Miércoles, marzo de 30 2011 15: 25

Teoría de las Causas de los Accidentes

Valora este artículo
(116 votos)

Los accidentes se definen como sucesos no planificados que resultan en lesiones, muertes, pérdida de producción o daños a la propiedad y los activos. La prevención de accidentes es extremadamente difícil en ausencia de una comprensión de las causas de los accidentes. Se han hecho muchos intentos para desarrollar una teoría de predicción de la causalidad de los accidentes, pero hasta ahora ninguno ha sido universalmente aceptado. Investigadores de diferentes campos de la ciencia y la ingeniería han estado tratando de desarrollar una teoría de la causalidad de los accidentes que ayudará a identificar, aislar y, en última instancia, eliminar los factores que contribuyen o causan los accidentes. En este artículo, se presenta un breve resumen de varias teorías de causalidad de accidentes, seguido de una estructura de accidentes.

Teorías de causalidad de accidentes

La teoría del dominó

Según WH Heinrich (1931), quien desarrolló la llamada teoría del dominó, el 88% de todos los accidentes son causados ​​por actos inseguros de las personas, el 10% por actos inseguros y el 2% por “actos de Dios”. Propuso una "secuencia de accidente de cinco factores" en la que cada factor activaría el siguiente paso en la forma de derribar fichas de dominó alineadas en una fila. La secuencia de factores de accidente es la siguiente:

  1. ascendencia y entorno social
  2. culpa del trabajador
  3. acto inseguro junto con peligro mecánico y físico
  4. accidente
  5. daños o lesiones.

 

De la misma manera que la eliminación de una sola ficha de dominó en la fila interrumpiría la secuencia de caída, Heinrich sugirió que la eliminación de uno de los factores evitaría el accidente y la lesión resultante; siendo el dominó clave que se eliminará de la secuencia el número 3. Aunque Heinrich no proporcionó datos para su teoría, representa un punto útil para comenzar la discusión y una base para futuras investigaciones.

Teoría de la causalidad múltiple

La teoría de la causalidad múltiple es una consecuencia de la teoría del dominó, pero postula que para un solo accidente puede haber muchos factores contribuyentes, causas y subcausas, y que ciertas combinaciones de estos dan lugar a accidentes. De acuerdo con esta teoría, los factores contribuyentes se pueden agrupar en las siguientes dos categorías:

Comportamiento. Esta categoría incluye factores propios del trabajador, tales como actitud impropia, falta de conocimiento, falta de habilidades y condiciones físicas y mentales inadecuadas.

Proyectos. Esta categoría incluye la protección inadecuada de otros elementos de trabajo peligrosos y la degradación del equipo por el uso y los procedimientos inseguros.

La principal contribución de esta teoría es poner de manifiesto el hecho de que rara vez, si es que alguna, un accidente es el resultado de una sola causa o acto.

La teoría del azar puro

De acuerdo con la teoría del azar puro, todos los trabajadores de cualquier grupo dado tienen la misma posibilidad de verse involucrados en un accidente. Además, implica que no existe un único patrón discernible de eventos que conduzca a un accidente. En esta teoría, todos los accidentes se tratan como correspondientes a los actos de Dios de Heinrich, y se sostiene que no existen intervenciones para prevenirlos.

Teoría de la responsabilidad sesgada

La teoría de la responsabilidad sesgada se basa en la idea de que una vez que un trabajador se ve involucrado en un accidente, las posibilidades de que el mismo trabajador se vea involucrado en futuros accidentes aumentan o disminuyen en comparación con el resto de los trabajadores. Esta teoría contribuye muy poco, si es que nada, a desarrollar acciones preventivas para evitar accidentes.

Teoría de la propensión a los accidentes

La teoría de la propensión a los accidentes sostiene que dentro de un conjunto dado de trabajadores, existe un subconjunto de trabajadores que son más propensos a verse involucrados en accidentes. Los investigadores no han podido probar esta teoría de manera concluyente porque la mayor parte del trabajo de investigación se ha realizado de manera deficiente y la mayoría de los hallazgos son contradictorios y no concluyentes. Esta teoría no es generalmente aceptada. Se cree que si esta teoría está respaldada por alguna evidencia empírica, probablemente solo representa una proporción muy baja de accidentes sin ningún significado estadístico.

La teoría de la transferencia de energía.

Quienes aceptan la teoría de la transferencia de energía afirman que un trabajador sufre una lesión o un equipo sufre daños por un cambio de energía, y que para cada cambio de energía hay una fuente, un camino y un receptor. Esta teoría es útil para determinar la causalidad de las lesiones y evaluar los riesgos energéticos y la metodología de control. Se pueden desarrollar estrategias que sean preventivas, limitantes o de mejora con respecto a la transferencia de energía.

El control de la transferencia de energía en la fuente se puede lograr por los siguientes medios:

  • eliminación de la fuente
  • cambios realizados en el diseño o especificación de elementos de la estación de trabajo
  • mantenimiento preventivo.

 

La ruta de transferencia de energía puede ser modificada por:

  • recinto del camino
  • instalación de barreras
  • instalacion de amortiguadores
  • Posicionamiento de aisladores.

 

El receptor de transferencia de energía puede ser asistido mediante la adopción de las siguientes medidas:

  • limitación de la exposición
  • uso de equipo de protección personal.

 

La teoría de “síntomas versus causas”

La teoría de los “síntomas frente a las causas” no es tanto una teoría como una advertencia a la que hay que prestar atención si se quiere comprender la causalidad de los accidentes. Por lo general, cuando investigamos accidentes, tendemos a aferrarnos a las causas obvias del accidente y descuidar las causas fundamentales. Los actos inseguros y las condiciones inseguras son los síntomas, las causas próximas, y no las causas fundamentales del accidente.

Estructura de Accidentes

La creencia de que los accidentes son causados ​​y pueden prevenirse hace imperativo que estudiemos aquellos factores que probablemente favorezcan la ocurrencia de accidentes. Mediante el estudio de dichos factores, se pueden aislar las causas fundamentales de los accidentes y se pueden tomar las medidas necesarias para evitar que se repitan. Estas causas fundamentales de los accidentes se pueden agrupar como "inmediatas" y "contribuyentes". Las causas inmediatas son los actos inseguros del trabajador y las condiciones de trabajo inseguras. Las causas contribuyentes pueden ser factores relacionados con la gestión, el medio ambiente y la condición física y mental del trabajador. Una combinación de causas debe converger para que resulte en un accidente.

La Figura 1 muestra la estructura de los accidentes, incluidos los detalles de las causas inmediatas, las causas contribuyentes, los tipos de accidentes y los resultados de los accidentes. Esta contabilidad no es exhaustiva de ninguna manera. Sin embargo, se requiere una comprensión de la relación de “causa y efecto” de los factores causantes de accidentes antes de poder emprender la mejora continua de los procesos de seguridad.

Figura 1. Estructura de Accidentes

ACC030F1

Resumen

La causalidad de los accidentes es muy compleja y debe entenderse adecuadamente para mejorar la prevención de accidentes. Dado que la seguridad carece de una base teórica, no puede considerarse todavía como una ciencia. Este hecho no debe desanimarnos, ya que la mayoría de las disciplinas científicas (matemáticas, estadísticas, etc.) pasaron por una fase tentativa similar en un momento u otro. El estudio de causalidad de accidentes es muy prometedor para aquellos que estén interesados ​​en desarrollar la teoría pertinente. En la actualidad, las teorías de la causalidad de los accidentes son de naturaleza conceptual y, como tales, tienen un uso limitado en la prevención y control de accidentes. Con tanta diversidad de teorías, no será difícil comprender que no existe una sola teoría que se considere correcta o correcta y sea universalmente aceptada. Sin embargo, estas teorías son necesarias, pero no suficientes, para desarrollar un marco de referencia para comprender la ocurrencia de accidentes.

 

Atrás

Leer 150633 veces Última modificación el viernes 19 de agosto de 2011 19:47

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de prevención de accidentes

Adams, JGU. 1985. Riesgo y Libertad; El Registro de Lectura del Reglamento de Seguridad. Londres: Transport Publishing Projects.

Instituto Nacional Estadounidense de Estándares (ANSI). 1962. Método de registro y medición de la experiencia de lesiones laborales. ANSI Z-16.2. Nueva York: ANSI.

—. 1978. Manual estándar nacional estadounidense sobre dispositivos uniformes de control de tráfico para calles y carreteras. ANSI D6.1. Nueva York: ANSI.

—. 1988. Químicos Industriales Peligrosos—Etiquetado Precautorio. ANSI Z129.1. Nueva York: ANSI.

—. 1993. Código de colores de seguridad. ANSI Z535.1. Nueva York: ANSI.

—. 1993. Señales de seguridad ambiental y de instalaciones. ANSI Z535.2. Nueva York: ANSI.

—. 1993. Criterios para símbolos de seguridad. ANSI Z535.3. Nueva York: ANSI.

—. 1993. Señales y etiquetas de seguridad de productos. ANSI Z535.4. Nueva York: ANSI.

—. 1993. Etiquetas de prevención de accidentes. ANSI Z535.5. Nueva York: ANSI.

Andersson, R. 1991. El papel de la accidentología en la investigación de accidentes laborales. Arbete och halsa. 1991. Solna, Suecia. Tesis.

Andersson, R y E Lagerlöf. 1983. Datos de accidentes en el nuevo sistema de información sueco sobre lesiones laborales. Ergonomía 26.

Arnold, HJ. 1989. Sanciones y recompensas: Perspectivas organizacionales. En Sanciones y Premios en el Ordenamiento Jurídico:
Un enfoque multidisciplinario. Toronto: Prensa de la Universidad de Toronto.

Baker, SP, B O'Neil, MJ Ginsburg y G Li. 1992. Libro de hechos sobre lesiones. Nueva York: Oxford University Press.

Benner, L. 1975. Investigaciones de accidentes: métodos de secuenciación multilineal. J Seguridad Res 7.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). 1988. Directrices para evaluar los sistemas de vigilancia. Informe semanal Morb Mortal 37 (S-5): 1–18.

Davies, JC y DP Manning. 1994a. MAIM: el concepto y construcción de software inteligente. Saf Sci 17:207–218.

—. 1994b. Datos recogidos por el software inteligente MAIM: Los primeros cincuenta accidentes. Saf Sci 17:219-226.

Departamento de Comercio e Industria. 1987. Sistema de vigilancia de accidentes de ocio (LASS): datos de 1986 de investigación de accidentes domésticos y de ocio. XI Informe Anual del Sistema de Vigilancia de Accidentes en el Hogar. Londres: Departamento de Comercio e Industria.

Transbordador, TS. 1988. Investigación y análisis de accidentes modernos. Nueva York: Wiley.

Feyer, AM y AM Williamson. 1991. Un sistema de clasificación de accidentes para uso en estrategias preventivas. Scand J Work Environ Health 17:302–311.

FMC. 1985. Sistema de señalización y etiquetado de seguridad de productos. Santa Clara, California: Corporación FMC.

Gielen, AC. 1992. Educación para la salud y control de lesiones: Integración de enfoques. Educación en Salud Q 19(2):203–218.

Goldenhar, LM y PA Schulte. 1994. Investigación de intervención en seguridad y salud en el trabajo. J Occup Med 36(7):763–775.

Verde, LW y MW Kreuter. 1991. Planificación de la promoción de la salud: un enfoque educativo y ambiental. Mountainview, CA: Mayfield Publishing Company.

Guastello, SJ. 1991. La eficacia comparativa de los programas de reducción de accidentes laborales. Trabajo presentado en el Simposio Internacional sobre Accidentes y Lesiones Relacionados con el Alcohol. Yverdon-les-Bains, Suiza, del 2 al 5 de diciembre.

Haddon, WJ. 1972. Un marco lógico para categorizar los fenómenos y actividades de seguridad vial. J Trauma 12:193–207.

—. 1973. Daño energético y las 10 estrategias de contramedidas. J Trauma 13:321–331.

—. 1980. Las estrategias básicas para reducir los daños causados ​​por peligros de todo tipo. Prevención de riesgos Septiembre/octubre: 8–12.

Hale, AR y AI Glendon. 1987. Comportamiento individual ante el peligro. Ámsterdam: Elsevier.

Hale, AR y M Hale. 1972. Revisión de la Literatura de Investigación de Accidentes Industriales. Documento de investigación No. l, Comité de Seguridad y Salud. Londres: HMSO.

Hale, AR, B Heming, J Carthey y B Kirwan. 1994. Ampliación del Modelo de Comportamiento en el Control del Peligro. vol. 3: Descripción ampliada del modelo. Sheffield: Proyecto ejecutivo de salud y seguridad HF/GNSR/28.

Liebre, VC. 1967. Análisis de sistemas: un enfoque de diagnóstico. Nueva York: Harcourt Brace World.

Harms-Ringdahl, L. 1993. Análisis de seguridad. Principios y Prácticas en Seguridad Ocupacional. vol. 289. Ámsterdam: Elsevier.

Heinrich, HW. 1931. Prevención de Accidentes de Trabajo. Nueva York: McGraw-Hill.

—. 1959. Prevención de accidentes industriales: un enfoque científico. Nueva York: McGraw-Hill Book Company.

Hugentobler, MK, BA Israel y SJ Schurman. 1992. Un enfoque de investigación de acción para la salud en el lugar de trabajo: Métodos de integración. Educación en Salud Q 19(1):55–76.

Organización Internacional de Normalización (ISO). 1967. Símbolos, dimensiones y disposición de las señales de seguridad. ISO R557. Ginebra: ISO.

—. 1984. Señales y colores de seguridad. ISO 3864. Ginebra: ISO.

—. 1991. Sistemas de automatización industrial: seguridad de los sistemas de fabricación integrados: requisitos básicos (CD 11161). TC 184/WG 4. Ginebra: ISO.

—. 1994. Vocabulario de gestión y garantía de calidad. ISO/DIS 8402. París: Association française de normalisation.

Janssen, W. 1994. Uso del cinturón de seguridad y comportamiento al volante: un estudio de vehículos instrumentados. Análisis y prevención de accidentes. Accidente Anal. Anterior 26: 249-261.

Jenkins, EL, SM Kisner, D Fosbroke, LA Layne, MA Stout, DN Castillo, PM Cutlip y R Cianfrocco. 1993. Lesiones fatales de trabajadores en los Estados Unidos, 1980–1989: una década de vigilancia. Cincinnati, OH: NIOSH.

Johnston, JJ, GTH Cattledge y JW Collins. 1994. La eficacia de la formación para el control de lesiones laborales. Occup Med: State Art Rev 9(2):147–158.

Kallberg, vicepresidente. 1992. Los efectos de los postes reflectores sobre el comportamiento de conducción y los accidentes en caminos rurales de dos carriles en Finlandia. Informe 59/1992. Helsinki: El Centro de Desarrollo Técnico de la Administración Nacional de Carreteras de Finlandia.

Kjellén, U. 1984. El concepto de desviación en el control de accidentes laborales. Parte I: Definición y clasificación; Parte II: Recopilación de datos y evaluación de la importancia. Accidente Anal Anterior 16: 289–323.

Kjellen, U y J Hovden. 1993. Reducción de riesgos mediante el control de desviaciones: una retrospección de una estrategia de investigación. Saf Sci 16:417–438.

Kjellen, U y TJ Larsson. 1981. Investigación de accidentes y reducción de riesgos: un enfoque dinámico. J Ocupe Ac 3:129–140.

Por último, JM. 1988. Diccionario de epidemiología. Nueva York: Oxford University Press.

Lehto, MR. 1992. Diseño de señales de advertencia y etiquetas de advertencia: Parte I—Pautas para el profesional. Int J Ind Erg 10:105–113.

Lehto, MR y D Clark. 1990. Señales y etiquetas de advertencia en el lugar de trabajo. En Workspace, Equipment and Tool Design, editado por A Mital y W Karwowski. Ámsterdam: Elsevier.

Lehto, MR y JM Miller. 1986. Advertencias: Volumen I: Fundamentos, diseño y metodologías de evaluación. Ann Arbor, MI: Publicaciones técnicas más completas.
Leplat, J. 1978. Análisis de accidentes y análisis de trabajo. J Occup Acc 1:331–340.

MacKenzie, EJ, DM Steinwachs y BS Shankar. 1989. Clasificación de la gravedad del trauma según los diagnósticos de alta hospitalaria: Validación de una tabla de conversión ICD-9CM a AIS-85. Atención Médica 27:412–422.

Manning, DP. 1971. Clasificaciones de tipos de accidentes industriales: un estudio de la teoría y la práctica de la prevención de accidentes basado en un análisis informático de los registros de lesiones industriales. Tesis de doctorado, Universidad de Liverpool.

McAfee, RB y AR Winn. 1989. El uso de incentivos/retroalimentación para mejorar la seguridad en el lugar de trabajo: Una crítica de la literatura. J Saf Res 20:7-19.

Mohr, DL y D Clemmer. 1989. Evaluación de una intervención de lesiones ocupacionales en la industria petrolera. Accidente anal anterior 21 (3): 263–271.

Comité Nacional para la Prevención y Control de Lesiones. 1989. Prevención de lesiones: Enfrentando el desafío. Nueva York: Oxford University Press.

Asociación Nacional de Fabricantes Electrónicos (NEMA). 1982. Etiquetas de seguridad para interruptores y transformadores montados en pedestal ubicados en áreas públicas. NEMA 260. Rosslyn, VA: NEMA.

Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). 1985. Especificación para señales y etiquetas de prevención de accidentes. CFR 1910.145. Washington DC: OSHA.

—. 1985. Comunicación de peligros [químicos]. Código de Reglamentos Federales 1910.1200. Washington DC: OSHA.

Panel de Prevención de Lesiones Laborales. 1992. Prevención de lesiones laborales. En Centros para el Control de Enfermedades. Documentos de posición de la Tercera Conferencia Nacional de Control de Lesiones: Establecimiento de la Agenda Nacional para el Control de Lesiones en la década de 1990. Atlanta, GA: CDC.

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 1990. Adaptación conductual a los cambios en el sistema de transporte por carretera. París: OCDE.

Rasmussen, J. 1982. Errores humanos. Una taxonomía para describir el mal funcionamiento humano en instalaciones industriales. J Ocup Acc 4:311–333.

Rasmussen, J, K Duncan y J Leplat. 1987. Nueva tecnología y error humano. Chichester: Wiley.

Razón, JT. 1990. Error humano. Cambridge: COPA.

Rice, DP, EJ MacKenzie y asociados. 1989. Costo de las Lesiones en los Estados Unidos: Informe al Congreso. San Francisco: Instituto para la Salud y el Envejecimiento, Universidad de California; y Baltimore: Centro de Prevención de Lesiones, Universidad Johns Hopkins.

Robertson, LS. 1992. Epidemiología de lesiones. Nueva York: Oxford University Press.

Saari, J. 1992. Implementación exitosa de programas de seguridad y salud ocupacional en la manufactura para la década de 1990. J Hum Factors Manufac 2:55–66.

Schelp, L. 1988. El papel de las organizaciones en la participación comunitaria: prevención de lesiones accidentales en una zona rural.
municipio sueco. Soc Sci Med 26(11):1087–1093.

Shannon, SA. 1978. Un estudio estadístico de 2,500 accidentes informados consecutivos en una fábrica de automóviles. Doctor. tesis, Universidad de Londres.

Smith, GS y H Falk. 1987. Lesiones no intencionales. Am J Prev Medicine 5, sup.: 143–163.

Smith, GS y PG Barss. 1991. Lesiones no intencionales en los países en desarrollo: La epidemiología de un problema olvidado. Revisiones epidemiológicas: 228–266.

Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE). 1979. Señales de seguridad. SAE J115: SAE.

Steckler, AB, L Dawson, BA Israel y E Eng. 1993. Desarrollo de la salud comunitaria: una descripción general de los trabajos de Guy W. Stewart. Educación en Salud Q Sup. 1: S3-S20.

Steers, RM y LW Porter.1991. Motivación y Comportamiento Laboral (5ª ed). Nueva York: McGraw-Hill.

Surry, J. 1969. Investigación de accidentes industriales: una evaluación de ingeniería humana. Canadá: Universidad de Toronto.

Tollman, S. 1991. Atención primaria orientada a la comunidad: orígenes, evoluciones, aplicaciones. Soc Sci Med 32(6):633-642.

Troup, JDG, J Davies y DP Manning. 1988. Un modelo para la investigación de lesiones de espalda y problemas de manipulación manual en el trabajo. J Soc Occup Med 10:107–119.

Tuominen, R y J Saari. 1982. Un modelo para el análisis de accidentes y sus aplicaciones. J Ocupar cuenta 4.

Veazie, MA, DD Landen, TR Bender y HE Amandus. 1994. Investigación epidemiológica sobre la etiología de las lesiones en el trabajo. Ann Rev Pub Health 15: 203–21.

Waganaar, WA, PT Hudson y JT Reason. 1990. Fallos cognitivos y accidentes. Appl Cog Psychol 4:273–294.

Waller, JA. 1985. Control de lesiones: una guía sobre las causas y la prevención del trauma. Lexington, MA: Libros de Lexington.

Wallerstein, N y R Baker. 1994. Programas de educación laboral en salud y seguridad. Occup Med State Art Rev 9(2):305-320.

Semanas, JL. 1991. Regulación de seguridad y salud ocupacional en la industria minera del carbón: Salud pública en el lugar de trabajo. Annu Rev Publ Health 12:195–207.

Corporación Eléctrica Westinghouse. 1981. Manual de etiquetas de seguridad de productos. Trafford, Pensilvania: División de impresión de Westinghouse.

Wilde, GJS. 1982. La teoría de la homeostasis del riesgo: implicaciones para la seguridad y la salud. Riesgo Anal 2:209-225.

—. 1991. Economía y accidentes: un comentario. J Appl Behav Sci 24:81-84.

—. 1988. Teoría de la homeostasis del riesgo y accidentes de tránsito: proposiciones, deducciones y discusión del disenso en reacciones recientes. Ergonomía 31:441-468.

—. 1994. Riesgo objetivo. Toronto: Publicaciones del PDE.

Williamson, AM y AM Feyer. 1990. La epidemiología del comportamiento como herramienta para la investigación de accidentes. J Ocup Acc 12:207–222.

Fondo de Entorno Laboral [Arbetarskyddsfonden]. 1983. Olycksfall i arbetsmiljön—Kartläggning och analys av forskningsbehov [Accidentes en el entorno laboral: encuesta y análisis]. Solna: Arbetarskyddsfonden