Lunes, marzo de 28 2011 19: 31

Peligros en las plantas de tratamiento de aguas residuales (residuos)

Valora este artículo
(30 votos)

Sin el tratamiento de los desechos, la concentración actual de personas e industrias en muchas partes del mundo haría muy rápidamente que partes del medio ambiente fueran incompatibles con la vida. Aunque la reducción de la cantidad de residuos es importante, el tratamiento adecuado de los residuos es esencial. Dos tipos básicos de desechos ingresan a una planta de tratamiento, desechos humanos/animales y desechos industriales. Los seres humanos excretan alrededor de 250 gramos de desechos sólidos per cápita por día, incluidos 2000 millones de bacterias coliformes y 450 millones de estreptococos por persona por día (Mara 1974). Las tasas de producción de desechos sólidos industriales van desde 0.12 toneladas por empleado por año en instituciones profesionales y científicas hasta 162.0 toneladas por empleado por año en aserraderos y cepilladoras (Salvato 1992). Aunque algunas plantas de tratamiento de residuos se dedican exclusivamente al manejo de uno u otro tipo de material, la mayoría de las plantas manejan tanto residuos animales como industriales.

Riesgos y su prevención

El objetivo de las plantas de tratamiento de aguas residuales es eliminar la mayor cantidad posible de contaminantes sólidos, líquidos y gaseosos dentro de las limitaciones técnicamente factibles y financieramente alcanzables. Hay una variedad de procesos diferentes que se utilizan para eliminar los contaminantes de las aguas residuales, incluida la sedimentación, la coagulación, la floculación, la aireación, la desinfección, la filtración y el tratamiento de lodos. (Consulte también el artículo “Tratamiento de aguas residuales” en este capítulo). El peligro específico asociado con cada proceso varía según el diseño de la planta de tratamiento y los productos químicos utilizados en los diferentes procesos, pero los tipos de peligro pueden clasificarse como físicos, microbiano y químico. La clave para prevenir y/o minimizar los efectos adversos asociados con el trabajo en plantas de tratamiento de aguas residuales es anticipar, reconocer, evaluar y controlar los peligros.

Figura 1. Boca de acceso con la tapa quitada.

PGS065F1

María O. Brophy

Peligros físicos

Los peligros físicos incluyen espacios confinados, activación inadvertida de máquinas o partes de máquinas y tropiezos y caídas. El resultado de un encuentro con peligros físicos a menudo puede ser inmediato, irreversible y grave, incluso fatal. Los riesgos físicos varían según el diseño de la planta. Sin embargo, la mayoría de las plantas de tratamiento de aguas residuales tienen espacios confinados que incluyen bóvedas subterráneas o subterráneas con acceso limitado, bocas de inspección (figura 1) y tanques de sedimentación cuando se han vaciado de contenido líquido durante, por ejemplo, reparaciones (figura 2). Los equipos de mezcla, los rastrillos de lodos, las bombas y los dispositivos mecánicos utilizados para una variedad de operaciones en las plantas de tratamiento de aguas residuales pueden mutilar, e incluso matar, si se activan inadvertidamente cuando un trabajador los está reparando. Las superficies mojadas, que a menudo se encuentran en las plantas de tratamiento de aguas residuales, contribuyen a los riesgos de resbalones y caídas.

Figura 2. Tanque vacío en una planta de tratamiento de aguas residuales.

PGS065F3

María O. Brophy

La entrada a espacios confinados es uno de los peligros más comunes y más serios que enfrentan los trabajadores de tratamiento de aguas residuales. Una definición universal de un espacio confinado es difícil de alcanzar. Sin embargo, en general, un espacio confinado es un área con medios limitados de entrada y salida que no fue diseñada para la habitación humana continua y que no tiene ventilación adecuada. Los peligros ocurren cuando el espacio confinado está asociado con una deficiencia de oxígeno, la presencia de un químico tóxico o un material envolvente, como el agua. Los niveles reducidos de oxígeno pueden ser el resultado de una variedad de condiciones que incluyen el reemplazo de oxígeno con otro gas, como metano o sulfuro de hidrógeno, el consumo de oxígeno por la descomposición del material orgánico contenido en las aguas residuales o la eliminación de moléculas de oxígeno en el proceso de oxidación de alguna estructura dentro del espacio confinado. Debido a que los niveles bajos de oxígeno en espacios confinados no pueden detectarse mediante la observación humana sin ayuda, es extremadamente importante utilizar un instrumento que pueda determinar el nivel de oxígeno antes de ingresar a cualquier espacio confinado.

La atmósfera terrestre se compone de 21% de oxígeno al nivel del mar. Cuando el porcentaje de oxígeno en el aire respirable cae por debajo del 16.5%, la respiración de una persona se vuelve más rápida y superficial, el ritmo cardíaco aumenta y la persona comienza a perder la coordinación. Por debajo del 11%, la persona experimenta náuseas, vómitos, incapacidad para moverse y pérdida del conocimiento. La inestabilidad emocional y el juicio deteriorado pueden ocurrir en niveles de oxígeno en algún lugar entre estos dos puntos. Cuando las personas ingresan a una atmósfera con niveles de oxígeno por debajo del 16.5%, pueden desorientarse demasiado de inmediato para salir y, finalmente, sucumbir a la inconsciencia. Si el agotamiento de oxígeno es lo suficientemente grande, las personas pueden perder el conocimiento después de una respiración. Sin rescate, pueden morir en cuestión de minutos. Incluso si es rescatado y reanimado, pueden producirse daños permanentes (Wilkenfeld et al. 1992).

La falta de oxígeno no es el único peligro en un espacio confinado. Los gases tóxicos pueden estar presentes en un espacio confinado en un nivel de concentración lo suficientemente alto como para causar daños graves, incluso la muerte, a pesar de los niveles adecuados de oxígeno. Los efectos de los productos químicos tóxicos que se encuentran en espacios confinados se analizan más adelante. Una de las formas más efectivas de controlar los peligros asociados con los niveles bajos de oxígeno (por debajo del 19.5 %) y las atmósferas contaminadas con productos químicos tóxicos es ventilar a fondo y adecuadamente el espacio confinado con ventilación mecánica antes de permitir que alguien ingrese. Esto generalmente se hace con un conducto flexible a través del cual se sopla aire exterior al espacio confinado (consulte la figura 3). Se debe tener cuidado para asegurarse de que los humos de un generador o del motor del ventilador no se expulsen también al espacio confinado (Brophy 1991).

Figura 3. Unidad de movimiento de aire para ingresar a un espacio confinado.

PGS065F2

María O. Brophy

Las plantas de tratamiento de aguas residuales a menudo tienen grandes piezas de maquinaria para mover lodos o aguas residuales sin tratar de un lugar a otro de la planta. Cuando se realizan reparaciones en este tipo de equipo, se debe desenergizar toda la máquina. Además, el interruptor para volver a energizar el equipo debe estar bajo el control de la persona que realiza las reparaciones. Esto evita que otro trabajador de la planta active el equipo sin darse cuenta. El desarrollo y la implementación de procedimientos para lograr estos objetivos se denomina programa de bloqueo/etiquetado. La mutilación de partes del cuerpo, como dedos, brazos y piernas, el desmembramiento e incluso la muerte pueden resultar de programas de bloqueo/etiquetado ineficaces o inadecuados.

Las plantas de tratamiento de aguas residuales a menudo contienen grandes tanques y contenedores de almacenamiento. A veces, las personas necesitan trabajar encima de los contenedores o caminar por pozos que se han vaciado de agua y pueden contener una caída de 8 a 10 pies (2.5 a 3 m) (consulte la figura 4). Debería proporcionarse a los trabajadores suficiente protección contra caídas, así como una adecuada formación en seguridad.

peligros microbianos

Los peligros microbianos se asocian principalmente con el tratamiento de desechos humanos y animales. Aunque a menudo se agregan bacterias para alterar los sólidos contenidos en las aguas residuales, el peligro para los trabajadores de tratamiento de aguas residuales proviene principalmente de la exposición a los microorganismos contenidos en los desechos humanos y animales. Cuando se usa aireación durante el proceso de tratamiento de aguas residuales, estos microorganismos pueden pasar al aire. No se ha evaluado de manera concluyente el efecto a largo plazo sobre el sistema inmunitario de las personas expuestas a estos microorganismos durante períodos prolongados. Además, los trabajadores que eliminan los desechos sólidos de la corriente afluente antes de comenzar cualquier tratamiento a menudo están expuestos a los microorganismos contenidos en el material que salpican su piel y entran en contacto con las membranas mucosas. Los resultados de encontrarse con microorganismos que se encuentran en las plantas de tratamiento de aguas residuales durante largos períodos de tiempo suelen ser más sutiles que los que resultan de exposiciones agudas e intensas. Sin embargo, estos efectos también pueden ser irreversibles y graves.

Las tres categorías principales de microbios relevantes para esta discusión son hongos, bacterias y virus. Los tres pueden causar enfermedades agudas y enfermedades crónicas. Se han informado síntomas agudos que incluyen dificultad respiratoria, dolores abdominales y diarrea en trabajadores de tratamiento de desechos (Crook, Bardos y Lacey 1988; Lundholm y Rylander 1980). Las enfermedades crónicas, como el asma y la alveolitis alérgica, se han asociado tradicionalmente con la exposición a altos niveles de microbios transportados por el aire y, recientemente, con la exposición microbiana durante el tratamiento de desechos domésticos (Rosas et al. 1996; Johanning, Olmstead y Yang 1995). Están comenzando a publicarse informes de concentraciones significativamente elevadas de hongos y bacterias en plantas de tratamiento de desechos, deshidratación de lodos y compostaje (Rosas et al. 1996; Bisesi y Kudlinski 1996; Johanning Olmstead y Yang 1995). Otra fuente de microbios transportados por el aire son los tanques de aireación que se utilizan en muchas plantas de tratamiento de aguas residuales.

Además de la inhalación, los microbios pueden transmitirse por ingestión y por contacto con la piel que no está intacta. La higiene personal, incluido el lavado de manos antes de comer, fumar e ir al baño, es importante. Los alimentos, bebidas, utensilios para comer, cigarrillos y todo lo que se lleve a la boca deben mantenerse alejados de las áreas de posible contaminación microbiana.

Peligros químicos

Los encuentros con productos químicos en las plantas de tratamiento de residuos pueden ser tanto inmediatos como fatales, así como prolongados. Se utiliza una variedad de productos químicos en el proceso de coagulación, floculación, desinfección y tratamiento de lodos. El producto químico de elección está determinado por el contaminante o contaminantes en las aguas residuales sin tratar; algunos desechos industriales requieren un tratamiento químico algo exótico. Sin embargo, en general, los peligros principales de los productos químicos utilizados en los procesos de coagulación y floculación son la irritación de la piel y las lesiones oculares debido al contacto directo. Esto es especialmente cierto para las soluciones que tienen un pH (acidez) inferior a 3 o superior a 9. La desinfección de los efluentes a menudo se logra mediante el uso de cloro líquido o gaseoso. El uso de cloro líquido puede causar lesiones en los ojos si se salpica en los ojos. También se utiliza ozono y luz ultravioleta para lograr la desinfección del efluente.

Una forma de monitorear la efectividad del tratamiento de aguas residuales es medir la cantidad de material orgánico que permanece en el efluente después de que se completa el tratamiento. Esto se puede hacer determinando la cantidad de oxígeno que se requeriría para biodegradar el material orgánico contenido en 1 litro de líquido durante un período de 5 días. Esto se conoce como la demanda biológica de oxígeno de 5 días (BOD5).

Los peligros químicos en las plantas de tratamiento de aguas residuales surgen de la descomposición de la materia orgánica que resulta en la producción de sulfuro de hidrógeno y metano, de los desechos tóxicos vertidos en las líneas de alcantarillado y de los contaminantes producidos por las operaciones realizadas por los propios trabajadores.

El sulfuro de hidrógeno casi siempre se encuentra en las plantas de tratamiento de residuos. El sulfuro de hidrógeno, también conocido como gas de alcantarillado, tiene un olor distintivo y desagradable, a menudo identificado como huevos podridos. La nariz humana, sin embargo, se acostumbra rápidamente al olor. Las personas que están expuestas al sulfuro de hidrógeno a menudo pierden la capacidad de detectar su olor (es decir, fatiga olfativa). Además, incluso si el sistema olfativo puede detectar el sulfuro de hidrógeno, no puede juzgar con precisión su concentración en la atmósfera. El sulfuro de hidrógeno interfiere bioquímicamente con el mecanismo de transporte de electrones y bloquea la utilización de oxígeno a nivel molecular. El resultado es la asfixia y finalmente la muerte debido a la falta de oxígeno en las células del tronco encefálico que controlan la frecuencia respiratoria. Altos niveles de sulfuro de hidrógeno (más de 100 ppm) pueden ocurrir, ya menudo ocurren, en los espacios confinados que se encuentran en las plantas de tratamiento de aguas residuales. La exposición a niveles muy altos de sulfuro de hidrógeno puede provocar una supresión casi instantánea del centro respiratorio en el tronco encefálico. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional de EE. UU. (NIOSH) ha identificado 100 ppm de sulfuro de hidrógeno como peligro inmediato para la vida y la salud (IDLH). Los niveles más bajos de sulfuro de hidrógeno (menos de 10 ppm) casi siempre están presentes en algunas áreas de las plantas de tratamiento de aguas residuales. En estos niveles más bajos, el sulfuro de hidrógeno puede ser irritante para el sistema respiratorio, estar asociado con dolores de cabeza y provocar conjuntivitis (Smith 1986). El sulfuro de hidrógeno se produce cada vez que se descompone la materia orgánica e, industrialmente, durante la producción de papel (proceso Kraft), el curtido del cuero (depilación con sulfuro de sodio) y la producción de agua pesada para reactores nucleares.

El metano es otro gas producido por la descomposición de la materia orgánica. Además de desplazar el oxígeno, el metano es explosivo. Se pueden alcanzar niveles que dan como resultado una explosión cuando se introduce una chispa o una fuente de ignición.

Las plantas que manejan desechos industriales deben tener un conocimiento profundo de los productos químicos utilizados en cada una de las plantas industriales que utilizan sus servicios y una relación de trabajo con la gerencia de esas plantas para que estén informados con prontitud de cualquier cambio en los procesos y contenidos de los desechos. El vertido de solventes, combustibles y cualquier otra sustancia en los sistemas de alcantarillado presenta un peligro para los trabajadores de tratamiento no solo por la toxicidad del material vertido sino también porque el vertido no se prevé.

Siempre que se realice una operación industrial, como soldadura o pintura en aerosol, en un espacio confinado, se debe tener especial cuidado para proporcionar suficiente ventilación para evitar el riesgo de explosión, así como para eliminar el material tóxico producido por la operación. Cuando una operación realizada en un espacio confinado produce una atmósfera tóxica, a menudo es necesario equipar al trabajador con un respirador porque la ventilación del espacio confinado puede no asegurar que la concentración del químico tóxico pueda mantenerse por debajo del límite de exposición permisible. La selección y ajuste de un respirador adecuado cae dentro del ámbito de la práctica de higiene industrial.

Otro peligro químico grave en las plantas de tratamiento de aguas residuales es el uso de cloro gaseoso para descontaminar el efluente de la planta. El cloro gaseoso viene en una variedad de contenedores que pesan desde 70 kg hasta aproximadamente 1 tonelada. Algunas de las plantas de tratamiento de aguas residuales más grandes usan cloro entregado en vagones de ferrocarril. El cloro gaseoso es extremadamente irritante para la porción alveolar de los pulmones, incluso en niveles tan bajos como unas pocas ppm. La inhalación de concentraciones más altas de cloro puede causar inflamación de los alvéolos del pulmón y producir el síndrome de dificultad respiratoria del adulto, que tiene una tasa de mortalidad del 50%. Cuando una planta de tratamiento de aguas residuales utiliza grandes cantidades de cloro (1 tonelada o más), el peligro existe no solo para los trabajadores de la planta, sino también para la comunidad circundante. Desafortunadamente, las plantas que usan la mayor cantidad de cloro a menudo se encuentran en grandes centros metropolitanos con alta densidad de personas. Están disponibles otros métodos de descontaminación de los efluentes de las plantas de tratamiento de aguas residuales, incluido el tratamiento con ozono, el uso de una solución de hipoclorito líquido y la radiación ultravioleta.

 

Atrás

Leer 37780 veces Última modificación en sábado, 30 julio 2022 22: 45

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de Servicios Públicos y Gubernamentales

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1989. Directrices para la Evaluación de Bioaerosoles en el Ambiente Interior. Cincinnati, OH: ACGIH.

Angerer, J, B Heinzow, DO Reimann, W Knorz y G Lehnert. 1992. Exposición interna a sustancias orgánicas en un incinerador de residuos municipales. Int Arch Occup Environ Health; 64(4):265-273.

Asante-Duah, DK, FK Saccomanno y JH Shortreed. 1992. El comercio de residuos peligrosos: ¿Se puede controlar? Environ Sci Technol 26:1684-1693.

Beede, DE y DE Bloom. 1995. La economía de los residuos sólidos municipales. Observador de investigación del Banco Mundial. 10(2):113-115.

Belin, L. 1985. Problemas de salud causados ​​por actinomicetos y mohos en el ambiente industrial. Suplemento para alergias 40:24-29.

Bisesi, M y D Kudlinski. 1996. Medición de bacterias gramnegativas en el aire en áreas seleccionadas de un edificio de deshidratación de lodos. Presentado en la Conferencia y Exposición Estadounidense de Higiene Industrial, del 20 al 24 de mayo, Washington, DC.

Botros, BA, AK Soliman, M Darwish, S el Said, JC Morrill y TG Ksiazek. 1989. Seroprevalencia de tifus murino y fiebre botonosa en ciertas poblaciones humanas en Egipto. J Trop Med Hyg. 92(6):373-378.

Bourdouxhe, M, E Cloutier y S Guertin. 1992. Étude des risques d'accidents dans la collecte des ordures ménagères. Montreal: Institut de recherche en santé de la sécurité du travail.

Bresnitz, EA, J Roseman, D Becker y E Gracely. 1992. Morbilidad entre los trabajadores de incineradores de residuos municipales. Am J Ind Med 22 (3): 363-378.

Brophy, M. 1991. Programas de entrada a espacios confinados. Boletín de Seguridad y Salud de la Federación de Control de la Contaminación del Agua (primavera):4.

Brown, JE, D Masood, JI Couser y R Patterson. 1995. Neumonitis por hipersensibilidad del compostaje residencial: pulmón del compostador residencial. Ann Allergy, Asthma & Immunol 74:45-47.

Clark, CS, R Rylander y L Larsson. 1983. Niveles de bacterias gramnegativas, aspergillus fumigatus, polvo y endotoxinas en plantas de compostaje. Appl Environ Microbiol 45:1501-1505.

Cobb, K y J Rosenfield. 1991. Programa de Estudio Domiciliario de Manejo Municipal de Compostaje. Ithaca, NY: Instituto de Gestión de Residuos de Cornell.

Cointreau-Levine, SJ. 1994. Participación del sector privado en los servicios de RSU en los países en desarrollo: el sector formal, vol. 1. Washington, DC: Banco Mundial.

Colombi, A. 1991. Riesgos para la salud de los trabajadores de la industria de eliminación de residuos (en italiano). Med Lav 82(4):299-313.

Coughlin, SS. 1996. Justicia ambiental: El papel de la epidemiología en la protección de las comunidades sin poder de los peligros ambientales. Sci Medio ambiente total 184: 67-76.

Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS). 1993. Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos. Ginebra: CIOMS.

Cray, C. 1991. Waste Management Inc.: una enciclopedia de delitos ambientales y otros
Fechorías, 3ª edición (revisada). Chicago, IL: Greenpeace USA.

Crook, B, P Bardos y J Lacey. 1988. Plantas de compostaje de residuos domésticos como fuente de microorganismos transportados por el aire. En Aerosoles: su generación, comportamiento y aplicación, editado por WD Griffiths. Londres: Aerosol Society.

Desbaumes, P. 1968. Estudio de los riesgos inherentes a las industrias de tratamiento de basuras y aguas residuales (en francés). Rev Med Suisse Romande 88(2):131-136.

Ducel, G, JJ Pitteloud, C Rufener-Press, M Bahy y P Rey. 1976. La importancia de la exposición bacteriana en los empleados de saneamiento cuando recogen basura (en francés). Soz Praventivmed 21(4):136-138.

Asociación Holandesa de Salud Ocupacional. 1989. Protocol Onderzoeksmethoden Micro-biologische Binnenlucht-verontreinigingen [Métodos de investigación en contaminación biológica del aire interior]. Informe del grupo de trabajo. La Haya, Países Bajos: Asociación Holandesa de Salud Ocupacional.

Emery, R, D Sprau, YJ Lao y W Pryor. 1992. Liberación de aerosoles bacterianos durante la compactación de desechos infecciosos: una evaluación inicial de riesgos para los trabajadores de la salud. Am Ind Hyg Assoc J 53(5):339-345.

Gellin, GA y MR Zavon. 1970. Dermatosis ocupacionales de los trabajadores de residuos sólidos. Arch Environ Health 20(4):510-515.

Paz verde. 1993. ¡Nos han tenido! Plásticos de Montreal vertidos en el extranjero. Informe de Comercio Internacional de Tóxicos de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

—. 1994a. La invasión de desechos de Asia: un inventario de Greenpeace. Informe de comercio tóxico de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

—. 1994b. Incineración. Inventario de tecnologías tóxicas de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

Gustavsson, P. 1989. Mortalidad entre los trabajadores de una incineradora de residuos municipales. Am J Ind Med 15(3):245-253.

Heida, H, F Bartman y SC van der Zee. 1975. Exposición ocupacional y monitoreo de la calidad del aire interior en una instalación de compostaje. Am Ind Hyg Assoc J 56(1): 39-43.

Johanning, E, E Olmsted y C Yang. 1995. Problemas médicos relacionados con el compostaje de residuos municipales. Presentado en la Conferencia y Exposición Estadounidense de Higiene Industrial, del 22 al 26 de mayo, Kansas City, KS.

Knop W. 1975. Work safety in incinerator plants (en alemán) Zentralbl Arbeitsmed 25(1):15-19.

Kramer, MN, VP Kurup y JN Fink. 1989. Aspergilosis broncopulmonar alérgica de un vertedero contaminado. Am Rev Respir Dis 140:1086-1088.

Lacey, J, PAM Williamson, P King y RP Barbos. 1990. Microorganismos aerotransportados asociados con el compostaje de desechos domésticos. Stevenage, Reino Unido: Laboratorio Warren Spring.

Lundholm, M y R Rylander. 1980. Síntomas ocupacionales entre los trabajadores del compost. J Occup Med 22(4):256-257.

Malkin, R, P Brandt-Rauf, J Graziano y M Parides. 1992. Niveles de plomo en sangre en trabajadores de incineradores. Medio Ambiente Res 59(1):265-270.

Malmros, P y P Jonsson. 1994. Gestión de residuos: Planificación para la seguridad de los trabajadores del reciclaje. Gestión de residuos y recuperación de recursos 1:107-112.

Malmros, P, T Sigsgaard y B Bach. 1992. Problemas de salud ocupacional debido a la clasificación de basura. Gestión e Investigación de Residuos 10:227-234.

Mara, DD. 1974. Bacteriología para Ingenieros Sanitarios. Londres: Churchill Livingstone.

Maxey, MN. 1978. Peligros del manejo de desechos sólidos: problemas bioéticos, principios y prioridades. Perspectiva de Salud Ambiental 27:223-230.

Millner, PD, SA Olenchock, E Epstein, R Rylander, J Haines y J Walker. 1994. Bioaerosoles asociados con instalaciones de compostaje. Ciencia y utilización del compost 2:3-55.

Mozzon, D, DA Brown y JW Smith. 1987. Exposición ocupacional a polvo transportado por el aire, cuarzo respirable y metales derivados del manejo, quema y vertido de desechos. Am Ind Hyg Assoc J 48(2):111-116.

Nersting, L, P Malmros, T Sigsgaard y C Petersen. 1990. Riesgo biológico para la salud asociado con la recuperación de recursos, clasificación de residuos reciclados y compostaje. Grana 30:454-457.

Paull, JM y FS Rosenthal. 1987. Tensión por calor y estrés por calor para trabajadores que usan trajes protectores en un sitio de desechos peligrosos. Am Ind Hyg Assoc J 48(5):458-463.

Puckett, J y C Fogel 1994. Una victoria para el medio ambiente y la justicia: la prohibición de Basilea y cómo sucedió. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

Rahkonen, P, M Ettala y I Loikkanen. 1987. Condiciones de trabajo e higiene en los rellenos sanitarios de Finlandia. Ann Occup Hyg 31(4A):505-513.

Robazzi, ML, E Gir, TM Moriya y J Pessuto. 1994. El servicio de recolección de basura: Riesgos laborales versus daños a la salud (en portugués). Rev Esc Enferm USP 28(2):177-190.

Rosas, I, C Calderón, E Salinas, and J Lacey. 1996. Microorganismos aerotransportados en una estación de transferencia de desechos domésticos. En Aerobiología, editado por M Muilenberg y H Burge. Nueva York: Lewis Publishers.

Rummel-Bulska, I. 1993. El Convenio de Basilea: un enfoque global para la gestión de desechos peligrosos. Documento presentado en la Conferencia de la Cuenca del Pacífico sobre Residuos Peligrosos, Universidad de Hawái, noviembre.

Salvato, JA. 1992. Ingeniería Ambiental y Saneamiento. Nueva York: John Wiley and Sons.

Schilling, CJ, IP Tams, RS Schilling, A Nevitt, CE Rossiter y B Wilkinson. 1988. Una encuesta sobre los efectos respiratorios de la exposición prolongada a cenizas de combustible pulverizadas. Br J Ind Med 45(12):810-817.

Shrivastava, DK, SS Kapre, K Cho y YJ Cho. 1994. Enfermedad pulmonar aguda después de la exposición a cenizas volantes. Cofre 106(1):309-311.

Sigsgaard, T, A Abel, L Donbk y P Malmros. 1994. Cambios en la función pulmonar entre trabajadores de reciclaje expuestos a polvo orgánico. Am J Ind Med 25:69-72.

Sigsgaard, T, B Bach y P Malmros. 1990. Insuficiencia respiratoria entre los trabajadores de una planta de manejo de basura. Am J Ind Med 17(1):92-93.

Smith, RP. 1986. Respuestas tóxicas de la sangre. En Toxicología de Casarett y Doull, editado por CD Klaassen, MO Amdur y J Doull. Nueva York: Macmillan Publishing Company.

Soskolne, C. 1997. Transporte internacional de desechos peligrosos: Comercio legal e ilegal en el contexto de la ética profesional. Bioética Global (septiembre/octubre).

Spinaci, S, W Arossa, G Forconi, A Arizio y E Concina. 1981. Prevalencia de obstrucción bronquial funcional e identificación de grupos de riesgo en una población de trabajadores industriales (en italiano). Med Lav 72(3):214-221.

Noticias Southam. 1994. Se propone la prohibición de exportar desechos tóxicos. Diario de Edmonton (9 de marzo): A12.

van der Werf, P. 1996. Bioaerosoles en una instalación de compostaje canadiense. Biociclo (septiembre): 78-83.
Vir, AK. 1989. Comercio tóxico con África. Medio Ambiente Sci Technol 23:23-25.

Weber, S, G Kullman, E Petsonk, WG Jones, S Olenchock y W Sorensen. 1993. Exposición a polvo orgánico por manipulación de compost: presentación de casos y evaluación de la exposición respiratoria. Am J Ind Med 24:365-374.

Wilkenfeld, C, M Cohen, SL Lansman, M Courtney, MR Dische, D Pertsemlidis y LR Krakoff. 1992. Trasplante de corazón por miocardiopatía terminal causada por un feocromocitoma oculto. J Heart Lung Transplant 11:363-366.