Viernes, febrero 11 2011 20: 55

Seguridad y salud en el trabajo en la República Checa

Valora este artículo
(0 votos)

Antecedentes geopolíticos

El desarrollo predominante de la industria pesada (la siderurgia, las plantas de fundición y refinería), las industrias metalmecánica y de maquinaria, y el énfasis en la producción de energía en Europa Central y Oriental, han predeterminado significativamente la estructura de las economías de la región para las últimas cuatro décadas. Este estado de cosas ha resultado en exposiciones relativamente altas a ciertos tipos de riesgos laborales en el lugar de trabajo. Los esfuerzos actuales para transformar las economías existentes siguiendo las líneas del modelo de economía de mercado y para mejorar la seguridad y salud en el trabajo han tenido un éxito considerable hasta ahora, dado el corto período de tiempo para tal esfuerzo.

Hasta hace poco tiempo, garantizar la prevención de los efectos nocivos para la salud de los productos químicos presentes en los entornos laborales y en el medio ambiente, el agua potable y la canasta de alimentos de la población se garantizaba mediante la observancia obligatoria de las normas higiénicas y sanitarias y los límites de exposición ocupacional como Máximo Concentraciones Permitidas (MAC), Valores Límite Umbral (TLV) e Ingesta Diaria Admisible (ADI). Los principios de las pruebas de toxicidad y la evaluación de la exposición recomendados por varias organizaciones internacionales, incluidos los estándares aplicados en los países de la Unión Europea, serán cada vez más compatibles con los utilizados en los países de Europa Central y Oriental a medida que estos últimos se integren gradualmente con otras economías europeas. .

Durante la década de 1980 se reconoció cada vez más la necesidad de armonizar las metodologías y los enfoques científicos en el campo de la toxicología y la normalización higiénica aplicados en los países de la OCDE con los utilizados en los países miembros del Consejo de Asistencia Económica Mutua (CMEA). Esto se debió principalmente a los crecientes niveles de producción y comercio, incluidos los productos químicos industriales y agrícolas. Un factor que contribuyó a favorecer la urgencia con la que se consideraron estas consideraciones fue el creciente problema de la contaminación del aire y los ríos a través de las fronteras nacionales en Europa (Bencko y Ungváry 1994).

El modelo económico de Europa Central y del Este se basó en una política económica centralmente planificada orientada al desarrollo de las industrias metalúrgicas básicas y el sector energético. A partir de 1994, excepto por cambios menores, las economías de la Federación Rusa, Ucrania, Bielorrusia, Polonia y las Repúblicas Checa y Eslovaca habían conservado sus antiguas estructuras (Pokrovsky 1993).

La minería del carbón es una industria ampliamente desarrollada en la República Checa. Al mismo tiempo, la extracción de carbón negro (p. ej., en la región de Moravia del norte de la República Checa) es la causa del 67% de todos los casos nuevos de neumoconiosis en el país. El lignito se extrae en minas a cielo abierto en el norte de Bohemia, el sur de Silesia y las zonas vecinas de Alemania. Las centrales térmicas, las plantas químicas y la minería del lignito contribuyeron en gran medida a la contaminación ambiental de esta región, formando el llamado “triángulo negro” o “sucio” de Europa. El uso descontrolado de plaguicidas y fertilizantes en la agricultura no era excepcional (República Federal Checa y Eslovaca 1991b).

La mano de obra de la República Checa cuenta con unos 5 millones de empleados. Alrededor de 405,500 trabajadores (es decir, el 8.1% de la población activa) están involucrados en operaciones peligrosas (Ministerio de Salud de la República Checa 1992). La Figura 1 presenta datos sobre el número de trabajadores expuestos a diferentes riesgos laborales y la proporción de mujeres entre ellos.

Figura 1. Número de trabajadores en la República Checa expuestos a los riesgos laborales más graves

OHS140F1

Necesidades cambiantes

El sistema de salud ocupacional de la República Checa pasó por tres etapas consecutivas en su desarrollo y estuvo influenciado por los cambios políticos y económicos en el país (Pelclová, Weinstein y Vejlupková 1994).

Etapa 1: 1932-48. Este período estuvo marcado por la fundación del primer Departamento de Medicina del Trabajo por parte del profesor J. Teisinger en la universidad más antigua de Europa Central: la Universidad Charles (fundada en 1348). Posteriormente, en 1953, este departamento se convirtió en la Clínica de Medicina del Trabajo, con 27 camas. El profesor Teisinger también fundó el Instituto de Investigación de Salud Ocupacional y en 1962 el Centro de Información sobre Venenos en la Clínica. Recibió varios premios internacionales, incluido un premio de la Asociación Estadounidense de Higienistas Industriales en 1972 por su contribución personal al desarrollo de la salud ocupacional.

Etapa 2: 1949-88. Este período exhibió numerosas inconsistencias, estando en algunos aspectos marcados por notables deficiencias y en otros presentando claras ventajas. Se reconoció que el sistema existente de salud ocupacional, en muchos sentidos fiable y bien desarrollado, tenía que ser reorganizado. La atención de la salud se consideraba un derecho civil básico garantizado por la Constitución. Los seis principios básicos del sistema de salud (República Federal Checa y Eslovaca 1991a) fueron:

  • integración planificada de la asistencia sanitaria en la sociedad
  • promoción de un estilo de vida saludable
  • desarrollo cientifico y tecnico
  • prevención de enfermedades físicas y mentales
  • acceso gratuito y universal a los servicios de salud
  • preocupación por parte del estado por un ambiente sano.

 

A pesar de ciertos avances, ninguno de estos objetivos se había alcanzado plenamente. La esperanza de vida (67 años para los hombres y 76 años para las mujeres) es la más corta entre los países industrializados. Existe una alta tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer. Alrededor del 26% de los checos adultos son obesos y el 44% de ellos tienen niveles de colesterol superiores a 250 mg/dl. La dieta contiene mucha grasa animal y es baja en verduras y frutas frescas. El consumo de alcohol es relativamente alto y alrededor del 45% de los adultos fuman; fumar mata a unas 23,000 personas al año.

La atención médica, la atención dental y los medicamentos se proporcionaron de forma gratuita. Las cifras de médicos (36.6 por 10,000 habitantes) y enfermeras (68.2 por 10,000) estaban entre las más altas del mundo. Pero con el transcurso del tiempo el gobierno se volvió incapaz de cubrir los abundantes y continuamente crecientes gastos necesarios para la salud pública. Ha habido escasez temporal de algunos medicamentos y equipo, así como dificultades para prestar servicios de atención de la salud y rehabilitación. La estructura existente, que no permitía que un paciente eligiera a su médico de atención primaria, creaba muchos problemas. El personal médico que trabajaba en los hospitales estatales recibía salarios fijos bajos y no tenía incentivos para brindar más servicios de atención médica. No existía un sistema de salud privado. En los hospitales, el principal criterio de funcionamiento aceptable fue el “porcentaje de camas ocupadas” y no la calidad de la atención en salud brindada.

Sin embargo, hubo características positivas del sistema centralizado de salud ocupacional administrado por el estado. Uno de ellos fue un registro casi completo de los lugares de trabajo peligrosos y un sistema bien organizado de control higiénico proporcionado por el Servicio de Higiene. Los servicios de salud en el trabajo establecidos en las grandes empresas industriales facilitaron la prestación de servicios integrales de atención de la salud, incluidos los exámenes médicos periódicos y el tratamiento de los trabajadores. No existían pequeñas empresas privadas, que suelen plantear muchos problemas a los programas de salud en el trabajo.

La situación era similar en la agricultura, donde no había pequeñas fincas privadas, sino cooperativas de gran escala: un médico ocupacional que trabajaba en un centro de salud de una fábrica o una cooperativa de fincas brindaba servicios de salud ocupacional a los trabajadores.

La aplicación de la legislación sobre seguridad y salud en el trabajo a veces era contradictoria. Después de que un higienista industrial o un inspector de fábrica llevara a cabo una inspección de un lugar de trabajo peligroso, que había requerido la reducción del nivel de exposición ocupacional y el cumplimiento de las normas de salud y seguridad prescritas, en lugar de corregir los peligros, los trabajadores recibirían una compensación monetaria. en cambio. Además del hecho de que las empresas a menudo no tomaban ninguna medida para mejorar las condiciones laborales, los propios trabajadores no estaban interesados ​​en mejorar sus condiciones laborales y optaron por seguir recibiendo bonificaciones en lugar de cambios en el entorno laboral. Además, un trabajador que contrajera una enfermedad profesional recibía una compensación monetaria sustancial de acuerdo con la gravedad de la enfermedad y con el nivel de su salario anterior. Tal situación produjo conflictos de intereses entre higienistas industriales, médicos ocupacionales, sindicatos y empresas. Dado que muchos de los beneficios los pagaba el estado y no la empresa, a esta última a menudo le resultaba más barato no mejorar la seguridad y la salud en el lugar de trabajo.

Por extraño que parezca, algunos estándares de higiene, incluidos los niveles permisibles y los límites de exposición ocupacional, eran más rigurosos que los de los Estados Unidos y los países de Europa occidental. Por lo tanto, a veces era imposible no excederlos con maquinaria y equipos obsoletos. Los lugares de trabajo que excedían los límites se clasificaron en la “categoría 4”, o más peligrosa, pero por razones económicas no se detuvo la fabricación y en su lugar se ofrecieron beneficios compensatorios a los trabajadores.

Etapa 3: 1989-presente. La “revolución de terciopelo” de 1989 permitió un cambio inevitable del sistema de salud pública. La reorganización ha sido bastante compleja ya veces difícil de lograr: pensemos, por ejemplo, que el sistema de salud tiene más camas en hospitales y médicos por cada 10,000 habitantes que cualquier país industrializado mientras utiliza desproporcionadamente menos recursos financieros.

El estado actual de la seguridad y salud en el trabajo

El riesgo laboral más frecuente en el lugar de trabajo en la República Checa es el ruido: alrededor del 65.8 % de todos los trabajadores en riesgo están expuestos a este riesgo laboral (Figura 8). El segundo riesgo importante relacionado con el trabajo es el polvo fibrogénico, que representa un riesgo laboral para aproximadamente el 21.3 % de todos los trabajadores en situación de riesgo. Aproximadamente el 14.3% de los trabajadores están expuestos a productos químicos tóxicos. Más de mil de estos están expuestos a tolueno, monóxido de carbono, plomo, gasolina, benceno, xileno, compuestos organofosforados, cadmio, mercurio, manganeso, tricloroetileno, estireno, tetracloroetileno, anilina y nitrobenceno. Otro riesgo físico, la vibración mano-brazo local, es un peligro para el 10.5 % de todos los trabajadores en riesgo. Otros trabajadores están expuestos a carcinógenos químicos, radiación ionizante y sustancias peligrosas que causan lesiones en la piel.

El número de casos reconocidos de enfermedades profesionales en la República Checa en 1981-92 se presenta en la figura 2.

Figura 2. Enfermedades profesionales en la República Checa en el período 1981-1992

OHS140F2

El aumento de la morbilidad por enfermedades profesionales en 1990-91 se debió al proceso de reclasificación de enfermedades profesionales solicitado por los mineros y trabajadores de otras ocupaciones y por sus sindicatos. Pidieron cambiar el estado de "estar en peligro con una enfermedad profesional", utilizado para formas menos obvias de discapacidad laboral con baja compensación, a una enfermedad totalmente compensada. El estado de “peligro” fue reconsiderado por el Ministerio de Salud en 1990 para los siguientes tipos de patología ocupacional:

  • formas leves de neumoconiosis
  • formas leves de trastornos musculoesqueléticos crónicos debido a sobrecarga y vibración
  • formas leves de pérdida auditiva ocupacional.

 

La reclasificación se hizo para todos los casos antes de 1990 y se refería a 6,272 casos en 1990 y 3,222 casos en 1991 (figura 2). Después de eso, se abolió el estado de "peligro". La figura 3 presenta datos sobre 3,406 nuevos casos de enfermedades profesionales por categoría diagnosticados en la República Checa en 1992; Se diagnosticaron 1,022 casos de estas enfermedades profesionales en mujeres (Urban, Hamsova y Neecek 1993).

Figura 3. Enfermedades profesionales en la República Checa en 1992

OHS140F3

Algunas carencias en el suministro de equipos de medición para muestreo y análisis de sustancias tóxicas dificultan la realización de evaluaciones de higiene ocupacional en el lugar de trabajo. Por otro lado, el uso de biomarcadores en pruebas de exposición para el seguimiento de trabajadores en ocupaciones peligrosas se practica para una variedad de sustancias peligrosas de acuerdo con las regulaciones de la República Checa. Pruebas similares ya se han codificado legalmente en Hungría, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Polonia y en algunos otros países de Europa Central y Oriental. El uso de pruebas de exposición para exámenes médicos periódicos ha demostrado ser una herramienta muy eficiente para monitorear la exposición del personal. Esta práctica ha permitido la detección temprana de algunas enfermedades profesionales y ha permitido su prevención, disminuyendo así los costos de compensación.

La transición a la economía de mercado y el aumento de los costos de los servicios de atención médica en la República Checa han tenido su influencia en los servicios de salud ocupacional. En el pasado, el servicio o centro de salud ocupacional de la planta proporcionaba vigilancia y tratamiento de la salud a los trabajadores. En la actualidad, estas actividades están sujetas a algunas restricciones. Esto se ha traducido en una reducción de las actividades de vigilancia de la salud y control de riesgos y en un aumento del número de accidentes y enfermedades profesionales. Los trabajadores de pequeñas empresas que están surgiendo rápidamente, que a menudo funcionan con maquinaria y equipos poco fiables, están prácticamente fuera del alcance de los profesionales de la salud en el trabajo.

Proyectos para el Futuro

Se espera que un nuevo sistema de salud pública en la República Checa incorpore los siguientes principios:

  • prevención y promoción de la salud
  • acceso general a la atención médica “estándar”
  • política descentralizada que determina la prestación de servicios
  • integración de los servicios de salud en una red territorial
  • mayor autonomía de los profesionales de la salud
  • énfasis en la atención ambulatoria
  • seguro medico obligatorio
  • participación comunitaria
  • más opciones para los pacientes
  • nueva asociación entre el sector público y el privado para brindar una atención médica "por encima del estándar" que ya no ofrece el sector público.

 

La introducción del sistema de seguro de salud obligatorio y la creación de la Oficina General de Seguro de Salud, que comenzó a funcionar en enero de 1993, así como las compañías de seguros de salud menores en la República Checa, marcaron el comienzo de la reforma en el sector de la salud pública. Estos cambios han traído algunos problemas a los servicios de salud ocupacional, dado su carácter preventivo y el alto costo del tratamiento en los hospitales. Por lo tanto, el papel de los entornos médicos ambulatorios en el tratamiento de pacientes con enfermedades convencionales y relacionadas con el trabajo está aumentando constantemente.

El impacto potencial de los cambios continuos en la seguridad y salud en el trabajo

El crecimiento de la reforma en el sector de la salud pública ha creado una necesidad de cambio para los médicos ocupacionales, los higienistas industriales y los entornos médicos para pacientes hospitalizados, y también ha llevado a un enfoque en la prevención. La capacidad de centrarse en la prevención y las formas más leves de la enfermedad se explica en parte por los resultados positivos anteriores y por el funcionamiento relativamente bueno del anterior sistema de salud en el trabajo, que había trabajado eficazmente para eliminar las principales enfermedades profesionales graves. Los cambios han implicado un cambio de atención de formas graves de patología ocupacional que requerían tratamiento urgente (como intoxicación industrial y neumoconiosis con insuficiencia respiratoria y del corazón derecho) a formas leves de enfermedad. El cambio en las actividades de los servicios de salud en el trabajo de una orientación curativa a un diagnóstico precoz afecta ahora a afecciones como formas leves de neumoconiosis, pulmón de granjero, enfermedades hepáticas crónicas y trastornos musculoesqueléticos crónicos debidos a sobrecarga o vibración. También deberían adoptarse medidas preventivas en las primeras etapas de las enfermedades profesionales.

Las actividades de higiene industrial no están cubiertas por el sistema de seguro de salud, y los higienistas industriales en las estaciones de higiene todavía son pagados por el gobierno. También se espera la reducción de su número y la reorganización de las estaciones higiénicas.

Otro cambio en el sistema de salud es la privatización de algunos servicios de salud. Ya ha comenzado la privatización de pequeños centros médicos ambulatorios. Los hospitales, incluidos los hospitales universitarios, no están involucrados en este proceso en la actualidad y aún deben aclararse los detalles de su privatización. Se está creando gradualmente nueva legislación relativa a los deberes de las empresas, los trabajadores y los servicios de salud en el trabajo.

Salud ocupacional en la encrucijada

Gracias al avanzado sistema de salud ocupacional fundado por el profesor Teisinger en 1932, la República Checa no enfrenta un problema grave de educación en salud ocupacional para estudiantes universitarios, a pesar de que en algunos países de Europa Central y del Este la tasa de enfermedades profesionales reconocidas es unas cinco veces menos que la de la República Checa. La Lista checa de enfermedades profesionales no difiere notablemente de la adjunta al Convenio de la OIT sobre prestaciones por accidentes del trabajo (núm. 121) (OIT 1964). La proporción de enfermedades profesionales principales no reconocidas es baja.

El sistema de salud ocupacional en la República Checa se encuentra ahora en una encrucijada y existe una necesidad obvia de reorganización. Pero al mismo tiempo es necesario preservar las características positivas que se hayan adquirido de la experiencia con el anterior sistema de salud en el trabajo, a saber:

  • registro de las condiciones de trabajo en los lugares de trabajo
  • mantener en funcionamiento un amplio sistema de exámenes médicos periódicos de los empleados
  • prestación de servicios curativos de atención de la salud en empresas de gran escala
  • ofreciendo un sistema de vacunación y control de enfermedades transmisibles
  • preservar el sistema de admisión de pacientes con diversas enfermedades profesionales en los servicios de salud ocupacional, sistema que involucraría a los hospitales universitarios en el tratamiento de los pacientes, así como en la educación y capacitación de los estudiantes y graduados de medicina.

 

Atrás

Leer 8804 veces Última modificación en sábado, 23 julio 2022 20: 30

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de servicios de salud ocupacional

Asociación de Clínicas Ambientales y del Trabajo (AOEC). 1995. Directorio de miembros. Washington, DC: AOEC.

Ley básica de protección del trabajo. 1993. Rossijskaja Gazeta (Moscú), 1 de septiembre.

Bencko, V y G Ungváry. 1994. Evaluación de riesgos y preocupaciones ambientales de la industrialización: una experiencia de Europa central. En Salud Ocupacional y Desarrollo Nacional, editado por J Jeyaratnam y KS Chia. Singapur: World Science.

Bird, FE y GL Germain. 1990. Liderazgo práctico de control de pérdidas. Georgia: División de Publicaciones del Instituto del Instituto Internacional de Control de Pérdidas.

Bunn, WB. 1985. Programas de Vigilancia Médica Industrial. Atlanta: Centros para el Control de Enfermedades (CDC).

—. 1995. El alcance de la práctica médica ocupacional internacional. Ocupar Med. En prensa.

Oficina de Asuntos Nacionales (BNA). 1991. Informe de Compensación de Trabajadores. vol. 2. Washington, DC: BNA.

—. 1994. Informe de Compensación de Trabajadores. vol. 5. Washington, DC: BNA.
Diario de China. 1994a. Se abrieron nuevos sectores para atraer inversiones extranjeras. 18 de mayo

—. 1994b. Los inversores extranjeros obtienen ventajas de los cambios de política. 18 de mayo

Consejo de las Comunidades Europeas (CEC). 1989. Directiva del Consejo sobre la introducción de medidas para fomentar mejoras en la seguridad y salud de los trabajadores en el trabajo. Bruselas: CEC.

Constitución de la Federación Rusa. 1993. Izvestija (Moscú), No. 215, 10 de noviembre.

República Federal Checa y Eslovaca. 1991a. El sector de la salud: Problemas y prioridades. División de Operaciones de Recursos Humanos, Departamento de Europa Central y Oriental. Región de Europa, Medio Oriente y África del Norte, Banco Mundial.

—. 1991b. Estudio ambiental conjunto.

Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) y Departamento de Justicia. 1991. Manual de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades. EEOC-BK-19, P.1. 1, 2, octubre.

Comisión Europea (CE). 1994. Europa por la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Luxemburgo: CE.

Felton, JS. 1976. 200 años de medicina ocupacional en los EE.UU. J Ocupa Med 18:800.

Goelzer, B. 1993. Directrices sobre el control de los peligros químicos y físicos en las pequeñas industrias. Documento de trabajo para el Grupo de trabajo interregional sobre protección y promoción de la salud de los trabajadores de pequeñas empresas, 1-3 de noviembre, Bangkok, Tailandia. Bangkok: OIT.

Hasle, P, S Samathakorn, C Veeradejkriengkrai, C Chavalitnitikul y J Takala. 1986. Encuesta sobre las condiciones y el medio ambiente de trabajo en empresas de pequeña escala en Tailandia, proyecto NICE. Informe Técnico, No. 12. Bangkok: NIZA/PNUD/OIT.

Hauss, F. 1992. Promoción de la salud para los artesanos. Dortmund: Forschung FB 656.

El, J. S. 1993. Informe de trabajo sobre salud ocupacional nacional. Discurso en la Conferencia Nacional de Salud Ocupacional. Beijing, China: Ministerio de Salud Pública (MOPH).

Oficina de Normas Sanitarias.1993. Actas de Criterios Nacionales de Diagnóstico y Principios de Manejo de Enfermedades Profesionales. Beijing, China: Prensa china de normalización.

Huuskonen, M y K Rantala. 1985. Work Environment in Small Enterprises in 1981. Helsinki: Kansaneläkelaitos.

Mejorar las condiciones y el medio ambiente de trabajo: un programa internacional (PIACT). La evaluación del Programa Internacional para la Mejora de las Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (PIACT). 1984. Informe a la 70ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo. Ginebra: OIT.

Instituto de Medicina (IOM). 1993. Medicina Ambiental y Currículo de la Facultad de Medicina. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

Instituto de Salud Ocupacional (IOH). 1979. Traducción de la Ley de Cuidado de la Salud Ocupacional y el Decreto del Consejo de Estado No. 1009, Finlandia. Finlandia: IOH.

Instituto de Medicina del Trabajo.1987. Métodos para el Monitoreo y Análisis de Peligros Químicos en el Aire del Lugar de Trabajo. Beijing, China: Prensa de Salud Popular.

Comisión Internacional de Salud Ocupacional (ICOH). 1992. Código Internacional de Ética para Profesionales de la Salud Ocupacional. Ginebra: ICOH.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1959. Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo, 1959 (núm. 112). Ginebra: OIT.

—. 1964. Convenio sobre las prestaciones por accidentes del trabajo, 1964 (núm. 121). Ginebra: OIT.

—. 1981a. Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981 (núm. 155). Ginebra: OIT.

—. 1981b. Recomendación sobre seguridad y salud en el trabajo, 1981 (núm. 164). Ginebra: OIT.

—. 1984. Resolución sobre la mejora de las condiciones y el medio ambiente de trabajo. Ginebra: OIT.

—. 1985a. Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 161). Ginebra: OIT

—. 1985b. Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 (núm. 171). Ginebra: OIT.

—. 1986. La Promoción de las Pequeñas y Medianas Empresas. Conferencia Internacional del Trabajo, 72.ª reunión. Informe VI. Ginebra: OIT.

Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS). 1995. Concepto de Prevención “Safety Worldwide”. Ginebra: OIT.

Jeyaratnam, J. 1992. Servicios de salud ocupacional y países en desarrollo. En Salud Ocupacional en los Países en Desarrollo, editado por J Jeyaratnam. Oxford: OUP.

—. y KS Chia (eds.). 1994. Salud Ocupacional y Desarrollo Nacional. Singapur: World Science.

Comité Conjunto OIT/OMS sobre Salud Ocupacional. 1950. Informe de la Primera Reunión, 28 de agosto-2 de septiembre de 1950. Ginebra: OIT.

—. 1992. Undécima Sesión, Documento No. GB.254/11/11. Ginebra: OIT.

—. 1995a. Definición de Salud Ocupacional. Ginebra: OIT.

—. 1995b. Duodécima Sesión, Documento No. GB.264/STM/11. Ginebra: OIT.

Kalimo, E, A Karisto, T Klaukkla, R Lehtonen, K Nyman y R Raitasalo. 1989. Servicios de salud ocupacional en Finlandia a mediados de la década de 1980. Helsinki: Kansaneläkelaitos.

Kogi, K, WO Phoon y JE Thurman. 1988. Métodos de bajo costo para mejorar las condiciones de trabajo: 100 ejemplos de Asia. Ginebra: OIT.

Kroon, PJ y MA Overeynder. 1991. Servicios de Salud Ocupacional en Seis Estados Miembros de la CE. Ámsterdam: Studiecentrum Arbeid & Gezonheid, Univ. de Ámsterdam.

Código Laboral de la Federación Rusa. 1993. Zakon, suplemento. a Izvestija (Moscú), junio: 5-41.

McCunney, RJ. 1994. Servicios médicos del trabajo. En A Practical Guide to Occupational and Environmental Medicine, editado por RJ McCunney. Boston: Little, Brown & Co.

—. 1995. Guía para gerentes de servicios de salud ocupacional. Boston: OEM Press y Colegio Americano de Medicina Ocupacional y Ambiental.

Ministerio de Salud de la República Checa. 1992. El Programa Nacional de Restauración y Promoción de la Salud en la República Checa. Praga: Centro Nacional para la Promoción de la Salud.

Ministerio de Salud Pública (MOPH). 1957. Recomendación sobre el establecimiento y dotación de personal de instituciones médicas y de salud en empresas industriales. Pekín, China: MOPH.

—. 1979. Comité Estatal de Construcción, Comité Estatal de Planificación, Comité Económico Estatal, Ministerio de Trabajo: Normas Higiénicas para el Diseño de Locales Industriales. Pekín, China: MOPH.

—. 1984. Norma Administrativa de Diagnóstico de Enfermedades Profesionales. Documento No. 16. Beijing, China: MOPH.

—. 1985. Métodos de medición de polvo en el aire en el lugar de trabajo. Documento No. GB5748-85. Pekín, China: MOPH.

—. 1987. Ministerio de Salud Pública, Ministerio de Trabajo, Ministerio de Finanzas, Federación Nacional de Sindicatos de China: Reglamento Administrativo de la Lista de Enfermedades Profesionales y Atención de las Personas que lo Sufren. Documento No. l60. Pekín, China: MOPH.

—. 1991a. Norma Administrativa de Estadísticas de Inspección Sanitaria. Documento No. 25. Beijing, China: MOPH.

—. 1991b. Directriz del Servicio e Inspección de Salud Ocupacional. Pekín, China: MOPH.

—. 1992. Actas de la Encuesta Nacional sobre Neumoconiosis. Beijing, China: Prensa de la Universidad Médica de Beijing.

—. 1994 Informes Estadísticos Anuales de Inspección Sanitaria en 1988-1994. Beijing, China: Departamento de Inspección Sanitaria, MOPH.

Ministerio de Asuntos Sociales y Empleo. 1994. Medidas para Reducir las Licencias por Enfermedad y Mejorar las Condiciones Laborales. Den Haag, Países Bajos: Ministerio de Asuntos Sociales y Empleo.

Centro Nacional de Informes de Salud Ocupacional (NCOHR). 1994. Informes Anuales de Situación de Salud Ocupacional en 1987-1994. Pekín, China: NCOHR.

Sistemas Nacionales de Salud. 1992. Estudio de Mercado y Factibilidad. Oak Brook, Ill: Sistemas Nacionales de Salud.

Oficina Nacional de Estadística. 1993. Anuario Nacional de Estadísticas de la República Popular China. Beijing, China: Oficina Nacional de Estadística.

Neal, AC y FB Wright. 1992. Legislación sobre Salud y Seguridad de las Comunidades Europeas. Londres: Chapman & Hall.

Newkirk, WL. 1993. Servicios de Salud Ocupacional. Chicago: Publicación del Hospital Americano.

Niemi, J y V Notkola. 1991. Salud y seguridad ocupacional en las pequeñas empresas: Actitudes, conocimientos y comportamiento de los empresarios. Työ ja ihminen 5:345-360.

Niemi, J, J Heikkonen, V Notkola y K Husman. 1991. Un programa de intervención para promover la mejora del clima laboral en las pequeñas empresas: Adecuación funcional y eficacia del modelo de intervención. Työ ja ihminen 5:361-379.

Paoli, P. Primera Encuesta Europea sobre Clima Laboral, 1991-1992. Dublín: Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo.

Pelclová, D, CH Weinstein y J Vejlupková. 1994. Salud Ocupacional en la República Checa: Viejas y Nuevas Soluciones.

Pokrovsky, VI. 1993. El medio ambiente, las condiciones laborales y su efecto sobre la salud de la población de Rusia. Presentado en la Conferencia Internacional sobre Salud Humana y Medio Ambiente en Europa Oriental y Central, abril de 1993, Praga.

Rantanen, J. 1989. Directrices sobre organización y funcionamiento de los servicios de salud en el trabajo. Documento presentado en el seminario subregional asiático de la OIT sobre la Organización de los Servicios de Salud en el Trabajo, 2-5 de mayo, Manila.

—. 1990. Servicios de Salud Ocupacional. European Series, No. 26. Copenhague: Publicaciones regionales de la OMS

—. 1991. Directrices sobre la organización y funcionamiento de los servicios de salud en el trabajo a la luz del Convenio núm. 161 y la Recomendación núm. 171 de la OIT sobre los servicios de salud en el trabajo. Documento presentado en el taller subregional africano sobre servicios de salud en el trabajo, 23-26 de abril, Mombasa.

—. 1992. Cómo organizar la colaboración a nivel de planta para acciones en el lugar de trabajo. Afr Newslttr Occup Salud Seguridad 2 Supl. 2:80-87.

—. 1994. Protección de la Salud y Promoción de la Salud en Pequeñas Empresas. Helsinki: Instituto Finlandés de Salud Ocupacional.

—, S Lehtinen y M Mikheev. 1994. Promoción de la Salud y Protección de la Salud en Pequeñas Empresas. Ginebra: OMS.

—,—, R Kalimo, H Nordman, E Vainio y Viikari-Juntura. 1994. Nuevas epidemias en salud ocupacional. Personas y Trabajo. Informes de investigación No. l. Helsinki: Instituto Finlandés de Salud Ocupacional.

Resnick, R. 1992. La atención administrada llega a la compensación para trabajadores. Bus Salud (septiembre):34.

Reverente, BR. 1992. Servicios de salud ocupacional para pequeñas industrias. En Salud Ocupacional en los Países en Desarrollo, editado por J Jeyaratnam. Oxford: OUP.

Rosenstock, L, W Daniell y S Barnhart. 1992. La experiencia de 10 años de una clínica de medicina ocupacional y ambiental académicamente afiliada. Western J Med 157: 425-429.

—. y N. Heyer. 1982. Surgimiento de los servicios de medicina del trabajo fuera del lugar de trabajo. Am J Ind Med 3:217-223.

Resumen Estadístico de los Estados Unidos. 1994. 114ª edición: 438.

Tweed, V. 1994. Avanzando hacia la atención las 24 horas. Bus Salud (septiembre):55.

Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD). 1992. Río de Janeiro.

Urban, P, L Hamsová y R. Nemecek. 1993. Panorama general de las enfermedades profesionales reconocidas en la República Checa en el año 1992. Praga: Instituto Nacional de Salud Pública.

Departamento de Trabajo de EE.UU. 1995. Empleo e ingresos. 42(1):214.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1981. Estrategia mundial de salud para todos en el año 2000.
Salud para Todos, No. 3. Ginebra: OMS.

—. 1982. Evaluación de los Servicios de Salud Ocupacional e Higiene Industrial. Informe del Grupo de Trabajo. EURO Reports and Studies No. 56. Copenhague: Oficina Regional de la OMS para Europa.

—. 1987. Octavo Programa General de Trabajo para el Período 1990-1995. Salud para Todos, No.10. Ginebra: OMS.

—. 1989a. Consulta sobre servicios de salud en el trabajo, Helsinki, 22-24 de mayo de 1989. Ginebra: OMS.

—. 1989b. Informe final de la consulta sobre servicios de salud en el trabajo, Helsinki, 22-24 de mayo de 1989. Publicación No. ICP/OCH 134. Copenhague: Oficina Regional de la OMS para Europa.

—. 1989c. Informe de la reunión de planificación de la OMS sobre el desarrollo de una legislación modelo de apoyo para la atención primaria de salud en el lugar de trabajo. 7 de octubre de 1989, Helsinki, Finlandia. Ginebra: OMS.

—. 1990. Servicios de Salud Ocupacional. Informes de países. EUR/HFA target 25. Copenhague: Oficina Regional de la OMS para Europa.

—. 1992. Nuestro Planeta: Nuestra Salud. Ginebra: OMS.

—. 1993. Estrategia mundial de la OMS para la salud y el medio ambiente. Ginebra: OMS.

—. 1995a. Preocupación por el mañana de Europa. Cap. 15 en Salud Ocupacional. Copenhague: Oficina Regional de la OMS para Europa.

—. 1995b. Estrategia mundial sobre salud ocupacional para todos. El Camino a la Salud en el Trabajo: Recomendación de la Segunda Reunión de los Centros Colaboradores de la OMS en Salud Ocupacional, 11-14 de octubre de 1994 Beijing, China. Ginebra: OMS.

—. 1995c. Revisión de la Estrategia de Salud para Todos. Ginebra: OMS.

Cumbre Mundial para el Desarrollo Social. 1995. Declaración y Programa de Acción. Copenhague: Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social.

Zaldman, B. 1990. Medicina de fuerza industrial. Compensación del trabajador J: 21.
Zhu, G. 1990. Experiencias históricas de la práctica médica preventiva en la Nueva China. Beijing, China: Prensa de Salud Popular.