Martes, 15 Marzo 2011 15: 30

Campos eléctricos y magnéticos VLF y ELF

Valora este artículo
(Vote 1)

Los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia extremadamente baja (ELF) y de muy baja frecuencia (VLF) abarcan el rango de frecuencia por encima de los campos estáticos (> 0 Hz) hasta 30 kHz. Para este documento, ELF se define como estar en el rango de frecuencia > 0 a 300 Hz y VLF en el rango > 300 Hz a 30 kHz. En el rango de frecuencia > 0 a 30 kHz, las longitudes de onda varían de ∞ (infinito) a 10 km, por lo que los campos eléctricos y magnéticos actúan esencialmente de forma independiente y deben tratarse por separado. La intensidad del campo eléctrico (E) se mide en voltios por metro (V/m), la intensidad del campo magnético (H) se mide en amperios por metro (A/m) y la densidad de flujo magnético (B) en teslas (T).

Los trabajadores que utilizan equipos que funcionan en este rango de frecuencia han expresado un debate considerable sobre los posibles efectos adversos para la salud. Con mucho, la frecuencia más común es 50/60 Hz, utilizada para la generación, distribución y uso de energía eléctrica. La preocupación de que la exposición a campos magnéticos de 50/60 Hz pueda estar asociada con una mayor incidencia de cáncer ha sido alimentada por los informes de los medios, la distribución de información errónea y el debate científico en curso (Repacholi 1990; NRC 1996).

El propósito de este artículo es proporcionar una descripción general de las siguientes áreas temáticas:

  • fuentes, ocupaciones y aplicaciones
  • dosimetría y medición
  • mecanismos de interacción y efectos biológicos
  • estudios en humanos y efectos en la salud
  • medidas de protección
  • estándares de exposición ocupacional.

 

Se proporcionan descripciones resumidas para informar a los trabajadores sobre los tipos y las intensidades de los campos de las principales fuentes de ELF y VLF, los efectos biológicos, las posibles consecuencias para la salud y los límites de exposición actuales. También se proporciona un resumen de las precauciones de seguridad y las medidas de protección. Si bien muchos trabajadores usan unidades de visualización (PVD), en este artículo solo se brindan detalles breves, ya que se cubren con mayor detalle en otra parte del Enciclopedia.

Gran parte del material contenido aquí se puede encontrar con mayor detalle en varias revisiones recientes (OMS 1984, 1987, 1989, 1993; IRPA 1990; OIT 1993; NRPB 1992, 1993; IEEE 1991; Greene 1992; NRC 1996).

Fuentes de exposición ocupacional

Los niveles de exposición ocupacional varían considerablemente y dependen en gran medida de la aplicación particular. La Tabla 1 ofrece un resumen de las aplicaciones típicas de frecuencias en el rango > 0 a 30 kHz.

Tabla 1. Aplicaciones de equipos que operan en el rango > 0 a 30 kHz

Frecuencia

Longitud de onda (km)

Aplicaciones Típicas

16.67, 50, 60 Hz

18,000-5,000

Generación, transmisión y uso de energía, procesos electrolíticos, calentamiento por inducción, hornos de arco y cuchara, soldadura, transporte, etc., cualquier uso industrial, comercial, médico o de investigación de la energía eléctrica

0.3-3 XNUMX kHz

1,000-100

Modulación de transmisión, aplicaciones médicas, hornos eléctricos, calentamiento por inducción, endurecimiento, soldadura, fusión, refinación

3-30 XNUMX kHz

100-10

Comunicaciones de muy largo alcance, navegación por radio, modulación de transmisión, aplicaciones médicas, calentamiento por inducción, endurecimiento, soldadura, fusión, refinación, VDU

 

Generación y distribución de energía

Las principales fuentes artificiales de campos eléctricos y magnéticos de 50/60 Hz son las que intervienen en la generación y distribución de energía, y cualquier equipo que utilice corriente eléctrica. La mayoría de estos equipos funcionan con frecuencias eléctricas de 50 Hz en la mayoría de los países y 60 Hz en América del Norte. Algunos sistemas de trenes eléctricos funcionan a 16.67 Hz.

Las líneas de transmisión de alta tensión (AT) y las subestaciones tienen asociados los campos eléctricos más intensos a los que los trabajadores pueden estar expuestos habitualmente. La altura del conductor, la configuración geométrica, la distancia lateral de la línea y el voltaje de la línea de transmisión son, con mucho, los factores más importantes al considerar la máxima intensidad de campo eléctrico a nivel del suelo. A distancias laterales de aproximadamente el doble de la altura de la línea, la intensidad del campo eléctrico disminuye con la distancia de forma aproximadamente lineal (Zaffanella y Deno 1978). Dentro de los edificios cerca de las líneas de transmisión HV, las intensidades del campo eléctrico suelen ser más bajas que el campo no perturbado por un factor de aproximadamente 100,000 XNUMX, según la configuración del edificio y los materiales estructurales.

Las intensidades de los campos magnéticos de las líneas de transmisión aéreas suelen ser relativamente bajas en comparación con las aplicaciones industriales que implican corrientes elevadas. Los empleados de servicios eléctricos que trabajan en subestaciones o en el mantenimiento de líneas de transmisión vivas forman un grupo especial expuesto a campos más grandes (de 5 mT y más en algunos casos). En ausencia de materiales ferromagnéticos, las líneas del campo magnético forman círculos concéntricos alrededor del conductor. Aparte de la geometría del conductor de potencia, la máxima densidad de flujo magnético está determinada únicamente por la magnitud de la corriente. El campo magnético debajo de las líneas de transmisión HV se dirige principalmente transversalmente al eje de la línea. La máxima densidad de flujo a nivel del suelo puede estar por debajo de la línea central o por debajo de los conductores exteriores, dependiendo de la relación de fase entre los conductores. La máxima densidad de flujo magnético a nivel del suelo para un sistema típico de líneas de transmisión aéreas de doble circuito de 500 kV es de aproximadamente 35 μT por kiloamperio de corriente transmitida (Bernhardt y Matthes 1992). Los valores típicos para la densidad de flujo magnético de hasta 0.05 mT ocurren en lugares de trabajo cerca de líneas aéreas, en subestaciones y en centrales eléctricas que operan a frecuencias de 16 2/3, 50 o 60 Hz (Krause 1986).

Procesos industriales

La exposición ocupacional a los campos magnéticos proviene principalmente del trabajo cerca de equipos industriales que utilizan corrientes elevadas. Dichos dispositivos incluyen los utilizados en soldadura, refinación de electroescoria, calentamiento (hornos, calentadores de inducción) y agitación.

Las encuestas sobre calentadores de inducción utilizados en la industria, realizadas en Canadá (Stuchly y Lecuyer 1985), en Polonia (Aniolczyk 1981), en Australia (Repacholi, datos no publicados) y en Suecia (Lövsund, Oberg y Nilsson 1982), muestran densidades de flujo magnético en ubicaciones del operador que van desde 0.7 μT a 6 mT, dependiendo de la frecuencia utilizada y la distancia de la máquina. En su estudio de los campos magnéticos de electroacero industrial y equipos de soldadura, Lövsund, Oberg y Nilsson (1982) encontraron que las máquinas de soldadura por puntos (50 Hz, 15 a 106 kA) y los hornos de cuchara (50 Hz, 13 a 15 kA) campos producidos de hasta 10 mT a distancias de hasta 1 m. En Australia, se descubrió que una planta de calentamiento por inducción que funciona en el rango de 50 Hz a 10 kHz genera campos máximos de hasta 2.5 mT (hornos de inducción de 50 Hz) en posiciones donde los operadores pueden permanecer de pie. Además, los campos máximos alrededor de los calentadores de inducción que funcionan a otras frecuencias fueron de 130 μT a 1.8 kHz, 25 μT a 2.8 kHz y más de 130 μT a 9.8 kHz.

Dado que las dimensiones de las bobinas que producen los campos magnéticos suelen ser pequeñas, rara vez hay una exposición alta de todo el cuerpo, sino más bien una exposición local, principalmente en las manos. La densidad de flujo magnético en las manos del operador puede alcanzar los 25 mT (Lövsund y Mild 1978; Stuchly y Lecuyer 1985). En la mayoría de los casos, la densidad de flujo es inferior a 1 mT. La intensidad del campo eléctrico cerca del calentador de inducción suele ser baja.

Los trabajadores de la industria electroquímica pueden estar expuestos a campos eléctricos y magnéticos de gran intensidad debido a los hornos eléctricos u otros dispositivos que utilizan corrientes elevadas. Por ejemplo, cerca de hornos de inducción y celdas electrolíticas industriales, las densidades de flujo magnético pueden medirse hasta 50 mT.

Unidades de visualización

El uso de unidades de visualización (VDU) o terminales de visualización de video (VDT), como también se les llama, crece a un ritmo cada vez mayor. Los operadores de VDT han expresado su preocupación por los posibles efectos de las emisiones de radiaciones de bajo nivel. Se han medido campos magnéticos (frecuencia de 15 a 125 kHz) de hasta 0.69 A/m (0.9 μT) en las peores condiciones cerca de la superficie de la pantalla (Bureau of Radiological Health 1981). Este resultado ha sido confirmado por muchas encuestas (Roy et al. 1984; Repacholi 1985 IRPA 1988). Las revisiones exhaustivas de las mediciones y encuestas de los VDT realizadas por agencias nacionales y expertos individuales concluyeron que no hay emisiones de radiación de los VDT que pudieran tener consecuencias para la salud (Repacholi 1985; IRPA 1988; OIT 1993a). No es necesario realizar mediciones de radiación de rutina ya que, incluso en el peor de los casos o en condiciones de modo de falla, los niveles de emisión están muy por debajo de los límites de cualquier estándar internacional o nacional (IRPA 1988).

En el documento (OIT 1993a) se proporciona una revisión exhaustiva de las emisiones, un resumen de la literatura científica aplicable, normas y directrices.

Las aplicaciones médicas

Los pacientes que sufren fracturas óseas que no cicatrizan bien o no se unen han sido tratados con campos magnéticos pulsados ​​(Bassett, Mitchell y Gaston 1982; Mitbreit y Manyachin 1984). También se están realizando estudios sobre el uso de campos magnéticos pulsados ​​para mejorar la cicatrización de heridas y la regeneración de tejidos.

Varios dispositivos que generan pulsos de campo magnético se utilizan para la estimulación del crecimiento óseo. Un ejemplo típico es el dispositivo que genera una densidad de flujo magnético promedio de aproximadamente 0.3 mT, una intensidad máxima de aproximadamente 2.5 mT e induce intensidades de campo eléctrico máximas en el hueso en el rango de 0.075 a 0.175 V/m (Bassett, Pawluk y Pila 1974). Cerca de la superficie de la extremidad expuesta, el dispositivo produce una densidad de flujo magnético máxima del orden de 1.0 mT, lo que provoca densidades de corriente iónica máximas de aproximadamente 10 a 100 mA/m2 (1 a 10 μA/cm2) en tejido.

Measurement

Antes de comenzar las mediciones de campos ELF o VLF, es importante obtener la mayor cantidad de información posible sobre las características de la fuente y la situación de exposición. Esta información es necesaria para la estimación de las intensidades de campo esperadas y la selección de la instrumentación de estudio más adecuada (Tell 1983).

La información sobre la fuente debe incluir:

  • frecuencias presentes, incluidos los armónicos
  • poder transmitido
  • polarización (orientación de E campo)
  • características de modulación (valores pico y promedio)
  • ciclo de trabajo, ancho de pulso y frecuencia de repetición de pulso
  • características de la antena, como el tipo, la ganancia, el ancho del haz y la velocidad de exploración.

 

La información sobre la situación de exposición debe incluir:

  • distancia de la fuente
  • existencia de cualquier objeto de dispersión. La dispersión por superficies planas puede mejorar la E campo por un factor de 2. Una mejora aún mayor puede resultar de superficies curvas, por ejemplo, reflectores de esquina.

 

Los resultados de las encuestas realizadas en entornos laborales se resumen en la tabla 2.

Tabla 2. Fuentes ocupacionales de exposición a campos magnéticos

Fuente

Flujo magnético
densidades (mT)

Distancia (m)

VDT

Hasta 2.8 x 10-4

0.3

líneas de alta tensión

Hasta 0.4

bajo línea

Centrales eléctricas

Hasta 0.27

1

Arcos de soldadura (0–50 Hz)

0.1-5.8

0-0.8

Calentadores de inducción (50–10 kHz)

0.9-65

0.1-1

Horno cuchara 50 Hz

0.2-8

0.5-1

Horno de arco de 50 Hz

Hasta 1

2

Agitador de inducción de 10 Hz

0.2-0.3

2

Soldadura por electroescoria de 50 Hz

0.5-1.7

0.2-0.9

Equipo terapéutico

1-16

1

Fuente: Allen 1991; Bernhardt 1988; Krause 1986; Lövsund, Oberg y Nilsson 1982; Repacholi, datos no publicados; Stuchly 1986; Stuchly y Lecuyer 1985, 1989.

Instrumentación

Un instrumento de medición de campo eléctrico o magnético consta de tres partes básicas: la sonda, los cables y el monitor. Para asegurar mediciones apropiadas, se requieren o son deseables las siguientes características de instrumentación:

  • La sonda debe responder sólo a la E campo o el H campo y no a ambos simultáneamente.
  • La sonda no debe producir una perturbación significativa del campo.
  • Los conductores de la sonda al monitor no deben perturbar significativamente el campo en la sonda ni acoplar la energía del campo.
  • La respuesta de frecuencia de la sonda debe cubrir el rango de frecuencias que se requiere medir.
  • Si se utiliza en el campo cercano reactivo, las dimensiones del sensor de la sonda deben ser preferentemente inferiores a un cuarto de longitud de onda en la frecuencia más alta presente.
  • El instrumento debe indicar el valor cuadrático medio (rms) del parámetro de campo medido.
  • Se debe conocer el tiempo de respuesta del instrumento. Es deseable tener un tiempo de respuesta de aproximadamente 1 segundo o menos, para que los campos intermitentes se detecten fácilmente.
  • La sonda debe responder a todos los componentes de polarización del campo. Esto puede lograrse mediante una respuesta isotrópica inherente o mediante la rotación física de la sonda en tres direcciones ortogonales.
  • Buena protección contra sobrecarga, funcionamiento con batería, portabilidad y construcción robusta son otras características deseables.
  • Los instrumentos proporcionan una indicación de uno o más de los siguientes parámetros: promedio E campo (V/m) o cuadrado medio E campo (V2/m2); promedio H campo (A/m) o cuadrado medio H campo (A2/m2).

 

Encuestas

Por lo general, se realizan encuestas para determinar si los campos existentes en el lugar de trabajo están por debajo de los límites establecidos por las normas nacionales. Por lo tanto, la persona que toma las medidas debe estar completamente familiarizada con estos estándares.

Todos los lugares ocupados y accesibles deben ser inspeccionados. El operador del equipo bajo prueba y el inspector deben estar lo más lejos posible del área de prueba. Todos los objetos normalmente presentes, que pueden reflejar o absorber energía, deben estar en posición. El topógrafo debe tomar precauciones contra quemaduras y golpes por radiofrecuencia (RF), particularmente cerca de sistemas de alta potencia y baja frecuencia.

Mecanismos de interacción y efectos biológicos

Mecanismos de interacción

Los únicos mecanismos establecidos por los cuales los campos ELF y VLF interactúan con los sistemas biológicos son:

  • Campos eléctricos que inducen una carga superficial en un cuerpo expuesto que da como resultado corrientes (medidas en mA/m2) dentro del cuerpo, cuya magnitud está relacionada con la densidad de carga superficial. Según las condiciones de exposición, el tamaño, la forma y la posición del cuerpo expuesto en el campo, la densidad de carga superficial puede variar mucho, lo que da como resultado una distribución variable y no uniforme de las corrientes dentro del cuerpo.
  • Los campos magnéticos también actúan sobre los humanos al inducir campos eléctricos y corrientes dentro del cuerpo.
  • Las cargas eléctricas inducidas en un objeto conductor (p. ej., un automóvil) expuesto a campos eléctricos ELF o VLF pueden hacer que la corriente pase a través de una persona en contacto con él.
  • El acoplamiento del campo magnético a un conductor (por ejemplo, una cerca de alambre) hace que las corrientes eléctricas (de la misma frecuencia que el campo de exposición) atraviesen el cuerpo de una persona en contacto con él.
  • Pueden producirse descargas transitorias (chispas) cuando las personas y los objetos metálicos expuestos a un fuerte campo eléctrico se acercan lo suficiente.
  • Los campos eléctricos o magnéticos pueden interferir con los dispositivos médicos implantados (p. ej., marcapasos cardíacos unipolares) y provocar el mal funcionamiento del dispositivo.

 

Las dos primeras interacciones enumeradas anteriormente son ejemplos de acoplamiento directo entre personas y campos ELF o VLF. Las últimas cuatro interacciones son ejemplos de mecanismos de acoplamiento indirecto porque solo pueden ocurrir cuando el organismo expuesto está cerca de otros cuerpos. Estos cuerpos pueden incluir otros humanos o animales y objetos como automóviles, vallas o dispositivos implantados.

Si bien se han postulado otros mecanismos de interacción entre los tejidos biológicos y los campos ELF o VLF o existe alguna evidencia que respalda su existencia (WHO 1993; NRPB 1993; NRC 1996), ninguno ha demostrado ser responsable de ninguna consecuencia adversa para la salud.

Efectos en la salud

La evidencia sugiere que la mayoría de los efectos establecidos de la exposición a campos eléctricos y magnéticos en el rango de frecuencia > 0 a 30 kHz resultan de respuestas agudas a la carga superficial y la densidad de corriente inducida. Las personas pueden percibir los efectos de la carga superficial oscilante inducida en sus cuerpos por los campos eléctricos ELF (pero no por los campos magnéticos); estos efectos se vuelven molestos si son suficientemente intensos. En la tabla 3 se proporciona un resumen de los efectos de las corrientes que pasan a través del cuerpo humano (umbrales para la percepción, dejarse llevar o tétanos).

Tabla 3. Efectos de las corrientes que pasan por el cuerpo humano

Efecto

Tema

Umbral de corriente en mA

   

50 y 60 Hz

300 Hz

1000 Hz

10 kHz

30 kHz

Percepción

Hombre

Mujer

Niños

1.1

0.7

0.55

1.3

0.9

0.65

2.2

1.5

1.1

15

10

9

50

35

30

Choque de umbral de liberación

Hombre

Mujer

Niños

9

6

4.5

11.7

7.8

5.9

16.2

10.8

8.1

55

37

27

126

84

63

Tetanización torácica;
choque severo

Hombre

Mujer

Niños

23

15

12

30

20

15

41

27

20.5

94

63

47

320

214

160

Fuente: Bernhardt 1988a.

Las células nerviosas y musculares humanas han sido estimuladas por las corrientes inducidas por la exposición a campos magnéticos de varios mT y de 1 a 1.5 kHz; se cree que las densidades de corriente umbral están por encima de 1 A/m2. Se pueden inducir sensaciones visuales parpadeantes en el ojo humano mediante la exposición a campos magnéticos tan bajos como de 5 a 10 mT (a 20 Hz) o corrientes eléctricas aplicadas directamente a la cabeza. La consideración de estas respuestas y de los resultados de los estudios neurofisiológicos sugiere que las funciones sutiles del sistema nervioso central, como el razonamiento o la memoria, pueden verse afectadas por densidades de corriente superiores a 10 mA/m2 (NRPB 1993). Es probable que los valores de umbral permanezcan constantes hasta alrededor de 1 kHz, pero aumenten con el aumento de la frecuencia a partir de entonces.

Varias in vitro Los estudios (WHO 1993; NRPB 1993) informaron cambios metabólicos, como alteraciones en la actividad enzimática y el metabolismo de las proteínas y disminución de la citotoxicidad de los linfocitos, en varias líneas celulares expuestas a campos eléctricos ELF y VLF y corrientes aplicadas directamente al cultivo celular. La mayoría de los efectos se han informado a densidades de corriente entre aproximadamente 10 y 1,000 mA/m2, aunque estas respuestas están menos claramente definidas (Sienkiewicz, Saunder y Kowalczuk 1991). Sin embargo, vale la pena señalar que las densidades de corriente endógenas generadas por la actividad eléctrica de los nervios y los músculos suelen ser tan altas como 1 mA/m.2 y puede alcanzar hasta 10 mA/m2 en el corazón. Estas densidades de corriente no afectarán negativamente a los nervios, músculos y otros tejidos. Dichos efectos biológicos se evitarán restringiendo la densidad de corriente inducida a menos de 10 mA/m2 a frecuencias de hasta aproximadamente 1 kHz.

Varias áreas posibles de interacción biológica que tienen muchas implicaciones para la salud y sobre las cuales nuestro conocimiento es limitado incluyen: posibles cambios en los niveles de melatonina durante la noche en la glándula pineal y alteraciones en los ritmos circadianos inducidos en animales por exposición a campos eléctricos o magnéticos de ELF, y posibles efectos de los campos magnéticos ELF en los procesos de desarrollo y carcinogénesis. Además, hay alguna evidencia de respuestas biológicas a campos eléctricos y magnéticos muy débiles: estos incluyen la movilidad alterada de los iones de calcio en el tejido cerebral, cambios en los patrones de activación neuronal y comportamiento alterado del operando. Se han informado "ventanas" tanto de amplitud como de frecuencia que desafían la suposición convencional de que la magnitud de una respuesta aumenta con el aumento de la dosis. Estos efectos no están bien establecidos y no brindan una base para establecer restricciones sobre la exposición humana, aunque se justifican más investigaciones (Sienkievicz, Saunder y Kowalczuk 1991; OMS 1993; NRC 1996).

La Tabla 4 da los rangos aproximados de densidades de corriente inducida para varios efectos biológicos en humanos.

Tabla 4. Rangos aproximados de densidad de corriente para varios efectos biológicos

Efecto

Densidad de corriente (mA/m2)

Estimulación directa de nervios y músculos

1,000-10,000

Modulación en la actividad del sistema nervioso central
Cambios en el metabolismo celular in vitro

100-1,000

Cambios en la función de la retina
Cambios probables en el sistema nervioso central
Cambios en el metabolismo celular in vitro


10-100

Densidad de corriente endógena

1-10

Fuente: Sienkiewicz et al. 1991.

Normas de exposición ocupacional

Casi todas las normas que tienen límites en el rango > 0-30 kHz tienen, como razón de ser, la necesidad de mantener los campos eléctricos y las corrientes inducidas en niveles seguros. Por lo general, las densidades de corriente inducida están restringidas a menos de 10 mA/m2. La Tabla 5 ofrece un resumen de algunos límites de exposición ocupacional actuales.

Tabla 5. Límites ocupacionales de exposición a campos eléctricos y magnéticos en el rango de frecuencia > 0 a 30 kHz (nótese que f está en Hz)

País/Referencia

Rango de frecuencia

Campo eléctrico (V/m)

Campo magnético (A/m)

Internacional (IRPA 1990)

50 / 60 Hz

10,000

398

Estados Unidos (IEEE 1991)

3-30 XNUMX kHz

614

163

Estados Unidos (ACGIH 1993)

1-100 XNUMX Hz

100-4,000 XNUMX Hz

4-30 XNUMX kHz

25,000

2.5 x 10 6/f

625

60 /f

60 /f

60 /f

Alemania (1996)

50 / 60 Hz

10,000

1,600

Reino Unido (NRPB 1993)

1-24 XNUMX Hz

24-600 XNUMX Hz

600-1,000 XNUMX Hz

1-30 XNUMX kHz

25,000

6 x 10 5/f

1,000

1,000

64,000 /f

64,000 /f

64,000 /f

64

 

Medidas de protección

Las exposiciones ocupacionales que ocurren cerca de líneas de transmisión de alto voltaje dependen de la ubicación del trabajador, ya sea en el suelo o en el conductor durante el trabajo en línea viva a alto potencial. Cuando se trabaja en condiciones de línea viva, se puede usar ropa protectora para reducir la fuerza del campo eléctrico y la densidad de corriente en el cuerpo a valores similares a los que ocurrirían para el trabajo en el suelo. La ropa protectora no debilita la influencia del campo magnético.

Las responsabilidades para la protección de los trabajadores y del público en general contra los efectos potencialmente adversos de la exposición a campos eléctricos y magnéticos ELF o VLF deberían estar claramente asignadas. Se recomienda que las autoridades competentes consideren los siguientes pasos:

  • desarrollo y adopción de límites de exposición y la implementación de un programa de cumplimiento
  • desarrollo de estándares técnicos para reducir la susceptibilidad a la interferencia electromagnética, por ejemplo, para marcapasos
  • desarrollo de estándares que definan zonas con acceso limitado alrededor de fuentes de fuertes campos eléctricos y magnéticos debido a la interferencia electromagnética (por ejemplo, para marcapasos y otros dispositivos implantados). Se debe considerar el uso de señales de advertencia apropiadas.
  • requisito de asignación específica de una persona responsable de la seguridad de los trabajadores y del público en cada sitio con alto potencial de exposición
  • desarrollo de procedimientos de medición estandarizados y técnicas de encuesta
  • requisitos para la educación de los trabajadores sobre los efectos de la exposición a campos eléctricos y magnéticos ELF o VLF y las medidas y reglas diseñadas para protegerlos
  • redacción de guías o códigos de práctica para la seguridad de los trabajadores en campos eléctricos y magnéticos ELF o VLF. OIT (1993a) proporciona una excelente guía para dicho código.

 

Atrás

Leer 13130 veces Ultima modificacion el Miércoles, julio 27 2011 21: 51

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Radiación: referencias no ionizantes

Allen, SG. 1991. Mediciones de campo de radiofrecuencia y evaluación de riesgos. J Radiol Protect 11:49-62.

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1992. Documentación para los Valores Límite Umbral. Cincinnati, Ohio: ACGIH.

—. 1993. Valores Límite Umbral para Sustancias Químicas y Agentes Físicos e Índices de Exposición Biológica. Cincinnati, Ohio: ACGIH.

—. 1994a. Informe Anual del Comité de Valores Límite de Agentes Físicos de la ACGIH. Cincinnati, Ohio: ACGIH.

—. 1994b. TLV's, Valores Límite Umbral e Índices de Exposición Biológica para 1994-1995. Cincinnati, Ohio: ACGIH.

—. 1995. Valores Límite Umbral para Sustancias Químicas y Agentes Físicos e Índices de Exposición Biológica 1995-1996. Cincinnati, Ohio: ACGIH.

—. 1996. TLVs© y BEIs©. Valores Límite Umbral para Sustancias Químicas y Agentes Físicos; Índices de exposición biológica. Cincinnati, Ohio: ACGIH.

Instituto Nacional Estadounidense de Estándares (ANSI). 1993. Uso seguro de láseres. Norma N° Z-136.1. Nueva York: ANSI.

Aniolczyk, R. 1981. Mediciones de evaluación higiénica de campos electromagnéticos en el entorno de diatermia, soldadores y calentadores de inducción. Medicina Pracy 32:119-128.

Bassett, CAL, SN Mitchell y SR Gaston. 1982. Tratamiento de campos electromagnéticos pulsantes en fracturas no unidas y artrodesis fallidas. J Am Med Assoc 247: 623-628.

Bassett, CAL, RJ Pawluk y AA Pilla. 1974. Aumento de la reparación ósea mediante campos electromagnéticos acoplados inductivamente. Ciencia 184:575-577.

Berger, D, F Urbach y RE Davies. 1968. El espectro de acción del eritema inducido por la radiación ultravioleta. En Informe Preliminar XIII. Congressus Internationalis Dermatologiae, Munchen, editado por W Jadassohn y CG Schirren. Nueva York: Springer-Verlag.

Bernhardt, JH. 1988a. El establecimiento de límites dependientes de la frecuencia para campos eléctricos y magnéticos y evaluación de efectos indirectos. Rad Envir Biophys 27:1.

Bernhardt, JH y R Mathes. 1992. Fuentes electromagnéticas ELF y RF. En Non-Ionizing Radiation Protection, editado por MW Greene. Vancouver: UBC Press.

Bini, M, A Checcucci, A Ignesti, L Millanta, R Olmi, N Rubino, and R Vanni. 1986. Exposición de los trabajadores a campos eléctricos de RF intensos que se escapan de los selladores de plástico. J Potencia de microondas 21:33-40.

Buhr, E, E Sutter y Consejo Holandés de Salud. 1989. Filtros dinámicos para dispositivos de protección. En Dosimetry of Laser Radiation in Medicine and Biology, editado por GJ Mueller y DH Sliney. Bellingham, Lavado: SPIE.

Oficina de Salud Radiológica. 1981. Evaluación de la emisión de radiación de terminales de visualización de video. Rockville, MD: Oficina de Salud Radiológica.

Cleuet, A y A Mayer. 1980. Risques liés à l'utilization industrielle des lasers. En Institut National de Recherche et de Sécurité, Cahiers de Notes Documentaires, No. 99 París: Institut National de Recherche et de Sécurité.

Coblentz, WR, R Stair y JM Hogue. 1931. La relación eritemica espectral de la piel a la radiación ultravioleta. En Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América Washington, DC: Academia Nacional de Ciencias.

Cole, CA, DF Forbes y PD Davies. 1986. Un espectro de acción para la fotocarcinogénesis UV. Photochem Photobiol 43(3):275-284.

Comisión Internacional de L'Eclairage (CIE). 1987. Vocabulario internacional de iluminación. Viena: CIE.

Cullen, AP, BR Chou, MG Hall y SE Jany. 1984. Ultraviolet-B daña el endotelio corneal. Soy J Optom Phys Opt 61(7):473-478.

Duchene, A, J Lakey y M Repacholi. 1991. Directrices de la IRPA sobre la protección contra la radiación no ionizante. Nueva York: Pérgamo.

Elder, JA, PA Czerki, K Stuchly, K Hansson Mild y AR Sheppard. 1989. Radiación de radiofrecuencia. En Nonionizing Radiation Protection, editado por MJ Suess y DA Benwell-Morison. Ginebra: OMS.

Eriksen, P. 1985. Espectros ópticos resueltos en el tiempo de la ignición del arco de soldadura MIG. Am Ind Hyg Assoc J 46:101-104.

Everett, MA, RL Olsen y RM Sayer. 1965. Eritema ultravioleta. Arco Dermatol 92:713-719.

Fitzpatrick, TB, MA Pathak, LC Harber, M Seiji y A Kukita. 1974. La luz del sol y el hombre, respuestas fotobiológicas normales y anormales. Tokio: Universidad. de Prensa de Tokio.

Forbes, PD y PD Davies. 1982. Factores que influyen en la fotocarcinogénesis. Cap. 7 en Photoimmunology, editado por JAM Parrish, L Kripke y WL Morison. Nueva York: Pleno.

Freeman, RS, DW Owens, JM Knox y HT Hudson. 1966. Requerimientos de energía relativa para una respuesta eritemal de la piel a longitudes de onda monocromáticas de ultravioleta presentes en el espectro solar. J Invest Dermatol 47:586-592.

Grandolfo, M y K Hansson Mild. 1989. Protección mundial pública y ocupacional de radiofrecuencia y microondas. En Biointeracción Electromagnética. Mecanismos, Normas de Seguridad, Guías de Protección, editado por G Franceschetti, OP Gandhi y M Grandolfo. Nueva York: Pleno.

Greene, MW. 1992. Radiaciones no ionizantes. 2º Taller Internacional de Radiaciones No Ionizantes, 10-14 de mayo, Vancouver.

Jamón, WTJ. 1989. La fotopatología y la naturaleza de la lesión retiniana de luz azul y UV cercana producida por láseres y otras fuentes ópticas. En Laser Applications in Medicine and Biology, editado por ML Wolbarsht. Nueva York: Pleno.

Ham, WT, HA Mueller, JJ Ruffolo, D Guerry III y RK Guerry. 1982. Espectro de acción para lesiones en la retina por radiación ultravioleta cercana en el mono afáquico. Am J Ophthalmol 93(3):299-306.

Hansson Mild, K. 1980. Exposición ocupacional a campos electromagnéticos de radiofrecuencia. Procedimiento IEEE 68:12-17.

Hausser, KW. 1928. Influencia de la longitud de onda en la biología de la radiación. Strahlentherapie 28:25-44.

Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE). 1990a. IEEE COMAR Posición de RF y Microondas. Nueva York: IEEE.

—. 1990b. Declaración de posición de IEEE COMAR sobre aspectos de salud de la exposición a campos eléctricos y magnéticos de selladores de RF y calentadores dieléctricos. Nueva York: IEEE.

—. 1991. Estándar IEEE para niveles de seguridad con respecto a la exposición humana a campos electromagnéticos de radiofrecuencia de 3 KHz a 300 GHz. Nueva York: IEEE.

Comisión Internacional sobre Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP). 1994. Directrices sobre límites de exposición a campos magnéticos estáticos. Salud Física 66:100-106.

—. 1995. Directrices para los límites de exposición humana a la radiación láser.

Declaración ICNIRP. 1996. Problemas de salud relacionados con el uso de radioteléfonos portátiles y transmisores de base. Física de la Salud, 70:587-593.

Comisión Electrotécnica Internacional (IEC). 1993. Norma IEC No. 825-1. Ginebra: IEC.

Oficina Internacional del Trabajo (OIT). 1993a. Protección contra campos eléctricos y magnéticos de frecuencia industrial. Serie sobre seguridad y salud en el trabajo, núm. 69. Ginebra: OIT.

Asociación Internacional de Protección Radiológica (IRPA). 1985. Pautas para los límites de exposición humana a la radiación láser. Health Phys 48(2):341-359.

—. 1988a. Cambio: recomendaciones para actualizaciones menores de las pautas de IRPA 1985 sobre límites de exposición a la radiación láser. Health Phys 54(5):573-573.

—. 1988b. Directrices sobre los límites de exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia en el rango de frecuencia de 100 kHz a 300 GHz. Salud física 54:115-123.

—. 1989. Cambio propuesto a los límites de exposición a la radiación ultravioleta de las pautas de IRPA 1985. Salud Phys 56 (6): 971-972.

Asociación Internacional de Protección Radiológica (IRPA) y Comité Internacional de Radiaciones No Ionizantes. 1990. Directrices provisionales sobre límites de exposición a campos eléctricos y magnéticos de 50/60 Hz. Salud Física 58(1):113-122.

Kolmodin-Hedman, B, K Hansson Mild, E Jönsson, MC Anderson y A Eriksson. 1988. Problemas de salud entre las operaciones de máquinas soldadoras de plástico y exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia. Int Arch Occup Environ Health 60:243-247.

Krause, N. 1986. Exposición de personas a campos magnéticos estáticos y variables en el tiempo en tecnología, medicina, investigación y vida pública: aspectos dosimétricos. En Biological Effects of Static and ELF-Magnetic Fields, editado por JH Bernhardt. München: MMV Medizin Verlag.

Lövsund, P y KH Mild. 1978. Campo electromagnético de baja frecuencia cerca de algunos calentadores de inducción. Estocolmo: Junta de Estocolmo de Salud y Seguridad en el Trabajo.

Lövsund, P, PA Oberg y SEG Nilsson. 1982. Campos magnéticos ELF en industrias de electroacero y soldadura. Radio Sci 17(5S):355-385.

Luckiesh, ML, L Holladay y AH Taylor. 1930. Reacción de la piel humana sin broncear a la radiación ultravioleta. J Optic Soc Am 20:423-432.

McKinlay, AF y B Diffey. 1987. Un espectro de acción de referencia para el eritema inducido por ultravioleta en la piel humana. En Human Exposure to Ultraviolet Radiation: Risks and Regulations, editado por WF Passchier y BFM Bosnjakovic. Nueva York: Excerpta medica Division, Elsevier Science Publishers.

McKinlay, A, JB Andersen, JH Bernhardt, M Grandolfo, KA Hossmann, FE van Leeuwen, K Hansson Mild, AJ Swerdlow, L Verschaeve and B Veyret. Propuesta de programa de investigación de un grupo de expertos de la Comisión Europea. Posibles efectos en la salud relacionados con el uso de radioteléfonos. Informe inédito.

Mitbriet, IM y VD Manyachin. 1984. Influencia de los campos magnéticos en la reparación del hueso. Moscú, Nauka, 292-296.

Consejo Nacional de Mediciones y Protección contra la Radiación (NCRP). 1981. Campos electromagnéticos de radiofrecuencia. Propiedades, Cantidades y Unidades, Interacción Biofísica y Medidas. Bethesda, MD: NCRP.

—. 1986. Efectos biológicos y criterios de exposición para campos electromagnéticos de radiofrecuencia. Informe No. 86. Bethesda, MD: NCRP.

Junta Nacional de Protección Radiológica (NRPB). 1992. Campos electromagnéticos y riesgo de cáncer. vol. 3(1). Chilton, Reino Unido: NRPB.

—. 1993. Restricciones sobre la exposición humana a radiaciones y campos electromagnéticos estáticos y variables en el tiempo. Didcot, Reino Unido: NRPB.

Consejo Nacional de Investigación (NRC). 1996. Posibles efectos en la salud de la exposición a campos eléctricos y magnéticos residenciales. Washington: Prensa de NAS. 314.

Olsen, EG y A Ringvold. 1982. Endotelio corneal humano y radiación ultravioleta. Acta Oftalmol 60:54-56.

Parrish, JA, KF Jaenicke y RR Anderson. 1982. Eritema y melanogénesis: espectros de acción de la piel humana normal. Photochem Photobiol 36(2):187-191.

Passchier, WF y BFM Bosnjakovic. 1987. Exposición Humana a la Radiación Ultravioleta: Riesgos y Regulaciones. Nueva York: Excerpta Medica Division, Elsevier Science Publishers.

Pitts, DG. 1974. El espectro de acción ultravioleta humano. Soy J Optom Phys Opt 51(12):946-960.

Pitts, DG y TJ Tredici. 1971. Los efectos de los rayos ultravioleta en el ojo. Am Ind Hyg Assoc J 32(4):235-246.

Pitts, DG, AP Cullen y PD Hacker. 1977a. Efectos oculares de la radiación ultravioleta de 295 a 365nm. Invest Ophthalmol Vis Sci 16(10):932-939.

—. 1977b. Efectos ultravioleta de 295 a 400nm en el Ojo de Conejo. Cincinnati, Ohio: Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH).

Polk, C y E Postow. 1986. CRC Handbook of Biological Effects of Electromagnetic Fields. Boca Ratón: CRC Press.

Repacholi, MH. 1985. Terminales de visualización de video: ¿deberían preocuparse los operadores? Austalas Phys Eng Sci Med 8(2):51-61.

—. 1990. Cáncer por exposición a campos eléctricos y magnéticos de 50760 Hz: un importante debate científico. Austalas Phys Eng Sci Med 13(1):4-17.

Repacholi, M, A Basten, V Gebski, D Noonan, J Finnic y AW Harris. 1997. Linfomas en ratones transgénicos E-Pim1 expuestos a campos electromagnéticos pulsados ​​de 900 MHz. Investigación de radiación, 147:631-640.

Riley, MV, S Susan, MI Peters y CA Schwartz. 1987. Los efectos de la radiación UVB en el endotelio corneal. Curr Eye Res. 6(8):1021-1033.

Ringvold, A. 1980a. Córnea y radiación ultravioleta. Acta Oftalmol 58:63-68.

—. 1980b. Humor acuoso y radiación ultravioleta. Acta Oftalmol 58:69-82.

—. 1983. Daño del epitelio corneal causado por la radiación ultravioleta. Acta Ophthalmol 61:898-907.

Ringvold, A y M Davanger. 1985. Cambios en el estroma corneal de conejo causados ​​por la radiación UV. Acta Ophthalmol 63:601-606.

Ringvold, A, M Davanger y EG Olsen. 1982. Cambios del endotelio corneal después de la radiación ultravioleta. Acta Oftalmol 60:41-53.

Roberts, NJ y SM Michaelson. 1985. Estudios epidemiológicos de la exposición humana a la radiación de radiofrecuencia: una revisión crítica. Int Arch Occup Environ Health 56:169-178.

Roy, CR, KH Joyner, HP Gies y MJ Bangay. 1984. Medición de la radiación electromagnética emitida por terminales de visualización (VDT). Rad Prot Austral 2(1):26-30.

Scotto, J, TR Fears y GB Gori. 1980. Mediciones de Radiaciones Ultravioleta en los Estados Unidos y Comparaciones con Datos de Cáncer de Piel. Washington, DC: Imprenta del Gobierno de los Estados Unidos.

Sienkiewicz, ZJ, RD Saunder y CI Kowalczuk. 1991. Efectos biológicos de la exposición a campos electromagnéticos no ionizantes y radiación. 11 Campos eléctricos y magnéticos de frecuencia extremadamente baja. Didcot, Reino Unido: Junta Nacional de Protección Radiológica.

Silverman, C. 1990. Estudios epidemiológicos de cáncer y campos electromagnéticos. En el cap. 17 en Efectos biológicos y aplicaciones médicas de la energía electromagnética, editado por OP Gandhi. Engelwood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

Sliney, DH. 1972. Los méritos de un espectro de acción envolvente para los criterios de exposición a la radiación ultravioleta. Am Ind Hyg Assoc J 33:644-653.

—. 1986. Factores físicos en la cataractogénesis: Radiación ultravioleta ambiental y temperatura. Invest Ophthalmol Vis Sci 27(5):781-790.

—. 1987. Estimación de la exposición a la radiación ultravioleta solar de un implante de lente intraocular. J Cataract Refract Surg 13(5):296-301.

—. 1992. Una guía del gerente de seguridad para los nuevos filtros de soldadura. Soldadura J 71(9):45-47.
Sliney, DH y ML Wolbarsht. 1980. Seguridad con láseres y otras fuentes ópticas. Nueva York: Pleno.

Stenson, S. 1982. Hallazgos oculares en xeroderma pigmentoso: Informe de dos casos. Ann Ophthalmol 14(6):580-585.

Sterenborg, HJCM y JC van der Leun. 1987. Espectros de acción para la tumorigénesis por radiación ultravioleta. En Human Exposure to Ultraviolet Radiation: Risks and Regulations, editado por WF Passchier y BFM Bosnjakovic. Nueva York: Excerpta Medica Division, Elsevier Science Publishers.

Stuchley, MA. 1986. Exposición humana a campos magnéticos estáticos y variables en el tiempo. Salud Física 51(2):215-225.

Stuchly, MA y DW Lecuyer. 1985. Calentamiento por inducción y exposición del operador a campos electromagnéticos. Health Phys 49:693-700.

—. 1989. Exposición a campos electromagnéticos en soldadura por arco. Health Phys 56:297-302.

Szmigielski, S, M Bielec, S Lipski y G Sokolska. 1988. Aspectos inmunológicos y relacionados con el cáncer de la exposición a campos de radiofrecuencia y microondas de bajo nivel. En Modern Bioelectricity, editado por AA Mario. Nueva York: Marcel Dekker.

Taylor, HR, SK West, FS Rosenthal, B Muñoz, HS Newland, H Abbey y EA Emmett. 1988. Efecto de la radiación ultravioleta en la formación de cataratas. New Engl J Med 319: 1429-1433.

Dile, RA. 1983. Instrumentación para la medida de campos electromagnéticos: Equipos, calibraciones y aplicaciones seleccionadas. En Biological Effects and Dosimetry of Nonionizing Radiation, Radiofrequency and Microwave Energies, editado por M Grandolfo, SM Michaelson y A Rindi. Nueva York: Pleno.

Urbach, F. 1969. Los efectos biológicos de la radiación ultravioleta. Nueva York: Pérgamo.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1981. Radiofrecuencia y microondas. Criterios de Salud Ambiental, No.16. Ginebra: OMS.

—. 1982. Láseres y Radiación Óptica. Criterios de Salud Ambiental, No. 23. Ginebra: OMS.

—. 1987. Campos magnéticos. Criterios de Salud Ambiental, No.69. Ginebra: OMS.

—. 1989. Protección contra la radiación no ionizante. Copenhague: Oficina Regional de la OMS para Europa.

—. 1993. Campos electromagnéticos de 300 Hz a 300 GHz. Criterios de Salud Ambiental, No. 137. Ginebra: OMS.

—. 1994. Radiación ultravioleta. Criterios de Salud Ambiental, No. 160. Ginebra: OMS.

Organización Mundial de la Salud (OMS), Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y Asociación Internacional de Protección Radiológica (IRPA). 1984. Frecuencia extremadamente baja (ELF). Criterios de Salud Ambiental, No. 35. Ginebra: OMS.

Zaffanella, LE y DW DeNo. 1978. Efectos electrostáticos y electromagnéticos de líneas de transmisión de ultra alta tensión. Palo Alto, California: Instituto de Investigación de Energía Eléctrica.

Zuclich, JA y JS Connolly. 1976. Daño ocular inducido por radiación láser ultravioleta cercana. Invest Ophthalmol Vis Sci 15(9):760-764.