Miércoles, febrero 16 2011 00: 28

Animales acuáticos

Valora este artículo
(0 votos)

D. Zannini*

* Adaptado de la 3ra edición, Enciclopedia de Salud y Seguridad Ocupacional.

Los animales acuáticos peligrosos para el hombre se encuentran prácticamente en todas las divisiones (phyla). Los trabajadores pueden entrar en contacto con estos animales en el curso de diversas actividades, incluida la pesca de superficie y submarina, la instalación y manipulación de equipos relacionados con la explotación de petróleo bajo el mar, la construcción submarina y la investigación científica, y por lo tanto estar expuestos a problemas de salud. riesgos La mayoría de las especies peligrosas habitan aguas cálidas o templadas.

Características y Comportamiento

Porifera. La esponja común pertenece a este filo. Los pescadores que manipulan esponjas, incluidos los buceadores con casco y con escafandra autónoma, y ​​otros nadadores submarinos, pueden contraer dermatitis de contacto con irritación de la piel, vesículas o ampollas. La “enfermedad del buceador de esponjas” de la región mediterránea es causada por los tentáculos de un pequeño celenterado (Sagartia rosada) que es un parásito de la esponja. Una forma de dermatitis conocida como "musgo rojo" se encuentra entre los pescadores de ostras de América del Norte como resultado del contacto con una esponja escarlata que se encuentra en la concha de las ostras. Se han notificado casos de alergia tipo 4. El veneno secretado por la esponja. ficus suberitus contiene histamina y sustancias antibióticas.

Celentéreo. Estos están representados por muchas familias de la clase conocida como Hydrozoa, que incluye el Millepora o coral (coral punzante, coral de fuego), el Physalia (Physalia physalis, avispa marina, carabela portuguesa), Scyphozoa (medusa) y Actiniaria (anémona punzante), todos los cuales se encuentran en todas partes del océano. Común a todos estos animales es su capacidad de producir una urticaria mediante la inyección de un veneno fuerte que se retiene en una célula especial (el cnidoblasto) que contiene un hilo hueco, que explota hacia afuera cuando se toca el tentáculo y penetra en la piel de la persona. Las diversas sustancias contenidas en esta estructura son responsables de síntomas tales como picazón severa, congestión del hígado, dolor y depresión del sistema nervioso central; estas sustancias se han identificado como talasio, congestina, equinotoxina (que contiene 5-hidroxitriptamina y tetramina) e hipnotoxina, respectivamente. Los efectos sobre el individuo dependen de la extensión del contacto con los tentáculos y, por tanto, del número de pinchazos microscópicos, que pueden ascender a muchos miles, hasta el punto de que pueden causar la muerte de la víctima en pocos minutos. En vista del hecho de que estos animales están tan dispersos por todo el mundo, ocurren muchos incidentes de esta naturaleza, pero el número de muertes es relativamente pequeño. Los efectos sobre la piel se caracterizan por un picor intenso y la formación de pápulas que tienen un aspecto moteado de color rojo brillante, que se convierten en pústulas y ulceración. Se puede sentir un dolor intenso similar a una descarga eléctrica. Otros síntomas incluyen dificultad para respirar, ansiedad generalizada y malestar cardíaco, colapso, náuseas y vómitos, pérdida del conocimiento y shock primario.

Equinoderma. Este grupo incluye las estrellas de mar y los erizos de mar, los cuales poseen órganos venenosos (pedicelarios), pero no son peligrosos para los humanos. La espina del erizo de mar puede penetrar en la piel, dejando un fragmento profundamente incrustado; esto puede dar lugar a una infección secundaria seguida de pústulas y granulomas persistentes, que pueden ser muy molestos si las heridas están cerca de tendones o ligamentos. Entre los erizos de mar, sólo el Acanthaster Planci parece tener una columna vertebral venenosa, lo que puede dar lugar a trastornos generales como vómitos, parálisis y entumecimiento.

Molusco. Entre los animales pertenecientes a este filo se encuentran las conchas cónicas, y estas pueden ser peligrosas. Viven en un fondo marino arenoso y parecen tener una estructura venenosa que consiste en una rádula con dientes en forma de aguja, que puede golpear a la víctima si el caparazón se manipula con descuido con la mano desnuda. El veneno actúa sobre los sistemas neuromuscular y nervioso central. La penetración de la piel por la punta de un diente va seguida de isquemia temporal, cianosis, entumecimiento, dolor y parestesia a medida que el veneno se esparce gradualmente por el cuerpo. Los efectos posteriores incluyen parálisis de los músculos voluntarios, falta de coordinación, visión doble y confusión general. La muerte puede seguir como resultado de parálisis respiratoria y colapso circulatorio. Se han notificado unos 30 casos, de los cuales 8 fueron mortales.

Platelmintos. Estos incluyen el Eirythoe queja y el Hermódice caruncolata, conocidos como “gusanos de cerdas”. Están recubiertas de numerosos apéndices en forma de cerdas, o setas, que contienen un veneno (nereistotoxina) con efecto neurotóxico e irritante local.

Polizoos (Briozoos). Estos están compuestos por un grupo de animales que forman colonias vegetales parecidas a musgos gelatinosos, que frecuentemente incrustan rocas o conchas. Una variedad, conocida como Alcyonidium, puede causar una dermatitis urticaria en los brazos y la cara de los pescadores que tienen que limpiar este musgo de sus redes. También puede dar lugar a un eccema alérgico.

Selachiis (Condrictios). Los animales que pertenecen a este filo incluyen los tiburones y las rayas. Los tiburones viven en aguas poco profundas, donde buscan presas y pueden atacar a las personas. Muchas variedades tienen una o dos espinas venenosas grandes frente a la aleta dorsal, que contienen un veneno débil que no ha sido identificado; estos pueden causar una herida que da lugar a un dolor intenso e inmediato con enrojecimiento de la carne, hinchazón y edema. Un peligro mucho mayor de estos animales es su mordedura, que, debido a varias filas de dientes afilados y puntiagudos, provoca graves laceraciones y desgarros de la carne que provocan un shock inmediato, anemia aguda y ahogamiento de la víctima. El peligro que representan los tiburones es un tema muy discutido, cada variedad parece ser particularmente agresiva. Parece indudable que su comportamiento es impredecible, aunque se dice que les atrae el movimiento y el color claro de un nadador, así como la sangre y las vibraciones de un pez u otra presa recién capturada. Las rayas tienen cuerpos grandes y planos con una cola larga que tiene una o más espinas fuertes o sierras, que pueden ser venenosas. El veneno contiene serotonina, 5-nucleotidasa y fosfodiesterasa, y puede causar vasoconstricción generalizada y paro cardiorrespiratorio. Las mantarrayas viven en las regiones arenosas de las aguas costeras, donde están bien escondidas, lo que facilita que los bañistas las pisen sin verlas. La raya reacciona acercando su cola con la espina saliente, empalando la punta en la carne de la víctima. Esto puede causar heridas punzantes en una extremidad o incluso la penetración de un órgano interno como el peritoneo, el pulmón, el corazón o el hígado, especialmente en el caso de los niños. La herida también puede dar lugar a un gran dolor, hinchazón, edema linfático y diversos síntomas generales como shock primario y colapso cardiocirculatorio. La lesión de un órgano interno puede provocar la muerte en unas pocas horas. Los incidentes de mantarrayas se encuentran entre los más frecuentes, hay unos 750 cada año solo en los Estados Unidos. También pueden ser peligrosos para los pescadores, que deben cortar inmediatamente la cola tan pronto como se sube el pez a bordo. Varias especies de rayas, como el torpedo y el narcino, poseen órganos eléctricos en la espalda que, al ser estimulados solo con el tacto, pueden producir descargas eléctricas que van desde los 8 hasta los 220 voltios; esto puede ser suficiente para aturdir y desactivar temporalmente a la víctima, pero la recuperación suele ser sin complicaciones.

Osteichthyes. Muchos peces de este filo tienen espinas dorsales, pectorales, caudales y anales que están conectadas con un sistema venenoso y cuyo propósito principal es la defensa. Si el pez es molestado, pisado o manipulado por un pescador, levantará las espinas, que pueden perforar la piel e inyectar el veneno. No es raro que ataquen a un buzo que busca peces, o si son molestados por un contacto accidental. Numerosos incidentes de este tipo se reportan debido a la amplia distribución de peces de este filo, que incluye el bagre, que también se encuentra en agua dulce (América del Sur, África Occidental y los Grandes Lagos), el pez escorpión (Escorpaenidae), el pez araña (traquino), el pez sapo, el pez cirujano y otros. Las heridas de estos peces son generalmente dolorosas, particularmente en el caso del bagre y el pez araña, causando enrojecimiento o palidez, hinchazón, cianosis, entumecimiento, edema linfático y sufusión hemorrágica en la carne circundante. Existe la posibilidad de gangrena o infección flemonosa y neuritis periférica en el mismo lado de la herida. Otros síntomas incluyen desmayos, náuseas, colapso, shock primario, asma y pérdida del conocimiento. Todos ellos representan un grave peligro para los trabajadores submarinos. En el bagre se ha identificado un veneno neurotóxico y hemotóxico, y en el caso del pez araña se han aislado una serie de sustancias como la 5-hidroxitriptamina, la histamina y las catecolaminas. Algunos bagres y observadores de estrellas que viven en agua dulce, así como la anguila eléctrica (Electrophorus), tienen órganos eléctricos (ver bajo Selachii arriba).

hidrofíidos. Este grupo (serpientes marinas) se encuentra principalmente en los mares alrededor de Indonesia y Malasia; Se han reportado unas 50 especies, incluyendo Pelaniis platurus, Enhidrina esquistosa y Hydrus platurus. El veneno de estas serpientes es muy similar al de la cobra, pero es de 20 a 50 veces más venenoso; está compuesto por una proteína básica de bajo peso molecular (erubotoxina) que actúa sobre la unión neuromuscular bloqueando la acetilcolina y provocando miólisis. Afortunadamente, las serpientes marinas son generalmente dóciles y muerden solo cuando las pisan, las aprietan o les dan un golpe fuerte; además, inyectan poco o ningún veneno de sus dientes. Los pescadores se encuentran entre los más expuestos a este peligro y representan el 90 % de todos los incidentes notificados, ya sea por pisar la serpiente en el fondo del mar o por encontrarla entre sus capturas. Las serpientes son probablemente responsables de miles de los accidentes laborales atribuidos a los animales acuáticos, pero pocos de ellos son graves, mientras que solo un pequeño porcentaje de los accidentes graves resultan mortales. Los síntomas son en su mayoría leves y no dolorosos. Los efectos generalmente se sienten dentro de las dos horas, comenzando con dolor muscular, dificultad con el movimiento del cuello, falta de destreza y trismus, y algunas veces incluyen náuseas y vómitos. En unas pocas horas se observará mioglobinuria (la presencia de proteínas complejas en la orina). La muerte puede sobrevenir por parálisis de los músculos respiratorios, por insuficiencia renal debida a necrosis tubular o por paro cardíaco debido a hiperpotasemia.

Prevención

Se debe hacer todo lo posible para evitar todo contacto con las espinas de estos animales cuando se manipulan, a menos que se usen guantes fuertes, y se debe tener el mayor cuidado al vadear o caminar sobre un fondo marino arenoso. El traje húmedo que usan los buceadores ofrece protección contra las medusas y los diversos Coelenterata, así como contra las mordeduras de serpientes. No se debe molestar a los animales más peligrosos y agresivos, y se deben evitar las zonas donde hay medusas, ya que son difíciles de ver. Si una serpiente de mar queda atrapada en una línea, se debe cortar la línea y dejar que la serpiente se vaya. Si se encuentran tiburones, hay una serie de principios que deben observarse. Las personas deben mantener los pies y las piernas fuera del agua, y el bote debe llevarse suavemente a la orilla y mantenerse quieto; un nadador no debe quedarse en el agua con un pez moribundo o con uno que está sangrando; la atención de un tiburón no debe ser atraída por el uso de colores brillantes, joyas, o haciendo un ruido o explosión, mostrando una luz brillante o moviendo las manos hacia ella. Un buzo nunca debe bucear solo.

 

Atrás

Leer 6876 veces Ultima modificacion el Martes, julio 26 2022 21: 04

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de peligros biológicos

Brock, TD y MT Madigan. 1988. Biología de Microorganismos. Londres: Prentice Hall.

Burrell, R. 1991. Agentes microbiológicos como riesgos para la salud en el aire interior. Salud Ambiental Persp 95:29-34.

Dahl, S, JT Mortensen y K Rasmussen. 1994. Enfermedad de los empacadores de queso: quejas respiratorias en una lechería empacadora de queso. Ugeskrift para Laeger 156(4):5862-5865.

Dutkiewicz, J. 1994. Bacterias, hongos y endotoxinas como posibles agentes de riesgo laboral en una planta procesadora de papa. Am J Ind Med 25(1):43-46.

Dutkiewicz, J, L Jablonski y SA Olenchock. 1988. Riesgos biológicos ocupacionales. Una revisión. Am J Ind Med 14:605-623.

Fox, JG y NS Lipman. 1991. Infecciones transmitidas por animales de laboratorio grandes y pequeños. Dis Clin North Am 5:131-63.

Hewitt, JB, ST Misner y PF Levin. 1993. Peligros para la salud de la enfermería; identificar los peligros en el lugar de trabajo y reducir los riesgos. Enfermeras de Salud 4(2):320-327.

Hoglund, S. 1990. Programa de salud y seguridad de los agricultores en Suecia. Am J Ind Med 18(4):371-378.

Jacjels, R. 1985. Peligros para la salud de los componentes químicos naturales e introducidos de las maderas para la construcción de embarcaciones. Am J Ind Med 8(3):241-251.

Kolmodin Hedman, B, G Blomquist y E Sikstorm. 1986. Exposición al moho en el personal del museo. Int Arch Occup Environ Health 57(4):321-323.

Olcerst, RB. 1987. Microscopios e infecciones oculares. Am Ind Hyg Assoc J 48(5):425-431.

Pitlik, S, SA Berger y D Huminer. 1987. Infecciones no entéricas adquiridas por contacto con el agua. Rev Infect Dis 9(1):54-63.

Rioux, AJ y B Juminer. 1983. Animales venenosos. En Encyclopaedia of Occupational Health and Safety (3ª ed.), editada por L Parmeggiani. Ginebra: OIT.

Sterling, TD, C Collett y D Rumel. 1991. Epidemiología de los edificios enfermos (en portugués). Rev. Sauda Publica 25(1):56-63.

Van Eeden, PJ, JR Joubert, BW Van De Wal, JB King, A De Kock y JH Groenewald. 1985.
Un brote nosocomial de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en el Hospital Tyberg: Parte 1, Características clínicas. S Afr Med J (SAMJ) 68(9):711-717.

Weatherall, DJ, JGG Ledingham y DA Warrell (eds.). 1987. El libro de texto de medicina de Oxford. 2ª edición. Oxford: OUP.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1995. OMS XVII salud y seguridad en el trabajo. En International Digest of Health Legislation Ginebra: OMS.

Zejda, JE, HH McDuffie y JA Dosman. 1993. Epidemiología de los riesgos de salud y seguridad en la agricultura e industrias relacionadas. Aplicaciones prácticas para médicos rurales. Western J Med 158(1):56-63.