Miércoles, febrero 16 2011 00: 30

Animales Venenosos Terrestres

Valora este artículo
(2 votos)

JA Rioux y B. Juminer*

*Adaptado de la 3ra edición, Enciclopedia de Salud y Seguridad Ocupacional.

Anualmente pueden ocurrir millones de picaduras de escorpiones y reacciones anafilácticas a las picaduras de insectos en todo el mundo, causando decenas de miles de muertes en humanos cada año. En Túnez se notifican anualmente entre 30,000 y 45,000 casos de picaduras de escorpión, que provocan entre 35 y 100 muertes, la mayoría de niños. El envenenamiento (efectos tóxicos) es un riesgo ocupacional para las poblaciones involucradas en la agricultura y la silvicultura en estas regiones.

Entre los animales que pueden herir a los humanos por la acción de su veneno se encuentran los invertebrados, como Arácnida (arañas, escorpiones y arañas solares), acarina (garrapatas y ácaros), Chilopoda (ciempiés) y Hexápoda (abejas, avispas, mariposas y mosquitos).

Invertebrados

Arachnida (arañas—Aranea)

Todas las especies son venenosas, pero en la práctica solo unos pocos tipos producen lesiones en los humanos. El envenenamiento por arañas puede ser de dos tipos:

    1. Envenenamiento cutáneo, en el cual la mordedura es seguida después de algunas horas por un edema centrado alrededor de una marca cianótica, y luego por una ampolla; puede producirse una extensa necrosis local y la cicatrización puede ser lenta y difícil en los casos de mordeduras de arañas del género Lycosa (p. ej., la tarántula).
    2. Intoxicación nerviosa por el veneno exclusivamente neurotóxico de los mygales (Latrodectus ctenus), que produce lesiones graves, de aparición temprana, tetania, temblores, parálisis de las extremidades y, posiblemente, shock mortal; este tipo de intoxicación es relativamente común entre los trabajadores forestales y agrícolas y es particularmente grave en los niños: en el Amazonas, el veneno de la araña “viuda negra” (Latrodectus mactans) se utiliza para flechas venenosas.

       

      la prevención del cáncer. En áreas donde exista el peligro de arañas venenosas, los lugares para dormir deben estar provistos de mosquiteros y los trabajadores deben estar equipados con calzado y ropa de trabajo que proporcionen una protección adecuada.

      Escorpiones (Scorpionida)

      Estos arácnidos tienen una afilada garra venenosa en el extremo del abdomen con la que pueden infligir una dolorosa picadura, cuya gravedad varía según la especie, la cantidad de veneno inyectado y la estación (siendo la estación más peligrosa al final de el período de hibernación de los escorpiones). En la región mediterránea, América del Sur y México, el escorpión es responsable de más muertes que las serpientes venenosas. Muchas especies son nocturnas y son menos agresivas durante el día. Las especies más peligrosas (Buthidae) se encuentran en regiones áridas y tropicales; su veneno es neurotrópico y altamente tóxico. En todos los casos, la picadura de alacrán produce inmediatamente síntomas locales intensos (dolor agudo, inflamación) seguidos de manifestaciones generales como tendencia al desmayo, salivación, estornudos, lagrimeo y diarrea. El curso en niños pequeños es a menudo fatal. Las especies más peligrosas se encuentran entre los géneros Androctonus (África subsahariana), Centrurus (México) y Tituus (Brasil). El escorpión no atacará espontáneamente a los humanos, y sólo pica cuando se considera en peligro, como cuando está atrapado en un rincón oscuro o cuando se sacuden o se ponen las botas o la ropa en la que se ha refugiado. Los escorpiones son muy sensibles a los plaguicidas halogenados (p. ej., DDT).

      Arañas de sol (Solpugida)

      Este orden de arácnidos se encuentra principalmente en zonas esteparias y subdesérticas como el Sahara, los Andes, Asia Menor, México y Texas, y no es venenoso; sin embargo, las arañas solares son extremadamente agresivas, pueden medir hasta 10 cm de ancho y tener una apariencia temible. En casos excepcionales, las heridas que infligen pueden resultar graves debido a su multiplicidad. Los solpúgidos son depredadores nocturnos y pueden atacar a un individuo dormido.

      Garrapatas y ácaros (Acarina)

      Las garrapatas son arácnidos chupadores de sangre en todas las etapas de su ciclo de vida, y la "saliva" que inyectan a través de sus órganos de alimentación puede tener un efecto tóxico. La intoxicación puede ser grave, aunque principalmente en niños (parálisis por garrapatas), y puede ir acompañada de supresión de reflejos. En casos excepcionales puede producirse la muerte por parálisis bulbar (en particular, cuando una garrapata se ha adherido al cuero cabelludo). Los ácaros son hematófagos sólo en estado larvario y su picadura produce una inflamación pruriginosa de la piel. La incidencia de picaduras de ácaros es alta en las regiones tropicales.

      Tratamiento. Las garrapatas deben separarse después de anestesiarlas con una gota de benceno, éter etílico o xileno. La prevención se basa en el uso de pesticidas organofosforados repelentes de plagas.

      Ciempiés (Chilopoda)

      Los ciempiés difieren de los milpiés (Diplopoda) en que solo tienen un par de patas por segmento del cuerpo y que los apéndices del primer segmento del cuerpo son colmillos venenosos. Las especies más peligrosas se encuentran en Filipinas. El veneno del ciempiés solo tiene un efecto localizado (edema doloroso).

      Tratamiento Las mordeduras deben tratarse con aplicaciones tópicas de lociones diluidas de amoníaco, permanganato o hipoclorito. También se pueden administrar antihistamínicos.

      Insectos (Hexápodos)

      Los insectos pueden inyectar veneno a través de las piezas bucales (Simuliidae: moscas negras, Culicidae: mosquitos, Phlebotomus: flebótomos) o por medio del aguijón (abejas, avispas, avispones, hormigas carnívoras). Pueden causar erupciones con sus pelos (orugas, mariposas), o pueden producir ampollas con su hemolinfa (Cantharidae, moscas ampollas y Staphylinidae, escarabajos errantes). Las picaduras de moscas negras producen lesiones necróticas, a veces con trastornos generales; las picaduras de mosquitos producen lesiones pruriginosas difusas. Las picaduras de himenópteros (abejas, etc.) producen intenso dolor local con eritema, edema y, en ocasiones, necrosis. Pueden producirse accidentes generales por sensibilización o multiplicidad de picaduras (escalofríos, náuseas, disnea, escalofríos en las extremidades). Las picaduras en la cara o la lengua son particularmente graves y pueden causar la muerte por asfixia debido al edema glótico. Las orugas y las mariposas pueden causar lesiones cutáneas pruriginosas generalizadas de tipo urticarial o edematoso (edema de Quincke), a veces acompañadas de conjuntivitis. La infección superpuesta no es infrecuente. El veneno de las moscas de las ampollas produce lesiones vesiculares o ampollosas en la piel (Poederus). También existe el peligro de complicaciones viscerales (nefritis tóxica). Ciertos insectos como Hymenoptera y orugas se encuentran en todas partes del mundo; sin embargo, otros subórdenes están más localizados. Las mariposas peligrosas se encuentran principalmente en Guyana y la República Centroafricana; las moscas ampolla se encuentran en Japón, América del Sur y Kenia; las moscas negras viven en las regiones intertropicales y en Europa central; Los flebotomos se encuentran en el Medio Oriente.

      Prevención. La prevención de primer nivel incluye mosquiteros y aplicación de repelente y/o insecticida. Los trabajadores que están severamente expuestos a las picaduras de insectos pueden ser insensibilizados en casos de alergia mediante la administración de dosis cada vez mayores de extracto de cuerpo de insectos.

       

       

      Atrás

      Leer 8024 veces Ultima modificacion el Martes, julio 26 2022 21: 03

      " EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

      Contenido

      Referencias de peligros biológicos

      Brock, TD y MT Madigan. 1988. Biología de Microorganismos. Londres: Prentice Hall.

      Burrell, R. 1991. Agentes microbiológicos como riesgos para la salud en el aire interior. Salud Ambiental Persp 95:29-34.

      Dahl, S, JT Mortensen y K Rasmussen. 1994. Enfermedad de los empacadores de queso: quejas respiratorias en una lechería empacadora de queso. Ugeskrift para Laeger 156(4):5862-5865.

      Dutkiewicz, J. 1994. Bacterias, hongos y endotoxinas como posibles agentes de riesgo laboral en una planta procesadora de papa. Am J Ind Med 25(1):43-46.

      Dutkiewicz, J, L Jablonski y SA Olenchock. 1988. Riesgos biológicos ocupacionales. Una revisión. Am J Ind Med 14:605-623.

      Fox, JG y NS Lipman. 1991. Infecciones transmitidas por animales de laboratorio grandes y pequeños. Dis Clin North Am 5:131-63.

      Hewitt, JB, ST Misner y PF Levin. 1993. Peligros para la salud de la enfermería; identificar los peligros en el lugar de trabajo y reducir los riesgos. Enfermeras de Salud 4(2):320-327.

      Hoglund, S. 1990. Programa de salud y seguridad de los agricultores en Suecia. Am J Ind Med 18(4):371-378.

      Jacjels, R. 1985. Peligros para la salud de los componentes químicos naturales e introducidos de las maderas para la construcción de embarcaciones. Am J Ind Med 8(3):241-251.

      Kolmodin Hedman, B, G Blomquist y E Sikstorm. 1986. Exposición al moho en el personal del museo. Int Arch Occup Environ Health 57(4):321-323.

      Olcerst, RB. 1987. Microscopios e infecciones oculares. Am Ind Hyg Assoc J 48(5):425-431.

      Pitlik, S, SA Berger y D Huminer. 1987. Infecciones no entéricas adquiridas por contacto con el agua. Rev Infect Dis 9(1):54-63.

      Rioux, AJ y B Juminer. 1983. Animales venenosos. En Encyclopaedia of Occupational Health and Safety (3ª ed.), editada por L Parmeggiani. Ginebra: OIT.

      Sterling, TD, C Collett y D Rumel. 1991. Epidemiología de los edificios enfermos (en portugués). Rev. Sauda Publica 25(1):56-63.

      Van Eeden, PJ, JR Joubert, BW Van De Wal, JB King, A De Kock y JH Groenewald. 1985.
      Un brote nosocomial de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en el Hospital Tyberg: Parte 1, Características clínicas. S Afr Med J (SAMJ) 68(9):711-717.

      Weatherall, DJ, JGG Ledingham y DA Warrell (eds.). 1987. El libro de texto de medicina de Oxford. 2ª edición. Oxford: OUP.

      Organización Mundial de la Salud (OMS). 1995. OMS XVII salud y seguridad en el trabajo. En International Digest of Health Legislation Ginebra: OMS.

      Zejda, JE, HH McDuffie y JA Dosman. 1993. Epidemiología de los riesgos de salud y seguridad en la agricultura e industrias relacionadas. Aplicaciones prácticas para médicos rurales. Western J Med 158(1):56-63.