Miércoles, marzo de 30 2011 02: 20

industria de la seda

Valora este artículo
(23 votos)

Adaptado de la 3ra edición, Enciclopedia de Salud y Seguridad Ocupacional.

La seda es una fibra brillante, resistente y elástica producida por las larvas de los gusanos de seda; el término también cubre el hilo o tela hecha de esta fibra. La industria de la seda se originó en China, ya en 2640 a. C. según la tradición. Hacia el siglo III dC, el conocimiento del gusano de seda y su producto llegó a Japón a través de Corea; probablemente se extendió a la India un poco más tarde. Desde allí, la producción de seda se llevó lentamente hacia el oeste a través de Europa hasta el Nuevo Mundo.

El proceso de producción involucra una secuencia de pasos que no necesariamente se llevan a cabo en una sola empresa o planta. Incluyen:

  • Sericultura. La producción de capullos para su filamento de seda cruda se conoce como sericultura, un término que cubre la alimentación, la formación de capullos, etc. Lo primero indispensable es una reserva de moreras suficiente para alimentar a los gusanos en su estado larvario. Las bandejas en las que se crían las lombrices deben mantenerse en una habitación con una temperatura constante de 25 °C; esto implica calefacción artificial en países y estaciones más fríos. Los capullos se hilan después de unos 42 días de alimentación.
  • Hilatura o filatura. El proceso distintivo en el hilado de la seda se llama tambaleándose, en el que los filamentos del capullo se forman en una hebra continua, uniforme y regular. Primero, la goma natural (sericina) se ablanda en agua hirviendo. Luego, en un baño o palangana de agua caliente, los extremos de los filamentos de varios capullos se juntan, se estiran, se unen a una rueda giratoria y se enrollan para formar seda cruda.
  • Lanzamiento. En este proceso, los hilos se retuercen y se doblan en hilos más sustanciales.
  • Desgomado. En esta fase, la seda cruda se hierve en una solución de agua y jabón a aproximadamente 95 °C.
  • Blanqueamiento La seda cruda o hervida se blanquea luego en peróxido de hidrógeno o peróxido de sodio.
  • Costura. El hilo de seda se teje a continuación en tela; esto suele tener lugar en fábricas separadas.
  • Tintura. La seda se puede teñir mientras está en forma de filamento o hilo, o se puede teñir como una tela.

 

Peligros para la salud y la seguridad

Monóxido de carbono

Se han informado síntomas de toxicidad por monóxido de carbono que consisten en dolor de cabeza, vértigo y, a veces, náuseas y vómitos, por lo general no graves, en Japón, donde la sericultura es una industria doméstica común, como resultado del uso de fuegos de carbón en salas de cría mal ventiladas.

Dermatitis

mal des bassines, una dermatitis de las manos de las trabajadoras que devanaban seda cruda, era bastante común, particularmente en Japón, donde, en la década de 1920, se informó una tasa de morbilidad del 30 al 50% entre las trabajadoras de bobinado. El catorce por ciento de los trabajadores afectados perdió un promedio de tres días de trabajo cada año. Las lesiones cutáneas, localizadas principalmente en dedos, muñecas y antebrazos, se caracterizaban por eritema recubierto de pequeñas vesículas que se volvían crónicos, pustulosos o eccematosos y extremadamente dolorosos. La causa de esta condición generalmente se atribuía a los productos de descomposición de la crisálida muerta ya un parásito en el capullo.

Sin embargo, más recientemente, las observaciones japonesas han demostrado que probablemente esté relacionado con la temperatura del baño de devanado: hasta 1960 casi todos los baños de devanado se mantenían a 65 °C, pero, desde la introducción de nuevas instalaciones con una temperatura del baño de 30 a 45 °C, no ha habido reportes de las típicas lesiones cutáneas entre los carreteros.

La manipulación de la seda cruda puede producir reacciones alérgicas en la piel de algunos carreteros. Se ha observado hinchazón facial e inflamación ocular donde no hubo contacto local directo con el baño de devanado. De manera similar, se ha encontrado dermatitis entre los lanzadores de seda.

Problemas de las vías respiratorias

En la antigua Unión Soviética, un brote inusual de amigdalitis entre los hilanderos de seda se atribuyó a bacterias en el agua de los estanques de devanado y en el aire ambiental del departamento de capullos. La desinfección y el reemplazo frecuente del agua del baño de los carretes, combinados con la ventilación por extracción en los carretes capullo, produjeron una rápida mejora.

Extensas observaciones epidemiológicas a largo plazo también realizadas en la antigua URSS han demostrado que los trabajadores de la industria de la seda natural pueden desarrollar alergias respiratorias que incluyen asma bronquial, bronquitis asmatiforme y/o rinitis alérgica. Parece que la seda natural puede causar sensibilización durante todas las etapas de producción.

También se ha informado de una situación que causa dificultad respiratoria entre los trabajadores de las hilanderías cuando empaquetan o reempacan seda en una hilandería o bobinadora. Dependiendo de la velocidad de la maquinaria, es posible aerosolizar la sustancia proteínica que rodea el filamento de seda. Este aerosol, cuando sea de tamaño respirable, provocará una reacción pulmonar muy similar a la reacción bisinótica al polvo de algodón.

ruido

La exposición al ruido puede alcanzar niveles dañinos para los trabajadores en las máquinas que hilan y enrollan los hilos de seda y en los telares donde se tejen las telas. La lubricación adecuada del equipo y la interposición de deflectores de sonido pueden reducir un poco el nivel de ruido, pero la exposición continua a lo largo de la jornada laboral puede tener un efecto acumulativo. Si no se obtiene un abatimiento efectivo, habrá que recurrir a los dispositivos de protección personal. Al igual que con todos los trabajadores expuestos al ruido, es deseable un programa de protección auditiva que incluya audiogramas periódicos.

Medidas de Seguridad y Salud

El control de la temperatura, la humedad y la ventilación son importantes en todas las etapas de la industria de la seda. Los trabajadores a domicilio no deben escapar a la supervisión. Debe garantizarse una ventilación adecuada de las salas de crianza, y las estufas de carbón o queroseno deben reemplazarse por calentadores eléctricos u otros dispositivos de calentamiento.

Bajar la temperatura de los baños de tambaleo puede ser efectivo para prevenir la dermatitis. El agua debe reemplazarse con frecuencia y es deseable una ventilación por extracción. Debe evitarse en la medida de lo posible el contacto directo de la piel con seda cruda sumergida en baños de bobinado.

La provisión de buenas instalaciones sanitarias y la atención a la higiene personal son esenciales. El lavado de manos con una solución de ácido acético al 3 % ha resultado eficaz en Japón.

El examen médico de los nuevos ingresantes y la supervisión médica posterior son deseables.

Los peligros de la maquinaria en la fabricación de seda son similares a los de la industria textil en general. La prevención de accidentes se logra mejor mediante una buena limpieza, la protección adecuada de las piezas móviles, la capacitación continua de los trabajadores y una supervisión eficaz. Los telares mecánicos deben estar provistos de protecciones para evitar accidentes con las lanzaderas voladoras. Se requiere muy buena iluminación para la preparación del hilo y los procesos de tejido.

 

Atrás

Leer 13121 veces L
Más en esta categoría: « Industria de la lana Viscosa (Rayón) »

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de la industria de artículos textiles

Reportero textil estadounidense. 1969. (10 de julio).

Anthony, HM y GM Thomas. 1970. Tumores de la vejiga urinaria. J Natl Cancer Inst 45:879–95.

Arlidge, JT. 1892. La Higiene, Enfermedades y Mortalidad de las Ocupaciones. Londres: Percival and Co.

Beck, GJ, CA Doyle y EN Schachter. 1981. Tabaquismo y función pulmonar. Am Rev Resp Dis 123:149–155.

—. 1982. Un estudio longitudinal de salud respiratoria en una comunidad rural. Am Rev Resp Dis 125:375–381.

Beck, GJ, LR Maunder y EN Schachter. 1984. Polvo de algodón y efectos de fumar sobre la función pulmonar en trabajadores textiles de algodón. Am J Epidemiol 119:33–43.

Beck, GJ, EN Schachter, L Maunder y A Bouhuys. 1981. La relación de la función pulmonar con el empleo posterior y la mortalidad en trabajadores textiles de algodón. Pecho suplementario 79:26S–29S.

Bouhuys, A. 1974. Respiración. Nueva York: Grune & Stratton.

Bouhuys, A, GJ Beck y J Schoenberg. 1979. Epidemiología de la enfermedad pulmonar ambiental. Yale J Biol Med 52: 191–210.

Bouhuys, A, CA Mitchell, RSF Schilling y E Zuskin. 1973. Un estudio fisiológico de la bisinosis en la América colonial. Trans New York Acad Sciences 35: 537–546.

Bouhuys, A, JB Schoenberg, GJ Beck y RSF Schilling. 1977. Epidemiología de la enfermedad pulmonar crónica en una comunidad de fábricas de algodón. Pulmón 154: 167–186.

Britten, RH, JJ Bloomfield y JC Goddard. 1933. Salud de los Trabajadores en Plantas Textiles. Boletín No. 207. Washington, DC: Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos.

Buiatti, E, A Barchielli, M Geddes, L Natasi, D Kriebel, M Franchini y G Scarselli. 1984. Factores de riesgo en la infertilidad masculina. Arch Environ Health 39:266–270.

Doig, AT. 1949. Otras enfermedades pulmonares por polvo. Postgrado Med J 25: 639–649.

Departamento del Trabajo (DOL). 1945. Boletín Especial No. 18. Washington, DC: DOL, División de Normas Laborales.

Dubrow, R y DM Gute. 1988. Mortalidad por causas específicas entre los trabajadores textiles masculinos en Rhode Island. Am J Ind Med 13: 439–454.

Edwards, C, J Macartney, G Rooke y F Ward. 1975. La patología del pulmón en byssinotics. Tórax 30: 612–623.

Estlander, T. 1988. Dermatosis alérgicas y enfermedades respiratorias por colorantes reactivos. Póngase en contacto con Dermat 18:290–297.

Eyeland, GM, GA Burkhart, TM Schnorr, FW Hornung, JM Fajen y ST Lee. 1992. Efectos de la exposición al disulfuro de carbono sobre la concentración de colesterol de lipoproteínas de baja densidad y la presión arterial diastólica. Brit J Ind Med 49:287–293.

Fishwick, D, AM Fletcher, AC Pickering, R McNiven y EB Faragher. 1996. Función pulmonar en operarios de hilandería de algodón y fibras artificiales de Lancashire. Ocupar Environ Med 53: 46–50.

Forst, L y D Hryhorczuk. 1988. Síndrome del túnel tarsiano ocupacional. Brit J Ind Med 45:277–278.

Fox, AJ, JBL Tombleson, A Watt y AG Wilkie. 1973a. Una encuesta de enfermedades respiratorias en operadores de algodón: Parte I. Síntomas y resultados de pruebas de ventilación. Brit J Ind Med 30:42-47.

—. 1973b. Una encuesta de enfermedades respiratorias en operadores de algodón: Parte II. Síntomas, estimación del polvo y el efecto del hábito de fumar. Brit J Ind Med 30:48-53.

Glindmeyer, HW, JJ Lefante, RN Jones, RJ Rando, HMA Kader y H Weill. 1991. Disminuciones relacionadas con la exposición en la función pulmonar de los trabajadores textiles de algodón. Am Rev Respir Dis 144:675–683.

Glindmeyer, HW, JJ Lefante, RN Jones, RJ Rando y H Weill. 1994. Polvo de algodón y cambios entre turnos en FEV1 Am J Respir Crit Care Med 149:584–590.

Goldberg, MS y G. Theriault. 1994a. Estudio de cohorte retrospectivo de trabajadores de una planta de textiles sintéticos en Quebec II. Am J Ind Med 25:909–922.

—. 1994b. Estudio de cohorte retrospectivo de trabajadores de una planta de textiles sintéticos en Quebec I. Am J Ind Med 25:889–907.

Grund, N. 1995. Consideraciones ambientales para productos de impresión textil. Revista de la Sociedad de Tintoreros y Coloristas 111 (1/2): 7–10.

Harris, TR, JA Merchant, KH Kilburn y JD Hamilton. 1972. Bisinosis y enfermedades respiratorias en trabajadores de fábricas de algodón. J Occup Med 14: 199–206.

Henderson, V y PE Enterline. 1973. Una experiencia de mortalidad inusual en trabajadores textiles de algodón. J Occup Med 15: 717–719.

Hernberg, S, T Partanen y CH Nordman. 1970. Cardiopatía coronaria entre los trabajadores expuestos al disulfuro de carbono. Brit J Ind Med 27:313–325.

McKerrow, CB y RSF Schilling. 1961. Una investigación piloto sobre bisinosis en dos fábricas de algodón en los Estados Unidos. JAMA 177:850–853.

McKerrow, CB, SA Roach, JC Gilson y RSF Schilling. 1962. El tamaño de las partículas de polvo de algodón que causan bisinosis: un estudio ambiental y fisiológico. Brit J Ind Med 19:1–8.

Merchant, JA y C Ortmeyer. 1981. Mortalidad de empleados de dos fábricas de algodón en Carolina del Norte. Pecho suplementario 79: 6S–11S.

Merchant, JA, JC Lumsdun, KH Kilburn, WM O'Fallon, JR Ujda, VH Germino y JD Hamilton. 1973. Estudios de dosis-respuesta en trabajadores textiles de algodón. J Ocupe Med 15:222–230.

Ministerio de Industria y Comercio Internacional (Japón). 1996. Formulario de la Industria Textil y de la Confección de Asia y el Pacífico, 3 y 4 de junio de 1996. Tokio: Ministerio de Industria y Comercio Internacional.

Molyneux, MKB y JBL Tombleson. 1970. Un estudio epidemiológico de los síntomas respiratorios en las fábricas de Lancashire, 1963–1966. Brit J Ind Med 27:225–234.

Morán, TJ. 1983. Enfisema y otras enfermedades pulmonares crónicas en trabajadores textiles: un estudio de autopsia de 18 años. Arch Environ Health 38:267–276.

Murray, R, J Dingwall-Fordyce y RE Lane. 1957. Un brote de tos del tejedor asociado con polvo de semilla de tamarindo. Brit J Ind Med 14:105–110.

Mustafa, KY, W. Bos y AS Lakha. 1979. Bisinosis en trabajadores textiles de Tanzania. Pulmón 157:39–44.

Myles, SM y AH Roberts. 1985. Lesiones en las manos en la industria textil. J Hand Surg 10: 293–296.

Neal, PA, R Schneiter y BH Caminita. 1942. Informe sobre enfermedades agudas entre colchoneros rurales que utilizan algodón manchado de baja calidad. JAMA 119:1074–1082.

Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). 1985. Regla final para exposición ocupacional al polvo de algodón. Registro Federal 50, 51120-51179 (13 de diciembre de 1985). 29 CFR 1910.1043. Washington, DC: OSHA.

Parij, JR. 1992. Bisinosis en los países en desarrollo. Brit J Ind Med 49:217–219.
Rachootin, P y J Olsen. 1983. El riesgo de infertilidad y retraso en la concepción asociado con exposiciones en el lugar de trabajo danés. J Ocupa Med 25:394–402.

Ramazzini, B. 1964. Enfermedades de los trabajadores [De morbis artificum, 1713], traducido por WC Wright. Nueva York: Hafner Publishing Co.

Redlich, CA, WS Beckett, J Sparer, KW Barwick, CA Riely, H Miller, SL Sigal, SL Shalat y MR Cullen. 1988. Enfermedad hepática asociada con exposición ocupacional al solvente dimetilformamida. Ann Int Med 108: 680–686.

Riihimaki, V, H Kivisto, K Peltonen, E Helpio y A Aitio. 1992. Evaluación de exposiciones a disulfuro de carbono en trabajadores de producción de viscosa a partir de determinaciones de ácido 2-tiotiazolidina-4-carboxílico en orina. Am J Ind Med 22:85–97.

Roach, SA y RSF Schilling. 1960. Un estudio clínico y ambiental de la bisinosis en la industria algodonera de Lancashire. Brit J Ind Med 17:1–9.

Rooke, GB. 1981a. La patología de la bisinosis. Suplemento de pecho 79:67S–71S.

—. 1981b. Compensación por bisinosis en Gran Bretaña. Pecho suplementario 79:124S–127S.

Sadhro, S, P Duhra e IS Foulds. 1989. Dermatitis ocupacional por líquido Synocril Red 3b (CI Basic Red 22). Póngase en contacto con Dermat 21:316–320.

Schachter, EN, MC Kapp, GJ Beck, LR Maunder y TJ Witek. 1989. Fumar y efectos del polvo de algodón en trabajadores textiles de algodón. Cofre 95: 997–1003.

Schilling, RSF. 1956. Bisinosis en algodón y otros trabajadores textiles. Lanceta 1:261–267, 319–324.

—. 1981. Problemas mundiales de bisinosis. Suplemento torácico 79:3S–5S.

Schilling, RSF y N. Goodman. 1951. Enfermedad cardiovascular en trabajadores algodoneros. Brit J Ind Med 8:77–87.

Seidenari, S, BM Mauzini y P Danese. 1991. Sensibilización por contacto a colorantes textiles: Descripción de 100 sujetos. Póngase en contacto con Dermat 24:253–258.

Siemiatycki, J, R Dewar, L Nadon y M Gerin. 1994. Factores de riesgo ocupacional para el cáncer de vejiga. Am J Epidemiol 140:1061–1080.

Silverman, DJ, LI Levin, RN Hoover y P Hartge. 1989. Riesgos ocupacionales de cáncer de vejiga en los Estados Unidos. I. Hombres blancos. J Natl Cancer Inst 81:1472–1480.

Steenland, K, C Burnett y AM Osorio. 1987. Un estudio de casos y controles de cáncer de vejiga usando directorios de ciudades como fuente de datos ocupacionales. Am J Epidemiol 126:247–257.

Sweetnam, PM, SWS Taylor y PC Elwood. 1986. Exposición a disulfuro de carbono y cardiopatía isquémica en una fábrica de rayón viscosa. Brit J Ind Med 44:220–227.

Tomás, RE. 1991. Informe sobre una conferencia multidisciplinaria sobre control y prevención de trastornos de trauma acumulativo (CDT) o trauma por movimiento repetitivo (RMT) en las industrias de textiles, prendas de vestir y fibras. Am Ind Hyg Assoc J 52:A562.

Uragoda, CG. 1977. Una investigación sobre la salud de los trabajadores de ceiba. Brit J Ind Med 34:181–185.
Vigliani, EC, L Parmeggiani y C Sassi. 1954. Studio de un epidemio di bronchite asmatica fra gli operi di una tesiture di cotone. Med Lau 45:349–378.

Vobecky, J, G Devroede y J Caro. 1984. Riesgo de cáncer de intestino grueso en la fabricación de fibras sintéticas. Cáncer 54:2537–2542.

Vobecky, J, G Devroede, J La Caille y A Waiter. 1979. Un grupo ocupacional con alto riesgo de cáncer de intestino grueso. Gastroenterología 76:657.

Madera, CH y SA Roach. 1964. Polvo en las salas de juego: un problema continuo en la industria del hilado de algodón. Brit J Ind Med 21: 180–186.

Zuskin, E, D Ivankovic, EN Schachter y TJ Witek. 1991. Un estudio de seguimiento de diez años de trabajadores textiles de algodón. Am Rev Respir Dis 143:301–305.