bandera 12

 

80. industria del caucho

Editores de capítulos: Louis S. Beliczky y John Fajen


Índice del contenido

Tablas y Figuras

Perfil general
Louis S. Beliczky y John Fajen

Cultivo de árboles de caucho
alan echt

Fabricación de neumáticos
James S. Federico

Productos Industriales No Neumáticos
Ray C. Becada

     Estudio de caso: vulcaización en baño de sal
     beth donovan reh

1,3-butadieno
Ronald L.Melnick

Controles de ingeniería
Ray C. Becada

Seguridad
James R.Townhill

Estudios epidemiológicos
Robert Harris

Dermatitis de contacto por caucho y alergia al látex
James S. Taylor y Yung Hian Leow

Ergonomía
Guillermo S. Marras

Problemas ambientales y de salud pública
Tomas Rhodarmer

Mesas

Haga clic en un enlace a continuación para ver la tabla en el contexto del artículo.

1. Algunos polímeros de caucho importantes
2. Consumo mundial de caucho en 1993

Figuras

Apunte a una miniatura para ver el título de la figura, haga clic para ver la figura en el contexto del artículo.

020F1 rublos020F2 rublos40F17 rublos40F18 rublos040F1 rublos40F16 rublos040F3 rublos040F7 rublos090F6 rublos090F3 rublos090F1 rublos090F2 rublos090F5 rublos090F4 rublos


Haga clic para volver a la parte superior de la página

Sábado, febrero 26 2011 20: 47

Perfil general

Hay dos tipos básicos de caucho utilizados en la industria del caucho: natural y sintético. Se utilizan varios polímeros de caucho sintético diferentes para fabricar una amplia variedad de productos de caucho (consulte la tabla 1). El caucho natural se produce principalmente en el sudeste asiático, mientras que el caucho sintético se produce principalmente en los países industrializados: Estados Unidos, Japón, Europa occidental y Europa oriental. Brasil es el único país en desarrollo con una importante industria del caucho sintético.

Tabla 1. Algunos polímeros de caucho importantes

Tipo de caucho/
Elastómero

Producción
(Miles de toneladas en 1000)

Propiedades

Los usos más comunes

caucho natural

Tailandia
Indonesia
Malaysia
India

1,501
1,353
923
426

Propósito general; no resistente al aceite, hinchado por solventes; sujetas a meteorización por oxígeno, ozono,
Luz Ultravioleta

Neumáticos, amortiguadores, sellos, acoplamientos, puentes y cojinetes de construcción, calzado, mangueras, cintas transportadoras, productos moldeados, revestimientos, rollos, guantes, preservativos, dispositivos médicos, adhesivos, respaldo de alfombras, hilo, espuma

Poliisopreno (IR)

US
Europa Occidental
Japón

47
15
52

Propósito general; caucho natural sintético, propiedades similares

Ver caucho natural arriba.

Estireno-butadieno (SBR)

US
Europa Occidental
Japón

920
1,117
620

Propósito general; sustituto del caucho natural de la Segunda Guerra Mundial; poca resistencia al aceite/disolvente

Neumáticos (75 %), cintas transportadoras, esponjas, productos moldeados, calzado, mangueras, cubiertas para rollos, adhesivos, impermeabilizantes, base de látex para alfombras, productos de espuma

Polibutadieno (BR)

US
Europa Occidental
Japón
Europa Oriental

465
297
215
62 (1996)

Mala resistencia al aceite/disolvente; sujeto a la intemperie; alta resiliencia, resistencia a la abrasión y baja
flexibilidad de temperatura

Neumáticos, zapatos, cintas transportadoras, correas de transmisión, superpelotas de juguete

Butilo (IIR)

US
Europa Occidental
Europa Oriental
Japón

130
168
90
83

Baja permeabilidad al gas; resistente al calor, ácidos, líquidos polares; no resistente al aceite, solventes; meteorización moderada

Cámaras de aire, vejigas de curado de neumáticos, calafateo y selladores, aislamiento de cables, aisladores de vibraciones, revestimientos de estanques y membranas para techos,
cintas transportadoras y mangueras de alta temperatura

Etileno propileno/
Etileno-
Propileno-
Diene

US
Europa Occidental
Japón

261
201
124

Flexibilidad a baja temperatura; resistente a la intemperie y al calor pero no al aceite, disolventes; excelentes propiedades electricas

cubiertas de alambres y cables; burletes y sellos extruidos; productos moldeados; montajes de aislamiento; láminas de revestimiento para almacenamiento de granos, techos, estanques, zanjas, rellenos sanitarios

Policloropreno (CR)
(neopreno)

US
Europa Occidental
Japón

105
102
74

Resistente al aceite, las llamas, el calor y la intemperie

Chaquetas de alambre y cable, mangueras, correas, cintas transportadoras, calzado, trajes húmedos, telas recubiertas y productos inflables, extrusiones, adhesivos,
montajes de puentes y rieles, láminas, juntas de esponja, productos de espuma de látex

Nitrilo (NBR)

US
Europa Occidental
Japón
Europa Oriental

64
108
70
30

Resistente al aceite, solventes, aceite vegetal; hinchado por disolventes polares como las cetonas

Selladores, revestimientos y juntas de mangueras resistentes al combustible, revestimientos de rodillos, cintas transportadoras, suelas de zapatos, guantes, adhesivos, equipos de perforación petrolera

Silicona (MQ)

US
Europa Occidental
Japón

95
107
59 (1990)

Estable a altas/bajas temperaturas; resistente al aceite, solventes, a la intemperie; fisiológica y químicamente inerte

Aislamiento de cables y alambres, sellos, adhesivos, juntas, productos especiales moldeados y extruidos, máscaras antigás y respiradores, tubos médicos y para alimentos, implantes quirúrgicos

Polisulfuro (OT)

US
Europa Occidental
Japón

20
0
3

Resistente al aceite, solventes, baja temperatura, intemperie; baja permeabilidad a los gases

Revestimiento de rodillos, revestimiento de mangueras, juntas, productos moldeados, selladores, diafragmas de medidores de gas, selladores de vidrio, aglutinante de propulsor sólido para cohetes

Caucho recuperado

cadenas poliméricas más cortas; procesamiento más fácil; menos tiempo de mezcla y consumo de energía; menor resistencia a la tracción y menor costo

Neumáticos, cámaras de aire, tapetes, artículos mecánicos, adhesivos, asfalto cauchutado

Fuente: Cifras de producción extraídas de los datos del Instituto de Investigación de Stanford.

Los neumáticos y los productos de neumáticos representan aproximadamente el 60% del uso de caucho sintético y el 75% del consumo de caucho natural (Greek 1991), empleando alrededor de medio millón de trabajadores en todo el mundo. Los usos importantes del caucho que no son para neumáticos incluyen cinturones y mangueras para automóviles, guantes, condones y calzado de caucho.

En los últimos años, ha habido una globalización de la industria del caucho. Esta industria intensiva en mano de obra ha crecido en los países en desarrollo. El cuadro 2 muestra el consumo mundial de caucho natural y sintético en 1993.

Cuadro 2. Consumo mundial de caucho en 1993

Región

Caucho sintético
(1000 toneladas)

caucho natural
(1000 toneladas)

Norteamérica

2,749

999

Europa Occidental

2,137

930

Asia y Oceanía

1,849

2,043

América Latina

575

260

Europa Central

215

65

Comunidad de Estados Independientes

1,665

100

Oriente Medio y África

124

162

China y Asia*

453

750

Precio

9,767

5,309

*Incluye China, Corea del Norte y Viet Nam.

Fuente: Instituto Internacional de Productores de Caucho Sintético 1994.

 

Atrás

Sábado, febrero 26 2011 20: 48

Cultivo de árboles de caucho

Caucho natural (cis-1,4-poliisopreno) es un producto vegetal procesado que se puede aislar de varios cientos de especies de árboles y plantas en muchas áreas del mundo, incluidas las regiones ecuatoriales de África, el sudeste de Asia y América del Sur. La savia lechosa, o látex, del árbol de caucho comercial. Hevea brasiliensis proporciona esencialmente todo (más del 99%) del suministro mundial de caucho natural. El caucho natural también se produce a partir de Ficus elastica y otras plantas africanas en áreas de producción como Côte d'Ivoire, Madagascar, Senegal y Sierra Leona. El trans-1,4-poliisopreno natural se conoce como gutapercha o balata y proviene de árboles de América del Sur e Indonesia. Esto produce un caucho menos puro que el cis isómero Otra fuente potencial de producción comercial de caucho natural es el arbusto de guayule, Partenio argentatum, que crece en regiones cálidas y áridas, como el suroeste de los Estados Unidos.

La producción de caucho Hevea se divide entre plantaciones de más de 100 acres y pequeñas granjas, generalmente de menos de 10 acres. La productividad de los árboles de caucho comerciales ha aumentado regularmente desde la década de 1970. Este aumento de la productividad se debe principalmente al desarrollo y la replantación de acres con árboles de mayor rendimiento y maduración más rápida. El uso de fertilizantes químicos y el control de las enfermedades del caucho también han contribuido al aumento de la productividad. Las medidas estrictas para el control de la exposición a herbicidas y pesticidas durante el almacenamiento, la mezcla y el rociado, el uso de ropa protectora adecuada y cremas protectoras, y la provisión de vestuarios y vigilancia médica adecuada pueden controlar de manera efectiva los peligros asociados con el uso de productos químicos agrícolas. .

Los árboles de caucho generalmente se golpean para obtener látex haciendo un corte en espiral a través de la corteza del árbol en días alternos, aunque la frecuencia y el método de golpeteo varían. El látex se recoge en copas colgadas en el árbol debajo de los cortes. El contenido de los vasos se transfiere a grandes contenedores y se lleva a las estaciones de procesamiento. El amoníaco generalmente se agrega como conservante. El amoníaco rompe las partículas de caucho y produce un producto de dos fases que consta de 30 a 40% de sólidos. Este producto se concentra aún más hasta un 60 % de sólidos, lo que da como resultado un concentrado de látex amoniacal que contiene un 1.6 % de amoníaco en peso. También está disponible un concentrado de látex con bajo contenido de amoníaco (0.15 a 0.25 % de amoníaco). El concentrado bajo en amoníaco requiere la adición de un conservante secundario al látex para evitar la coagulación y la contaminación. Los conservantes secundarios incluyen pentaclorofenato de sodio, disulfuro de tetrametiltiuram, dimetilditiocarbamato de sodio y óxido de zinc.

Los principales peligros para los trabajadores de campo son la exposición a los elementos, las picaduras de animales e insectos y los peligros relacionados con las herramientas afiladas que se usan para hacer incisiones en los árboles. Las lesiones resultantes deben tratarse con prontitud para reducir el riesgo de infección. Las medidas preventivas y terapéuticas pueden reducir los peligros del clima y las plagas. Las incidencias de malaria y enfermedades gastroentéricas se han reducido en las plantaciones modernas a través de la profilaxis, el control de mosquitos y medidas sanitarias.

El arbusto de guayule, una planta nativa del sur de Texas y del centro norte de México, contiene caucho natural en sus tallos y raíces. Se debe cosechar todo el arbusto para extraer el caucho.

El caucho de guayule es esencialmente idéntico al caucho de hevea, excepto que el caucho de guayule tiene menos resistencia en verde. El caucho guayule no es una alternativa comercial viable al caucho Hevea en este momento.

Tipos de Caucho Natural

Los tipos de caucho natural que se producen actualmente incluyen láminas nervadas ahumadas, caucho técnicamente especificado, crepes, látex, caucho natural epoxidado y caucho natural termoplástico. Tailandia es el mayor proveedor de láminas ahumadas acanaladas, que representan aproximadamente la mitad de la producción mundial de caucho natural. El caucho técnicamente especificado, o caucho natural en bloque, se introdujo en Malasia a mediados de la década de 1960 y representa entre el 40 y el 45 % de la producción de caucho natural. Indonesia, Malasia y Tailandia son los mayores proveedores de caucho técnicamente especificado. El caucho técnicamente especificado deriva su nombre del hecho de que su calidad está determinada por las especificaciones técnicas, principalmente su pureza y elasticidad, más que por las especificaciones visuales convencionales. El caucho crepé ahora representa solo una pequeña parte del mercado mundial de caucho natural. El consumo mundial de látex de caucho natural ha aumentado recientemente, principalmente debido a una mayor demanda de productos de látex como barrera contra el virus de la inmunodeficiencia humana y otros patógenos transmitidos por la sangre. Los concentrados de látex se utilizan para la producción de adhesivos, soportes para alfombras, espuma y productos sumergidos. Los productos sumergidos incluyen globos, guantes y condones. El caucho natural epoxidado se produce mediante el tratamiento del caucho natural con perácidos. El caucho natural epoxidado se utiliza como reemplazo de algunos cauchos sintéticos. El caucho natural termoplástico resulta de la vulcanización dinámica parcial de mezclas de poliolefinas y caucho natural. Está en las primeras etapas de desarrollo comercial.

Procesos de producción

El látex de los árboles de caucho se envía a los consumidores como un concentrado o se procesa en caucho seco (consulte la figura 1 y la figura 2). Para el caucho técnicamente especificado, un proceso de fabricación consiste en coagular el látex de campo con ácido y pasar el látex coagulado a través de máquinas cortadoras y una serie de rodillos crepadores. Los molinos de martillos o granuladores convierten el producto en migas de caucho, que se tamizan, lavan, secan, embalan y empaquetan. Otro método de producción de caucho técnicamente especificado implica la adición de un agente desmenuzador antes de la coagulación, seguido de un desmenuzamiento mediante rodillos de crespado.

Figura 1. Siringuero de árboles de caucho coagulando el látex recolectado, primero recogiéndolo en un palo y luego sosteniéndolo sobre un tazón de humo.

020F1 rublos

Figura 2. Procesamiento de caucho en una plantación en el este de Camerún

020F2 rublos

Las láminas ahumadas acanaladas se producen pasando látex coagulado a través de una serie de rodillos para producir láminas delgadas, que se graban con un patrón acanalado. El patrón acanalado sirve principalmente para aumentar la superficie del material y facilitar su secado. Las hojas se conservan colocándolas en un ahumadero a 60ºC durante una semana, se clasifican visualmente, se seleccionan y se envasan en pacas.

Las fórmulas compuestas utilizadas para los cauchos naturales son esencialmente las mismas que las utilizadas para la mayoría de los cauchos sintéticos insaturados. Es posible que se requieran aceleradores, activadores, antioxidantes, rellenos, suavizantes y agentes vulcanizantes, según las propiedades que se deseen en el compuesto terminado.

Los peligros derivados del uso de métodos de producción mecanizados (es decir, rodillos y centrífugas) requieren estrictos controles de seguridad durante la instalación, el uso y el mantenimiento, incluida la atención a la protección de la máquina. Se deben tomar las precauciones apropiadas cuando se utilizan productos químicos de procesamiento. Se debe prestar atención al uso de superficies adecuadas para caminar y trabajar para evitar resbalones, tropiezos y caídas. Los empleados deben recibir capacitación en prácticas de trabajo seguras. Se requiere una supervisión estricta para evitar accidentes asociados con el uso de calor como ayuda en el curado.

 

Atrás

Sábado, febrero 26 2011 21: 04

Fabricación de neumáticos

Proceso de manufactura

La figura 1 muestra una descripción general del proceso de fabricación de neumáticos.

Figura 1. El proceso de fabricación del neumático

40F17 rublos

Mezcla de compuestos y Banbury

Un mezclador Banbury combina material de caucho, negro de carbón y otros ingredientes químicos para crear un material de caucho homogéneo. El tiempo, el calor y las materias primas son factores utilizados para diseñar la composición del material. Los ingredientes generalmente se proporcionan a la planta en paquetes previamente pesados ​​o son preparados y pesados ​​por el operador de Banbury a partir de cantidades a granel. Los ingredientes medidos se colocan en un sistema transportador y se carga el Banbury para iniciar el proceso de mezclado.

Cientos de componentes se combinan para formar el caucho que se utiliza para la fabricación de neumáticos. Los componentes incluyen compuestos que actúan como aceleradores, antioxidantes, antiozonizantes, extensores, vulcanizadores, pigmentos, plastificantes, agentes de refuerzo y resinas. La mayoría de los constituyentes no están regulados y es posible que no hayan tenido evaluaciones toxicológicas exhaustivas. En términos generales, la exposición ocupacional de los operadores de Banbury a las materias primas se ha reducido gracias a las mejoras en los controles administrativos y de ingeniería. Sin embargo, sigue existiendo preocupación por la naturaleza y cantidad de los componentes que componen la exposición.

Molienda

El moldeado del caucho comienza en el proceso de molienda. Al finalizar el ciclo de mezcla de Banbury, el caucho se coloca en un molino de gotas. El proceso de fresado da forma al caucho en tiras planas y largas al forzarlo a través de dos rodillos fijos que giran en diferentes direcciones a diferentes velocidades.

Los operadores de molinos generalmente están preocupados por los riesgos de seguridad asociados con la operación abierta de los rodillos giratorios. Los molinos más antiguos solían tener cables o barras de disparo que el operador podía tirar si quedaba atrapado en el molino (consulte la figura 2); los molinos modernos tienen barras corporales a la altura de las rodillas que se activan automáticamente si el operador queda atrapado en los molinos (ver figura 3).

Figura 2. Molino antiguo con una barra de disparo ubicada demasiado alta para ser efectiva. El operador, sin embargo, tiene guantes grandes que se introducirían en el molino antes que sus dedos.

40F18 rublos

Ray C. Becada

Figura 3. Molino para línea de calandra con una protección de barra de cuerpo que apaga el molino si los trabajadores se tropiezan.

040F1 rublos

James S. Federico

La mayoría de las instalaciones cuentan con extensos procedimientos de rescate de emergencia para los trabajadores atrapados en los molinos. Los operadores del molino están expuestos al calor y al ruido, así como a los componentes formados por el calentamiento o la liberación del caucho) (ver una cubierta de dosel sobre un molino de caída en la figura 4).

Figura 4. Molino de gotas y secador con capota y cables trampa

40F16 rublos

James S. Federico

Extrusión y calandrado

La operación de calandrado continúa para dar forma al caucho. La calandria consta de uno o más (a menudo cuatro) rodillos, a través de los cuales se fuerzan las láminas de caucho (ver figura 3).

La calandria tiene las siguientes funciones:

  • para preparar caucho compuesto como una lámina uniforme de espesor y ancho definidos
  • colocar una fina capa de caucho sobre un tejido ("recubrimiento" o "desnatado")
  • forzar el caucho en los intersticios de la tela por fricción ("fricción").

 

Las láminas de caucho que salen de la calandra se enrollan en tambores, llamados "carcasas", con espaciadores de tela, llamados "revestimientos", para evitar que se peguen.

La extrusora a menudo se denomina "tubo" porque crea componentes de caucho en forma de tubo. La extrusora funciona forzando el caucho a través de troqueles de forma apropiada. La extrusora consta de un tornillo, barril o cilindro, cabezal y matriz. Se usa un núcleo o araña para formar el interior hueco de la tubería. La extrusora produce la sección grande y plana de las bandas de rodadura de los neumáticos.

Los operadores de extrusoras y calandrias pueden estar expuestos a talco y solventes, que se utilizan en el proceso. Además, los trabajadores al final de la operación de extrusión están expuestos a una tarea altamente repetitiva de colocar la banda de rodadura en carros de varios niveles. Esta operación a menudo se conoce como huellas de reserva, porque el carro parece un libro con las bandejas como páginas. La configuración de la extrusora así como el peso y las cantidades de rodadura a reservar contribuyen al impacto ergonómico de esta operación. Se han realizado numerosos cambios para disminuir esto, y algunas operaciones se han automatizado.

Montaje y construcción de componentes.

El montaje de neumáticos puede ser un proceso altamente automatizado. La máquina ensambladora de llantas consta de un tambor giratorio, sobre el cual se ensamblan los componentes, y dispositivos de alimentación para suministrar al fabricante de llantas los componentes a ensamblar (ver figura 5). Los componentes de un neumático incluyen talones, capas, paredes laterales y bandas de rodadura. Una vez que se ensamblan los componentes, el neumático a menudo se denomina "neumático verde".

Figura 5. Operador ensamblando un neumático en una máquina de neumáticos de una sola etapa

040F3 rublos

Los fabricantes de neumáticos y otros trabajadores en esta área del proceso están expuestos a una serie de operaciones de movimiento repetitivo. Los componentes, a menudo en rollos pesados, se colocan en las partes de alimentación del equipo de ensamblaje. Esto puede implicar la elevación y el manejo extensos de rollos pesados ​​en un espacio limitado. La naturaleza del ensamblaje también requiere que el fabricante de llantas realice una serie de movimientos similares o idénticos en cada ensamblaje. Los fabricantes de neumáticos utilizan disolventes, como el hexano, que permiten que se adhieran la banda de rodadura y las capas de caucho. La exposición a los solventes es un área de preocupación.

Después de ser ensamblado, el neumático verde se rocía con un solvente o un material a base de agua para evitar que se adhiera al molde de curado. Estos solventes exponen potencialmente al operador de rociado, al manipulador de materiales y al operador de la prensa de curado. Hoy en día, se utilizan principalmente materiales a base de agua.

Curado y vulcanizado

Los operadores de la prensa de curado colocan los neumáticos verdes en la prensa de curado o en el equipo de carga de la prensa. Las prensas de curado en operación en América del Norte existen en una variedad de tipos, edades y grados de automatización (ver figura 6). La prensa utiliza vapor para calentar o curar el neumático verde. El curado o vulcanización del caucho transforma el material pegajoso y maleable en un estado no pegajoso, menos maleable y duradero.

Figura 6. Prensa de curado Bag-o-matic McNeal para pasajeros y camiones livianos ventilada con un ventilador de techo, Akron, Ohio, EE. UU.

040F7 rublos

James S. Federico

Cuando el caucho se calienta durante el curado o en etapas anteriores del proceso, se forman N-nitrosaminas cancerígenas. Debe controlarse cualquier nivel de exposición a la N-nitrosamina. Se debe intentar limitar la exposición a la N-nitrosamina tanto como sea posible. Además, los polvos, gases, vapores y emanaciones contaminan el entorno de trabajo cuando se calienta, cura o vulcaniza el caucho.

Inspección y acabado

Después del curado, quedan por realizar las operaciones de acabado y la inspección antes de almacenar o enviar el neumático. La operación de acabado recorta las rebabas o el exceso de caucho del neumático. Este exceso de caucho permanece en el neumático por las ventilaciones del molde de curado. Además, es posible que sea necesario eliminar el exceso de capas de caucho de las paredes laterales o de las letras en relieve del neumático.

Uno de los principales peligros para la salud a los que están expuestos los trabajadores mientras manipulan un neumático curado es el movimiento repetitivo. Las operaciones de acabado o esmerilado de neumáticos suelen exponer a los trabajadores a partículas o polvo de caucho curado (consulte la figura 7). Esto contribuye a las enfermedades respiratorias en los trabajadores del área de acabado. Además, existe la posibilidad de exposición a solventes de la pintura protectora que se usa a menudo para proteger la pared lateral o las letras de los neumáticos.

Figura 7. Un colector de polvo de una muela abrasiva captura polvo de caucho

090F6 rublos

Ray C. Becada

Después del acabado, el neumático está listo para almacenarse en un almacén o enviarse desde la planta.

Preocupaciones por la salud y la seguridad

Las preocupaciones sobre salud y seguridad en el trabajo en las instalaciones de fabricación de neumáticos siempre han sido y continúan siendo de suma importancia. A menudo, el impacto de las lesiones graves en el lugar de trabajo eclipsa la devastación asociada con las enfermedades que pueden estar relacionadas con las exposiciones en el lugar de trabajo. Debido a los períodos prolongados de latencia, algunas enfermedades no se manifiestan hasta que el trabajador deja el trabajo. Además, muchas enfermedades que pueden estar asociadas con exposiciones ocupacionales en plantas de llantas nunca se diagnostican como relacionadas con la ocupación. Pero enfermedades como el cáncer siguen siendo frecuentes entre los trabajadores del caucho en las instalaciones de fabricación de neumáticos.

Se han realizado muchos estudios científicos en trabajadores de plantas de fabricación de neumáticos. Algunos de estos estudios han identificado un exceso de mortalidad por cáncer de vejiga, estómago, pulmón, hematopoyético y otros. Este exceso de muertes a menudo no se puede atribuir a una sustancia química específica. Esto se debe en parte a las exposiciones en el lugar de trabajo que involucran muchas sustancias químicas individuales a lo largo de la duración de la exposición y/o exposiciones combinadas a varias sustancias químicas simultáneamente. También se producen cambios frecuentes en la formulación de los materiales utilizados en una planta de neumáticos. Estos cambios en los tipos y cantidades de los constituyentes del compuesto de caucho crean una dificultad adicional para rastrear los agentes causales.

Otra área de preocupación son los problemas respiratorios o la irritación respiratoria en los trabajadores de las plantas de neumáticos (es decir, opresión en el pecho, dificultad para respirar, reducción de las funciones pulmonares y otros síntomas respiratorios). Se ha demostrado que el enfisema es una razón común para la jubilación anticipada. Estos problemas se encuentran a menudo en las áreas de curado, procesamiento (premezclado, pesado, mezclado y calentamiento de ingredientes crudos) y acabado final (inspección) de las plantas. En el procesamiento y el curado, las exposiciones químicas son a menudo a numerosos constituyentes en niveles de exposición relativamente bajos. Muchos de los componentes individuales a los que están expuestos los trabajadores no están regulados por agencias gubernamentales. Casi la misma cantidad no se ha probado adecuadamente en cuanto a toxicidad o carcinogenicidad. Además, en los Estados Unidos, es poco probable que los trabajadores de las plantas de neumáticos en estas áreas deban utilizar protección respiratoria. No se ha identificado una causa clara de dificultad respiratoria.

Muchos trabajadores de las plantas de neumáticos han sufrido dermatitis de contacto, que a menudo no se ha relacionado con una sustancia en particular. Algunas de las sustancias químicas que se han relacionado con la dermatitis ya no se utilizan en la fabricación de neumáticos en América del Norte; sin embargo, muchos de los productos químicos de reemplazo no se han evaluado por completo.

Los trastornos traumáticos repetitivos o acumulativos se han identificado como un área de preocupación en la fabricación de neumáticos. Los trastornos de traumatismos repetitivos incluyen tenosinovitis, síndrome del túnel carpiano, sinovitis, pérdida de audición inducida por ruido y otras afecciones resultantes de movimientos, vibraciones o presiones repetitivas. El proceso de fabricación de llantas contiene inherentemente múltiples y excesivas ocurrencias de manipulación de materiales y productos para una gran parte de los trabajadores de producción. En algunos países, se han introducido y continúan introduciéndose muchas mejoras en las plantas para abordar este problema. Muchas de las mejoras innovadoras han sido iniciadas por los trabajadores o por comités mixtos de trabajadores y dirección. Algunas de las mejoras proporcionan controles de ingeniería para manipular materiales y productos (ver figura 8).

Figura 8. Un elevador de vacío lleva bolsas al transportador de carga para un mezclador Banbury, lo que elimina la tensión en la espalda por el manejo manual

090F3 rublos

Ray C. Becada

Debido en parte a la reestructuración de la fuerza laboral, la edad promedio de los trabajadores en muchas plantas de llantas continúa aumentando. Además, cada vez más instalaciones de fabricación de neumáticos tienden a funcionar de forma continua. Muchas instalaciones con operaciones continuas incluyen horarios de turnos de trabajo de 12 horas y/o turnos rotativos. La investigación continúa estudiando las posibles relaciones entre los turnos de trabajo prolongados, la edad y los trastornos traumáticos acumulativos en la fabricación de neumáticos.

 

Atrás

Domingo, febrero 27 2011 06: 23

Productos Industriales No Neumáticos

Los productos de caucho se fabrican para innumerables aplicaciones, utilizando procesos similares a los descritos para la fabricación de neumáticos. Sin embargo, los productos que no son neumáticos utilizan una variedad mucho mayor de polímeros y productos químicos para darles las propiedades que necesitan (ver tabla 1). Los compuestos están cuidadosamente diseñados para reducir peligros como la dermatitis y las nitrosaminas en la fábrica y en productos como suministros quirúrgicos, respiradores y tetinas para biberones que se usan en contacto con el cuerpo. A menudo, el equipo de procesamiento está en una escala más pequeña que en la fabricación de neumáticos, con un mayor uso de la mezcla del molino. Las membranas para techos y rellenos sanitarios se fabrican en las calandrias más grandes del mundo. Algunas empresas se especializan en la composición del caucho según las especificaciones de otras que lo procesan en muchos tipos diferentes de productos.

productos reforzados como las correas de transmisión, los diafragmas de los frenos de aire y el calzado se fabrican con caucho calandrado, tela recubierta o cordón en un tambor giratorio o en una forma estacionaria. El curado generalmente se realiza mediante moldeo por compresión para fijar la forma final, a veces usando presión de vapor y una vejiga o bolsa de aire como con un neumático. Se utilizan más polímeros sintéticos en productos que no son neumáticos. No son tan pegajosos como el caucho natural, por lo que se usa más solvente para limpiar y hacer que las capas acumuladas se vuelvan pegajosas. La molienda, el calandrado y los solventes o adhesivos se evitan en algunos casos yendo directamente del mezclador a una extrusora de cruceta para construir el producto.

Productos no reforzados se forman y curan mediante moldeo por transferencia o inyección, se extruyen y curan en un horno de aire caliente o se forman en un molde de compresión a partir de un trozo precortado. El caucho esponjoso está hecho de agentes en el compuesto que liberan gas cuando se calientan.

Manguera de goma se construye trenzando, tejiendo o hilando un cordón o alambre de refuerzo sobre un tubo extruido sostenido por presión de aire o un mandril sólido, y luego extruyendo un tubo de cubierta sobre él. Luego se coloca una cubierta de plomo extruido o una envoltura cruzada de nailon en la manguera para el moldeo por compresión y se retira después del curado, o bien, la manguera se coloca desnuda en el vulcanizador de vapor presurizado. La envoltura cruzada de nailon o el plástico extruido están reemplazando cada vez más al plomo. La manguera curva automotriz se corta y se empuja sobre mandriles moldeados para el curado; en algunos casos, los robots se están haciendo cargo de este extenuante trabajo manual. También existe un proceso que utiliza fibra picada como refuerzo y una matriz móvil en la extrusora para dar forma a la manguera.

Cementos mezclados a partir de caucho y solvente se utilizan para recubrir telas para una gran cantidad de productos. El tolueno, el acetato de etilo y el ciclohexano son disolventes comunes. La tela se sumerge en cemento delgado, o se puede acumular caucho en incrementos de unos pocos micrómetros aplicando cemento más grueso debajo de un filo de cuchillo sobre un rodillo. El curado se realiza en un vulcanizador rotatorio continuo o en un horno de aire caliente protegido contra explosiones. Se están desarrollando procesos de látex para telas recubiertas para reemplazar los cementos.

Los cementos de caucho también se utilizan comúnmente como adhesivos. Hexano, heptano, nafta y 1,1,1-tricloroetano son solventes comunes para estos productos, pero el hexano se está reemplazando debido a su toxicidad.

látex es una suspensión típicamente muy alcalina de caucho natural o sintético en agua. Las formas para guantes y globos se sumergen, o el compuesto de látex se puede espumar para el respaldo de alfombras, se extruye en una solución coagulante de ácido acético y se lava para producir hilo, o se puede esparcir sobre la tela. El producto se seca y se cura en un horno. El látex de caucho natural se usa ampliamente en guantes y dispositivos médicos. Los guantes se espolvorean con maicena o se tratan con una solución de cloro para eliminar la pegajosidad de la superficie. Según se informa, los guantes sin talco están sujetos a combustión espontánea cuando se almacenan en grandes cantidades en un área caliente.

Peligros y precauciones

Los peligros del procesamiento del caucho incluyen la exposición a superficies calientes, vapor presurizado, solventes, auxiliares de procesamiento, humos de curado y ruido. Los agentes para espolvorear incluyen estearatos, talco, mica y almidón de maíz. Los polvos orgánicos son explosivos. El acabado agrega una variedad de peligros, como perforación, corte, esmerilado, solventes de tinta de impresión y lavados de tratamiento de superficies alcalinos o ácidos.

Para precauciones, consulte los artículos "Controles de ingeniería" y "Seguridad"  en este capítulo.

La vulcanización por microondas, haz de electrones y ultrasonidos se está desarrollando para generar calor dentro del caucho en lugar de transferirlo de manera ineficiente desde el exterior hacia el interior. La industria está trabajando arduamente para eliminar o encontrar sustitutos más seguros para el plomo, los agentes de polvo y los solventes orgánicos volátiles y para mejorar los compuestos para obtener propiedades mejores y más seguras en el procesamiento y uso.

 

Atrás

La vulcanización en baño de sal es un método de curado líquido (LCM), un método común de vulcanización continua (CV). Los métodos CV son deseables para producir productos tales como tubos, mangueras y burletes. La sal es una buena opción para un método CV porque requiere unidades de curado relativamente cortas; tiene buenas propiedades de intercambio de calor y se puede usar a las altas temperaturas necesarias (177 a 260 °C). Además, la sal no provoca oxidación superficial y es fácil de limpiar con agua. Toda la operación involucra al menos cuatro procesos principales: el caucho se alimenta a través de una extrusora ventilada (o al vacío) de alimentación en frío, se transporta a través del baño de sal, se enjuaga y enfría y luego se corta y procesa de acuerdo con las especificaciones. El extruido se sumerge o se baña con la sal fundida, que es una mezcla eutéctica (fácilmente fusible) de sales de nitrato y nitrito, como 53 % de nitrato de potasio, 40 % de nitrito de sodio y 7 % de nitrato de sodio. El baño de sal generalmente está cerrado con puertas de acceso en un lado y serpentines de calefacción eléctrica en el otro.

Una desventaja del baño de sal LCM es que se ha asociado con la formación de nitrosaminas, que se sospecha que son carcinógenos humanos. Estas sustancias químicas se forman cuando un nitrógeno (N) y un oxígeno (O) de un compuesto “nitrosante” se unen al nitrógeno del grupo amino (N) del compuesto de amina. Las sales de nitrato y nitrito utilizadas en el baño de sal sirven como agentes nitrosantes y se combinan con aminas en el compuesto de caucho para formar nitrosaminas. Los compuestos de caucho que son precursores de nitrosaminas incluyen: sulfenamidas, sulfenamidas secundarias, ditiocarbamatos, tiurams y dietilhidroxilaminas. Algunos compuestos de caucho en realidad contienen una nitrosamina, como la nitrosodifenilamina (NDPhA), un retardador, o la dinitrosopentametilentetramina (DNPT), un agente de expansión. Estas nitrosaminas son débilmente cancerígenas, pero pueden “trans-nitrosarse”, o transferir sus grupos nitroso a otras aminas para formar nitrosaminas más cancerígenas. Las nitrosaminas que se han detectado en las operaciones de baño de sal incluyen: nitrosodimetilamina (NDMA), nitrosopiperidina (NPIP), nitrosomorfolina (NMOR), nitrosodietilamina (NDEA) y nitrosopirrolidina (NPYR).

En los Estados Unidos, tanto la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) como el NIOSH consideran que la NDMA es un carcinógeno ocupacional, pero ninguno ha establecido un límite de exposición. En Alemania, existen regulaciones estrictas para las exposiciones ocupacionales a las nitrosaminas: en la industria en general, la exposición total a las nitrosaminas no puede exceder 1 μg/m3. Para determinados procesos, como la vulcanización del caucho, la exposición total a la nitrosamina no puede superar los 2.5 μg/m3.

La eliminación de la formación de nitrosaminas de las operaciones de CV se puede realizar reformulando los compuestos de caucho o usando un método de CV que no sea un baño de sal, como aire caliente con perlas de vidrio o curado por microondas. Ambos cambios requieren investigación y desarrollo para garantizar que el producto final tenga las mismas propiedades deseables que el producto de caucho anterior. Otra opción para reducir las exposiciones es la ventilación por extracción local. No solo es necesario encerrar el baño de sal y ventilarlo adecuadamente, sino que también otras áreas a lo largo de la línea, como los lugares donde se corta o perfora el producto, necesitan suficientes controles de ingeniería para garantizar que la exposición de los trabajadores se mantenga baja.

 

Atrás

Domingo, febrero 27 2011 06: 25

1,3-butadina

Un gas incoloro que se produce como coproducto en la fabricación de etileno, el 1,3-butadieno se utiliza principalmente como materia prima en la fabricación de caucho sintético (p. ej., caucho de estireno-butadieno (SBR) y caucho de polibutadieno) y resinas termoplásticas .

Efectos en la salud

Estudios de animales. El butadieno inhalado es cancerígeno en múltiples sitios de órganos en ratas y ratones. En ratas expuestas a 0, 1,000 u 8,000 ppm de butadieno durante 2 años, se observaron mayores incidencias de tumores y/o tendencias de dosis-respuesta en el páncreas exocrino, los testículos y el cerebro de los machos y en la glándula mamaria, la glándula tiroides, el útero y Zymbal glándula de las hembras. Se realizaron estudios de inhalación de butadieno en ratones con exposiciones que oscilaron entre 6.25 y 1,250 ppm. Particularmente notable en ratones fue la inducción de linfomas malignos tempranos y hemangiosarcomas poco comunes del corazón. Se indujeron tumores pulmonares malignos a todas las concentraciones de exposición. Otros sitios de inducción de tumores en ratones incluyeron el hígado, el anteestómago, la glándula de Harder, el ovario, la glándula mamaria y la glándula prepucial. Los efectos no neoplásicos de la exposición al butadieno en ratones incluyeron toxicidad en la médula ósea, atrofia testicular, atrofia ovárica y toxicidad en el desarrollo.

El butadieno es genotóxico para las células de la médula ósea de los ratones, pero no de las ratas, y produce aumentos en los intercambios de cromátidas hermanas, micronúcleos y aberraciones cromosómicas. El butadieno también es mutagénico para Salmonella typhimurium en presencia de sistemas de activación metabólica. La actividad mutagénica del butadieno se ha atribuido a su metabolismo a intermediarios epóxido mutagénicos (y cancerígenos).

Estudios humanos. Los estudios epidemiológicos han encontrado consistentemente un exceso de mortalidad por cánceres linfáticos y hematopoyéticos asociados con la exposición ocupacional al butadieno. En la industria de producción de butadieno, los aumentos de linfosarcomas en los trabajadores de producción se concentraron entre los hombres que se emplearon por primera vez antes de 1946. Un estudio de casos y controles de cánceres linfáticos y hematopoyéticos en ocho instalaciones de SBR identificó una fuerte asociación entre la mortalidad por leucemia y la exposición al butadieno. Las características importantes de los casos de leucemia fueron que la mayoría fueron contratados antes de 1960, trabajaban en tres de las plantas y habían estado empleados durante al menos 10 años en la industria. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ha clasificado al 1,3-butadieno como probablemente cancerígeno para los seres humanos (IARC 1992).

Un estudio epidemiológico reciente ha proporcionado datos que confirman el exceso de mortalidad por leucemia entre los trabajadores de SBR expuestos al butadieno (Delzell et al. 1996). Es especialmente destacable la correspondencia de sitio entre los linfomas inducidos en ratones expuestos a butadieno y los cánceres linfáticos y hematopoyéticos asociados a la exposición laboral a butadieno. Además, las estimaciones del riesgo de cáncer humano derivadas de los datos de linfomas inducidos por butadieno en ratones son similares a las estimaciones del riesgo de leucemia determinadas a partir de los nuevos datos epidemiológicos.

Exposición Industrial y Control

A mediados de la década de 1980, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH, por sus siglas en inglés) de EE. UU. realizó estudios de exposición en industrias donde se produce y utiliza butadieno. Las exposiciones fueron superiores a 10 ppm en el 4 % de las muestras e inferiores a 1 ppm en el 81 % de las muestras. Las exposiciones no fueron homogéneas dentro de categorías laborales específicas, y se midieron desviaciones de hasta 370 ppm. Las exposiciones al butadieno probablemente fueron mucho mayores durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la industria del caucho sintético experimentaba un rápido crecimiento. El muestreo limitado de las plantas de fabricación de mangueras y neumáticos de caucho estuvo por debajo del límite de detección (0.005 ppm) (Fajen, Lunsford y Roberts 1993).

Las exposiciones al butadieno se pueden reducir asegurándose de que los accesorios de los sistemas de circuito cerrado no estén desgastados o conectados incorrectamente. Otras medidas para controlar las exposiciones potenciales incluyen: el uso de sistemas de circuito cerrado para el muestreo de cilindros, el uso de sellos mecánicos dobles para controlar la liberación de bombas con fugas, el uso de indicadores magnéticos para monitorear las operaciones de llenado de vagones y el uso de una campana de laboratorio para el vaciado de cilindros. .

 

Atrás

Domingo, febrero 27 2011 06: 27

Controles de ingeniería

La fabricación de neumáticos y otros productos de caucho expone a los trabajadores a una gran variedad de productos químicos. Estos incluyen muchos polvos, sólidos, aceites y polímeros diferentes utilizados como ingredientes compuestos; polvos antiadherentes para evitar que se peguen; neblina, humos y vapores generados por el calentamiento y curado de compuestos de caucho; y solventes utilizados para cementos y auxiliares de proceso. Los efectos en la salud relacionados con la mayoría de estos no se conocen bien, excepto que generalmente son de naturaleza crónica en lugar de agudos en los niveles de exposición típicos. Los controles de ingeniería generalmente tienen como objetivo la reducción general del nivel de polvo, emisiones de caucho calentado o vapores de curado a los que están expuestos los trabajadores. Cuando hay exposición a sustancias químicas, solventes o agentes específicos (como el ruido) que se sabe que son dañinos, los esfuerzos de control pueden enfocarse más específicamente y, en muchos casos, la exposición puede eliminarse.

La eliminación o sustitución de materiales nocivos es quizás el medio más eficaz de ingeniería de control de los peligros en la fabricación de caucho. Por ejemplo, la β-naftilamina contenida como impureza en un antioxidante se identificó en la década de 1950 como una causa de cáncer de vejiga y se prohibió. El benceno alguna vez fue un solvente común, pero ha sido reemplazado desde la década de 1950 por nafta, o gasolina blanca, en la que el contenido de benceno se ha reducido constantemente (del 4-7 % a menos del 0.1 % de la mezcla). El heptano se ha utilizado como sustituto del hexano y funciona igual o mejor. El revestimiento de plomo está siendo reemplazado por otros materiales para curar la manguera. Se están diseñando compuestos de caucho para reducir la dermatitis en la manipulación y la formación de nitrosaminas en el curado. Los talcos utilizados con fines antiadherentes se seleccionan por su bajo contenido de asbesto y sílice.

Compuesto de caucho

La ventilación por extracción local se utiliza para controlar el polvo, la niebla y los humos en la preparación y mezcla de compuestos de caucho y en los procesos de acabado que implican el pulido y la trituración de productos de caucho (consulte la figura 1). Con buenas prácticas de trabajo y diseños de ventilación, la exposición al polvo suele estar muy por debajo de 2 mg/m3. El mantenimiento efectivo de filtros, campanas y equipos mecánicos es un elemento esencial del control de ingeniería. En el manual de ventilación de la Conferencia Estadounidense de Higienistas Industriales Gubernamentales (American Conference of Governmental Industrial Hygienists) y en el manual de ventilación de la Asociación de Investigación de Caucho y Plásticos de Gran Bretaña (ACGIH 1995) se proporcionan diseños específicos de campanas.

Figura 1. Una campana de dosel controla los humos en el acabado de una fundición de tubos en una planta industrial de caucho en Italia

090F1 rublos

Tradicionalmente, los productos químicos compuestos se han extraído de contenedores en pequeñas bolsas en una báscula, luego se colocan en un transportador para verterlos en el mezclador o en un molino. Las exposiciones al polvo se controlan mediante una campana de tiro lateral ranurada detrás de la báscula (consulte la figura 2). y en algunos casos por cubiertas ranuradas en el borde de los contenedores de almacenamiento. El control del polvo en este proceso se mejora sustituyendo los polvos por formas granulares o de partículas más grandes, combinando los ingredientes en una sola bolsa (a menudo termosellada) y alimentando los compuestos automáticamente desde el depósito de almacenamiento a la bolsa de transferencia o directamente a la mezclador. Las prácticas de trabajo del operador también influyen fuertemente en la cantidad de exposición al polvo.

Figura 2. Ventilación de extracción local ranurada en una estación de pesaje compuesta

090F2 rublos

La mezcladora Banbury requiere una campana envolvente eficaz para capturar el polvo de la carga y recoger los humos y la neblina de aceite provenientes del caucho calentado a medida que se mezcla. Las campanas bien diseñadas a menudo se ven interrumpidas por las corrientes de aire de los ventiladores de pedestal que se usan para enfriar al operador. El equipo motorizado está disponible para transportar bolsas desde tarimas hasta el transportador de carga.

Los molinos están provistos de capotas para capturar las emisiones de neblina de aceite, vapores y humos que se elevan del caucho caliente. A menos que estén más cerradas, estas campanas son menos efectivas para capturar el polvo cuando los compuestos se mezclan en el molino o el molino se espolvorea con polvos antiadherentes (consulte la figura 3). También son sensibles a las corrientes de aire de los ventiladores de pedestal o al aire de reposición de ventilación general mal dirigido. Se ha utilizado un diseño push-pull que coloca una cortina de aire frente al operador dirigida hacia la cubierta. Los molinos a menudo se elevan para poner el punto de contacto del rodillo fuera del alcance del operador, y también tienen un cable o barra de disparo frente al operador para detener el molino en caso de emergencia. Se usan guantes voluminosos que se introducirán en el nip antes de que se atrapen los dedos.

Figura 3. Una cortina en el borde de una cubierta de dosel sobre un molino mezclador ayuda a contener el polvo.

090F5 rublos

Las planchas de goma que se sacan de los molinos y las calandrias se recubren para evitar que se peguen entre sí. Esto se hace a veces espolvoreando la goma con polvo, pero ahora se hace más a menudo sumergiéndola en un baño de agua (ver figura 4). La aplicación del compuesto antiadherente de esta manera reduce en gran medida la exposición al polvo y mejora la limpieza.

Figura 4. Una tira de goma extraída de un molino discontinuo de Banbury pasa por un baño de agua para aplicar un compuesto antiadherente.

090F4 rublos

Ray C. Becada

El polvo y los humos se conducen a colectores de polvo tipo bolsa o tipo cartucho. En instalaciones grandes, el aire a veces se recircula de regreso a la fábrica. En ese caso, es necesario un equipo de detección de fugas para asegurarse de que los contaminantes no vuelvan a circular. Los olores de algunos ingredientes, como el pegamento animal, hacen que la recirculación del aire sea indeseable. El polvo de caucho se quema fácilmente, por lo que la protección contra incendios y explosiones para conductos y colectores de polvo son consideraciones importantes. El azufre y los polvos explosivos como el almidón de maíz también tienen requisitos especiales de protección contra incendios.

Procesamiento de caucho

Las campanas extractoras locales se utilizan a menudo en los cabezales de las extrusoras para capturar la neblina y los vapores de la extrusión caliente, que luego se pueden dirigir a un baño de agua para enfriarlos y suprimir las emisiones. Las campanas también se utilizan en muchos otros puntos de emisión de la fábrica, como molinos, tanques de inmersión y equipos de prueba de laboratorio, donde los contaminantes del aire pueden recolectarse fácilmente en la fuente.

El número y las configuraciones físicas de las estaciones de construcción para llantas y otros productos generalmente las hacen inadecuadas para la ventilación por extracción local. El confinamiento de los solventes en recipientes cubiertos tanto como sea posible, junto con prácticas de trabajo cuidadosas y un volumen de aire de dilución adecuado en el área de trabajo, son importantes para mantener bajas las exposiciones. Se utilizan guantes o herramientas de aplicación para minimizar el contacto con la piel.

Las prensas de curado y los vulcanizadores liberan grandes cantidades de vapores de curado calientes cuando se abren. La mayor parte de la emisión visible es neblina de aceite, pero la mezcla también es rica en muchos otros compuestos orgánicos. La ventilación por dilución es la medida de control que se usa con más frecuencia, a menudo en combinación con campanas de dosel o recintos con cortinas sobre vulcanizadores individuales o grupos de prensas. Se requieren grandes volúmenes de aire que, si no se reemplazan con aire de reposición adecuado, pueden interrumpir la ventilación y las campanas en los edificios o departamentos conectados. Los operadores deben colocarse fuera de la campana o recinto. Si deben estar debajo del capó, se pueden colocar ventiladores de aire fresco de tiro descendente sobre sus estaciones de trabajo. De lo contrario, el aire de reemplazo debe introducirse junto a los recintos pero no debe dirigirse hacia el dosel. El límite de exposición ocupacional británico para los humos de curado del caucho es de 0.6 mg/m3 de material soluble en ciclohexano, que normalmente es factible con buenas prácticas y diseño de ventilación.

La fabricación y aplicación de cemento de caucho presenta requisitos especiales de control de ingeniería para solventes. Los tambores de mezcla están sellados y ventilados a un sistema de recuperación de solventes, mientras que la ventilación de dilución controla los niveles de vapor en el área de trabajo. Las exposiciones más altas del operador provienen de alcanzar los batidores para limpiarlos. Al aplicar cemento de caucho a la tela, una combinación de ventilación de extracción local en los puntos de emisión, contenedores cubiertos, ventilación general en el lugar de trabajo y control de la exposición del trabajador con aire de reposición dirigido adecuadamente. Los hornos de secado se agotan directamente o, a veces, el aire se recircula en el horno antes de que se agote. Los sistemas de recuperación de solventes por adsorción de carbón son los dispositivos de limpieza de aire más comunes. El solvente recuperado se devuelve al proceso. Los estándares de protección contra incendios requieren que la concentración de vapor inflamable en el horno se mantenga por debajo del límite inferior de explosión (LEL) del 25 %, a menos que se proporcionen controles automáticos y monitoreo continuo para garantizar que la concentración de vapor no supere el 50 % del LEL (NFPA 1995).

La automatización de procesos y equipos a menudo reduce la exposición a contaminantes transportados por el aire y agentes físicos al colocar al operador a una mayor distancia, al confinar la fuente o al reducir la generación del peligro. Menos tensión física en el cuerpo también es un beneficio importante de la automatización en los procesos y el manejo de materiales.

Control de ruido

Las exposiciones significativas al ruido a menudo provienen de equipos como trenzadoras y pulidoras de banda, puertos de escape de aire, fugas de aire comprimido y fugas de vapor. Los recintos reductores de ruido son efectivos para trenzadoras y amoladoras. Se fabrican silenciadores muy efectivos para puertos de escape de aire. En algunos casos, los puertos se pueden canalizar a un cabezal común que se ventila en otro lugar. El ruido del aire de las fugas a menudo se puede reducir mediante un mejor mantenimiento, cerramiento, diseño o buenas prácticas de trabajo para limitar el ciclo del ruido.

Practicas de trabajo

Para prevenir la dermatitis y las alergias al caucho, los productos químicos para caucho y los lotes de caucho fresco no deben entrar en contacto con la piel. Cuando los controles de ingeniería sean insuficientes para esto, se deben usar guantes largos o guantes y camisas de manga larga para mantener los polvos y losas de goma fuera de la piel. La ropa de trabajo debe mantenerse separada de la ropa de calle. Se recomienda ducharse antes de cambiarse a ropa de calle para eliminar los contaminantes residuales de la piel.

En ocasiones, también puede ser necesario otro equipo de protección, como protección auditiva y respiradores. Sin embargo, las buenas prácticas dictan que siempre se dé prioridad a la sustitución u otras soluciones de ingeniería para reducir las exposiciones peligrosas en el lugar de trabajo.

 

Atrás

Domingo, febrero 27 2011 06: 35

Seguridad

Seguridad del molino

Los molinos y calandrias se utilizan ampliamente en la industria del caucho. Los accidentes en la línea de contacto (quedar atrapados en los rodillos giratorios) son riesgos importantes para la seguridad durante el funcionamiento de estas máquinas. Además, existe la posibilidad de que se produzcan accidentes durante la reparación y el mantenimiento de estas y otras máquinas utilizadas en la industria del caucho. Este artículo analiza estos riesgos de seguridad.

En 1973 en los Estados Unidos, el Consejo Industrial Conjunto Nacional para la Industria de Fabricación de Caucho concluyó que para los puntos de presión en funcionamiento, un dispositivo de seguridad que dependiera de la acción del operador no podría considerarse un método eficaz para prevenir accidentes de presión en funcionamiento. Esto es especialmente cierto en el caso de las fábricas de la industria del caucho. Desafortunadamente, se ha hecho poco para forzar cambios en el código. Actualmente solo hay un dispositivo de seguridad que no requiere la acción del operador para activarse. La barra de carrocería es el único dispositivo automático ampliamente aceptado que es un medio efectivo para prevenir accidentes en el molino. Sin embargo, incluso la barra para el cuerpo tiene limitaciones y no se puede utilizar en todos los casos a menos que se realicen modificaciones en el equipo y la práctica de trabajo.

El problema de la seguridad de las plantas no es simple; hay varios problemas importantes involucrados:

  • altura del molino
  • el tamaño del operador
  • equipo auxiliar
  • la forma en que se trabaja el molino
  • la pegajosidad o pegajosidad del material
  • distancia de frenado.

 

La altura del molino hace una diferencia en cuanto al lugar donde el operador trabaja en el molino. Para molinos de menos de
1.27 m de altura, donde la altura del operador es superior a 1.68 m, hay una tendencia a trabajar demasiado alto en el molino o demasiado cerca del nip. Esto permite un tiempo de reacción muy corto para que la seguridad automática detenga el molino.

El tamaño del operador también dicta qué tan cerca debe llegar el operador al frente del molino para trabajar en el molino. Los operadores vienen en muchos tamaños diferentes y, a menudo, deben operar el mismo molino. La mayoría de las veces no se hace ningún ajuste a los dispositivos de seguridad del molino.

Los equipos auxiliares, como transportadores o cargadores, a menudo pueden entrar en conflicto con los cables y cuerdas de seguridad. A pesar de los códigos que indican lo contrario, a menudo se mueve la cuerda o el cable de seguridad para permitir el funcionamiento del equipo auxiliar. Esto puede resultar en que el operador trabaje el molino con el cable de seguridad detrás de la cabeza del operador.

Si bien la altura del molino y el equipo auxiliar tienen una parte en la forma en que se trabaja un molino, hay otros factores que entran en juego. Si no hay un rodillo mezclador debajo del mezclador para distribuir el caucho uniformemente en el molino, el operador tendrá que mover físicamente el caucho de un lado al otro del molino con la mano. La mezcla y el movimiento del caucho exponen al operador a un mayor riesgo de lesiones por tensión o esguince además del peligro del contacto del molino.

La pegajosidad o pegajosidad del material plantea un peligro adicional. Si el caucho se pega al rodillo del molino y el operador tiene que sacarlo del rodillo, una barra de carrocería se convierte en un peligro para la seguridad. Los operadores de molinos con caucho caliente deben usar guantes. Los operadores del molino usan cuchillos. El material pegajoso puede agarrar un cuchillo, un guante o la mano desnuda y tirar de él hacia el punto de contacto del molino.

Incluso un dispositivo de seguridad automático no será efectivo a menos que el molino pueda detenerse antes de que el operador alcance el punto de contacto de funcionamiento del molino. Las distancias de frenado deben verificarse al menos semanalmente y los frenos deben probarse al comienzo de cada turno. Los frenos eléctricos dinámicos deben revisarse periódicamente. Si el interruptor de cero no se ajusta correctamente, el molino se moverá hacia adelante y hacia atrás y se dañará. Para algunas situaciones, se prefieren los frenos de disco. Con los frenos eléctricos puede surgir un problema si el operador activó el botón de parada del molino y luego intentó una parada de emergencia del molino. En algunos molinos, la parada de emergencia no funcionará después de activar el botón de parada del molino.

Se han realizado algunos ajustes que han mejorado la seguridad del molino. Los siguientes pasos han reducido en gran medida la exposición a lesiones por pellizco en funcionamiento en los molinos:

  • Se debe usar una barra para el cuerpo en la cara de trabajo de cada molino, pero solo si la barra es ajustable para la altura y el alcance del operador.
  • Los frenos del molino pueden ser mecánicos o eléctricos, pero deben revisarse cada turno y la distancia debe revisarse semanalmente. Las distancias de frenado deben cumplir con las recomendaciones de distancia de frenado del American National Standards Institute (ANSI).
  • Donde los molinos mezcladores tienen material caliente y pegajoso, un sistema de dos molinos ha reemplazado al sistema de un solo molino. Esto ha reducido la exposición del operador y ha mejorado la mezcla del stock.
  • Cuando se requiere que los operadores muevan material a través de un molino, se debe agregar un rodillo mezclador para reducir la exposición del operador.
  • Se revisaron las prácticas de trabajo actuales del molino para asegurar que el operador no esté trabajando demasiado cerca del punto de contacto en funcionamiento del molino. Esto incluye pequeños molinos de laboratorio, especialmente donde una muestra puede requerir numerosas pasadas a través de la zona de contacto en funcionamiento.
  • Se han agregado cargadores de molinos en los molinos para cargar material. Esto ha eliminado la práctica de tratar de cargar un molino usando un montacargas y ha eliminado cualquier conflicto con el uso de una barra de carrocería como dispositivo de seguridad.

 

Actualmente existe tecnología para mejorar la seguridad del molino. En Canadá, por ejemplo, un molino de caucho no puede funcionar sin una barra de carrocería en la cara de trabajo o en la parte delantera del molino. Los países que reciben equipos más antiguos de otros países deben ajustar el equipo para que se ajuste a su fuerza laboral.

Seguridad del calendario

Las calandrias tienen muchas configuraciones de máquinas y equipos auxiliares, lo que dificulta ser específico sobre la seguridad de las calandrias. Para un estudio más profundo sobre la seguridad de las calandras, consulte el Consejo Industrial Conjunto Nacional para la Industria de Fabricación de Caucho (1959, 1967).

Desafortunadamente, cuando una calandria o cualquier otro equipo ha sido trasladado de una empresa a otra o de un país a otro, muchas veces no se incluye el historial de accidentes. Esto ha resultado en la remoción de guardias y en prácticas de trabajo peligrosas que habían sido cambiadas debido a un incidente anterior. Esto ha llevado a que la historia se repita, con accidentes que han ocurrido en el pasado. Otro problema es el idioma. Las máquinas con controles e instrucciones en un idioma diferente al del país del usuario dificultan la operación segura.

Las calandrias han aumentado en velocidad. La capacidad de frenado de estas máquinas no siempre ha seguido el ritmo del equipo. Esto es especialmente cierto en torno a los rodillos de calandria. Si estos rollos no se pueden detener en la distancia de parada recomendada, se debe usar un método adicional para proteger a los empleados. Si es necesario, la calandria debe estar equipada con un dispositivo sensor que disminuya la velocidad de la máquina cuando se acerquen los rollos durante la operación. Esto ha demostrado ser muy eficaz para evitar que los empleados se acerquen demasiado a los rodillos durante el funcionamiento de la máquina.

Algunas de las otras áreas principales identificadas por el Consejo Industrial Conjunto Nacional siguen siendo una fuente de lesiones en la actualidad:

  • despejar atascos y ajustar material
  • Correr lesiones por pellizco, especialmente en cuerdas.
  • enhebrando
  • comunicaciones

 

Un programa de bloqueo efectivo y bien entendido (ver a continuación) contribuirá en gran medida a reducir o eliminar las lesiones causadas por la eliminación de atascos o el ajuste del material mientras la máquina está en funcionamiento. Los dispositivos de proximidad que reducen la velocidad de los rollos cuando se acercan pueden ayudar a disuadir un intento de ajuste.

Las lesiones por pellizco al correr siguen siendo un problema, especialmente en las cuerdas. Las velocidades de enrollado deben ser ajustables para permitir un arranque lento al comienzo del rollo. Los seguros deben estar disponibles en caso de un problema. Un dispositivo que ralentiza el rollo cuando se aproxima tenderá a desalentar un intento de ajustar un forro o tela durante el enrollamiento. Los rodillos telescópicos son una tentación especial incluso para los operadores experimentados.

El problema de las incidencias de enhebrado se ha incrementado con la velocidad y complejidad del tren de calandras y la cantidad de equipos auxiliares. Aquí es fundamental la existencia de una única línea de control y unas buenas comunicaciones. Es posible que el operador no pueda ver a toda la tripulación. Todos deben ser contabilizados y las comunicaciones deben ser claras y fáciles de entender.

La necesidad de buenas comunicaciones es esencial para una operación segura cuando se trata de una tripulación. Los momentos críticos son cuando se realizan ajustes o cuando la máquina se pone en marcha al comienzo de una ejecución o se pone en marcha después de una parada provocada por un problema.

La respuesta a estos problemas es una cuadrilla bien capacitada que comprenda los problemas de operación de la calandria, un sistema de mantenimiento que mantenga todos los dispositivos de seguridad en condiciones de funcionamiento y un sistema que audite ambos.

Bloqueo de máquina

El concepto de bloqueo de máquinas no es nuevo. Si bien el bloqueo se ha aceptado generalmente en los programas de mantenimiento, se ha hecho muy poco para lograr la aceptación en el área de operaciones. Parte del problema es el reconocimiento del peligro. Un estándar de bloqueo típico requiere que "si el movimiento inesperado del equipo o la liberación de energía pudieran causar lesiones a un empleado, entonces ese equipo debe bloquearse". El bloqueo no se limita a la energía eléctrica y no se puede bloquear toda la energía; algunas cosas deben bloquearse en su posición, las tuberías deben desconectarse y taparse, la presión almacenada debe aliviarse. Mientras que el concepto de cierre patronal es visto en algunas industrias como una forma de vida, otras industrias no lo han aceptado por temor al costo del cierre patronal.

El centro del concepto de bloqueo es el control. Cuando la persona esté en riesgo de lesionarse como resultado del movimiento, la(s) fuente(s) de energía deben desactivarse y la persona o personas en riesgo deben tener el control. Todas las situaciones que requieren bloqueo no son fáciles de identificar. Incluso cuando se identifican, no es fácil cambiar las prácticas laborales.

Otra clave para un programa de bloqueo que a menudo se pasa por alto es la facilidad con la que se puede bloquear una máquina o línea o aislar la energía. Los equipos más antiguos no se diseñaron ni instalaron teniendo en cuenta el bloqueo. Algunas máquinas se instalaron con un solo interruptor para varias máquinas. Otras máquinas tienen múltiples fuentes de energía, lo que hace que el bloqueo sea más complicado. Para agravar este problema, los disyuntores de la sala de control de motores a menudo se cambian o alimentan equipos adicionales, y la documentación de los cambios no siempre se mantiene actualizada.

La industria del caucho ha visto una aceptación general del bloqueo en el mantenimiento. Si bien el concepto de protegerse uno mismo de los peligros de un movimiento inesperado no es nuevo, el uso uniforme del bloqueo sí lo es. En el pasado, el personal de mantenimiento utilizaba diferentes medios para protegerse. Esta protección no siempre fue consistente debido a otras presiones como la producción, y no siempre fue efectiva. Para algunos de los equipos de la industria, la respuesta al bloqueo es compleja y no se comprende fácilmente.

La prensa de neumáticos es un ejemplo de un equipo para el cual existe poco consenso sobre el tiempo exacto y el método de bloqueo. Si bien el bloqueo completo de una prensa para una reparación extensa es sencillo, no hay consenso sobre el bloqueo en operaciones tales como cambios de moldes y vejigas, limpieza de moldes y desatascar equipos.

La máquina de neumáticos es otro ejemplo de dificultad en el cumplimiento del bloqueo. Muchas de las lesiones en esta área no han sido del personal de mantenimiento, sino de operadores y técnicos de llantas que hacen ajustes, cambian tambores, cargan o descargan material o desatascar equipos y empleados de limpieza que limpian el equipo.

Es difícil tener un programa de bloqueo exitoso si el bloqueo requiere mucho tiempo y es difícil. Siempre que sea posible, los medios para desconectar deben estar disponibles en el equipo, lo que facilita la identificación y puede eliminar o reducir la posibilidad de que alguien esté en la zona de peligro cuando se devuelve la energía al equipo. Incluso con cambios que facilitan la identificación, ningún bloqueo puede considerarse completo a menos que se realice una prueba para asegurarse de que se usaron los dispositivos de aislamiento de energía correctos. En el caso de trabajar con cableado eléctrico, se debe realizar una prueba después de tirar de la desconexión para asegurarse de que se haya desconectado toda la alimentación.

Un programa de bloqueo efectivo debe incluir lo siguiente:

  • El equipo debe estar diseñado para facilitar el bloqueo de todas las fuentes de energía.
  • Las fuentes de bloqueo deben identificarse correctamente.
  • Deben identificarse las prácticas de trabajo que requieren bloqueo.
  • Todos los empleados afectados por el cierre patronal deben tener algún tipo de capacitación en cierre patronal.
  • Los empleados que deban realizar un cierre patronal deben ser capacitados y advertidos de que se espera un cierre patronal y que cualquier otra cosa es inaceptable bajo cualquier circunstancia.
  • El programa necesita ser auditado regularmente para asegurarse de que sea efectivo.

 

Atrás

Domingo, febrero 27 2011 06: 36

Estudios epidemiológicos

En las décadas de 1920 y 1930, informes del Reino Unido mostraron que los trabajadores del caucho tenían tasas de mortalidad más altas que la población general y que el exceso de muertes se debía a cánceres. Se utilizan miles de materiales diferentes en la fabricación de productos de caucho y no se sabía si alguno de ellos podría estar asociado con el exceso de muertes en la industria. La continua preocupación por la salud de los trabajadores del caucho condujo a programas de investigación de salud ocupacional conjuntos entre la empresa y el sindicato dentro de la industria del caucho de EE. UU. en la Universidad de Harvard y en la Universidad de Carolina del Norte. Los programas de investigación continuaron durante la década de 1970, después de lo cual fueron reemplazados por programas de mantenimiento de la salud y vigilancia de la salud patrocinados conjuntamente por la empresa y el sindicato basados, al menos en parte, en los hallazgos del esfuerzo de investigación.

El trabajo en el programa de investigación de Harvard se centró generalmente en la mortalidad en la industria del caucho (Monson y Nakano 1976a, 1976b; Delzell y Monson 1981a, 1981b; Monson y Fine 1978) y en la morbilidad respiratoria entre los trabajadores del caucho (Fine y Peters 1976a, 1976b, 1976c ; Fine et al. 1976). Se ha publicado un resumen de la investigación de Harvard (Peters et al. 1976).

El grupo de la Universidad de Carolina del Norte participó en una combinación de investigación epidemiológica y ambiental. Los primeros esfuerzos fueron principalmente estudios descriptivos de la experiencia de mortalidad de los trabajadores del caucho e investigaciones de las condiciones de trabajo (McMichael, Spirtas y Kupper 1974; McMichael et al. 1975; Andjelkovich, Taulbee y Symons 1976; Gamble y Spirtas 1976; Williams et al. 1980). ; Van Ert et al. 1980). Sin embargo, el enfoque principal estuvo en los estudios analíticos sobre las asociaciones entre las exposiciones relacionadas con el trabajo y las enfermedades (McMichael et al. 1976a; McMichael et al. 1976b; McMichael, Andjelkovich y Tyroler 1976; Lednar et al. 1977; Blum et al. 1979). ; Goldsmith, Smith y McMichael 1980; Wolf et al. 1981; Checkoway et al. 1981; Symons et al. 1982; Delzell, Andjelkovich y Tyroler 1982; Arp, Wolf y Checkoway 1983; Checkoway et al. 1984; Andjelkovich et al. 1988). Cabe destacar los hallazgos relacionados con las asociaciones entre exposiciones a vapores de solventes de hidrocarburos y cánceres (McMichael et al. 1975; McMichael et al. 1976b; Wolf et al. 1981; Arp, Wolf y Checkoway 1983; Checkoway et al. 1984) y asociaciones entre exposiciones a materiales particulados en el aire y discapacidad pulmonar (McMichael, Andjelkovich y Tyroler 1976; Lednar et al. 1977).

En la Universidad de Carolina del Norte, los estudios analíticos iniciales de leucemia entre los trabajadores del caucho mostraron un exceso de casos entre los trabajadores que tenían un historial de trabajo en trabajos en los que se usaban solventes (McMichael et al. 1975). Inmediatamente se sospechó de la exposición al benceno, un solvente común en la industria del caucho hace muchos años y una causa reconocida de leucemia. Sin embargo, análisis más detallados mostraron que el exceso de leucemias era generalmente linfocítica, mientras que las exposiciones al benceno se habían asociado comúnmente con el tipo mieloblástico (Wolf et al. 1981). Se supuso que podría estar implicado algún agente distinto del benceno. Una revisión muy minuciosa de los registros de uso de solventes y fuentes de suministro de solventes para una gran empresa mostró que el uso de solventes a base de carbón, incluidos el benceno y el xileno, tenía una asociación mucho más fuerte con la leucemia linfocítica que el uso de solventes a base de petróleo ( Arp, Wolf y Checkoway 1983). Los solventes a base de carbón generalmente están contaminados con hidrocarburos aromáticos polinucleares, incluidos compuestos que se ha demostrado que causan leucemia linfocítica en animales de experimentación. Análisis posteriores en este estudio mostraron una asociación aún más fuerte de leucemia linfocítica con exposiciones a disulfuro de carbono y tetracloruro de carbono que con exposiciones a benceno (Checkoway et al. 1984). Las exposiciones al benceno son peligrosas y las exposiciones al benceno en los lugares de trabajo deben eliminarse o minimizarse en la medida de lo posible. Sin embargo, la conclusión de que la eliminación del uso del benceno en los procesos del caucho eliminará futuros excesos de leucemia, particularmente de leucemia linfocítica, entre los trabajadores del caucho puede ser incorrecta.

Estudios especiales en la Universidad de Carolina del Norte de trabajadores del caucho que se habían jubilado por discapacidad mostraron que la enfermedad pulmonar incapacitante, como el enfisema, era más probable que ocurriera entre personas con antecedentes de trabajo en curado, preparación de curado, acabado e inspección que entre trabajadores en otros trabajos (Lednar et al. 1977). Todas estas áreas de trabajo implican exposiciones a polvos y humos que se pueden inhalar. En estos estudios se encontró que un historial de tabaquismo generalmente más que duplicaba el riesgo de jubilación por discapacidad pulmonar, incluso en los trabajos polvorientos que en sí mismos estaban asociados con la discapacidad.

Se estaban realizando estudios epidemiológicos en las industrias del caucho europeas y asiáticas (Fox, Lindars y Owen 1974; Fox y Collier 1976; Nutt 1976; Parkes et al. 1982; Sorahan et al. 1986; Sorahan et al. 1989; Kilpikari et al. 1982; Kilpikari 1982; Bernardinelli, Marco y Tinelli 1987; Negri et al. 1989; Norseth, Anderson y Giltvedt 1983; Szeszenia-Daborowaska et al. 1991; Solionova y Smulevich 1991; Gustavsson, Hogstedt y Holmberg 1986; Wang et al. 1984 ; Zhang et al. 1989) aproximadamente al mismo tiempo y continuó después de los de Harvard y la Universidad de Carolina del Norte en los Estados Unidos. Comúnmente se informaron hallazgos de exceso de cánceres en varios sitios. Varios estudios mostraron un exceso de cáncer de pulmón (Fox, Lindars y Owen 1974; Fox y Collier 1976; Sorahan et al. 1989; Szeszenia-Daborowaska et al. 1991; Solionova y Smulevich 1991; Gustavsson, Hogstedt y Holmberg 1986; Wang et al. . 1984), asociado, en algunos casos, a una historia de trabajo en la curación. Este hallazgo se repitió en algunos estudios en los Estados Unidos (Monson y Nakano 1976a; Monson y Fine 1978) pero no en otros (Delzell, Andjelkovich y Tyroler 1982; Andjelkovich et al. 1988).

Se ha informado sobre la experiencia de mortalidad entre una cohorte de trabajadores en la industria alemana del caucho (Weiland et al. 1996). La mortalidad por todas las causas y por todos los tipos de cáncer fue significativamente elevada en la cohorte. Se identificaron excesos estadísticamente significativos en la mortalidad por cáncer de pulmón y cáncer pleural. El exceso de mortalidad por leucemia entre los trabajadores alemanes del caucho apenas logró alcanzar significación estadística.

Un estudio de casos y controles de cánceres linfáticos y hematopoyéticos en ocho instalaciones de caucho de estireno-butadieno (SBR) identificó una fuerte asociación entre la mortalidad por leucemia y la exposición al butadieno. La IARC ha concluido que el 1,3-butadieno es probablemente cancerígeno para los humanos (IARC 1992). Un estudio epidemiológico más reciente ha proporcionado datos que confirman el exceso de mortalidad por leucemia entre los trabajadores de SBR expuestos al butadieno (Delzell et al. 1996).

A lo largo de los años, los estudios epidemiológicos entre los trabajadores del caucho han llevado a la identificación de peligros en el lugar de trabajo y a mejoras en su control. El área de investigación epidemiológica ocupacional que más necesita mejorar en este momento es la evaluación de exposiciones pasadas de sujetos de estudio. Se está avanzando tanto en las técnicas de investigación como en las bases de datos en este ámbito. Aunque quedan dudas sobre las asociaciones causales, el progreso epidemiológico continuo seguramente conducirá a mejoras continuas en el control de las exposiciones en la industria del caucho y, en consecuencia, a una mejora continua en la salud de los trabajadores del caucho.

Reconocimiento: Quisiera reconocer los esfuerzos pioneros de Peter Bommarito, ex presidente del Sindicato Unido de Trabajadores del Caucho, quien fue el principal responsable de hacer que se realizaran investigaciones en la industria del caucho de los EE. UU. en las décadas de 1970 y 1980 sobre la salud de los trabajadores del caucho.


Atrás

Dermatitis de contacto

Se han informado con frecuencia reacciones cutáneas adversas entre los trabajadores que tienen contacto directo con el caucho y con los cientos de productos químicos utilizados en la industria del caucho. Estas reacciones incluyen dermatitis de contacto irritante, dermatitis de contacto alérgica, urticaria de contacto (ronchas), agravamiento de enfermedades cutáneas preexistentes y otros trastornos cutáneos menos comunes como foliculitis oleosa, xerosis (piel seca), miliaria (sarpullido por calor) y despigmentación de ciertos derivados del fenol.

La dermatitis de contacto irritante es la reacción más frecuente y es causada por la exposición aguda a químicos fuertes o por la exposición acumulada a irritantes más débiles, como los que se encuentran en el trabajo húmedo y en el uso repetido de solventes. La dermatitis alérgica de contacto es un tipo retardado de reacción alérgica a los aceleradores, vulcanizadores, antioxidantes y antiozonantes que se agregan durante la fabricación del caucho. Estos productos químicos a menudo están presentes en el producto final y pueden causar dermatitis de contacto tanto en el usuario del producto final como en los trabajadores del caucho, especialmente los operadores y ensambladores de Banbury, calandras y extrusoras.

Algunos trabajadores adquieren dermatitis de contacto a través de la exposición en el trabajo que no permite el uso de ropa de protección química (CPC). Otros trabajadores también desarrollan alergia al propio CPC, más comúnmente por los guantes de goma. Una prueba de parche positiva válida para el alérgeno sospechoso es la prueba médica clave que se utiliza para diferenciar la dermatitis de contacto alérgica de la dermatitis de contacto irritante. Es importante recordar que la dermatitis de contacto alérgica puede coexistir con la dermatitis de contacto irritativa, así como con otros trastornos de la piel.

La dermatitis se puede prevenir mezclando y premezclando de forma automática los productos químicos, proporcionando ventilación por extracción, sustituyendo los alérgenos de contacto conocidos por productos químicos alternativos y mejorando el manejo de los materiales para reducir el contacto con la piel.

Alergia al látex de caucho natural (NRL)

La alergia a NRL es una reacción alérgica de tipo I inmediata, mediada por inmunoglobulina E, la mayoría de las veces debida a proteínas NRL presentes en dispositivos de látex médicos y no médicos. El espectro de signos clínicos varía desde urticaria de contacto, urticaria generalizada, rinitis alérgica (inflamación de la mucosa nasal), conjuntivitis alérgica, angioedema (hinchazón grave) y asma (sibilancias) hasta anafilaxia (reacción alérgica grave que pone en peligro la vida). Las personas de mayor riesgo son los pacientes con espina bífida, los trabajadores de la salud y otros trabajadores con exposición significativa a NRL. Los factores predisponentes son el eccema de manos, la rinitis alérgica, la conjuntivitis alérgica o el asma en personas que usan guantes con frecuencia, la exposición de las mucosas a NRL y múltiples procedimientos quirúrgicos. Se han informado a la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Quince muertes después de la exposición a NRL durante los exámenes de enema de bario. Por lo tanto, la ruta de exposición a las proteínas NRL es importante e incluye el contacto directo con la piel intacta o inflamada y la exposición de las mucosas, incluida la inhalación, al polvo para guantes que contiene NRL, especialmente en instalaciones médicas y quirófanos. Como resultado, la alergia NRL es un importante problema médico, de salud ocupacional, de salud pública y regulatorio en todo el mundo, y el número de casos ha aumentado dramáticamente desde mediados de la década de 1980.

Se recomienda encarecidamente el diagnóstico de alergia a NRL si hay antecedentes de angioedema de los labios al inflar globos y/o picazón, ardor, urticaria o anafilaxia al ponerse guantes, someterse a procedimientos quirúrgicos, médicos y dentales o después de la exposición a preservativos u otros dispositivos NRL. El diagnóstico se confirma mediante una prueba de uso o desgaste positiva con guantes NRL, una prueba de punción intracutánea positiva válida para NRL o una prueba de sangre RAST (prueba radioalergosorbente) positiva para alergia al látex. Se han producido reacciones alérgicas graves a partir de las pruebas de pinchazo y uso; epinefrina y equipo de reanimación libre de NRL debe estar disponible durante estos procedimientos.

La alergia al NRL puede estar asociada con reacciones alérgicas a la fruta, especialmente a los plátanos, las castañas y los aguacates. La hiposensibilización a NRL aún no es posible, y es imperativo evitar y sustituir NRL. La prevención y el control de la alergia al NRL incluye evitar el látex en los entornos de atención médica para los trabajadores y pacientes afectados. Los guantes sintéticos sustitutos que no sean NRL deben estar disponibles y, en muchos casos, los compañeros de trabajo deben usar guantes NRL bajos en alérgenos para adaptarse a las personas con alergia NRL, a fin de minimizar los síntomas y disminuir la inducción de la alergia NRL. Es necesaria una cooperación continua entre el gobierno, la industria y los profesionales de la salud para controlar la alergia al látex, como se explica en el Centros médicos .

 

Atrás

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de la industria del caucho

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1995. Ventilación industrial: Manual de prácticas recomendadas, 22ª ed. Cincinnati: OH: ACGIH.

Andjelkovich, D, JD Taulbee y MJ Symons. 1976. Experiencia de mortalidad en una cohorte de trabajadores del caucho, 1964–1973. J Ocupa Med 18:386–394.

Andjelkovich, D, H Abdelghany, RM Mathew y S Blum. 1988. Estudio de casos y controles de cáncer de pulmón en una planta de fabricación de caucho. Am J Ind Med 14:559–574.

Arp, EW, PH Wolf y H Checkoway. 1983. Leucemia linfocítica y exposiciones al benceno y otros solventes en la industria del caucho. J Occup Med 25:598–602.

Bernardinelli, L, RD Marco y C Tinelli. 1987. Mortalidad por cáncer en una fábrica de caucho italiana. Br J Ind Med 44:187–191.

Blum, S, EW Arp, AH Smith y HA Tyroler. 1979. Cáncer de estómago entre los trabajadores del caucho: una investigación epidemiológica. En Polvos y enfermedades. Park Forest, IL: SOEH, Pathotox Publishers.

Checkoway, H, AH Smith, AJ McMichael, FS Jones, RR Monson y HA Tyroler. 1981. Un estudio de casos y controles de cáncer de vejiga en la industria de neumáticos de EE.UU. Br J Ind Med 38:240–246.

Checkoway, H, T Wilcosky, P Wolf y H Tyroler. 1984. Una evaluación de las asociaciones de leucemia y exposición a solventes de la industria del caucho. Am J Ind Med 5:239–249.

Delzell, E y RR Monson. 1981a. Mortalidad entre los trabajadores del caucho. tercero Mortalidad por causas específicas 1940–1978. J Ocupa Med 23:677–684.

—. 1981b. Mortalidad entre los trabajadores del caucho. IV. Patrones generales de mortalidad. J Occup Med 23: 850–856.

Delzell, E, D Andjelkovich y HA Tyroler. 1982. Un estudio de casos y controles de la experiencia laboral y el cáncer de pulmón entre los trabajadores del caucho. Am J Ind Med 3:393–404.

Delzell, E, N Sathiakumar, M Hovinga, M Macaluso, J Julian, R Larson, P Cole y DCF Muir. 1996. Un estudio de seguimiento de los trabajadores del caucho sintético. Toxicología 113:182–189.

Fajen, J, RA Lunsford y DR Roberts. 1993. Exposición industrial al 1,3-butadieno en las industrias de monómeros, polímeros y usuarios finales. En Butadiene and Styrene: Assessment of Health Hazards, editado por M Sorsa, K Peltonen, H Vainio y K Hemminki. Lyon: Publicaciones científicas de la IARC.

Bien, LJ y JM Peters. 1976a. Morbilidad respiratoria en trabajadores del caucho. I. Prevalencia de síntomas y enfermedades respiratorias en trabajadores de curado. Arch Environ Health 31:5–9.

—. 1976b. Morbilidad respiratoria en trabajadores del caucho. II. Función pulmonar en la curación de los trabajadores. Arch Environ Health 31:10–14.

—. 1976c. Estudios de morbilidad respiratoria en trabajadores del caucho. tercero Morbilidad respiratoria en trabajadores de procesos. Arch Environ Health 31: 136–140.

Fine, LJ, JM Peters, WA Burgess y LJ DiBerardinis. 1976. Estudios de morbilidad respiratoria en trabajadores del caucho. IV. Morbilidad respiratoria en trabajadores del talco. Arch Environ Health 31: 195–200.

Fox, AJ y PF Collier. 1976. Una encuesta sobre el cáncer ocupacional en las industrias del caucho y la fabricación de cables: análisis de las muertes que ocurrieron en 1972–74. Br J Ind Med 33:249–264.

Fox, AJ, DC Lindars y R Owen. 1974. Una encuesta sobre el cáncer ocupacional en las industrias del caucho y la fabricación de cables: resultados de un análisis de cinco años, 1967–71. Br J Ind Med 31:140–151.

Gamble, JF y R Spirtas. 1976. Clasificación de puestos y utilización de historiales completos de trabajo en epidemiología ocupacional. J Ocupa Med 18:399–404.

Goldsmith, D, AH Smith y AJ McMichael. 1980. Un estudio de casos y controles de cáncer de próstata en una cohorte de trabajadores del caucho y los neumáticos. J Ocupa Med 22:533–541.

Granata, KP y WS Marras. 1993. Un modelo asistido por EMG de cargas en la columna lumbar durante extensiones de tronco asimétricas. J Biomech 26: 1429–1438.

Griego, BF. 1991. Se espera que la demanda de caucho crezca después de 1991. C & EN (13 de mayo): 37-54.

Gustavsson, P, C Hogstedt y B Holmberg. 1986. Mortalidad e incidencia de cáncer entre los trabajadores del caucho suecos. Scand J Work Environ Health 12:538–544.

Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). 1992. 1,3-butadieno. En Monografías de IARC sobre la evaluación de riesgos cancerígenos para los seres humanos: exposiciones ocupacionales a nieblas y vapores de ácidos inorgánicos fuertes y otros productos químicos industriales. Lyon: IARC.

Instituto Internacional de Productores de Caucho Sintético. 1994. Estadísticas mundiales del caucho. Houston, TX: Instituto Internacional de Productores de Caucho Sintético.

Kilpikari, I. 1982. Mortalidad entre los trabajadores masculinos del caucho en Finlandia. Arch Environ Health 37:295–299.

Kilpikari, I, E Pukkala, M Lehtonen y M Hakama. 1982. Incidencia del cáncer entre los trabajadores finlandeses del caucho. Int Arch Occup Environ Health 51:65–71.

Lednar, WM, HA Tyroler, AJ McMichael y CM Shy. 1977. Los determinantes ocupacionales de la enfermedad pulmonar discapacitante crónica en los trabajadores del caucho. J Ocupe Med 19:263–268.

Marras, WS y CM Sommerich. 1991. Un modelo de movimiento tridimensional de cargas en la columna lumbar, Parte I: Estructura del modelo. Hum Factors 33:123–137.

Marras, WS, SA Lavender, S Leurgans, S Rajulu, WG Allread, F Fathallah y SA Ferguson. 1993. El papel del movimiento tridimensional dinámico del tronco en los trastornos lumbares relacionados con el trabajo: los efectos de los factores del lugar de trabajo, la posición del tronco y las características del movimiento del tronco sobre las lesiones. Lomo 18: 617–628.

Marras, WS, SA Lavender, S Leurgans, F Fathallah, WG Allread, SA Ferguson y S Rajulu. 1995. Factores de riesgo biomecánicos para el riesgo de trastorno lumbar relacionado con el trabajo. Ergonomía 35:377–410.

McMichael, AJ, DA Andjelkovich y HA Tyroler. 1976. Mortalidad por cáncer entre los trabajadores del caucho: un estudio epidemiológico. Ann NY Acad Sci 271: 125–137.

McMichael, AJ, R Spirtas y LL Kupper. 1974. Un estudio epidemiológico de la mortalidad dentro de una cohorte de trabajadores del caucho, 1964–72. J Ocupa Med 16:458–464.

McMichael, AJ, R Spirtas, LL Kupper y JF Gamble. 1975. Exposición a solventes y leucemia entre trabajadores del caucho: un estudio epidemiológico. J Ocupe Med 17:234–239.

McMichael, AJ, R Spirtas, JF Gamble y PM Tousey. 1976a. Mortalidad entre los trabajadores del caucho: Relación con trabajos específicos. J Ocupe Med 18:178–185.

McMichael, AJ, WS Gerber, JF Gamble y WM Lednar. 1976b. Síntomas respiratorios crónicos y tipo de trabajo dentro de la industria del caucho. J Ocupe Med 18:611–617.

Monson, RR y KK Nakano. 1976a. Mortalidad entre los trabajadores del caucho. I. Empleados sindicales varones blancos en Akron, Ohio. Am J Epidemiol 103:284–296.

—. 1976b. Mortalidad entre los trabajadores del caucho. II. Otros empleados. Am J Epidemiol 103:297–303.

Monson, RR y LJ Fine. 1978. Mortalidad y morbilidad por cáncer entre los trabajadores del caucho. J Natl Cancer Inst 61:1047–1053.

Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA). 1995. Norma para Hornos y Hornos. NFPA 86. Quincy, MA: NFPA.

Consejo Nacional Mixto Industrial de la Industria Manufacturera del Caucho. 1959. Accidentes de Nip corriendo. Londres: Consejo Industrial Conjunto Nacional para la Industria de Fabricación de Caucho.

—.1967. Trabajo seguro de calandrias. Londres: Consejo Industrial Conjunto Nacional para la Industria de Fabricación de Caucho.

Negri, E, G Piolatto, E Pira, A Decarli, J Kaldor y C LaVecchia. 1989. Mortalidad por cáncer en una cohorte de trabajadores del caucho del norte de Italia. Br J Ind Med 46:624–628.

Norseth, T, A Anderson y J Giltvedt. 1983. Incidencia del cáncer en la industria del caucho en Noruega. Scand J Work Environ Health 9:69–71.

Nutt, A. 1976. Medición de algunos materiales potencialmente peligrosos en la atmósfera de las fábricas de caucho. Salud ambiental Persp 17:117–123.

Parkes, HG, CA Veys, JAH Waterhouse y A Peters. 1982. Mortalidad por cáncer en la industria británica del caucho. Br J Ind Med 39:209–220.

Peters, JM, RR Monson, WA Burgess y LJ Fine. 1976. Enfermedad profesional en la industria del caucho. Salud ambiental Persp 17:31–34.

Solionova, LG y VB Smulevich. 1991. Mortalidad e incidencia de cáncer en una cohorte de trabajadores del caucho en Moscú. Scand J Work Environ Health 19:96–101.

Sorahan, R, HG Parkes, CA Veys y JAH Waterhouse. 1986. Mortalidad por cáncer en la industria del caucho británica 1946–80. Br J Ind Med 43:363–373.

Sorahan, R, HG Parkes, CA Veys, JAH Waterhouse, JK Straughan y A Nutt. 1989. Mortalidad en la industria británica del caucho 1946–85. Br J Ind Med 46:1–11.

Szeszenia-Daborowaska, N, U Wilezynska, T Kaczmarek y W Szymezak. 1991. Mortalidad por cáncer entre los trabajadores masculinos en la industria polaca del caucho. Revista polaca de medicina ocupacional y salud ambiental 4: 149–157.

Van Ert, MD, EW Arp, RL Harris, MJ Symons y TM Williams. 1980. Exposición de los trabajadores a agentes químicos en la fabricación de llantas de caucho: Estudios de vapores de solventes. Am Ind Hyg Assoc J 41:212–219.

Wang, HW, XJ You, YH Qu, WF Wang, DA Wang, YM Long y JA Ni. 1984. Investigación de la epidemiología del cáncer y estudio de agentes cancerígenos en la industria del caucho de Shanghai. Cáncer Res. 44:3101–3105.

Weiland, SK, KA Mundt, U Keil, B Kraemer, T Birk, M Person, AM Bucher, K Straif, J Schumann y L Chambless. 1996. Mortalidad por cáncer entre los trabajadores de la industria alemana del caucho. Ocupe Environ Med 53: 289–298.

Williams, TM, RL Harris, EW Arp, MJ Symons y MD Van Ert. 1980. Exposición de trabajadores a agentes químicos en la fabricación de neumáticos y cámaras de caucho: Partículas. Am Ind Hyg Assoc J 41:204–211.

Wolf, PH, D Andjelkovich, A Smith y H Tyroler. 1981. Un estudio de casos y controles de leucemia en la industria del caucho de EE.UU. J Ocupe Med 23:103–108.

Zhang, ZF, SZ Yu, WX Li y BCK Choi. 1989. Tabaquismo, exposición ocupacional al caucho y cáncer de pulmón. Br J Ind Med 46:12–15.