Lunes, marzo de 14 2011 19: 54

Controles, Indicadores y Paneles

Valora este artículo
(4 votos)

Karl HE Kroemer

A continuación, se examinarán tres de las preocupaciones más importantes del diseño ergonómico: primero, la de controles, dispositivos para transferir energía o señales del operador a una pieza de maquinaria; segundo, indicadores o pantallas, que proporcionan información visual al operador sobre el estado de la maquinaria; y tercero, la combinación de controles y pantallas en un panel o consola.

Diseño para el operador sentado

Sentarse es una postura más estable y que consume menos energía que estar de pie, pero restringe el espacio de trabajo, particularmente de los pies, más que estar de pie. Sin embargo, es mucho más fácil operar los controles de pie cuando está sentado, en comparación con estar de pie, porque los pies deben transferir poco peso corporal al suelo. Además, si la dirección de la fuerza ejercida por el pie es en parte o en gran parte hacia adelante, la provisión de un asiento con respaldo permite el ejercicio de fuerzas bastante grandes. (Un ejemplo típico de esta disposición es la ubicación de los pedales en un automóvil, que se ubican frente al conductor, más o menos por debajo de la altura del asiento). La figura 1 muestra esquemáticamente las ubicaciones en las que se pueden ubicar los pedales para un operador sentado. Tenga en cuenta que las dimensiones específicas de ese espacio dependen de la antropometría de los operadores reales.

Figura 1. Espacio de trabajo habitual y preferido para los pies (en centímetros)

ERG210F1

El espacio para el posicionamiento de los controles manuales se ubica principalmente frente al cuerpo, dentro de un contorno aproximadamente esférico que se centra en el codo, en el hombro o en algún lugar entre esas dos articulaciones del cuerpo. La figura 2 muestra esquemáticamente dicho espacio para la ubicación de los controles. Por supuesto, las dimensiones específicas dependen de la antropometría de los operadores.

 

Figura 2. Espacio de trabajo preferido y habitual para las manos (en centímetros)

ERG210F2

El espacio para pantallas y controles que debe mirarse está delimitado por la periferia de una esfera parcial frente a los ojos y centrada en los ojos. Por lo tanto, la altura de referencia para dichas pantallas y controles depende de la altura de los ojos del operador sentado y de las posturas de su tronco y cuello. La ubicación preferida para objetivos visuales más cerca de un metro está claramente por debajo de la altura del ojo y depende de la cercanía del objetivo y de la postura de la cabeza. Cuanto más cerca esté el objetivo, más bajo debe ubicarse y debe estar en o cerca del plano medial (medio sagital) del operador.

Es conveniente describir la postura de la cabeza utilizando la “línea oído-ojo” (Kroemer 1994a) que, en la vista lateral, recorre el orificio del oído derecho y la unión de los párpados del ojo derecho, mientras que la cabeza no está inclinado hacia ningún lado (las pupilas están al mismo nivel horizontal en la vista frontal). Normalmente se llama a la posición de la cabeza "erguida" o "erguida" cuando el ángulo de cabeceo P (ver figura 3) entre la línea oído-ojo y el horizonte es de unos 15°, con los ojos por encima de la altura de la oreja. La ubicación preferida para los objetivos visuales es de 25° a 65° por debajo de la línea del oído-ojo (PERDER en la figura 3), con los valores más bajos preferidos por la mayoría de las personas para objetivos cercanos que deben mantenerse enfocados. Aunque existen grandes variaciones en los ángulos preferidos de la línea de visión, la mayoría de los sujetos, especialmente a medida que envejecen, prefieren enfocar objetivos cercanos con grandes PERDER anglos.

Figura 3. Línea oído-ojo

ERG210F3

Diseño para el operador permanente

La operación del pedal por parte de un operador de pie rara vez debe ser necesaria, porque de lo contrario la persona debe pasar demasiado tiempo de pie sobre un pie mientras el otro pie opera el control. Obviamente, la operación simultánea de dos pedales por un operador de pie es prácticamente imposible. Mientras el operador está parado, el espacio para la ubicación de los controles de pie se limita a un área pequeña debajo de la cajuela y ligeramente por delante. Caminar proporcionaría más espacio para colocar los pedales, pero eso es muy poco práctico en la mayoría de los casos debido a las distancias a pie involucradas.

La ubicación de los controles manuales de un operador de pie incluye aproximadamente la misma área que para un operador sentado, aproximadamente media esfera frente al cuerpo, con su centro cerca de los hombros del operador. Para operaciones de control repetidas, la parte preferida de esa media esfera sería su sección inferior. El área para la ubicación de las pantallas también es similar a la adecuada para un operador sentado, nuevamente aproximadamente una media esfera centrada cerca de los ojos del operador, con las ubicaciones preferidas en la sección inferior de esa media esfera. Las ubicaciones exactas de las pantallas, y también de los controles que deben verse, dependen de la postura de la cabeza, como se mencionó anteriormente.

La altura de los controles está correctamente referenciada a la altura del codo del operador mientras la parte superior del brazo cuelga del hombro. La altura de las pantallas y controles que deben mirarse se refiere a la altura de los ojos del operador. Ambos dependen de la antropometría del operador, que puede ser bastante diferente para personas bajas y altas, para hombres y mujeres, y para personas de diferentes orígenes étnicos.

Controles operados con el pie

Deben distinguirse dos tipos de controles: uno se utiliza para transferir gran energía o fuerzas a una pieza de maquinaria. Ejemplos de esto son los pedales de una bicicleta o el pedal del freno en un vehículo más pesado que no tiene una función de asistencia eléctrica. Un control operado con el pie, como un interruptor de encendido y apagado, en el que se transmite una señal de control a la maquinaria, generalmente requiere solo una pequeña cantidad de fuerza o energía. Si bien es conveniente considerar estos dos extremos de pedales, existen varias formas intermedias, y es tarea del diseñador determinar cuál de las siguientes recomendaciones de diseño se aplica mejor entre ellas.

Como se mencionó anteriormente, la operación repetida o continua del pedal solo debe ser requerida por un operador sentado. Para controles destinados a transmitir grandes energías y fuerzas, se aplican las siguientes reglas:

  • Ubique los pedales debajo del cuerpo, ligeramente hacia adelante, para que puedan operarse con la pierna en una posición cómoda. El desplazamiento horizontal total de un pedal alternativo normalmente no debería exceder de unos 0.15 m. Para pedales giratorios, el radio también debe ser de unos 0.15 m. El desplazamiento lineal de un pedal tipo interruptor puede ser mínimo y no debe exceder de unos 0.15 m.
  • Los pedales deben diseñarse de modo que la dirección del desplazamiento y la fuerza del pie estén aproximadamente en la línea que se extiende desde la cadera hasta la articulación del tobillo del operador.
  • Los pedales que se accionan mediante la flexión y extensión del pie en la articulación del tobillo deberían estar dispuestos de modo que, en la posición normal, el ángulo entre la parte inferior de la pierna y el pie sea de aproximadamente 90°; durante el funcionamiento, ese ángulo puede aumentarse hasta aproximadamente 120°.
  • Los controles operados con el pie que simplemente envían señales a la maquinaria normalmente deben tener dos posiciones discretas, como ENCENDIDO o APAGADO. Tenga en cuenta, sin embargo, que la distinción táctil entre las dos posiciones puede ser difícil con el pie.

 

Selección de controles

La selección entre los diferentes tipos de controles debe hacerse de acuerdo con las siguientes necesidades o condiciones:

  • Operación a mano o pie
  • Cantidades de energías y fuerzas transmitidas
  • Aplicar entradas "continuas", como conducir un automóvil
  • Realizar "acciones discretas", por ejemplo, (a) activar o apagar el equipo, (b) seleccionar uno de varios ajustes distintos, como cambiar de un canal de TV o radio a otro, o (c) realizar la entrada de datos, como con un teclado

 

La utilidad funcional de los controles también determina los procedimientos de selección. Los principales criterios son los siguientes:

  • El tipo de control debe ser compatible con las expectativas comunes o estereotipadas (por ejemplo, usar un botón pulsador o un interruptor de palanca para encender una luz eléctrica, no una perilla giratoria).
  • Las características de tamaño y movimiento del control deben ser compatibles con la experiencia estereotipada y la práctica anterior (por ejemplo, proporcionar un volante grande para la operación con dos manos de un automóvil, no una palanca).
  • La dirección de operación de un control debe ser compatible con las expectativas estereotipadas o comunes (por ejemplo, un control de ENCENDIDO se empuja o tira, no se gira hacia la izquierda).
  • La operación manual se usa para controles que requieren poca fuerza y ​​ajuste fino, mientras que la operación con el pie es adecuada para ajustes gruesos y grandes fuerzas (sin embargo, considere el uso común de pedales, particularmente los pedales del acelerador, en automóviles, que no cumple con este principio) .
  • El control debe ser "seguro" en el sentido de que no puede operarse inadvertidamente ni en formas que sean excesivas o inconsistentes con su propósito previsto.

 

Tabla 1. Movimientos de control y efectos esperados

Dirección del movimiento de control

Función

Up

Derecha

adelante

Hacia la derecha

Prensa,
Squeeze

Plumón

Unidades

Hacia atrás

Atrás

Mostrador-
agujas del reloj

Jale1

Push2

On

+3

+

+

+

+3

       

+

 

DESC

         

+

 

+

 

Derecha

 

+

 

               

Unidades

           

+

 

     

Para aumentar

+

           

       

Más Bajo

   

   

+

           

Retraer

           

+

   

 

ampliar

   

+

   

         

aumente

+

               

Bajo

         

+

 

   

Valor abierto

         

     

+

   

Valor de cierre

     

+

 

           

En blanco: No aplicable; + Más preferido; – menos preferido. 1 Con control tipo gatillo. 2 Con interruptor push-pull. 3 Arriba en los Estados Unidos, abajo en Europa.

Fuente: Modificado de Kroemer 1995.

 

La Tabla 1 y la Tabla 2 ayudan en la selección de los controles adecuados. Sin embargo, tenga en cuenta que existen pocas reglas "naturales" para la selección y el diseño de los controles. La mayoría de las recomendaciones actuales son puramente empíricas y se aplican a dispositivos existentes y estereotipos occidentales.

Tabla 2. Relaciones control-efecto de controles manuales comunes

Efecto

Llave-
bloquear

palanca
cambiar

Empujar-
.

Bar
nudo

Redondas
nudo

Ruedecilla
discreto

Ruedecilla
continuo

Manivela

Interruptor basculante

Palanca

palanca de mando
o pelota

Leyenda
cambiar

diapositiva1

Seleccione ENCENDIDO/APAGADO

+

+

+

=

       

+

   

+

+

Seleccione ENCENDIDO/EN ESPERA/APAGADO

 

+

+

         

+

 

+

+

Seleccione APAGADO/MODO1/MODO2

 

=

+

         

+

 

+

+

Seleccione una función de varias funciones relacionadas

 

+

         

     

=

Seleccione una de tres o más alternativas discretas

     

+

               

+

Seleccione la condición de funcionamiento

 

+

+

       

+

+

   

Enganchar o desenganchar

                 

+

     

Seleccione uno de mutuo
funciones exclusivas

   

+

               

+

 

Establecer valor en escala

       

+

 

=

 

=

=

 

+

Seleccionar valor en pasos discretos

   

+

+

 

+

           

+

En blanco: No aplicable; +: Más preferido; –: Menos preferido; = Menos preferido. 1 Estimado (no se conocen experimentos).

Fuente: Modificado de Kroemer 1995.

 

La figura 4 presenta ejemplos de controles de "detención", caracterizados por detenciones discretas o paradas en las que el control se detiene. También describe los controles "continuos" típicos donde la operación de control puede tener lugar en cualquier lugar dentro del rango de ajuste, sin necesidad de establecerse en ninguna posición determinada.

Figura 4. Algunos ejemplos de controles "detent" y "continuous"

ERG210F4

El tamaño de los controles es en gran medida una cuestión de experiencias pasadas con varios tipos de control, a menudo guiada por el deseo de minimizar el espacio necesario en un panel de control y permitir operaciones simultáneas de controles adyacentes o evitar la activación concurrente inadvertida. Además, la elección de las características de diseño estará influenciada por consideraciones tales como si los controles se ubicarán al aire libre o en ambientes protegidos, en equipos estacionarios o vehículos en movimiento, o si pueden involucrar el uso de manos desnudas o de guantes y mitones. Para estas condiciones, consulte las lecturas al final del capítulo.

Varias reglas operativas rigen la disposición y agrupación de los controles. Estos se enumeran en la tabla 3. Para obtener más detalles, consulte las referencias enumeradas al final de esta sección y Kroemer, Kroemer y Kroemer-Elbert (1994).

Tabla 3. Reglas para la disposición de los controles

Ubicar para el
facilidad de
Inteligente

Los controles deben estar orientados con respecto al operador. Si el
operador utiliza diferentes posturas (como en la conducción y
operando una retroexcavadora), los controles y sus correspondientes
Las pantallas se moverán con el operador de modo que en cada postura
su disposición y funcionamiento es el mismo para el operador.

Controles primarios
la primera

Los controles más importantes tendrán los más ventajosos
lugares para hacer la operación y llegar fácil para el
operador.

Relacionado con el grupo
controles
juntos

Controles que se operan en secuencia, que están relacionados con un
función particular, o que son operados juntos, serán
organizados en grupos funcionales (junto con sus correspondientes
pantallas). Dentro de cada grupo funcional, controles y pantallas
se organizarán de acuerdo con la importancia operativa y
secuencia.

Arreglos para
secuencial
Inteligente

Si la operación de los controles sigue un patrón dado, los controles deberán
arreglarse para facilitar esa secuencia. Común
los arreglos son de izquierda a derecha (preferido) o de arriba a abajo,
como en los materiales impresos del mundo occidental.

Ser consistente

La disposición de controles funcionalmente idénticos o similares.
será el mismo de un panel a otro.

Operador muerto
control

Si el operador queda incapacitado y suelta un
control, o continúa aferrándose a él, un control de "hombre muerto"
se utilizará un diseño que convierta el sistema en un
estado de funcionamiento no crítico o lo apaga.

Seleccionar códigos
adecuadamente

Hay numerosas formas de ayudar a identificar los controles, para indicar
los efectos de la operación y mostrar su estado.
Los principales medios de codificación son:
–Ubicación–Forma–Tamaño–Modo de operación– Etiquetas
–Colores–Redundancia

Fuente: Modificado de Kroemer, Kroemer y Kroemer-Elbert 1994.
Reproducido con autorización de Prentice-Hall. Reservados todos los derechos.

Prevención de operaciones accidentales

Los siguientes son los medios más importantes para protegerse contra la activación inadvertida de los controles, algunos de los cuales pueden combinarse:

  • Ubique y oriente el control de modo que sea poco probable que el operador lo golpee o lo mueva accidentalmente en la secuencia normal de las operaciones de control.
  • Rebaje, proteja o rodee el control con barreras físicas.
  • Cubra el control o protéjalo proporcionando un pasador, un candado u otro medio que deba retirarse o romperse antes de poder operar el control.
  • Proporcione una resistencia adicional (mediante fricción viscosa o de Coulomb, por carga de resorte o por inercia) de modo que se requiera un esfuerzo inusual para la actuación.
  • Proporcione un medio de "retraso" para que el control deba pasar por una posición crítica con un movimiento inusual (como en el mecanismo de cambio de marcha de un automóvil).
  • Proporcione enclavamiento entre los controles para que se requiera la operación previa de un control relacionado antes de que se pueda activar el control crítico.

 

Tenga en cuenta que estos diseños suelen ralentizar el funcionamiento de los controles, lo que puede ser perjudicial en caso de emergencia.

Dispositivos de entrada de datos

Casi todos los controles se pueden usar para ingresar datos en una computadora u otro dispositivo de almacenamiento de datos. Sin embargo, estamos más acostumbrados a la práctica de usar un teclado con botones. En el teclado de la máquina de escribir original, que se ha convertido en el estándar incluso para los teclados de computadora, las teclas estaban dispuestas en una secuencia básicamente alfabética, que ha sido modificada por varias razones, a menudo oscuras. En algunos casos, las letras que con frecuencia se suceden en el texto común se espaciaron para que las barras de tipos mecánicos originales no se enredaran si se golpeaban en una secuencia rápida. Las "columnas" de claves se ejecutan en líneas más o menos rectas, al igual que las "filas" de claves. Sin embargo, las yemas de los dedos no están alineadas de esa manera y no se mueven de esta manera cuando los dedos de la mano están flexionados o extendidos, o se mueven hacia los lados.

Se han realizado muchos intentos durante los últimos cien años para mejorar el rendimiento de las teclas cambiando la disposición del teclado. Estos incluyen la reubicación de teclas dentro del diseño estándar o el cambio total del diseño del teclado. El teclado se ha dividido en secciones separadas y se han agregado conjuntos de teclas (como pads numéricos). Las disposiciones de las teclas adyacentes se pueden cambiar modificando el espaciado, el desplazamiento entre sí o las líneas de referencia. El teclado puede dividirse en secciones para la mano izquierda y derecha, y esas secciones pueden estar lateralmente inclinadas y inclinadas e inclinadas.

La dinámica del funcionamiento de las teclas de pulsador es importante para el usuario, pero es difícil de medir en funcionamiento. Por lo tanto, las características de desplazamiento de fuerza de las teclas se describen comúnmente para pruebas estáticas, que no son indicativas de la operación real. Según la práctica actual, las teclas de los teclados de computadora tienen un desplazamiento bastante pequeño (alrededor de 2 mm) y muestran una resistencia de "retroceso rápido", es decir, una disminución en la fuerza de operación en el punto en que se logra la activación de la tecla. En lugar de teclas individuales separadas, algunos teclados consisten en una membrana con interruptores debajo de los cuales, cuando se presionan en la ubicación correcta, generan la entrada deseada con poco o ningún desplazamiento. La principal ventaja de la membrana es que el polvo o los fluidos no pueden penetrarla; sin embargo, a muchos usuarios no les gusta.

Existen alternativas al principio de “una tecla, un carácter”; en cambio, uno puede generar entradas por varios medios combinatorios. Uno es "acorde", lo que significa que dos o más controles se operan simultáneamente para generar un carácter. Esto plantea demandas sobre las capacidades de memoria del operador, pero requiere el uso de muy pocas teclas. Otros desarrollos utilizan controles distintos al botón pulsador binario, reemplazándolo por palancas, interruptores o sensores especiales (como un guante instrumentado) que responden a los movimientos de los dedos de la mano.

Por tradición, la escritura y la entrada en la computadora se han hecho mediante la interacción mecánica entre los dedos del operador y dispositivos como el teclado, el mouse, la bola de seguimiento o el lápiz óptico. Sin embargo, existen muchos otros medios para generar insumos. El reconocimiento de voz parece una técnica prometedora, pero se pueden emplear otros métodos. Pueden utilizar, por ejemplo, señales, gestos, expresiones faciales, movimientos corporales, mirar (dirigir la mirada), movimientos de la lengua, respiración o lenguaje de señas para transmitir información y generar entradas a una computadora. El desarrollo técnico en esta área está en constante cambio y, como indican los muchos dispositivos de entrada no tradicionales que se usan para los juegos de computadora, la aceptación de dispositivos que no sean el tradicional teclado binario táctil es completamente factible en un futuro cercano. Kroemer (1994b) y McIntosh (1994) han proporcionado discusiones sobre los dispositivos de teclado actuales.

Muestra

Las pantallas proporcionan información sobre el estado del equipo. Las pantallas pueden aplicarse al sentido de la vista del operador (luces, balanzas, contadores, tubos de rayos catódicos, dispositivos electrónicos de pantalla plana, etc.), al sentido del oído (campanas, bocinas, mensajes de voz grabados, sonidos generados electrónicamente, etc.) o a el sentido del tacto (mandos de formas, Braille, etc.). Las etiquetas, las instrucciones escritas, las advertencias o los símbolos ("iconos") pueden considerarse tipos especiales de pantallas.

Las cuatro "reglas cardinales" para las pantallas son:

    1. Mostrar sólo aquella información que sea esencial para el adecuado desempeño del trabajo.
    2. Muestre la información solo con la precisión necesaria para las decisiones y acciones del operador.
    3. Presentar la información de la forma más directa, sencilla, comprensible y utilizable.
    4. Presente la información de tal manera que la falla o el mal funcionamiento de la pantalla en sí sea inmediatamente obvio.

           

          La selección de una presentación auditiva o visual depende de las condiciones y propósitos prevalecientes. El objetivo de la exhibición puede ser proporcionar:

          • información histórica sobre el estado pasado del sistema, como el curso seguido por un barco
          • información de estado sobre el estado actual del sistema, como el texto ya ingresado en un procesador de textos o la posición actual de un avión
          • información predictiva, como la posición futura de un barco, dados ciertos ajustes de gobierno
          • instrucciones o comandos que le dicen al operador qué hacer y posiblemente cómo hacerlo.

           

          Una presentación visual es más apropiada si el entorno es ruidoso, el operador permanece en su lugar, el mensaje es largo y complejo, y especialmente si se trata de la ubicación espacial de un objeto. Una pantalla auditiva es apropiada si el lugar de trabajo debe mantenerse oscuro, el operador se mueve y el mensaje es corto y simple, requiere atención inmediata y trata sobre eventos y tiempo.

          Pantallas visuales

          Hay tres tipos básicos de presentaciones visuales: (1) El comprobar la pantalla indica si existe o no una determinada condición (por ejemplo, una luz verde indica un funcionamiento normal). (2) El cualitativo la pantalla indica el estado de una variable cambiante o su valor aproximado, o su tendencia de cambio (por ejemplo, un puntero se mueve dentro de un rango "normal"). (3) El XNUMX% automáticos La pantalla muestra información exacta que debe determinarse (por ejemplo, para encontrar una ubicación en un mapa, leer texto o dibujar en el monitor de una computadora), o puede indicar un valor numérico exacto que debe leer el operador (por ejemplo, , un tiempo o una temperatura).

          Las pautas de diseño para las pantallas visuales son:

          • Organice las pantallas para que el operador pueda ubicarlas e identificarlas fácilmente sin búsquedas innecesarias. (Esto generalmente significa que las pantallas deben estar en o cerca del plano medio del operador, y debajo o a la altura de los ojos).
          • Agrupe las pantallas de forma funcional o secuencial para que el operador pueda usarlas fácilmente.
          • Asegúrese de que todas las pantallas estén correctamente iluminadas o iluminadas, codificadas y etiquetadas según su función.
          • Use luces, a menudo de colores, para indicar el estado de un sistema (como ENCENDIDO o APAGADO) o para alertar al operador que el sistema o un subsistema no está operativo y que se deben tomar medidas especiales. Los significados comunes de los colores claros se enumeran en la figura 5. El rojo intermitente indica una condición de emergencia que requiere una acción inmediata. Una señal de emergencia es más efectiva cuando combina sonidos con una luz roja intermitente.

          Figura 5. Código de colores de las luces indicadoras

          ERG210T4

          Para obtener información más compleja y detallada, especialmente información cuantitativa, se utiliza tradicionalmente uno de los cuatro tipos diferentes de pantallas: (1) un puntero móvil (con escala fija), (2) una escala móvil (con puntero fijo), (3) contadores o (4) visualizaciones “pictóricas”, especialmente generadas por computadora en un monitor de visualización. La figura 6 enumera las principales características de estos tipos de pantallas.

          Figura 6. Características de las pantallas

          ERG210T5

          Por lo general, es preferible utilizar un puntero en movimiento en lugar de una escala en movimiento, con la escala recta (dispuesta horizontal o verticalmente), curva o circular. Las escalas deben ser simples y despejadas, con graduación y numeración diseñadas de tal manera que se puedan tomar lecturas correctas rápidamente. Los números deben ubicarse fuera de las marcas de la escala para que el puntero no los oculte. El puntero debe terminar con su punta directamente en la marca. La escala debe marcar las divisiones tan finamente como el operador debe leer. Todas las marcas principales deben estar numeradas. Las progresiones se marcan mejor con intervalos de una, cinco o diez unidades entre las marcas principales. Los números deben aumentar de izquierda a derecha, de abajo hacia arriba o en el sentido de las agujas del reloj. Para obtener detalles sobre las dimensiones de las escalas, consulte estándares como los enumerados por Cushman y Rosenberg 1991 o Kroemer 1994a.

          A partir de la década de 1980, las pantallas mecánicas con punteros y escalas impresas fueron reemplazadas cada vez más por pantallas "electrónicas" con imágenes generadas por computadora o dispositivos de estado sólido que usan diodos emisores de luz (ver Snyder 1985a). La información mostrada podrá ser codificada por los siguientes medios:

          • formas, como rectas o circulares
          • alfanumérico, es decir, letras, números, palabras, abreviaturas
          • figuras, imágenes, imágenes, íconos, símbolos, en varios niveles de abstracción, como el contorno de un avión contra el horizonte
          • tonos de negro, blanco o gris
          • colores.

           

          Desafortunadamente, muchas pantallas generadas electrónicamente han sido borrosas, a menudo demasiado complejas y coloridas, difíciles de leer y requieren un enfoque exacto y mucha atención, lo que puede distraer la atención de la tarea principal, por ejemplo, conducir un automóvil. En estos casos, las primeras tres de las cuatro “reglas cardinales” enumeradas anteriormente se violaron a menudo. Además, muchos punteros, marcas y caracteres alfanuméricos generados electrónicamente no cumplían con las pautas de diseño ergonómico establecidas, especialmente cuando se generaban mediante segmentos de línea, líneas de exploración o matrices de puntos. Aunque algunos de estos diseños defectuosos fueron tolerados por los usuarios, la rápida innovación y la mejora de las técnicas de visualización permiten muchas mejores soluciones. Sin embargo, el mismo rápido desarrollo conduce al hecho de que las declaraciones impresas (incluso si son actuales y completas cuando aparecen) se vuelven obsoletas rápidamente. Por lo tanto, ninguno se da en este texto. Cushman y Rosenberg (1991), Kinney y Huey (1990) y Woodson, Tillman y Tillman (1991) han publicado compilaciones.

          La calidad general de las pantallas electrónicas suele ser deficiente. Una medida utilizada para evaluar la calidad de la imagen es la función de transferencia de modulación (MTF) (Snyder 1985b). Describe la resolución de la pantalla utilizando una señal de prueba de onda sinusoidal especial; sin embargo, los lectores tienen muchos criterios con respecto a la preferencia de las pantallas (Dillon 1992).

          Las pantallas monocromáticas tienen un solo color, generalmente verde, amarillo, ámbar, naranja o blanco (acromático). Si aparecen varios colores en la misma pantalla cromática, deben ser fácilmente discriminados. Lo mejor es mostrar no más de tres o cuatro colores simultáneamente (dando preferencia al rojo, verde, amarillo o naranja, y cian o morado). Todo debe contrastar fuertemente con el fondo. De hecho, una regla adecuada es diseñar primero por contraste, es decir, en términos de blanco y negro, y luego agregar colores con moderación.

          A pesar de las muchas variables que, individualmente e interactuando entre sí, afectan el uso de pantallas de colores complejos, Cushman y Rosenberg (1991) compilaron pautas para el uso de colores en las pantallas; estos se enumeran en la figura 7.

          Figura 7. Pautas para el uso de colores en pantallas

          ERG210T6

          Otras sugerencias son las siguientes:

          • El azul (preferiblemente desaturado) es un buen color para fondos y formas grandes. Sin embargo, el azul no debe usarse para texto, líneas finas o formas pequeñas.
          • El color de los caracteres alfanuméricos debe contrastar con el del fondo.
          • Cuando use el color, use la forma como una pista redundante (p. ej., todos los símbolos amarillos son triángulos, todos los símbolos verdes son círculos, todos los símbolos rojos son cuadrados). La codificación redundante hace que la pantalla sea mucho más aceptable para los usuarios que tienen deficiencias en la visión del color.
          • A medida que aumenta el número de colores, también deben aumentar los tamaños de los objetos codificados por colores.
          • El rojo y el verde no deben usarse para símbolos pequeños y formas pequeñas en áreas periféricas de pantallas grandes.
          • El uso de colores opuestos (rojo y verde, amarillo y azul) adyacentes entre sí o en una relación objeto/fondo a veces es beneficioso y otras veces perjudicial. No se pueden dar pautas generales; se debe determinar una solución para cada caso.
          • Evite mostrar varios colores muy saturados y espectralmente extremos al mismo tiempo.

           

          Paneles de Controles y Displays

          Las pantallas, así como los controles, deben organizarse en paneles de modo que estén frente al operador, es decir, cerca del plano medio de la persona. Como se discutió anteriormente, los controles deben estar cerca de la altura del codo y las pantallas debajo o a la altura de los ojos, ya sea que el operador esté sentado o de pie. Los controles que se utilizan con poca frecuencia, o las pantallas menos importantes, se pueden ubicar más a los lados o más arriba.

          A menudo, la información sobre el resultado de la operación de control se muestra en un instrumento. En este caso, la pantalla debe ubicarse cerca del control para que la configuración del control se pueda realizar sin errores, de manera rápida y conveniente. La asignación suele ser más clara cuando el control está directamente debajo o a la derecha de la pantalla. Se debe tener cuidado de que la mano no cubra la pantalla al operar el control.

          Existen expectativas populares de las relaciones control-visualización, pero a menudo se aprenden, pueden depender de los antecedentes culturales y la experiencia del usuario, y estas relaciones a menudo no son sólidas. Las relaciones de movimiento esperadas están influenciadas por el tipo de control y visualización. Cuando ambos son lineales o giratorios, la expectativa estereotipada es que se mueven en las direcciones correspondientes, como hacia arriba o hacia la derecha. Cuando los movimientos son incongruentes, en general se aplican las siguientes reglas:

          • En el sentido de las agujas del reloj para aumentar. Al girar el control en el sentido de las agujas del reloj, aumenta el valor mostrado.
          • Regla de deslizamiento de engranajes de Warrick. Se espera que una pantalla (puntero) se mueva en la misma dirección que el lado del control cercano (es decir, engranado con) la pantalla.

           

          La relación de desplazamiento del control y de la pantalla (relación C/D o ganancia D/C) describe cuánto se debe mover un control para ajustar una pantalla. Si mucho movimiento del control produce solo un pequeño movimiento de la pantalla, una vez se habla de una alta relación C/D y del control como de baja sensibilidad. A menudo, dos movimientos distintos están involucrados en hacer una configuración: primero un movimiento primario rápido ("giro") a una ubicación aproximada, luego un ajuste fino a la configuración exacta. En algunos casos, se toma como relación C/D óptima aquella que minimiza la suma de estos dos movimientos. Sin embargo, la proporción más adecuada depende de las circunstancias dadas; debe determinarse para cada aplicación.

          Etiquetas y Advertencias

          Etiquetas

          Idealmente, no debería requerirse ninguna etiqueta en el equipo o en un control para explicar su uso. Sin embargo, a menudo es necesario utilizar etiquetas para poder ubicar, identificar, leer o manipular controles, pantallas u otros elementos del equipo. El etiquetado debe hacerse de manera que la información se proporcione con precisión y rapidez. Para ello, se aplican los lineamientos de la tabla 4.

          Tabla 4. Directrices para las etiquetas

          Orientación

          Una etiqueta y la información impresa en ella deben estar orientadas
          horizontalmente para que pueda leerse rápida y fácilmente.
          (Tenga en cuenta que esto se aplica si el operador está acostumbrado a leer
          horizontalmente, como en los países occidentales.)

          Destino

          Se colocará una etiqueta sobre o muy cerca del artículo que
          identifica.

          Normalización

          La colocación de todas las etiquetas deberá ser consistente en todo el
          equipo y sistema.

          Equipos
          funciones

          Una etiqueta debe describir principalmente la función ("¿qué hace
          hacer”) del artículo etiquetado.

          Abreviaturas

          Se pueden utilizar abreviaturas comunes. Si se utiliza una nueva abreviatura
          necesario, su significado debe ser obvio para el lector.
          Se utilizará la misma abreviatura para todos los tiempos y para
          las formas singular y plural de una palabra. Letras mayúsculas
          se utilizarán, los períodos normalmente se omiten.

          Brevedad

          La inscripción en la etiqueta será lo más concisa posible sin
          distorsionar el significado o la información pretendidos. los textos
          debe ser inequívoco, minimizando la redundancia.

          Familiaridad

          Se elegirán palabras, si es posible, que sean familiares para el
          operador.

          Visibilidad y
          legibilidad

          El operador deberá ser capaz de ser leído con facilidad y precisión en
          las distancias de lectura reales anticipadas, en el tiempo anticipado
          peor nivel de iluminación, y dentro de lo previsto
          entorno de vibración y movimiento. Los factores importantes son:
          contraste entre las letras y su fondo; el
          alto, ancho, ancho de trazo, espaciado y estilo de las letras;
          y la reflexión especular del fondo, cubierta o
          otros componentes.

          Fuente y tamaño

          La tipografía determina la legibilidad de la información escrita;
          se refiere al estilo, fuente, arreglo y apariencia.

          Fuente: Modificado de Kroemer, Kroemer y Kroemer-Elbert 1994
          (reproducido con permiso de Prentice-Hall; todos los derechos reservados).

           

          La fuente (tipo de letra) debe ser simple, negrita y vertical, como Futura, Helvetica, Namel, Tempo y Vega. Tenga en cuenta que la mayoría de las fuentes generadas electrónicamente (formadas por LED, LCD o matriz de puntos) son generalmente inferiores a las fuentes impresas; por lo tanto, se debe prestar especial atención a que estos sean lo más legibles posible.

          • La altura de caracteres depende de la distancia de visualización:

          distancia de visualización 35 cm, altura sugerida 22 mm

          distancia de visualización 70 cm, altura sugerida 50 mm

          distancia de visualización 1 m, altura sugerida 70 mm

          distancia de visualización 1.5 m, altura sugerida de al menos 1 cm.

          • La relación entre el ancho del trazo y la altura del carácter debe estar entre 1:8 y 1:6 para letras negras sobre fondo blanco y entre 1:10 y 1:8 para letras blancas sobre fondo negro.
          • La relación entre el ancho del carácter y la altura del carácter debe ser alrededor de 3:5.
          • La espacio entre letras debe tener al menos un ancho de trazo.
          • La espacio entre palabras debe tener al menos un ancho de carácter.
          • texto continuo, mezcla mayúsculas y minúsculas; por etiquetas, utilice letras mayúsculas únicamente.

           

          Advertencias

          Idealmente, todos los dispositivos deben ser seguros de usar. En realidad, a menudo esto no se puede lograr a través del diseño. En este caso, se debe advertir a los usuarios de los peligros asociados con el uso del producto y proporcionar instrucciones para un uso seguro para evitar lesiones o daños.

          Es preferible tener una advertencia "activa", que generalmente consiste en un sensor que detecta un uso inadecuado, combinado con un dispositivo de alerta que advierte al ser humano de un peligro inminente. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se utilizan advertencias “pasivas”, que generalmente consisten en una etiqueta adherida al producto y en instrucciones para un uso seguro en el manual del usuario. Estas advertencias pasivas dependen completamente de que el usuario humano reconozca una situación peligrosa existente o potencial, recuerde la advertencia y se comporte con prudencia.

          Las etiquetas y letreros para advertencias pasivas deben diseñarse cuidadosamente siguiendo las leyes y regulaciones gubernamentales más recientes, los estándares nacionales e internacionales y la mejor información de ingeniería humana aplicable. Las etiquetas y carteles de advertencia pueden contener texto, gráficos e imágenes, a menudo gráficos con texto redundante. Los gráficos, en particular las imágenes y los pictogramas, pueden ser utilizados por personas con diferentes antecedentes culturales y lingüísticos, si estas representaciones se seleccionan con cuidado. Sin embargo, los usuarios con diferentes edades, experiencias y antecedentes étnicos y educativos pueden tener percepciones bastante diferentes de los peligros y advertencias. Por lo tanto, el diseño de un ambiente seguro producto es mucho más preferible que aplicar advertencias a un producto inferior.

           

          Atrás

          Leer 14144 veces Ultima modificacion el Viernes, noviembre 15 2019 16: 58

          " EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

          Contenido

          Referencias de ergonomía

          Abeysekera, JDA, H Shahnavaz y LJ Chapman. 1990. Ergonomía en los países en desarrollo. En Avances en Ergonomía y Seguridad Industrial, editado por B Das. Londres: Taylor & Francis.

          Ahonen, M, M Launis y T Kuorinka. 1989. Análisis ergonómico del lugar de trabajo. Helsinki: Instituto Finlandés de Salud Ocupacional.

          Alvares, C. 1980. Homo Faber: Tecnología y Cultura en India, China y Occidente desde 1500 hasta la actualidad. La Haya: Martinus Nijhoff.

          Amalberti, R. 1991. Savoir-faire de l'opérateur: aspectos teóricos y prácticos en ergonomía. En Modèle en analyse du travail, editado por R Amalberti, M de Montmollin y J Thereau. Lieja: Mardaga.

          Amalberti, R, M Bataille, G Deblon, A Guengant, JM Paquay, C Valot y JP Menu. 1989. Desarrollo de ayudantes inteligentes para el pilotaje: Formalización psicológica e informática de un modelo de comportamiento del pologage de combat engagé en mission de pènètration. París: Rapport CERMA.

          Åstrand, I. 1960. Capacidad de trabajo aeróbico en hombres y mujeres con especial referencia a la edad. Acta Physiol Scand 49 Supl. 169:1-92.

          Bainbridge, L. 1981. Le contrôleur de processus. B Psicología XXXIV:813-832.

          —. 1986. Hacer preguntas y acceder al conocimiento. Future Comput Sys 1: 143-149.

          Baitsch, C. 1985. Kompetenzentwicklung und partizipative Arbeitsgestaltung. Berna: Huber.

          Bancos, MH y RL Miller. 1984. Confiabilidad y validez convergente del inventario de componentes del trabajo. J Occup Psychol 57:181-184.

          Baranson, J. 1969. Tecnología industrial para economías en desarrollo. Nueva York: Praeger.

          Bartenwerfer, H. 1970. Psychische Beanspruchung und Erdmüdung. En Handbuch der Psychologie, editado por A Mayer y B Herwig. Gotinga: Hogrefe.

          Bartlem, CS y E Locke. 1981. El estudio de Coch y French: una crítica y una reinterpretación. Hum Relat 34:555-566.

          Blumberg, M. 1988. Hacia una nueva teoría del diseño del trabajo. En Ergonomics of Hybrid Automated Systems, editado por W Karwowski, HR Parsaei y MR Wilhelm. Ámsterdam: Elsevier.

          Bourdon, F y A Weill Fassina. 1994. Réseau et processus de coopération dans la gestion du trafic ferroviaire. Travail Hum. Número especial consagrado al trabajo colectivo.

          Brehmer, B. 1990. Hacia una taxonomía de micromundos. En Taxonomía para un Análisis de Dominios de Trabajo. Actas del Primer Taller MOHAWC, editado por B Brehmer, M de Montmollin y J Leplat. Roskilde: Laboratorio Nacional Riso.

          Brown DA y R Mitchell. 1986. El Ergonomista de Bolsillo. Sydney: Centro de Salud Ocupacional del Grupo.

          Más brusco. 1993. Entwicklung eines wissensbusierten Systems zur belastungsanalytisch unterscheidbaren Erholungszeit. Düsseldorf: VDI-Verlag.

          Caverni, JP. 1988. La verbalisation comme source d'observables pour l'étude du fonctionnnement cognitif. En Psychologie cognitivo: Modèles et méthodes, editado por JP
          Caverni, C Bastien, P Mendelson y G Tiberghien. Grenoble: Prensa Univ. de Grenoble.

          Campión, MA. 1988. Enfoques interdisciplinarios para el diseño de trabajos: una réplica constructiva con extensiones. J Appl Psychol 73:467-481.

          Campion, MA y PW Thayer. 1985. Desarrollo y evaluación de campo de una medida interdisciplinaria de diseño de puestos. J Appl Psychol 70:29-43.

          Carter, RC y RJ Biersner. 1987. Requisitos de trabajo derivados del Cuestionario de análisis de posición y validez utilizando puntajes de pruebas de aptitud militar. J Occup Psychol 60:311-321.

          Chaffin, DB. 1969. Desarrollo de un modelo biomecánico computarizado y uso en el estudio de las acciones corporales brutas. J Biomech 2:429-441.

          Chaffin, DB y G Andersson. 1984. Biomecánica Ocupacional. Nueva York: Wiley.

          Chapanis, A. 1975. Variables étnicas en ingeniería de factores humanos. Baltimore: Universidad Johns Hopkins.

          Coch, L y JRP Francés. 1948. Superando la resistencia al cambio. Hum Relat 1:512-532.

          Corlett, EN y RP Bishop. 1976. Una técnica para evaluar el malestar postural. Ergonomía 19:175-182.

          Corlett, N. 1988. La investigación y evaluación del trabajo y los lugares de trabajo. Ergonomía 31:727-734.

          Costa, G, G Cesana, K Kogi y A Wedderburn. 1990. Trabajo por turnos: salud, sueño y rendimiento. Fráncfort: Peter Lang.

          Cotton, JL, DA Vollrath, KL Froggatt, ML Lengnick-Hall y KR Jennings. 1988. Participación de los trabajadores: Diversas formas y diferentes resultados. Acad Administrar Rev 13:8-22.

          Cushman, WH y DJ Rosenberg. 1991. Factores humanos en el diseño de productos. Ámsterdam: Elsevier.

          Dachler, HP y B Wilpert. 1978. Dimensiones conceptuales y límites de la participación en las organizaciones: una evaluación crítica. Adm Sci Q 23:1-39.

          Daftuar, CN. 1975. El papel de los factores humanos en los países subdesarrollados, con especial referencia a la India. En Variable Étnica en la Ingeniería del Factor Humano, editado por Chapanis. Baltimore: Universidad Johns Hopkins.

          Das, B y RM Grady. 1983a. Diseño de distribución de lugares de trabajo industriales. Una aplicación de la ingeniería antropométrica. Ergonomía 26:433-447.

          —. 1983b. El área de trabajo normal en el plano horizontal. Un estudio comparativo entre los conceptos de Farley y Squire. Ergonomía 26:449-459.

          Dec, EL. 1975. Motivación intrínseca. Nueva York: Plenum Press.

          Decortis, F y PC Cacciabue. 1990. Modelización cognitiva y análisis de la actividad. En Modèles et pratiques de l'analyse du travail, editado por R Amalberti, M Montmollin y J Theureau. Bruselas: Mardaga.

          DeGreve, TB y MM Ayoub. 1987. Un sistema experto en diseño de lugares de trabajo. Int J Ind Erg 2:37-48.

          De Keyser, V. 1986. De l'évolution des métiers. En Traité de psychologie du travail, editado por C Levy-Leboyer y JC Sperandio. París: Presses Universitaires de France.

          —. 1992. Hombre dentro de la Línea de Producción. Actas de la Cuarta Conferencia Brite-EuRam, 25-27 de mayo, Sevilla, España. Bruselas: CEE.

          De Keyser, V y A Housiaux. 1989. La naturaleza de la experiencia humana. Rapport Intermédiaire Politique Scientifique. Lieja: Université de Lieja.

          De Keyser, V y AS Nyssen. 1993. Les erreurs humaines en anesthésie. Trabajo Hum 56:243-266.

          De Lisi, PS. 1990. Lección del hacha de acero: Cultura, tecnología y cambio organizacional. Sloan Manage Rev 32:83-93.

          Dillon, A. 1992. Lectura del papel frente a la pantalla: una revisión crítica de la literatura empírica. Ergonomía 35:1297-1326.

          Dinges, DF. 1992. Probando los límites de la capacidad funcional: Los efectos de la pérdida de sueño en tareas de corta duración. En Sleep, Arousal, and Performance, editado por RJ Broughton y RD Ogilvie. Boston: Birkhäuser.

          Drury, CG. 1987. Una evaluación biomecánica del potencial de lesión por movimiento repetitivo de los trabajos industriales. Sem Occup Med 2:41-49.

          Edholm, OG. 1966. La valoración de la actividad habitual. En Actividad física en salud y enfermedad, editado por K Evang y K Lange-Andersen. Oslo: Universitetterlaget.

          Eilers, K, F Nachreiner y K Hänicke. 1986. Entwicklung und Überprüfung einer Skala zur Erfassung subjektiv erlebter Anstrengung. Zeitschrift für Arbeitswissenschaft 40:215-224.

          Elias, R. 1978. A medicobiological approach to workload. Nota No. 1118-9178 en Cahiers De Notes Documentaires—Sécurité Et Hygiène Du Travail. París: INRS.

          Elzinga, A y A Jamison. 1981. Componentes culturales en la actitud científica hacia la naturaleza: modo oriental y occidental. Documento de debate No. 146. Lund: Univ. de Lund, Instituto de Políticas de Investigación.

          Emery, FE. 1959. Características de los Sistemas Sociotécnicos. Documento No. 527. Londres: Tavistock.

          Empson, J. 1993. Dormir y soñar. Nueva York: Harvester Wheatsheaf.

          Ericson, KA y HA Simon. 1984. Análisis de protocolo: informes verbales como datos. Cambridge, Mass.: MIT Press.

          Comité Europeo de Normalización (CEN). 1990. Principios ergonómicos del diseño de sistemas de trabajo. Directiva del Consejo de la CEE 90/269/CEE, Requisitos mínimos de salud y seguridad para la manipulación manual de cargas. Bruselas: CEN.

          —. 1991. Catálogo CEN 1991: Catálogo de Normas Europeas. Bruselas: CEN.

          —. 1994. Seguridad de Maquinaria: Principios de Diseño Ergonómico. Parte 1: Terminología y Principios Generales. Bruselas: CEN.

          Fadier, E. 1990. Fiabilité humaine: méthodes d'analyse et domaines d'application. En Les facteurs humains de la fiabilité dans les systèmes complexes, editado por J Leplat y G De Terssac. Marsella: Octares.

          Falzon, P. 1991. Diálogos cooperativos. En Toma de Decisiones Distribuida. Cognitive Models for Cooperative Works, editado por J Rasmussen, B Brehmer y J Leplat. Chichester: Wiley.

          Faverge, JM. 1972. L'analyse du travail. En Traité de psychologie appliqueé, editado por M Reuchlin. París: Presses Universitaires de France.

          Fisher, S. 1986. Estrés y estrategia. Londres: Erlbaum.

          Flanagan, JL. 1954. La técnica del incidente crítico. Psychol Bull 51:327-358.

          Fleishman, EA y MK Quaintance. 1984. Toxonomías del desempeño humano: la descripción de las tareas humanas. Nueva York: Prensa Académica.

          Flügel, B, H Greil y K Sommer. 1986. Anthropologischer Atlas. Grundlagen und Daten. Deutsche Demokratische Republik. Berlín: Verlag tribubüne.

          Folkard, S y T Akerstedt. 1992. Un modelo de tres procesos de la regulación de la somnolencia de alerta. En Sleep, Arousal and Performance, editado por RJ Broughton y BD Ogilvie. Boston: Birkhäuser.

          Folkard, S y TH Monje. 1985. Horas de trabajo: factores temporales en la programación del trabajo. Chichester: Wiley.

          Folkard, S, TH Monk y MC Lobban. 1978. Ajuste a corto y largo plazo de los ritmos circadianos en enfermeras nocturnas "permanentes". Ergonomía 21:785-799.

          Folkard, S, P Totterdell, D Minors y J Waterhouse. 1993. Disección de los ritmos circadianos de rendimiento: Implicaciones para el trabajo por turnos. Ergonomía 36(1-3):283-88.

          Fröberg, JE. 1985. Privación del sueño y jornadas laborales prolongadas. En Hours of Work: Temporal Factors in Work Scheduling, editado por S Folkard y TH Monk. Chichester: Wiley.

          Fuglesang, A. 1982. Acerca de la comprensión de las ideas y las observaciones sobre
          Comunicación. Uppsala: Fundación Dag Hammarskjöld.

          Geertz, C. 1973. La Interpretación de las Culturas. Nueva York: Libros básicos.

          Gilad, I. 1993. Metodología para la evaluación ergonómica funcional de operaciones repetitivas. En Advances in Industrial Egonomics and Safety, editado por Nielsen y Jorgensen. Londres: Taylor & Francis.

          Gilad, I y E Messer. 1992. Consideraciones biomecánicas y diseño ergonómico en el pulido de diamantes. En Avances en Ergonomía y Seguridad Industrial, editado por Kumar. Londres: Taylor & Francis.

          Glenn, ES y CG Glenn. 1981. Hombre y Humanidad: Conflicto y Comunicación entre Culturas. Norwood, Nueva Jersey: Ablex.

          Gopher, D y E Donchin. 1986. Carga de trabajo: un examen del concepto. En Handbook of Perception and Human Performance, editado por K Boff, L Kaufman y JP Thomas. Nueva York: Wiley.

          Goul, JD. 1988. Cómo diseñar sistemas utilizables. En Handbook of Human Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

          Gould, JD y C Lewis. 1985. Diseño para la usabilidad: principios clave y lo que piensan los diseñadores. Común ACM 28:300-311.

          Gould, JD, SJ Boies, S Levy, JT Richards y J Schoonard. 1987. El sistema de mensajes olímpicos de 1984: una prueba de los principios de comportamiento del diseño. Común ACM 30:758-769.

          Gowler, D y K Legge. 1978. Participación en contexto: Hacia una síntesis de la teoría y práctica del cambio organizacional, parte I. J Manage Stud 16:150-175.

          Grady, JK y J de Vries. 1994. RAM: El Modelo de Aceptación de Tecnologías de Rehabilitación como Base para una Evaluación Integral de Producto. Instituut voor Research, Ontwikkeling en Nascholing in de Gezondheidszorg (IRON) y University Twente, Department of Biomedical Engineering.

          Grandjean, E. 1988. Adaptando la tarea al hombre. Londres: Taylor & Francis.

          Grant, S y T Mayes. 1991. ¿Análisis de tareas cognitivas? En Human-Computer Interaction and Complex Systems, editado por GS Weir y J Alty. Londres: Prensa académica.

          Greenbaum, J y M Kyng. 1991. Design At Work: Diseño Cooperativo de Sistemas Informáticos. Hillsdale, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum.

          Greuter, MA y JA Algera. 1989. Desarrollo de criterios y análisis de puestos. En Evaluación y Selección en Organizaciones, editado por P Herlot. Chichester: Wiley.

          Grote, G. 1994. Un enfoque participativo para el diseño complementario de sistemas de trabajo altamente automatizados. En Human Factors in Organizational Design and Management, editado por G Bradley y HW Hendrick. Ámsterdam: Elsevier.

          Guelaud, F, MN Beauchesne, J Gautrat y G Roustang. 1977. Pour une analyse des condition du travail ouvrier dans l'entreprise. París: A. Colin.

          Guillerm, R, E Radziszewski y A Reinberg. 1975. Ritmos circadianos de seis hombres jóvenes sanos durante un período de 4 semanas con trabajo nocturno cada 48 hy una atmósfera con un 2 % de CO2. En Experimental Studies of Shiftwork, editado por P Colquhoun, S Folkard, P Knauth y J Rutenfranz. Opladen: Westdeutscher Werlag.

          Hacker, W. 1986. Arbeitspsychologie. En Schriften zur Arbeitpsychologie, editado por E Ulich. Berna: Huber.

          Hacker, W y P Richter. 1994. Psychische Fehlbeanspruchung. Ermüdung, Monotonie, Sättigung, Stress. Heidelberg: Springer.

          Hackman, JR y GR Oldham. 1975. Desarrollo de la encuesta de diagnóstico del trabajo. J Appl Psychol 60:159-170.

          Hancock, PA y MH Chignell. 1986. Hacia una Teoría de la Carga de Trabajo Mental: Estrés y Adaptabilidad en Sistemas Hombre-Máquina. Actas de la Conferencia Internacional IEEE sobre Sistemas, Hombre y Cibernética. Nueva York: Sociedad IEEE.

          Hancock, PA y N Meshkati. 1988. Carga de trabajo mental humana. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

          Hanna, A (ed.). 1990. Identificación de revisión de diseño anual. 37 (4).

          Härmä, M. 1993. Diferencias individuales en la tolerancia al trabajo por turnos: una revisión. Ergonomía 36:101-109.

          Hart, S y LE Staveland. 1988. Desarrollo de NASA-TLX (Task Load Index): Resultados de investigaciones empíricas y teóricas. En Human Mental Work Load, editado por PA Hancock y N Meshkati. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

          Hirschheim, R y HK Klein. 1989. Cuatro paradigmas de desarrollo de sistemas de información. Comun ACM 32:1199-1216.

          Hoc, JM. 1989. Enfoques cognitivos para el control de procesos. En Advances in Cognitive Science, editado por G Tiberghein. Chichester: Horwood.

          Hofstede, G. 1980. Consecuencias de la cultura: diferencias internacionales en valores relacionados con el trabajo. Beverly Hills, California: Sage Univ. Presionar.

          —. 1983. La relatividad cultural de las prácticas y teorías organizacionales. Espárrago internacional J: 75-89.

          Hornby, P y C Clegg. 1992. Participación del usuario en contexto: un estudio de caso en un banco del Reino Unido. Behav Inf Technol 11:293-307.

          Hosni, DE. 1988. La transferencia de tecnología microelectrónica al tercer mundo. Tech Manage Pub TM 1: 391-3997.

          Hsu, SH y Y Peng. 1993. Relación de control/visualización de la estufa de cuatro quemadores: un nuevo examen. Hum Factors 35:745-749.

          Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1990. Las horas que trabajamos: nuevos horarios de trabajo en la política y la práctica. Cond Wor Dig 9.

          Organización Internacional de Normalización (ISO). 1980. Proyecto de propuesta para la lista básica de medidas antropométricas ISO/TC 159/SC 3 N 28 DP 7250. Ginebra: ISO.

          —. 1996. ISO/DIS 7250 Medidas básicas del cuerpo humano para el diseño tecnológico. Ginebra: ISO.
          Organización de Promoción del Diseño Industrial de Japón (JIDPO). 1990. Good Design Products 1989. Tokio: JIDPO.

          Jastrzebowski, W. 1857. Rys ergonomiji czyli Nauki o Pracy, opartej naprawdach poczerpnietych z Nauki Przyrody. Przyoda i Przemyśl 29:227-231.

          Jeanneret, PR. 1980. Evaluación y clasificación equitativa de puestos con el Cuestionario de Análisis de Posición. Compens Rev 1:32-42.

          Jürgens, HW, IA Aune y U Pieper. 1990. Datos internacionales sobre antropometría. Serie Seguridad y Salud en el Trabajo. Ginebra: OIT.

          Kadefors, R. 1993. Un modelo para evaluación y diseño de lugares de trabajo para soldadura manual. En The Ergonomics of Manual Work, editado por WS Marras, W Karwowski y L Pacholski. Londres: Taylor & Francis.

          Kahneman, D. 1973. Atención y Esfuerzo. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

          Karhu, O, P Kansi y I Kuorinka. 1977. Corrección de posturas de trabajo en la industria: un método práctico de análisis. Appl Ergon 8:199-201.

          Karhu, O, R Harkonen, P Sorvali y P Vepsalainen. 1981. Observación de posturas de trabajo en la industria: Ejemplos de aplicación OWAS. Appl Ergon 12:13-17.

          Kedia, BL y RS Bhagat. 1988. Restricciones culturales en la transferencia de tecnología entre naciones: Implicaciones para la investigación en gestión internacional y comparativa. Acad Manage Rev 13: 559-571.

          Keesing, RM. 1974. Teorías de la cultura. Annu Rev Anthropol 3:73-79.

          Kepenne, P. 1984. La charge de travail dans une unité de soins de médecine. Memoria. Lieja: Université de Lieja.

          Kerguelen, A. 1986. L'observation systématique en ergonomie: Élaboration d'un logiciel d'aide au recueil et à l'analyse des données. Diploma en Tesis de Ergonomía, Conservatoire National des Arts et Métiers, París.

          Ketchum, L. 1984. Diseño sociotécnico en un país del tercer mundo: el depósito de mantenimiento ferroviario en Sennar en Sudán. Hum Relat 37:135-154.

          Keyserling, WM. 1986. Un sistema asistido por computadora para evaluar el estrés postural en el lugar de trabajo. Am Ind Hyg Assoc J 47:641-649.

          Kingsley, PR. 1983. Desarrollo tecnológico: problemas, roles y orientación para la psicología social. En Psicología Social y Países en Desarrollo, editado por Blacker. Nueva York: Wiley.

          Kinney, JS y BM Huey. 1990. Principios de aplicación para pantallas multicolores. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

          Kivi, P y M Mattila. 1991. Análisis y mejora de las posturas de trabajo en la construcción: Aplicación del método OWAS informatizado. Appl Ergon 22:43-48.

          Knauth, P, W Rohmert y J Rutenfranz. 1979. Selección sistémica de planes de turnos para producción continua con la ayuda de criterios fisiológicos del trabajo. Aplicación Ergon 10(1):9-15.

          Knauth, P. y J Rutenfranz. 1981. Duración del sueño relacionada con el tipo de trabajo por turnos, en Noche y trabajo por turnos: aspectos biológicos y sociales, editado por A Reinberg, N Vieux y P Andlauer. Oxford Pergamon Press.

          Kogi, K. 1982. Problemas de sueño en el trabajo nocturno y por turnos. II. Trabajo por turnos: su práctica y mejora. J Hum Ergol: 217-231.

          —. 1981. Comparación de las condiciones de descanso entre varios sistemas de rotación de turnos para trabajadores industriales, en Trabajo nocturno y por turnos. Aspectos biológicos y sociales, editado por A Reinberg, N Vieux y P Andlauer. Oxford: Pérgamo.

          —. 1985. Introducción a los problemas del trabajo por turnos. En Hours of Work: Temporal Factors in Work-Scheduling, editado por S Folkard y TH Monk. Chichester: Wiley.

          —. 1991. Contenido del trabajo y tiempo de trabajo: el alcance del cambio conjunto. Ergonomía 34:757-773.

          Kogi, K y JE Thurman. 1993. Tendencias en los enfoques del trabajo nocturno y por turnos y nuevos estándares internacionales. Ergonomía 36:3-13.

          Köhler, C, M von Behr, H Hirsch-Kreinsen, B Lutz, C Nuber y R Schultz-Wild. 1989. Alternativen der Gestaltung von Arbeits- und Personalstrukturen bei rechnerintegrierter Fertigung. En Strategische Optionen der Organisations- und Personalentwicklung bei CIM Forschungsbericht KfK-PFT 148, editado por Institut für Sozialwissenschaftliche Forschung. Karlsruhe: Projektträgerschaft Fertigungstechnik.

          Koller, M. 1983. Riesgos para la salud relacionados con el trabajo por turnos. Un ejemplo de los efectos temporales del estrés a largo plazo. Int Arch Occ Env Health 53:59-75.

          Konz, S. 1990. Organización y diseño de estaciones de trabajo. Ergonomía 32:795-811.

          Kroeber, AL y C Kluckhohn. 1952. Cultura, una revisión crítica de conceptos y definiciones. En Papeles del Museo Peabody. Boston: Universidad de Harvard.

          Kroemer, KHE. 1993. Operación de llaves de cuerdas ternarias. Int J Hum Comput Interact 5:267-288.

          —. 1994a. Ubicando la pantalla de la computadora: ¿Qué tan alto, qué tan lejos? Ergonomía en el Diseño (enero):40.

          —. 1994b. Teclados alternativos. En Actas de la Cuarta Conferencia Científica Internacional WWDU '94. Milán: Univ. de Milán.

          —. 1995. Ergonomía. En Fundamentos de Higiene Industrial, editado por BA Ploog. Chicago: Consejo Nacional de Seguridad.

          Kroemer, KHE, HB Kroemer y KE Kroemer-Elbert. 1994. Ergonomía: Cómo diseñar para la facilidad y la eficiencia. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

          Kwon, KS, SY Lee y BH Ahn. 1993. Una aproximación a los sistemas expertos difusos para el diseño de color de productos. En The Ergonomics of Manual Work, editado por Maras, Karwowski, Smith y Pacholski. Londres: Taylor & Francis.

          Lacoste, M. 1983. Des situaciones de parole aux activités interprétives. Psychol Franç 28:231-238.

          Landau, K y W Rohmert. 1981. AET-A Nuevo método de análisis de puestos. Detroit, Michigan: Conferencia Anual AIIE.

          Laurig, W. 1970. Elektromyographie als arbeitswissenschaftliche Untersuchungsmethode zur Beurteilung von statischer Muskelarbeit. Berlín: Beuth.

          —. 1974. Beurteilung einseitig dynamischer Muskelarbeit. Berlín: Beuth.

          —. 1981. Belastung, Beanspruchung und Erholungszeit bei energetisch-muskulärer Arbeit—Literatureexpertise. En Forschungsbericht Nr. 272 der Bundesanstalt für Arbeitsschutz und Unfallforschung Dortmund. Bremerhaven: Wirtschaftsverlag NW.

          —. 1992. Grundzüge der Ergonomie. Erkenntnisse und Prinzipien. Berlín, Colonia: Beuth Verlag.

          Laurig, W y V Rombach. 1989. Sistemas expertos en ergonomía: Requisitos y un enfoque. Ergonomía 32:795-811.

          Leach, Urgencias. 1965. Cultura y cohesión social: la visión de un antropólogo. En Ciencia y Cultura, editado por Holten. Boston: Houghton Mifflin.

          Leana, CR, EA Locke y DM Schweiger. 1990. Realidad y ficción en el análisis de la investigación sobre la toma de decisiones participativa: una crítica de Cotton, Vollrath, Froggatt, Lengnick-Hall y Jennings. Acad Administrar Rev 15: 137-146.

          Lewin, K. 1951. Teoría de campos en ciencias sociales. Nueva York: Harper.

          Liker, JK, M Nagamachi y YR Lifshitz. 1988. Un análisis comparativo de los programas participativos en las plantas de fabricación de EE. UU. y Japón. Ann Arbor, Michigan: Universidad. de Michigan, Centro de Ergonomía, Ingeniería Industrial y Operativa.

          Lillrank, B y N Kano. 1989. Mejora Continua: Círculos de Control de Calidad en Industrias Japonesas. Ann Arbor, Michigan: Universidad. de Michigan, Centro de Estudios Japoneses.

          Locke, EA y DM Schweiger. 1979. Participación en la toma de decisiones: Una mirada más. En Research in Organizational Behavior, editado por BM Staw. Greenwich, Connecticut: JAI Press.

          Louhevaara, V, T Hakola y H Ollila. 1990. Trabajo físico y tensión involucrados en la clasificación manual de paquetes postales. Ergonomía 33:1115-1130.

          Luczak, H. 1982. Belastung, Beanspruchung und Erholungszeit bei informatorisch- mentaler Arbeit — Literaturexpertise. Forschungsbericht der Bundesanstalt für Arbeitsschutz und Unfallforschung Dortmund. Bremerhaven: Wirtschaftsverlag NW.

          —. 1983. Ermudung. En Praktische Arbeitsphysiologie, editado por W Rohmert y J Rutenfranz. Stuttgart: Georg Thieme Verlag.

          —. 1993. Arbeitswissenschaft. Berlín: Springer Verlag.

          Majchrzak, A. 1988. El lado humano de la automatización de fábricas. San Francisco: Jossey-Bass.

          Martin, T, J Kivinen, JE Rijnsdorp, MG Rodd y WB Rouse. 1991. Automatización adecuada-integrando factores técnicos, humanos, organizativos, económicos y culturales. Automática 27:901-917.

          Matsumoto, K y M Harada. 1994. El efecto de las siestas nocturnas en la recuperación de la fatiga después del trabajo nocturno. Ergonomía 37:899-907.

          Matthews, R. 1982. Condiciones divergentes en el desarrollo tecnológico de India y Japón. Lund Letters on Technology and Culture, No. 4. Lund: Univ. de Lund, Instituto de Políticas de Investigación.

          McCormick, EJ. 1979. Análisis de puestos: métodos y aplicaciones. Nueva York: Asociación Estadounidense de Gestión.

          MacIntosh, DJ. 1994. Integración de VDU en el entorno de trabajo de oficina de EE. UU. En Actas de la Cuarta Conferencia Científica Internacional WWDU '94. Milán: Univ. de Milán.

          Mc Whinney. 1990. El poder del mito en la planificación y el cambio organizacional, 1989 IEEE Technics, Culture and Consequences. Torrence, California: Consejo de Los Ángeles del IEEE.

          Meshkati, N. 1989. Una investigación etiológica de los factores micro y macroergonómicos en el desastre de Bhopal: Lecciones para las industrias de los países industrializados y en desarrollo. Int J Ind Erg 4:161-175.

          Menores, DS y JM Waterhouse. 1981. Anchor sleep como sincronizador de ritmos en rutinas anormales. Int J Cronobiología: 165-188.

          Mital, A y W Karwowski. 1991. Avances en factores humanos/ergonomía. Ámsterdam: Elsevier.

          Monje, TH. 1991. Sueño, somnolencia y rendimiento. Chichester: Wiley.

          Moray, N, PM Sanderson y K Vincente. 1989. Análisis de tareas cognitivas para un equipo en un dominio de trabajo complejo: un estudio de caso. Actas de la Segunda Reunión Europea sobre Enfoques de la Ciencia Cognitiva para el Control de Procesos, Siena, Italia.

          Morgan, CT, A Chapanis, JS III Cork y MW Lund. 1963. Guía de ingeniería humana para el diseño de equipos. Nueva York: McGraw-Hill.

          Mossholder, KW y RD Arvey. 1984. Validez sintética: una revisión conceptual y comparativa. J Appl Psychol 69:322-333.

          Mumford, E y Henshall. 1979. Un enfoque participativo para el diseño de sistemas informáticos. Londres: Associated Business Press.

          Nagamachi, M. 1992. Placer e ingeniería Kansei. En Normas de Medición. Taejon, Corea: Instituto Coreano de Investigación de Normas y Publicaciones Científicas.

          Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). 1981. Guía de Prácticas de Trabajo para Levantamiento Manual. Cincinnati, Ohio: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

          —. 1990. Instrucción de OSHA CPL 2.85: Dirección de Programas de Cumplimiento: Apéndice C, Directrices aumentadas por NIOSH para la evaluación en video de la estación de trabajo para trastornos de trauma acumulativo de las extremidades superiores. Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

          Navarro, C. 1990. Comunicación funcional y resolución de problemas en una tarea de regulación del tráfico de autobuses. Psychol Rep 67:403-409.

          Neghandi, ART. 1975. Comportamiento organizacional moderno. Kent: Universidad de Kent..

          Nisbett, RE y TD De Camp Wilson. 1977. Contando más de lo que sabemos. Psychol Rev 84:231-259.

          normando, da. 1993. Cosas que nos hacen inteligentes. Lectura: Addison-Wesley.

          Noro, K y AS Imada. 1991. Ergonomía Participativa. Londres: Taylor & Francis.

          O'Donnell, RD y FT Eggemeier. 1986. Metodología de evaluación de la carga de trabajo. En Manual de Percepción y Actuación Humana. Procesos cognitivos y rendimiento, editado por K Boff, L Kaufman y JP Thomas. Nueva York: Wiley.

          Pagels, HR. 1984. Cultura informática: El impacto científico, intelectual y social de la computadora. Ann NY Acad Sci :426.

          Persson, J y Å Kilbom. 1983. VIRA—En Enkel Videofilmteknik För Registrering OchAnalys Av Arbetsställningar Och—Rörelser. Solna, Suecia: Undersökningsrapport, Arbetraskyddsstyrelsen.

          Pham, DT y HH Onder. 1992. Un sistema basado en el conocimiento para optimizar los diseños del lugar de trabajo utilizando un algoritmo genético. Ergonomía 35:1479-1487.

          Faisán, S. 1986. Bodyspace, Antropometría, Ergonomía y Diseño. Londres: Taylor & Francis.

          Poole, CJM. 1993. El dedo de la costurera. Brit J Ind Med 50:668-669.

          Putz-Anderson, V. 1988. Trastornos traumáticos acumulativos. Manual de enfermedades musculoesqueléticas de los miembros superiores. Londres: Taylor & Francis.

          Rasmussen, J. 1983. Habilidades, reglas y conocimiento: pecados, signos, símbolos y otras distinciones en los modelos de desempeño humano. IEEE T System Man Cyb 13: 257-266.

          —. 1986. Un marco para el análisis de tareas cognitivas en el diseño de sistemas. En Intelligent Decision Support in Process Environments, editado por E Hollnagel, G Mancini y DD Woods. Berlín: Springer.

          Rasmussen, J, A Pejtersen y K Schmidts. 1990. En Taxonomía para Análisis de Dominios de Trabajo. Actas del Primer Taller MOHAWC, editado por B Brehmer, M de Montmollin y J Leplat. Roskilde: Laboratorio Nacional Riso.

          Reason, J. 1989. Error Humano. Cambridge: COPA.

          Rebiffé, R, O Zayana, and C Tarrière. 1969. Determination des zones optimes pour l'emplacement des commandes manuelles dans l'espace de travail. Ergonomía 12:913-924.

          Régie nationale des usines Renault (RNUR). 1976. Les profils de poste: Methode d'analyse des conditiones de travail. París: Masson-Sirtes.

          Rogalski, J. 1991. Toma de decisiones distribuida en la gestión de emergencias: uso de un método como marco para analizar el trabajo cooperativo y como ayuda para la toma de decisiones. En Toma de Decisiones Distribuida. Modelos cognitivos para el trabajo cooperativo, editado por J Rasmussen, B Brehmer y J Leplat. Chichester: Wiley.

          Rohmert, W. 1962. Untersuchungen über Muskelermüdung und Arbeitsgestaltung. Berna: Beuth-Vertrieb.

          —. 1973. Problemas en la determinación de las asignaciones de descanso. Parte I: Uso de métodos modernos para evaluar el estrés y la tensión en el trabajo muscular estático. Aplicación Ergon 4(2):91-95.

          —. 1984. Das Belastungs-Beanspruchungs-Konzept. Z Arb Sabiduría 38:193-200.

          Rohmert, W y K Landau. 1985. Una nueva técnica de análisis de puestos. Londres: Taylor & Francis.

          Rolland, C. 1986. Introducción a la concepción de los sistemas de información y panorama de los métodos disponibles. Genie Logiciel 4:6-11.

          Roth, EM y DD Woods. 1988. Ayudando al desempeño humano. I. Análisis cognitivo. Trabajo de parto Hum 51:39-54.

          Rudolph, E, E Schönfelder y W Hacker. 1987. Tätigkeitsbewertungssystem für geistige arbeit mit und ohne Rechnerunterstützung (TBS-GA). Berlín: Psychodiagnostisches Zentrum der Humboldt-Universität.

          Rutenfranz, J. 1982. Medidas de salud ocupacional para trabajadores nocturnos y por turnos. II. Trabajo por turnos: su práctica y perfeccionamiento. J Hum Ergol: 67-86.

          Rutenfranz, J, J Ilmarinen, F Klimmer y H Kylian. 1990. Carga de trabajo y capacidad de rendimiento físico demandada en diferentes condiciones de trabajo industrial. En Fitness for Aged, Disabled, and Industrial Workers, editado por M Kaneko. Champaign, Ill.: Libros de cinética humana.

          Rutenfranz, J, P Knauth y D Angersbach. 1981. Problemas de investigación del trabajo por turnos. En Biological Rhythms, Sleep and Shift Work, editado por LC Johnson, DI Tepas, WP Colquhoun y MJ Colligan. Nueva York: Spectrum Publications Libros médicos y científicos.

          Saito, Y. y K Matsumoto. 1988. Variaciones de las funciones fisiológicas y medidas psicológicas y su relación con el cambio retrasado del tiempo de sueño. Jap J Ind Health 30:196-205.

          Sakai, K, A Watanabe, N Onishi, H Shindo, K Kimotsuki, H Saito y K Kogl. 1984. Condiciones de las siestas nocturnas efectivas para facilitar la recuperación de la fatiga del trabajo nocturno. J Sci Lab 60: 451-478.

          Salvaje, CM y D Appleton. 1988. CIM y Gestión de Quinta Generación. Dearborn: Consejo Técnico CASA/SME.

          Savoyant, A y J Leplat. 1983. Estatuto y función de las comunicaciones en la actividad de los equipos de trabajo. Psychol Franç 28:247-253.

          Scarbrough, H y JM Corbett. 1992. Tecnología y Organización. Londres: Routledge.

          Schmidtke, H. 1965. Die Ermüdung. Berna: Huber.

          —. 1971. Untersuchungen über den Erholunggszeitbedarf bei verschiedenen Arten gewerblicher Tätigkeit. Berlín: Beuth-Vertrieb.

          Sen, RN. 1984. Aplicación de la ergonomía a los países en desarrollo industrial. Ergonomía 27:1021-1032.

          Sergean, R. 1971. Gestión del trabajo por turnos. Londres: Gower Press.

          Sethi, AA, DHJ Caro y RS Schuler. 1987. Gestión Estratégica del Tecnoestrés en una Sociedad de la Información. Lewiston: Hogrefe.

          Shackel, B. 1986. Ergonomía en el diseño para la usabilidad. En People and Computer: Design for Usability, editado por MD Harrison y AF Monk. Cambridge: Universidad de Cambridge. Presionar.

          Shahnavaz, H. 1991. Transfer of Technology to Industrially Developing Countries and Human Factors Consideration TULEÅ 1991: 22, 23024. Luleå Univ., Luleå, Suecia: Centro de Ergonomía de Países en Desarrollo.

          Shahnavaz, H, J Abeysekera y A Johansson. 1993. Resolución de problemas multifactoriales del entorno de trabajo a través de la ergonomía participativa: estudio de caso: operadores de VDT. En Ergonomía del trabajo manual, editado por E Williams, S Marrs, W Karwowski, JL Smith y L Pacholski. Londres: Taylor & Francis.

          Shaw, JB y JH Riskind. 1983. Predicción del estrés laboral utilizando datos del Cuestionario de análisis de posición (PAQ). J Appl Psychol 68:253-261.

          Shugaar, A. 1990. Ecodiseño: Nuevos productos para una cultura más verde. Tribuna del Heraldo Internacional, 17.

          Sinaiko, WH. 1975. Factores verbales en la ingeniería humana: algunos datos culturales y psicológicos. En Ethnic Variables in Human Factors Engineering, editado por A Chapanis. Baltimore: Universidad Johns Hopkins..

          Singleton, WT. 1982. El cuerpo en el trabajo. Cambridge: COPA.

          Snyder, HL. 1985a. Calidad de imagen: Medidas y rendimiento visual. En pantallas planas y CRT, editado por LE Tannas. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

          —. 1985b. El sistema visual: Capacidades y limitaciones. En pantallas planas y CRT, editado por LE Tannas. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

          Salomón, CM. 1989. La respuesta corporativa a la diversidad de la fuerza laboral. Pers J 68:42-53.

          Sparke, P. 1987. Diseño japonés moderno. Nueva York: EP Dutton.

          Sperandio, JC. 1972. Charge de travail et régulation des processus opératoires. Trabajo de parto Hum 35:85-98.

          Sperling, L, S Dahlman, L Wikström, A Kilbom y R Kadefors. 1993. Un modelo de cubo para la clasificación del trabajo con herramientas manuales y la formulación de requisitos funcionales. Appl Ergon 34:203-211.

          Spinas, P. 1989. Desarrollo de software orientado al usuario y diseño de diálogo. En Work With Computers: Organizational, Management, Stress and Health Aspects, editado por MJ Smith y G Salvendy. Ámsterdam: Elsevier.

          Staramler, JH. 1993. El Diccionario de Ergonomía de Factores Humanos. Boca Ratón: CRC Press.

          Strohm, O, JK Kuark y A Schilling. 1993. Integrierte Produktion: Arbeitspsychologische Konzepte und empirische Befunde, Schriftenreihe Mensch, Technik, Organisation. En CIM—Herausforderung an Mensch, Technik, Organisation, editado por G Cyranek y E Ulich. Stuttgart, Zúrich: Verlag der Fachvereine.

          Strohm, O, P Troxler y E Ulich. 1994. Vorschlag für die Restrukturierung eines
          Produktionsbetriebes. Zúrich: Institut für Arbietspsychologie der ETH.

          Sullivan, LP. 1986. Despliegue de la función de calidad: un sistema para asegurar que las necesidades del cliente impulsen el diseño del producto y el proceso de producción. Programa de Calidad :39-50.

          Sundin, A, J Laring, J Bäck, G Nengtsson y R Kadefors. 1994. Un lugar de trabajo ambulatorio para soldadura manual: productividad a través de la ergonomía. Manuscrito. Gotemburgo: Lindholmen Development.

          Tardieu, H, D Nanci y D Pascot. 1985. Conception d'un système d'information. París: Editions d'Organisation.

          Teiger, C, A Laville y J Durafourg. 1974. Taches répétitives sous contrainte de temps et charge de travail. Informe nº 39. ​​Laboratoire de fisiologie du travail et d'ergonomie du CNAM.

          Torsvall, L, T Akerstedt y M. Gillberg. 1981. Edad, sueño y horas de trabajo irregulares: un estudio de campo con registro de EEG, excreción de catecolaminas y autoevaluaciones. Scand J Wor Env Health 7:196-203.

          Ulich, E. 1994. Arbeitspsychologie 3. Auflage. Zúrich: Verlag der Fachvereine y Schäffer-Poeschel.

          Ulich, E, M Rauterberg, T Moll, T Greutmann y O Strohm. 1991. Orientación a la tarea y diseño de diálogo orientado al usuario. En Int J Human-Computer Interaction 3:117-144.

          Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). 1992. Impacto de la ergonomía de la ciencia en la sociedad. vol. 165. Londres: Taylor & Francis.

          Van Daele, A. 1988. L'écran de visualización ou la communication verbale? Analizar la utilización comparativa de leur par des opérateurs de salle de contrôle en sidérurgie. Travail Hum 51(1):65-80.

          —. 1992. La réduction de la complexité par les opérateurs dans le contrôle de processus continus. contribución a l'étude du contrôle par anticipación et de ses conditions de mise en œuvre. Lieja: Université de Lieja.

          Van der Beek, AJ, LC Van Gaalen y MHW Frings-Dresen. 1992. Posturas de trabajo y actividades de los conductores de camiones: un estudio de confiabilidad de la observación in situ y el registro en una computadora de bolsillo. Appl Ergon 23:331-336.

          Vleeschdrager, E. 1986. Dureza 10: diamantes. París.

          Volpert, W. 1987. Psychische Regulation von Arbeitstätigkeiten. En Arbeitspsychologie. Enzklopüdie der Psychologie, editado por U Kleinbeck y J Rutenfranz. Gotinga: Hogrefe.

          Wagner, R. 1985. Análisis de puestos en ARBED. Ergonomía 28:255-273.

          Wagner, JA y RZ Gooding. 1987. Efectos de las tendencias sociales en la investigación de participación. Adm Sci Q 32:241-262.

          Muro, TD y JA Lischeron. 1977. Participación de los Trabajadores: Una Crítica de la Literatura y Algunas Nuevas Evidencias. Londres: McGraw-Hill.

          Wang, WM-Y. 1992. Evaluación de usabilidad para la interacción humano-computadora (HCI). Luleå, Suecia: Luleå Univ. de tecnología.

          Waters, TR, V Putz-Anderson, A Garg y LJ Fine. 1993. Ecuación NIOSH revisada para el diseño y evaluación de tareas de manejo manual. Ergonomía 36:749-776.

          Wedderburn, A. 1991. Directrices para trabajadores por turnos. Bulletin of European Shiftwork Topics (BEST) No. 3. Dublín: Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo.

          Welford, AT. 1986. Carga de trabajo mental en función de la demanda, la capacidad, la estrategia y la habilidad. Ergonomía 21:151-176.

          Blanco, Pensilvania. 1988. Saber más sobre lo que contamos: 'Acceso introspectivo' y precisión del informe causal, 10 años después. Brit J Psychol 79:13-45.

          Wickens, C. 1992. Ingeniería Psicológica y Desempeño Humano. Nueva York: Harper Collins.

          Wickens, CD y YY Sí. 1983. La disociación entre la carga de trabajo subjetiva y el rendimiento: un enfoque de recursos múltiples. En Actas de la 27ª Reunión Anual de la Sociedad de Factores Humanos. Santa Mónica, California: Sociedad de Factores Humanos.

          Wieland-Eckelmann, R. 1992. Kognition, Emotion und Psychische Beanspruchung. Gotinga: Hogrefe.

          Wikström.L, S Byström, S Dahlman, C Fransson, R Kadefors, Å Kilbom, E Landervik, L Lieberg, L Sperling y J Öster. 1991. Criterio para la Selección y Desarrollo de Herramientas Manuales. Estocolmo: Instituto Nacional de Salud Ocupacional.

          Wilkinson, RT. 1964. Efectos de hasta 60 horas de privación de sueño en diferentes tipos de trabajo. Ergonomía 7:63-72.

          Williams, R. 1976. Palabras clave: Vocabulario de cultura y sociedad. Glasgow: Fontana.

          Wilpert, B. 1989. Mitbestimmung. En Arbeits- und Organisationspsychologie. Internationales Handbuch en Schlüsselbegriffen, editado por S Greif, H Holling y N Nicholson. Múnich: Psychologie Verlags Union.

          Wilson, JR. 1991. Participación: Un marco y base para la ergonomía. J Ocup Psychol 64:67-80.

          Wilson, JR y EN Corlett. 1990. Evaluación del Trabajo Humano: Una Metodología Ergonómica Práctica. Londres: Taylor & Francis.

          Wisner, A. 1983. Ergonomía o antropología: un enfoque limitado o amplio de las condiciones de trabajo en la transferencia de tecnología. En Actas de la Primera Conferencia Internacional sobre Ergonomía de los Países en Desarrollo, editado por Shahnavaz y Babri. Luleå, Suecia: Luleå Univ. de tecnología.

          Womack, J, T Jones y D Roos. 1990. La máquina que cambió el mundo. Nueva York: Macmillan.

          Woodson, WE, B Tillman y P Tillman. 1991. Manual de diseño de factores humanos. Nueva York: McGraw-Hill.

          Zhang, YK y JS Tyler. 1990. Establecimiento de una moderna planta de producción de cables telefónicos en un país en desarrollo. Un caso de estudio. En las Actas del Simposio Internacional de Alambres y Cables. Illinois.

          Zinchenko, V y V Munipov. 1989. Fundamentos de Ergonomía. Moscú: Progreso.