Martes, febrero 22 2011 23: 42

Códigos y pautas

Valora este artículo
(0 votos)

Gama de propósitos detrás de los códigos

Los códigos de ética en las profesiones sirven para numerosos propósitos. A nivel de la propia profesión, los códigos documentan las normas según las cuales la profesión puede ser responsable de la conducta de sus miembros. Además, debido a que la sociedad relega el control de muchas de las profesiones a las propias organizaciones profesionales, las profesiones han desarrollado códigos para proporcionar la base de la autorregulación (Soskolne 1989). A nivel del profesional individual, los códigos pueden proporcionar una guía práctica para los miembros de la profesión que puedan estar experimentando un dilema moral o ético con respecto a su conducta profesional en una circunstancia particular. Cuando un profesional se encuentra en un estado de tensión moral o ética, es evidente que los códigos pueden ser útiles para asesorarlo.

La existencia de un código proporciona la base del programa de actividad ético de una profesión diseñado para inculcar estándares éticos entre sus miembros (Gellermann, Frankel y Ladenson 1990; Hall 1993). Las revisiones del código se pueden considerar a través de los aportes de los miembros individuales de base en las reuniones, talleres y conferencias de la organización. Esta discusión continua de problemas y preocupaciones constituye un proceso de revisión que garantiza que cualquier código siga siendo sensible a los valores sociales cambiantes. Las profesiones que dependen para su sustento del apoyo público mejoran así su probabilidad de permanecer públicamente responsables y relevantes (Glick y Shamoo 1993).

Los códigos podrían ayudar a los profesionales acusados ​​de mala práctica y tal vez incluso en litigios. La adhesión demostrada al código profesional de uno probablemente se consideraría indicativa de la adhesión a los estándares de práctica consistentes con las normas profesionales. Si tal práctica hubiera tenido como resultado un daño, el profesional individual respetuoso del código tendría menos probabilidades de ser declarado culpable de haber cometido un error. Sin embargo, basado en el principio de confianza (Pellegrino, Veatch y Langan 1991), el público tiene la expectativa de que se ejercerá el mejor juicio profesional posible en el interés público. En lo que se refiere a la relación médico-paciente, el paciente tiene derecho, en virtud del principio de confianza, a esperar que se atiendan mejor sus intereses. Sin embargo, surge una tensión ética cuando el bien público se ve potencialmente dañado en circunstancias en las que se sirven los mejores intereses del paciente individual. En tales circunstancias, es el bien público el que normalmente tendrá que prevalecer sobre el del individuo. Independientemente, los códigos no reemplazan las dimensiones de responsabilidad legal de la conducta para las cuales el gobierno ha promulgado leyes para proteger el interés público (Cohen 1982).

Peso e Intención de los Códigos

Los códigos sí tienen asociada la noción de fuerza estatutaria, lo que implica la capacidad para su cumplimiento mediante la administración de algún tipo de acción disciplinaria. De hecho, las nociones de rendición de cuentas y autorregulación a las que se hizo referencia anteriormente se han asociado con algún sentido de control (como mínimo, la presión de los compañeros; como máximo, la eliminación de la licencia para ejercer) que la organización profesional puede ejercer sobre los miembros de la profesión. sí mismo. Por ello, algunas organizaciones profesionales han preferido evitar estas connotaciones asociadas a códigos y optar más bien por “directrices”. Estos últimos enfatizan la orientación con menos implicaciones para la aplicación asociadas con ellos. Otros grupos han preferido evitar todas las connotaciones asociadas a códigos o lineamientos; en cambio, han preferido desarrollar “declaraciones sobre ética” para sus organizaciones específicas (Jowell 1986). A lo largo de este capítulo el término código implicará “directrices”.

Debería ser evidente que los códigos (y también las directrices) no tienen fuerza de ley. En esencia, los códigos y lineamientos están destinados a brindar orientación a los profesionales, en forma colectiva e individual, en sus relaciones con sus clientes (incluidos los pacientes y los sujetos de investigación), con sus colegas y compañeros de trabajo (incluidos los estudiantes) y con el público ( incluidos los grupos de partes interesadas). Además, los códigos requieren que se promueva la calidad del trabajo profesional y, por lo tanto, la estatura de la profesión misma. En general, los códigos asociados a la relación médico-paciente requerirán que los intereses del paciente prevalezcan sobre cualquier otro interés; el médico se coloca firmemente en la posición de "abogado del paciente". Una excepción a esto surgiría en el contexto de las enfermedades infecciosas, donde los derechos del paciente pueden tener que ser considerados secundarios al bienestar público. Sin embargo, por el contrario, en general se puede afirmar que los códigos asociados con la investigación científica requerirán que el interés público prevalezca sobre cualquier interés individual o de otro tipo. Una excepción sería cuando un investigador descubre abuso infantil en un sujeto de investigación; aquí el investigador tendría la obligación de informar esto a las autoridades de bienestar infantil.

Desarrollo, revisión y revisión de código

El proceso mediante el cual se desarrollan los códigos tiene consecuencias para su aplicación. Al incluir miembros de la profesión y estudiantes de la profesión en el desarrollo del código, así como en la revisión y revisión del código, se cree que la propiedad del documento resultante por parte de un mayor número de personas es más probable. Con una propiedad de base amplia, se cree que es más seguro un mayor cumplimiento por parte de un mayor número.

Contenido y estructura de los códigos

El contenido de un código debe ser fácil de usar para maximizar su utilidad. Los códigos pueden tener una longitud variable. Algunos son breves, mientras que otros son sustanciales. Cuanto más sustancial es un código, más específico es posible que sea. Los códigos se pueden hacer para que sean fáciles de usar en virtud de su estructura y contenido. Por ejemplo, se podría presentar primero un conjunto resumido de los principios en los que se basa el código, seguido de declaraciones prescriptivas o de aspiraciones ampliadas, que constituyen el código mismo. Estos pueden ser seguidos por un comentario que explique cada declaración a su vez, tal vez señalando circunstancias especiales en forma de estudios de casos que podrían servir como ejemplos útiles. Sin embargo, los principios y su(s) interpretación(es) dependen en gran medida de los valores reconocidos como inherentes a las actividades de una profesión. Si bien estos valores pueden ser universales, las interpretaciones y las prácticas a nivel local y regional pueden diferir. Por lo tanto, mientras que una declaración de los valores centrales de la profesión puede proporcionar un ancla para sus declaraciones sobre ética y debe aparecer como un prefacio a las pautas (Gellermann, Frankel y Ladenson 1990), la sensibilidad a las diferencias regionales puede demostrarse a través de comentarios más detallados y materiales de estudio de caso.

El comentario debe incorporar, o puede ser seguido o complementado con, materiales de estudio de casos que se deriven de instancias de la vida real de dilemas o tensiones éticos. Los materiales del estudio de caso podrían analizarse éticamente en forma desinfectada (es decir, anónima), o pueden hacerse para reflejar a las partes involucradas (por supuesto, solo con la aprobación de las partes para que se incluyan sus nombres) (por ejemplo, Soskolne 1991). El objetivo detrás de los estudios de casos no es buscar retribución, sino proporcionar ejemplos con fines didácticos. El aprendizaje se ve reforzado por situaciones de la vida real.

Es a partir de la comprensión del código que se hace posible que una profesión desarrolle estándares de práctica más detallados. Estos abordan áreas de actividad más específicas asociadas con la conducta profesional, incluida una amplia gama de actividades, desde comportamientos interpersonales hasta cómo se lleva a cabo la investigación y cómo se comunican los resultados de esa investigación. Las normas de práctica para la profesión podrían incluirse en un paquete de ética; reflexionan sobre el conjunto de habilidades de cada profesión y, por lo tanto, agregan consideraciones particulares que van más allá de la declaración de sus principios éticos.

Alcance de los Códigos

El desarrollo de un código por parte de cualquier profesión ha tendido casi invariablemente a estar impulsado por problemas que tienen una relación directa con esa profesión. En consecuencia, los códigos tienden a tener un enfoque estrechamente definido por las propias preocupaciones de cada profesión. Sin embargo, los códigos también deben tener en cuenta cuestiones sociales más amplias (Fawcett 1993). De hecho, en un análisis reciente de varios códigos, Summers et al. (1995) encontraron que las pautas sobre temas sociales específicos, como los efectos ambientales o la resolución de conflictos, apenas se mencionan en los códigos existentes. Debido a que las profesiones manifiestan una influencia sustancial, si sus códigos realmente tuvieran en cuenta cuestiones sociales más amplias, entonces se llevaría a cabo una gran confluencia y concurrencia de esfuerzos en aquellas áreas del quehacer humano que actualmente se encuentran entre las grietas en la promoción del bienestar social común. bien. Tal presión podría ayudar a reducir los peligros para el bienestar humano, como el militarismo y la destrucción ecológica.

Formación ética

Debe reconocerse que existen dos escuelas de pensamiento para la capacitación en ética: una se basa en un enfoque basado en principios, mientras que la otra se basa en casos, también conocida como casuística. Es la opinión de este autor, que queda por probar, que un equilibrio entre los dos es esencial para el éxito de la formación en ética aplicada en las profesiones (Soskolne 1991/92). Sin embargo, es bien sabido que el material de estudio de casos analizado éticamente tiene un papel invaluable que desempeñar en el proceso educativo. Los casos proporcionan un contexto para aplicar los principios.

Debido a que la capacitación en ética de posgrado en las profesiones se está reconociendo cada vez más como un lugar esencial para que los estudiantes adquieran conciencia de los valores, principios éticos y estándares de la práctica de la profesión, lo ideal sería incluir un plan de estudios modelo como parte de un código; esto facilitará la formación de los estudiantes que pretendan ingresar a la profesión. La necesidad de esto se demuestra a través de una encuesta reciente que identificó inconsistencias y deficiencias con respecto a los componentes de ética en los programas de capacitación de posgrado en los Estados Unidos (Swazey, Anderson y Seashore 1993).

Historia reciente de códigos en profesiones seleccionadas

En las culturas occidentales, la profesión médica ha tenido la ventaja de las discusiones sobre ética desde la época de Sócrates (470–399 a. C.), Platón (427–347 a. C.) y Aristóteles (384–322 a. C.) (Johnson 1965). Desde entonces, los códigos se han desarrollado y revisado periódicamente en respuesta a problemas recientemente reconocidos que surgen, por ejemplo, de cambios en el valor humano y, más recientemente, de avances tecnológicos (Declaración de Helsinki 1975; Comité ad hoc sobre ética médica 1984; Russel y Westrin 1992). Desde la década de 1960, otras profesiones se han involucrado en el desarrollo de códigos para sus propias organizaciones profesionales. De hecho, el área de los códigos profesionales se ha convertido en una industria artesanal desde la década de 1980. La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS) ha sido fundamental en este movimiento. Bajo los auspicios de su Comité de Libertad y Responsabilidad Científica, AAAS inició un proyecto de ética profesional seminal diseñado para examinar las características y actividades asociadas con los códigos en las profesiones científicas y de ingeniería. El informe que surgió de este esfuerzo generó posteriormente un renovado interés en discutir tanto el desarrollo como la revisión del código con muchas de las profesiones (Chalk, Frankel y Chafer 1980).

Las profesiones de la salud/cuidado se han involucrado durante mucho tiempo en discusiones sobre las tensiones éticas que surgen de la naturaleza de sus actividades profesionales. Los códigos que han evolucionado han tendido, sin embargo, a centrarse en la relación médico-paciente, siendo preeminente la preocupación por la confidencialidad. Más recientemente, tal vez motivados por el crecimiento de la investigación en salud aplicada, los códigos han ampliado su atención para incluir cuestiones relacionadas con las relaciones entre el investigador y el paciente. Debido a la investigación basada en la población, los códigos ahora abordan las preocupaciones sobre las relaciones entre investigadores y población. A este último le ha ayudado la experiencia de otras profesiones como la sociología, la antropología y la estadística.

Muchas de las profesiones asistenciales relacionadas con la práctica de la salud ocupacional se han involucrado en la discusión de la ética profesional. Estos incluyen: higiene industrial (Yoder 1982; LaDou 1986); epidemiología (Beauchamp et al. 1991; IEA Workshop on Ethics, Health Policy and Epidemiology 1990; Chemical Manufacturers Association's Epidemiology Task Group 1991; Council for International Organisations of Medical Sciences 1991, 1993); medicina y numerosas de sus áreas de subespecialidad, incluida la medicina ocupacional (Coye 1982; Asociación Americana de Medicina Ocupacional 1986; Comisión Internacional de Salud Ocupacional 1992; Comité Permanente de Médicos de la EEC 1980); enfermería; toxicología; estadística (Instituto Internacional de Estadística 1986); psicología; ingeniería y análisis de riesgos.

En las áreas ocupacionalmente específicas de los servicios de salud (Guidotti et al. 1989), medicina (Samuels 1992) y salud y seguridad (LaDou 1986), así como en salud ocupacional y ambiental (Rest 1995), se han modificado partes relevantes de los códigos profesionales. abstraído. Estas presentaciones responden bien a la necesidad de profundizar la discusión en estas áreas con miras a revisar los códigos existentes.

La importancia de integrar la ética en las actividades cotidianas de los profesionales se ejemplifica en estos textos recientes, que contienen secciones sobre ética debidamente detalladas. De esta manera, se recuerda al profesional que en todos los aspectos de la práctica profesional, todas las decisiones y recomendaciones tienen consecuencias con fundamentos éticos asociados.

El trabajo más reciente sobre el tema de la mala conducta en la ciencia requiere la integración en textos más nuevos (Dale 1993; Grandjean y Andersen 1993; Office of the Assistant Secretary for Health 1992; Price 1993; Reed 1989; Sharphorn 1993; Soskolne 1993a; Soskolne 1993b; Soskolne and Macfarlane, 1995; Teich y Frankel 1992). Dado que uno de los objetivos fundamentales de la ciencia es la búsqueda de la verdad a través de la objetividad, el plagio y la fabricación o falsificación de datos son contrarios a la ética científica. A medida que la empresa científica se expande para incluir a más y más científicos, la mala conducta en la ciencia llama la atención del público con mayor frecuencia. Sin embargo, se cree que incluso frente a la creciente competencia y la posibilidad de conflictos de intereses, la gran mayoría de quienes se dedican a la ciencia se adhieren a los principios de verdad y objetividad. Sin embargo, la frecuencia de la mala conducta sigue siendo difícil de evaluar (Goldberg y Greenberg 1993; Greenberg y Martell 1992; Frankel 1992).

El daño potencial a esfuerzos científicos particulares como resultado de mala conducta es una preocupación. Otra preocupación es la pérdida de fe del público en los científicos, con las consiguientes reducciones en el apoyo a la empresa científica. Esto último tiene consecuencias potencialmente nefastas tanto para la ciencia como para la sociedad, por lo que todos los científicos, y especialmente los estudiantes de ciencias, deben ser capacitados en la ética científica y recordar estos principios de vez en cuando.

Varios estudios de caso sirven para demostrar la mala conducta (Broad and Wade 1982; Office of Research Integrity 1993; Price 1993; Needleman, Geiger and Frank 1985; Soskolne and Macfarlane, 1995; Swazey, Anderson and Seashore 1993; Soskolne 1991). Los determinantes de los dilemas éticos son numerosos, pero una encuesta entre analistas de riesgo en Nueva Jersey (Goldberg y Greenberg 1993) sugiere que las dos causas más importantes son la “presión en el trabajo” y la “presión causada por las implicaciones económicas del resultado”. Los autores de este estudio señalaron que las posibles causas de mala conducta incluyen "conflictos de intereses, competencia con competidores no regulados y sin escrúpulos, y falta general de ética individual o social". Si bien algunos códigos abordan la necesidad de honestidad y objetividad en la ciencia, la seriedad de las presiones actuales para desempeñarse en presencia de una conciencia aparentemente decreciente de la ética social dictaría que la capacitación en todos los niveles incluya el tema de la ética, los valores y la filosofía. De hecho, el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos requiere que las universidades que buscan obtener apoyo financiero para la investigación cuenten con procedimientos para tratar y denunciar la mala conducta en la ciencia (Reed 1989). Además, los programas universitarios de capacitación en disciplinas de salud pública deben incluir la enseñanza de la ética para calificar para la financiación federal (Oficina del Secretario Adjunto de Salud 1992).

Naturaleza Normativa de los Códigos

Los códigos de conducta profesional tienden a ser una descripción narrativa de un conjunto de prácticas normativas. Estas prácticas pertenecen a las normas morales y éticas de un grupo, ya sea una organización profesional, asociación o sociedad, teniendo una habilidad común puesta al servicio de las personas.

La base de los códigos respectivos ha sido la llamada Regla de Oro, que prescribe que uno debe hacer con los demás lo que quisiera que los demás hicieran con uno mismo, hacer lo mejor que pueda y llamar la atención de los demás sobre cualquier acto de mala conducta.

Enfoques para desarrollar códigos

La mayoría de las organizaciones profesionales han producido códigos a través del enfoque de arriba hacia abajo, donde los funcionarios electos de la profesión han asumido la tarea. Sin embargo, como se señaló anteriormente (ver “Desarrollo, revisión y revisión del código”), es más probable que el enfoque de abajo hacia arriba resulte en el cumplimiento de los códigos, porque la participación de base en el proceso da como resultado un sentimiento de propiedad del resultado y por lo tanto, una mayor probabilidad de cumplimiento. La opinión de que los agentes de poder de la profesión tienen una gran influencia sobre la especificación de lo que constituye una conducta profesional adecuada podría restar credibilidad a cualquier código resultante. Cuanto más refleje el código “final” las normas de la comunidad, mayor será la probabilidad de que se cumpla.

Los códigos desarrollados por organizaciones internacionales tienen el poder de influir en grupos regionales de personas para que consideren las preocupaciones y declaraciones incluidas en los códigos internacionales. De esta forma, las regiones que no han prestado atención al desarrollo de códigos podrían verse estimuladas a hacerlo. Presumiblemente, siempre que la intención de los códigos internacionales se limite a la función de brindar estímulo, la interacción continua podría servir para modificar y actualizar iterativamente los códigos internacionales de modo que, en última instancia, el código internacional refleje bien las preocupaciones transnacionales. Se debe tener cuidado de respetar las normas culturales regionales que no estén en conflicto, por ejemplo, con las declaraciones aceptadas sobre derechos humanos. Por lo tanto, los creadores de códigos deben ser sensibles a las diferencias culturales y no permitir que su trabajo homogeneice el comportamiento humano; más bien debe fomentarse la diversidad cultural.

Mecanismos de Cumplimiento

Anteriormente se señaló el hecho de que los códigos implican cierto grado de autorregulación si la expectativa de rendición de cuentas ha de tener sentido. Esto sugeriría la existencia de procedimientos para investigar denuncias de mala conducta (o negligencia) de cualquier tipo, y para corregir conductas consideradas profesionalmente inapropiadas (Price 1993; Dale 1993; Grandjean y Andersen 1993). Además, se podrá prever algún remedio por los perjuicios que se hayan podido derivar de la mala conducta profesional.

Los procedimientos que se invocarán en las investigaciones de denuncias de mala conducta o mala práctica deben especificarse previamente. La máxima de “inocente hasta que se pruebe su culpabilidad” debe ser evidente y verse aplicada. Sin embargo, debido a que la confianza del público se basa en la autorregulación profesional, las investigaciones deben abordarse de la manera más eficiente posible respetando el debido proceso en todo momento (Sharphorn 1993; Soskolne 1993a, b).

La amenaza de revocar la licencia profesional para ejercer es una forma en que la profesión tiene influencia para maximizar entre sus miembros la adhesión a cualquier código. Muchas profesiones no tienen tal influencia; su membresía está compuesta por personas que pagan cuotas con una amplia gama de calificaciones para las cuales las legislaturas regionales no han requerido la licencia como requisito para ser miembro de la profesión. La pérdida del derecho a ejercer la profesión, por lo tanto, no es aplicable en muchas profesiones como sanción por mala conducta. El único recurso en tales casos es la presión de los compañeros.

Temas Actuales de Preocupación para los Profesionales de la Salud Ocupacional

No está dentro del alcance de este artículo desarrollar un código completo, sino presentar el mediante el cual se desarrollan los códigos. Al hacerlo, la intención es motivar la discusión en curso de los códigos (como un componente de un programa de ética profesional de base más amplia) y alertar al lector sobre temas actuales sobre los cuales se necesita más discusión para la posible inclusión de dichos códigos resueltos. asuntos en códigos revisados.

Como señalaron Guidotti et al. (1989), ciertos temas habían sido pasados ​​por alto en los códigos que existían en ese momento. Estos incluían la virtud del pleno acceso a información precisa, y que la carga del riesgo no debe ser asumida por el trabajador en presencia de pruebas sólidas pero no probadas. La cuestión de la información precisa y la verdad implícita se ha asociado con cuestiones de integridad científica (como se hace referencia en América del Norte) o de deshonestidad científica (como se hace referencia en Dinamarca) (Andersen et al. 1992; Grandjean y Andersen 1993). Claramente, la búsqueda de la verdad como objetivo principal del esfuerzo científico debe reforzarse en cada oportunidad, incluida su plena integración en códigos, materiales de estudio de casos y programas de ética en general (Hall 1993).

Con los avances tecnológicos, crece la capacidad de medir con mayor precisión los parámetros biológicos. Por ejemplo, los biomarcadores son un área que abre una caja de Pandora de problemas éticos y las tensiones resultantes que aún no se han abordado en los códigos. Ashford (1986) y Grandjean (1991) identificaron varios de estos problemas. Dado que los códigos existentes se desarrollaron antes de la disponibilidad a escala comercial de esta tecnología, los códigos servirían mejor a la comunidad de salud ocupacional si se actualizaran para brindar orientación sobre inquietudes relacionadas. Para lograrlo, la explicación de cuestiones tan espinosas como el derecho al trabajo de los trabajadores frente a la susceptibilidad de alto riesgo identificada a través de ensayos de biomarcadores, requiere una amplia discusión en talleres y conferencias especialmente convocados para tal fin. Los materiales de estudio de caso ayudarían en este esfuerzo. Las ramificaciones de los estudios de biomarcadores son tan profundas que sus implicaciones, así como las relacionadas con otros avances potenciales de alta tecnología, podrían abordarse mejor a través de la revisión continua del código por parte de la profesión.

Debido a que problemas como los biomarcadores pueden ser difíciles de resolver, puede ser apropiado que profesiones similares que se ocupan de problemas similares consoliden sus esfuerzos y establezcan mecanismos para intercambiar información para ayudar en la resolución de problemas éticos relacionados difíciles y desafiantes. En particular, los comités permanentes de ética para las respectivas profesiones de seguridad y salud en el trabajo deben reconocer y abordar la necesidad de abordar el momento de la introducción de procedimientos de alta tecnología para los cuales aún no se han establecido consideraciones éticas. Otros grupos de partes interesadas probablemente deberían ser incluidos en tales deliberaciones, incluidos los propios representantes de la comunidad sobre quienes se realizarían dichos estudios.

En el entusiasmo de un investigador por implementar nuevas medidas tecnológicas en estudios cuyas ramificaciones no se entienden completamente (en la creencia de que se produciría un beneficio), se debe reconocer que, de hecho, podría surgir un mayor daño que beneficio para los sujetos de estos estudios. (p. ej., la pérdida de empleo hoy en día es potencialmente más dañina que la posibilidad de muerte prematura en alguna fecha futura). Por lo tanto, se debe tener mucha precaución antes de implementar tales tecnologías. Solo después de que los grupos profesionales que tienen interés en el uso de dichas tecnologías, junto con una amplia gama de grupos de interés de las partes interesadas, hayan llevado a cabo la debida discusión, se debe considerar su implementación.

Otro tema de actualidad es el de la noción de privacidad de datos, que es uno que vuelve a la arena pública periódicamente. En la era de las computadoras, existe la posibilidad de vincular registros creados para un propósito con registros creados para otro propósito. A los defensores de la privacidad de los datos les preocupa que los registros así creados puedan ser potencialmente dañinos para las personas. Si bien los derechos individuales a la privacidad deben prevalecer sobre las necesidades de investigación de la comunidad, el hecho de que la investigación basada en la población no esté interesada en los datos a nivel individual debe señalarse a la atención de los defensores de la privacidad de datos. Al hacerlo, debería ser fácil demostrar que se sirve mejor al bien público al permitir que investigadores debidamente calificados, capacitados en procesamiento de datos y confidencialidad, accedan a datos individuales para fines de investigación basados ​​en la población.

La preocupación por la extensión del principialismo aplicado en el entorno médico-paciente a la situación de investigación comunitaria se ha señalado anteriormente (ver "Historia reciente de códigos en profesiones seleccionadas"). Vineis y Soskolne (1993) encontraron que los principios establecidos de autonomía, beneficencia, no maleficencia y justicia distributiva no son fácilmente aplicables a nivel social. Por ejemplo, la información disponible sobre la seguridad de las exposiciones a menudo es demasiado escasa para permitir la autonomía de decisión; la beneficencia se considera desde el punto de vista de la sociedad más que desde el del individuo; y la equidad se viola con frecuencia. La ética requiere una consideración cuidadosa al definir lo que es aceptable para la sociedad; las fórmulas matemáticas simples utilizadas para las evaluaciones de riesgo-beneficio no se pueden aplicar directamente a las personas. Es necesario un mayor desarrollo e integración de estas ideas.

En conclusión, los códigos tienen un papel fundamental que jugar en las profesiones. También podrían desempeñar un papel importante en la salvaguardia del bien común si tuvieran en cuenta cuestiones sociales más amplias. Deben desarrollarse con aportes de las bases y de las partes interesadas como parte de un programa de ética de amplia base respaldado por cada profesión. Los códigos, incluidos los valores fundamentales de la profesión, los comentarios asociados con un código y los materiales de estudio de casos, deben estar sujetos a un proceso de revisión y revisión periódica. Ahora, más que nunca, los códigos son necesarios no solo para fines de responsabilidad profesional y autorregulación, sino también para ayudar a los profesionales con los desafíos morales y éticos que enfrentan las tecnologías en constante avance que tienen implicaciones, entre otras cosas, para los derechos y deberes de todos. personas y grupos de interés afectados. Queda por delante una tarea sustancial y desafiante.

 

Atrás

Leer 6753 veces Ultima modificacion el Viernes, junio 17 2011 14: 31

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Temas éticos Referencias

Comité ad hoc de Ética Médica (CA de P). 1984. Documento de posición. Manual de ética del Colegio Americano de Médicos. Parte I. Historia de la ética médica, el médico y el paciente, la relación del médico con otros médicos, el médico y la sociedad. Ann Intern Med 101: 129-137.

Colegio Americano de Medicina Ocupacional y Ambiental. 1994. Código de conducta ética. J Ocupa Med 29:28.

Asociación Americana de Medicina Ocupacional (AOMA). 1986. Detección de drogas en el lugar de trabajo: Directrices éticas. J Occup Med 28(12):1240-1241.

Andersen, D, L Attrup, N Axelsen y P Riis. 1992. Deshonestidad científica y buena práctica científica. Consejo danés de investigación médica: 126.

Ashford, NA. 1986. Exámenes médicos en el lugar de trabajo: Consideraciones legales y éticas. Sem Occup Med 1:67-79.

Beauchamp, TL, RR Cook, WE Fayerweather, GK Raabe, WE Thar, SR Cowles y GH Spivey. 1991. Directrices éticas para epidemiólogos. J Clin Epidemiol 44 Supl. 1:151S-169S.

Brieger, GH, AM Capron, C Fried y MS Frankel. 1978. Experimentación humana. En Encyclopedia of Bioethics, editado por WT Reich. Nueva York: Prensa libre.

Amplio, W y N Wade. 1982. Traidores de la verdad: fraude y engaño en los pasillos de la ciencia. Nueva York: Simon & Schuster.

Chalk, R, MS Frankel y SB Chafer. 1980. Proyecto de Ética Profesional AAAS: Actividades de Ética Profesional en las Sociedades Científicas y de Ingeniería. Publicación AAAS 80-R-4. Washington, DC: Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, Comité de Libertad y Responsabilidad Científica.

Grupo de Trabajo de Epidemiología de la Asociación de Fabricantes de Productos Químicos. 1991. Directrices para buenas prácticas de epidemiología para la investigación epidemiológica ocupacional y ambiental. J Occup Med 33(12):1221-1229.

Cohen, KS. 1982. Responsabilidad profesional en salud ocupacional: Penal y civil. En Legal and Ethical Dilemmas in Occupational Health, editado por JS Lee y WN Rom. Ann Arbor, Michigan: Ann Arbor Science Publishers.

Conrad, P. 1987. Bienestar en el lugar de trabajo: Potenciales y peligros de la promoción de la salud en el lugar de trabajo. Milbank Q 65(2):255-275.

Coriel, P, JS Levin y EG Jaco. 1986. Estilo de vida: un concepto emergente en las ciencias sociales. Psiquiatría de Cult Med 9: 423-437.

Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS). 1991. Pautas internacionales para la revisión ética de estudios epidemiológicos. Ginebra: CIOMS.

—. 1993. Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos. Ginebra: CIOMS.

Coy, MJ. 1982. Cuestiones éticas de la investigación en medicina del trabajo. En Legal and Ethical Dilemmas in Occupational Health, editado por JS Lee y WN Rom. Ann Arbor, Michigan: Ann Arbor Science Publishers.

Dale, ML. 1993. Integridad en la ciencia: investigaciones de mala conducta en una universidad de EE.UU. J Expos Anal Environ Epidemiol 3 Supl. 1:283-295.

Declaración de Helsinki: recomendaciones que guían a los médicos en la investigación biomédica con seres humanos. 1975. Adoptado por la 1964.ª Asamblea Médica Mundial, Finlandia, 1975 y revisado por la XNUMX.ª Asamblea Médica Mundial, Tokio, Japón, XNUMX.

Einstein, A. 1949. Respuesta a las críticas. En Albert Einstein: Philosopher-Scientist, editado por Schlipp. La Salle: Pista Abierta.

Fawcett, E. 1993. Grupo de trabajo sobre consideraciones éticas en la ciencia y la erudición. Cuenta Res 3:69-72.

Fayerweather, WE, J Higginson y TC Beauchamp. 1991. Conferencia del foro de epidemiología industrial sobre ética en epidemiología. J Clin Epidemiol 44 Supl. 1:1-169.

Frankel, MS. 1992. En las sociedades. Informe de ética profesional. Boletín Am Assoc Adv Sci 1:2-3.

Ganster, D, B Mayes, W Sime y G Tharp. 1982. Manejo del estrés organizacional: un experimento de campo. J Appl Psychol 67:533-542.

Gellermann, W, MS Frankel y RF Ladenson. 1990. Valores y ética en la organización y desarrollo de sistemas humanos: respuesta a dilemas en la vida profesional. San Francisco: Josey-Bass.

Gert, B. 1993. Defendiendo la irracionalidad y las listas. Ética 103(2):329-336.

Gewirth, A. 1986. Los derechos humanos y el lugar de trabajo. En The Environment of the Workplace and Human Values, editado por SW Samuels. Nueva York: Lisa.

Glick, JL y AE Shamood. 1993. Convocatoria para el desarrollo de directrices de “Buenas Prácticas de Investigación” (GRP). Cuenta Res 2(3):231-235.

Goldberg, LA y MR Greenberg. 1993. Cuestiones éticas para higienistas industriales: resultados y sugerencias de encuestas. Am Ind Hyg Assoc J 54(3):127-134.

Goodman, KW. 1994a. Presentación de Caso sobre Temas Éticos en Epidemiología. Colegio Americano de Epidemiología (marzo)

—. 1994b. Revisión y Análisis de Documentos Clave en Ética y Epidemiología. Colegio Americano de Epidemiología (marzo)

Graebner, W. 1984. Haciendo el trabajo no saludable del mundo: La ficción de la libre elección. Centro Hastings Rep 14:28-37.

Grandjean, P. 1991. Aspectos éticos de la predisposición genética a la enfermedad. Cap. 16 en Ecogenetics: Genetic Predisposition to Toxic Effects of Chemicals, editado por P Grandjean. Londres: Shapman & Hall.

Grandjean, P y D Andersen. 1993. Deshonestidad científica: una propuesta danesa para la evaluación y la prevención. J Expos Anal Environ Epidemiol 3 Supl. 1:265-270.

Greenberg, MR y J Martell. 1992. Dilemas éticos y soluciones para científicos de evaluación de riesgos. J Expos Anal Environ Epidemiol 2(4):381-389.

Guidotti, TL, JWF Cowell, GG Jamieson y AL Engelberg. 1989. Ética en medicina del trabajo. Cap. 4 en Servicios de Salud Ocupacional. Un enfoque práctico. Chicago: Asociación Médica Estadounidense.

Salón, WD. 1993. Tomando la Decisión Correcta: Ética para Gerentes. Toronto: John Wiley & Sons.

Taller IEA sobre Ética, Políticas de Salud y Epidemiología. 1990. Directrices de ética propuestas para epidemiólogos (revisadas). Am Publ Health Assoc Newslett (sección Epidemiol) (invierno): 4-6.

Código Internacional de Ética Médica. 1983. Adoptado por la Tercera Asamblea General de la Asociación Médica Mundial, Londres, 1949, modificado por la Vigésima segunda Asamblea Médica Mundial, Sydney, 1968 y la Trigésima quinta Asamblea Médica Mundial, Venecia, 1983.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1996. Manejo de Problemas relacionados con el Alcohol y las Drogas.
Problemas en el lugar de trabajo. Ginebra: OIT.

Instituto Internacional de Estadística. 1986. Declaración sobre ética profesional. Int Stat Rev 54:227-242.

Johnson, OA. 1965. Ética: selecciones de escritores clásicos y contemporáneos. Nueva York: Holt, Rinehart & Winston.

Jowell, R. 1986. La codificación de la ética estadística. J Estadística Oficial 2(3):217-253.

LaDou, J. 1986. Introducción a la Salud y Seguridad Ocupacional. Chicago: Consejo Nacional de Seguridad.

Lemen, RA y E Bingham. 1994. Un estudio de caso para evitar un legado mortal en los países en desarrollo. Toxicol Ind. Salud 10(1/2):59-87.

Levine, CA. 1984. Un estudio de polvo de algodón desenmascarado. Representante del Centro Hastings 14:17.

Maloney, DM. 1994. Informe de investigación humana. Omaha, Nebraska: Deem Corp.

Melden, AI. 1955. Teorías éticas. Nueva York: Prentice Hall.

Mothershead, JL Jr. 1955. Ética, Concepciones modernas de los principios del derecho. Nueva York: Holt.

Murray, TH y R Bayer. 1984. Cuestiones éticas en salud ocupacional. En Biomedical Ethics Reviews, editado por JM Humber y RF Almeder. Clifton, Nueva Jersey: Humana Press.

Nathan, PE. 1985. Johnson and Johnson's Live for Life: un programa integral de cambio de estilo de vida positivo. En Behavioral Health: A Handbook of Health Enhancement and Disease Prevention, editado por JD Matarazzo, NE Miller, JA Herd y SM Weiss. Nueva York: Wiley.

Needleman, HL, SK Geiger y R Frank. 1985. Puntuaciones de plomo y CI: un nuevo análisis. Ciencia 227:701-704.

O'Brien, C. 1993. ¿Bajo la influencia? Las drogas y la fuerza laboral estadounidense. Washington, DC: Consejo Nacional de Investigación.

Oficina de Evaluación de Tecnología. 1983. El papel de las pruebas genéticas en la prevención de enfermedades profesionales. Washington, DC: Imprenta del Gobierno de los Estados Unidos.

Oficina del Subsecretario de Salud. 1992. Directrices para la realización de investigaciones dentro del Servicio de Salud Pública. Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos, PHS.

Oficina de Integridad de la Investigación (ORI). 1993. Hallazgos de mala conducta científica. Registro Federal 58:117:33831.

Parasuramen, S y MA Cleek. 1984. Comportamientos de afrontamiento y reacciones afectivas de los gerentes a los factores estresantes del rol. J Vocat Behav 24:179-183.

Pearlin, LI y C Schooler. 1978. La estructura de afrontamiento. J Health Soc Behav (19): 2-21.

Pellegrino, ED, RM Veatch y JP Langan. 1991. Ética, Confianza y Profesiones: Aspectos Filosóficos y Culturales. Washington, DC: Universidad de Georgetown. Presionar.

Planck, M. 1933. ¿Hacia dónde va la ciencia? Woodbridge: Oxbow.

Precio, A.R. 1993. Las regulaciones de mala conducta científica del gobierno de los Estados Unidos y el manejo de cuestiones relacionadas con la integridad de la investigación. J Expos Anal Environ Epidemiol 3 Supl. 1:253-264.

Ramazzini, B. 1713. De Morbis Artificum (Enfermedades de los trabajadores). Nueva York: Hafner.

Caña, RR. 1989. Responsabilidades de las instituciones adjudicatarias y solicitantes para tratar y denunciar la mala conducta en la ciencia. Registro Federal 54(151):32446-32451.

Descansa, KM. 1995. Ética en salud ocupacional y ambiental. Cap. 12 en Salud ocupacional: reconocimiento y prevención de enfermedades relacionadas con el trabajo, editado por BS Levy y DH Wegman. Boston: Little Brown & Co.

Román, P. 1981. Programación de Prevención y Promoción de la Salud en las Organizaciones de Trabajo. DeKalb, Illinois: Universidad del Norte de Illinois.

Román, PM y TC Blum. 1987. Ética en la programación de la salud en el lugar de trabajo: ¿A quién se sirve? Educación en Salud Q 14(1):57-70.

Real Colegio de Médicos de Londres. 1993a. Orientación sobre ética para médicos ocupacionales. Londres: Real Colegio de Médicos.

—. 1993b. Orientación sobre ética para médicos ocupacionales. Londres: Real Colegio de Médicos.

Russell, E y CG Westrin. 1992. Cuestiones éticas en la investigación epidemiológica: Directrices que contienen las normas mínimas comunes de práctica recomendadas para que las utilicen los líderes de proyectos y los participantes en el funcionamiento de futuras acciones concertadas. En Comisión de las Comunidades Europeas. Medicina y Salud: COMAC Epidemiology, editado por M Hallen y Vuylsteek. Luxemburgo: COMAC.

Russell, B. 1903. Los principios de las matemáticas. Nueva York: Oxford University Press.

Russell, B. 1979. Lo que creo. Cap. 3 en Por qué no soy cristiano y otros ensayos sobre religión y temas relacionados, editado por P Edwards. Londres: Unwin Paperbacks.

Samuels, SO. 1992. Principios para la práctica ética de la medicina ambiental y ocupacional. Cap. 124 en Medicina Ambiental y Ocupacional, editado por WN Rom. Boston: Little, Brown & Co.

Sharphorn, DH. 1993. Integridad en la ciencia: Derecho administrativo, civil y penal en los EE.UU. J Expos Anal Environ Epidemiol 3 Supl. 1:271-281.

Soskolne, CL. 1985. Investigación epidemiológica, grupos de interés y el proceso de revisión. J Public Health Policy 6(2):173-184.

—. 1989. Epidemiología: Cuestiones de ciencia, ética, moral y derecho. Am J Epidemiol 129(1):1-18.

—. 1991. Toma de decisiones éticas en epidemiología: el enfoque de estudio de caso. J Clin Epidemiol 44 Supl. 1:125S-130S.

—. 1991/92. Racionalizando la conducta profesional: Ética en el control de enfermedades. Public Health Rev 19:311-321.

—. 1993a. Introducción a la mala conducta en la ciencia y los deberes científicos. J Expos Anal Environ Epidemiol 3 Supl. 1:245-251.

—. 1993b. Preguntas de los delegados y respuestas de los panelistas sobre “Ética y Derecho en Epidemiología Ambiental”. J Expos Anal Environ Epidemiol 3 Supl. 1:297-319.

Soskolne, CL y DK Macfarlane. 1995. Mala conducta científica en la investigación epidemiológica. En Ética y Epidemiología, editado por S Coughlin y T Beauchamp. Nueva York: Universidad de Oxford. Presionar.

Comité Permanente de Médicos de la CEE. 1980. Carta de Salud Ocupacional. Documento Número CP80/182. Adoptado en Bruselas en 1969, revisado en Copenhague en 1979 y en Dublín en 1980.

Summers, C, CL Soskolne, C Gotlieb, E Fawcett y P McClusky. 1995. ¿Los códigos de ética científicos y académicos tienen en cuenta las cuestiones sociales? Cuenta Res 4:1-12.

Susser, M. 1973. Pensamiento Causal en Ciencias de la Salud: Conceptos y Estrategias de Epidemiología. Nueva York: Oxford University Press.

Swazey, JP, MS Anderson y LK Seashore. 1993. Encuentros con problemas éticos en la educación de posgrado: Aspectos destacados de encuestas nacionales de estudiantes y profesores de doctorado. Publ Am Assoc Adv Sci Scientific Free Resp Law Prog VI (4 otoño): 1,7.

Teich, AH y MS Frankel. 1992. Buena ciencia y científicos responsables: enfrentando el desafío del fraude y la mala conducta en la ciencia. Washington DC. :Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Vineis, P y CL Soskolne. 1993. Evaluación y manejo del riesgo de cáncer: una perspectiva ética. J Occup Med 35(9):902-908.

Woodger, JH. 1937. El método axiomático en biología. Cambridge: Prensa de la Universidad de Cambridge.

Yoder, JD. 1982. Cuestiones éticas en higiene industrial en la década de 1980. En Legal and Ethical Dilemmas in Occupational Health, editado por JS Lee y WN Rom. Ann Arbor, Michigan: Ann Arbor Science Publishers.