Martes, 29 Marzo 2011 20: 05

Efectos sobre la salud y patrones de enfermedad

Valora este artículo
(Vote 1)

Curtido de cuero

El principal grupo de Clasificación Industrial Internacional Estándar (ISIC) para el procesamiento de cuero y pieles es 323. En los Estados Unidos, el grupo de Clasificación Industrial Estándar (SIC) para la industria de cuero y productos de fabricación de cuero es SIC 311 (OMB 1987). Este grupo incluye los establecimientos que se dedican al curtido, curtido y acabado de cueros y pieles, así como los establecimientos que fabrican productos acabados de cuero y cuero artificial y algunos productos similares elaborados con otros materiales. El convertidor de cuero, los cinturones y el cuero de gamuza también se incluyen en SIC 311. Además, partes de SIC 23 (es decir, SIC 2371 y SIC 2386) incluyen establecimientos involucrados en la fabricación de abrigos, prendas, accesorios y adornos hechos de piel y establecimientos involucrados en ropa forrada de oveja.

Existen muchas variedades de cuero con diferentes características según la especie animal y la parte específica del cuerpo del animal de la que se obtiene la piel. Las pieles están hechas de pieles de ganado o caballo; cuero elegante de piel de ternera, cerdo, cabra, oveja, etc.; y cuero de reptil de cocodrilo, lagarto, camaleón, etc.

El empleo en la industria del cuero y sus productos de fabricación se ha asociado con diversas enfermedades causadas por agentes biológicos, toxicológicos y cancerígenos. La enfermedad específica asociada con la exposición en la industria del cuero depende del grado de exposición del trabajador a los agentes, que depende de la ocupación y el área de trabajo dentro de la industria.

Para el proceso de curtido, primero se elimina la epidermis de la piel y solo la dermis se transforma en cuero. Durante este proceso, la infección es un peligro constante, ya que la piel sirve como medio para numerosos microorganismos. Pueden desarrollarse colonias de hongos, específicamente Aspergillus niger y Penicillus glaucum (Martignone 1964). Para evitar el desarrollo de hongos se han utilizado ampliamente los fenoles clorados, en concreto el pentaclorofenol; desafortunadamente, se ha encontrado que tales químicos son tóxicos para el trabajador. Levaduras de tres géneros (Rodotorula, Cladosporium y Torulopsis) también se han encontrado (Kallenberger 1978). El tétanos, el ántrax, la leptospirosis, la afta epizoótica, la fiebre Q y la brucelosis son ejemplos de enfermedades que los trabajadores pueden contraer durante el proceso de curtido debido a pieles infectadas (Valsecchi y Fiorio 1978).

También se han diagnosticado trastornos de la piel como eczema y dermatitis de contacto (alérgica) entre curtidores de cuero expuestos a conservantes aplicados a las pieles (Abrams y Warr 1951). Se ha demostrado que el proceso de curtido y acabado del cuero tiene la mayor incidencia de dermatosis de cualquier grupo de trabajo en los Estados Unidos (Stevens 1979). También pueden ocurrir irritaciones de las membranas mucosas de la garganta y la nariz y perforaciones del tabique nasal después de inhalar vapores de ácido crómico liberados durante el proceso de curtido al cromo.

Los trabajadores de curtiembres tienen el potencial de exposición a numerosos carcinógenos ocupacionales conocidos o sospechados, incluidas sales de cromo hexavalente, tintes azoicos a base de bencidina, solventes orgánicos (p. ej., benceno y formaldehído), pentaclorofenol, compuestos N-nitroso, arsénico, dimetilformamida y polvos de cuero en el aire. . Estas exposiciones pueden resultar en el desarrollo de varios cánceres específicos del sitio. Se ha observado un exceso de cáncer de pulmón en estudios realizados en Italia (Seniori, Merler y Saracci 1990; Bonassi et al. 1990) y en un estudio de casos y controles realizado en los Estados Unidos (Garabrant y Wegman 1984), pero este El resultado no siempre está respaldado por otros estudios (Mikoczy, Schutz y Hagmar 1994; Stern et al. 1987; Pippard y Acheson 1985). El cromo y los arsenicales se mencionaron como posibles contribuyentes al exceso de cáncer de pulmón. Se ha observado un riesgo significativamente mayor de sarcoma de tejidos blandos en al menos dos estudios de tenería separados, uno en Italia y otro en el Reino Unido; los investigadores de ambos estudios sugieren que los clorofenoles utilizados en las curtidurías pueden haber producido estos tumores malignos (Seniori et al. 1989; Mikoczy, Schutz y Hagmar 1994).

En un estudio sueco de casos y controles (Erdling et al. 1986), se observó un exceso estadísticamente significativo de tres veces en la mortalidad por cáncer de páncreas; también se observó un aumento del 50% en el cáncer de páncreas en otro estudio que examinó tres curtidurías suecas (Mikoczy, Schutz y Hagmar 1994) y en un estudio de una curtiduría italiana (Seniori et al. 1989). A pesar del exceso de riesgo de cáncer de páncreas, no se identificó ningún agente ambiental específico y los factores dietéticos se consideraron una posibilidad. Se observó un exceso de riesgo de cáncer testicular entre los curtidores de cuero del departamento de acabado de una curtiduría; los tres trabajadores con cáncer testicular habían trabajado durante el mismo período y estuvieron expuestos a dimetilformamida (Levin et al. 1987; Calvert et al. 1990). En un estudio de casos y controles en Italia se observó un exceso de riesgo de cáncer de los senos paranasales entre los trabajadores de una curtiduría de cuero; cromo, polvo de cuero y taninos fueron señalados como posibles agentes etiológicos (Comba et al. 1992; Battista et al. 1995). Sin embargo, la investigación de la IARC a principios de la década de 1980 no encontró evidencia de una asociación entre el curtido del cuero y el cáncer nasal (IARC 1981). Los resultados de un estudio de la industria china de curtido de cuero mostraron un exceso de morbilidad estadísticamente significativo por cáncer de vejiga entre los curtidores que alguna vez estuvieron expuestos a tintes a base de bencidina, que aumentó con la duración de la exposición (Chen 1990).

Los accidentes también son una de las principales causas de discapacidad en los trabajadores de las curtiembres. Los resbalones y caídas en pisos húmedos y grasientos son comunes, al igual que los cortes con cuchillos al recortar las pieles. Además, las máquinas utilizadas para procesar las pieles son capaces de aplastar e infligir contusiones, abrasiones y amputaciones. Por ejemplo, los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos (BLS) para 1994 han mostrado una tasa de incidencia en el SIC 311 para lesiones y enfermedades combinadas de 19.1 por cada 100 trabajadores a tiempo completo y una tasa de incidencia solo para lesiones de 16.4. Estos resultados son un 50% más altos que la incidencia combinada de enfermedades y lesiones de toda la manufactura, 12.2 por cada 100 trabajadores a tiempo completo, y la incidencia de 10.4 solo para lesiones (BLS 1995).

Calzado

La manipulación y el procesamiento del cuero en la fabricación de zapatos y botas pueden implicar la exposición a algunos de los mismos productos químicos que se utilizan en los procesos de curtido y acabado citados anteriormente, lo que da lugar a enfermedades similares. Además, los diferentes productos químicos utilizados también pueden producir otras enfermedades. Las exposiciones a los solventes tóxicos usados ​​en adhesivos y limpiadores y al polvo de cuero en el aire son de particular preocupación. Un solvente de preocupación específica es el benceno, que puede producir trombocitopenia; depresión de los recuentos de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos; y pancitopenia. El benceno se ha eliminado en gran medida de la industria del calzado. También se ha encontrado neuropatía periférica entre trabajadores de fábricas de calzado debido a n-hexano en los adhesivos. Esto también ha sido sustituido en gran medida por disolventes menos tóxicos. También se han informado cambios electroencefalográficos, daño hepático y alteraciones del comportamiento en relación con la exposición a solventes en trabajadores del calzado.

Se ha considerado que el benceno es carcinógeno humano (IARC 1982), y varios investigadores han observado un exceso de leucemias entre los trabajadores expuestos al benceno en la industria del calzado. Un estudio incluyó la planta de fabricación de calzado más grande en Florencia, Italia, que consta de más de 2,000 empleados. Los resultados del estudio revelaron un riesgo cuatro veces mayor de leucemia, y se citó al benceno como la exposición más probable (Paci et al. 1989). Un seguimiento de este estudio mostró un riesgo de más de cinco veces para aquellos trabajadores del calzado empleados en trabajos donde la exposición al benceno era sustancial (Fu et al. 1996). Un estudio en el Reino Unido que examinó la mortalidad entre los hombres empleados en la fabricación de calzado encontró un riesgo elevado de leucemia entre los trabajadores que manejan pegamentos y solventes que contienen benceno (Pippard y Acheson 1985). Varios estudios de trabajadores de la industria del calzado en Estambul, Turquía, han informado un exceso de riesgo de leucemia por exposición al benceno. Cuando más tarde se reemplazó el benceno por gasolina, el número absoluto de casos y el riesgo de leucemia se redujeron considerablemente (Aksoy, Erdem y DinCol 1974; 1976; Aksoy y Erdem 1978).

Varios tipos de cáncer nasal (adenocarcinoma, carcinoma de células escamosas y carcinoma de células de transición) se han asociado con el empleo en la fabricación y reparación de calzado. Se han informado riesgos relativos de más de diez veces a partir de estudios en Italia y el Reino Unido (Fu et al. 1996; Comba et al. 1992; Merler et al. 1986; Pippard y Acheson 1985; Acheson 1972, 1976; Cecchi et al. 1980), pero no en los Estados Unidos (DeCoufle y Walrath 1987; Walker et al. 1993). Los riesgos elevados de cáncer nasal fueron explicados casi en su totalidad por empleados "fuertemente" expuestos al polvo de cuero en las salas de preparación y acabado. Se desconoce el mecanismo por el cual la exposición al polvo de cuero puede aumentar el riesgo de cáncer nasal.

Excesos de cánceres del tracto digestivo y urinario, como el de vejiga (Malker et al. 1984; Morrison et al. 1985), riñón (Walker et al. 1993; Malker et al. 1984), estómago (Walrath, DeCoufle y Thomas 1987) y cánceres rectales (DeCoufle y Walrath 1983; Walrath, DeCoufle y Thomas 1987), se han encontrado en otros estudios de trabajadores del calzado, pero no se han informado de manera consistente y no se han relacionado con exposiciones particulares en la industria.

Los peligros ergonómicos que causan trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo (WRMD, por sus siglas en inglés) son problemas importantes en la industria de fabricación de calzado. Estos peligros se deben al equipo especializado que se usa y al trabajo manual que requiere movimientos repetitivos, esfuerzos enérgicos y posturas corporales incómodas. Los datos de BLS muestran que el calzado masculino es una de las “industrias con las tasas más altas de enfermedades no mortales asociadas con trauma repetido” (BLS 1995). Se encontró que la tasa de incidencia para la industria total del calzado para enfermedades y lesiones combinadas era de 11.9 por cada 100 trabajadores, siendo 8.6 la tasa de incidencia solo para lesiones. Estas tasas son ligeramente menores que las tasas de incidencia para todas las manufacturas. Los WRMD en la industria de fabricación de calzado incluyen afecciones como tendinitis, sinovitis, tenosinovitis, bursitis, quistes ganglionares, distensiones, síndrome del túnel carpiano, dolor lumbar y lesiones de la columna cervical.

Trabajadores de pieles

El procesamiento de pieles involucra las actividades de tres categorías de trabajadores. Tocadores de pieles de carne y pieles tostadas; los tintoreros luego colorean o tiñen las pieles con tintes naturales o sintéticos; y, finalmente, los trabajadores del servicio de pieles clasifican, emparejan y empacan las pieles vestidas. Los peluqueros y tintoreros están expuestos a carcinógenos potenciales, incluidos taninos, tintes oxidativos, cromo y formaldehído, mientras que los trabajadores de peletería están potencialmente expuestos a materiales curtientes residuales mientras manipulan pieles previamente preparadas. Se han realizado muy pocos estudios epidemiológicos en peleteros. El único estudio completo entre estos trabajadores reveló riesgos estadísticamente elevados de cáncer colorrectal y de hígado entre los tintoreros, cáncer de pulmón entre los vestidores y enfermedades cardiovasculares entre los trabajadores de servicios en comparación con las tasas generales en los Estados Unidos (Sweeney, Walrath y Waxweiler 1985). ).

 

Atrás

Leer 4458 veces L

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias en Piel, Piel y Calzado

Abrams, H y P Warr. 1951. Enfermedades profesionales transmitidas por contacto con animales y productos animales. Ind Med Surgery 20:341-351.

Acheson, E. 1972. Adenocarcinoma de la cavidad nasal y los senos paranasales en Inglaterra y Gales. Br J Ind Med 29:21-30.

—. 1976. Cáncer nasal en las industrias de fabricación de muebles y botas y calzado. Prevenir Med 5:295-315.

Askoy, M y S Erdem. 1978. Estudio de seguimiento sobre la mortalidad y el desarrollo de leucemia en 44 pacientes pancitopénicos con exposición crónica al benceno. Sangre 52:285-292.

Askoy, M, S Erdem y G DinCol. 1974. Leucemia en trabajadores del calzado expuestos crónicamente al benceno. Sangre 44:837-841.

—. 1976. Tipos de leucemia en intoxicación crónica por benceno. Un estudio en treinta y cuatro pacientes. Acta Haematol 55:65-72.

Battista, G, P Comba, D Orsi, K Norpoth y A Maier. 1995. Cáncer nasal en trabajadores del cuero: Una enfermedad ocupacional. J Cáncer Res Clin Oncol 121:1-6.

Bonassi, S, F Merlo, R Puntoni, F Ferraris y G Bottura. 1990. Epidemias de tumores pulmonares en una curtiduría de Biella. Epidemiol Rev 12:25-30.

Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). 1995. Encuesta de Lesiones y Enfermedades Ocupacionales, 1994. Washington, DC: BLS.

Calvert, G, J Fajen, B Hills y W Halperin. 1990. Cáncer testicular, dimetilformamida y curtidurías de cuero. Lanceta 336:1253-1254.

Cecchi, F, E Buiatti, D Kriebel, L Nastasi y M Santucci. 1980. Adenocarcinoma de nariz y senos paranasales en zapateros y ebanistas de la provincia de Florencia, Italia. Br J Ind Med 37:222-226.

Chen, J. 1990. Un estudio de cohorte de la experiencia del cáncer entre trabajadores expuestos a tintes derivados de bencidina en la industria de curtido de cuero de Shanghai (China). Chin J Prev Med 24:328-331.

Comba, P, G Battista, S Bell, B de Capus, E Merler, D Orsi, S Rodella, C Vindieni y O Axelson. 1992. Un estudio de casos y controles de cáncer de nariz y senos paranasales y exposiciones ocupacionales. Am J Ind Med 22:511-520.

DeCoufle, P y J Walrath. 1983. Mortalidad proporcional entre los trabajadores del calzado de EE. UU., 1966-1972. Am J Ind Med 4:523-532.

—. 1987. Cáncer nasal en la industria del calzado estadounidense: ¿Existe? Am J Ind Med 12:605-613.

Erdling, C, H Kling, U Flodin y O Axelson. 1986. Mortalidad por cáncer entre los curtidores de cuero. Br J Ind Med 43:484-496.

Fu, H, P Demers, A Costantini, P Winter, D Colin, M Kogevinas y P Boffetta. 1996. Mortalidad por cáncer entre los trabajadores de la fabricación de calzado: un análisis de dos cohortes. Ocupar Environ Med 53: 394-398.

Garabrant, D y D Wegman. 1984. Mortalidad por cáncer entre trabajadores del calzado y del cuero en Massachusetts. Am J Ind Med 5:303-314.

Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). 1981. Madera, cuero y algunas industrias asociadas. vol. 28. Lyon: IARC.

—. 1982. Algunos productos químicos y colorantes industriales. vol. 29. Lyon: IARC.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1992. Empleo y Condiciones de Trabajo y Competitividad en la Industria del Cuero y Calzado, Informe II, Cuarta Reunión Técnica Tripartita de la Industria del Cuero y Calzado, Programa de Actividades Sectoriales. Ginebra: OIT.

Kallenberger, W. 1978. Un estudio de levaduras en el curtido y procesamiento al cromo. J Am Leather Chem Assoc 73:6-21.

Levin, S, D Baker, P Landrigan, S Monaghan, E Frumin, M Braithwaite y W Towne. 1987. Cáncer testicular en curtidores de cuero expuestos a dimetilformamida. Lanceta 2:1153.

Malker, H, B Malker, J McLaughin y W Blot. 1984. Cáncer de riñón entre los trabajadores del cuero. Lanceta 1:50.

Martignone, G. 1964. Tratado sobre el curtido práctico. Turín: Levrotto y Bella.

Merler, E, A Baldesseroni, R Laria, P Faravelli, R Agostini, R Pisa y F Berrino. 1986. Sobre la asociación causal entre la exposición al polvo de cuero y el cáncer nasal: evidencia adicional de un estudio de casos y controles. Br J Ind Med 43:91-95.

Mikoczy, Z, A Schutz y L Hagmar. 1994. Incidencia y mortalidad por cáncer entre los curtidores de cuero suecos. Ocupar Environ Med 51: 530-535.

Mikoczy, Z, A Schutz, U Stromberg y L Hagmar. 1996. Incidencia de cáncer y exposiciones ocupacionales específicas en la industria sueca de curtido de cuero: un estudio de casos y controles basado en cohortes. Ocupar Environ Med 53: 463-467.

Morrison, A, A Ahibom, W Verhock, K Aoli, I Leck, Y Ohno y K Obata. 1985. Cáncer ocupacional y de vejiga en Boston, EE. UU., Manchester, Reino Unido y Nagoya, Japón. Japan Journal of Epidemiology and Community Health 39:294-300.

Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP). 1987. Manual de Clasificación Industrial Estándar. Washington, DC: GPO de EE. UU.

Paci, E, E Buiatti, A Costantini, L Miligi, N Puci, A Scarpelli, G Petrioli, L Simonato, R Winkelmann y J Kaldor. 1989. Anemia aplásica, leucemia y otra mortalidad por cáncer en una cohorte de trabajadores del calzado expuestos al benceno. Scand J Work Environ Health 15:313-318.

Pippard, E y E Acheson. 1985. La mortalidad de los fabricantes de botas y zapatos, con especial referencia al cáncer. Scand J Work Environ Health 11:249-255.

Seniori, C, E Merler y R Saracci. 1990. Estudios epidemiológicos sobre el riesgo de cáncer ocupacional en las industrias del curtido, del cuero y del calzado. Medicina del Lávaro 81:184-211.

Seniori, C, E Paci, I Miligi, E Buiatti, C Martelli y S Lenzi. 1989. Mortalidad por cáncer entre los trabajadores de la industria de la curtiduría toscana. Br J Ind Med 46:384-388.

Stern, FB, JJ Beaumont, WE Halperin, LI Murphy, BW Hills y JM Fajen. 1987. Mortalidad de trabajadores de curtiduría de cuero cromado y exposiciones químicas en curtiembres. Scand J Work Environ Health 13:108-117.

Stevens, C. 1979. Evaluación de los problemas cutáneos de origen laboral. Ocupar Salud Seguridad 48(18):39-43.

Sweeney, M, J Walrath y R Waxweiler. 1985. Mortalidad entre peleteros jubilados: Tintoreros, curtidores y trabajadores de servicios. Scand J Work Environ Health 11:257-264.

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). 1991. Tenerías y Medio Ambiente. Una guía técnica para reducir el impacto ambiental de las operaciones de tenería. Oficina de Industria y Medio Ambiente. Serie de Informes Técnicos No. 4. París: PNUMA.

Valsecchi, M y A Fiorio. 1978. Ciclo operativo en la industria del curtido y riesgos relacionados. Valores 63:132-144.

Walker, J, T Bloom, F Stern, A Okun, M Fingerhut y W Halperin. 1993. Mortalidad de los trabajadores empleados en la fabricación de calzado. Scand J Work Environ Health 19:89-95.

Walrath, J, P DeCoufle y T Thomas. 1987. Mortalidad entre los trabajadores de una empresa de fabricación de calzado. Am J Ind Med 12:615-623.