Lunes, marzo de 07 2011 17: 29

Cáncer de piel no melanocítico

Valora este artículo
(0 votos)

Hay tres tipos histológicos de cánceres de piel no melanocíticos (CPNM) (ICD-9: 173; ICD-10: C44): carcinoma de células basales, carcinoma de células escamosas y sarcomas de tejidos blandos raros que afectan la piel, tejido subcutáneo, glándulas sudoríparas, glándulas sebáceas y folículos pilosos.

El carcinoma basocelular es el CPNM más común en la población blanca, representando del 75 al 80% de ellos. Se desarrolla generalmente en la cara, crece lentamente y tiene poca tendencia a hacer metástasis.

Los cánceres de células escamosas representan del 20 al 25 % de los CPNM notificados. Pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero especialmente en las manos y las piernas y pueden hacer metástasis. En las poblaciones de pigmentación oscura, los cánceres de células escamosas son los CPNM más comunes.

Múltiples CPNM primarios son comunes. La mayor parte de los NMSC se producen en la cabeza y el cuello, en contraste con la mayoría de los melanomas que se producen en el tronco y las extremidades. La localización de NMSC refleja patrones de ropa.

Los CPNM se tratan con varios métodos de escisión, radiación y quimioterapia tópica. Responden bien al tratamiento y más del 95% se curan mediante escisión (IARC 1990).

La incidencia de CPNM es difícil de estimar debido a la gran falta de informes y porque muchos registros de cáncer no registran estos tumores. El número de casos nuevos en los EE. UU. se estimó entre 900,000 1,200,000 y 1994 1994 167 en 100,000, una frecuencia comparable al número total de todos los cánceres no cutáneos (Miller & Weinstock 89). Las incidencias notificadas varían ampliamente y están aumentando en varias poblaciones, por ejemplo, en Suiza y EE. UU. Las tasas anuales más altas se han registrado en Tasmania (100,000/1 100,000 en hombres y 5/100,000 1992 en mujeres) y las más bajas en Asia y África (en general, XNUMX/XNUMX XNUMX en hombres y XNUMX/XNUMX XNUMX en mujeres). El NMSC es el cáncer más común en los caucásicos. El NMSC es aproximadamente diez veces más común en las poblaciones blancas que en las no blancas. La letalidad es muy baja (Higginson et al. XNUMX).

La susceptibilidad al cáncer de piel está inversamente relacionada con el grado de pigmentación de melanina, que se cree que protege al amortiguar contra la acción cancerígena de la radiación solar ultravioleta (UV). El riesgo de no melanoma en poblaciones de piel blanca aumenta con la proximidad al ecuador.

En 1992, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC 1992b) evaluó la carcinogenicidad de la radiación solar y concluyó que existe evidencia suficiente en humanos de la carcinogenicidad de la radiación solar y que la radiación solar causa melanoma maligno cutáneo y CPNM.

La reducción de la exposición a la luz solar probablemente reduciría la incidencia de CPNM. En Whites, del 90 al 95% de los CPNM son atribuibles a la radiación solar (IARC 1990).

Los NMSC pueden desarrollarse en áreas de inflamación crónica, irritación y cicatrices de quemaduras. Los traumatismos y las úlceras crónicas de la piel son factores de riesgo importantes para los cánceres de piel de células escamosas, particularmente en África.

La radioterapia, la quimioterapia con mostaza nitrogenada, la terapia inmunosupresora, el tratamiento con psoraleno combinado con radiación UV-A y las preparaciones de alquitrán de hulla aplicadas sobre las lesiones de la piel se han asociado con un mayor riesgo de CPNM. Se ha confirmado que la exposición ambiental a arsénico trivalente y compuestos arsénicos está asociada con un exceso de cáncer de piel en humanos (IARC 1987). El arsenicismo puede dar lugar a queratosis arsénico palmar o plantar, carcinoma epidermoide y carcinoma basocelular superficial.

Las condiciones hereditarias, como la falta de enzimas necesarias para reparar el ADN dañado por la radiación UV, pueden aumentar el riesgo de CPNM. Xeroderma pigmentoso representa tal condición hereditaria.

Un ejemplo histórico de un cáncer de piel ocupacional es el cáncer de escroto que Sir Percival Pott describió en los deshollinadores en 1775. La causa de estos cánceres fue el hollín. A principios de la década de 1900, se observaron cánceres de escroto en hiladores de mulas en fábricas textiles de algodón donde estaban expuestos al aceite de esquisto, que se usaba como lubricante para los husos de algodón. Los cánceres de escroto tanto en los deshollinadores como en los hilanderos se asociaron más tarde con los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), muchos de los cuales son carcinógenos animales, en particular algunos HAP de 3, 4 y 5 anillos, como el benz(a)pireno y el dibenz(a). ,h)antraceno (IARC 1983, 1984a, 1984b, 1985a). Además de las mezclas que fácilmente contienen HAP cancerígenos, se pueden formar compuestos cancerígenos al romperse cuando los compuestos orgánicos se calientan.

Otras ocupaciones con las que se han asociado los excesos de NMSC relacionados con PAH incluyen: trabajadores de reducción de aluminio, trabajadores de gasificación de carbón, trabajadores de hornos de coque, sopladores de vidrio, ingenieros de locomotoras, trabajadores de pavimentación y mantenimiento de carreteras, trabajadores de petróleo de esquisto bituminoso, ajustadores de herramientas y ajustadores de herramientas ( ver tabla 1). Los alquitranes de hulla, las breas a base de carbón, otros productos derivados del carbón, el aceite de antraceno, el aceite de creosota, los aceites de corte y los aceites lubricantes son algunos de los materiales y mezclas que contienen PAH cancerígenos.

Tabla 1. Ocupaciones en riesgo

Cancerígeno
material o agente

Industria o peligro

Proceso o grupo en riesgo

brea, alquitrán o
producto alquitranado

reducción de aluminio


Industrias del carbón, gas y coque


Fabricación de combustible de patente

industria del asfalto

usuarios de creosota

Trabajador de cuarto de ollas


Hornos de coque, destilación de alquitrán, carbón
fabricación de gas, carga de brea

fabricación de briquetas

La construcción vial

Trabajadores de ladrillos y tejas, madera
probadores

Hollín

Deshollinadores

Industria del caucho



Mezcladores de negro de humo
(hollín comercial) y aceite

Lubricante y
aceites de corte

Soplado de vidrio

Refinación de petróleo de esquisto

Industria algodonera

Trabajadores de la cera de parafina

Ingeniería





mulaspinners



Ajustadores de herramientas y operadores ajustadores
en talleres de máquinas automáticas
(aceites de corte)

Arsénico

Refinería de petróleo

Fábricas de salsas para ovejas

insecticidas arsenicales



Minería de arsénico

Todavía limpiadores



Trabajadores y usuarios de la manufactura
(jardineros, fruticultores y
vendimiadores)

Radiación ionizante

Radiólogos

Otros trabajadores de radiación

 

Radiación ultravioleta

Trabajadores al aire libre


UV industrial

Agricultores, pescadores, viñedos y
otros trabajadores de la construcción al aire libre

Arco de soldadura: lámparas germicidas;
procesos de corte e impresión

 

Los títulos de trabajo adicionales que se han asociado con un mayor riesgo de NMSC incluyen procesadores de yute, trabajadores al aire libre, técnicos de farmacia, trabajadores de aserraderos, trabajadores de petróleo de esquisto bituminoso, trabajadores de baño de ovejas, pescadores, ajustadores de herramientas, trabajadores de viñedos y barqueros. El exceso para los marineros (que se dedican principalmente a las tareas tradicionales de pesca) se observó en Maryland, EE. UU., y se limitó a los cánceres de células escamosas. La radiación solar probablemente explique el exceso de riesgo de los pescadores, trabajadores al aire libre, trabajadores de viñedos y barqueros. Los pescadores también pueden estar expuestos a aceites, alquitrán y arsénico inorgánico del pescado consumido, lo que puede contribuir al exceso observado, que se triplicó en un estudio sueco, en comparación con las tasas específicas del condado (Hagmar et al. 1992). El exceso en los trabajadores de baño de ovejas puede explicarse por los compuestos arsenicales, que inducen cánceres de piel a través de la ingestión en lugar del contacto con la piel. Si bien los granjeros tienen un riesgo ligeramente mayor de melanoma, no parecen tener un mayor riesgo de NMSC, según las observaciones epidemiológicas en Dinamarca, Suecia y los EE. UU. (Blair et al. 1992).

La radiación ionizante ha causado cáncer de piel en los primeros radiólogos y trabajadores que manipulaban radio. En ambas situaciones, las exposiciones fueron duraderas y masivas. Los accidentes laborales que involucran lesiones cutáneas o irritación cutánea a largo plazo pueden aumentar el riesgo en CPNM.

Prevención (del cáncer de piel ocupacional no melanocítico)

El uso de ropa adecuada y un protector solar con un factor de protección UV-B de 15 o más ayudará a proteger a los trabajadores al aire libre expuestos a la radiación ultravioleta. Además, la sustitución de materiales cancerígenos (como las materias primas) por alternativas no cancerígenas es otra medida de protección obvia que, sin embargo, no siempre es posible. El grado de exposición a materiales cancerígenos puede reducirse mediante el uso de escudos protectores en el equipo, ropa protectora y medidas higiénicas.

De suma importancia es la educación de la fuerza laboral sobre la naturaleza del peligro y las razones y el valor de las medidas de protección.

Por último, los cánceres de piel suelen tardar muchos años en desarrollarse y muchos de ellos pasan por varias etapas premalignas antes de alcanzar su potencial maligno completo, como las queratosis por arsénico y las queratosis actínicas. Estas primeras etapas son fácilmente detectables mediante inspección visual. Por esta razón, los cánceres de piel ofrecen la posibilidad real de que la detección periódica pueda reducir la mortalidad entre las personas que se sabe que han estado expuestas a cualquier carcinógeno de la piel.

 

Atrás

Leer 8748 veces Última modificación en sábado, 23 julio 2022 20: 07

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de enfermedades de la piel

Adams, RM. 1988. Aspectos médico-legales de las enfermedades ocupacionales de la piel. Dermatol Clin 6:121.

—. 1990. Enfermedades de la piel ocupacional. 2ª ed. Filadelfia: Saunders.

Agner, T. 1991. Susceptibilidad de los pacientes con dermatitis atópica a la dermatitis irritante causada por el lauril sulfato de sodio. A Derm-Ven 71:296-300.

Balch, CM, AN Houghton y L Peters. 1993. Melanoma cutáneo. En Cáncer: Principios y práctica de la oncología, editado por VTJ DeVita, S Hellman y SA Rosenberg. Filadelfia: JB Lippincott.

Beral, V, H Evans, H Shaw y G Milton. 1982. Melanoma maligno y exposición a luces fluorescentes en el trabajo. Lanceta II: 290-293.

Berardinelli, SP. 1988. Prevención de enfermedades ocupacionales de la piel mediante el uso de guantes de protección química. Dermatol Clin 6:115-119.

Bijan, S. 1993. Cánceres de la piel. En Cáncer: Principios y práctica de oncología, editado por VTJ DeVita, S Hellman y SA Rosenberg. Filadelfia: JB Lippincott.

Blair, A, S Hoar Zahm, NE Pearce, EF Heinerman y J Fraumeni. 1992. Pistas sobre la etiología del cáncer a partir de estudios de granjeros. Scand J Work Environ Health 18:209-215.

Comisión de la salud y de la seguridad del trabajo. 1993. Estadísticas sobre las lesiones profesionales de 1989. Québec: CSST.

Cronin, E. 1987. Dermatitis de las manos en hostelería. Dermatitis de contacto 17: 265-269.

De Groot, AC. 1994. Prueba de parche: Concentraciones de prueba y vehículos para 3,700 alérgenos. 2ª ed. Ámsterdam: Elsevier.

Durocher, LP. 1984. La protección de la piel en medio de trabajo. Le Médecin du Québec 19:103-105.

—. 1995. ¿Les gants de latex sont-ils sans risque? Le Médecin du Travail 30:25-27.

Durocher, LP y N Paquette. 1985. Les verrues multiples chez les travailleurs de l'alimentation. L'Union Médicale du Canada 115:642-646.

Ellwood, JM y HK Koh. 1994. Etiología, epidemiología, factores de riesgo y problemas de salud pública del melanoma. Curr Opin Oncol 6:179-187.

Gellín, GA. 1972. Dermatosis ocupacionales. Chicago: Asociación Médica Estadounidense.

Guin, JD. 1995. Dermatitis de contacto práctica. Nueva York: McGraw-Hill.

Hagmar, L, K Linden, A Nilsson, B Norrving, B Akesson, A Schutz y T Moller. 1992. Incidencia y mortalidad por cáncer entre los pescadores suecos del Mar Báltico. Scand J Work Environ Health 18:217-224.

Hannaford, PC, L Villard Mackintosh, MP Vessey y CR Kay. 1991. Anticonceptivos orales y melanoma maligno. Br J Cancer 63:430-433.

Higginson, J, CS Muir y M Muñoz. 1992. Human Cancer: Epidemiology and Environmental
Causas. Monografías de Cambridge sobre la investigación del cáncer. Cambridge, Reino Unido: COPA.

Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). 1983. Compuestos aromáticos polinucleares, Parte I, Datos químicos, ambientales y experimentales. Monografías sobre la Evaluación del Riesgo Carcinogénico de los Químicos para los Humanos, No. 32. Lyon: IARC.

—. 1984a. Compuestos aromáticos polinucleares, Parte 2, Negros de carbón, aceites minerales y algunos Nitroarenos. Monografías sobre la Evaluación del Riesgo Carcinogénico de los Químicos para los Humanos, No. 33. Lyon: IARC.

—. 1984b. Compuestos aromáticos polinucleares, Parte 3, Exposiciones industriales en la producción de aluminio, gasificación del carbón, producción de coque y fundición de hierro y acero. Monografías sobre la Evaluación del Riesgo Carcinogénico de los Químicos para los Humanos, No. 34. Lyon: IARC.

—. 1985a. Compuestos aromáticos polinucleares, Parte 4, Betunes, alquitranes de hulla y productos derivados, aceites de esquisto y hollín. Monografías sobre la Evaluación del Riesgo Carcinogénico de los Químicos para los Humanos, No. 35. Lyon: IARC.

—. 1985b. Radiación solar y ultravioleta. Monografías sobre la Evaluación del Riesgo Carcinogénico de los Químicos para los Humanos, No. 55. Lyon: IARC.

—. 1987. Evaluaciones generales de la carcinogenicidad: una actualización de los volúmenes 1 a 42 de las monografías de la IARC. Monografías sobre los riesgos carcinogénicos para los seres humanos. Suplemento 7. Lyon: IARC

—. 1990. Cáncer: Causas, ocurrencia y control. Publicaciones Científicas de IARC, No. 100. Lyon: IARC.

—. 1992a. Incidencia del cáncer en los cinco continentes. vol. VI. Publicaciones Científicas de IARC, No. 120. Lyon: IARC.

—. 1992b. Radiación solar y ultravioleta. Monografías sobre la evaluación de los riesgos cancerígenos para los seres humanos, n.º 55. Lyon: IARC.

—. 1993. Tendencias en la incidencia y mortalidad del cáncer. Publicaciones Científicas de IARC, No. 121. Lyon: IARC.

Koh, HK, TH Sinks, AC Geller, DR Miller y RA Lew. 1993. Etiología del melanoma. Cáncer Trata Res 65:1-28.

Kricker, A, BK Armstrong, ME Jones y RC Burton. 1993. Salud, radiación UV solar y cambio ambiental. Informe técnico de IARC, No. 13. Lyon: IARC.

Lachapelle, JM, P Frimat, D Tennstedt y G Ducombs. 1992. Dermatologie professionnelle et de l'environnement. París: Masson.

Mathias, T. 1987. Prevención de la dermatitis de contacto ocupacional. J Am Acad Dermatol 23:742-748.

Miller, D y MA Weinstock. 1994. Cáncer de piel no melanoma en los Estados Unidos: Incidencia. J Am Acad Dermatol 30:774-778.

Nelemans, PJ, R Scholte, H Groenendal, LA Kiemeney, FH Rampen, DJ Ruiter y AL Verbeek. 1993. Melanoma y ocupación: resultados de un estudio de casos y controles en los Países Bajos. Brit J Ind Med 50:642-646.

Rietschel, RI y JF Fowler Jr. 1995. Dermatitis de contacto de Fisher. 4ª ed. Baltimore: Williams & Wilkins.

Sahel, JA, JD Earl y DM Albert. 1993. Melanomas intraoculares. En Cáncer: Principios y práctica de oncología, editado por VTJ DeVita, S Hellman y SA Rosenberg. Filadelfia: JB Lippincott.

Sasseville, D. 1995. Dermatosis ocupacionales: Empleando buenas habilidades de diagnóstico. Alergia 8:16-24.

Schubert, H, N Berova, A Czernielewski, E Hegyi y L Jirasek. 1987. Epidemiología de la alergia al níquel. Dermatitis de contacto 16:122-128.

Siemiatycki J, M Gerin, R Dewar, L Nadon, R Lakhani, D Begin y L Richardson. 1991. Asociaciones entre circunstancias ocupacionales y cáncer. En Factores de riesgo para el cáncer en el lugar de trabajo, editado por J Siematycki. Londres, Boca Ratón: CRC Press.

Stidham, KR, JL Johnson y HF Seigler. 1994. Superioridad de supervivencia de mujeres con melanoma. Un análisis multivariante de 6383 pacientes que explora la importancia del género en el resultado pronóstico. Archivos de Cirugía 129:316-324.

Turjanmaa, K. 1987. Incidencia de alergia inmediata a guantes de látex en personal hospitalario. Dermatitis de contacto 17:270-275.