Lunes, marzo de 28 2011 19: 17

Informe de caso: Violencia y guardabosques urbanos en Irlanda

Valora este artículo
(Vote 1)

Los guardabosques de los parques de las grandes ciudades irlandesas se emplean para “mantener la paz”, para “servir de enlace con el público” (es decir, desalentar el vandalismo y responder a cualquier queja que pueda presentarse) y para realizar “tareas de limpieza ligera” (es decir, limpiar basura y desperdicios como botellas rotas, agujas y jeringas desechadas por drogadictos y condones usados). Sus horarios son poco sociables: se presentan alrededor del mediodía y permanecen de servicio hasta el anochecer, cuando se supone que deben cerrar las puertas del parque. Esto significa largas horas en el verano que son algo compensadas por los días más cortos en invierno.

La mayoría de los parques cuentan con un solo guardabosques que trabaja solo, aunque puede haber otros empleados de las autoridades locales que realizan tareas de paisajismo, jardinería y otros trabajos en el parque. Por lo general, el único edificio en el parque es el depósito donde se guarda el equipo de jardinería y donde el personal puede refugiarse en condiciones climáticas muy adversas. Para evitar estropear el ambiente, los depósitos generalmente se ubican en áreas apartadas fuera de la vista del público, donde están sujetos a mal uso por parte de vándalos y bandas de jóvenes merodeadores.

Los guardaparques están frecuentemente expuestos a la violencia. Una política de empleo que favorecía la contratación de personas con discapacidades leves como guardabosques fue suplantada recientemente cuando se percató de que el conocimiento público de tales problemas hacía que estos guardabosques estuvieran listos para ataques violentos. Las autoridades públicas no estaban cubiertas por la legislación irlandesa en materia de salud y seguridad que, hasta hace poco, se aplicaba únicamente a fábricas, obras de construcción, muelles y otras industrias de procesos. Como resultado, no hubo arreglos formales para hacer frente a la violencia contra los trabajadores del parque quienes, a diferencia de sus contrapartes en algunos otros países, no recibieron armas de fuego u otras armas. Tampoco hubo acceso a asesoramiento posterior a la violencia.

La tendencia a asignar guardabosques que vivían en el vecindario inmediato a un parque en particular significaba que era más probable que pudieran identificar a los alborotadores que probablemente habían sido los perpetradores de actos violentos. Sin embargo, esto también aumentó el peligro de represalias para el guardabosques por haber “tocado” a los culpables, haciéndolo menos propenso a presentar denuncias formales contra sus agresores.

La falta de una presencia policial adecuada en los parques y la liberación muy temprana de prisión de los perpetradores condenados fueron a menudo golpes demoledores para la moral de las víctimas de la violencia.

Los sindicatos que representan a los guardabosques y otro personal de las autoridades públicas se han mostrado activos en la promoción de los esfuerzos para hacer frente a la violencia. Ahora incluyen capacitación para reconocer y prevenir la violencia en los cursos que patrocinan para los representantes de seguridad.

Aunque la legislación irlandesa sobre salud y seguridad cubre ahora a los trabajadores de las autoridades públicas, sería beneficiosa la creación de un comité nacional que se ocupe tanto del control de la violencia como de la atención posterior a las víctimas. Si bien las directrices sobre la prevención de la violencia ya están disponibles para ayudar a quienes participan en la evaluación de los riesgos de violencia en los lugares de trabajo, su uso debe ser obligatorio para todas las ocupaciones donde la violencia es un riesgo. Además, son deseables mayores recursos y una mejor coordinación con la policía de la ciudad para hacer frente al problema de la violencia y las agresiones en los parques públicos.

La capacitación sobre cómo tratar con individuos y grupos que puedan ser violentos debe estar disponible para todos los trabajadores que enfrentan este riesgo en sus trabajos. Dicha capacitación podría incluir cómo acercarse y tratar a las personas que presenten indicios de agresión violenta, así como maniobras de autodefensa.

También sería útil mejorar las comunicaciones para informar situaciones problemáticas y solicitar ayuda. La instalación de teléfonos en todos los depósitos del parque sería un primer paso útil, mientras que las radios "walkie-talkie" y los teléfonos celulares serían útiles cuando estén lejos del depósito. Los sistemas de cámaras de video para la vigilancia de áreas sensibles, como los depósitos del parque y las instalaciones deportivas, podrían ayudar a disuadir la violencia.

 

Atrás

Leer 7605 veces Última modificación en sábado, 30 julio 2022 22: 43

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de Servicios Públicos y Gubernamentales

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1989. Directrices para la Evaluación de Bioaerosoles en el Ambiente Interior. Cincinnati, OH: ACGIH.

Angerer, J, B Heinzow, DO Reimann, W Knorz y G Lehnert. 1992. Exposición interna a sustancias orgánicas en un incinerador de residuos municipales. Int Arch Occup Environ Health; 64(4):265-273.

Asante-Duah, DK, FK Saccomanno y JH Shortreed. 1992. El comercio de residuos peligrosos: ¿Se puede controlar? Environ Sci Technol 26:1684-1693.

Beede, DE y DE Bloom. 1995. La economía de los residuos sólidos municipales. Observador de investigación del Banco Mundial. 10(2):113-115.

Belin, L. 1985. Problemas de salud causados ​​por actinomicetos y mohos en el ambiente industrial. Suplemento para alergias 40:24-29.

Bisesi, M y D Kudlinski. 1996. Medición de bacterias gramnegativas en el aire en áreas seleccionadas de un edificio de deshidratación de lodos. Presentado en la Conferencia y Exposición Estadounidense de Higiene Industrial, del 20 al 24 de mayo, Washington, DC.

Botros, BA, AK Soliman, M Darwish, S el Said, JC Morrill y TG Ksiazek. 1989. Seroprevalencia de tifus murino y fiebre botonosa en ciertas poblaciones humanas en Egipto. J Trop Med Hyg. 92(6):373-378.

Bourdouxhe, M, E Cloutier y S Guertin. 1992. Étude des risques d'accidents dans la collecte des ordures ménagères. Montreal: Institut de recherche en santé de la sécurité du travail.

Bresnitz, EA, J Roseman, D Becker y E Gracely. 1992. Morbilidad entre los trabajadores de incineradores de residuos municipales. Am J Ind Med 22 (3): 363-378.

Brophy, M. 1991. Programas de entrada a espacios confinados. Boletín de Seguridad y Salud de la Federación de Control de la Contaminación del Agua (primavera):4.

Brown, JE, D Masood, JI Couser y R Patterson. 1995. Neumonitis por hipersensibilidad del compostaje residencial: pulmón del compostador residencial. Ann Allergy, Asthma & Immunol 74:45-47.

Clark, CS, R Rylander y L Larsson. 1983. Niveles de bacterias gramnegativas, aspergillus fumigatus, polvo y endotoxinas en plantas de compostaje. Appl Environ Microbiol 45:1501-1505.

Cobb, K y J Rosenfield. 1991. Programa de Estudio Domiciliario de Manejo Municipal de Compostaje. Ithaca, NY: Instituto de Gestión de Residuos de Cornell.

Cointreau-Levine, SJ. 1994. Participación del sector privado en los servicios de RSU en los países en desarrollo: el sector formal, vol. 1. Washington, DC: Banco Mundial.

Colombi, A. 1991. Riesgos para la salud de los trabajadores de la industria de eliminación de residuos (en italiano). Med Lav 82(4):299-313.

Coughlin, SS. 1996. Justicia ambiental: El papel de la epidemiología en la protección de las comunidades sin poder de los peligros ambientales. Sci Medio ambiente total 184: 67-76.

Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS). 1993. Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos. Ginebra: CIOMS.

Cray, C. 1991. Waste Management Inc.: una enciclopedia de delitos ambientales y otros
Fechorías, 3ª edición (revisada). Chicago, IL: Greenpeace USA.

Crook, B, P Bardos y J Lacey. 1988. Plantas de compostaje de residuos domésticos como fuente de microorganismos transportados por el aire. En Aerosoles: su generación, comportamiento y aplicación, editado por WD Griffiths. Londres: Aerosol Society.

Desbaumes, P. 1968. Estudio de los riesgos inherentes a las industrias de tratamiento de basuras y aguas residuales (en francés). Rev Med Suisse Romande 88(2):131-136.

Ducel, G, JJ Pitteloud, C Rufener-Press, M Bahy y P Rey. 1976. La importancia de la exposición bacteriana en los empleados de saneamiento cuando recogen basura (en francés). Soz Praventivmed 21(4):136-138.

Asociación Holandesa de Salud Ocupacional. 1989. Protocol Onderzoeksmethoden Micro-biologische Binnenlucht-verontreinigingen [Métodos de investigación en contaminación biológica del aire interior]. Informe del grupo de trabajo. La Haya, Países Bajos: Asociación Holandesa de Salud Ocupacional.

Emery, R, D Sprau, YJ Lao y W Pryor. 1992. Liberación de aerosoles bacterianos durante la compactación de desechos infecciosos: una evaluación inicial de riesgos para los trabajadores de la salud. Am Ind Hyg Assoc J 53(5):339-345.

Gellin, GA y MR Zavon. 1970. Dermatosis ocupacionales de los trabajadores de residuos sólidos. Arch Environ Health 20(4):510-515.

Paz verde. 1993. ¡Nos han tenido! Plásticos de Montreal vertidos en el extranjero. Informe de Comercio Internacional de Tóxicos de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

—. 1994a. La invasión de desechos de Asia: un inventario de Greenpeace. Informe de comercio tóxico de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

—. 1994b. Incineración. Inventario de tecnologías tóxicas de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

Gustavsson, P. 1989. Mortalidad entre los trabajadores de una incineradora de residuos municipales. Am J Ind Med 15(3):245-253.

Heida, H, F Bartman y SC van der Zee. 1975. Exposición ocupacional y monitoreo de la calidad del aire interior en una instalación de compostaje. Am Ind Hyg Assoc J 56(1): 39-43.

Johanning, E, E Olmsted y C Yang. 1995. Problemas médicos relacionados con el compostaje de residuos municipales. Presentado en la Conferencia y Exposición Estadounidense de Higiene Industrial, del 22 al 26 de mayo, Kansas City, KS.

Knop W. 1975. Work safety in incinerator plants (en alemán) Zentralbl Arbeitsmed 25(1):15-19.

Kramer, MN, VP Kurup y JN Fink. 1989. Aspergilosis broncopulmonar alérgica de un vertedero contaminado. Am Rev Respir Dis 140:1086-1088.

Lacey, J, PAM Williamson, P King y RP Barbos. 1990. Microorganismos aerotransportados asociados con el compostaje de desechos domésticos. Stevenage, Reino Unido: Laboratorio Warren Spring.

Lundholm, M y R Rylander. 1980. Síntomas ocupacionales entre los trabajadores del compost. J Occup Med 22(4):256-257.

Malkin, R, P Brandt-Rauf, J Graziano y M Parides. 1992. Niveles de plomo en sangre en trabajadores de incineradores. Medio Ambiente Res 59(1):265-270.

Malmros, P y P Jonsson. 1994. Gestión de residuos: Planificación para la seguridad de los trabajadores del reciclaje. Gestión de residuos y recuperación de recursos 1:107-112.

Malmros, P, T Sigsgaard y B Bach. 1992. Problemas de salud ocupacional debido a la clasificación de basura. Gestión e Investigación de Residuos 10:227-234.

Mara, DD. 1974. Bacteriología para Ingenieros Sanitarios. Londres: Churchill Livingstone.

Maxey, MN. 1978. Peligros del manejo de desechos sólidos: problemas bioéticos, principios y prioridades. Perspectiva de Salud Ambiental 27:223-230.

Millner, PD, SA Olenchock, E Epstein, R Rylander, J Haines y J Walker. 1994. Bioaerosoles asociados con instalaciones de compostaje. Ciencia y utilización del compost 2:3-55.

Mozzon, D, DA Brown y JW Smith. 1987. Exposición ocupacional a polvo transportado por el aire, cuarzo respirable y metales derivados del manejo, quema y vertido de desechos. Am Ind Hyg Assoc J 48(2):111-116.

Nersting, L, P Malmros, T Sigsgaard y C Petersen. 1990. Riesgo biológico para la salud asociado con la recuperación de recursos, clasificación de residuos reciclados y compostaje. Grana 30:454-457.

Paull, JM y FS Rosenthal. 1987. Tensión por calor y estrés por calor para trabajadores que usan trajes protectores en un sitio de desechos peligrosos. Am Ind Hyg Assoc J 48(5):458-463.

Puckett, J y C Fogel 1994. Una victoria para el medio ambiente y la justicia: la prohibición de Basilea y cómo sucedió. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

Rahkonen, P, M Ettala y I Loikkanen. 1987. Condiciones de trabajo e higiene en los rellenos sanitarios de Finlandia. Ann Occup Hyg 31(4A):505-513.

Robazzi, ML, E Gir, TM Moriya y J Pessuto. 1994. El servicio de recolección de basura: Riesgos laborales versus daños a la salud (en portugués). Rev Esc Enferm USP 28(2):177-190.

Rosas, I, C Calderón, E Salinas, and J Lacey. 1996. Microorganismos aerotransportados en una estación de transferencia de desechos domésticos. En Aerobiología, editado por M Muilenberg y H Burge. Nueva York: Lewis Publishers.

Rummel-Bulska, I. 1993. El Convenio de Basilea: un enfoque global para la gestión de desechos peligrosos. Documento presentado en la Conferencia de la Cuenca del Pacífico sobre Residuos Peligrosos, Universidad de Hawái, noviembre.

Salvato, JA. 1992. Ingeniería Ambiental y Saneamiento. Nueva York: John Wiley and Sons.

Schilling, CJ, IP Tams, RS Schilling, A Nevitt, CE Rossiter y B Wilkinson. 1988. Una encuesta sobre los efectos respiratorios de la exposición prolongada a cenizas de combustible pulverizadas. Br J Ind Med 45(12):810-817.

Shrivastava, DK, SS Kapre, K Cho y YJ Cho. 1994. Enfermedad pulmonar aguda después de la exposición a cenizas volantes. Cofre 106(1):309-311.

Sigsgaard, T, A Abel, L Donbk y P Malmros. 1994. Cambios en la función pulmonar entre trabajadores de reciclaje expuestos a polvo orgánico. Am J Ind Med 25:69-72.

Sigsgaard, T, B Bach y P Malmros. 1990. Insuficiencia respiratoria entre los trabajadores de una planta de manejo de basura. Am J Ind Med 17(1):92-93.

Smith, RP. 1986. Respuestas tóxicas de la sangre. En Toxicología de Casarett y Doull, editado por CD Klaassen, MO Amdur y J Doull. Nueva York: Macmillan Publishing Company.

Soskolne, C. 1997. Transporte internacional de desechos peligrosos: Comercio legal e ilegal en el contexto de la ética profesional. Bioética Global (septiembre/octubre).

Spinaci, S, W Arossa, G Forconi, A Arizio y E Concina. 1981. Prevalencia de obstrucción bronquial funcional e identificación de grupos de riesgo en una población de trabajadores industriales (en italiano). Med Lav 72(3):214-221.

Noticias Southam. 1994. Se propone la prohibición de exportar desechos tóxicos. Diario de Edmonton (9 de marzo): A12.

van der Werf, P. 1996. Bioaerosoles en una instalación de compostaje canadiense. Biociclo (septiembre): 78-83.
Vir, AK. 1989. Comercio tóxico con África. Medio Ambiente Sci Technol 23:23-25.

Weber, S, G Kullman, E Petsonk, WG Jones, S Olenchock y W Sorensen. 1993. Exposición a polvo orgánico por manipulación de compost: presentación de casos y evaluación de la exposición respiratoria. Am J Ind Med 24:365-374.

Wilkenfeld, C, M Cohen, SL Lansman, M Courtney, MR Dische, D Pertsemlidis y LR Krakoff. 1992. Trasplante de corazón por miocardiopatía terminal causada por un feocromocitoma oculto. J Heart Lung Transplant 11:363-366.