Viernes, marzo de 25 2011 04: 00

Problemas oculares y visuales

Valora este artículo
(0 votos)

Ha habido un número comparativamente grande de estudios dedicados a la incomodidad visual en los trabajadores de unidades de visualización (PVD), muchos de los cuales han arrojado resultados contradictorios. De una encuesta a otra, existen discrepancias en la prevalencia informada de los trastornos que van desde prácticamente el 0 por ciento hasta el 80 por ciento o más (Dainoff 1982). Tales diferencias no deben considerarse demasiado sorprendentes porque reflejan la gran cantidad de variables que pueden influir en las quejas de molestias oculares o discapacidad.

Los correctos estudios epidemiológicos de las molestias visuales deben tener en cuenta diversas variables poblacionales, como el sexo, la edad, las deficiencias oculares o el uso de lentes, así como el nivel socioeconómico. La naturaleza del trabajo que se realiza con la pantalla de visualización y las características de la disposición del puesto de trabajo y de la organización del trabajo también son importantes y muchas de estas variables están interrelacionadas.

En la mayoría de los casos, se han utilizado cuestionarios para evaluar las molestias oculares de los operadores de pantallas de visualización. La prevalencia de malestar visual difiere así con el contenido de los cuestionarios y su análisis estadístico. Las preguntas apropiadas para las encuestas se refieren a la extensión de los síntomas de astenopia angustiante que sufren los operadores de pantallas de visualización. Los síntomas de esta condición son bien conocidos y pueden incluir picazón, enrojecimiento, ardor y lagrimeo en los ojos. Estos síntomas están relacionados con la fatiga de la función acomodativa en el ojo. A veces, estos síntomas oculares van acompañados de dolor de cabeza, y el dolor se localiza en la parte frontal de la cabeza. También puede haber alteraciones en la función ocular, con síntomas como visión doble y poder acomodativo reducido. Sin embargo, la agudeza visual en sí rara vez se reduce, siempre que las condiciones de medición se lleven a cabo con un tamaño de pupila constante.

Si una encuesta incluye preguntas generales, como "¿Se siente bien al final de la jornada laboral?" o "¿Alguna vez ha tenido problemas visuales al trabajar con pantallas de visualización?" la prevalencia de respuestas positivas puede ser mayor que cuando se evalúan síntomas únicos relacionados con la astenopía.

Otros síntomas también pueden estar fuertemente asociados a la astenopía. Con frecuencia se encuentran dolores en el cuello, los hombros y los brazos. Hay dos razones principales por las que estos síntomas pueden ocurrir junto con los síntomas oculares. Los músculos del cuello participan en mantener una distancia constante entre el ojo y la pantalla en el trabajo de VDU y el trabajo de VDU tiene dos componentes principales: pantalla y teclado, lo que significa que los hombros, los brazos y los ojos están trabajando al mismo tiempo y, por lo tanto, pueden estar sujeto a tensiones similares relacionadas con el trabajo.

Variables de Usuario Relacionadas con el Confort Visual

Sexo y edad

En la mayoría de las encuestas, las mujeres reportan más molestias en los ojos que los hombres. En un estudio francés, por ejemplo, el 35.6% de las mujeres se quejó de molestias en los ojos, frente al 21.8% de los hombres (nivel de significación pJ 05) (Dorard 1988). En otro estudio (Sjödren y Elfstrom 1990) se observó que si bien la diferencia en el grado de incomodidad entre mujeres (41%) y hombres (24%) era grande, “era más pronunciada para quienes trabajaban de 5 a 8 horas al día”. que para los que trabajan de 1 a 4 horas al día”. Sin embargo, tales diferencias no están necesariamente relacionadas con el sexo, ya que las mujeres y los hombres rara vez comparten tareas similares. Por ejemplo, en una planta de computadoras estudiada, cuando las mujeres y los hombres estaban ocupados en un "trabajo de mujer" tradicional, ambos sexos mostraban la misma cantidad de incomodidad visual. Además, cuando las mujeres trabajaban en “trabajos de hombres” tradicionales, no reportaron más incomodidad que los hombres. En general, independientemente del sexo, el número de quejas visuales entre los trabajadores calificados que usan pantallas de visualización en sus trabajos es mucho menor que el número de quejas de los trabajadores en trabajos no calificados y ajetreados, como la entrada de datos o el procesamiento de textos (Rey y Bousquet 1989). . Algunos de estos datos se dan en la tabla 1.

Tabla 1. Prevalencia de síntomas oculares en 196 operadores de pantallas de visualización según 4 categorías

Tipo de propiedades

Porcentaje de síntomas (%)

Mujeres en trabajos "femeninos"

81

Hombres en trabajos "femeninos"

75

Hombres en trabajos "masculinos"

68

Mujeres en trabajos "masculinos"

65

Fuente: De Dorard 1988 y Rey y Bousquet 1989.

El mayor número de quejas visuales suele surgir en el grupo de 40 a 50 años, probablemente porque es el momento en que los cambios en la capacidad de acomodación del ojo se producen rápidamente. Sin embargo, aunque se percibe que los operadores mayores tienen más problemas visuales que los trabajadores más jóvenes y, como consecuencia, la presbicia (deficiencia de la visión debido al envejecimiento) se cita a menudo como el principal defecto visual asociado con la incomodidad visual en las estaciones de trabajo con pantallas de visualización, es importante considerar que también existe una fuerte asociación entre haber adquirido habilidades avanzadas en el trabajo con pantallas de visualización y la edad. Por lo general, hay una mayor proporción de mujeres mayores entre las operadoras de pantallas de visualización no calificadas, y los trabajadores varones más jóvenes tienden a estar empleados con mayor frecuencia en trabajos calificados. Por lo tanto, antes de que se puedan hacer amplias generalizaciones sobre la edad y los problemas visuales asociados con la pantalla de visualización, las cifras deben ajustarse para tener en cuenta la naturaleza comparativa y el nivel de habilidad del trabajo que se realiza en la pantalla de visualización.

Defectos oculares y lentes correctivos

En general, aproximadamente la mitad de todos los operadores de pantallas de visualización muestran algún tipo de deficiencia ocular y la mayoría de estas personas usan lentes recetados de un tipo u otro. A menudo, las poblaciones de usuarios de pantallas de visualización no difieren de la población activa en lo que respecta a los defectos oculares y la corrección ocular. Por ejemplo, una encuesta (Rubino 1990) realizada entre operadores italianos de pantallas de visualización reveló que aproximadamente el 46 % tenía una visión normal y el 38 % era miope, lo que concuerda con las cifras observadas entre los operadores de pantallas de visualización suizos y franceses (Meyer y Bousquet 1990). Las estimaciones de la prevalencia de los defectos oculares variarán según la técnica de evaluación utilizada (Çakir 1981).

La mayoría de los expertos cree que la presbicia en sí misma no parece tener una influencia significativa en la incidencia de astenopía (cansancio persistente de los ojos). Más bien, parece probable que el uso de lentes inadecuados provoque fatiga ocular y molestias. Existe cierto desacuerdo sobre los efectos en los jóvenes miopes. Rubino no ha observado ningún efecto mientras que, según Meyer y Bousquet (1990), los operadores miopes se quejan fácilmente de una corrección insuficiente de la distancia entre el ojo y la pantalla (normalmente 70 cm). Rubino también ha propuesto que las personas que sufren de una deficiencia en la coordinación de los ojos pueden ser más propensas a sufrir molestias visuales en el trabajo con pantallas de visualización.

Una observación interesante que resultó de un estudio francés que involucró un examen ocular completo realizado por oftalmólogos de 275 operadores de VDU y 65 controles fue que el 32% de los examinados podría mejorar su visión con una buena corrección. En este estudio, el 68 % tenía una visión normal, el 24 % era miope y el 8 % hipermétrope (Boissin et al., 1991). Por lo tanto, aunque los países industrializados están, en general, bien equipados para brindar un excelente cuidado de los ojos, la corrección de los ojos probablemente se descuide por completo o sea inapropiada para quienes trabajan en una pantalla de visualización. Un hallazgo interesante en este estudio fue que se encontraron más casos de conjuntivitis en los operadores de pantallas de visualización (48%) que en los controles. Dado que la conjuntivitis y la mala vista están correlacionadas, esto implica que se necesita una mejor corrección ocular.

Factores físicos y organizacionales que afectan el confort visual

Está claro que para evaluar, corregir y prevenir las molestias visuales en el trabajo con pantallas de visualización es esencial un enfoque que tenga en cuenta los muchos factores diferentes descritos aquí y en otras partes de este capítulo. La fatiga y la incomodidad ocular pueden ser el resultado de dificultades fisiológicas individuales en la acomodación normal y la convergencia en el ojo, por conjuntivitis o por usar anteojos mal corregidos para la distancia. La incomodidad visual puede estar relacionada con el propio puesto de trabajo y también con factores de organización del trabajo como la monotonía y el tiempo dedicado al trabajo con y sin descanso. La iluminación inadecuada, los reflejos en la pantalla, el parpadeo y la luminancia excesiva de los caracteres también pueden aumentar el riesgo de molestias oculares. La Figura 1 ilustra algunos de estos puntos.

Figura 1. Factores que aumentan el riesgo de fatiga ocular entre los trabajadores de pantallas de visualización

VDU030F1

Muchas de las características apropiadas del diseño de la estación de trabajo se describen con más detalle anteriormente en este capítulo.

La mejor distancia de visualización para la comodidad visual que todavía deja suficiente espacio para el teclado parece ser de unos 65 cm. Sin embargo, según muchos expertos, como Akabri y Konz (1991), idealmente, “sería mejor determinar el foco oscuro de un individuo para que las estaciones de trabajo pudieran ajustarse a individuos específicos en lugar de medias de población”. En lo que respecta a los personajes, en general, una buena regla general es "cuanto más grande, mejor". Por lo general, el tamaño de las letras aumenta con el tamaño de la pantalla y siempre se llega a un compromiso entre la legibilidad de las letras y la cantidad de palabras y oraciones que se pueden mostrar en la pantalla al mismo tiempo. La propia pantalla de visualización debe seleccionarse de acuerdo con los requisitos de la tarea y debe tratar de maximizar la comodidad del usuario.

Además del diseño de la estación de trabajo y de la propia pantalla de visualización, está la necesidad de permitir que los ojos descansen. Esto es particularmente importante en trabajos no calificados, en los que la libertad de “movimiento” es generalmente mucho menor que en trabajos calificados. El trabajo de entrada de datos u otras actividades del mismo tipo generalmente se realizan bajo presión de tiempo, a veces incluso acompañadas de supervisión electrónica, que cronometra la salida del operador con mucha precisión. En otros trabajos de VDU interactivos que involucran el uso de bases de datos, los operadores están obligados a esperar una respuesta de la computadora y, por lo tanto, deben permanecer en sus puestos.

Parpadeo y malestar ocular

El parpadeo es el cambio en el brillo de los caracteres en la pantalla a lo largo del tiempo y se describe con más detalle anteriormente. Cuando los caracteres no se actualizan con la frecuencia suficiente, algunos operadores pueden percibir el parpadeo. Los trabajadores más jóvenes pueden verse más afectados ya que su frecuencia de fusión de parpadeo es más alta que la de las personas mayores (Grandjean 1987). La tasa de parpadeo aumenta con el aumento del brillo, que es una de las razones por las que muchos operadores de pantallas de visualización de datos no suelen utilizar todo el rango de brillo de la pantalla que está disponible. En general, una pantalla de visualización con una frecuencia de actualización de al menos 70 Hz debería “ajustarse” a las necesidades visuales de una gran proporción de operadores de pantallas de visualización.

La sensibilidad de los ojos al parpadeo se ve reforzada por el aumento del brillo y el contraste entre el área fluctuante y el área circundante. El tamaño del área fluctuante también afecta la sensibilidad porque cuanto mayor sea el área que se va a ver, mayor será el área de la retina que se estimula. El ángulo con el que la luz del área fluctuante incide en el ojo y la amplitud de modulación del área fluctuante son otras variables importantes.

Cuanto mayor es el usuario de VDU, menos sensible es el ojo porque los ojos mayores son menos transparentes y la retina es menos excitable. Esto también es cierto en las personas enfermas. Hallazgos de laboratorio como estos ayudan a explicar las observaciones realizadas en el campo. Por ejemplo, se ha encontrado que los operadores se ven perturbados por el parpadeo de la pantalla cuando leen documentos en papel (Isensee y Bennett citados en Grandjean 1987), y se ha encontrado que la combinación de fluctuación de la pantalla y la fluctuación de la luz fluorescente es particularmente perturbador.

Luces Solares

El ojo funciona mejor cuando el contraste entre el objetivo visual y su fondo es máximo, como por ejemplo, con una letra negra sobre papel blanco. La eficiencia mejora aún más cuando el borde exterior del campo visual se expone a niveles de brillo ligeramente más bajos. Desafortunadamente, con una VDU la situación es exactamente la contraria, que es una de las razones por las que tantos operadores de VDU tratan de proteger sus ojos contra el exceso de luz.

Los contrastes inapropiados en el brillo y los reflejos desagradables producidos por la luz fluorescente, por ejemplo, pueden generar quejas visuales entre los operadores de pantallas de visualización. En un estudio, el 40% de 409 trabajadores de pantallas de visualización presentaron dichas quejas (Läubli et al., 1989).

Para minimizar los problemas de iluminación, al igual que con las distancias de visualización, la flexibilidad es importante. Uno debería poder adaptar las fuentes de luz a la sensibilidad visual de las personas. Los lugares de trabajo deben proporcionarse para ofrecer a las personas la oportunidad de ajustar su iluminación.

Características del puesto

Los trabajos que se realizan bajo presión de tiempo, sobre todo si son poco cualificados y monótonos, suelen ir acompañados de sensaciones de cansancio general que, a su vez, pueden dar lugar a molestias visuales. En el laboratorio de los autores, se encontró que la incomodidad visual aumentaba con el número de cambios acomodativos que los ojos necesitaban hacer para realizar la tarea. Esto ocurría más a menudo en la entrada de datos o el procesamiento de textos que en las tareas que implicaban diálogos con la computadora. Los trabajos que son sedentarios y brindan pocas oportunidades para moverse también brindan menos oportunidades para la recuperación muscular y, por lo tanto, aumentan la probabilidad de molestias visuales.

organización del trabajo

La incomodidad de los ojos es solo un aspecto de los problemas físicos y mentales que pueden estar asociados con muchos trabajos, como se describe con más detalle en otra parte de este capítulo. No es de extrañar, por tanto, encontrar una alta correlación entre el nivel de malestar ocular y la satisfacción laboral. Aunque el trabajo nocturno aún no se practica de forma generalizada en el trabajo de oficina, sus efectos sobre las molestias oculares en el trabajo con pantallas de visualización pueden ser inesperados. Esto se debe a que, aunque todavía hay pocos datos disponibles para confirmar esto, por un lado, la capacidad de los ojos durante el turno de noche puede estar algo disminuida y, por lo tanto, más vulnerable a los efectos de las pantallas de visualización, mientras que, por otro lado, el entorno de iluminación es más fácil. ajustarse sin perturbaciones de la iluminación natural, siempre que se eliminen los reflejos de las lámparas fluorescentes en las ventanas oscuras.

Las personas que utilizan pantallas de visualización para trabajar en casa deben asegurarse de contar con el equipo y las condiciones de iluminación adecuados para evitar los factores ambientales adversos que se encuentran en muchos lugares de trabajo formales.

Vigilancia médica

Ningún agente peligroso en particular ha sido identificado como un riesgo visual. La astenopía entre los operadores de pantallas de visualización parece ser más bien un fenómeno agudo, aunque existe la creencia de que puede producirse una tensión sostenida de acomodación. A diferencia de muchas otras enfermedades crónicas, el “paciente” suele notar muy pronto la falta de adaptación al trabajo de las pantallas de visualización, y es más probable que busque atención médica que los trabajadores en otras situaciones laborales. Después de tales visitas, a menudo se recetan anteojos, pero lamentablemente a veces no se adaptan bien a las necesidades del lugar de trabajo que se han descrito aquí. Es esencial que los médicos estén especialmente capacitados para atender a los pacientes que trabajan con pantallas de visualización. Se ha creado un curso especial, por ejemplo, en el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zúrich solo para este propósito.

Los siguientes factores deben tenerse en cuenta al cuidar a los trabajadores de pantallas de visualización. En comparación con el trabajo de oficina tradicional, la distancia entre el ojo y el objetivo visual, la pantalla, suele ser de 50 a 70 cm y no se puede modificar. Por lo tanto, se deben recetar lentes que tengan en cuenta esta distancia constante de visualización. Los lentes bifocales son inapropiados porque requerirán una dolorosa extensión del cuello para que el usuario pueda leer la pantalla. Los lentes multifocales son mejores, pero como limitan los movimientos rápidos de los ojos, su uso puede generar más movimientos de la cabeza, lo que produce una tensión adicional.

La corrección ocular debe ser lo más precisa posible, teniendo en cuenta los defectos visuales más leves (p. ej., astigmatismo) y también la distancia de visualización de la pantalla de visualización. No se deben prescribir anteojos polarizados que reduzcan el nivel de iluminación en el centro del campo visual. Los anteojos parcialmente polarizados no son útiles, ya que los ojos en el lugar de trabajo siempre se mueven en todas direcciones. Sin embargo, ofrecer anteojos especiales a los empleados no debe significar que se puedan ignorar otras quejas de molestias visuales por parte de los trabajadores, ya que las quejas podrían estar justificadas por un diseño ergonómico deficiente del puesto de trabajo y del equipo.

Cabe decir, finalmente, que los operarios que más molestias sufren son aquellos que necesitan niveles elevados de iluminación para trabajos de detalle y que, al mismo tiempo, tienen una mayor sensibilidad al deslumbramiento. Los operadores con ojos subcorregidos mostrarán una tendencia a acercarse a la pantalla para obtener más luz y, de esta manera, estarán más expuestos al parpadeo.

Cribado y prevención secundaria

Los principios habituales de prevención secundaria en salud pública son aplicables al entorno laboral. Por lo tanto, la detección debe centrarse en los peligros conocidos y es más útil para enfermedades con largos períodos de latencia. La detección debe realizarse antes de cualquier evidencia de enfermedad prevenible y solo son útiles las pruebas con alta sensibilidad, alta especificidad y alto poder predictivo. Los resultados de los exámenes de detección se pueden utilizar para evaluar el grado de exposición tanto de individuos como de grupos.

Dado que nunca se han identificado efectos adversos graves en el ojo en el trabajo con pantallas de visualización, y dado que no se han detectado niveles peligrosos de radiaciones asociadas con problemas visuales, se acordó que no hay indicios de que el trabajo con pantallas de visualización “causará enfermedades o daños”. al ojo” (OMS 1987). La fatiga ocular y la incomodidad de los ojos que se ha informado que ocurren en los operadores de pantallas de visualización no son los tipos de efectos en la salud que generalmente forman la base para la vigilancia médica en un programa de prevención secundaria.

Sin embargo, los exámenes médicos visuales previos al empleo de los operadores de pantallas de visualización están generalizados en la mayoría de los países miembros de la Organización Internacional del Trabajo, un requisito respaldado por sindicatos y empleadores (OIT 1986). En muchos países europeos (incluidos Francia, los Países Bajos y el Reino Unido), la vigilancia médica para los operadores de pantallas de visualización, incluidas las pruebas oculares, también se ha instituido después de la emisión de la Directiva 90/270/EEC sobre el trabajo con equipos con pantallas de visualización.

Si se va a establecer un programa para la vigilancia médica de los operadores de pantallas de visualización, además de decidir sobre el contenido del programa de detección y los procedimientos de prueba apropiados, se deben abordar los siguientes aspectos:

  • ¿Cuál es el significado de la vigilancia y cómo deben interpretarse sus resultados?
  • ¿Todos los operadores de pantallas de visualización necesitan vigilancia?
  • ¿Algunos de los efectos oculares que se observan son apropiados para un programa de prevención secundaria?

 

La mayoría de las pruebas de detección visual de rutina disponibles para el médico ocupacional tienen poca sensibilidad y poder predictivo para el malestar ocular asociado con el trabajo con pantallas de visualización (Rey y Bousquet 1990). Las gráficas de prueba visual de Snellen son particularmente inapropiadas para la medición de la agudeza visual de los operadores de pantallas de visualización y para predecir su malestar ocular. En los gráficos de Snellen, los objetivos visuales son letras oscuras y precisas sobre un fondo claro y bien iluminado, que no se parecen en nada a las condiciones típicas de visualización de VDU. De hecho, debido a la inaplicabilidad de otros métodos, los autores han desarrollado un procedimiento de prueba (el dispositivo C45) que simula las condiciones de lectura e iluminación de un lugar de trabajo con pantallas de visualización. Desafortunadamente, esto sigue siendo por el momento una configuración de laboratorio. Sin embargo, es importante darse cuenta de que los exámenes de detección no reemplazan un lugar de trabajo bien diseñado y una buena organización del trabajo.

Estrategias ergonómicas para reducir las molestias visuales

Aunque no se ha demostrado que el cribado ocular sistemático y las visitas sistemáticas al oftalmólogo sean eficaces para reducir la sintomatología visual, se han incorporado ampliamente en los programas de salud ocupacional para los trabajadores de pantallas de visualización. Una estrategia más rentable podría incluir un análisis ergonómico intensivo tanto del trabajo como del lugar de trabajo. Los trabajadores con enfermedades oculares conocidas deben tratar de evitar el trabajo intensivo con pantallas de visualización tanto como sea posible. La visión mal corregida es otra causa potencial de quejas del operador y debe investigarse si ocurren tales quejas. La mejora de la ergonomía del lugar de trabajo, que podría incluir proporcionar un ángulo de lectura bajo para evitar una disminución del parpadeo y la extensión del cuello, y brindar la oportunidad de descansar y moverse en el trabajo, son otras estrategias efectivas. Los nuevos dispositivos, con teclados separados, permiten ajustar las distancias. La VDU también se puede hacer para que sea móvil, como colocándola en un brazo móvil. De este modo, se reducirá la fatiga ocular al permitir cambios en la distancia de visualización que coincidan con las correcciones del ojo. A menudo, los pasos que se toman para reducir el dolor muscular en los brazos, los hombros y la espalda permitirán al mismo tiempo que el ergonomista reduzca la tensión visual. Además del diseño del equipo, la calidad del aire puede afectar la vista. El aire seco provoca sequedad en los ojos, por lo que se necesita una humidificación adecuada.

En general, deben abordarse las siguientes variables físicas:

  • la distancia entre la pantalla y el ojo
  • el ángulo de lectura, que determina la posición de la cabeza y el cuello
  • la distancia a las paredes y ventanas
  • la calidad de los documentos en papel (a menudo muy mala)
  • Luminancias de pantalla y alrededores (para iluminación artificial y natural)
  • efectos de parpadeo
  • fuentes de deslumbramiento y reflejos
  • el nivel de humedad.

 

Entre las variables organizacionales que se deben abordar en la mejora de las condiciones de trabajo visual se encuentran:

  • contenido de la tarea, nivel de responsabilidad
  • horarios, trabajo nocturno, duración del trabajo
  • libertad de “moverse”
  • trabajos de tiempo completo o de medio tiempo, etc.

 

back

Leer 8440 veces Ultima modificacion el Miércoles, agosto 17 2011 19: 52

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de unidades de pantalla visual

Akabri, M y S Konz. 1991. Distancia de visualización para trabajo VDT. En Designing For Everyone, editado por Y Queinnec y F Daniellou. Londres: Taylor & Francis.

Apple Computer Co. 1987. Pautas de interfaz humana de Apple. La interfaz de escritorio de Apple. Waltham, Mass.: Addison-Wesley.

Amick, BC y MJ Smith. 1992. Estrés, sistemas de medición y monitoreo del trabajo basados ​​en computadora: una descripción general conceptual. Aplicación Ergon 23(1):6-16.

Bammer, G. 1987. Cómo el cambio tecnológico puede aumentar el riesgo de lesiones por movimientos repetitivos. Seminarios Occup Med 2:25-30.

—. 1990. Revisión del conocimiento actual -Problemas musculoesqueléticos. En Work With Display Units 89: artículos seleccionados de la conferencia Work with Display Units, septiembre de 1989, Montreal, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Bammer, G y B Martin. 1988. Los argumentos sobre RSI: un examen. Estudio de salud comunitaria 12: 348-358.

—. 1992. Lesión por tensión de repetición en Australia: conocimiento médico, movimiento social y partidismo de facto. Problema Social 39:301-319.

Bastien, JMC y DL Scapin. 1993. Criterios ergonómicos para la evaluación de interfaces hombre-computadora. Informe técnico n. 156, Programa 3 Inteligencia artificial, sistemas cognitivos e interacción hombre-máquina. Francia: INRIA.

Berg, M. 1988. Problemas de la piel en trabajadores que usan terminales de visualización: un estudio de 201 pacientes. Póngase en contacto con Dermat 19:335-341.

—-. 1989. Problemas de la piel facial y trabajo en unidades de visualización. Estudios epidemiológicos, clínicos e histopatológicos. Acta Derm-Venereol Supl. 150:1-40.

Berg, M, MA Hedblad y K Erkhardt. 1990. Problemas de la piel facial y trabajo en unidades de visualización: un estudio histopatológico. Acta Derm-Venereol 70:216-220.

Berg, M, S Liden y O Axelson. 1990. Problemas de la piel y trabajo en unidades de visualización: un estudio epidemiológico de los empleados de oficina. J Am Acad Dermatol 22:621-625.

Berg, M, BB Arnetz, S Lidén, P Eneroth y A Kallner. 1992. Technoestrés, un estudio psicofisiológico de empleados con problemas cutáneos asociados a pantallas de visualización. J Ocupa Med 34:698-701.

Bergqvist, U. 1986. Embarazo y trabajo con VDT ​​- Una evaluación del estado del arte. En Work With Display Units 86: Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con Display Units, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Bikson, TK. 1987. Comprender la implementación de la tecnología de oficina. En Tecnología y Transformación del Trabajo de Cuello Blanco, editado por RE Kraut. Hillsdale, Nueva Jersey: Erlbaum Associates.

Bjerkedal, T y J Egenaes. 1986. Terminales de visualización de video y defectos de nacimiento. Un estudio de los resultados del embarazo de los empleados del Postal-Giro-Center, Oslo, Noruega. En Work With Display Units 86: Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con Display Units, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Blackwell, R y A Chang. 1988. Terminales de visualización de video y embarazo. Una revisión. Brit J Obstet Gynaec 95:446-453.

Blignault, I. 1985. Aspectos psicosociales de los trastornos por uso excesivo ocupacional. Tesis de Maestría en Psicología Clínica, Departamento de Psicología, Universidad Nacional de Australia, Canberra ACT.

Boissin, JP, J Mur, JL Richard y J Tanguy. 1991. Estudio de los factores de fatiga al trabajar en una pantalla de visualización. En Designing for Everyone, editado por Y Queinnec y F Daniellou. Londres: Taylor & Francis.

Bradley, G. 1983. Efectos de la informatización en el ambiente de trabajo y la salud: Desde una perspectiva de igualdad entre sexos. Ocupar Enfermería en Salud :35-39.

—. 1989. Computadoras y el Entorno Psicológico. Londres: Taylor & Francis.
Bramwell, RS y MJ Davidson. 1994. Unidades de visualización y resultado del embarazo: un estudio prospectivo. J Psychosom Obstet Gynecol 14(3):197-210.

Brandt, LPA y CV Nielsen. 1990. Malformaciones congénitas entre hijos de mujeres que trabajan con terminales de visualización de video. Scand J Work Environ Health 16:329-333.

—. 1992. La fecundidad y el uso de terminales de visualización de video. Scand J Work Environ Health 18:298-301.

Breslow, L y P Buell. 1960. Mortalidad y enfermedad coronaria y actividad física en el trabajo en California. J Crónicas Dis 11:615-626.

Broadbeck, FC, D Zapf, J Prumper y M Frese. 1993. Manejo de errores en el trabajo de oficina con computadoras: un estudio de campo. J Occup Organ Psychol 66:303-317.

Marrón, LMC. 1988. Pautas de interfaz hombre-computadora. Norwood, Nueva Jersey: Ablex.

Bryant, HE y EJ Amor. 1989. Uso de terminales de visualización de video y riesgo de aborto espontáneo. Int J Epidemiol 18:132-138.

Çakir, A. 1981. Belastung und Beanspruching bei Biuldschirmtätigkeiten. En Schriften zur Arbeitspychologie, editado por M Frese. Berna: Huber.

Çakir, A, D Hart y TFM Stewart. 1979. El Manual de VDT. Darmstadt: Asociación de Investigación Inca-Fiej.

Carayón, P. 1993a. Diseño de puestos y estrés laboral en trabajadores de oficina. Ergonomía 36:463-477.

—. 1993b. Efecto del monitoreo electrónico del desempeño en el diseño del trabajo y el estrés del trabajador: una revisión de la literatura y el modelo conceptual. Hum Factors 35(3):385-396.

Carayon-Sainfort, P. 1992. El uso de computadoras en las oficinas: Impacto en las características de la tarea y el estrés del trabajador. Int J Hum Comput Interact 4:245-261.

Carmichael, AJ y DL Roberts. 1992. Unidades de presentación visual y erupciones faciales. Contacto Dermat 26:63-64.

Carroll, JM y MB Rosson. 1988. Paradoja del usuario activo. En Pensamiento Interconectado. Aspectos cognitivos de la interacción humano-computadora, editado por JM Carroll. Cambridge: Bradford.

Cohen, ML, JF Arroyo, GD Champion y CD Browne. 1992. En busca de la patogenia del síndrome de dolor cervicobraquial refractario. Una deconstrucción del fenómeno RSI. Med J Austral 156:432-436.

Cohen, S y N Weinstein. 1981. Efectos no auditivos del ruido sobre el comportamiento y la salud. J Soc Ediciones 37: 36-70.

Cooper, CL y J Marshall. 1976. Fuentes ocupacionales de estrés: una revisión de la literatura relacionada con la enfermedad cardíaca coronaria y la mala salud mental. J Ocupe Psicología 49:11-28.

Dainoff, MG. 1982. Factores de estrés ocupacional en la operación de VDT: una revisión de la investigación empírica en el comportamiento y la tecnología de la información. Londres: Taylor & Francis.

Desmarais, MC, L Giroux y L Larochelle. 1993. Una interfaz de asesoramiento basada en el reconocimiento del plan y la evaluación del conocimiento del usuario. Int J Man Mach Stud 39:901-924.

Dorard, G. 1988. Place et validité des tests oftalmológicos en el estudio de la fatiga visuelle engendrée par le travail sur écran. Grenoble: Faculté de médecine, Univ. de Grenoble.

Egan, DE. 1988. Diferencias individuales en la interacción humano-computadora. En Handbook of Human-Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

Ellinger, S, W Karmaus, H Kaupen-Haas, KH Schäfer, G Schienstock y E Sonn. 1982. 1982 Arbeitsbedingungen, gesundheitsverhalten und rheumatische Erkrankungen. Hamburgo: Medizinische Soziologie, Univ. Hamburgo.

Ericson, A y B Kallen. 1986. Un estudio epidemiológico del trabajo con pantallas de video y el resultado del embarazo: II. Un estudio de casos y controles. Am J Ind Med 9:459-475.

franco, al. 1983. Efectos sobre la salud después de la exposición ocupacional a terminales de visualización de video. Lexington, Ky: Departamento de Medicina Preventiva y Salud Ambiental.

Frese, M. 1987. Interacción humano-computadora en la oficina. En International Review of Industrial and Organizational Psychology, editado por CL Cooper. Nueva York: Wiley.

Frölén, H y NM Svedenstål. 1993. Efectos de los campos magnéticos pulsados ​​en el embrión de ratón en desarrollo. Bioleelectromagnetismo 14:197-204.

Fry, HJH. 1992. Síndrome de uso excesivo y el concepto de uso excesivo. Documentos de debate sobre la patología de los trastornos del cuello y de las extremidades superiores relacionados con el trabajo y las implicaciones para el tratamiento, editado por G Bammer. Documento de trabajo No. 32. Canberra: NCEPH, Australian National Univ.

Gaines, BR y MLG Shaw. 1986. Del tiempo compartido a la sexta generación: El desarrollo de la interacción humano-computadora. Parte I. Int J Man Mach Stud 24:1-27.

Gardell, B. 1971. Alienación y salud mental en el entorno industrial moderno. En Society, Stress, and Disease, editado por L Levi. Oxford: OUP.

Goldhaber, MK, MR Polen y RA Hiatt. 1988. El riesgo de aborto espontáneo y defectos de nacimiento entre las mujeres que utilizan terminales de visualización durante el embarazo. Am J Ind Med 13:695-706.

Goul, JD. 1988. Cómo diseñar sistemas utilizables. En Handbook of Human Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

Gould, JD y C Lewis. 1983. Diseño para la usabilidad: principios clave y lo que piensan los diseñadores. En Actas de la Conferencia CHI de 1983 sobre factores humanos en sistemas informáticos, 12 de diciembre, Boston. Nueva York: ACM.

Grandjean, E. 1987. Ergonomía en Oficinas Computarizadas. Londres: Taylor & Francis.

Hackman, JR y GR Oldham. 1976. Motivación a través del diseño del trabajo: Ensayo de una teoría. Organ Behav Hum Realizar 16: 250-279.

Hagberg, M, Å Kilbom, P Buckle, L Fine, T Itani, T Laubli, H Riihimaki, B Silverstein, G Sjogaard, S Snook y E Viikari-Juntura. 1993. Estrategias para la prevención de los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo. Appl Ergon 24:64-67.

Halasz, F y TP Moran. 1982. Analogía considerada dañina. En Actas de la Conferencia sobre factores humanos en sistemas informáticos. Gaithersburg, Maryland: ACM Press.

Hartson, HR y EC Smith. 1991. Creación rápida de prototipos en el desarrollo de interfaces humano-computadora. Interact Comput 3(1):51-91.

Hedge, A, WA Erickson y G Rubin. 1992. Efectos de los factores personales y ocupacionales en los informes del síndrome del edificio enfermo en oficinas con aire acondicionado. En Stress and Well-Being At Work-Assessments and Interventions for Occupational Mental Health, editado por JC Quick, LR Murphy y JJ Hurrell Jr. Washington, DC: Asociación Estadounidense de Psicología.

Helme, RD, SA LeVasseur y SJ Gibson. 1992. RSI revisado: Evidencia de diferencias psicológicas y fisiológicas de un grupo de control emparejado por edad, sexo y ocupación. Aust NZ J Med 22:23-29.

Herzberg, F. 1974. El viejo turco sabio. Harvard Bus Rev (septiembre/octubre):70-80.

House, J. 1981. Estrés laboral y apoyo social. Lectura, Massachusetts: Addison-Wesley.

Hutchins, EL. 1989. Metáforas para sistemas interactivos. En The Structure of Multimodal Dialogue, editado por DG Bouwhuis, MM Taylor y F Néel. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Huuskonen, H, J Juutilainen y H Komulainen. 1993. Efectos de los campos magnéticos de baja frecuencia sobre el desarrollo fetal en ratas. Bioleelectromagnetismo 14(3):205-213.

Infante-Rivard, C, M David, R Gauthier y GE Rivard. 1993. Pérdida del embarazo y horario de trabajo durante el embarazo. Epidemiología 4:73-75.

Institut de recherche en santé et en sécurité du travail (IRSST). 1984. Rapport du groupe de travail sur les terminaux è écran de visualización. Montreal: IRSST.

International Business Machines Corp. (IBM). 1991a. Arquitectura de aplicación de sistemas. Guía de acceso de usuario común: referencia de diseño de interfaz avanzada. White Plains, Nueva York: IBM.

—. 1991b. Arquitectura de aplicación de sistemas. Guía de acceso de usuario común para el diseño de la interfaz de usuario. White Plains, Nueva York: IBM.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1984. Automatización, Organización del Trabajo y Estrés Laboral. Ginebra: OIT.

—. 1986. Edición especial sobre unidades de visualización. Cond Trabajo Excavación .

—. 1989. Trabajando con Unidades de Pantalla Visual. Serie sobre seguridad y salud en el trabajo, núm. 61. Ginebra: OIT.

—. 1991. Privacidad del trabajador. Parte I: Protección de datos personales. Cond Trabajo Dig 10:2.

Organización Internacional de Normalización (ISO). 1992. Requisitos ergonómicos para el trabajo de oficina con terminales de pantalla visual (VDT). Norma ISO 9241. Ginebra: ISO.

Johansson, G y G Aronsson. 1984. Reacciones de estrés en el trabajo administrativo computarizado. J Occup Behav 5:159-181.

Juliussen, E y K Petska-Juliussen. 1994. El Séptimo Almanaque Anual de la Industria Informática 1994-1995. Dallas: Almanaque de la industria informática.

Kalimo, R y A Leppanen. 1985. Retroalimentación de terminales de visualización de video, control de rendimiento y estrés en la preparación de textos en la industria de la impresión. J Ocupe Psicología 58:27-38.

Kanawaty, G. 1979. Introducción al estudio del trabajo. Ginebra: OIT.

Karasek, RA, D Baker, F Marxer, A Ahlbom y R Theorell. 1981. Latitud de decisión laboral, demandas laborales y enfermedades cardiovasculares. En Machine-Pacing and Occupational Stress, editado por G Salvendy y MJ Smith. Londres: Taylor & Francis.

Karat, J. 1988. Metodologías de evaluación de software. En Handbook of Human-Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

Kasl, SV. 1978. Contribuciones epidemiológicas al estudio del estrés laboral. En Stress At Work, editado por CL Cooper y R Payne. Nueva York: Wiley.

Koh, D, CL Goh, J Jeyaratnam, WC Kee y CN Ong. 1991. Quejas dermatológicas entre operadores de unidades de visualización y trabajadores de oficina. Am J Póngase en contacto con Dermatol 2: 136-137.

Kurppa, K, PC Holmberg, K Rantala, T Nurminen, L Saxén y S Hernberg. 1986. Defectos de nacimiento, curso del embarazo y trabajo con unidades de visualización de video. Un estudio de caso-referente finlandés. En Work With Display Units 86: Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con Display Units, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Läubli, T, H Nibel, C Thomas, U Schwanninger y H Krueger. 1989. Méritos de las pruebas periódicas de detección visual en operadores de pantallas de visualización. En Work With Computers, editado por MJ Smith y G Salvendy. Ámsterdam: Elsevier Science.

Levi, L. 1972. Estrés y angustia en respuesta a estímulos psicosociales. Nueva York: Pergamon Press.

Lewis, C y DA Norman. 1986. Diseñando para el error. En Sistema centrado en el usuario: nuevas perspectivas sobre la interacción humano-computadora, editado por DA Norman y SW Draper. Hillsdale, Nueva Jersey: Erlbaum Associates.

Lidén, C. 1990. Alergia de contacto: una causa de dermatitis facial entre los operadores de unidades de visualización. Am J Póngase en contacto con Dermatol 1: 171-176.

Liden, C y JE Wahlberg. 1985. Trabajo con terminales de visualización de video entre empleados de oficina. Scand J Work Environ Health 11:489-493.

Lindbohm, ML, M Hietanen, P Kygornen, M Sallmen, P von Nandelstadh, H Taskinen, M Pekkarinen, M Ylikoski y K Hemminki. 1992. Campos magnéticos de terminales de visualización de video y aborto espontáneo. Am J Epidemiol 136:1041-1051.

Lindström, K. 1991. Bienestar y trabajo mediado por computadora de varios grupos ocupacionales en banca y seguros. Int J Hum Comput Interact 3:339-361.

Mantei, MM y TJ Teorey. 1989. Incorporación de técnicas conductuales en el ciclo de vida del desarrollo de sistemas. MIS Q Septiembre: 257-274.

Marshall, C, C Nelson y MM Gardiner. 1987. Directrices de diseño. En Aplicación de la psicología cognitiva al diseño de interfaz de usuario, editado por MM Gardiner y B Christie. Chichester, Reino Unido: Wiley.

Mayhew, DJ. 1992. Principios y directrices en el diseño de interfaz de usuario de software. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

McDonald, AD, JC McDonald, B Armstrong, N Cherry, AD Nolin y D Robert. 1988. Trabajar con unidades de presentación visual en el embarazo. Brit J Ind Med 45:509-515.

McGivern, RF y RZ Sokol. 1990. La exposición prenatal a un campo electromagnético de baja frecuencia desmasculiniza el comportamiento de marcado de olores de adultos y aumenta el peso de los órganos sexuales accesorios en ratas. Teratología 41:1-8.

Meyer, JJ y A Bousquet. 1990. Incomodidad e incapacidad por deslumbramiento en operadores de VDT. En Work With Display Units 89, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Elsevier Science.

Microsoft Corp. 1992. La interfaz de Windows: una guía de diseño de aplicaciones. Redmond, Washington: Microsoft Corp.

Monje, TH y DI Tepas. 1985. Trabajo por turnos. En Job Stress and Blue Collar Work, editado por CL Cooper y MJ Smith. Nueva York: Wiley.

Morán, TP. 1981. La gramática del lenguaje de comandos: una representación para la interfaz de usuario de los sistemas informáticos de interacción. Int J Man Mach Stud 15:3-50.

—-. 1983. Entrar en un sistema: análisis de mapeo de tareas externas e internas. En Actas de la Conferencia CHI de 1983 sobre factores humanos en sistemas informáticos, 12-15 de diciembre, Boston. Nueva York: ACM.

Moshowitz, A. 1986. Dimensiones sociales de la automatización de oficinas. Cómputo avanzado 25:335-404.

Murray, WE, CE Moss, WH Parr, C Cox, MJ Smith, BFG Cohen, LW Stammerjohn y A Happ. 1981. Peligros potenciales para la salud de las terminales de visualización de video. Informe de investigación de NIOSH 81-129. Cincinnati, Ohio: Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH).

Nielsen, CV y ​​LPA Brandt. 1990. Aborto espontáneo entre mujeres que usan terminales de visualización de video. Scand J Work Environ Health 16:323-328.

—-. 1992. Crecimiento fetal, parto prematuro y mortalidad infantil en relación con el trabajo con terminales de visualización de video durante el embarazo. Scand J Work Environ Health 18:346-350.

Nielsen, J. 1992. El ciclo de vida de la ingeniería de usabilidad. Informática (marzo): 12-22.

—-. 1993. Diseño iterativo de interfaz de usuario. Informática (noviembre): 32-41.

Nielsen, J y RL Mack. 1994. Métodos de inspección de usabilidad. Nueva York: Wiley.

Número especial en los laboratorios de utilidad. 1994. Behav Inf Technol.

Nurminen, T y K Kurppa. 1988. Empleo de oficina, trabajo con terminales de visualización de video y curso de embarazo. Referencia de la experiencia de las madres de un estudio finlandés de referencia de casos de defectos de nacimiento. Scand J Work Environ Health 14:293-298.

Oficina de Evaluación de Tecnología (OTA). 1987. El Supervisor Electrónico: Nueva Tecnología, Nuevas Tensiones. Washington, DC: Imprenta del Gobierno de los Estados Unidos.

Fundación de software abierto. 1990. OSF/Guía de estilo de motivos. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

Ostberg, O y C Nilsson. 1985. Tecnología emergente y estrés. En Job Stress and Blue Collar Work, editado por CL Cooper y MJ Smith. Nueva York: Wiley.

Piotrkowski, CS, BFG Cohen y KE Coray. 1992. Condiciones de trabajo y bienestar entre las trabajadoras de oficina. Int J Hum Comput Interact 4:263-282.

Pot, F, P Padmos y A Brouwers. 1987. Determinantes del bienestar del operador de VDU. In Work With Display Units 86. Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con unidades de visualización, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Preece, J, Y Rogers, H Sharp, D Benyon, S Holland y T Carey. 1994. Interacción hombre-computadora. Lectura, Massachusetts: Addison-Wesley.

Quinter, J y R Elvey. 1990. La hipótesis neurogénica de RSI. Documentos de debate sobre la patología de los trastornos del cuello y de las extremidades superiores relacionados con el trabajo y las implicaciones para el tratamiento, editado por G Bammer. Documento de trabajo No. 24. Canberra: NCEPH, Australian National Univ.

Rasmussen, J. 1986. Procesamiento de información e interacción hombre-máquina. Una aproximación a la Ingeniería Cognitiva. Nueva York: Holanda Septentrional.

Ravden, SJ y GI Johnson. 1989. Evaluación de la usabilidad de las interfaces hombre-computadora: un enfoque práctico. West Sussex, Reino Unido: E Horwood.

—. 1992. Arquitectura de aplicación de sistemas: soporte de comunicaciones comunes. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

Caña, AV. 1982. Estrategias de corrección de errores e interacción humana con sistemas informáticos. En Actas de la Conferencia sobre factores humanos en sistemas informáticos Gaithersburg, Md.: ACM.

Rey, P y A Bousquet. 1989. Tensión visual de los operadores de VDT: lo correcto y lo incorrecto. En Work With Computers, editado por G Salvendy y MJ Smith. Ámsterdam: Elsevier Science.

—. 1990. Estrategias de examen médico de la vista para operadores de VDT. En Work With Display Units 89, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Elsevier Science.

Ringold, HR. 1991. Realidad Virtual. Nueva York: Piedra de toque.

Rich, E. 1983. Los usuarios son individuos: Individualización de modelos de usuarios. Int J Man Mach Stud 18:199-214.

Rivas, L y C Rius. 1985. Efectos de la exposición crónica a campos electromagnéticos débiles en ratones. IRCS Med Sci 13:661-662.

Roberto, JM. 1989. Aprendizaje de un sistema informático mediante exploración sin ayuda. Un ejemplo: El Macintosh. En MACINTER II Man-Computer Interaction Research, editado por F Klix, N Streitz, Y Warren y H Wandke. Ámsterdam: Elsevier.

Robert, JM y JY Fiset. 1992. Concepción y evaluación ergonómica de una interfaz para una lógica de ayuda en el diagnóstico: Une étude de cas. ICO printemps-été:1-7.

Roman, E, V Beral, M Pelerin y C Hermon. 1992. Aborto espontáneo y trabajo con unidades de visualización. Brit J Ind Med 49:507-512.

Rubiño, GF. 1990. Estudio epidemiológico de los trastornos oculares: la investigación multicéntrica italiana. En Work With Display Units 89, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Elsevier Science.

Rumelhart, DE y DA Norman. 1983. Procesos analógicos en el aprendizaje. En Cognitive Skills and Their Acquisition, editado por JR Anderson. Hillsdale, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum.

Ryan, GA y M Bampton. 1988. Comparación de operadores de procesamiento de datos con y sin síntomas en las extremidades superiores. Estudio de Salud Comunitaria 12:63-68.

Ryan, GA, JH Mullerworth y J Pimble. 1984. La prevalencia de lesiones por esfuerzo repetido en operadores de procesos de datos. En Actas de la 21.ª Conferencia Anual de la Sociedad de Ergonomía de Australia y Nueva Zelanda. Sídney.

Sanfort, PC. 1990. Diseño de puestos predictores de estrés en oficinas automatizadas. Behav Inf Technol 9:3-16.

—-. 1991. Estrés, control del trabajo y otros elementos del trabajo: un estudio de trabajadores de oficina. Int J Ind Erg 7:11-23.

Salvendy, G. 1992. Manual de Ingeniería Industrial. Nueva York: Wiley.

Salzinger, K y S Freimark. 1990. Comportamiento operante alterado de ratas adultas después de la exposición perinatal a un campo electromagnético de 60 Hz. Bioleelectromagnetismo 11:105-116.

Sauter, SL, CL Cooper y JJ Hurrell. 1989. Control de Trabajo y Salud del Trabajador. Nueva York: Wiley.

Sauter, SL, MS Gottlieb, KC Jones, NV Dodson y KM Rohrer. 1983a. Implicaciones para el trabajo y la salud del uso de VDT: resultados iniciales del estudio Wisconsin-NIOSH. Comun ACM 26:284-294.

Sauter, SL, MS Gottlieb, KM Rohrer y NV Dodson. 1983b. El bienestar de los usuarios de terminales de visualización de video. Un estudio exploratorio. Cincinnati, Ohio: NIOSH.

Scapin, DL. 1986. Guía ergonómica de concepción de interfaces hombre-máquina. Informe de investigación núm. 77. Le Chesnay, Francia: INRIA.

Schnorr, TM, BA Grajewski, RW Hornung, MJ Thun, GM Egeland, WE Murray, DL Conover y WE Halperin. 1991. Terminales de visualización de video y el riesgo de aborto espontáneo. New Engl J Med 324:727-733.

Shepherd, A. 1989. Análisis y formación en tareas informáticas. En Task Analysis for Human-Computer Interaction, editado por D Diaper. Chichester: E. Horwood.

Shneiderman, B. 1987. Diseño de la interfaz de usuario: estrategias para una interacción eficaz entre humanos y computadoras. Lectura, Massachusetts: Addison-Wesley.

Sjödren, S y A Elfstrom. 1990. Malestar ocular entre 4000 usuarios de VDU. En trabajo con pantalla
Unidades 89, editado por L Berlinguet y D Berthelette. Ámsterdam: Elsevier Science.

Smith, MJ. 1987. Estrés laboral. En Handbook of Ergonomics/Human Factors, editado por G Salvendy. Nueva York: Wiley.

Smith, MJ y BC Amick. 1989. Monitoreo electrónico en el lugar de trabajo: implicaciones para el control de los empleados y el estrés laboral. En Job Control and Worker Health, editado por S Sauter, J Hurrel y C Cooper. Nueva York: Wiley.

Smith, MJ, P Carayon y K Miezio. 1987. Tecnología VDT: Preocupaciones psicosociales y de estrés. En Work With Display Units, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Elsevier Science.

Smith, MJ y P Carayon-Sainfort. 1989. Una teoría del equilibrio del diseño del trabajo para la reducción del estrés. Int J Ind Erg 4:67-79.

Smith, MJ, BFG Cohen, LW Stammerjohn y A Happ. 1981. Una investigación de problemas de salud y estrés laboral en operaciones de exhibición de video. Hum factores 23: 387-400.

Smith, MJ, P Carayon, KH Sanders, SY Lim y D LeGrande. 1992a. Monitoreo electrónico del desempeño, diseño de puestos y estrés del trabajador. Appl Ergon 23:17-27.

Smith, MJ, G Salvendy, P Carayon-Sainfort y R Eberts. 1992b. La interacción persona-ordenador. En Handbook of Industrial Engineering, editado por G Salvendy. Nueva York: Wiley.

Smith, SL y SL Mosier. 1986. Directrices para el diseño de software de interfaz de usuario. Informe ESD-TR-278. Bedford, Massachusetts: MITRE.

Subdivisión de Epidemiología de la Comisión de Salud de Australia Meridional. 1984. Síntomas de tensión por repetición y condiciones de trabajo entre los trabajadores del teclado que participan en la entrada de datos o el procesamiento de textos en el servicio público de Australia del Sur. Adelaida: Comisión de Salud de Australia Meridional.

Stammerjohn, LW, MJ Smith y BFG Cohen. 1981. Evaluación de factores de diseño de estaciones de trabajo en operaciones de VDT. Hum factores 23: 401-412.

Stellman, JM, S Klitzman, GC Gordon y BR Snow. 1985. Calidad del aire y ergonomía en la oficina: resultados de la encuesta y cuestiones metodológicas. Am Ind Hyg Assoc J 46:286-293.

—-. 1987a. Comparación del bienestar entre los trabajadores de oficina interactivos que no utilizan máquinas y los usuarios y mecanógrafos de VDT a tiempo completo y parcial. In Work With Display Units 86. Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con unidades de visualización, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

—-. 1987b. Ambiente de trabajo y bienestar de los trabajadores administrativos y de videoterminales. J Ocupe Comportamiento 8:95-114.

Strassman, Pensilvania. 1985. Pago de la información: la transformación del trabajo en la era electrónica. Nueva York: Prensa libre.

Stuchly, M, AJ Ruddick, et al. 1988. Evaluación teratológica de la exposición a campos magnéticos variables en el tiempo. Teratología 38:461-466.

Sun Microsystems Inc. 1990. Mirada abierta. Directrices de estilo de aplicación de interfaz gráfica de usuario. Lectura, Massachusetts: Addison-Wesley.

Swanbeck, G y T Bleeker. 1989. Problemas de la piel por unidades de visualización: provocación de síntomas en la piel en condiciones experimentales. Acta Derm-Venereol 69:46-51.

Taylor, FW. 1911. Los Principios de la Administración Científica. Nueva York: Norton & Co.

Thimbleby, H. 1990. Diseño de interfaz de usuario. Chichester: ACM.

Tikkanen, J y OP Heinonen. 1991. Exposición materna a factores químicos y físicos durante el embarazo y malformaciones cardiovasculares en la descendencia. Teratología 43:591-600.

Tribukait, B y E Cekan. 1987. Efectos de los campos magnéticos pulsados ​​sobre el desarrollo embrionario en ratones. En Work With Display Units 86: Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con Display Units, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Wahlberg, JE y C Liden. 1988. ¿La piel se ve afectada por el trabajo en terminales de visualización? Dermatol Clin 6:81-85.

Waterworth, JA y MH Chignell. 1989. Un manifiesto para la investigación de usabilidad hipermedia. Hipermedia 1:205-234.

Westerholm, P y A Ericson. 1986. Resultado del embarazo y trabajo con pantallas de visualización en una cohorte de empleados de seguros. In Work With Display Units 86. Documentos seleccionados de la Conferencia científica internacional sobre el trabajo con unidades de visualización, mayo de 1986, Estocolmo, editado por B Knave y PG Widebäck. Ámsterdam: Holanda Septentrional.

Westlander, G. 1989. Use and non-use of VDTs—Organization of terminal work. En Work With Computers: Organizational, Management, Stress and Health Aspects, editado por MJ Smith y G Salvendy. Ámsterdam: Elsevier Science.

Westlander, G y E Aberg. 1992. Variedad en el trabajo de VDT: un problema para la evaluación en la investigación del entorno laboral. Int J Hum Comput Interact 4:283-302.

Wickens, C. 1992. Ingeniería Psicológica y Desempeño Humano. Nueva York: Harper Collins.

Wiley, MJ y P Corey. 1992. Los efectos de la exposición continua a campos magnéticos de diente de sierra de 20 khz en las camadas de ratones CD-1. Teratología 46:391-398.

Wilson, J y D Rosenberg. 1988. Creación rápida de prototipos para el diseño de interfaz de usuario. En Handbook of Human-Computer Interaction, editado por M Helander. Ámsterdam: Elsevier.

Windham, GC, L Fenster, SH Swan y RR Neutra. 1990. Uso de terminales de visualización de video durante el embarazo y el riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer o retraso del crecimiento intrauterino. Am J Ind Med 18:675-688.

Organización Mundial de la Salud (OMS). 1987. Terminales de Visualización y Salud de los Trabajadores. Ginebra: OMS.

—-. 1989. Trabajo con terminales de visualización: Aspectos psicosociales y salud. J Ocupa Med 31:957-968.

Yang, CL y P Carayon. 1993. Efectos de las demandas laborales y el apoyo laboral sobre el estrés del trabajador: un estudio de usuarios de VDT. Tecnología de información de comportamiento.

Joven, JE. 1993. Red mundial. Informática en una Sociedad Sostenible. Washington, DC: Documento de Worldwatch 115.

Joven, RM. 1981. La máquina dentro de la máquina: modelos de calculadoras de bolsillo para usuarios. Int J Man Mach Stud 15:51-85.

Zecca, L, P Ferrario y G Dal Conte. 1985. Estudios toxicológicos y teratológicos en ratas después de la exposición a campos magnéticos pulsados. Bioelectroquímica Bioenerget 14:63-69.

Zuboff, S. 1988. En la era de la máquina inteligente: el futuro del trabajo y la energía. Nueva York: Libros básicos.