bandera 10

 

70. Cría de ganado

Redactor del capítulo: Melvin L. Myers


Índice del contenido

Tablas y Figuras

Cría de ganado: su extensión y efectos en la salud
Melvin L. Myers

Problemas de salud y patrones de enfermedad
Kendall Thu, Craig Zwerling y Kelley Donham

     Estudio de caso: problemas de salud ocupacional relacionados con los artrópodos
     donald barnard

Cultivos forrajeros
lorann stallones

Confinamiento de Ganado
kelley donham

Ganadería
Dean T. Stueland y Paul D. Gunderson

     Estudio de caso: Comportamiento animal
     David L. Duro

Manipulación de estiércol y desechos
Guillermo Popendorf

     Una lista de verificación para las prácticas de seguridad en la cría de ganado
     Melvin L. Myers

Lácteos
John mayo

Bovinos, Ovinos y Caprinos
Melvin L. Myers

Los cerdos
Melvin L. Myers

Producción avícola y de huevos
Steven W Lenhart

     Estudio de caso: Captura, acarreo vivo y procesamiento de aves de corral
     tony ashdown

Caballos y Otros Equinos
lynn barroby

     Estudio de caso: elefantes
     Melvin L. Myers

Animales de tiro en Asia
joshi

Cría de toros
David L. Duro

Producción de mascotas, peleteros y animales de laboratorio
Christian E. Recién llegado

Piscicultura y Acuicultura
George A. Conway y Ray RaLonde

Apicultura, Crianza de Insectos y Producción de Seda
Melvin L. Myers y Donald Barnard

Mesas

Haga clic en un enlace a continuación para ver la tabla en el contexto del artículo.

1. Usos ganaderos
2. Producción ganadera internacional (1,000 toneladas)
3. Producción anual de heces y orina de ganado de EE. UU.
4. Tipos de problemas de salud humana asociados con el ganado
5. Zoonosis primarias por región del mundo
6. Diferentes ocupaciones y salud y seguridad
7. Peligros potenciales de artrópodos en el lugar de trabajo
8. Reacciones normales y alérgicas a la picadura de insecto
9. Compuestos identificados en confinamiento porcino
10. Niveles ambientales de varios gases en confinamiento porcino
11. Enfermedades respiratorias asociadas a la producción porcina
12. Enfermedades zoonóticas de los ganaderos
13. Propiedades físicas del estiércol
14. Algunos puntos de referencia toxicológicos importantes para el sulfuro de hidrógeno
15. Algunos procedimientos de seguridad relacionados con los esparcidores de estiércol
16. Tipos de rumiantes domesticados como ganado
17. Procesos de cría de ganado y peligros potenciales
18. Enfermedades respiratorias por exposiciones en granjas ganaderas
19. Zoonosis asociadas a caballos
20. Fuerza de tiro normal de varios animales.

Figuras

Apunte a una miniatura para ver el título de la figura, haga clic para ver la figura en el contexto del artículo.

LIV010F2LIV010T3LIV140F1LIV110F1LIV140F1LIV070F2LIV090F1LIV090F2LIV090F3LIV090F4LIV090F6


Haga clic para volver a la parte superior de la página

Descripción

Los seres humanos dependen de los animales para la alimentación y los subproductos relacionados, el trabajo y una variedad de otros usos (ver tabla 1). Para satisfacer estas demandas, han domesticado o mantenido en cautiverio especies de mamíferos, aves, reptiles, peces y artrópodos. Estos animales se conocen como ganado, y criarlos tiene implicaciones para la seguridad y la salud en el trabajo. Este perfil general de la industria incluye su evolución y estructura, la importancia económica de los diferentes productos del ganado y las características regionales de la industria y la mano de obra. Los artículos de este capítulo están organizados por procesos ocupacionales, sectores ganaderos y consecuencias de la ganadería.

Tabla 1. Usos del ganado

Mercancía

Gastronomía

Subproductos y otros usos

Lácteos

Leche líquida y en polvo, mantequilla, queso y cuajada, caseína, leche evaporada, nata, yogur y otras leches fermentadas, helados, suero

Terneros machos y vacas viejas vendidas en el mercado de productos básicos de ganado; leche como materia prima industrial de carbohidratos (lactosa como diluyente de medicamentos), proteínas (utilizadas como surfactante para estabilizar emulsiones alimentarias) y grasas (los lípidos tienen usos potenciales como emulsionantes, surfactantes y geles), despojos

Ganado, búfalo, oveja

Carne (ternera, cordero), sebo comestible

Cueros y pieles (cuero, colágenos para tripas de embutidos, cosméticos, apósitos para heridas, reparación de tejidos humanos), despojos, trabajo (tracción), lana, pelo, estiércol (como combustible y fertilizante), harina de huesos, objetos religiosos, alimento para mascotas, sebo y grasa (ácidos grasos, barnices, productos de caucho, jabones, aceite para lámparas, plásticos, lubricantes) grasa, harina de sangre

Avicultura

Carne, huevos, huevos de pato (en India)

Plumas y plumón, estiércol (como fertilizante), cuero, grasa, despojos, aceite de aves no voladoras (portador de productos farmacéuticos para la vía dérmica), control de malezas (gansos en campos de menta)

Cerdo

Carne

Cueros y pieles, pelo, manteca de cerdo, estiércol, despojos

Pescado (acuicultura)

Carne

Harina de pescado, aceite, concha, mascotas de acuario.

Caballo, otros equinos

Carne, sangre, leche

Recreación (montar, carreras), trabajo (montar, tracción), pegamento, comida para perros, pelo

Micro-ganado (conejo, conejillo de indias), perro, gato

Carne

Mascotas, pieles y pieles, perros guardianes, perros guía, perros de caza, experimentación, pastoreo de ovejas (por el perro), control de roedores (por el gato)

Bulls

 

Recreación (corridas de toros, rodeos), semen

Insectos y otros invertebrados (p. ej.,
lombricultura, apicultura)

Miel, 500 especies (larvas, saltamontes, hormigas, grillos, termitas, langostas, larvas de escarabajos, avispas y abejas, orugas de polillas) son una dieta regular entre muchas sociedades no occidentales.

Cera de abejas, seda, insectos depredadores (más de 5,000 especies son posibles y 400 se conocen como control de plagas de cultivos; el mosquito carnívoro "tox"
(Toxorhynchites spp.) larvas se alimentan del vector de la fiebre del dengue, vermicomposición, forraje, polinización, medicina (veneno de abeja
para tratar la artritis), productos de cochinillas (goma laca, colorante alimentario rojo, cochinilla)

Fuentes: DeFoliart 1992; Gillespie 1997; FAO 1995; O'Toole 1995; Tannahil 1973; USDA 1996a, 1996b.

Evolución y estructura de la industria.

El ganado evolucionó durante los últimos 12,000 años a través de la selección por parte de las comunidades humanas y la adaptación a nuevos entornos. Los historiadores creen que la cabra y la oveja fueron las primeras especies de animales domesticados para uso humano. Luego, hace unos 9,000 años, los humanos domesticaron al cerdo. La vaca fue el último animal comestible importante que los humanos domesticaron, hace unos 8,000 años en Turquía o Macedonia. Probablemente fue solo después de que se domesticó el ganado que la leche se descubrió como un alimento útil. También se utilizaba leche de cabra, oveja, reno y camella. La gente del valle del Indo domesticó las aves de la selva india principalmente por su producción de huevos, que se convirtió en el pollo del mundo, con su fuente de huevos y carne. La gente de México había domesticado el pavo (Tannahill 1973).

Los seres humanos utilizaron varias otras especies de mamíferos y aves como alimento, así como especies de anfibios y peces y varios artrópodos. Los insectos siempre han proporcionado una fuente importante de proteína y hoy en día son parte de la dieta humana principalmente en las culturas no occidentales del mundo (DeFoliart 1992). La miel de la abeja melífera fue un alimento primitivo; fumar abejas de su nido para recolectar miel se conocía en Egipto desde hace 5,000 años. La pesca también es una ocupación antigua utilizada para producir alimentos, pero debido a que los pescadores están agotando las pesquerías silvestres, la acuicultura ha sido el contribuyente de más rápido crecimiento a la producción pesquera desde principios de la década de 1980, contribuyendo con alrededor del 14% de la producción total actual de peces (Platt 1995).

Los humanos también domesticaron muchos mamíferos para usarlos como tiro, incluidos el caballo, el burro, el elefante, el perro, el búfalo, el camello y el reno. El primer animal utilizado para el tiro, quizás con la excepción del perro, fue probablemente la cabra, que podía defoliar los matorrales para el cultivo de la tierra a través de su ramoneo. Los historiadores creen que los asiáticos domesticaron al lobo asiático, que se convertiría en perro, hace 13,000 años. El perro demostró ser útil para el cazador por su velocidad, oído y sentido del olfato, y el perro pastor ayudó en la domesticación temprana de las ovejas (Tannahill 1973). La gente de las tierras esteparias de Eurasia domesticó al caballo hace unos 4,000 años. Su uso para el trabajo (tracción) fue estimulado por la invención de la herradura, el arnés de collar y la alimentación de avena. Aunque la tracción sigue siendo importante en gran parte del mundo, los agricultores desplazan a los animales de tracción con máquinas a medida que la agricultura y el transporte se vuelven más mecanizados. Algunos mamíferos, como el gato, se utilizan para el control de roedores (Caras 1996).

La estructura de la industria ganadera actual se puede definir por commodities, los productos animales que ingresan al mercado. La Tabla 2 muestra una cantidad de estos productos básicos y la producción o el consumo mundial de estos productos.

Cuadro 2. Producción ganadera internacional (1,000 toneladas)

Mercancía

1991

1992

1993

1994

1995

1996

Canales de res y ternera

46,344

45,396

44,361

45,572

46,772

47,404

canales de cerdo

63,114

64,738

66,567

70,115

74,704

76,836

Canales de cordero, cordero, cabra

6,385

6,245

6,238

6,281

6,490

6,956

Cueros y pieles de bovino

4,076

3,983

3,892

3,751

3,778

3,811

Sebo y grasa

6,538

6,677

7,511

7,572

7,723

7,995

Carne de ave

35,639

37,527

39,710

43,207

44,450

47,149

Leche de vaca

385,197

379,379

379,732

382,051

382,747

385,110

Camarones

815

884

N/A

N/A

N/A

N/A

Moluscos

3,075

3,500

N/A

N/A

N/A

N/A

Salmonoides

615

628

N/A

N/A

N/A

N/A

Pescado de agua dulce

7,271

7,981

N/A

N/A

N/A

N/A

Consumo de huevos (millones de piezas)

529,080

541,369

567,469

617,591

616,998

622,655

Fuentes: FAO 1995; USDA 1996a, 1996b.

Importancia economica

El aumento de la población mundial y el aumento del consumo per cápita aumentaron la demanda mundial de carne y pescado, cuyos resultados se muestran en la figura 1. La producción mundial de carne casi se triplicó entre 1960 y 1994. Durante este período, el consumo per cápita aumentó de 21 a 33 kilogramos por año. Debido a las limitaciones de los pastizales disponibles, la producción de carne de res se estabilizó en 1990. Como resultado, los animales que son más eficientes para convertir los cereales forrajeros en carne, como cerdos y pollos, han ganado una ventaja competitiva. Tanto la carne de cerdo como la de aves de corral han ido en aumento, en contraste dramático con la producción de carne de res. La carne de cerdo superó a la carne de res en la producción mundial a fines de la década de 1970. Las aves de corral pronto pueden superar la producción de carne de vacuno. La producción de cordero sigue siendo baja y estancada (USDA 1996a). Las vacas lecheras en todo el mundo han ido disminuyendo lentamente mientras que la producción de leche ha ido en aumento debido al aumento de la producción por vaca (USDA 1996b).

Figura 1. Producción mundial de carne y pescado

LIV010F2

La producción acuícola aumentó a una tasa anual del 9.1% entre 1984 y 1992. La producción animal acuícola aumentó de 14 millones de toneladas en todo el mundo en 1991 a 16 millones de toneladas en 1992, y Asia proporcionó el 84% de la producción mundial (Platt 1995). Los insectos son ricos en vitaminas, minerales y energía, y aportan entre el 5% y el 10% de la proteína animal de muchas personas. También se convierten en una fuente vital de proteínas en épocas de hambruna (DeFoliart 1992).

Características regionales de la industria y la fuerza laboral

Es difícil separar la mano de obra dedicada a la cría de ganado de otras actividades agrícolas. Las actividades de pastoreo, como las de gran parte de África, y las operaciones pesadas basadas en productos básicos, como las de los Estados Unidos, han diferenciado más entre la ganadería y la agricultura. Sin embargo, muchas empresas agropastorales y agronómicas integran los dos. En gran parte del mundo, los animales de tiro todavía se utilizan ampliamente en la producción de cultivos. Además, el ganado y las aves de corral dependen de los piensos y forrajes generados por las operaciones de cultivo, y estas operaciones suelen estar integradas. La principal especie de acuicultura en el mundo es la carpa herbívora. La producción de insectos también está ligada directamente a la producción de cultivos. El gusano de seda se alimenta exclusivamente de hojas de morera; las abejas dependen del néctar de las flores; las plantas dependen de ellos para el trabajo de polinización; y los humanos cosechan larvas comestibles de varios cultivos. La población mundial en 1994 ascendía a 5,623,500,000 y 2,735,021,000 personas (49% de la población) se dedicaban a la agricultura (ver figura 2). La mayor contribución a esta mano de obra se encuentra en Asia, donde el 85% de la población agrícola cría animales de tiro. A continuación se presentan las características regionales relacionadas con la ganadería.

Figura 2. Población humana dedicada a la agricultura por región mundial, 1994.

LIV010T3

Africa Sub-sahariana

La cría de animales se ha practicado en el África subsahariana durante más de 5,000 años. La cría nómada del ganado primitivo ha desarrollado especies que toleran la mala nutrición, las enfermedades infecciosas y las largas migraciones. Alrededor del 65% de esta región, gran parte alrededor de áreas desérticas, es adecuada solo para la producción de ganado. En 1994, el 65 % de los aproximadamente 539 millones de habitantes del África subsahariana dependían de los ingresos agrícolas, frente al 76 % en 1975. Aunque su importancia ha aumentado desde mediados de la década de 1980, la acuicultura ha contribuido poco al suministro de alimentos para esta región. . La acuicultura en esta región se basa en el cultivo de tilapias en estanques, y las empresas de exportación han intentado cultivar camarones marinos. Se espera que crezca una industria acuícola de exportación en esta región porque se espera que aumente la demanda asiática de pescado, que será impulsada por la inversión y la tecnología asiáticas atraídas a la región por un clima favorable y por la mano de obra africana.

Asia y el Pacífico

En la región de Asia y el Pacífico, casi el 76% de la población agrícola mundial vive en el 30% de la tierra cultivable del mundo. Alrededor del 85% de los agricultores utilizan ganado (bueyes) y búfalos para cultivar y trillar cultivos.

Las operaciones de cría de ganado son principalmente unidades de pequeña escala en esta región, pero las grandes granjas comerciales están estableciendo operaciones cerca de los centros urbanos. En las zonas rurales, millones de personas dependen del ganado para obtener carne, leche, huevos, cueros y pieles, fuerza de tiro y lana. China supera al resto del mundo con 400 millones de cerdos; el resto del mundo tiene un total de 340 millones de cerdos. India representa más de una cuarta parte de la cantidad de ganado y búfalos en todo el mundo, pero debido a las políticas religiosas que restringen el sacrificio de ganado, India aporta menos del 1% al suministro mundial de carne de res. La producción de leche es parte de la agricultura tradicional en muchos países de esta región. El pescado es un ingrediente frecuente en la dieta de la mayoría de las personas en esta región. Asia aporta el 84% de la producción acuícola mundial. Con 6,856,000 toneladas, solo China produce casi la mitad de la producción mundial. Se espera que la demanda de pescado aumente rápidamente y se espera que la acuicultura satisfaga esta demanda.

Europa

En esta región de 802 millones de personas, el 10.8% se dedicaba a la agricultura en 1994, lo que ha disminuido significativamente desde el 16.8% en 1975. El aumento de la urbanización y la mecanización han llevado a esta disminución. Gran parte de esta tierra cultivable se encuentra en los climas fríos y húmedos del norte y es propicia para el cultivo de pastos para el ganado. Como resultado, gran parte de la ganadería se encuentra en la parte norte de esta región. Europa contribuyó con el 8.5% a la producción acuícola mundial en 1992. La acuicultura se ha concentrado en especies de peces (288,500 toneladas) y mariscos (685,500 toneladas) de valor relativamente alto.

América Latina y el Caribe

La región de América Latina y el Caribe se diferencia de otras regiones en muchos aspectos. Quedan grandes extensiones de tierra por explotar, la región tiene grandes poblaciones de animales domésticos y gran parte de la agricultura se realiza como grandes operaciones. La ganadería representa alrededor de un tercio de la producción agrícola, lo que constituye una parte significativa del producto interno bruto. La carne de ganado vacuno representa la mayor parte y constituye el 20% de la producción mundial. La mayoría de las especies de ganado han sido importadas. Entre las especies autóctonas que han sido domesticadas se encuentran los cuyes, perros, llamas, alpacas, patos de Berbería, pavos y gallinas negras. Esta región aportó sólo el 2.3% de la producción acuícola mundial en 1992.

Cerca del este

Actualmente, el 31% de la población del Cercano Oriente se dedica a la agricultura. Debido a la escasez de lluvias en esta región, el único uso agrícola para el 62% de esta superficie terrestre es el pastoreo de animales. La mayoría de las principales especies ganaderas fueron domesticadas en esta región (cabras, ovejas, cerdos y vacas) en la confluencia de los ríos Tigris y Éufrates. Más tarde, en el norte de África, se domesticaron búfalos de agua, camellos dromedarios y asnos. Algunos sistemas de crianza de ganado que existieron en la antigüedad todavía existen en la actualidad. Estos son sistemas de subsistencia en la sociedad tribal árabe, en los que los rebaños y manadas se mueven estacionalmente a lo largo de grandes distancias en busca de alimento y agua. Los sistemas de agricultura intensiva se utilizan en los países más desarrollados.

Norteamérica

Aunque la agricultura es una actividad económica importante en Canadá y los Estados Unidos, la proporción de la población que se dedica a la agricultura es inferior al 2.5 %. Desde la década de 1950, la agricultura se ha vuelto más intensiva, lo que lleva a menos granjas pero más grandes. El ganado y los productos pecuarios constituyen una proporción importante de la dieta de la población, contribuyendo con el 40% de la energía alimentaria total. La industria ganadera en esta región ha sido muy dinámica. Los animales introducidos se han cruzado con animales autóctonos para formar nuevas razas. La demanda de los consumidores de carnes más magras y huevos con menos colesterol está teniendo un impacto en la política de cría. Los caballos se utilizaron ampliamente a principios del siglo XIX, pero su número ha disminuido debido a la mecanización. Actualmente se utilizan en la industria de los caballos de carreras o para la recreación. Estados Unidos ha importado alrededor de 700 especies de insectos para controlar más de 50 plagas. La acuicultura en esta región está creciendo y representó el 3.7% de la producción acuícola mundial en 1992 (FAO 1995; Scherf 1995).

Problemas ambientales y de salud pública

Los riesgos laborales de la cría de ganado pueden provocar lesiones, asma o infecciones zoonóticas. Además, la cría de ganado plantea varios problemas ambientales y de salud pública. Un problema es el efecto de los desechos animales sobre el medio ambiente. Otros temas incluyen la pérdida de diversidad biológica, los riesgos asociados con la importación de animales y productos y la seguridad alimentaria.

Contaminación del agua y del aire

Los desechos animales plantean posibles consecuencias ambientales de la contaminación del agua y el aire. Según los factores de descarga anuales de EE. UU. que se muestran en el cuadro 3, las principales razas de ganado descargaron un total de 14.3 1994 millones de toneladas de heces y orina en todo el mundo en 87. De este total, el ganado (leche y carne) descargó el 9 %; cerdos, 3%; y pollos y pavos, 1995% (Meadows 9.76). Debido a su alto factor de descarga anual de 82 toneladas de heces y orina por animal, el ganado vacuno contribuyó con la mayor parte de los desechos entre estos tipos de ganado para las seis regiones del mundo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que van desde el 96% en Europa y Asia al XNUMX% en el África subsahariana.

Tabla 3. Producción anual de heces y orina del ganado de EE. UU.

Tipo de ganado

Población

Toneladas de residuos)

Toneladas por animal

Ganado (leche y carne)

46,500,000

450,000,000

9.76

Cerdo

60,000,000

91,000,000

1.51

Pollo y pavo

7,500,000,000

270,000,000

0.04

Fuente: Prados 1995.

En los Estados Unidos, los agricultores que se especializan en la cría de ganado no se dedican a la agricultura, como ha sido la práctica histórica. Como resultado, los desechos del ganado ya no se aplican sistemáticamente a las tierras de cultivo como fertilizante. Otro problema de la ganadería moderna es la alta concentración de animales en áreas pequeñas, como edificios de confinamiento o corrales de engorde. Las operaciones grandes pueden confinar de 50,000 100,000 a 10,000 400,000 cabezas de ganado, XNUMX XNUMX cerdos o XNUMX XNUMX pollos en un área. Además, estas operaciones tienden a agruparse cerca de las plantas de procesamiento para acortar la distancia de transporte de los animales a las plantas.

Varios problemas ambientales resultan de operaciones concentradas. Estos problemas incluyen derrames en lagunas, filtraciones y escorrentías crónicas y efectos en la salud transportados por el aire. La acumulación de nitratos en las aguas subterráneas y la escorrentía de los campos y corrales de engorde son los principales contribuyentes a la contaminación del agua. Un mayor uso de corrales de engorde conduce a la concentración de estiércol animal y un mayor riesgo de contaminación de las aguas subterráneas. Los desechos de las operaciones de ganado vacuno y porcino generalmente se recolectan en lagunas, que son pozos grandes y poco profundos excavados en el suelo. El diseño de la laguna depende de la sedimentación de los sólidos en el fondo, donde se digieren anaeróbicamente, y el exceso de líquidos se controla rociándolos en los campos cercanos antes de que se desborden (Meadows 1995).

La biodegradación de los desechos del ganado también emite gases olorosos que contienen hasta 60 compuestos. Estos compuestos incluyen amoníaco y aminas, sulfuros, ácidos grasos volátiles, alcoholes, aldehídos, mercaptanos, ésteres y carbonilos (Sweeten 1995). Cuando los humanos perciben los olores de las operaciones ganaderas concentradas, pueden experimentar náuseas, dolores de cabeza, problemas respiratorios, interrupción del sueño, pérdida del apetito e irritación de los ojos, los oídos y la garganta.

Menos entendidos son los efectos adversos de los desechos del ganado sobre el calentamiento global y la deposición atmosférica. Su contribución al calentamiento global es a través de la generación de gases de efecto invernadero, dióxido de carbono y metano. El estiércol del ganado puede contribuir a las deposiciones de nitrógeno debido a la liberación de amoníaco de las lagunas de desechos a la atmósfera. El nitrógeno atmosférico vuelve a entrar en el ciclo hidrológico a través de la lluvia y fluye hacia los arroyos, ríos, lagos y aguas costeras. El nitrógeno en el agua contribuye al aumento de la proliferación de algas que reducen el oxígeno disponible para los peces.

Dos modificaciones en la producción ganadera ofrecen soluciones a algunos de los problemas de contaminación. Estos son menos confinamiento de animales y mejores sistemas de tratamiento de desechos.

Diversidad animal

El potencial de pérdida rápida de genes, especies y hábitats amenaza la adaptabilidad y las características de una variedad de animales que son o podrían ser útiles. Los esfuerzos internacionales han enfatizado la necesidad de preservar la diversidad biológica en tres niveles: genético, de especies y de hábitat. Un ejemplo de diversidad genética en declive es el número limitado de sementales utilizados para reproducir artificialmente hembras de muchas especies de ganado (Scherf 1995).

Con la disminución de muchas razas de ganado y, por lo tanto, la reducción de la diversidad de especies, las razas dominantes han ido en aumento, con énfasis en la uniformidad de las razas de mayor producción. El problema de la falta de diversidad de razas de ganado lechero es particularmente agudo; con la excepción de la Holstein de alta producción, las poblaciones lecheras están disminuyendo. La acuicultura no ha reducido la presión sobre las poblaciones de peces silvestres. Por ejemplo, el uso de redes finas para la pesca de biomasa para alimento de camarones da como resultado la recolección de juveniles de especies silvestres valiosas, lo que se suma a su agotamiento. Algunas especies, como los meros, los sabalotes y las anguilas, no pueden criarse en cautiverio, por lo que sus juveniles se capturan en la naturaleza y se crían en piscifactorías, lo que reduce aún más el stock de poblaciones silvestres.

Un ejemplo de pérdida de diversidad de hábitats es el impacto de los alimentos para piscifactorías en las poblaciones silvestres. Los alimentos para peces utilizados en las zonas costeras afectan a las poblaciones silvestres de camarones y peces al destruir su hábitat natural, como los manglares. Además, las heces y el alimento de los peces pueden acumularse en el fondo y matar las comunidades bénticas que filtran el agua (Safina 1995).

Las especies animales que sobreviven en abundancia son las que se utilizan como medio para los fines humanos, pero surge un dilema social a partir de un movimiento por los derechos de los animales que defiende que los animales, especialmente los animales de sangre caliente, no deben utilizarse como un medio para los fines humanos. Precediendo al movimiento por los derechos de los animales, comenzó un movimiento por el bienestar de los animales a mediados de la década de 1970. Los defensores del bienestar animal abogan por el trato humanitario de los animales que se utilizan para la investigación, la alimentación, la ropa, el deporte o el compañerismo. Desde mediados de la década de 1970, los defensores de los derechos de los animales afirman que los animales sintientes tienen derecho a no ser utilizados para la investigación. Parece muy poco probable que se abolirá el uso humano de animales. También es probable que el bienestar animal continúe como un movimiento popular (NIH 1988).

Importación de animales y productos animales

La historia de la crianza de ganado está íntimamente ligada a la historia de la importación de ganado a nuevas áreas del mundo. Las enfermedades se propagaron con la propagación del ganado importado y sus productos. Los animales pueden portar enfermedades que pueden infectar a otros animales o humanos, y los países han establecido servicios de cuarentena para controlar la propagación de estas enfermedades zoonóticas. Entre estas enfermedades se encuentran la tembladera, la brucelosis, la fiebre Q y el ántrax. La inspección y las cuarentenas de ganado y alimentos han surgido como métodos para controlar la importación de enfermedades (MacDiarmid 1993).

La preocupación pública sobre la posible infección de humanos con la rara enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (CJD) surgió entre las naciones importadoras de carne de res en 1996. Se sospecha que comer carne de res infectada con encefalopatía espongiforme bovina (BSE), conocida popularmente como enfermedad de las vacas locas, conduce a Infección ECJ. Aunque no se ha probado, las percepciones públicas incluyen la propuesta de que la enfermedad pudo haber entrado en el ganado a través de alimentos que contenían harina de huesos y despojos de ovejas afectadas por una enfermedad similar, la tembladera. Las tres enfermedades, en humanos, bovinos y ovinos, presentan síntomas comunes de lesiones cerebrales esponjosas. Las enfermedades son mortales, se desconocen sus causas y no existen pruebas para detectarlas. Los británicos lanzaron una matanza preventiva de un tercio de su población bovina en 1996 para controlar la EEB y restaurar la confianza del consumidor en la seguridad de sus exportaciones de carne vacuna (Aldhous 1996).

La importación de abejas africanas a Brasil también se ha convertido en un problema de salud pública. En los Estados Unidos, las subespecies de abejas europeas producen miel y cera de abejas y polinizan cultivos. Rara vez forman enjambres agresivos, lo que ayuda a la apicultura segura. La subespecie africana ha migrado de Brasil a América Central, México y el sureste de los Estados Unidos. Esta abeja es agresiva y enjambrará en defensa de su colonia. Se ha cruzado con la subespecie europea, lo que da como resultado una abeja africanizada que es más agresiva. La amenaza para la salud pública son las picaduras múltiples cuando los enjambres de abejas africanizadas y las reacciones tóxicas graves en los humanos.

Actualmente existen dos controles para la abeja africanizada. Una es que no son resistentes en climas del norte y pueden estar restringidas a climas templados más cálidos como el sur de los Estados Unidos. El otro control es reemplazar rutinariamente la abeja reina en las colmenas con abejas reinas de la subespecie europea, aunque esto no controla las colonias silvestres (Schumacher y Egen 1995).

Inocuo

Muchas enfermedades humanas transmitidas por alimentos resultan de bacterias patógenas de origen animal. Los ejemplos incluyen listeria y salmonelas que se encuentran en productos lácteos y salmonellas y campylobacter que se encuentran en carnes y aves. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que el 53 % de todos los brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos en los Estados Unidos fueron causados ​​por la contaminación bacteriana de productos animales. Estiman que cada año se producen 33 millones de enfermedades transmitidas por los alimentos, de las que resultan 9,000 muertes.

La alimentación subterapéutica de antibióticos y el tratamiento antibiótico de animales enfermos son prácticas actuales de salud animal. La posible disminución de la eficacia de los antibióticos para el tratamiento de enfermedades es una preocupación creciente debido al frecuente desarrollo de resistencia a los antibióticos de los patógenos zoonóticos. Muchos antibióticos que se agregan a los alimentos para animales también se usan en la medicina humana, y las bacterias resistentes a los antibióticos podrían desarrollarse y causar infecciones en animales y humanos.

Los residuos de medicamentos en los alimentos que resultan de la medicación del ganado también presentan riesgos. Se han encontrado residuos de antibióticos utilizados en el ganado o añadidos a los piensos en animales destinados a la producción de alimentos, incluidas las vacas lecheras. Entre estos fármacos se encuentran el cloranfenicol y la sulfametazina. Las alternativas al uso profiláctico de antibióticos en la alimentación para mantener la salud animal incluyen la modificación de los sistemas de producción. Estas modificaciones incluyen la reducción del confinamiento de animales, la mejora de la ventilación y la mejora de los sistemas de tratamiento de residuos.

La dieta se ha asociado con enfermedades crónicas. La evidencia de una asociación entre el consumo de grasas y las enfermedades del corazón ha estimulado los esfuerzos para producir productos de origen animal con menos contenido de grasas. Estos esfuerzos incluyen la cría de animales, la alimentación de machos intactos en lugar de castrados y la ingeniería genética. Las hormonas también se consideran un método para disminuir el contenido de grasa en la carne. Las hormonas de crecimiento porcino aumentan la tasa de crecimiento, la eficiencia alimenticia y la proporción de músculo a grasa. La creciente popularidad de las especies bajas en grasas y colesterol, como los avestruces, es otra solución (NRC 1989).

 

Atrás

Lunes, marzo de 28 2011 18: 46

Problemas de salud y patrones de enfermedad

La domesticación de animales ocurrió de forma independiente en varias áreas del Viejo y Nuevo Mundo hace más de 10,000 años. Hasta la domesticación, la caza y la recolección eran el patrón de subsistencia predominante. La transformación hacia el control humano sobre los procesos de producción y reproducción animal y vegetal resultó en cambios revolucionarios en la estructura de las sociedades humanas y sus relaciones con el medio ambiente. El cambio a la agricultura marcó un aumento en la intensidad de la mano de obra y el tiempo de trabajo dedicado a actividades relacionadas con la compra de alimentos. Las pequeñas familias nucleares, adaptadas a los grupos nómadas de cazadores y recolectores, se transformaron en grandes unidades sociales sedentarias, extendidas, adecuadas para la producción de alimentos domesticados con uso intensivo de mano de obra.

La domesticación de animales aumentó la susceptibilidad humana a las lesiones y enfermedades relacionadas con los animales. Las poblaciones no nómadas más grandes alojadas en las proximidades de los animales brindaron una mayor oportunidad para la transmisión de enfermedades entre animales y humanos. El desarrollo de rebaños más grandes de ganado con un manejo más intenso también aumentó la probabilidad de lesiones. En todo el mundo, las diferentes formas de cría de animales están asociadas con diferentes riesgos de lesiones y enfermedades. Por ejemplo, los 50 millones de habitantes que practican la agricultura itinerante (corte y quema) en las regiones ecuatoriales se enfrentan a problemas diferentes a los de los 35 millones de pastores nómadas en Escandinavia y Asia central o los 48 millones de productores de alimentos que practican una forma industrializada de agricultura.

En este artículo, proporcionamos una descripción general de los patrones de lesiones seleccionados, enfermedades infecciosas, enfermedades respiratorias y enfermedades de la piel asociadas con la producción ganadera. El tratamiento es tópica y geográficamente desigual porque la mayor parte de la investigación se ha realizado en países industrializados, donde son comunes las formas intensivas de producción ganadera.

Descripción

Los tipos de problemas de salud humana y patrones de enfermedades asociados con la producción ganadera se pueden agrupar según el tipo de contacto entre animales y personas (ver tabla 1). El contacto puede ocurrir a través de la interacción física directa o el contacto con un agente orgánico o inorgánico. Los problemas de salud asociados con todos los tipos de producción ganadera se pueden agrupar en cada una de estas áreas.


Tabla 1. Tipos de problemas de salud humana asociados con la producción ganadera

Problemas de salud por contacto físico directo

Dermatitis de contacto alérgica
Rinitis alérgica
Mordeduras, patadas, aplastamiento
Envenenamiento y posible hipersensibilidad
Asma
Rayones
Lesión traumática

Problemas de salud por agentes orgánicos

intoxicación por agroquímicos
Resistencia antibiótica
Bronquitis crónica
Dermatitis por contacto
Alergias por exposición a alimentos con residuos de medicamentos
Enfermedades transmitidas por alimentos
“Pulmón de granjero”
Neumonitis por hipersensibilidad
Irritación de las mucosas
Asma ocupacional
Síndrome tóxico del polvo orgánico (ODTS)
Alergias por exposiciones farmacéuticas
Enfermedades zoonóticas

Problemas de salud por agentes físicos

Pérdida de la audición
Traumatismo relacionado con maquinaria
Emisión de metano y efecto invernadero
Trastornos musculoesqueléticos
Estrés


El contacto humano directo con el ganado va desde la fuerza bruta de animales grandes como el búfalo chino hasta el contacto inadvertido de la piel con pelos microscópicos de la polilla oriental japonesa. Puede resultar en una gama correspondiente de problemas de salud, desde el irritante temporal hasta el golpe físico debilitante. Los problemas notables incluyen lesiones traumáticas por el manejo de ganado grande, hipersensibilidad al veneno o toxicosis por mordeduras y picaduras de artrópodos venenosos, y dermatitis alérgica y de contacto de la piel.

Varios agentes orgánicos utilizan varias vías desde el ganado hasta los humanos, lo que resulta en una variedad de problemas de salud. Entre las más importantes a nivel mundial se encuentran las enfermedades zoonóticas. Se han identificado más de 150 enfermedades zoonóticas en todo el mundo, de las cuales aproximadamente 40 son importantes para la salud humana (Donham 1985). La importancia de las enfermedades zoonóticas depende de factores regionales como las prácticas agrícolas, el medio ambiente y la situación social y económica de una región. Las consecuencias para la salud de las enfermedades zoonóticas van desde los síntomas relativamente benignos parecidos a la gripe de la brucelosis hasta la debilitante tuberculosis o cepas potencialmente letales de la Escherichia coli o la rabia.

Otros agentes orgánicos incluyen aquellos asociados con enfermedades respiratorias. Los sistemas intensivos de producción ganadera en edificios confinados crean entornos cerrados donde el polvo, incluidos los microbios y sus subproductos, se concentran y se aerosolizan junto con los gases que, a su vez, respiran las personas. Aproximadamente el 33% de los trabajadores de confinamiento porcino en los Estados Unidos sufren del síndrome tóxico del polvo orgánico (ODTS) (Thorne et al. 1996).

Existen problemas similares en los establos lecheros, donde el polvo que contiene endotoxinas y/u otros agentes biológicamente activos en el ambiente contribuye a la bronquitis, el asma ocupacional y la inflamación de la membrana mucosa. Si bien estos problemas son más notables en los países desarrollados donde la agricultura industrializada está muy extendida, la creciente exportación de tecnologías de producción de ganado confinado a áreas en desarrollo como el sudeste asiático y América Central aumenta los riesgos para los trabajadores allí.

Los problemas de salud causados ​​por agentes físicos generalmente involucran herramientas o maquinaria, ya sea directa o indirectamente, relacionada con la producción ganadera en el entorno de trabajo agrícola. Los tractores son la principal causa de muertes en granjas en los países desarrollados. Además, las tasas elevadas de pérdida auditiva asociadas con la maquinaria y los ruidos de producción de ganado confinado, y los trastornos musculoesqueléticos por movimientos repetitivos, también son consecuencias de las formas industrializadas de agricultura animal. La industrialización agrícola, caracterizada por el uso de tecnologías intensivas en capital que interactúan entre los seres humanos y el entorno físico para producir alimentos, está detrás del crecimiento de los agentes físicos como importantes factores de salud relacionados con el ganado.

lesiones

El contacto directo con el ganado es una de las principales causas de lesiones en muchas regiones industrializadas del mundo. En los Estados Unidos, la Vigilancia Nacional de Lesiones Traumáticas de Granjeros (NIOSH 1993) indica que el ganado es la principal fuente de lesiones, con bovinos, porcinos y ovinos que constituyen el 18% de todas las lesiones agrícolas y representan la tasa más alta de días de trabajo perdidos. Esto es consistente con una encuesta de 1980-81 realizada por el Consejo Nacional de Seguridad de EE. UU. (Consejo Nacional de Seguridad 1982).

Los estudios regionales de EE. UU. muestran consistentemente que el ganado es una de las principales causas de lesiones en el trabajo agrícola. Los primeros trabajos sobre las visitas al hospital de granjeros en Nueva York entre 1929 y 1948 revelaron que el ganado representaba el 17% de las lesiones relacionadas con la agricultura, solo superado por la maquinaria (Calandruccio y Powers 1949). Estas tendencias continúan, ya que las investigaciones indican que el ganado representa al menos un tercio de las lesiones agrícolas entre los productores de leche de Vermont (Waller 1992), el 19 % de las lesiones entre una muestra aleatoria de productores de Alabama (Zhou y Roseman 1995) y el 24 % de las lesiones entre los agricultores de Iowa (Departamento de Salud Pública de Iowa 1995). Uno de los pocos estudios que analiza los factores de riesgo de lesiones específicas del ganado indica que tales lesiones pueden estar relacionadas con la organización de la producción y las características específicas del entorno de cría del ganado (Layde et al. 1996).

La evidencia de otras áreas agrícolas industrializadas del mundo revela patrones similares. La investigación de Australia indica que los trabajadores del ganado tienen la segunda tasa más alta de lesiones fatales ocupacionales en el país (Erlich et al. 1993). Un estudio de registros de accidentes y visitas al departamento de emergencias de granjeros británicos en el oeste de Gales (Cameron y Bishop 1992) revela que el ganado fue la fuente principal de lesiones, representando el 35% de los accidentes relacionados con la granja. En Dinamarca, un estudio de 257 lesiones agrícolas tratadas en hospitales reveló que el ganado era la segunda causa principal de lesiones, representando el 36% de las lesiones tratadas (Carstensen, Lauritsen y Rasmussen 1995). La investigación de vigilancia es necesaria para abordar la falta de datos sistemáticos sobre las tasas de lesiones relacionadas con el ganado en las áreas en desarrollo del mundo.

La prevención de lesiones relacionadas con el ganado implica comprender el comportamiento animal y respetar los peligros actuando adecuadamente y utilizando tecnologías de control apropiadas. Comprender los hábitos de los animales relacionados con los comportamientos de alimentación y las fluctuaciones ambientales, las relaciones sociales como los animales aislados de su manada, los instintos de crianza y protección de las hembras y la naturaleza territorial variable y los patrones de alimentación del ganado son fundamentales para reducir el riesgo de lesiones. La prevención de lesiones también depende del uso y mantenimiento del equipo de control del ganado, como cercas, corrales, establos y jaulas. Los niños corren un riesgo particular y deben ser supervisados ​​en las áreas de juego designadas y alejadas de las áreas de cría de ganado.

Enfermedades infecciosas

Las enfermedades zoonóticas se pueden clasificar según sus modos de transmisión, que a su vez están vinculados a las formas de agricultura, la organización social humana y el ecosistema. Las cuatro rutas generales de transmisión son:

  1. huésped vertebrado único directo
  2. huésped vertebrado múltiple cíclico
  3. combinación huésped vertebrado-invertebrado
  4. huésped intermediario inanimado.

Las enfermedades zoonóticas se pueden caracterizar generalmente de la siguiente manera: no son mortales, se diagnostican con poca frecuencia y son esporádicas más que epidémicas; imitan otras enfermedades; y los humanos suelen ser los anfitriones sin salida. Las enfermedades zoonóticas primarias por región se enumeran en el cuadro 2.

Tabla 2. Zoonosis primarias por región mundial

Nombre común

fuente principal

Región

Ántrax

Los mamíferos

Mediterráneo oriental, Asia occidental y sudoriental, América Latina

Brucelosis

Cabras, ovejas, bovinos, porcinos

Europa, área mediterránea, Estados Unidos

Encefalitis, transmitida por artrópodos

Aves, ovejas, roedores

África, Australia, Europa Central, Lejano Oriente, América Latina, Rusia, Estados Unidos

hidatidosis

Perros, rumiantes, cerdos, carnívoros salvajes

Mediterráneo oriental, sur de América del Sur, sur y este de África, Nueva Zelanda, sur de Australia, Siberia

Leptospirosis

Roedores, vacas, cerdos, carnívoros salvajes, caballos

En todo el mundo, más frecuente en el Caribe

Fiebre Q

Bovinos, caprinos, ovinos

TODO EL MUNDO

Rabia

Perros, gatos, carnívoros salvajes, murciélagos

TODO EL MUNDO

Salmonelosis

aves, mamiferos

En todo el mundo, más prevalente en regiones con agricultura industrial y mayor uso de antibióticos

Triquinosis

Cerdos, carnívoros salvajes, animales del Ártico

Argentina, Brasil, Europa Central, Chile América del Norte, España

Tuberculosis

Ganado, perros, cabras

En todo el mundo, más frecuente en los países en desarrollo

 

Las tasas de enfermedades zoonóticas entre las poblaciones humanas se desconocen en gran medida debido a la falta de datos epidemiológicos y a los diagnósticos erróneos. Incluso en países industrializados como los Estados Unidos, las enfermedades zoonóticas como la leptospirosis se confunden con frecuencia con la influenza. Los síntomas son inespecíficos, lo que dificulta el diagnóstico, característica de muchas zoonosis.

La prevención de las enfermedades zoonóticas consiste en una combinación de erradicación de la enfermedad, vacunación animal, vacunación humana, higiene del entorno laboral, limpieza y protección de heridas abiertas, técnicas adecuadas de manipulación y preparación de alimentos (como la pasteurización de la leche y la cocción completa de la carne), el uso de personal equipo de protección (como botas en los campos de arroz) y uso prudente de antibióticos para reducir el crecimiento de cepas resistentes. Las tecnologías de control y los comportamientos preventivos deben conceptualizarse en términos de vías, agentes y huéspedes y dirigirse específicamente a las cuatro rutas de transmisión.

Enfermedades respiratorias

Dada la variedad y el alcance de las exposiciones relacionadas con la producción ganadera, las enfermedades respiratorias pueden ser el principal problema de salud. Los estudios en algunos sectores de la producción ganadera en áreas desarrolladas del mundo revelan que el 25% de los trabajadores ganaderos sufren algún tipo de enfermedad respiratoria (Thorne et al. 1996). Los tipos de trabajo más comúnmente asociados con problemas respiratorios incluyen la producción y el manejo de granos y el trabajo en unidades de confinamiento de animales y en la producción lechera.

Las enfermedades respiratorias agrícolas pueden resultar de la exposición a una variedad de polvos, gases, productos químicos agrícolas y agentes infecciosos. Las exposiciones al polvo se pueden dividir en aquellas que consisten principalmente en componentes orgánicos y aquellas que consisten principalmente en componentes inorgánicos. El polvo de campo es la principal fuente de exposición al polvo inorgánico. El polvo orgánico es la principal exposición respiratoria de los trabajadores de la producción agrícola. La enfermedad es el resultado de exposiciones periódicas a corto plazo al polvo orgánico agrícola que contiene una gran cantidad de microbios.

El ODTS es una enfermedad similar a la gripe aguda que se observa después de una exposición periódica a corto plazo a altas concentraciones de polvo (Donham 1986). Este síndrome tiene características muy similares a las del pulmón de granjero agudo, pero no conlleva el riesgo de deterioro pulmonar asociado con el pulmón de granjero. La bronquitis que afecta a los trabajadores agrícolas tiene una forma tanto aguda como crónica (Rylander 1994). El asma, definida como la obstrucción reversible de las vías respiratorias asociada con la inflamación de las vías respiratorias, también puede ser causada por exposiciones agrícolas. En la mayoría de los casos, este tipo de asma está relacionado con una inflamación crónica de las vías respiratorias más que con una alergia específica.

Un segundo patrón de exposición común es la exposición diaria a un nivel más bajo de polvo orgánico. Por lo general, los niveles totales de polvo son de 2 a 9 mg/m3, los recuentos de microbios están en 103 al 105 organismos/m3 y la concentración de endotoxinas es de 50 a 900 UE/m3. Los ejemplos de tales exposiciones incluyen el trabajo en una unidad de confinamiento porcino, un establo lechero o una instalación de cría de aves de corral. Los síntomas habituales que se observan con estas exposiciones incluyen los de bronquitis aguda y crónica, un síndrome similar al asma y síntomas de irritación de la membrana mucosa.

Los gases juegan un papel importante en la causa de trastornos pulmonares en el entorno agrícola. En los edificios de confinamiento porcino y en las instalaciones avícolas, los niveles de amoníaco a menudo contribuyen a los problemas respiratorios. La exposición al amoníaco anhidro del fertilizante tiene efectos tanto agudos como a largo plazo en el tracto respiratorio. El envenenamiento agudo por gas de sulfuro de hidrógeno liberado de las instalaciones de almacenamiento de estiércol en establos lecheros y unidades de confinamiento porcino puede causar muertes. La inhalación de fumigantes insecticidas también puede provocar la muerte.

La prevención de enfermedades respiratorias se puede ayudar controlando la fuente de polvos y otros agentes. En las instalaciones ganaderas, esto incluye la gestión de un sistema de ventilación correctamente diseñado y una limpieza frecuente para evitar la acumulación de polvo. Sin embargo, los controles de ingeniería por sí solos probablemente sean insuficientes. También se necesita la selección y el uso correctos de un respirador contra el polvo. También se pueden considerar alternativas a las operaciones de confinamiento, incluidos arreglos de producción basados ​​en pastos y parcialmente cerrados, que pueden ser tan rentables como las operaciones confinadas, particularmente cuando se consideran los costos de salud ocupacional.

Problemas de la piel

Los problemas de la piel se pueden categorizar como dermatitis de contacto, relacionadas con el sol, infecciosas o inducidas por insectos. Las estimaciones indican que los trabajadores agrícolas corren el mayor riesgo ocupacional de ciertas dermatosis (Mathias 1989). Si bien las tasas de prevalencia son escasas, particularmente en las regiones en desarrollo, los estudios en los Estados Unidos indican que las enfermedades ocupacionales de la piel pueden representar hasta el 70% de todas las enfermedades ocupacionales entre los trabajadores agrícolas en ciertas regiones (Hogan y Lane 1986).

Hay tres tipos de dermatosis de contacto: dermatitis irritativa, dermatitis alérgica y dermatitis por fotocontacto. La forma más común es la dermatitis de contacto irritante, mientras que la dermatitis de contacto alérgica es menos común y las reacciones de fotocontacto son raras (Zuehlke, Mutel y Donham 1980). Las fuentes comunes de dermatitis de contacto en la granja incluyen fertilizantes, plantas y pesticidas. De particular interés es la dermatitis por contacto con alimentos para ganado. Los alimentos que contienen aditivos como los antibióticos pueden provocar dermatitis alérgica.

Los agricultores de tez clara en las áreas en desarrollo del mundo corren un riesgo particular de sufrir problemas crónicos de la piel inducidos por el sol, como arrugas, queratosis actínica (lesiones escamosas no cancerosas) y cáncer de piel. Los dos tipos más comunes de cáncer de piel son los carcinomas de células escamosas y basales. El trabajo epidemiológico en Canadá indica que los agricultores tienen un mayor riesgo de carcinoma de células escamosas que los no agricultores (Hogan y Lane 1986). Los carcinomas de células escamosas a menudo surgen de queratosis actínicas. Aproximadamente 2 de cada 100 carcinomas de células escamosas hacen metástasis y son más comunes en los labios. Los carcinomas de células basales son más comunes y ocurren en la cara y las orejas. Si bien los carcinomas de células basales son localmente destructivos, rara vez hacen metástasis.

Las dermatosis infecciosas más relevantes para los trabajadores del ganado son la tiña (hongos dermatofitos), el orf (ectima contagioso) y el nódulo del ordeñador. Las infecciones por tiña son infecciones superficiales de la piel que aparecen como lesiones descamativas rojas que resultan del contacto con ganado infectado, particularmente ganado lechero. Un estudio de la India, donde el ganado generalmente deambula libremente, reveló que más del 5% de los habitantes rurales padecían infecciones por tiña (Chaterjee et al. 1980). Orf, por el contrario, es un virus de la viruela que generalmente se contrae de ovejas o cabras infectadas. El resultado suelen ser lesiones en el dorso de las manos o los dedos que suelen desaparecer con algunas cicatrices en unas 6 semanas. Los nódulos del ordeñador son el resultado de la infección con el virus de la viruela pseudovaca, generalmente por contacto con ubres o pezones infectados de vacas lecheras. Estas lesiones parecen similares a las de orf, aunque más a menudo son múltiples.

Las dermatosis inducidas por insectos resultan principalmente de mordeduras y picaduras. Las infecciones por ácaros que parasitan al ganado o contaminan los granos son particularmente notables entre los cuidadores de ganado. Las picaduras de niguas y la sarna son problemas cutáneos típicos de los ácaros que provocan diversas formas de irritaciones enrojecidas que suelen curarse espontáneamente. Más graves son las mordeduras y picaduras de varios insectos como abejas, avispas, avispones u hormigas que provocan reacciones anafilácticas. El shock anafiláctico es una rara reacción de hipersensibilidad que se produce con una sobreproducción de sustancias químicas emitidas por los glóbulos blancos que provocan la constricción de las vías respiratorias y pueden provocar un paro cardíaco.

Todos estos problemas de la piel se pueden prevenir en gran medida. La dermatitis de contacto se puede prevenir reduciendo la exposición mediante el uso de ropa protectora, guantes y una higiene personal adecuada. Además, los problemas relacionados con los insectos se pueden prevenir usando ropa de colores claros y sin flores y evitando las aplicaciones perfumadas en la piel. El riesgo de cáncer de piel se puede reducir drásticamente usando ropa adecuada para minimizar la exposición, como un sombrero de ala ancha. El uso de lociones de protección solar adecuadas también puede ser útil, pero no se debe confiar en ello.

Conclusión

El número de cabezas de ganado en todo el mundo ha crecido a la par que el aumento de la población humana. Hay aproximadamente 4 mil millones de bovinos, porcinos, ovinos, caprinos, equinos, búfalos y camellos en el mundo (Durning y Brough 1992). Sin embargo, hay una notable falta de datos sobre problemas de salud humana relacionados con el ganado en áreas en desarrollo del mundo como China e India, donde reside gran parte del ganado actualmente y donde es probable que ocurra un crecimiento futuro. Sin embargo, dado el surgimiento de la agricultura industrializada en todo el mundo, se puede anticipar que muchos de los problemas de salud documentados en la producción ganadera de América del Norte y Europa probablemente acompañarán el surgimiento de la producción ganadera industrializada en otros lugares. También se anticipa que los servicios de salud en estas áreas serán inadecuados para hacer frente a las consecuencias para la salud y la seguridad de la producción ganadera industrializada que generalmente se describen aquí.

El surgimiento mundial de la producción ganadera industrializada con sus consiguientes consecuencias para la salud humana acompañará cambios fundamentales en el orden social, económico y político comparables a los que siguieron a la domesticación de animales hace más de 10,000 años. La prevención de los problemas de salud humana requerirá una comprensión amplia y un compromiso adecuado de estas nuevas formas de adaptación humana y el lugar que ocupa la producción ganadera dentro de ellas.

 

Atrás

Los artrópodos comprenden más de 1 millón de especies de insectos y miles de especies de garrapatas, ácaros, arañas, escorpiones y ciempiés. Las abejas, hormigas, avispas y escorpiones pican e inyectan veneno; los mosquitos y las garrapatas chupan sangre y transmiten enfermedades; y las escamas y los pelos de los cuerpos de los insectos pueden irritar los ojos y la piel, así como los tejidos de la nariz, la boca y el sistema respiratorio. La mayoría de las picaduras en humanos son de abejas sociales (abejorros, abejas melíferas). Otras picaduras son de avispas de papel, chaquetas amarillas, avispones y hormigas.

Los artrópodos pueden ser un peligro para la salud en el lugar de trabajo (consulte la tabla 1), pero en la mayoría de los casos, los peligros potenciales de los artrópodos no son exclusivos de ocupaciones específicas. Más bien, la exposición a los artrópodos en el lugar de trabajo depende de la ubicación geográfica, las condiciones locales y la época del año. La Tabla 2 enumera algunos de estos peligros y sus agentes artrópodos correspondientes. Para todos los peligros de los artrópodos, la primera línea de defensa es evitar o excluir al agente agresor. La inmunoterapia con veneno puede aumentar la tolerancia de una persona al veneno de artrópodos y se logra inyectando dosis crecientes de veneno con el tiempo. Es efectivo en el 90 al 100% de las personas hipersensibles al veneno, pero implica un curso indefinido de inyecciones costosas. La Tabla 3 enumera las reacciones normales y alérgicas a las picaduras de insectos.

Tabla 1. Diferentes ocupaciones y su potencial de contacto con artrópodos que pueden afectar negativamente la salud y la seguridad.

Ocupación

Artrópodos

Personal de la construcción, ecologistas, agricultores, pescadores, silvicultores, trabajadores de la pesca y la vida silvestre, naturalistas, trabajadores del transporte, guardaparques, trabajadores de servicios públicos

Hormigas, abejas, moscas, orugas, niguas, ciempiés, tricópteros, gusanos de las moscas, efímeras, escorpiones, arañas, garrapatas, avispas

Fabricantes de cosméticos, trabajadores portuarios, teñidores, trabajadores de fábricas, procesadores de alimentos, trabajadores de granos, amas de casa, molineros, trabajadores de restaurantes

hormigas; escarabajos; gorgojos de frijoles, granos y guisantes; ácaros; cochinillas; arañas

Apicultores

Hormigas, abejorros, abejas melíferas, avispas

Trabajadores de producción de insectos, biólogos de laboratorio y de campo, curadores de museos

En el laboratorio se crían más de 500 especies de artrópodos. Las hormigas, escarabajos, ácaros, polillas, arañas y garrapatas son especialmente importantes.

Hospitales y otros trabajadores de la salud, administradores escolares, maestros

Hormigas, escarabajos, moscas, orugas, cucarachas, ácaros

Productores de seda

gusanos de seda

 

Tabla 2. Riesgos potenciales de artrópodos en el lugar de trabajo y sus agentes causales

Peligro

Agentes artrópodos

Mordeduras, envenenamiento1

Hormigas, moscas que pican, ciempiés, ácaros, arañas

Envenenamiento por picadura, hipersensibilidad al veneno2

Hormigas, abejas, avispas, escorpiones

Toxicosis por garrapatas/parálisis

Ticks

Asma

Escarabajos, tricópteros, orugas, cucarachas, grillos, ácaros del polvo, gusanos de las moscas, ácaros de los cereales, gorgojos de los cereales, saltamontes, abejas, efímeras, polillas, gusanos de seda

Dermatitis por contacto3

Escarabajos de las ampollas, orugas, cucarachas, ácaros de los frutos secos, ácaros del polvo, ácaros de los cereales, ácaros del picor de la paja, polillas, gusanos de seda, arañas

1 Envenenamiento con veneno de las glándulas asociadas con las piezas bucales.

2 Envenenamiento con veneno de glándulas no asociadas con piezas bucales.

3 Incluye irritante primario y dermatitis alérgica.

 

Tabla 3. Reacciones normales y alérgicas a la picadura de insectos

Tipo de respuesta

Reacción

I. Reacciones normales no alérgicas en el momento de la picadura

    Dolor, ardor, picazón, enrojecimiento en el sitio de la picadura, área blanca alrededor del sitio de la picadura, hinchazón, sensibilidad

    II. Reacciones normales, no alérgicas
    horas o días después de la picadura

      Picazón, enrojecimiento residual, pequeña mancha marrón o roja dañada en el sitio de la picadura, hinchazón en el sitio de la picadura

      tercero Grandes reacciones locales

      Inflamación masiva alrededor del sitio de la picadura que se extiende sobre un área de 10 cm o más y aumenta de tamaño durante 24 a 72 horas, a veces dura hasta una semana o más

      IV. Reacciones alérgicas cutáneas

      Urticaria en cualquier parte de la piel, hinchazón masiva lejos del sitio de la picadura, picazón generalizada en la piel, enrojecimiento generalizado de la piel lejos del sitio de la picadura

      V. Sistémicos que no ponen en peligro la vida
      reacciones alérgicas

      Rinitis alérgica, síntomas respiratorios menores, calambres abdominales

      VI. Reacciones alérgicas sistémicas potencialmente mortales

      Shock, inconsciencia, hipotensión o desmayo, dificultad para respirar, hinchazón masiva en la garganta.

      Fuente: Schmidt 1992.

       

      Atrás

      Lunes, marzo de 28 2011 19: 01

      Cultivos forrajeros

      A medida que las poblaciones tendían a concentrarse y crecía la necesidad de alimentación invernal en los climas del norte, surgió la necesidad de cosechar, curar y alimentar con heno a los animales domésticos. Aunque los pastos datan de la domesticación más antigua de animales, la primera planta forrajera cultivada puede haber sido la alfalfa, cuyo uso registrado se remonta al 490 a. C. en Persia y Grecia.

      El forraje del ganado es un insumo crucial para la crianza de ganado. Los forrajes se cultivan por su vegetación y no por sus granos o semillas. Los tallos, hojas e inflorescencias (racimos de flores) de algunas leguminosas (p. ej., alfalfa y trébol) y una variedad de gramíneas no leguminosas se utilizan para el pastoreo o se cosechan y alimentan al ganado. Cuando los cultivos de cereales como el maíz, el sorgo o la paja se cosechan para su vegetación, se consideran cultivos forrajeros.

      Procesos de producción

      Las principales categorías de cultivos forrajeros son pastos y campos abiertos, heno y ensilaje. Los cultivos forrajeros pueden ser cosechados por ganado (en pastizales) o por humanos, ya sea a mano o con maquinaria. El cultivo se puede utilizar para alimentación agrícola o para la venta. En la producción de forraje, los tractores son una fuente de tracción y poder de procesamiento y, en áreas secas, puede ser necesario el riego.

      Los pastos se alimentan permitiendo que el ganado pace o ramonee. El tipo de cultivo del pasto, típicamente pasto, varía en su producción con la estación del año, y los pastos se manejan para el pastoreo de primavera, verano y otoño. La gestión de los pastizales se centra en no sobrepastorear un área, lo que implica rotar el ganado de un área a otra. Los residuos de cultivos pueden ser parte de la dieta de pastos para el ganado.

      La alfalfa, un cultivo de heno popular, no es un buen cultivo de pasto porque causa hinchazón en los rumiantes, una condición de acumulación de gas en el rumen (la primera parte del estómago de la vaca) que puede matar a una vaca. En climas templados, los pastos son ineficaces como fuente de alimento en el invierno, por lo que se necesita alimento almacenado. Además, en operaciones grandes, se usa forraje cosechado (heno y ensilaje) porque los pastos no son prácticos para grandes concentraciones de animales.

      El heno es un forraje que se cultiva y se seca antes de almacenarlo y alimentarlo. Una vez que la cosecha de heno ha crecido, se corta con una segadora o hileradora (una máquina que combina las operaciones de segar y rastrillar) y se rastrilla con una máquina en una fila larga para el secado (una hilera). Durante estos dos procesos, se cura en el campo para empacar. Históricamente, la cosecha se hacía con heno suelto, que aún puede usarse para alimentar a los animales. Una vez curado, el heno se embala. La máquina empacadora recoge el heno de la hilera, lo comprime y envuelve en pacas cuadradas pequeñas para manipulación manual o pacas cuadradas o redondas grandes para manipulación mecánica. La paca pequeña se puede patear mecánicamente desde la empacadora de regreso a un remolque, o se puede levantar a mano y colocar, una tarea llamada tronzado, en un remolque para transportarlo al área de almacenamiento. Los fardos se almacenan en pilas, generalmente bajo una cubierta (granero, cobertizo o plástico) para protegerlos de la lluvia. El heno húmedo puede estropearse fácilmente o arder espontáneamente por el calor del proceso de descomposición. El heno se puede procesar para uso comercial en gránulos o cubos comprimidos. Un cultivo se puede cortar varias veces en una temporada, siendo tres veces lo típico. Cuando se alimenta, se mueve una paca al comedero, se abre y se coloca en el comedero donde el animal puede alcanzarlo. Esta parte de la operación es típicamente manual.

      Otro forraje que se cosecha para la alimentación del ganado es el maíz o el sorgo para ensilaje. La ventaja económica es que el maíz tiene hasta un 50% más de energía cuando se cosecha como ensilaje que como grano. Se utiliza una máquina para cosechar la mayor parte de la planta verde. La cosecha se corta, se tritura, se trocea y se expulsa a un remolque. Luego, el material se alimenta como chuleta verde o se almacena en un silo, donde se somete a fermentación en las primeras 2 semanas. La fermentación establece un ambiente que evita el deterioro. Durante un año, el silo se vacía a medida que el ensilaje se alimenta al ganado. Este proceso de alimentación es principalmente mecánico.

      Riesgos y su prevención

      El almacenamiento de alimentos para animales presenta riesgos para la salud de los trabajadores. Al principio del proceso de almacenamiento, se produce dióxido de nitrógeno y puede causar daños respiratorios graves y la muerte ("enfermedad del llenador de silos"). El almacenamiento en ambientes cerrados, como silos, puede crear este peligro, que se puede evitar al no ingresar a los silos o espacios de almacenamiento cerrados en las primeras semanas después de haber almacenado el alimento. Más problemas pueden ocurrir más tarde si la alfalfa, el heno, la paja u otro cultivo forrajero estaba húmedo cuando se almacenó y hay una acumulación de hongos y otros contaminantes microbianos. Esto puede resultar en enfermedades respiratorias agudas (“enfermedad del descargador de silos”, toxicidad por polvo orgánico) y/o enfermedades respiratorias crónicas (“pulmón de granjero”). El riesgo de enfermedades respiratorias agudas y crónicas se puede reducir mediante el uso de respiradores apropiados. También debe haber procedimientos apropiados de entrada a espacios confinados.

      La paja y el heno que se usan para las camas suelen estar secos y viejos, pero pueden contener moho y esporas que pueden causar síntomas respiratorios cuando el polvo se transporta por el aire. Los respiradores contra el polvo pueden reducir la exposición a este peligro.

      Los equipos de cosecha y empacado y las trituradoras de camas están diseñadas para picar, cortar y triturar. Se han asociado con lesiones traumáticas en trabajadores agrícolas. Muchas de estas lesiones ocurren cuando los trabajadores intentan limpiar las piezas obstruidas mientras el equipo aún está en funcionamiento. El equipo debe apagarse antes de despejar atascos. Si más de una persona está trabajando, entonces debe estar en vigor un programa de bloqueo/etiquetado. Otra fuente importante de lesiones y muertes son los vuelcos de los tractores sin la protección adecuada contra vuelcos para el conductor (Deere & Co. 1994). También se analiza más información sobre los peligros de la maquinaria agrícola en otra parte de este Enciclopedia.

      Cuando se utilizan animales para plantar, cosechar y almacenar alimentos, existe la posibilidad de lesiones relacionadas con los animales por patadas, mordeduras, torceduras, esguinces, lesiones por aplastamiento y laceraciones. Las técnicas correctas de manejo de animales son los medios más probables para reducir estas lesiones.

      La manipulación manual de fardos de heno y paja puede dar lugar a problemas ergonómicos. Los trabajadores deben estar capacitados en los procedimientos de elevación correctos y, cuando sea posible, deben utilizarse equipos mecánicos.

      El forraje y la ropa de cama son riesgos de incendio. El heno húmedo, como se mencionó anteriormente, es un peligro de combustión espontánea. El heno seco, la paja, etc. se queman fácilmente, especialmente cuando están sueltos. Incluso el forraje achicado es una fuente importante de combustible en un incendio. Se deben instituir precauciones básicas contra incendios, como reglas de no fumar, eliminación de fuentes de chispas y medidas de extinción de incendios.

       

      Atrás

      Lunes, marzo de 28 2011 19: 04

      Confinamiento de Ganado

      Las fuerzas económicas globales han contribuido a la industrialización de la agricultura (Donham y Thu 1995). En los países desarrollados, hay tendencias hacia una mayor especialización, intensidad y mecanización. El aumento de la producción ganadera en confinamiento ha sido el resultado de estas tendencias. Muchos países en desarrollo han reconocido la necesidad de adoptar la producción de confinamiento en un intento de transformar su agricultura de una subsistencia a una empresa competitiva a nivel mundial. A medida que más organizaciones corporativas obtienen la propiedad y el control de la industria, menos granjas, pero más grandes, con muchos empleados reemplazan a la granja familiar.

      Conceptualmente, el sistema de confinamiento aplica principios de producción industrial en masa a la producción ganadera. El concepto de producción en confinamiento incluye criar animales en altas densidades en estructuras que están aisladas del ambiente exterior y equipadas con sistemas mecánicos o automatizados para ventilación, manejo de desechos, alimentación y agua (Donham, Rubino et al. 1977).

      Varios países europeos han estado utilizando sistemas de confinamiento desde principios de la década de 1950. El confinamiento de ganado comenzó a aparecer en los Estados Unidos a fines de la década de 1950. Los productores avícolas fueron los primeros en utilizar el sistema. A principios de la década de 1960, la industria porcina también había comenzado a adoptar esta técnica, seguida más recientemente por los productores de leche y carne.

      Junto con esta industrialización, se han desarrollado varias preocupaciones sociales y de salud de los trabajadores. En la mayoría de los países occidentales, las granjas son cada vez menos numerosas pero más grandes. Hay menos granjas familiares (mano de obra y administración combinadas) y más estructuras corporativas (particularmente en América del Norte). El resultado es que hay más trabajadores contratados y relativamente menos familiares trabajando. Además, en América del Norte, más trabajadores provienen de grupos minoritarios e inmigrantes. Por lo tanto, existe el riesgo de producir una nueva subclase de trabajadores en algunos segmentos de la industria.

      Ha surgido un conjunto completamente nuevo de exposiciones ocupacionales peligrosas para el trabajador agrícola. Estos se pueden clasificar en cuatro encabezados principales:

      1. gases tóxicos y asfixiantes
      2. aerosoles bioactivos de partículas
      3. enfermedades infecciosas
      4. ruido.

       

      Los peligros respiratorios también son una preocupación.

      Gases Tóxicos y Asfixiantes

      Varios gases tóxicos y asfixiantes resultantes de la degradación microbiana de los desechos animales (orina y heces) pueden estar asociados con el confinamiento del ganado. Los desechos se almacenan más comúnmente en forma líquida debajo del edificio, sobre un piso de listones o en un tanque o laguna fuera del edificio. Este sistema de almacenamiento de estiércol suele ser anaeróbico, lo que da lugar a la formación de una serie de gases tóxicos (ver tabla 1) (Donham, Yeggy y Dauge 1988). Ver también el artículo “Manejo de estiércol y desechos" en este capítulo.

      Tabla 1. Compuestos identificados en las atmósferas de los edificios de confinamiento porcino

      2-propanol

      Etanol

      Propionato de isopropilo

      3-Pentanona

      Formiato de etilo

      Ácido isovalérico

      El acetaldehído

      Etilamina

      Metano

      Ácido acético

      Formaldehído

      Acetato de metilo

      Acetona

      Heptaldehído

      Metilamina

      Amoníaco

      Compuesto de nitrógeno heterocíclico

      Metilmercaptano

      n-Butanol

      Hexanal

      octaldehído

      n-Butilo

      Sulfuro de hidrógeno

      n-Propanol

      Ácido butírico

      indoles

      Ácido propiónico

      Dióxido de carbono

      isobutanol

      Propaldehído

      Monóxido de carbono

      Acetato de isobutilo

      Propionato de propilo

      decaldehído

      Isobutiraldehído

      escatol

      sulfuro de dietilo

      Ácido isobutírico

      Trietilamina

      sulfuro de dimetilo

      isopentanol

      Trimetilamina

      disulfuro

      Acetato de isopropilo

       

       

      Hay cuatro gases tóxicos o asfixiantes comunes presentes en casi todas las operaciones donde se produce la digestión anaeróbica de los desechos: dióxido de carbono (CO2), amoníaco (NH3), sulfuro de hidrógeno (H2S) y metano (CH4). Los desechos animales en descomposición también pueden producir una pequeña cantidad de monóxido de carbono (CO), pero su fuente principal son los calentadores que se usan para quemar combustibles fósiles. Los niveles ambientales típicos de estos gases (así como partículas) en los edificios de confinamiento porcino se muestran en la tabla 2. También se enumeran las exposiciones máximas recomendadas en los edificios porcinos según investigaciones recientes (Donham y Reynolds 1995; Reynolds et al. 1996) y el límite de umbral (TLV) establecidos por la Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH 1994). Estos TLV se han adoptado como límites legales en muchos países.

      Tabla 2. Niveles ambientales de varios gases en edificios de confinamiento porcino

      Parrilla de gas

      Rango (ppm)

      Concentraciones ambientales típicas (ppm)

      Concentraciones máximas de exposición recomendadas (ppm)

      Valores límite de umbral (ppm)

      CO

      0 a 200

      42

      50

      50

      CO2

      1,000 a 10,000

      8,000

      1,500

      5,000

      NH3

      5 a 200

      81

      7

      25

      H2S

      0 a 1,500

      4

      5

      10

      polvo total

      2 a 15 mg/m3

      4 miligramos por metro cuadrado3

      2.5 miligramos por metro cuadrado3

      10 miligramos por metro cuadrado3

      Polvo respirable

      0.10 a 1.0 mg/m3

      0.4 miligramos por metro cuadrado3

      0.23 miligramos por metro cuadrado3

      3 miligramos por metro cuadrado3

      endotoxina

      50 a 500 ng/mXNUMX3

      200 ng/mXNUMX3

      100 ng/mXNUMX3

      (ninguna establecida)

       

      Se puede observar que en muchos de los edificios, al menos un gas, ya menudo varios, supera los límites de exposición. Cabe señalar que la exposición simultánea a estas sustancias tóxicas puede ser aditiva o sinérgica: el TLV para la mezcla puede excederse incluso cuando no se exceden los TLV individuales. Las concentraciones suelen ser más altas en invierno que en verano, porque la ventilación se reduce para conservar el calor.

      Estos gases han sido implicados en varias condiciones agudas en los trabajadores. H2S ha estado implicado en muchas muertes repentinas de animales y varias muertes humanas (Donham y Knapp 1982). La mayoría de los casos agudos han ocurrido poco después de que el pozo de estiércol ha sido agitado o vaciado, lo que puede resultar en una liberación repentina de un gran volumen de H altamente tóxico.2S. En otros casos fatales, los pozos de estiércol se habían vaciado recientemente y los trabajadores que ingresaron al pozo para inspeccionar, reparar o recuperar un objeto caído se derrumbaron sin previo aviso. Los resultados post mortem disponibles de estos casos de intoxicación aguda revelaron un edema pulmonar masivo como el único hallazgo notable. Esta lesión, combinada con la historia, es compatible con una intoxicación por sulfuro de hidrógeno. Los intentos de rescate por parte de los transeúntes a menudo han resultado en múltiples muertes. Por lo tanto, se debe informar a los trabajadores de confinamiento de los riesgos involucrados y recomendarles que nunca ingresen a una instalación de almacenamiento de estiércol sin realizar pruebas para detectar la presencia de gases tóxicos, estar equipados con un respirador con su propio suministro de oxígeno, garantizar una ventilación adecuada y tener al menos otros dos trabajadores de pie. por, atado por una cuerda al trabajador que entra, para que pueda efectuar un rescate sin ponerse en peligro. Debe haber un programa escrito para espacios confinados.

      El CO también puede estar presente en niveles tóxicos agudos. Se han documentado problemas de aborto en cerdos a una concentración atmosférica de 200 a 400 ppm y síntomas subagudos en humanos, como dolor de cabeza crónico y náuseas, en sistemas de confinamiento porcino. Los posibles efectos sobre el feto humano también deben ser motivo de preocupación. La principal fuente de CO son las unidades de calefacción que queman hidrocarburos que funcionan incorrectamente. La gran acumulación de polvo en los edificios de confinamiento porcino hace que sea difícil mantener los calefactores en buen estado de funcionamiento. Los calentadores radiantes alimentados con propano también son una fuente común de niveles más bajos de CO (por ejemplo, 100 a 300 ppm). Las lavadoras de alta presión impulsadas por un motor de combustión interna que puede funcionar dentro del edificio son otra fuente; Deben instalarse alarmas de CO.

      Otra situación sumamente peligrosa ocurre cuando falla el sistema de ventilación. Los niveles de gas pueden acumularse rápidamente hasta niveles críticos. En este caso el gran problema es la sustitución del oxígeno por otros gases, principalmente CO2 producidos por la fosa así como por la actividad respiratoria de los animales en el edificio. Se podrían alcanzar condiciones letales en tan solo 7 horas. Con respecto a la salud de los cerdos, la falta de ventilación en clima cálido puede permitir que la temperatura y la humedad aumenten a niveles letales en 3 horas. Los sistemas de ventilación deben ser monitoreados.

      Un cuarto peligro potencialmente grave surge de la acumulación de CH4, que es más ligero que el aire y, cuando sale del pozo de estiércol, tiende a acumularse en las partes superiores del edificio. Ha habido varios casos de explosiones que ocurren cuando el CH4 la acumulación se encendió con una llama piloto o con el soplete de soldadura de un trabajador.

      Aerosoles Bioactivos de Partículas

      Las fuentes de polvo en los edificios de confinamiento son una combinación de alimento, caspa y pelo de los cerdos y materia fecal seca (Donham y Scallon 1985). Las partículas contienen aproximadamente un 24 % de proteína y, por lo tanto, tienen el potencial no solo de iniciar una respuesta inflamatoria a la proteína extraña, sino también de iniciar una reacción alérgica adversa. La mayoría de las partículas son más pequeñas que 5 micras, lo que les permite respirar en las partes profundas de los pulmones, donde pueden producir un mayor peligro para la salud. Las partículas están cargadas de microbios (104 al 107/m3 aire). Estos microbios aportan varias sustancias tóxicas/inflamatorias que incluyen, entre otras, endotoxinas (el peligro más documentado), glucanos, histamina y proteasas. Las concentraciones máximas recomendadas para polvos se enumeran en la tabla 2. Los gases presentes dentro del edificio y las bacterias en la atmósfera se adsorben en la superficie de las partículas de polvo. Por lo tanto, las partículas inhaladas tienen el efecto potencialmente peligroso incrementado de llevar gases irritantes o tóxicos así como bacterias potencialmente infecciosas a los pulmones.

      Enfermedades infecciosas

      Se ha reconocido que unas 25 enfermedades zoonóticas tienen importancia ocupacional para los trabajadores agrícolas. Muchos de estos pueden transmitirse directa o indirectamente del ganado. Las condiciones de hacinamiento que prevalecen en los sistemas de confinamiento ofrecen un alto potencial para la transmisión de enfermedades zoonóticas del ganado a los humanos. El ambiente de confinamiento porcino puede ofrecer un riesgo de transmisión a los trabajadores de influenza porcina, leptospirosis, estreptococo suis y salmonella, por ejemplo. El entorno de confinamiento de las aves de corral puede ofrecer un riesgo de ornitosis, histoplasmosis, virus de la enfermedad de New Castle y salmonella. El confinamiento de bovinos podría ofrecer un riesgo de fiebre Q, Trichophyton verrucosum (tiña animal) y leptospirosis.

      Los productos biológicos y los antibióticos también han sido reconocidos como peligros potenciales para la salud. Las vacunas inyectables y diversos productos biológicos se utilizan comúnmente en los programas de medicina preventiva veterinaria en el confinamiento de animales. La inoculación accidental de vacunas de Brucella y Escherichia coli Se ha observado que las bacterias causan enfermedades en humanos.

      Los antibióticos se usan comúnmente tanto por vía parenteral como incorporados en la alimentación animal. Dado que se reconoce que el alimento es un componente común del polvo presente en los edificios de confinamiento de animales, se supone que los antibióticos también están presentes en el aire. Por lo tanto, la hipersensibilidad a los antibióticos y las infecciones resistentes a los antibióticos son peligros potenciales para los trabajadores.

      ruido

      Se han medido niveles de ruido de 103 dBA dentro de los edificios de confinamiento de animales; esto está por encima del TLV y ofrece un potencial de pérdida auditiva inducida por el ruido (Donham, Yeggy y Dauge 1988).

      Síntomas respiratorios de trabajadores de confinamiento de ganado

      Los peligros respiratorios generales dentro de los edificios de confinamiento de ganado son similares independientemente de la especie de ganado. Sin embargo, los confinamientos porcinos están asociados con efectos adversos para la salud en un mayor porcentaje de trabajadores (25 a 70% de los trabajadores activos), con síntomas más severos que aquellos en confinamientos de aves o ganado (Rylander et al. 1989). Los desechos en las instalaciones avícolas generalmente se manejan en forma sólida y, en este caso, el amoníaco parece ser el principal problema gaseoso; el sulfuro de hidrógeno no está presente.

      Se ha observado que los síntomas respiratorios subagudos o crónicos informados por los trabajadores de confinamiento se asocian con mayor frecuencia con el confinamiento de cerdos. Las encuestas de trabajadores de confinamiento porcino han revelado que alrededor del 75% sufre síntomas adversos agudos de las vías respiratorias superiores. Estos síntomas se pueden dividir en tres grupos:

      1. inflamación aguda o crónica de las vías respiratorias (que se manifiesta como bronquitis)
      2. constricción ocupacional adquirida (no alérgica) de las vías respiratorias (asma)
      3. enfermedad febril autolimitada tardía con síntomas generalizados (síndrome tóxico por polvo orgánico (ODTS)).

       

      Los síntomas sugestivos de inflamación crónica del sistema respiratorio superior son comunes; se ven en alrededor del 70% de los trabajadores de confinamiento porcino. Más comúnmente, incluyen opresión en el pecho, tos, sibilancias y producción excesiva de esputo.

      En aproximadamente el 5 % de los trabajadores, los síntomas se desarrollan después de trabajar en los edificios durante solo unas pocas semanas. Los síntomas incluyen opresión en el pecho, sibilancias y dificultad para respirar. Por lo general, estos trabajadores se ven tan gravemente afectados que se ven obligados a buscar empleo en otro lugar. No se sabe lo suficiente para indicar si esta reacción es una hipersensibilidad alérgica o una hipersensibilidad no alérgica al polvo y al gas. Más típicamente, los síntomas de bronquitis y asma se desarrollan después de 5 años de exposición.

      Aproximadamente el 30% de los trabajadores ocasionalmente experimentan episodios de síntomas tardíos. Aproximadamente de 4 a 6 horas después de trabajar en el edificio, desarrollan una enfermedad similar a la gripe que se manifiesta con fiebre, dolor de cabeza, malestar general, dolores musculares generales y dolor en el pecho. Por lo general, se recuperan de estos síntomas en 24 a 72 horas. Este síndrome ha sido reconocido como ODTS.

      El potencial de daño pulmonar crónico ciertamente parece ser real para estos trabajadores. Sin embargo, esto no ha sido documentado hasta ahora. Se recomienda seguir ciertos procedimientos para prevenir la exposición crónica así como la exposición aguda a los materiales peligrosos en los edificios de confinamiento porcino. La Tabla 3 resume las condiciones médicas observadas en los trabajadores de confinamiento porcino.

      Tabla 3. Enfermedades respiratorias asociadas a la producción porcina

      Enfermedad de las vías respiratorias superiores

      Sinusitis
      Rinitis irritante
      Rinitis alérgica
      Faringitis

      Enfermedad de las vías respiratorias inferiores

      Asma ocupacional
      Asma no alérgica, enfermedad de las vías respiratorias hiperreactivas,
      o síndrome de enfermedad reactiva de las vías respiratorias (RADS)
      Asma alérgica (mediada por IgE)
      Bronquitis aguda o subaguda
      Bronquitis crónica
      enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

      enfermedad intersticial

      Alveolitis
      Infiltrado intersticial crónico
      Edema pulmonar

      enfermedad generalizada

      Síndrome tóxico del polvo orgánico (ODTS)

      Fuentes: Donham, Zavala y Merchant 1984; Dosman et al. 1988; Haglind y Rylander 1987; Harries y Cromwell 1982; Heedrick et al. 1991; Holness et al. 1987; Iverson et al. 1988; Jones et al. 1984; Leistikow et al. 1989; Lenhart 1984; Rylander y Essle 1990; Rylander, Peterson y Donham 1990; Turner y Nichols 1995.

      Protección del trabajador

      Exposición aguda al sulfuro de hidrógeno. Siempre se debe tener cuidado para evitar la exposición a H2S que puede desprenderse al agitar un tanque de almacenamiento de estiércol líquido anaeróbico. Si el almacenamiento está debajo del edificio, es mejor permanecer fuera del edificio cuando se lleva a cabo el procedimiento de vaciado y durante varias horas después, hasta que el muestreo de aire indique que es seguro. La ventilación debe estar al máximo nivel durante este tiempo. Nunca se debe ingresar a una instalación de almacenamiento de estiércol líquido sin seguir las medidas de seguridad mencionadas anteriormente.

       

      Exposición a partículas. Se deben utilizar procedimientos de manejo simples, como el uso de equipos de alimentación automatizados diseñados para eliminar la mayor cantidad posible de polvo de alimentos, para controlar la exposición a partículas. La adición de grasa adicional al alimento, el lavado a presión frecuente del edificio y la instalación de pisos de listones que se limpian bien son medidas de control probadas. Actualmente se está estudiando un sistema de control de polvo por nebulización de aceite y es posible que esté disponible en el futuro. Además de un buen control de ingeniería, se debe usar una máscara antipolvo de buena calidad.

      Ruido. Se deben proporcionar y usar protectores auditivos, particularmente cuando se trabaja en el edificio para vacunar a los animales o para otros procedimientos de manejo. Se debe instituir un programa de conservación de la audición.

       

      Atrás

      Lunes, marzo de 28 2011 19: 08

      Ganadería

      La crianza de animales—la crianza y el uso de animales—involucra una amplia variedad de actividades, que incluyen crianza, alimentación, traslado de animales de un lugar a otro, atención básica (p. ej., cuidado de las pezuñas, limpieza, vacunación), atención de animales heridos (ya sea por cuidadores de animales o veterinarios) y actividades asociadas con animales particulares (por ejemplo, ordeñar vacas, esquilar ovejas, trabajar con animales de tiro).

      Tal manejo del ganado está asociado con una variedad de lesiones y enfermedades entre los seres humanos. Estas lesiones y enfermedades pueden deberse a la exposición directa o pueden deberse a la contaminación ambiental de los animales. El riesgo de lesiones y enfermedades depende en gran medida del tipo de ganado. El riesgo de lesiones también depende de las particularidades del comportamiento animal (ver también los artículos de este capítulo sobre animales específicos). Además, es más probable que las personas asociadas con la cría de animales consuman productos de los animales. Finalmente, las exposiciones específicas dependen de los métodos de manejo del ganado, que han surgido de factores geográficos y sociales que varían según la sociedad humana.

      Peligros y precauciones

      Riesgos Ergonómicos

      El personal que trabaja con ganado a menudo tiene que pararse, estirarse, agacharse o hacer un esfuerzo físico en posiciones sostenidas o inusuales. Los trabajadores del ganado tienen un mayor riesgo de dolor en las articulaciones de la espalda, las caderas y las rodillas. Hay varias actividades que colocan al trabajador ganadero en riesgo ergonómico. Por ejemplo, ayudar con el parto de un animal grande puede poner al trabajador agrícola en una posición inusual y tensa, mientras que con un animal pequeño, el trabajador puede verse obligado a trabajar o acostarse en un ambiente inclemente. Además, el trabajador puede lesionarse al ayudar a animales que están enfermos y cuyo comportamiento no se puede anticipar. Más comúnmente, el dolor en las articulaciones y la espalda tiene que ver con un movimiento repetitivo, como el ordeño, durante el cual el trabajador puede agacharse o arrodillarse repetidamente.

      Otras enfermedades traumáticas acumulativas se reconocen en los trabajadores agrícolas, particularmente en los ganaderos. Estos pueden deberse a movimientos repetitivos o lesiones pequeñas frecuentes.

      Las soluciones para reducir el riesgo ergonómico incluyen esfuerzos educativos intensificados centrados en el manejo adecuado de los animales, así como esfuerzos de ingeniería para rediseñar el entorno de trabajo y sus tareas para adaptarse a los factores animales y humanos.

      lesiones

      Los animales son comúnmente reconocidos como agentes de lesiones en las encuestas de lesiones asociadas con la agricultura. Hay varias explicaciones postuladas para estas observaciones. La estrecha asociación entre el trabajador y el animal, que a menudo tiene un comportamiento impredecible, pone en riesgo al trabajador ganadero. Muchos animales tienen un tamaño y una fuerza superiores. Las lesiones a menudo se deben a un traumatismo directo por patadas, mordeduras o aplastamientos contra una estructura y, a menudo, involucran la extremidad inferior del trabajador. El comportamiento de los trabajadores también puede contribuir al riesgo de lesiones. Los trabajadores que penetran en la "zona de fuga" del ganado o que se colocan en los "puntos ciegos" del ganado corren un mayor riesgo de lesiones como resultado de la reacción de fuga, golpes, patadas y aplastamiento.

      Figura 1. Visión panorámica del ganado

      LIV140F1

      Las mujeres y los niños están sobrerrepresentados entre los trabajadores ganaderos lesionados. Esto puede deberse a factores sociales que dan como resultado que las mujeres y los niños realicen más trabajo relacionado con los animales, o puede deberse a diferencias de tamaño exageradas entre los animales y el trabajador o, en el caso de los niños, al uso de técnicas de manejo a las que el ganado. no están acostumbrados.

      Las intervenciones específicas para prevenir lesiones asociadas con animales incluyen esfuerzos educativos intensos, selección de animales que sean más compatibles con los humanos, selección de trabajadores que tengan menos probabilidades de agitar a los animales y enfoques de ingeniería que disminuyan el riesgo de exposición de los humanos a los animales.

      Enfermedades zoonoticas

      La cría de ganado requiere una estrecha asociación entre trabajadores y animales. Los seres humanos pueden infectarse con organismos normalmente presentes en los animales, que rara vez son patógenos humanos. Además, los tejidos y el comportamiento asociados con los animales infectados pueden exponer a los trabajadores que experimentarían poca o ninguna exposición si estuvieran trabajando con ganado sano.

      Las enfermedades zoonóticas relevantes incluyen numerosos virus, bacterias, micobacterias, hongos y parásitos (ver tabla 1). Muchas enfermedades zoonóticas, como el ántrax, la tinea capitis o la orf, están asociadas con la contaminación de la piel. Además, la contaminación resultante de la exposición a un animal enfermo es un factor de riesgo de rabia y tularemia. Debido a que los trabajadores del ganado a menudo son más propensos a ingerir productos de origen animal que no han recibido suficiente tratamiento, estos trabajadores corren el riesgo de contraer enfermedades como Campylobacter, criptosporidiosis, salmonelosis, triquinosis o tuberculosis.

      Cuadro 1. Enfermedades zoonóticas de los operarios ganaderos

      Enfermedades

      Agente

      Animal

      Exposición

      Ántrax

      Las bacterias

      Cabras, otros herbívoros

      Manipulación de cabello, huesos u otros tejidos

      Brucelosis

      Las bacterias

      Bovinos, porcinos, caprinos, ovinos

      Contacto con placenta y otros tejidos contaminados

      Campylobacter

      Las bacterias

      aves de corral, ganado

      Ingestión de alimentos, agua, leche contaminados

      La criptosporidiosis

      Parasite

      Aves de corral, bovinos, ovinos, pequeños mamíferos

      Ingestión de heces de animales.

      Leptospirosis

      Las bacterias

      Animales salvajes, cerdos, vacas, perros

      Agua contaminada en piel abierta

      Orf

      Virus

      ovejas, cabras

      Contacto directo con mucosas

      Psitacosis

      La clamidia

      Periquitos, aves de corral, palomas

      Excrementos desecados inhalados

      Fiebre Q

      Rickettsia

      Bovinos, caprinos, ovinos

      Polvo inhalado de tejidos contaminados

      Rabia

      Virus

      Carnívoros salvajes, perros, gatos, ganado

      Exposición de saliva cargada de virus a heridas en la piel

      Salmonelosis

      Las bacterias

      Aves, cerdos, bovinos

      Ingestión de alimentos de organismos contaminados

      Tinea capitis

      Hongo

      Perros, gatos, ganado

      Contacto directo

      Triquinosis

      Gusano redondo

      Cerdos, perros, gatos, caballos

      Comer carne mal cocida

      Tuberculosis bovina

      Micobacterias

      bovinos, porcinos

      Ingestión de leche no pasteurizada; inhalación de gotitas en el aire

      Tularemia

      Las bacterias

      Animales salvajes, cerdos, perros

      Inoculación a partir de agua o carne contaminada

       

      El control de las enfermedades zoonóticas debe centrarse en la vía y fuente de exposición. La eliminación de la fuente y/o la interrupción de la ruta son esenciales para el control de la enfermedad. Por ejemplo, debe haber una disposición adecuada de los cadáveres de animales enfermos. A menudo, la enfermedad humana se puede prevenir eliminando la enfermedad en los animales. Además, debe haber un procesamiento adecuado de productos o tejidos animales antes de su uso en la cadena alimentaria humana.

      Algunas enfermedades zoonóticas se tratan en el trabajador ganadero con antibióticos. Sin embargo, el uso rutinario de antibióticos profilácticos en el ganado puede provocar la aparición de organismos resistentes de preocupación para la salud pública en general.

      Herreria

      La herrería (trabajo de herrador) implica principalmente lesiones musculoesqueléticas y ambientales. La manipulación del metal que se va a usar en el cuidado de los animales, como las herraduras, exige un trabajo pesado que requiere una actividad muscular sustancial para preparar el metal y colocar las patas o los pies de los animales. Además, aplicar el producto creado, como una herradura, al animal en el trabajo del herrador es una fuente adicional de lesiones (ver figura 2).

      Figura 2. Herrero herrando un caballo en Suiza

      LIV110F1

      A menudo, el calor necesario para doblar el metal implica la exposición a gases nocivos. Un síndrome reconocido, la fiebre por vapores metálicos, tiene un cuadro clínico similar a la infección pulmonar y resulta de la inhalación de vapores de níquel, magnesio, cobre u otros metales.

      Los efectos adversos para la salud asociados con la herrería se pueden aliviar trabajando con protección respiratoria adecuada. Dichos dispositivos respiratorios incluyen respiradores o respiradores purificadores de aire motorizados con cartuchos y prefiltros capaces de filtrar gases ácidos/vapores orgánicos y humos metálicos. Si el trabajo del herrador ocurre en una ubicación fija, se debe instalar ventilación de escape local para la fragua. Los controles de ingeniería, que colocan distancias o barricadas entre el animal y el trabajador, reducirán el riesgo de lesiones.

      Alergias animales

      Todos los animales poseen antígenos que no son humanos y, por lo tanto, podrían servir como alérgenos potenciales. Además, el ganado suele ser hospedador de ácaros. Dado que existe un gran número de posibles alergias a los animales, el reconocimiento de un alérgeno específico requiere un historial ocupacional y de enfermedad cuidadoso y completo. Incluso con tales datos, el reconocimiento de un alérgeno específico puede ser difícil.

      La expresión clínica de las alergias animales puede incluir un cuadro de tipo anafilaxia, con urticaria, hinchazón, secreción nasal y asma. En algunos pacientes, la picazón y la secreción nasal pueden ser los únicos síntomas.

      Controlar la exposición a las alergias animales es una tarea formidable. Las prácticas mejoradas en la cría de animales y los cambios en los sistemas de ventilación de las instalaciones ganaderas pueden hacer que sea menos probable que el cuidador del ganado esté expuesto. Sin embargo, es poco lo que se puede hacer, aparte de la desensibilización, para prevenir la formación de alérgenos específicos. En general, la desensibilización de un trabajador sólo se puede realizar si el alérgeno específico se caracteriza adecuadamente.

       

      Atrás

      Lunes, marzo de 28 2011 19: 14

      Estudio de caso: Comportamientos animales

      Comprender qué influye en el comportamiento animal puede ayudar a crear un entorno de trabajo más seguro. La genética y las respuestas aprendidas (condicionamiento operante) influyen en la forma en que se comporta un animal. Ciertas razas de toros son generalmente más dóciles que otras (influencia genética). Un animal que se ha resistido o se ha negado a entrar en un área y tiene éxito al no hacerlo, probablemente se negará a hacerlo la próxima vez. En intentos repetidos se volverá más agitado y peligroso. Los animales responden a la forma en que son tratados y recurren a experiencias pasadas cuando reaccionan ante una situación. Los animales que son perseguidos, abofeteados, pateados, golpeados, gritados, asustados, etc., naturalmente tendrán una sensación de miedo cuando un humano esté cerca. Por lo tanto, es importante hacer todo lo posible para que el movimiento de los animales sea exitoso en el primer intento y lo menos estresante posible para el animal.

      Los animales domésticos que viven en condiciones bastante uniformes desarrollan hábitos que se basan en hacer lo mismo todos los días a una hora determinada. Confinar a los toros en un potrero y alimentarlos les permite acostumbrarse a los humanos y puede utilizarse con sistemas de apareamiento de confinamiento de toros. Los hábitos también son causados ​​por cambios regulares en las condiciones ambientales, como fluctuaciones de temperatura o humedad cuando la luz del día se convierte en oscuridad. Los animales son más activos en el momento de mayor cambio, que es al amanecer o al anochecer, y menos activos a la mitad del día o en la mitad de la noche. Este factor se puede utilizar con ventaja en el movimiento o trabajo de los animales.

      Al igual que los animales salvajes, los animales domésticos pueden proteger territorios. Durante la alimentación, esto puede aparecer como un comportamiento agresivo. Los estudios han demostrado que el alimento distribuido en parches grandes e impredecibles elimina el comportamiento territorial en el ganado. Cuando el alimento se distribuye de manera uniforme o en patrones predecibles, los animales pueden pelear para asegurar el alimento y excluir a otros. La protección territorial también puede ocurrir cuando se permite que un toro permanezca con la manada. El toro puede ver la manada y el rango que cubren como su territorio, lo que significa que lo defenderá contra amenazas percibidas y reales, como humanos, perros y otros animales. La introducción de un toro nuevo o extraño en edad reproductiva en la manada casi siempre resulta en peleas para establecer al macho dominante.

      Los toros, por tener los ojos a un lado de la cabeza, tienen visión panorámica y muy poca percepción de profundidad. Esto significa que pueden ver alrededor de 270° a su alrededor, dejando un punto ciego directamente detrás de ellos y justo en frente de sus narices (ver figura 1). Los movimientos repentinos o inesperados por detrás pueden "asustar" al animal porque no puede determinar la proximidad o la gravedad de la amenaza percibida. Esto puede causar una respuesta de “lucha o huida” en el animal. Debido a que el ganado tiene una mala percepción de la profundidad, también pueden asustarse fácilmente con las sombras y los movimientos fuera de las áreas de trabajo o de espera. Las sombras que caen dentro del área de trabajo pueden aparecer como un agujero para el animal, lo que puede hacer que retroceda. El ganado es daltónico, pero percibe los colores como diferentes tonos de blanco y negro.

      Muchos animales son sensibles al ruido (en comparación con los humanos), especialmente a frecuencias altas. Los ruidos fuertes y abruptos, como puertas de metal que se cierran con estruendo, tolvas de cabezas que se traban y/o gritos humanos pueden causar estrés en los animales.

      Figura 1. Visión panorámica del ganado

      LIV140F1

       

      Atrás

      Lunes, marzo de 28 2011 19: 15

      Manipulación de estiércol y desechos

      La importancia de la gestión de residuos ha aumentado a medida que ha aumentado la intensidad de la producción agrícola en las explotaciones. Los desechos de la producción ganadera están dominados por el estiércol, pero también incluyen ropa de cama y cama, alimento, agua y suelo desperdiciados. La Tabla 1 enumera algunas características relevantes del estiércol; Los desechos humanos se incluyen tanto para comparar como porque también deben tratarse en una granja. El alto contenido orgánico del estiércol proporciona un excelente medio de crecimiento para las bacterias. La actividad metabólica de las bacterias consumirá oxígeno y mantendrá el estiércol almacenado a granel en un estado anaeróbico. La actividad metabólica anaeróbica puede producir una serie de subproductos gaseosos tóxicos bien conocidos, incluidos el dióxido de carbono, el metano, el sulfuro de hidrógeno y el amoníaco.

      Tabla 1. Propiedades físicas del estiércol excretado por día por 1,000 lb de peso animal, excluyendo la humedad.

       

      Peso (lb)

      Volumen (pies3)

      Volátiles (lb)

      Humedad (%)


             

      como se excreta

      Como almacenado

      Vaca lechera

      80-85

      1.3

      1.4-1.5

      85-90

      > 98

      vaca de carne

      51-63

      0.8-1.0

      5.4-6.4

      87-89

      45-55

      Cerdo (cultivador)

      63

      1.0

      5.4

      90

      91

      cerda (gestación)

      27

      0.44

      2.1

      91

      97

      Cerda y lechones

      68

      1.1

      6.0

      90

      96

      Las gallinas ponedoras

      60

      0.93

      10.8

      75

      50

      Los pollos de engorde

      80

      1.3

      15.

      75

      24

      Pavos

      44

      0.69

      9.7

      75

      34

      Cordero (oveja)

      40

      0.63

      8.3

      75

      -

      Personas

      30

      0.55

      1.9

      89

      99.5

      Fuente: USDA 1992.

      Procesos de gestión

      El manejo del estiércol involucra su recolección, una o más operaciones de transferencia, almacenamiento y/o tratamiento opcional y eventualmente utilización. El contenido de humedad del estiércol que se enumera en la tabla 1 determina su consistencia. Los desechos de diferentes consistencias requieren diferentes técnicas de gestión y, por lo tanto, pueden presentar diferentes peligros para la salud y la seguridad (USDA 1992). El volumen reducido de estiércol sólido o con bajo contenido de humedad generalmente permite menores costos de equipo y requisitos de energía, pero los sistemas de manejo no se automatizan fácilmente. La recogida, el traslado y cualquier tratamiento opcional de los residuos líquidos se automatizan más fácilmente y requieren menos atención diaria. El almacenamiento de estiércol se vuelve cada vez más obligatorio a medida que aumenta la variabilidad estacional de los cultivos locales; el método de almacenamiento debe dimensionarse para cumplir con la tasa de producción y el programa de utilización mientras se previene el daño ambiental, especialmente por la escorrentía de agua. Las opciones de utilización incluyen el uso como nutrientes para plantas, mantillo, alimento para animales, ropa de cama o una fuente para producir energía.

      Producción de estiércol

      Las vacas lecheras generalmente se crían en pastos, excepto cuando se encuentran en áreas de espera para el pre y post ordeño y durante los extremos estacionales. El uso de agua para la limpieza en las operaciones de ordeño puede variar de 5 a 10 galones por día por vaca, donde no se practica el lavado de desechos, a 150 galones por día por vaca donde sí se practica. Por lo tanto, el método utilizado para la limpieza tiene una fuerte influencia en el método elegido para el transporte, almacenamiento y utilización del estiércol. Debido a que el manejo del ganado de carne requiere menos agua, el estiércol de carne de res se maneja más a menudo como sólido o semisólido. El compostaje es un método común de almacenamiento y tratamiento para estos desechos secos. El patrón de precipitación local también influye fuertemente en el esquema de gestión de residuos preferido. Los corrales de engorde excesivamente secos tienden a producir un problema de polvo y olores a favor del viento.

      Los principales problemas para los cerdos criados en pastos tradicionales son el control de la escorrentía y la erosión del suelo debido a la naturaleza gregaria de los cerdos. Una alternativa es la construcción de pocilgas semicerradas con lotes pavimentados, que además facilita la separación de desechos sólidos y líquidos; los sólidos requieren algunas operaciones de transferencia manual, pero los líquidos pueden manipularse mediante flujo por gravedad. Los sistemas de manejo de desechos para edificios de producción completamente cerrados están diseñados para recolectar y almacenar desechos automáticamente en forma mayoritariamente líquida. El ganado que juega con sus bebederos puede aumentar los volúmenes de desechos porcinos. El almacenamiento de estiércol se realiza generalmente en pozos anaeróbicos o lagunas.

      Las instalaciones avícolas generalmente se dividen en aquellas para la producción de carne (pavos y pollos de engorde) y de huevos (ponedoras). Los primeros se crían directamente sobre cama preparada, que mantiene el estiércol en un estado relativamente seco (25 a 35% de humedad); la única operación de traslado es la remoción mecánica, generalmente una vez al año, y el transporte directo al campo. Las ponedoras se alojan en jaulas apiladas sin cama; se puede permitir que su estiércol se acumule en pilas profundas para su remoción mecánica poco frecuente o que se lave o raspe automáticamente en forma líquida como el estiércol porcino.

      La consistencia de los desechos de la mayoría de los demás animales, como ovejas, cabras y caballos, es en gran parte sólida; la principal excepción son los terneros, debido a su dieta líquida. Los desechos de los caballos contienen una alta fracción de material de cama y pueden contener parásitos internos, lo que limita su utilización en pastizales. Los desechos de animales pequeños, roedores y pájaros pueden contener organismos patógenos que pueden transmitirse a los humanos. Sin embargo, los estudios han demostrado que las bacterias fecales no sobreviven en el forraje (Bell, Wilson y Dew 1976).

      Peligros de almacenamiento

      Las instalaciones de almacenamiento de desechos sólidos aún deben controlar la escorrentía de agua y la lixiviación a las aguas superficiales y subterráneas. Por lo tanto, deben ser plataformas o pozos pavimentados (que pueden ser estanques estacionales) o recintos cubiertos.

      El almacenamiento de líquidos y lodos se limita básicamente a estanques, lagunas, pozos o tanques, ya sea subterráneos o superficiales. El almacenamiento a largo plazo coincide con el tratamiento in situ, normalmente mediante digestión anaerobia. La digestión anaerobia reducirá los sólidos volátiles indicados en la tabla 1, lo que también reduce los olores que emanan de la eventual utilización. Las instalaciones de contención bajo la superficie sin vigilancia pueden provocar lesiones o muertes por entradas y caídas accidentales (Knoblauch et al. 1996).

      La transferencia de estiércol líquido presenta un peligro muy variable debido a los mercaptanos producidos por la digestión anaeróbica. Se ha demostrado que los mercaptanos (gases que contienen azufre) son los principales contribuyentes al olor del estiércol y son bastante tóxicos (Banwart y Brenner 1975). Quizás el más peligroso de los efectos de H2S que se muestra en la tabla 2 es su insidiosa capacidad para paralizar el sentido del olfato en el rango de 50 a 100 ppm, eliminando la capacidad sensorial para detectar niveles más altos y rápidamente tóxicos. El almacenamiento de líquidos durante tan solo 1 semana es suficiente para iniciar la producción anaeróbica de mercaptanos tóxicos. Se cree que las principales diferencias en las tasas de generación de gas del estiércol a largo plazo se deben a variaciones incontroladas en las diferencias químicas y físicas dentro del estiércol almacenado, como la temperatura, el pH, el amoníaco y la carga orgánica (Donham, Yeggy y Dauge 1985).

       

      Tabla 2. Algunos puntos de referencia toxicológicos importantes para el sulfuro de hidrógeno (H2S)

      Punto de referencia fisiológico o regulatorio

      Partes por millón (ppm)

      Umbral de detección de olor (olor a huevo podrido)

      .01 – .1

      Olor ofensivo

      3-5

      TLV-TWA = límite de exposición recomendado

      10

      TLV-STEL = límite de exposición recomendado de 15 minutos

      15

      Parálisis olfativa (no se puede oler)

      50-100

      Bronquitis (tos seca)

      100-150

      IDLH (neumonitis y edema pulmonar)

      100

      Paro respiratorio rápido (muerte en 1-3 respiraciones)

      1,000-2,000

      TLV-TWA = Valores límite umbral–Promedio ponderado en el tiempo; STEL = Nivel de exposición a corto plazo; IDLH = Inmediatamente peligroso para la vida y la salud.

      La liberación normalmente lenta de estos gases durante el almacenamiento aumenta considerablemente si la suspensión se agita para resuspender el lodo que se acumula en el fondo. H2Se han informado concentraciones de S de 300 ppm (Panti y Clark 1991) y se han medido 1,500 ppm durante la agitación del estiércol líquido. Las tasas de liberación de gas durante la agitación son demasiado grandes para ser controladas por ventilación. Es muy importante darse cuenta de que la digestión anaeróbica natural no está controlada y, por lo tanto, es muy variable. La frecuencia de sobreexposiciones graves y fatales puede predecirse estadísticamente, pero no en un sitio o momento individual. Una encuesta de productores de leche en Suiza informó una frecuencia de aproximadamente un accidente de gas de estiércol por 1,000 años-persona (Knoblauch et al. 1996). Las precauciones de seguridad son necesarias cada vez que se planea la agitación para evitar el evento inusualmente peligroso. Si el operador no agita, se acumulará lodo hasta que sea necesario eliminarlo mecánicamente. Dicho lodo debe dejarse secar antes de que alguien ingrese físicamente a un pozo cerrado. Debe haber un programa escrito para espacios confinados.

      Las alternativas raramente utilizadas a los estanques anaeróbicos incluyen un estanque aeróbico, un estanque facultativo (uno que usa bacterias que pueden crecer tanto en condiciones aeróbicas como anaeróbicas), secado (deshidratación), compostaje o un digestor anaeróbico para biogás (USDA 1992). Se pueden crear condiciones aeróbicas manteniendo la profundidad del líquido a no más de 60 a 150 cm o mediante aireación mecánica. La aireación natural ocupa más espacio; la aireación mecánica es más costosa, al igual que las bombas de circulación de un estanque facultativo. El compostaje se puede llevar a cabo en hileras (hileras de estiércol que se deben voltear cada 2 a 10 días), en una pila estática pero aireada o en un recipiente especialmente construido. El alto contenido de nitrógeno del estiércol debe reducirse mezclando una enmienda con alto contenido de carbono que apoye el crecimiento microbiano termofílico necesario para el compostaje para controlar los olores y eliminar los patógenos. El compostaje es un método económico para el tratamiento de cadáveres pequeños, si las ordenanzas locales lo permiten. Véase también el artículo “Operaciones de eliminación de residuos” en otra parte de este Enciclopedia. Si no se dispone de una planta de procesamiento o eliminación, otras opciones incluyen la incineración o el entierro. Su tratamiento oportuno es importante para controlar la enfermedad del rebaño o manada. Los desechos porcinos y avícolas son particularmente aptos para la producción de metano, pero esta técnica de utilización no se adopta ampliamente.

      Se pueden formar costras gruesas sobre el estiércol líquido y parecer sólidas. Un trabajador puede caminar sobre esta corteza y atravesarla y ahogarse. Los trabajadores también pueden resbalar y caer en el estiércol líquido y ahogarse. Es importante mantener el equipo de rescate cerca del lugar de almacenamiento del estiércol líquido y evitar trabajar solo. Algunos gases del estiércol, como el metano, son explosivos y se deben colocar carteles de “no fumar” en o alrededor del edificio de almacenamiento de estiércol (Deere & Co. 1994).

      Peligros de aplicación

      La transferencia y utilización del estiércol seco puede hacerse a mano o con ayudas mecánicas como un cargador frontal, un cargador de dirección deslizante y un esparcidor de estiércol, cada uno de los cuales presenta un peligro para la seguridad. El estiércol se esparce en la tierra como fertilizante. Los esparcidores de estiércol generalmente se arrastran detrás de un tractor y se accionan mediante una toma de fuerza (PTO) del tractor. Se clasifican en uno de cuatro tipos: tipo caja con batidores traseros, mayal, tanque en V con descarga lateral y tanque cerrado. Los dos primeros se utilizan para aplicar estiércol sólido; el esparcidor de tanque en V se utiliza para aplicar estiércol líquido, purín o sólido; y el esparcidor de tanque cerrado se usa para aplicar estiércol líquido. Los esparcidores arrojan el estiércol sobre grandes áreas hacia atrás o hacia los lados. Los peligros incluyen la maquinaria, la caída de objetos, el polvo y los aerosoles. En la tabla 3 se enumeran varios procedimientos de seguridad.

       


      Cuadro 3. Algunos procedimientos de seguridad relacionados con los esparcidores de estiércol

       

      1. Solo una persona debe operar la máquina para evitar que otra persona la active inadvertidamente.

      2. Mantenga a los trabajadores alejados de tomas de fuerza activas (PTO), batidores, barrenas y expulsores.

      3. Mantener todos los protectores y escudos.

      4. Mantenga a las personas alejadas de la parte trasera y los lados del esparcidor, que pueden proyectar objetos pesados ​​mezclados con el estiércol hasta 30 m.

      5. Evitar peligrosas operaciones de desobturación previniendo el taponamiento del esparcidor:

      • Mantenga piedras, tablas y otros objetos fuera del esparcidor.
      • En climas helados, asegúrese de que los mayales y las cadenas de los esparcidores de mayales estén sueltos y descongelados antes de la operación.
      • Mantenga las cadenas y los batidores de los esparcidores de tipo batidor en buen estado de funcionamiento reemplazando las cadenas estiradas y evitando dejar caer cargas de estiércol congelado sobre las cadenas del esparcidor.
      • Nunca se suba a un esparcidor en funcionamiento para limpiarlo.
      • Mantenga el sinfín de descarga y el expulsor de descarga en los esparcidores de tanque en V para que funcionen libremente.
      • En climas fríos, limpie el interior del esparcidor para que el estiércol húmedo no congele las piezas móviles.

       

      6. Use buenas prácticas de seguridad en tractores y tomas de fuerza.

      7. Asegúrese de que la válvula de alivio en los esparcidores de tanque cerrado esté operativa para evitar presiones excesivas.

      8. Al desenganchar el esparcidor del tractor, asegúrese de que el gato que sostiene el peso de la lengüeta del esparcidor esté seguro y bloqueado para evitar que el esparcidor se caiga.

      9. Cuando el esparcidor genere polvo o aerosoles en el aire, use protección respiratoria.

      Fuente: Deere & Co. 1994.


       

       

      Atrás

      Alimentación

        1. Use ventilación adecuada en edificios y silos.
        2. Mantenga cerradas y bloqueadas las entradas a las áreas de almacenamiento de granos, piensos y ensilaje.
        3. Coloque señales de advertencia en las áreas de almacenamiento de alimentos y ensilaje sobre el peligro de atrapamiento en el flujo de granos o alimentos.
        4. Mantenga las escaleras del silo y del contenedor en buenas condiciones.
        5. Proteja las entradas del sinfín para evitar el contacto con los sinfines.
        6. Cubra los canales de carga de los sinfines, elevadores y transportadores con rejillas.
        7. Tenga cuidado al mover sinfines y elevadores; Compruebe si hay líneas eléctricas aéreas.
        8. Asegúrese de que los protectores estén en su lugar para todos los equipos de alimentación, trituración y otros.
        9. Tenga en cuenta los efectos sobre la salud de respirar polvo orgánico e informe a su médico sobre la exposición reciente al polvo cuando busque tratamiento para una enfermedad respiratoria.
        10. Utilice equipos automatizados o mecanizados para mover materiales en descomposición.
        11. Use contención en la fuente, ventilación de extracción local y métodos húmedos para controlar el polvo orgánico.
        12. Use protección respiratoria adecuada cuando la exposición al polvo sea inevitable.

                         

                        Manejo

                        1. Establecer buenos programas de saneamiento, vacunación e inoculación.
                        2. Cuando trabaje con animales, planee una salida de escape; tener al menos dos salidas.
                        3. Los manipuladores de ganado deben tener suficiente fuerza y ​​experiencia para el trabajo.
                        4. Evite trabajar con animales cuando esté cansado.
                        5. Tenga cuidado al acercarse a los animales para no asustarlos.
                        6. Conoce a los animales y sé paciente con ellos.
                        7. Descornar animales peligrosos.
                        8. Colocar carteles de advertencia donde se almacenen productos químicos; enciérralos en una habitación o armario.
                        9. Mezcle todos los productos químicos al aire libre o en un área bien ventilada.
                        10. Tenga cuidado al conducir animales.
                        11. Use guantes de goma cuando trate animales enfermos.
                        12. Vacune a los animales y ponga en cuarentena a los animales enfermos.
                        13. Lávese las manos después del contacto con terneros con diarrea (diarrea).

                                         

                                        Contención y vivienda

                                          1. Asegúrese de que todos los corrales, puertas, rampas de carga y cercas estén en buen estado y sean lo suficientemente fuertes para contener al animal.
                                          2. No permita fumar tabaco alrededor de los edificios de la granja y las áreas de almacenamiento y reabastecimiento de combustible; coloque carteles de "no fumar" en estas áreas.
                                          3. Mantenga extintores de incendios tipo ABC completamente cargados en los principales edificios de la granja.
                                          4. Retire la basura y los escombros alrededor de los edificios para evitar incendios y caídas.
                                          5. Mantener todos los edificios en buen estado.
                                          6. Mantenga el cableado eléctrico en buenas condiciones.
                                          7. Utilice iluminación adecuada en todos los edificios.
                                          8. Mantenga los pisos limpios y libres de concreto roto y áreas resbaladizas.

                                                         

                                                        Deposito de basura

                                                          1. Deseche correctamente todos los contenedores de productos químicos siguiendo las instrucciones de la etiqueta.
                                                          2. Instale tubos de ventilación y extractores de aire en los pozos de estiércol.

                                                             

                                                            Atrás

                                                            Lunes, marzo de 28 2011 19: 23

                                                            Lácteos

                                                            El productor lechero es un especialista en ganadería cuyo objetivo es optimizar la salud, la nutrición y el ciclo reproductivo de un rebaño de vacas con el objetivo final de la máxima producción de leche. Los principales determinantes de la exposición del agricultor a los peligros son el tamaño de la explotación y del rebaño, la mano de obra, la geografía y el grado de mecanización. Una granja lechera puede ser una pequeña empresa familiar que ordeña 20 vacas o menos por día, o puede ser una operación corporativa que utiliza tres turnos de trabajadores para alimentar y ordeñar miles de vacas durante todo el día. En regiones del mundo donde el clima es bastante templado, el ganado puede alojarse en cobertizos abiertos con techos y paredes mínimas. Alternativamente, en algunas regiones los establos deben cerrarse herméticamente para preservar suficiente calor para proteger a los animales y los sistemas de ordeño y de agua. Todos estos factores contribuyen a la variabilidad del perfil de riesgo del productor lechero. Sin embargo, hay una serie de peligros que la mayoría de las personas que trabajan en la producción lechera en todo el mundo encontrarán, al menos en cierta medida.

                                                            Peligros y precauciones

                                                            ruido

                                                            Un peligro potencial que claramente se relaciona con el grado de mecanización es el ruido. En la ganadería lechera, los niveles de ruido nocivos son comunes y siempre están relacionados con algún tipo de dispositivo mecánico. Los principales delincuentes fuera del granero son los tractores y las motosierras. Los niveles de ruido de estas fuentes a menudo están en el rango de 90-100 dBA o por encima. Dentro del establo, otras fuentes de ruido incluyen cortadores de ropa de cama, cargadores de dirección deslizante pequeños y bombas de vacío de tuberías de ordeño. Aquí nuevamente, las presiones de sonido pueden exceder los niveles que generalmente se consideran dañinos para el oído. Aunque los estudios de pérdida auditiva inducida por ruido en productores lecheros son limitados en número, se combinan para mostrar un patrón convincente de déficits auditivos que afectan predominantemente a las frecuencias más altas. Estas pérdidas pueden ser bastante sustanciales y ocurren con mucha más frecuencia en los agricultores de todas las edades que en los controles no agrícolas. En varios de los estudios, las pérdidas fueron más notables en el oído izquierdo que en el derecho, posiblemente porque los granjeros pasan gran parte de su tiempo con el oído izquierdo dirigido hacia el motor y el silenciador cuando manejan un implemento. La prevención de estas pérdidas puede lograrse mediante esfuerzos dirigidos a la reducción y silenciamiento del ruido, y la institución de un programa de conservación de la audición. Ciertamente, el hábito de usar dispositivos de protección auditiva, ya sean orejeras o tapones para los oídos, puede ayudar sustancialmente a reducir el riesgo de pérdida auditiva inducida por el ruido de la próxima generación.

                                                            Química​

                                                            El productor lechero tiene contacto con algunos productos químicos que se encuentran comúnmente en otros tipos de agricultura, así como con algunos que son específicos de la industria láctea, como los que se usan para limpiar el sistema de tubería de ordeño automático accionado por vacío. Esta tubería debe limpiarse eficazmente antes y después de cada uso. Por lo general, esto se hace lavando primero el sistema con una solución jabonosa alcalina muy fuerte (típicamente, hidróxido de sodio al 35 %), seguida de una solución ácida, como ácido fosfórico al 22.5 %. Se han observado varias lesiones en asociación con estos productos químicos. Los derrames han resultado en quemaduras importantes en la piel. Las salpicaduras pueden lesionar la córnea o la conjuntiva de los ojos desprotegidos. Ingestión accidental trágica, a menudo por niños pequeños, que puede ocurrir cuando estos materiales se bombean en una taza y luego se dejan desatendidos brevemente. Estas situaciones se pueden prevenir mejor mediante el uso de un sistema de descarga cerrado y automatizado. En ausencia de un sistema automatizado, se deben tomar precauciones para restringir el acceso a estas soluciones. Las tazas medidoras deben estar claramente etiquetadas, reservadas solo para este propósito, nunca dejarse desatendidas y enjuagarse bien después de cada uso.

                                                            Al igual que otros que trabajan con ganado, los productores de leche pueden estar expuestos a una variedad de agentes farmacéuticos que van desde antibióticos y agentes progestágenos hasta inhibidores de prostaglandinas y hormonas. Según el país, los productores de leche también pueden usar fertilizantes, herbicidas e insecticidas con diversos grados de intensidad. En general, el productor lechero utiliza estos agroquímicos con menor intensidad que las personas que trabajan en otros tipos de agricultura. Sin embargo, es necesario el mismo cuidado al mezclar, aplicar y almacenar estos materiales. Las técnicas de aplicación apropiadas y el atuendo protector son tan importantes para el productor lechero como para cualquier otra persona que trabaje con estos compuestos.

                                                            Riesgos Ergonómicos

                                                            Aunque los datos sobre la prevalencia de todos los problemas musculoesqueléticos actualmente están incompletos, está claro que los productores lecheros tienen un mayor riesgo de artritis de cadera y rodilla en comparación con los no productores. Del mismo modo, su riesgo de problemas de espalda también puede ser elevado. Aunque no se ha estudiado bien, no hay duda de que la ergonomía es un problema importante. El agricultor puede llevar rutinariamente pesos superiores a 40 kg, a menudo además de un peso corporal considerable. La conducción del tractor produce abundante exposición a vibraciones. Sin embargo, es la parte del trabajo dedicada al ordeño la que parece más significativa desde el punto de vista ergonómico. Un granjero puede doblarse o encorvarse de 4 a 6 veces durante el ordeño de una sola vaca. Estos movimientos se repiten con cada una de varias vacas dos veces al día durante décadas. Llevar el equipo de ordeño de un establo a otro impone una carga ergonómica adicional en las extremidades superiores. En países donde el ordeño está menos mecanizado, la carga ergonómica sobre el productor lechero puede ser diferente, pero aun así es probable que refleje una tensión repetitiva considerable. Una solución potencial en algunos países es el cambio a salas de ordeño. En este entorno, el granjero puede ordeñar varias vacas simultáneamente mientras se encuentra a varios pies debajo de ellas en el hoyo central de la sala. Esto elimina la necesidad de agacharse y agacharse, así como de la carga en las extremidades superiores de llevar el equipo de un puesto a otro. Este último problema también se aborda con los sistemas de vías aéreas que se están introduciendo en algunos países escandinavos. Estos soportan el peso del equipo de ordeño cuando se mueve entre puestos, e incluso pueden proporcionar un asiento conveniente para el ordeñador. Incluso con estas posibles soluciones, queda mucho por aprender sobre los problemas ergonómicos y su resolución en la producción lechera.

                                                            Dust

                                                            Un problema estrechamente relacionado es el polvo orgánico. Este es un material complejo, a menudo alergénico y generalmente ubicuo en las granjas lecheras. El polvo frecuentemente tiene altas concentraciones de endotoxinas y puede contener beta-glucanos, histamina y otros materiales biológicamente activos (Olenchock et al. 1990). Los niveles de polvo total y respirable pueden superar los 50 mg/m3 y 5 mg/m3, respectivamente, con ciertas operaciones. Por lo general, implican trabajar con alimentos o lechos contaminados con microbios dentro de un espacio cerrado, como un establo, un pajar, un silo o un silo de granos. La exposición a estos niveles de polvo puede provocar problemas agudos como ODTS o neumonitis por hipersensibilidad ("enfermedad pulmonar del granjero"). La exposición crónica también puede desempeñar un papel en el asma, la enfermedad pulmonar del agricultor y la bronquitis crónica, que parece ocurrir al doble de la tasa de una población no agrícola (Rylander y Jacobs 1994). Las tasas de prevalencia de algunos de estos problemas son más altas en entornos donde es probable que los niveles de humedad en el alimento sean elevados y en áreas donde los establos están más cerrados debido a los requisitos climáticos. Diversas prácticas agrícolas, como el secado del heno y el sacudido manual del alimento para los animales, y la elección del material de cama, pueden ser determinantes importantes de los niveles tanto de polvo como de las enfermedades asociadas. Los agricultores a menudo pueden idear una serie de técnicas para minimizar la cantidad de sobrecrecimiento microbiano o su posterior aerosolización. Los ejemplos incluyen el uso de aserrín, periódicos y otros materiales alternativos para ropa de cama en lugar de heno moldeado. Si se usa heno, la adición de un litro de agua a la superficie cortada de la paca minimiza el polvo generado por un picador mecánico de ropa de cama. Tapar los silos verticales con láminas de plástico o lonas sin alimentación adicional encima de esta capa minimiza el polvo del destape posterior. A menudo es posible el uso de pequeñas cantidades de humedad y/o ventilación en situaciones en las que es probable que se genere polvo. Finalmente, los agricultores deben anticipar posibles exposiciones al polvo y usar protección respiratoria adecuada en estas situaciones.

                                                            Alérgenos

                                                            Los alérgenos pueden representar un problema de salud problemático para algunos productores lecheros. Los principales alérgenos parecen ser los que se encuentran en los establos, típicamente caspa de animales y "ácaros de almacenamiento" que viven en los alimentos almacenados dentro de los establos. Un estudio ha extendido el problema de los ácaros del almacenamiento más allá del establo, y ha encontrado poblaciones considerables de estas especies que también viven dentro de las granjas (van Hage-Hamsten, Johansson y Hogland 1985). Se ha confirmado que la alergia a los ácaros es un problema en varias partes del mundo, a menudo con diferentes especies de ácaros. La reactividad a estos ácaros, a la caspa de las vacas ya muchos otros alérgenos menos significativos da como resultado varias manifestaciones alérgicas (Marx et al. 1993). Estos incluyen la aparición inmediata de irritación nasal y ocular, dermatitis alérgica y, lo que es más preocupante, asma ocupacional mediada por alergia. Esto puede ocurrir como una reacción inmediata o retardada (hasta 12 horas) y puede ocurrir en personas que previamente no tenían asma. Es preocupante porque la participación del productor lechero en las actividades del establo es diaria, intensiva y de por vida. Con este nuevo desafío alérgico casi continuo, es probable que se observe un asma cada vez más grave en algunos agricultores. La prevención incluye evitar el polvo, que es la intervención más efectiva y, desafortunadamente, la más difícil para la mayoría de los productores lecheros. Los resultados de las terapias médicas, incluidas las vacunas contra la alergia, los esteroides tópicos u otros agentes antiinflamatorios y el alivio sintomático con broncodilatadores, han sido mixtos.

                                                             

                                                            Atrás

                                                            Página 1 de 2

                                                            " EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

                                                            Contenido

                                                            Referencias de cría de ganado

                                                            Aldhous, P. 1996. La teoría de la tembladera alimentó la autocomplacencia de la EEB, ahora crece el temor por los bebés por nacer. Nuevo Científico 150:4-5.

                                                            Ahlgren, GH. 1956. Cultivos forrajeros. Nueva York: McGraw-Hill Book Co.

                                                            Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1994. Valores Límite Umbral para Sustancias Químicas y Agentes Físicos e Índices de Exposición Biológica. Cincinnati, OH: ACGIH.

                                                            Auty, JH. 1983. Fuerza animal de tiro en Australia. Ganadería asiática VIII: 83-84.

                                                            Banwart, WC y JM Brenner. 1975. Identificación de gases de azufre evolucionados a partir de estiércol animal. J Medio Ambiente Qual 4:363-366.

                                                            Baxter, PJ. 1991. Algas marinas y de agua dulce tóxicas: ¿un riesgo laboral? Br J Ind Med 48(8):505-506.

                                                            Bell, RG, DB Wilson y EJ Dew. 1976. Recubrimiento de estiércol de corral de engorde para pastos de regadío: ¿Buena práctica agrícola o un peligro para la salud? B Environ Contam Tox 16:536-540.

                                                            Beneson, AS. 1990. Control de Enfermedades Transmisibles en el Hombre. Washington, DC: Asociación Estadounidense de Salud Pública.

                                                            —. 1995. Manual de Control de Enfermedades Transmisibles. Washington, DC: Asociación Estadounidense de Salud Pública.

                                                            Marrón, LR. 1995. La producción de carne da un salto. En Vital Signs 1995: The Trends that are Shaping our Future, editado por LR Brown, N Lenssen y H Kane. Nueva York: WW Norton & Company.

                                                            Bursey, RG. 1992. Nuevos usos de los productos lácteos. En New Crops, New Uses, New Markets: Industrial and Commercial Products from US Agriculture: 1992 Yearbook of Agriculture. Washington, DC: USDA.

                                                            Calandruccio, RA y JH Powers. 1949. Accidentes agrícolas: un estudio clínico y estadístico que abarca veinte años. Am Surg (noviembre): 652-660.

                                                            Cameron, D y C Bishop. 1992. Accidentes agrícolas en adultos. Br Med J 305:25-26.

                                                            Caras, RA. 1996. Una armonía perfecta: las vidas entrelazadas de animales y humanos a lo largo de la historia. Nueva York: Simon & Schuster.

                                                            Carstensen, O, J Lauritsen y K Rasmussen. 1995. El estudio West-Justland sobre prevención de accidentes agrícolas, Fase 1: Un estudio de factores específicos del trabajo en 257 lesiones agrícolas tratadas en hospitales. Revista de Seguridad y Salud Agrícola 1:231-239.

                                                            Chatterjee, A, D Chattopadhyay, D Bhattacharya, Ak Dutta y DN Sen Gupta. 1980. Algunos aspectos epidemiológicos de la dermatofitosis zoofílica. Revista Internacional de Zoonosis 7(1):19-33.

                                                            Cherry, JP, SH Fearirheller, TA Foglis, GJ Piazza, G Maerker, JH Woychik y M Komanowski. 1992. Usos innovadores de subproductos animales. En New Crops, New Uses, New Markets: Industrial and Commercial Products from US Agriculture: 1992 Yearbook of Agriculture. Washington, DC: USDA.

                                                            Crowley, M. 1995. Tendencias y tecnología de la acuicultura. Pescador Nacional 76:18-19.

                                                            Deere & Co. 1994. Gestión de la seguridad en granjas y ranchos. Moline, Illinois: Deere & Co.

                                                            DeFoliart, GR. 1992. Los insectos como alimento humano. Protección de Cultivos 11:395-399.

                                                            Donham, KJ. 1985. Enfermedades zoonóticas de importancia ocupacional en la agricultura: una revisión. Revista Internacional de Zoonosis 12:163-191.

                                                            —. 1986. Agentes peligrosos en polvos agrícolas y métodos de evaluación. Am J Ind Med 10:205-220.

                                                            Donham, KJ y LW Knapp. 1982. Exposición tóxica aguda a gases del estiércol líquido. J Ocupa Med 24:142-145

                                                            Donham, KJ y SJ Reynolds. 1995. Disfunción respiratoria en trabajadores de producción porcina: relación dosis-respuesta de exposiciones ambientales y función pulmonar. Am J Ind Med 27:405-418.

                                                            Donham, KJ y L Scallon. 1985. Caracterización de polvos recogidos de edificios de confinamiento porcino. Am Ind Hyg Assoc J 46:658-661.

                                                            Donham, KJ y KM Jueves. 1995. Medicina agrícola y salud ambiental: El componente faltante del movimiento agrícola sostenible. En Salud y seguridad agrícola: lugar de trabajo, medio ambiente, sostenibilidad, editado por HH McDuffie, JA Dosman, KM Semchuk, SA Olenchock y A Senthilselvan. Boca Ratón, FL: CRC Press.

                                                            Donham, KJ, MJ Rubino, TD Thedell y J Kammenmeyer. 1977. Peligros potenciales para la salud de los trabajadores en edificios de confinamiento porcino. J Ocupa Med 19:383-387.

                                                            Donham, KJ, J Yeggy y RR Dauge. 1985. Parámetros químicos y físicos del estiércol líquido de instalaciones de confinamiento porcino: Implicaciones para la salud de los trabajadores, los cerdos y el medio ambiente. Residuos Agrícolas 14:97-113.

                                                            —. 1988. Tasas de producción de gases tóxicos del estiércol líquido: implicaciones para la salud de los trabajadores y los animales en las instalaciones porcinas. Residuos biológicos 24:161-173.

                                                            Donham, KJ, DC Zavala y JA Merchant. 1984. Efectos agudos del ambiente de trabajo en las funciones pulmonares de los trabajadores de confinamiento porcino. Am J Ind Med 5:367-375.

                                                            Dosman, JA, BL Graham, D Hall, Pahwa, H McDuffie, M Lucewicz y T To. 1988. Síntomas respiratorios y alteraciones en las pruebas de función pulmonar en productores porcinos en Saskatchewan: Resultados de una encuesta a granjeros. J Occ Med 30:715-720.

                                                            Douglas, JDM. 1995. Salmonicultura: Salud ocupacional en una nueva industria rural. Ocupa Med 45:89-92.

                                                            Douglas, JDM y AH Milne. 1991. Enfermedad por descompresión en trabajadores de piscifactorías: un nuevo riesgo laboral. Br Med J 302:1244-1245.

                                                            Durning, AT y HB Brough. 1992. Reformando la economía ganadera. En State of the World, editado por LR Brown. Londres: WW Norton & Company.

                                                            Erlich, SM, TR Driscoll, JE Harrison, MS Frommer y J Leight. 1993. Fatalidades agrícolas relacionadas con el trabajo en Australia, 1982-1984. Scand J Work Environ Health 19:162-167.

                                                            Feddes, JJR y EM Barber. 1994. Soluciones de ingeniería agrícola a problemas de contaminantes del aire en silos agrícolas y edificios para animales. En Salud y seguridad agrícola: lugar de trabajo, medio ambiente, sostenibilidad, editado por HH McDuffie, JA Dosman, KM Semchuk, SA Olenchock y A Senthilselvan. Boca Ratón, FL: CRC Press.

                                                            Ferguson, IR y LRC Path. 1993. Ratas, peces y enfermedad de Weil. Profesional de Seguridad y Salud :12-16.

                                                            Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 1965. Implementos agrícolas para regiones áridas y tropicales. Roma: FAO.

                                                            —. 1995. El estado mundial de la pesca y la acuicultura. Roma: FAO.

                                                            Fretz, P. 1989. Heridas de animales de granja. En Principios de salud y seguridad en la agricultura, editado por JA Dosman y DW Crockcroft. Boca Ratón, FL: CRC Press.

                                                            Froehlich, PA. 1995. Observaciones y recomendaciones de control de ingeniería para instalaciones de cría de insectos. Cincinnati, OH: NIOSH.

                                                            Gillespie, JR. 1997. Producción ganadera y avícola moderna. Nueva York: Delmar Publishers.

                                                            Gorhe, DS. 1983. Fuerza animal de tiro vs mecanización. Ganado asiático VIII: 90-91.

                                                            Haglind, M y R Rylander. 1987. Mediciones de exposición ocupacional y función pulmonar entre trabajadores en edificios de confinamiento porcino. J Ocupa Med 29:904-907.

                                                            Harries, MG y O Cromwell. 1982. Alergia ocupacional por alergia a la orina de cerdo. Br Med J 284:867.

                                                            Heederick, D, R Brouwer, K Biersteker y J. Boleij. Relación de los niveles de endotoxinas y bacterias en el aire en granjas porcinas con la función pulmonar y los síntomas respiratorios de los granjeros. Intl Arch Occup Health 62:595-601.

                                                            Hogan, DJ y P Lane. 1986. Trastornos dermatológicos en la agricultura. Occup Med: State Art Rev 1:285-300.

                                                            Holness, DL, EL O'Glenis, A Sass-Kortsak, C Pilger y J Nethercott. 1987. Efectos respiratorios y exposición al polvo en la cría de cerdos en confinamiento. Am J Ind Med 11:571-580.

                                                            Holness, DL y JR Nethercott. 1994. Trauma agudo y crónico en criadores de cerdos. En Salud y seguridad agrícola: lugar de trabajo, medio ambiente, sostenibilidad, editado por HH McDuffie, JA Dosman, KM Semchuk, SA Olenchock y A Senthilselvan. Boca Ratón, FL: CRC Press.

                                                            Departamento de Salud Pública de Iowa. 1995. Sistema de Notificación de Daños Agrícolas de Investigación del Proyecto Sentinel. Des Moines, IA: Departamento de Salud Pública de Iowa.

                                                            Iverson, M, R Dahl, J. Korsgaard, T Hallas y EJ Jensen. 1988. Síntomas respiratorios en granjeros daneses: un estudio epidemiológico de factores de riesgo. Tórax 48:872-877.

                                                            Johnson, SA. 1982. Gusanos de seda. Minneapolis, MN: Publicaciones de Lerner.

                                                            Jones, W, K Morring, SA Olenchock, T Williams y J. Hickey. 1984. Estudio ambiental de edificios de confinamiento avícola. Am Ind Hyg Assoc J 45:760-766.

                                                            Joshi, DD. 1983. Fuerza animal de tiro para la producción de alimentos en Nepal. Ganadería asiática VIII: 86-87.

                                                            Ker, A. 1995. Sistemas agrícolas en la sabana africana. Ottawa, Canadá: IDRC Books.

                                                            Khan, MH. 1983. Animal como fuente de energía en la agricultura asiática. Ganadería asiática VIII: 78-79.

                                                            Kiefer, M. 1996. División de Industria Vegetal del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida, Gainesville, Florida. Cincinnati, OH: NIOSH.

                                                            Knoblauch, A, B Steiner, S Bachmann, G Trachsler, R Burgheer y J Osterwalder. 1996. Accidentes relacionados con el estiércol en el este de Suiza: un estudio epidemiológico. Ocupar Environ Med 53: 577-582.

                                                            Kok, R, K Lomaliza y US Shivhare. 1988. El diseño y desempeño de una granja de insectos/reactor químico para la producción de alimentos humanos. Ingeniería Agrícola Canadiense 30:307-317.

                                                            Kuo, C y MCM Beveridge. 1990. Maricultura: problemas biológicos y de gestión, y posibles soluciones de ingeniería. En Ingeniería para la Piscicultura Offshore. Londres: Thomas Telford.

                                                            Layde, PM, DL Nordstrom, D Stueland, LB Wittman, MA Follen y KA Olsen. 1996. Lesiones ocupacionales relacionadas con animales en residentes de granjas. Revista de Seguridad y Salud Agrícola 2:27-37.

                                                            Leistikow, B Donham, JA Merchant y S Leonard. 1989. Evaluación del riesgo respiratorio de los trabajadores avícolas de EE. UU. Am J Ind Med 17:73-74.

                                                            Lenhart, SO. 1984. Fuentes de insulto respiratorio en la industria de procesamiento de aves de corral. Am J Ind Med 6:89-96.

                                                            Lincoln, JM y ML Klatt. 1994. Prevención de ahogamientos de pescadores comerciales. Anchorage, Alaska: NIOSH.

                                                            Mac Diarmid, SC. 1993. Análisis de riesgos e importación de animales y productos de origen animal. Rev. Sci Tech 12:1093-1107.

                                                            Marx, J, J Twiggs, B Ault, J Merchant y E Fernandez-Caldas. 1993. Aeroalérgenos inhalados y reactividad de ácaros de almacenamiento en un estudio de casos y controles anidado de granjeros de Wisconsin. Am Rev Respir Dis 147:354-358.

                                                            Mathias, CGT. 1989. Epidemiología de las enfermedades cutáneas ocupacionales en la agricultura. En Principios de Salud y Seguridad en la Agricultura, editado por JA Dosman y DW Cockroft. Boca Ratón, FL: CRC Press.

                                                            Meadows, R. 1995. Legado ganadero. Salud ambiental Persp 103:1096-1100.

                                                            Meyers, JR. 1997. Lesiones entre trabajadores agrícolas en los Estados Unidos, 1993. Publicación del DHHS (NIOSH) No. 97-115. Cincinnati, OH: NIOSH.

                                                            Mullan, RJ y LI Murthy. 1991. Eventos centinela de salud ocupacional: una lista actualizada para el reconocimiento médico y la vigilancia de la salud pública. Am J Ind Med 19:775-799.

                                                            Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). 1993. Lesiones entre trabajadores agrícolas en los Estados Unidos. Cincinnati, OH: NIOSH.

                                                            —. 1994. Solicitud de Asistencia para la Prevención del Síndrome Tóxico del Polvo Orgánico. Washington, DC: GPO.

                                                            Institutos Nacionales de Salud (NIH). 1988. Manual del Administrador Institucional para el Cuidado y Uso de Animales de Laboratorio. Washington, DC: GPO.

                                                            Consejo Nacional de Investigación (NRC). 1989. Agricultura alternativa: Comité sobre el papel de los métodos agrícolas alternativos en la agricultura de producción moderna. Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional.

                                                            Consejo Nacional de Seguridad. 1982. Datos de accidentes. Chicago, IL: Consejo Nacional de Seguridad.

                                                            —. 1985. Pesca eléctrica. Hoja de datos NSC I-696-85. Chicago, IL: Consejo Nacional de Seguridad.

                                                            Nesheim, MC, RE Austic y LE Card. 1979. Producción avícola. Filadelfia, PA: Lea y Febiger.

                                                            Olenchock, S, J May, D Pratt, L Piacitelli y J Parker. 1990. Presencia de endotoxinas en diferentes ambientes agrícolas. Am J Ind Med 18:279-284.

                                                            O'Toole, C. 1995. Alien Empire. Nueva York: Harper Collins Publishers.

                                                            Orlic, M y RA Leng. 1992. Propuesta preliminar para ayudar a Bangladesh a mejorar la productividad del ganado rumiante y reducir las emisiones de metano. Washington, DC: Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., División de Cambio Global.

                                                            Panti, NK y SP Clark. 1991. Condiciones peligrosas transitorias en la construcción de animales debido a la liberación de gas de estiércol durante la mezcla de purines. Ingeniería Aplicada en Agricultura 7:478-484.

                                                            Platt, AE. 1995. La acuicultura aumenta la captura de peces. En Vital Signs 1995: The Trends that Are Shaping our Future, editado por LR Brown, N Lenssen y H Kane. Nueva York: WW Norton & Company.

                                                            Monedero, VG, CE Rexroad y RJ Wall. 1992. La biotecnología de corral pronto puede producir nuevas terapias médicas. En New Crops, New Uses, New Markets: Industrial and Commercial Products from US Agriculture: 1992 Yearbook of Agriculture Washington, DC: USDA.

                                                            Ramaswami, NS y GL Narasimhan. 1982. A case for building up draft animal power. Kurushetra (Diario de la India para el Desarrollo Rural) 30:4.

                                                            Reynolds, SJ, KJ Donham, P Whitten, JA Merchant, LF Burmeister y WJ Popendorf. 1996. Una evaluación longitudinal de las relaciones dosis-respuesta para exposiciones ambientales y función pulmonar en trabajadores de producción porcina. Am J Ind Med 29:33-40.

                                                            Robertson, MH, IR Clarke, JD Coghlan y ON Gill. 1981. Leptospirosis en criadores de truchas. Lanceta: 2(8247)626-627.

                                                            Robertson, TD, SA Ribeiro, S Zodrow y JV Breman. 1994. Evaluación de la suplementación estratégica de alimentos para ganado como una oportunidad para generar ingresos para productores de lácteos a pequeña escala y reducir las emisiones de metano en Bangladesh. Washington, DC: Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

                                                            Rylander, R. 1994. Síntomas y mecanismos: Inflamación del pulmón. Am J Ind Med 25:19-24.

                                                            Rylander, R, KJ Donham, C Hjort, R Brouwer y D Heederik. 1989. Efectos de la exposición al polvo en edificios de confinamiento porcino: informe de un grupo de trabajo. Scand J Work Environ Health 15:309-312.

                                                            Rylander, R y N Essle. 1990. Hiperactividad bronquial entre ganaderos porcinos y lecheros. Am J Ind Med 17:66-69.

                                                            Rylander, R, Y Peterson y KJ Donman. 1990. Cuestionario que evalúa la exposición al polvo orgánico. Am J Ind Med 17:121-128.

                                                            Rylander, R y R Jacobs. 1994. Polvos orgánicos: exposición, efectos y prevención. Chicago, IL: publicación de Lewis.
                                                            Safina, C. 1995. Los peces en peligro del mundo. Sci Am 272:46-53.

                                                            Scherf, BD. 1995. Lista Mundial de Vigilancia para la Diversidad de los Animales Domésticos. Roma: FAO.

                                                            Schmidt, MJ. 1997. Elefantes de trabajo. Sci Am 279:82-87.

                                                            Schmidt, JO. 1992. Alergia a insectos venenosos. En The Hive and the Honey Bee, editado por JM Graham. Hamilton: DaDant & Sons.

                                                            Shumacher, MJ y NB Egen. 1995. Importancia de las abejas africanizadas en la salud pública. Arco Int Med 155:2038-2043.

                                                            Sherson, D, I Hansen y T Sigsgaard. 1989. Síntomas respiratorios relacionados con el trabajo en trabajadores de procesamiento de truchas. Alergia 44:336-341.

                                                            Stem, C, DD Joshi y M Orlic. 1995. Reducción de las emisiones de metano del ganado rumiante: Estudio de viabilidad previa de Nepal. Washington, DC: Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., División de Cambio Global.

                                                            Endulzar, JM. 1995. Tecnología y aplicaciones de medición de olores: una revisión de vanguardia. En Séptimo Simposio Internacional sobre Desechos Agrícolas y de Procesamiento de Alimentos: Actas del 7º Simposio Internacional, editado por CC Ross. Sociedad Americana de Ingeniería Agrícola.

                                                            Tannahill, R. 1973. La comida en la historia. Nueva York: Stein and Day.

                                                            Thorne, PS, KJ Donham, J Dosman, P Jagielo, JA Merchant y S Von Essen. 1996. Salud ocupacional. En Comprender los impactos de la producción porcina a gran escala, editado por KM Thu, D Mcmillan y J Venzke. Iowa City, IA: Universidad de Iowa.

                                                            Turner, F y PJ Nichols. 1995. Papel del epitelio en la respuesta de las vías respiratorias. Resumen de la 19.ª Conferencia de investigación sobre el algodón y otros polvos orgánicos, 6 y 7 de enero, San antonio, TX.

                                                            Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). 1996. Agricultura urbana: alimentos, empleos y ciudades sostenibles. Nueva York: PNUD.

                                                            Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). 1992. Manual de campo de manejo de desechos agrícolas. Washington, DC: Servicio de Conservación de Suelos del USDA.

                                                            —. 1996a. Ganadería y aves de corral: mercados y comercio mundiales. Serie Circular FL&P 1-96. Washington DC: Servicio Agrícola Exterior del USDA.

                                                            —. 1996b. Lácteos: Mercados Mundiales y Comercio. Circular Serie FD 1-96. Washington DC: Servicio Agrícola Exterior del USDA.

                                                            —. 1997. Producción y valor avícola, resumen de 1996. Washington, DC: Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas.

                                                            van Hage-Hamsten, M, S Johansson y S Hogland. 1985. La alergia a los ácaros de almacenamiento es común en una población agrícola. Alergia Clin 15: 555-564.

                                                            Vivian, J. 1986. Cría de abejas. Charlotte, VT: publicación de Williamson.

                                                            Waller, JA. 1992. Lesiones a granjeros y familias campesinas en un estado lechero. J Ocupe Med 34:414-421.

                                                            Yang, N. 1995. Investigación y desarrollo de la fuerza de tiro del búfalo para la agricultura en China. Ganadería asiática XX: 20-24.

                                                            Zhou, C y JM Roseman. 1995. Lesiones residuales relacionadas con la agricultura: prevalencia, tipo y factores asociados entre los operadores agrícolas de Alabama, 1990. Journal of Rural Health 11:251-258.

                                                            Zuehlke, RL, CF Mutel y KJ Donham. 1980. Enfermedades de los Trabajadores Agrícolas. Iowa City, IA: Departamento de Medicina Preventiva y Salud Ambiental, Universidad de Iowa.