugía Psiquiatría 33:877-885.

Cherry, NM, FP Labrèche y JC McDonald. 1992. Daño cerebral orgánico y exposición ocupacional a solventes. Br J Ind Med 49:776-781.

Chio, A, A Tribolo y D Schiffer. 1989. Enfermedad de las neuronas motoras y exposición al pegamento. Lanceta 2:921.

Cooper, JR, FE Bloom y RT Roth. 1986. Las bases bioquímicas de la neurofarmacología. Nueva York: Universidad de Oxford. Presionar.

Dehart, RL. 1992. Sensibilidad química múltiple: ¿qué es? Múltiples sensibilidades químicas. Anexo a: Marcadores biológicos en inmunotoxicología. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

Feldman, RG. 1990. Efectos de toxinas y agentes físicos sobre el sistema nervioso. En Neurología en la práctica clínica, editado por WG Bradley, RB Daroff, GM Fenichel y CD Marsden. Stoneham, Misa: Butterworth.

Feldman, RG y LD Quenzer. 1984. Fundamentos de Neuropsicofarmacología. Sunderland, Mass: Sinauer Associates.

Flodin, U, B Söderfeldt, H Noorlind-Brage, M Fredriksson y O Axelson. 1988. Esclerosis múltiple, solventes y mascotas: un estudio de casos y referencias. Arco Neurol 45:620-623.

Fratiglioni L, A Ahlbom, M Viitanen y B Winblad. 1993. Factores de riesgo para la enfermedad de Alzheimer de inicio tardío: un estudio de casos y controles basado en la población. Ann Neurol 33:258-66.

Goldsmith, JR, Y Herishanu, JM Abarbanel y Z Weinbaum. 1990. La agrupación de la enfermedad de Parkinson apunta a la etiología ambiental. Arco Salud Ambiental 45:88-94.

Graves, AB, CM van Duijn, V Chandra, L Fratiglioni, A Heyman, AF Jorm, et al. 1991. Exposición ocupacional a solventes y plomo como factores de riesgo para la enfermedad de Alzheimer: un nuevo análisis colaborativo de estudios de casos y controles. Int J Epidemiol 20 Supl. 2:58-61.

Grönning, M, G Albrektsen, G Kvåle, B Moen, JA Aarli y H Nyland. 1993. Disolventes orgánicos y esclerosis múltiple. Acta Neurol Scand 88:247-250.

Gunnarsson, LG, L Bodin, B Söderfeldt y O Axelson. 1992. Un estudio de casos y controles de la enfermedad de la neurona motora: su relación con la heredabilidad y las exposiciones ocupacionales, particularmente a los solventes. Br J Ind Med 49:791-798.

Hänninen, H y K Lindstrom. 1979. Batería de Pruebas Neuroconductuales del Instituto de Salud Ocupacional. Helsinki: Instituto de Salud Ocupacional.

Hagberg, M, H Morgenstem y M Kelsh. 1992. Impacto de las ocupaciones y tareas laborales en la prevalencia del síndrome del túnel carpiano. Scand J Work Environ Health 18:337-345.

Hart, DE. 1988. Toxicología neuropsicológica: identificación y evaluación de síndromes neurotóxicos humanos. Nueva York: Pergamon Press.

Hawkes, CH, JB Cavanagh y AJ Fox. 1989. Enfermedad de la neurona motora: ¿un trastorno secundario a la exposición a disolventes? Lanceta 1:73-76.

Howard, JK. 1979. Una encuesta clínica de trabajadores de formulación de paraquat. Br J Ind Med 36:220-223.

Hutchinson, LJ, RW Amsler, JA Lybarger y W Chappell. 1992. Baterías de prueba de comportamiento neurológico para uso en estudios de campo de salud ambiental. Atlanta: Agencia para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades (ATSDR).

Johnson, BL. 1987. Prevención de Enfermedades Neurotóxicas en Poblaciones Trabajadoras. Chichester: Wiley.

Kandel, ER, HH Schwartz y TM Kessel. 1991. Principios de Ciencias Neurales. Nueva York: Elsevier.

Kukull, WA, EB Larson, JD Bowen, WC McCormick, L Teri, ML Pfanschmidt, et al. 1995. La exposición a solventes como factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer: un estudio de casos y controles. Am J Epidemiol 141:1059-1071.

Landtblom, AM, U Flodin, M Karlsson, S Pålhagen, O Axelson y B Söderfeldt. 1993. Esclerosis múltiple y exposición a solventes, radiaciones ionizantes y animales. Scand J Work Environ Health 19:399-404.

Landtblom, AM, U Flodin, B Söderfeldt, C Wolfson y O Axelson. 1996. Disolventes orgánicos y esclerosis múltiple: una síntesis de la evidencia del cemento. Epidemiología 7: 429-433.

Maizlish, D y O Feo. 1994. Alteraciones neuropsicológicas en trabajadores expuestos a neurotóxicos. Salud de los Trabajadores 2:5-34.

Mergler, D. 1995. Neurofisiología conductual: Medidas cuantitativas de toxicidad sensorial. En Neurotoxicología: enfoques y métodos, editado por L Chang y W Slikker. Nueva York: Prensa Académica.

O'Donoghue, JL. 1985. Neurotoxicidad de productos químicos industriales y comerciales. vol. I y II. Boca Ratón: CRC Press.

Sassine, MP, D Mergler, F Larribe y S Bélanger. 1996. Détérioration de la santé mentale chez des travailleurs exposés au styrène. Rev epidmiol med soc santé publ 44:14-24.

Semchuk, KM, EJ Love y RG Lee. 1992. Enfermedad de Parkinson y exposición al trabajo agrícola y pesticidas químicos. Neurología 42:1328-1335.

Seppäläinen, AMH. 1988. Enfoques neurofisiológicos para la detección de neurotoxicidad temprana en humanos. Crit Rev Toxicol 14:245-297.

Sienko, DG, JD Davis, JA Taylor y BR Brooks. 1990. Esclerosis lateral amiotrófica: un estudio de casos y controles después de la detección de un grupo en una pequeña comunidad de Wisconsin. Arco Neurol 47:38-41.

Simonsen, L, H Johnsen, SP Lund, E Matikainen, U Midtgård y A Wennberg. 1994. Evaluación de datos de neurotoxicidad: un enfoque metodológico para la clasificación de sustancias químicas neurotóxicas. Scand J Work Environ Health 20:1-12.

Sobel, E, Z Davanipour, R Sulkava, T Erkinjuntti, J Wikström, VW Henderson, et al. 1995. Ocupaciones con exposición a campos electromagnéticos: Un posible factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer. Am J Epidemiol 142:515-524.

Spencer, PS y HH Schaumburg. 1980. Neurotoxicología Experimental y Clínica. Baltimore: Williams & Wilkins.

Tanner, CM. 1989. El papel de las toxinas ambientales en la etiología de la enfermedad de Parkinson. Tendencias Neurosci 12:49-54.

Urie, RL. 1992. Protección personal contra la exposición a materiales peligrosos. En Toxicología de materiales peligrosos: Principios clínicos de salud ambiental, editado por JB Sullivan y GR Krieger. Baltimore: Williams & Wilkins.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1978. Principios y métodos para evaluar la toxicidad de los productos químicos, Parte 1 y 2. EHC, No. 6, Parte 1 y 2. Ginebra: OMS.

Organización Mundial de la Salud y Consejo Nórdico de Ministros. 1985. Efectos crónicos de solventes orgánicos en el sistema nervioso central y criterios de diagnóstico. EHC, No. 5. Ginebra: OMS.

Zayed, J, G Ducic, G Campanella, JC Panisset, P André, H Masson, et al. 1990. Facteurs environnementaux dans l'étiologie de la maladie de Parkinson. Can J Neurol Sci 17:286-291.