Lunes, marzo de 28 2011 20: 09

La Generación y Transporte de Residuos Peligrosos: Aspectos Sociales y Éticos

Valora este artículo
(0 votos)

Adaptado de Soskolne 1997, con autorización.

Los desechos peligrosos incluyen, entre otras cosas, materiales radiactivos y productos químicos. El movimiento de estas sustancias desde su origen a otros lugares se ha denominado “comercio tóxico”. Fue a fines de la década de 1980 cuando se planteó la preocupación por el comercio de productos tóxicos, en particular con África (Vir 1989). Esto sentó las bases para el problema recientemente reconocido de la justicia ambiental, en algunas situaciones también conocido como racismo ambiental (Coughlin 1996).

Vir (1989) señaló que a medida que las leyes de seguridad ambiental se volvían cada vez más estrictas en Europa y en los Estados Unidos, y a medida que aumentaba el costo de la eliminación, los “vertederos” o “comerciantes de desechos” comenzaron a dirigir su atención a las naciones más pobres como potenciales y dispuestas. receptores de sus productos de desecho, proporcionando una fuente de ingresos muy necesaria para estos países más pobres. Algunos de estos países habían estado dispuestos a aceptar esos desechos a una fracción del costo que las naciones desarrolladas habrían tenido que pagar por su eliminación. Para “naciones que se están ahogando económicamente, este es un trato atractivo” (Vir 1989).

Asante-Duah, Saccomanno y Shortreed (1992) muestran el crecimiento exponencial en los Estados Unidos de la producción de desechos peligrosos desde 1970, con un aumento similar de los costos asociados con el tratamiento y la eliminación. Argumentan a favor de un comercio de desechos peligrosos controlado, uno que esté “regulado y informado". Señalan que “los países que generan pequeñas cantidades de desechos peligrosos deberían ver el comercio de desechos como una opción económica importante, siempre que los destinatarios de los desechos no comprometan su sostenibilidad ambiental”. Se seguirán generando desechos peligrosos y hay países para los que el aumento de algunas de estas sustancias no aumentaría el riesgo para la salud de las generaciones presentes ni futuras. Por lo tanto, podría ser económicamente eficiente para esos países aceptar desechos.

Hay otros que argumentan que los desechos deben eliminarse solo en la fuente y no transportarse en absoluto (Puckett y Fogel 1994; Cray 1991; Southam News 1994). Estos últimos argumentan desde la posición de que la ciencia es incapaz de proporcionar ninguna garantía sobre la ausencia de riesgo.

Un principio ético que surge del argumento anterior es el del respeto a la autonomía (es decir, el respeto a las personas), que también incluye cuestiones de autonomía nacional. La pregunta crucial es la capacidad de un país receptor para evaluar adecuadamente el nivel de riesgo asociado con un envío de desechos peligrosos. La evaluación presupone la divulgación completa del contenido de un envío desde el país de origen y un nivel de experiencia local para evaluar cualquier impacto potencial en el país receptor.

Debido a que es menos probable que las comunidades de los países en desarrollo estén informadas sobre los riesgos potenciales asociados con los envíos de desechos, es menos probable que el fenómeno NIMBY (es decir, no en mi patio trasero) tan evidente en las regiones más prósperas del mundo se manifieste en las regiones más pobres. Además, los trabajadores en las regiones en desarrollo del mundo tienden a no tener la infraestructura relacionada con la protección de los trabajadores, incluida la información sobre el etiquetado de los productos con los que entran en contacto. Por lo tanto, los trabajadores de los países más pobres que participan en la gestión, el almacenamiento y la eliminación de residuos peligrosos carecerían de la formación necesaria para saber cómo protegerse. Independientemente de estas consideraciones éticas, en el análisis final, los beneficios económicos que se derivarían de aceptar dichos envíos de desechos deberían sopesarse frente a los daños potenciales que podrían surgir a corto, mediano y largo plazo.

Un segundo principio ético que surge del argumento anterior es el de la justicia distributiva, que implica la cuestión de quién asume los riesgos y quién obtiene los beneficios. Cuando existe un desequilibrio entre quienes asumen riesgos y quienes obtienen beneficios, no se respeta el principio de justicia distributiva. A menudo han sido trabajadores económicamente pobres los que han estado expuestos a peligros sin ninguna capacidad para disfrutar de los frutos de sus esfuerzos. Esto ha ocurrido en el contexto de la producción de mercancías relativamente costosas en el mundo en desarrollo en beneficio de los mercados del primer mundo. Otro ejemplo se relaciona con la prueba de nuevas vacunas o medicamentos en personas de países en desarrollo que nunca podrían permitirse el acceso a ellos en sus propios países.

Hacia el Control del Transporte de Residuos Peligrosos

Debido a la necesidad reconocida de controlar mejor el vertido de desechos peligrosos, los ministros de 33 países firmaron el Convenio de Basilea en marzo de 1989 (Asante-Duah, Saccomanno y Shortreed 1992). El Convenio de Basilea abordaba los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos y requería la notificación y el consentimiento de los países receptores antes de que pudiera realizarse cualquier envío de desechos.

Posteriormente, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzó su Programa de Producción más Limpia, en estrecha cooperación con los gobiernos y la industria, para abogar por tecnologías de bajo desperdicio y sin desperdicio (Rummel-Bulska 1993). En marzo de 1994, se introdujo una prohibición total de todos los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos desde los 24 países industrializados ricos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a otros estados que no son miembros de la OCDE. La prohibición fue inmediata para los desechos destinados a disposición final y entra en vigor a principios de 1998 para todos los desechos peligrosos que se dice que están destinados a operaciones de reciclaje o recuperación (Puckett y Fogel 1994). Los países que más se opusieron a la introducción de una prohibición total fueron Australia, Canadá, Japón y Estados Unidos. A pesar de esta oposición de un puñado de poderosos gobiernos industriales en la penúltima votación, finalmente se acordó la prohibición por consenso (Puckett y Fogel 1994).

Greenpeace ha hecho hincapié en el enfoque de prevención primaria para resolver la creciente crisis de los desechos al abordar la raíz del problema, es decir, minimizar la generación de desechos a través de tecnologías de producción limpia (Greenpeace 1994a). Al señalar este punto, Greenpeace identificó a los principales países que exportan desechos peligrosos (Australia, Canadá, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos) y algunos países que los importan (Bangladesh, China (incluido Taiwán), India, Indonesia, Malasia, Pakistán, el Filipinas, República de Corea, Sri Lanka y Tailandia). En 1993, Canadá, por ejemplo, había exportado unos 3.2 millones de kilogramos de cenizas que contenían plomo y zinc a la India, la República de Corea y Taiwán, China, y 5.8 millones de kilogramos de desechos plásticos a Hong Kong (Southam News 1994). Greenpeace (1993, 1994b) también aborda el alcance del problema en términos de sustancias específicas y enfoques para la eliminación.

Evaluación de Riesgos

La epidemiología está en el centro de la evaluación de riesgos para la salud humana, que se invoca cuando una comunidad expresa su preocupación por las consecuencias, si las hubiere, de la exposición a sustancias peligrosas y potencialmente tóxicas. El método científico que aporta la epidemiología al estudio de los determinantes ambientales de la mala salud puede ser fundamental para proteger a las comunidades desfavorecidas, tanto de los peligros ambientales como de la degradación ambiental. La evaluación de riesgos realizada antes de un envío probablemente caería en el ámbito del comercio legal; cuando se lleva a cabo después de que ha llegado un envío, se realizará una evaluación de riesgos para determinar si se justificaron o no los problemas de salud de lo que probablemente habría sido un envío ilegal.

Entre las preocupaciones del evaluador de riesgos estaría la evaluación de peligros, es decir, preguntas sobre qué peligros, si los hay, existen y en qué cantidades y en qué forma podrían estar presentes. Además, según el tipo de peligro, el evaluador de riesgos debe realizar una evaluación de la exposición para establecer qué posibilidades existen de que las personas estén expuestas a la(s) sustancia(s) peligrosa(s) por inhalación, absorción cutánea o ingestión (por contaminación de la cadena alimentaria). o directamente sobre los alimentos).

En términos de comercio, la autonomía requeriría el consentimiento informado de las partes en un medio voluntario y no coercitivo. Sin embargo, es casi imposible que la no coercitividad pueda existir en tal circunstancia en virtud de la necesidad financiera de un país importador del mundo en desarrollo. El análogo aquí es la pauta ética ahora aceptada que no permite la coerción de los participantes en la investigación a través del pago de nada más que los costos directos (por ejemplo, salarios perdidos) por el tiempo necesario para participar en un estudio (CIOMS 1993). Otras cuestiones éticas involucradas aquí incluirían, por un lado, la verdad en presencia de incógnitas o en presencia de incertidumbre científica y, por otro lado, el principio de Cuidado con este hotel (el comprador tenga cuidado). El principio ético de no maleficencia requiere hacer más bien que mal. Aquí, los beneficios económicos a corto plazo de cualquier acuerdo comercial para aceptar desechos tóxicos deben sopesarse frente al daño a largo plazo para el medio ambiente, la salud pública y posiblemente también para las generaciones futuras.

Finalmente, el principio de justicia distributiva requiere que las partes involucradas en un acuerdo comercial reconozcan quién obtendría los beneficios y quién asumiría los riesgos en cualquier acuerdo comercial. En el pasado, las prácticas generales para arrojar desechos y ubicar sitios de desechos peligrosos en comunidades sin poder en los Estados Unidos han llevado al reconocimiento de la preocupación que ahora se conoce como justicia ambiental o racismo ambiental (Coughlin 1996). Además, las cuestiones de sostenibilidad e integridad ambiental se han convertido en preocupaciones centrales en el foro público.

Agradecimientos: La Dra. Margaret-Ann Armour, del Departamento de Química de la Universidad de Alberta, proporcionó valiosas referencias sobre el tema del comercio de productos tóxicos, así como materiales de la “Conferencia sobre desechos peligrosos” de la cuenca del Pacífico de noviembre de 1993 en la Universidad de Hawái.

La oficina de Greenpeace en Toronto, Ontario, Canadá, fue de gran ayuda al proporcionar copias de las referencias de Greenpeace citadas en este artículo.

 

Atrás

Leer 7883 veces L

" EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: La OIT no se responsabiliza por el contenido presentado en este portal web que se presente en un idioma que no sea el inglés, que es el idioma utilizado para la producción inicial y la revisión por pares del contenido original. Ciertas estadísticas no se han actualizado desde la producción de la 4ª edición de la Enciclopedia (1998)."

Contenido

Referencias de Servicios Públicos y Gubernamentales

Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH). 1989. Directrices para la Evaluación de Bioaerosoles en el Ambiente Interior. Cincinnati, OH: ACGIH.

Angerer, J, B Heinzow, DO Reimann, W Knorz y G Lehnert. 1992. Exposición interna a sustancias orgánicas en un incinerador de residuos municipales. Int Arch Occup Environ Health; 64(4):265-273.

Asante-Duah, DK, FK Saccomanno y JH Shortreed. 1992. El comercio de residuos peligrosos: ¿Se puede controlar? Environ Sci Technol 26:1684-1693.

Beede, DE y DE Bloom. 1995. La economía de los residuos sólidos municipales. Observador de investigación del Banco Mundial. 10(2):113-115.

Belin, L. 1985. Problemas de salud causados ​​por actinomicetos y mohos en el ambiente industrial. Suplemento para alergias 40:24-29.

Bisesi, M y D Kudlinski. 1996. Medición de bacterias gramnegativas en el aire en áreas seleccionadas de un edificio de deshidratación de lodos. Presentado en la Conferencia y Exposición Estadounidense de Higiene Industrial, del 20 al 24 de mayo, Washington, DC.

Botros, BA, AK Soliman, M Darwish, S el Said, JC Morrill y TG Ksiazek. 1989. Seroprevalencia de tifus murino y fiebre botonosa en ciertas poblaciones humanas en Egipto. J Trop Med Hyg. 92(6):373-378.

Bourdouxhe, M, E Cloutier y S Guertin. 1992. Étude des risques d'accidents dans la collecte des ordures ménagères. Montreal: Institut de recherche en santé de la sécurité du travail.

Bresnitz, EA, J Roseman, D Becker y E Gracely. 1992. Morbilidad entre los trabajadores de incineradores de residuos municipales. Am J Ind Med 22 (3): 363-378.

Brophy, M. 1991. Programas de entrada a espacios confinados. Boletín de Seguridad y Salud de la Federación de Control de la Contaminación del Agua (primavera):4.

Brown, JE, D Masood, JI Couser y R Patterson. 1995. Neumonitis por hipersensibilidad del compostaje residencial: pulmón del compostador residencial. Ann Allergy, Asthma & Immunol 74:45-47.

Clark, CS, R Rylander y L Larsson. 1983. Niveles de bacterias gramnegativas, aspergillus fumigatus, polvo y endotoxinas en plantas de compostaje. Appl Environ Microbiol 45:1501-1505.

Cobb, K y J Rosenfield. 1991. Programa de Estudio Domiciliario de Manejo Municipal de Compostaje. Ithaca, NY: Instituto de Gestión de Residuos de Cornell.

Cointreau-Levine, SJ. 1994. Participación del sector privado en los servicios de RSU en los países en desarrollo: el sector formal, vol. 1. Washington, DC: Banco Mundial.

Colombi, A. 1991. Riesgos para la salud de los trabajadores de la industria de eliminación de residuos (en italiano). Med Lav 82(4):299-313.

Coughlin, SS. 1996. Justicia ambiental: El papel de la epidemiología en la protección de las comunidades sin poder de los peligros ambientales. Sci Medio ambiente total 184: 67-76.

Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS). 1993. Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos. Ginebra: CIOMS.

Cray, C. 1991. Waste Management Inc.: una enciclopedia de delitos ambientales y otros
Fechorías, 3ª edición (revisada). Chicago, IL: Greenpeace USA.

Crook, B, P Bardos y J Lacey. 1988. Plantas de compostaje de residuos domésticos como fuente de microorganismos transportados por el aire. En Aerosoles: su generación, comportamiento y aplicación, editado por WD Griffiths. Londres: Aerosol Society.

Desbaumes, P. 1968. Estudio de los riesgos inherentes a las industrias de tratamiento de basuras y aguas residuales (en francés). Rev Med Suisse Romande 88(2):131-136.

Ducel, G, JJ Pitteloud, C Rufener-Press, M Bahy y P Rey. 1976. La importancia de la exposición bacteriana en los empleados de saneamiento cuando recogen basura (en francés). Soz Praventivmed 21(4):136-138.

Asociación Holandesa de Salud Ocupacional. 1989. Protocol Onderzoeksmethoden Micro-biologische Binnenlucht-verontreinigingen [Métodos de investigación en contaminación biológica del aire interior]. Informe del grupo de trabajo. La Haya, Países Bajos: Asociación Holandesa de Salud Ocupacional.

Emery, R, D Sprau, YJ Lao y W Pryor. 1992. Liberación de aerosoles bacterianos durante la compactación de desechos infecciosos: una evaluación inicial de riesgos para los trabajadores de la salud. Am Ind Hyg Assoc J 53(5):339-345.

Gellin, GA y MR Zavon. 1970. Dermatosis ocupacionales de los trabajadores de residuos sólidos. Arch Environ Health 20(4):510-515.

Paz verde. 1993. ¡Nos han tenido! Plásticos de Montreal vertidos en el extranjero. Informe de Comercio Internacional de Tóxicos de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

—. 1994a. La invasión de desechos de Asia: un inventario de Greenpeace. Informe de comercio tóxico de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

—. 1994b. Incineración. Inventario de tecnologías tóxicas de Greenpeace. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

Gustavsson, P. 1989. Mortalidad entre los trabajadores de una incineradora de residuos municipales. Am J Ind Med 15(3):245-253.

Heida, H, F Bartman y SC van der Zee. 1975. Exposición ocupacional y monitoreo de la calidad del aire interior en una instalación de compostaje. Am Ind Hyg Assoc J 56(1): 39-43.

Johanning, E, E Olmsted y C Yang. 1995. Problemas médicos relacionados con el compostaje de residuos municipales. Presentado en la Conferencia y Exposición Estadounidense de Higiene Industrial, del 22 al 26 de mayo, Kansas City, KS.

Knop W. 1975. Work safety in incinerator plants (en alemán) Zentralbl Arbeitsmed 25(1):15-19.

Kramer, MN, VP Kurup y JN Fink. 1989. Aspergilosis broncopulmonar alérgica de un vertedero contaminado. Am Rev Respir Dis 140:1086-1088.

Lacey, J, PAM Williamson, P King y RP Barbos. 1990. Microorganismos aerotransportados asociados con el compostaje de desechos domésticos. Stevenage, Reino Unido: Laboratorio Warren Spring.

Lundholm, M y R Rylander. 1980. Síntomas ocupacionales entre los trabajadores del compost. J Occup Med 22(4):256-257.

Malkin, R, P Brandt-Rauf, J Graziano y M Parides. 1992. Niveles de plomo en sangre en trabajadores de incineradores. Medio Ambiente Res 59(1):265-270.

Malmros, P y P Jonsson. 1994. Gestión de residuos: Planificación para la seguridad de los trabajadores del reciclaje. Gestión de residuos y recuperación de recursos 1:107-112.

Malmros, P, T Sigsgaard y B Bach. 1992. Problemas de salud ocupacional debido a la clasificación de basura. Gestión e Investigación de Residuos 10:227-234.

Mara, DD. 1974. Bacteriología para Ingenieros Sanitarios. Londres: Churchill Livingstone.

Maxey, MN. 1978. Peligros del manejo de desechos sólidos: problemas bioéticos, principios y prioridades. Perspectiva de Salud Ambiental 27:223-230.

Millner, PD, SA Olenchock, E Epstein, R Rylander, J Haines y J Walker. 1994. Bioaerosoles asociados con instalaciones de compostaje. Ciencia y utilización del compost 2:3-55.

Mozzon, D, DA Brown y JW Smith. 1987. Exposición ocupacional a polvo transportado por el aire, cuarzo respirable y metales derivados del manejo, quema y vertido de desechos. Am Ind Hyg Assoc J 48(2):111-116.

Nersting, L, P Malmros, T Sigsgaard y C Petersen. 1990. Riesgo biológico para la salud asociado con la recuperación de recursos, clasificación de residuos reciclados y compostaje. Grana 30:454-457.

Paull, JM y FS Rosenthal. 1987. Tensión por calor y estrés por calor para trabajadores que usan trajes protectores en un sitio de desechos peligrosos. Am Ind Hyg Assoc J 48(5):458-463.

Puckett, J y C Fogel 1994. Una victoria para el medio ambiente y la justicia: la prohibición de Basilea y cómo sucedió. Washington, DC: Información pública de Greenpeace.

Rahkonen, P, M Ettala y I Loikkanen. 1987. Condiciones de trabajo e higiene en los rellenos sanitarios de Finlandia. Ann Occup Hyg 31(4A):505-513.

Robazzi, ML, E Gir, TM Moriya y J Pessuto. 1994. El servicio de recolección de basura: Riesgos laborales versus daños a la salud (en portugués). Rev Esc Enferm USP 28(2):177-190.

Rosas, I, C Calderón, E Salinas, and J Lacey. 1996. Microorganismos aerotransportados en una estación de transferencia de desechos domésticos. En Aerobiología, editado por M Muilenberg y H Burge. Nueva York: Lewis Publishers.

Rummel-Bulska, I. 1993. El Convenio de Basilea: un enfoque global para la gestión de desechos peligrosos. Documento presentado en la Conferencia de la Cuenca del Pacífico sobre Residuos Peligrosos, Universidad de Hawái, noviembre.

Salvato, JA. 1992. Ingeniería Ambiental y Saneamiento. Nueva York: John Wiley and Sons.

Schilling, CJ, IP Tams, RS Schilling, A Nevitt, CE Rossiter y B Wilkinson. 1988. Una encuesta sobre los efectos respiratorios de la exposición prolongada a cenizas de combustible pulverizadas. Br J Ind Med 45(12):810-817.

Shrivastava, DK, SS Kapre, K Cho y YJ Cho. 1994. Enfermedad pulmonar aguda después de la exposición a cenizas volantes. Cofre 106(1):309-311.

Sigsgaard, T, A Abel, L Donbk y P Malmros. 1994. Cambios en la función pulmonar entre trabajadores de reciclaje expuestos a polvo orgánico. Am J Ind Med 25:69-72.

Sigsgaard, T, B Bach y P Malmros. 1990. Insuficiencia respiratoria entre los trabajadores de una planta de manejo de basura. Am J Ind Med 17(1):92-93.

Smith, RP. 1986. Respuestas tóxicas de la sangre. En Toxicología de Casarett y Doull, editado por CD Klaassen, MO Amdur y J Doull. Nueva York: Macmillan Publishing Company.

Soskolne, C. 1997. Transporte internacional de desechos peligrosos: Comercio legal e ilegal en el contexto de la ética profesional. Bioética Global (septiembre/octubre).

Spinaci, S, W Arossa, G Forconi, A Arizio y E Concina. 1981. Prevalencia de obstrucción bronquial funcional e identificación de grupos de riesgo en una población de trabajadores industriales (en italiano). Med Lav 72(3):214-221.

Noticias Southam. 1994. Se propone la prohibición de exportar desechos tóxicos. Diario de Edmonton (9 de marzo): A12.

van der Werf, P. 1996. Bioaerosoles en una instalación de compostaje canadiense. Biociclo (septiembre): 78-83.
Vir, AK. 1989. Comercio tóxico con África. Medio Ambiente Sci Technol 23:23-25.

Weber, S, G Kullman, E Petsonk, WG Jones, S Olenchock y W Sorensen. 1993. Exposición a polvo orgánico por manipulación de compost: presentación de casos y evaluación de la exposición respiratoria. Am J Ind Med 24:365-374.

Wilkenfeld, C, M Cohen, SL Lansman, M Courtney, MR Dische, D Pertsemlidis y LR Krakoff. 1992. Trasplante de corazón por miocardiopatía terminal causada por un feocromocitoma oculto. J Heart Lung Transplant 11:363-366.