Martes, 25 Enero 2011 18: 49

Programa de mamografía en Marks and Spencer: un estudio de caso

Valora este artículo
(0 votos)

Este estudio de caso describe el programa de mamografía en Marks and Spencer, el primero que ofrece un empleador a escala nacional. Marks and Spencer es una operación minorista internacional con 612 tiendas en todo el mundo, la mayoría en el Reino Unido, Europa y Canadá. Además de una serie de operaciones de franquicias internacionales, la empresa posee Brooks Brothers y Kings Super Markets en los Estados Unidos y D'Allaird's en Canadá y realiza amplias actividades financieras.

La empresa emplea a 62,000 personas, la mayoría de las cuales trabajan en 285 tiendas en el Reino Unido y la República de Irlanda. La reputación de la empresa como buen empleador es legendaria y su política de buenas relaciones humanas con el personal ha incluido la provisión de programas integrales de salud y bienestar de alta calidad.

Aunque se proporciona un servicio de tratamiento en algunos lugares de trabajo, los médicos de atención primaria de la comunidad satisfacen en gran medida esta necesidad. La política de salud de la empresa enfatiza la detección temprana y la prevención de enfermedades. En consecuencia, se han desarrollado una serie de programas de detección innovadores durante los últimos 20 años, muchos de los cuales son anteriores a proyectos similares en el Servicio Nacional de Salud (NHS). Más del 80% de la fuerza laboral son mujeres, hecho que ha influido en la elección de los programas de detección, que incluyen citología cervical, detección de cáncer de ovario y mamografía.

Detección de cáncer de seno

A mediados de la década de 1970, el estudio HIP de Nueva York (Shapiro 1977) demostró que la mamografía era capaz de detectar cánceres de mama no palpables con la expectativa de que la detección temprana reduciría la mortalidad. Para un empleador de un gran número de mujeres de mediana edad, el atractivo de la mamografía era evidente y en 1976 se introdujo un programa de detección (Hutchinson y Tucker 1984; Haslehurst 1986). En ese momento, prácticamente no había acceso a mamografías confiables de alta calidad en el sector público y la disponible en organizaciones privadas de atención médica era de calidad variable y costosa. Por lo tanto, la primera tarea era garantizar el acceso a una calidad uniformemente alta y este desafío se cumplió mediante el uso de unidades móviles de detección, cada una equipada con una sala de espera, un cubículo de examen y un equipo de mamografía.

La administración centralizada y el procesamiento de películas permitieron controles continuos de todos los aspectos de la calidad y permitieron que un grupo experimentado de mamógrafos realizara la interpretación de las películas. Sin embargo, hubo una desventaja en el sentido de que el radiólogo no pudo examinar inmediatamente la película revelada para verificar que no hubiera errores técnicos, de modo que, si los hubiera, se podría llamar al empleado o hacer otros arreglos para repetir el examen necesario. .

El cumplimiento siempre ha sido excepcionalmente alto y se ha mantenido por encima del 80% para todos los grupos de edad. Sin duda, esto se debe a la presión del grupo de pares, la fácil disponibilidad del servicio en el lugar de trabajo o cerca de él y, hasta hace poco, la falta de instalaciones de mamografía en el NHS.

Las mujeres están invitadas a unirse al programa de detección y la asistencia es totalmente voluntaria. Antes de la selección, el médico o la enfermera de la empresa llevan a cabo breves sesiones educativas, ambos disponibles para responder consultas y dar explicaciones. Las ansiedades comunes incluyen la preocupación por la dosis de radiación y la preocupación de que la compresión del seno pueda causar dolor. Las mujeres a las que se vuelve a llamar para someterse a más pruebas son atendidas durante el horario de trabajo y se les compensan íntegramente los gastos de viaje para ellas y un acompañante.

Se utilizaron tres modalidades durante los primeros cinco años del programa: examen clínico por una enfermera practicante altamente capacitada, termografía y mamografía. La termografía era un examen que requería mucho tiempo con una alta tasa de falsos positivos y no contribuía a la tasa de detección de cáncer; en consecuencia, se suspendió en 1981. Aunque tiene un valor limitado en la detección del cáncer, el examen clínico, que incluye una revisión detallada de los antecedentes personales y familiares, brinda información invaluable al radiólogo y permite que el cliente tenga tiempo para hablar sobre sus temores y otros problemas de salud con un profesional de la salud comprensivo. La mamografía es la más sensible de las tres pruebas. Las vistas craneocaudal y oblicua lateral se toman en el examen inicial con vistas únicas solo en la verificación del intervalo. La lectura única de las películas es la norma, aunque la lectura doble se utiliza para casos difíciles y como control de calidad aleatorio. La Figura 1 muestra la contribución del examen clínico y la mamografía a la tasa total de detección de cáncer. De los 492 casos de cáncer encontrados, el 10 % se detectó solo mediante examen clínico, el 54 % solo mediante mamografía y el 36 % mediante examen clínico y mamografía.

Figura 1. Detección de cáncer de mama. Contribución del examen clínico y la mamografía a la detección del cáncer, por grupo de edad.

HPP192T1

A las mujeres de 35 a 70 años se les ofrecieron exámenes de detección cuando se introdujo el programa por primera vez, pero la baja tasa de detección de cáncer y la alta incidencia de enfermedad mamaria benigna entre las del grupo de edad de 35 a 39 años llevaron a que se retirara el servicio en 1987 a estas mujeres. La Figura 19 muestra la cantidad de cánceres detectados por exámenes de detección por grupo de edad.

Figura 2. Distribución por edades de los cánceres detectados mediante cribado.

HPP192T2

De manera similar, el intervalo de selección ha cambiado de un intervalo anual (que refleja el entusiasmo inicial) a una brecha de dos años. La Figura 3 muestra la cantidad de cánceres detectados por exámenes de detección por grupo de edad con las cantidades correspondientes de tumores de intervalo y tumores perdidos. Los casos de intervalo se definen como aquellos que ocurren después de una pantalla verdaderamente negativa durante el tiempo entre las pruebas de rutina. Los casos perdidos se definen como aquellos cánceres que se pueden ver retrospectivamente en las películas pero que no se identificaron en el momento de la prueba de detección.

Figura 3. Número de cánceres detectados por exámenes de detección, cánceres de intervalo y cánceres pasados ​​por alto, por grupo de edad.

HPP192T3

Entre la población examinada, el 76 % de los cánceres de mama se detectaron en el cribado y otro 14 % de los casos se produjeron durante el intervalo entre los exámenes. La tasa de cáncer de intervalo será monitoreada cuidadosamente para asegurar que no se eleve a un nivel inaceptablemente alto.

El beneficio de supervivencia de la detección de mujeres menores de 50 años sigue sin demostrarse, aunque se acepta que se detectan cánceres más pequeños y esto permite que algunas mujeres elijan entre la mastectomía o la terapia de conservación del seno, una opción muy valorada por muchas. La Figura 4 muestra los tamaños de los cánceres detectados por la pantalla, la mayoría de menos de dos centímetros de tamaño y con ganglios negativos.

Figura 4. Tamaños de los cánceres detectados por la pantalla.

HPP192T4

Impacto del Informe Forrest

A fines de la década de 1980, el profesor Sir Patrick Forrest recomendó que las mujeres mayores de 50 años tuvieran acceso a exámenes regulares de mama a través del NHS (es decir, sin cargo en el punto de prestación del servicio) (Forrest 1987). Su recomendación más importante fue que el servicio no debería comenzar hasta que el personal especializado haya sido completamente capacitado en el enfoque multidisciplinario para el diagnóstico del cuidado de las mamas. Dicho personal debía incluir radiólogos, enfermeras consejeras y médicos especialistas en mamas. Desde 1990, el Reino Unido cuenta con un destacado servicio de detección y evaluación de mamas para mujeres mayores de 50 años.

Coincidentemente con este desarrollo nacional, Marks and Spencer revisó sus datos y se hizo evidente una falla importante en el programa. La tasa de recuperación después de la detección de rutina superó el 8% para mujeres mayores de cincuenta años y el 12% para mujeres más jóvenes. El análisis de los datos mostró que las razones comunes para el retiro eran problemas técnicos, como mal posicionamiento, errores de procesamiento, dificultades con las líneas de cuadrícula o la necesidad de más vistas. Además, estaba claro que el uso de ultrasonografía, mamografía especializada y citología por aspiración con aguja fina podría reducir aún más la tasa de referencias y retiros. Un estudio inicial confirmó estas impresiones y se decidió redefinir el protocolo de detección para que los clientes que necesitaban más pruebas no fueran remitidos de nuevo a sus médicos de familia, sino que se mantuvieran dentro del programa de detección hasta que se hiciera un diagnóstico definitivo. La mayoría de estas mujeres fueron devueltas a un programa de revisión de rutina después de las investigaciones adicionales y esto redujo al mínimo la tasa formal de remisión quirúrgica.

En lugar de duplicar el servicio proporcionado por el Servicio Nacional de Salud, se desarrolló una política de asociación que permitió a Marks and Spencer aprovechar la experiencia del sector público mientras que la financiación de la empresa se utiliza para mejorar el servicio para todos. El programa de detección de senos ahora lo brindan varios proveedores: aproximadamente la mitad del requisito se cumple con el servicio móvil original, pero los empleados de las tiendas más grandes de la ciudad ahora reciben exámenes de detección de rutina en centros especializados, que pueden ser del sector público o privado. Esta cooperación con el Servicio Nacional de Salud ha sido un desarrollo emocionante y desafiante y ha ayudado a mejorar los estándares generales de diagnóstico y atención del seno para toda la población. Al combinar los programas del lugar de trabajo privado y del sector público, es posible brindar un servicio de calidad excepcionalmente alta a una población ampliamente distribuida.

 

Atrás

Leer 7067 veces Última modificación en sábado, 23 julio 2022 20: 16

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de Protección y Promoción de la Salud

Adami, HG, JA Baron y KJ Rothman. 1994. Ética de un ensayo de detección del cáncer de próstata. Lanceta (343): 958-960.

Akabas, SH y M Hanson. 1991. Programas de drogas y alcohol en el lugar de trabajo en los Estados Unidos. Documento de trabajo presentado en Actas del Simposio Tripartito de Washington sobre Programas de Asistencia y Prevención de Drogas y Alcohol en el Lugar de Trabajo. Ginebra: OIT.

Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG). 1994. Ejercicio durante el Embarazo y el Posparto. vol. 189. Boletín Técnico. Washington, DC: DCL.

Asociación Dietética Americana (ADA) y Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud. 1994. Nutrición en el lugar de trabajo: una guía para la planificación, implementación y evaluación. Chicago: ADA.

Asociación Americana del Pulmón. 1992. Encuesta sobre las actitudes del público hacia el tabaquismo. Preparado para la Organización Gallup por la Asociación Americana del Pulmón.

Anderson, DR y MP O'Donnell. 1994. Hacia una agenda de investigación para la promoción de la salud: revisiones del “Estado de la ciencia”. Am J Health Promot (8): 482-495.

Anderson, JJB. 1992. El papel de la nutrición en el funcionamiento del tejido esquelético. Nutr Rev (50): 388-394.

Artículo 13-E de la Ley de Salud Pública del Estado de Nueva York.

Baile, WF, M Gilbertini, F Ulschak, S Snow-Antle y D Hann. 1991. Impacto de la prohibición de fumar en un hospital: cambios en el consumo de tabaco y las actitudes de los empleados. Comportamiento adicto 16(6):419-426.

Bargal, D. 1993. Una perspectiva internacional sobre el desarrollo del trabajo social en el lugar de trabajo. En Work and Well-Being, the Occupational Social Work Advantage, editado por P Kurzman y SH Akabas. Washington, DC: Prensa de NASW.

Barr, JK, KW Johnson y LJ Warshaw. 1992. Apoyando a los ancianos: Programas en el lugar de trabajo para cuidadores empleados. Milbank Q (70): 509-533.

Barr, JK, JM Waring y LJ Warshaw. 1991. Fuentes de información sobre el SIDA de los empleados: el lugar de trabajo como un entorno educativo prometedor. J Occup Med (33): 143-147.

Barr, JK y LJWarshaw. 1993. Estrés entre las mujeres trabajadoras: Informe de una encuesta nacional. Nueva York: Grupo Empresarial de Nueva York sobre Salud.

Beery, W, VJ Schoenbach, EH Wagner, et al. 1986. Evaluación de riesgos para la salud: métodos y programas, con bibliografía comentada. Rockville, Md: Centro Nacional de Investigación de Servicios de Salud y Evaluación de Tecnologías de Atención Médica.

Bertera, RL. 1991. Los efectos de los riesgos de comportamiento en el ausentismo y los costos de atención médica en el lugar de trabajo. J Occup Med (33): 1119-1124.

Bray, GA. 1989. Clasificación y evaluación de las obesidades. Med Clin North Am 73(1):161-192.

Brigham, J, J Gross, ML Stitzer y LJ Felch. 1994. Efectos de una política de restricción de fumar en el lugar de trabajo sobre los empleados que fuman. Am J Public Health 84(5):773-778.

Bungay, GT, MP Vessey y CK McPherson. 1980. Estudio de los síntomas de la mediana edad con especial referencia a la menopausia. Brit Med J 308(1):79.

Oficina de Asuntos Nacionales (BNA). 1986. Donde hay humo: problemas y políticas sobre fumar en el lugar de trabajo. Rockville, Maryland: BNA.

—. 1989. Fumar en el lugar de trabajo, prácticas corporativas y desarrollos. Relaciones con los empleados de BNA Semanal 7 (42): 5-38.

—. 1991. Fumar en el lugar de trabajo, encuesta SHRM-BNA no. 55. Boletín BNA a la Gerencia.

Burton, WN y DJ Conti. 1991. Beneficios de salud mental administrados por valor. J Occup Med (33): 311-313.

Burton, WN, D Erickson y J Briones. 1991. Programas de salud de la mujer en el lugar de trabajo. J Occup Med (33): 349-350.

Burton, WN y DA Hoy. 1991. Un sistema de administración de costos de atención médica asistido por computadora. J Occup Med (33): 268-271.

Burton, WN, DA Hoy, RL Bonin y L Gladstone. 1989. Gestión rentable y de calidad de la atención de la salud mental. J Occup Med (31): 363-367.

Asociados de calibre. 1989. Estudio de Costo-Beneficio de la Fase Dos del Programa de Rehabilitación de Alcohol de Nivel III de la Marina: Rehabilitación vs Costos de Reemplazo. Fairfax, Virginia: Calibre Associates.

Charafín, FB. 1994. EE. UU. establece normas para la mamografía. Brit Med J (218): 181-183.

Fundación Hijos de Alcohólicos. 1990. Hijos de Alcohólicos en el Sistema Médico: Problemas Ocultos, Costos Ocultos. Nueva York: Fundación Niños de Alcohólicos.

La ciudad de Nueva York. Título 17, capítulo 5 del Código de Administración de la Ciudad de Nueva York.

Coalición sobre Tabaquismo y Salud. 1992. Acciones Legisladas por los Estados sobre Asuntos del Tabaco. Washington, DC: Coalición sobre Tabaquismo y Salud.

Grupo de Políticas Corporativas de Salud. 1993. Temas del Humo de Tabaco Ambiental en el Lugar de Trabajo. Washington, DC: Comité Asesor Nacional del Comité Interinstitucional sobre Tabaquismo y Salud.

Cowell, JWF. 1986. Directrices para los exámenes de aptitud para el trabajo. CMAJ 135 (1 de noviembre): 985-987.

Daniel, W.W. 1987. Relaciones Laborales Laborales y Cambio Técnico. Londres: Instituto de Estudios Políticos.

Davis, RM. 1987. Tendencias actuales en la publicidad y el marketing de cigarrillos. New Engl J Med 316: 725-732.

DeCresce, R, A Mazura, M Lifshitz y J Tilson. 1989. Pruebas de drogas en el lugar de trabajo. Chicago: ASCP Press.

De Friese, GH y JE Fielding. 1990. Evaluación de riesgos para la salud en la década de 1990: Oportunidades, desafíos y expectativas. Revista Anual de Salud Pública (11): 401-418.

Dishman, RH. 1988. Adherencia al ejercicio: su impacto en la salud pública. Champaign, Ill: Libros de cinética.

Duncan, MM, JK Barr y LJ Warshaw. 1992. Programas de educación prenatal patrocinados por empleadores: una encuesta realizada por New York Business Group On Health. Montvale, NJ: Editores de Negocios y Salud.

Elixhauser, A. 1990. Los costos de fumar y la efectividad de los programas para dejar de fumar. J Public Health Policy (11): 218-235.

Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo.1991. Descripción general de la acción innovadora para la salud en el lugar de trabajo en el Reino Unido. Documento de trabajo nro. WP/91/03/EN.

Ewing, JA. 1984. Detección del alcoholismo: El cuestionario CAGE. JAMA 252(14):1905-1907.

Fielding, JE. 1989. Frecuencia de las actividades de evaluación de riesgos para la salud en los lugares de trabajo de EE. UU. Am J Prev Med 5:73-81.

Fielding, JE y PV Piserchia. 1989. Frecuencia de las actividades de promoción de la salud en el trabajo. Am J Prev Med 79:16-20.

Fielding, JE, KK Knight, RZ Goetzel y M Laouri. 1991. Utilización de servicios preventivos de salud por población ocupada. J Ocupa Med 33:985-990.

Fiorino, F. 1994. Panorama de las aerolíneas. Aviat week space technol (1 de agosto): 19.

Fishbeck, W. 1979. Informe interno y carta. Midland, Michigan: Dow Chemical Company, Departamento Médico Corporativo.

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y Organización Mundial de la Salud (OMS). 1992. Conferencia Internacional sobre Nutrición: Temas Principales para las Estrategias de Nutrición. Ginebra: OMS.

Forrest, P. 1987. Breast Cancer Screening 1987. Informe para los Ministros de Salud de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda. Londres: HMSO.

Freis, JF, CE Koop, PP Cooper, MJ England, RF Greaves, JJ Sokolov, D Wright y Health Project Consortium. 1993. Reducción de los costos de atención médica al reducir la necesidad y la demanda de servicios de salud. New Engl J Med 329: 321-325.

Glanz, K y RN Mullis. 1988. Intervenciones ambientales para promover una alimentación saludable: una revisión de modelos, programas y evidencia. Educación en Salud Q 15:395-415.

Glanz, K y T Rogers. 1994. Programas de nutrición en el lugar de trabajo en la promoción de la salud en el lugar de trabajo. En Promoción de la salud en el lugar de trabajo, editado por MP O'Donnell y J Harris. Albany, Nueva York: Delmar.

Glied, S y S Kofman. 1995. Mujeres y Salud Mental: Temas para la Reforma de Salud. Nueva York: The Commonwealth Fund.

Googins, B y B Davidson. 1993. La organización como cliente: Ampliando el concepto de programas de asistencia al empleado. Trabajo Social 28:477-484.

Guidotti, TL, JWF Cowell y GG Jamieson. 1989. Servicios de Salud Ocupacional: Un Enfoque Práctico. Chicago: Asociación Médica Estadounidense.

Hammer, L. 1994. Cuestiones de equidad y género en la prestación de servicios de salud: El Informe de Desarrollo del Banco Mundial de 1993 y sus implicaciones para los beneficiarios de los servicios de salud. Serie de documentos de trabajo, n.º 172. La Haya: Instituto de Estudios Sociales.

Harris, L et al. 1993. La salud de las mujeres estadounidenses. Nueva York: The Commonwealth Fund.

Haselhurst, J. 1986. Cribado mamográfico. En Complicaciones en el manejo de la enfermedad mamaria, editado por RW Blamey. Londres: Balliere Tindall.

Henderson, BE, RK Ross y MC Pike. 1991. Hacia la prevención primaria del cáncer. Ciencia 254:1131-1138.

Hutchison, J y A Tucker. 1984. Los resultados del cribado de mamas en una población trabajadora sana. Clin Oncol 10:123-128.

Instituto de Política Sanitaria. Octubre de 1993. Abuso de sustancias: el problema de salud número uno de la nación. Princeton: Fundación Robert Wood Johnson.

Kaplan, GD y VL Brinkman-Kaplan. 1994. Manejo del peso en el lugar de trabajo en la promoción de la salud en el lugar de trabajo. En Promoción de la salud en el lugar de trabajo, editado por MP O'Donnell y J Harris. Albany, Nueva York: Delmar.

Karpilow, C. 1991. Medicina ocupacional en el lugar de trabajo industrial. Florencia, Kentucky: Van Nostrand Reinhold.

Kohler, S y J Kamp. 1992. Trabajadores estadounidenses bajo presión: Informe técnico. St. Paul, Minn.: St. Paul Fire and Marine Insurance Company.

Kristein, M. 1983. ¿Qué beneficios pueden esperar las empresas del abandono del hábito de fumar? Prevenir Med 12:358-381.

Lesieur, HR y SB Blume. 1987. The South Oaks Gambling Screen (SOGS): Un nuevo instrumento para la identificación de jugadores patológicos. Am J Psychiatr 144(9):1184-1188.

Lesieur, HR, SB Blume y RM Zoppa. 1986. Alcoholismo, abuso de drogas y juegos de azar. Alcohol, Clin Exp Res 10(1):33-38.

Lesmes, G. 1993. Conseguir que los empleados digan no al tabaco. Bus Salud (marzo): 42-46.

Lew, EA y L Garfinkel. 1979. Variaciones en la mortalidad por peso entre 750,000 hombres y mujeres. J Crónicas Dis 32:563-576.

Lewin, K. [1951] 1975. Teoría de campo en ciencias sociales: artículos teóricos seleccionados de Kurt
Lewin, editado por D Cartwright. Westport: Greenwood Press.

Malcolm, AI. 1971. La búsqueda de la intoxicación. Toronto: Libros ARF.
M
andelker, J. 1994. Un programa de bienestar o una píldora amarga. Bus Salud (marzo):36-39.

Fundación de defectos de nacimiento de March of Dimes. 1992. Lecciones aprendidas del programa Bebés y usted. White Plains, Nueva York: March of Dimes Fundación de Defectos de Nacimiento.

—. 1994. Bebés saludables, negocios saludables: una guía para empleadores sobre cómo mejorar la salud materna e infantil. White Plains, Nueva York: March of Dimes Fundación de Defectos de Nacimiento.

Margolin, A, SK Avants, P Chang y TR Kosten. 1993. Acupuntura para el tratamiento de la dependencia de cocaína en pacientes mantenidos con metadona. Am J Addict 2(3):194-201.

Maskin, A, A Connelly y EA Noonan. 1993. Humo de tabaco ambiental: implicaciones para el lugar de trabajo. Representante Salud Occ Saf (2 de febrero).

Manso, DC. 1992. El programa médico discapacitado de la Sociedad Médica del Distrito de Columbia. Maryland Med J 41(4):321-323.

Morse, RM y DK Flavin. 1992. La definición de alcoholismo. JAMA 268(8):1012-1014.

Muchnick-Baku, S y S Orrick. 1992. Trabajando por la Buena Salud: Promoción de la Salud y Pequeñas Empresas. Washington, DC: Grupo Empresarial de Washington sobre Salud.

Consejo Asesor Nacional para la Investigación del Genoma Humano. 1994. Declaración sobre el uso de pruebas de ADN para la identificación presintomática del riesgo de cáncer. JAMA 271:785.

Consejo Nacional de Seguros de Compensación (NCCI). 1985. Estrés emocional en el lugar de trabajo: nuevos derechos legales en los años ochenta. Nueva York: NCCI.

Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). 1991. Boletín de inteligencia actual 54. Bethesda, Md: NIOSH.

Institutos Nacionales de Salud (NIH). 1993a. Informe del Grupo de Trabajo del Programa Nacional de Educación sobre la Presión Arterial Alta sobre la Prevención Primaria de la Hipertensión. Programa Nacional de Educación sobre la Presión Arterial Alta, Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. Publicación NIH No. 93-2669. Bethesda, Maryland: NIH.

—. 1993b. Segundo Informe del Panel de Expertos en Detección, Evaluación y Tratamiento del Colesterol Sanguíneo Alto en Adultos (ATP II). Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol, Institutos Nacionales de Salud, Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. publicación NIH no. 93-3095. Bethesda, Maryland: NIH.

Consejo nacional de investigación. 1989. Dieta y salud: implicaciones para reducir el riesgo de enfermedades crónicas. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

Academia de Medicina de Nueva York. 1989. Drogas en el lugar de trabajo: Actas de un simposio. B NY Acad Med 65 (2).

Noah, T. 1993. La EPA declara que el humo pasivo es carcinógeno humano. Wall Street J, 6 de enero.

Ornish, D, SE Brown, LW Scherwitz, JH Billings, WT Armstrong, TA Ports, SM McLanahan, RL Kirkeeide, RJ Brand y KL Gould. 1990. ¿Pueden los cambios en el estilo de vida revertir la enfermedad coronaria? La prueba del corazón del estilo de vida. Lanceta 336:129-133.

Parodi contra la Administración de Veteranos. 1982. 540 F. Supl. 85 WD. Washington DC.

Patnick, J. 1995. NHS Breast Screening Programs: Review 1995. Sheffield: Clear Communications.

Pelletier, KR. 1991. Una revisión y análisis de los estudios de resultados rentables de programas integrales de promoción de la salud y prevención de enfermedades. Am J Health Promot 5:311-315.

—. 1993. Una revisión y análisis de la salud y estudios de resultados rentables de programas integrales de promoción de la salud y prevención de enfermedades. Am J Health Promot 8:50-62.

—. 1994. Obteniendo el valor de su dinero: El programa de planificación estratégica del Programa de Salud Corporativa de Stanford. Am J Health Promot 8:323-7,376.

Penner, M y S Penner. 1990. Exceso de costos de salud asegurados de empleados que usan tabaco en un plan de grupo grande. J Ocupa Med 32:521-523.

Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos. 1989. Guía de Servicios Clínicos Preventivos: Evaluación de la Efectividad de 169 Intervenciones. Baltimore: Williams & Wilkins.

Richardson, G. 1994. Una bienvenida para cada niño: cómo Francia protege la salud maternoinfantil: un nuevo marco de referencia para los Estados Unidos. Arlington, Va: Centro Nacional para la Educación en Salud Materna e Infantil.

Richmond, K. 1986. Introducción de alimentos saludables para el corazón en la cafetería de una empresa. J Nutr Educ 18:S63-S65.

Robbins, LC y JH Hall. 1970. Cómo practicar la medicina prospectiva. Indianápolis, Indiana: Hospital Metodista de Indiana.

Rodale, R, ST Belden, T Dybdahl y M Schwartz. 1989. El índice de promoción: un informe sobre la salud de la nación. Emaús, Penn: Rodale Press.

Ryan, AS y GA Martínez. 1989. Lactancia materna y la madre trabajadora: Un perfil. Pediatría 82:524-531.

Saunders, JB, OG Aasland, A Amundsen y M Grant. 1993. Consumo de alcohol y problemas relacionados entre pacientes de atención primaria de salud: Proyecto colaborativo de la OMS sobre detección temprana de personas con consumo nocivo de alcohol-I. Adicción 88:349-362.

Schneider, WJ, SC Stewart y MA Haughey. 1989. Promoción de la salud en un formato cíclico programado. J Ocupa Med 31:482-485.

Schönbach, VJ. 1987. Evaluación de riesgos para la salud. Am J Public Health 77:409-411.

Seidell, JC. 1992. Obesidad regional y salud. Int J Obesidad 16:S31-S34.

Selzer, ML. 1971. La prueba de detección de alcoholismo de Michigan: la búsqueda de un nuevo instrumento de diagnóstico. Am J Psychiatr 127(12):89-94.

Serdula, MK, DE Williamson, RF Anda, A Levy, A Heaton y T Byers. 1994. Prácticas de control de peso en adultos: resultados de una encuesta multiestatal. Am J Publ Health 81:1821-24.

Shapiro, S. 1977. Evidencia de detección de cáncer de mama de un ensayo aleatorio. Cáncer: 2772-2792.

Skinner, HA. 1982. La prueba de detección de abuso de drogas (DAST). Conducta adicta 7:363-371.

Smith-Schneider, LM, MJ Sigman-Grant y PM Kris-Etherton. 1992. Estrategias dietéticas de reducción de grasas. J Am Diet Assoc 92:34-38.

Sorensen, G, H Lando y TF Pechacek. 1993. Promoción del abandono del hábito de fumar en el lugar de trabajo. J Occup Med 35(2):121-126.

Sorensen, G, N Rigotti, A Rosen, J Pinney y R Prible. 1991. Efectos de una política de tabaquismo en el lugar de trabajo: Evidencia de un mayor abandono. Am J Public Health 81(2):202-204.

Stave, GM y GW Jackson. 1991. Efecto de la prohibición total de fumar en el lugar de trabajo sobre el hábito de fumar y las actitudes de los empleados. J Occup Med 33(8):884-890.

Thériault, G. 1994. Riesgos de cáncer asociados con la exposición ocupacional a campos magnéticos entre trabajadores de servicios eléctricos en Ontario y Quebec, Canadá y Francia. Am J Epidemiol 139(6):550-572.

Tramm, ML y LJ Warshaw. 1989. Detección de problemas con el alcohol: una guía para hospitales, clínicas y otras instalaciones de atención médica. Nueva York: Grupo Empresarial de Nueva York sobre Salud.

Departamento de Agricultura de EE. UU.: Servicio de Información sobre Nutrición Humana. 1990. Informe del Comité Asesor de Pautas Alimentarias sobre Pautas Alimentarias para Estadounidenses. publicación no. 261-495/20/24. Hyattsville, Md: Imprenta del Gobierno de EE. UU.

Departamento de Salud, Educación y Bienestar de los Estados Unidos. 1964. Tabaquismo y Salud Informe del Comité Asesor del Cirujano General del Servicio de Salud Pública. Publicación de PHS No. 1103. Rockville, Md: Departamento de Salud, Educación y Bienestar de EE. UU.

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (USDHHS). 1989. Reducción de las consecuencias del tabaquismo para la salud: 25 años de progreso. Informe del Cirujano General. Publicación del USDHHS n.º 10 89-8411. Washington, DC: Oficina de Imprenta del Gobierno de EE. UU.

—. 1990. Costos económicos del abuso de alcohol y drogas y enfermedades mentales. Publicación del DHHS nro. (ADM) 90-1694. Washington, DC: Administración de Alcohol, Abuso de Drogas y Salud Mental.

—. 1991. Humo de tabaco ambiental en el lugar de trabajo: cáncer de pulmón y otros efectos. Publicación del USDHHS (NIOSH) n.º 91-108. Washington, DC: USDHHS.
Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). 1995. Plazo de calidad de la mamografía. FDA Med Bull 23: 3-4.

Oficina General de Contabilidad de los Estados Unidos. 1994. Cuidado a largo plazo: el apoyo para el cuidado de los ancianos podría beneficiar al lugar de trabajo del gobierno ya los ancianos. GAO/HEHS-94-64. Washington, DC: Oficina General de Contabilidad de EE. UU.

Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud de los Estados Unidos. 1992. Encuesta nacional de actividades de promoción de la salud en el lugar de trabajo de 1992: Informe resumido. Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos, Servicio de Salud Pública.

Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos. 1991. Healthy People 2000: Objetivos nacionales de promoción de la salud y prevención de enfermedades: informe completo con comentarios. Número de publicación del DHHS (PHS) 91-50212. Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Voelker, R. 1995. Preparación de pacientes para la menopausia. Jam 273:278.

Wagner, EH, WL Beery, VJ Schoenbach y RM Graham. 1982. Una evaluación de la evaluación de peligros para la salud/riesgos para la salud. Am J Public Health 72:347-352.

Walsh, DC, RW Hingson, DM Merrigan, SM Levenson, LA Cupples, T Heeren, GA Coffman, CA Becker, TA Barker, SK Hamilton, TG McGuire y CA Kelly. 1991. Un ensayo aleatorio de opciones de tratamiento para trabajadores que abusan del alcohol. New Engl J Med 325(11):775-782.

Warshaw, LJ. 1989. Estrés, ansiedad y depresión en el lugar de trabajo: informe de la encuesta NYGBH/Gallup. Nueva York: The New York Business Group on Health.

Weisman, CS. 1995. Encuesta Nacional de Centros de Salud de la Mujer: Informe Preliminar para Encuestados. Nueva York: Commonwealth Fund.

Wilber, CS. 1983. El Programa Johnson y Johnson. Prevenir Med 12:672-681.

Woodruff, TJ, B Rosbrook, J Pierce y SA Glantz. 1993. Niveles más bajos de consumo de cigarrillos encontrados en lugares de trabajo libres de humo en California. Arco Int Med 153 (12): 1485-1493.

Woodside, M. 1992. Hijos de alcohólicos en el trabajo: la necesidad de saber más. Nueva York: Fundación Niños de Alcohólicos.

Banco Mundial. 1993. Informe sobre el desarrollo mundial: Invertir en salud. Nueva York: 1993.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1988. Promoción de la salud para las poblaciones trabajadoras: Informe de un comité de expertos de la OMS. Serie de Informes Técnicos, No.765. Ginebra: OMS.

—. 1992. Carpeta informativa del Día Mundial Sin Tabaco 1992. Ginebra: OMS.

—. 1993. Mujeres y Abuso de Sustancias: Informe de Evaluación de País de 1993. Documento No. OMS/PSA/93.13. Ginebra: OMS.

—. 1994. Una guía sobre alimentos seguros para viajeros. Ginebra: OMS.

Yen, LT, DW Edington y P Witting. 1991. Predicción de posibles reclamaciones médicas y ausentismo de 1,285 trabajadores por hora de una empresa manufacturera, 1992. J Occup Med 34:428-435.