Miércoles, marzo de 30 2011 02: 35

Tejer y tejer

Valora este artículo
(4 votos)

El tejido y el tejido son los dos procesos textiles principales para la fabricación de telas. En la industria textil moderna, estos procesos tienen lugar en máquinas automatizadas accionadas eléctricamente, y los tejidos resultantes encuentran su camino hacia una amplia gama de usos finales, que incluyen prendas de vestir, muebles para el hogar y aplicaciones industriales.

Tejido

El proceso de tejido consiste en entrelazar hilos rectos en ángulo recto entre sí. Es la tecnología más antigua de fabricación de telas: en tiempos prebíblicos se usaban telares manuales. El concepto básico de entrelazar los hilos todavía se sigue hoy.

Los hilos de urdimbre se suministran desde un carrete grande, llamado haz de urdimbre, montado en la parte trasera de la máquina de tejer. Cada extremo del hilo de urdimbre se enhebra a través de un arnés de lizos. El arnés se usa para levantar o bajar los hilos de urdimbre para permitir que se haga el tejido. El tejido más simple requiere dos arneses, y las telas tejidas más complejas requieren hasta seis arneses. El equipo de tejido Jacquard se utiliza para fabricar la mayoría de las telas decorativas y tiene características que permiten levantar o bajar cada hilo de urdimbre individual. Luego, cada extremo del hilo se enhebra a través de un caña de piezas delgadas de metal paralelas muy próximas montadas en la máquina poner, or Sley. El lay está diseñado para moverse en un arco alternativo alrededor de un punto de anclaje pivotal. Los extremos del hilo se unen al rollo de recogida. La tela tejida se enrolla en este rollo.

La tecnología más antigua para alimentar el hilo de trama a lo ancho de los hilos de urdimbre es la lanzadera, que es propulsado en forma de vuelo libre desde un lado del hilo de urdimbre al otro lado y saca el hilo de trama de una pequeña bobina montada en él. Tecnología nueva y más rápida, que se muestra en la figura 1, llamada tejido sin lanzadera, usa chorros de aire, chorros de agua, pequeños proyectiles que viajan en una guía, o pequeños dispositivos similares a espadas llamados estoques para llevar el hilo de relleno.

Figura 1. Máquinas de tejer de chorro de aire

TEX055F2

corporación tsudakoma

Los empleados en el tejido se agrupan típicamente en una de cuatro funciones laborales:

  1. operadores de máquinas, comúnmente llamados tejedores, que patrullan su área de producción asignada para verificar la producción de telas, corregir algunas fallas básicas de la máquina, como roturas de hilo y reiniciar máquinas detenidas
  2. técnicos de máquinas, a veces llamados reparadores, que ajustan y reparan las máquinas de tejer
  3. trabajadores directos del servicio de producción, que transportan y cargan materias primas (hilados de urdimbre y relleno) en las máquinas de tejer y que descargan y transportan productos terminados (rollos de tela)
  4. Trabajadores indirectos de servicios de producción, que realizan tareas de limpieza, lubricación de máquinas, etc.

 

Riesgos de seguridad

El tejido presenta solo un riesgo moderado para la seguridad de los trabajadores. Sin embargo, hay una serie de riesgos de seguridad típicos y medidas de minimización.

Caídas

Los objetos en el piso que causan caídas de los trabajadores incluyen partes de máquinas y manchas de aceite, grasa y agua. Una buena limpieza es particularmente importante en el tejido, ya que muchos de los trabajadores del proceso pasan la mayor parte de su jornada laboral patrullando el área con los ojos dirigidos al proceso de producción en lugar de a los objetos en el piso.

Maquinaria

Los dispositivos de transmisión de energía y la mayoría de los otros puntos de pellizco generalmente están protegidos. Sin embargo, el tendido de la máquina, los arneses y otras partes a las que los tejedores deben acceder con frecuencia están solo parcialmente cerrados. Se debe proporcionar un amplio espacio para caminar y trabajar alrededor de las máquinas, y los buenos procedimientos de trabajo ayudan a los trabajadores a evitar estas exposiciones. En el tejido de lanzadera, se necesitan protecciones montadas en la cuerda para evitar que la lanzadera salga despedida o para desviarla hacia abajo. También se requieren bloqueos, bloqueos mecánicos, etc. para evitar la introducción de energía peligrosa en las áreas cuando los técnicos u otras personas realizan tareas en las máquinas detenidas.

Manipulación de materiales

Estos pueden incluir levantar y mover rollos de tela pesados, vigas de urdimbre, etc. Las carretillas de mano para ayudar a descargar, quitar y transportar pequeños rollos de tela desde las tomas de la máquina de tejer reducen el riesgo de lesiones por esfuerzo del trabajador al aliviar la necesidad de levantar todo el peso del rollo. Las carretillas industriales motorizadas se pueden utilizar para mudar y transportar rollos de tela grandes desde los recogedores a granel colocados en la parte delantera de la máquina de tejer. Se pueden utilizar camiones de ruedas con asistencia hidráulica manual o eléctrica para manipular vigas de urdimbre, que normalmente pesan varios cientos de kg. Los trabajadores que manipulan la urdimbre deben usar zapatos de seguridad.

Incendios y ignición

El tejido crea una buena cantidad de pelusa, polvo y fibras que pueden representar riesgos de incendio si las fibras son combustibles. Los controles incluyen sistemas de recolección de polvo (ubicados debajo de las máquinas en instalaciones modernas), limpiezas periódicas de las máquinas por parte de los trabajadores de servicio y uso de equipos eléctricos diseñados para evitar chispas (p. ej., Clase III, División 1, ubicaciones peligrosas).

riesgos para la salud

Los riesgos para la salud en el tejido moderno generalmente se limitan a la pérdida de audición inducida por el ruido y a los trastornos pulmonares asociados con algunos tipos de fibras utilizadas en el hilo.

ruido

La mayoría de las máquinas de tejer, que funcionan en las cantidades que se encuentran en una instalación de producción típica, producen niveles de ruido que generalmente superan los 90 dBA. En algunos tejidos con lanzadera y sin lanzadera de alta velocidad, los niveles pueden incluso superar los 100 dBA. Los protectores auditivos apropiados y un programa de conservación de la audición son casi siempre necesarios para los trabajadores del tejido.

polvo de fibra

Los trastornos pulmonares (bisinosis) se han relacionado durante mucho tiempo con el polvo asociado con el procesamiento de fibras de algodón y lino en bruto, y se analizan en otras partes de este capítulo y este Enciclopedia. En general, los sistemas de limpieza de ventilación y filtración de aire de la habitación con puntos de recolección de polvo debajo de las máquinas de tejer y en otros puntos del área de tejeduría mantienen el polvo en los niveles máximos requeridos o por debajo de ellos (p. ej., 750 mg/m3 de aire en el estándar de polvo de algodón de OSHA) en instalaciones modernas. Además, se necesitan respiradores contra el polvo para la protección temporal durante las actividades de limpieza. Debe existir un programa de vigilancia médica de los trabajadores para identificar a los trabajadores que podrían ser especialmente sensibles a los efectos de estos polvos.

Máquina de tejer

Existe una importante industria artesanal para la producción de artículos tejidos a mano. Hay datos inadecuados sobre el número de trabajadores, generalmente mujeres, así contratados. Se remite al lector al capítulo Entretenimiento y las artes para obtener una descripción general de los peligros probables. Editor.

El proceso de tejido mecánico consiste en interconectar bucles de hilo en máquinas automáticas motorizadas (ver figura 2). Las máquinas están equipadas con filas de pequeñas agujas en forma de gancho para dibujar bucles de hilo formados a través de bucles previamente formados. Las agujas con gancho tienen una función de cierre única que cierra el gancho para permitir que el lazo se dibuje fácilmente y luego se abre para permitir que el lazo de hilo se deslice fuera de la aguja.

Figura 2. Máquina de tejer circular

TEX055F3

sulzer morat

Las máquinas de tejer circulares tienen agujas dispuestas en círculo, y el tejido producido en ellas sale de la máquina en forma de un tubo grande que se enrolla en un rollo de recogida. Las máquinas de tejer planas y las máquinas de tejer por urdimbre, por otro lado, tienen agujas dispuestas en una fila recta, y la tela sale de la máquina en una hoja plana para enrollarla. Las máquinas circulares y planas generalmente se alimentan de conos de hilo, y las máquinas de tejido de urdimbre generalmente se alimentan de vigas de urdimbre que son más pequeñas pero similares a las que se usan para tejer.

Los empleados de tejeduría se agrupan en funciones laborales con deberes similares a los de tejeduría. Los títulos de los puestos corresponden adecuadamente al nombre del proceso.

Riesgos de seguridad

Los riesgos de seguridad en el tejido son similares a los del tejido, aunque generalmente de menor grado. El aceite en el piso a menudo es un poco más frecuente en el tejido debido a las altas necesidades de lubricación de las agujas de tejer. Los riesgos de atrapamiento de la máquina son menores en el tejido, ya que hay menos puntos de pellizco en las máquinas que los que se encuentran en el tejido, y gran parte de la maquinaria se presta bien para la protección de recintos. Los procedimientos de bloqueo de control de energía siguen siendo obligatorios.

El manejo de rollos de tela todavía presenta un riesgo de lesión por esfuerzo para el trabajador, pero los riesgos de manejo de vigas de urdimbre pesadas no están presentes excepto en el tejido de punto por urdimbre. Las medidas de control de riesgos son similares a las del tejido. El tejido no produce los niveles de pelusa, partículas sueltas y polvo que se encuentran al tejer, pero el aceite del proceso ayuda a mantener la carga de combustible en un nivel que requiere atención. Los controles son similares a los del tejido.

riesgos para la salud

Los riesgos para la salud en el tejido también son generalmente más bajos que los del tejido. Los niveles de ruido oscilan entre los 80 dBA y los 90 dBA. Los trastornos respiratorios de los trabajadores del tejido que procesan algodón y lino en bruto no parecen ser especialmente frecuentes, y las normas reglamentarias para estos materiales a menudo no son aplicables al tejido.

 

Atrás

Leer 16721 veces Última modificación el Lunes, 05 Septiembre 2011 23:52

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de la industria de artículos textiles

Reportero textil estadounidense. 1969. (10 de julio).

Anthony, HM y GM Thomas. 1970. Tumores de la vejiga urinaria. J Natl Cancer Inst 45:879–95.

Arlidge, JT. 1892. La Higiene, Enfermedades y Mortalidad de las Ocupaciones. Londres: Percival and Co.

Beck, GJ, CA Doyle y EN Schachter. 1981. Tabaquismo y función pulmonar. Am Rev Resp Dis 123:149–155.

—. 1982. Un estudio longitudinal de salud respiratoria en una comunidad rural. Am Rev Resp Dis 125:375–381.

Beck, GJ, LR Maunder y EN Schachter. 1984. Polvo de algodón y efectos de fumar sobre la función pulmonar en trabajadores textiles de algodón. Am J Epidemiol 119:33–43.

Beck, GJ, EN Schachter, L Maunder y A Bouhuys. 1981. La relación de la función pulmonar con el empleo posterior y la mortalidad en trabajadores textiles de algodón. Pecho suplementario 79:26S–29S.

Bouhuys, A. 1974. Respiración. Nueva York: Grune & Stratton.

Bouhuys, A, GJ Beck y J Schoenberg. 1979. Epidemiología de la enfermedad pulmonar ambiental. Yale J Biol Med 52: 191–210.

Bouhuys, A, CA Mitchell, RSF Schilling y E Zuskin. 1973. Un estudio fisiológico de la bisinosis en la América colonial. Trans New York Acad Sciences 35: 537–546.

Bouhuys, A, JB Schoenberg, GJ Beck y RSF Schilling. 1977. Epidemiología de la enfermedad pulmonar crónica en una comunidad de fábricas de algodón. Pulmón 154: 167–186.

Britten, RH, JJ Bloomfield y JC Goddard. 1933. Salud de los Trabajadores en Plantas Textiles. Boletín No. 207. Washington, DC: Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos.

Buiatti, E, A Barchielli, M Geddes, L Natasi, D Kriebel, M Franchini y G Scarselli. 1984. Factores de riesgo en la infertilidad masculina. Arch Environ Health 39:266–270.

Doig, AT. 1949. Otras enfermedades pulmonares por polvo. Postgrado Med J 25: 639–649.

Departamento del Trabajo (DOL). 1945. Boletín Especial No. 18. Washington, DC: DOL, División de Normas Laborales.

Dubrow, R y DM Gute. 1988. Mortalidad por causas específicas entre los trabajadores textiles masculinos en Rhode Island. Am J Ind Med 13: 439–454.

Edwards, C, J Macartney, G Rooke y F Ward. 1975. La patología del pulmón en byssinotics. Tórax 30: 612–623.

Estlander, T. 1988. Dermatosis alérgicas y enfermedades respiratorias por colorantes reactivos. Póngase en contacto con Dermat 18:290–297.

Eyeland, GM, GA Burkhart, TM Schnorr, FW Hornung, JM Fajen y ST Lee. 1992. Efectos de la exposición al disulfuro de carbono sobre la concentración de colesterol de lipoproteínas de baja densidad y la presión arterial diastólica. Brit J Ind Med 49:287–293.

Fishwick, D, AM Fletcher, AC Pickering, R McNiven y EB Faragher. 1996. Función pulmonar en operarios de hilandería de algodón y fibras artificiales de Lancashire. Ocupar Environ Med 53: 46–50.

Forst, L y D Hryhorczuk. 1988. Síndrome del túnel tarsiano ocupacional. Brit J Ind Med 45:277–278.

Fox, AJ, JBL Tombleson, A Watt y AG Wilkie. 1973a. Una encuesta de enfermedades respiratorias en operadores de algodón: Parte I. Síntomas y resultados de pruebas de ventilación. Brit J Ind Med 30:42-47.

—. 1973b. Una encuesta de enfermedades respiratorias en operadores de algodón: Parte II. Síntomas, estimación del polvo y el efecto del hábito de fumar. Brit J Ind Med 30:48-53.

Glindmeyer, HW, JJ Lefante, RN Jones, RJ Rando, HMA Kader y H Weill. 1991. Disminuciones relacionadas con la exposición en la función pulmonar de los trabajadores textiles de algodón. Am Rev Respir Dis 144:675–683.

Glindmeyer, HW, JJ Lefante, RN Jones, RJ Rando y H Weill. 1994. Polvo de algodón y cambios entre turnos en FEV1 Am J Respir Crit Care Med 149:584–590.

Goldberg, MS y G. Theriault. 1994a. Estudio de cohorte retrospectivo de trabajadores de una planta de textiles sintéticos en Quebec II. Am J Ind Med 25:909–922.

—. 1994b. Estudio de cohorte retrospectivo de trabajadores de una planta de textiles sintéticos en Quebec I. Am J Ind Med 25:889–907.

Grund, N. 1995. Consideraciones ambientales para productos de impresión textil. Revista de la Sociedad de Tintoreros y Coloristas 111 (1/2): 7–10.

Harris, TR, JA Merchant, KH Kilburn y JD Hamilton. 1972. Bisinosis y enfermedades respiratorias en trabajadores de fábricas de algodón. J Occup Med 14: 199–206.

Henderson, V y PE Enterline. 1973. Una experiencia de mortalidad inusual en trabajadores textiles de algodón. J Occup Med 15: 717–719.

Hernberg, S, T Partanen y CH Nordman. 1970. Cardiopatía coronaria entre los trabajadores expuestos al disulfuro de carbono. Brit J Ind Med 27:313–325.

McKerrow, CB y RSF Schilling. 1961. Una investigación piloto sobre bisinosis en dos fábricas de algodón en los Estados Unidos. JAMA 177:850–853.

McKerrow, CB, SA Roach, JC Gilson y RSF Schilling. 1962. El tamaño de las partículas de polvo de algodón que causan bisinosis: un estudio ambiental y fisiológico. Brit J Ind Med 19:1–8.

Merchant, JA y C Ortmeyer. 1981. Mortalidad de empleados de dos fábricas de algodón en Carolina del Norte. Pecho suplementario 79: 6S–11S.

Merchant, JA, JC Lumsdun, KH Kilburn, WM O'Fallon, JR Ujda, VH Germino y JD Hamilton. 1973. Estudios de dosis-respuesta en trabajadores textiles de algodón. J Ocupe Med 15:222–230.

Ministerio de Industria y Comercio Internacional (Japón). 1996. Formulario de la Industria Textil y de la Confección de Asia y el Pacífico, 3 y 4 de junio de 1996. Tokio: Ministerio de Industria y Comercio Internacional.

Molyneux, MKB y JBL Tombleson. 1970. Un estudio epidemiológico de los síntomas respiratorios en las fábricas de Lancashire, 1963–1966. Brit J Ind Med 27:225–234.

Morán, TJ. 1983. Enfisema y otras enfermedades pulmonares crónicas en trabajadores textiles: un estudio de autopsia de 18 años. Arch Environ Health 38:267–276.

Murray, R, J Dingwall-Fordyce y RE Lane. 1957. Un brote de tos del tejedor asociado con polvo de semilla de tamarindo. Brit J Ind Med 14:105–110.

Mustafa, KY, W. Bos y AS Lakha. 1979. Bisinosis en trabajadores textiles de Tanzania. Pulmón 157:39–44.

Myles, SM y AH Roberts. 1985. Lesiones en las manos en la industria textil. J Hand Surg 10: 293–296.

Neal, PA, R Schneiter y BH Caminita. 1942. Informe sobre enfermedades agudas entre colchoneros rurales que utilizan algodón manchado de baja calidad. JAMA 119:1074–1082.

Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). 1985. Regla final para exposición ocupacional al polvo de algodón. Registro Federal 50, 51120-51179 (13 de diciembre de 1985). 29 CFR 1910.1043. Washington, DC: OSHA.

Parij, JR. 1992. Bisinosis en los países en desarrollo. Brit J Ind Med 49:217–219.
Rachootin, P y J Olsen. 1983. El riesgo de infertilidad y retraso en la concepción asociado con exposiciones en el lugar de trabajo danés. J Ocupa Med 25:394–402.

Ramazzini, B. 1964. Enfermedades de los trabajadores [De morbis artificum, 1713], traducido por WC Wright. Nueva York: Hafner Publishing Co.

Redlich, CA, WS Beckett, J Sparer, KW Barwick, CA Riely, H Miller, SL Sigal, SL Shalat y MR Cullen. 1988. Enfermedad hepática asociada con exposición ocupacional al solvente dimetilformamida. Ann Int Med 108: 680–686.

Riihimaki, V, H Kivisto, K Peltonen, E Helpio y A Aitio. 1992. Evaluación de exposiciones a disulfuro de carbono en trabajadores de producción de viscosa a partir de determinaciones de ácido 2-tiotiazolidina-4-carboxílico en orina. Am J Ind Med 22:85–97.

Roach, SA y RSF Schilling. 1960. Un estudio clínico y ambiental de la bisinosis en la industria algodonera de Lancashire. Brit J Ind Med 17:1–9.

Rooke, GB. 1981a. La patología de la bisinosis. Suplemento de pecho 79:67S–71S.

—. 1981b. Compensación por bisinosis en Gran Bretaña. Pecho suplementario 79:124S–127S.

Sadhro, S, P Duhra e IS Foulds. 1989. Dermatitis ocupacional por líquido Synocril Red 3b (CI Basic Red 22). Póngase en contacto con Dermat 21:316–320.

Schachter, EN, MC Kapp, GJ Beck, LR Maunder y TJ Witek. 1989. Fumar y efectos del polvo de algodón en trabajadores textiles de algodón. Cofre 95: 997–1003.

Schilling, RSF. 1956. Bisinosis en algodón y otros trabajadores textiles. Lanceta 1:261–267, 319–324.

—. 1981. Problemas mundiales de bisinosis. Suplemento torácico 79:3S–5S.

Schilling, RSF y N. Goodman. 1951. Enfermedad cardiovascular en trabajadores algodoneros. Brit J Ind Med 8:77–87.

Seidenari, S, BM Mauzini y P Danese. 1991. Sensibilización por contacto a colorantes textiles: Descripción de 100 sujetos. Póngase en contacto con Dermat 24:253–258.

Siemiatycki, J, R Dewar, L Nadon y M Gerin. 1994. Factores de riesgo ocupacional para el cáncer de vejiga. Am J Epidemiol 140:1061–1080.

Silverman, DJ, LI Levin, RN Hoover y P Hartge. 1989. Riesgos ocupacionales de cáncer de vejiga en los Estados Unidos. I. Hombres blancos. J Natl Cancer Inst 81:1472–1480.

Steenland, K, C Burnett y AM Osorio. 1987. Un estudio de casos y controles de cáncer de vejiga usando directorios de ciudades como fuente de datos ocupacionales. Am J Epidemiol 126:247–257.

Sweetnam, PM, SWS Taylor y PC Elwood. 1986. Exposición a disulfuro de carbono y cardiopatía isquémica en una fábrica de rayón viscosa. Brit J Ind Med 44:220–227.

Tomás, RE. 1991. Informe sobre una conferencia multidisciplinaria sobre control y prevención de trastornos de trauma acumulativo (CDT) o trauma por movimiento repetitivo (RMT) en las industrias de textiles, prendas de vestir y fibras. Am Ind Hyg Assoc J 52:A562.

Uragoda, CG. 1977. Una investigación sobre la salud de los trabajadores de ceiba. Brit J Ind Med 34:181–185.
Vigliani, EC, L Parmeggiani y C Sassi. 1954. Studio de un epidemio di bronchite asmatica fra gli operi di una tesiture di cotone. Med Lau 45:349–378.

Vobecky, J, G Devroede y J Caro. 1984. Riesgo de cáncer de intestino grueso en la fabricación de fibras sintéticas. Cáncer 54:2537–2542.

Vobecky, J, G Devroede, J La Caille y A Waiter. 1979. Un grupo ocupacional con alto riesgo de cáncer de intestino grueso. Gastroenterología 76:657.

Madera, CH y SA Roach. 1964. Polvo en las salas de juego: un problema continuo en la industria del hilado de algodón. Brit J Ind Med 21: 180–186.

Zuskin, E, D Ivankovic, EN Schachter y TJ Witek. 1991. Un estudio de seguimiento de diez años de trabajadores textiles de algodón. Am Rev Respir Dis 143:301–305.