Miércoles, marzo de 30 2011 02: 18

Industria de la lana

Valora este artículo
(43 votos)

Adaptado de la 3ra edición, Enciclopedia de Salud y Seguridad Ocupacional.

Los orígenes de la industria de la lana se pierden en la antigüedad. Las ovejas fueron domesticadas fácilmente por nuestros antepasados ​​remotos y fueron importantes para satisfacer sus necesidades básicas de alimento y vestido. Las primeras sociedades humanas frotaron las fibras recolectadas de las ovejas para formar un hilo, y a partir de este principio básico, los procesos de manipulación de la fibra han aumentado en complejidad. La industria textil de lana ha estado a la vanguardia en el desarrollo y la adaptación de métodos mecánicos y, por lo tanto, fue una de las primeras industrias en el desarrollo del sistema de producción fabril.

Materias primas

La longitud de la fibra cuando se toma del animal es el factor dominante, pero no el único, que determina cómo se procesa. El tipo de lana disponible puede clasificarse en términos generales en (a) merino o botánica, (b) mestizos: fina, mediana o gruesa y (c) lanas para alfombras. Dentro de cada grupo, sin embargo, hay varios grados. El merino suele tener el diámetro más fino y una longitud corta, mientras que las lanas para alfombras son de fibra larga, con un diámetro más grueso. Hoy en día, cantidades cada vez mayores de fibras sintéticas que simulan lana se mezclan con la fibra natural y se procesan de la misma manera. El pelo de otros animales, por ejemplo, mohair (cabra), alpaca (llama), cachemira (cabra, camello), angora (cabra) y vicuña (llama salvaje), también juega un papel importante, aunque subsidiario, en la industria; es relativamente caro y suele ser procesado por empresas especializadas.

Producción

La industria tiene dos sistemas de procesamiento distintivos: lana y estambre. La maquinaria es similar en muchos aspectos, pero los propósitos son distintos. En esencia, el estambre El sistema utiliza las lanas cortadas más largas y en los procesos de cardado, preparación, branquias y peinado, las fibras se mantienen paralelas y las fibras más cortas se rechazan. El hilado produce un hilo fuerte de diámetro fino, que luego se teje para producir una tela liviana con la apariencia familiar suave y firme de los trajes de hombre. En el de lana sistema, el objetivo es entremezclar y entrelazar las fibras para formar un hilo suave y esponjoso, que se teje para dar una tela de carácter completo y voluminoso con una superficie "lanosa", por ejemplo, tweeds, mantas y abrigos gruesos. Dado que la uniformidad de la fibra no es necesaria en el sistema de lana, el fabricante puede mezclar lana nueva, fibras más cortas rechazadas por el proceso de estambre, lanas recuperadas de rasgar prendas de lana viejas, etc. “shoddy” se obtiene de material de desecho blando y “mungo” de material de desecho duro.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la industria es particularmente compleja y que la condición y el tipo de materia prima utilizada y la especificación de la tela terminada influirán en el método de procesamiento en cada etapa y la secuencia de esas etapas. Por ejemplo, la lana se puede teñir antes del procesamiento, en la etapa de hilado o hacia el final del proceso cuando está en la pieza tejida. Además, algunos de los procesos pueden realizarse en establecimientos separados.

Riesgos y su prevención

Como en todas las secciones de la industria textil, las máquinas grandes con piezas que se mueven rápidamente presentan peligros tanto de ruido como de lesiones mecánicas. El polvo también puede ser un problema. Debería proporcionarse la forma más alta posible de protección o cerramiento para partes genéricas del equipo como ruedas dentadas de dientes rectos, cadenas y ruedas dentadas, ejes giratorios, correas y poleas, y para las siguientes partes de maquinaria utilizadas específicamente en el comercio de textiles de lana:

  • rodillos de alimentación y correas de varios tipos de máquinas de apertura preparatoria (p. ej., teasers, willeys, garnetts, trapeadores, etc.)
  • tomadores o tomadores y rodillos adyacentes de máquinas garabateadoras y cardadoras
  • admisión entre los cilindros swift y doffer de las máquinas garabateadoras, cardadoras y garnetting
  • rodillos y caídas de branquias
  • ejes traseros de bastidores de dibujo y mecheros
  • trampas entre el carro y el cabezal de las mulas
  • pasadores, pernos y otros dispositivos de seguridad que sobresalen utilizados en el movimiento de desprendimiento de las máquinas de urdido
  • rodillos exprimidores de máquinas de fregar, fresar y escurrir telas
  • admisión entre tela y envoltura y rodillo de máquinas de soplado
  • Cilindro de cuchillo giratorio de máquinas cosechadoras
  • aspas de ventiladores en sistemas de transporte neumático (cualquier panel de inspección en los conductos de dicho sistema debe estar a una distancia segura del ventilador, y el trabajador debe tener grabado en su memoria de forma indeleble el tiempo que tarda la máquina en funcionar). lento y se detiene después de que se haya cortado la energía; esto es particularmente importante ya que el trabajador que limpia un bloqueo en el sistema por lo general no puede ver las cuchillas en movimiento)
  • la lanzadera voladora, que presenta un problema especial (los telares deben estar provistos de protecciones bien diseñadas para evitar que la lanzadera salga volando del cobertizo y para limitar la distancia que podría recorrer en caso de volar).

 

La protección de tales partes peligrosas presenta problemas prácticos. El diseño del resguardo debe tener en cuenta las prácticas de trabajo relacionadas con el proceso en particular y, en particular, debe evitar la posible remoción del resguardo cuando el operador está en mayor riesgo (p. ej., arreglos de bloqueo). Se requiere una capacitación especial y una estrecha supervisión para evitar la eliminación y limpieza de desechos mientras la maquinaria está en movimiento. Gran parte de la responsabilidad recae en los fabricantes de maquinaria, que deben asegurarse de que dichas características de seguridad se incorporen a las máquinas nuevas en la etapa de diseño, y en el personal de supervisión, que debe asegurarse de que los trabajadores estén adecuadamente capacitados en el manejo seguro del equipo.

Espaciado de maquinaria

El riesgo de accidentes aumenta si no se deja suficiente espacio entre las máquinas. Muchas instalaciones antiguas exprimían el máximo número de máquinas en la superficie disponible, lo que reducía el espacio disponible para pasillos y pasillos y para el almacenamiento temporal de materias primas y acabados dentro de la sala de trabajo. En algunos molinos antiguos, los pasillos entre las máquinas cardadoras son tan estrechos que encerrar las correas de transmisión dentro de una protección es impracticable y se debe recurrir a la protección de "cuña" entre la correa y la polea en el punto de funcionamiento; en estas circunstancias, es particularmente importante un sujetador de cinturón suave y bien hecho. Se requieren estándares de espacio mínimo, según lo recomendado por un comité del gobierno británico para cierta maquinaria textil de lana.

Manipulación de materiales

Cuando no se emplean los métodos modernos de manejo de cargas mecánicas, existe el riesgo de lesiones por el levantamiento de cargas pesadas. El manejo de materiales debe mecanizarse en la mayor medida posible. Cuando esto no esté disponible, las precauciones discutidas en otra parte de este Enciclopedia debe ser empleado. La técnica de levantamiento adecuada es particularmente importante para los trabajadores que manipulan vigas pesadas dentro y fuera de los telares o que manejan fardos de lana pesados ​​y engorrosos en los primeros procesos preparatorios. Siempre que sea posible, se deben utilizar carretillas de mano y carros móviles o patines para mover cargas tan voluminosas y pesadas.

Incendió

El fuego es un peligro grave, especialmente en los antiguos molinos de varios pisos. La estructura y el diseño de la planta deben cumplir con las reglamentaciones locales que rigen las pasarelas y salidas sin obstrucciones, los sistemas de alarma contra incendios, los extintores y mangueras contra incendios, las luces de emergencia, etc. La limpieza y el buen orden y aseo evitarán la acumulación de polvo y pelusas que favorecen la propagación del fuego. No se deben realizar reparaciones que impliquen el uso de equipos de corte con llama o de quemado con llama durante las horas de trabajo. Es necesaria la formación de todo el personal en los procedimientos en caso de incendio; Los simulacros de incendio, realizados si es posible en conjunto con los servicios locales de bomberos, policía y servicios médicos de emergencia, deben practicarse a intervalos apropiados.

Seguridad general

Se ha hecho hincapié en aquellas situaciones de accidentes que se dan especialmente en la industria textil de lana. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la mayoría de los accidentes en los molinos ocurren en circunstancias que son comunes a todas las fábricas, por ejemplo, caídas de personas y objetos, manipulación de mercancías, uso de herramientas manuales, etc., y que la seguridad fundamental relevante Los principios a seguir se aplican tanto en la industria de la lana como en la mayoría de las demás industrias.

Problemas de salud

Ántrax

La enfermedad industrial generalmente asociada con los textiles de lana es el ántrax. En un momento fue un gran peligro, particularmente para los clasificadores de lana, pero ha sido controlado casi por completo en la industria textil de lana como resultado de:

  • mejoras en los métodos de producción en los países exportadores donde el ántrax es endémico
  • desinfección de materiales susceptibles de portar esporas de ántrax
  • mejoras en el manejo del material posiblemente infectado bajo ventilación de escape en los procesos preparatorios
  • calentar el fardo de lana en el microondas durante el tiempo suficiente a una temperatura que matará cualquier hongo. Este tratamiento también ayuda en la recuperación de lanolina asociada con la lana.
  • avances significativos en el tratamiento médico, incluida la inmunización de los trabajadores en situaciones de alto riesgo
  • educación y formación de los trabajadores y provisión de instalaciones de lavado y, cuando sea necesario, equipo de protección personal.

 

Además de las esporas del hongo del ántrax, se sabe que las esporas del hongo Coccidiodes immitis se puede encontrar en lana, especialmente del suroeste de los Estados Unidos. Este hongo puede causar la enfermedad conocida como coccidioidomicosis, que, junto con la enfermedad respiratoria del ántrax, suele tener mal pronóstico. El ántrax tiene el peligro adicional de causar una úlcera maligna o ántrax con un centro negro cuando ingresa al cuerpo a través de una ruptura en la barrera de la piel.

Sustancias químicas

Se utilizan diversos productos químicos, por ejemplo, para desengrasar (dióxido de dietileno, detergentes sintéticos, tricloroetileno y, en el pasado, tetracloruro de carbono), desinfectar (formaldehído), blanquear (dióxido de azufre, cloro) y teñir (clorato de potasio, anilinas). Los riesgos incluyen gases, envenenamiento, irritación de los ojos, las membranas mucosas y los pulmones, y afecciones de la piel. En general, la prevención se basa en:

  • sustitución de un producto químico menos peligroso
  • ventilación de escape local
  • cuidado en el etiquetado, almacenamiento y transporte de líquidos corrosivos o nocivos
  • equipo de protección personal
  • buenas instalaciones de lavado (incluidos baños con ducha cuando sea posible)
  • estricta higiene personal.

 

Otros peligros

El ruido, la iluminación inadecuada y las altas temperaturas y niveles de humedad necesarios para el procesamiento de la lana pueden tener un efecto nocivo en la salud general a menos que se controlen estrictamente. En muchos países, se prescriben estándares. El vapor y la condensación pueden ser difíciles de controlar de manera efectiva en los cobertizos de teñido y, a menudo, se necesita el asesoramiento de expertos en ingeniería. En los galpones de tejeduría, el control del ruido presenta un serio problema sobre el cual queda mucho trabajo por hacer. Es necesario un alto nivel de iluminación en todas partes, particularmente donde se fabrican telas oscuras.

Dust

Además del riesgo específico de esporas de ántrax en el polvo producido en los procesos anteriores, en muchas máquinas, especialmente aquellas con acción de rasgado o cardado, se produce polvo en grandes cantidades suficientes para inducir la irritación de las mucosas del tracto respiratorio, y debe eliminarse. por LEV efectivo.

ruido

Con todas las partes móviles de la maquinaria, particularmente los telares, las fábricas de lana suelen ser lugares muy ruidosos. Si bien la atenuación se puede lograr mediante una lubricación adecuada, también se debe considerar la introducción de deflectores de sonido y otros enfoques de ingeniería. En general, la prevención de la pérdida auditiva ocupacional depende del uso de tapones para los oídos u orejeras por parte de los trabajadores. Es esencial que los trabajadores estén capacitados en el uso adecuado de dicho equipo de protección y supervisados ​​para verificar que lo estén usando. En muchos países se requiere un programa de conservación de la audición con audiogramas periódicos. A medida que se reemplaza o repara el equipo, se deben tomar las medidas adecuadas para reducir el ruido.

Estrés laboral

El estrés laboral, con sus efectos concomitantes sobre la salud y el bienestar de los trabajadores, es un problema común en esta industria. Dado que muchos de los molinos funcionan las XNUMX horas, con frecuencia se requiere trabajar por turnos. Para cumplir con las cuotas de producción, las máquinas funcionan continuamente, y cada trabajador está "atado" a uno o más equipos y no puede dejarlo para ir al baño o descansar hasta que un "flotador" ocupe su lugar. Junto con el ruido ambiental y el uso de protectores de ruido, su actividad repetitiva y altamente rutinaria hace que de facto el aislamiento de los trabajadores y la falta de interacción social que muchos encuentran estresante. La calidad de la supervisión y la disponibilidad de servicios en el lugar de trabajo tienen una gran influencia en los niveles de estrés laboral de los trabajadores.

Conclusión

Si bien las empresas más grandes pueden invertir en nuevos desarrollos tecnológicos, muchos molinos más pequeños y antiguos continúan operando en plantas antiguas con equipos obsoletos pero que aún funcionan. Los imperativos económicos dictan que se preste menos atención a la seguridad y la salud de los trabajadores, en lugar de una mayor. De hecho, en muchas áreas desarrolladas, las fábricas están siendo abandonadas en favor de nuevas plantas en países en desarrollo y áreas donde la mano de obra más barata está fácilmente disponible y donde las normas de salud y seguridad no existen o generalmente se ignoran. En todo el mundo, esta es una importante industria intensiva en mano de obra en la que las inversiones razonables en la salud y el bienestar de los trabajadores pueden generar dividendos significativos tanto para la empresa como para su fuerza laboral.

 

Atrás

Leer 17115 veces L

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de la industria de artículos textiles

Reportero textil estadounidense. 1969. (10 de julio).

Anthony, HM y GM Thomas. 1970. Tumores de la vejiga urinaria. J Natl Cancer Inst 45:879–95.

Arlidge, JT. 1892. La Higiene, Enfermedades y Mortalidad de las Ocupaciones. Londres: Percival and Co.

Beck, GJ, CA Doyle y EN Schachter. 1981. Tabaquismo y función pulmonar. Am Rev Resp Dis 123:149–155.

—. 1982. Un estudio longitudinal de salud respiratoria en una comunidad rural. Am Rev Resp Dis 125:375–381.

Beck, GJ, LR Maunder y EN Schachter. 1984. Polvo de algodón y efectos de fumar sobre la función pulmonar en trabajadores textiles de algodón. Am J Epidemiol 119:33–43.

Beck, GJ, EN Schachter, L Maunder y A Bouhuys. 1981. La relación de la función pulmonar con el empleo posterior y la mortalidad en trabajadores textiles de algodón. Pecho suplementario 79:26S–29S.

Bouhuys, A. 1974. Respiración. Nueva York: Grune & Stratton.

Bouhuys, A, GJ Beck y J Schoenberg. 1979. Epidemiología de la enfermedad pulmonar ambiental. Yale J Biol Med 52: 191–210.

Bouhuys, A, CA Mitchell, RSF Schilling y E Zuskin. 1973. Un estudio fisiológico de la bisinosis en la América colonial. Trans New York Acad Sciences 35: 537–546.

Bouhuys, A, JB Schoenberg, GJ Beck y RSF Schilling. 1977. Epidemiología de la enfermedad pulmonar crónica en una comunidad de fábricas de algodón. Pulmón 154: 167–186.

Britten, RH, JJ Bloomfield y JC Goddard. 1933. Salud de los Trabajadores en Plantas Textiles. Boletín No. 207. Washington, DC: Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos.

Buiatti, E, A Barchielli, M Geddes, L Natasi, D Kriebel, M Franchini y G Scarselli. 1984. Factores de riesgo en la infertilidad masculina. Arch Environ Health 39:266–270.

Doig, AT. 1949. Otras enfermedades pulmonares por polvo. Postgrado Med J 25: 639–649.

Departamento del Trabajo (DOL). 1945. Boletín Especial No. 18. Washington, DC: DOL, División de Normas Laborales.

Dubrow, R y DM Gute. 1988. Mortalidad por causas específicas entre los trabajadores textiles masculinos en Rhode Island. Am J Ind Med 13: 439–454.

Edwards, C, J Macartney, G Rooke y F Ward. 1975. La patología del pulmón en byssinotics. Tórax 30: 612–623.

Estlander, T. 1988. Dermatosis alérgicas y enfermedades respiratorias por colorantes reactivos. Póngase en contacto con Dermat 18:290–297.

Eyeland, GM, GA Burkhart, TM Schnorr, FW Hornung, JM Fajen y ST Lee. 1992. Efectos de la exposición al disulfuro de carbono sobre la concentración de colesterol de lipoproteínas de baja densidad y la presión arterial diastólica. Brit J Ind Med 49:287–293.

Fishwick, D, AM Fletcher, AC Pickering, R McNiven y EB Faragher. 1996. Función pulmonar en operarios de hilandería de algodón y fibras artificiales de Lancashire. Ocupar Environ Med 53: 46–50.

Forst, L y D Hryhorczuk. 1988. Síndrome del túnel tarsiano ocupacional. Brit J Ind Med 45:277–278.

Fox, AJ, JBL Tombleson, A Watt y AG Wilkie. 1973a. Una encuesta de enfermedades respiratorias en operadores de algodón: Parte I. Síntomas y resultados de pruebas de ventilación. Brit J Ind Med 30:42-47.

—. 1973b. Una encuesta de enfermedades respiratorias en operadores de algodón: Parte II. Síntomas, estimación del polvo y el efecto del hábito de fumar. Brit J Ind Med 30:48-53.

Glindmeyer, HW, JJ Lefante, RN Jones, RJ Rando, HMA Kader y H Weill. 1991. Disminuciones relacionadas con la exposición en la función pulmonar de los trabajadores textiles de algodón. Am Rev Respir Dis 144:675–683.

Glindmeyer, HW, JJ Lefante, RN Jones, RJ Rando y H Weill. 1994. Polvo de algodón y cambios entre turnos en FEV1 Am J Respir Crit Care Med 149:584–590.

Goldberg, MS y G. Theriault. 1994a. Estudio de cohorte retrospectivo de trabajadores de una planta de textiles sintéticos en Quebec II. Am J Ind Med 25:909–922.

—. 1994b. Estudio de cohorte retrospectivo de trabajadores de una planta de textiles sintéticos en Quebec I. Am J Ind Med 25:889–907.

Grund, N. 1995. Consideraciones ambientales para productos de impresión textil. Revista de la Sociedad de Tintoreros y Coloristas 111 (1/2): 7–10.

Harris, TR, JA Merchant, KH Kilburn y JD Hamilton. 1972. Bisinosis y enfermedades respiratorias en trabajadores de fábricas de algodón. J Occup Med 14: 199–206.

Henderson, V y PE Enterline. 1973. Una experiencia de mortalidad inusual en trabajadores textiles de algodón. J Occup Med 15: 717–719.

Hernberg, S, T Partanen y CH Nordman. 1970. Cardiopatía coronaria entre los trabajadores expuestos al disulfuro de carbono. Brit J Ind Med 27:313–325.

McKerrow, CB y RSF Schilling. 1961. Una investigación piloto sobre bisinosis en dos fábricas de algodón en los Estados Unidos. JAMA 177:850–853.

McKerrow, CB, SA Roach, JC Gilson y RSF Schilling. 1962. El tamaño de las partículas de polvo de algodón que causan bisinosis: un estudio ambiental y fisiológico. Brit J Ind Med 19:1–8.

Merchant, JA y C Ortmeyer. 1981. Mortalidad de empleados de dos fábricas de algodón en Carolina del Norte. Pecho suplementario 79: 6S–11S.

Merchant, JA, JC Lumsdun, KH Kilburn, WM O'Fallon, JR Ujda, VH Germino y JD Hamilton. 1973. Estudios de dosis-respuesta en trabajadores textiles de algodón. J Ocupe Med 15:222–230.

Ministerio de Industria y Comercio Internacional (Japón). 1996. Formulario de la Industria Textil y de la Confección de Asia y el Pacífico, 3 y 4 de junio de 1996. Tokio: Ministerio de Industria y Comercio Internacional.

Molyneux, MKB y JBL Tombleson. 1970. Un estudio epidemiológico de los síntomas respiratorios en las fábricas de Lancashire, 1963–1966. Brit J Ind Med 27:225–234.

Morán, TJ. 1983. Enfisema y otras enfermedades pulmonares crónicas en trabajadores textiles: un estudio de autopsia de 18 años. Arch Environ Health 38:267–276.

Murray, R, J Dingwall-Fordyce y RE Lane. 1957. Un brote de tos del tejedor asociado con polvo de semilla de tamarindo. Brit J Ind Med 14:105–110.

Mustafa, KY, W. Bos y AS Lakha. 1979. Bisinosis en trabajadores textiles de Tanzania. Pulmón 157:39–44.

Myles, SM y AH Roberts. 1985. Lesiones en las manos en la industria textil. J Hand Surg 10: 293–296.

Neal, PA, R Schneiter y BH Caminita. 1942. Informe sobre enfermedades agudas entre colchoneros rurales que utilizan algodón manchado de baja calidad. JAMA 119:1074–1082.

Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). 1985. Regla final para exposición ocupacional al polvo de algodón. Registro Federal 50, 51120-51179 (13 de diciembre de 1985). 29 CFR 1910.1043. Washington, DC: OSHA.

Parij, JR. 1992. Bisinosis en los países en desarrollo. Brit J Ind Med 49:217–219.
Rachootin, P y J Olsen. 1983. El riesgo de infertilidad y retraso en la concepción asociado con exposiciones en el lugar de trabajo danés. J Ocupa Med 25:394–402.

Ramazzini, B. 1964. Enfermedades de los trabajadores [De morbis artificum, 1713], traducido por WC Wright. Nueva York: Hafner Publishing Co.

Redlich, CA, WS Beckett, J Sparer, KW Barwick, CA Riely, H Miller, SL Sigal, SL Shalat y MR Cullen. 1988. Enfermedad hepática asociada con exposición ocupacional al solvente dimetilformamida. Ann Int Med 108: 680–686.

Riihimaki, V, H Kivisto, K Peltonen, E Helpio y A Aitio. 1992. Evaluación de exposiciones a disulfuro de carbono en trabajadores de producción de viscosa a partir de determinaciones de ácido 2-tiotiazolidina-4-carboxílico en orina. Am J Ind Med 22:85–97.

Roach, SA y RSF Schilling. 1960. Un estudio clínico y ambiental de la bisinosis en la industria algodonera de Lancashire. Brit J Ind Med 17:1–9.

Rooke, GB. 1981a. La patología de la bisinosis. Suplemento de pecho 79:67S–71S.

—. 1981b. Compensación por bisinosis en Gran Bretaña. Pecho suplementario 79:124S–127S.

Sadhro, S, P Duhra e IS Foulds. 1989. Dermatitis ocupacional por líquido Synocril Red 3b (CI Basic Red 22). Póngase en contacto con Dermat 21:316–320.

Schachter, EN, MC Kapp, GJ Beck, LR Maunder y TJ Witek. 1989. Fumar y efectos del polvo de algodón en trabajadores textiles de algodón. Cofre 95: 997–1003.

Schilling, RSF. 1956. Bisinosis en algodón y otros trabajadores textiles. Lanceta 1:261–267, 319–324.

—. 1981. Problemas mundiales de bisinosis. Suplemento torácico 79:3S–5S.

Schilling, RSF y N. Goodman. 1951. Enfermedad cardiovascular en trabajadores algodoneros. Brit J Ind Med 8:77–87.

Seidenari, S, BM Mauzini y P Danese. 1991. Sensibilización por contacto a colorantes textiles: Descripción de 100 sujetos. Póngase en contacto con Dermat 24:253–258.

Siemiatycki, J, R Dewar, L Nadon y M Gerin. 1994. Factores de riesgo ocupacional para el cáncer de vejiga. Am J Epidemiol 140:1061–1080.

Silverman, DJ, LI Levin, RN Hoover y P Hartge. 1989. Riesgos ocupacionales de cáncer de vejiga en los Estados Unidos. I. Hombres blancos. J Natl Cancer Inst 81:1472–1480.

Steenland, K, C Burnett y AM Osorio. 1987. Un estudio de casos y controles de cáncer de vejiga usando directorios de ciudades como fuente de datos ocupacionales. Am J Epidemiol 126:247–257.

Sweetnam, PM, SWS Taylor y PC Elwood. 1986. Exposición a disulfuro de carbono y cardiopatía isquémica en una fábrica de rayón viscosa. Brit J Ind Med 44:220–227.

Tomás, RE. 1991. Informe sobre una conferencia multidisciplinaria sobre control y prevención de trastornos de trauma acumulativo (CDT) o trauma por movimiento repetitivo (RMT) en las industrias de textiles, prendas de vestir y fibras. Am Ind Hyg Assoc J 52:A562.

Uragoda, CG. 1977. Una investigación sobre la salud de los trabajadores de ceiba. Brit J Ind Med 34:181–185.
Vigliani, EC, L Parmeggiani y C Sassi. 1954. Studio de un epidemio di bronchite asmatica fra gli operi di una tesiture di cotone. Med Lau 45:349–378.

Vobecky, J, G Devroede y J Caro. 1984. Riesgo de cáncer de intestino grueso en la fabricación de fibras sintéticas. Cáncer 54:2537–2542.

Vobecky, J, G Devroede, J La Caille y A Waiter. 1979. Un grupo ocupacional con alto riesgo de cáncer de intestino grueso. Gastroenterología 76:657.

Madera, CH y SA Roach. 1964. Polvo en las salas de juego: un problema continuo en la industria del hilado de algodón. Brit J Ind Med 21: 180–186.

Zuskin, E, D Ivankovic, EN Schachter y TJ Witek. 1991. Un estudio de seguimiento de diez años de trabajadores textiles de algodón. Am Rev Respir Dis 143:301–305.