Martes, 15 Marzo 2011 14: 19

Profesionales y Directivos

Valora este artículo
(0 votos)

El lugar de trabajo, especialmente en los países industrializados, se ha convertido cada vez más en un mundo de trabajadores administrativos. Por ejemplo, en los Estados Unidos en 1994, el trabajo administrativo lo realizaba el 57.9% de la fuerza laboral y las ocupaciones de servicios representaban el 13.7% de la fuerza laboral. Las ocupaciones profesionales han pasado del cuarto al tercer grupo ocupacional más grande (AFL-CIO 1995). tabla 1  enumera los trabajos profesionales estándar de acuerdo con la Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones (ISCO-88). La membresía de cuello blanco en sindicatos y organizaciones nacionales ha crecido del 24% en 1973 al 45% en 1993 (AFL-CIO 1995). Se espera que el empleo ocupacional profesional, gerencial y técnico crezca más rápido que el promedio.


Tabla 1. Puestos profesionales estándar

Profesionales

Físicos, químicos y profesionales afines

Físicos y astrónomos
Meteorólogos
Farmacia
Geólogos y geofísicos

Matemáticos, estadísticos y profesionales afines

Matemáticos y profesionales afines
Estadisticos

Profesionales de la informática

Diseñadores y analistas de sistemas informáticos
Programador de computadoras
Otros profesionales de la informática

Arquitectos, ingenieros y profesionales afines

Arquitectos, urbanistas y urbanistas
Ingenieros Civiles
Ingenieros electricos
Ingenieros en electronica y telecomunicaciones
Ingenieros mecánicos
Ingenieros quimicos
Ingenieros de minas, metalúrgicos y afines
Cartógrafos y topógrafos
Otros arquitectos e ingenieros

Profesionales de las ciencias de la vida y de la salud

Biólogos, zoólogos y profesionales afines
Farmacólogos, patólogos y profesionales afines
Agrónomos y profesionales afines

Profesionales de la salud (excepto enfermería)

Doctores en medicina
Dentistas
Veterinarios
Farmacéuticos
Otros profesionales de la salud

Profesionales de enfermería y partería
Profesionales de la enseñanza universitaria, universitaria y superior
Profesionales de la enseñanza de la educación secundaria
Profesionales docentes de educación primaria y preescolar
Profesionales de la enseñanza de la educación especial
Otros profesionales de la docencia

Especialistas en métodos educativos
inspectores escolares

Profesionales de negocios

Contadores.
Personal y profesionales de carrera
Otros profesionales de negocios

Profesionales del derecho

empresas
Jueces
Otros profesionales del derecho

Archiveros, bibliotecarios y profesionales de la información afines

Archiveros y conservadores
Bibliotecarios y profesionales afines

Ciencias sociales y profesionales afines

Economistas
Sociólogos, antropólogos y profesionales afines
Filósofos, historiadores y politólogos
Filólogos, traductores e intérpretes
Psicólogos
Profesionales de trabajo social

Escritores y artistas creativos o escénicos

Autores, periodistas y otros escritores
Escultores, pintores y artistas afines
Compositores, músicos y cantantes
Coreógrafos y bailarines
Actores y directores de cine, teatro y afines

profesionales religiosos

Fuente: OIT 1990a.


Una característica del personal de oficina profesional y los gerentes es que su función laboral puede requerir la toma de decisiones y la responsabilidad por el trabajo de otros. Algunos gerentes o personal profesional (por ejemplo, ingenieros, administradores de enfermería o trabajadores sociales) pueden estar ubicados en la industria y experimentar riesgos industriales compartidos con el personal de línea. Otros con funciones directivas y ejecutivas trabajan en edificios y oficinas alejados de la propia industria. Ambos grupos de trabajadores administrativos corren el riesgo de los peligros del trabajo de oficina: estrés ocupacional, mala calidad del aire interior, agentes químicos y biológicos, lesiones por esfuerzos repetitivos (RSI), problemas de seguridad contra incendios, acoso sexual y violencia o agresión en el lugar de trabajo. Ver también el artículo “Oficinas: un resumen de peligros” en este capítulo.

Cambios demográficos

En un estudio sobre la “resistencia” ejecutiva en la década de 1970, no se encontraron suficientes mujeres en puestos ejecutivos para ser incluidas en el estudio (Maddi y Kobasa 1984). En la década de 1990, las mujeres y las minorías han tenido una representación cada vez mayor en puestos de autoridad, trabajos profesionales y trabajos no tradicionales. Sin embargo, un “techo de cristal” agrupa a la mayoría de las mujeres en los niveles más bajos de la jerarquía organizacional: solo el 2% de los puestos de alta dirección están ocupados por mujeres en los Estados Unidos, por ejemplo.

A medida que las mujeres ingresan en ocupaciones tradicionalmente masculinas, surge la pregunta de si su experiencia en el lugar de trabajo resultará en un aumento de la enfermedad coronaria similar al de los hombres. En el pasado, las mujeres han sido menos reactivas que los hombres en las secreciones de hormonas del estrés cuando se enfrentan a la presión de lograrlo. Sin embargo, en estudios de mujeres en roles no tradicionales (estudiantes de ingeniería, conductoras de autobús y abogadas), un experimento de laboratorio mostró que las mujeres tenían un aumento casi tan marcado en la secreción de epinefrina como los hombres expuestos a una tarea difícil, considerablemente mayor que las trabajadoras de oficina. en roles tradicionales. Un estudio de gerentes masculinos y femeninos en 1989 mostró que ambos sexos tenían una gran carga de trabajo, presión de tiempo, plazos y responsabilidad por los demás. Las mujeres gerentes reportaron la falta de comunicación en el trabajo y el conflicto entre el trabajo y la familia como fuentes de estrés, mientras que los hombres gerentes no lo hicieron. Los gerentes hombres reportaron la mayor satisfacción laboral. No se encontró que las mujeres gerentes tuvieran el apoyo de una red de trabajo fuerte. Los estudios de mujeres profesionales y sus cónyuges mostraron que las responsabilidades del cuidado de los niños recaen en mayor medida sobre las mujeres, mientras que los hombres asumen tareas con menos demandas específicas de tiempo, como el cuidado del césped (Frankenhaeuser, Lundberg y Chesney 1991).

Aunque los estudios no indican que el trabajo conduzca al tabaquismo, el estrés en el lugar de trabajo se asocia con mayores tasas de tabaquismo y dificultades para dejar de fumar. En 1988, se observó una mayor tasa de tabaquismo entre mujeres profesionales en comparación con trabajadores profesionales hombres (Biener 1988). Fumar es un estilo de comportamiento para hacer frente al estrés. Por ejemplo, las enfermeras que fumaban cigarrillos informaron niveles más altos de estrés laboral que las enfermeras que no fumaban. En el estudio Mujeres y Salud, los trabajadores asalariados tenían más probabilidades de reportar tensión laboral (45 %) que los trabajadores asalariados por horas (31 %) y más dificultad para relajarse después del trabajo (57 %) que los trabajadores por horas (35 %) (Tagliacozzo y Vaughn mil novecientos ochenta y dos).

Los cambios internacionales han provocado reestructuraciones políticas y sociales que llevan a un gran número de personas a emigrar de su país de origen. La adaptación del lugar de trabajo a los grupos minoritarios da como resultado una representación más diversa de los trabajadores en los puestos directivos. Las implicaciones de estos cambios incluyen análisis del factor humano, políticas de personal y educación sobre la diversidad. Es posible que se necesiten cambios ergonómicos para adaptarse a diversos tipos y tamaños de cuerpo. Las culturas pueden chocar; por ejemplo, los valores relacionados con la alta productividad o la gestión del tiempo pueden variar entre países. La sensibilidad a tales diferencias culturales se enseña con mayor frecuencia hoy en día, ya que se visualiza una economía global (Marsella 1994).

Nuevas Estructuras de Organización del Trabajo

Un aumento en el uso de técnicas participativas para el aporte y la gobernanza de las organizaciones, como comités mixtos de trabajadores y de gestión y programas de mejora de la calidad, han cambiado las estructuras jerárquicas típicas de algunas organizaciones. Como resultado, la ambigüedad de roles y los nuevos requisitos de habilidades se mencionan con frecuencia como factores estresantes para quienes ocupan puestos gerenciales.

Si la condición del trabajo gerencial y de supervisión sigue siendo desafiante, entonces el individuo de alto estrés/baja enfermedad puede describirse como un "ejecutivo resistente". Dichos ejecutivos se han caracterizado por ser comprometido a varias partes de sus vidas (por ejemplo, familia, trabajo, relaciones interpersonales), como sentir un mayor sentido de control sobre lo que ocurre en sus vidas y en cuanto a Reto en modo positivo. Si los eventos estresantes de la vida (p. ej., reducciones de personal) pueden debilitar a un trabajador, el modelo de resistencia brinda un efecto amortiguador o protector. Por ejemplo, durante los períodos de cambio organizacional, los esfuerzos para mantener una sensación de control entre los trabajadores podrían incluir una mayor claridad en las actividades laborales y las descripciones de puestos, y percepciones del cambio como posibilidades, en lugar de una pérdida (Maddi y Kobasa 1984).

Cambio en la tecnología del lugar de trabajo

El trabajo se ha alterado de modo que además de las habilidades mentales requeridas del profesional, se espera experiencia tecnológica. El uso de la computadora, el fax, el teléfono y las videoconferencias, el correo electrónico, las presentaciones audiovisuales y otras tecnologías nuevas ha cambiado la función de muchos gerentes y ha creado riesgos ergonómicos y de otro tipo asociados con las máquinas que asisten a estas funciones. El termino tecno-estrés ha sido acuñado para describir el impacto de la introducción de nuevas tecnologías de la información. En 1991, por primera vez en la historia, las empresas estadounidenses gastaron más en hardware informático y de comunicaciones que en maquinaria industrial, minera, agrícola y de construcción.

Las computadoras afectan la forma en que se organizan el trabajo profesional y los procesos de trabajo en la actualidad. Dichos efectos pueden incluir fatiga visual, dolores de cabeza y otros efectos de VDU. La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1989 informó que los factores psicológicos y sociológicos son al menos tan importantes como la ergonomía física en el trabajo con computadoras. Las consecuencias no deseadas del uso de la computadora incluyen el aislamiento del operador de la computadora y el aumento del trabajo con computadoras en ubicaciones remotas que utilizan módems de alta velocidad. (Ver también el artículo “Teletrabajo” en este capítulo.)

Estrés laboral

Un peligro bien conocido es el del estrés laboral, ahora relacionado con resultados fisiológicos, especialmente enfermedades cardiovasculares. El estrés se analiza extensamente en varios capítulos de este Enciclopedia.

Un estudio sueco de ingenieros de telecomunicaciones profesionales sugiere que la mayoría de los estudios de estrés, que generalmente se han basado en trabajos de baja y mediana calificación, no son aplicables a profesionales calificados. En este estudio, se aplicaron tres intervenciones de reducción del estrés a la fuerza laboral profesional con los siguientes resultados beneficiosos: una sensación de tener el control del propio trabajo (pensada para proteger contra el trabajo de alta tensión mental); una disminución de la tensión mental; un efecto duradero en las interacciones sociales y el apoyo; una mejora en los niveles elevados de prolactina; una disminución de los trombocitos circulantes (que puede ser un factor en el accidente cerebrovascular); y una mejora en los indicadores de riesgo cardiovascular (Arnetz 1996).

A medida que se conocen los costos humanos y financieros del estrés laboral, muchas organizaciones han introducido iniciativas para reducir el estrés y mejorar la salud de los empleados en el lugar de trabajo. Tales intervenciones pueden centrarse en el individuo (técnicas de relajación y programas de asistencia al empleado); en la interfaz individuo-organización (ajuste persona-entorno, participación y autonomía); o sobre la organización (estructuras organizativas, formación, selección y colocación).

Violencia

Los trabajadores directivos y profesionales corren el riesgo de sufrir violencia y agresión debido a su visibilidad y la posibilidad de reacciones adversas a sus decisiones. Más comúnmente, la violencia y el asalto ocurren cuando el dinero cambia de manos en establecimientos minoristas o donde se ven clientes con problemas. Los lugares de trabajo con mayor riesgo de homicidio (en orden descendente) son los establecimientos de taxis, las licorerías, las gasolineras, los servicios de detectives, los establecimientos de justicia y orden público, las tiendas de abarrotes, las joyerías, los hoteles/moteles y los lugares para comer/beber. El homicidio en el lugar de trabajo fue la principal causa de muerte ocupacional para las mujeres y la tercera causa principal de muerte para todos los trabajadores en los Estados Unidos desde mediados de la década de 1980 hasta mediados de la década de 1990 (NIOSH 1993; Stout, Jenkins y Pizatella 1989).

Peligros de viaje

Aproximadamente 30 millones de personas viajaron de países industrializados a países en desarrollo en 1991, muchos de estos viajeros de negocios. La mitad de los viajeros eran residentes de EE. UU. y Canadá, y en su mayoría viajaban a México. Los viajeros europeos fueron el 40% del total, y la mayoría visitó África y Asia. Los riesgos para la salud de los viajeros internacionales ocurren cuando viajan a países en desarrollo con altas tasas endémicas de enfermedades para las cuales el viajero puede tener bajos niveles de anticuerpos protectores. Un ejemplo es el virus de la hepatitis A (VHA), que se transmite a 3 de cada 1,000 para el viajero promedio a países en desarrollo y que aumenta a 20 de cada 1,000 personas para quienes viajan a zonas rurales y no tuvieron cuidado con la alimentación y la higiene. La hepatitis A es una enfermedad transmitida por los alimentos y el agua. Hay una vacuna disponible que se introdujo en Suiza en 1992 y es recomendada por el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización para las personas que viajan a áreas con una alta incidencia de VHA (Perry 1996). Los antecedentes y las referencias para tales peligros se proporcionan en otras partes de este Enciclopedia.

Otros peligros de viaje incluyen accidentes automovilísticos (la causa más alta de muerte en el lugar de trabajo en los Estados Unidos), desfase horario debido a disturbios diurnos, ausencias de la familia extendida, trastornos gastrointestinales, accidentes de transporte público, crimen, terrorismo o violencia. Los avisos para viajeros sobre peligros específicos están disponibles en las agencias de control de enfermedades y embajadas.

Intervenciones de Salud y Seguridad

Las medidas para la mejora de las condiciones de trabajo de los trabajadores profesionales y directivos incluyen las siguientes:

  • Todos los trabajadores directivos, de supervisión y profesionales deben participar en la formación sobre salud y seguridad en el lugar de trabajo.
  • Los programas para dejar de fumar en el lugar de trabajo son apropiados ya que son convenientes, permiten la práctica de comportamientos para dejar de fumar durante las horas de trabajo (cuando a menudo son más necesarios para hacer frente a eventos estresantes) y brindan incentivos para dejar de fumar.
  • Los programas de gestión del estrés y del tiempo conducen a una mayor satisfacción y productividad de los trabajadores.
  • La diversidad en el lugar de trabajo será un lugar común en el próximo siglo. La capacitación en diversidad mejora la comprensión intercultural.
  • El personal profesional y directivo femenino necesita apoyo en el lugar de trabajo para sus funciones exigentes en el hogar y en el lugar de trabajo: licencia familiar, grupos de apoyo y mayores oportunidades de progreso y control sobre su trabajo.
  • Los programas de asistencia al empleado que no juzguen y sean confidenciales deben proporcionarse a todos los trabajadores.
  • Los peligros del trabajo informático requieren énfasis en la organización, el medio ambiente, el equipo y la capacitación, así como mejoras de ingeniería en los diseños de estaciones de trabajo, monitores y lugares de trabajo remotos.
  • Los viajeros necesitan tiempo para reorientarse a otras zonas horarias y países, información de salud actualizada para protegerlos, tiempo libre para satisfacer las necesidades familiares y protecciones de seguridad.
  • Todos los trabajadores necesitan controles de ingeniería, prácticas laborales y equipos de protección para protegerse contra actos violentos y agresiones de otros. La formación en protección personal y de oficina debe tratar la prevención, la protección personal y la ayuda y el asesoramiento posteriores a la agresión.

 

Atrás

Leer 5827 veces Ultima modificacion el Jueves, septiembre 15 2011 20: 53

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de oficios y comercios minoristas

Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO). 1995. Estadísticas actuales sobre empleados de cuello blanco. Publicación #95-3. Washington, DC: AFL-CIO, Departamento de Empleados Profesionales.

Arnetz, BB. 1996. Tecno-estrés: Un estudio psicofisiológico prospectivo del impacto de un programa de reducción de estrés controlado en el trabajo de diseño de sistemas de telecomunicaciones avanzados. Revista de Medicina Ocupacional y Ambiental 38 (1): 53 65-.

Bequele, A. 1985. Trabajadores en los sectores informales rurales y urbanos en los países en desarrollo. En Introducción a las condiciones y el medio ambiente de trabajo, editado por JM Clerc. Ginebra: OIT.

Biener, L. 1988. Género y Estrés. Nueva York: Free Press.

De Grip, A, J Hoevenberg y E Willems. 1997. Empleo atípico en la Unión Europea. Int mano de obra Rev 136 (1): 49-71.

Euro-FIET Comercio Sección Comercio. 1996. Conferencia sobre Transformación Económica e Internacionalización en los Sectores de Servicios y Finanzas de Europa Central y Oriental, abril, Praga, República Checa.

Frankenhaeuser, M, U Lundberg y M. Chesney. 1991. Mujer, Trabajo y Salud: Estrés y Oportunidades. Nueva York y Londres: Plenum Press.

Hetes, R, M Moore y C Northheim. 1995. Equipos de oficina: diseño, emisiones de aire interior y oportunidades de prevención de la contaminación. Washington, DC: Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1990a. Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones: ISCO-88. Ginebra: OIT.

—. 1990b. teletrabajo. Compendio de condiciones de trabajo. vol. 9(1). Ginebra: OIT.

—. 1994. Anuario de Estadísticas del Trabajo. Ginebra: OIT.

—. 1995. Anuario de Estadísticas del Trabajo. Ginebra: OIT.

—. 1996. Trabajo infantil: apuntando a lo intolerable. Informe VI(1), Conferencia Internacional del Trabajo, 86.ª reunión. Ginebra: OIT.

—. 1997. Tendencias laborales: Tendencias laborales. World Work Mag OIT 19: 26-27.

Karasek, RA. 1979. Demandas de trabajo, latitud de decisión de trabajo y tensión mental: Implicaciones para el diseño de trabajo. Adm Ciencia Q 24: 285-308.

—. 1990. Menor riesgo para la salud con un mayor control laboral entre los trabajadores de cuello blanco. Comportamiento de órgano J 11: 171-185.

Maddi, SR y Kobasa, SC. 1984. The Hardy Executive: salud bajo estrés. Homewood, IL: Dow Jones-Irwin.

Marsella, AJ. 1994. Trabajo y bienestar en una sociedad etnoculturalmente pluralista: Cuestiones conceptuales y metodológicas. En Estrés laboral en una fuerza laboral cambiante. Washington, DC: Asociación Americana de Psicología.

Murphy, L y J Hurrell, Jr. 1995. Intervenciones de estrés laboral. En Gestión de la seguridad y la salud en el lugar de trabajo: el caso del trabajo por contrato en la industria petroquímica de EE. UU.. Washington, DC: Asociación Americana de Psicología.

Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). 1993. Actualización de NIOSH: NIOSH insta a que se tomen medidas inmediatas para prevenir los homicidios en el lugar de trabajo. Publicación n.º 94-101 del DHHS (NIOSH). Cincinatti, OH: NIOSH.

Perry, GF. 1996. Foro de medicina del trabajo. Revista de Medicina Ocupacional y Ambiental 38 (4): 339 341-.

Precio Waterhouse. 1991. Hacer negocios en Suecia. Nueva York: Price Waterhouse.

Silvestri, G. 1993. La fuerza laboral estadounidense, 1992-2005: Empleo ocupacional: amplias variaciones en el crecimiento. Revisión laboral mensual (Noviembre).

Stellman, JM y MS Henifin. 1983. El trabajo de oficina puede ser peligroso para su salud. Nueva York: Pantheon Books.

Stout, N, EL Jenkins y TJ Pizatella. 1996. Tasas de mortalidad por lesiones ocupacionales en los Estados Unidos: cambios de 1980 a 1989. Am J Public Health 86 (1): 73 77-.

Tagliacozzo, R y S Vaughn. 1982. Estrés y tabaquismo en enfermeras de hospitales. Am J Public Health. 72: 441-448.