Jueves, 10 Marzo 2011 17: 05

Reconocimiento de peligros

Valora este artículo
(6 votos)

Un peligro en el lugar de trabajo se puede definir como cualquier condición que pueda afectar negativamente el bienestar o la salud de las personas expuestas. El reconocimiento de peligros en cualquier actividad ocupacional implica la caracterización del lugar de trabajo mediante la identificación de agentes peligrosos y grupos de trabajadores potencialmente expuestos a estos peligros. Los peligros pueden ser de origen químico, biológico o físico (ver tabla 1). Algunos peligros en el entorno laboral son fáciles de reconocer, por ejemplo, los irritantes, que tienen un efecto irritante inmediato después de la exposición cutánea o la inhalación. Otros no son tan fáciles de reconocer, por ejemplo, los productos químicos que se forman accidentalmente y no tienen propiedades de advertencia. Algunos agentes como los metales (p. ej., plomo, mercurio, cadmio, manganeso), que pueden causar lesiones después de varios años de exposición, pueden ser fáciles de identificar si conoce el riesgo. Un agente tóxico puede no constituir un peligro en bajas concentraciones o si nadie está expuesto. Básicos para el reconocimiento de peligros son la identificación de posibles agentes en el lugar de trabajo, el conocimiento sobre los riesgos para la salud de estos agentes y la conciencia de las posibles situaciones de exposición.

Tabla 1. Peligrosidad de los agentes químicos, biológicos y físicos.

tipo de peligro

Descripción

Ejemplos

QUÍMICA

RIESGOS

 

Los productos químicos ingresan al cuerpo principalmente a través de la inhalación, la absorción cutánea o la ingestión. El efecto tóxico puede ser agudo, crónico o ambos.

 

Corrosión

Los productos químicos corrosivos en realidad causan la destrucción del tejido en el sitio de contacto. La piel, los ojos y el sistema digestivo son las partes del cuerpo más comúnmente afectadas.

Ácidos y álcalis concentrados, fósforo

Irritación

Los irritantes provocan la inflamación de los tejidos donde se depositan. Los irritantes de la piel pueden causar reacciones como eccema o dermatitis. Los irritantes respiratorios severos pueden causar dificultad para respirar, respuestas inflamatorias y edema.

Piel: ácidos, álcalis, disolventes, aceites Salud respiratoria: aldehídos, polvos alcalinos, amoníaco, dióxido de nitrógeno, fosgeno, cloro, bromo, ozono

Reacciones alérgicas

Los alérgenos o sensibilizantes químicos pueden causar reacciones alérgicas cutáneas o respiratorias.

Piel: colofonia (colofonia), formaldehído, metales como cromo o níquel, algunos tintes orgánicos, endurecedores epoxi, trementina

Salud respiratoria: isocianatos, colorantes reactivos con fibra, formaldehído, muchos polvos de madera tropical, níquel

 

Asfixia

Los asfixiantes ejercen sus efectos al interferir con la oxigenación de los tejidos. Los asfixiantes simples son gases inertes que diluyen el oxígeno atmosférico disponible por debajo del nivel necesario para sustentar la vida. Las atmósferas deficientes en oxígeno pueden ocurrir en tanques, bodegas de barcos, silos o minas. La concentración de oxígeno en el aire nunca debe ser inferior al 19.5 % en volumen. Los asfixiantes químicos impiden el transporte de oxígeno y la oxigenación normal de la sangre o impiden la oxigenación normal de los tejidos.

Asfixiantes simples: metano, etano, hidrógeno, helio

asfixiantes químicos: monóxido de carbono, nitrobenceno, cianuro de hidrógeno, sulfuro de hidrógeno

 

Cáncer

Los carcinógenos humanos conocidos son sustancias químicas que se ha demostrado claramente que causan cáncer en los seres humanos. Los carcinógenos humanos probables son sustancias químicas que se ha demostrado claramente que causan cáncer en animales o la evidencia no es definitiva en humanos. El hollín y los alquitranes de hulla fueron los primeros químicos sospechosos de causar cáncer.

Conocido: benceno (leucemia); cloruro de vinilo (angiosarcoma hepático); 2-naftilamina, bencidina (cáncer de vejiga); asbesto (cáncer de pulmón, mesotelioma); polvo de madera dura (adenocarcinoma del seno nasal o nasal) Probable: formaldehído, tetracloruro de carbono, dicromatos, berilio

LO BÁSICO

los efectos

 

Los tóxicos reproductivos interfieren con el funcionamiento reproductivo o sexual de un individuo.

Manganeso, disulfuro de carbono, éteres monometílicos y etílicos de etilenglicol, mercurio

 

Los tóxicos del desarrollo son agentes que pueden causar un efecto adverso en la descendencia de personas expuestas; por ejemplo, defectos de nacimiento. Los productos químicos embriotóxicos o fetotóxicos pueden causar abortos espontáneos o espontáneos.

Compuestos orgánicos de mercurio, monóxido de carbono, plomo, talidomida, solventes

Sistémico

venenos

 

Los venenos sistémicos son agentes que causan daño a órganos o sistemas corporales particulares.

Cerebro: disolventes, plomo, mercurio, manganeso

Sistema nervioso periférico: n-hexano, plomo, arsénico, disulfuro de carbono

Sistema formador de sangre: benceno, éteres de etilenglicol

Riñones: cadmio, plomo, mercurio, hidrocarburos clorados

Livianos: sílice, amianto, polvo de carbón (neumoconiosis)

 

 

 

 

CONSUMO

RIESGOS

 

Los peligros biológicos se pueden definir como polvos orgánicos provenientes de diferentes fuentes de origen biológico como virus, bacterias, hongos, proteínas de animales o sustancias de plantas como productos de degradación de fibras naturales. El agente etiológico puede derivarse de un organismo viable o de contaminantes o constituir un componente específico del polvo. Los peligros biológicos se agrupan en agentes infecciosos y no infecciosos. Los peligros no infecciosos se pueden dividir en organismos viables, toxinas biogénicas y alérgenos biogénicos.

 

Peligros infecciosos

Las enfermedades profesionales causadas por agentes infecciosos son relativamente poco comunes. Los trabajadores en riesgo incluyen empleados de hospitales, trabajadores de laboratorio, granjeros, trabajadores de mataderos, veterinarios, cuidadores de zoológicos y cocineros. La susceptibilidad es muy variable (p. ej., las personas tratadas con medicamentos inmunodepresores tendrán una alta sensibilidad).

Hepatitis B, tuberculosis, ántrax, brucella, tétanos, clamidia psittaci, salmonella

Organismos viables y toxinas biogénicas

Los organismos viables incluyen hongos, esporas y micotoxinas; Las toxinas biogénicas incluyen endotoxinas, aflatoxinas y bacterias. Los productos del metabolismo bacteriano y fúngico son complejos y numerosos y se ven afectados por la temperatura, la humedad y el tipo de sustrato sobre el que crecen. Químicamente pueden consistir en proteínas, lipoproteínas o mucopolisacáridos. Algunos ejemplos son bacterias y mohos Gram positivos y Gram negativos. Los trabajadores en riesgo incluyen trabajadores de fábricas de algodón, trabajadores de cáñamo y lino, trabajadores de tratamiento de aguas residuales y lodos, trabajadores de silos de granos.

Bisinosis, “fiebre de los cereales”, enfermedad del legionario

Alérgenos biogénicos

Los alérgenos biogénicos incluyen hongos, proteínas de origen animal, terpenos, ácaros de almacenamiento y enzimas. Una parte considerable de los alérgenos biogénicos en la agricultura provienen de las proteínas de la piel animal, el pelo de las pieles y las proteínas de la materia fecal y la orina. Los alérgenos se pueden encontrar en muchos entornos industriales, como los procesos de fermentación, la producción de medicamentos, las panaderías, la producción de papel, el procesamiento de la madera (aserraderos, producción, fabricación), así como en la biotecnología (producción de enzimas y vacunas, cultivo de tejidos) y especias. producción. En personas sensibilizadas, la exposición a los agentes alérgicos puede inducir síntomas alérgicos como rinitis alérgica, conjuntivitis o asma. La alveolitis alérgica se caracteriza por síntomas respiratorios agudos como tos, escalofríos, fiebre, dolor de cabeza y dolor en los músculos, lo que puede conducir a una fibrosis pulmonar crónica.

Asma ocupacional: lana, pieles, grano de trigo, harina, cedro rojo, ajo en polvo

Alveolitis alérgica: enfermedad del agricultor, bagazosis, “enfermedad del criador de aves”, fiebre del humidificador, sequoiosis

 

PELIGROS FÍSICOS

 

 

ruido

Se considera ruido todo sonido no deseado que puede afectar negativamente a la salud y el bienestar de las personas o poblaciones. Los aspectos de los peligros del ruido incluyen la energía total del sonido, la distribución de frecuencias, la duración de la exposición y el ruido impulsivo. La agudeza auditiva generalmente se ve afectada primero con una pérdida o caída a 4000 Hz, seguida de pérdidas en el rango de frecuencia de 2000 a 6000 Hz. El ruido puede provocar efectos agudos como problemas de comunicación, disminución de la concentración, somnolencia y, como consecuencia, interferencia con el desempeño laboral. La exposición a altos niveles de ruido (generalmente por encima de 85 dBA) o ruido impulsivo (alrededor de 140 dBC) durante un período de tiempo significativo puede causar pérdida auditiva tanto temporal como crónica. La pérdida auditiva permanente es la enfermedad profesional más común en las reclamaciones de indemnización.

Fundiciones, carpintería, fábricas textiles, metalurgia

Vibración

La vibración tiene varios parámetros en común con la frecuencia del ruido, la amplitud, la duración de la exposición y si es continua o intermitente. El método de operación y la habilidad del operador parecen jugar un papel importante en el desarrollo de los efectos nocivos de la vibración. El trabajo manual con herramientas motorizadas se asocia con síntomas de trastornos circulatorios periféricos conocidos como “fenómeno de Raynaud” o “dedos blancos inducidos por vibraciones” (FVW). Las herramientas vibratorias también pueden afectar el sistema nervioso periférico y el sistema musculoesquelético con fuerza de agarre reducida, dolor lumbar y trastornos degenerativos de la espalda.

Máquinas de contrato, cargadores de minería, carretillas elevadoras, herramientas neumáticas, motosierras

Ionizante

radiación

 

El efecto crónico más importante de la radiación ionizante es el cáncer, incluida la leucemia. La sobreexposición a niveles comparativamente bajos de radiación se ha asociado con dermatitis de la mano y efectos sobre el sistema hematológico. Los procesos o actividades que pueden dar lugar a una exposición excesiva a las radiaciones ionizantes están muy restringidos y regulados.

Reactores nucleares, tubos de rayos X médicos y dentales, aceleradores de partículas, radioisótopos

No ionizante

radiación

 

La radiación no ionizante consiste en la radiación ultravioleta, la radiación visible, el infrarrojo, los láseres, los campos electromagnéticos (microondas y radiofrecuencia) y la radiación de baja frecuencia extrema. La radiación IR puede causar cataratas. Los láseres de alta potencia pueden causar daños en los ojos y la piel. Existe una preocupación creciente acerca de la exposición a niveles bajos de campos electromagnéticos como causa de cáncer y como causa potencial de resultados reproductivos adversos entre las mujeres, especialmente por la exposición a unidades de visualización de video. La pregunta sobre un vínculo causal con el cáncer aún no tiene respuesta. Las revisiones recientes del conocimiento científico disponible generalmente concluyen que no existe una asociación entre el uso de pantallas de visualización y un resultado reproductivo adverso.

Radiación ultravioleta: soldadura y corte por arco; curado UV de tintas, pegamentos, pinturas, etc.; desinfección; control de producto

Radiación infrarroja: hornos, soplado de vidrio

Láseres: comunicaciones, cirugía, construcción

 

 

 

Identificación y Clasificación de Peligros

Antes de realizar cualquier investigación de higiene ocupacional, el propósito debe estar claramente definido. El propósito de una investigación de higiene ocupacional podría ser identificar posibles peligros, evaluar los riesgos existentes en el lugar de trabajo, demostrar el cumplimiento de los requisitos reglamentarios, evaluar las medidas de control o evaluar la exposición con respecto a una encuesta epidemiológica. Este artículo se restringe a los programas destinados a la identificación y clasificación de riesgos en el lugar de trabajo. Se han desarrollado muchos modelos o técnicas para identificar y evaluar los peligros en el entorno laboral. Difieren en complejidad, desde simples listas de verificación, encuestas preliminares de higiene industrial, matrices de exposición laboral y estudios de riesgo y operabilidad hasta perfiles de exposición laboral y programas de vigilancia laboral (Renes 1978; Gressel y Gideon 1991; Holzner, Hirsh y Perper 1993; Goldberg et al. . 1993; Bouyer y Hémon 1993; Panett, Coggon y Acheson 1985; Tait 1992). Ninguna técnica individual es una opción clara para todos, pero todas las técnicas tienen partes que son útiles en cualquier investigación. La utilidad de los modelos también depende del propósito de la investigación, el tamaño del lugar de trabajo, el tipo de producción y actividad, así como la complejidad de las operaciones.

La identificación y clasificación de los peligros se puede dividir en tres elementos básicos: caracterización del lugar de trabajo, patrón de exposición y evaluación de peligros.

Caracterización del lugar de trabajo

Un lugar de trabajo puede tener desde unos pocos empleados hasta varios miles y tener diferentes actividades (por ejemplo, plantas de producción, sitios de construcción, edificios de oficinas, hospitales o granjas). En un lugar de trabajo, las diferentes actividades se pueden localizar en áreas especiales, como departamentos o secciones. En un proceso industrial, se pueden identificar diferentes etapas y operaciones a medida que se sigue la producción desde las materias primas hasta los productos terminados.

Se debe obtener información detallada sobre los procesos, operaciones u otras actividades de interés, para identificar los agentes utilizados, incluyendo materias primas, materiales manipulados o agregados en el proceso, productos primarios, intermedios, productos finales, productos de reacción y subproductos. Los aditivos y catalizadores en un proceso también pueden ser de interés para identificar. La materia prima o material agregado que haya sido identificado únicamente por su nombre comercial debe ser evaluado por su composición química. Las hojas de información o datos de seguridad deben estar disponibles del fabricante o proveedor.

Algunas etapas de un proceso pueden tener lugar en un sistema cerrado sin que nadie esté expuesto, excepto durante el trabajo de mantenimiento o la falla del proceso. Estos eventos deben reconocerse y deben tomarse precauciones para evitar la exposición a agentes peligrosos. Otros procesos tienen lugar en sistemas abiertos, que cuentan con o sin ventilación de extracción local. Se debe proporcionar una descripción general del sistema de ventilación, incluido el sistema de escape local.

Cuando sea posible, los peligros deben identificarse en la planificación o diseño de nuevas plantas o procesos, cuando se pueden hacer cambios en una etapa temprana y los peligros pueden anticiparse y evitarse. Las condiciones y procedimientos que puedan desviarse del diseño previsto deben identificarse y evaluarse en el estado del proceso. El reconocimiento de los peligros también debe incluir las emisiones al medio ambiente externo y los materiales de desecho. Las ubicaciones de las instalaciones, las operaciones, las fuentes de emisión y los agentes deben agruparse de manera sistemática para formar unidades reconocibles en el análisis posterior de la exposición potencial. En cada unidad, las operaciones y los agentes deben agruparse de acuerdo con los efectos en la salud de los agentes y la estimación de las cantidades emitidas al ambiente de trabajo.

Patrones de exposición

Las principales vías de exposición de los agentes químicos y biológicos son la inhalación y la absorción dérmica o incidental por ingestión. El patrón de exposición depende de la frecuencia de contacto con los peligros, la intensidad de la exposición y el tiempo de exposición. Las tareas de trabajo tienen que ser examinadas sistemáticamente. Es importante no solo estudiar los manuales de trabajo, sino también observar lo que sucede realmente en el lugar de trabajo. Los trabajadores pueden estar expuestos directamente como resultado de la realización de tareas, o estar expuestos indirectamente porque están ubicados en la misma área general o ubicación que la fuente de exposición. Puede ser necesario comenzar centrándose en las tareas laborales con un alto potencial de causar daño incluso si la exposición es de corta duración. Se deben considerar las operaciones no rutinarias e intermitentes (p. ej., mantenimiento, limpieza y cambios en los ciclos de producción). Las tareas y situaciones laborales también pueden variar a lo largo del año.

Dentro del mismo título de trabajo, la exposición o aceptación puede diferir porque algunos trabajadores usan equipo de protección y otros no. En plantas grandes, el reconocimiento de peligros o una evaluación cualitativa de peligros rara vez se puede realizar para cada trabajador. Por lo tanto, los trabajadores con tareas laborales similares deben clasificarse en el mismo grupo de exposición. Las diferencias en las tareas de trabajo, las técnicas de trabajo y el tiempo de trabajo darán como resultado una exposición considerablemente diferente y deben tenerse en cuenta. Se ha demostrado que las personas que trabajan al aire libre y las que trabajan sin ventilación local por extracción tienen una mayor variabilidad diaria que los grupos que trabajan en interiores con ventilación local por extracción (Kromhout, Symanski y Rappaport 1993). Los procesos de trabajo, los agentes solicitados para ese proceso/trabajo o diferentes tareas dentro de un título de trabajo pueden usarse, en lugar del título de trabajo, para caracterizar grupos con una exposición similar. Dentro de los grupos, los trabajadores potencialmente expuestos deben ser identificados y clasificados según los agentes peligrosos, vías de exposición, efectos de los agentes en la salud, frecuencia de contacto con los peligros, intensidad y tiempo de exposición. Los diferentes grupos de exposición deben clasificarse de acuerdo con los agentes peligrosos y la exposición estimada para determinar los trabajadores con mayor riesgo.

Evaluación cualitativa de peligros

Los posibles efectos sobre la salud de los agentes químicos, biológicos y físicos presentes en el lugar de trabajo deben basarse en una evaluación de las investigaciones epidemiológicas, toxicológicas, clínicas y ambientales disponibles. La información actualizada sobre los peligros para la salud de los productos o agentes utilizados en el lugar de trabajo debe obtenerse de revistas de salud y seguridad, bases de datos sobre toxicidad y efectos sobre la salud, y literatura científica y técnica relevante.

Si es necesario, se deben actualizar las hojas de datos de seguridad de los materiales (MSDS). Las hojas de datos documentan los porcentajes de ingredientes peligrosos junto con el identificador químico del Chemical Abstracts Service, el número CAS y el valor límite umbral (TLV), si corresponde. También contienen información sobre riesgos para la salud, equipos de protección, acciones preventivas, fabricante o proveedor, etc. A veces, los ingredientes informados son bastante rudimentarios y deben complementarse con información más detallada.

Se deben estudiar los datos monitoreados y los registros de las mediciones. Los agentes con TLV brindan orientación general para decidir si la situación es aceptable o no, aunque debe tenerse en cuenta las posibles interacciones cuando los trabajadores están expuestos a varios productos químicos. Dentro y entre los diferentes grupos de exposición, los trabajadores deben clasificarse de acuerdo con los efectos sobre la salud de los agentes presentes y la exposición estimada (p. ej., desde efectos leves sobre la salud y exposición baja hasta efectos graves sobre la salud y exposición alta estimada). Aquellos con los rangos más altos merecen la más alta prioridad. Antes de que comiencen las actividades de prevención, puede ser necesario realizar un programa de control de la exposición. Todos los resultados deben documentarse y ser fácilmente alcanzables. Un esquema de trabajo se ilustra en la figura 1.

Figura 1. Elementos de la evaluación de riesgos

IHY010F3

En las investigaciones de higiene ocupacional también se pueden considerar los peligros para el medio ambiente exterior (p. ej., la contaminación y los efectos invernadero, así como los efectos sobre la capa de ozono).

Agentes Químicos, Biológicos y Físicos

Los peligros pueden ser de origen químico, biológico o físico. En esta sección y en la tabla 1 se dará una breve descripción de los diversos peligros junto con ejemplos de entornos o actividades donde se encontrarán (Casarett 1980; Congreso Internacional sobre Salud Ocupacional 1985; Jacobs 1992; Leidel, Busch y Lynch 1977; Olishifski 1988; Rylander 1994). Se encontrará información más detallada en otra parte de este Enciclopedia.

Agentes químicos

Los productos químicos se pueden agrupar en gases, vapores, líquidos y aerosoles (polvos, humos, nieblas).

Gases

Los gases son sustancias que pueden cambiar a estado líquido o sólido solo por los efectos combinados del aumento de la presión y la disminución de la temperatura. El manejo de gases siempre implica riesgo de exposición a menos que se procesen en sistemas cerrados. Los gases en contenedores o tuberías de distribución pueden tener fugas accidentales. En procesos con altas temperaturas (p. ej., operaciones de soldadura y escape de motores) se formarán gases.

Vapores

Los vapores son la forma gaseosa de sustancias que normalmente se encuentran en estado líquido o sólido a temperatura ambiente y presión normal. Cuando un líquido se evapora, se convierte en gas y se mezcla con el aire circundante. Un vapor puede considerarse como un gas, donde la concentración máxima de un vapor depende de la temperatura y la presión de saturación de la sustancia. Cualquier proceso que involucre combustión generará vapores o gases. Las operaciones de desengrasado pueden realizarse mediante desengrasado en fase de vapor o limpieza por remojo con disolventes. Las actividades laborales como cargar y mezclar líquidos, pintar, rociar, limpiar y lavar en seco pueden generar vapores nocivos.

Líquidos

Los líquidos pueden consistir en una sustancia pura o una solución de dos o más sustancias (p. ej., disolventes, ácidos, álcalis). Un líquido almacenado en un recipiente abierto se evaporará parcialmente en la fase gaseosa. La concentración en la fase de vapor en el equilibrio depende de la presión de vapor de la sustancia, su concentración en la fase líquida y la temperatura. Las operaciones o actividades con líquidos pueden dar lugar a salpicaduras u otro contacto con la piel, además de vapores nocivos.

Polvos

Los polvos consisten en partículas inorgánicas y orgánicas, que pueden clasificarse como inhalables, torácicas o respirables, según el tamaño de las partículas. La mayoría de los polvos orgánicos tienen un origen biológico. Los polvos inorgánicos se generarán en procesos mecánicos como la molienda, el aserrado, el corte, la trituración, el cribado o el tamizado. Los polvos pueden dispersarse cuando se manipula o se arremolina material polvoriento por los movimientos de aire del tráfico. La manipulación de materiales secos o polvo mediante el pesaje, el llenado, la carga, el transporte y el embalaje generará polvo, al igual que actividades como el trabajo de aislamiento y limpieza.

Vapores

Los humos son partículas sólidas vaporizadas a alta temperatura y condensadas en pequeñas partículas. La vaporización suele ir acompañada de una reacción química como la oxidación. Las partículas individuales que forman un humo son extremadamente finas, por lo general menos de 0.1 μm, y con frecuencia se agregan en unidades más grandes. Algunos ejemplos son los humos de soldadura, corte por plasma y operaciones similares.

nieblas

Las nieblas son gotas de líquido suspendidas generadas por la condensación del estado gaseoso al estado líquido o al romper un líquido en un estado disperso por salpicadura, formación de espuma o atomización. Algunos ejemplos son las neblinas de aceite de las operaciones de corte y esmerilado, las neblinas ácidas de la galvanoplastia, las neblinas ácidas o alcalinas de las operaciones de decapado o las neblinas de pintura en aerosol de las operaciones de rociado.

 

Atrás

Leer 15083 veces L

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de Higiene Ocupacional

Abraham, MH, GS Whiting, Y Alarie et al. 1990. Enlace de hidrógeno 12. Un nuevo QSAR para la irritación del tracto respiratorio superior por sustancias químicas en el aire en ratones. Quant Struc Actividad Relat 9:6-10.

Adkins, LE et al. 1990. Carta al Editor. Aplicación Occup Environ Hyg 5(11):748-750.

Alarie, Y. 1981. Análisis de respuesta a dosis en estudios con animales: predicción de respuestas humanas. Salud Ambiental Persp 42:9-13.

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1994. Valores Límite Umbral para Sustancias Químicas y Agentes Físicos e Índices de Exposición Biológica 1993-1994. Cincinnati: ACGIH.

—. 1995. Documentación de valores límite de umbral. Cincinnati: ACGIH.

Baetjer, AM. 1980. Los primeros días de la higiene industrial: su contribución a los problemas actuales. Am Ind Hyg Assoc J 41:773-777.

Bailer, JC, EAC Crouch, R Shaikh y D Spiegelman. 1988. Modelos de carcinogénesis de un solo golpe: ¿conservadores o no? Riesgo Anal 8:485-490.

Bogers, M, LM Appelman, VJ Feron, et al. 1987. Efectos del perfil de exposición sobre la toxicidad por inhalación de tetracloruro de carbono en ratas macho. J Appl Toxicol 7:185-191.

Boleij, JSM, E Buringh, D Heederik y H Kromhour. 1995. Higiene Ocupacional para Agentes Químicos y Biológicos. Ámsterdam: Elsevier.

Bouyer, J y D Hemon. 1993. Estudiando el desempeño de una matriz de exposición laboral. Int J Epidemiol 22(6) Supl. 2:S65-S71.

Bowditch, M, DK Drinker, P Drinker, HH Haggard y A Hamilton. 1940. Código para concentraciones seguras de ciertas sustancias tóxicas comunes utilizadas en la industria. J Ind Hyg Toxicol 22:251.

Burdorf, A. 1995. Certificación de higienistas ocupacionales: una encuesta de los esquemas existentes en todo el mundo. Estocolmo: Asociación Internacional de Higiene Ocupacional (IOHA).

Autobús, JS y JE Gibson. 1994. Mecanismos de defensa del cuerpo ante la exposición a sustancias tóxicas. En Industrial Hygiene and Toxicology de Patty, editado por RL Harris, L Cralley y LV Cralley. Nueva York: Wiley.

Butterworth, BE y T Slaga. 1987. Nongenotoxic Mechanisms in Carcinogenesis: Banbury Report 25. Cold Spring Harbor, Nueva York: Cold Spring Harbor Laboratory.

Calabrese, EJ. 1983. Principios de extrapolación animal. Nueva York: Wiley.

Casaret, LJ. 1980. En Toxicología de Casarett y Doull: La ciencia básica de los venenos, editado por J Doull, CD Klaassen y MO Amdur. Nueva York: Macmillan.

Castleman, BI y GE Ziem. 1988. Influencia corporativa en los valores límite de umbral. Am J Ind Med 13(5).

Checkoway, Arroz H y CH. 1992. Promedios ponderados en el tiempo, picos y otros índices de exposición en epidemiología ocupacional. Am J Ind Med 21:25-33.

Comité Europeo de Normalización (CEN). 1994. Atmósferas en el lugar de trabajo: guía para la evaluación de la exposición a agentes químicos para comparación con valores límite y estrategia de medición. EN 689, elaborado por el Comité Técnico 137 del CEN. Bruselas: CEN.

Cocine, WA. 1945. Concentraciones máximas permitidas de contaminantes industriales. Ind Med 14(11):936-946.

—. 1986. Límites de exposición ocupacional: en todo el mundo. Akron, Ohio: Asociación Estadounidense de Higiene Industrial (AIHA).

Cooper, WC. 1973. Indicadores de susceptibilidad a productos químicos industriales. J Occup Med 15(4):355-359.

Maíz, M. 1985. Estrategias para muestreo de aire. Scand J Work Environ Health 11:173-180.

Dinardi, SR. 1995. Métodos de Cálculo para Higiene Industrial. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

Doull, J. 1994. El enfoque y la práctica de ACGIH. Aplicación Occup Environ Hyg 9(1):23-24.

Dourson, MJ y JF Stara. 1983. Historia regulatoria y soporte experimental de factores de incertidumbre (seguridad). Regul Toxicol Pharmacol 3:224-238.

Droz, PO. 1991. Cuantificación de los resultados concomitantes del monitoreo biológico y del aire. Appl Ind Hyg 6:465-474.

—. 1992. Cuantificación de la variabilidad biológica. Ann Ocupa Salud 36:295-306.

Fieldner, AC, SH Katz y SP Kenney. 1921. Máscaras de gas para gases encontrados en la lucha contra incendios. Boletín No. 248. Pittsburgh: Oficina de Minas de EE. UU.

Finklea, JA. 1988. Valores límite umbral: Una mirada oportuna. Am J Ind Med 14:211-212.

Finley, B, D Proctor y DJ Paustenbach. 1992. Una alternativa a la concentración de referencia de inhalación propuesta por la USEPA para cromo hexavalente y trivalente. Regul Toxicol Pharmacol 16:161-176.

Fiserova-Bergerova, V. 1987. Desarrollo del uso de BEI y su implementación. Appl Ind Hyg 2(2):87-92.

Flury, F y F Zernik. 1931. Schadliche Gase, Dampfe, Nebel, Rauch-und Staubarten. Berlín: Springer.

Goldberg, M, H Kromhout, P Guénel, AC Fletcher, M Gérin, DC Glass, D Heederik, T Kauppinen y A Ponti. 1993. Matrices de exposiciones laborales en la industria. Int J Epidemiol 22(6) Supl. 2:S10-S15.

Gressel, MG y JA Gideon. 1991. Una descripción general de las técnicas de evaluación de riesgos de procesos. Am Ind Hyg Assoc J 52(4):158-163.

Henderson, Y y HH Haggard. 1943. Gases nocivos y los principios de la respiración que influyen en su acción. Nueva York: Reinhold.

Hickey, JLS y PC Reist. 1979. Ajuste de los límites de exposición ocupacional para el pluriempleo, las horas extraordinarias y las exposiciones ambientales. Am Ind Hyg Assoc J 40:727-734.

Hodgson, JT y RD Jones. 1990. Mortalidad de una cohorte de mineros del estaño 1941-1986. Br J Ind Med 47:665-676.

Holzner, CL, RB Hirsh y JB Perper. 1993. Gestión de la información sobre exposición en el lugar de trabajo. Am Ind Hyg Assoc J 54(1):15-21.

Houba, R, D Heederik, G Doekes y PEM van Run. 1996. Relación de exposición y sensibilización para alérgenos alfa-amilasa en la industria de la panificación. Am J Resp Crit Care Med 154(1):130-136.

Congreso Internacional de Salud Ocupacional (ICOH). 1985. Conferencias invitadas del XXI Congreso Internacional sobre Salud Ocupacional, Dublín. Scand J Work Environ Health 11(3):199-206.

Jacobs, RJ. 1992. Estrategias para reconocer agentes biológicos en el ambiente de trabajo y posibilidades para establecer estándares para agentes biológicos. Primera Conferencia Internacional de Ciencias de la IOHA, Bruselas, Bélgica, 7-9 de diciembre de 1992.

Jahr, J. 1974. Base de dosis-respuesta para establecer un valor límite de umbral de cuarzo. Arch Environ Salud 9: 338-340.

Kane, LE y Y Alarie. 1977. Irritación sensorial al formaldehído y la acroleína durante exposiciones únicas y repetidas en molinos. Am Ind Hyg Assoc J 38:509-522.

Kobert, R. 1912. Las cantidades más pequeñas de gases industriales nocivos que son tóxicos y las cantidades que pueden tolerarse. Comp Pract Toxicol 5:45.

Kromhout, H, E Symanski y SM Rappaport. 1993. Evaluación integral de los componentes dentro y entre trabajadores de la exposición ocupacional a agentes químicos. Ann Occup Hyg 37:253-270.

LaNier, ME. 1984. Valores límite de umbral: discusión e índice de 35 años con recomendaciones (TLV: 1946-81). Cincinnati: ACGIH.

Lehmann, KB. 1886. Experimentelle Studien über den Einfluss Technisch und Hygienisch Wichtiger Gase und Dampfe auf Organismus: Ammoniak und Salzsauregas. Arco Hyg 5:1-12.

Lehmann, KB y F Flury. 1938. Toxikologie und Hygiene der Technischen Losungsmittel. Berlín: Springer.

Lehmann, KB y L Schmidt-Kehl. 1936. Die 13 Wichtigsten Chlorkohlenwasserstoffe der Fettreihe vom Standpunkt der Gewerbehygiene. Arch Hyg Bakteriol 116:131-268.

Leidel, NA, KA Busch y JR Lynch. 1977. Estrategia de muestreo de exposición ocupacional de NIOSH Manuel. Washington, DC: NIOSH.

Leung, HW y DJ Paustenbach. 1988a. Establecimiento de límites de exposición ocupacional para ácidos y bases orgánicos irritantes en función de sus constantes de disociación de equilibrio. Appl Ind Hyg 3:115-118.

—. 1988b. Aplicación de la farmocinética para derivar índices de exposición biológica a partir de valores límite umbral. Amer Ind Hyg Assoc J 49:445-450.

Leung, HW, FJ Murray y DJ Paustenbach. 1988. Un límite de exposición ocupacional propuesto para 2, 3, 7, 8 - TCDD. Amer Ind Hyg Assoc J 49:466-474.

Lundberg, P. 1994. Enfoques nacionales e internacionales para el establecimiento de estándares ocupacionales dentro de Europa. Appl Occup Environ Hyg 9:25-27.

Lynch, JR. 1995. Medición de la exposición de los trabajadores. En Industrial Hygiene and Toxicology de Patty, editado por RL Harris, L Cralley y LV Cralley. Nueva York: Wiley.

Maslansky, CJ y SP Maslansky. 1993. Instrumentación de monitoreo de aire. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

Menzel, DB. 1987. Modelado farmacocinético fisiológico. Environ Sci Technol 21:944-950.

Miller, FJ y JH Overton. 1989. Cuestiones críticas en la dosimetría intra e interespecies del ozono. En Atmospheric Ozone Research and Its Policy Implications, editado por T Schneider, SD Lee, GJR Wolters y LD Grant. Ámsterdam: Elsevier.

Academia Nacional de Ciencias (NAS) y Consejo Nacional de Investigación (NRC). 1983. Evaluación de Riesgos en el Gobierno Federal: Gestión del Proceso. Washington, DC: NAS.

Consejo Nacional de Seguridad (NSC). 1926. Informe Final del Comité del Sector Químico y del Caucho sobre Benceno. Washington, DC: Oficina Nacional de Suscriptores de Garantías y Accidentes.

Ness, SA. 1991. Monitoreo del aire para exposiciones tóxicas. Nueva York: Van Nostrand Reinhold.

Nielsen, GD. 1991. Mecanismos de activación del receptor irritante sensorial. CRC Rev. Toxicol 21:183-208.

Nollen, SD. 1981. La semana laboral comprimida: ¿Vale la pena el esfuerzo? Ing Ing :58-63.

Nollen, SD y VH Martin. 1978. Horarios de trabajo alternativos. Parte 3: La semana laboral comprimida. Nueva York: AMACOM.

Olishifski, JB. 1988. Aspectos administrativos y clínicos en el capítulo Higiene Industrial. En Medicina Ocupacional: Principios y Aplicaciones Prácticas, editado por C Zenz. Chicago: Anuario médico.

Panett, B, D Coggon y ED Acheson. 1985. Matriz de exposición laboral para uso en estudios basados ​​en la población en Inglaterra y Gales. Br J Ind Med 42:777-783.

Parque, C y R Snee. 1983. Evaluación cuantitativa del riesgo: estado del arte para la carcinogénesis. Fund Appl Toxicol 3:320-333.

Paty, FA. 1949. Higiene Industrial y Toxicología. vol. II. Nueva York: Wiley.

Paustenbach, DJ. 1990a. Evaluación de riesgos para la salud y la práctica de la higiene industrial. Am Ind Hyg Assoc J 51:339-351.

—. 1990b. Límites de exposición ocupacional: su papel fundamental en la medicina preventiva y la gestión de riesgos. Am Ind Hyg Assoc J 51:A332-A336.

—. 1990c. ¿Qué nos dice el proceso de evaluación de riesgos sobre los TLV? Presentado en la Conferencia Conjunta sobre Higiene Industrial de 1990. Vancouver, BC, 24 de octubre.

—. 1994. Límites de exposición ocupacional, farmacocinética y turnos de trabajo inusuales. En Higiene Industrial y Toxicología de Patty. vol. IIIa (4ª ed.). Nueva York: Wiley.

—. 1995. La práctica de la evaluación de riesgos para la salud en los Estados Unidos (1975-1995): cómo los EE. UU. y otros países pueden beneficiarse de esa experiencia. Hum Ecol Risk Assessment 1:29-79.

—. 1997. Programa de OSHA para actualizar los límites de exposición permisibles (PEL): ¿Puede la evaluación de riesgos ayudar a “hacer avanzar la pelota”? Riesgo en Perspectivas 5(1):1-6. Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Paustenbach, DJ y RR Langner. 1986. Establecimiento de límites de exposición empresarial: Estado del arte. Am Ind Hyg Assoc J 47:809-818.

Peto, J, H Seidman e IJ Selikoff. 1982. Mortalidad por mesotelioma en trabajadores del asbesto: implicaciones para modelos de carcinogénesis y evaluación de riesgos. Br J Cancer 45:124-134.

Comité de Prevención de la Tisis. 1916. Informe de mineros. Johannesburgo: Phthisis Prevention Committee.

Post, WK, D Heederik, H Kromhout y D Kromhout. 1994. Exposición ocupacional estimada por una matriz de exposición laboral específica de la población y una tasa de incidencia de 25 años de enfermedad pulmonar crónica no específica (CNSLD): The Zutphen Study. Eur Resp J 7:1048-1055.

Ramazinni, B. 1700. De Morbis Atrificum Diatriba [Enfermedades de los trabajadores]. Chicago: La Universidad. de Prensa de Chicago.

Rappaport, SM. 1985. Suavizado de la variabilidad de la exposición en el receptor: Implicaciones para los estándares de salud. Ann Occup Hyg 29:201-214.

—. 1991. Evaluación de exposiciones a largo plazo a sustancias tóxicas en el aire. Ann Occup Hyg 35:61-121.

—. 1995. Interpretación de los niveles de exposición a agentes químicos. En Industrial Hygiene and Toxicology de Patty, editado por RL Harris, L Cralley y LV Cralley. Nueva York: Wiley.

Rappaport, SM, E Symanski, JW Yager y LL Kupper. 1995. La relación entre el monitoreo ambiental y los marcadores biológicos en la evaluación de la exposición. Environ Health Persp 103 Supl. 3:49-53.

Renés, LE. 1978. La encuesta de higiene industrial y personal. En Industrial Hygiene and Toxicology de Patty, editado por GD Clayton y FE Clayton. Nueva York: Wiley.

Roach, SA. 1966. Una base más racional para los programas de muestreo de aire. Am Ind Hyg Assoc J 27:1-12.

—. 1977. Una base más racional para los programas de muestreo de aire. Am Ind Hyg Assoc J 20:67-84.

Roach, SA y SM Rappaport. 1990. Pero no son umbrales: un análisis crítico de la documentación de los valores límite de umbral. Am J Ind Med 17:727-753.

Rodricks, JV, A Brett y G Wrenn. 1987. Decisiones de riesgo significativas en agencias reguladoras federales. Regul Toxicol Pharmacol 7:307-320.

Rosen, G. 1993. Uso combinado de PIMEX de instrumentos de muestreo de aire y filmación de video: Experiencia y resultados durante seis años de uso. Aplicación Occup Environ Hyg 8(4).

Rylander, R. 1994. Agentes causales de enfermedades relacionadas con el polvo orgánico: Actas de un taller internacional, Suecia. Am J Ind Med 25:1-11.

Sayers, RR. 1927. Toxicología de gases y vapores. En Tablas Críticas Internacionales de Datos Numéricos, Física, Química y Toxicología. Nueva York: McGraw-Hill.

Schrenk, HH. 1947. Interpretación de los límites permisibles. Am Ind Hyg Assoc Q 8:55-60.

Seiler, JP. 1977. Umbrales aparentes y reales: Un estudio de dos mutágenos. In Progress in Genetic Toxicology, editado por D Scott, BA Bridges y FH Sobels. Nueva York: Elsevier Biomedical.

Seixas, NS, TG Robins y M Becker. 1993. Un enfoque novedoso para la caracterización de la exposición acumulativa para el estudio de enfermedades profesionales crónicas. Am J Epidemiol 137:463-471.

Smith, RG y JB Olishifski. 1988. Toxicología industrial. En Fundamentos de Higiene Industrial, editado por JB Olishifski. Chicago: Consejo Nacional de Seguridad.

Smith, TJ. 1985. Desarrollo y aplicación de un modelo para estimar los niveles de polvo alveolar e intersticial. Ann Occup Hyg 29:495-516.

—. 1987. Evaluación de la exposición para la epidemiología ocupacional. Am J Ind Med 12:249-268.

Smyth, HF. 1956. Comunicación mejorada: estándar higiénico para la inhalación diaria. Am Ind Hyg Assoc Q 17:129-185.

Stokinger, HE. 1970. Criterios y procedimientos para evaluar las respuestas tóxicas a los productos químicos industriales. En Niveles Permisibles de Sustancias Tóxicas en el Ambiente de Trabajo. Ginebra: OIT.

—. 1977. El caso de los carcinógenos TLV continúa con fuerza. Occup Health Safety 46 (marzo-abril):54-58.

—. 1981. Valores límite de umbral: Parte I. Dang Prop Ind Mater Rep (mayo-junio): 8-13.

Stott, WT, RH Reitz, AM Schumann y PG Watanabe. 1981. Eventos genéticos y no genéticos en neoplasia. Food Cosmet Toxicol 19:567-576.

Suter, AH. 1993. Ruido y conservación de la audición. En Manual de conservación de la audición. Milwaukee, Wisc: Consejo para la Acreditación en Conservación de la Audición Ocupacional.

Tait, K. 1992. Sistema experto de evaluación de la exposición en el lugar de trabajo (WORK SPERT). Am Ind Hyg Assoc J 53(2):84-98.

Tarlau, ES. 1990. Higiene industrial sin límites. Una editorial invitada. Am Ind Hyg Assoc J 51:A9-A10.

Travis, CC, SA Richter, EA Crouch, R Wilson y E Wilson. 1987. Manejo del riesgo de cáncer: Una revisión de 132 decisiones regulatorias federales. Environ Sci Technol 21(5):415-420.

Watanabe, PG, RH Reitz, AM Schumann, MJ McKenna y PJ Gehring. 1980. Implicaciones de los mecanismos de tumorigenicidad para la evaluación de riesgos. En The Scientific Basis of Toxicity Assessment, editado por M Witschi. Ámsterdam: Elsevier.

Wegman, DH, EA Eisen, SR Woskie y X Hu. 1992. Medición de la exposición para el estudio epidemiológico de los efectos agudos. Am J Ind Med 21:77-89.

Bien, CS. 1972. Estadísticas versus factores de seguridad y juicio científico en la evaluación de la seguridad para el hombre. Toxicol Appl Pharmacol 21:454-463.

Wilkinson, CF. 1988. Ser más realistas acerca de la carcinogénesis química. Environ Sci Technol 9:843-848.

Wong, O. 1987. Un estudio de mortalidad de toda la industria de trabajadores químicos expuestos ocupacionalmente al benceno. II Análisis dosis-respuesta. Br J Ind Med 44:382-395.

Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo (WCED). 1987. Nuestro futuro común. Informe Brundtland. Oxford: OUP.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1977. Métodos utilizados para establecer los niveles permisibles de exposición ocupacional a agentes nocivos. Informe Técnico No. 601. Ginebra: Organización Internacional del Trabajo (OIT).

—. 1992a. Nuestro Planeta, Nuestra Salud. Informe de la Comisión de Salud y Medio Ambiente de la OMS. Ginebra: OMS.

—. 1992b. Higiene Ocupacional en Europa: Desarrollo de la Profesión. European Occupational Health Series No. 3. Copenhague: Oficina Regional de la OMS para Europa.

Zielhuis, RL y van der FW Kreek. 1979a. Cálculos de un factor de seguridad en el establecimiento de niveles permisibles basados ​​en la salud para la exposición ocupacional. Una propuesta. I. Int Arch Occup Environ Health 42:191-201.

Ziem, GE y BI Castleman. 1989. Valores límite umbral: Perspectiva histórica y práctica actual. J Ocupa Med 13:910-918.