Miércoles, febrero 23 2011 01: 37

Estudio de caso: industrialización y problemas de salud ocupacional en China

Valora este artículo
(Vote 1)

Los logros de los agricultores chinos en la industrialización rural y en el desarrollo de empresas municipales (tabla 1) han sido notables. De hecho, este desarrollo ha sido la oportunidad más importante para que la población rural escape rápidamente de la pobreza. Desde alrededor de los años setenta, más de 100 millones de agricultores se han mudado a empresas municipales, un número de trabajadores que excede el número total de empleados entonces en empresas estatales y municipales/de propiedad colectiva. En la actualidad, uno de cada cinco jornaleros rurales trabaja en diversas empresas del municipio. Un total del 30% al 60% del ingreso neto personal promedio total de la población rural proviene del valor creado por las empresas municipales. El valor de la producción de las industrias de los municipios representó el 30.8% del valor total de la producción industrial nacional en 1992. Se prevé que para el año 2000, más de 140 millones de trabajadores agrícolas excedentes, o alrededor del 30% de la mano de obra rural estimada, ser absorbido por las industrias de los municipios (Chen 1993; China Daily, 5 de enero de 1993).

Cuadro 1. Desarrollo de las empresas municipales de China

 

1978

1991

Número de empresas (millones)

1.52

19

Número de empleados (millones)

28

96

Activos fijos (miles de millones de yuanes RMB)

22.96

338.56

Valor de producción total (mil millones de yuanes RMB)

49.5

1,162.1

 

Esta rápida transferencia de mano de obra de la agricultura al trabajo no agrícola en las zonas rurales ha impuesto una fuerte presión sobre los recursos de los servicios de salud en el trabajo. La Encuesta sobre Necesidades de Servicios de Salud Ocupacional y Contramedidas en Industrias Municipales (SOHSNCTI) en 30 condados de muestra de 13 provincias y 2 municipios, organizada por el Ministerio de Salud Pública (MOPH) y el Ministerio de Agricultura (MOA) conjuntamente en 1990, mostró que la mayoría de las empresas de los municipios no habían brindado servicios básicos de salud ocupacional (MOPH 1992). La cobertura de cinco actividades rutinarias de servicios de salud en el trabajo proporcionadas a empresas municipales por instituciones locales de salud en el trabajo (OHI) o estaciones de salud y prevención de epidemias (HEPS) fue muy baja, solo del 1.37 % al 35.64 % (tabla 2). Aquellos servicios que requieren técnicas complicadas o profesionales de la salud ocupacional bien capacitados son particularmente limitados. Por ejemplo, la inspección preventiva de salud en el trabajo, el examen físico de los trabajadores expuestos a riesgos y la vigilancia del lugar de trabajo eran evidentemente insuficientes.

Tabla 2. Las coberturas de OHS proporcionadas a las industrias de los municipios por condado HEPS

Objetos

Empresas

Empresas cubiertas por SSO

%

Inspección de OH preventiva

7,716

106

1.37

Recorrido general de higiene industrial

55,461

19,767

35.64

Monitoreo de riesgos en el lugar de trabajo

55,461

2,164

3.90

Examen físico del trabajador.

55,461

1,494

2.69

Ayuda para configurar el mantenimiento de registros de OH

55,461

16,050

28.94

 

Mientras tanto, existe una tendencia a que los problemas de salud ocupacional en las empresas rurales estén empeorando. Primero, la encuesta mostró que el 82.7% de las empresas industriales rurales tenían al menos un tipo de riesgo laboral en el lugar de trabajo. Los trabajadores expuestos al menos a un tipo de peligro representaron el 33.91% de los trabajadores manuales. Las muestras de aire de plomo, análogos de benceno, cromo, polvo de sílice, polvo de carbón y polvo de asbesto en 2,597 lugares de trabajo en 1,438 empresas indicaron que la tasa de cumplimiento total fue del 40.82 % (tabla 3); las tasas de cumplimiento con respecto a los polvos fueron muy bajas: 7.31% para sílice, 28.57% para polvo de carbón y 0.00% para asbesto. La tasa de cumplimiento total para el ruido en 1,155 empresas fue del 32.96%. Se realizaron exámenes físicos a los trabajadores expuestos a más de siete peligros (tabla 4). La prevalencia total de enfermedades profesionales causadas únicamente por la exposición a estos siete tipos de peligros fue del 4.36%, muy superior a la prevalencia del total de enfermedades profesionales indemnizables en las empresas estatales. Hubo otro 11.42% de trabajadores expuestos sospechosos de tener enfermedades profesionales. Luego, las industrias peligrosas continúan transfiriéndose de las áreas urbanas a las rurales, y de las empresas estatales a las municipales. La mayoría de los trabajadores de estas industrias solían ser agricultores antes del empleo y carecían de educación. Incluso los empleadores y los gerentes todavía tienen muy poca educación. Una encuesta que abarcó 29,000 empresas municipales indicó que el 78% de los empleadores y gerentes solo tenían educación secundaria o primaria y que algunos de ellos eran simplemente analfabetos (tabla 5). Un total del 60% de los empleadores y gerentes no conocían los requisitos gubernamentales de salud ocupacional. Predijo que la prevalencia de las enfermedades profesionales en las industrias rurales aumentará y alcanzará su punto máximo para el año 2000.

Tabla 3. Tasas de cumplimiento de seis peligros en los lugares de trabajo

Peligros1

Empresas

Sitios de trabajo monitoreados

Sitios de trabajo que cumplen

Tasa de cumplimiento (%)2

Lidera

177

250

184

73.60

análogos de benceno

542

793

677

85.37

Cromo

56

64

61

95.31

Polvo de sílice

589

1,338

98

7.31

Polvo de carbón

68

140

40

28.57

polvo de amianto

6

12

0

0.00

Precio

1,438

2,597

1,060

40.82

1 No se encontró mercurio en las áreas de muestra.
2 La tasa de cumplimiento para el ruido fue del 32.96%; ver texto para más detalles.

 

Tabla 4. Las tasas detectables de enfermedades profesionales

enfermedades profesionales

personas controladas

ninguna enfermedad

con enfermedad

Sospecha de enfermedad

 

No.

No.

%

No.

%

No.

%

Silicosis

6,268

6,010

95.88

75

1.20

183

2.92

Neumoconiosis de los trabajadores del carbón

1,653

1,582

95.70

18

1.09

53

3.21

Asbestosis

87

66

75.86

3

3.45

18

20.69

Envenenamiento crónico por plomo

1,085

800

73.73

45

4.15

240

22.12

Envenenamiento por análogos de benceno1

3,071

2,916

94.95

16

0.52

139

4.53

Intoxicación crónica por cromo

330

293

88.79

37

11.21

-

-

Pérdida de audición inducida por ruido

6,453

4,289

66.47

6332

9.81

1,5313

23.73

Precio

18,947

15,956

84.21

827

4.36

2,164

11.42

1 Benceno, tolueno y xileno, medidos por separado.
2 Discapacidad auditiva en la frecuencia del sonido.
3 Discapacidad auditiva en alta frecuencia.

 

Tabla 5. Distribución del trabajo peligroso y la educación de los empleadores

Educación de los empleadores

Número total de empresas

(1)

Empresas con trabajo peligroso

(2)

Trabajadores de cuello azul

(3)

Trabajadores expuestos

(4)

Empresas peligrosas (%)

(2) / (1)

Trabajadores expuestos (%)

(4) / (3)

Analfabetismo

239

214

8,660

3,626

89.54

41.87

Escuela primaria

6,211

5,159

266,814

106,076

83.06

39.76

secundaria

16,392

13,456

978,638

338,450

82.09

34.58

escuela tecnica media

582

486

58,849

18,107

83.51

30.77

secundaria

5,180

4,324

405,194

119,823

83.47

29.57

Universidades

642

544

74,750

21,840

84.74

29.22

Precio

29,246

24,183

1,792,905

607,922

82.69

33.91

 

El desafío de la migración masiva de la fuerza laboral

La fuerza laboral social en China en 1992 era de 594.32 millones, de los cuales el 73.7% se clasificaba como rural (Oficina Nacional de Estadísticas 1993). Se informa que un tercio de los 440 millones de trabajadores rurales del país están realmente desempleados (China Daily, 7 de diciembre de 1993). El vasto excedente de trabajadores que ha superado con creces la reserva de empleabilidad en las industrias rurales está migrando hacia las zonas urbanas. El movimiento masivo de agricultores hacia las áreas urbanas en los últimos años, especialmente intenso desde principios de la década de 1990, ha sido el gran desafío para los gobiernos central y locales. Por ejemplo, en la primera mitad de 1991, solo 200,000 agricultores abandonaron sus lugares de origen en la provincia de Jiangxi, pero en 1993, más de tres millones siguieron la corriente, lo que representó una quinta parte de los trabajadores rurales de la provincia (China Daily, 21 de mayo de 1994). Sobre la base de estadísticas estatales, se ha pronosticado que 250 millones de trabajadores rurales ingresarán al mercado laboral urbano para fines de siglo (China Daily, 25 de noviembre de 1993). Además, hay alrededor de 20 millones de jóvenes cada año que ingresan a la edad legal para trabajar en todo el país (Oficina Nacional de Estadísticas 1993). Gracias a la urbanización generalizada y la gran apertura al mundo exterior, que está atrayendo inversiones extranjeras, se han creado más oportunidades de trabajo para los trabajadores rurales migrantes. Los migrantes se dedican a una mayor variedad de negocios en las ciudades, incluida la industria, la ingeniería civil, el transporte, el comercio y los oficios de servicios y la mayoría de los trabajos peligrosos o de alto riesgo que a la gente urbana no le gusta hacer. Estos trabajadores tienen los mismos antecedentes personales que los de las empresas de municipios rurales y enfrentan problemas de salud ocupacional similares. Además, debido a su movilidad, es difícil rastrearlos y los empleadores podrían eludir fácilmente sus responsabilidades por la salud de los trabajadores. Además, estos trabajadores a menudo están involucrados en diversas ocupaciones en las que el riesgo para la salud de las exposiciones peligrosas puede ser complicado y es difícil brindarles acceso a los servicios de salud ocupacional. Estas condiciones hacen que la situación sea más grave.

Los problemas de salud ocupacional que enfrentan las industrias financiadas con fondos extranjeros

Actualmente hay más de 10 millones de trabajadores domésticos en todo el país empleados en más de 70,000 empresas con fondos extranjeros. Las políticas preferenciales para fomentar la inversión de capital extranjero, la existencia de vastos recursos naturales y una mano de obra barata atraen cada vez a más inversores. La Comisión Estatal de Planificación del Consejo de Estado ha decidido imponer menos exámenes administrativos a los solicitantes. Los gobiernos locales recibieron más poder para aprobar los proyectos de inversión. Aquellas que involucren financiamientos menores a US$30 millones pueden ser decididas por las autoridades locales, con registro en la Comisión Estatal de Planificación, y se alienta a las empresas extranjeras a licitar por ellas (China Daily, 18 de mayo de 1994). Por supuesto, las empresas con fondos extranjeros también son muy atractivas para muchos trabajadores chinos, principalmente debido a los salarios más altos que se ganan.

En el curso de alentar la inversión extranjera, las industrias peligrosas también se han transferido a este país. El MOPH y otras agencias relacionadas se han preocupado por la salud ocupacional de los trabajadores en estos sectores. Algunas encuestas locales han indicado la magnitud del problema, que implica una alta exposición a los riesgos laborales, largas horas de trabajo, arreglos de trabajo deficientes, problemas especiales para las trabajadoras, sin protección personal adecuada, sin examen de salud y educación, sin seguro médico y despido de trabajadores afectados por enfermedades profesionales, entre otros problemas.

La incidencia de accidentes por intoxicación química ha ido en aumento en los últimos años. La información del Instituto Provincial de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Ocupacionales de Guangdong en 1992 informó que dos accidentes de envenenamiento por solvente ocurrieron simultáneamente en dos fábricas de juguetes financiadas en el extranjero en la zona económica especial de Zhuhai, lo que resultó en un total de 23 casos de toxicidad para los trabajadores. De estas, 4 personas sufrieron intoxicación por 1,2-dicloroetano y tres de ellas fallecieron; otros 19 casos tuvieron intoxicación por análogos de benceno (benceno, xileno y tolueno). Estos trabajadores habían trabajado en las fábricas durante poco menos de un año, algunos de ellos durante sólo 20 días (Hospital Provincial de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Ocupacionales de Guangdong, 1992). En el mismo año, se informaron dos accidentes por envenenamiento en la ciudad de Dalian, provincia de Liaoning; uno involucró a 42 trabajadores y otro involucró a 1,053 trabajadores (Instituto de Tratamiento y Prevención de Enfermedades Ocupacionales de la Ciudad de Dalian 1992b). La Tabla 6 muestra algunas condiciones básicas relacionadas con la salud ocupacional en tres zonas económicas especiales (SEZ) en Guangdong y el Área de Desarrollo Económico y Tecnológico de Dalian, encuestadas por OHI locales o HEPS (Instituto de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Ocupacionales de la Ciudad de Dalian 1992b).

Tabla 6. Antecedentes relacionados con la salud ocupacional en empresas de capital extranjero

Área

Nº de empresas

Cantidad de Empleados

Empresas con riesgos laborales (%)

Trabajadores expuestos (%)

Empresas que tienen OHSO1 (%)

Empresas que realizan exámenes de salud (%)

 

Periódico

Pre-empleo

Guangdong2

657

69,996

86.9

17.9

29.3

19.6

31.2

Dalian3

72

16,895

84.7

26.9

19.4

0.0

0.0

1 Cualquier forma de organización de seguridad y salud ocupacional en el plan, por ejemplo, clínicas, comité de SSO, etc.
2 La encuesta en 1992, en tres zonas económicas especiales (SEZ): Shenzhen, Zhuhai y Shantou.
3 La encuesta en 1991 en el Área de Desarrollo Económico y Tecnológico de Dalian.

 

Los empleadores de empresas con fondos extranjeros, especialmente las pequeñas fábricas, ignoran las normas y reglamentos gubernamentales para proteger los derechos de los trabajadores y su salud y seguridad. Solo el 19.6 % o el 31.2 % de los trabajadores en tres zonas económicas especiales de Guongdong podían someterse a algún tipo de examen de salud (véase el cuadro 6). Aquellas empresas que no proporcionaron equipos de protección personal para trabajadores expuestos representaron el 49.2% y solo el 45.4% de las empresas otorgaron subsidios por exposición a peligros (diario chino, 26 de noviembre de 1993). En Dalian, la situación era aún peor. Otra encuesta realizada por el Sindicato Provincial de Guangdong en 1993 indicó que más del 61% de los empleados trabajaban más de seis días a la semana (China Daily, 26 de noviembre de 1993).

Las trabajadoras sufren aún más por las pésimas condiciones laborales, según un informe publicado en junio por la Confederación de Sindicatos de China (ACFTU). Una encuesta realizada por la ACFTU en 1991 y 1992 entre 914 empresas con fondos extranjeros mostró que las mujeres representaban el 50.4% del total de 160 mil empleados. La proporción de mujeres es mayor en algunas zonas en los últimos años. Muchas empresas extranjeras no firmaron contratos laborales con sus empleados y algunas fábricas contrataron y despidieron trabajadoras a voluntad. Algunos inversionistas extranjeros empleaban sólo a muchachas solteras de entre 18 y 25 años, a quienes despedían una vez que se casaban o quedaban embarazadas. Mientras tanto, muchas mujeres a menudo se vieron obligadas a trabajar horas extras sin pago extra. En una fábrica de juguetes en Guangzhou, capital de la provincia de Guangdong, los trabajadores, en su mayoría mujeres, tenían que trabajar 15 horas al día. Incluso entonces, no se les permitía tomar los domingos libres ni disfrutar de ninguna fiesta anual (China Daily, 6 de julio de 1994). Este no es un fenómeno muy raro. Aún no se han dado a conocer los detalles del estado de salud ocupacional de los trabajadores en las empresas con fondos extranjeros. Sin embargo, a partir de la información anterior, uno puede imaginar la gravedad del problema.

Nuevos problemas en las empresas estatales

Para cumplir con los requisitos de una economía de mercado, las empresas estatales, especialmente las grandes y medianas, deben transformar el mecanismo operativo tradicional y establecer un sistema empresarial moderno que defina claramente los derechos de propiedad y los derechos y responsabilidades empresariales y, al mismo tiempo, al mismo tiempo empujar las empresas estatales en el mercado para aumentar su vitalidad y eficiencia. Algunas pequeñas empresas estatales pueden arrendarse o venderse a colectivos o individuos. Las reformas tienen que afectar todos los aspectos del negocio, incluidos los programas de salud ocupacional.

En la actualidad, perder dinero es un problema grave al que se enfrentan muchas empresas estatales. Se informa que alrededor de un tercio de las empresas tienen déficit. Las razones de esto son diversas. En primer lugar, existe una fuerte carga fiscal y financiera destinada a cuidar de un gran contingente de empleados jubilados y proporcionar una gran cantidad de beneficios de bienestar social a los trabajadores actuales. En segundo lugar, un enorme excedente de mano de obra, alrededor del 20 al 30% en promedio, en una empresa no puede liberarse en el frágil sistema de seguridad social existente. En tercer lugar, el sistema de gestión obsoleto se adaptó a la economía planificada tradicional. En cuarto lugar, las empresas estatales no tienen ventajas de política competitiva sobre las empresas de capital extranjero (China Daily, 7 de abril de 1994).

En estas circunstancias, la salud ocupacional en las empresas estatales tiende a debilitarse inevitablemente. En primer lugar, se ha reducido el apoyo financiero a los programas de salud en el caso de algunas empresas y las instituciones médico/sanitarias de las empresas que antes brindaban atención médica solo a sus propios empleados, ahora las abren a las comunidades. En segundo lugar, algunos establecimientos de sanidad en planta se están separando de la afiliación con empresas como parte de un esfuerzo por trasladar la carga de los costos a las empresas estatales. Antes de que se estableciera el nuevo sistema de seguridad social, también existía la preocupación de que la financiación de los programas de salud ocupacional en la planta también pudiera verse afectada. En tercer lugar, gran parte de la tecnología y los equipos obsoletos han estado funcionando durante décadas, generalmente con altos niveles de emisiones peligrosas, y no pueden mejorarse ni reemplazarse en un corto período de tiempo. Más del 30% de los lugares de trabajo de empresas estatales y colectivas de la ciudad no cumplen con las normas nacionales de higiene (MAC o MAI). En cuarto lugar, la implementación de los reglamentos o normas de salud ocupacional se ha debilitado en los últimos años; por supuesto, una de las razones de esto es la incompatibilidad entre el antiguo sistema de gestión de salud ocupacional en los días de la planificación central con la nueva situación de reforma empresarial. En quinto lugar, para reducir el costo de la mano de obra y ofrecer oportunidades de empleo más amplias, la contratación de trabajadores temporales o estacionales, la mayoría de los cuales son inmigrantes de áreas rurales, para realizar trabajos peligrosos en empresas estatales se ha convertido en un fenómeno común. Muchos de ellos no pueden obtener ni siquiera el equipo de protección personal más simple o cualquier capacitación en seguridad de sus empleadores. Esto ha seguido siendo una amenaza potencial para la salud que afecta a la población activa de China.

Problemas en el Sistema de Servicios de Salud Ocupacional

La cobertura de los servicios de salud ocupacional no es lo suficientemente amplia. Como se mencionó anteriormente, solo el 20% de los trabajadores expuestos a riesgos pueden ser cubiertos por exámenes periódicos de salud, la mayoría de los cuales trabajan en empresas estatales. Las razones por las que la cobertura es tan baja son las siguientes:

En primer lugar, la escasez de recursos de los servicios de salud en el trabajo es uno de los principales factores. Este es especialmente el caso de las industrias rurales, que no tienen capacidad para proporcionar tales servicios por sí mismas. Los datos del SOHSNCTI han demostrado que había 235 profesionales de la salud ocupacional en los HEPS del condado en 30 condados muestreados. Deben entregar el servicio de salud ocupacional a 170,613 empresas con 3,204,576 empleados en esas áreas (MOPH 1992). Así, cada trabajador de salud en el trabajo a tiempo completo cubría un promedio de 1,115 empresas y 20,945 empleados. De la encuesta de 1989 también surgió el hecho de que los gastos de salud de los gobiernos de 30 condados representaron el 3.06% del gasto total del gobierno de condado. Los gastos totales tanto para la prevención de enfermedades como para la inspección de la salud representaron solo el 8.36% del total de los gastos gubernamentales de salud del condado. La fracción gastada puramente en servicios de salud ocupacional fue aún menor. La falta de equipamiento básico para el servicio de salud ocupacional es un gran problema en los condados encuestados. La disponibilidad promedio de trece categorías de equipos en 28 de los 30 condados fue solo el 24% del requisito definido en la norma nacional (tabla 7).

Tabla 7. Instrumentos de rutina para la salud ocupacional en HEPS de 28 países en 1990, China

Objetos

Numero de instrumentos

Número de instrumentos requeridos por estándar

porcentaje (%)

Muestreador de aire

80

140

57.14

Muestreador personal

45

1,120

4.02

Muestreador de polvo

87

224

38.84

Detector de ruido

38

28

135.71

Detector de vibraciones

2

56

3.57

Detector de radiación de calor

31

28

110.71

Espectrofotómetro (Tipo 721)

38

28

135.71

Espectrofotómetro (Tipo 751)

10

28

35.71

Medidor de determinación de mercurio

20

28

71.43

Cromatógrafo de gas

22

28

78.57

Balanza de pesaje (1/10,000g)

31

28

110.71

Electrocardiografía

25

28

89.29

Prueba de función pulmonar

7

28

25.00

Precio

436

1,820

23.96

 

En segundo lugar, la baja utilización de las instalaciones de salud ocupacional existentes es otro factor. La escasez de recursos por un lado y la utilización insuficiente por el otro es el caso del servicio de salud ocupacional en China en este momento. Incluso a niveles más altos, por ejemplo, con los OHI provinciales, el equipo aún no se está utilizando por completo. Las razones de esto son complicadas. Tradicionalmente, la salud ocupacional y varios servicios médicos preventivos fueron financiados y mantenidos por el gobierno, incluidos los salarios de los trabajadores de la salud, el equipo y los edificios, los gastos de rutina, etc. Todos los servicios de salud en el trabajo proporcionados por los OHI gubernamentales eran gratuitos. Con la rápida industrialización y la reforma económica desde 1979, las necesidades de la sociedad en materia de servicios de salud en el trabajo han ido en aumento y, al mismo tiempo, el costo de la prestación de servicios aumentó rápidamente, lo que refleja un índice de precios en aumento. Sin embargo, los presupuestos de las OHI del gobierno no han aumentado para mantenerse al día con sus necesidades. Cuantos más servicios proporciona una OHI, más financiación necesita. Para promover el desarrollo del servicio de salud pública y satisfacer las crecientes necesidades sociales, el gobierno central ha instituido la política de permitir que el sector de la salud pública subsidie ​​los pagos de los servicios y se han hecho estipulaciones para controlar el precio de los servicios de salud. Debido a la débil legislación obligatoria en la prestación de servicios de salud ocupacional para las empresas en el pasado, las OHI tienen dificultades para mantenerse mediante el cobro de los servicios.

Otras consideraciones de política y tendencias en los servicios de salud en el trabajo

Sin duda, el servicio de salud ocupacional es uno de los temas más importantes en un país en desarrollo como China, que está experimentando una rápida modernización y posee una enorme cantidad de trabajadores. Mientras enfrenta los grandes desafíos, el país también está, al mismo tiempo, dando la bienvenida a las grandes oportunidades que surgen de las reformas sociales actuales. Se pueden tomar como referencia muchas experiencias exitosas ejemplificadas a lo largo del panorama internacional. Al abrirse tan ampliamente al mundo actual, China está dispuesta a absorber activamente las ideas y tecnologías avanzadas de gestión de la salud ocupacional del mundo en general.

 

Atrás

Leer 8404 veces Última modificación en sábado, 23 julio 2022 21: 22

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Desarrollo, Tecnología y Referencias Comerciales

Aksoy, M, S Erdem y G Dincol. 1974. Leucemia en trabajadores del calzado expuestos crónicamente al benceno. Sangre 44:837.

Bruno, K. 1994. Directrices para la revisión ambiental de proyectos industriales evaluados por países en desarrollo. En Screening Foreign Investments, editado por K Bruno. Penang, Malasia: Greenpeace, Third World Network.

Castleman, B y V Navarro. 1987. Movilidad internacional de productos, industrias y desechos peligrosos. Ann Rev Pub. Salud 8:1-19.

Castleman, BL y P Purkayastha. 1985. El desastre de Bhopal como estudio de caso de doble rasero. Apéndice en The Export of Hazard, editado por JH Ives. Boston: Routledge y Kegan Paul.

Casto, KM y EP Ellison. 1996. ISO 14000: Origen, estructura y barreras potenciales para la implementación. Int J Occup Environ Health 2 (2): 99-124.

Chen, YB. 1993. El desarrollo y perspectiva de las empresas municipales en China. Colecciones de discursos de la Convención Mundial de Pequeñas y Medianas Empresas. Beijing: El Consejo de China para la Promoción del Comercio Internacional.

Diario de China. 1993. La producción industrial rural supera la marca de un billón de yuanes. 5 de enero.

—.1993. La ciudad planeaba ocupar el lugar de trabajo rural sobrante. 25 de noviembre.

—.1993. La discriminación contra la mujer sigue siendo frecuente. 26 de noviembre.

—.1993. Mapeo de un nuevo camino hacia las reformas rurales. 7 de diciembre.

—.1994. Consejos para rejuvenecer las empresas estatales. 7 de abril.

—.1994. Los inversionistas extranjeros obtienen ventajas de los cargos de póliza. 18 de mayo

—.1994. El efecto dominó de la migración rural. 21 de mayo

—.1994. Sindicato insta a más mujeres a cerrar filas. 6 de julio.

Declaración de Colombo sobre salud ocupacional en los países en desarrollo. 1986. J Occup Safety, Austr NZ 2 (6): 437-441.

Instituto de Tratamiento y Prevención de Enfermedades Ocupacionales de la ciudad de Dalian. 1992a. Encuesta de Salud Ocupacional en la Zona de Desarrollo Económico y Tecnológico de Dalian. Ciudad de Dalian, provincia de Liaoning, China: Instituto de Tratamiento y Prevención de Enfermedades Ocupacionales de la ciudad de Dalian.

—. 1992b. Una encuesta sobre el brote de enfermedades sin causa de los trabajadores en una empresa financiada con fondos extranjeros
Empresa. Ciudad de Dalian, provincia de Liaoning, China: Instituto de Tratamiento y Prevención de Enfermedades Ocupacionales de la ciudad de Dalian.

Daly, HE y JB Cobb. 1994. Por el bien común: reorientando la economía hacia la comunidad, el medio ambiente y un futuro sostenible. 2ª ed. Boston: Beacon Press.

Davies, NV y P Teasdale. 1994. Los costos para la economía británica de la mala salud relacionada con el trabajo. Londres: Health and Safety Executive, Her Majesty's Stationery Office.

Departamento de Salud Comunitaria. 1980. Estudio de los servicios de salud disponibles para la industria ligera en el área de Newmarket. Un proyecto de estudiante de medicina de quinto año. Auckland: Escuela de Medicina de Auckland.

Drummond, MF, GL Stoddart y GW Torrance. 1987. Métodos para la Evaluación Económica de los Programas de Atención de la Salud. Oxford: OUP.

Consejo Europeo de la Industria Química (CEFIC). 1991. Lineamientos de CEFIC sobre Transferencia de Tecnología (Aspectos de Seguridad, Salud y Medio Ambiente). Bruselas: CEFIC.

Freemantle, N y A Maynard. 1994. ¿Algo podrido en el estado de las evaluaciones clínicas y económicas? Economía de la Salud 3:63-67.

Fuchs, V. 1974. ¿Quién vivirá? Nueva York: Libros básicos.

Vidrio, WI. 1982. Salud ocupacional en los países en desarrollo. Lecciones para Nueva Zelanda. Salud de Nueva Zelanda Rev 2 (1): 5-6.

Hospital Provincial de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Ocupacionales de Guangdong. 1992. Un informe sobre el envenenamiento ocupacional agudo en dos fábricas de juguetes financiadas en el extranjero en la Zona Económica Especial de Zhuhai. Provincia de Guangdong, China: Instituto Provincial de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Ocupacionales de Guangdong.

Hunter, WJ. 1992. Legislación CEE en materia de seguridad y salud en el trabajo. Ann Occup Hyg 36:337-47.

Illman, DL. 1994. La química ambientalmente benigna busca procesos que no contaminen. Chem Eng News (5 de septiembre): 22-27.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1984. Prácticas de seguridad y salud de las empresas multinacionales. Ginebra: OIT.

Jaycock, MA y L Levin. 1984. Peligros para la salud en un pequeño taller de reparación de carrocerías de automóviles. Am Occup Hyg 28 (1):19-29.

Jeyaratnam, J. 1992. Salud ocupacional en los países en desarrollo. Oxford: OUP.

Jeyaratnam, J y KS Chia. 1994. Salud Ocupacional en el Desarrollo Nacional. Singapur: World Scientific Publishing.

Kendrick, M, D Discher y D Holaday. 1968. Encuesta de higiene industrial del área metropolitana de Denver. Salud Pública Rep 38:317-322.

Kennedy, P. 1993. Preparándose para el siglo XXI. Nueva York: Random House.

Klaber Moffett, J, G Richardson, TA Sheldon y A Maynard. 1995. Dolor de espalda: su manejo y costo para la sociedad. Documento de debate, no. 129. York, Reino Unido: Centro de Economía de la Salud, Univ. de York.

LaDou, J y BS Levy (eds). 1995. Número especial: Asuntos internacionales en salud ocupacional. Int J Ocupar Salud Ambiental 1 (2).

Lees, REM y LP Zajac. 1981. Salud y seguridad ocupacional para pequeñas empresas. Ocupe Salud Ontario 23:138-145.

Mason, J y M Drummond. 1995. El Registro DH de Estudios de Costo-Efectividad: Una Revisión del Contenido y la Calidad del Estudio. Documento de debate, no. 128. York, Reino Unido: Centro de Economía de la Salud, Univ. de York.

Maynard, A. 1990. El diseño de futuros estudios de costo-beneficio. Am Heart J 3 (2): 761-765.

McDonnell, R y A Maynard. 1985. Los costos del uso indebido de alcohol. Brit J Addict 80 (1): 27-35.

Departamento de Inspección Sanitaria del Ministerio de Salud Pública (MOPH). 1992. Ministerio de Salud Pública: Informe general sobre las necesidades de los servicios de salud ocupacional y las contramedidas para las industrias municipales. En Proceedings of Studies of Occupational Health Service Needs and Countermeasures, editado por XG Kan. Beijing: Education Department of Health Inspection, MOPH.

Oficina Nacional de Estadística. 1993. Anuario Nacional de Estadísticas de la República Popular China. Beijing, China: Oficina Nacional de Estadística.

Rantanan, J. 1993. Protección y promoción de la salud de los trabajadores en empresas de pequeña escala. Borrador del documento de trabajo, Grupo de Trabajo Interregional de la OMS sobre Protección y Promoción de la Salud de los Trabajadores de Pequeñas Empresas.

Centro de las Naciones Unidas sobre Empresas Transnacionales (UNCTC). 1985. Aspectos ambientales de las actividades de las empresas transnacionales: una encuesta. Nueva York: Naciones Unidas.

Vihina, T y M Nurminen. 1983. Ocurrencia de exposición química en la pequeña industria en el sur de Finlandia 1976. Publ Health Rep 27 (3): 283-289.

Williams, A. 1974. El enfoque de costo-beneficio. Brit Med Bull 30 (3): 252-256.

Economía mundial. 1992. Economista 324 (7777):19-25.

Banco Mundial. 1993. Informe sobre el desarrollo mundial 1993: Invertir en salud. Oxford: OUP.

Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo (WCED). 1987. Nuestro futuro común. Oxford: OUP.

Comisión de Salud y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud. 1992. Informe del Panel sobre Industria. Ginebra: OMS.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1995. Estrategia mundial sobre salud ocupacional para todos. Ginebra: OMS.