Lunes, marzo de 21 2011 22: 24

Ambiente frío y trabajo en frío

Valora este artículo
(15 votos)

Un ambiente frío se define por condiciones que causan pérdidas de calor corporal mayores de lo normal. En este contexto, “normal” se refiere a lo que las personas experimentan en la vida cotidiana en condiciones cómodas, a menudo en interiores, pero esto puede variar debido a las condiciones sociales, económicas o climáticas naturales. A los efectos de este artículo se considerarán fríos los ambientes con una temperatura del aire inferior a 18 a 20ºC.

El trabajo en frío comprende una variedad de actividades industriales y ocupacionales bajo diferentes condiciones climáticas (ver tabla 1). En la mayoría de los países, la industria alimentaria requiere trabajar en condiciones de frío, normalmente de 2 a 8 ºC para alimentos frescos y por debajo de –25 ºC para alimentos congelados. En tales ambientes fríos artificiales, las condiciones están relativamente bien definidas y la exposición es casi la misma día a día.

Tabla 1. Temperaturas del aire de varios ambientes laborales fríos

–120ºC

Cámara climática para crioterapia humana

–90ºC

Temperatura más baja en la base Vostock del polo sur

–55ºC

Almacén frigorífico para carne de pescado y producción de productos congelados y secos

–40ºC

Temperatura “normal” en la base polar

–28ºC

Cámara frigorífica para productos ultracongelados

+2 a +12ºC

Almacenamiento, preparación y transporte de productos alimenticios frescos

–50 a –20 ºC

Temperatura media de enero en el norte de Canadá y Siberia

–20 a –10 ºC

Temperatura media de enero en el sur de Canadá, el norte de Escandinavia y el centro de Rusia

–10 a 0 ºC

Temperatura promedio de enero en el norte de EE. UU., el sur de Escandinavia, Europa central, partes del Medio y Lejano Oriente, el centro y el norte de Japón

Fuente: Modificado de Holmér 1993.

En muchos países, los cambios climáticos estacionales implican que el trabajo al aire libre y el trabajo en edificios sin calefacción durante períodos más cortos o más largos deben realizarse en condiciones de frío. La exposición al frío puede variar considerablemente entre diferentes lugares de la tierra y tipo de trabajo (ver tabla 1). El agua fría presenta otro peligro, al que se enfrentan las personas que se dedican, por ejemplo, a trabajos en alta mar. Este artículo trata sobre las respuestas al estrés por frío y las medidas preventivas. Los métodos para evaluar el estrés por frío y los límites de temperatura aceptables de acuerdo con las normas internacionales adoptadas recientemente se tratan en otra parte de este capítulo.

Estrés por frío y trabajo en el frío

El estrés por frío puede estar presente en muchas formas diferentes, afectando el equilibrio de calor de todo el cuerpo, así como el equilibrio de calor local de las extremidades, la piel y los pulmones. El tipo y la naturaleza del estrés por frío se describen ampliamente en otras partes de este capítulo. El medio natural para lidiar con el estrés por frío es mediante acciones conductuales, en particular, el cambio y el ajuste de la ropa. Una protección suficiente evita el enfriamiento. Sin embargo, la protección en sí misma puede causar efectos adversos no deseados. El problema se ilustra en la figura 1.

Figura 1. Ejemplos de efectos de frío.

HEA090F1

El enfriamiento de todo el cuerpo o de partes del cuerpo produce incomodidad, deterioro de la función sensorial y neuromuscular y, en última instancia, lesiones por frío. El malestar por frío tiende a ser un fuerte estímulo para la acción conductual, reduciendo o eliminando el efecto. La prevención del enfriamiento mediante la colocación de ropa, calzado, guantes y protectores contra el frío interfiere con la movilidad y la destreza del trabajador. Hay un “costo de protección” en el sentido de que los movimientos y movimientos se vuelven restringidos y más agotadores. La necesidad continua de ajuste del equipo para mantener un alto nivel de protección requiere atención y juicio, y puede comprometer factores como la vigilancia y el tiempo de reacción. Uno de los objetivos más importantes de la investigación en ergonomía es la mejora de la funcionalidad de la ropa manteniendo la protección contra el frío.

 

 

 

 

En consecuencia, los efectos del trabajo en frío deben dividirse en:

  • efectos del enfriamiento de los tejidos
  • efectos de las medidas de protección (“costo de la protección”).

 

En la exposición al frío, las medidas conductuales reducen el efecto de enfriamiento y, eventualmente, permiten el mantenimiento del equilibrio térmico y el confort normales. Las medidas insuficientes provocan reacciones termorreguladoras, fisiológicamente compensatorias (vasoconstricción y escalofríos). La acción combinada de los ajustes fisiológicos y de comportamiento determina el efecto resultante de un estrés por frío dado.

En las siguientes secciones se describirán estos efectos. Se dividen en efectos agudos (que ocurren en minutos u horas), efectos a largo plazo (días o incluso años) y otros efectos (no directamente relacionados con las reacciones de enfriamiento). per se). La Tabla 2 presenta ejemplos de reacciones asociadas con la duración de la exposición al frío. Naturalmente, los tipos de respuestas y su magnitud dependen en gran medida del nivel de estrés. Sin embargo, las exposiciones largas (días y más) difícilmente involucran los niveles extremos que se pueden alcanzar por un corto tiempo.

Tabla 2. Duración del estrés por frío no compensado y reacciones asociadas

Horario

Efectos fisiológicos

Efecto psicológico

Seg

jadeo inspiratorio
La hiperventilación
Elevación de la frecuencia cardíaca
Vasoconstricción periférica
Aumento de la presión arterial

Sensación de la piel, malestar

Min

enfriamiento de tejidos
Enfriamiento de extremidades
Deterioro neuromuscular
Temblando
Congelación por contacto y convección

disminución del rendimiento
Dolor por enfriamiento local

Horario

Deterioro de la capacidad de trabajo físico.
Hipotermia
lesión por frío

Deterioro de la función mental

Días/meses

Lesión por frío sin congelación
Aclimatación

habituación
Incomodidad reducida

Años

Efectos tisulares crónicos (?)

 

 

Efectos agudos del enfriamiento

El efecto más obvio y directo del estrés por frío es el enfriamiento inmediato de la piel y las vías respiratorias superiores. Los receptores térmicos responden y se inicia una secuencia de reacciones termorreguladoras. El tipo y la magnitud de la reacción están determinados principalmente por el tipo y la severidad del enfriamiento. Como se mencionó anteriormente, la vasoconstricción periférica y los escalofríos son los principales mecanismos de defensa. Ambos contribuyen a conservar el calor corporal y la temperatura central, pero comprometen las funciones cardiovasculares y neuromusculares.

Sin embargo, los efectos psicológicos de la exposición al frío también modifican las reacciones fisiológicas de forma compleja y en parte desconocida. El ambiente frío provoca distracción en el sentido de que requiere un mayor esfuerzo mental para manejar los nuevos factores estresantes (evitar refrescarse, tomar medidas de protección, etc.). Por otro lado, el frío también provoca excitación, en el sentido de que el aumento del nivel de estrés aumenta la actividad nerviosa simpática y, por lo tanto, la preparación para la acción. En condiciones normales, las personas usan solo porciones menores de su capacidad, preservando así una gran capacidad de reserva para condiciones inesperadas o exigentes.

Percepción del frío y confort térmico

La mayoría de los humanos experimentan una sensación de neutralidad térmica a una temperatura operativa entre 20 y 26ºC cuando realizan un trabajo sedentario muy ligero (trabajo de oficina a 70 W/m2) con ropa adecuada (valores de aislamiento entre 0.6 y 1.0 clo). En este estado y en ausencia de desequilibrios térmicos locales, como corrientes de aire, las personas se encuentran en confort térmico. Estas condiciones están bien documentadas y especificadas en normas como la ISO 7730 (consulte el capítulo Control del ambiente interior en este Enciclopedia).

La percepción humana del enfriamiento está estrechamente relacionada con el balance de calor de todo el cuerpo, así como con el balance de calor del tejido local. El malestar térmico por frío surge cuando no se puede mantener el equilibrio del calor corporal debido a una combinación inadecuada de actividad (producción de calor metabólico) y ropa. Para temperaturas entre +10 y +30ºC, la magnitud del “malestar por frío” en una población se puede predecir mediante la ecuación de confort de Fanger, descrita en la norma ISO 7730.

Una fórmula simplificada y razonablemente precisa para el cálculo de la temperatura termoneutral (T) para la persona promedio es:

 

t = 33.5 – 3·Icl – (0.08 + 0.05·Icl) ·M

donde M es el calor metabólico medido en W/m2 y Icl el valor de aislamiento de la ropa medido en clo.

El aislamiento de la ropa requerido (valor clo) es mayor a +10ºC que el calculado con el método IREQ (valor de aislamiento requerido calculado) (ISO TR 11079, 1993). La razón de esta discrepancia es la aplicación de diferentes criterios de “comodidad” en los dos métodos. ISO 7730 se enfoca en gran medida en el confort térmico y permite una sudoración considerable, mientras que ISO TR 11079 solo permite "controlar" la sudoración en niveles mínimos, una necesidad en el frío. La Figura 2 muestra la relación entre el aislamiento de la ropa, el nivel de actividad (producción de calor) y la temperatura del aire según la ecuación anterior y el método IREQ. Las áreas rellenas deben representar la variación esperada en el aislamiento de la ropa requerida debido a los diferentes niveles de "comodidad".

Figura 2. Temperatura óptima para el "confort" térmico en función de la ropa y el nivel de actividad ().

HEA090F2

La información de la figura 2 es solo una guía para establecer las condiciones térmicas interiores óptimas. Existe una variación individual considerable en la percepción del confort térmico y la incomodidad por el frío. Esta variación se origina en las diferencias en los patrones de vestimenta y actividad, pero también contribuyen las preferencias subjetivas y la habituación.

En particular, las personas que realizan actividades sedentarias muy ligeras se vuelven cada vez más susceptibles al enfriamiento local cuando la temperatura del aire desciende por debajo de 20 a 22 ºC. En tales condiciones, la velocidad del aire debe mantenerse baja (por debajo de 0.2 m/s) y debe seleccionarse ropa aislante adicional para cubrir las partes sensibles del cuerpo (p. ej., cabeza, cuello, espalda y tobillos). El trabajo sentado a temperaturas inferiores a 20ºC requiere aislamiento de asiento y respaldo para reducir el enfriamiento local debido a la compresión de la ropa.

Cuando la temperatura ambiente desciende por debajo de los 10ºC, el concepto de confort se vuelve más difícil de aplicar. Las asimetrías térmicas se vuelven “normales” (p. ej., cara fría e inhalación de aire frío). A pesar de un equilibrio de calor corporal óptimo, tales asimetrías pueden sentirse incómodas y requieren calor adicional para eliminarlas. El confort térmico en el frío, a diferencia de las condiciones interiores normales, es probable que coincida con una ligera sensación de calor. Esto debe recordarse cuando se evalúa el estrés por frío utilizando el índice IREQ.

 

Rendimiento

La exposición al frío y las reacciones fisiológicas y de comportamiento asociadas tienen un impacto en el rendimiento humano en varios niveles de complejidad. La Tabla 3 presenta una descripción general esquemática de los diferentes tipos de efectos en el rendimiento que se pueden anticipar con la exposición al frío leve y extremo.

Tabla 3. Indicación de los efectos anticipados de la exposición al frío leve y severa

Rendimiento

Exposición al frío leve

Exposición al frío severo

Ejecución manual

0 -

- -

rendimiento muscular

0

Rendimiento aeróbico

0

Tiempo de reacción sencillo

0

Elección del tiempo de reacción

- -

Seguimiento, vigilancia

0 -

Tareas cognitivas, mentales.

0 -

- -

0 indica ningún efecto; – indica degradación; – – indica una fuerte degradación; 0: indica un hallazgo contradictorio.

 

La exposición leve en este contexto implica un enfriamiento nulo o insignificante del núcleo del cuerpo y un enfriamiento moderado de la piel y las extremidades. La exposición severa da como resultado un balance de calor negativo, una caída en la temperatura central y una disminución pronunciada concomitante de la temperatura de las extremidades.

Las características físicas de la exposición al frío leve y severo dependen en gran medida del equilibrio entre la producción interna de calor corporal (como resultado del trabajo físico) y las pérdidas de calor. La ropa protectora y las condiciones climáticas ambientales determinan la cantidad de pérdida de calor.

Como se mencionó anteriormente, la exposición al frío provoca distracción y enfriamiento (figura 1). Ambos tienen un impacto en el desempeño, aunque la magnitud del impacto varía según el tipo de tarea.

El comportamiento y la función mental son más susceptibles al efecto de distracción, mientras que el rendimiento físico se ve más afectado por el enfriamiento. La compleja interacción de las respuestas fisiológicas y psicológicas (distracción, excitación) a la exposición al frío no se comprende completamente y requiere más trabajo de investigación.

La Tabla 4 indica las relaciones reportadas entre el rendimiento físico y la temperatura del cuerpo. Se supone que el rendimiento físico depende en gran medida de la temperatura del tejido y se deteriora cuando cae la temperatura de los tejidos vitales y las partes de los órganos. Por lo general, la destreza manual depende de manera crítica de la temperatura de los dedos y las manos, así como de la temperatura de los músculos de la mano derecha. La actividad muscular bruta se ve poco afectada por la temperatura de la superficie local, pero es muy sensible a la temperatura del músculo. Dado que algunas de estas temperaturas están relacionadas entre sí (p. ej., temperatura central y muscular), es difícil determinar relaciones directas.

Tabla 4. Importancia de la temperatura de los tejidos corporales para el rendimiento físico humano

Rendimiento

Temperatura de la piel de la mano/dedo

Temperatura media de la piel

Temperatura muscular

Temperatura del núcleo

Manual simple

0

0

manual complejo

- -

(-)

- -

Muscular

0

0 -

- -

0 -

Aerobio

0

0

- -

0 indica ningún efecto; – indica deterioro con temperatura más baja; – – indica una fuerte degradación; 0 – indica resultados contradictorios; (–) indica un posible efecto menor.

 

La descripción general de los efectos de rendimiento en las tablas 3 y 4 es necesariamente muy esquemática. La información debe servir como una señal para la acción, donde la acción significa una evaluación detallada de las condiciones o la adopción de medidas preventivas.

Un factor importante que contribuye a la disminución del rendimiento es el tiempo de exposición. Cuanto más larga sea la exposición al frío, mayor será el efecto sobre los tejidos más profundos y la función neuromuscular. Por otro lado, factores como la habituación y la experiencia modifican los efectos perjudiciales y restablecen parte de la capacidad de rendimiento.

Ejecución manual

La función de la mano es muy susceptible a la exposición al frío. Debido a su pequeña masa y gran superficie, las manos y los dedos pierden mucho calor mientras mantienen altas temperaturas de los tejidos (30 a 35ºC). En consecuencia, estas altas temperaturas solo se pueden mantener con un alto nivel de producción de calor interno, lo que permite un alto flujo sanguíneo sostenido a las extremidades.

La pérdida de calor de las manos se puede reducir con el frío usando ropa adecuada para las manos. Sin embargo, un buen calzado para las manos en climas fríos significa grosor y volumen y, en consecuencia, destreza y función manual deterioradas. Por lo tanto, el desempeño manual en el frío no puede ser preservado por medidas pasivas. En el mejor de los casos, la reducción del rendimiento puede limitarse como resultado de un compromiso equilibrado entre la elección de prendas de vestir funcionales, el comportamiento laboral y el esquema de exposición.

La función de la mano y los dedos depende en gran medida de la temperatura local del tejido (figura 3). Los movimientos finos, delicados y rápidos de los dedos se deterioran cuando la temperatura del tejido baja unos pocos grados. Con un enfriamiento más profundo y una caída de la temperatura, las funciones generales de la mano también se ven afectadas. Se encuentra un deterioro significativo en la función de la mano a temperaturas de la piel de la mano de alrededor de 15 ºC, y se producen deterioros graves a temperaturas de la piel de alrededor de 6 a 8 ºC debido al bloqueo de la función de los receptores sensoriales y térmicos de la piel. Dependiendo de los requisitos de la tarea, puede ser necesario medir la temperatura de la piel en varios sitios de la mano y los dedos. La temperatura de la yema del dedo puede ser más de diez grados inferior a la del dorso de la mano en determinadas condiciones de exposición.

Figura 3. Relación entre la destreza de los dedos y la temperatura de la piel de los dedos.

HEA090F3

La Figura 4 indica las temperaturas críticas para diferentes tipos de efectos en la función manual.

Figura 4. Efectos brutos estimados sobre el rendimiento manual a diferentes niveles de temperatura de manos/dedos.

HEA090T4

Rendimiento neuromuscular

Es evidente a partir de las figuras 3 y 4 que existe un efecto pronunciado del frío sobre la función y el rendimiento muscular. El enfriamiento del tejido muscular reduce el flujo sanguíneo y ralentiza los procesos neuronales como la transmisión de señales nerviosas y la función sináptica. Además, aumenta la viscosidad de los tejidos, lo que resulta en una mayor fricción interna durante el movimiento.

La producción de fuerza isométrica se reduce en un 2% por ºC de temperatura muscular baja. La producción de fuerza dinámica se reduce entre un 2 y un 4 % por ºC de temperatura muscular baja. En otras palabras, el enfriamiento reduce la producción de fuerza de los músculos y tiene un efecto aún mayor en las contracciones dinámicas.

Capacidad de trabajo físico

Como se mencionó anteriormente, el rendimiento muscular se deteriora con el frío. Con función muscular deteriorada hay un deterioro general de la capacidad de trabajo físico. Un factor que contribuye a la reducción de la capacidad de trabajo aeróbico es el aumento de la resistencia periférica de la circulación sistémica. La vasoconstricción pronunciada aumenta la circulación central, lo que eventualmente conduce a diuresis por frío y presión arterial elevada. El enfriamiento del núcleo también puede tener un efecto directo sobre la contractilidad del músculo cardíaco.

La capacidad de trabajo, medida por la capacidad aeróbica máxima, disminuye entre un 5 y un 6 % por cada ºC de temperatura central más baja. Así, la resistencia puede deteriorarse rápidamente como consecuencia práctica de la capacidad máxima disminuida y con un requerimiento energético incrementado del trabajo muscular.

Otros efectos del frío

Temperaturas corporales

A medida que baja la temperatura, la superficie del cuerpo se ve más afectada (y también más tolerante). La temperatura de la piel puede descender por debajo de los 0ºC en unos segundos cuando la piel está en contacto con superficies metálicas muy frías. Asimismo, las temperaturas de las manos y los dedos pueden disminuir varios grados por minuto en condiciones de vasoconstricción y protección deficiente. A la temperatura normal de la piel, los brazos y las manos están superperfundidos debido a las derivaciones arteriovenosas periféricas. Esto crea calor y mejora la destreza. El enfriamiento de la piel cierra estas derivaciones y disminuye la perfusión en manos y pies a una décima parte. Las extremidades constituyen el 50% de la superficie corporal y el 30% de su volumen. El retorno de la sangre pasa a través de venas profundas concomitantes a las arterias, reduciendo así la pérdida de calor según el principio de contracorriente.

No se produce vasoconstricción adrenérgica en la región cabeza-cuello, lo que debe tenerse en cuenta en situaciones de emergencia para prevenir la hipotermia. Una persona con la cabeza descubierta puede perder el 50% o más de su producción de calor en reposo a temperaturas bajo cero.

Se requiere una tasa alta y sostenida de pérdida de calor de todo el cuerpo para el desarrollo de la hipotermia (descenso de la temperatura central) (Maclean y Emslie-Smith 1977). El equilibrio entre la producción de calor y la pérdida de calor determina la tasa de enfriamiento resultante, ya sea un enfriamiento de todo el cuerpo o un enfriamiento local de una parte del cuerpo. Las condiciones para el balance de calor se pueden analizar y evaluar sobre la base del índice IREQ. Una respuesta notable al enfriamiento local de las partes sobresalientes del cuerpo humano (p. ej., los dedos de las manos y los pies y las orejas) es el fenómeno de caza (reacción de Lewis). Después de una caída inicial a un valor bajo, la temperatura del dedo aumenta varios grados (figura 5). Esta reacción se repite de forma cíclica. La respuesta es muy local, más pronunciada en la punta del dedo que en la base. Está ausente en la mano. Lo más probable es que la respuesta en la palma de la mano refleje la variación de temperatura del flujo sanguíneo que irriga los dedos. La respuesta puede ser modificada por exposiciones repetidas (amplificada), pero es más o menos abolida en asociación con el enfriamiento de todo el cuerpo.

Figura 5. Vasodilatación inducida por frío de los vasos de los dedos que provoca aumentos cíclicos en la temperatura del tejido.

HEA090F4

El enfriamiento progresivo del cuerpo produce una serie de efectos fisiológicos y mentales. La Tabla 16 indica algunas respuestas típicas asociadas con diferentes niveles de temperatura central.

Tabla 5. Respuestas humanas al enfriamiento: reacciones indicativas a diferentes niveles de hipotermia

Fase

Core
temperatura
(ºC)

Fisiológico
reacciones

Psicológico
reacciones

Regular

37

36

Temperatura corporal normal

Vasoconstricción, manos y pies fríos

Sensación termoneutral

Malestar

Hipotermia leve

35

34

33

Escalofríos intensos, capacidad de trabajo reducida

Fatiga

Tropezando y tropezando

Deterioro del juicio, desorientación, apatía.

consciente y
sensible

Moderado
hipotermia

32

31

30

29

Rigidez muscular

respiración débil

Sin reflejos nerviosos, frecuencia cardíaca lenta y casi imperceptible

Progresivo
inconsciencia,
alucinaciones

Nubes de conciencia

Estuporoso

Grave
hipotermia

28

27

25

Arritmias cardíacas (auriculares)
y/o ventricular)

Alumnos no reactivos a
tendón ligero, profundo y
reflejos superficiales
ausente

Muerte por fibrilación ventricular o asistolia

 

 

Corazón y circulación

El enfriamiento de la frente y la cabeza provoca una elevación aguda de la presión arterial sistólica y, finalmente, una frecuencia cardíaca elevada. Se puede observar una reacción similar al poner las manos desnudas en agua muy fría. La reacción es de corta duración y se alcanzan valores normales o ligeramente elevados después de segundos o minutos.

La pérdida excesiva de calor corporal provoca vasoconstricción periférica. En particular, durante la fase transitoria, el aumento de la resistencia periférica da como resultado una elevación de la presión arterial sistólica y un aumento de la frecuencia cardíaca. El trabajo cardíaco es mayor de lo que sería para actividades similares a temperaturas normales, un fenómeno doloroso que experimentan las personas con angina de pecho.

Como se mencionó anteriormente, el enfriamiento más profundo de los tejidos generalmente ralentiza los procesos fisiológicos de las células y los órganos. El enfriamiento debilita el proceso de inervación y suprime las contracciones del corazón. Se reduce el poder de contracción y, además del aumento de la resistencia periférica de los vasos sanguíneos, se reduce el gasto cardíaco. Sin embargo, con hipotermia moderada y severa, la función cardiovascular disminuye en relación con la reducción general del metabolismo.

Pulmones y vías respiratorias

La inhalación de volúmenes moderados de aire frío y seco presenta problemas limitados en personas sanas. El aire muy frío puede causar molestias, en particular, con la respiración nasal. Los altos volúmenes de ventilación de aire muy frío también pueden causar microinflamación de la membrana mucosa de las vías respiratorias superiores.

Con la progresión de la hipotermia, la función pulmonar se deprime al mismo tiempo que la reducción general del metabolismo corporal.

Aspectos funcionales (capacidad de trabajo)

Un requisito fundamental para el funcionamiento en ambientes fríos es la provisión de suficiente protección contra el enfriamiento. Sin embargo, la protección en sí misma puede interferir seriamente con las condiciones de desempeño. El efecto cojeante de la ropa es bien conocido. Los cascos y cascos interfieren con el habla y la visión, y las prendas para las manos afectan la función manual. Mientras que la protección es necesaria para la preservación de condiciones de trabajo saludables y cómodas, las consecuencias en términos de deterioro del rendimiento deben reconocerse plenamente. Las tareas tardan más en completarse y requieren un mayor esfuerzo.

La ropa de protección contra el frío puede pesar fácilmente de 3 a 6 kg, incluidas las botas y el gorro. Este peso se suma a la carga de trabajo, en particular durante el trabajo ambulatorio. Además, la fricción entre las capas de la ropa multicapa produce resistencia al movimiento. El peso de las botas debe mantenerse bajo, ya que el peso adicional en las piernas contribuye relativamente más a la carga de trabajo.

La organización del trabajo, el lugar de trabajo y el equipo deben adaptarse a los requisitos específicos de una tarea de trabajo en frío. Se debe permitir más tiempo para las tareas y se necesitan descansos frecuentes para la recuperación y el calentamiento. El lugar de trabajo debe permitir movimientos fáciles, a pesar de la ropa voluminosa. Del mismo modo, el equipo debe estar diseñado para que pueda ser operado con una mano enguantada o aislado en el caso de manos descubiertas.

Lesiones por frio

Las lesiones graves por aire frío se pueden prevenir en la mayoría de los casos y ocurren solo esporádicamente en la vida civil. Por otro lado, estas heridas suelen ser de gran importancia en la guerra y en los cataclismos. Sin embargo, muchos trabajadores corren el riesgo de sufrir lesiones por frío en sus actividades rutinarias. El trabajo al aire libre en climas severos (como en áreas árticas y subárticas, por ejemplo, pesca, agricultura, construcción, exploración de gas y petróleo y pastoreo de renos), así como el trabajo en interiores realizado en ambientes fríos (como en las industrias de alimentos o almacenamiento) pueden implique peligro de lesiones por frío.

Las lesiones por frío pueden ser sistémicas o localizadas. Las lesiones locales, que en la mayoría de los casos preceden a la hipotermia sistémica, constituyen dos entidades clínicamente diferentes: las lesiones por frío glacial (FCI) y las lesiones por frío no glacial (NFCI).

Lesiones por frío helado

Fisiopatología

Este tipo de lesión local ocurre cuando la pérdida de calor es suficiente para permitir una verdadera congelación del tejido. Además de un ataque criogénico directo a las células, el daño vascular con disminución de la perfusión y la hipoxia tisular son mecanismos patogénicos contribuyentes.

La vasoconstricción de los vasos cutáneos es de gran importancia en el origen de una congelación. Debido a las amplias derivaciones arteriovenosas, las estructuras periféricas, como las manos, los pies, la nariz y las orejas, están superperfundidas en un ambiente cálido. Solo alrededor de una décima parte del flujo sanguíneo en las manos, por ejemplo, se necesita para la oxigenación de los tejidos. El resto crea calor, facilitando así la destreza. Incluso en ausencia de una disminución de la temperatura central, el enfriamiento local de la piel ocluye estas derivaciones.

Para proteger la viabilidad de las partes periféricas de las extremidades durante la exposición al frío, tiene lugar una vasodilatación intermitente inducida por el frío (CIVD). Esta vasodilatación es el resultado de la apertura de las anastomosis arteriovenosas y ocurre cada 5 a 10 minutos. El fenómeno es un compromiso en el plan fisiológico humano para conservar el calor y, sin embargo, preservar de forma intermitente la función de manos y pies. La vasodilatación es percibida por la persona como períodos de calor punzante. La CIVD se vuelve menos pronunciada a medida que disminuye la temperatura corporal. Las variaciones individuales en el grado de CIVD podrían explicar la diferente susceptibilidad a las lesiones locales por frío. Las personas indígenas de clima frío presentan un CIVD más pronunciado.

En contraste con la crioconservación de tejido vivo, donde la cristalización del hielo ocurre tanto intracelular como extracelularmente, la FCI clínica, con una tasa de congelación mucho más lenta, produce solo cristales de hielo extracelulares. El proceso es exotérmico, libera calor y, por lo tanto, la temperatura del tejido permanece en el punto de congelación hasta que se completa la congelación.

A medida que crecen los cristales de hielo extracelulares, las soluciones extracelulares se condensan, lo que hace que este espacio se convierta en un medio hiperosmolar, lo que conduce a la difusión pasiva de agua desde el compartimento intracelular; que el agua a su vez se congela. Este proceso progresa hasta que toda el agua "disponible" (que no está unida a proteínas, azúcar y otras moléculas) ha sido cristalizada. La deshidratación celular altera las estructuras proteicas, los lípidos de la membrana y el pH celular, lo que lleva a una destrucción incompatible con la supervivencia celular. La resistencia a FCI varía en diferentes tejidos. La piel es más resistente que los músculos y los nervios, por ejemplo, lo que podría ser el resultado de un menor contenido de agua tanto intra como intercelularmente en la epidermis.

El papel de los factores hemorreológicos indirectos se interpretó anteriormente como similar al encontrado en las lesiones por frío sin congelación. Sin embargo, estudios recientes en animales han demostrado que la congelación causa lesiones en la íntima de las arteriolas, vénulas y capilares antes de que haya evidencia de daño a otros elementos de la piel. Por lo tanto, es obvio que la parte reológica de la patogenia de la FCI es también un efecto criobiológico.

Cuando se vuelve a calentar una congelación, el agua comienza a volver a difundirse a las células deshidratadas, lo que provoca una inflamación intracelular. La descongelación induce la máxima dilatación vascular, creando edema y formación de ampollas debido a la lesión de las células endoteliales (capa interna de la piel). La interrupción de las células endoteliales expone la membrana basal, lo que inicia las adherencias plaquetarias y comienza la cascada de coagulación. El siguiente estancamiento de sangre y trombosis inducen anoxia.

Como es la pérdida de calor del área expuesta lo que determina el riesgo de congelación, la sensación térmica es un factor importante a este respecto, y esto significa no solo el viento que sopla, sino también cualquier movimiento de aire que pase por el cuerpo. Correr, esquiar, hacer skijoring y andar en vehículos abiertos deben considerarse en este contexto. Sin embargo, la carne expuesta no se congelará mientras la temperatura ambiente esté por encima del punto de congelación, incluso con vientos de alta velocidad.

El consumo de alcohol y productos del tabaco, así como la desnutrición y la fatiga son factores predisponentes a la FCI. Una lesión por frío previa aumenta el riesgo de FCI posterior, debido a una respuesta simpática postraumática anormal.

El metal frío puede provocar rápidamente una congelación cuando se sujeta con la mano desnuda. La mayoría de las personas son conscientes de esto, pero a menudo no se dan cuenta del riesgo de manipular líquidos sobreenfriados. La gasolina enfriada a –30ºC congelará la carne expuesta casi instantáneamente ya que la pérdida de calor por evaporación se combina con la pérdida por conducción. Esta congelación rápida provoca una cristalización extra e intracelular con destrucción de las membranas celulares principalmente de forma mecánica. Un tipo similar de FCI ocurre cuando se derrama propano líquido directamente sobre la piel.

Cuadro clinico

Las lesiones por frío helado se subdividen en congelaciones superficiales y profundas. La lesión superficial se limita a la piel y los tejidos subcutáneos subyacentes inmediatos. En la mayoría de los casos, la lesión se localiza en la nariz, los lóbulos de las orejas y los dedos de las manos y los pies. El dolor punzante y punzante suele ser el primer signo. La parte afectada de la piel se vuelve pálida o blanca como la cera. Está adormecido y se indentará con la presión, ya que los tejidos subyacentes son viables y flexibles. Cuando la FCI se extiende a una lesión profunda, la piel se vuelve blanca y parecida al mármol, se siente dura y se adhiere al tacto.

Tratamiento

Una congelación debe tratarse de inmediato para evitar que una lesión superficial se convierta en una profunda. Trate de llevar a la víctima al interior; de lo contrario, protéjalo del viento mediante el refugio de camaradas, un saco de viento u otros medios similares. El área congelada debe descongelarse mediante la transmisión pasiva de calor desde una parte más caliente del cuerpo. Ponga la mano caliente contra la cara y la mano fría en la axila o en la ingle. Como el individuo congelado está bajo estrés por frío con vasoconstricción periférica, un compañero cálido es un terapeuta mucho mejor. Está contraindicado masajear y frotar la parte congelada con nieve o bufanda de lana. Tal tratamiento mecánico solo agravaría la lesión, ya que el tejido está lleno de cristales de hielo. Tampoco se debe considerar descongelar frente a una fogata o una estufa de campamento. Dicho calor no penetra a ninguna profundidad y, como el área está parcialmente anestesiada, el tratamiento puede incluso provocar una lesión por quemadura.

Las señales de dolor en un pie congelado desaparecen antes de que se produzca la congelación real, ya que la conductividad nerviosa se anula alrededor de los +8ºC. ¡La paradoja es que la última sensación que uno siente es que no siente nada en absoluto! En condiciones extremas, cuando la evacuación requiere viajar a pie, debe evitarse la descongelación. Caminar con los pies congelados no parece aumentar el riesgo de pérdida de tejido, mientras que volver a congelar una congelación sí lo hace en mayor grado.

El mejor tratamiento para una congelación es la descongelación en agua tibia entre 40 y 42ºC. El procedimiento de descongelación debe continuar a esa temperatura del agua hasta que regresen la sensación, el color y la suavidad del tejido. Esta forma de descongelación a menudo termina en un tono no rosado, sino burdeos debido a la estasis venosa.

En condiciones de campo, se debe tener en cuenta que el tratamiento requiere más que una descongelación local. Se debe cuidar al individuo en su totalidad, ya que una congelación suele ser el primer signo de una hipotermia progresiva. Póngase más ropa y dele bebidas calientes y nutritivas. La víctima suele mostrarse apática y hay que obligarla a cooperar. Inste a la víctima a realizar actividades musculares, como golpear los brazos contra los costados. Tales maniobras abren derivaciones arteriovenosas periféricas en las extremidades.

Una congelación profunda está presente cuando la descongelación con transferencia pasiva de calor durante 20 a 30 minutos no tiene éxito. Si es así, la víctima debe ser enviada al hospital más cercano. Sin embargo, si dicho transporte puede tomar horas, es preferible llevar a la persona a la vivienda más cercana y descongelar sus heridas en agua tibia. Después de la descongelación completa, se debe acostar al paciente con el área lesionada elevada y se debe organizar el transporte inmediato al hospital más cercano.

El recalentamiento rápido provoca un dolor de moderado a intenso y, a menudo, el paciente necesitará un analgésico. El daño capilar provoca la fuga de suero con hinchazón local y formación de ampollas durante las primeras 6 a 18 horas. Las ampollas deben mantenerse intactas para prevenir infecciones.

Lesiones por frío sin congelación

Fisiopatología

La exposición prolongada a condiciones frías y húmedas por encima del punto de congelación combinada con la inmovilización que provoca el estancamiento venoso son los requisitos previos para la NFCI. La deshidratación, la alimentación inadecuada, el estrés, las enfermedades o lesiones intercurrentes y la fatiga son factores contribuyentes. NFCI afecta casi exclusivamente piernas y pies. Las lesiones graves de este tipo ocurren con gran rareza en la vida civil, pero en tiempos de guerra y catástrofes ha sido y será siempre un problema grave, causado en la mayoría de los casos por un desconocimiento de la afección debido a la aparición lenta e indistinta de los primeros síntomas.

NFCI puede ocurrir bajo cualquier condición donde la temperatura ambiental sea más baja que la temperatura corporal. Al igual que en la FCI, las fibras constrictoras simpáticas, junto con el propio resfriado, inducen una vasoconstricción prolongada. El evento inicial es de naturaleza reológica y se asemeja al observado en la lesión por reperfusión isquémica. Además de la duración de la baja temperatura, la susceptibilidad de la víctima parece ser importante.

El cambio patológico debido a la lesión isquémica afecta a muchos tejidos. Los músculos degeneran, sufren necrosis, fibrosis y atrofia; los huesos muestran una osteoporosis temprana. De especial interés son los efectos sobre los nervios, ya que el daño nervioso es responsable del dolor, la disestesia prolongada y la hiperhidrosis que a menudo se encuentran como secuela de estas lesiones.

Cuadro clinico

En una lesión por frío sin congelación, la víctima se da cuenta demasiado tarde del peligro amenazante porque los síntomas iniciales son muy vagos. Los pies se vuelven fríos e hinchados. Se sienten pesados, leñosos y entumecidos. Los pies se presentan fríos, dolorosos, sensibles, a menudo con las plantas arrugadas. La primera fase isquémica dura desde horas hasta unos pocos días. Le sigue una fase hiperémica de 2 a 6 semanas, durante la cual los pies están calientes, con pulso saltón y aumento del edema. No son infrecuentes las ampollas y las ulceraciones, y en casos graves puede surgir gangrena.

Tratamiento

El tratamiento es sobre todo de apoyo. En el lugar de trabajo, los pies deben secarse cuidadosamente pero mantenerse frescos. Por otro lado, se debe calentar todo el cuerpo. Se deben dar muchas bebidas calientes. A diferencia de las lesiones por frío helado, el NFCI nunca debe calentarse activamente. El tratamiento con agua tibia en lesiones locales por frío solo se permite cuando hay cristales de hielo en el tejido. Por regla general, el tratamiento posterior debe ser conservador. Sin embargo, la fiebre, los signos de coagulación intravascular diseminada y la licuefacción de los tejidos afectados requieren una intervención quirúrgica, que en ocasiones termina en una amputación.

Las lesiones por frío sin congelación se pueden prevenir. Se debe minimizar el tiempo de exposición. El cuidado adecuado de los pies con tiempo para secarlos es importante, así como las instalaciones para cambiarse a calcetines secos. Descansar con los pies elevados y administrar bebidas calientes siempre que sea posible puede parecer ridículo, pero a menudo es de vital importancia.

Hipotermia

Hipotermia significa temperatura corporal por debajo de lo normal. Sin embargo, desde un punto de vista térmico, el cuerpo consta de dos zonas: el caparazón y el núcleo. El primero es superficial y su temperatura varía considerablemente según el ambiente externo. El núcleo consta de tejidos más profundos (p. ej., cerebro, corazón y pulmones, y la parte superior del abdomen), y el cuerpo se esfuerza por mantener una temperatura central de 37 ± 2 ºC. Cuando la termorregulación está alterada y la temperatura central comienza a descender, el individuo sufre estrés por frío, pero no hasta que la temperatura central alcanza los 35ºC se considera que la víctima está en estado de hipotermia. Entre 35 y 32ºC, la hipotermia se clasifica como leve; entre 32 y 28ºC es moderado y por debajo de 28ºC, severo (Tabla 16).

Efectos fisiológicos de la temperatura central baja

Cuando la temperatura central comienza a descender, una intensa vasoconstricción redirige la sangre desde el caparazón hacia el centro, evitando así la conducción de calor desde el centro hacia la piel. Para mantener la temperatura, se inducen escalofríos, a menudo precedidos por un aumento del tono muscular. Los escalofríos máximos pueden aumentar la tasa metabólica de cuatro a seis veces, pero a medida que oscilan las contracciones involuntarias, el resultado neto a menudo no es más del doble. La frecuencia cardíaca, la presión arterial, el gasto cardíaco y la frecuencia respiratoria aumentan. La centralización del volumen sanguíneo provoca una diuresis osmolal con sodio y cloruro como constituyentes principales.

La irritabilidad auricular en la hipotermia temprana a menudo induce fibrilación auricular. A temperaturas más bajas, las extrasístoles ventriculares son comunes. La muerte se produce a 28 ºC o menos, con mayor frecuencia como resultado de la fibrilación ventricular; también puede sobrevenir asistolia.

La hipotermia deprime el sistema nervioso central. La lasitud y la apatía son signos tempranos de disminución de la temperatura central. Tales efectos alteran el juicio, provocan comportamientos extraños y ataxia, y terminan en letargo y coma entre 30 y 28ºC.

La velocidad de conducción nerviosa disminuye con la temperatura más baja. La disartria, los titubeos y los tropiezos son manifestaciones clínicas de este fenómeno. El frío también afecta a los músculos y las articulaciones, perjudicando el rendimiento manual. Disminuye el tiempo de reacción y la coordinación, y aumenta la frecuencia de los errores. La rigidez muscular se observa incluso en hipotermia leve. A una temperatura central inferior a 30ºC, la actividad física es imposible.

La exposición a un ambiente anormalmente frío es el prerrequisito básico para que ocurra la hipotermia. Los extremos de edad son factores de riesgo. Las personas mayores con una función termorreguladora deteriorada, o cuya masa muscular y capa de grasa aislante se encuentran reducidas, corren un mayor riesgo de sufrir hipotermia.

Clasificación

Desde un punto de vista práctico, es útil la siguiente subdivisión de la hipotermia (ver también la Tabla 16):

    • hipotermia accidental
    • hipotermia de inmersión aguda
    • hipotermia por agotamiento subagudo
    • hipotermia en trauma
    • Hipotermia crónica subclínica.

             

            Hipotermia de inmersión aguda Ocurre cuando una persona cae en agua fría. El agua tiene una conductividad térmica aproximadamente 25 veces mayor que la del aire. El estrés por frío se vuelve tan grande que la temperatura central se ve forzada a bajar a pesar de una máxima producción de calor del cuerpo. La hipotermia se establece antes de que la víctima se agote.

            Hipotermia subaguda por agotamiento puede ocurrirle a cualquier trabajador en un ambiente frío, así como a los esquiadores, escaladores y caminantes en la montaña. En esta forma de hipotermia, la actividad muscular mantiene la temperatura corporal siempre que haya fuentes de energía disponibles. Sin embargo, entonces la hipoglucemia asegura que la víctima esté en riesgo. Incluso un grado relativamente leve de exposición al frío puede ser suficiente para continuar enfriando y causar una situación peligrosa.

            Hipotermia con trauma mayor es un signo ominoso. La persona lesionada a menudo es incapaz de mantener la temperatura corporal y la pérdida de calor puede verse exacerbada por la infusión de líquidos fríos y por quitarse la ropa. Los pacientes en estado de shock que se vuelven hipotérmicos tienen una mortalidad mucho mayor que las víctimas normotérmicas.

            Hipotermia crónica subclínica se encuentra a menudo en personas de edad avanzada, a menudo en asociación con desnutrición, vestimenta inadecuada y movilidad restringida. El alcoholismo, el abuso de drogas y las enfermedades metabólicas crónicas, así como los trastornos psiquiátricos, son causas que contribuyen a este tipo de hipotermia.

            Gestión prehospitalaria

            El principio fundamental de la atención primaria de un trabajador que sufre de hipotermia es evitar una mayor pérdida de calor. Una víctima consciente debe ser trasladada al interior, o al menos a un refugio. Quítese la ropa mojada y trate de aislar a la persona tanto como sea posible. Es obligatorio mantener a la víctima en posición acostada con la cabeza cubierta.

            Los pacientes con hipotermia de inmersión aguda requieren un tratamiento bastante diferente del requerido por aquellos con hipotermia por agotamiento subaguda. La víctima de la inmersión se encuentra a menudo en una situación más favorable. La disminución de la temperatura central ocurre mucho antes de que el cuerpo se agote y la capacidad de generar calor permanece intacta. El equilibrio de agua y electrolitos no se altera. Por lo tanto, dicho individuo puede tratarse con una inmersión rápida en un baño. Si no hay una tina disponible, sumerja los pies y las manos del paciente en agua tibia. El calor local abre las derivaciones arteriovenosas, aumenta rápidamente la circulación sanguínea en las extremidades y mejora el proceso de calentamiento.

            En la hipotermia por agotamiento, en cambio, la víctima se encuentra en una situación mucho más grave. Las reservas calóricas se consumen, el equilibrio electrolítico se desequilibra y, sobre todo, la persona se deshidrata. La diuresis por frío comienza inmediatamente después de la exposición al frío; la lucha contra el frío y el viento exagera la sudoración, pero ésta no se percibe en el ambiente frío y seco; y por último, la víctima no siente sed. Un paciente que sufre de hipotermia por agotamiento nunca debe recalentarse rápidamente en el campo debido al riesgo de inducir un shock hipovolémico. Como regla, es mejor no recalentar activamente al paciente en el campo o durante el transporte al hospital. Un estado prolongado de hipotermia que no progresa es mucho mejor que los esfuerzos entusiastas para calentar al paciente en circunstancias en las que no se pueden manejar las complicaciones sobrevenidas. Es obligatorio manipular al paciente con cuidado para minimizar el riesgo de una posible fibrilación ventricular.

            Incluso para el personal médico capacitado, a menudo es difícil determinar si una persona con hipotermia está viva o no. El colapso cardiovascular aparente en realidad puede ser solo un gasto cardíaco reducido. A menudo es necesaria la palpación o auscultación durante al menos un minuto para detectar pulsos espontáneos.

            La decisión de administrar o no reanimación cardiopulmonar (RCP) es difícil en el campo. Si hay algún signo de vida, la RCP está contraindicada. Las compresiones torácicas realizadas prematuramente pueden inducir fibrilación ventricular. Sin embargo, la RCP debe iniciarse inmediatamente después de un paro cardíaco presenciado y cuando la situación permita que los procedimientos se realicen de manera razonable y continua.

            salud y frio

            Una persona sana con ropa y equipo adecuado y trabajando en una organización adecuada para la tarea no está en situación de riesgo para la salud, aunque haga mucho frío. Es controvertido si la exposición al frío a largo plazo mientras se vive en áreas de clima frío significa riesgos para la salud. Para las personas con problemas de salud, la situación es bastante diferente y la exposición al frío podría ser un problema. En una determinada situación, la exposición al frío o la exposición a factores relacionados con el frío o las combinaciones de frío con otros riesgos pueden producir riesgos para la salud, especialmente en una situación de emergencia o accidente. En áreas remotas, cuando la comunicación con un supervisor es difícil o no existe, se debe permitir que los propios empleados decidan si se presenta o no una situación de riesgo para la salud. En estas situaciones deben tomar las precauciones necesarias para hacer la situación segura o detener el trabajo.

            En las regiones árticas, el clima y otros factores pueden ser tan duros que se deben tomar otras consideraciones.

            Enfermedades infecciosas Las enfermedades infecciosas no están relacionadas con el frío. Las enfermedades endémicas ocurren en las regiones árticas y subárticas. La enfermedad infecciosa aguda o crónica en un individuo dicta el cese de la exposición al frío y al trabajo duro.

            El resfriado común, sin fiebre ni síntomas generales, no hace nocivo el trabajo en frío. Sin embargo, para las personas con enfermedades complicadas como asma, bronquitis o problemas cardiovasculares, la situación es diferente y se recomienda trabajar en interiores en condiciones cálidas durante la estación fría. Esto también es válido con un resfriado con fiebre, tos profunda, dolor muscular y deterioro del estado general.

            El asma y la bronquitis son más comunes en las regiones frías. La exposición al aire frío a menudo empeora los síntomas. El cambio de medicación a veces reduce los síntomas durante la estación fría. Algunas personas también pueden recibir ayuda mediante el uso de inhaladores medicinales.

            Las personas con enfermedades asmáticas o cardiovasculares pueden responder a la inhalación de aire frío con broncoconstricción y vasoespasmo. Se ha demostrado que los atletas que entrenan varias horas a altas intensidades en climas fríos desarrollan síntomas asmáticos. Aún no está claro si el enfriamiento extenso del tracto pulmonar es o no la explicación principal. Ahora hay en el mercado máscaras livianas especiales que brindan algún tipo de función de intercambiador de calor, por lo que conservan energía y humedad.

            Un tipo endémico de enfermedad crónica es el “pulmón esquimal”, típico de los cazadores y tramperos esquimales expuestos al frío extremo y al trabajo duro durante largos períodos. Una hipertensión pulmonar progresiva a menudo termina en una insuficiencia cardíaca del lado derecho.

            Desordenes cardiovasculares. La exposición al frío afecta en mayor grado al sistema cardiovascular. La noradrenalina liberada por las terminaciones nerviosas simpáticas aumenta el gasto cardíaco y la frecuencia cardíaca. El dolor de pecho debido a la angina de pecho a menudo empeora en un ambiente frío. El riesgo de sufrir un infarto aumenta durante la exposición al frío, especialmente en combinación con el trabajo duro. El frío eleva la presión arterial con un mayor riesgo de hemorragia cerebral. Por lo tanto, se debe advertir a las personas en riesgo y reducir su exposición al trabajo duro en el frío.

            El aumento de la mortalidad durante la temporada de invierno es una observación frecuente. Una razón podría ser el aumento del trabajo cardíaco mencionado anteriormente, lo que promueve la arritmia en personas sensibles. Otra observación es que el hematocrito aumenta durante la estación fría, lo que provoca una mayor viscosidad de la sangre y una mayor resistencia al flujo. Una explicación plausible es que el clima frío puede exponer a las personas a cargas de trabajo repentinas y muy pesadas, como limpiar la nieve, caminar en la nieve profunda, resbalar, etc.

            Desordenes metabólicos. La diabetes mellitus también se encuentra con mayor frecuencia en las zonas más frías del mundo. Incluso una diabetes sin complicaciones, especialmente cuando se trata con insulina, puede hacer imposible el trabajo al aire libre en áreas más remotas. La arteriosclerosis periférica temprana hace que estos individuos sean más sensibles al frío y aumenta el riesgo de congelación local.

            Las personas con función tiroidea deteriorada pueden desarrollar fácilmente hipotermia debido a la falta de la hormona termogénica, mientras que las personas con hipertiroidismo toleran el frío incluso con ropa ligera.

            Los pacientes con estos diagnósticos deben recibir una atención especial por parte de los profesionales de la salud y ser informados de su problema.

            Problemas musculoesqueléticos. Se supone que el resfriado en sí mismo no causa enfermedades en el sistema musculoesquelético, ni siquiera el reumatismo. Por otro lado, el trabajo en condiciones de frío suele ser muy exigente para los músculos, los tendones, las articulaciones y la columna vertebral debido a la gran carga que suele implicar este tipo de trabajo. La temperatura en las articulaciones disminuye más rápido que la temperatura de los músculos. Las articulaciones frías son articulaciones rígidas debido a la creciente resistencia al movimiento debido al aumento de la viscosidad del líquido sinovial. El frío disminuye la potencia y la duración de la contracción muscular. En combinación con trabajo pesado o sobrecarga local, aumenta el riesgo de lesiones. Además, la ropa de protección puede afectar la capacidad de controlar el movimiento de las partes del cuerpo, lo que contribuye al riesgo.

            La artritis en la mano es un problema especial. Se sospecha que la exposición frecuente al frío puede causar artritis, pero hasta el momento la evidencia científica es escasa. Una artritis existente de la mano reduce la función de la mano en el frío y causa dolor e incomodidad.

            Criopatías. Las criopatías son trastornos en los que el individuo es hipersensible al frío. Los síntomas varían, incluidos los que involucran el sistema vascular, la sangre, el tejido conectivo, la "alergia" y otros.

            Algunas personas sufren de dedos blancos. Manchas blancas en la piel, sensación de frío, función reducida y dolor son síntomas cuando los dedos se exponen al frío. Los problemas son más comunes entre las mujeres, pero sobre todo se encuentran en fumadores y trabajadores que utilizan herramientas vibratorias o conducen motos de nieve. Los síntomas pueden ser tan molestos que es imposible trabajar incluso durante una ligera exposición al frío. Ciertos tipos de medicamentos también pueden empeorar los síntomas.

            Urticaria por frío, debido a los mastocitos sensibilizados, aparece como un eritema con picor en las partes de la piel expuestas al frío. Si se detiene la exposición, los síntomas generalmente desaparecen en una hora. Rara vez la enfermedad se complica con síntomas generales y más amenazantes. Si es así, o si la urticaria en sí es muy molesta, el individuo debe evitar la exposición a cualquier tipo de resfriado.

            Acrocianosis se manifiesta por cambios en el color de la piel hacia la cianosis después de la exposición al frío. Otros síntomas pueden ser disfunción de la mano y los dedos en el área acrocianótica. Los síntomas son muy comunes y, a menudo, pueden reducirse aceptablemente mediante una exposición reducida al frío (p. ej., ropa adecuada) o un uso reducido de nicotina.

            Estrés psicológico. La exposición al frío, especialmente en combinación con factores relacionados con el frío y la lejanía, estresa al individuo, no solo fisiológicamente sino también psicológicamente. Durante el trabajo en condiciones climáticas frías, con mal tiempo, largas distancias y quizás en situaciones potencialmente peligrosas, el estrés psicológico puede perturbar o incluso deteriorar tanto la función psicológica del individuo que no se puede realizar el trabajo de manera segura.

            Tabaquismo y rapé. Los efectos nocivos para la salud a largo plazo del tabaquismo y, en cierta medida, del rapé son bien conocidos. La nicotina aumenta la vasoconstricción periférica, reduce la destreza y aumenta el riesgo de lesiones por frío.

            El alcohol. Beber alcohol da una agradable sensación de calor y, en general, se piensa que el alcohol inhibe la vasoconstricción inducida por el frío. Sin embargo, los estudios experimentales en humanos durante exposiciones relativamente cortas al frío han demostrado que el alcohol no interfiere en mayor medida con el equilibrio térmico. Sin embargo, los escalofríos se deterioran y, en combinación con el ejercicio extenuante, la pérdida de calor se hace evidente. Se sabe que el alcohol es una causa dominante de muerte en la hipotermia urbana. Da una sensación de bravuconería e influye en el juicio, lo que lleva a ignorar las medidas profilácticas.

            El Embarazo. Durante el embarazo las mujeres no son más sensibles al frío. Por el contrario, pueden ser menos sensibles, debido al aumento del metabolismo. Los factores de riesgo durante el embarazo se combinan con los factores relacionados con el frío, como los riesgos de accidentes, la torpeza debido a la ropa, el levantamiento de objetos pesados, los resbalones y las posiciones de trabajo extremas. Por lo tanto, el sistema de salud, la sociedad y el empleador deberían prestar especial atención a la mujer embarazada en el trabajo en frío.

            Farmacología y resfriado

            Los efectos secundarios negativos de los fármacos durante la exposición al frío pueden ser termorreguladores (generales o locales) o pueden alterar el efecto del fármaco. Siempre que el trabajador mantenga la temperatura corporal normal, la mayoría de los medicamentos recetados no interfieren con el desempeño. Sin embargo, los tranquilizantes (p. ej., barbitúricos, benzodiazepinas, fenotiazidas y antidepresivos cíclicos) pueden perturbar la vigilancia. En una situación amenazante, los mecanismos de defensa contra la hipotermia pueden verse afectados y se reduce la conciencia de la situación peligrosa.

            Los betabloqueantes inducen vasoconstricción periférica y disminuyen la tolerancia al frío. Si una persona necesita medicación y está expuesta al frío en su situación laboral, se debe prestar atención a los efectos secundarios negativos de estos medicamentos.

            Por otro lado, no se ha demostrado que ningún fármaco o cualquier otra cosa que se beba, coma o administre al cuerpo sea capaz de aumentar la producción normal de calor, por ejemplo, en una situación de emergencia cuando amenaza hipotermia o una lesión por frío.

            programa de control sanitario

            Los riesgos para la salud relacionados con el estrés por frío, los factores relacionados con el frío y los accidentes o traumatismos se conocen solo de forma limitada. Existe una gran variación individual en las capacidades y el estado de salud, y esto requiere una cuidadosa consideración. Como se mencionó anteriormente, enfermedades especiales, medicamentos y algunos otros factores pueden hacer que una persona sea más susceptible a los efectos de la exposición al frío. Un programa de control de salud debe ser parte del procedimiento de empleo, así como una actividad repetitiva para el personal. La Tabla 6 especifica los factores a controlar en diferentes tipos de trabajo en frío.

            Tabla 6. Componentes recomendados de los programas de control de la salud para el personal expuesto al estrés por frío y factores relacionados con el frío

            Factor

            Trabajo al aire libre

            Trabajo en cámaras frigoríficas

            Trabajo ártico y subártico

            Las enfermedades infecciosas

            **

            **

            ***

            Enfermedades cardiovasculares

            ***

            **

            ***

            Las enfermedades metabólicas

            **

            *

            ***

            Problemas musculoesqueléticos

            ***

            *

            ***

            Criopatías

            **

            **

            **

            Estrés psicológico

            ***

            **

            ***

            Fumar y esnifar

            **

            **

            **

            Alcohol

            ***

            **

            ***

            Embarazo

            **

            **

            ***

            Medicamentos

            **

            *

            ***

            *= control de rutina, **= factor importante a considerar, ***= factor muy importante a considerar.

             

            Prevención del estrés por frío

            Adaptación humana

            Con exposiciones repetidas a condiciones de frío, las personas perciben menos incomodidad y aprenden a adaptarse y hacer frente a las condiciones de una manera individual y más eficiente que al comienzo de la exposición. Esta habituación reduce parte del efecto de excitación y distracción, y mejora el juicio y la precaución.

            Comportamiento

            La estrategia más aparente y natural para la prevención y el control del estrés por frío es la de la precaución y el comportamiento intencional. Las respuestas fisiológicas no son muy poderosas para prevenir las pérdidas de calor. Los seres humanos son, por lo tanto, extremadamente dependientes de medidas externas como la ropa, la vivienda y el suministro de calor externo. La mejora continua y el refinamiento de la ropa y el equipo proporciona una base para una exposición exitosa y segura al frío. Sin embargo, es esencial que los productos se prueben adecuadamente de acuerdo con los estándares internacionales.

            Las medidas para la prevención y el control de la exposición al frío suelen ser responsabilidad del empleador o del supervisor. Sin embargo, la eficacia de las medidas de protección depende en gran medida del conocimiento, la experiencia, la motivación y la capacidad del trabajador individual para realizar los ajustes necesarios a sus requisitos, necesidades y preferencias. Por lo tanto, la educación, la información y la capacitación son elementos importantes en los programas de control de la salud.

            Aclimatación

            Hay evidencia de diferentes tipos de aclimatación a la exposición al frío a largo plazo. La circulación mejorada de manos y dedos permite el mantenimiento de una temperatura tisular más alta y produce una vasodilatación inducida por frío más fuerte (consulte la Figura 18). El rendimiento manual se mantiene mejor después de repetidas exposiciones al frío de la mano.

            El enfriamiento repetido de todo el cuerpo parece aumentar la vasoconstricción periférica, lo que aumenta el aislamiento del tejido superficial. Las mujeres coreanas que buceaban con perlas mostraron marcados aumentos en el aislamiento de la piel durante la temporada de invierno. Investigaciones recientes han revelado que la introducción y el uso de trajes húmedos reducen tanto el estrés por frío que el aislamiento del tejido no cambia.

            Se han propuesto tres tipos de posibles adaptaciones:

              • mayor aislamiento del tejido (como se mencionó anteriormente)
              • reacción hipotérmica (descenso "controlado" de la temperatura central)
              • reacción metabólica (aumento del metabolismo).

                   

                  Las adaptaciones más pronunciadas se deben encontrar con los nativos de las regiones frías. Sin embargo, la tecnología moderna y los hábitos de vida han reducido la mayoría de los tipos extremos de exposición al frío. La ropa, los refugios con calefacción y el comportamiento consciente permiten que la mayoría de las personas mantengan un clima casi tropical en la superficie de la piel (microclima), lo que reduce el estrés por frío. Los estímulos a la adaptación fisiológica se debilitan.

                  Probablemente, los grupos más expuestos al frío en la actualidad pertenecen a expediciones polares y operaciones industriales en regiones árticas y subárticas. Hay varios indicios de que cualquier eventual adaptación encontrada con exposición severa al frío (aire o agua fría) es de tipo aislante. En otras palabras, se pueden mantener temperaturas centrales más altas con una pérdida de calor reducida o sin cambios.

                  Equilibrio de la dieta y el agua

                  En muchos casos, el trabajo en frío se asocia con actividades que demandan energía. Además, la protección contra el frío requiere ropa y equipos que pesen varios kilogramos. El efecto cojeante de la ropa aumenta el esfuerzo muscular. Por lo tanto, determinadas tareas laborales requieren más energía (y más tiempo) en condiciones de frío. La ingesta calórica a través de los alimentos debe compensar esto. Se debe recomendar a los trabajadores al aire libre un aumento del porcentaje de calorías que aportan las grasas.

                  Las comidas proporcionadas durante las operaciones de frío deben proporcionar suficiente energía. Se deben incluir suficientes carbohidratos para garantizar niveles de azúcar en sangre estables y seguros para los trabajadores que realizan trabajos duros. Recientemente, se han lanzado al mercado productos alimenticios con afirmaciones de que estimulan y aumentan la producción de calor corporal en el frío. Normalmente, tales productos consisten simplemente en carbohidratos, y hasta ahora han fallado en las pruebas para funcionar mejor que productos similares (chocolate), o mejor de lo esperado por su contenido de energía.

                  La pérdida de agua puede ser significativa durante la exposición al frío. En primer lugar, el enfriamiento de los tejidos provoca una redistribución del volumen sanguíneo, lo que induce la “diuresis por frío”. Las tareas y la vestimenta deben permitir esto, ya que puede desarrollarse rápidamente y requiere una ejecución urgente. El aire casi seco en condiciones bajo cero permite una evaporación continua de la piel y el tracto respiratorio que no se percibe fácilmente. La sudoración contribuye a la pérdida de agua y debe controlarse cuidadosamente y preferiblemente evitarse, debido a su efecto perjudicial sobre el aislamiento cuando es absorbido por la ropa. El agua no siempre está disponible en condiciones bajo cero. En exterior debe ser suministrado o producido por el derretimiento de nieve o hielo. Como hay una depresión de la sed, es obligatorio que los trabajadores en el frío beban agua con frecuencia para eliminar el desarrollo gradual de la deshidratación. El déficit de agua puede reducir la capacidad de trabajo y aumentar el riesgo de sufrir lesiones por frío.

                  Acondicionamiento de los trabajadores para el trabajo en el frío

                  Con mucho, las medidas más efectivas y apropiadas para adaptar a los humanos al trabajo en frío son el acondicionamiento: educación, capacitación y práctica. Como se mencionó anteriormente, gran parte del éxito de los ajustes a la exposición al frío depende de la acción del comportamiento. La experiencia y el conocimiento son elementos importantes de este proceso conductual.

                  Las personas dedicadas al trabajo en frío deberían recibir una introducción básica a los problemas específicos del frío. Deben recibir información sobre reacciones fisiológicas y subjetivas, aspectos de salud, riesgo de accidentes y medidas de protección, incluyendo vestimenta y primeros auxilios. Deben ser capacitados gradualmente para las tareas requeridas. Solo después de un tiempo determinado (días o semanas) deben trabajar horas completas en condiciones extremas. La Tabla 7 proporciona recomendaciones sobre el contenido de los programas de acondicionamiento para varios tipos de trabajo en frío.

                  Tabla 7. Componentes de los programas de acondicionamiento para trabajadores expuestos al frío

                  Element

                  Trabajo al aire libre

                  Trabajo en cámaras frigoríficas

                  Trabajo ártico y subártico

                  Control de la salud

                  ***

                  **

                  ***

                  Introducción básica

                  ***

                  **

                  ***

                  Prevención de accidentes

                  ***

                  **

                  ***

                  Primeros auxilios básicos

                  ***

                  ***

                  ***

                  Primeros auxilios extendidos

                  **

                  *

                  ***

                  Medidas de protección

                  ***

                  **

                  ***

                  Entrenamiento de supervivencia

                  ver texto

                  *

                  ***

                  *= nivel de rutina,  **= factor importante a considerar,  ***= factor muy importante a considerar.

                   

                  Introducción básica significa educación e información sobre los problemas específicos del resfriado. El registro y análisis de accidentes/lesiones es la mejor base para las medidas preventivas. La capacitación en primeros auxilios debe ser un curso básico para todo el personal, y grupos específicos deben recibir un curso extendido. Las medidas de protección son componentes naturales de un programa de acondicionamiento y se tratan en la siguiente sección. El entrenamiento de supervivencia es importante para las áreas árticas y subárticas, y también para el trabajo al aire libre en otras áreas remotas.

                  control tecnico

                  Principios generales

                  Debido a los muchos factores complejos que influyen en el balance de calor humano y las variaciones individuales considerables, es difícil definir las temperaturas críticas para un trabajo sostenido. Las temperaturas dadas en la Figura 6 deben considerarse como niveles de acción para mejorar las condiciones mediante diversas medidas. A temperaturas inferiores a las indicadas en la figura 6, las exposiciones deben controlarse y evaluarse. Las técnicas para evaluar el estrés por frío y las recomendaciones para exposiciones de tiempo limitado se tratan en otra parte de este capítulo. Se supone que se dispone de la mejor protección para manos, pies y cuerpo (ropa). Con una protección inadecuada, se esperará que se enfríe a temperaturas considerablemente más altas.

                  Figura 6. Temperaturas estimadas a las que se pueden desarrollar ciertos desequilibrios térmicos del cuerpo.*

                  HEA090T8

                  Las tablas 8 y 9 enumeran diferentes medidas preventivas y de protección que se pueden aplicar a la mayoría de los tipos de trabajo en frío. Se ahorra mucho esfuerzo con una cuidadosa planificación y previsión. Los ejemplos dados son recomendaciones. Debe enfatizarse que el ajuste final de la ropa, el equipo y el comportamiento laboral debe dejarse en manos del individuo. Solo con una integración prudente e inteligente del comportamiento con los requisitos de las condiciones ambientales reales se puede crear una exposición segura y eficiente.

                  Tabla 8. Estrategias y medidas durante varias fases de trabajo para la prevención y el alivio del estrés por frío

                  Fase/factor

                  Qué hacer

                  Fase de planeamiento

                  Programe el trabajo para una temporada más cálida (para el trabajo al aire libre).

                  Verifique si el trabajo se puede hacer en el interior (para el trabajo al aire libre).

                  Permita más tiempo por tarea con trabajo en frío y ropa protectora.

                  Analizar la idoneidad de las herramientas y equipos para el trabajo.

                  Organizar el trabajo en regímenes de trabajo-descanso adecuados, considerando tarea, carga y nivel de protección.

                  Proporcione un espacio con calefacción o un refugio con calefacción para la recuperación.

                  Proporcionar capacitación para tareas de trabajo complejas en condiciones normales.

                  Revisar los registros médicos del personal.

                  Determinar los conocimientos y la competencia apropiados del personal.

                  Proporcionar información sobre riesgos, problemas, síntomas y acciones preventivas.

                  Separe las líneas de productos y trabajadores y mantenga diferentes zonas de temperatura.

                  Cuidado con la baja velocidad, la baja humedad y el bajo nivel de ruido del aire.
                  sistema de acondicionamiento

                  Proporcionar personal adicional para acortar la exposición.

                  Seleccione ropa de protección adecuada y otros equipos de protección.

                  Antes del turno de trabajo

                  Comprobar las condiciones climáticas al inicio del trabajo.

                  Programar regímenes adecuados de trabajo y descanso.

                  Permitir el control individual de la intensidad del trabajo y la vestimenta.

                  Seleccione ropa adecuada y otro equipo personal.

                  Consultar el tiempo y la previsión (al aire libre).

                  Preparar horarios y estaciones de control (al aire libre).

                  Organizar el sistema de comunicación (al aire libre).

                  Durante el turno de trabajo

                  Proporcione descansos y periodos de descanso en un refugio con calefacción.

                  Proporcione descansos frecuentes para bebidas calientes y alimentos.

                  Cuidar la flexibilidad en cuanto a la intensidad y duración del trabajo.

                  Proporcione el reemplazo de prendas de vestir (calcetines, guantes, etc.).

                  Proteger de la pérdida de calor a las superficies frías.

                  Minimice la velocidad del aire en las zonas de trabajo.

                  Mantenga el lugar de trabajo libre de agua, hielo y nieve.

                  Aísle el suelo para lugares de trabajo fijos y fijos.

                  Proporcione acceso a ropa adicional para el calor.

                  Supervise las reacciones subjetivas (sistema de compañeros) (al aire libre).

                  Informar regularmente al capataz o base (al aire libre).

                  Proporcione suficiente tiempo de recuperación después de exposiciones severas (al aire libre).

                  Proteger contra los efectos del viento y las precipitaciones (exteriores).

                  Supervise las condiciones climáticas y anticipe el cambio de clima (al aire libre).

                  Fuente: Modificado de Holmér 1994.

                   

                  Tabla 9. Estrategias y medidas relacionadas con factores y equipos específicos

                  Comportamiento

                  Deje tiempo para ajustar la ropa.

                  Evite los efectos de sudoración y escalofríos ajustando la ropa a su debido tiempo antes de cambiar la tasa de trabajo y/o la exposición.

                  Ajuste la tasa de trabajo (mantenga la sudoración mínima).

                  Evite los cambios rápidos en la intensidad del trabajo.

                  Permitir la ingesta adecuada de líquidos calientes y comidas calientes.

                  Permita tiempo para regresar a las áreas protegidas (refugio, habitación cálida) (al aire libre).

                  Evite que la ropa se moje con agua o nieve.

                  Permita una recuperación suficiente en el área protegida (al aire libre).

                  Informar sobre el avance de obra al capataz o base (exteriores).

                  Informar las desviaciones importantes del plan y el cronograma (al aire libre).

                  Ropa

                  Seleccione ropa con la que tenga experiencia previa.

                  Con ropa nueva, seleccione prendas probadas.

                  Seleccione el nivel de aislamiento en función del clima y la actividad previstos.

                  Cuide la flexibilidad en el sistema de vestimenta para permitir un gran ajuste del aislamiento.

                  La ropa debe ser fácil de poner y quitar.

                  Reduzca la fricción interna entre capas mediante la selección adecuada de telas.

                  Seleccione el tamaño de las capas exteriores para dejar espacio para las capas interiores.

                  Utilice un sistema de varias capas: —capa interna para el microcontrol del clima —capa intermedia para el control del aislamiento —capa externa para la protección del medio ambiente.

                  La capa interna debe ser no absorbente al agua, si la sudoración no se puede controlar lo suficiente.

                  La capa interior puede ser absorbente, si se prevé que la sudoración sea escasa o nula.

                  La capa interna puede consistir en telas de doble función, en el sentido de que la fibra en contacto con la piel no es absorbente y las fibras próximas a la capa intermedia absorben agua o humedad.

                  La capa intermedia debe proporcionar un desván para permitir capas de aire estancado.

                  La capa intermedia debe tener una forma estable y resistente.

                  La capa intermedia puede estar protegida por capas de barrera de vapor.

                  Las prendas deben proporcionar suficiente superposición en la región de la cintura y la espalda.

                  La capa exterior debe seleccionarse de acuerdo con los requisitos de protección adicionales, como viento, agua, aceite, fuego, desgarro o abrasión.

                  El diseño de la prenda exterior debe permitir un control amplio y sencillo de las aberturas en el cuello, las mangas, las muñecas, etc., para regular la ventilación del espacio interior.

                  Las cremalleras y otros cierres también deben funcionar en condiciones de nieve y viento.

                  Se deben evitar los botones.

                  La ropa debe permitir la operación incluso con dedos fríos y torpes.

                  El diseño debe permitir posturas dobladas sin compresión de capas y pérdida de aislamiento.

                  Evite constricciones innecesarias.

                  Lleve mantas adicionales a prueba de viento (¡NOTA! La "manta de astronauta" aluminizada no protege más de lo esperado de ser a prueba de viento. Una bolsa de basura grande de polietileno tiene el mismo efecto).

                  Educación Formación

                  Proporcionar educación e información sobre los problemas especiales del frío.

                  Proporcionar información y formación en primeros auxilios y tratamiento de lesiones por frío.

                  Pruebe maquinaria, herramientas y equipos en condiciones de frío controlado.

                  Seleccione productos probados, si están disponibles.

                  Entrena operaciones complejas bajo condiciones de frío controladas.

                  Informar sobre accidentes y prevención de accidentes.

                  handwear

                  Los mitones proporcionan el mejor aislamiento general.

                  Los mitones deben permitir el uso de guantes finos debajo.

                  Las exposiciones prolongadas que requieren un trabajo manual fino deben ser interceptadas por frecuentes pausas de calentamiento.

                  Los calentadores de bolsillo u otras fuentes de calor externas pueden impedir o retrasar el enfriamiento de las manos.

                  La manga de la ropa debe acomodar fácilmente las partes de los guantes o mitones, por debajo o por encima.

                  La prenda exterior debe proporcionar un fácil almacenamiento o fijación de la ropa de mano cuando se la quita.

                  Calzado

                  Las botas deberán proporcionar un alto aislamiento al suelo (suela).

                  La suela debe estar hecha de un material flexible y tener un patrón antideslizante.

                  Seleccione el tamaño de la bota para que pueda acomodar varias capas de calcetines y una plantilla.

                  La ventilación de la mayoría del calzado es deficiente, por lo que la humedad debe controlarse mediante el reemplazo frecuente de calcetines y plantillas.

                  Controle la humedad mediante una barrera de vapor entre la capa interna y externa.

                  Permita que las botas se sequen completamente entre turnos.

                  Las piernas de la ropa deben acomodar fácilmente las partes de las botas, por debajo o por encima.

                  Sombrerería

                  El casco flexible comprende un instrumento importante para el control del calor y las pérdidas de calor de todo el cuerpo.

                  El casco debe ser a prueba de viento.

                  El diseño debe permitir una protección suficiente de las orejas y el cuello.

                  El diseño debe adaptarse a otros tipos de equipos de protección (p. ej., orejeras, gafas de seguridad).

                  Cara

                  La máscara facial debe ser a prueba de viento y aislante.

                  Ningún detalle metálico debe entrar en contacto con la piel.

                  Se puede lograr un calentamiento y humidificación significativos del aire inspirado mediante máscaras respiratorias o boquillas especiales.

                  Use gafas de seguridad al aire libre, especialmente en aguanieve y nieve.

                  Use protección para los ojos contra la radiación ultravioleta y el deslumbramiento.

                  Herramientas de equipamiento

                  Seleccione herramientas y equipos diseñados y probados para condiciones de frío.

                  Elija un diseño que permita la operación con manos enguantadas.

                  Precalentar herramientas y equipos.

                  Guarde las herramientas y el equipo en un espacio con calefacción.

                  Aísle los mangos de herramientas y equipos.

                  Maquinaria

                  Seleccione maquinaria destinada a operar en ambientes fríos.

                  Almacene la maquinaria en un espacio protegido.

                  Precalentar la maquinaria antes de su uso.

                  Aísle las manijas y los controles.

                  Manijas y controles de diseño para operación con manos enguantadas.

                  Prepárese para una fácil reparación y mantenimiento en condiciones adversas.

                  Trabajo

                  Mantenga la velocidad del aire lo más baja posible.

                  Use escudos cortavientos o ropa a prueba de viento.

                  Proporcionar aislamiento al suelo con trabajo prolongado de pie, arrodillado o acostado.

                  Proporcione calefacción auxiliar con trabajo liviano y estacionario.

                  Fuente: Modificado de Holmér 1994.

                   

                  La Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH 1992) ha dado algunas recomendaciones sobre las condiciones climáticas bajo las cuales se deben tomar ciertas medidas. Los requisitos fundamentales son que:

                    • se proporcione a los trabajadores ropa de protección adecuada y suficiente
                    • se deben tomar precauciones especiales para los trabajadores mayores o los trabajadores con problemas circulatorios.

                      A continuación se presentan otras recomendaciones relacionadas con la provisión de protección para las manos, el diseño del lugar de trabajo y las prácticas laborales.

                      protección de mano

                      Las operaciones finas con las manos desnudas por debajo de los 16ºC requieren prever un calentamiento de las manos. Los mangos metálicos de herramientas y barras deben estar cubiertos por materiales aislantes a temperaturas inferiores a –1ºC. Se deben usar guantes anticontacto cuando haya superficies a –7ºC o menos al alcance. A –17ºC se deben utilizar guantes aislantes. Los líquidos de evaporación a temperaturas inferiores a 4 °C deben manipularse de forma que se eviten salpicaduras en zonas de la piel descubiertas o mal protegidas.

                      Practicas de trabajo

                      Por debajo de la temperatura de enfriamiento equivalente a –12 ºC, los trabajadores deben estar bajo supervisión constante (sistema de compañeros). Se aplican muchas de las medidas dadas en la Tabla 18. Con temperaturas más bajas, es cada vez más importante que los trabajadores reciban instrucciones sobre los procedimientos de seguridad y salud.

                      Diseño del lugar de trabajo

                      Los lugares de trabajo deben estar protegidos del viento y las velocidades del aire deben mantenerse por debajo de 1 m/s. Se debe usar ropa protectora contra el viento cuando sea apropiado. Se debe proporcionar protección para los ojos para condiciones especiales al aire libre con sol y suelo cubierto de nieve. Se recomienda el examen médico para las personas que trabajan habitualmente en frío por debajo de -18ºC. Las recomendaciones en cuanto al control del lugar de trabajo incluyen las siguientes:

                        • Se debe disponer una termometría adecuada cuando la temperatura sea inferior a 16ºC.
                        • Las velocidades del viento en interiores deben monitorearse al menos cada 4 horas.
                        • El trabajo al aire libre requiere la medición de la velocidad del viento y la temperatura del aire por debajo de –1ºC.
                        • La temperatura de enfriamiento equivalente debe determinarse para combinaciones de viento y temperatura del aire.

                               

                              La mayoría de las recomendaciones en las Tablas 8 y 9 son pragmáticas y directas.

                              La ropa es la medida más importante para el control individual. El enfoque multicapa permite soluciones más flexibles que las prendas individuales que incorporan la función de varias capas. Al final, sin embargo, las necesidades específicas del trabajador deberían ser el determinante último de cuál sería el sistema más funcional. La ropa protege contra el enfriamiento. Por otro lado, vestirse demasiado cuando hace frío es un problema común, también reportado por las exposiciones extremas de las expediciones árticas. Vestirse demasiado puede resultar rápidamente en grandes cantidades de sudor, que se acumula en las capas de ropa. Durante los períodos de baja actividad, el secado de la ropa húmeda aumenta la pérdida de calor corporal. La medida preventiva obvia es controlar y reducir la sudoración mediante la selección adecuada de ropa y ajustes tempranos a los cambios en el ritmo de trabajo y las condiciones climáticas. No existe un tejido de ropa que pueda absorber grandes cantidades de sudor y que también conserve una buena comodidad y propiedades aislantes. La lana permanece esponjosa y aparentemente seca a pesar de la absorción de algo de agua (recuperación de humedad), pero grandes cantidades de sudor se condensan y causan problemas similares a los de otras telas. La humedad produce cierta liberación de calor y puede contribuir a la conservación del calor. Sin embargo, cuando la prenda de lana se seca sobre el cuerpo, el proceso se invierte como se mencionó anteriormente, y la persona inevitablemente se enfría.

                              La tecnología moderna de fibras ha producido muchos materiales y tejidos nuevos para la fabricación de prendas de vestir. Ahora hay disponibles prendas que combinan impermeabilidad con buena permeabilidad al vapor de agua, o alto aislamiento con peso y grosor reducidos. Sin embargo, es esencial seleccionar prendas con propiedades y funciones probadas y garantizadas. Hay muchos productos disponibles que intentan imitar los productos originales más caros. Algunos de ellos representan una calidad tan baja que incluso pueden ser peligrosos de usar.

                              La protección contra el frío está determinada principalmente por el valor de aislamiento térmico del conjunto de ropa completo (valor clo). Sin embargo, propiedades como la permeabilidad al aire, la permeabilidad al vapor y la impermeabilidad de la capa exterior en particular son esenciales para la protección contra el frío. Están disponibles estándares internacionales y métodos de prueba para medir y clasificar estas propiedades. Del mismo modo, se pueden probar las propiedades de protección contra el frío de las prendas de mano y el calzado utilizando normas internacionales como las normas europeas EN 511 y EN 344 (CEN 1992, 1993).

                              Trabajo en frío al aire libre

                              Los problemas específicos del trabajo en frío al aire libre son el conjunto de factores climáticos que pueden provocar estrés por frío. La combinación de viento y baja temperatura del aire aumenta significativamente el poder de enfriamiento del ambiente, lo que debe tenerse en cuenta en términos de organización del trabajo, protección del lugar de trabajo y vestimenta. La precipitación, ya sea en el aire en forma de nieve o lluvia, o en el suelo, requiere ajustes. La variación en las condiciones climáticas requiere que los trabajadores planifiquen, traigan y usen ropa y equipo adicional.

                              Gran parte del problema en el trabajo al aire libre se relaciona con las grandes variaciones en la actividad y el clima durante un turno de trabajo. No hay ningún sistema de ropa disponible que pueda adaptarse a variaciones tan grandes. En consecuencia, la ropa debe cambiarse y ajustarse con frecuencia. Si no lo hace, puede provocar enfriamiento debido a una protección insuficiente, o sudoración y sobrecalentamiento causado por demasiada ropa. En este último caso, la mayor parte del sudor se condensa o es absorbido por la ropa. Durante los períodos de descanso y baja actividad, la ropa mojada representa un peligro potencial, ya que su secado drena el cuerpo de calor.

                              Las medidas de protección para el trabajo al aire libre incluyen regímenes apropiados de trabajo y descanso con pausas de descanso en refugios o cabañas con calefacción. Las tareas de trabajo estacionarias pueden protegerse del viento y las precipitaciones mediante carpas con o sin calefacción adicional. La calefacción puntual por infrarrojos o calentadores de gas se puede utilizar para ciertas tareas de trabajo. La prefabricación de piezas o componentes puede realizarse en interiores. En condiciones bajo cero, las condiciones del lugar de trabajo, incluido el clima, deben monitorearse regularmente. Deben existir reglas claras sobre qué procedimientos aplicar cuando las condiciones empeoran. Los niveles de temperatura, eventualmente corregidos por el viento (índice de sensación térmica), deben acordarse y vincularse a un programa de acción.

                              Trabajo de cámaras frigoríficas

                              Los alimentos congelados requieren almacenamiento y transporte a temperaturas ambiente bajas (–20ºC). El trabajo en cámaras frigoríficas se puede encontrar en la mayor parte del mundo. Este tipo de exposición al frío artificial se caracteriza por un clima constante y controlado. Los trabajadores pueden realizar un trabajo continuo o, lo más común, un trabajo intermitente, alternando entre climas fríos y templados o cálidos fuera del almacén.

                              Siempre que el trabajo requiera cierto esfuerzo físico, el equilibrio térmico se puede lograr seleccionando la ropa de protección adecuada. Los problemas especiales de manos y pies a menudo requieren descansos regulares cada 1.5 a 2 horas. El descanso debe ser lo suficientemente largo para permitir el recalentamiento (20 minutos).

                              La manipulación manual de productos congelados requiere guantes de protección con suficiente aislamiento (en particular, de la palma de la mano). Los requisitos y métodos de prueba para guantes de protección contra el frío se proporcionan en la norma europea EN 511, que se describe con más detalle en el artículo "Índices y estándares de frío" en este capítulo. Los calefactores locales (p. ej., radiadores de infrarrojos), colocados en lugares de trabajo con trabajo estacionario, mejoran el equilibrio térmico.

                              Gran parte del trabajo en las cámaras frigoríficas se realiza con carretillas elevadoras. La mayoría de estos vehículos están abiertos. Conducir crea una velocidad de viento relativa, que en combinación con la baja temperatura aumenta el enfriamiento del cuerpo. Además, el trabajo en sí es bastante ligero y la producción de calor metabólico asociada es baja. En consecuencia, el aislamiento de la ropa requerido es bastante alto (alrededor de 4 clo) y no se puede cumplir con la mayoría de los tipos de monos en uso. El conductor se enfría, empezando por los pies y las manos, y la exposición tiene que ser limitada en el tiempo. Dependiendo de la ropa de protección disponible, se deben organizar horarios de trabajo apropiados en términos de trabajo en frío y trabajo o descanso en ambientes normales. Una medida sencilla para mejorar el equilibrio térmico es instalar un asiento con calefacción en el camión. Esto puede prolongar el tiempo de trabajo en el frío y evitar el enfriamiento local del asiento y el respaldo. Las soluciones más sofisticadas y costosas incluyen el uso de cabinas con calefacción.

                              Surgen problemas especiales en los países cálidos, donde el trabajador de la cámara frigorífica, generalmente el conductor del camión, está expuesto de forma intermitente al frío (–30 ºC) y al calor (30 ºC). Las exposiciones breves (de 1 a 5 minutos) a cada condición dificultan la adopción de ropa adecuada; puede ser demasiado cálido para el período al aire libre y demasiado frío para el trabajo en la cámara frigorífica. Las cabinas de los camiones pueden ser una solución, una vez que se resuelva el problema de la condensación en las ventanas. Se deben elaborar regímenes de trabajo-descanso apropiados y basados ​​en las tareas de trabajo y la protección disponible.

                              Los lugares de trabajo frescos, que se encuentran por ejemplo en la industria de alimentos frescos, comprenden condiciones climáticas con temperaturas del aire de +2 a +16ºC, dependiendo del tipo. Las condiciones a veces se caracterizan por humedades relativas altas, lo que induce la condensación del agua en los puntos fríos y los pisos húmedos o cubiertos de agua. El riesgo de resbalar aumenta en tales lugares de trabajo. Los problemas se pueden solucionar con buenas rutinas de higiene y limpieza en el lugar de trabajo, que contribuyen a reducir la humedad relativa.

                              La velocidad del aire local de las estaciones de trabajo suele ser demasiado alta, lo que genera quejas por corrientes de aire. Los problemas a menudo se pueden resolver cambiando o ajustando las entradas de aire frío o reorganizando las estaciones de trabajo. Los amortiguadores de productos congelados o fríos cerca de las estaciones de trabajo pueden contribuir a la sensación de corrientes de aire debido al aumento del intercambio de calor por radiación. La ropa debe seleccionarse sobre la base de una evaluación de los requisitos. Se debe utilizar el método IREQ. Además, la ropa debe estar diseñada para proteger de las corrientes locales, la humedad y el agua. Los requisitos especiales de higiene para la manipulación de alimentos imponen algunas restricciones en el diseño y el tipo de ropa (es decir, la capa exterior). Un sistema de vestimenta adecuado debe integrar la ropa interior, las capas intermedias aislantes y la capa exterior para formar un sistema de protección funcional y suficiente. A menudo se requiere protección para la cabeza debido a las exigencias higiénicas. Sin embargo, el casco existente para este propósito es a menudo una gorra de papel, que no ofrece ninguna protección contra el frío. De manera similar, el calzado a menudo comprende zuecos o zapatos livianos, con malas propiedades aislantes. La selección de cascos y calzado más adecuados debería preservar mejor el calor de estas partes del cuerpo y contribuir a un mejor equilibrio térmico general.

                              Un problema especial en muchos lugares de trabajo geniales es la preservación de la destreza manual. Las manos y los dedos se enfrían rápidamente cuando la actividad muscular es baja o moderada. Los guantes mejoran la protección pero perjudican la destreza. Hay que encontrar un delicado equilibrio entre las dos demandas. Cortar carne a menudo requiere un guante de metal. Un guante de tela delgada usado debajo puede reducir el efecto de enfriamiento y mejorar la comodidad. Los guantes delgados pueden ser suficientes para muchos propósitos. Las medidas adicionales para evitar el enfriamiento de las manos incluyen la provisión de mangos aislados de herramientas y equipos o calefacción puntual utilizando, por ejemplo, radiadores infrarrojos. Los guantes calentados eléctricamente están en el mercado, pero a menudo tienen una mala ergonomía y una calefacción o capacidad de batería insuficientes.

                              Exposición al agua fría

                              Durante la inmersión del cuerpo en agua, el potencial de grandes pérdidas de calor en poco tiempo es grande y presenta un peligro aparente. La conductividad térmica del agua es más de 25 veces mayor que la del aire y, en muchas situaciones de exposición, la capacidad del agua circundante para absorber calor es infinita.

                              La temperatura termoneutra del agua es de 32 a 33ºC, ya temperaturas más bajas el cuerpo responde con vasoconstricción por frío y escalofríos. Exposiciones prolongadas en agua a temperaturas entre 25 y 30ºC provocan enfriamiento corporal y desarrollo progresivo de hipotermia. Naturalmente, esta respuesta se vuelve más fuerte y más grave con la disminución de la temperatura del agua.

                              La exposición al agua fría es común en accidentes en el mar y en relación con deportes acuáticos de diversa índole. Sin embargo, incluso en actividades laborales, los trabajadores corren el riesgo de sufrir hipotermia por inmersión (p. ej., buceo, pesca, navegación y otras operaciones en alta mar).

                              Las víctimas de naufragios pueden tener que entrar en agua fría. Su protección varía desde prendas finas hasta trajes de inmersión. Los chalecos salvavidas son equipo obligatorio a bordo de los barcos. Deben estar equipados con un collar para reducir la pérdida de calor de la cabeza de las víctimas inconscientes. El equipamiento del buque, la eficacia de los procedimientos de emergencia y el comportamiento de la tripulación y los pasajeros son determinantes importantes para el éxito de la operación y las condiciones de exposición posteriores.

                              Los buzos entran regularmente en aguas frías. La temperatura de la mayoría de las aguas con buceo comercial, en particular a cierta profundidad, es baja, a menudo por debajo de los 10ºC. Cualquier exposición prolongada en agua tan fría requiere trajes de buceo con aislamiento térmico.

                              Pérdida de calor. El intercambio de calor en el agua puede verse simplemente como un flujo de calor a lo largo de dos gradientes de temperatura: uno interno, desde el centro hasta la piel, y otro externo, desde la superficie de la piel hasta el agua circundante. La pérdida de calor en la superficie del cuerpo se puede describir simplemente por:

                              Cw = hc· (TskTw) ·AD

                              donde Cw son los y de pérdida de calor por convección (W), hc es el coeficiente de transferencia de calor por convección (W/°Cm2), Tsk es la temperatura media de la piel (°C), Tw es la temperatura del agua (°C) y AD es el área de superficie corporal. Los pequeños componentes de la pérdida de calor por la respiración y por las partes no sumergidas (p. ej., la cabeza) pueden despreciarse (consulte la sección sobre buceo a continuación).

                              El valor de hc está en el rango de 100 a 600 W/°Cm2. El valor más bajo se aplica al agua sin gas. La turbulencia, ya sea causada por movimientos de natación o agua que fluye, duplica o triplica el coeficiente de convección. Es fácil comprender que el cuerpo desprotegido puede sufrir una pérdida considerable de calor por el agua fría, superando eventualmente lo que se puede producir incluso con un ejercicio intenso. De hecho, una persona (vestida o desnuda) que cae en agua fría en la mayoría de los casos ahorra más calor permaneciendo quieta en el agua que nadando.

                              La pérdida de calor hacia el agua se puede reducir significativamente usando trajes protectores especiales.

                              Buceo. Las operaciones de buceo a varios cientos de metros bajo el nivel del mar deben proteger al buceador de los efectos de la presión (una ATA o 0.1 MPa/10 m) y el frío. Respirar aire frío (o una mezcla de gas frío de helio y oxígeno) drena el calor corporal de los tejidos pulmonares. Esta pérdida directa de calor desde el núcleo del cuerpo es grande a altas presiones y puede alcanzar fácilmente valores más altos que la producción de calor metabólico del cuerpo en reposo. Es mal percibido por el organismo humano. Se pueden desarrollar temperaturas internas peligrosamente bajas sin una respuesta de escalofríos si la superficie del cuerpo está caliente. El trabajo moderno en alta mar requiere que el buzo reciba calor adicional tanto en el traje como en el aparato de respiración, para compensar las grandes pérdidas de calor por convección. En el buceo profundo, la zona de confort es estrecha y más cálida que a nivel del mar: 30 a 32ºC a 20 a 30 ATA (2 a 3 MPa) y aumentando de 32 a 34ºC hasta 50 ATA (5 MPa).

                              Factores fisiológicos: La inmersión en frío provoca un fuerte impulso respiratorio agudo. Las respuestas iniciales incluyen un “boqueo inspiratorio”, hiperventilación, taquicardia, vasoconstricción periférica e hipertensión. Una apnea inspiratoria de varios segundos es seguida por un aumento de la ventilación. La respuesta es casi imposible de controlar voluntariamente. Por lo tanto, una persona puede inhalar agua fácilmente si el mar está agitado y el cuerpo se sumerge. Los primeros segundos de exposición al agua muy fría, en consecuencia, son peligrosos y puede ocurrir un ahogamiento repentino. La inmersión lenta y la protección adecuada del cuerpo reducen la reacción y permiten un mejor control de la respiración. La reacción se desvanece gradualmente y la respiración normal generalmente se logra en unos pocos minutos.

                              La rápida tasa de pérdida de calor en la superficie de la piel enfatiza la importancia de los mecanismos internos (fisiológicos o constitucionales) para reducir el flujo de calor del núcleo a la piel. La vasoconstricción reduce el flujo sanguíneo de las extremidades y preserva el calor central. El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo de las extremidades y, junto con el aumento de la convección externa, de hecho puede acelerar la pérdida de calor a pesar de la elevada producción de calor.

                              Después de 5 a 10 min en agua muy fría, la temperatura de las extremidades desciende rápidamente. La función neuromuscular se deteriora y la capacidad de coordinar y controlar el rendimiento muscular se degrada. El rendimiento de la natación puede verse severamente reducido y rápidamente poner a la persona en riesgo en aguas abiertas.

                              El tamaño del cuerpo es otro factor importante. Una persona alta tiene un área de superficie corporal más grande y pierde más calor que una persona pequeña en determinadas condiciones ambientales. Sin embargo, la masa corporal relativamente mayor compensa esto de dos maneras. La tasa de producción de calor metabólico aumenta en relación con el área de superficie más grande, y el contenido de calor a una temperatura corporal dada es mayor. El último factor comprende un amortiguador más grande para las pérdidas de calor y una tasa más lenta de disminución de la temperatura central. Los niños corren un mayor riesgo que los adultos.

                              Con mucho, el factor más importante es el contenido de grasa corporal, en particular, el espesor de la grasa subcutánea. El tejido adiposo es más aislante que otros tejidos y es evitado por gran parte de la circulación periférica. Una vez que se ha producido la vasoconstricción, la capa de grasa subcutánea actúa como una capa adicional. El efecto aislante está relacionado casi linealmente con el espesor de la capa. En consecuencia, las mujeres en general tienen más grasa cutánea que los hombres y pierden menos calor en las mismas condiciones. De la misma manera, las personas gordas están mejor que las delgadas.

                              Protección personal. Como se mencionó anteriormente, la estadía prolongada en aguas frías y templadas requiere un aislamiento externo adicional en forma de trajes de buceo, trajes de inmersión o equipos similares. El traje húmedo de neopreno espumado proporciona aislamiento por el grosor del material (células de espuma cerradas) y por la “fuga” relativamente controlada de agua al microclima de la piel. Este último fenómeno da como resultado el calentamiento de esta agua y el establecimiento de una temperatura más alta de la piel. Los trajes están disponibles en varios grosores, proporcionando más o menos aislamiento. Un traje húmedo se comprime en profundidad y pierde gran parte de su aislamiento.

                              El traje seco se ha convertido en estándar a temperaturas inferiores a 10ºC. Permite el mantenimiento de una temperatura de la piel más alta, dependiendo de la cantidad de aislamiento adicional que se use debajo del traje. Es requisito fundamental que el traje no presente fugas, ya que pequeñas cantidades de agua (0.5 a 1 l) reducen gravemente el poder aislante. Aunque el traje seco también se comprime en profundidad, el aire seco se agrega automática o manualmente desde el tanque de buceo para compensar el volumen reducido. Por lo tanto, se puede mantener una capa de aire de microclima de cierto espesor, proporcionando un buen aislamiento.

                              Como se mencionó anteriormente, el buceo en aguas profundas requiere calefacción auxiliar. El gas de respiración se precalienta y el traje se calienta mediante el lavado de agua tibia desde la superficie o la campana de buceo. Las técnicas de calentamiento más recientes se basan en ropa interior calentada eléctricamente o túbulos de circuito cerrado llenos de líquido tibio.

                              Las manos son particularmente susceptibles al enfriamiento y pueden requerir protección adicional en forma de guantes aislantes o calentados.

                              Exposiciones seguras. El rápido desarrollo de la hipotermia y el peligro inminente de muerte por exposición al agua fría requiere algún tipo de predicción de las condiciones de exposición seguras e inseguras.

                              La Figura 7 muestra los tiempos de supervivencia previstos para las condiciones típicas en alta mar del Mar del Norte. El criterio aplicado es un descenso de la temperatura central a 34ºC para el percentil décimo de la población. Se supone que este nivel está asociado con una persona consciente y manejable. El uso, el uso y el funcionamiento adecuados de un traje seco duplican el tiempo de supervivencia previsto. La curva inferior se refiere a la persona desprotegida sumergida en ropa normal. Como la ropa se empapa completamente con agua, el aislamiento efectivo es muy pequeño, lo que resulta en tiempos de supervivencia cortos (modificado de Wissler 1988).

                              Figura 7. Tiempos de supervivencia previstos para escenarios típicos en alta mar del Mar del Norte.

                              HEA090F5

                              Trabajar en regiones árticas y subárticas

                              Las regiones árticas y subárticas del mundo comprenden problemas adicionales a los del trabajo en frío normal. La estación fría coincide con la oscuridad. Los días con luz solar son cortos. Estas regiones cubren áreas extensas, despobladas o escasamente pobladas, como el norte de Canadá, Siberia y el norte de Escandinavia. Además, la naturaleza es dura. El transporte se realiza a grandes distancias y lleva mucho tiempo. La combinación de frío, oscuridad y lejanía requiere una consideración especial en términos de organización del trabajo, preparación y equipamiento. En particular, debe proporcionarse formación en supervivencia y primeros auxilios y debe proporcionarse el equipo adecuado y estar fácilmente disponible en el trabajo.

                              Para la población activa en las regiones árticas existen muchos peligros que amenazan la salud, como se menciona en otra parte. Los riesgos de accidentes y lesiones son altos, el abuso de drogas es común, los patrones culturales producen problemas, al igual que la confrontación entre la cultura local/nativa y las demandas industriales occidentales modernas. La conducción de motos de nieve es un ejemplo de exposición a riesgos múltiples en condiciones árticas típicas (ver más abajo). Se cree que el estrés por frío es uno de los factores de riesgo que produce una mayor frecuencia de ciertas enfermedades. El aislamiento geográfico es otro factor que produce diferentes tipos de defectos genéticos en algunas áreas nativas. Las enfermedades endémicas, por ejemplo, ciertas enfermedades infecciosas, también son de importancia local o regional. Los colonos y los trabajadores invitados también corren un mayor riesgo de diferentes tipos de reacciones de estrés psicológico secundarias al nuevo entorno, la lejanía, las duras condiciones climáticas, el aislamiento y la conciencia.

                              Se deben considerar medidas específicas para este tipo de trabajo. El trabajo debe realizarse en grupos de tres, de modo que en caso de emergencia, una persona pueda acudir en busca de ayuda mientras otra se queda atendiendo a la víctima de, por ejemplo, un accidente. Se debe considerar la variación estacional de la luz del día y el clima y planificar las tareas de trabajo en consecuencia. Los trabajadores deben ser revisados ​​por problemas de salud. Si es necesario, debe estar disponible equipo adicional para situaciones de emergencia o supervivencia. Los vehículos como automóviles, camiones o motos de nieve deben llevar equipo especial para reparaciones y situaciones de emergencia.

                              Un problema de trabajo específico en estas regiones es la moto de nieve. Desde los años sesenta, la moto de nieve ha pasado de ser un vehículo primitivo y de baja tecnología a uno rápido y técnicamente muy desarrollado. Se utiliza con mayor frecuencia para actividades de ocio, pero también para el trabajo (10 a 20%). Las profesiones típicas que utilizan la moto de nieve son la policía, el personal militar, los pastores de renos, los leñadores, los granjeros, la industria turística, los tramperos y los equipos de búsqueda y rescate.

                              La exposición a las vibraciones de una moto de nieve significa un riesgo mucho mayor de lesiones inducidas por vibraciones para el conductor. El conductor y los pasajeros están expuestos a gases de escape no purificados. El ruido producido por el motor puede provocar pérdida de audición. Debido a la alta velocidad, las irregularidades del terreno y la poca protección para el conductor y los pasajeros, el riesgo de accidentes es alto.

                              El sistema musculoesquelético está expuesto a vibraciones y posiciones y cargas de trabajo extremas, especialmente cuando se conduce en terrenos difíciles o pendientes. Si se queda atascado, manejar el motor pesado provoca transpiración y, a menudo, problemas musculoesqueléticos (p. ej., lumbago).

                              Las lesiones por frío son comunes entre los trabajadores de motos de nieve. La velocidad del vehículo agrava la exposición al frío. Las partes típicas lesionadas del cuerpo son especialmente la cara (en casos extremos podría incluir la córnea), las orejas, las manos y los pies.

                              Las motos de nieve generalmente se usan en áreas remotas donde el clima, el terreno y otras condiciones contribuyen a los riesgos.

                              El casco para moto de nieve debe desarrollarse para la situación de trabajo en la moto de nieve teniendo en cuenta los riesgos de exposición específicos producidos por el propio vehículo, las condiciones del terreno y el clima. La ropa debe ser abrigada, a prueba de viento y flexible. Los transitorios de actividad experimentados durante la conducción de motos de nieve son difíciles de acomodar en un sistema de ropa y requieren una consideración especial.

                              El tráfico de motos de nieve en áreas remotas también presenta un problema de comunicación. La organización del trabajo y el equipo deben garantizar una comunicación segura con la base de operaciones. Se debe llevar equipo adicional para manejar situaciones de emergencia y permitir la protección durante un tiempo suficiente para que funcione el equipo de rescate. Dicho equipo incluye, por ejemplo, saco de viento, ropa adicional, equipo de primeros auxilios, pala para nieve, kit de reparación y equipo de cocina.

                               

                              Atrás

                              Leer 29737 veces Ultima modificacion el Martes, julio 26 2022 21: 23

                              " EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

                              Contenido

                              Referencias de calor y frío

                              ACGIH (Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales). 1990. Valores límite de umbral e índices de exposición biológica para 1989–1990. Nueva York: ACGIH.

                              —. 1992. Estrés por frío. En Valores Límite Umbral para Agentes Físicos en el Ambiente de Trabajo. Nueva York: ACGIH.

                              Bedford, T. 1940. El calor ambiental y su medición. Memorándum de investigación médica n.° 17. Londres: Oficina de papelería de Su Majestad.

                              Escotilla Belding, HS y TF. 1955. Índice para evaluar el estrés por calor en términos de tensión fisiológica resultante. Tubería de calefacción Aire acondicionado 27:129–136.

                              Bitel, JHM. 1987. La deuda de calor como índice de adaptación al frío en los hombres. J Appl Physiol 62(4):1627–1634.

                              Bittel, JHM, C Nonotte-Varly, GH Livecchi-Gonnot, GLM Savourey y AM Hanniquet. 1988. Aptitud física y reacciones termorreguladoras en un ambiente frío en hombres. J Appl Physiol 65:1984-1989.

                              Bittel, JHM, GH Livecchi-Gonnot, AM Hanniquet y JL Etienne. 1989. Cambios térmicos observados antes y después del viaje de JL Etienne al Polo Norte. Eur J Appl Physiol 58:646–651.

                              Bligh, J y KG Johnson. 1973. Glosario de términos de fisiología térmica. J Appl Physiol 35(6):941–961.

                              Botsford, JH. 1971. Un termómetro de globo húmedo para medir el calor ambiental. Am Ind Hyg J 32:1–10.

                              Boutelier, C. 1979. Survie et protection des équipages en cas d'immersion accidentelle en eau froide. Neuilly-sur-Seine: AGARD AG 211.

                              Brouha, L. 1960. Fisiología en la Industria. Nueva York: Pergamon Press.

                              Burton, AC y OG Edholm. 1955. Hombre en un Ambiente Frío. Londres: Edward Arnold.

                              Chen, F, H Nilsson y RI Holmér. 1994. Respuestas de enfriamiento de la yema del dedo en contacto con una superficie de aluminio. Am Ind Hyg Assoc J 55(3):218-22.

                              Comité Europeo de Normalización (CEN). 1992. EN 344. Ropa de Protección Contra el Frío. Bruselas: CEN.

                              —. 1993. EN 511. Guantes de Protección Contra el Frío. Bruselas: CEN.

                              Comisión de las Comunidades Europeas (CEC). 1988. Actas de un seminario sobre índices de estrés por calor. Luxemburgo: CEC, Dirección de Salud y Seguridad.

                              Daanen, HAM. 1993. Deterioro del rendimiento manual en condiciones de frío y viento. AGARD, OTAN, CP-540.

                              Dasler, AR. 1974. Ventilación y estrés térmico, en tierra y a flote. En el Capítulo 3, Manual de Medicina Preventiva Naval. Washington, DC: Departamento de Marina, Oficina de Medicina y Cirugía.

                              —. 1977. Estrés por calor, funciones laborales y límites fisiológicos de exposición al calor en el hombre. En Análisis Térmico—Confort Humano—Ambientes Interiores. NBS Special Publication 491. Washington, DC: Departamento de Comercio de EE. UU.

                              Deutsches Institut für Normierung (DIN) 7943-2. 1992. Schlafsäcke, Thermophysiologische Prufung. Berlín: DIN.

                              Dubois, D y EF Dubois. 1916. Calorimetría clínica X: una fórmula para estimar el área de superficie adecuada si se conocen la altura y el peso. Arco Int Med 17: 863–871.

                              Eagan, CJ. 1963. Introducción y terminología. Fed Proc 22:930–933.

                              Edwards, JSA, DE Roberts y SH Mutter. 1992. Relaciones para uso en ambiente frío. J Vida Silvestre Med 3:27–47.

                              Enander, A. 1987. Reacciones sensoriales y rendimiento en frío moderado. Tesis doctoral. Solna: Instituto Nacional de Salud Ocupacional.

                              Fuller, FH y L Brouha. 1966. Nuevos métodos de ingeniería para evaluar el entorno laboral. ASHRAE J 8(1):39–52.

                              Fuller, FH y PE Smith. 1980. La eficacia de los procedimientos de trabajo preventivo en un taller caliente. En FN Dukes-Dobos y A Henschel (eds.). Actas de un taller de NIOSH sobre las normas recomendadas para el estrés por calor. Washington DC: publicación n.° 81-108 del DHSS (NIOSH).

                              —. 1981. Evaluación del estrés por calor en un taller caluroso mediante mediciones fisiológicas. Am Ind Hyg Assoc J 42:32–37.

                              Gagge, AP, AP Fobelets y LG Berglund. 1986. Un índice predictivo estándar de la respuesta humana al ambiente térmico. ASHRAE Trans 92:709–731.

                              Gisolfi, CV y ​​CB Wenger. 1984. Regulación de la temperatura durante el ejercicio: Viejos conceptos, nuevas ideas. Ejercicio Deporte Sci Rev 12:339–372.

                              Givoni, B. 1963. Un nuevo método para evaluar la exposición al calor industrial y la carga de trabajo máxima permisible. Documento presentado al Congreso Biometeorológico Internacional en París, Francia, septiembre de 1963.

                              —. 1976. Hombre, Clima y Arquitectura, 2ª ed. Londres: Ciencias Aplicadas.

                              Givoni, B y RF Goldman. 1972. Predicción de la respuesta de la temperatura rectal al trabajo, el medio ambiente y la ropa. J Appl Physiol 2(6):812–822.

                              —. 1973. Predicción de la respuesta del ritmo cardíaco al trabajo, el entorno y la ropa. J Appl Physiol 34(2):201–204.

                              Goldman, RF. 1988. Normas para la exposición humana al calor. En Ergonomía Ambiental, editado por IB Mekjavic, EW Banister y JB Morrison. Londres: Taylor & Francis.

                              Hales, JRS y DAB Richards. 1987. Estrés por calor. Ámsterdam, Nueva York: Oxford Excerpta Medica.

                              Hammel, HT. 1963. Resumen de patrones térmicos comparativos en el hombre. Fed Proc 22: 846–847.

                              Havenith, G, R Heus y WA Lotens. 1990. Índice de ventilación, resistencia al vapor y permeabilidad de la ropa: Cambios debido a la postura, el movimiento y el viento. Ergonomía 33:989–1005.

                              Hayes. 1988. En Ergonomía Ambiental, editado por IB Mekjavic, EW Banister y JB Morrison. Londres: Taylor & Francis.

                              Holmér, I. 1988. Evaluación del estrés por frío en términos del aislamiento de ropa requerido—IREQ. Int J Ind Erg 3:159–166.

                              —. 1993. Trabajar en el frío. Revisión de métodos para la evaluación del estrés por frío. Int Arch Occ Env Health 65:147–155.

                              —. 1994. Estrés por frío: Parte 1—Pautas para el profesional. Int J Ind Erg 14:1–10.

                              —. 1994. Estrés por frío: Parte 2—La base científica (base de conocimientos) para la guía. Int J Ind Erg 14:1–9.

                              Houghton, FC y CP Yagoglou. 1923. Determinación de líneas de igual comodidad. JASHVE 29:165–176.

                              Organización Internacional de Normalización (ISO). 1985. ISO 7726. Ambientes térmicos: instrumentos y métodos para medir cantidades físicas. Ginebra: ISO.

                              —. 1989a. ISO 7243. Ambientes cálidos: estimación del estrés por calor en el trabajador, basado en el índice WBGT (temperatura de globo de bulbo húmedo). Ginebra: ISO.

                              —. 1989b. ISO 7933. Ambientes cálidos: determinación e interpretación analíticas del estrés térmico mediante el cálculo de la tasa de sudoración requerida. Ginebra: ISO.

                              —. 1989c. ISO DIS 9886. Ergonomía: evaluación de la tensión térmica mediante mediciones fisiológicas. Ginebra: ISO.

                              —. 1990. ISO 8996. Ergonomía: determinación de la producción de calor metabólico. Ginebra: ISO.

                              —. 1992. ISO 9886. Evaluación de la Deformación Térmica por Mediciones Fisiológicas. Ginebra: ISO.

                              —. 1993. Valoración de la Influencia del Ambiente Térmico mediante Escalas de Juicio Subjetivo. Ginebra: ISO.

                              —. 1993. ISO CD 12894. Ergonomía del entorno térmico: supervisión médica de personas expuestas a entornos cálidos o fríos. Ginebra: ISO.

                              —. 1993. ISO TR 11079 Evaluación de ambientes fríos—Determinación del aislamiento de ropa requerido, IREQ. Ginebra: ISO. (Reporte técnico)

                              —. 1994. ISO 9920. Ergonomía—Estimación de las características térmicas de un conjunto de ropa. Ginebra: ISO.

                              —. 1994. ISO 7730. Ambientes Térmicos Moderados—Determinación de los Índices PMV y PPD y Especificación de las Condiciones para el Confort Térmico. Ginebra: ISO.

                              —. 1995. ISO DIS 11933. Ergonomía del Ambiente Térmico. Principios y Aplicación de Normas Internacionales. Ginebra: ISO.

                              Kenneth, W, P Sathasivam, AL Vallerand y TB Graham. 1990. Influencia de la cafeína en las respuestas metabólicas de los hombres en reposo a 28 y 5C. J Appl Physiol 68(5):1889–1895.

                              Kenney, WL y SR Fowler. 1988. Densidad y producción de glándulas sudoríparas ecrinas activadas por metilcolina en función de la edad. J Appl Physiol 65:1082–1086.

                              Kerslake, DMck. 1972. El estrés de los ambientes cálidos. Cambridge: Prensa de la Universidad de Cambridge.

                              LeBlanc, J. 1975. Hombre en el frío. Springfield, IL, EE. UU.: Charles C Thomas Publ.

                              Leithead, CA y AR Lind. 1964. Estrés por calor y trastornos de la cabeza. Londres: Cassell.

                              Lind, AR. 1957. Un criterio fisiológico para establecer límites ambientales térmicos para el trabajo de todos. J Appl Physiol 18:51–56.

                              Loten, WA. 1989. El aislamiento real de la ropa multicapa. Scand J Work Environ Health 15 Supl. 1:66–75.

                              —. 1993. Transferencia de calor de humanos usando ropa. Tesis, Universidad Técnica. Delft, Países Bajos. (ISBN 90-6743-231-8).

                              Lotens, WA y G Havenith. 1991. Cálculo de aislamiento de ropa y resistencia al vapor. Ergonomía 34:233–254.

                              Maclean, D y D Emslie-Smith. 1977. Hipotermia accidental. Oxford, Londres, Edimburgo, Melbourne: Blackwell Scientific Publication.

                              Macpherson, RK. 1960. Respuestas fisiológicas a ambientes calientes. Serie de Informes Especiales del Consejo de Investigación Médica No. 298. Londres: HMSO.

                              Martineau, L y I Jacob. 1988. Utilización de glucógeno muscular durante la termogénesis por escalofríos en humanos. J Appl Physiol 56:2046–2050.

                              Maughan, RJ. 1991. Pérdida y reemplazo de líquidos y electrolitos en el ejercicio. J Sport Sci 9: 117–142.

                              McArdle, B, W Dunham, HE Halling, WSS Ladell, JW Scalt, ML Thomson y JS Weiner. 1947. La predicción de los efectos fisiológicos de ambientes cálidos y cálidos. Consejo de Investigación Médica Rep 47/391. Londres: RNP.

                              McCullough, EA, BW Jones y PEJ Huck. 1985. Una base de datos completa para estimar el aislamiento de la ropa. ASHRAE Trans 91:29–47.

                              McCullough, EA, BW Jones y T Tamura. 1989. Una base de datos para determinar la resistencia a la evaporación de la ropa. ASHRAE Trans 95:316–328.

                              McIntyre, DA. 1980. Clima interior. Londres: Applied Science Publishers Ltd.

                              Mekjavic, IB, EW Banister y JB Morrison (eds.). 1988. Ergonomía Ambiental. Filadelfia: Taylor & Francis.

                              Nielsen, B. 1984. Deshidratación, rehidratación y termorregulación. En E Jokl y M Hebbelinck (eds.). Medicina y Ciencias del Deporte. Basilea: S. Karger.

                              —. 1994. Estrés por calor y aclimatación. Ergonomía 37(1):49–58.

                              Nielsen, R, BW Olesen y PO Fanger. 1985. Efecto de la actividad física y la velocidad del aire sobre el aislamiento térmico de la ropa. Ergonomía 28:1617–1632.

                              Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). 1972. Exposición ocupacional a ambientes calientes. HSM 72-10269. Washington, DC: Departamento de Educación para la Salud y Bienestar de EE. UU.

                              —. 1986. Exposición ocupacional a ambientes calientes. Publicación NIOSH No. 86-113. Washington, DC: NIOSH.

                              Nishi, Y y AP Gagge. 1977. Escala de temperatura efectiva utilizada para ambientes hipobáricos e hiperbáricos. Espacio de aviación y Envir Med 48: 97–107.

                              Olesen, BW. 1985. Estrés por calor. En Bruel and Kjaer Technical Review No. 2. Dinamarca: Bruel and Kjaer.

                              Olesen, BW, E Sliwinska, TL Madsen y PO Fanger. 1982. Efecto de la postura corporal y la actividad en el aislamiento térmico de la ropa: Mediciones por un maniquí térmico móvil. ASHRAE Trans 88:791–805.

                              Pandolf, KB, BS Cadarette, MN Sawka, AJ Young, RP Francesconi y RR Gonzales. 1988. J Appl Physiol 65(1):65–71.

                              Parsons, KC. 1993. Ambientes Térmicos Humanos. Hampshire, Reino Unido: Taylor & Francis.

                              Reed, HL, D Brice, KMM Shakir, KD Burman, MM D'Alesandro y JT O'Brian. 1990. Fracción libre disminuida de hormonas tiroideas después de una residencia prolongada en la Antártida. J Appl Physiol 69:1467–1472.

                              Rowell, LB. 1983. Aspectos cardiovasculares de la termorregulación humana. Circ. Res. 52:367–379.

                              —. 1986. Regulación de la circulación humana durante el estrés físico. Oxford: OUP.

                              Sato, K y F Sato. 1983. Variaciones individuales en la estructura y función de la glándula sudorípara ecrina humana. Soy J Physiol 245:R203–R208.

                              Savourey, G, AL Vallerand y J Bittel. 1992. Adaptación general y local después de un viaje de esquí en un entorno ártico severo. Eur J Appl Physiol 64:99–105.

                              Savourey, G, JP Caravel, B Barnavol y J Bittel. 1994. Cambios en la hormona tiroidea en un ambiente de aire frío después de la aclimatación local al frío. J Appl Physiol 76(5):1963–1967.

                              Savourey, G, B Barnavol, JP Caravel, C Feuerstein y J Bittel. 1996. Adaptación hipotérmica al frío general inducida por la aclimatación al frío local. Eur J Appl Physiol 73:237–244.

                              Vallerand, AL, I Jacob y MF Kavanagh. 1989. Mecanismo de tolerancia al frío mejorada por una mezcla de efedrina/cafeína en humanos. J Appl Physiol 67:438–444.

                              van Dilla, MA, R Day y PA Siple. 1949. Problemas especiales de las manos. En Physiology of Heat Regulation, editado por R Newburgh. Filadelfia: Saunders.

                              Vellar, OD. 1969. Pérdidas de nutrientes a través del sudor. Oslo: Universitetsforlaget.

                              Vogt, JJ, V Candas, JP Libert and F Daull. 1981. Tasa de sudor requerida como índice de tensión térmica en la industria. En Bioingeniería, fisiología térmica y comodidad, editado por K Cena y JA Clark. Ámsterdam: Elsevier. 99–110.

                              Wang, LCH, SFP Man y AN Bel Castro. 1987. Respuestas metabólicas y hormonales en la resistencia al frío aumentada por teofilina en los hombres. J Appl Physiol 63:589–596.

                              Organización Mundial de la Salud (OMS). 1969. Factores de salud implicados en el trabajo en condiciones de estrés por calor. Informe técnico 412. Ginebra: OMS.

                              Wissler, EH. 1988. Una revisión de los modelos térmicos humanos. En Ergonomía Ambiental, editado por IB Mekjavic, EW Banister y JB Morrison. Londres: Taylor & Francis.

                              Woodcock, AH. 1962. Transferencia de humedad en sistemas textiles. Parte I. Textil Res J 32:628–633.

                              Yaglou, CP y D Minard. 1957. Control de bajas por calor en centros de instrucción militar. Am Med Assoc Arch Ind Health 16:302–316 y 405.