Lunes, marzo de 28 2011 20: 06

Manipulación de madera

Valora este artículo
(Vote 1)

La madera puede llegar al aserradero de una planta de celulosa en forma de troncos sin procesar o como astillas de una serrería. Algunas operaciones de plantas de celulosa tienen aserraderos en el sitio (a menudo llamados “cuartos de madera”) que producen tanto madera de construcción comercializable como material para la planta de celulosa. El aserrado se analiza en detalle en el capítulo Tablas de madera. Este artículo analiza los elementos de la preparación de la madera que son específicos de las operaciones de las plantas de celulosa.

El área de preparación de madera de una planta de celulosa tiene varias funciones básicas: recibir y medir el suministro de madera al proceso de pulpa a la tasa demandada por la planta; preparar la madera para que cumpla con las especificaciones de alimentación de la planta en cuanto a especies, limpieza y dimensiones; y recoger cualquier material rechazado por las operaciones anteriores y enviarlo a disposición final. La madera se convierte en astillas o troncos adecuados para la reducción a pulpa en una serie de pasos que pueden incluir descortezado, aserrado, astillado y cribado.

Los troncos se descortezan porque la corteza contiene poca fibra, tiene un alto contenido de extractos, es oscura y, a menudo, contiene grandes cantidades de arena. El descortezado se puede hacer hidráulicamente con chorros de agua a alta presión, o mecánicamente frotando los troncos entre sí o con herramientas de corte de metal. Los descortezadores hidráulicos pueden usarse en áreas costeras; sin embargo, el efluente generado es difícil de tratar y contribuye a la contaminación del agua.

Los troncos descortezados se pueden aserrar en longitudes cortas (de 1 a 6 metros) para la reducción a pulpa de madera molida con piedra o astillarse para métodos de reducción a pulpa mecánicos o químicos refinadores. Las astilladoras tienden a producir astillas con un rango de tamaño considerable, pero la fabricación de pulpa requiere astillas de dimensiones muy específicas para garantizar un flujo constante a través de los refinadores y una cocción uniforme en los digestores. Por lo tanto, las virutas pasan por una serie de pantallas cuya función es separar las virutas en función de la longitud o el grosor. Las astillas de gran tamaño se vuelven a astillar, mientras que las astillas de menor tamaño se utilizan como combustible de desecho o se dosifican de nuevo en el flujo de astillas.

Los requisitos del proceso particular de reducción a pulpa y las condiciones de las astillas dictarán la duración del almacenamiento de las astillas (figura 1; tenga en cuenta los diferentes tipos de astillas disponibles para la reducción a pulpa). Según el suministro de fibra y la demanda de la planta, una planta mantendrá un inventario de astillas sin cribar de 2 a 6 semanas, generalmente en grandes pilas de astillas al aire libre. Las astillas pueden degradarse mediante reacciones de autooxidación e hidrólisis o el ataque de hongos a los componentes de la madera. Para evitar la contaminación, los inventarios a corto plazo (horas o días) de astillas tamizadas se almacenan en silos o contenedores de astillas. Las virutas para la fabricación de pulpa al sulfito se pueden almacenar al aire libre durante varios meses para permitir la volatilización de los extractos, lo que puede causar problemas en las operaciones posteriores. Las astillas utilizadas en las fábricas de papel kraft donde la trementina y el aceite de resina se recuperan como productos comerciales normalmente proceden directamente a la fabricación de pulpa.

Figura 1. Área de almacenamiento de chips con cargadores frontales

PPI030F1

Jorge Astrakianakis

 

Atrás

Leer 8952 veces Última modificación el Sábado, 03 Septiembre 2011 16:08

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de la industria del papel y la pulpa

Asociación Canadiense de Pulpa y Papel. 1995. Tablas de referencia 1995. Montreal, PQ: CPPA.

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 1995. Capacidades de Celulosa y Papel, Encuesta 1994-1999. Roma: FAO.

Henneberger, PK, JR Ferris y RR Monson. 1989. Mortalidad entre los trabajadores de la pulpa y el papel en Berlín. Br J Ind Med 46:658-664.

Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). 1980. Monografías sobre la evaluación de riesgos cancerígenos para los humanos: madera, cuero y algunas industrias asociadas. vol. 25. Lyon: IARC.

—.1987. Monografías sobre la evaluación de los riesgos cancerígenos para los seres humanos, Evaluaciones generales de la carcinogenicidad: una actualización de las monografías de la IARC. vol. 1-42 (suplemento 7). Lyon: IARC.

—.1995. Monográficos sobre la Evaluación de Riesgos Carcinogénicos para los Humanos: Polvo de Madera y Formaldehído. vol. 62. Lyon: IARC.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1992. Problemas sociales y laborales en la industria de la pulpa y el papel. Ginebra: OIT.

Jäppinen, P. 1987. Exposición a compuestos, incidencia de cáncer y mortalidad en la industria finlandesa de pulpa y papel. Tesis, Helsingfors, Finlandia.

Jäppinen, P y S Tola. 1990. Mortalidad cardiovascular entre trabajadores de plantas de celulosa. Br J Ind Med 47:259-261.

Jäppinen, P, T Hakulinen, E Pukkala, S Tola y K Kurppa. 1987. Incidencia de cáncer en los trabajadores de la industria finlandesa de pulpa y papel. Scand J Work Environ Health 13:197-202.

Johnson, CC, JF Annegers, RF Frankowski, MR Spitz y PA Buffler. 1987. Tumores del sistema nervioso infantil: una evaluación de la asociación con la exposición ocupacional paterna a los hidrocarburos. Am J Epidemiol 126:605-613.

Kuijten, R, GR Bunin y CC Nass. 1992. Ocupación de los padres y astrocitoma infantil: resultados de un estudio de casos y controles. Cáncer Res 52:782-786.

Kwa, SL y IJ Fine. 1980. La asociación entre la ocupación de los padres y la malignidad infantil. J Ocupa Med 22:792-794.

Malker, HSR, JK McLaughlin, BK Malker, NJ Stone, JA Weiner, JLE Ericsson y WJ Blot. 1985. Riesgos ocupacionales por mesotelioma pleural en Suecia, 1961-1979. J Natl Cancer Inst 74:61-66.

—. 1986. Cáncer del tracto biliar y ocupación en Suecia. Br J Ind Med 43:257-262.

Milham, SJ. 1976. Neoplasias en la industria de la madera y la pulpa. Ann NY Acad Sci 271:294-300.

Milham, SJ y P Demers. 1984. Mortalidad entre los trabajadores de la pulpa y el papel. J Ocupa Med 26:844-846.

Milham, SJ y J Hesser. 1967. Enfermedad de Hodgkin en carpinteros. Lanceta 2:136-137.

Nasca, P, MS Baptiste, PA MacCubbin, BB Metzger, K Carton, P Greenwald y VW Armbrustmacher. 1988. Un estudio epidemiológico de casos y controles de tumores del sistema nervioso central en niños y exposiciones ocupacionales de los padres. Am J Epidemiol 128:1256-1265.

Persson, B, M Fredriksson, K Olsen, B Boeryd y O Axelson. 1993. Algunas exposiciones ocupacionales como factores de riesgo para melanomas malignos. Cáncer 72:1773-1778.

Pickle, L y M Gottlieb. 1980. Mortalidad por cáncer de páncreas en Luisiana. Am J Public Health 70:256-259.
Pulpa y Papel Internacional (PPI). 1995. vol. 37. Bruselas: Miller Freeman.

Robinson, C, J Waxweiller y D Fowler. 1986. Mortalidad entre trabajadores de producción en fábricas de pulpa y papel. Scand J Work Environ Health 12:552-560.


Schwartz, B. 1988. Un análisis del índice de mortalidad proporcional de los trabajadores de las fábricas de pulpa y papel en New Hampshire. Br J Ind Med 45:234-238.

Siemiatycki, J, L Richardson, M Gérin, M Goldberg, R Dewar, M Désy, S Campell y S Wacholder. 1986. Asociación entre varios sitios de cáncer y nueve polvos orgánicos: resultados de un estudio de control de casos generador de hipótesis en Montreal, 1979-1983. Am J Epidemiol 123:235-249.

Skalpe, IO. 1964. Efectos a largo plazo de la exposición al dióxido de azufre en las plantas de celulosa. Br J Ind Med 21:69-73.

Solet, D, R Zoloth, C Sullivan, J Jewett y DM Michaels. 1989. Patrones de mortalidad en trabajadores de pulpa y papel. J Ocupa Med 31:627-630.

Torén, K, S Hagberg y H Westberg. 1996. Efectos sobre la salud del trabajo en fábricas de pulpa y papel: exposición, enfermedades obstructivas de las vías respiratorias, reacciones de hipersensibilidad y enfermedades cardiovasculares. Am J Ind Med 29:111-122.

Torén, K, B Järvholm y U Morgan. 1989. Mortalidad por asma y enfermedades pulmonares obstructivas crónicas entre los trabajadores de una fábrica de papel blando: estudio de un caso de referencia. Br J Ind Med 46:192-195.

Torén, K, B Persson y G Wingren. 1996. Efectos sobre la salud del trabajo en fábricas de pulpa y papel: Enfermedades malignas. Am J Ind Med 29:123-130.

Torén, K, G. Sällsten y B Järvholm. 1991. Mortalidad por asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer del sistema respiratorio entre los trabajadores de una fábrica de papel: un estudio de caso de referencia. Am J Ind Med 19:729-737.

Departamento de Comercio de EE.UU. 1983. Fábricas de pulpa y papel. (PB 83-115766). Washington, DC: Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

—.1993. Muertes ocupacionales seleccionadas relacionadas con las fábricas de pulpa de papel y cartón según se encuentran en los informes de las investigaciones de muertes/catástrofes de OSHA. (PB93-213502). Washington, DC: Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

Weidenmüller, R. 1984. Fabricación de papel, el arte y la artesanía del papel hecho a mano. San Diego, CA: Thorfinn International Marketing Consultants Inc.

Wingren, G, H Kling y O Axelson. 1985. Cáncer gástrico entre trabajadores de fábricas de papel. J Ocupa Med 27:715.

Wingren, G, B Persson, K Torén y O Axelson. 1991. Patrones de mortalidad entre los trabajadores de las fábricas de pulpa y papel en Suecia: un estudio de casos y referencias. Am J Ind Med 20:769-774.

Junta de Compensación para Trabajadores de la Columbia Británica. 1995. Comunicación personal.