Jueves, 27 Octubre 2011 20: 06

Estudio de caso: un resumen de estudios de resultados reproductivos

Valora este artículo
(Vote 1)

En un estudio de casos y controles que analizó los factores ambientales y ocupacionales de las malformaciones congénitas (Kurppa et al. 1986), se identificaron 1,475 casos del Registro finlandés de malformaciones congénitas durante el período comprendido entre 1976 y 1982 (ver tabla 1). Una madre cuyo parto precedió inmediatamente a un caso, y estaba en el mismo distrito, sirvió como control para ese caso. La exposición a unidades de visualización (PVD) durante el primer trimestre del embarazo se evaluó mediante entrevistas cara a cara realizadas en la clínica durante una visita posparto o en el hogar. La clasificación de uso probable u obvio de pantallas de visualización fue determinada por higienistas ocupacionales, ciegos a los resultados del embarazo, utilizando los títulos de trabajo y las respuestas a preguntas abiertas que pedían describir la jornada laboral ordinaria. No hubo evidencia de un mayor riesgo entre las mujeres que informaron exposición a las pantallas de visualización (OR 0.9; IC del 95 %: 0.6 a 1.2) ni entre las mujeres cuyos cargos indicaban una posible exposición a las pantallas de visualización (235 casos/255 controles).

Se identificó una cohorte de mujeres suecas de tres grupos ocupacionales a través de un enlace del censo ocupacional y el Registro Médico de Nacimientos durante 1980–1981 (Ericson y Kallen 1986). Se realizó un estudio de base de casos dentro de esa cohorte: los casos fueron 412 mujeres hospitalizadas por aborto espontáneo y otras 110 con otros resultados (como muerte perinatal, malformaciones congénitas y peso al nacer inferior a 1500 g). Los controles fueron 1,032 mujeres de edad similar que tuvieron hijos sin ninguna de estas características, escogidas del mismo registro. Usando cocientes de probabilidades crudos, hubo una relación exposición-respuesta entre la exposición a pantallas de visualización en horas estimadas por semana (divididas en categorías de cinco horas) y los resultados del embarazo (excluyendo el aborto espontáneo). Después de controlar el tabaquismo y el estrés, el efecto del uso de pantallas de visualización en todos los resultados adversos del embarazo no fue significativo.

Centrándose en uno de los tres grupos ocupacionales identificados a partir de un estudio anterior de Ericson, se realizó un estudio de cohortes utilizando 4,117 embarazos entre empleados de la seguridad social en Suecia (Westerholm y Ericson 1986). Las tasas de aborto espontáneo hospitalizado, bajo peso al nacer, mortalidad perinatal y malformaciones congénitas en esta cohorte se compararon con las tasas en la población general. La cohorte se dividió en cinco grupos de exposición definidos por representantes sindicales y patronales. No se encontraron excesos para ninguno de los resultados estudiados. El riesgo relativo general de aborto espontáneo, estandarizado para la edad de la madre, fue de 1.1 (IC del 95%: 0.8 a 1.4).

Se realizó un estudio de cohorte que involucró 1,820 nacimientos entre mujeres que alguna vez trabajaron en el Norwegian Postal Giro Centre entre 1967 y 1984 (Bjerkedal y Egenaes 1986). Se estimaron las tasas de mortinatalidad, muerte en la primera semana, muerte perinatal, bajo y muy bajo peso al nacer, parto prematuro, parto múltiple y malformaciones congénitas para los embarazos ocurridos durante el empleo en el centro (990 embarazos), y los embarazos ocurridos antes o después del empleo en el centro. el centro (830 embarazos). También se estimaron las tasas de resultados adversos del embarazo para tres períodos de seis años (1967–1972), (1973–1978) y (1979–1984). La introducción de las pantallas de visualización comenzó en 1972 y se utilizaron ampliamente en 1980. El estudio concluyó que no había indicios de que la introducción de las pantallas de visualización en el centro hubiera provocado un aumento en la tasa de resultados adversos del embarazo.

Se identificó una cohorte de 9,564 embarazos a través de registros de pruebas de embarazo en orina de tres clínicas de California en 1981-1982 (Goldhaber, Polen y Hiatt. 1988). La cobertura de un plan médico del norte de California era un requisito para ser elegible para el estudio. Se encontraron resultados de embarazo para todos menos 391 embarazos identificados. De esta cohorte, 460 de 556 casos de aborto espontáneo (<28 semanas), 137 de 156 casos de anomalías congénitas y 986 de 1,123 controles (correspondientes a cada quinto nacimiento normal en la cohorte original), respondieron a un cuestionario postal retrospectivo sobre exposiciones químicas ambientales. incluyendo pesticidas y uso de pantallas de visualización durante el embarazo. Los cocientes de probabilidades para las mujeres con uso de pantallas de visualización durante el primer trimestre durante más de 20 horas a la semana, ajustados por once variables que incluyen edad, aborto espontáneo o defecto congénito previo, tabaquismo y alcohol, fueron 1.8 (IC del 95%: 1.2 a 2.8) para el aborto espontáneo y 1.4 (IC del 95% IC 0.7 – 2.9) para defectos de nacimiento, en comparación con mujeres trabajadoras que no informaron usar pantallas de visualización.

En un estudio realizado en 11 unidades de maternidad de hospitales en el área de Montreal durante un período de dos años (1982–1984), se entrevistó a 56,012 51,855 mujeres sobre factores ocupacionales, personales y sociales después del parto (4,127 1988) o tratamiento por aborto espontáneo (XNUMX) ( McDonald et al. XNUMX).Estas mujeres también proporcionaron información sobre 48,637 embarazos anteriores. Los resultados adversos del embarazo (aborto espontáneo, muerte fetal, malformaciones congénitas y bajo peso al nacer) se registraron tanto para el embarazo actual como para el anterior. Se calcularon las proporciones de las tasas observadas y esperadas por grupo de empleo para embarazos actuales y embarazos anteriores. Las tasas esperadas para cada grupo de empleo se basaron en el resultado de la muestra completa y se ajustaron para ocho variables, incluida la edad, el tabaquismo y el alcohol. No se encontró un aumento en el riesgo entre las mujeres expuestas a las pantallas de visualización.

Se llevó a cabo un estudio de cohortes entre 1,475 mujeres que comparó las tasas de amenaza de aborto, la duración de la gestación, el peso al nacer, el peso de la placenta y la hipertensión inducida por el embarazo entre mujeres que usaron pantallas de visualización y mujeres que no las usaron (Nurminen y Kurppa 1988).La cohorte se definió como todos los no casos de un estudio previo de casos y controles de malformaciones congénitas. La información sobre los factores de riesgo se recopiló mediante entrevistas cara a cara. Las proporciones de tasas brutas y ajustadas para los resultados estudiados no mostraron efectos estadísticamente significativos para trabajar con pantallas de visualización.

En 344–1984 se realizó un estudio de casos y controles que involucró 1985 casos de aborto espontáneo hospitalizado que ocurrieron en tres hospitales de Calgary, Canadá (Bryant y Love 1989). Se eligieron hasta dos controles (314 prenatales y 333 posparto) entre mujeres que habían dado a luz o eran susceptibles de dar a luz en los hospitales del estudio. Los controles se emparejaron con cada caso en función de la edad en el último período menstrual, la paridad y el hospital previsto para el parto. El uso de PVD en el hogar y en el trabajo, antes y durante el embarazo, se determinó a través de entrevistas en los hospitales para controles posnatales y aborto espontáneo, y en el hogar, trabajo o consultorio del estudio para controles prenatales. El estudio controló por variables socioeconómicas y obstétricas. El uso de PVD fue similar entre los casos y los controles prenatales (OR=1.14; p=0.47) y posnatales (OR=0.80; p=0.2).

En un condado de California se llevó a cabo un estudio de casos y controles de 628 mujeres con aborto espontáneo, identificadas a través de envíos de muestras de patología, cuyo último período menstrual ocurrió en 1986, y 1,308 controles que habían nacido vivos (Windham et al. 1990). Los controles se seleccionaron al azar, en una proporción de dos a uno, entre mujeres emparejadas por fecha del último período menstrual y hospital. Las actividades durante las primeras 20 semanas de embarazo se identificaron a través de entrevistas telefónicas. También se preguntó a los participantes sobre el uso de pantallas de visualización en el trabajo durante este período. Los odds ratios brutos para el aborto espontáneo y el uso de pantallas de visualización menos de 20 horas por semana (1.2; IC del 95 %: 0.88 a 1.6) y al menos 20 horas por semana (1.3; IC del 95 %: 0.87 a 1.5), mostraron pocos cambios cuando se ajustaron por variables que incluyen grupo de empleo, edad materna, pérdida fetal previa, consumo de alcohol y tabaquismo. En un análisis posterior entre las mujeres del grupo de control, los riesgos de bajo peso al nacer y retraso del crecimiento intrauterino no aumentaron significativamente.

Se realizó un estudio de casos y controles dentro de una base de estudio de 24,352 embarazos ocurridos entre 1982 y 1985 entre 214,108 empleados comerciales y de oficina en Dinamarca (Brandt y Nielsen 1990). Los casos, 421 encuestadas entre las 661 mujeres que dieron a luz a niños con anomalías congénitas y que estaban trabajando en el momento del embarazo, se compararon con 1,365 encuestadas entre los 2,252 embarazos seleccionados al azar entre mujeres trabajadoras. Los embarazos, sus resultados y el empleo se determinaron a través de un enlace de tres bases de datos. La información sobre el uso de pantallas de visualización (sí/no/horas por semana) y los factores personales y relacionados con el trabajo, como el estrés, la exposición a solventes, el estilo de vida y los factores ergonómicos, se determinaron a través de un cuestionario postal. En este estudio, el uso de pantallas de visualización durante el embarazo no se asoció con un mayor riesgo de anomalías congénitas.

Utilizando la misma base de estudio que en el estudio anterior sobre anomalías congénitas (Brandt y Nielsen 1990), 1,371 de 2,248 mujeres cuyos embarazos terminaron en un aborto espontáneo hospitalizado se compararon con 1,699 embarazos seleccionados al azar (Nielsen y Brandt 1990). Si bien el estudio se llevó a cabo entre trabajadoras comerciales y de oficina, no todos los embarazos correspondieron a momentos en que las mujeres tenían un empleo remunerado como trabajadoras comerciales o de oficina. La medida de asociación utilizada en el estudio fue la relación entre la tasa de uso de pantallas de visualización entre las mujeres con aborto espontáneo y la tasa de uso de pantallas de visualización entre la muestra de población (que representaba todos los embarazos, incluidos los que terminaron en aborto espontáneo). La razón de tasas ajustada para cualquier exposición a pantallas de visualización y aborto espontáneo fue de 0.94 (IC del 95%: 0.77 a 1.14).

Se llevó a cabo un estudio de casos y controles entre 573 mujeres que dieron a luz niños con malformaciones cardiovasculares entre 1982 y 1984 (Tikkanen y Heinonen 1991). Los casos fueron identificados a través del registro finlandés de malformaciones congénitas. El grupo de control consistió en 1,055 mujeres, seleccionadas al azar entre todos los partos hospitalarios durante el mismo período de tiempo. El uso de PVD, registrado como nunca, regular u ocasional, se evaluó a través de una entrevista realizada 3 meses después de la entrega. No se encontró asociación estadísticamente significativa entre el uso de pantallas de visualización, en el trabajo o en el hogar, y las malformaciones cardiovasculares.

Se llevó a cabo un estudio de cohortes entre 730 mujeres casadas que reportaron embarazos entre 1983 y 1986 (Schnorr et al. 1991). Estas mujeres estaban empleadas como operadoras de asistencia de directorio o como operadoras telefónicas generales en dos compañías telefónicas en ocho estados del sureste de los Estados Unidos. Solo los operadores de asistencia de directorio usaban pantallas de visualización en el trabajo. El uso de VDU se determinó a través de los registros de la empresa. Los casos de aborto espontáneo (pérdida fetal a las 28 semanas de gestación o antes) se identificaron a través de una entrevista telefónica; Los certificados de nacimiento se utilizaron posteriormente para comparar los informes de las mujeres con los resultados del embarazo y, cuando fue posible, se consultó a los médicos. Se midieron las fuerzas de los campos eléctricos y magnéticos a frecuencias muy bajas y extremadamente bajas para una muestra de las estaciones de trabajo. Las estaciones de trabajo con VDU mostraron intensidades de campo más altas que las que no usaban VDU. No se encontró un exceso de riesgo para las mujeres que usaron pantallas de visualización durante el primer trimestre del embarazo (OR 0.93; IC del 95 %: 0.63 a 1.38) y no hubo una relación exposición-respuesta aparente cuando se observó el tiempo de uso de pantallas de visualización por semana.

Se utilizó una cohorte de 1,365 trabajadoras comerciales y de oficina danesas que tenían un empleo remunerado en el momento del embarazo, e identificadas a través de un estudio previo (Brandt y Nielsen 1990; Nielsen y Brandt 1990), para estudiar las tasas de fecundidad, en relación con el uso de pantallas de visualización ( Brandt y Nielsen 1992). La fecundidad se midió como el tiempo desde que se dejó de usar el control de la natalidad hasta el momento de la concepción, y se determinó a través de un cuestionario postal. Este estudio mostró un mayor riesgo relativo de espera prolongada hasta el embarazo para el subgrupo con al menos 21 horas semanales de uso de pantallas de visualización. (RR 1.61; IC 95% 1.09 – 2.38).

Se utilizó una cohorte de 1,699 trabajadores comerciales y administrativos daneses, compuesta por mujeres empleadas y desempleadas en el momento del embarazo, identificadas a través del estudio informado en el párrafo anterior, para estudiar el bajo peso al nacer (434 casos), el parto prematuro (443 casos) , pequeños para la edad gestacional (749 casos) y mortalidad infantil (160 casos), en relación con los patrones de uso de pantallas de visualización (Nielsen y Brandt 1992). El estudio no pudo mostrar ningún aumento en el riesgo de estos resultados adversos del embarazo entre las mujeres con uso de pantallas de visualización.

En un estudio de casos y controles, se entrevistó a 150 mujeres nulíparas con aborto espontáneo clínicamente diagnosticado y 297 mujeres nulíparas trabajadoras que asistieron a un hospital en Reading, Inglaterra, para recibir atención prenatal entre 1987 y 1989 (Roman et al. 1992). Las entrevistas se realizaron cara a cara en el momento de su primera visita prenatal para los controles y tres semanas después del aborto para las mujeres con aborto espontáneo. Para las mujeres que mencionaron el uso de pantallas de visualización, se evaluaron las estimaciones del tiempo de exposición en horas por semana y el tiempo calendario de la primera exposición. También se evaluaron otros factores como las horas extras, la actividad física en el trabajo, el estrés y la comodidad física en el trabajo, la edad, el consumo de alcohol y el aborto espontáneo previo. Las mujeres que trabajaban con pantallas de visualización tenían una razón de probabilidad de aborto espontáneo de 0.9 (IC del 95%: 0.6 a 1.4), y no hubo relación con la cantidad de tiempo que pasaban usando pantallas de visualización. El ajuste por otros factores como la edad materna, el tabaquismo, el alcohol y el aborto espontáneo previo no alteró los resultados.

A partir de una base de estudio de empleados bancarios y oficinistas en tres empresas en Finlandia, se identificaron 191 casos de aborto espontáneo hospitalizado y 394 controles (nacidos vivos) de los registros médicos finlandeses de 1975 a 1985 (Lindbohm et al. 1992). El uso de las pantallas de visualización se definió a partir de los informes de los trabajadores y la información de la empresa. Las intensidades de los campos magnéticos se evaluaron retrospectivamente en un entorno de laboratorio utilizando una muestra de las pantallas de visualización que se habían utilizado en las empresas. La razón de probabilidad para el aborto espontáneo y el trabajo con pantallas de visualización fue de 1.1 (IC del 95%: 0.7 a 1.6). Cuando los usuarios de pantallas de visualización se separaron en grupos según las intensidades de campo de sus modelos de pantallas de visualización, la razón de probabilidad fue de 3.4 (IC del 95 %: 1.4 a 8.6) para los trabajadores que habían utilizado pantallas de visualización con una intensidad de campo magnético alta en el ancho de banda de frecuencia extremadamente baja (0.9 μT), en comparación con los que trabajan con VDU con niveles de intensidad de campo por debajo de los límites de detección (0.4 μT). Esta relación de probabilidades cambió solo ligeramente cuando se ajustó a factores ergonómicos y de carga de trabajo mental. Al comparar trabajadores expuestos a campos magnéticos de alta intensidad con trabajadores no expuestos a pantallas de visualización, la razón de posibilidades dejó de ser significativa.

Se llevó a cabo un estudio entre funcionarias públicas que trabajaban para las oficinas de impuestos del gobierno británico (Bramwell y Davidson 1994), que analizaba los resultados adversos del embarazo y la fertilidad. De los 7,819 cuestionarios enviados por correo en la primera etapa del estudio, se devolvieron 3,711. El uso de pantallas de visualización se determinó a través de este primer cuestionario. La exposición se evaluó como horas por semana de uso de pantallas de visualización durante el embarazo. Un año después, se envió un segundo cuestionario para evaluar la incidencia de resultados adversos del embarazo entre estas mujeres; Respondieron 2,022 de los participantes originales. Los posibles factores de confusión incluyeron antecedentes de embarazo, factores ergonómicos, factores estresantes en el trabajo, consumo de cafeína, alcohol, cigarrillos y tranquilizantes. No hubo relación entre la exposición evaluada un año antes y la incidencia de resultados adversos del embarazo.

 

Atrás

Leer 8488 veces Última modificación el Martes, 08 Noviembre 2011 00:08
Más en esta categoría: « Normas de ergonomía

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de unidades de pantalla visual

Akabri, M y S Konz. 1991. Distancia de visualización para trabajo VDT. En Designing For Everyone, editado por Y Queinnec y F Daniellou. Londres: Taylor & Francis.

Apple Computer Co. 1987. Pautas de interfaz humana de Apple. La interfaz de escritorio de Apple. Waltham, Mass.: Addison-Wesley.

Amick, BC y MJ Smith. 1992. Estrés, sistemas de medición y monitoreo del trabajo basados ​​en computadora: una descripción general conceptual. Aplicación Ergon 23(1):6-16.

Bammer, G. 1987. Cómo el cambio tecnológico puede aumentar el riesgo de lesiones por movimientos repetitivos. Seminarios Occup Med 2:25-30.

—. 1990. Revisión del conocimiento actual -Problemas musculoesqueléticos. En Work With Display Units 89: artículos seleccionados de la conferencia Work with Display Units, septiembre de 1989, Montreal, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Bammer, G y B Martin. 1988. Los argumentos sobre RSI: un examen. Estudio de salud comunitaria 12: 348-358.

—. 1992. Lesión por tensión de repetición en Australia: conocimiento médico, movimiento social y partidismo de facto. Problema Social 39:301-319.

Bastien, JMC y DL Scapin. 1993. Criterios ergonómicos para la evaluación de interfaces hombre-computadora. Informe técnico n. 156, Programa 3 Inteligencia artificial, sistemas cognitivos e interacción hombre-máquina. Francia: INRIA.

Berg, M. 1988. Problemas de la piel en trabajadores que usan terminales de visualización: un estudio de 201 pacientes. Póngase en contacto con Dermat 19:335-341.

—-. 1989. Problemas de la piel facial y trabajo en unidades de visualización. Estudios epidemiológicos, clínicos e histopatológicos. Acta Derm-Venereol Supl. 150:1-40.

Berg, M, MA Hedblad y K Erkhardt. 1990. Problemas de la piel facial y trabajo en unidades de visualización: un estudio histopatológico. Acta Derm-Venereol 70:216-220.

Berg, M, S Liden y O Axelson. 1990. Problemas de la piel y trabajo en unidades de visualización: un estudio epidemiológico de los empleados de oficina. J Am Acad Dermatol 22:621-625.

Berg, M, BB Arnetz, S Lidén, P Eneroth y A Kallner. 1992. Technoestrés, un estudio psicofisiológico de empleados con problemas cutáneos asociados a pantallas de visualización. J Ocupa Med 34:698-701.

Bergqvist, U. 1986. Embarazo y trabajo con VDT ​​- Una evaluación del estado del arte. En Work With Display Units 86: Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con Display Units, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Bikson, TK. 1987. Comprender la implementación de la tecnología de oficina. En Tecnología y Transformación del Trabajo de Cuello Blanco, editado por RE Kraut. Hillsdale, Nueva Jersey: Erlbaum Associates.

Bjerkedal, T y J Egenaes. 1986. Terminales de visualización de video y defectos de nacimiento. Un estudio de los resultados del embarazo de los empleados del Postal-Giro-Center, Oslo, Noruega. En Work With Display Units 86: Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con Display Units, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Blackwell, R y A Chang. 1988. Terminales de visualización de video y embarazo. Una revisión. Brit J Obstet Gynaec 95:446-453.

Blignault, I. 1985. Aspectos psicosociales de los trastornos por uso excesivo ocupacional. Tesis de Maestría en Psicología Clínica, Departamento de Psicología, Universidad Nacional de Australia, Canberra ACT.

Boissin, JP, J Mur, JL Richard y J Tanguy. 1991. Estudio de los factores de fatiga al trabajar en una pantalla de visualización. En Designing for Everyone, editado por Y Queinnec y F Daniellou. Londres: Taylor & Francis.

Bradley, G. 1983. Efectos de la informatización en el ambiente de trabajo y la salud: Desde una perspectiva de igualdad entre sexos. Ocupar Enfermería en Salud :35-39.

—. 1989. Computadoras y el Entorno Psicológico. Londres: Taylor & Francis.
Bramwell, RS y MJ Davidson. 1994. Unidades de visualización y resultado del embarazo: un estudio prospectivo. J Psychosom Obstet Gynecol 14(3):197-210.

Brandt, LPA y CV Nielsen. 1990. Malformaciones congénitas entre hijos de mujeres que trabajan con terminales de visualización de video. Scand J Work Environ Health 16:329-333.

—. 1992. La fecundidad y el uso de terminales de visualización de video. Scand J Work Environ Health 18:298-301.

Breslow, L y P Buell. 1960. Mortalidad y enfermedad coronaria y actividad física en el trabajo en California. J Crónicas Dis 11:615-626.

Broadbeck, FC, D Zapf, J Prumper y M Frese. 1993. Manejo de errores en el trabajo de oficina con computadoras: un estudio de campo. J Occup Organ Psychol 66:303-317.

Marrón, LMC. 1988. Pautas de interfaz hombre-computadora. Norwood, Nueva Jersey: Ablex.

Bryant, HE y EJ Amor. 1989. Uso de terminales de visualización de video y riesgo de aborto espontáneo. Int J Epidemiol 18:132-138.

Çakir, A. 1981. Belastung und Beanspruching bei Biuldschirmtätigkeiten. En Schriften zur Arbeitspychologie, editado por M Frese. Berna: Huber.

Çakir, A, D Hart y TFM Stewart. 1979. El Manual de VDT. Darmstadt: Asociación de Investigación Inca-Fiej.

Carayón, P. 1993a. Diseño de puestos y estrés laboral en trabajadores de oficina. Ergonomía 36:463-477.

—. 1993b. Efecto del monitoreo electrónico del desempeño en el diseño del trabajo y el estrés del trabajador: una revisión de la literatura y el modelo conceptual. Hum Factors 35(3):385-396.

Carayon-Sainfort, P. 1992. El uso de computadoras en las oficinas: Impacto en las características de la tarea y el estrés del trabajador. Int J Hum Comput Interact 4:245-261.

Carmichael, AJ y DL Roberts. 1992. Unidades de presentación visual y erupciones faciales. Contacto Dermat 26:63-64.

Carroll, JM y MB Rosson. 1988. Paradoja del usuario activo. En Pensamiento Interconectado. Aspectos cognitivos de la interacción humano-computadora, editado por JM Carroll. Cambridge: Bradford.

Cohen, ML, JF Arroyo, GD Champion y CD Browne. 1992. En busca de la patogenia del síndrome de dolor cervicobraquial refractario. Una deconstrucción del fenómeno RSI. Med J Austral 156:432-436.

Cohen, S y N Weinstein. 1981. Efectos no auditivos del ruido sobre el comportamiento y la salud. J Soc Ediciones 37: 36-70.

Cooper, CL y J Marshall. 1976. Fuentes ocupacionales de estrés: una revisión de la literatura relacionada con la enfermedad cardíaca coronaria y la mala salud mental. J Ocupe Psicología 49:11-28.

Dainoff, MG. 1982. Factores de estrés ocupacional en la operación de VDT: una revisión de la investigación empírica en el comportamiento y la tecnología de la información. Londres: Taylor & Francis.

Desmarais, MC, L Giroux y L Larochelle. 1993. Una interfaz de asesoramiento basada en el reconocimiento del plan y la evaluación del conocimiento del usuario. Int J Man Mach Stud 39:901-924.

Dorard, G. 1988. Place et validité des tests oftalmológicos en el estudio de la fatiga visuelle engendrée par le travail sur écran. Grenoble: Faculté de médecine, Univ. de Grenoble.

Egan, DE. 1988. Diferencias individuales en la interacción humano-computadora. En Handbook of Human-Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

Ellinger, S, W Karmaus, H Kaupen-Haas, KH Schäfer, G Schienstock y E Sonn. 1982. 1982 Arbeitsbedingungen, gesundheitsverhalten und rheumatische Erkrankungen. Hamburgo: Medizinische Soziologie, Univ. Hamburgo.

Ericson, A y B Kallen. 1986. Un estudio epidemiológico del trabajo con pantallas de video y el resultado del embarazo: II. Un estudio de casos y controles. Am J Ind Med 9:459-475.

franco, al. 1983. Efectos sobre la salud después de la exposición ocupacional a terminales de visualización de video. Lexington, Ky: Departamento de Medicina Preventiva y Salud Ambiental.

Frese, M. 1987. Interacción humano-computadora en la oficina. En International Review of Industrial and Organizational Psychology, editado por CL Cooper. Nueva York: Wiley.

Frölén, H y NM Svedenstål. 1993. Efectos de los campos magnéticos pulsados ​​en el embrión de ratón en desarrollo. Bioleelectromagnetismo 14:197-204.

Fry, HJH. 1992. Síndrome de uso excesivo y el concepto de uso excesivo. Documentos de debate sobre la patología de los trastornos del cuello y de las extremidades superiores relacionados con el trabajo y las implicaciones para el tratamiento, editado por G Bammer. Documento de trabajo No. 32. Canberra: NCEPH, Australian National Univ.

Gaines, BR y MLG Shaw. 1986. Del tiempo compartido a la sexta generación: El desarrollo de la interacción humano-computadora. Parte I. Int J Man Mach Stud 24:1-27.

Gardell, B. 1971. Alienación y salud mental en el entorno industrial moderno. En Society, Stress, and Disease, editado por L Levi. Oxford: OUP.

Goldhaber, MK, MR Polen y RA Hiatt. 1988. El riesgo de aborto espontáneo y defectos de nacimiento entre las mujeres que utilizan terminales de visualización durante el embarazo. Am J Ind Med 13:695-706.

Goul, JD. 1988. Cómo diseñar sistemas utilizables. En Handbook of Human Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

Gould, JD y C Lewis. 1983. Diseño para la usabilidad: principios clave y lo que piensan los diseñadores. En Actas de la Conferencia CHI de 1983 sobre factores humanos en sistemas informáticos, 12 de diciembre, Boston. Nueva York: ACM.

Grandjean, E. 1987. Ergonomía en Oficinas Computarizadas. Londres: Taylor & Francis.

Hackman, JR y GR Oldham. 1976. Motivación a través del diseño del trabajo: Ensayo de una teoría. Organ Behav Hum Realizar 16: 250-279.

Hagberg, M, Å Kilbom, P Buckle, L Fine, T Itani, T Laubli, H Riihimaki, B Silverstein, G Sjogaard, S Snook y E Viikari-Juntura. 1993. Estrategias para la prevención de los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo. Appl Ergon 24:64-67.

Halasz, F y TP Moran. 1982. Analogía considerada dañina. En Actas de la Conferencia sobre factores humanos en sistemas informáticos. Gaithersburg, Maryland: ACM Press.

Hartson, HR y EC Smith. 1991. Creación rápida de prototipos en el desarrollo de interfaces humano-computadora. Interact Comput 3(1):51-91.

Hedge, A, WA Erickson y G Rubin. 1992. Efectos de los factores personales y ocupacionales en los informes del síndrome del edificio enfermo en oficinas con aire acondicionado. En Stress and Well-Being At Work-Assessments and Interventions for Occupational Mental Health, editado por JC Quick, LR Murphy y JJ Hurrell Jr. Washington, DC: Asociación Estadounidense de Psicología.

Helme, RD, SA LeVasseur y SJ Gibson. 1992. RSI revisado: Evidencia de diferencias psicológicas y fisiológicas de un grupo de control emparejado por edad, sexo y ocupación. Aust NZ J Med 22:23-29.

Herzberg, F. 1974. El viejo turco sabio. Harvard Bus Rev (septiembre/octubre):70-80.

House, J. 1981. Estrés laboral y apoyo social. Lectura, Massachusetts: Addison-Wesley.

Hutchins, EL. 1989. Metáforas para sistemas interactivos. En The Structure of Multimodal Dialogue, editado por DG Bouwhuis, MM Taylor y F Néel. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Huuskonen, H, J Juutilainen y H Komulainen. 1993. Efectos de los campos magnéticos de baja frecuencia sobre el desarrollo fetal en ratas. Bioleelectromagnetismo 14(3):205-213.

Infante-Rivard, C, M David, R Gauthier y GE Rivard. 1993. Pérdida del embarazo y horario de trabajo durante el embarazo. Epidemiología 4:73-75.

Institut de recherche en santé et en sécurité du travail (IRSST). 1984. Rapport du groupe de travail sur les terminaux è écran de visualización. Montreal: IRSST.

International Business Machines Corp. (IBM). 1991a. Arquitectura de aplicación de sistemas. Guía de acceso de usuario común: referencia de diseño de interfaz avanzada. White Plains, Nueva York: IBM.

—. 1991b. Arquitectura de aplicación de sistemas. Guía de acceso de usuario común para el diseño de la interfaz de usuario. White Plains, Nueva York: IBM.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1984. Automatización, Organización del Trabajo y Estrés Laboral. Ginebra: OIT.

—. 1986. Edición especial sobre unidades de visualización. Cond Trabajo Excavación .

—. 1989. Trabajando con Unidades de Pantalla Visual. Serie sobre seguridad y salud en el trabajo, núm. 61. Ginebra: OIT.

—. 1991. Privacidad del trabajador. Parte I: Protección de datos personales. Cond Trabajo Dig 10:2.

Organización Internacional de Normalización (ISO). 1992. Requisitos ergonómicos para el trabajo de oficina con terminales de pantalla visual (VDT). Norma ISO 9241. Ginebra: ISO.

Johansson, G y G Aronsson. 1984. Reacciones de estrés en el trabajo administrativo computarizado. J Occup Behav 5:159-181.

Juliussen, E y K Petska-Juliussen. 1994. El Séptimo Almanaque Anual de la Industria Informática 1994-1995. Dallas: Almanaque de la industria informática.

Kalimo, R y A Leppanen. 1985. Retroalimentación de terminales de visualización de video, control de rendimiento y estrés en la preparación de textos en la industria de la impresión. J Ocupe Psicología 58:27-38.

Kanawaty, G. 1979. Introducción al estudio del trabajo. Ginebra: OIT.

Karasek, RA, D Baker, F Marxer, A Ahlbom y R Theorell. 1981. Latitud de decisión laboral, demandas laborales y enfermedades cardiovasculares. En Machine-Pacing and Occupational Stress, editado por G Salvendy y MJ Smith. Londres: Taylor & Francis.

Karat, J. 1988. Metodologías de evaluación de software. En Handbook of Human-Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

Kasl, SV. 1978. Contribuciones epidemiológicas al estudio del estrés laboral. En Stress At Work, editado por CL Cooper y R Payne. Nueva York: Wiley.

Koh, D, CL Goh, J Jeyaratnam, WC Kee y CN Ong. 1991. Quejas dermatológicas entre operadores de unidades de visualización y trabajadores de oficina. Am J Póngase en contacto con Dermatol 2: 136-137.

Kurppa, K, PC Holmberg, K Rantala, T Nurminen, L Saxén y S Hernberg. 1986. Defectos de nacimiento, curso del embarazo y trabajo con unidades de visualización de video. Un estudio de caso-referente finlandés. En Work With Display Units 86: Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con Display Units, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Läubli, T, H Nibel, C Thomas, U Schwanninger y H Krueger. 1989. Méritos de las pruebas periódicas de detección visual en operadores de pantallas de visualización. En Work With Computers, editado por MJ Smith y G Salvendy. Ámsterdam: Elsevier Science.

Levi, L. 1972. Estrés y angustia en respuesta a estímulos psicosociales. Nueva York: Pergamon Press.

Lewis, C y DA Norman. 1986. Diseñando para el error. En Sistema centrado en el usuario: nuevas perspectivas sobre la interacción humano-computadora, editado por DA Norman y SW Draper. Hillsdale, Nueva Jersey: Erlbaum Associates.

Lidén, C. 1990. Alergia de contacto: una causa de dermatitis facial entre los operadores de unidades de visualización. Am J Póngase en contacto con Dermatol 1: 171-176.

Liden, C y JE Wahlberg. 1985. Trabajo con terminales de visualización de video entre empleados de oficina. Scand J Work Environ Health 11:489-493.

Lindbohm, ML, M Hietanen, P Kygornen, M Sallmen, P von Nandelstadh, H Taskinen, M Pekkarinen, M Ylikoski y K Hemminki. 1992. Campos magnéticos de terminales de visualización de video y aborto espontáneo. Am J Epidemiol 136:1041-1051.

Lindström, K. 1991. Bienestar y trabajo mediado por computadora de varios grupos ocupacionales en banca y seguros. Int J Hum Comput Interact 3:339-361.

Mantei, MM y TJ Teorey. 1989. Incorporación de técnicas conductuales en el ciclo de vida del desarrollo de sistemas. MIS Q Septiembre: 257-274.

Marshall, C, C Nelson y MM Gardiner. 1987. Directrices de diseño. En Aplicación de la psicología cognitiva al diseño de interfaz de usuario, editado por MM Gardiner y B Christie. Chichester, Reino Unido: Wiley.

Mayhew, DJ. 1992. Principios y directrices en el diseño de interfaz de usuario de software. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

McDonald, AD, JC McDonald, B Armstrong, N Cherry, AD Nolin y D Robert. 1988. Trabajar con unidades de presentación visual en el embarazo. Brit J Ind Med 45:509-515.

McGivern, RF y RZ Sokol. 1990. La exposición prenatal a un campo electromagnético de baja frecuencia desmasculiniza el comportamiento de marcado de olores de adultos y aumenta el peso de los órganos sexuales accesorios en ratas. Teratología 41:1-8.

Meyer, JJ y A Bousquet. 1990. Incomodidad e incapacidad por deslumbramiento en operadores de VDT. En Work With Display Units 89, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Elsevier Science.

Microsoft Corp. 1992. La interfaz de Windows: una guía de diseño de aplicaciones. Redmond, Washington: Microsoft Corp.

Monje, TH y DI Tepas. 1985. Trabajo por turnos. En Job Stress and Blue Collar Work, editado por CL Cooper y MJ Smith. Nueva York: Wiley.

Morán, TP. 1981. La gramática del lenguaje de comandos: una representación para la interfaz de usuario de los sistemas informáticos de interacción. Int J Man Mach Stud 15:3-50.

—-. 1983. Entrar en un sistema: análisis de mapeo de tareas externas e internas. En Actas de la Conferencia CHI de 1983 sobre factores humanos en sistemas informáticos, 12-15 de diciembre, Boston. Nueva York: ACM.

Moshowitz, A. 1986. Dimensiones sociales de la automatización de oficinas. Cómputo avanzado 25:335-404.

Murray, WE, CE Moss, WH Parr, C Cox, MJ Smith, BFG Cohen, LW Stammerjohn y A Happ. 1981. Peligros potenciales para la salud de las terminales de visualización de video. Informe de investigación de NIOSH 81-129. Cincinnati, Ohio: Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH).

Nielsen, CV y ​​LPA Brandt. 1990. Aborto espontáneo entre mujeres que usan terminales de visualización de video. Scand J Work Environ Health 16:323-328.

—-. 1992. Crecimiento fetal, parto prematuro y mortalidad infantil en relación con el trabajo con terminales de visualización de video durante el embarazo. Scand J Work Environ Health 18:346-350.

Nielsen, J. 1992. El ciclo de vida de la ingeniería de usabilidad. Informática (marzo): 12-22.

—-. 1993. Diseño iterativo de interfaz de usuario. Informática (noviembre): 32-41.

Nielsen, J y RL Mack. 1994. Métodos de inspección de usabilidad. Nueva York: Wiley.

Número especial en los laboratorios de utilidad. 1994. Behav Inf Technol.

Nurminen, T y K Kurppa. 1988. Empleo de oficina, trabajo con terminales de visualización de video y curso de embarazo. Referencia de la experiencia de las madres de un estudio finlandés de referencia de casos de defectos de nacimiento. Scand J Work Environ Health 14:293-298.

Oficina de Evaluación de Tecnología (OTA). 1987. El Supervisor Electrónico: Nueva Tecnología, Nuevas Tensiones. Washington, DC: Imprenta del Gobierno de los Estados Unidos.

Fundación de software abierto. 1990. OSF/Guía de estilo de motivos. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

Ostberg, O y C Nilsson. 1985. Tecnología emergente y estrés. En Job Stress and Blue Collar Work, editado por CL Cooper y MJ Smith. Nueva York: Wiley.

Piotrkowski, CS, BFG Cohen y KE Coray. 1992. Condiciones de trabajo y bienestar entre las trabajadoras de oficina. Int J Hum Comput Interact 4:263-282.

Pot, F, P Padmos y A Brouwers. 1987. Determinantes del bienestar del operador de VDU. In Work With Display Units 86. Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con unidades de visualización, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Preece, J, Y Rogers, H Sharp, D Benyon, S Holland y T Carey. 1994. Interacción hombre-computadora. Lectura, Massachusetts: Addison-Wesley.

Quinter, J y R Elvey. 1990. La hipótesis neurogénica de RSI. Documentos de debate sobre la patología de los trastornos del cuello y de las extremidades superiores relacionados con el trabajo y las implicaciones para el tratamiento, editado por G Bammer. Documento de trabajo No. 24. Canberra: NCEPH, Australian National Univ.

Rasmussen, J. 1986. Procesamiento de información e interacción hombre-máquina. Una aproximación a la Ingeniería Cognitiva. Nueva York: Holanda Septentrional.

Ravden, SJ y GI Johnson. 1989. Evaluación de la usabilidad de las interfaces hombre-computadora: un enfoque práctico. West Sussex, Reino Unido: E Horwood.

—. 1992. Arquitectura de aplicación de sistemas: soporte de comunicaciones comunes. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

Caña, AV. 1982. Estrategias de corrección de errores e interacción humana con sistemas informáticos. En Actas de la Conferencia sobre factores humanos en sistemas informáticos Gaithersburg, Md.: ACM.

Rey, P y A Bousquet. 1989. Tensión visual de los operadores de VDT: lo correcto y lo incorrecto. En Work With Computers, editado por G Salvendy y MJ Smith. Ámsterdam: Elsevier Science.

—. 1990. Estrategias de examen médico de la vista para operadores de VDT. En Work With Display Units 89, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Elsevier Science.

Ringold, HR. 1991. Realidad Virtual. Nueva York: Piedra de toque.

Rich, E. 1983. Los usuarios son individuos: Individualización de modelos de usuarios. Int J Man Mach Stud 18:199-214.

Rivas, L y C Rius. 1985. Efectos de la exposición crónica a campos electromagnéticos débiles en ratones. IRCS Med Sci 13:661-662.

Roberto, JM. 1989. Aprendizaje de un sistema informático mediante exploración sin ayuda. Un ejemplo: El Macintosh. En MACINTER II Man-Computer Interaction Research, editado por F Klix, N Streitz, Y Warren y H Wandke. Ámsterdam: Elsevier.

Robert, JM y JY Fiset. 1992. Concepción y evaluación ergonómica de una interfaz para una lógica de ayuda en el diagnóstico: Une étude de cas. ICO printemps-été:1-7.

Roman, E, V Beral, M Pelerin y C Hermon. 1992. Aborto espontáneo y trabajo con unidades de visualización. Brit J Ind Med 49:507-512.

Rubiño, GF. 1990. Estudio epidemiológico de los trastornos oculares: la investigación multicéntrica italiana. En Work With Display Units 89, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Elsevier Science.

Rumelhart, DE y DA Norman. 1983. Procesos analógicos en el aprendizaje. En Cognitive Skills and Their Acquisition, editado por JR Anderson. Hillsdale, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum.

Ryan, GA y M Bampton. 1988. Comparación de operadores de procesamiento de datos con y sin síntomas en las extremidades superiores. Estudio de Salud Comunitaria 12:63-68.

Ryan, GA, JH Mullerworth y J Pimble. 1984. La prevalencia de lesiones por esfuerzo repetido en operadores de procesos de datos. En Actas de la 21.ª Conferencia Anual de la Sociedad de Ergonomía de Australia y Nueva Zelanda. Sídney.

Sanfort, PC. 1990. Diseño de puestos predictores de estrés en oficinas automatizadas. Behav Inf Technol 9:3-16.

—-. 1991. Estrés, control del trabajo y otros elementos del trabajo: un estudio de trabajadores de oficina. Int J Ind Erg 7:11-23.

Salvendy, G. 1992. Manual de Ingeniería Industrial. Nueva York: Wiley.

Salzinger, K y S Freimark. 1990. Comportamiento operante alterado de ratas adultas después de la exposición perinatal a un campo electromagnético de 60 Hz. Bioleelectromagnetismo 11:105-116.

Sauter, SL, CL Cooper y JJ Hurrell. 1989. Control de Trabajo y Salud del Trabajador. Nueva York: Wiley.

Sauter, SL, MS Gottlieb, KC Jones, NV Dodson y KM Rohrer. 1983a. Implicaciones para el trabajo y la salud del uso de VDT: resultados iniciales del estudio Wisconsin-NIOSH. Comun ACM 26:284-294.

Sauter, SL, MS Gottlieb, KM Rohrer y NV Dodson. 1983b. El bienestar de los usuarios de terminales de visualización de video. Un estudio exploratorio. Cincinnati, Ohio: NIOSH.

Scapin, DL. 1986. Guía ergonómica de concepción de interfaces hombre-máquina. Informe de investigación núm. 77. Le Chesnay, Francia: INRIA.

Schnorr, TM, BA Grajewski, RW Hornung, MJ Thun, GM Egeland, WE Murray, DL Conover y WE Halperin. 1991. Terminales de visualización de video y el riesgo de aborto espontáneo. New Engl J Med 324:727-733.

Shepherd, A. 1989. Análisis y formación en tareas informáticas. En Task Analysis for Human-Computer Interaction, editado por D Diaper. Chichester: E. Horwood.

Shneiderman, B. 1987. Diseño de la interfaz de usuario: estrategias para una interacción eficaz entre humanos y computadoras. Lectura, Massachusetts: Addison-Wesley.

Sjödren, S y A Elfstrom. 1990. Malestar ocular entre 4000 usuarios de VDU. En trabajo con pantalla
Unidades 89, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Elsevier Science.

Smith, MJ. 1987. Estrés laboral. En Handbook of Ergonomics/Human Factors, editado por G Salvendy. Nueva York: Wiley.

Smith, MJ y BC Amick. 1989. Monitoreo electrónico en el lugar de trabajo: implicaciones para el control de los empleados y el estrés laboral. En Job Control and Worker Health, editado por S Sauter, J Hurrel y C Cooper. Nueva York: Wiley.

Smith, MJ, P Carayon y K Miezio. 1987. Tecnología VDT: Preocupaciones psicosociales y de estrés. En Work With Display Units, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Elsevier Science.

Smith, MJ y P Carayon-Sainfort. 1989. Una teoría del equilibrio del diseño del trabajo para la reducción del estrés. Int J Ind Erg 4:67-79.

Smith, MJ, BFG Cohen, LW Stammerjohn y A Happ. 1981. Una investigación de problemas de salud y estrés laboral en operaciones de exhibición de video. Hum factores 23: 387-400.

Smith, MJ, P Carayon, KH Sanders, SY Lim y D LeGrande. 1992a. Monitoreo electrónico del desempeño, diseño de puestos y estrés del trabajador. Appl Ergon 23:17-27.

Smith, MJ, G Salvendy, P Carayon-Sainfort y R Eberts. 1992b. La interacción persona-ordenador. En Handbook of Industrial Engineering, editado por G Salvendy. Nueva York: Wiley.

Smith, SL y SL Mosier. 1986. Directrices para el diseño de software de interfaz de usuario. Informe ESD-TR-278. Bedford, Massachusetts: MITRE.

Subdivisión de Epidemiología de la Comisión de Salud de Australia Meridional. 1984. Síntomas de tensión por repetición y condiciones de trabajo entre los trabajadores del teclado que participan en la entrada de datos o el procesamiento de textos en el servicio público de Australia del Sur. Adelaida: Comisión de Salud de Australia Meridional.

Stammerjohn, LW, MJ Smith y BFG Cohen. 1981. Evaluación de factores de diseño de estaciones de trabajo en operaciones de VDT. Hum factores 23: 401-412.

Stellman, JM, S Klitzman, GC Gordon y BR Snow. 1985. Calidad del aire y ergonomía en la oficina: resultados de la encuesta y cuestiones metodológicas. Am Ind Hyg Assoc J 46:286-293.

—-. 1987a. Comparación del bienestar entre los trabajadores de oficina interactivos que no utilizan máquinas y los usuarios y mecanógrafos de VDT a tiempo completo y parcial. In Work With Display Units 86. Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con unidades de visualización, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

—-. 1987b. Ambiente de trabajo y bienestar de los trabajadores administrativos y de videoterminales. J Ocupe Comportamiento 8:95-114.

Strassman, Pensilvania. 1985. Pago de la información: la transformación del trabajo en la era electrónica. Nueva York: Prensa libre.

Stuchly, M, AJ Ruddick, et al. 1988. Evaluación teratológica de la exposición a campos magnéticos variables en el tiempo. Teratología 38:461-466.

Sun Microsystems Inc. 1990. Mirada abierta. Directrices de estilo de aplicación de interfaz gráfica de usuario. Lectura, Massachusetts: Addison-Wesley.

Swanbeck, G y T Bleeker. 1989. Problemas de la piel por unidades de visualización: provocación de síntomas en la piel en condiciones experimentales. Acta Derm-Venereol 69:46-51.

Taylor, FW. 1911. Los Principios de la Administración Científica. Nueva York: Norton & Co.

Thimbleby, H. 1990. Diseño de interfaz de usuario. Chichester: ACM.

Tikkanen, J y OP Heinonen. 1991. Exposición materna a factores químicos y físicos durante el embarazo y malformaciones cardiovasculares en la descendencia. Teratología 43:591-600.

Tribukait, B y E Cekan. 1987. Efectos de los campos magnéticos pulsados ​​sobre el desarrollo embrionario en ratones. En Work With Display Units 86: Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con Display Units, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Wahlberg, JE y C Liden. 1988. ¿La piel se ve afectada por el trabajo en terminales de visualización? Dermatol Clin 6:81-85.

Waterworth, JA y MH Chignell. 1989. Un manifiesto para la investigación de usabilidad hipermedia. Hipermedia 1:205-234.

Westerholm, P y A Ericson. 1986. Resultado del embarazo y trabajo con pantallas de visualización en una cohorte de empleados de seguros. In Work With Display Units 86. Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con unidades de visualización, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Westlander, G. 1989. Use and non-use of VDTs—Organization of terminal work. En Work With Computers: Organizational, Management, Stress and Health Aspects, editado por MJ Smith y G Salvendy. Ámsterdam: Elsevier Science.

Westlander, G y E Aberg. 1992. Variedad en el trabajo de VDT: un problema para la evaluación en la investigación del entorno laboral. Int J Hum Comput Interact 4:283-302.

Wickens, C. 1992. Ingeniería Psicológica y Desempeño Humano. Nueva York: Harper Collins.

Wiley, MJ y P Corey. 1992. Los efectos de la exposición continua a campos magnéticos de diente de sierra de 20 khz en las camadas de ratones CD-1. Teratología 46:391-398.

Wilson, J y D Rosenberg. 1988. Creación rápida de prototipos para el diseño de interfaz de usuario. En Handbook of Human-Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

Windham, GC, L Fenster, SH Swan y RR Neutra. 1990. Uso de terminales de visualización de video durante el embarazo y el riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer o retraso del crecimiento intrauterino. Am J Ind Med 18:675-688.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1987. Terminales de Visualización y Salud de los Trabajadores. Ginebra: OMS.

—-. 1989. Trabajo con terminales de visualización: Aspectos psicosociales y salud. J Ocupa Med 31:957-968.

Yang, CL y P Carayon. 1993. Efectos de las demandas laborales y el apoyo laboral sobre el estrés del trabajador: un estudio de usuarios de VDT. Tecnología de información de comportamiento.

Joven, JE. 1993. Red mundial. Informática en una Sociedad Sostenible. Washington, DC: Documento de Worldwatch 115.

Joven, RM. 1981. La máquina dentro de la máquina: modelos de calculadoras de bolsillo para usuarios. Int J Man Mach Stud 15:51-85.

Zecca, L, P Ferrario y G Dal Conte. 1985. Estudios toxicológicos y teratológicos en ratas después de la exposición a campos magnéticos pulsados. Bioelectroquímica Bioenerget 14:63-69.

Zuboff, S. 1988. En la era de la máquina inteligente: el futuro del trabajo y la energía. Nueva York: Libros básicos.