Viernes, marzo de 25 2011 05: 38

Vibración

La vibración es un movimiento oscilatorio. Este capítulo resume las respuestas humanas a las vibraciones de todo el cuerpo, las vibraciones transmitidas por la mano y las causas del mareo por movimiento.

Vibración de cuerpo entero ocurre cuando el cuerpo se apoya sobre una superficie que vibra (p. ej., cuando se sienta en un asiento que vibra, se para en un piso que vibra o se recuesta sobre una superficie que vibra). La vibración de todo el cuerpo ocurre en todas las formas de transporte y cuando se trabaja cerca de alguna maquinaria industrial.

Vibración transmitida a mano es la vibración que entra al cuerpo a través de las manos. Es causada por varios procesos en la industria, la agricultura, la minería y la construcción donde las herramientas o piezas de trabajo que vibran se agarran o empujan con las manos o los dedos. La exposición a vibraciones transmitidas por la mano puede conducir al desarrollo de varios trastornos.

Cinetosis puede ser causado por la oscilación de baja frecuencia del cuerpo, algunos tipos de rotación del cuerpo y el movimiento de las pantallas en relación con el cuerpo.

Magnitud

Los desplazamientos oscilatorios de un objeto involucran alternativamente una velocidad en una dirección y luego una velocidad en la dirección opuesta. Este cambio de velocidad significa que el objeto está acelerando constantemente, primero en una dirección y luego en la dirección opuesta. La magnitud de una vibración se puede cuantificar por su desplazamiento, su velocidad o su aceleración. Por conveniencia práctica, la aceleración generalmente se mide con acelerómetros. Las unidades de aceleración son metros por segundo por segundo (m/s2). La aceleración debida a la gravedad de la Tierra es de aproximadamente 9.81 m/s2.

La magnitud de una oscilación se puede expresar como la distancia entre los extremos alcanzados por el movimiento (el valor pico a pico) o la distancia desde algún punto central hasta la desviación máxima (el valor pico). A menudo, la magnitud de la vibración se expresa en términos de una medida promedio de la aceleración del movimiento oscilatorio, generalmente el valor de la raíz cuadrada media (m/s2 rms). Para un movimiento de frecuencia única (sinusoidal), el valor rms es el valor máximo dividido por √2.

Para un movimiento sinusoidal la aceleración, a (en m/s2), se puede calcular a partir de la frecuencia, f (en ciclos por segundo), y el desplazamiento, d (en metros):

un = (f)2d

Esta expresión se puede usar para convertir medidas de aceleración en desplazamientos, pero solo es precisa cuando el movimiento ocurre en una sola frecuencia.

A veces se utilizan escalas logarítmicas para cuantificar las magnitudes de vibración en decibelios. Cuando se usa el nivel de referencia en la Norma Internacional 1683, el nivel de aceleración, La, se expresa por La = 20log10(a/a0), dónde a es la aceleración medida (en m/s2 rms) y a0 es el nivel de referencia de 10-6 Sra2. En algunos países se utilizan otros niveles de referencia.

 

Frecuencia

La frecuencia de vibración, que se expresa en ciclos por segundo (hertz, Hz), afecta la medida en que la vibración se transmite al cuerpo (p. ej., a la superficie de un asiento o al mango de una herramienta vibratoria), la medida en que que se transmite a través del cuerpo (por ejemplo, desde el asiento hasta la cabeza), y el efecto de la vibración en el cuerpo. La relación entre el desplazamiento y la aceleración de un movimiento también depende de la frecuencia de oscilación: un desplazamiento de un milímetro corresponde a una aceleración muy baja a frecuencias bajas pero una aceleración muy alta a frecuencias altas; el desplazamiento de la vibración visible para el ojo humano no proporciona una buena indicación de la aceleración de la vibración.

Los efectos de la vibración de todo el cuerpo suelen ser mayores en el extremo inferior del rango, de 0.5 a 100 Hz. Para las vibraciones transmitidas a mano, las frecuencias de hasta 1,000 Hz o más pueden tener efectos perjudiciales. Las frecuencias por debajo de 0.5 Hz pueden causar mareos.

El contenido de frecuencia de la vibración se puede mostrar en espectros. Para muchos tipos de vibraciones de cuerpo entero y transmitidas por la mano, los espectros son complejos y se produce algo de movimiento en todas las frecuencias. Sin embargo, a menudo hay picos que muestran las frecuencias en las que se produce la mayor parte de la vibración.

Dado que las respuestas humanas a la vibración varían según la frecuencia de la vibración, es necesario ponderar la vibración medida según la cantidad de vibración que se produce en cada frecuencia. Las ponderaciones de frecuencia reflejan la medida en que la vibración causa el efecto no deseado en cada frecuencia. Se requieren ponderaciones para cada eje de vibración. Se requieren diferentes ponderaciones de frecuencia para la vibración de todo el cuerpo, la vibración transmitida a mano y el mareo por movimiento.

Dirección

La vibración puede tener lugar en tres direcciones de traslación y tres direcciones de rotación. Para personas sentadas, los ejes de traslación se designan x-eje (adelante y atrás), y-eje (lateral) y
z-eje (vertical). rotaciones sobre el x-, y- y z-los ejes se designan rx (rollo), ry (tono) y rz (guiñada), respectivamente. La vibración generalmente se mide en las interfaces entre el cuerpo y la vibración. Los principales sistemas de coordenadas para medir la vibración con respecto a la vibración de todo el cuerpo y transmitida por la mano se ilustran en los siguientes dos artículos del capítulo.

Duración

Las respuestas humanas a las vibraciones dependen de la duración total de la exposición a las vibraciones. Si las características de la vibración no cambian con el tiempo, la raíz cuadrática media de la vibración proporciona una medida conveniente de la magnitud promedio de la vibración. Entonces, un cronómetro puede ser suficiente para evaluar la duración de la exposición. La gravedad de la magnitud media y la duración total se pueden evaluar con referencia a las normas de los siguientes artículos.

Si las características de vibración varían, la vibración promedio medida dependerá del período durante el cual se mide. Además, se cree que la aceleración cuadrática media subestima la severidad de los movimientos que contienen choques o que son altamente intermitentes.

Muchas exposiciones ocupacionales son intermitentes, varían en magnitud de un momento a otro o contienen choques ocasionales. La severidad de tales movimientos complejos se puede acumular de una manera que da el peso apropiado a, por ejemplo, períodos cortos de vibración de alta magnitud y períodos largos de vibración de baja magnitud. Se utilizan diferentes métodos para calcular las dosis (consulte “Vibración de todo el cuerpo”, “Vibración transmitida por la mano” y “Mareo por movimiento” en este capítulo).

 

Atrás

Viernes, marzo de 25 2011 05: 41

Vibración de todo el cuerpo

Exposición ocupacional

Las exposiciones ocupacionales a las vibraciones de todo el cuerpo se producen principalmente en el transporte, pero también en relación con algunos procesos industriales. El transporte terrestre, marítimo y aéreo puede producir vibraciones que pueden causar incomodidad, interferir con las actividades o causar lesiones. La Tabla 1 enumera algunos entornos que tienen más probabilidades de estar asociados con un riesgo para la salud.


Tabla 1. Actividades para las que puede ser apropiado advertir sobre los efectos adversos de la vibración de todo el cuerpo

conducción de tractores

Vehículos blindados de combate (p. ej., tanques) y vehículos similares

Otros vehículos todoterreno:

Maquinaria de movimiento de tierras: cargadoras, excavadoras, topadoras, motoniveladoras,

  • raspadores, dumpers, rodillos
  • Maquinas forestales
  • Equipos para minas y canteras
  • Carretillas elevadoras

 

Algo de conducción de camiones (articulados y no articulados)

Un poco de conducción de autobuses y tranvías.

Algunos helicópteros y aeronaves de ala fija que vuelan

Algunos trabajadores con maquinaria de producción de hormigón.

Algunos conductores de ferrocarril

Cierto uso de embarcaciones marinas de alta velocidad

Algunos paseos en bicicleta de motor

Algo de conducción de coches y furgonetas.

Algunas actividades deportivas

Algunos otros equipos industriales

Fuente: Adaptado de Griffin 1990. 


La exposición más común a vibraciones y golpes severos puede ocurrir en vehículos todoterreno, incluida la maquinaria de movimiento de tierras, camiones industriales y tractores agrícolas.

Biodinámica

Como todas las estructuras mecánicas, el cuerpo humano tiene frecuencias de resonancia donde el cuerpo exhibe una respuesta mecánica máxima. Las respuestas humanas a la vibración no pueden explicarse únicamente en términos de una sola frecuencia de resonancia. Hay muchas resonancias en el cuerpo, y las frecuencias de resonancia varían entre personas y con la postura. A menudo se utilizan dos respuestas mecánicas del cuerpo para describir la forma en que la vibración hace que el cuerpo se mueva: transmisibilidad y impedancia.

La transmisibilidad muestra la fracción de la vibración que se transmite, por ejemplo, desde el asiento hasta la cabeza. La transmisibilidad del cuerpo depende en gran medida de la frecuencia de vibración, el eje de vibración y la postura del cuerpo. La vibración vertical en un asiento provoca vibraciones en varios ejes de la cabeza; para el movimiento vertical de la cabeza, la transmisibilidad tiende a ser mayor en el rango aproximado de 3 a 10 Hz.

La impedancia mecánica del cuerpo muestra la fuerza que se requiere para hacer que el cuerpo se mueva en cada frecuencia. Aunque la impedancia depende de la masa corporal, la impedancia vertical del cuerpo humano suele mostrar una resonancia de unos 5 Hz. La impedancia mecánica del cuerpo, incluida esta resonancia, tiene un gran efecto en la forma en que se transmite la vibración a través de los asientos.

Efectos agudos

Malestar

La incomodidad causada por la aceleración de la vibración depende de la frecuencia de la vibración, la dirección de la vibración, el punto de contacto con el cuerpo y la duración de la exposición a la vibración. Para la vibración vertical de personas sentadas, la incomodidad de la vibración causada por cualquier frecuencia aumenta en proporción a la magnitud de la vibración: una reducción a la mitad de la vibración tenderá a reducir a la mitad la incomodidad de la vibración.

La incomodidad producida por la vibración puede predecirse mediante el uso de ponderaciones de frecuencia apropiadas (ver más abajo) y describirse mediante una escala semántica de incomodidad. No existen límites útiles para la incomodidad de la vibración: la incomodidad aceptable varía de un entorno a otro.

Las magnitudes aceptables de vibración en los edificios están cerca de los umbrales de percepción de vibración. Se supone que los efectos de las vibraciones en los edificios sobre los seres humanos dependen del uso del edificio además de la frecuencia, la dirección y la duración de las vibraciones. En varias normas, como la Norma británica 6472 (1992), se proporciona orientación sobre la evaluación de las vibraciones de los edificios, que define un procedimiento para la evaluación de las vibraciones y los impactos en los edificios.

Interferencia de actividad

La vibración puede afectar la adquisición de información (p. ej., por los ojos), la salida de información (p. ej., por movimientos de manos o pies) o los complejos procesos centrales que relacionan la entrada con la salida (p. ej., aprendizaje, memoria, toma de decisiones). Los mayores efectos de la vibración de todo el cuerpo están en los procesos de entrada (principalmente la visión) y los procesos de salida (principalmente el control manual continuo).

Los efectos de la vibración sobre la visión y el control manual son causados ​​principalmente por el movimiento de la parte afectada del cuerpo (es decir, el ojo o la mano). Los efectos pueden disminuirse reduciendo la transmisión de vibraciones al ojo oa la mano, o haciendo que la tarea sea menos susceptible a perturbaciones (p. ej., aumentando el tamaño de una pantalla o reduciendo la sensibilidad de un control). A menudo, los efectos de la vibración en la visión y el control manual pueden reducirse mucho mediante el rediseño de la tarea.

Las tareas cognitivas simples (p. ej., el tiempo de reacción simple) parecen no verse afectadas por la vibración, excepto por cambios en la excitación o la motivación o por efectos directos en los procesos de entrada y salida. Esto también puede ser cierto para algunas tareas cognitivas complejas. Sin embargo, la escasez y diversidad de estudios experimentales no excluye la posibilidad de efectos cognitivos reales y significativos de la vibración. La vibración puede influir en la fatiga, pero hay poca evidencia científica relevante y ninguna que respalde la forma compleja del "límite de competencia disminuida por fatiga" que se ofrece en la Norma Internacional 2631 (ISO 1974, 1985).

Cambios en las funciones fisiológicas

Los cambios en las funciones fisiológicas ocurren cuando los sujetos están expuestos a un nuevo entorno de vibración de todo el cuerpo en condiciones de laboratorio. Los cambios típicos de una “respuesta de sobresalto” (p. ej., aumento de la frecuencia cardíaca) se normalizan rápidamente con la exposición continua, mientras que otras reacciones proceden o se desarrollan gradualmente. Este último puede depender de todas las características de la vibración, incluido el eje, la magnitud de la aceleración y el tipo de vibración (sinusoidal o aleatoria), así como de otras variables como el ritmo circadiano y las características de los sujetos (ver Hasan 1970; Seidel 1975; Dupuis y Zerlett 1986). Los cambios de las funciones fisiológicas en condiciones de campo a menudo no se pueden relacionar directamente con la vibración, ya que la vibración a menudo actúa junto con otros factores importantes, como una gran tensión mental, ruido y sustancias tóxicas. Los cambios fisiológicos suelen ser menos sensibles que las reacciones psicológicas (p. ej., malestar). Si se resumen todos los datos disponibles sobre cambios fisiológicos persistentes con respecto a su primera aparición significativa en función de la magnitud y frecuencia de la vibración de todo el cuerpo, hay un límite con un borde inferior alrededor de 0.7 m/s2 rms entre 1 y 10 Hz, y aumentando hasta 30 m/s2 valor eficaz a 100 Hz. Se han realizado muchos estudios en animales, pero su relevancia para los humanos es dudosa.

cambios neuromusculares

Durante el movimiento natural activo, los mecanismos de control motor actúan como un control de avance que se ajusta constantemente mediante retroalimentación adicional de sensores en músculos, tendones y articulaciones. La vibración de todo el cuerpo provoca un movimiento artificial pasivo del cuerpo humano, una condición que es fundamentalmente diferente de la vibración autoinducida causada por la locomoción. La falta de control de alimentación hacia adelante durante la vibración de todo el cuerpo es el cambio más distintivo de la función fisiológica normal del sistema neuromuscular. El rango de frecuencia más amplio asociado con la vibración de todo el cuerpo (entre 0.5 y 100 Hz) en comparación con el del movimiento natural (entre 2 y 8 Hz para los movimientos voluntarios y por debajo de 4 Hz para la locomoción) es otra diferencia que ayuda a explicar las reacciones de los mecanismos de control neuromuscular a muy bajas y altas frecuencias.

La vibración de todo el cuerpo y la aceleración transitoria provocan una actividad alterna relacionada con la aceleración en el electromiograma (EMG) de los músculos superficiales de la espalda de personas sentadas que requiere una contracción tónica para mantenerse. Se supone que esta actividad es de naturaleza refleja. Por lo general, desaparece por completo si los sujetos vibrados se sientan relajados en una posición inclinada. El momento de la actividad muscular depende de la frecuencia y la magnitud de la aceleración. Los datos electromiográficos sugieren que puede ocurrir un aumento de la carga espinal debido a la reducción de la estabilización muscular de la columna a frecuencias de 6.5 a 8 Hz y durante la fase inicial de un desplazamiento ascendente repentino. A pesar de la débil actividad EMG causada por la vibración de todo el cuerpo, la fatiga de los músculos de la espalda durante la exposición a la vibración puede exceder la observada en posturas sentadas normales sin vibración de todo el cuerpo.

Los reflejos tendinosos pueden disminuir o desaparecer temporalmente durante la exposición a vibraciones sinusoidales de todo el cuerpo a frecuencias superiores a 10 Hz. Los cambios menores del control postural después de la exposición a la vibración de todo el cuerpo son bastante variables, y sus mecanismos y significado práctico no son seguros.

Cambios cardiovasculares, respiratorios, endocrinos y metabólicos

Los cambios observados que persisten durante la exposición a la vibración se han comparado con los del trabajo físico moderado (es decir, aumentos de la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el consumo de oxígeno), incluso con una magnitud de vibración cercana al límite de tolerancia voluntaria. El aumento de la ventilación se debe en parte a las oscilaciones del aire en el sistema respiratorio. Los cambios respiratorios y metabólicos pueden no corresponder, lo que posiblemente sugiera una alteración de los mecanismos de control de la respiración. Se han informado hallazgos diversos y parcialmente contradictorios para los cambios de las hormonas adrenocorticotrópicas (ACTH) y las catecolaminas.

Cambios sensoriales y del sistema nervioso central

Los cambios de la función vestibular debidos a la vibración de todo el cuerpo se han alegado sobre la base de una regulación alterada de la postura, aunque la postura está controlada por un sistema muy complejo en el que una función vestibular alterada puede compensarse en gran medida mediante otros mecanismos. Los cambios de la función vestibular parecen ganar importancia para exposiciones con frecuencias muy bajas o aquellas cercanas a la resonancia de todo el cuerpo. Se supone que un desajuste sensorial entre la información vestibular, visual y propioceptiva (estímulos recibidos dentro de los tejidos) es un mecanismo importante que subyace a las respuestas fisiológicas a algunos entornos de movimiento artificial.

Los experimentos con exposiciones combinadas a corto plazo y prolongadas al ruido y la vibración de todo el cuerpo parecen sugerir que la vibración tiene un efecto sinérgico menor en la audición. Como tendencia, las altas intensidades de vibración de todo el cuerpo a 4 o 5 Hz se asociaron con cambios de umbral temporales (TTS) adicionales más altos. No hubo una relación obvia entre el TTS adicional y el tiempo de exposición. El TTS adicional pareció aumentar con dosis más altas de vibración de todo el cuerpo.

Las vibraciones verticales y horizontales impulsivas evocan potenciales cerebrales. También se han detectado cambios en la función del sistema nervioso central humano utilizando potenciales cerebrales evocados auditivos (Seidel et al. 1992). Los efectos estaban influenciados por otros factores ambientales (p. ej., ruido), la dificultad de la tarea y el estado interno del sujeto (p. ej., excitación, grado de atención hacia el estímulo).

Efectos a largo plazo

Riesgo para la salud de la columna

Los estudios epidemiológicos han indicado con frecuencia un riesgo elevado para la salud de la columna vertebral en trabajadores expuestos durante muchos años a vibraciones intensas de todo el cuerpo (p. ej., trabajo en tractores o máquinas de movimiento de tierras). Seidel y Heide (1986), Dupuis y Zerlett (1986) y Bongers y Boshuizen (1990) prepararon estudios críticos de la literatura. Estas revisiones concluyeron que la vibración intensa de todo el cuerpo a largo plazo puede afectar negativamente a la columna vertebral y puede aumentar el riesgo de dolor lumbar. Este último puede ser una consecuencia secundaria de un cambio degenerativo primario de las vértebras y los discos. La parte lumbar de la columna vertebral resultó ser la región afectada con mayor frecuencia, seguida de la región torácica. Una alta tasa de alteraciones de la parte cervical, reportada por varios autores, parece estar causada por una postura desfavorable fija más que por la vibración, aunque no hay evidencia concluyente para esta hipótesis. Solo unos pocos estudios han considerado la función de los músculos de la espalda y han encontrado una insuficiencia muscular. Algunos informes han indicado un riesgo significativamente mayor de dislocación de los discos lumbares. En varios estudios transversales, Bongers y Boshuizen (1990) encontraron más dolor lumbar en conductores y pilotos de helicópteros que en trabajadores de referencia comparables. Llegaron a la conclusión de que la conducción profesional de vehículos y el vuelo en helicóptero son factores de riesgo importantes para el dolor lumbar y el trastorno de la espalda. Se observó un aumento de las pensiones por invalidez y las bajas por enfermedad de larga duración debido a trastornos del disco intervertebral entre los operadores de grúas y los conductores de tractores.

Debido a datos incompletos o faltantes sobre las condiciones de exposición en los estudios epidemiológicos, no se han obtenido las relaciones exposición-efecto exactas. Los datos existentes no permiten fundamentar un nivel sin efectos adversos (es decir, un límite seguro) para prevenir de forma fiable las enfermedades de la columna. Muchos años de exposición por debajo o cerca del límite de exposición de la actual Norma Internacional 2631 (ISO 1985) no están exentos de riesgo. Algunos hallazgos han indicado un aumento del riesgo para la salud con una mayor duración de la exposición, aunque los procesos de selección han dificultado la detección de una relación en la mayoría de los estudios. Por lo tanto, actualmente no se puede establecer una relación dosis-efecto mediante investigaciones epidemiológicas. Las consideraciones teóricas sugieren marcados efectos perjudiciales de las altas cargas máximas que actúan sobre la columna vertebral durante exposiciones con altos transitorios. El uso de un método de “equivalente de energía” para calcular una dosis de vibración (como en la Norma Internacional 2631 (ISO 1985)) es, por lo tanto, cuestionable para exposiciones a vibraciones de cuerpo completo que contienen altas aceleraciones máximas. Los diferentes efectos a largo plazo de la vibración de todo el cuerpo según la frecuencia de vibración no se han derivado de estudios epidemiológicos. La vibración de todo el cuerpo a 40 a 50 Hz aplicada a trabajadores de pie a través de los pies fue seguida por cambios degenerativos de los huesos de los pies.

En general, las diferencias entre sujetos se han descuidado en gran medida, aunque los fenómenos de selección sugieren que pueden ser de gran importancia. No hay datos claros que muestren si los efectos de la vibración de todo el cuerpo en la columna dependen del género.

Se debate la aceptación general de los trastornos degenerativos de la columna vertebral como una enfermedad profesional. Se desconocen las características diagnósticas específicas que permitirían un diagnóstico fiable del trastorno como resultado de la exposición a vibraciones de todo el cuerpo. Una alta prevalencia de trastornos degenerativos de la columna vertebral en poblaciones no expuestas dificulta la suposición de una etiología predominantemente ocupacional en individuos expuestos a vibraciones de cuerpo completo. Se desconocen los factores de riesgo constitucionales individuales que podrían modificar la tensión inducida por vibraciones. El uso de una intensidad mínima y/o una duración mínima de la vibración de todo el cuerpo como requisito previo para el reconocimiento de una enfermedad profesional no tendría en cuenta la considerable variabilidad esperada en la susceptibilidad individual.

Otros riesgos para la salud

Los estudios epidemiológicos sugieren que la vibración de todo el cuerpo es un factor dentro de un conjunto causal de factores que contribuyen a otros riesgos para la salud. El ruido, la alta tensión mental y el trabajo por turnos son ejemplos de importantes factores concomitantes que se sabe que están asociados con trastornos de la salud. Los resultados de las investigaciones sobre trastornos de otros sistemas corporales a menudo han sido divergentes o han indicado una dependencia paradójica de la prevalencia de la patología en la magnitud de la vibración de todo el cuerpo (es decir, una mayor prevalencia de efectos adversos con menor intensidad). Se ha observado un complejo característico de síntomas y cambios patológicos del sistema nervioso central, el sistema musculoesquelético y el sistema circulatorio en trabajadores que se encuentran en máquinas utilizadas para la vibrocompresión del hormigón y expuestos a vibraciones de todo el cuerpo más allá del límite de exposición. de ISO 2631 con frecuencias superiores a 40 Hz (Rumjancev 1966). Este complejo fue designado como “enfermedad vibratoria”. Aunque rechazado por muchos especialistas, el mismo término se ha utilizado a veces para describir un cuadro clínico vago causado por una exposición prolongada a vibraciones de cuerpo entero de baja frecuencia que, supuestamente, se manifiesta inicialmente como trastornos vasculares cerebrales y periféricos con un carácter funcional no específico. Sobre la base de los datos disponibles, se puede concluir que los diferentes sistemas fisiológicos reaccionan de forma independiente entre sí y que no hay síntomas que puedan servir como indicador de patología inducida por la vibración de todo el cuerpo.

Sistema nervioso, órgano vestibular y oído. La vibración intensa de todo el cuerpo a frecuencias superiores a 40 Hz puede causar daños y alteraciones del sistema nervioso central. Se han informado datos contradictorios sobre los efectos de la vibración de todo el cuerpo a frecuencias inferiores a 20 Hz. Solo en algunos estudios, se ha encontrado un aumento de quejas no específicas como dolor de cabeza y aumento de la irritabilidad. Las alteraciones del electroencefalograma (EEG) después de una exposición prolongada a vibraciones de todo el cuerpo han sido reclamadas por un autor y negadas por otros. Algunos resultados publicados son consistentes con una disminución de la excitabilidad vestibular y una mayor incidencia de otras alteraciones vestibulares, incluidos los mareos. Sin embargo, sigue siendo dudoso si existen vínculos causales entre la vibración de todo el cuerpo y los cambios en el sistema nervioso central o el sistema vestibular porque se detectaron relaciones paradójicas de intensidad-efecto.

En algunos estudios, se ha observado un aumento adicional de los cambios de umbral permanentes (PTS, por sus siglas en inglés) de la audición después de una exposición prolongada combinada a vibraciones y ruidos de todo el cuerpo. Schmidt (1987) estudió a conductores y técnicos en agricultura y comparó los cambios de umbral permanentes después de 3 y 25 años en el trabajo. Llegó a la conclusión de que la vibración de todo el cuerpo puede inducir un cambio de umbral significativo adicional a 3, 4, 6 y 8 kHz, si la aceleración ponderada según la Norma Internacional 2631 (ISO 1985) supera los 1.2 m/s2 rms con una exposición simultánea al ruido a un nivel equivalente de más de 80 decibelios (dBA).

Sistemas circulatorio y digestivo. Se han detectado cuatro grupos principales de alteraciones circulatorias con mayor incidencia entre los trabajadores expuestos a vibraciones de cuerpo completo:

  1. trastornos periféricos, como el síndrome de Raynaud, cerca del sitio de aplicación de la vibración de todo el cuerpo (es decir, los pies de los trabajadores de pie o, en un grado bajo, las manos de los conductores)
  2. venas varicosas de las piernas, hemorroides y varicocele
  3. cardiopatía isquémica e hipertensión
  4. cambios neurovasculares.

 

La morbilidad de estos trastornos circulatorios no siempre se correlacionó con la magnitud o la duración de la exposición a las vibraciones. Aunque a menudo se ha observado una alta prevalencia de varios trastornos del sistema digestivo, casi todos los autores están de acuerdo en que la vibración de todo el cuerpo es solo una de las causas y posiblemente no la más importante.

Órganos reproductores femeninos, embarazo y sistema urogenital masculino. Se ha asumido que los mayores riesgos de abortos, trastornos menstruales y anomalías de posición (p. ej., descenso uterino) están asociados con la exposición a largo plazo a vibraciones de todo el cuerpo (ver Seidel y Heide 1986). No se puede derivar de la literatura un límite de exposición seguro para evitar un mayor riesgo de estos riesgos para la salud. La susceptibilidad individual y sus cambios temporales probablemente codeterminan estos efectos biológicos. En la literatura disponible, no se ha informado un efecto dañino directo de la vibración de todo el cuerpo en el feto humano, aunque algunos estudios en animales sugieren que la vibración de todo el cuerpo puede afectar al feto. El valor de umbral desconocido para los efectos adversos sobre el embarazo sugiere una limitación de la exposición ocupacional en la medida razonable más baja.

Se han publicado resultados divergentes para la aparición de enfermedades del sistema urogenital masculino. En algunos estudios se observó una mayor incidencia de prostatitis. Otros estudios no pudieron confirmar estos hallazgos.

Estándares

No se puede ofrecer un límite preciso para prevenir los trastornos causados ​​por la vibración de todo el cuerpo, pero las normas definen métodos útiles para cuantificar la gravedad de la vibración. La Norma Internacional 2631 (ISO 1974, 1985) definió los límites de exposición (ver figura 1) que se “establecieron en aproximadamente la mitad del nivel considerado como el umbral del dolor (o límite de tolerancia voluntaria) para sujetos humanos sanos”. También se muestra en la figura 1 un nivel de acción de valor de dosis de vibración para vibración vertical derivado del Estándar Británico 6841 (BSI 1987b); esta norma es, en parte, similar a un borrador de revisión de la Norma Internacional.

Figura 1. Dependencias de frecuencia para la respuesta humana a la vibración de todo el cuerpo

VIB020F1

Se puede considerar que el valor de la dosis de vibración es la magnitud de una vibración de un segundo de duración que será igualmente severa que la vibración medida. El valor de la dosis de vibración utiliza una dependencia del tiempo de cuarta potencia para acumular la gravedad de la vibración durante el período de exposición desde el impacto más breve posible hasta un día completo de vibración (p. ej., BSI 6841):

Valor de dosis de vibración = 

El procedimiento de valor de dosis de vibración se puede utilizar para evaluar la gravedad tanto de la vibración como de los impactos repetitivos. Esta dependencia del tiempo de cuarta potencia es más sencilla de usar que la dependencia del tiempo en ISO 2631 (ver figura 2).

Figura 2. Dependencias del tiempo para la respuesta humana a una vibración de cuerpo completo

VIB020F2

British Standard 6841 ofrece la siguiente guía.

Los valores altos de dosis de vibración causarán molestias, dolor y lesiones graves. Los valores de dosis de vibración también indican, de manera general, la severidad de las exposiciones a vibraciones que las causaron. Sin embargo, actualmente no existe un consenso de opinión sobre la relación precisa entre los valores de dosis de vibración y el riesgo de lesiones. Se sabe que las magnitudes y duraciones de vibración que producen valores de dosis de vibración en la región de 15 m/s1.75 generalmente causará molestias severas. Es razonable suponer que una mayor exposición a la vibración irá acompañada de un mayor riesgo de lesiones (BSI 1987b).

A valores de dosis de vibración altos, puede ser necesario considerar previamente la aptitud de las personas expuestas y el diseño de precauciones de seguridad adecuadas. También se puede considerar la necesidad de controles periódicos de la salud de las personas expuestas habitualmente.

El valor de la dosis de vibración proporciona una medida mediante la cual se pueden comparar exposiciones altamente variables y complejas. Las organizaciones pueden especificar límites o niveles de acción utilizando el valor de dosis de vibración. Por ejemplo, en algunos países, un valor de dosis de vibración de 15 m/s1.75 se ha utilizado como un nivel de acción tentativo, pero puede ser apropiado limitar la exposición a vibraciones o impactos repetidos a valores más altos o más bajos dependiendo de la situación. Con el conocimiento actual, un nivel de acción simplemente sirve para indicar los valores aproximados que pueden ser excesivos. La Figura 2 ilustra las aceleraciones cuadráticas medias correspondientes a un valor de dosis de vibración de 15 m/s1.75 para exposiciones entre un segundo y 24 horas. Cualquier exposición a vibraciones continuas, vibraciones intermitentes o golpes repetidos puede compararse con el nivel de acción calculando el valor de la dosis de vibración. Sería imprudente exceder un nivel de acción apropiado (o el límite de exposición en ISO 2631) sin considerar los posibles efectos en la salud de una exposición a vibraciones o golpes.

La Directiva de Seguridad de Maquinaria de la Comunidad Económica Europea establece que la maquinaria debe diseñarse y construirse de modo que los riesgos resultantes de la vibración producida por la maquinaria se reduzcan al nivel más bajo posible, teniendo en cuenta el progreso técnico y la disponibilidad de medios para reducir la vibración. Él Directiva de Seguridad de Maquinaria (Consejo de las Comunidades Europeas 1989) fomenta la reducción de la vibración por medios adicionales a la reducción en la fuente (por ejemplo, un buen asiento).

Medición y Evaluación de la Exposición

La vibración de todo el cuerpo debe medirse en las interfaces entre el cuerpo y la fuente de vibración. Para personas sentadas, esto implica la colocación de acelerómetros en la superficie del asiento debajo de las tuberosidades isquiáticas de los sujetos. La vibración también se mide a veces en el respaldo del asiento (entre el respaldo y el respaldo) y también en los pies y las manos (consulte la figura 3).

Figura 3. Ejes para medir la exposición a vibraciones de personas sentadas

VIB020F3

Los datos epidemiológicos por sí solos no son suficientes para definir cómo evaluar las vibraciones de todo el cuerpo para predecir los riesgos relativos para la salud de los diferentes tipos de exposición a las vibraciones. Se utiliza una consideración de los datos epidemiológicos en combinación con una comprensión de las respuestas biodinámicas y las respuestas subjetivas para proporcionar orientación actual. Actualmente se supone que la forma en que los efectos de los movimientos oscilatorios sobre la salud dependen de la frecuencia, la dirección y la duración del movimiento es igual o similar a la de la incomodidad por vibración. Sin embargo, se supone que la exposición total, en lugar de la exposición promedio, es importante, por lo que es apropiada una medida de dosis.

Además de evaluar la vibración medida según los estándares vigentes, es recomendable reportar los espectros de frecuencia, magnitudes en diferentes ejes y otras características de la exposición, incluyendo las duraciones de exposición diaria y de por vida. También se debe considerar la presencia de otros factores ambientales adversos, especialmente la postura sentada.

 

 

 

Prevención

Siempre que sea posible, se preferirá la reducción de la vibración en la fuente. Esto puede implicar la reducción de las ondulaciones del terreno o la reducción de la velocidad de desplazamiento de los vehículos. Otros métodos para reducir la transmisión de vibraciones a los operadores requieren una comprensión de las características del entorno de vibraciones y la ruta para la transmisión de vibraciones al cuerpo. Por ejemplo, la magnitud de la vibración a menudo varía según la ubicación: en algunas áreas se experimentarán magnitudes más bajas. La Tabla 2 enumera algunas medidas preventivas que se pueden considerar.


Tabla 2. Resumen de medidas preventivas a considerar cuando las personas están expuestas a vibraciones de cuerpo completo

Grupo procesos

la columna Acción

Administración

Busque asesoramiento técnico

 

Busca ayuda médica

 

Advertir a las personas expuestas

 

Capacitar a las personas expuestas

 

Revisa los tiempos de exposición

 

Tener una política sobre la eliminación de la exposición

Fabricantes de máquinas

Medir vibración

 

Diseño para minimizar la vibración de todo el cuerpo

 

Optimizar el diseño de la suspensión

 

Optimizar la dinámica de los asientos

 

Utilice un diseño ergonómico para proporcionar una buena postura, etc.

 

Proporcionar orientación sobre el mantenimiento de la máquina.

 

Proporcionar orientación sobre el mantenimiento de los asientos.

 

Proporcionar advertencia de vibración peligrosa

Técnico en el lugar de trabajo

Mida la exposición a vibraciones

 

Proporcionar máquinas apropiadas.

 

Seleccione asientos con buena atenuación

 

Mantener máquinas

 

Informar a la gerencia

Interpretación Médica

Evaluación previa al empleo

 

Controles médicos de rutina

 

Registre todos los signos y síntomas informados

 

Advertir a los trabajadores con aparente predisposición

 

Asesorar sobre las consecuencias de la exposición.

 

Informar a la gerencia

Personas expuestas

Usar la máquina correctamente

 

Evite la exposición innecesaria a vibraciones

 

Compruebe que el asiento esté correctamente ajustado

 

Adoptar una buena postura al sentarse

 

Comprobar el estado de la máquina

 

Informar al supervisor de los problemas de vibración.

 

Busque atención médica si aparecen síntomas.

 

Informar al empleador de los trastornos relevantes.

Fuente: Adaptado de Griffin 1990.


Los asientos pueden diseñarse para atenuar las vibraciones. ¡La mayoría de los asientos exhiben una resonancia a bajas frecuencias, lo que resulta en mayores magnitudes de vibración vertical que ocurren en el asiento que en el piso! A altas frecuencias suele haber atenuación de la vibración. En uso, las frecuencias de resonancia de los asientos comunes están en la región de 4 Hz. La amplificación en resonancia está parcialmente determinada por la amortiguación en el asiento. Un aumento en la amortiguación del acolchado del asiento tiende a reducir la amplificación en resonancia pero aumenta la transmisibilidad a altas frecuencias. Hay grandes variaciones en la transmisibilidad entre los asientos, y esto da como resultado diferencias significativas en la vibración experimentada por las personas.

La transmisibilidad de amplitud efectiva del asiento (SEAT) proporciona una indicación numérica simple de la eficiencia de aislamiento de un asiento para una aplicación específica (ver Griffin 1990). Un valor SEAT superior al 100 % indica que, en general, la vibración en el asiento es peor que la vibración en el suelo. Los valores por debajo del 100% indican que el asiento ha proporcionado alguna atenuación útil. Los asientos deben diseñarse para tener el valor SEAT más bajo compatible con otras restricciones.

Se proporciona un mecanismo de suspensión separado debajo del asiento en los asientos con suspensión. Estos asientos, que se utilizan en algunos vehículos todoterreno, camiones y autocares, tienen frecuencias de resonancia bajas (alrededor de 2 Hz) y, por lo tanto, pueden atenuar la vibración a frecuencias superiores a unos 3 Hz. Las transmisibilidades de estos asientos generalmente las determina el fabricante del asiento, pero sus eficiencias de aislamiento varían según las condiciones de operación.

 

Atrás

Viernes, marzo de 25 2011 05: 48

Vibración transmitida a mano

Exposición ocupacional

La vibración mecánica que surge de procesos o herramientas motorizados y que ingresa al cuerpo por los dedos o la palma de la mano se denomina vibración transmitida a mano. Sinónimos frecuentes de vibración transmitida por la mano son vibración mano-brazo y vibración local o segmentaria. Los procesos y herramientas motorizados que exponen las manos de los operadores a vibraciones están muy extendidos en varias actividades industriales. La exposición ocupacional a las vibraciones transmitidas a mano surge de las herramientas eléctricas manuales utilizadas en la fabricación (p. ej., herramientas para trabajar metales de percusión, amoladoras y otras herramientas rotativas, llaves de impacto), explotación de canteras, minería y construcción (p. ej., perforadoras de roca, perforadoras de piedra). martillos, martillos picadores, vibrocompactadores), agricultura y silvicultura (p. ej., motosierras, desbrozadoras, descortezadoras) y servicios públicos (p. ej., trituradoras de carreteras y hormigón, martillos perforadores, trituradoras manuales). La exposición a vibraciones transmitidas a mano también puede ocurrir por piezas de trabajo que vibran en las manos del operador, como en el pulido de pedestal, y por controles vibratorios manuales, como en el funcionamiento de cortadoras de césped o en el control de compactadores de caminos que vibran. Se ha informado que el número de personas expuestas a vibraciones transmitidas por la mano en el trabajo supera las 150,000 en los Países Bajos, 0.5 millones en Gran Bretaña y 1.45 millones en los Estados Unidos. La exposición excesiva a vibraciones transmitidas por la mano puede causar trastornos en los vasos sanguíneos, nervios, músculos y huesos y articulaciones de las extremidades superiores. Se ha estimado que entre el 1.7 y el 3.6 % de los trabajadores de los países europeos y de los Estados Unidos están expuestos a vibraciones transmitidas por las manos potencialmente dañinas (ISSA International Section for Research 1989). El término síndrome de vibración mano-brazo (HAV, por sus siglas en inglés) se usa comúnmente para referirse a signos y síntomas asociados con la exposición a vibraciones transmitidas por la mano, que incluyen:

  • trastornos vasculares
  • trastornos neurológicos periféricos
  • trastornos de los huesos y las articulaciones
  • trastornos musculares
  • otros trastornos (cuerpo entero, sistema nervioso central).

 

Las actividades de ocio, como andar en motocicleta o usar herramientas vibratorias domésticas, pueden exponer ocasionalmente las manos a vibraciones de gran amplitud, pero solo las exposiciones diarias prolongadas pueden provocar problemas de salud (Griffin 1990).

La relación entre la exposición ocupacional a las vibraciones transmitidas por la mano y los efectos adversos para la salud está lejos de ser simple. La Tabla 1 enumera algunos de los factores más importantes que concurren para causar lesiones en las extremidades superiores de los trabajadores expuestos a vibraciones.


Tabla 1. Algunos factores potencialmente relacionados con los efectos nocivos durante la exposición a vibraciones transmitidas por la mano

Características de vibración

  • Magnitud (rms, pico, ponderado/no ponderado)
  • Frecuencia (espectros, frecuencias dominantes)
  • Dirección (ejes x, y, z)

 

herramientas o procesos

  • Diseño de herramientas (portátiles, fijas)
  • Tipo de herramienta (percusión, rotativa, percusión giratoria)
  • Estado
  • Operación
  • Material que se trabaja

 

Condiciones de exposicion

  • Duración (exposiciones diarias, anuales)
  • Patrón de exposición (períodos continuos, intermitentes, de descanso)
  • Duración acumulada de la exposición

 

Condiciones ambientales

  • Temperatura ambiente
  • Caudal de aire
  • Humedad
  • ruido
  • Respuesta dinámica del sistema dedo-mano-brazo
  • Impedancia mecánica
  • Transmisibilidad de vibraciones
  • Energía absorbida

 

Características individuales

  • Método de trabajo (fuerza de agarre, fuerza de empuje, postura mano-brazo, posición del cuerpo)
  • Salud
  • Formación
  • Habilidad
  • uso de guantes
  • Susceptibilidad individual a las lesiones 

Biodinámica

Se puede suponer que los factores que influyen en la transmisión de la vibración al sistema dedo-mano-brazo juegan un papel relevante en la génesis de la lesión por vibración. La transmisión de la vibración depende tanto de las características físicas de la vibración (magnitud, frecuencia, dirección) como de la respuesta dinámica de la mano (Griffin 1990).

Transmisibilidad e impedancia

Los resultados experimentales indican que el comportamiento mecánico del miembro superior humano es complejo, ya que la impedancia del sistema mano-brazo, es decir, su resistencia a vibrar, muestra variaciones pronunciadas con el cambio en la amplitud, frecuencia y dirección de la vibración, fuerzas aplicadas, y orientación de la mano y el brazo con respecto al eje del estímulo. La impedancia también está influida por la constitución corporal y las diferencias estructurales de las diversas partes del miembro superior (p. ej., la impedancia mecánica de los dedos es mucho menor que la de la palma de la mano). En general, los niveles de vibración más altos, así como los agarres más apretados, dan como resultado una mayor impedancia. Sin embargo, se ha encontrado que el cambio en la impedancia depende en gran medida de la frecuencia y la dirección del estímulo vibratorio y de varias fuentes de variabilidad intra e interindividual. En varios estudios se ha informado una región de resonancia para el sistema dedo-mano-brazo en el rango de frecuencia entre 80 y 300 Hz.

Las mediciones de la transmisión de vibraciones a través del brazo humano han demostrado que las vibraciones de baja frecuencia (>50 Hz) se transmiten con poca atenuación a lo largo de la mano y el antebrazo. La atenuación en el codo depende de la postura del brazo, ya que la transmisión de vibraciones tiende a disminuir con el aumento del ángulo de flexión en la articulación del codo. Para frecuencias más altas (>50 Hz), la transmisión de vibración disminuye progresivamente al aumentar la frecuencia, y por encima de 150 a 200 Hz, la mayor parte de la energía vibratoria se disipa en los tejidos de la mano y los dedos. De las mediciones de transmisibilidad se ha inferido que en la región de alta frecuencia la vibración puede ser responsable del daño a las estructuras blandas de los dedos y las manos, mientras que la vibración de baja frecuencia de gran amplitud (p. ej., de herramientas de percusión) podría estar asociada con lesiones. a la muñeca, codo y hombro.

Factores que influyen en la dinámica de los dedos y las manos

Se puede suponer que los efectos adversos de la exposición a vibraciones están relacionados con la energía disipada en las extremidades superiores. La absorción de energía depende en gran medida de los factores que afectan el acoplamiento del sistema dedo-mano a la fuente de vibración. Las variaciones en la presión de agarre, la fuerza estática y la postura modifican la respuesta dinámica del dedo, la mano y el brazo y, en consecuencia, la cantidad de energía transmitida y absorbida. Por ejemplo, la presión de agarre tiene una influencia considerable en la absorción de energía y, en general, cuanto mayor sea el agarre de la mano, mayor será la fuerza transmitida al sistema mano-brazo. Los datos de respuesta dinámica pueden proporcionar información relevante para evaluar el potencial de lesión de la vibración de la herramienta y ayudar en el desarrollo de dispositivos antivibración como empuñaduras y guantes.

Efectos agudos

Malestar subjetivo

La vibración es detectada por varios mecanorreceptores de la piel, que se encuentran en los tejidos (epi)dérmicos y subcutáneos de la piel lisa y desnuda (glabra) de los dedos y las manos. Se clasifican en dos categorías, de adaptación lenta y rápida, según su adaptación y sus propiedades de campo receptivo. Los discos de Merkel y las terminaciones de Ruffini se encuentran en las unidades mecanorreceptoras de adaptación lenta, que responden a la presión estática y a los cambios lentos de presión y se excitan a baja frecuencia (<16 Hz). Las unidades de adaptación rápida tienen corpúsculos de Meissner y corpúsculos de Pacini, que responden a cambios rápidos en el estímulo y son responsables de la sensación vibratoria en el rango de frecuencia entre 8 y 400 Hz. La respuesta subjetiva a la vibración transmitida por la mano se ha utilizado en varios estudios para obtener valores de umbral, contornos de sensación equivalente y límites desagradables o de tolerancia para estímulos vibratorios a diferentes frecuencias (Griffin 1990). Los resultados experimentales indican que la sensibilidad humana a la vibración disminuye con el aumento de la frecuencia tanto para los niveles de vibración de comodidad como para los de molestia. La vibración vertical parece causar más incomodidad que la vibración en otras direcciones. También se ha encontrado que la incomodidad subjetiva es una función de la composición espectral de la vibración y la fuerza de agarre ejercida sobre el mango vibratorio.

Interferencia de actividad

La exposición aguda a vibraciones transmitidas por la mano puede provocar un aumento temporal de los umbrales vibrotáctiles debido a una depresión de la excitabilidad de los mecanorreceptores de la piel. La magnitud del cambio de umbral temporal, así como el tiempo de recuperación, está influenciada por varias variables, como las características del estímulo (frecuencia, amplitud, duración), la temperatura, así como la edad del trabajador y la exposición previa a la vibración. La exposición al frío agrava la depresión táctil inducida por la vibración, porque la baja temperatura tiene un efecto vasoconstrictor en la circulación digital y reduce la temperatura de la piel de los dedos. En los trabajadores expuestos a vibraciones que a menudo trabajan en un ambiente frío, los episodios repetidos de deterioro agudo de la sensibilidad táctil pueden provocar una reducción permanente de la percepción sensorial y la pérdida de la destreza de manipulación, lo que, a su vez, puede interferir con la actividad laboral, aumentando el riesgo de Lesiones agudas por accidentes.

Efectos no vasculares

Esquelético

Las lesiones óseas y articulares inducidas por vibraciones son un tema controvertido. Diversos autores consideran que los trastornos óseos y articulares en trabajadores que utilizan herramientas manuales vibratorias no son de carácter específico y similares a los debidos al proceso de envejecimiento y al trabajo manual pesado. Por otro lado, algunos investigadores han informado que los cambios esqueléticos característicos en las manos, las muñecas y los codos pueden resultar de la exposición prolongada a vibraciones transmitidas por las manos. Las primeras investigaciones con rayos X habían revelado una alta prevalencia de vacuolas y quistes óseos en las manos y muñecas de los trabajadores expuestos a vibraciones, pero estudios más recientes no han mostrado un aumento significativo con respecto a los grupos de control formados por trabajadores manuales. Se ha notificado una prevalencia excesiva de osteoartrosis de muñeca y artrosis de codo y osteofitosis en mineros del carbón, trabajadores de la construcción de carreteras y trabajadores de la metalurgia expuestos a golpes y vibraciones de baja frecuencia y gran amplitud de herramientas neumáticas de percusión. Por el contrario, hay poca evidencia de una mayor prevalencia de trastornos óseos y articulares degenerativos en las extremidades superiores de los trabajadores expuestos a vibraciones de frecuencia media o alta provenientes de motosierras o rectificadoras. El gran esfuerzo físico, el agarre contundente y otros factores biomecánicos pueden explicar la mayor incidencia de lesiones esqueléticas que se encuentran en los trabajadores que utilizan herramientas de percusión. El dolor local, la hinchazón y la rigidez y deformidades de las articulaciones pueden estar asociados con hallazgos radiológicos de degeneración ósea y articular. En unos pocos países (incluidos Francia, Alemania e Italia), los trastornos óseos y articulares que se producen en los trabajadores que utilizan herramientas manuales vibratorias se consideran una enfermedad profesional y se indemniza a los trabajadores afectados.

Neurológico

Los trabajadores que manipulan herramientas vibratorias pueden experimentar hormigueo y entumecimiento en los dedos y las manos. Si continúa la exposición a vibraciones, estos síntomas tienden a empeorar y pueden interferir con la capacidad laboral y las actividades de la vida. Los trabajadores expuestos a vibraciones pueden presentar umbrales vibratorios, térmicos y táctiles aumentados en los exámenes clínicos. Se ha sugerido que la exposición continua a vibraciones no solo puede deprimir la excitabilidad de los receptores de la piel, sino que también puede inducir cambios patológicos en los nervios digitales, como edema perineural, seguido de fibrosis y pérdida de fibras nerviosas. Las encuestas epidemiológicas de trabajadores expuestos a vibraciones muestran que la prevalencia de trastornos neurológicos periféricos varía desde un pequeño porcentaje hasta más del 80 por ciento, y que la pérdida sensorial afecta a los usuarios de una amplia gama de tipos de herramientas. Parece que la neuropatía por vibraciones se desarrolla independientemente de otros trastornos inducidos por vibraciones. En el Taller de Estocolmo 86 (1987) se propuso una escala del componente neurológico del síndrome HAV, que consta de tres etapas según los síntomas y los resultados del examen clínico y las pruebas objetivas (tabla 2).

Tabla 2. Etapas neurosensoriales de la escala del Taller de Estocolmo para el síndrome de vibración mano-brazo

Etapa

Signos y síntomas

0SN

Expuesto a vibraciones pero sin síntomas

1SN

Entumecimiento intermitente, con o sin hormigueo

2SN

Entumecimiento intermitente o persistente, percepción sensorial reducida

3SN

Entumecimiento intermitente o persistente, discriminación táctil reducida y/o
destreza manipulativa

Fuente: Taller de Estocolmo 86 1987.

Se requiere un diagnóstico diferencial cuidadoso para distinguir la neuropatía por vibración de las neuropatías por atrapamiento, como el síndrome del túnel carpiano (STC), un trastorno debido a la compresión del nervio mediano cuando pasa a través de un túnel anatómico en la muñeca. El CTS parece ser un trastorno común en algunos grupos ocupacionales que utilizan herramientas vibratorias, como perforadores de rocas, plateros y trabajadores forestales. Se cree que los estresores ergonómicos que actúan sobre la mano y la muñeca (movimientos repetitivos, agarre forzado, posturas incómodas), además de la vibración, pueden causar STC en los trabajadores que manipulan herramientas vibratorias. La electroneuromiografía que mide las velocidades de los nervios sensoriales y motores ha demostrado ser útil para diferenciar el STC de otros trastornos neurológicos.

Muscular

Los trabajadores expuestos a vibraciones pueden quejarse de debilidad muscular y dolor en manos y brazos. En algunas personas, la fatiga muscular puede causar discapacidad. Se ha informado una disminución en la fuerza de agarre de la mano en estudios de seguimiento de leñadores. Se han sugerido lesiones mecánicas directas o daños en los nervios periféricos como posibles factores etiológicos de los síntomas musculares. Se han informado otros trastornos relacionados con el trabajo en trabajadores expuestos a vibraciones, como tendinitis y tenosinovitis en las extremidades superiores, y la contractura de Dupuytren, una enfermedad del tejido fascial de la palma de la mano. Estos trastornos parecen estar relacionados con factores de estrés ergonómico derivados del trabajo manual pesado, y la asociación con la vibración transmitida por la mano no es concluyente.

Trastornos vasculares

El fenómeno de Raynaud

Giovanni Loriga, un médico italiano, informó por primera vez en 1911 que los cortadores de piedra que usaban martillos neumáticos en mármol y bloques de piedra en algunos patios de Roma sufrían ataques de palidez en los dedos, parecidos a la respuesta vasoespástica digital al frío o al estrés emocional descrita por Maurice Raynaud en 1862. Alice Hamilton (1918) hizo observaciones similares entre los cortadores de piedra en los Estados Unidos, y más tarde varios otros investigadores. En la literatura se han utilizado varios sinónimos para describir los trastornos vasculares inducidos por vibraciones: dedo muerto o blanco, fenómeno de Raynaud de origen laboral, enfermedad vasoespástica traumática y, más recientemente, dedo blanco inducido por vibraciones (FVW). Clínicamente, el VWF se caracteriza por episodios de dedos blancos o pálidos causados ​​por el cierre espástico de las arterias digitales. Los ataques generalmente se desencadenan por el frío y duran de 5 a 30 a 40 minutos. Se puede experimentar una pérdida completa de la sensibilidad táctil durante un ataque. En la fase de recuperación, comúnmente acelerada por calor o masaje local, puede aparecer enrojecimiento en los dedos afectados como resultado de un aumento reactivo del flujo sanguíneo en los vasos cutáneos. En los raros casos avanzados, los ataques vasoespásticos digitales severos y repetidos pueden conducir a cambios tróficos (ulceración o gangrena) en la piel de las yemas de los dedos. Para explicar el fenómeno de Raynaud inducido por el frío en trabajadores expuestos a vibraciones, algunos investigadores invocan un reflejo vasoconstrictor simpático central exagerado causado por una exposición prolongada a vibraciones dañinas, mientras que otros tienden a enfatizar el papel de los cambios locales inducidos por vibraciones en los vasos digitales (p. engrosamiento de la pared muscular, daño endotelial, cambios en los receptores funcionales). En el Taller de Estocolmo 86 (1987) (tabla 3) se propuso una escala de grados para la clasificación del VWF. También está disponible un sistema numérico para los síntomas del VWF desarrollado por Griffin y basado en puntajes para el blanqueamiento de diferentes falanges (Griffin 1990). Se utilizan varias pruebas de laboratorio para diagnosticar el VWF de manera objetiva. La mayoría de estas pruebas se basan en la provocación con frío y la medición de la temperatura de la piel de los dedos o el flujo sanguíneo digital y la presión antes y después de enfriar los dedos y las manos.

Tabla 3. Escala del Taller de Estocolmo para la estadificación del fenómeno de Raynaud inducido por frío en el síndrome de vibración mano-brazo

Etapa

Grado

Síntomas

0

-

Sin ataques

1

Templado

Ataques ocasionales que afectan solo las puntas de uno o más dedos

2

Moderado

Ataques ocasionales que afectan distal y media (rara vez también
proximal) falanges de uno o más dedos

3

Grave

Ataques frecuentes que afectan todas las falanges de la mayoría de los dedos.

4

Muy severo

Como en la etapa 3, con cambios cutáneos tróficos en las puntas de los dedos

Fuente: Taller de Estocolmo 86 1987.

Los estudios epidemiológicos han señalado que la prevalencia del VWF es muy amplia, desde menos del 1 al 100 por ciento. Se ha encontrado que el VWF está asociado con el uso de herramientas de percusión para trabajar metales, amoladoras y otras herramientas rotativas, martillos y taladros de percusión utilizados en excavaciones, maquinaria vibratoria utilizada en el bosque y otras herramientas y procesos motorizados. El VWF está reconocido como una enfermedad profesional en muchos países. Desde 1975 a 80 se ha informado una disminución en la incidencia de nuevos casos de VWF entre los trabajadores forestales en Europa y Japón después de la introducción de motosierras antivibración y medidas administrativas que redujeron el tiempo de uso de la sierra. Resultados similares aún no están disponibles para herramientas de otros tipos.

Otros trastornos

Algunos estudios indican que en los trabajadores afectados por VWF la pérdida auditiva es mayor a la esperada en base al envejecimiento y la exposición al ruido por el uso de herramientas vibratorias. Se ha sugerido que los sujetos con VWF pueden tener un riesgo adicional de deficiencia auditiva debido a la vasoconstricción simpática refleja inducida por la vibración de los vasos sanguíneos que irrigan el oído interno. Además de los trastornos periféricos, algunas escuelas de medicina ocupacional rusas y japonesas informaron otros efectos adversos para la salud que involucran el sistema nervioso central y endocrino de los trabajadores expuestos a vibraciones (Griffin 1990). El cuadro clínico, denominado “enfermedad vibratoria”, incluye signos y síntomas relacionados con la disfunción de los centros autónomos del cerebro (p. ej., fatiga persistente, dolor de cabeza, irritabilidad, trastornos del sueño, impotencia, anomalías electroencefalográficas). Estos hallazgos deben interpretarse con cautela y se necesita más trabajo de investigación clínica y epidemiológica cuidadosamente diseñado para confirmar la hipótesis de una asociación entre los trastornos del sistema nervioso central y la exposición a vibraciones transmitidas por la mano.

Estándares

Varios países han adoptado normas o directrices para la exposición a vibraciones transmitidas a mano. La mayoría de ellos se basan en la Norma Internacional 5349 (ISO 1986). Para medir la vibración transmitida por la mano, ISO 5349 recomienda el uso de una curva de ponderación de frecuencia que se aproxima a la sensibilidad dependiente de la frecuencia de la mano a los estímulos de vibración. La aceleración ponderada en frecuencia de la vibración (ah, w) se obtiene con un filtro de ponderación adecuado o mediante la suma de valores ponderados de aceleración medidos en bandas de octava o de tercio de octava a lo largo de un sistema de coordenadas ortogonales (xh, yh, zh), (Figura 1). En la norma ISO 5349, la exposición diaria a la vibración se expresa en términos de aceleración ponderada por frecuencia de energía equivalente durante un período de cuatro horas ((ah, w)eq (4) en m/s2 rms), de acuerdo con la siguiente ecuación:

(ah, w)eq (4)=(T/ 4)½(ah, w)eq(T)

donde T es el tiempo de exposición diario expresado en horas y (ah, w)eq(T) es la aceleración ponderada en frecuencia de energía equivalente para el tiempo de exposición diario T. La norma proporciona orientación para calcular (ah, w)eq(T) si un día de trabajo típico se caracteriza por varias exposiciones de diferentes magnitudes y duraciones. El anexo A de la norma ISO 5349 (que no forma parte de la norma) propone una relación dosis-efecto entre (ah, w)eq (4) y VWF, que se puede aproximar mediante la ecuación:

C=[(ah, w)eq (4) TF/ 95]2 x 100

donde C es el percentil de trabajadores expuestos que se espera que muestren VWF (en el rango de 10 a 50%), y TF es el tiempo de exposición antes del blanqueamiento de los dedos entre los trabajadores afectados (en el rango de 1 a 25 años). El componente dominante de un solo eje de la vibración dirigida a la mano se usa para calcular (ah, w)eq (4), que no debe superar los 50 m/s2. De acuerdo con la relación dosis-efecto de ISO, se puede esperar que el VWF ocurra en aproximadamente el 10 % de los trabajadores expuestos a vibraciones diarias a 3 m/s2 por diez años.

 

Figura 1. Sistema de coordenadas basicéntrico para la medición de vibraciones transmitidas a mano

 

VIB030F1

 

Para minimizar el riesgo de efectos adversos para la salud inducidos por vibraciones, otros comités u organizaciones han propuesto niveles de acción y valores límite de umbral (TLV) para la exposición a vibraciones. La Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH) ha publicado los TLV para vibraciones transmitidas a mano medidas de acuerdo con el procedimiento de ponderación de frecuencia ISO (Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales 1992), (tabla 4). Según ACGIH, los TLV propuestos se refieren a la exposición a vibraciones a las que “casi todos los trabajadores pueden estar expuestos repetidamente sin pasar de la Etapa 1 del Sistema de clasificación de VWF en talleres de Estocolmo”. Más recientemente, los niveles de exposición a las vibraciones transmitidas a mano han sido presentados por la Comisión de las Comunidades Europeas dentro de una propuesta de Directiva para la protección de los trabajadores frente a los riesgos derivados de los agentes físicos (Consejo de la Unión Europea 1994), (tabla 5 ). En la Directiva propuesta, la cantidad utilizada para la evaluación del riesgo de vibración se expresa en términos de una aceleración ponderada en frecuencia de energía equivalente de ocho horas, A(8)=(T/ 8)½ (ah, w)eq(T), utilizando la suma vectorial de aceleraciones ponderadas determinadas en coordenadas ortogonales asuma=(ax, alto, ancho2+ay, h, w2+az,h,w2)½ en el mango de la herramienta que vibra o en la pieza de trabajo. Los métodos de medición y evaluación de la exposición a vibraciones informados en la Directiva se derivan básicamente del Estándar Británico (BS) 6842 (BSI 1987a). El estándar BS, sin embargo, no recomienda límites de exposición, pero proporciona un apéndice informativo sobre el estado del conocimiento de la relación dosis-efecto para la vibración transmitida a mano. Las magnitudes de aceleración ponderadas en frecuencia estimadas susceptibles de causar VWF en el 10% de los trabajadores expuestos a vibraciones según la norma BS se reportan en la tabla 6.

___________________________________________________________________________

Tabla 4. Valores límite de umbral para vibraciones transmitidas a mano

Exposición diaria total (horas)              

  Aceleración rms ponderada en frecuencia en la dirección dominante que no debe excederse

 

g*

 4 - 8

 4

 0.40

 2 - 4 

 6

 0.61

 1 - 2

 8

 0.81

 1

 12

 1.22

* 1 gramo = 9.81 .

Fuente: Según la Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales 1992.

___________________________________________________________________________

Tabla 5. Propuesta del Consejo de la Unión Europea para una Directiva del Consejo sobre agentes físicos: Anexo II A. Vibraciones transmitidas a mano (1994)

 Niveles ()

  UN(8)*   

Definiciones

 Límite

  1

El valor de exposición por debajo del cual continua y/o repetitiva

la exposición no tiene efectos adversos sobre la salud y la seguridad de los trabajadores

 la columna Acción

  2.5

El valor por encima del cual una o más de las medidas**

especificado en los anexos correspondientes debe llevarse a cabo

 Valor límite de exposición  

  5

El valor de exposición por encima del cual una persona sin protección está

expuesto a riesgos inaceptables. Superar este nivel es

prohibidos y deben ser prevenidos a través de la implementación

de las disposiciones de la Directiva***

* A(8) = 8 h de aceleración ponderada en frecuencia de energía equivalente.

** Información, formación, medidas técnicas, vigilancia sanitaria.

*** Medidas apropiadas para la protección de la salud y la seguridad.

___________________________________________________________________________

Tabla 6. Magnitudes de aceleración de vibraciones ponderadas en frecuencia ( rms) que puede esperarse que produzca palidez en los dedos en el 10 % de las personas expuestas*

  Exposición diaria (horas)    

               Exposición de por vida (años)

 

 0.5      

 1         

 2        

 4        

 8        

 16     

 0.25

 256.0     

 128.0     

 64.0     

 32.0     

 16.0     

 8.0     

 0.5

 179.2

 89.6

 44.8

 22.4

 11.2

 5.6

 1

 128.0

 64.0

 32.0

 16.0

 8.0

 4.0

 2

 89.6

 44.8

 22.4

 11.2

 5.6

 2.8

 4

 64.0

 32.0

 16.0

 8.0

 4.0

 2.0

 8

 44.8

 22.4

 11.2

 5.6

 2.8

 1.4

* Con una exposición de corta duración, las magnitudes son altas y los trastornos vasculares pueden no ser el primer síntoma adverso que se desarrolle.

Fuente: Según British Standard 6842. 1987, BSI 1987a.

___________________________________________________________________________

Medición y Evaluación de la Exposición

Las mediciones de vibración se realizan para brindar asistencia en el desarrollo de nuevas herramientas, verificar la vibración de las herramientas en el momento de la compra, verificar las condiciones de mantenimiento y evaluar la exposición humana a la vibración en el lugar de trabajo. El equipo de medición de vibraciones generalmente consta de un transductor (generalmente un acelerómetro), un dispositivo amplificador, un filtro (filtro de paso de banda y/o red de ponderación de frecuencia) y un indicador o registrador de amplitud o nivel. Las mediciones de vibración deben realizarse en el mango de la herramienta o en la pieza de trabajo cerca de la superficie de la(s) mano(s) donde la vibración ingresa al cuerpo. Se requiere una selección cuidadosa de los acelerómetros (por ejemplo, tipo, masa, sensibilidad) y métodos apropiados para montar el acelerómetro en la superficie vibratoria para obtener resultados precisos. La vibración transmitida a la mano debe medirse e informarse en las direcciones apropiadas de un sistema de coordenadas ortogonales (figura 1). La medición debe realizarse en un rango de frecuencia de al menos 5 a 1,500 Hz, y el contenido de frecuencia de aceleración de la vibración en uno o más ejes puede presentarse en bandas de octava con frecuencias centrales de 8 a 1,000 Hz o en bandas de tercio de octava con frecuencias centrales de 6.3 a 1,250 Hz. La aceleración también puede expresarse como aceleración ponderada en frecuencia utilizando una red de ponderación que cumpla con las características especificadas en ISO 5349 o BS 6842. Las mediciones en el lugar de trabajo muestran que pueden ocurrir diferentes magnitudes de vibración y espectros de frecuencia en herramientas del mismo tipo o cuando la misma herramienta se opera de manera diferente. La figura 2 informa el valor medio y el rango de distribución de las aceleraciones ponderadas medidas en el eje dominante de las herramientas motorizadas utilizadas en la silvicultura y la industria (ISSA International Section for Research 1989). En varias normas, la exposición a vibraciones transmitidas a mano se evalúa en términos de aceleración ponderada de frecuencia equivalente a energía de cuatro u ocho horas calculada mediante las ecuaciones anteriores. El método para obtener la aceleración de energía equivalente supone que el tiempo de exposición diario necesario para producir efectos adversos para la salud es inversamente proporcional al cuadrado de la aceleración ponderada en frecuencia (por ejemplo, si la magnitud de la vibración se reduce a la mitad, el tiempo de exposición puede aumentar en un factor de cuatro). Esta dependencia del tiempo se considera razonable para fines de estandarización y es conveniente para la instrumentación, pero debe señalarse que no está totalmente corroborada por datos epidemiológicos (Griffin 1990).

Figura 2. Valores medios y rango de distribución de la aceleración rms ponderada en frecuencia en el eje dominante medida en el(los) mango(s) de algunas herramientas eléctricas utilizadas en la silvicultura y la industria

 VIB030F2

Prevención

La prevención de lesiones o trastornos causados ​​por vibraciones transmitidas por la mano requiere la implementación de procedimientos administrativos, técnicos y médicos (ISO 1986; BSI 1987a). También se debe dar el asesoramiento adecuado a los fabricantes y usuarios de herramientas vibratorias. Las medidas administrativas deben incluir información y capacitación adecuadas para instruir a los operadores de maquinaria vibratoria para que adopten prácticas de trabajo seguras y correctas. Dado que se cree que la exposición continua a la vibración aumenta el riesgo de vibración, los horarios de trabajo deben organizarse para incluir períodos de descanso. Las medidas técnicas deben incluir la elección de herramientas con la vibración más baja y con un diseño ergonómico apropiado. De acuerdo con la Directiva de la CE para la seguridad de la maquinaria (Consejo de las Comunidades Europeas 1989), el fabricante debe hacer público si la aceleración ponderada en frecuencia de la vibración transmitida a mano supera los 2.5 m/s2, según lo determinen los códigos de prueba adecuados, como se indica en la norma internacional ISO 8662/1 y sus documentos complementarios para herramientas específicas (ISO 1988). Las condiciones de mantenimiento de la herramienta deben verificarse cuidadosamente mediante mediciones periódicas de vibración. Se deben realizar exámenes médicos previos al empleo y exámenes clínicos posteriores a intervalos regulares en los trabajadores expuestos a vibraciones. Los objetivos de la vigilancia médica son informar al trabajador sobre el riesgo potencial asociado con la exposición a vibraciones, evaluar el estado de salud y diagnosticar trastornos inducidos por vibraciones en una etapa temprana. En el primer examen de detección, se debe prestar especial atención a cualquier condición que pueda verse agravada por la exposición a vibraciones (p. ej., tendencia constitucional a los dedos blancos, algunas formas de fenómeno de Raynaud secundario, lesiones anteriores en las extremidades superiores, trastornos neurológicos). Se debe decidir evitar o reducir la exposición a vibraciones del trabajador afectado después de considerar tanto la gravedad de los síntomas como las características de todo el proceso de trabajo. Se debe aconsejar al trabajador que use ropa adecuada para mantener todo el cuerpo caliente y que evite o minimice el consumo de tabaco y algunas drogas que pueden afectar la circulación periférica. Los guantes pueden ser útiles para proteger los dedos y las manos de traumatismos y mantenerlos calientes. Los llamados guantes antivibración pueden proporcionar cierto aislamiento de los componentes de vibración de alta frecuencia que surgen de algunas herramientas.

 

Atrás

Viernes, marzo de 25 2011 05: 56

Cinetosis

El mareo por movimiento, o cinetosis, no es una condición patológica, sino una respuesta normal a ciertos estímulos de movimiento con los que el individuo no está familiarizado y, por lo tanto, no está adaptado; sólo aquellos sin un aparato vestibular funcional del oído interno son verdaderamente inmunes.

Movimientos que producen enfermedad

Hay muchos tipos diferentes de movimientos provocativos que inducen el síndrome de cinetosis. La mayoría están asociados con ayudas a la locomoción, en particular, barcos, aerodeslizadores, aviones, automóviles y trenes; con menos frecuencia, elefantes y camellos. Las aceleraciones complejas generadas por los juegos de feria, como los columpios, los tiovivos, las montañas rusas, etc., pueden ser muy provocativas. Además, muchos astronautas/cosmonautas sufren de cinetosis (mareo por movimiento espacial) cuando hacen movimientos de cabeza por primera vez en el entorno de fuerza anormal (ingravidez) del vuelo orbital. El síndrome de cinetosis también se produce por ciertos estímulos visuales en movimiento, sin ningún movimiento físico del observador; la visualización del mundo visual externo de simuladores de base fija (enfermedad del simulador) o una proyección en pantalla grande de escenas tomadas desde un vehículo en movimiento (enfermedad Cinerama o IMAX) son ejemplos.

Etiología

La característica esencial de los estímulos que inducen el mareo por movimiento es que generan información discordante de los sistemas sensoriales que proporcionan al cerebro información sobre la orientación espacial y el movimiento del cuerpo. La característica principal de esta discordia es un desajuste entre las señales proporcionadas, principalmente, por los ojos y el oído interno, y las que el sistema nervioso central “espera” recibir y correlacionar.

Se pueden identificar varias categorías de desajuste. El más importante es el desajuste de las señales del aparato vestibular (laberinto) del oído interno, en el que los canales semicirculares (los receptores especializados de las aceleraciones angulares) y los órganos otolitos (los receptores especializados de las aceleraciones de traslación) no proporcionan información concordante. Por ejemplo, cuando se realiza un movimiento de cabeza en un automóvil o avión que está girando, tanto los canales semicirculares como los otolitos se estimulan de manera atípica y brindan información errónea e incompatible, información que difiere sustancialmente de la generada por el mismo movimiento de cabeza. en un entorno estable de gravedad 1-G. Del mismo modo, las aceleraciones lineales de baja frecuencia (por debajo de 0.5 Hz), como las que ocurren a bordo de un barco en mares agitados o en un avión durante el vuelo a través de aire turbulento, también generan señales vestibulares contradictorias y, por lo tanto, son una causa importante de cinetosis.

El desajuste de la información visual y vestibular también puede ser un factor contribuyente importante. El ocupante de un vehículo en movimiento que no puede ver hacia afuera tiene más probabilidades de sufrir mareos que uno que tiene una buena referencia visual externa. El pasajero debajo de la cubierta o en la cabina de un avión percibe el movimiento del vehículo por señales vestibulares, pero recibe información visual solo de su movimiento relativo dentro del vehículo. La ausencia de una señal "esperada" y concordante en una modalidad sensorial particular también se considera la característica esencial de la cinetosis inducida visualmente, porque las señales visuales de movimiento no van acompañadas de las señales vestibulares que el individuo "espera" que ocurran cuando sujeto al movimiento indicado por la pantalla visual.

Signos y síntomas

Al exponerse a un movimiento provocativo, los signos y síntomas del mareo por movimiento se desarrollan en una secuencia definida, dependiendo la escala de tiempo de la intensidad de los estímulos del movimiento y la susceptibilidad del individuo. Sin embargo, existen diferencias considerables entre los individuos no solo en la susceptibilidad, sino también en el orden en que se desarrollan signos y síntomas particulares, o si se experimentan en absoluto. Por lo general, el síntoma más temprano es el malestar epigástrico ("conciencia del estómago"); esto va seguido de náuseas, palidez y sudoración, y es probable que vaya acompañado de una sensación de calor corporal, aumento de la salivación y eructos (eructos). Estos síntomas comúnmente se desarrollan con relativa lentitud, pero con la exposición continua al movimiento, hay un rápido deterioro del bienestar, las náuseas aumentan en severidad y culminan en vómitos o arcadas. El vómito puede brindar alivio, pero es probable que sea de corta duración a menos que cese el movimiento.

Hay otras características más variables del síndrome de cinetosis. La alteración del ritmo respiratorio con suspiros y bostezos puede ser un síntoma temprano y puede ocurrir hiperventilación, particularmente en aquellos que están ansiosos por la causa o consecuencia de su discapacidad. Se informa dolor de cabeza, tinnitus y mareos, mientras que en aquellos con malestar severo, la apatía y la depresión no son infrecuentes, y pueden ser de tal gravedad que se descuide la seguridad personal y la supervivencia. Una sensación de letargo y somnolencia puede ser dominante después del cese del movimiento provocador, y estos pueden ser los únicos síntomas en situaciones en las que la adaptación al movimiento desconocido se produce sin malestar.

Adaptación

Con la exposición continua o repetida a un movimiento provocador particular, la mayoría de las personas muestran una disminución en la gravedad de los síntomas; por lo general, después de tres o cuatro días de exposición continua (como a bordo de un barco o en un vehículo espacial) se han adaptado al movimiento y pueden llevar a cabo sus funciones normales sin discapacidad. En términos del modelo de "desajuste", esta adaptación o habituación representa el establecimiento de un nuevo conjunto de "expectativas" en el sistema nervioso central. Sin embargo, al regresar a un entorno familiar, estos ya no serán apropiados y los síntomas del mareo por movimiento pueden reaparecer. (mal de embarque) hasta que se produzca la readaptación. Los individuos difieren considerablemente en la velocidad a la que se adaptan, la forma en que conservan la adaptación y el grado en que pueden generalizar la adaptación protectora de un entorno de movimiento a otro. Desafortunadamente, una pequeña proporción de la población (probablemente alrededor del 5%) no se adapta, o se adapta tan lentamente que continúa experimentando síntomas durante todo el período de exposición al movimiento provocador.

Incidencia

La incidencia de la enfermedad en un entorno de movimiento particular se rige por una serie de factores, en particular:

  • las características físicas del movimiento (su intensidad, frecuencia y dirección de acción)
  • la duración de la exposición
  • la susceptibilidad intrínseca del individuo
  • la tarea que se realiza
  • otros factores ambientales (p. ej., olor).

 

No es sorprendente que la aparición de enfermedades varíe ampliamente en diferentes entornos de movimiento. Por ejemplo: casi todos los ocupantes de balsas salvavidas en mares agitados vomitarán; El 60 % de los estudiantes de las tripulaciones aéreas sufren mareos en algún momento durante el entrenamiento, que en el 15 % es lo suficientemente grave como para interferir con el entrenamiento; por el contrario, menos del 0.5% de los pasajeros de aviones de transporte civil se ven afectados, aunque la incidencia es mayor en pequeños aviones de cercanías que vuelan a baja altura en aire turbulento.

Los estudios de laboratorio y de campo han demostrado que para el movimiento oscilatorio de traslación vertical (apropiadamente llamado tirón), la oscilación a una frecuencia de alrededor de 0.2 Hz es la más provocativa (figura 1). Para una intensidad dada (aceleración máxima) de oscilación, la incidencia de enfermedad cae muy rápidamente con un aumento en la frecuencia por encima de 0.2 Hz; el movimiento a 1 Hz es menos de una décima parte de la provocación que a 0.2 Hz. Asimismo, para el movimiento a frecuencias inferiores a 0.2 Hz, aunque la relación entre incidencia y frecuencia no está bien definida por falta de datos experimentales; ciertamente, un entorno 1-G estable, de frecuencia cero, no es provocativo.

Figura 1. Incidencia del mareo por movimiento en función de la frecuencia de la onda y la aceleración durante 2 horas de exposición al movimiento sinusoidal vertical

VIB040F1

Relaciones establecidas entre la incidencia de síntomas de cinetosis y la frecuencia, magnitud y duración del mareo (z-eje) han llevado al desarrollo de fórmulas simples que pueden usarse para predecir la incidencia cuando se conocen los parámetros físicos del movimiento. El concepto, incorporado en la norma británica 6841 (BSI 1987b) y en el borrador de la norma internacional ISO 2631-1, es que la incidencia de los síntomas es proporcional al valor de la dosis de cinetosis (MSDVz). El MSDVz (en m/s1.5) se define:

MSDVz=(a2t)½

donde a es el valor de la raíz cuadrada media (rms) de la aceleración ponderada en frecuencia (en m/s2) determinado por integración lineal sobre la duración, t (en segundos), de exposición al movimiento.

La ponderación de frecuencia que se aplicará a la aceleración del estímulo es un filtro que tiene una frecuencia central y unas características de atenuación similares a las que se muestran en la figura 1. La función de ponderación se define con precisión en las normas.

El porcentaje de una población adulta no adaptada (P) que tienen probabilidad de vomitar viene dado por:

P =1/3 MSDVz

Además, el MSDVz también se puede utilizar para predecir el nivel de malestar. En una escala de cuatro puntos de cero (me sentí bien) a tres (me sentí absolutamente terrible) una "calificación de enfermedad" (I) es dado por:

I =0.02MSDVz

Dadas las grandes diferencias entre individuos en su susceptibilidad al mareo por movimiento, la relación entre MSDVz y la ocurrencia de vómitos en experimentos de laboratorio y en pruebas de mar (figura 2) es aceptable. Cabe señalar que las fórmulas se desarrollaron a partir de los datos adquiridos en exposiciones que duran desde aproximadamente 20 minutos hasta seis horas con vómitos que ocurren en hasta el 70% de las personas (en su mayoría sentadas) expuestas a movimientos verticales.

 

Figura 2. Relación entre incidencia de vómitos y dosis de estímulo (MSDV2), calculado por el procedimiento descrito en el texto. Datos de experimentos de laboratorio que giran en torno a la oscilación vertical (x) y pruebas de mar (+)

 

VIB040F2

El conocimiento sobre la eficacia de la oscilación traslacional que actúa en otros ejes del cuerpo y en una dirección diferente a la vertical es fragmentario. Existe alguna evidencia de experimentos de laboratorio en pequeños grupos de sujetos de que la oscilación traslacional en un plano horizontal es más provocativa, por un factor de aproximadamente dos, que la misma intensidad y frecuencia de oscilación vertical para sujetos sentados, pero es menos provocativa, también por un factor de dos, cuando el sujeto está en decúbito supino y el estímulo actúa en sentido longitudinal (z) eje del cuerpo Por lo tanto, la aplicación de fórmulas y características de ponderación incorporadas en los estándares para la predicción de la incidencia de enfermedades debe hacerse con precaución y con la debida atención a las limitaciones mencionadas anteriormente.

La considerable variabilidad entre individuos en su respuesta al movimiento provocador es una característica importante de la cinetosis. Las diferencias en la susceptibilidad pueden, en parte, estar relacionadas con factores constitucionales. Los bebés muy por debajo de los dos años rara vez se ven afectados, pero con la maduración, la susceptibilidad aumenta rápidamente para alcanzar un pico entre los cuatro y los diez años. A partir de entonces, la susceptibilidad cae progresivamente, por lo que es menos probable que los ancianos se vean afectados, pero no son inmunes. En cualquier grupo de edad, las mujeres son más sensibles que los hombres, y los datos de incidencia sugieren una relación de aproximadamente 1.7:1. También se ha demostrado que ciertas dimensiones de la personalidad, como el neuroticismo, la introversión y el estilo de percepción, están correlacionadas, aunque débilmente, con la susceptibilidad. El mareo por movimiento también puede ser una respuesta condicionada y una manifestación de ansiedad fóbica.

Medidas preventivas

Están disponibles procedimientos que minimizan el estímulo provocador o aumentan la tolerancia. Estos pueden prevenir la enfermedad en una proporción de la población, pero ninguno, aparte de la retirada del entorno de movimiento, es 100% efectivo. En el diseño de un vehículo, es beneficiosa la atención a los factores que elevan la frecuencia y reducen la magnitud de las oscilaciones (ver figura 1) experimentadas por los ocupantes durante la operación normal. La provisión de soporte para la cabeza y sujeción del cuerpo para minimizar los movimientos innecesarios de la cabeza es ventajosa, y se facilita aún más si el ocupante puede adoptar una posición reclinada o supina. La enfermedad es menor si al ocupante se le puede dar una vista del horizonte; para aquellos privados de una referencia visual externa, cerrar los ojos reduce el conflicto visual/vestibular. La participación en una tarea, particularmente el control del vehículo, también es útil. Estas medidas pueden ser de beneficio inmediato, pero a largo plazo el desarrollo de la adaptación protectora es de gran valor. Esto se logra mediante la exposición continua y repetida al entorno de movimiento, aunque puede facilitarse mediante ejercicios en el suelo en los que se generan estímulos provocativos al hacer movimientos de cabeza mientras se gira sobre una mesa giratoria (terapia de desensibilización).

Existen varios fármacos que aumentan la tolerancia, aunque todos tienen efectos secundarios (en particular, la sedación), por lo que no deben ser tomados por quienes tienen el control principal de un vehículo o cuando es obligatorio un rendimiento óptimo. Para la profilaxis a corto plazo (menos de cuatro horas), se recomiendan 0.3 a 0.6 mg de bromhidrato de hioscina (escopolamina); los antihistamínicos de acción más prolongada son el clorhidrato de prometazina (25 mg), el clorhidrato de meclozina (50 mg), el dimenhidrinato (50 mg) y la cinarizina (30 mg). La combinación de hioscina o prometazina con 25 mg de sulfato de efedrina aumenta la potencia profiláctica con cierta reducción de los efectos secundarios. Se puede lograr una profilaxis de hasta 48 horas con un parche de escopolamina, que permite que el fármaco se absorba lentamente a través de la piel a un ritmo controlado. Las concentraciones efectivas del fármaco en el organismo no se alcanzan hasta seis a ocho horas después de la aplicación del parche, por lo que se debe prever la necesidad de este tipo de terapia.

Tratamiento

Aquellos que sufren de mareo por movimiento con vómitos deben, cuando sea factible, ser colocados en una posición donde el estímulo del movimiento se minimice y recibir un fármaco contra el mareo por movimiento, preferiblemente prometazina por inyección. Si los vómitos son prolongados y repetidos, puede ser necesaria la reposición intravenosa de líquidos y electrolitos.

 

Atrás

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de vibración

Alexander, SJ, M Cotzin, JB Klee y GR Wendt. 1947. Estudios del mareo por movimiento XVI: Los efectos sobre las tasas de mareo de ondas y varias frecuencias pero aceleración idéntica. J Exp Psy 37:440-447.

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1992. Vibración mano-brazo (segmentaria). En Valores Límite Umbral e Índices de Exposición Biológica para 1992-1993. Cincinnati, Ohio: ACGIH.

Bongers, PM y HC Boshuizen. 1990. Trastornos de la espalda y vibración de todo el cuerpo en el trabajo. Tesis. Ámsterdam: Universidad de Ámsterdam.

Institución de Estándares Británicos (BSI). 1987a. Medición y Evaluación de la Exposición Humana a las Vibraciones Transmitidas a la Mano. BS 6842. Londres: BSI.

—. 1987b. Medición y Evaluación de la Exposición Humana a Vibraciones Mecánicas de Todo el Cuerpo y Choques Repetidos. BS 6841. Londres: BSI.

Consejo de las Comunidades Europeas (CEC). 1989. Directiva del Consejo del 14 de junio de 1989 sobre la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros relativas a las máquinas. Off J Eur Communities L 183:9-32.

Consejo de la Unión Europea. 1994. Propuesta modificada de Directiva del Consejo sobre los requisitos mínimos de salud y seguridad relativos a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de agentes físicos. Off J Eur Communities C230 (19 de agosto): 3-29.

Dupuis, H y G Zerlett. 1986. Los efectos de la vibración de todo el cuerpo. Berlín: Springer-Verlag.

Grifo, MJ. 1990. Manual de vibración humana. Londres: Prensa académica.

Hamilton, A. 1918. Un estudio de anemia espástica en manos de canteros. Serie Accidentes de Trabajo e Higiene núm. 19. Boletín No. 236. Washington, DC: Departamento de Estadísticas Laborales.

Hasan, J. 1970. Aspectos biomédicos de la vibración de baja frecuencia. Salud del Ambiente de Trabajo 6(1):19-45.

Organización Internacional de Normalización (ISO). 1974. Guía para la Evaluación de la Exposición Humana a Vibraciones de Cuerpo Entero. Ginebra: ISO.

—. 1985. Evaluación de la exposición humana a vibraciones de todo el cuerpo. Parte 1: Requisitos Generales. ISO 2631/1. Ginebra: ISO.

—. 1986. Vibraciones mecánicas: pautas para la medición y evaluación de la exposición humana a vibraciones transmitidas por la mano. ISO 5349. Ginebra: ISO.

—. 1988. Herramientas eléctricas portátiles de mano - Medición de vibraciones en el mango. Parte 1: Generalidades. ISO 8662/1. Ginebra: ISO.

Sección Internacional de Investigación de la AISS. 1989. Vibración en el trabajo. París: INRS.

Lawther, A y MJ Griffin. 1986. Predicción de la incidencia del mareo por movimiento a partir de la magnitud, frecuencia y duración de la oscilación vertical. J Acústica Soc Am 82:957-966.

McCauley, ME, JW Royal, CD Wilie, JF O'Hanlon y RR Mackie. 1976. Incidencia del mareo por movimiento: estudios exploratorios de habituación de cabeceo y balanceo, y el refinamiento de un modelo matemático. Informe Técnico N° 1732-2. Golets, California: Investigación de factores humanos.

Rumjancev, GI. 1966. Gigiena truda v proizvodstve sbornogo shelezobetona [Higiene laboral en la producción de hormigón armado]. Medicina (Moscú): 1-128.

Schmidt, M. 1987. Die gemeinsame Einwirkung von Lärm und Ganzkörpervibration und deren Auswirkungen auf den Höverlust bei Agrotechnikern. Disertación A. Halle, Alemania: Landwirtschaftliche Fakultät der Martin-Luther-Universität.

Seidel, H. 1975. Systematische Darstellung fisiologischer Reaktionen auf Ganzkörperschwingungen in vertikaler Richtung (Z-Achse) zur Ermittlung von biologischen Bewertungsparametern. Ergonom Berichte 15:18-39.

Seidel, H y R Heide. 1986. Efectos a largo plazo de la vibración de todo el cuerpo: un estudio crítico de la literatura. Int Arch Occup Environ Health 58:1-26.

Seidel, H, R Blüthner, J Martin, G Menzel, R Panuska y P Ullsperger. 1992. Efectos de exposiciones aisladas y combinadas a vibraciones y ruidos de todo el cuerpo sobre potenciales cerebrales relacionados con eventos auditivos y evaluación psicofísica. Eur J Appl Physiol Occup Phys 65:376-382.

Taller de Estocolmo 86. 1987. Sintomatología y métodos de diagnóstico en el síndrome de vibración mano-brazo. Scand J Work Environ Health 13:271-388.