Viernes, febrero 11 2011 19: 38

Abuso de alcohol y drogas

Valora este artículo
(Vote 1)

Introducción

A lo largo de la historia el ser humano ha buscado alterar sus pensamientos, sentimientos y percepciones de la realidad. En muchas culturas se han empleado técnicas que alteran la mente, incluida la reducción de la información sensorial, el baile repetitivo, la privación del sueño, el ayuno y la meditación prolongada. Sin embargo, el método más popular para producir cambios en el estado de ánimo y la percepción ha sido el uso de drogas que alteran la mente. De las 800,000 especies de plantas que hay en la tierra, se sabe que unas 4,000 producen sustancias psicoactivas. Aproximadamente 60 de estos han sido usados ​​consistentemente como estimulantes o intoxicantes (Malcolm 1971). Algunos ejemplos son el café, el té, la adormidera, la hoja de coca, el tabaco y el cáñamo indio, así como aquellas plantas a partir de las cuales se fermentan las bebidas alcohólicas. Además de las sustancias naturales, la investigación farmacéutica moderna ha producido una gama de sedantes, opiáceos y tranquilizantes sintéticos. Tanto las drogas psicoactivas derivadas de plantas como las sintéticas se usan comúnmente con fines médicos. Varias sustancias tradicionales también se emplean en ritos religiosos y como parte de la socialización y la recreación. Además, algunas culturas han incorporado el consumo de drogas en las prácticas habituales en el lugar de trabajo. Los ejemplos incluyen la masticación de hojas de coca por parte de los indios peruanos en los Andes y el ahumado de cannabis por los trabajadores de la caña de azúcar de Jamaica. El uso de cantidades moderadas de alcohol durante el trabajo agrícola fue una práctica aceptada en el pasado en algunas sociedades occidentales, por ejemplo, en los Estados Unidos en el siglo XVIII y principios del siglo XIX. Más recientemente, era habitual (e incluso exigido por algunos sindicatos) que los empleadores de quemadores de baterías (trabajadores que queman baterías de almacenamiento desechadas para recuperar su contenido de plomo) y los pintores de casas que usaban pinturas a base de plomo proporcionaran a cada trabajador una botella diaria de whisky. para ser bebido durante la jornada laboral con la creencia, errónea, de que evitaría el envenenamiento por plomo. Además, beber ha sido una parte tradicional de ciertas ocupaciones, como, por ejemplo, entre los vendedores de cervecerías y destilerías. Se espera que estos representantes de ventas acepten la hospitalidad del dueño de la taberna al completar su toma de pedidos.

Las costumbres que dictan el consumo de alcohol persisten también en otros trabajos, como el almuerzo de negocios de "tres martinis" y la expectativa de que grupos de trabajadores se detengan en el pub o taberna del vecindario para tomar unas copas al final de la jornada laboral. . Esta última práctica plantea un peligro particular para aquellos que luego conducen a casa.

Los estimulantes suaves también siguen en uso en entornos industriales contemporáneos, institucionalizados como pausas para el café y el té. Sin embargo, varios factores históricos se han combinado para hacer que el uso de sustancias psicoactivas en el lugar de trabajo sea un problema social y económico importante en la vida contemporánea. El primero de ellos es la tendencia hacia el empleo de tecnología cada vez más sofisticada en el lugar de trabajo actual. La industria moderna requiere vigilancia, reflejos intactos y una percepción precisa por parte de los trabajadores. Las deficiencias en estas áreas pueden causar accidentes graves por un lado y pueden interferir con la precisión y eficiencia del trabajo por el otro. Una segunda tendencia importante es el desarrollo de drogas psicoactivas más potentes y medios más rápidos de administración de drogas. Algunos ejemplos son la administración intranasal o intravenosa de cocaína y fumar cocaína purificada (cocaína “base libre” o “crack”). Estos métodos, que generan efectos de la cocaína mucho más potentes que la masticación tradicional de hojas de coca, han aumentado en gran medida los peligros del consumo de cocaína en el trabajo.

Efectos del consumo de alcohol y otras drogas en el lugar de trabajo

La Figura 1 resume las diversas formas en que el uso de sustancias psicoactivas puede influir en el funcionamiento de los empleados en el lugar de trabajo. La intoxicación (los efectos agudos de la ingestión de drogas) es el peligro más evidente y representa una amplia variedad de accidentes industriales, por ejemplo, choques de vehículos debido a la conducción bajo los efectos del alcohol. Además, el juicio deteriorado, la falta de atención y los reflejos embotados producidos por el alcohol y otras drogas también interfieren con la productividad en todos los niveles, desde la sala de juntas hasta la línea de producción. Además, el deterioro en el lugar de trabajo debido al uso de drogas y alcohol a menudo dura más allá del período de intoxicación. La resaca relacionada con el alcohol puede producir dolor de cabeza, náuseas y fotofobia (sensibilidad a la luz) durante 24 a 48 horas después de la última bebida. Los trabajadores que sufren dependencia del alcohol también pueden sufrir síntomas de abstinencia de alcohol en el trabajo, con temblores, sudoración y trastornos gastrointestinales. El consumo intenso de cocaína suele ir seguido de un período de abstinencia de ánimo deprimido, poca energía y apatía, todo lo cual interfiere con el trabajo. Tanto la intoxicación como las secuelas del consumo de drogas y alcohol también conducen característicamente a la tardanza y el ausentismo. Además, el uso crónico de sustancias psicoactivas está implicado en una amplia gama de problemas de salud que aumentan los costos médicos de la sociedad y el tiempo perdido en el trabajo. La cirrosis del hígado, la hepatitis, el SIDA y la depresión clínica son ejemplos de tales problemas.

Figura 1. Formas en que el consumo de alcohol/drogas puede causar problemas en el lugar de trabajo.

HPP160T1

Los trabajadores que se vuelven grandes consumidores frecuentes de alcohol u otras drogas (o ambos) pueden desarrollar un síndrome de dependencia, que característicamente incluye una preocupación por obtener la droga o el dinero necesario para comprarla. Incluso antes de que otros síntomas inducidos por las drogas o el alcohol comiencen a interferir con el trabajo, es posible que esta preocupación ya haya comenzado a afectar la productividad. Además, como resultado de la necesidad de dinero, el empleado puede recurrir a robar artículos del lugar de trabajo o vender drogas en el trabajo, creando otro conjunto de problemas graves. Por último, los amigos cercanos y familiares de personas que abusan de las drogas y el alcohol (a menudo denominados “personas importantes”) también se ven afectados en su capacidad para trabajar por la ansiedad, la depresión y una variedad de síntomas relacionados con el estrés. Estos efectos pueden incluso trasladarse a generaciones posteriores en forma de problemas laborales residuales en adultos cuyos padres sufrieron de alcoholismo (Woodside 1992). Los gastos de salud de los empleados con problemas graves de alcohol son aproximadamente el doble de los costos de salud de otros empleados (Institute for Health Policy 1993). Los costos de salud para los miembros de sus familias también aumentan (Children of Alcoholics Foundation 1990).

Costos para la sociedad

Por las razones anteriores y otras, el uso y abuso de drogas y alcohol ha creado una gran carga económica en muchas sociedades. Para los Estados Unidos, el costo social estimado para el año 1985 fue de US$70.3 millones (miles de millones) para el alcohol y US$44 millones para otras drogas. De los costos totales relacionados con el alcohol, $27.4 millones (alrededor del 39% del total) se atribuyeron a la pérdida de productividad. La cifra correspondiente para otros medicamentos fue de $6 mil millones (alrededor del 14% del total) (Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, 1990). El resto del costo acumulado por la sociedad como resultado del abuso de drogas y alcohol incluye los costos del tratamiento de problemas médicos (incluidos el SIDA y defectos de nacimiento relacionados con el alcohol), choques de vehículos y otros accidentes, delitos, destrucción de propiedad, encarcelamiento y la los costos de bienestar social del apoyo familiar. Aunque algunos de estos costos pueden atribuirse al uso socialmente aceptable de sustancias psicoactivas, la gran mayoría están asociados con el abuso y la dependencia de drogas y alcohol.

Uso, abuso y dependencia de drogas y alcohol

Una forma sencilla de categorizar los patrones de uso de sustancias psicoactivas es distinguir entre uso no peligroso (uso en patrones socialmente aceptados que no crean daño ni implican un alto riesgo de daño), abuso de drogas y alcohol (uso en alto riesgo o daño). -productivas) y dependencia de drogas y alcohol (uso en un patrón caracterizado por signos y síntomas del síndrome de dependencia).

Ambos Clasificación Internacional de Enfermedades, 10ª edición (ICD-10) y el Manual Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, 4ª edición (DSM-IV) especifica los criterios de diagnóstico para los trastornos relacionados con las drogas y el alcohol. El DSM-IV utiliza el término abuso para describir patrones de consumo de drogas y alcohol que causan deterioro o angustia, incluida la interferencia con el trabajo, la escuela, el hogar o las actividades recreativas. Esta definición del término también implica el uso recurrente en situaciones físicamente peligrosas, como conducir repetidamente bajo los efectos de las drogas o el alcohol, incluso si aún no ha ocurrido un accidente. La CIE-10 utiliza el término uso nocivo en lugar de abuso y lo define como cualquier patrón de uso de drogas o alcohol que ha causado un daño físico o psicológico real en un individuo que no cumple con los criterios diagnósticos de dependencia de drogas o alcohol. En algunos casos, el abuso de drogas y alcohol es una etapa temprana o prodrómica de dependencia. En otros, constituye un patrón independiente de comportamiento patológico.

Tanto la CIE-10 como el DSM-IV utilizan el término dependencia de sustancias psicoactivas para describir un grupo de trastornos en los que existe una interferencia con el funcionamiento (en el ámbito laboral, familiar y social) y un deterioro en la capacidad del individuo para controlar el uso. de la droga Con algunas sustancias se desarrolla una dependencia fisiológica, con una mayor tolerancia a la droga (se requieren dosis cada vez mayores para obtener los mismos efectos) y un síndrome de abstinencia característico cuando se interrumpe bruscamente el uso de la droga.

Una definición elaborada recientemente por la American Society of Addiction Medicine y el National Council on Alcoholism and Drug Dependence de los Estados Unidos describe las características del alcoholismo (término que suele emplearse como sinónimo de dependencia del alcohol) de la siguiente manera:

El alcoholismo es una enfermedad crónica primaria con factores genéticos, psicosociales y ambientales que influyen en su desarrollo y manifestaciones. La enfermedad es a menudo progresiva y fatal. Se caracteriza por un deterioro del control sobre la bebida, preocupación por la droga alcohol, consumo de alcohol a pesar de las consecuencias adversas y distorsiones en el pensamiento, sobre todo negación. Cada uno de estos síntomas puede ser continuo o periódico. (Morse y Flavin 1992)

Luego, la definición pasa a explicar los términos utilizados, por ejemplo, que la calificación "primario" implica que el alcoholismo es una enfermedad discreta en lugar de un síntoma de algún otro trastorno, y que "control deteriorado" significa que la persona afectada no puede limitar constantemente la duración de un episodio de bebida, la cantidad consumida o el comportamiento resultante. La "negación" se describe como un complejo de maniobras fisiológicas, psicológicas y culturalmente influenciadas que disminuyen el reconocimiento de los problemas relacionados con el alcohol por parte del individuo afectado. Así, es común que las personas que sufren de alcoholismo consideren el alcohol como una solución a sus problemas más que como una causa.

Las drogas capaces de producir dependencia se dividen comúnmente en varias categorías, como se indica en el cuadro 1. Cada categoría tiene un síndrome específico de intoxicación aguda y una combinación característica de efectos destructivos relacionados con el uso intensivo a largo plazo. Aunque los individuos a menudo sufren de síndromes de dependencia relacionados con una sola sustancia (p. ej., heroína), también son comunes los patrones de abuso y dependencia de múltiples drogas.

Tabla 1. Sustancias capaces de producir dependencia.

Categoría de droga

Ejemplos de efectos generales

Comentarios

Alcohol (p. ej., cerveza, vino, licores)

Deterioro del juicio, reflejos lentos, deterioro de la función motora, somnolencia, coma; la sobredosis puede ser fatal

La abstinencia puede ser grave; peligro para el feto si se usa en exceso durante el embarazo

Depresores (p. ej., somníferos, sedantes, algunos tranquilizantes)

Falta de atención, reflejos lentos, depresión, problemas de equilibrio, somnolencia, coma; la sobredosis puede ser fatal

La abstinencia puede ser grave

Opiáceos (p. ej., morfina, heroína, codeína, algunos analgésicos recetados)

La pérdida de interés, la sobredosis de "asentir con la cabeza" puede ser fatal. El abuso subcutáneo o intravenoso puede propagar la hepatitis B, C y el VIH/SIDA al compartir agujas

 

Estimulantes (p. ej., cocaína, anfetaminas)

Estado de ánimo elevado, hiperactividad, tensión/ansiedad, latidos cardíacos rápidos, constricción de los vasos sanguíneos

El uso intensivo crónico puede conducir a la psicosis paranoide. El uso por inyección puede propagar la hepatitis B, C y el VIH/SIDA al compartir agujas

Cannabis (p. ej., marihuana, hachís)

Sentido del tiempo distorsionado, deterioro de la memoria, deterioro de la coordinación

 

Alucinógenos (p. ej., LSD (dietilamida del ácido lisérgico), PCP (fenciclidina), mescalina)

Falta de atención, ilusiones sensoriales, alucinaciones, desorientación, psicosis

No produce síntomas de abstinencia, pero los usuarios pueden experimentar "flashbacks"

Inhalantes (p. ej., hidrocarburos, disolventes, gasolina)

Intoxicación similar al alcohol, mareos, dolor de cabeza

Puede causar daños a largo plazo en los órganos (cerebro, hígado, riñón)

Nicotina (p. ej., cigarrillos, tabaco de mascar, rapé)

Estimulante inicial, efectos depresores posteriores.

Puede producir síntomas de abstinencia. Implicado en causar una variedad de cánceres, enfermedades cardíacas y pulmonares.

 

Los trastornos relacionados con las drogas y el alcohol a menudo afectan las relaciones familiares, el funcionamiento interpersonal y la salud del empleado antes de que se noten los impedimentos laborales obvios. Por lo tanto, los programas efectivos en el lugar de trabajo no pueden limitarse a los esfuerzos para lograr la prevención del abuso de drogas y alcohol en el trabajo. Estos programas deben combinar la educación y prevención de la salud de los empleados con disposiciones adecuadas para la intervención, el diagnóstico y la rehabilitación, así como el seguimiento a largo plazo de los empleados afectados después de su reinserción laboral.

Aproximaciones a los problemas relacionados con las drogas y el alcohol en el lugar de trabajo

La preocupación por las graves pérdidas de productividad causadas por el abuso y la dependencia de las drogas y el alcohol ha dado lugar a varios enfoques relacionados por parte de los gobiernos, los trabajadores y las industrias. Estos enfoques incluyen las denominadas “políticas de lugares de trabajo libres de drogas” (que incluyen pruebas químicas para detectar drogas) y programas de asistencia a los empleados.

Un ejemplo es el enfoque adoptado por los Servicios Militares de los Estados Unidos. A principios de la década de 1980, se establecieron exitosas políticas antidrogas y programas de pruebas de detección de drogas en cada rama del ejército estadounidense. Como resultado de su programa, la Marina de los EE. UU. informó una caída dramática en la proporción de pruebas de orina aleatorias de su personal que resultaron positivas para drogas ilícitas. Las tasas de pruebas positivas para los menores de 25 años cayeron del 47% en 1982 al 22% en 1984 y al 4% en 1986 (DeCresce et al. 1989). En 1986, el presidente de los Estados Unidos emitió una orden ejecutiva que exige que todos los empleados del gobierno federal se abstengan de consumir drogas ilegales, ya sea dentro o fuera del trabajo. Como el empleador individual más grande de los Estados Unidos, con más de dos millones de empleados civiles, el gobierno federal asumió el liderazgo en el desarrollo de un movimiento nacional de lugares de trabajo libres de drogas.

En 1987, luego de un fatal accidente ferroviario relacionado con el abuso de marihuana, el Departamento de Transporte de EE. UU. ordenó un programa de pruebas de detección de drogas y alcohol para todos los trabajadores del transporte, incluidos los de la industria privada. Las gerencias en otros entornos de trabajo han seguido el ejemplo, estableciendo una combinación de supervisión, pruebas, rehabilitación y seguimiento en el lugar de trabajo que ha mostrado resultados consistentemente exitosos.

El componente de búsqueda de casos, derivación y seguimiento de esta combinación, el programa de asistencia al empleado (EAP), se ha convertido en una característica cada vez más común de los programas de salud de los empleados. Históricamente, los EAP evolucionaron a partir de programas de alcoholismo para empleados con un enfoque más limitado que se habían iniciado en los Estados Unidos durante la década de 1920 y se expandieron más rápidamente en la década de 1940 durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Los EAP actuales se establecen habitualmente sobre la base de una política empresarial claramente enunciada, a menudo desarrollada por acuerdo conjunto entre la dirección y los trabajadores. Esta política incluye reglas de comportamiento aceptable en el lugar de trabajo (p. ej., no consumir alcohol ni drogas ilícitas) y una declaración de que el alcoholismo y otras dependencias de drogas y alcohol se consideran enfermedades tratables. También incluye una declaración de confidencialidad, garantizando la privacidad de la información personal sensible de los empleados. El programa en sí lleva a cabo educación preventiva para todos los empleados y capacitación especial para el personal de supervisión en la identificación de problemas de desempeño laboral. No se espera que los supervisores aprendan a diagnosticar problemas relacionados con las drogas y el alcohol. Más bien, están capacitados para derivar a los empleados que muestran un desempeño laboral problemático a la EAP, donde se realiza una evaluación y se formula un plan de tratamiento y seguimiento, según corresponda. El tratamiento suele ser proporcionado por recursos de la comunidad fuera del lugar de trabajo. Los registros de EAP se mantienen confidenciales como una cuestión de política de la empresa, y los informes relacionados solo con el grado de cooperación del sujeto y el progreso general se entregan a la gerencia, excepto en casos de peligro inminente.

La acción disciplinaria generalmente se suspende siempre que el empleado coopere con el tratamiento. También se recomiendan las autorreferencias al EAP. Los EAP que ayudan a los empleados con una amplia gama de problemas sociales, de salud mental y relacionados con las drogas y el alcohol se conocen como programas de "amplitud general" para distinguirlos de los programas que se enfocan solo en el abuso de drogas y alcohol.

No se cuestiona la idoneidad de que los empleadores prohíban el uso de alcohol y otras drogas durante las horas de trabajo o en el lugar de trabajo. Sin embargo, se ha cuestionado el derecho del empleador a prohibir el uso de tales sustancias fuera del lugar de trabajo durante las horas libres. Algunos empleadores han dicho: “No me importa lo que hagan los empleados fuera del trabajo, siempre y cuando se presenten a tiempo y puedan desempeñarse adecuadamente”, y algunos representantes laborales se han opuesto a tal prohibición como una intrusión en la privacidad del trabajador. Sin embargo, como se señaló anteriormente, el uso excesivo de drogas o alcohol fuera del horario laboral puede afectar el desempeño laboral. Esto es reconocido por las aerolíneas cuando prohíben todo uso de alcohol por parte de las tripulaciones aéreas durante un número específico de horas antes del vuelo. Aunque las prohibiciones del consumo de alcohol por parte de un empleado antes de volar o conducir un vehículo son generalmente aceptadas, las prohibiciones generales del consumo de tabaco, alcohol u otras drogas fuera del lugar de trabajo han sido más controvertidas.

Programas de pruebas de drogas en el lugar de trabajo

Junto con los EAP, un número cada vez mayor de empleadores también ha instituido programas de pruebas de detección de drogas en el lugar de trabajo. Algunos de estos programas solo analizan la presencia de drogas ilícitas, mientras que otros incluyen pruebas de alcohol en el aliento o la orina. Los programas de prueba pueden involucrar cualquiera de los siguientes componentes:

  • pruebas previas al empleo
  • pruebas aleatorias de empleados en puestos sensibles (por ejemplo, operadores de reactores nucleares, pilotos, conductores, operadores de maquinaria pesada)
  • pruebas "por causa" (por ejemplo, después de un accidente o si un supervisor tiene buenas razones para sospechar que el empleado está intoxicado)
  • pruebas como parte del plan de seguimiento para un empleado que regresa al trabajo después del tratamiento por abuso o dependencia de drogas o alcohol.

 

Los programas de pruebas de drogas crean responsabilidades especiales para aquellos empleadores que los llevan a cabo (Academia de Medicina de Nueva York 1989). Esto se analiza con más detalle en "Cuestiones éticas" en el Enciclopedia. Si los empleadores confían en las pruebas de orina para tomar decisiones laborales y disciplinarias en casos relacionados con drogas, los derechos legales tanto de los empleadores como de los empleados deben protegerse mediante una atención meticulosa a los procedimientos de recolección y análisis ya la interpretación de los resultados de laboratorio. Las muestras deben recogerse con cuidado y etiquetarse inmediatamente. Debido a que los usuarios de drogas pueden intentar evadir la detección sustituyendo una muestra de orina libre de drogas por la suya propia o diluyendo su orina con agua, el empleador puede exigir que la muestra se recolecte bajo observación directa. Debido a que este procedimiento agrega tiempo y dinero al procedimiento, puede ser necesario solo en circunstancias especiales en lugar de para todas las pruebas. Una vez que se recolecta el espécimen, se sigue un procedimiento de cadena de custodia, documentando cada movimiento del espécimen para protegerlo de pérdidas o errores de identificación. Los estándares de laboratorio deben garantizar la integridad de las muestras, con un programa efectivo de control de calidad, y las calificaciones y capacitación del personal deben ser adecuadas. La prueba utilizada debe emplear un nivel de corte para la determinación de un resultado positivo que minimice la posibilidad de un falso positivo. Finalmente, los resultados positivos encontrados por métodos de detección (por ejemplo, cromatografía de capa fina o técnicas inmunológicas) deben confirmarse para eliminar resultados falsos, preferiblemente mediante técnicas de cromatografía de gases o espectrometría de masas, o ambas (DeCresce et al. 1989). Una vez que se informa una prueba positiva, un médico ocupacional capacitado (conocido en los Estados Unidos como oficial de revisión médica) es responsable de su interpretación, por ejemplo, descartando medicamentos recetados como una posible razón de los resultados de la prueba. Realizada e interpretada correctamente, la prueba de orina es precisa y puede ser útil. Sin embargo, las industrias deben calcular el beneficio de dichas pruebas en relación con su costo. Las consideraciones incluyen la prevalencia del abuso y la dependencia de drogas y alcohol en la fuerza laboral potencial, lo que influirá en el valor de las pruebas previas al empleo, y la proporción de accidentes, pérdidas de productividad y costos de beneficios médicos de la industria relacionados con el abuso de sustancias psicoactivas.

Otros métodos para detectar problemas relacionados con las drogas y el alcohol

Aunque la prueba de orina es un método de detección establecido para detectar drogas de abuso, existen otros métodos disponibles para los EAP, los médicos ocupacionales y otros profesionales de la salud. Los niveles de alcohol en sangre se pueden estimar mediante pruebas de aliento. Sin embargo, una prueba química negativa de cualquier tipo no descarta un problema de drogas o alcohol. El alcohol y algunas otras drogas se metabolizan rápidamente y sus efectos posteriores pueden continuar perjudicando el desempeño laboral incluso cuando las drogas ya no se detectan en una prueba. Por otro lado, los metabolitos producidos por el cuerpo humano después de la ingestión de ciertas drogas pueden permanecer en la sangre y la orina durante muchas horas después de que los efectos de la droga hayan desaparecido. Por lo tanto, una prueba de orina positiva para metabolitos de drogas no prueba necesariamente que el trabajo del empleado esté afectado por drogas.

Al hacer una evaluación de los problemas relacionados con las drogas y el alcohol de los empleados, se utilizan una variedad de instrumentos de detección clínica (Tramm y Warshaw 1989). Estos incluyen pruebas de lápiz y papel, como la prueba de detección de alcohol de Michigan (MAST) (Selzer 1971), la prueba de identificación de trastornos por uso de alcohol (AUDIT) desarrollada para uso internacional por la Organización Mundial de la Salud (Saunders et al. 1993), y la Prueba de Detección de Abuso de Drogas (DAST) (Skinner 1982). Además, hay conjuntos simples de preguntas que se pueden incorporar en la toma de antecedentes, por ejemplo, las cuatro preguntas CAGE (Ewing 1984) ilustradas en la figura 2. Los EAP utilizan todos estos métodos para evaluar a los empleados que se les remiten. Los empleados remitidos por problemas de desempeño laboral, como ausencias, tardanzas y disminución de la productividad en el trabajo, deben ser evaluados adicionalmente por otros problemas de salud mental, como depresión o ludopatía compulsiva, que también pueden producir impedimentos en el desempeño laboral y, a menudo, están asociados con drogas y alcohol. trastornos relacionados (Lesieur, Blume y Zoppa 1986). Con respecto al juego patológico, se encuentra disponible una prueba de detección de papel y lápiz, South Oaks Gambling Screen (SOGS) (Lesieur y Blume 1987).

Figura 2. Las preguntas CAGE.

HPP160T3

Tratamiento de Trastornos Relacionados con el Uso de Drogas y Alcohol

Aunque cada empleado presenta una combinación única de problemas para el profesional de tratamiento de adicciones, el tratamiento de los trastornos relacionados con el uso de drogas y alcohol generalmente consta de cuatro fases superpuestas: (1) identificación del problema e intervención (según sea necesario), (2) desintoxicación y evaluación general de la salud, (3) rehabilitación y (4) seguimiento a largo plazo.

Identificación e intervención

La primera fase del tratamiento consiste en confirmar la presencia de un problema causado por el uso de drogas o alcohol (o ambos) y motivar a la persona afectada a entrar en tratamiento. El programa de salud del empleado o EAP de la empresa tiene la ventaja de utilizar la preocupación del empleado tanto por la salud como por la seguridad laboral como factores de motivación. También es probable que los programas en el lugar de trabajo entiendan el entorno del empleado y sus fortalezas y debilidades y, por lo tanto, puedan elegir el centro de tratamiento más apropiado para la remisión. Una consideración importante al hacer una remisión para tratamiento es la naturaleza y el alcance de la cobertura de seguro de salud en el lugar de trabajo para el tratamiento de trastornos inducidos por drogas y alcohol. Las pólizas con cobertura de la gama completa de tratamientos para pacientes hospitalizados y ambulatorios ofrecen las opciones más flexibles y efectivas. Además, la participación de la familia del empleado en la etapa de intervención suele ser útil.

Desintoxicación y evaluación general de la salud

La segunda etapa combina el tratamiento adecuado necesario para ayudar al empleado a lograr un estado libre de drogas y alcohol con una evaluación exhaustiva de los problemas físicos, psicológicos, familiares, interpersonales y laborales del paciente. La desintoxicación implica un período corto, de varios días a varias semanas, de observación y tratamiento para la eliminación de la droga de abuso, la recuperación de sus efectos agudos y el control de cualquier síntoma de abstinencia. Mientras la desintoxicación y las actividades de evaluación progresan, se educa al paciente y a las “personas importantes” sobre la naturaleza de la dependencia y la recuperación de las drogas y el alcohol. Ellos y el paciente también son introducidos a los principios de los grupos de autoayuda, donde esta modalidad está disponible, y el paciente es motivado para continuar en tratamiento. La desintoxicación se puede llevar a cabo en un entorno de pacientes hospitalizados o ambulatorios, según las necesidades del individuo. Las técnicas de tratamiento que se han encontrado útiles incluyen una variedad de medicamentos, complementados con asesoramiento, entrenamiento en relajación y otras técnicas conductuales. Los agentes farmacológicos utilizados en la desintoxicación incluyen fármacos que pueden sustituir a la droga de abuso para aliviar los síntomas de abstinencia y luego reducir gradualmente la dosis hasta que el paciente esté libre de drogas. El fenobarbital y las benzodiazepinas de acción más prolongada se usan a menudo de esta manera para lograr la desintoxicación en el caso del alcohol y las drogas sedantes. Se utilizan otros medicamentos para aliviar los síntomas de abstinencia sin sustituir una droga de abuso de acción similar. Por ejemplo, la clonidina a veces se usa en el tratamiento de los síntomas de abstinencia de opiáceos. La acupuntura también se ha utilizado como ayuda en la desintoxicación, con algunos resultados positivos (Margolin et al. 1993).

Rehabilitación

La tercera fase del tratamiento combina ayudar al paciente a establecer un estado estable de abstinencia continua de todas las sustancias de abuso (incluidos los medicamentos recetados que pueden causar dependencia) y tratar cualquier condición física y psicológica asociada que acompañe al trastorno relacionado con las drogas. El tratamiento puede comenzar con hospitalización o como paciente ambulatorio intensivo, pero característicamente continúa en un entorno ambulatorio durante varios meses. El asesoramiento grupal, individual y familiar y las técnicas conductuales se pueden combinar con el tratamiento psiquiátrico, que puede incluir medicamentos. Los objetivos incluyen ayudar a los pacientes a comprender sus patrones de uso de drogas o alcohol, identificar los factores desencadenantes de la recaída después de los esfuerzos anteriores de recuperación, ayudarlos a desarrollar patrones de afrontamiento libres de drogas para enfrentar los problemas de la vida y ayudarlos a integrarse en un apoyo social limpio y sobrio. red en la comunidad. En algunos casos de dependencia de opiáceos, el mantenimiento a largo plazo con un opiáceo sintético de acción prolongada (metadona) o un fármaco bloqueador de los receptores de opiáceos (naltrexona) es el tratamiento de elección. Algunos profesionales recomiendan el mantenimiento de una dosis diaria de metadona, un opiáceo de acción prolongada, para las personas con adicción a los opiáceos a largo plazo que no quieren o no pueden lograr un estado libre de drogas. Los pacientes mantenidos de manera estable con metadona durante períodos prolongados pueden funcionar con éxito en la fuerza laboral. En muchos casos, estos pacientes finalmente pueden desintoxicarse y liberarse de las drogas. En estos casos, el mantenimiento se combina con asesoramiento, servicios sociales y otros tratamientos de rehabilitación. La recuperación se define en términos de abstinencia estable de todas las drogas que no sean la droga de mantenimiento.

Seguimiento a largo plazo

La fase final del tratamiento continúa de forma ambulatoria durante un año o más después de lograr una remisión estable. El objetivo del seguimiento a largo plazo es prevenir las recaídas y ayudar al paciente a internalizar nuevos patrones para afrontar los problemas de la vida. El EAP o servicio de salud del empleado puede ser de gran ayuda durante las fases de rehabilitación y seguimiento al monitorear la cooperación en el tratamiento, alentar al empleado en recuperación a mantener la abstinencia y ayudarlo a adaptarse al lugar de trabajo. Cuando hay disponibles grupos de autoayuda o de asistencia entre pares (por ejemplo, Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos), estos grupos brindan un programa de apoyo de por vida para una recuperación sostenida. Dado que la dependencia de drogas o alcohol es un trastorno crónico en el que puede haber recaídas, las políticas de la empresa suelen requerir un seguimiento y control por parte de la EAP durante un año o más después de establecida la abstinencia. Si un empleado recae, el EAP generalmente vuelve a evaluar la situación y se puede instituir un cambio en el plan de tratamiento. Tales recaídas, si son breves y seguidas de un retorno a la abstinencia, por lo general no indican un fracaso general del tratamiento. Los empleados que no cooperen con el tratamiento, nieguen sus recaídas frente a pruebas claras o no puedan mantener una abstinencia estable seguirán mostrando un desempeño laboral deficiente y pueden ser despedidos por esa razón.

 


Mujeres y abuso de sustancias

 

Si bien los cambios sociales en algunas áreas han reducido las diferencias entre hombres y mujeres, el abuso de sustancias tradicionalmente se ha visto como un problema de hombres. Se consideró que el abuso de sustancias era incompatible con el papel de la mujer en la sociedad. En consecuencia, mientras que el abuso de sustancias por parte de los hombres podía excusarse, o incluso tolerarse, como una parte aceptable de la masculinidad, el abuso de sustancias por parte de las mujeres atraía un estigma negativo. Si bien se puede afirmar que este último hecho ha impedido que muchas mujeres abusen de las drogas, también ha hecho que sea extremadamente difícil para las mujeres dependientes de sustancias buscar ayuda para su dependencia en muchas sociedades.

Las actitudes negativas hacia el abuso de sustancias por parte de las mujeres, junto con la reticencia de las mujeres a admitir su abuso y dependencia, han dado como resultado que haya pocos datos disponibles específicamente sobre las mujeres. Incluso en países con considerable información sobre el uso indebido y la dependencia de las drogas, a menudo es difícil encontrar datos relacionados directamente con las mujeres. En los casos en que los estudios han examinado el papel de las mujeres en el abuso de sustancias, el enfoque no ha sido específico de género, por lo que las conclusiones pueden haberse empañado al ver la participación de las mujeres desde una perspectiva masculina.

Otro factor relacionado con el concepto de abuso de sustancias como un problema masculino es la falta de servicios para las mujeres que abusan de sustancias. ... Cuando existen servicios, como los de tratamiento y rehabilitación, con frecuencia tienen un enfoque basado en modelos masculinos de drogodependencia. Cuando se prestan servicios para mujeres, está claro que deben ser accesibles. Esto no siempre es fácil cuando se estigmatiza la drogodependencia de las mujeres y cuando el costo del tratamiento está fuera del alcance de la mayoría de las mujeres.

Citado de: Organización Mundial de la Salud 1993.


 

Eficacia de los programas basados ​​en el lugar de trabajo

Una inversión en programas en el lugar de trabajo para hacer frente a los problemas de drogas y alcohol ha sido rentable en muchas industrias. Un ejemplo es un estudio de 227 empleados de una gran empresa manufacturera de EE. UU. que fueron remitidos para el tratamiento del alcoholismo por el EAP de la empresa. Los empleados fueron asignados aleatoriamente a tres enfoques de tratamiento: (1) atención hospitalaria obligatoria, (2) asistencia obligatoria a Alcohólicos Anónimos (AA) o (3) una opción de atención hospitalaria, atención ambulatoria o AA. En el seguimiento, dos años más tarde, sólo el 13% de los empleados habían sido despedidos. Del resto, menos del 15% tenía problemas laborales y el 76% fue calificado como "bueno" o "excelente" por sus supervisores. El tiempo de ausencia al trabajo se redujo en más de un tercio. Aunque se encontraron algunas diferencias entre los enfoques de tratamiento inicial, los resultados laborales de dos años fueron similares para los tres (Walsh et al. 1991).

La Marina de los EE. UU. ha calculado que sus programas de rehabilitación de drogas y alcohol para pacientes internados han producido una relación general entre el beneficio financiero y el costo de 12.9 a 1. Esta cifra se calculó comparando el costo del programa con los costos en los que se habría incurrido al reemplazar el rehabilitó exitosamente a los participantes del programa con personal nuevo (Calibre Associates 1989). La Marina encontró que la relación costo-beneficio fue más alta para los mayores de 26 años (17.8 a 1) en comparación con el personal más joven (8.2 a 1) y encontró el mayor beneficio para el tratamiento del alcoholismo (13.8 a 1), en comparación con otras drogas (10.3 a 1) o tratamiento por polidrogodependencia (6.8 a 1). Sin embargo, el programa produjo ahorros financieros en todas las categorías.

En general, se ha descubierto que los programas basados ​​en el lugar de trabajo para la identificación y rehabilitación de empleados que sufren de problemas de alcohol y otras drogas benefician tanto a los empleadores como a los trabajadores. Las versiones modificadas de los programas EAP también han sido adoptadas por organizaciones profesionales, como sociedades médicas, asociaciones de enfermería y colegios de abogados (asociaciones de abogados). Estos programas reciben informes confidenciales sobre posibles signos de deterioro en un profesional de parte de colegas, familiares, clientes o empleadores. La intervención cara a cara es realizada por pares, y si se requiere tratamiento, el programa hace la derivación correspondiente. Luego monitorea la recuperación del individuo y ayuda al profesional en recuperación a lidiar con los problemas de práctica y licencia (Meek 1992).

Conclusión

El alcohol y otras drogas psicoactivas son causas importantes de problemas en el lugar de trabajo en muchas partes del mundo. Aunque el tipo de droga utilizada y la vía de administración pueden variar de un lugar a otro y con el tipo de industria, el abuso de drogas y alcohol crea riesgos para la salud y la seguridad de los usuarios, de sus familias, de otros trabajadores y, en muchos casos, , para el público. La comprensión de los tipos de problemas de drogas y alcohol que existen dentro de una industria determinada y los recursos de intervención y tratamiento disponibles en la comunidad permitirán desarrollar programas de rehabilitación. Dichos programas brindan beneficios a los empleadores, los empleados, sus familias y la sociedad en general en la que surgen estos problemas.

 

Atrás

Leer 9047 veces Última modificación el martes, 11 Octubre 2011 17: 16

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de Protección y Promoción de la Salud

Adami, HG, JA Baron y KJ Rothman. 1994. Ética de un ensayo de detección del cáncer de próstata. Lanceta (343): 958-960.

Akabas, SH y M Hanson. 1991. Programas de drogas y alcohol en el lugar de trabajo en los Estados Unidos. Documento de trabajo presentado en Actas del Simposio Tripartito de Washington sobre Programas de Asistencia y Prevención de Drogas y Alcohol en el Lugar de Trabajo. Ginebra: OIT.

Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG). 1994. Ejercicio durante el Embarazo y el Posparto. vol. 189. Boletín Técnico. Washington, DC: DCL.

Asociación Dietética Americana (ADA) y Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud. 1994. Nutrición en el lugar de trabajo: una guía para la planificación, implementación y evaluación. Chicago: ADA.

Asociación Americana del Pulmón. 1992. Encuesta sobre las actitudes del público hacia el tabaquismo. Preparado para la Organización Gallup por la Asociación Americana del Pulmón.

Anderson, DR y MP O'Donnell. 1994. Hacia una agenda de investigación para la promoción de la salud: revisiones del “Estado de la ciencia”. Am J Health Promot (8): 482-495.

Anderson, JJB. 1992. El papel de la nutrición en el funcionamiento del tejido esquelético. Nutr Rev (50): 388-394.

Artículo 13-E de la Ley de Salud Pública del Estado de Nueva York.

Baile, WF, M Gilbertini, F Ulschak, S Snow-Antle y D Hann. 1991. Impacto de la prohibición de fumar en un hospital: cambios en el consumo de tabaco y las actitudes de los empleados. Comportamiento adicto 16(6):419-426.

Bargal, D. 1993. Una perspectiva internacional sobre el desarrollo del trabajo social en el lugar de trabajo. En Work and Well-Being, the Occupational Social Work Advantage, editado por P Kurzman y SH Akabas. Washington, DC: Prensa de NASW.

Barr, JK, KW Johnson y LJ Warshaw. 1992. Apoyando a los ancianos: Programas en el lugar de trabajo para cuidadores empleados. Milbank Q (70): 509-533.

Barr, JK, JM Waring y LJ Warshaw. 1991. Fuentes de información sobre el SIDA de los empleados: el lugar de trabajo como un entorno educativo prometedor. J Occup Med (33): 143-147.

Barr, JK y LJWarshaw. 1993. Estrés entre las mujeres trabajadoras: Informe de una encuesta nacional. Nueva York: Grupo Empresarial de Nueva York sobre Salud.

Beery, W, VJ Schoenbach, EH Wagner, et al. 1986. Evaluación de riesgos para la salud: métodos y programas, con bibliografía comentada. Rockville, Md: Centro Nacional de Investigación de Servicios de Salud y Evaluación de Tecnologías de Atención Médica.

Bertera, RL. 1991. Los efectos de los riesgos de comportamiento en el ausentismo y los costos de atención médica en el lugar de trabajo. J Occup Med (33): 1119-1124.

Bray, GA. 1989. Clasificación y evaluación de las obesidades. Med Clin North Am 73(1):161-192.

Brigham, J, J Gross, ML Stitzer y LJ Felch. 1994. Efectos de una política de restricción de fumar en el lugar de trabajo sobre los empleados que fuman. Am J Public Health 84(5):773-778.

Bungay, GT, MP Vessey y CK McPherson. 1980. Estudio de los síntomas de la mediana edad con especial referencia a la menopausia. Brit Med J 308(1):79.

Oficina de Asuntos Nacionales (BNA). 1986. Donde hay humo: problemas y políticas sobre fumar en el lugar de trabajo. Rockville, Maryland: BNA.

—. 1989. Fumar en el lugar de trabajo, prácticas corporativas y desarrollos. Relaciones con los empleados de BNA Semanal 7 (42): 5-38.

—. 1991. Fumar en el lugar de trabajo, encuesta SHRM-BNA no. 55. Boletín BNA a la Gerencia.

Burton, WN y DJ Conti. 1991. Beneficios de salud mental administrados por valor. J Occup Med (33): 311-313.

Burton, WN, D Erickson y J Briones. 1991. Programas de salud de la mujer en el lugar de trabajo. J Occup Med (33): 349-350.

Burton, WN y DA Hoy. 1991. Un sistema de administración de costos de atención médica asistido por computadora. J Occup Med (33): 268-271.

Burton, WN, DA Hoy, RL Bonin y L Gladstone. 1989. Gestión rentable y de calidad de la atención de la salud mental. J Occup Med (31): 363-367.

Asociados de calibre. 1989. Estudio de Costo-Beneficio de la Fase Dos del Programa de Rehabilitación de Alcohol de Nivel III de la Marina: Rehabilitación vs Costos de Reemplazo. Fairfax, Virginia: Calibre Associates.

Charafín, FB. 1994. EE. UU. establece normas para la mamografía. Brit Med J (218): 181-183.

Fundación Hijos de Alcohólicos. 1990. Hijos de Alcohólicos en el Sistema Médico: Problemas Ocultos, Costos Ocultos. Nueva York: Fundación Niños de Alcohólicos.

La ciudad de Nueva York. Título 17, capítulo 5 del Código de Administración de la Ciudad de Nueva York.

Coalición sobre Tabaquismo y Salud. 1992. Acciones Legisladas por los Estados sobre Asuntos del Tabaco. Washington, DC: Coalición sobre Tabaquismo y Salud.

Grupo de Políticas Corporativas de Salud. 1993. Temas del Humo de Tabaco Ambiental en el Lugar de Trabajo. Washington, DC: Comité Asesor Nacional del Comité Interinstitucional sobre Tabaquismo y Salud.

Cowell, JWF. 1986. Directrices para los exámenes de aptitud para el trabajo. CMAJ 135 (1 de noviembre): 985-987.

Daniel, W.W. 1987. Relaciones Laborales Laborales y Cambio Técnico. Londres: Instituto de Estudios Políticos.

Davis, RM. 1987. Tendencias actuales en la publicidad y el marketing de cigarrillos. New Engl J Med 316: 725-732.

DeCresce, R, A Mazura, M Lifshitz y J Tilson. 1989. Pruebas de drogas en el lugar de trabajo. Chicago: ASCP Press.

De Friese, GH y JE Fielding. 1990. Evaluación de riesgos para la salud en la década de 1990: Oportunidades, desafíos y expectativas. Revista Anual de Salud Pública (11): 401-418.

Dishman, RH. 1988. Adherencia al ejercicio: su impacto en la salud pública. Champaign, Ill: Libros de cinética.

Duncan, MM, JK Barr y LJ Warshaw. 1992. Programas de educación prenatal patrocinados por empleadores: una encuesta realizada por New York Business Group On Health. Montvale, NJ: Editores de Negocios y Salud.

Elixhauser, A. 1990. Los costos de fumar y la efectividad de los programas para dejar de fumar. J Public Health Policy (11): 218-235.

Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo.1991. Descripción general de la acción innovadora para la salud en el lugar de trabajo en el Reino Unido. Documento de trabajo nro. WP/91/03/EN.

Ewing, JA. 1984. Detección del alcoholismo: El cuestionario CAGE. JAMA 252(14):1905-1907.

Fielding, JE. 1989. Frecuencia de las actividades de evaluación de riesgos para la salud en los lugares de trabajo de EE. UU. Am J Prev Med 5:73-81.

Fielding, JE y PV Piserchia. 1989. Frecuencia de las actividades de promoción de la salud en el trabajo. Am J Prev Med 79:16-20.

Fielding, JE, KK Knight, RZ Goetzel y M Laouri. 1991. Utilización de servicios preventivos de salud por población ocupada. J Ocupa Med 33:985-990.

Fiorino, F. 1994. Panorama de las aerolíneas. Aviat week space technol (1 de agosto): 19.

Fishbeck, W. 1979. Informe interno y carta. Midland, Michigan: Dow Chemical Company, Departamento Médico Corporativo.

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y Organización Mundial de la Salud (OMS). 1992. Conferencia Internacional sobre Nutrición: Temas Principales para las Estrategias de Nutrición. Ginebra: OMS.

Forrest, P. 1987. Breast Cancer Screening 1987. Informe para los Ministros de Salud de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda. Londres: HMSO.

Freis, JF, CE Koop, PP Cooper, MJ England, RF Greaves, JJ Sokolov, D Wright y Health Project Consortium. 1993. Reducción de los costos de atención médica al reducir la necesidad y la demanda de servicios de salud. New Engl J Med 329: 321-325.

Glanz, K y RN Mullis. 1988. Intervenciones ambientales para promover una alimentación saludable: una revisión de modelos, programas y evidencia. Educación en Salud Q 15:395-415.

Glanz, K y T Rogers. 1994. Programas de nutrición en el lugar de trabajo en la promoción de la salud en el lugar de trabajo. En Promoción de la salud en el lugar de trabajo, editado por MP O'Donnell y J Harris. Albany, Nueva York: Delmar.

Glied, S y S Kofman. 1995. Mujeres y Salud Mental: Temas para la Reforma de Salud. Nueva York: The Commonwealth Fund.

Googins, B y B Davidson. 1993. La organización como cliente: Ampliando el concepto de programas de asistencia al empleado. Trabajo Social 28:477-484.

Guidotti, TL, JWF Cowell y GG Jamieson. 1989. Servicios de Salud Ocupacional: Un Enfoque Práctico. Chicago: Asociación Médica Estadounidense.

Hammer, L. 1994. Cuestiones de equidad y género en la prestación de servicios de salud: El Informe de Desarrollo del Banco Mundial de 1993 y sus implicaciones para los beneficiarios de los servicios de salud. Serie de documentos de trabajo, n.º 172. La Haya: Instituto de Estudios Sociales.

Harris, L et al. 1993. La salud de las mujeres estadounidenses. Nueva York: The Commonwealth Fund.

Haselhurst, J. 1986. Cribado mamográfico. En Complicaciones en el manejo de la enfermedad mamaria, editado por RW Blamey. Londres: Balliere Tindall.

Henderson, BE, RK Ross y MC Pike. 1991. Hacia la prevención primaria del cáncer. Ciencia 254:1131-1138.

Hutchison, J y A Tucker. 1984. Los resultados del cribado de mamas en una población trabajadora sana. Clin Oncol 10:123-128.

Instituto de Política Sanitaria. Octubre de 1993. Abuso de sustancias: el problema de salud número uno de la nación. Princeton: Fundación Robert Wood Johnson.

Kaplan, GD y VL Brinkman-Kaplan. 1994. Manejo del peso en el lugar de trabajo en la promoción de la salud en el lugar de trabajo. En Promoción de la salud en el lugar de trabajo, editado por MP O'Donnell y J Harris. Albany, Nueva York: Delmar.

Karpilow, C. 1991. Medicina ocupacional en el lugar de trabajo industrial. Florencia, Kentucky: Van Nostrand Reinhold.

Kohler, S y J Kamp. 1992. Trabajadores estadounidenses bajo presión: Informe técnico. St. Paul, Minn.: St. Paul Fire and Marine Insurance Company.

Kristein, M. 1983. ¿Qué beneficios pueden esperar las empresas del abandono del hábito de fumar? Prevenir Med 12:358-381.

Lesieur, HR y SB Blume. 1987. The South Oaks Gambling Screen (SOGS): Un nuevo instrumento para la identificación de jugadores patológicos. Am J Psychiatr 144(9):1184-1188.

Lesieur, HR, SB Blume y RM Zoppa. 1986. Alcoholismo, abuso de drogas y juegos de azar. Alcohol, Clin Exp Res 10(1):33-38.

Lesmes, G. 1993. Conseguir que los empleados digan no al tabaco. Bus Salud (marzo): 42-46.

Lew, EA y L Garfinkel. 1979. Variaciones en la mortalidad por peso entre 750,000 hombres y mujeres. J Crónicas Dis 32:563-576.

Lewin, K. [1951] 1975. Teoría de campo en ciencias sociales: artículos teóricos seleccionados de Kurt
Lewin, editado por D Cartwright. Westport: Greenwood Press.

Malcolm, AI. 1971. La búsqueda de la intoxicación. Toronto: Libros ARF.
M
andelker, J. 1994. Un programa de bienestar o una píldora amarga. Bus Salud (marzo):36-39.

Fundación de defectos de nacimiento de March of Dimes. 1992. Lecciones aprendidas del programa Bebés y usted. White Plains, Nueva York: March of Dimes Fundación de Defectos de Nacimiento.

—. 1994. Bebés saludables, negocios saludables: una guía para empleadores sobre cómo mejorar la salud materna e infantil. White Plains, Nueva York: March of Dimes Fundación de Defectos de Nacimiento.

Margolin, A, SK Avants, P Chang y TR Kosten. 1993. Acupuntura para el tratamiento de la dependencia de cocaína en pacientes mantenidos con metadona. Am J Addict 2(3):194-201.

Maskin, A, A Connelly y EA Noonan. 1993. Humo de tabaco ambiental: implicaciones para el lugar de trabajo. Representante Salud Occ Saf (2 de febrero).

Manso, DC. 1992. El programa médico discapacitado de la Sociedad Médica del Distrito de Columbia. Maryland Med J 41(4):321-323.

Morse, RM y DK Flavin. 1992. La definición de alcoholismo. JAMA 268(8):1012-1014.

Muchnick-Baku, S y S Orrick. 1992. Trabajando por la Buena Salud: Promoción de la Salud y Pequeñas Empresas. Washington, DC: Grupo Empresarial de Washington sobre Salud.

Consejo Asesor Nacional para la Investigación del Genoma Humano. 1994. Declaración sobre el uso de pruebas de ADN para la identificación presintomática del riesgo de cáncer. JAMA 271:785.

Consejo Nacional de Seguros de Compensación (NCCI). 1985. Estrés emocional en el lugar de trabajo: nuevos derechos legales en los años ochenta. Nueva York: NCCI.

Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). 1991. Boletín de inteligencia actual 54. Bethesda, Md: NIOSH.

Institutos Nacionales de Salud (NIH). 1993a. Informe del Grupo de Trabajo del Programa Nacional de Educación sobre la Presión Arterial Alta sobre la Prevención Primaria de la Hipertensión. Programa Nacional de Educación sobre la Presión Arterial Alta, Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. Publicación NIH No. 93-2669. Bethesda, Maryland: NIH.

—. 1993b. Segundo Informe del Panel de Expertos en Detección, Evaluación y Tratamiento del Colesterol Sanguíneo Alto en Adultos (ATP II). Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol, Institutos Nacionales de Salud, Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. publicación NIH no. 93-3095. Bethesda, Maryland: NIH.

Consejo nacional de investigación. 1989. Dieta y salud: implicaciones para reducir el riesgo de enfermedades crónicas. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

Academia de Medicina de Nueva York. 1989. Drogas en el lugar de trabajo: Actas de un simposio. B NY Acad Med 65 (2).

Noah, T. 1993. La EPA declara que el humo pasivo es carcinógeno humano. Wall Street J, 6 de enero.

Ornish, D, SE Brown, LW Scherwitz, JH Billings, WT Armstrong, TA Ports, SM McLanahan, RL Kirkeeide, RJ Brand y KL Gould. 1990. ¿Pueden los cambios en el estilo de vida revertir la enfermedad coronaria? La prueba del corazón del estilo de vida. Lanceta 336:129-133.

Parodi contra la Administración de Veteranos. 1982. 540 F. Supl. 85 WD. Washington DC.

Patnick, J. 1995. NHS Breast Screening Programs: Review 1995. Sheffield: Clear Communications.

Pelletier, KR. 1991. Una revisión y análisis de los estudios de resultados rentables de programas integrales de promoción de la salud y prevención de enfermedades. Am J Health Promot 5:311-315.

—. 1993. Una revisión y análisis de la salud y estudios de resultados rentables de programas integrales de promoción de la salud y prevención de enfermedades. Am J Health Promot 8:50-62.

—. 1994. Obteniendo el valor de su dinero: El programa de planificación estratégica del Programa de Salud Corporativa de Stanford. Am J Health Promot 8:323-7,376.

Penner, M y S Penner. 1990. Exceso de costos de salud asegurados de empleados que usan tabaco en un plan de grupo grande. J Ocupa Med 32:521-523.

Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos. 1989. Guía de Servicios Clínicos Preventivos: Evaluación de la Efectividad de 169 Intervenciones. Baltimore: Williams & Wilkins.

Richardson, G. 1994. Una bienvenida para cada niño: cómo Francia protege la salud maternoinfantil: un nuevo marco de referencia para los Estados Unidos. Arlington, Va: Centro Nacional para la Educación en Salud Materna e Infantil.

Richmond, K. 1986. Introducción de alimentos saludables para el corazón en la cafetería de una empresa. J Nutr Educ 18:S63-S65.

Robbins, LC y JH Hall. 1970. Cómo practicar la medicina prospectiva. Indianápolis, Indiana: Hospital Metodista de Indiana.

Rodale, R, ST Belden, T Dybdahl y M Schwartz. 1989. El índice de promoción: un informe sobre la salud de la nación. Emaús, Penn: Rodale Press.

Ryan, AS y GA Martínez. 1989. Lactancia materna y la madre trabajadora: Un perfil. Pediatría 82:524-531.

Saunders, JB, OG Aasland, A Amundsen y M Grant. 1993. Consumo de alcohol y problemas relacionados entre pacientes de atención primaria de salud: Proyecto colaborativo de la OMS sobre detección temprana de personas con consumo nocivo de alcohol-I. Adicción 88:349-362.

Schneider, WJ, SC Stewart y MA Haughey. 1989. Promoción de la salud en un formato cíclico programado. J Ocupa Med 31:482-485.

Schönbach, VJ. 1987. Evaluación de riesgos para la salud. Am J Public Health 77:409-411.

Seidell, JC. 1992. Obesidad regional y salud. Int J Obesidad 16:S31-S34.

Selzer, ML. 1971. La prueba de detección de alcoholismo de Michigan: la búsqueda de un nuevo instrumento de diagnóstico. Am J Psychiatr 127(12):89-94.

Serdula, MK, DE Williamson, RF Anda, A Levy, A Heaton y T Byers. 1994. Prácticas de control de peso en adultos: resultados de una encuesta multiestatal. Am J Publ Health 81:1821-24.

Shapiro, S. 1977. Evidencia de detección de cáncer de mama de un ensayo aleatorio. Cáncer: 2772-2792.

Skinner, HA. 1982. La prueba de detección de abuso de drogas (DAST). Conducta adicta 7:363-371.

Smith-Schneider, LM, MJ Sigman-Grant y PM Kris-Etherton. 1992. Estrategias dietéticas de reducción de grasas. J Am Diet Assoc 92:34-38.

Sorensen, G, H Lando y TF Pechacek. 1993. Promoción del abandono del hábito de fumar en el lugar de trabajo. J Occup Med 35(2):121-126.

Sorensen, G, N Rigotti, A Rosen, J Pinney y R Prible. 1991. Efectos de una política de tabaquismo en el lugar de trabajo: Evidencia de un mayor abandono. Am J Public Health 81(2):202-204.

Stave, GM y GW Jackson. 1991. Efecto de la prohibición total de fumar en el lugar de trabajo sobre el hábito de fumar y las actitudes de los empleados. J Occup Med 33(8):884-890.

Thériault, G. 1994. Riesgos de cáncer asociados con la exposición ocupacional a campos magnéticos entre trabajadores de servicios eléctricos en Ontario y Quebec, Canadá y Francia. Am J Epidemiol 139(6):550-572.

Tramm, ML y LJ Warshaw. 1989. Detección de problemas con el alcohol: una guía para hospitales, clínicas y otras instalaciones de atención médica. Nueva York: Grupo Empresarial de Nueva York sobre Salud.

Departamento de Agricultura de EE. UU.: Servicio de Información sobre Nutrición Humana. 1990. Informe del Comité Asesor de Pautas Alimentarias sobre Pautas Alimentarias para Estadounidenses. publicación no. 261-495/20/24. Hyattsville, Md: Imprenta del Gobierno de EE. UU.

Departamento de Salud, Educación y Bienestar de los Estados Unidos. 1964. Tabaquismo y Salud Informe del Comité Asesor del Cirujano General del Servicio de Salud Pública. Publicación de PHS No. 1103. Rockville, Md: Departamento de Salud, Educación y Bienestar de EE. UU.

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (USDHHS). 1989. Reducción de las consecuencias del tabaquismo para la salud: 25 años de progreso. Informe del Cirujano General. Publicación del USDHHS n.º 10 89-8411. Washington, DC: Oficina de Imprenta del Gobierno de EE. UU.

—. 1990. Costos económicos del abuso de alcohol y drogas y enfermedades mentales. Publicación del DHHS nro. (ADM) 90-1694. Washington, DC: Administración de Alcohol, Abuso de Drogas y Salud Mental.

—. 1991. Humo de tabaco ambiental en el lugar de trabajo: cáncer de pulmón y otros efectos. Publicación del USDHHS (NIOSH) n.º 91-108. Washington, DC: USDHHS.
Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). 1995. Plazo de calidad de la mamografía. FDA Med Bull 23: 3-4.

Oficina General de Contabilidad de los Estados Unidos. 1994. Cuidado a largo plazo: el apoyo para el cuidado de los ancianos podría beneficiar al lugar de trabajo del gobierno ya los ancianos. GAO/HEHS-94-64. Washington, DC: Oficina General de Contabilidad de EE. UU.

Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud de los Estados Unidos. 1992. Encuesta nacional de actividades de promoción de la salud en el lugar de trabajo de 1992: Informe resumido. Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos, Servicio de Salud Pública.

Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos. 1991. Healthy People 2000: Objetivos nacionales de promoción de la salud y prevención de enfermedades: informe completo con comentarios. Número de publicación del DHHS (PHS) 91-50212. Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Voelker, R. 1995. Preparación de pacientes para la menopausia. Jam 273:278.

Wagner, EH, WL Beery, VJ Schoenbach y RM Graham. 1982. Una evaluación de la evaluación de peligros para la salud/riesgos para la salud. Am J Public Health 72:347-352.

Walsh, DC, RW Hingson, DM Merrigan, SM Levenson, LA Cupples, T Heeren, GA Coffman, CA Becker, TA Barker, SK Hamilton, TG McGuire y CA Kelly. 1991. Un ensayo aleatorio de opciones de tratamiento para trabajadores que abusan del alcohol. New Engl J Med 325(11):775-782.

Warshaw, LJ. 1989. Estrés, ansiedad y depresión en el lugar de trabajo: informe de la encuesta NYGBH/Gallup. Nueva York: The New York Business Group on Health.

Weisman, CS. 1995. Encuesta Nacional de Centros de Salud de la Mujer: Informe Preliminar para Encuestados. Nueva York: Commonwealth Fund.

Wilber, CS. 1983. El Programa Johnson y Johnson. Prevenir Med 12:672-681.

Woodruff, TJ, B Rosbrook, J Pierce y SA Glantz. 1993. Niveles más bajos de consumo de cigarrillos encontrados en lugares de trabajo libres de humo en California. Arco Int Med 153 (12): 1485-1493.

Woodside, M. 1992. Hijos de alcohólicos en el trabajo: la necesidad de saber más. Nueva York: Fundación Niños de Alcohólicos.

Banco Mundial. 1993. Informe sobre el desarrollo mundial: Invertir en salud. Nueva York: 1993.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1988. Promoción de la salud para las poblaciones trabajadoras: Informe de un comité de expertos de la OMS. Serie de Informes Técnicos, No.765. Ginebra: OMS.

—. 1992. Carpeta informativa del Día Mundial Sin Tabaco 1992. Ginebra: OMS.

—. 1993. Mujeres y Abuso de Sustancias: Informe de Evaluación de País de 1993. Documento No. OMS/PSA/93.13. Ginebra: OMS.

—. 1994. Una guía sobre alimentos seguros para viajeros. Ginebra: OMS.

Yen, LT, DW Edington y P Witting. 1991. Predicción de posibles reclamaciones médicas y ausentismo de 1,285 trabajadores por hora de una empresa manufacturera, 1992. J Occup Med 34:428-435.